Lenguaje Baby-Sign: enseñar signos a bebés

Baby Sign: Qué es y en qué consiste

Lenguaje Baby-Sign: enseñar signos a bebés

La comunicación en los bebés comienza con pequeños ruidos, gestos y llantos. Los más pequeños no pueden expresarse hablando pero tienen otras maneras de hacerlo. El lenguaje Baby Sign es un sistema de gestos estructurado que favorece la atención de los niños, su psicomotricidad y su desarrollo intelectual. 

Desde que nacen, los bebés tienen la necesidad de comunicarse. El lenguaje es la capacidad que tenemos para expresar nuestros pensamientos y sentimientos.

Es algo innato y, por eso, es natural que los bebés también deseen expresarse.

Reír, gritar, llorar, chillar o mover las manos son algunos de los gestos más habituales en los bebés pero muchas veces, los adultos no entendemos qué quieren expresar con estos gestos o qué les pasa.

¿Qué es el Baby Sign o Baby Signing?

El Baby Sign es una técnica que consiste en enseñar signos, señas o una serie de gestos a los bebés para que puedan comunicar sus necesidades y deseos básicos mucho antes de que puedan hablar.

Este tipo de lenguaje, según varios estudios, favorece la adquisición del lenguaje oral, y no la retrasa.

Muchos pueden pensar que están enseñando a sus bebés a comunicarse a través de signos y van a acostumbrarse a expresar sus necesidades de esa manera en lugar de aprender a hablar.

Sin embargo, está comprobado que los bebés que comienzan a usar la lengua de signos suelen empezar a hablar antes que el resto. Además, obtienen una puntuación mayor en algunos test de inteligencia y aprenden mejor nuevos idiomas.

Algunos de los signos del Baby Sign es parecido a la lengua de signos para personas sordomudas.Los bebés aprenden estos gestos a base de repetición mientras se habla, o mostrándolos imágenes y relacionándolos con los signos.

Hay un Baby Signs oficial, del que puedes comprar libros y material educativo, pero también puedes inventarte tú los signos.

Mientras te entiendas con tu bebé, lo importante es la comunicación

En todas las culturas utilizamos gestos para expresar algunas ideas. Por ejemplo, ponemos nuestra mano en la oreja con el pulgar y el meñique extendidos para indicar que nos hablen por teléfono o también es muy habitual colocar nuestro dedo índice sobre los labios para expresar silencio.

Esto es una realidad, la comunicación no verbal representa el 80% de nuestra comunicación. Los bebés de todo el mundo están al día de los gestos, por eso señalan con el dedo, dicen adiós o mandan besos con sus manos desde muy pequeños.

Los bebés pueden aprender a utilizar mucho antes sus manos que su voz, con lo cual, es más fácil que a los 9 meses nos digan que quieren comer a través de un signo que diciendo la palabra comida o hambre.

Canal de Baby Einstein

En Internet existen numerosas fuentes de información y recursos para comenzar con el Baby Sign.

Según publica la web ‘Háblame con las manos’: “Un bebé que signa está ejercitando la comunicación, expresando sus necesidades, compartiendo sus sentimientos y llamando a los objetos por su nombre.

 El ejercicio que hacen a nivel mental es increíble, lo que supone que más adelante solo tengan que incorporar las palabras de manera verbal”.

¿A partir de qué edad se puede enseñar el Baby Sign?

Los bebés con 6 meses ya pueden comenzar a aprender a repetir algún gesto, pero en particular, cuando el niño pueda permanecer sentado por sí mismo y comience a realizar algunos signos, como señalar, aplaudir, saludar… será el momento más óptimo para repetir con más frecuencia estos signos.

Más imágenes en babysignlanguage.com

El origen del Baby Sign

El especialista en desarrollo infantil e intérprete en lenguaje de sordos americano, Joseph García fue quien comenzó la investigación sobre la posibilidad de enseñar a los niños la lengua de signos.

Más tarde, las psicólogas Linda Acredolo y Susan Goodwyn, adaptaron la lengua de signos de adultos a los niños. Según el portal codigomente.

com, ambas profesionales estudiaron varios bebés de 11 meses, en un grupo de bebés que signaba con otro que no, monitorizaron su aprendizaje del habla hasta los 3 años y sus conclusiones fueron que los niños que signaban, tenían significativos avances en comparación con los que no, así como mayores habilidades en el lenguaje y en la compresión.

Muchas son las personas que cada día se unen al Baby Sign, un método que hará poder tener una comunicación con nuestros hijos. 

Источник: https://www.gndiario.com/baby-sign-lengua-signos-bebes

Estos son los 9 primeros signos que puedes enseñar a tu bebé

Lenguaje Baby-Sign: enseñar signos a bebés
Skip to content

Mi mujer es intérprete de Lengua de Signos Española (LSE) y tanto yo como mis hijos hemos tenido la grandísima suerte de sumergirnos en este maravilloso mundo cuando eran bien pequeños. Cuando hablamos de lengua de signos para bebés a muchos padres les extraña y la pregunta que se suelen hacer es:

La principal razón es que un bebé de 7 o 9 meses comprende muchas palabras y, a nivel cerebral es capaz de repetirlas mentalmente, pero su boca, lengua y cuerdas vocales no tienen todavía la fuerza o destreza necesarias para poder hablar.

En cierto sentido sus palabras están atrapadas en su cerebro y no son capaces de darles salida hasta aproximadamente los 18 meses de edad en los que pueden comenzar a hablar.  Sin embargo, el bebé comienza a tener destreza en las manos y brazos muchos meses antes (alrededor de los 8 o 9 meses de edad) y eso les permite comunicarse de una manera eficiente utilizando signos.

Hay otras razones importantes aunque las he ordenado de menos a más importantes según mi punto de vista:

1. Porque algunos estudios sugieren que aprender a comunicarse con lengua de signos puede contribuir a adquirir antes el lenguaje así como un mayor desarrollo intelectual cuando el niño tiene 5 o 7 años de edad.

2. Porque cuando hablamos de ayudar a un niño a desarrollar un apego seguro hablamos de que una de las características más importantes consiste en atender sus demandas y necesidades y para ello es importante entender lo que nos quiere decir.

3. Porque ayuda en muchos momentos a reducir la frustración que sienten los bebés entre 9 y 18 meses de edad al poder transmitir lo que quieren a sus padres de una manera que nosotros podemos entender.

4. Porque es divertido y una manera genial de empezar a comunicarte con tu hijo y conocerlo y comprenderlo como podéis ver en este vídeo en el que podéis ver un bebé de 10 meses con un vocabulario amplísimo.

cute signing baby!…baby sign language

Lo ideal es comenzar a hacer algunos signos a partir de los seis meses para que el bebé comience a entender que hay una relación entre algunos sonidos (como por ejemplo pecho), algunos objetos o situaciones (como por ejemplo la teta de mamá o tomar el pecho) y un movimiento de las manos en particular.

De esta manera, el bebé comenzará a hacer la asociación en su cerebro y cuando sus manos estén preparadas para “signar” el bebé podrá comenzar a comunicarse.

A partir de los 9 meses es cuando la mayoría de bebés están preparados para utilizar los primeros signos. Aunque podemos empezar a acostumbrarlos desde antes, también es cierto que a esta edad aprenden los signos muy rápido, en unos pocos días porque su cerebro ya está preparado para utilizar las manos con la suficiente destreza.

Muchos niños seguirán utilizando las señas hasta los 18 meses, que es cuando empiezan a ser capaces de verbalizar esas poquitas palabras, lo que os ofrece un periodo de 9 meses de una comunicación más fluida que si el bebé no hubiera aprendido este lenguaje.

1. Cuando digas la palabra haz tú el gesto, el signo correspondiente a la palabra.

2. Inmediatamente dale el estímulo del que has hablado (más comida, biberón o el pecho, por ejemplo)

3. Cuando hagas el signo hazlo en un tono positivo sonriendo

4. Estate atenta cuando tu bebé comience a imitar el gesto. Las primeras veces será solo un esbozo, un movimiento poco coordinado, pero si crees que está intentando signar la palabra, refuérzalo. ¿Cómo? Repitiendo el signo y verbalizándolo y acto seguido dándole lo que pidió.

5. Puedes ayudarle a hacer algún gesto, como a mover las manos (como entrenándolo). ¿Cómo?

– Primero dices tu la palabra con el signo.

– Repites la palabra y le ayudas a hacer el signo.

– Repites la palabra con el signo.

Aquí os he dejado los primeros signos que podéis enseñar a vuestro bebé. He elegido estos porque son los más prácticos, los que expresan deseos o necesidades muy básicas, las que tienen los bebés de esa edad.

1. Teta (o leche de la teta)

Un signo importantísimo para todos los niños que toman el pecho.

Teta – Lengua de signos para bebés

2. Biberón

Para los que toman pecho y biberón o sólo biberón.

Biberón – Lengua de signos para bebés

3. Este es el signo de comer

A esta edad la mayoría de niños ya combinan la leche con otro tipo de alimentos, así que la palabra comer la tienen bien interiorizada (aunque no sepan decirla)

Comer: Lengua signos para bebés

4. Más

Se suele decir que la primera palabra que aprenden a verbalizar los niños es mamá, aunque la verdad es que la mayoría aprenden a decir antes la palabra “Más”. Es más corta e importante para pedir más comida.

Más – Lengua de signos para bebés

5. Ya no quiero más

Tan importante como ser capaz de decir más es saber decir ya no quiero más.

Curiosamente muchos de los padres que insisten a sus hijos para que coman un poquito más, cuando el niño no sabe hablar (aunque hace todo tipo de gestos y expresiones que indican que no quiere más) dejan de hacerlo cuando el niño hace este signo. De alguna manera se dan cuenta de que el niño tiene claro lo que quiere

No quiero más – Lengua de signos para bebés

7. Dormir

Estoy cansado/quiero dormir – Lengua de signos para bebés Jugar – Lengua de signos para bebés

9. Quiero salir a la calle

¿Por qué no? Comienza el buen tiempo…el niño comienza a caminar y quiere ir de paseo con mamá o acercarse al parque. Si antes de cada paseo le enseñas el lenguaje de signos a tu bebé, el niño comenzará a hacerlo cuando quiera ir a la calle o cuando esté de acuerdo contigo en salir a pasear si se lo propones.

Por Álvaro Bilbao. Autor de El cerebro del niño explicado a los padres.

Soy Álvaro Bilbao, doctor en psicología y neuropsicólogo, pero, sobre todo, padre de 3 niños. Me he formado en el Hospital Johns Hopkins y el Kennedy Krieger Institute. He colaborado con entidades como la OMS y el Chidren Center de Nueva York. Soy también autor del bestseller «El cerebro del niño explicado a los padres» (traducido a 14 idiomas) y del curso online «Educar en positivo».

Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias, en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Si continúas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Puedes configurar o rechazar la utilización de cookies u obtener más información aquí.

Источник: https://alvarobilbao.com/estos-son-los-9-primeros-signos-que-puedes-ensenar-a-tu-bebe

Signos para bebés: comunícate mucho antes de que desarrolle el habla

Lenguaje Baby-Sign: enseñar signos a bebés

Hoy vengo a hablaros de algo que me apasiona y que descubrí con mi hija mayor cuando tenía alrededor de un año: la baby signs language.

La verdad es que todo fue casi por casualidad, y quién me iba a decir a mí en aquel entonces que aquella técnica de la que nunca había oído hablar antes me iba a dar tantas satisfacciones.

El poder comunicarnos con nuestra pequeña antes de que no hubiera desarrollado el lenguaje oral, el saber cómo veía el mundo, qué pensaba y pasaba por su cabecita fue una experiencia maravillosa que recomiendo a todas las familias.

Un bebé desea comunicarse desde que nace. De hecho, como los bebés humanos nacemos muy desvalidos si nos comparamos con otras especies (en otro artículo hablaremos de la exterogestación o los “segundos nueve meses”), necesitamos de los cuidados de nuestros progenitores para sobrevivir.

Los padres vamos desarrollando poco a poco habilidades para descifrar lo que necesitan nuestros bebés, aprendemos a interpretar sus señales en base a la experiencia del día a día, pero necesitamos esperar entre uno y dos años para poder comunicarnos con ellos de forma efectiva.

Hay ocasiones en las que escuchamos el llanto continuado de nuestro bebé, y por mucho que probemos de todo o pasemos nuestra “check-list de revisión” (hambre, frío, calor, sueño, pipí, popó, dolor de tripita, etc.), no logramos adivinar lo que le pasa, comenzamos a ponernos nerviosos e incluso contagiamos ese estado de ansiedad al peque. ¿Te suena?

Son algunos momentos que aunque duren solo unos minutos nos desesperan un poco, esos momentos en los que desearíamos encontrarnos una lámpara maravillosa, de esas que frotas y sale un genio dispuesto a concedernos tres deseos.. ¿Cuál crees que sería el primero?

¡Ojalá mi bebé pudiera hablar para decirme lo que le pasa!

Si estás leyendo estas líneas estás de enhorabuena, ¡porque puedes conseguirlo!

Qué es el Baby Signing

El baby signing, (o signos para bebés), es una técnica que nos permite establecer una comunicación temprana con nuestro bebé mucho antes de que desarrolle el habla.

Surgió en EEUU en la década de los ochenta, (en realidad hay también algunos estudios de los años sesenta), por lo que aunque a veces se conoce poco, hay muchísimas investigaciones que avalan sus resultados, (más de treinta años de experiencia).

¿Has visto la película “Los padres de él”? Seguro que sí, esa comedia norteamericana en la que Robert de Niro interpreta a un ex-agente de la CÍA un tanto peculiar. Pues en la película enseña a signar a su nieto, seguro que no habías reparado en ello:

El Dr. Joseph García y las profesoras Linda Acredolo y Susan Goodwyn llevaron a cabo numerosos estudios en la década de los ochenta y noventa.

Observaron algo fascinante: los bebés de padres no oyentes, a los que sus papás signan desde que nacen, se comunican más fácilmente que los bebés de padres oyentes, son más tranquilos y sufren menos frustraciones y rabietas.

¿Por qué? Porque pueden expresar sus necesidades sin tener que recurrir al llanto. De hecho, alrededor de los nueve meses, muchos bebés pueden llegar a entender y comunicar hasta 75 conceptos diferentes a través de los gestos, ¡utilizando sólo sus manitas! ¿Cuántas palabras balbucea su bebé a esta edad? ¿Mamá? ¿Papá? ¿Agua?

Gracias a sus investigaciones demostraron que es posible enseñar gestos del lenguaje de signos a bebés oyentes, ofreciéndoles una herramienta que sirve de puente de comunicación hasta la aparición del habla (¡y mucho más allá!).

Una lengua internacional

Nació así la Baby Signs Language, que se extendió a muchos países del mundo gracias a las enseñanzas que transmitieron (y los best-sellers que publicaron).

Hoy en día se utiliza incluso en las escuelas infantiles. Imagínate el trabajo de una educadora en un aula llena de bebés. Uno puede estar incómodo porque tiene el pañal húmedo, otro porque tiene hambre, otro sueño… El llanto también es contagioso y el trabajo puede llegar a ser muy estresante, (a mí desde luego me parece admirable).

El poder ofrecerles una herramienta de comunicación para que expresen sus necesidades hace que el ambiente sea mucho más tranquilo y que además se refuerce el vínculo con la maestra.

Niño haciendo el signo de “más” en el Peterson’s Child Development Center, (EEUU)

Lo maravilloso de todo esto es que un bebé puede empezar a signar desde aproximadamente los seis meses, más o menos en la misma época en la que comienza a mantenerse sentado, a comer sólidos y a mostrar mucho más interés en comunicarse.

En todas las culturas enseñamos a los bebés a señalar cositas, decir “adiós” con sus manitas y tirar besitos, ¿verdad? Pues de la misma manera podemos enseñarles muchos más gestos sencillos para que puedan comunicarnos sus necesidades básicas y deseos.

Si los padres tenemos constancia todos los bebés aprenden a signar, sólo hace falta muchas ganas y paciencia para esperar a ver resultados.

Nos pasamos alrededor de un año hablando a nuestros bebés antes de escucharlos pronunciar la primera palabra y en ese momento “se nos cae la baba” de emoción, pues con los signos es lo mismo.

El día que hacen su primer signo para comunicarnos algo sientes una sensación increíble, y puede que tenga solo seis meses, ocho, o más, pero desde luego es el momento en que piensas que el esfuerzo ha merecido la pena, y te preguntas todo lo que te has perdido si hubieras comenzado antes…

¿Y cómo son los gestos de la Baby Signs Language?

Pues en realidad podemos elegir los que queramos, incluso podríamos inventarnos los nuestros propios en la familia. Pero si nos basamos en un sistema que ya exista estaremos ofreciendo una enseñanza muy valiosa a nuestros peques que quién sabe hasta dónde les servirá en la vida.

Cuando empecé a formarme como instructora pensaba que la lengua de signos era universal, qué inocencia la mía.

El ser humano tiene una riqueza cultural inmensa y del mismo modo que no hablamos todos esperanto, es normal que cada región haya desarrollado su propio sistema de comunicación no verbal.

La buena noticia es que la mayor parte de lenguas de signos derivan de la francesa, así que muchos gestos se parecen.

En el caso de los bebés, la que más se ha extendido en diversos países es la basada en los gestos de la lengua de signos americana (American Signs Language o ASL), ya que todas las investigaciones se dieron allí y hay muchísimo material para enseñar a los bebés de forma divertida, (flash-cards, canciones, cuentos…)

En su día reflexioné mucho sobre este tema, ya que yo podía haber enseñado a mi hija un sistema basado en la Lengua de Signos Española (LSE), y es algo que genera a veces pequeños debates, pero finalmente yo siempre hago la misma pregunta a los padres que vienen a mis cursos como alumnos:

¿Qué objetivo quieres conseguir?

  • Si hay alguna persona con dificultades de audición en la familia o entorno cercano, (por ejemplo el peque va a una escuela infantil con integración), está claro que debes utilizar la de tu país, y además aprenderás la lengua de signos completa, con su gramática, reglas, etc.
  • Si lo que quieres es ofrecer una herramienta que te sirva como puente de comunicación, elije la que quieras. La Baby Signs Language está basada en la ASL, que tiene muchos más hablantes en diversos países del mundo, y además tiene el beneficio añadido de que puedes estimular el bilingüismo desde edades tempranas, que ya sabemos lo que nos cuesta aprender idiomas de adultos.

En mi caso como formadora, tengo alumnos en casi todos los países hispanohablantes, por lo que para mí es importante tener una coherencia internacional, y además muchas veces vienen familias multiculturales que están muy interesadas en los signos precisamente porque hacen de “traductor simultáneo”, así que están encantadas con este punto. El niño llega a interiorizar el concepto en el signo, y luego sabe que puede pronunciarse de una u otra manera según el idioma hablado. ¡Si lo ves en directo es realmente asombroso!

Si quieres saber un poco más sobre este apasionante recurso comunicativo, te invito a que veas en diferido el Seminario online que hicimos en Criar con Sentido Común (es gratuito para quienes forman parte de la comunidad), y mientras tanto si quieres puedes descargarte mi mini ebook “Empieza a signar con tu hijo” donde podrás aprender algunos signos e ir probando la experiencia.

Me despido con este precioso vídeo de Laura Berg de My Smart Hands enseñando a signar a su hija cuando era un bebé.

¿Te animas a aprender y adentrarte en el maravilloso mundo de la comunicación temprana con tu peque? Es una preciosa forma de reforzar el vínculo afectivo y la complicidad en la familia que recordaréis toda la vida.

Foto | Andrea Ferreira en Flickr

Autor/a

Источник: https://www.criarconsentidocomun.com/signos-bebes-comunicate-mucho-desarrolle-habla/

Laura Escanes utiliza el lenguaje de signos para comunicarse con su bebé de ocho meses: en qué consiste y qué beneficios tiene

Lenguaje Baby-Sign: enseñar signos a bebés

Los bebés están deseando comunicarse desde que nacen, y de hecho lo hacen con todas las herramientas que tienen a su alcance: miradas, sonrisas, gorjeos, balbuceos.

Los padres vamos aprendiendo poco a poco a reconocer e interpretar sus señales, pero hay ocasiones en las que les escuchamos llorar y no logramos adivinar lo que les sucede, ellos se frustran por esa falta de comunicación y a nosotros se nos hace muy duro escucharles y también nos ponemos nerviosos.

A partir de los seis meses podemos ayudarles a comunicarse con el método «Baby Signs Language» (Lenguaje de Signos para Bebé).

Tal y como explica la influencer Laura Escanes en su cuenta de Instagram, el Baby Signs le permite establecer una comunicación temprana con Roma, su bebé de ocho meses, a través de gestos sencillos que ella puede realizar con sus manitas, cuando aún no ha aprendido a hablar.

Pero, ¿en qué consiste esta herramienta? ¿A partir de qué edad se puede empezar a utilizar? ¿Cómo puede ayudarnos?

Las ventajas del 'Baby Sign', según Laura Escanes

El llamado lenguaje de signos para bebés nació en el sigo XX, en la década de los 80, gracias al trabajo del Dr. Joseph García y las investigaciones de las profesoras Linda Acredolo y Susan Goodwyn.

Los creadores del método descubrieron que los bebés de padres no oyentes pueden comunicarse más fácilmente que los de padres que no tienen problemas de audición. Sobre los nueve meses, estos bebés pueden llegar a entender y a comunicar hasta 75 conceptos diferentes a través de los signos, usando solo sus manitas y sus gestos.

Sin embargo, es desde hace unos años cuando este método ha empezado a ser conocido y más cuando mamás famosas reconocen estar usándolo con sus hijos, como la mujer del controvertido presentador de televisión Risto Mejide.

Laura explica en sus stories de Instagram, en el destacado «Baby», que ha seguido un curso antes de empezar a poner en práctica este método, pues es importante que los padres aprendan a hacer los signos correctamente para que el bebé los aprenda bien.

Cuenta en el vídeo que hay muchas expresiones, como «más», «leche», «comer», «es la hora del baño», que el bebé puede comunicar mediante sencillos signos.

El ejercicio que realiza el bebé al comunicarse a través de signos es muy rico y le permite expresar sus necesidades y comunicar sus sentimientos. De hecho, nos muestra cómo hacer el signo de la leche, que su hija Roma ya ha empezado a usar cuando tiene hambre.

Foto: Laura Escanes haciendo el signo de leche

Y anima a sus seguidores a probar el método con sus bebés, asegurando que ella seguirá haciéndolo.

Todos son beneficios

Detrás de esta herramienta hay múltiples ventajas, según explica Ruth Cañadas, autora del libro «Lengua de Signos para bebés».

Según la experta, a los pocos meses empiezan a comunicarse a través de sus manos, dando palmas, diciendo adiós, señalando, haciendo caricias, tirando besos…

  • Con el uso de la lengua de signos o señas podemos potenciar esa capacidad que tienen para comunicarse, dándoles una herramienta para expresar conceptos básicos pero precisos, como decir galleta, en vez de señalar al lugar dónde está.
  • Potencia el vínculo emocional entre un bebé y su madre, porque la comunicación mejora en ambos sentidos. Las partes se sienten más comprendidas, reduciendo su frustración, y favoreciendo la autoestima del bebé.
  • Se estimula el aprendizaje de la lengua hablada, ya que el uso de signos en la comunicación con un bebé no interfiere en su desarrollo de la lengua oral. De hecho, los bebés que signan empezarán a hablar antes que los niños que no lo hacen.
  • Se favorece el desarrollo intelectual y de la coordinación visual y muscular.

Respecto a ¿Cuándo comenzar?, los expertos señalan que es a partir de los seis meses cuando los bebés pueden empezar a signar.

Ruth Cañadas explica que los padres pueden saber cuándo su bebé está listo para aprender el lenguaje de signos de manera similar a cuándo descubren si es el momento de comenzar con la alimentación complementaria: si empieza a mantenerse sentado, a señalar cosas que quiere, a desarrollar el movimiento de la pinza de los dedos índice y pulgar, muestra interés en comunicarse, se fija en lo que hacemos e intenta imitarnos.

Fotos | Instagram Laura Escanes

En Bebés y Más | Cómo aprenden a hablar los niños: el desarrollo del lenguaje mes a mes en el primer año del bebé, La forma de comunicarse de los bebés, Desarrollo del lenguaje en el niño: nueve signos que deben ponernos en alerta

Источник: https://www.bebesymas.com/desarrollo/laura-escanes-utiliza-lenguaje-signos-para-comunicarse-su-bebe-ocho-meses-que-consiste-este-metodo

Baby Signing: ¡aprende a comunicarte con tu bebé!

Lenguaje Baby-Sign: enseñar signos a bebés

El Baby Signs Language es una técnica de comunicación temprana con bebés y niños que sirve de puente de comunicación antes del desarrollo del habla. Está basada en gestos sencillos que los pequeños pueden hacer con sus manitas desde aproximadamente los seis meses, y que tienen su origen en las lenguas de signos.

Aunque, en España, esta técnica todavía se conoce poco, no se trata de una nueva moda o de un descubrimiento reciente. Las primeras investigaciones datan de los años sesenta, y hubo un gran auge en EE.UU. durante las décadas de los ochenta y noventa, especialmente, gracias a los trabajos del doctor Joseph García y las profesoras Linda Acredolo y Susan Godgyn.

Ellos observaron algo fascinante: los bebés que nacen en familias de padres sordos, que observan signar a sus progenitores prácticamente desde que nacen, logran comunicarse más fácilmente que los bebés de padres oyentes, y sufren menos frustraciones.

¿Por qué? Porque pueden expresar sus necesidades sin tener que recurrir al llanto. De hecho, descubrieron que, alrededor de los nueve meses, los bebés pueden llegar a entender y comunicar hasta 75 conceptos diferentes a través de los gestos, utilizando solo sus manitas.

¿Existe una edad ideal para enseñar al bebé la lengua de signos?

Nunca es demasiado pronto ni demasiado tarde. Desde mi experiencia en los cursos con familias, he tenido como alumnos a papás con bebés de apenas dos meses (o incluso mamás embarazadas) hasta otros con niños de más de dos años. En realidad, lo más importante son las ganas que tengamos de aprender y lo constantes que seamos.

Si queremos hablar de un rango de edad ideal para aprender esta técnica, podríamos decir que está entre los 6 y los 18 meses. En la red, pueden encontrarse vídeos de bebés signando con apenas dos o tres meses (son casos excepcionales), aunque lo normal es empezar a partir de los seis, cuando comienza el desarrollo de las habilidades motoras finas.

¿Cómo podemos saber si el bebé está preparado para aprender a signar?

A la hora de decidir si es buen momento para enseñar al bebé a signar, debemos observar al pequeño, descubrir cuáles son sus capacidades y qué es lo que más le atrae según la etapa de desarrollo en la que se encuentra.

Curiosamente, los hitos para comenzar con este tipo de comunicación coinciden con las señales de que el bebé está preparado para iniciar la alimentación complementaria: fundamentalmente, que haya un control total del tronco para mantenerse sentado en equilibrio, y que empiece a señalar y a practicar la pinza con los dedos índice y pulgar.

Estos son los principales puntos que hay que observar en el bebé:

  • Puede mantenerse sentado sin apoyos. De este modo, podrá tener las manos libres para utilizarlas según su voluntad.
  • Señala con el dedo índice los objetos que quiere.
  • Puede agarrar cosas con sus manitas y las manipula.
  • Le gusta observarnos e interacciona de forma visual.
  • Intenta repetir los gestos que hacemos. Por ejemplo, cuando sacamos la lengua o aplaudimos.
  • Está interesado en comunicarse.

¿Cómo podemos enseñar a signar al bebé? ¿Con cuántas palabras se suele empezar?

El secreto está en introducir los signos en el día a día de forma natural y dejar que todo fluya, disfrutando del proceso de aprendizaje y sin marcarnos objetivos a corto plazo que puedan estresarnos o querer tirar la toalla pensando que esta técnica no funciona o, lo que es peor, presionando al bebé.

Particularmente, yo recomiendo elegir pocos signos para empezar: 2, 3, 5, a lo sumo 10. De esta manera, se evita sobreestimular al bebé, aunque tampoco hay problema en incorporar más signos si se ve que el pequeño está preparado.

Normalmente, se comienza con aquellos signos relacionados con las rutinas y las necesidades básicas, como leche, baño, cama, pañal, comer, beber, jugar, leer, mamá, papá, etc.

Una vez que los hemos elegido, hay que aprenderse bien los gestos y signar cada vez que pronunciemos la palabra. Esto es muy importante, porque, a la vez que signamos, estamos estimulando el lenguaje oral.

La idea es hacer el signo en el momento de la acción. Así, el bebé asociará el significado al signo. Me explico: no tiene mucho sentido hacer el gesto de bañarse estando en el parque.

El bebé no captaría el significado y podríamos confundirle.

Respecto a la evolución del aprendizaje, el plazo es muy variable y depende sobre todo del momento madurativo del pequeño y del nivel de exposición a los signos. Pueden pasar dos o tres meses hasta que veamos los primeros resultados (o incluso seis), algo que sucede, normalmente, en torno a los diez y los 14 meses de edad del pequeño.

Del mismo modo, no es lo mismo si signa solo un progenitor, si lo hacen los dos, si se implica al resto de familiares o si signan también otros cuidadores o en la escuela infantil. Eso sí, una vez que el bebé hace el primer signo y se da cuenta de que puede comunicarse, el aprendizaje suele ser exponencial.

Mi hija llegó a aprender unos 250 signos, con la correspondencia entre la palabra en castellano e inglés.

¿Qué signos son los más básicos y fáciles de enseñar a los niños? ¿Nos podrías dar algunos ejemplos?

Normalmente, lo más sencillo es comenzar con los signos de las rutinas, ya que, de este modo, nos aseguraremos de que habrá un momento en el día en el que podamos signar la palabra de forma natural.

Todos los bebés son lactantes, así que el primer signo que suelen aprender es el de la leche, que se representa abriendo y cerrando la mano, como si estuviéramos ordeñando una vaca. Es muy bonito poder detectar cuándo los bebés tienen hambre antes de que nos hagan llegar otras señales, como pequeños llantos.

Los bebés también suelen echar varias siestas al día. Por lo tanto, cuando estamos en casa y llega la hora de dormir, podemos agacharnos a la altura del bebé para establecer una comunicación visual, mirarle fijamente y preguntarle: “¿Vamos a la cama?”, mientras repetimos el signo inclinando la cabeza sobre nuestras manos.

Otro signo muy útil es el de comer, moviendo la mano como si nos lleváramos un puñado de comida a la boca, un gesto universal que hacemos incluso los adultos.

¿Cuáles son los beneficios del Baby Signing para los bebés?

El Baby Signing nos puede hacer vivir momentos maravillosos con nuestros pequeños y crear preciosos recuerdos. Pero, además, tiene muchos beneficios:

– Reduce frustraciones y llantos. Los padres solemos desarrollar un sexto sentido para interpretar las señales de los bebés, pero hay ocasiones en las que no logramos adivinar lo que les pasa para poder calmarles.

Los peques se frustran por el hecho de no ser capaces de comunicarnos lo que les sucede, y nosotros nos ponemos nerviosos, por lo que la tensión aumenta.

Con los signos, podremos ahorrarnos muchas situaciones de este tipo.

– Refuerzo del vínculo afectivo.

El hecho de tener una herramienta para poder entender a nuestros bebés, saber lo que les pasa, cómo ven el mundo, es algo maravilloso, que repercute directamente en el vínculo afectivo, los lazos de unión y la complicidad en la familia. Esto es especialmente bonito en el caso de los papás, ya que las madres comenzamos a desarrollar el vínculo desde el embarazo y ellos lo van creando después del nacimiento.

– Desarrollo del lenguaje oral. Los niños que signan suelen desarrollar antes el lenguaje oral, ya que, para enseñar a signar, estamos continuamente repitiendo las palabras (mucho más que si no signáramos) y, por tanto, estamos exponiéndoles mucho más al lenguaje oral, algo que ellos aprenden por imitación.

– Bilingüismo. Exponer a los niños a otra fonética en los primeros años de vida es un gran regalo que les acompañará siempre, ya que su mente absorbente les permite aprender con mucha facilidad. De hecho, el desarrollo del lenguaje es uno de los períodos sensibles de los que hablaba Maria Montessori (como ventanas de oportunidad maravillosas para aprender).

– Refuerzo en los casos de necesidades educativas especiales. Cualquier niño que está aprendiendo a hablar puede beneficiarse del Baby Signing, pero, en el caso de niños con necesidades especiales, aún es más evidente cómo los signos pueden mejorar su capacidad lingüística.

En aquellos casos en los que se detecte algún retraso en el desarrollo del lenguaje, los signos pueden actuar como sistema aumentativo de comunicación. De hecho, es bastante común que los logopedas los utilicen.

De esta manera, se reducen frustraciones, al mismo tiempo que se aumenta la autoestima y la autoconfianza del niño, y se facilita su sociabilización y las relaciones positivas con su entorno.

¿Qué consejos das a los papás y las mamás que están interesados en enseñar la lengua de signos a su bebé?

Pues, en primer lugar, que se animen a probar, ya que es una experiencia maravillosa que todas las familias deberían disfrutar. Y, en segundo lugar, es importante que se informen bien, y, a ser posible, que acudan a un curso o taller con una instructora certificada.

Una vez que estén decididos a aprender, deberán elegir la lengua vehicular que van a utilizar. El Baby Signing es un sistema aumentativo de la comunicación: por un lado, pronunciamos la palabra y, por el otro, hacemos el signo.

Lo más extendido en la comunicación con bebés son los signos que proceden de la lengua de signos americana o ASL (American Signs Language), ya que la técnica se originó allí, y se estima que hay más de dos millones de signantes en diferentes países del mundo. También se pueden utilizar los signos procedentes de la LSE (Lengua de Signos Española) o de cualquier otra.

Hay familias que lo tienen muy claro y no lo dudan: quieren utilizar la lengua de signos de su país.

Pero a otras les interesa el debate, porque el hecho de emplear la lengua de signos americana favorece el bilingüismo desde edades tempranas, siendo una gran oportunidad para exponer a los niños a otro idioma, a escuchar otros fonemas, otra pronunciación, etcétera. Sea una u otra la lengua de signos elegida, el método es el mismo.

Míriam Escacena. Guía Montessori de Comunidad Infantil 
www.tuguiamontessori.comFundadora de la Asociación Entre Nubes y co-fundadora de Nimbé Aprendizajewww.asociacionentrenubes.com   https://nimbeaprendizaje.com

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/bebes/salud-bienestar/estimulacion/baby-signing-aprende-a-comunicarte-con-tu-bebe

Lenguaje Baby-Sign: enseñar signos a bebés

Lenguaje Baby-Sign: enseñar signos a bebés

Este tipo de lenguaje es la primera herramienta comunicativa eficaz para los bebés.

Por ello, es fundamental alejarse de la frustración que aparece, en muchas ocasiones, cuando no entendemos a nuestro hijo e intentar incorporar una forma básica del lenguaje de signos.

De esta manera, podremos favorecer una comunicación eficaz entre ambos reforzando así, el vínculo emocional entre madre e hijo.

El lenguaje es la capacidad que tenemos los seres humanos para expresar nuestros pensamientos y sentimientos a través de la palabra. Es algo innato y, por ello, es natural que los bebés también deseen expresarse.

Cuando empiezan a entender algunos conceptos sienten la necesidad de hacerlo.

Reír, gritar, llorar o mover las manos son algunos de los gestos más habituales en los bebés, sin embargo, a veces, los padres no logramos entenderlos bien.

Además, según algunos estudios, este lenguaje de signos favorece la adquisición del lenguaje oral, y no la retrasa. Está comprobado que los bebés que comienzan a usar la lengua de signos suelen empezar a hablar antes que el resto, obtienen una puntuación mayor en algunos test de inteligencia y absorben mejor nuevas lenguas.

Método Baby-Sign

A menudo, los bebés sienten rechazo por la falta de comprensión, que suele derivar, en la mayoría de las ocasiones, en llantos y berrinches. Sin embargo, si les facilitamos algunas palabras a través de distintos gestos, nuestro bebé podrá decirnos en todo momento lo que quiere, necesita o siente.

Al principio, enseñar a nuestro bebé el lenguaje Baby-Sign no parece una tarea sencilla, pues algunos niños tardan más que otros en reconocer y aprehender este tipo de lenguaje y, por ello, debemos tener paciencia.

Es cierto que lo ideal es enseñarle a nuestro hijo este tipo de lenguaje en torno a los seis meses de edad.

A partir de esta edad, algunos niños permanecen sentados por sí mismos y han comenzado ya a realizar determinados signos como saludar, aplaudir o señalar.

En este tipo de lenguaje se utilizan algunos signos similares a los de las personas sordomudas. Algunos signos pueden inventarse, ya que lo más importante aquí es la comunicación entre madre e hijo. Cualquier gesto que imite el significado de algunas palabras funcionará bien, como por ejemplo:

– “Comer”: colocar las puntas de los dedos sobre los labios.

– “Beber”: colocar el puño cerrado sobre los labios con el pulgar hacia arriba.

– “Dormir”: colocar ambas manos bajo la cabeza, girándola ligeramente hacia un lado.

– “Terminar algo”: alzar las manos hacia los lados con las palmas hacia arriba.

– “¿Dónde está?”: encoger los hombros, con las palmas de las manos hacia arriba.

– “Miedo”: dar palmaditas sobre el pecho.

Se ha comprobado que todos estos signos aumentan el coeficiente intelectual, promueven un desarrollo emocional positivo, reducen la frustración y actitudes agresivas y construyen confianza entre niños y padres, a quienes ayuda a estar más atentos y receptivos.

¿Cómo enseño a mi hijo el lenguaje Baby-Sign?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que nuestro bebé comenzará a gesticular cosas gracias a nosotros, sus padres, ya que seremos quienes les enseñaremos. Esto va unido, además, al instinto natural que poseen de usar la comunicación no verbal.

Algunas de las maneras más habituales para enseñar el lenguaje de signos a los más pequeños consisten en realizar tareas sencillas como dejar de hablar por él o hacerle muchas preguntas.

En la mayoría de las ocasiones, hablar por el bebé respondiendo preguntas que le formula su entorno se convierte en una costumbre que acaba quitándole al niño la necesidad de comunicarse.

Si optamos por contestar siempre por nuestro hijo, tardará mucho más tiempo en realizar el esfuerzo de hacerlo por él mismo.  

Es fundamental comenzar con palabras comunes y sencillas. Las más habituales suelen ser “leche”, “dormir”, “agua” o “más”. Estas son las primeras palabras que entienden los más pequeños ya que son las que más necesitan.

Por este motivo, es más aconsejable empezar por aquellas a las que él va a tener que recurrir más a menudo.

También es importante hacerle muchas preguntas y esperar a que él solito nos responda, aunque sea con un simple sonido o movimiento, pero que lo haga él sin la ayuda de “papá” o “mamá”, es decir, que tenga que hacer un esfuerzo para contestarnos, consiguiendo así una mayor atención.

Hay que ser constante durante varias semanas y, sobre todo, hay que tener paciencia y repetir las veces que haga falta, pero sin llegar a agobiar al pequeño. Bastará con repetir siempre el gesto con la palabra en voz alta. Si nos acostumbramos a hacer esta sencilla tarea, el niño asociará el gesto a esa palabra determinada.

Babysigning

Los gestos del lenguaje Baby-Sign son gestos sencillos adaptados a las capacidades motoras de los bebés. Ellos mismos hacen sus propios gestos de forma innata, como cuando se rascan los ojitos cuando tienen sueño o cuando levantan los brazos para que los cojamos.

Como hemos dicho anteriormente, es cierto que pueden inventarse algunos signos que nos permitan entendernos mejor con nuestro hijo, sin embargo, lo más sencillo es basarse en la lengua de signos ya existente.

El babysigning, basada en lengua de signos americana, es la más extendida y puede convertirse, sin duda, en un gran vehículo de comunicación entre madre e hijo durante unos meses.

Además, el lenguaje Baby-Sign podría resultar bastante interesante en los niños que padecen autismo ya que suelen tardar más en comenzar a hablar, pues el autismo se caracteriza por una conducta estereotipada, repetitiva y restringida, y dificultades para relacionarse. Este trastorno suele manifestarse en los primeros años de vida.

Por tanto, disponemos de una gran herramienta que mejora el vínculo de apego entre padres y bebés y potencia el desarrollo del lenguaje al máximo, así que enseñemos el lenguaje de signos a nuestros bebés y disfrutemos de esta época tan maravillosa con ellos.

Todo es posible a través del lenguaje de signos para bebés. 

Foto: Creado por Bearfotos – Freepik.com

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/estimulacion/lenguaje-baby-sign-ensenar-signos-a-bebes-8242

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: