Llegan los días más fríos del año, ¿está la habitación del bebé preparada?

Lista de nacimiento del bebé

Llegan los días más fríos del año, ¿está la habitación del bebé preparada?

La llegada de un bebé no solo implica grandes responsabilidades y cambios sino también muchos gastos, sobre todo cuando se trata de padres primerizos que quieren darle lo mejor a su pequeño y a menudo cometen el error de comprar más cosas de las que necesitan. Sin embargo, aunque es cierto que necesitarás comprar muchos artículos para tu bebé, también puedes ahorrar, sobre todo si planificas las compras con antelación y te ciñes a la lista que has creado.

Hacer una lista online de regalos para tu bebé

Si entras en la plataforma online Bebup podrás crear una lista colaborativa de regalos para ahorrar hasta un 70% en los gastos iniciales… ¡Así que si no has terminado de comprar todo lo que necesitará tu bebé en su primer año de vida ésta es una oportunidad de oro! Podrás conseguir los productos para tu bebé sin tener que aceptar regalos duplicados o recibir aquellos que no se adaptan a tu estilo de crianza particular.

Es muy fácil, solo tienes que escoger entre los diferentes productos o servicios y compartir la lista con tus amigos y familiares. Así, ellos podrás elegir un regalo o aportar lo que deseen.

Cuando un producto alcance el 100% de su precio, ¡lo recibirás en tu casa! Si un producto que te interesa no llega al importe, entonces, lo que recibirás será un código de compra con la cantidad acumulada, así podrás canjearlo por otro producto que llegue a ese importe y que también necesitéis (de un importe menor).

Pero además, si te gusta usar Amazon para tus compras online, ¡también podrás utilizar esta forma para poder informar a tus amigos y familiares de los productos que quieres! Y ellos, podrán ir aportando dinero para que puedas gastarlo en esta tienda online. :) ¿Te animas? ¡Más cómodo imposible!

Crea una lista de nacimiento en Amazon

Todo lo que debes tener preparado para recibir a tu bebé

Te proponemos una lista detallada con todos los artículos que necesitarás para afrontar el nacimiento del bebé. De esta forma podrás ir buscando con tiempo en las tiendas y encontrar las mejores ofertas, sin comprometer la seguridad ni el confort de tu pequeño.

1. Para llevar al hospital

  • Pañales desechables o de tela para recién nacido
  • Toallitas húmedas para mantener siempre limpio al bebé
  • Baberos de algodón para las primeras tomas
  • Calcetines para recién nacido
  • Bodies de algodón
  • Manta de algodón o de lana, según la estación
  • Gorro o sombrero, según la estación
  • Conjunto para salir con el bebé del hospital, lo ideal es que se trate de una ropa cerrada por delante y abierta por la espalda, como un pelele
  • Silla de coche del grupo 0, debidamente acolchada y que cumpla con todas las medidas de seguridad

2. Para la habitación del bebé

  • Cuna
  • Colchón para la cuna, que no sea demasiado blando para prevenir el riesgo de ahogamiento
  • Moisés con su colchón, aunque si ya tienes una cuna no es imprescindible, pero es muy cómodo cuando quieras tener al bebé cerca de ti
  • Cuna portátil o portabebé para llevar al bebé de forma más cómoda
  • Mueble o mesa cambiador, ya que no solo es más cómodo sino también más seguro
  • Porta-pañales y mueble para colocar la ropa del bebé y tenerla siempre a mano
  • Vaporizador-humidificador para mantener la humedad perfecta en la habitación
  • Un móvil para colgar encima de la cuna, que no es un simple adorno sino que sirve para estimular al bebé desde los primeros días de nacido
  • Papelera para tirar los pañales y toallitas húmedas usadas

3. Equipos de seguridad para tu bebé

  • Chichonera para evitar que se golpee la cabeza con los bordes de la cuna
  • Intercomunicador de vídeo y sonido para mantener siempre vigilado al bebé y saber cuándo llora
  • Sensor de respiración para el recién nacido, un aditamento que no es imprescindible pero te alertará en caso que el bebé deje de respirar, lo cual puede disminuir el riesgo de muerte súbita del lactante
  • Lamparita de noche con luz indirecta, particularmente útil para las tomas nocturnas

4. Ropa de cama y de baño para el bebé

  • Protector para el colchón
  • Juegos de sábanas para la cuna
  • Juegos de sábanas para el cochecito o el cuco
  • Mantas de lana virgen para el invierno
  • Mantas de algodón para el verano
  • Mantas de hilo para los días más calurosos
  • Juego de protector y colcha para la cuna
  • Almohada y cojines para recién nacido
  • Fundas para las almohadas
  • Toallas con capucha para cuando termine el baño
  • Toallas sin capucha para secar al bebé

5. Ropa para toda ocasión

  • Gorros o sombreritos de lana para el invierno y de algodón para el verano
  • Bodies para dormir y estar en casa
  • Conjuntos para salir de lana para el invierno y de algodón para el verano
  • Zapatitos y calcetines
  • Guantes de lana para el invierno
  • Peleles para estar en casa o hacer paseos cortos
  • Saquitos para los días más fríos
  • Conjuntos de ropa de paseo

6. Para la alimentación del bebé

  • Leche adecuada para el bebé, si no puedes amamantarlo
  • Baberos para las tomas
  • Biberones de cristal o desechables
  • Un calienta biberones
  • Un surtido de tetinas, mejor si son de silicona
  • Un equipo esterilizador si tienes biberones de cristal
  • Una escobilla para higienizar los biberones y las tetinas
  • Extractor de leche si necesitas almacenar la leche materna en los biberones
  • Cojín de lactancia para que resulte más cómodo amamantar al bebé

7. Para la hora del baño

  • Bañera de plástico del tamaño adecuado
  • Termómetro para el agua
  • Jabón de glicerina o gel de baño con pH neutro
  • Champú con pH neutro que no irrite los ojos
  • Esponja de baño para bebés, que sea muy suave para que no dañe su piel
  • Aspirador nasal
  • Crema para prevenir la dermatitis del pañal
  • Bastoncillos para secarle bien los oídos
  • Tijeras de puntas redondeadas para cortar las uñas
  • Cepillo de seda para la cabeza
  • Crema para aplicar después del baño, que tenga un pH neutro y que sea hidratante

8. Equipos y artículos para pasear a tu bebé

  • Cochecito de bebé
  • Paraguas para el cochecito
  • Cubierta transparente para proteger al bebé del viento y la lluvia en el cochecito
  • Bolsa para los pañales, biberones y demás artículos del bebé
  • Saco de dormir
  • Sonajeros y móviles para entretener al bebé
  • Chupetes y portachupetes

Crea una lista de nacimiento en Amazon

Источник: https://www.etapainfantil.com/lista-nacimiento-bebe

Todo lo que necesitas saber para cuidar y abrigar a tus hijos en invierno

Llegan los días más fríos del año, ¿está la habitación del bebé preparada?

¿Cuánto hay que abrigar a un niño en invierno? ¿Es más importante la bufanda que los guantes? ¿Cómo saber si el bebé tiene frío o está demasiado abrigado? ¿Cuánto tiempo puede jugar un niño a la intemperie en pleno invierno?

Como las anteriores, son numerosas las preguntas que se hacen los padres cuando llega el invierno. En especial, los inmigrantes que experimentan por primera vez los rigores de la estación.

Para despejar esas y otras dudas, ofrecemos esta guía sencilla para vestir a los niños y saber cuáles cuidados prodigarles durante el invierno.

Guía de inmigrantes: recomendaciones para vestir abrigadamente a los niños durante la estación invernal:

Respetar la regla de las capas

La técnica fundamental a la hora de vestirse en invierno consiste en ponerse la ropa en capas. Como mínimo en tres: una ajustada al cuerpo, la segunda más suelta y la tercera, una talla más grande de lo habitual y fabricada con materiales impermeables.

Lee más sobre cómo vestirse en capas aquí »

Al vestir a los niños debe seguirse esa regla de oro. Es más, se sugiere que los bebés menores de nueve meses – a diferencia de los adultos – porten una capa adicional de ropa.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que muchos de ellos van dentro de un cochecito y, por lo tanto, no padecen los rigores del factor viento. En esa condición, debe evitarse el exceso de ropa que genere demasiado calor corporal.

Si, por el contrario, el bebé es transportado en “canguro”, conviene abrigar muy bien las extremidades y la cabeza.

Los niños que caminan deben llevar el mismo número de capas de ropa que los mayores. Existe la tendencia de los padres a cubrir con exceso de prendas a los hijos, olvidando que estos son más activos que ellos y terminan transpirando, lo cual puede resultar desfavorable.

Proteger la cabeza y las extremidades durante el invierno

Al igual que en los adultos, las extremidades son las áreas más sensibles de los muchachos ante las bajas temperaturas, ya que por ellas se escapa con facilidad el calor corporal. Las orejas, la nariz, las manos y los pies suelen enfriarse más rápido.

Por estas razones, se sugiere proteger a los pequeños con un gorro que cubra las orejas, guantes, unas buenas medias y calzado apropiado para el invierno. Además, tener la boca y la garganta descubiertas se asocia de ordinario con la idea de “coger un resfriado”.

El principio parece lógico, pues los bronquios pueden irritarse si entra aire frío a los pulmones. Así que el atuendo ha de acompañarse con un buen cubrecuello.

Elegir prendas prácticas

No es un secreto que los padres disfrutan vistiendo a sus hijos, especialmente a los más pequeños. No obstante, si se trata de ropa de invierno, que puede ser costosa, la situación cambia.

En particular, cuando se es inmigrante recién llegado y se dispone de un presupuesto limitado. Importan, entonces, las prendas prácticas, que abriguen apropiadamente a los pequeños y que sean tan funcionales que puedan lucirse en varias ocasiones.

Algunas piezas básicas para niños respetan el principio de la funcionalidad y esas son las que deben escogerse. Por ejemplo, se sugieren las chaquetas impermeables que permiten asegurar los guantes – para que el niño no los pierda – al borde de la manga, con broches de presión y cintas.

Adquirir gorros con orejeras es mejor que adquirir ambas piezas por separado.

La bufanda, artículo esencial para cubrir la nariz y la boca a fin de que “caliente” el aire inhalado, puede ser sustituida por un cuello. Con esto se evita que el niño pierda la pieza o que la prenda se enrede.

En ciertos casos, los gorros tipo pasamontañas se consideran útiles, pues protegen la cara, las orejas y el cuello con una sola pieza.

Lee, asimismo, prendas básicas para vestir a los niños en invierno »

Verificar la temperatura del niño

Una muestra de sentido común consiste en tocar con regularidad a los niños para comprobar la temperatura corporal. Este consejo simple es de suma importancia para los bebés menores de doce meses, quienes guardan el calor con mayor dificultad.

Debe palparse la piel del chiquillo a la altura del pecho: si está fría, se agrega una capa más de vestimenta o una manta.

Es aconsejable revisar frecuentemente la temperatura corporal de los más pequeños.

Hay que desconfiar de la temperatura de las manos para realizar la revisión, dado que las extremidades se enfrían más rápido que el resto del cuerpo. De igual forma, recuérdese que es normal que los bebés a menudo tengan las manos frías.

Cuando un niño ha estado expuesto al frío intenso por más de una hora, la piel debe examinarse para detectar cualquier signo revelador de congelación. Las manchas rojas son el primer llamado de alerta.

Si la piel presenta parches blancos y entumecidos, se está ante una congelación progresiva. En esas circunstancias, los menores deben ser llevados de inmediato a un ambiente cálido.

Su ropa se ha de cambiar por una muda seca y cálida, y envolverlos en una manta. No deben frotarse las lesiones de la piel y lo preferible es que el cuerpo se vaya calentando poco a poco.

También puede suceder que el pequeño esté excesivamente abrigado y comience a experimentar una hipertermia. Esto es bastante frecuente en los bebés. Si el menor está demasiado caliente mostrará uno o más de estos síntomas:

  • sudoración excesiva, la piel húmeda y el cabello mojado;
  • aparición de un ligero sarpullido causado por el calor;
  • respiración rápida con agitación y
  • fiebre.

Al presentarse cualquiera de ellos, se sustituyen las prendas de ropa húmedas y se elimina una capa de vestimenta para impedir que la situación se repita. Además, se aconseja hidratar al pequeño.

Por último se verifica la calefacción, porque, tal vez, la habitación requiera una regulación de la temperatura. Si se dificulta la medición, se cuelga un termómetro cerca de la cuna para cerciorarse de que el cuarto se mantenga alrededor de los 20°C durante el día.

Consejos generales para el cuidado de bebés y niños durante el invierno

Impedir los cambios bruscos de temperatura

Es un error mantener la habitación del bebé más caliente que el resto de la casa. Lo ideal es una temperatura promedio en toda la vivienda y abrigar correctamente al menor. Se recomienda en el día una temperatura entre los 20 y 21° C. De este modo, el pequeño no pasará de un medio muy regulado en el hogar a uno exterior excesivamente frío.

Evitar que la calefacción reseque el aire

Si esto sucede, se instala un humidificador en la habitación del bebé. Así, sus vías respiratorias permanecerán bien hidratadas y dormirá sin perturbación.

Cuando la temperatura alcanza la marca de -25° C, no se debe dejar que los niños jueguen al aire libre.

Desconfiar del mito de sacar a los niños al frío para crear defensas

En realidad, la manera más efectiva para proveer anticuerpos es una correcta alimentación. Sin embargo, familiarizar a los pequeños con el ambiente exterior invernal es aconsejable para que aprendan a desarrollar destrezas que les serán útiles, como caminar sobre la nieve o deslizarse sobre superficies congeladas.

Descartar la ropa demasiado gruesa cuando el menor va a ser transportado en la silla especial para el carro o auto

Para proteger con eficacia al pequeño en un accidente, los tirantes de su asiento han de ajustarse adecuadamente. En tal sentido, debe vestirse al bebé con prendas ligeras que permitan que las correas de seguridad pasen entre las piernas y los hombros.

A tal efecto, se adecua la longitud de la correa, dependiendo del grosor de la ropa. Si es necesario, una vez que el niño esté seguro, se le cubre con una pequeña manta, que vaya por encima de las correas, no por debajo.

Impedir la deshidratación de la piel de los niños, sobre todo de los bebés

Muchas cremas, lociones o geles están diseñados para el cuidado de la piel frágil de los más pequeños. Por eso, es beneficioso el hábito de aplicar crema hidratante en las áreas expuestas (cara, manos, labios) antes de salir. Además, se aconseja llevar un pequeño tubo de crema en la bolsa de mano, para humectar la piel durante el día, en caso de necesidad.

Eliminar los baños frecuentes y demasiado prolongados durante los meses de invierno

El exceso de agua y jabón resecan la piel del bebé y el agua muy caliente favorece la aparición de placas secas. Se aconseja un baño al día, con agua tibia, utilizando champú y jabón delicados. Al finalizar, se envuelve al bebé en una toalla limpia, se seca de prisa sin frotarlo y se le aplica crema hidratante en todo el cuerpo antes de vestirlo.

Evitar largas exposiciones al frío

En general, el tiempo de exposición dependerá de la edad del menor y de la temperatura ambiental. Cuando esta (incluyendo el enfriamiento por el factor viento) alcanza la marca -25° C, no se debe dejar que los niños jueguen al aire libre.

Bajo esas condiciones climáticas, la piel se congela con rapidez. Los niños que ya caminan pueden permanecer más tiempo al aire libre, pues la actividad física (correr, saltar, jugar con otros niños) los mantendrá en calor.

Por supuesto, hay que cuidar que estén bien hidratados y sustituir la primera capa de ropa que, de seguro, estará húmeda, por prendas secas, una vez terminada la faena.

Con los bebés se extreman los cuidados

De manera que, cuando son transportados en una silla de paseo o cochecito, no se mueven en absoluto y, por ende, su cuerpo se enfriará más rápido que el de sus padres. De ahí que, para saber cuándo el paseo ha sido demasiado largo, se necesita estar atento al comportamiento del niño.

Si parece feliz al principio y luego se agita o se pone de mal humor, sin duda es hora de regresar. También es un buen momento para controlar su temperatura corporal con el método antes explicado: tocar la piel a la altura del pecho. Por añadidura, llevar una manta extra siempre será apropiado.

Conoce más consejos para sobrevivir al invierno y aprender a disfrutarlo aquí »

Visita nuestros foros de inmigrantes aquí »

Источник: https://www.mequieroir.com/migracion/guias/consejos-para-abrigar-y-cuidar-ninos-en-invierno/

Qué debo tener preparado si mi bebé nace en invierno

Llegan los días más fríos del año, ¿está la habitación del bebé preparada?

Mientras esperamos la llegada de nuestro bebé, una de las cosas que más ilusión nos hace es comprar todo lo que va a utilizar cuando nazca. Además, es importante hacer una recopilación de todo aquello que nuestro recién nacido necesitará, tanto en casa como en el hospital.

Nos referimos a la lista de nacimiento o lista de canastilla para nuestro bebé, en la que deberemos tener en cuenta todos los artículos y accesorios que necesitaremos: la cuna, el capazo, la silla de paseo, el cambiador… y, por supuesto, la ropa.

Nos encanta elegir esas pequeñas prendas que, en solo unos meses, cubrirán el cuerpecito de nuestro retoño.

¿Qué necesito comprar y preparar cuando mi bebé nace en invierno?

La oferta en productos para bebés es de lo más amplia, todo un mundo repleto de artículos y accesorios para bebé, con múltiples funcionalidades, que necesitamos para la llegada del pequeño o pequeña. Sobre todo, si somos padres primerizos, nos encontraremos con un montón de productos, que desconoceremos y necesitaremos, y a menudo compramos más cosas de las que nuestros bebés necesitan.

Por ello, viene bien una ayuda para saber qué es mejor comprar una vez que ya tengamos a nuestro hijo o hija en brazos, y qué es imprescindible tener preparado para el momento en que nazca. Además, si nos planificamos bien, podremos incluso ahorrar, haciendo compras con antelación, y ciñéndote a la lista de canastilla con todo aquello, que necesitas.

Imprescindibles antes del nacimiento del bebé

Lo que va a usar desde recién nacido es conveniente escogerlo con cierta antelación a la fecha del parto. De esta manera, tendremos tiempo de lavar antes la ropa —siempre con detergentes neutros y sin suavizante para proteger la delicada piel del bebé—, y para conocer el funcionamiento y colocación de los accesorios de puericultura.

Lo que necesitaremos en el hospital. Te recomendamos que en cuanto lo tengas, lo dejes preparado en una bolsa de viaje, listo para el momento de ingresar en maternidad. De esta forma, evitaremos olvidos por las prisas y nos nervios. Necesitaremos:

  • Pañales desechables para recién nacido.
  • Toallitas húmedas para bebé
  • Baberos de algodón para sus primeras tomas.
  • Calcetines nacido y gorro para recién. Existen packs o kits para recién nacidos, que cuentan con la combinación.
  • Bodies de algodón para recién nacido. Esta es la mejor opción para vestir a tu bebé los días que estéis allí. Los bodies son la ropa más cómoda para ellos en esos momentos.
  • Asiento 0 para el coche, especial bebés. Muy importante, que cumpla todas las normas de seguridad y que sea confortable para tu bebé. También necesitaremos una capota tanto para el capazo como para el grupo 0+. Hemos de tenerlas ya preparadas para llevar a nuestro recién nacido del hospital a casa.
  • Conjunto de ropa para salir de hospital. Si es un pelele cerrado por delante, con abertura en la espalda, mejor. Por supuesto, la época del nacimiento, marcará en tipo de prendas y complementos. En este caso al tratarse de un nacimiento en invierno, deberá ser abrigadita, pero sin que el bebé se sienta agobiado o agobiada.

¿Qué ropa y artículos necesita un recién nacido en invierno?

  • Bodies. Siempre es una prenda útil, puesto que la podemos usar como ropa interior o combinada con otras, gracias a los acabados como botones o pespuntes a contraste del cuello. Además, al tener la abertura en la espalda, para vestirlo no hay que pasarlo por la cabeza del bebé, aún sin formarse por completo en estos primeros momentos (y meses) de vida.
  • Peleles. Son cómodos y abrigados y gracias a diversos detalles: cuellos de tela, punto trabajado en el cuerpo, puntillas, etc. los podemos usar también para vestir.
  • Gorros y sombreros de invierno de lana, para protegerlo o protegerla del frío.
  • Calcetines y zapatos blanditos, especiales para bebés recién nacidos.
  • Guantes o manoplas para bebés.
  • Ropa de paseo para bebés. Será la ropa que escojamos cada día para salir a la calle.
  • Mantas o toquillas. Lo mejor para que el bebé se mantenga calentito es envolverlo con una mantita o una toquilla. Son cómodas para los primeros días, que aún no se mueven mucho y se destapan, y la usaremos o retiraremos según la temperatura de la habitación. Si las mantas son de lana virgen mucho mejor
  • Saco o arrullo. Con interior suave, para envolver al bebé. Ideal para transportarlo sin que se destape, gracias a los cierres con alamares o lazadas. Además, se abren completamente, por lo que podemos utilizarlo para proteger al bebé al colocarlo sobre cualquier superficie; por ejemplo, para cambiarlo.

Imprescindibles para el bebé una vez en casa

Lo que necesitaremos en la habitación del bebé.

  • La cuna del bebé, junto con un colchón de cuna. Importante que no sea demasiado blando para prevenir cualquier riesgo de ahogamiento. Además, necesitaremos almohadas y cojines para recién nacido.
  • El moisés para bebé. Este es aconsejable, pero no imprescindible, ya que es muy cómodo cuando queremos tener al bebé cerca de nosotros en cualquier parte de casa, ya que suelen llevar ruedas. Sin embargo, también podemos optar por una cuna portátil.
  • Ropa de cama, como el protector de colchón, sábanas de cuna o de moisés.
  • Portabebé, esto nos ayudará a portar de forma cómoda.
  • Mueble cambiador. Nos servirá para asear al bebé, cambiarle los pañales y vestirlo. Esta es la alternativa más segura para el bebé y más práctica para los padres.
  • Mueble guarda pañales. Donde colocaremos no sólo los pañales, si no, todos los productos de cuidado del bebé: cremas, toallitas, peines, agua de colonia, tijeras para uñas. De esta forma, lo tendremos todo a mano.
  • Vaporizador-humidificador, con el que mantendremos equilibrada la humedad de la habitación.
  • Un móvil con muñequitos, que colocaremos sobre la cuna como adorno, que estimulará al bebe desde el primer día.

Lo que necesitamos para la seguridad del bebé

  • Chichonera, que se colocará en los bordes de la cuna, para el evitar posibles golpes en la cabeza.
  • Intercomunicador o vigilabebés, de audio y video. Así podremos controlar cuándo llora el bebé, se despierta o está intranquilo.
  • Lamparita de noche. Es lo más útil cuando se den las tomas nocturnas.

Lo que necesitamos para el baño y aseo del bebé

  • Bañera de plástico del tamaño adecuado. Existen muebles con bañeras incorporadas, aunque no son imprescindibles. La elección depende de la funcionalidad y la practicidad para los padres.
  • Toallas con capucha para sacarlo de la bañera y toallas sin capucha para poder secarlo.
  • Termómetro para el agua.
  • Gel de baño y champú con pH neutro, para evitar irritaciones de piel y ojos.
  • Esponja de baño, especial para bebés que cuide su piel.
  • Crema para evitar irritaciones y dermatitis en la zona del pañal, y crema hidratante para después del baño, también con pH neutro.
  • Aspirador nasal y tijeras para las uñas
  • Cepillo de seda para la cabeza
  • Bastoncillos para los oídos, especiales para bebé.

Lo que necesitamos para la alimentación del bebé

  • Baberos
  • Cojín de lactancia, que nos ayudará a estar más cómodos y apoyar el brazo cuando estemos alimentando al bebé.
  • Sacaleches o extractor de leche, si necesitas almacenar leche materna.
  • Biberones, bien de cristal o desechables.
  • Tetinas de silicona.
  • Equipo para esterilizar biberones, si los usamos de cristal y escobillas para higienizar tetillas y biberones.

Lo que necesitamos para salir a la calle

  • Coche de paseo, con sus accesorios como: la sombrilla o paraguas, la cubierta protectora transparente, que lo protegerá de la lluvia, viento y frío.
  • Saco de dormir, juego de sábanas para el cochecito y almohada para recién nacido.
  • Bolsa de pañales en la que guardaremos todos los artículos de higiene del bebé, además de sonajeros, chupetes y portachupetes, y juguetes para estimular al bebé.
  • Manoplas para la silla. Nuestra principal preocupación ahora es nuestro bebé, pero también debemos pensar en los que vamos a empujar el capazo. Para evitar que se nos enfríen las manos, qué mejor que unas manoplas con interior de pelo que, además, se atan al manillar para que no las olvidemos.

Источник: https://pazrodriguez.com/blog/actualidad/que-debo-tener-preparado-si-mi-bebe-nace-en-invierno/

Temperatura en el hogar con bebés

Llegan los días más fríos del año, ¿está la habitación del bebé preparada?

El tema de la temperatura en casa, sobre todo cuando se tiene un bebé, siempre despierta muchas dudas. ¿Cuál es la mejor temperatura para que el pequeño se encuentre a gusto en casa? ¿Cómo debemos vestir al pequeño cuando está en casa? ¿Qué temperatura debe haber si le estamos bañando? En este artículo, ¡respondemos a todas las dudas!

Consejos para la temperatura ideal en el hogar

¿Cómo podemos conseguir en casa una temperatura o ambiente ideal, que garantice el máximo bienestar al niño?

Un buen sistema de calefacción es imprescindible para garantizar al bebé una temperatura confortable dentro de casa. En el mercado, existe una amplia gama de modelos, con sus propias ventajas e inconvenientes. El coste económico, el tipo de viviendo o las necesidades de mantenimiento son los principales factores que inciden en la elección de uno u otro sistema.

Por sus ventajas, uno de los más utilizado es el gas natural. Se trata de una energía que se extrae directamente de la naturaleza.

Se origina gracias a la descomposición de sustancias orgánicas, como plancton, restos de vegetales y algas, que están enterrados en el fondo de mares y lagos.

Por tanto, es una energía denominada limpia, que no genera residuos, ni gases contaminantes.

El funcionamiento de este sistema de calefacción es cómodo y sencillo.

Únicamente se necesita una caldera, que caliente el agua, y unos radiadores que, distribuidos de forma estratégica, repartan el calor por la casa.

Además, el gas natural tiene un bajo coste económico, pues se trata de un sistema que aprovecha al máximo la energía. Asimismo, ofrece una calefacción gradual y uniforme, pues la casa se caldea de forma homogénea.

Si lo que se prefiere es crear diferentes ambientes dentro del hogar, lo mejor es instalar un termostato.

Esto permite mantener de forma automática una temperatura adecuada en cada una de las estancias de la casa.

Además, si el termostato es programable, se pueden establecer diferentes horarios de encendido y apagado, según las horas del día. De este modo, se asegura un mayor confort y bienestar.

Otro sistema de calefacción muy utilizado es mediante energía eléctrica. Es decir, los llamados acumuladores eléctricos.

Este sistema se caracteriza porque es muy limpio y seguro, de escaso mantenimiento y fácil instalación. El único impedimento que puede presentar es que consume mucha energía.

Por ello, aunque se ahorra mucho en instalación, después, mes a mes, el gasto es bastante elevado.

Otra de las opciones es la calefacción radial. Se trata de uno de los modelos más modernos que existen en el mercado.

Consiste en la instalación de cables, láminas o paneles calefactores bajo el suelo de la vivienda. Este sistema permite expandir el calor de forma homogénea.

Sin embargo, solo en el caso de que se trate de estancias muy amplias, puede necesitar algo más de tiempo para caldearlas.

También existen sistemas de uso tradicional, como los que utilizan el carbón o la leña. Este tipo de calefacción tiene un riesgo más elevado, ya que no existen controles que regulen su funcionamiento. Su almacenamiento representa otro problema, así como su limpieza diaria de los residuos que generan.

– Por último, hay que destacar las estufas, radiadores y demás emisores de calor, que aún siguen teniendo un gran protagonismo en nuestras casas. La mayoría de estos aparatos tardan bastante en calentar la estancia, aunque, cuando lo consiguen, ofrecen un calor bastante elevado.

En invierno, ¿cuál es la temperatura ideal para la casa?

Para proteger al pequeño de las bajas temperaturas, es suficiente con tomar unas sencillas precauciones.

En casa, el termómetro no debe bajar de 20ºC. Con esta temperatura, el bebé no tiene que ir muy abrigado. Con un pelele de algodón sería más que suficiente. Si la calefacción está encedida, el ambiente debe mantenerse húmedo, con el fin de que el pequeño respire mejor.

La exposición a temperaturas muy frías debe ser muy breve. Durante el baño del bebé y el cambio de pañal, hay que poner especial atención en que el bebé no coja brío. Si la habitación donde se baña al niño no está suficientemente caldeada, será conveniente poner un aparato de calefacción. De este modo, la temperatura será un poco más elevada que la del resto de la casa.

Por la noche, no hay que dejar que el niño se enfríe si está dormido. Para que el bebé se mantenga calentito, debe llevar puesto un pijama grueso y calcetines de algodón. Por su parte, en la cuna, son suficientes unas sábanas de algodón y una colcha de lana o un edredón.

Cuando el bebé tiene frío, su cuello y su frente están fríos al tacto, se muestra inquieto y se acurruca en su cuna para conservar el calor. En esta situación, no es suficiente con abrigarle, sino que hay que trasladarle a un ambiente mucho más cálido, cogerle en brazos y darle de comer.

(Te interesa: Cómo vestir a un bebé si hace frío)

¿Y si hace mucho calor en casa?

Te mostramos qué medidas hay que adoptar para aliviar al bebé del calor sin comprometer su salud.

Bajar la temperatura del ambiente que rodea al pequeño y procurar que no se estanque el aire. Para ello, si hace demasiado calor, se puede utilizar un climatizador que, además de mantener la temperatura adecuada, renueva el aire fresco de la habitación y elimina la humedad que se forma sobre la piel cuando el sudor de evapora.

– Por el contrario, el ventilador no es especialmente perjudicial, pero tampoco resulta eficaz. Lo único que hace es mover el aire caliente, lo que equivale a tener una ventana abierta por la que entra el aire.

– Asimismo, hay que evitar vestir excesivamente al bebé. Lo ideal es ponerle solo una camisita de algodón o de lino. Las piernas deben quedar al descubierto, por lo que unos pantaloncitos cortos serán suficientes. En los pies,

¿Cómo ahorrar energía?

De nada sirve tener un buen sistema de calefacción si después se desaprovecha todo el calor almacenado en el hogar. Éstas son algunas medidas que se deben adoptar para evitar un gasto excesivo del consumo energético.

No enceder la calefacción mientras se está ventilando la vivienda.

Aislar térmicamente techos, paredes y suelos. Se evitarán las fugas de calor y la casa estará más protegida frente al frío. Se calcula que, con un buen aislamiento térmico, se puede ahorrar entre un 20 y un 40% en calefacción.

Mantener el termostato de la calefacción en 20ºC. Se estima que, por cada grado adicional, se gasta entre un 6 y un 8% más de energía.

– También es conveniente ajustar bien las puertas y ventanas, y utilizar un doble acristalamiento. Para comprobar que no exista una fuga de calor, se puede utilizar el truco de la vela. Si la llama oscila, existe realmente una entrada de aire, que impide la correcta calefacción de la casa.

No cubrir los radiadores con cortinas o muebles. De lo contrario, su rendimiento puede ser mucho más bajo.

Disminuir la temperatura en las habitaciones de la casa que no se suelan utilizar con frecuencia.

Desconectar la calefacción si se va a estar más de un día fuera de casa.

¿Cómo debe ir vestido el pequeño en casa?

En casa, es suficiente con poner al niño:

– Un bodi o una camiseta de algodón en contacto con la piel.

– Un pelele de felpa, de algodón o de toalla.

– Un jersey o una chaquetita de lana, en caso de que la temperatura del hogar sea inferior a 19ºC.

– Cuando el pequeño empieza a gatear, puede llevar peleles de algodón felpado con refuerzos a la altura de las rodillas.

– Para jugar en el suelo, es aconsejable colocar una alfombra.

¿Cómo debe ser la temperatura cuando se baña al niño?

Si la habitación donde se baña el niño está fría, hay que calentarla previamente. Al no tener la protección de la ropa, la temperatura debe ser un poco más cálida que la del resto del hogar. El agua de la bañera debe oscilar entre los 36 y los 37ºC. Puedes comprobarla con un termómetro de baño.

Una vez se ha realizado el baño, es aconsejable secar y vestir al niño en la misma habitación. En caso de cambiarle en su dormitorio, se debe secar bien y envolverle en una toalla.

¿Cómo se debe tapar al niño por la noche?

Durante la noche, la casa debe tener una temperatura de unos 18-20ºC, con una humedad del 60%. Un humidificador, que se debe encender un par de horas antes de que el pequeño se duerma, le facilitará la respiración. Es suficiente vestirle con un pijama tipo mono y unos calcetines de algodón.

En la cuna, bastará con poner una sábana de algodóny una mantita de lana o un edredón. Si el pequeño tiende a destaparse durante la noche, es aconsejable quitarle la manta y vestirle con un pijama más grueso. Y, por último, si debes cogerle a menudo a lo largo de la noche, te será muy útil tener un arrullo a mano.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/bebes/salud-bienestar/cuidados/algunas-dudas-sobre-la-temperatura-en-el-hogar-5070

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: