La llegada de un bebé a una casa… con mascotas

Contents
  1. Claves para una convivencia positiva entre bebés y mascotas
  2. Riesgos de la mascota para el bebé que empieza a gatear
  3. ¿Hay algún tipo de mascota peligrosa para el bebé?
  4. Preparar el perro para la llegada del bebé
  5. Una nueva rutina
  6. Habilidades para convivir con el bebé
  7. El mundo de los niños
  8. No te pierdas nuestro artículo Bebés y perros, consejos para una buena relación (I) te ayudará a conocer qué hacer cuando, tu bebé empiece a gatear y, por tanto, a descubrir su entorno tocando todo lo que esté a su alcance como el perro y sus juguetes. ¿Cómo reaccionará tu mascota?
  9. Preparando a tu mascota para la llegada del bebé a casa
  10. El mejor «guardaespaldas» del bebé
  11. Olores, sonidos y objetos, a examen
  12. La llegada de un bebé a una casa… con mascotas
  13. Preparativos para recibir al bebé en una casa con mascotas
  14. La llegada del bebé
  15. ¿Qué hacer cuando aparecen los celos?
  16. Las 5 claves para una buena convivencia
  17. La educación del niño que convive con una mascota
  18. La llegada de un bebe a una casa con perros o gatos
  19. Los preparativos
  20. La llegada a casa
  21. Disfruta del momento y sigue tu instinto
  22. Voy a tener un bebé y tengo un perro: 8 pasos a seguir
  23. Qué hacer antes del bebé…
  24. 1. Los preparativos de la casa
  25. 2. Organiza los horarios del perro
  26. 3. Nuevas reglas y límites
  27. 4. No dejes solo al perro demasiado tiempo
  28. 5. La visita al veterinario
  29. Cuando llegue el bebé a casa…
  30. 6. Cómo presentar al bebé el perro: Primer contacto
  31. 7. Evitar los celos entre mi perro y el bebé: Educación y convivencia sana
  32. 8. La importancia de la higiene

Claves para una convivencia positiva entre bebés y mascotas

La llegada de un bebé a una casa... con mascotas

Una vez que el bebé ha llegado y tomamos la decisión de traer una mascota a casa, debes tener en cuenta algunos factores para no encontrarnos más tarde con situaciones imprevistas.

Es conveniente meditar qué tipo de animal podría adaptarse sin problemas al espacio del que disponemos en casa.

Si se trata de un perro, es importante la elección de la raza. No debes olvidarte de que, por muy chiquitín que sea un cachorro, al crecer podría sentir que un apartamento se le hace pequeño.

También hay que interesarse por los diferentes caracteres de los animales, ya que los hay más o menos dóciles, más o menos movidos, etcétera.

Por otro lado, hay que tener en cuenta las diferentes etapas de crecimiento del niño por lo que debes tomar la decisión según el interés que tengas en que el animal sea accesible al niño cuando gatea o cuando comienza a andar.

La disponibilidad de tiempo para acoger al animal debidamente, los cuidados médicos que pueda precisar y el presupuesto con el que contemos para su mantenimiento son otros factores que debes tener en cuenta ante una decisión de este tipo.

Sin duda, es bueno que todos los miembros de la familia participen en ella en la medida de lo posible, asumiendo cada uno de manera razonable las responsabilidades que se generen posteriormente.

Riesgos de la mascota para el bebé que empieza a gatear

Cuando el bebé empieza a gatear, un nuevo mundo se abre frente a él. Las ganas de descubrir nuevas texturas, colores, olores y sabores marcarán el rumbo de sus pasos.

En esta etapa debes tener presente en todo momento que el sistema inmunológico del bebé está en fase de desarrollo.

Por eso es importante que el espacio en el que se mueva el niño esté limpio, y que por ejemplo no tenga acceso directo a los enseres de la mascota, ya que podrían ser fuente de algunas infecciones.

Aún así, cualquier susto se puede evitar fácilmente lavando periódicamente los recipientes del animal con agua y jabón.

Por otra parte, la recién estrenada autonomía del niño puede provocar que la mascota le persiga. Incluso es posible que le incite con su comportamiento a tener una reacción violenta en defensa propia.

Claro que en ciertos casos también puede ser la mascota quien esté en el punto de mira del bebé. Mordeduras y arañazos, provengan de quien provengan, pueden evitarse si enseñas tanto al animal como al bebé a respetarse mutuamente desde el principio.

¿Hay algún tipo de mascota peligrosa para el bebé?

Otro de los aspectos que los especialistas recomiendan valorar es el temperamento de tu mascota, sobre todo si se trata de una de las razas consideradas como «más peligrosas».

Si por ejemplo suele mordisquear o mostrar demasiada alegría con la llegada de visitas, sería necesario inculcarle ciertos hábitos más apropiados a la estancia del bebé en casa.

En el caso de que tengas un gato en casa es importante que tengas en cuenta una enfermedad que estos animales pueden transmitir al bebé. Se trata de la bacteria Bartonella henselae, que generalmente transmiten los cachorros de estos animales.

Se contrae a través de un contacto estrecho con los gatitos, la saliva de éstos, o si los animales provocan rasguños o mordeduras en el bebé. Los síntomas de esta enfermedad son fiebre prolongada acompañada de dolor de cabeza y malestar general.

También pueden aparecer ganglios en zonas del cuerpo donde se hayan podido producir los arañazos. A pesar de todo, esta enfermedad tiene muy buena evolución y se autolimita (pasa de forma espontánea y sin tratamiento especial en un lapso de algunas semanas), por lo que no es necesario restringir el contacto con los gatos.

En cuanto a otro tipo de animales de compañía, los expertos recomiendan que los niños menores de cinco años eviten tener como mascotas a erizos, hámsters, pollos y reptiles en general. Estos animales, además de presentar mayor riesgo de mordedura o arañazo, podrían facilitar el contagio de la salmonella más fácilmente que otros.

A pesar de que se recomienda no llevar a casa una mascota exótica hasta que el bebé crezca un poco, con el cuidado suficiente y lavándose las manos después de estar con ellos, el contacto con los animales no tiene por qué ser dañino para los bebés.

Источник: https://www.elbebe.com/bebes/convivencia-bebes-animales-compania-mascotas

Preparar el perro para la llegada del bebé

La llegada de un bebé a una casa... con mascotas

La llegada a casa de un bebé siempre es un acontecimiento único y nuevo para todos los miembros de la familia incluida la mascota del hogar. Nuevos olores, sonidos y objetos se darán cita en el núcleo familiar y supondrán cambios considerables en el día a día, por ello, es conveniente seguir un proceso de adaptación tanto en los meses previos al nacimiento como en los posteriores.

En este artículo haremos énfasis en un protocolo que será útil para que el perro se adapte bien al cambio y su asimilación a la nueva vida sea lo más normal posible.

Una nueva rutina

Hay que ser consciente de los cambios que supondrá en la rutina habitual la llegada del bebé. Estos cambios, en el día a día pueden ser introducidos meses antes del nacimiento para que el animal vaya acostumbrándose. No lo hagas de manera brusca. Hay tiempo para hacerlo paulatinamente.

Analiza tu día a día con el animal y ahora piensa cómo será cuando el bebé esté en casa, haz un cuadrante de horarios y ve introduciendo poco a poco nuevas rutinas.

No hablamos de eliminar comportamientos como juegos o actividades físicas, hablamos de alterarlos en la medida de lo posible para compatibilizar el tiempo que dedicarás al bebé y el tiempo que dedicarás al perro.

Los cambios bruscos en tu comportamiento hacia el perro no son convenientes

Hay que acostumbrar al animal a cierto nivel de independencia, introduciendo actividades que no requieran de tu participación o que se realicen lejos de ti, como podría ser el hecho de estar solo en su cama sin necesidad de que tú estés en la misma habitación. Utiliza juguetes interactivos y déjale jugando en otra habitación. No olvides que este tipo de actividad debe ser introducida de manera gradual.

Si consideras que en un principio la actividad física del perro se verá reducida drásticamente sería conveniente que te plantearas la contratación de los servicios de un paseador de perros. Sobre todo en los primeros días

Un paseador de perro puede ser la opción ideal para mantener el nivel de actividad óptimo en el perro

Seguramente existan algunos comportamientos que te preocupen y que quieras cambiar. Ahora es el momento perfecto para que se adapte a las nuevas normas.

Si por ejemplo quieres prohibirle subir al sofá, busca una buena cama y prémiale cada vez que se tumbé allí. Siempre trataremos de reforzar los comportamientos de manera positiva.

Busca información de calidad, déjate asesorar por educadores caninos o acude a cursillos donde te enseñarán a educar al perro mediante premios y recompensas.

Habilidades para convivir con el bebé

Adaptarse a la nueva rutina y a las nuevas normas no es todo. Ejercicios básicos como sentarse, tumbarse, quedarse quieto, caminar al lado durante el paseo o acudir a la llamada serán imprescindibles para que la convivencia sea más sencilla.

También es conveniente que el perro aprenda a saludar sin saltar, jugar sin morder, soltar los objetos que tiene en la boca y diferenciar entre los juguetes suyos y los del bebé.

Además si el perro tuviera algún problema de conducta o mostrara una conducta agresiva en algunas situaciones (enseña los dientes, gruñe o intenta morder) debes ponerte en contacto lo antes posible con un veterinario especialista en conducta animal. Mejor resolver cualquier problema antes de que llegue el bebé.

Nunca utilices los juguetes del bebé para jugar con el perro.

El mundo de los niños

Puede ocurrir que el perro haya tenido contacto con niños y bebés desde cachorro y ya esté acostumbrado a su olor o a sus sonidos, sin embargo de no ser así, el animal puede encontrar realmente sorprendentes muchos de los estímulos relacionados con el bebé y por ello te aconsejamos seguir estos pasos:

  • Estímulos acústicos: Puedes encontrar una grabación del llanto de un niño y ponerla a volumen bajo mientras juegas con el perro o le entregas trocitos de una comida sabrosa. Cuando se acostumbre al sonido, puedes ir subiendo el volumen.
  • Estímulos visuales: Introduce cuanto antes los objetos nuevos relacionados con el bebé como el carrito, y deja que el perro los explore con toda tranquilidad y progresivamente. Sobre todo, presta atención a los que se mueven y hacen ruidos.
  • Estímulos olfativos: Puedes empezar a utilizar productos para el cuidado del bebé que utilizarás más adelante, así se acostumbrará a algunos olores nuevos. Además una vez haya nacido el bebé, se puede traer su ropa usada del hospital y dejar que el perro la huela mientras se le entregan premios, así tu perro hará una asociación positiva con el olor del bebé.

Esperamos que estos consejos sean útiles y que tu perro se encuentre cómodo cuando llegue el bebé al hogar. ¡Ah!, por cierto, no olvides hacer fotos y vídeos del momento.

No te pierdas nuestro artículo Bebés y perros, consejos para una buena relación (I) te ayudará a conocer qué hacer cuando, tu bebé empiece a gatear y, por tanto, a descubrir su entorno tocando todo lo que esté a su alcance como el perro y sus juguetes. ¿Cómo reaccionará tu mascota?

Источник: https://www.fundacion-affinity.org/perros-gatos-y-personas/tengo-un-animal-de-compania/preparar-el-perro-para-la-llegada-del-bebe

Preparando a tu mascota para la llegada del bebé a casa

La llegada de un bebé a una casa... con mascotas

Cuando en nuestra familia vive una mascota y nos planteamos tener un bebé, nos surge la duda de cómo reaccionará el animal  ante la llegada de nuestro hijo.

Si lo aceptará de buen agrado o si tendremos que deshacernos del animal cuando llegue ese momento…

Un buen consejo es preparar al perro o gato con tiempo para la llegada del chiquitín.

En general tener mascotas en casa favorece el desarrollo cognitivo, socioemocional y físico de los bebés. Existen múltiples estudios sobre los beneficios de la crianza de los bebés junto a sus mascotas.

Algunas de estas investigaciones han demostrado que los bebés que crecen junto a un animal sufren menos infecciones, asma y necesitan menos uso de antibióticos que los que no tienen mascotas.

Parece que esto se debe a que los animales fortalecen el sistema inmunológico, por lo que el cuerpo del niño estará mejor preparado para defenderse de las enfermedades.

El mejor «guardaespaldas» del bebé

También se crea una relación de afectividad entre el bebé y la mascota, convirtiéndose rápidamente en compañeros inseparables de juegos y de alguna que otra trastada en casa.

 Crecer con una mascota acelera el desarrollo psicomotor del bebé a través del juego, el ejercicio, la persecución jocosa entre niño y animal…

 La mascota adopta un papel protector hacia el bebé, llegando a ser su mejor «guardaespaldas».

Mejora el desarrollo emocional del niño. El bebé también se siente responsable de la mascota, lo que le ayuda a desarrollar su sentido de la responsabilidad. Además, el contacto con el animal crea un vínculo con el pequeño que le ayuda a mejorar su estabilidad emocional.

Aunque los beneficios son muchos es importante preparar bien la llegada del bebé para que la mascota no quede relegada a un segundo plano -cuando hasta el momento era quien tenía todos los mimos- y no se sienta abandonada por nosotros. Tú ya conoces el comportamiento de tu mascota; por ello, evita los animales peligrosos o con comportamientos agresivos. 

Mejor adultos que cachorros. Suele ser preferible un animal adulto, ya que los cachorros son más imprevisibles y necesitan mayor nivel de atención que los adultos. Todos los cambios que se deben realizar para preparar la llegada del bebé deben hacerse con tiempo y de forma paulatina. 

Nuevas reglas de juego. Empieza a acostumbrar al animal a las nuevas normas antes del nacimiento del bebé.

Haz que salude sin saltar, juegue sin morder, que suelte lo que tenga en la boca sin esfuerzo o que camine tranquilamente a tu lado. Estas son normas fundamentales y que se deben marcar mucho antes de que el bebé aparezca en la casa.

 Sus juguetes son suyos y los del bebé son del bebé. Es importante que el animal conozca sus juguetes y entienda que los del bebé no se pueden utilizar.

Olores, sonidos y objetos, a examen

Deja que el animal se familiarice con los objetos relacionados con el bebé cuanto antes. Muéstrale el carrito, la cuna o los muebles de su habitación, deja que investigue…Pero pon límites claros: es la habitación del bebé y no siempre podrá entrar a su antojo.

  • Empieza a utilizar jabones o colonias de bebé. El olor es nuevo para la mascota, pero cuando llegue el bebé ya estará habituado.
  • Puedes poner grabaciones de llantos de bebé a volumen bajo para que el animal se familiarice.
  • Ten en cuenta que sobre todo las mascotas más habituales, perro y gato, tienen un buen olfato, seguramente se habrán dado cuenta de que la mamá no es la misma y puede que cambien su modo de actuar hacia ella.
  • La llegada del bebé a casa es muy importante. Puedes traer alguna prenda del bebé los días previos y dejar que el animal la olfatee, pero no dejes que la muerda o se la lleve.
  • Y cuando llegue el bebé por primera vez a casa presenta el bebé al animal. Es preferible que el animal esté con su correa, sobre todo si es un animal grande o muy efusivo, debéis estar tranquilos y seguros de lo que hacéis. Seguramente lleva varios días sin ver a la mamá y puede que la alegría de verla de nuevo haga que el animal se muestre demasiado eufórico.
  • Quizá sea mejor saludar primero al animal sin el bebé… Para el primer saludo al bebé prepara una habitación tranquila y muestra al bebé en tus brazos; acerca el animal lo suficiente para que pueda oler al bebé, pero sin lamerleni mordisquedar nada perteneciente al pequeño.

Artículos Relacionados El pelo «delata» nuestro estado para bien y para mal. El cabello sufre una alteración durante el embarazo debido a la presencia de las hormonas placentarias, que pueden empeorar el aspecto del cabello, engrasarlo y debilitarlo o bien mejorarlo y fortalecerlo, según cada mujer y cada fase… En el embarazo las hormonas se disparan y con ellas los cambios en la mujer. Y la piel no es una excepción. En algunas se vuelve más grasa y otras tienden a la sequedad. En ambos casos deberás cuidártela más de lo habitual antes de quedar en estado. Te explicamos cómo cuidar la piel, y… Tu ejercicio en el embarazo El ejercicio físico es saludable para todas las embarazadas con una gestación de bajo riesgo. Aun así, deben considerarse algunas situaciones especiales antes de comenzar a practicar ejercicio físico durante el embarazo: • Llevar ropa adecuada y calzado cómodo. • Evitar el ejercicio… Como la opción de los «spa» está muy limitada para las embarazadas, algunos centros optan por ofrecer tratamientos alternativos para ellas basados en el masaje con productos hidratantes para la piel. De esta manera, mientras su pareja está en el «spa», ellas pueden relajarse en manos de…

Источник: https://www.natalben.com/preparando-mascota-perro-gato-llegada-bebe-casa

La llegada de un bebé a una casa… con mascotas

La llegada de un bebé a una casa... con mascotas

A muchos padres les preocupa qué pasará cuando regresen a casa con el bebé tras el parto y éste se encuentre con la mascota (sobre todo si se tiene un perro, más apegado a sus dueños).

Los celos de la mascota frente al nuevo miembro, los problemas de higiene, los posibles ataques… pueden hacer dudar a los padres de la conveniencia de seguir con el animal en casa.

Pero a pesar de los problemas que pueden surgir, las mascotas también son beneficiosas para el desarrollo social del niño

Preparativos para recibir al bebé en una casa con mascotas

La primera precaución es tener al animal bien vacunado y desparasitado. Es particularmente importante prevenir la hidatidosis de los perros, causada por una pequeña tenia, que si bien a ellos apenas les causa problemas, es grave para el hombre. Para ello, es preciso administrar a los perros con regularidad –al menos dos veces al año- un medicamento que la elimina de su tubo digestivo.

Los gatos transmiten la toxoplasmosis, que siendo inofensiva para niños y adultos sanos, resulta muy peligrosa para el feto. La mujer embarazada debe lavarse cuidadosamente las manos después de tocar a un gato y emplear guantes para recoger sus deposiciones.

Pero la principal duda que les surge a los padres es el riesgo de que el animal ataque al bebé. Para evitarlo, es indispensable que el animal sepa acatar la orden más elemental, quedándose quieto cuando se le solicita, y puede ser útil ejercitar y poner a prueba su obediencia en la futura habitación del bebé.

En cualquier caso, lo mejor es seguir el pie de la letra la regla más sencilla y eficaz: No dejar nunca solos a la mascota y al bebé.

La llegada del bebé

a) Mientras el bebé está en la clínica: – No dejéis a vuestra mascota sola en casa. Si no podéis estar con ella, dejadle con algún familiar.

– Llevad alguna toalla o manta con el olor del bebé a casa, jugad con vuestro perro o gato, acariciadle y dadle premios mientras se la mostramos. De este modo, asociará el olor del bebé con experiencias agradables.

– Llevad al animal al veterinario para limar un poco sus uñas. Así evitaréis que pueda arañar al bebé si, por accidente, le tocara con las patas.

b) La llegada a casa

– Vuestro animal mostrará una curiosidad natural ante la llegada del bebé. Debéis permitirle que investigue al nuevo miembro de la familia evitando que pueda, sin querer, hacerle daño. – Es importante actuar de la forma más relajada posible para evitar transmitir excitación a la mascota. – No debéis castigarle por querer investigar al bebé, ya que podría asociar la presencia del niño con algo negativo. – Debéis dejar que se acerque al bebé pero con calma. – Si la mascota se acerca al bebé y lo huele de forma calmada, debéis premiarle con caricias y palabras suaves. – Debéis intentar que las visitas le hagan un poquito de caso a vuestra mascota, por ejemplo dándole una golosina, acariciándolo, jugando con él, etc.

¿Qué hacer cuando aparecen los celos?

La llegada de un bebé suele absorber gran parte del tiempo. Por ello, la mascota puede interpretar que cuando el bebé está delante no se le hace caso y puede que comience a ver al bebé como un competidor, apareciendo así los celos.

Para combatirlos hay que seguir una serie de reglas: – Si el bebé está presente, debéis prestar atención también a vuestra mascota. Todos los juegos, caricias y golosinas deben ser entregados en presencia del niño.

– Si el bebé no está, debéis, de forma deliberada, reducir el grado de caricias y atenciones al animal. Ahora el aprendizaje de nuestro perro será:

… cuando el bebé está delante, me hacen caso y me divierto como siempre.

… cuando el bebé no está, me aburro y ellos me ignoran.

 

Las 5 claves para una buena convivencia

1- Realizar los preparativos con antelación. 2- Actuar con calma. 3- Presentar al bebé a vuestra mascota de forma gradual. 4- Supervisar a ambos en todo momento. 5- Conseguir que vuestra mascota relacione la presencia del bebé con cosas positivas.

La educación del niño que convive con una mascota

Según muchos especialistas la convivencia con un perro es muy beneficiosa ya que contribuye a la educación de un niño más sociable y responsable.

1) Los primeros años

Estos primeros años son los más difíciles para la convivencia entre el bebé y la mascota, ya que el niño no está preparado para hacer frente a la responsabilidad que supone tener una mascota. Todavía no entiende que los animales tiene capacidad sentir dolor y sufrir. El niño tratará a tu mascota como un juguete más, al que sin querer puede hacer daño al tocarle la cabeza, los ojos y las orejas. Los agudos gritos del niño pueden excitar a la mascota y ponerle nervioso. Aunque tu mascota adore al bebé, es necesario poner unos límites cuando ambos comparten juegos y enseñar al niño a tratarlo bien. Leer libros sobre animales puede ayudarle a entender que también tienen sentimientos y que le puede hacer daño. Es fundamental enseñarle a acariciar a tu mascota, ya que hasta los 2 o 3 años el niño conoce su entorno fundamentalmente a través del tacto. Al ver al animal, intentará acariciarlo, palpar su piel y su pelo: – No debéis inquietaros porque vuestro perro lama al niño. Si el primero está en buenas condiciones higiénicas y de salud, no existe motivo de preocupación. – Es importante enseñar al niño qué zonas del animal no conviene tocar y qué fuerza debe aplicar. – Si utiliza una fuerza excesiva, apartaremos su mano y le enseñaremos, cogiendo su mano con la nuestra, cómo acariciarle con mucha suavidad. – Si bien la comprensión verbal del niño a estas edades es limitada, es recomendable explicarle qué es todo aquello que ve y que toca.

2) La convivencia

Pasados estos primeros años, el niño es lo suficientemente mayor como para manejarse con la mascota. Debes enseñarle a no molestarla cuando duerme o come, no jugar a perseguirla ni nada que implique hacerle daño. Es beneficioso que tu hijo te ayude en el cuidado de la mascota. Enséñale a darle de comer, sacarlo a pasear, cambiarle la arena si es un gato…

También debes enseñar a tu mascota a comportarse, a no mordisquear los objetos, a obedecer todas las órdenes, a controlarse. De esta manera conseguirás que paséis ratos muy buenos jugando todos juntos.

Toxoplasmosis

Definición:

Enfermedad infecciosa ocasionada por un parásito (Toxoplasma Gondii) que se encuentra en la carne cruda y en las heces de los gatos.

Es más grave en las embarazadas porque puede dañar al feto.

Síntomas:

Sus síntomas en los adultos suelen ser leves y similares a los que produce la gripe.

Tratamiento:

Fármacos.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/cuidados-bebe/la-llegada-de-un-bebe-a-una-casa-con-mascotas-761

La llegada de un bebe a una casa con perros o gatos

La llegada de un bebé a una casa... con mascotas

Una de las mayores preocupaciones de los padres cuando se acerca la llegada del bebe y conviven con perros y gatos es como reaccionaran estos ante la presencia del nuevo inquilino en casa.

Lo habitual es que ellos lo tomen con curiosidad o de forma precavida al principio y después se habitúen al nuevo miembro de la familia sin problema pero, como siempre ocurre, una buena presentación puede ser la clave.

Los preparativos

Como ya hemos comentado con anterioridad, nuestros perros y (sobre todo) nuestros gatos son muy sensibles a los cambios. Por ello, es esencial que todas aquellas modificaciones que queramos hacer en casa y en nuestra rutina diaria las vayamos introduciendo durante el embarazo para que se vayan adaptando a ellas y no las identifiquen con el bebe.

Es muy habitual que tengamos que modificar el mobiliario: añadir la cuna, cambiar algún dormitorio, pintar, etc. Además, en muchas ocasiones eso supone que venga gente extraña a casa: montadores, pintores… y es mejor que esto se haga de forma progresiva si no llevan bien las visitas o los ruidos.

Una vez colocado el mobiliario, les dejaremos que lo huelan e investiguen para se vayan habituando a él. En el caso de los gatos puede ser de gran ayuda colocar un rascador en esa habitación para que pueda marcar el territorio sin utilizar otro mobiliario… A nosotros nos ha venido de cine y lo han usado muchísimo, tanto que vamos a tener que renovar uno de los postes.

Además, conviene colocar en esa habitación un difusor de feromona facial felina o frotar algunas superficies con un trapo tras pasarlo por las mejillas de nuestro gato para dejar su aroma y que le resulte conocido.

Por otra parte, debemos plantearnos que rutinas de salida llevaremos con nuestro perro cuando llegue el bebe. Es posible que debamos acortar algún paseo, cambiarlo de hora, salir por otros lugares… Siempre que nos sea posible, iremos adaptando estos horarios antes de la llegada para que nuestro peludo se vaya acostumbrando a los mismos.

Si tienes pensado que tus peludos no puedan entrar en alguna zona de casa tras la llegada del bebe, aunque esto no sea necesario, es importante que empieces a impedirles el acceso cuanto antes. De esta forma no asociarán este cambio a ese pequeño humano que tanto ruido hace y que acapara tu atención.

La llegada a casa

Mi recomendación es que la llegada a casa sea lo más tranquila posible.

Tus peludos llevarán varios días sin verte y estarán deseando de que entres por la puerta por lo que puede ser positivo, sobre todo en el caso de los perros que se alteran más cuando llegamos a casa, que la madre entre primera y los salude tranquilamente hasta que se hayan relajado un poco. Si el padre tampoco ha pasado por casa en los últimos días, podemos dejar al bebe con los abuelos o tíos y entrar los dos hasta que la familia peluda esté más calmada.

Una vez relajados, mi recomendación es que entréis en casa solos los 3 sin acompañantes.

Es un momento que requiere calma y tranquilidad por parte de todos y la presencia de más gente solo dificultará las presentaciones.

 Dejaremos que los gatos o perros olfateen al bebe con cuidado si lo desean, si no quieren acercarse no les obligaremos y les dejaremos su espacio, ellos decidirán cuando quieren interactuar.

Lo mejor es actuar con total normalidad sin impedirles que conozcan al bebe ni obligarles a ello. Todo llevará su tiempo y en cuanto vean que es un humano más pero en miniatura su curiosidad o su incertidumbre se reducirá.

Debemos tener claro que nuestros perros o gatos no sienten celos, esa emoción no existe para ellos. Sin embargo la llegada de un nuevo bebe con todo lo que ello supone si que puede ser estresante por lo que debemos ayudarles a superar esta etapa y adaptarse de la mejor forma posible.

Podemos ayudarnos de feromonas que les ayuden a estar más tranquilos (Como Feliway o Zenifel para gatos y Adaptil para perros) que colocaremos unas semanas antes del nacimiento.

Además, intentaremos establecer una rutina de atenciones hacia ellos que se mantenga constante todos o casi todos los días. Por ejemplo, podemos decidir dedicar 10 minutos al juego todas las noches.

No es tan importante el tiempo si no la constancia, es mejor que sean 10 minutos en lugar de 30 pero que lo hagamos todos los días y no uno si y 5 no.

Además, intentaremos evitar aquellas situaciones estresantes siempre que podamos. Si nuestros perros o gatos no llevan bien las visitas, intentaremos que la gente no acuda a casa y quedaremos con ellos en otro lugar como una cafetería o dando un paseo. Además, será esencial que nuestro gato cuente con un lugar seguro en casa donde poder refugiarse cuando lo desee.

Si aun así tienes dudas o tus peludos muestran algún cambio de comportamiento y no sabes como actuar ante él, acude cuanto antes a un etólogo canino o felino que te ayude a prevenir problemas o a actuar sobre los existentes lo antes posible.

Disfruta del momento y sigue tu instinto

La llegada a casa es un momento para disfrutar con tu familia humana y peluda y, cuanto más relajados estéis, mejor irán las cosas. Además, recuerda siempre que tu eres el que mejor conoces a tus perros o gatos por lo que te recomiendo que hagas oídos sordos a los comentarios de la calle.

Al igual que ocurre con el resto de aspectos, la gente te aconsejará y te advertirá de mil cosas en muchos casos sin tener conocimiento real sobre comportamiento felino o canino y a veces seguir esas pautas sin sentido es la causa de los problemas.

Si tienes cualquier duda acude a tu veterinario o a un etólogo, dependiendo del aspecto que desees tratar. Ellos te ayudarán en este proceso en el caso de que sea necesario y te darán toda la información que necesites al respecto.

Источник: http://www.luccalaloca.es/la-llegada-de-un-bebe-a-una-casa-con-perros-o-gatos/

Voy a tener un bebé y tengo un perro: 8 pasos a seguir

La llegada de un bebé a una casa... con mascotas

El nacimiento de un bebé y su posterior llegada a casa es uno de los momentos más importantes en la vida de unos padres. Que el nuevo miembro de la familia se encuentre en sus primeros días lo más cómodo posible es el principal objetivo, pero no por ello debemos descuidar al animal doméstico que tenemos en casa.

Si en nuestro anterior artículo hacíamos referencia a la mudanza como uno de los principales cambios que nos estremecen, tener un bebé es posiblemente el giro más grande que notaremos en nuestra vida.

Todo cambia cuando un recién nacido llega a nuestro mundo y todos somos conscientes que durante esos primeros días y meses va a necesitar toda nuestra atención posible.

La situación comprometida o que nos puede generar algo de dudas a la hora de afrontarla es cuando en nuestra familia ya contamos con un miembro animal con el que compartimos nuestra vida.

La presencia de un perro o de una mascota doméstica no tiene que hacerte dudar de la llegada de un bebé a tu hogar.

Es lógico que pueda llegar a preocuparte la convivencia entre ambos, o que sin quererlo puedas dejar un poco de lado a tu peludo ante las necesidades inmediatas de tu hijo.

No tiene porqué pasar eso en ningún caso, pero sí es conveniente que antes de la llegada del bebé, prepares a tu mascota a conciencia para que cuando su pequeño y nuevo compañero humano se instale en su hogar no se sienta apartado, ni sienta celos, ni sufra algún tipo de trastorno, depresión o estrés. Para ello, qué mejor que ir adaptando a tu mejor amigo peludo a la situación que se avecina a través de una serie de pasos que podéis ir completando antes de que se complete el nacimiento o la llegada del pequeño a casa. Sigue leyendo y te echamos una mano con algunos consejos

Qué hacer antes del bebé…

Puedes empezar por preparar el escenario que se aproxima en el que bebé y perro se conocerán y comenzarán a ser compañeros de vida y familia.

Lo ideal es comenzar los preparativos antes de que la nueva persona llegue al mundo, unos meses en los que siguiendo una serie de pautas que te vendrá bien recordar, puedes ir acostumbrando a tu perro al cambio que se producirá en vuestro hogar a corto plazo, y que os afecta tanto a vosotros como a la mascota que os acompaña. Toda organización es buena antes de cualquier eventualidad, así que vamos a ello.

1. Los preparativos de la casa

Los preparativos de nuestra casa son fundamentales cuando se espera la llegada de un bebé. Más aún en el caso de que tengamos un perro con nosotros, que como es lógico cuenta con un espacio de la vivienda asignado para su descanso y confort.

Conviene no modificar la estancia del can a la hora de preparar la casa en función del recién nacido, que como es lógico necesitará de un nuevo dormitorio en el que la mascota puede entrar antes de que se instale en ella, para que así se haga con los olores de la estancia en la que va a habitar el bebé. Eso sí, será importante que el animal no se suba o se tumbe en algún mueble que vaya a estar cerca del pequeño, puesto que luego puede tornarse por costumbre y será mejor educarlo antes de que el nuevo integrante de la familia llegue a casa.

2. Organiza los horarios del perro

No es aconsejable modificar demasiado la rutina de nuestro can en general. Él va a seguir necesitando sus paseos y sus horas de juego, de comer y de dormir.

Somos conscientes que la nueva vida con el bebé en casa supondrá muchos cambios, también de horarios puesto que para el recién nacido no importa que sean las dos que las tres si tiene hambre o necesita hacer sus necesidades o dormir.

Nuestra mascota en cierto sentido es similar, se acostumbra a su rutina de cada día y cuando llega la hora del paseo notará que no se lleva a cabo en ese momento.

Por lo que antes de que el pequeño o la pequeña de la casa forme parte de tu vida, conviene que te organices y vayas acostumbrando al can a aquellos nuevos horarios si crees que debes modificar su rutina.

Aunque lo recomendable, como te incidimos, es que ésta sea modificada lo mínimo.

Pero somos conscientes de que dependerá del nuevo integrante de la familia, y al final lo importante es que como propietarios y papás podamos compatibilizar las necesidades de ambos.

3. Nuevas reglas y límites

La llegada del bebé a casa requerirá una dedicación previa a la obediencia básica para que nuestra mascota vaya habituándose a las nuevas reglas o límites que le queremos transmitir.

Dicho entrenamiento puede centrarse en obtener un mayor control a la hora de realizar los paseos y de reforzar la orden que usemos para mantener al animal quieto.

Que entre en la habitación del nuevo miembro de la familia ayudará a que se familiarice con los olores, y del mismo modo será fundamental que le transmitamos como nuevos límites la acción de subirse a los muebles del bebé o tumbarse cerca de los mismos.

Será mejor preparar al animal y corregirlo antes de que la presencia del bebé ya sea una realidad. Saludar sin realizar saltos, jugar sin que se le escape algún mordisco o arañazo sin querer serán nociones básicas que podemos ir practicando con el animal antes de comenzar a convivir con el pequeño.

Compagina las nuevas reglas con mimos y afecto para premiar sus progresos.

El mero hecho de mostrar objetos del bebé a tu perro cuando estés jugando con él facilitará la asociación de experiencias satisfactorias con el olor del pequeño.

De esta forma, el animal podrá ir habituándose poco a poco al cambio de rutina al que se verá sometido. Los cambios bruscos no hacen ningún bien a nadie.

4. No dejes solo al perro demasiado tiempo

Será importante también no dejar a tu mascota sin compañía muchas horas al día.

Somos conscientes de que el horario laboral no ayuda, pero ante la inminente convivencia con el recién nacido, la recomendación es que nuestro mejor amigo peludo no pase demasiado tiempo en soledad, algo que puede afectar a su estado emocional. Dejarlo con algún familiar o con alguien de confianza que tenga mayor disponibilidad puede ser una opción.

5. La visita al veterinario

Y por supuesto no te lo pienses a la hora de llevar a tu perro al veterinario antes de comenzar a convivir con el recién nacido.

Así nos aseguraremos no sólo de que el estado de salud de la mascota es el adecuado antes de conocer a su nuevo compañero de hogar, si no que la visita clínica nos servirá para solventar otro tipo de cuestiones médicas o estéticas que puedan afectar al bebé. Nos referimos por ejemplo a la posibilidad de limar las uñas del can para evitar arañazos por accidentes innecesarios.

Cuando llegue el bebé a casa…

Una vez que el recién nacido ya forma parte de la familia y toca volver a casa con él, se acabaron los preparativos previos a la hora de convivir tanto con el bebé como con la mascota canina.

Los primeros días de convivencia serán fundamentales, por lo que te recomendamos seguir una serie de pautas que te facilitarán dar prioridad a lo más importante para sentar las bases de la relación entre el animal y la persona recién llegada al mundo.

6. Cómo presentar al bebé el perro: Primer contacto

Estamos de acuerdo en que la presentación entre perro y bebé tiene una importancia considerable para dar comienzo a la relación entre ambos.

Lo ideal es que el primer contacto se lleve a cabo de la forma más relajada posible para no transmitirle nuestra intensidad y excitación por lo que para nosotros significa dicho encuentro.

Ten presente que el can intentará investigar a dicha persona desconocida para él y que acaba de entrar en su territorio.

En el momento en el que el animal se acerque a oler al bebé, no es aconsejable que lo alejes de manera brusca por miedo a que pueda hacerle algún daño.

Al contrario, se recomienda mostrarse de manera agradable y mimosa con la mascota cuando realice el acercamiento, acariciándole de forma calmada para que así lo asocie con una sensación positiva.

No trates de forzar el contacto o la interacción entre ambos, ni alargarlo más de lo necesario si se ha resuelto con éxito. Tampoco castigar al can por su interés. Ten claro que paulatinamente y de forma gradual se irá forjando la relación.

7. Evitar los celos entre mi perro y el bebé: Educación y convivencia sana

Seguramente sea la parte que más te preocupa de la convivencia entre bebé y perro. Ya sea por parte del animal o del pequeño de la casa, la aparición de celos dependerá en gran medida de la educación que se le ofrezca a ambos.

En el caso del niño o niña, la convivencia con una mascota no tiene porqué significar que pueda sentirse desplazado o desplazada de sus padres, y de hecho debería ser beneficiosa en todo caso para su sociabilidad y sentido de la responsabilidad a la hora de crecer como persona.

Al percibir todo su alrededor a través del tacto en sus tres primeros años, recuerda que percibirá al animal como un juguete al que le gustará tocar y acariciar.

Para evitar esto, es vital enseñarle cómo debe hacerlo, además de dónde no debe hacerlo y en qué momentos es oportunoy aquellos en los que no conviene. Todo ello facilitará una convivencia sana en el inicio de la relación entre ambos.

El animal puede notar la continua atención hacia el bebé durante los primeros meses de éste en casa.

Debemos mantener la rutina establecida antes de que el pequeño naciera en lo que respecta a sus necesidades y mostrarnos cariñosos y cercanos a la mascota para que ésta no se sienta apartada del nuevo entorno familiar. En resumen, intentar demostrarle que lo que teníais no ha cambiado.

Y al igual que nosotros, mismo consejo para aquellas interminables visitas para conocer al recién nacido. La interacción con el perro será también importante en todos esos casos para no sentirse demasiado solo.

8. La importancia de la higiene

Si ya de por sí convivir con mascotas requiere un mayor control de la higiene y la limpieza del hogar, si añadimos a la ecuación un bebé toda tarea se dobla o se triplica. Los horarios y en definitiva la organización que se empleen ayudará a una distribución adecuada de las tareas y a la realización de las mismas en su respectivo tiempo necesario.

Para tener nuestro hogar en las mejores condiciones, tenemos que referirnos de nuevo a la educación que le impartimos al can.

Según cómo le enseñemos y le acostumbremos así será su comportamiento, por lo que es conveniente sentar las bases previamente como ya hemos explicado de lo que vendrá cuando aparezca en escena el bebé.

Además de la limpieza regular de las zonas comunes de la casa, eliminar el aroma también es importante tanto para nosotros como para el bebé.

Para ello, podremos recurrir a baños cada 15 días en los que emplear vinagre de manzana mezclada con champú. No olvides asear todos los objetos del perro y no mezclarlos con los del bebé. El bicarbonato de sodio puede servirnos para quitar el olor en las diferentes zonas del hogar.

Hasta aquí nuestra lista de consejos a la hora de plantear la llegada de un bebé cuando tenemos un perro. Esperamos que sirva de ayuda a la hora de encarar uno de los momentos más trascendentales de nuestra vida y continuar la maravillosa convivencia con nuestro mejor amigo peludo junto a un nuevo integrante de nuestra familia.

Источник: https://blog.mascotaysalud.com/2019/03/22/voy-a-tener-un-bebe-y-tengo-un-perro/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: