La pica en niños

¿Qué es la Pica?

La pica en niños

Es posible que, en algún momento, encontremos a nuestros hijos comiendo, lamiendo o mordisqueando cosas que no deberían. Un trozo de plastilina, pintura, pegamento, crayones de cera, barro, etcétera. A este tipo de comportamiento se le conoce como: la pica.

Se trata de un trastorno de la conducta alimentaria. En otras palabras, el niño siente súbitamente la necesidad de comer sustancias que no forman parte de ningún grupo de alimentos y que, incluso, pueden llegar a ser nocivas para su salud. Cabe destacar que dicha necesidad es casi incontrolable.

Se considera normal que un niño se lleve a la boca sustancias no alimenticias hasta los 18 o 24 meses de edad, aproximadamente. Si la conducta persiste, ya se puede considerar como un trastorno. Razón por la cual es importante estar atentos.

¿Qué indica la pica?

La pica denota una descompensación. Bien sea de tipo orgánica (déficit de nutrientes) o psicológico (desórdenes mentales, discapacidad intelectual, entre otros). Esto quiere decir que, según sea el caso, se manifestará por una y otra causa. Es muy importante identificar la causa con un profesional de la salud para poder aplicar un tratamiento oportuno.

La pica es un trastorno o perturbación que lleva al niño (o a una persona adulta) a tener mala conducta alimenticia, fuera de la lógica.

Un niño o una persona que sufre del trastorno de la pica puede llegar a comer tierra, tiza, papel, oler barniz para uñas y hasta comer carbón o heces (animales o humanas) de forma indiscriminada.

Historia del trastorno

El término “pica” hace referencia a un pájaro, específicamente a la urraca. Esta ave mantiene un comportamiento bastante extraño con relación a sus hábitos para alimentarse. 

Sin embargo, la pica también ha sido adoptada por diversas civilizaciones como parte de un rituales y fórmulas de curación. Por ejemplo, el comer barro de arcilla es considerado como un acto capaz de sanar, y aunque médicamente no está comprobado, nutricionalmente no es admisible.

Prevalencia de este trastorno

El que esta práctica fuera de la lógica humana se mantenga, será difícil de pronosticar ya que muchas personas no están dispuestas a admitir que sufren dicho trastorno.

Además, saber qué es la pica nos permite entender por qué muchos sienten vergüenza de ello. Saben que se trata de algo completamente fuera de la norma e, incluso, muchos están conscientes de lo dañino que resulta, pero no pueden evitar hacerlo.

Es muy importante que, si nuestros hijos pequeños sufren de este trastorno, tomemos las medidas necesarias para impedir que se perpetúe en el tiempo.

Si ya están en edad de comprender las razones, es de gran importancia hablar con ellos, comentarles por qué es malo comer sustancias que no sean alimentos y todo lo relativo a la situación. De esta manera podrán entender mejor el problema y por qué es buena idea tomar el consejo de mamá y papá.

Factores de riesgo de la pica

Conociendo entonces qué es la pica, podemos entender que, si el entorno de la familia presenta antecedentes confusos y de un entorno hostil, la posibilidad de sufrir este tipo de trastorno será mayor.

Además, existen factores que pueden influir para que un miembro de la familia desarrolle este comportamiento, como por ejemplo:

  • Adicciones a sustancias nocivas, tóxicas o ilegales.
  • Malas influencias del entorno social.
  • Mala alimentación en el hogar.
  • Carencias afectivas.
  • Discapacidad mental.
  • Falta de atención.

Causas de la pica

  • Factor nutricional: bajo esta teoría se presume que la aparición de este trastorno es debido a la deficiencia de algún mineral en el organismo, como el hierro y el zinc. La pica busca compensar esta deficiencia generalmente mediante la ingesta de tierra.
  • Factor sensorial: se afirma que la persona que sufre dicho trastorno disfruta del sabor, la textura o el olor de la sustancia que ingiere de forma irracional y desmedida.
  • Factor psicosocial: se asocia el trastorno a un mayor o menor grado a problemas de ansiedad.

El tratamiento para este tipo de problemas puede incluir el uso de fármacos, si el médico así lo considera.

Por otra parte, será necesario mantener una terapia psicológica constante y aplicar los consejos del profesional de forma ordenada y coherente. Lo importante es buscar la mejoría del paciente para garantizar su salud.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/que-es-la-pica/

Pica como forma de debut de enfermedad celíaca

La pica en niños

Cómo citar este artículo: Vila-Bedmar S, Giannini PK, Gallardo Gallego R, Carabaño Aguado I, Salcedo Lobato E, Germán Díaz M, et al. Pica como forma de debut de enfermedad celíaca. Rev Pediatr Aten Primaria. 2019;21:275-8.

Publicado en Internet: 12-09-2019 – Número de visitas: 5125

Resumen

La pica se define como la ingesta de sustancias no nutritivas de naturaleza orgánica o inorgánica durante más de un mes.

Este trastorno puede ser secundario a enfermedades neurológicas o psiquátricas (retraso mental, autismo, trastornos de la personalidad), pero también puede ser la expresión de déficit nutricional, como la ferropenia.

Ante una ferropenia refractaria siempre se ha de pensar en un cuadro malabsortivo subyacente. Se presenta el caso clínico de un niño en edad escolar con pica secundaria a una enfermedad celíaca.

Palabras clave

● Enfermedad celíaca ● Pica

La pica es un trastorno de la conducta alimentaria en el que existe un deseo irresistible de comer o lamer sustancias no nutritivas y poco usuales como tierra, tiza, yeso, hielo, pintura, papel u otros materiales sin ningún valor alimenticio. El término “pica” significa urraca en latín. Las urracas tienen los mismos hábitos dietéticos anormales que estos pacientes.

La enfermedad celíaca, por su parte, es una enfermedad inflamatoria inmunomediada que afecta al intestino delgado. Se desencadena tras el contacto con las proteínas del gluten en individuos genéticamente predispuestos.

La forma de presentación típica de enfermedad celíaca en el paciente pediátrico consiste en un cuadro de malabsorción que ocasiona diarrea crónica, retraso ponderoestatural, distensión abdominal con hipoatrofia muscular y complicaciones derivadas de los déficits nutricionales (hipoplasia de esmalte dental, estomatitis aftosa…). Sin embargo, existen formas de presentación atípica, entre las que se encuentran los trastornos de la conducta alimentaria como la pica, expresión de ferropenia secundaria a malabsorción1. Conviene tener presente este hecho, pues desde las consultas de Atención Primaria se puede iniciar el proceso diagnóstico de la enfermedad, tanto en sus formas típicas como en las que no lo son tanto.

CASO CLÍNICO

Varón de diez años sin antecedentes familiares ni personales de interés, derivado desde el centro de salud por un trastorno de la conducta alimentaria que incluye ingesta de cojines y otros productos de espuma desde hace aproximadamente un año (Fig. 1).

Figura 1. Imagen de un cojín sometido al efecto de la pica

No presentaba síntomas gastrointestinales y su curva ponderoestatural era normal. Fue valorado previamente por Psiquiatría, donde se consideró que el paciente manifestaba un trastorno de la conducta alimentaria en posible relación con ansiedad.

Aun así, se remitió a la sección de Gastroenterología Infantil para descartar causas secundarias. Se realizó una radiografía de abdomen simple, que descartó la presencia de un bezoar (Fig.

2), y un análisis de sangre, con hallazgos compatibles con anemia ferropénica (hematíes: 4,68 × 106/μl, hemoglobina: 9,1 g/dl, hematocrito: 29,7%, hemoglobina corpuscular media: 19,4 pg, volumen corpuscular medio: 63,4 fl, concentración de hemoglobina corpuscular media: 30,7 g/dl, banda de distribución de hematíes: 21,1%, ferritina: 5 ng/ml, hierro: 25 μg/dl). Por refractariedad a la ferroterapia oral, se realiza serología de celíaca.

Figura 2. Luminograma inespecífico

Se detecta la existencia de anticuerpos antitransglutaminasa diez veces por encima del límite alto de la normalidad (niveles de 629,00 IU, resultado positivo >10). Se completa estudio con endoscopia digestiva alta.

La biopsia duodenal muestra atrofia vellositaria moderada con linfocitosis intraepitelial difusa e hiperplasia de criptas glandulares, sin evidencia de G. intestinalis, compatible con enfermedad celíaca 3b de Marsh modificado (Fig. 3). Con el diagnóstico de enfermedad celíaca, se inicia dieta exenta de gluten y sulfato ferroso oral.

De forma evolutiva, se constata la progresiva negativización de los anticuerpos, así como la desaparición del trastorno de la conducta alimentaria.

Figura 3. Corte histológico de duodeno teñido con hematoxilina-eosina. Se evidencia la tríada atrofia vellositaria moderada, hiperplasia críptica y linfocitosis intraepitelial

DISCUSIÓN

La enfermedad celíaca es un cuadro muy prevalente cuya expresión clínica es llamativamente poliédrica. Entre dichas manifestaciones se incluye los trastornos de la conducta alimentaria.

En este sentido, no solo se ha de pensar en ella cuando estemos ante un niño con hiporexia mantenida, sino también cuando estemos ante situaciones de pica.

Este síntoma ha sido descrito previamente en la literatura médica, pero queremos destacar su excepcionalidad.

Las primeras publicaciones que establecieron una posible relación causal entre el déficit nutricional y la ingesta de sustancias inorgánicas en pacientes con malabsorción intestinal datan de 19902. El déficit nutricional más relacionado con la presencia de pica es la ferropenia. Muñoz et al.

documentaron la presencia de pica en aproximadamente un 5% de pacientes con déficit de hierro. En otras series, el porcentaje llega hasta un 30%, especialmente en grupos de riesgo (niños y embarazadas)3. La pica desaparece con una ferroterapia adecuada, salvo que exista una malabsorción subyacente.

En el contexto de la enfermedad celíaca, a través del espectro clínico de la pica, se ha descrito ampliamente la litofagia1, así como la ingesta de pelo4, sin que se disponga en el momento actual de datos o porcentajes concretos. Ambos escenarios, especialmente el último, pueden derivar en la aparición de un bezoar5.

La ingesta de trozos de esponja o gomaespuma no ha sido fuente de numerosas comunicaciones, si bien se ha advertido la probable relación entre su ingesta y trastornos de ansiedad6. El paciente descrito en nuestro caso ingería gomaespuma, motivo por el cual fue visto en primer lugar en las consultas externas de Psiquiatría.

No obstante, el abordaje terapéutico que resultó exitoso fue el nutricional.

La relación de sustancias inorgánicas que pueden ser incorporadas desde el exterior en pacientes con pica puede ser de lo más variado (Tabla 1).

Tabla 1. Relación de sustancias inorgánicas y su término médico correspondiente
Sustancia ingeridaTipo de pica
Objetos puntiagudosAcufagia
AlmidonesAmilofagia
PolvoConiofagia
ExcrementosCoprofagia
OrinaUrofagia
VómitoEmetofagia
PapelFoliofagia
Libros/revistasBibliofagia
PiedrasLitofagia
HieloPagofagia
UñasTricofagia
FloresLulodofagia
MaderaXilofagia

En resumen: desde las consultas de Atención Primaria se puede sospechar una enfermedad celíaca, e iniciar el proceso diagnóstico. La pica puede ser una forma de debut de celíaca, en relación con anemia ferropenia malabsortiva.

En estos casos, conviene descartar la posibilidad de un bezoar, dado el carácter abigarrado y múltiple de las sustancias inorgánicas que los pacientes pueden llegar a consumir.

El tratamiento dietético (exclusión del consumo de gluten) es eficaz a la hora de controlar la enfermedad y todo su espectro clínico.

CONFLICTO DE INTERESES

Los autores declaran no presentar conflictos de intereses en relación con la preparación y publicación de este artículo.

BIBLIOGRAFÍA

Comentarios

Este artículo aún no tiene comentarios.

Источник: https://pap.es/articulo/12862/pica-como-forma-de-debut-de-enfermedad-celiaca

La pica y la rumiación, los trastornos alimenticios menos conocidos en niños

La pica en niños

¿Habías escuchado alguna vez hablar de los trastornos pica y rumiación? Todos conocemos  la anorexia, la bulimia, o el trastorno por atracones.

Pero hay otros trastornos de la alimentación menos conocidos que se dan sobre todo en la infancia, como la pica y rumiación. Saber qué son y cómo identificarlos es interesante para poder detectarlos a tiempo.

A menudo los padres observamos estas conductas en nuestros hijos, pero cómo no sabemos qué son, no les damos importancia.

La pica

Seguro que todos conocemos a alguien que de pequeño comía sustancias no comestibles como tierra, cal de las paredes, pegamento, tiza o papel. En eso consiste precisamente la pica: en la ingestión voluntaria de materiales no comestibles.

Es habitual y completamente normal que los bebés menores de 24 meses se lleven sustancias no comestibles a la boca. Aun no son capaces de discriminar lo que son alimentos de lo que no, y están en proceso de aprendizaje. Pero cuando estas conductas se dan más allá de los dos años, estaríamos hablando del trastorno del pica.

Se desconocen las causas que provocan la pica. Algunos estudios sugieren que el origen está en el déficit de hierro u otros minerales o vitaminas en el organismo, lo que conduce a éste a buscar estos nutrientes en materiales no comestibles.

Sin embargo no se ha podido constatar en todos los casos que hubiera una carencia previa en el organismo.

Está asociada con frecuencia a niños con discapacidades cognitivas, trastornos del desarrollo y trastorno obsesivo compulsivo.

El pica se asocia con frecuencia a niños con discapacidades cognitivas o trastornos del desarrollo, entre otros.

En niños que no tienen estas dificultades, no se sabe exactamente cuál es la causa de la presencia de este comportamiento.

 Algunas explicaciones se orientan a que el niño realiza esta conducta para llamar la atención, o como forma de autoestimularse. Suelen ser las causas más frecuentes.

Otra de las causas que pueden estar detrás de la aparición de la pica, son situaciones altamente estresantes para el niño.

Algunas de las sustancias que pueden ingerir los niños con pica son: pelo (en este caso suele presentarse de forma comórbida con la tricotilomanía, la manía de arrancarse el pelo), yeso de las paredes, tierra, tiza, cuerda o cordel, papel o excrementos de animales.

Si observamos esta conducta en nuestro peque, es importante consultar con el pediatra y con el psicólogo para descartar complicaciones.

Saber qué son la pica y rumiación y conocer cómo identificarlos es interesante para poder detectarlos a tiempo

La rumiación

La rumiación es otro trastorno de alimentación, en este caso mucho menos conocido. Consiste en que el niño regurgita los alimentos una vez tragados, y los vuelve a masticar.

Una vez masticados, puede que los arroje fuera de la boca, o que los vuelva a ingerir. No se da junto a nauseas o vómitos. Y se realiza voluntariamente.

El niño tiene la capacidad de devolver a la boca parte del contenido del estómago para volver a masticarlo.

Es importante diferenciarlo de conductas que nos pueden parecer similares, como la regurgitación del lactante o el reflujo gastrointestinal, pero que están causadas por causas orgánicas. En estos casos no se trataría de rumiación, ya que para poder diagnosticarla, es importante descartar causas orgánicas.

Normalmente aparece entre los 3 y los 12 meses. El niño mientras come, arquea la espalda y regurgita la comida, volviéndola a masticar. Esto le resulta placentero. Sin embargo, entre comidas, tiende a mostrarse irritable y malhumorado, y come con voracidad. Suele producirse pérdida de peso y malnutrición.

La rumiación puede aparecer en niños con fuerte sufrimiento emocional, situaciones de abandono, abuso o maltrato, o con retraso mental. Puede aparecer también en adultos, pero es mucho más raro.

Pese a que la pica y rumiación son trastornos poco habituales, a veces pasan desapercibidos durante mucho tiempo por desconocimiento de los padres. Si se detectan conductas en torno a la alimentación anómalas, siempre es recomendable que se consulten con un especialista, para en el caso que sea necesario intervenir, hacerlo lo antes posible y evitar que se instauren.

Úrsula Perona
Psicóloga infantil
Colaboradora de Sapos y Princesas

ConsejosPsicologíaTrastorno alimenticio

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/psicologia-infantil/trastornos-pica-rumiacion-ninos/

Pica (alotrofagia): causas, síntomas y tratamientos

La pica en niños

Existen distintos tipos de  trastornos de la alimentación, como por ejemplo la anorexia o la bulimia. A pesar de que estos últimos son muy conocidos.por la mayoría de la gente, algunos de ellos no lo son tanto. Uno de éstos es el Síndrome de Pica o Alotrofagia, un desorden alimenticio que afecta sobre todo a niños.

Su principal característica es que la persona que lo sufre siente un deseo incontenible o el impulso a ingerir sustancias que no son nutritivas, entre ellas, tierra, hormigas, bicarbonato, pegamento, insectos, papel, pequeños trozos de plástico o madera. 

El Síndrome de de Pica se asocia a niños con dificultades cognitivas y a otros desórdenes del desarrollo, por ejemplo, el autismo. Hasta el 30% de los niños con con este trastorno presentan Pica. Aunque este comportamiento puede verse en otros niños de temprana edad, los individuos con autismo continúan realizando esta práctica en edades más avanzadas.

  • Artículo recomendado: «10 señales y síntomas para identificar el Autismo»

Síndrome de Pica: características principales

Por tanto, este trastorno está caracterizado por un deseo persistente que lleva a la persona a querer comer sustancias como tierra o pintura. Sustancias que, además de contener un valor nutricional nulo, provocan que la persona con Pica ponga en riesgo su salud.

El Manual de Psicología Clínica Infantil estima que en la actualidad la prevalencia de este trastorno corresponde a entre el 4% y el 26% de la población institucionalizada.

Algunas de las causas más frecuentes del Síndrome de Pica son los trastornos nutricionales, las enfermedades mentales y los problemas psicológicos.

Ahora bien, en la mayoría de los casos no se conoce el detonador de este comportamiento.

Sin embargo, es importante tratar este problema lo antes posible para evitar complicaciones, como mayor riesgo de sufrir enfermedades gastrointestinales e inadaptación social

Cómo se diagnostica el Síndrome de Pica

Si hay sospechas de que alguien puede padecer este trastorno, una evaluación médica inmediata es importante para saber si existe anemia, problemas intestinales o toxicidad causada por las sustancias ingeridas. El médico puede utilizar pruebas de Rayos-X o pruebas de sangre con tal de determinar el alcance o las consecuencias de dicho consumo.

Además, el doctor también puede realizar una evaluación exhaustiva para saber si existen posibles infecciones causadas por los objetos o sustancias contaminadas con baterías. Por otro lado, es importante llevar a cabo una revisión de los hábitos alimenticios del paciente.

La presencia del psicólogo también es importante a la hora de efectuar un correcto diagnóstico. Pues es indispensable evaluar la presencia de otros trastorno, como retraso mental, trastornos del desarrollo o el trastorno obsesivo-compulsivo.

Según el DSM-V, el patrón de comportamiento de la persona con Pica tiene las siguientes características:

  • La alimentación persistente de sustancias inapropiadas debe durar al menos un mes para el diagnóstico del Síndrome de Pica.
  • La alimentación de sustancias no nutritivas es inapropiado para el nivel de desarrollo del individuo.
  • La conducta alimentaria inapropiada no es parte de una práctica cultural o social.
  • Si sucede en presencia de otro trastorno mental (por ejemplo, autismo) o durante una condición médica (por ejemplo, embarazo) es suficientemente grave para requerir atención médica independiente.

Tratamientos y seguimientos

Debido al alto riesgo de complicaciones médicas (por ejemplo, envenenamiento) asociadas a la Pica, la estrecha supervisión médica es necesaria durante todo el tratamiento de la conducta alimentaria. Evidentemente, este tratamiento no se entiende sin la figura de un psicólogo y/o psiquiatra experto en el tratamiento de la conducta alimentaria.

El Manual de Psicología Clínica Infantil hace hincapié en la aplicación de estrategias cognitivo-conductuales debido a su eficacia para el tratamiento de este tipo de psicopatologías. Por ejemplo, es posible entrenar a los sujetos a comer o no comer sustancias nocivas con la aplicación de técnicas de refuerzo.

Complicaciones asociadas al Síndrome de Pica

Como ya se ha mencionado, este trastorno puede provocar problemas serios para la salud. Algunas de las complicaciones asociadas Síndrome de Pica, son:

  • Ciertos productos como la pintura pueden incluir sustancias tóxicas, y comerlas puede suponer el envenenamiento. Esto puede provocar complicaciones serias, por ejemplo, daño cerebral e incluso la muerte.
  • La ingestión de sustancias que no pueden digerirse (p.e. piedras) puede producir estreñimiento o bloqueo en el tracto digestivo, incluyendo los intestinos. Además, los objetos punzantes pueden provocar heridas tanto en el la boca, el cuello o el estómago.
  • Las bacterias o parásitos ingeridos pueden provocar infecciones serias que pueden dañar tanto el hígado como los riñones.
  • La existencia de otros trastornos psicológicos pueden dificultar el tratamiento del Síndrome de Pica.

Prevención

De forma general, el Síndrome de Pica comienza en la infancia y tiene una duración de tan sólo unos meses . Sin embargo, es probable que sea más difícil de manejar en los niños que tienen discapacidades del desarrollo, pues éstos pueden seguir mostrando este comportamiento en edades avanzadas.

Pero, ¿se puede prevenir este trastorno de la conducta alimentaria? No hay manera específica para prevenirlo. Sin embargo, una atención cuidadosa hacia los hábitos alimenticios de los más pequeños y la estrecha supervisión de los niños más propensos a ponerse cosas en la boca puede ayudar a prevenir la enfermedad antes de que puedan surgir complicaciones.

Como siempre pasa con este tipo de trastornos, evitar que este tipo de comportamiento llegue a formar parte de los hábitos diarios de la persona es fundamental, de modo que cuantos antes se intervenga, mejor. Una vez consolidada esta conducta, es más complicado hacer que vaya desapareciendo.

Un impulso irracional

El Síndrome de Pica es una muestra de que, en determinadas circunstancias, el ser humano es capaz de abrazar patrones de conducta extremadamente dañinos y desadaptativos que no tienen ninguna ventaja clara. En la alotrofagia no solo se llena el estómago de manera impulsiva, sino que además las sustancias que se ingieren no son nutritivas y, en muchos casos, resultan tóxicas.

Llegar a entender qué mecanismos psicológicos están detrás del Síndrome de Pica supone encontrar los procesos mentales que refuerzan este «bucle» de acciones que se mantiene a lo largo del tiempo, renunciando a explicaciones basadas en las decisiones racionales del paciente.

Источник: https://psicologiaymente.com/clinica/pica-alotrofagia

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: