Las emociones en los tratamientos de fertilidad

Cuidado emocional ante la infertilidad

Las emociones en los tratamientos de fertilidad

Un tratamiento correcto de un problema reproductivo debe también cuidar la esfera de las emociones y sentimientos.

¿Necesita ayuda?
Le orientamos sin compromiso

La infertilidad afecta a 1 de cada 8 parejas en el mundo, de las cuales, el 60% oculta a su entorno que padece un problema reproductivo y solo el 5% busca ayuda psicológica para afrontarlo.

En el Instituto Bernabeu, queremos que nuestros pacientes se sientan acompañados y respaldados en todo momento; Todo nuestro equipo humano está formado desde la empatía, sensibilidad y experiencia del cuidado emocional del problema reproductivo, pero además disponemos de psicólogas especialistas y brindamos de manera gratuita una visita psicológica previa al inicio del tratamiento para preparar la esfera emocional del paciente a las diferentes fases psicológicas en las que se puede encontrar.

A menudo, las expectativas que despierta el tratamiento, la incertidumbre de la espera, el temor al fracaso y otros estados de ánimo, pueden llevar al paciente a situaciones de tensión emocional.

La atención hacia la persona que se somete a un tratamiento de fertilidad debe ser integral e incluir también el cuidado de sus emociones y sentimientos. En el Instituto Bernabeu, las parejas son atendidas de forma global, no sólo centrándose en el tratamiento médico sino también en las inquietudes que éste les pueda producir.

Los motivos que llevan a una persona a acudir a una unidad de reproducción asistida pueden ser variados, pero en este momento todas han llegado a la conclusión de que necesitan ayuda médica. Esta experiencia, en mayor o menor medida, puede resultar un proceso psicológico doloroso.

La incapacidad para concebir de forma natural puede generar en las parejas estrés, ansiedad y en algunos casos depresión que pueden interferir y dificultar los resultados de los tratamientos.

Cada ciclo implica una carga emocional de esperanza, ilusión y alegría pero cada fracaso conlleva un sentimiento de pérdida de control, de sentirse fracasado y desesperanzado. La presencia de estas reacciones emocionales, su frecuencia e intensidad, están relacionadas con el grado de tolerancia personal a la frustración y estrés crónico.

NO SUEÑES CON LA FELICIDAD, HAZ FELIZ LA REALIDAD; SE FELIZ CON LO QUE TIENES MIENTRAS PERSIGUES LO QUE DESEAS.

La relación de pareja ante la infertilidad

Es importante recordar que la infertilidad es un problema de pareja.

Cualquiera que sea la causa, la reacción de las personas a la infertilidad suele ser diferente y depende de su personalidad, sus experiencias de vida y de la capacidad para sobrellevar los problemas.

Hay diferencias entre hombres y mujeres. La mayoría de las mujeres tiende a estar muy pendiente de sus ciclos menstruales (puede suponer un hecho muy traumático emocionalmente, ej. ausencia de embarazo). Los hombres pueden sufrir de forma silenciosa el impacto emocional porque no están acostumbrados a compartir ese tipo de experiencia.

Clínicamente se puede observar que la respuesta de un miembro de la pareja influencia la respuesta emocional del otro, revelándose un efecto circular.

Pueden culparse el uno al otro por su incapacidad y generar tensión y resentimiento entre la pareja por pensar que el otro no está experimentando las mismas emociones.

La relación puede sufrir cambios: la comunicación se ve afectada ya que uno trata de evitar expresar sus pensamientos para proteger a su pareja, sin embargo puede crear la sensación de rabia o resentimiento, aumentando la tensión en la relación. Así mismo, tener relaciones sexuales programadas puede disminuir la espontaneidad y la intimidad y convertirse en una tarea más que se asocia sólo con propósitos reproductivos.

La comunicación es la clave para superar estos problemas.

A pesar de todo, es sorprendente el cambio de opinión y de actitud que se produce en las parejas respecto a su problema y las posibles soluciones al mismo. Como diría Francis Picabia “nuestra cabeza es redonda para permitir al pensamiento cambiar de dirección”.

Etapas emocionales ante la infertilidad

  • Paralización: caracterizada por estar en un túnel, muy distante de los demás. Se es invadido por el pensamiento repetido de que lo sucedido no puede ser verdad.
  • Anhelo: gran necesidad de concretar el deseo de ser padres (la pareja constata que sus amigos sí tienen hijos y que muchas de sus actividades giran en torno a ellos; las parejas infértiles se sienten naturalmente excluidas, que son las únicas, experimentan rabia, celos; la explicación médica suele no ser suficiente para calmar a la pareja, la rabia es intensa acompañada de pena y culpa)
  • Desorganización y desesperación: la etapa más larga, caracterizada por la sensación de culpa, ansiedad, sentimientos de soledad.
  • Reorganización: aceptación de la vida personal

Respuestas emocionales ante la infertilidad

Cuando alguien se plantea alcanzar algo que desea y tiene dificultades para conseguirlo, antes o después pasa por un mal momento. Este momento normalmente genera desánimo, deseos de abandono, angustia, tristeza, cansancio, frustración, desesperanza… Algunas reacciones comunes ante el problema de esterilidad son:

  • Shock: cuando las parejas son diagnosticadas con infertilidad, la mayoría de ellas responden con una sensación de shock y de decrecimiento. Después de haber planeado su vida con hijos, sus planes cambian de forma drástica. Este periodo es corto y ayuda a adaptarse.
  • Negación: Inicialmente pude reaccionar negando el problema en vez de afrontarlo. Esta fase sirve también para adaptarse a la experiencia de la infertilidad. Sólo se convierte en algo no saludable cuando continúa por un largo tiempo. Es frecuente el pensamiento de “no es posible que nos pase esto a nosotros, debe haber algún error…”
  • Culpa: Sentirse culpable por quitarle a su pareja y a sus padres la posibilidad de tener hijos y nietos. La culpa es una respuesta incómoda pero común. Con actitud activa en la búsqueda de soluciones se puede superar.
  • Rabia: Sensación de que la infertilidad no es justa. Es común experimentar resentimiento contra otras mujeres embarazadas y expresar enojo ante profesionales de la salud, familiares y amigos. Son normales los sentimientos pero cuando es interiorizada se puede convertir en depresión.
  • Aislamiento: Con frecuencia las parejas se sienten solos y esto hace más difícil sobrellevar la situación. Muchos renuncian a reuniones con amigos porque los demás tienen hijos… A la mayoría de las personas les resulta difícil asumir delante de otros la explicación de un problema tan íntimo.
  • Pérdida de control: Muchas parejas planean la llegada de los hijos con el mismo cuidado que planean otros aspectos de su vida; cuando se da cuenta que no tiene control en este aspecto de su vida, incluso sobre su cuerpo, su autoestima puede verse afectada.
  • Desesperanza: Es habitual sentirse al comienzo de cada ciclo esperanzado, y luego comenzar a perderla a medida que los ciclos repetidos no tienen éxito. Es difícil mantener una actitud positiva pero debe pensar que cada intento fallido es un paso más hacia la solución final, ya sea el éxito del tratamiento o hacia otras alternativas. Recuerde es mejor viajar lleno de esperanza que llegar.
  • Prisa por obtener un resultado: “¡Quiero un hijo ahora!”ya no quieren esperar más, todo les resulta eterno incluso 5 minutos en la sala de espera para ser atendidos. Sienten que corren una carrera contrarreloj.
  • Ausencia de otros proyectos: Sensación de “nada tiene sentido en mi vida si no tengo un hijo”. No deben ver el tratamiento como la única y última opción para ser felices.

Consejos terapéuticos emocionales

  • AMPLIE SUS LIMITES: cuantos más amplios sean los límites del objetivo que desean alcanzar, más posibilidades tenemos de lograrlo. No es lo mismo intentar conseguir el objetivo de una pareja que desea tener un hijo sin importar el vínculo genético que otra pareja que desee un sexo determinado. Cuantas más posibilidades existan de alcanzar la meta, menos ansiedad generará el tratamiento de fertilidad. La felicidad no es una meta, es un camino, y la paciencia es uno de los mejores caminos para alcanzar nuestros propósitos.
  • TOMA DE DECISIONES: es de gran importancia llegar a un consenso entre la pareja sobre las alternativas que nos ofrecen, sobre “donde está el límite”, para ello es imprescindible disponer de una buena información para valorar los pros y los contras de cada una de las alternativas y elegir de manera conjunta la opción con mayor puntuación positiva. Una vez tomada la decisión, la molestia de aceptar su situación va disminuyendo.
  • EL TRATAMIENTO: la consulta en la clínica suele ser inquietante e intensa por lo que sirve de mucha ayuda contar con el apoyo de la pareja. Normalmente surgen numerosas preguntas para realizar al facultativo en la consulta pero que con los nervios se olvidan. Es de gran ayuda realizar una lista de preguntas para recordarlas en el momento de la consulta.
  • EXPRESE SUS SENTIMIENTOS: No debemos dar por supuesto que las personas que nos rodean conocen y comprenden nuestras necesidades y pensamientos. Debemos controlar nuestros sentimientos de aislamiento, ya que podrían llevarnos a soledad y depresión. Aceptar es un acto de valentía, un acto que nos ayuda a controlar nuestros sentimientos, nuestro dolor. Las personas felices aceptan las cosas que no tienen remedio pero luchan por aquellas que tienen solución. La esterilidad es enormemente frustrante porque nos parece que no podemos esforzarnos más para mejorar las posibilidades de éxito en cada ciclo. Es un ejercicio de ayuda identificar nuestros sentimientos, escribirlos en un papel.Es aconsejable que se escoja alguna persona con la cual compartir sus sentimientos y dificultades. También puede ayudarle hablar con otras personas en la misma situación haciendo terapia grupal.
  • PENSAMIENTOS NEGATIVOS: Debe neutralizar los pensamientos negativos “por qué a mí, nunca lo conseguiremos, es culpa mía, no puedo soportar la carga emocional”… con pensamientos positivos “estamos más cerca de nuestro objetivo, lo conseguiremos…” Los problemas emocionales y situacionales son el producto de una falla en la percepción de la situación, que puede ser resuelta desarrollando habilidades (relajación, manejo de ansiedad, asertividad, habilidades sociales), reaprendiendo y modificando las suposiciones negativas que tiene la persona de sí misma.
  • SENSACIÓN DE CONTROL: Existen varias estrategias para adquirir mayor sensación de control sobre su vida: obtener toda la información posible del equipo que le está tratando, participar activamente en las decisiones que se llevan a cabo sobre su tratamiento y planear el número de años o ciclos de tratamiento dispuestos a realizar. Es importante que recuerde que no tiene que participar en actividades que le producen tristeza o depresión. Se recomienda que los tratamientos de fertilidad sean algo distanciados en el tiempo para tomarse un descanso a nivel emocional.
  • LA ESPERA: La espera durante el tratamiento y hasta el día del test se hace interminable. Debe evitar: ir al lavabo constantemente para comprobar si ha llegado la menstruación y examinar su cuerpo para observar algún cambio. Debe ocupar su tiempo libre con actividades que le relajen, con aquellas cosas pendientes que nunca puede hacer por falta de tiempo. La clave de la paciencia es hacer algo mientras esperas.
  • PREPARE SU COMPORTAMIENTO: Pueden aparecer dificultades como: ver embarazadas en la consulta, resultados negativos en el test de embarazo, plantearse abandonar el tratamiento… Para afrontarlas, prepare su comportamiento, piense en cómo reaccionar ante situaciones que le resultan incómodas, así sentirá mayor control de la sensación.
  • REEVALUE SUS PLANES INICIALES para poder tener la familia que nos proponemos, aunque con alternativas diferentes a las planeadas inicialmente (ej. Donación de gametos, adopción de embriones o adopción)

Con paciencia, actitud positiva y el tratamiento apropiado, muchas parejas con problemas de fertilidad pueden cumplir su sueño de ser padres.

NO SUEÑES CON LA FELICIDAD, HAZ FELIZ LA REALIDAD; SE FELIZ CON LO QUE TIENES MIENTRAS PERSIGUES LO QUE DESEAS

Conscientes de la importancia del cuidado de las emociones durante el proceso del tratamiento de fertilidad, su Asistente Personal (AP) está preparada para apoyarle en cualquier necesidad médica o duda emocional que pueda surgirle. No dude en consultarle.

Esta información ha sido elaborada por Natalia Romera Agulló, psicóloga y AP coordinadora del departamento de ovodonación en el Instituto Bernabeu.

Compromiso

COVID-19

Источник: https://www.institutobernabeu.com/es/ib/cuidado-emocional-ante-la-infertilidad/

Respuesta emocional frente a los tratamientos de infertilidad

Las emociones en los tratamientos de fertilidad

Entre cuatro y seis de cada diez pacientes sometidas a tratamientos de fertilidad los abandonan por no soportar la carga psicológica que conllevan. La causa principal es el estrés provocado por los intentos fallidos de embarazo.

De manera general, los problemas de infertilidad van asociados a ciertos sentimientos negativos. La infertilidad desestabiliza el equilibrio emocional y de pareja, la autoestima se resiente y surgen sentimientos de culpabilidad y desesperanza. Estas emociones suelen ser normalmente pasajeras.

Dentro del amplio abanico emocional, las parejas que no pueden procrear de forma natural experimentan rabia, negación, depresión y pérdida de esperanza.

Este estrés generado por la situación de dificultad a la hora de concebir repercute en la relación de pareja, las relaciones sociales y el resultado final del tratamiento.

Está demostrado que una actitud positiva y la constancia en el tratamiento a pesar de los resultados negativos, aumentan las posibilidades de lograr un embarazo.

En ocasiones las parejas, llevadas por el desánimo de ciclos fallidos, terminan por abandonar el tratamiento antes de que sus médicos se lo aconsejen, dando por perdida cualquier posibilidad. Su apatía no les deja ver que cuantos más intentos han fallado, más posibilidades tienen de lograrlo, aunque no todos los casos son iguales.

La atención psicológica a las parejas en tratamientos de fertilidad es imprescindible para evitar los efectos negativos de su desaliento y que no repercuta en el resultado final.

Los hombres y las mujeres sufren de modos distintos

A la hora de enfrentarse a la situación de infertilidad, las mujeres son más fuertes frente al dolor, pero se deprimen con más frecuencia, ya que experimentan sobre todo frustración, sentimiento de culpa, tristeza e impotencia. Soportan más tensión que los varones tanto en el diagnóstico como durante el tratamiento.

Los hombres son más introvertidos a la hora de hablar de su problema de infertilidad, ya que la mayoría caen en el error de relacionar la infertilidad con la falta de hombría y de masculinidad, lo que resulta completamente falso.

Cuando la pareja acude a un centro de reproducción asistida, ya ha asumido que existe un problema a la hora de procrear. En cada ciclo del tratamiento, hay momentos de ilusión, alegría, sentimiento de haber recuperado el control…y cuándo éste resulta fallido se vuelve a la fase de desánimo.

Este bucle de emociones contrarias es muy frecuente en las parejas sometidas a tratamientos, y aunque resulte difícil, hay que tratar de evitar altibajos, ya que éstos producen mucho estrés y repercute en la efectividad del tratamiento.

Estas emociones hacen a su vez, más difíciles las relaciones sociales de la pareja. El panorama de sentimientos negativos puede llegar a producir un rechazo a las reuniones con amigos o familiares, más acentuado si en este entorno hay mujeres embarazadas o niños.

Avanzar hacia pensamientos positivos

Para superar esta fase de negatividad durante el tratamiento y el diagnóstico es imprescindible el apoyo de la pareja e intentar continuar hacia adelante.

Algunas de las recomendaciones para lograrlo son las siguientes:

– Expresar los sentimientos: Es importante exteriorizar las emociones, ya que son una carga que si no se suelta puede generar mucho estrés y ansiedad. Hay que tener en cuenta que no todo el mundo va a comprender cómo te sientes ni te va a apoyar del mismo modo, y prepararse para todo tipo de reacciones.

– Ampliar los límites: Si no es posible el embarazo debido a la incompatibilidad entre la pareja, se puede plantear concebir un hijo con la ayuda de donantes.

– Acuerdo en pareja: Es muy importante llegar a un consenso con la pareja sobre qué determinaciones se van a tomar en las diferentes situaciones, como el número de pruebas clínicas a realizar, visitar otros centros…

– Mantenerse ocupados: Durante la espera a recibir los resultados conviene no obsesionarse y que esto no se convierta en un mono tema. Resulta muy útil realizar actividades que despejen la mente, sobre todo en compañía de la pareja o el entorno más cercano. Esto acorta la espera y la hace más llevadera.

– Preparase para las diferentes situaciones: Ponerse en la tesitura de cualquier situación, como resultados negativos, ver embarazadas, abandonar el tratamiento…y plantearse cómo reaccionar en cada situación ayuda a afrontar la realidad y recupera la sensación de control.

– Barajar diferentes opciones: Existe la posibilidad de adopción o de recibir óvulos o esperma donados para poder lograr el objetivo de formar una familia.

Al fin y al cabo, superar este torrente de emociones es un esfuerzo que merece la pena. Sortear las adversidades en compañía hace más fuerte el vínculo con la pareja. Una vez esquivado este bache, se suele tener una mentalidad más abierta para poder plantearse las otras opciones que existen y enfrentarse a nuevos retos en pareja.

Источник: https://www.concibe.es/es/blog-fertilidad/el-viaje-de-la-reproduccion-asistida/respuesta-emocional-frente-a-los-tratamientos-de-infertilidad.html

Afrontar las emociones ante la dificultad de lograr el embarazo

Las emociones en los tratamientos de fertilidad

Por el Comité editorial de IVI Buenos Aires

Generalmente se percibe a la infertilidad como algo que “les ocurre a los demás”, anulando la posibilidad que algún día este diagnóstico pueda llegar. Es por esto que, cuando toca recibirlo, se convierte en un golpe duro tanto para el paciente como para la pareja. Será una noticia a la que se le debe dedicar tiempo, asimilar emociones y decidir el plan de acciones a tomar.

No solo se trata de hacerle frente a un cuadro médico si no a una ola de emociones para lo que, posiblemente, no se está preparado. Sentirse agobiado es parte normal del proceso, pero se debe estar atento al impacto emocional que pueden afectar directamente la calidad de vida.

Ante la dificultad de conseguir un embarazo, los pacientes pueden sentir ansiedad, depresión, aislamiento y sensación de estar fuera de control. En este sentido, lo primordial es transmitir que no están solos ni son los únicos en vivir estas emociones frente a la infertilidad.

Parte del proceso de atravesar una situación desconocida es experimentar la incertidumbre, cuya respuesta dependerá de varios factores.

El estado emocional previo, la personalidad, los recursos emocionales y sociales, vínculo de pareja y por sobretodo, de las estrategias de afrontamiento de los pacientes.

Los desajustes emocionales pueden llegar y se pueden reconocer a través de diversos síntomas.

Ante cualquier cambio en la conducta, es importante acudir a un psicólogo especializado en Reproducción Asistida, familiarizado con las emociones que genera la infertilidad. Este profesional está capacitado para brindar las estrategias más adecuadas para lograr el bienestar de los pacientes en este contexto.

Esta ayuda facilitada por un profesional será de gran beneficio en cualquier persona que se enfrente a la imposibilidad de concebir. Pero resultará una herramienta necesaria si la persona ha tenido alguna de estas conductas durante un período prolongado de tiempo:

  • Pérdida del interés en actividades habituales
  • Tensión en las relaciones interpersonales (de pareja, familia, amigos, compañeros de trabajo)
  • Dificultad para lograr la concentración
  • Complicaciones para conciliar el sueño o para mantenerse dormido, desvelo o dormir más de lo acostumbrado
  • Cambios en el apetito o el peso (aumento o pérdida)
  • Altos niveles de ansiedad
  • Dificultad para pensar en otro tema que no esté relacionado con la infertilidad
  • Sentimientos persistentes de tristeza, pesimismo o culpa

No logro embarazarme, ¿cómo puedo sentirme mejor?

Las mejores circunstancias para la concepción dependen de una combinación de componentes hormonales, y las emociones como el estrés pueden afectar este equilibrio necesario.

Si bien no está científicamente comprobada su incidencia, hay una línea de investigación que propone que aquellos pacientes que llevan con más calma emocional el tratamiento logran el embarazo más rápidamente que aquellos que han expresado estar tensos y ansiosos.

Los mismo en tratamientos de Fecundación In Vitro, en donde las tasas de éxito aumentan a medida que el nivel de estrés es menor.

Recomendamos a nuestros pacientes consultar con especialistas de la Unidad de Psicología, quienes proporcionan estrategias en un ambiente de contención.

El objetivo es que las personas trabajen las emociones como el dolor y el miedo, en un espacio de escucha desde los psicológico.

Para muchos, la crisis se puede convertir en una oportunidad para su crecimiento personal.

Una vez llegado el momento del tratamiento de reproducción asistida, es muy conveniente mantener el contacto con el profesional de psicología, pues cada paso podría generar nuevos estadíos emocionales que deberán ser regulados.

Es importante resaltar que cada ciclo trae consigo una carga emocional de ilusión, alegría y esperanza, pero también es posible que no se logre el objetivo buscado en el corto plazo, generando sentimientos de desaliento y pérdida de control.

Estas emociones pueden llevar al abandono del tratamiento, debido a que los pacientes se pueden sentir abrumados, físicamente y emocionalmente agotados.

Ahí es donde las consultas con la Unidad de apoyo Emocional mostrarán su beneficio, y el buen uso de las herramientas obtenidas de los encuentros con el psicólogo, será determinante para favorecer la probabilidad de éxito en los siguientes intentos.

Consejos para sobrellevar la infertilidad y sus tratamientos

A la consulta psicológica, podéssumar sencillos pasos que contribuirán a que regules tus emociones de forma más eficiente, mejorando directamente en tu calidad de vida y en las relaciones con tu entorno:

  • No pongas tu vida en pausa: No descuides otros aspectos de tu vida personal, seguí adelante con otros proyectos que te ilusionan y que te hacen sentir bien
  • Compartí momentos con tu pareja: Complementá con espacios de esparcimiento que te unan con tu pareja, más allá del tratamiento de fertilidad. Si bien es importante el momento por el que están pasando, el ocio o momentos de dispersión son igual de importantes
  • Descansar es fundamental: Descansá de forma apropiada, la falta de sueño puede llevar a situaciones de estrés, evitalo tratando de estar relajados
  • Realizá actividades para relajarte: Incluí en tu rutina actividades que te ayuden a reducir el nivel de estrés como: yoga, meditación, acupuntura.
  • Ampliá tu mente: Recordá que para lograr un embarazo pueden haber varias alternativas, mantente abierta a otros tipos de tratamientos, aunque no sean tu primera opción.
  • El problema existe. Lo importante es la visión que le damos: Evitá los pensamientos negativos, como “¿Por qué a mí? “Nunca lo conseguiremos” “Es mi culpa”. Modificá tu percepción de la situación direccionándola hacia una visión más positiva
  • Hacé deporte: Incorporá actividades físicas: correr, nadar e incluso una caminata enérgica ayuda a relajar los sentidos además de activar la circulación y oxigenación en todo el cuerpo
  • Celebrá cada triunfo: Realizá una actividad gratificante por cada paso avanzado, esto servirá para generar más espacios de esparcimiento y ayudará en la percepción positiva del tratamiento
  • Comunicate abiertamente con tu pareja: Si no tienen la comunicación como hábito esta es la oportunidad para incorporarla
  • Llevá un diario de emociones: Te permitirá expresar tus sentimientos, ayudándote a desahogarte sobre cualquier situación. Además, luego podrás volver a leer permitiéndote identificar posibles mejoras a tus respuestas emocionales y forma de procesarlas
  • No estás sola: Vinculate con otras personas que estén atravesando la misma situación. Encontrarás comprensión y te ayudarán a ver que los problemas de fertilidad son más comunes de lo que crees
  • Evitá la “programación del sexo”: Déjense llevar por la espontaneidad, permitiéndose disfrutar mientras se liberan de la sensación de tarea

El rol de la familia y amigos: apoyo emocional ante la infertilidad

Frecuentemente, los mensajes que reciben las personas que transitan el camino de la infertilidad suelen relacionarse con “tenés que relajarte”.

A pesar de que la intención seguramente es la mejor, amigos y familiares pueden señalar el deseo de tener hijos como la razón de que no los puedan tener, causando un efecto contrario a lo que pretenden.

Este esfuerzo por no convertir el deseo de embarazo en una obsesión puede generar más ansiedad. Entender que la tristeza y la preocupación forman parte natural de este proceso, brinda un efecto más beneficioso al aceptar las emociones propias de la infertilidad.

Como es fundamental generarse una mayor red de contención, a través del apoyo emocional, tanto de amigos como de la familia, tomate el tiempo para guiarlos. Explicales cómo consideran es la mejor ayuda que pueden recibir.

Ya sea que se encuentren lidiando con las emociones que genera la infertilidad o estén atravesando por un tratamiento de reproducción asistida, muchas veces lo más necesario es sentirse escuchados en una conversación amigable, que les permita expresarse sin sentirse juzgados.

Decidí tranquilamente qué y cuánto querés compartir. En caso de parejas, acordar los límites que se desean asentar y la forma de hacerlo es fundamental para que ambos estén alineados al momento de comunicarse con los otros. No está demás pedirle a tu circulo discreción y respeto, con el fin de proteger tu intimidad y emociones.

Tené en cuenta que en ocasiones el ansiado embarazo tarda en llegar más de lo que nos gustaría. Lo mejor será aceptar con naturalidad las emociones propias de la infertilidad que puedan ir surgiendo, sin culpabilizarte por ello.

Источник: https://ivi.com.ar/blog/afrontar-las-emociones-ante-la-dificultad-de-lograr-el-embarazo/

Apoyo psicológico durante la reproducción asistida

Las emociones en los tratamientos de fertilidad

Asumir la infertilidad y afrontar un tratamiento de reproducción asistida no es fácil, pues la ilusión por la búsqueda del embarazo se ve truncada cuando éste no llega.

Frustración, rabia, ansiedad, miedo o estrés son algunas de las emociones más comunes que afloran en las parejas que encuentran dificultades para concebir.

El apoyo psicológico antes y durante el tratamiento es de gran ayuda y, por eso, en Minifiv ponemos a disposición de nuestro pacientes el mejor acompañamiento emocional de la mano de nuestra psicóloga especialista en terapia de pareja y reproducción asistida.

¿Cómo actuar ante la infertilidad?

La mayoría de nosotros pasamos meses e incluso años utilizando métodos anticonceptivos para evitar la gestación y creemos que cuando dejamos de usar estas barreras, el embarazo llegará de forma inminente. Pero esto no siempre es así.

Hay parejas que necesitan meses para lograr el embarazo y otras que, desafortunadamente, ven cómo pasa el tiempo y no logran quedar embarazados de forma natural.

La infertilidad es un golpe inesperado que creemos que azota solo a otras parejas pero no a nosotros mismos. Sin embargo, los problemas de fertilidad afectan cada día a más personas.

Ante el diagnóstico de infertilidad es fundamental tomarse tiempo para asumir la noticia y   entender lo que nos ocurre.  De este modo podremos hacer frente al problema y tomar decisiones respecto a las diferentes opciones de tratamiento disponibles para cada caso de infertilidad.

Resolver todas las dudas y miedos que puedan surgir ante profesionales expertos en medicina reproductiva puede ayudar a soltar  lastre y hacer más llevadero el camino hacia el embarazo.

¿Cómo afectan las emociones y el estrés en la búsqueda del embarazo?

Si bien es cierto que el estado de ánimo puede influir en nuestro organismo de forma general, no hay certeza científica que demuestre que el estrés o la obsesión por el embarazo sean causa directa en la fertilidad.

Sin embargo, este tipo de sentimientos sí pueden ser consecuencia de la infertilidad y los tratamientos de reproducción asistida.

Cuando se diagnostica algún problema de fertilidad, el sentimiento de culpa, especialmente por parte de la mujer, así como la incertidumbre y el miedo ante la idea de no ser padres se acrecientan y resulta complicado pensar en otra cosa.

En este sentido es crucial tener claro que no hay culpables, y que con paciencia y ayuda de especialistas, se puede encontrar una solución que os permita cumplir el sueño de tener un hijo.

Consejos para afrontar el tratamiento de reproducción asistida

Tras asumir la infertilidad, el estado emocional no se relaja. En este punto, surgen nuevas sensaciones ante las que el acompañamiento psicológico puede suponer un alivio.

Cuando se afronta el tratamiento de reproducción asistida recomendado aparece la preocupación, la confrontación entre ilusión y desilusión, la ansiedad, la impaciencia y toda una serie de sentimientos variables que debemos controlar para que el tratamiento no nos supere.

Por otra parte, el uso de hormonas propio de los tratamientos reproductivos puede también afectar a nivel emocional. En este sentido, los tratamientos aplicados en Minifiv suponen  una ventaja, ya que se caracterizan por la estimulación ovárica suave con menores dosis de medicación hormonal.

Si quieres conocer otras ventajas del tratamiento de miniFIV, puedes consultar este enlace.

A continuación os dejamos algunos consejos que pueden ser útiles para que el estado de ánimo no se vea afectado:

Buscar el apoyo de la pareja: algunas relaciones de pareja se ven afectadas durante los tratamientos reproductivos. Para afrontar este tipo de tratamientos, es fundamental que la pareja esté fuerte y os apoyéis mutuamente

  • Obtener información de expertos: entender la infertilidad y los tratamientos reproductivos es de gran ayuda en la búsqueda del embarazo.
  • Entretenimiento y ocio: darle vueltas y vueltas no va a ayudaros a lograr el embarazo. Es importante estar informados y pensar detenidamente en ello pero no focalizar toda la energía en el bebé. Es importante mantenerse ocupados, pensar en otras cosas, relajarse y seguir disfrutando de la vida.
  • Positividad: el optimismo es algo muy fácil de decir pero complicado de aplicar cuando estamos ante un problema como la infertilidad. Sin embargo, hemos de saber que la negatividad no nos lleva a ningún lado y esforzarnos por mantener la actitud positiva.
  • Hacer frente a los momentos difíciles: amigas que están embarazadas, parejas con recién nacidos, preguntas de familiares y amigos, etc. son algunas de las situaciones que pueden hundirnos emocionalmente. Es importante aprender a controlar estos momentos para que no nos afecten ni causen sentimientos de culpa, frustración o dolor emocional.

Minifiv cuenta con una experta en psicología reproductiva que os acompañará durante todo el tratamiento.

Resolverá vuestras dudas y os ayudará a sobrellevar el tratamiento de la mejor forma posible, controlando las emociones y afrontando los resultados tanto positivos como negativos para cuidar vuestro estado de ánimo en todo momento.

Источник: https://www.minifiv.es/blog/apoyo-emocional-reproduccion-asistida

Recomendaciones emocionales para pacientes de reproducción asistida ante la Covid-19

Las emociones en los tratamientos de fertilidad

Desde FIVClínic os hacemos llegar unas recomendaciones emocionales para todos los que en estos momentos de pandemia por Covid-19 estéis inmersos en un tratamiento de reproducción asistida.

El objetivo de estas recomendaciones, respaldadas por el grupo de interés de Psicología de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), es asesorarte para poder afrontar en mejores condiciones personales la situación de pandemia tan excepcional que estamos viviendo.

Antes de comenzar con las recomendaciones emocionales, nos gustaría destacar porque es importante que leas este post.

En primer lugar, debemos recordar que tanto el diagnóstico de infertilidad como sus tratamientos son per se situaciones con un gran impacto emocional en el ciclo vital y que afectan todas las esferas de la vida.

Por lo tanto, ya partimos de una situación recién llegada para unos o conocida para otros, que pone en alerta todos nuestros mecanismos de afrontamiento.

A esta situación le debemos añadir la incertidumbre de no saber cuándo ni cómo se reanudarán los tratamientos de las clínicas y servicios de reproducción asistida debido a la pandemia del Covid-19.

Así pues, todos estos cambios pueden generar emociones, pensamientos y conductas que no nos ayuden a afrontar eficazmente este momento de crisis.

O, incluso, que no favorezcan nuestro estado de salud físico y emocional, tan importante para conseguir el éxito de los tratamientos de reproducción asistida. Ahí van nuestras recomendaciones emocionales.

● Pacientes que iban a iniciar el tratamiento o que han tenido que posponer el inicio de un nuevo ciclo.

El objetivo es convertir el tiempo de espera en tiempo útil para optimizar nuestro estado físico y emocional. Así nos preparamos para estar en las mejores condiciones para cuando iniciemos un nuevo tratamiento.

Por ejemplo, podemos aprovechar para mejorar nuestros hábitos alimenticios, nuestro descanso, realizar ejercicio físico y meditar de manera regular. Todas estas recomendaciones nos ayudarán a tolerar mejor los efectos de la ansiedad generada por la situación que estamos viviendo.

Además, ejercerán un efecto beneficioso sobre nuestras hormonas, reduciendo el estrés y la ansiedad. Por lo tanto, podemos entender esta parada «forzosa» como una parada para coger impulso para alcanzar nuestro objetivo.

● Pacientes que estaban en tratamiento y han tenido que vitrificar óvulos o embriones.

El objetivo es cultivar en uno mismo un estado de calma, serenidad y optimismo. Para nadie esta nueva situación era esperada y deseada.

Una vez ya ha pasado el primer impacto y hemos empezado a adaptarnos a la «nueva realidad» podemos aprovechar este tiempo para disfrutar de aquellas cosas que habíamos dejado en segundo lugar a raíz del tratamiento. Por ejemplo, podemos recuperar elementos «amortiguadores» o «reforzadores» que nos hacían sentir bien.

Eso sí, deben adaptarse al confinamiento en casa (hobbys, cursos o lecturas pendientes, retomar alguna actividad física relajante como el yoga o pilates, tener más contacto con amistades y familia…).

En definitiva, el mensaje es focalizar nuestras energías en lo que podemos gestionar actualmente y que nos hace sentir mejor. Incluso, plantearnos el confinamiento con un momento de crecimiento personal y emocional, que nos ayuda a adquirir serenidad para afrontar el siguiente tratamiento.

● Pacientes en betaespera o embarazadas.

El objetivo es seguir las recomendaciones de las organizaciones sanitarias para evitar los contagios y mantener la seguridad de todos los ciudadanos. Todavía nos queda mucho por saber sobre el comportamiento del virus.

En principio, las embarazadas no presenten una mayor susceptibilidad para contraer coronavirus. Por tanto, no hay motivo para angustiarse. Recomendamos seguir con las medidas de autoprotección.

Y, en la medida de lo posible, manteniendo un estado de ánimo proactivo, pensando en positivo y aprovechando este tiempo para cuidarse mucho.

● Fomenta la resiliencia.

La resiliencia es la capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente a situaciones adversas. Podemos tomar este tiempo de confinamiento como un tiempo de pasividad y sentirnos víctimas pasivas ante la situación.

O, por el contrario, vivirlo como una oportunidad de aprendizaje de vida. Una oportunidad que conlleve un crecimiento personal y nos haga sentir activos ante lo que nos sucede. Este proceso se basa en la idea de que no podemos controlar lo que sucede.

Pero si podemos elegir intentar controlar cómo respondemos ante las situaciones. ¿Cómo lo podemos hacer?

En ese sentido, por ejemplo, podemos ponernos pequeñas metas diarias o semanales. Podemos evitar transmitir mensajes negativos, priorizar otros temas de conversación más allá del Covid-19, mantener rutinas o un horario, dedicar tiempo de calidad a rutinas familiares…

● Fomenta el pensamiento positivo.

Focalizando nuestra atención en los aspectos positivos que seguro que también conlleva esta situación. Como, por ejemplo, pensar en la solidaridad de la gente, en la creatividad, las iniciativas individuales y colectivas que han surgido para superar esta crisis. ¿Cómo lo podemos hacer?

Repetirnos auto mensajes positivos. Recordando otras crisis superadas. Manteniendo nuestro cuerpo y mente activos. Practicando meditaciones, visualizar recuerdos felices o proyectos futuros a desarrollar…

● Relájate y distráete.

Aprende o profundiza en la técnica que más te guste o te funcione para relajarte: respiraciones profundas, yoga, meditación, actividades o movimientos que nos hagan sentir bien. También puedes intentar relajarte a través de la práctica de ejercicio físico, sobre todo si tu confinamiento es preventivo.

Usa el sentido del humor. El humor es una emoción que te ayudará a reducir la angustia y mantener el miedo (otra emoción) a raya.

● Búscale la parte positiva.

Por último, aprovecha este momento para parar y reflexionar sobre tus prioridades y los próximos pasos que quieres dar. Por ejemplo, valora la empatía y solidaridad de mucha gente conocida y desconocida. Recuerda que sólo se trata de una situación temporal, pasada la cual todos habremos aprendido muchas cosas, tanto de los demás como de nosotros mismos.

Marta Garcia. Psicóloga consultora de FIVclínic.

Источник: https://fivclinic.es/es/recomendaciones-psicoemocionales-para-pacientes-de-reproduccion-asistida-ante-el-covid-19/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: