Los primeros 1000 días del bebé influirán en el riesgo de padecer obesidad

Contents
  1. Por qué la nutrición en los primeros 1.000 días del bebé es clave para su correcto desarrollo neurológico – inatal – El embarazo semana a semana
  2. ¿Por qué son tan importantes los primeros 1.000 días del bebé?
  3. Se habla del desarrollo del cerebro en estos 1000 días ¿por qué?
  4. 1. Cuidar la nutrición durante el embarazo
  5. 2. Alimentar al bebé con lactancia materna desde el primer minuto de vida
  6. 3. Cuidar la alimentación después del periodo de lactancia
  7. 4. Seguir la secuencia correcta para la incorporación de alimentos
  8. 5. Introducir frutas y verduras durante los 1.000 dias
  9. 6. Recordar siempre: tu promueves la alimentación sana de tu hijo
  10. Tratamiento de la obesidad infantil
  11. ¿Cómo enfrentarse a la obesidad infantil?
  12. Cuidados prenatales y desarrollo infantil
  13. Primeros 1000 días de vida, ¿por qué son tan importantes?
  14. Primero de todo: ¿qué es eso de los primeros 1000 días de vida?
  15. ¿Por qué son tan importantes estos primeros 1000 días?
  16. ¿En qué influye lo que hacemos durante el embarazo?
  17. ¿Y qué pasa en esos dos primeros años de vida que es tan importante?
  18. Vale, ¿y qué podemos hacer nosotros en estos primeros 1000 días de vida?
  19. ¿Cómo han sido o están siendo los primeros 1000 días de tu bebé? Espero tus comentarios. ¿Te parece útil? Igual también lo es para otras familias. ¿Lo compartes?
  20. Posts relacionados
  21. maternidad consciente en los 1000 primeros días del bebé
  22. Preconcepción
  23. Embarazo
  24. Lactancia
  25. De los 6 a los 24 meses
  26. Consciencia para construir sociedades más saludables
  27. Maternidad consciente siempre
  28. Me and Me: cosmética consciente
  29. ¿Qué es la diabetes gestacional?
  30. ¿Cómo saber si padeces diabetes gestacional?
  31. ¿La diabetes gestacional afecta al bebé?
  32. ¿Qué hacer si padeces diabetes gestacional?
  33. Después del parto
  34.  INSCRÍBETE AQUÍ 

Por qué la nutrición en los primeros 1.000 días del bebé es clave para su correcto desarrollo neurológico – inatal – El embarazo semana a semana

Los primeros 1000 días del bebé influirán en el riesgo de padecer obesidad

Según la evidencia científica, los primeros 1.000 días de vida son fundamentales para el crecimiento y desarrollo del niño.

Lo que suceda en estos primeros meses y la nutrición que reciban puede influir en su salud, incluso cuando sean adultos.

Nos lo cuenta Mérida Rodríguez, médico de familia y epidemióloga con doctorado en medicina maternofetal por la Universidad de Barcelona y la Universidad de Lund (Suecia), e investigadora en la Universidad Pontificia Javeriana de Cali (Colombia).

¿Por qué son tan importantes los primeros 1.000 días del bebé?

El periodo de los 1.000 días es el tiempo transcurrido desde la concepción y vida fetal (270 días) hasta los primeros 2 años de vida (730 días). Esta es la etapa de mayor crecimiento en la vida.

En ella tiene lugar el mayor incremento de número de células y el establecimiento de sus funciones. Es por ello que cualquier exposición durante este periodo puede generar cambios permanentes en la estructura o función de órganos y tejidos.

La nutrición en esta etapa es un elemento vital para evitar estas alteraciones.

Se habla del desarrollo del cerebro en estos 1000 días ¿por qué?

El cerebro humano se mantiene en constante desarrollo durante toda la vida, sin embargo, los primeros 1.

000 días constituyen el periodo de mayor crecimiento en el número de neuronas, mayor mielinización y mayor desarrollo de conexiones neuronales.

Por lo tanto, este período de tiempo es de gran vulnerabilidad para el cerebro frente a cualquier exposición, como, por ejemplo, al déficit de nutrientes.

Si bien las calorías son esenciales para el crecimiento fetal y posnatal, no son suficientes para el desarrollo normal del cerebro.

Las proteínas, el hierro, el zinc, el folato, el yodo, las vitaminas A, B6, B12 y D, y los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga son necesarios para el desarrollo neurológico y su deficiencia pueden dar lugar a cambios en la función cerebral. Por ejemplo, durante estos 1.

000 dias el hierro tiene un importante rol en la producción de mielina y la síntesis de neurotransmisores. Estos procesos se relacionan a su vez con, el comportamiento, el afecto, la emoción, y aprendizaje y la memoria.

1. Cuidar la nutrición durante el embarazo

La madre suministra oxígeno y nutrientes que el feto necesita para su desarrollo en el útero a través de la placenta, por lo tanto, una adecuada alimentación de la madre contribuye a que el ambiente dentro del útero favorezca el desarrollo fetal.

Una deficiente alimentación puede ocasionar, por ejemplo, anemia y restricción del crecimiento fetal, mientras que el exceso de peso puede producir hipertensión arterial y preeclamsia.

Estas complicaciones del embarazo, a pesar de afectar principalmente a la madre, influyen directamente en el feto y pueden ocasionar restricción del crecimiento fetal o prematuridad.

2. Alimentar al bebé con lactancia materna desde el primer minuto de vida

En los primeros meses de vida la conexión madre-hijo continua, en este caso a través de la lactancia materna.

Cuando el niño nace, su sistema inmune no está lo suficientemente desarrollado para combatir los virus y bacterias del ambiente extrauterino y para ello, necesita los anticuerpos de la madre. Es por ello que la lactancia materna es considerada la primera vacuna que recibe el niño.

Lactar se asocia con mayor volumen de la materia gris del cerebro y, con ello, a mayor coeficiente intelectual y desarrollo motor y del lenguaje. Además, previene enfermedades de la infancia como las infecciones gastrointestinales, la otitis media, el eczema, entre otras.

Incluso se ha documentado, que aquellos adultos que lactaron en la infancia tienen mejor desarrollo cognitivo, así como menores índices de obesidad, presión arterial y diabetes tipo2.

Se recomienda que la lactancia materna se mantenga de manera exclusiva durante los 6 primeros meses y combinada con los otros alimentos hasta los 2 años.

3. Cuidar la alimentación después del periodo de lactancia

Después de los 6 meses de lactancia materna, se debe empezar a introducir nuevos alimentos. La introducción de alimentos también se conoce como ablactación y, en este proceso, debe tenerse en cuenta tanto el tipo de alimentos como la forma de ofrecerlos al bebé.

Existen unas reglas que son importantes cumplir, por ejemplo, introducir un alimento a la vez y mantenerlo varios días antes de introducir uno nuevo (así se puede verificar si algún alimento le causa alergias).

Aquellos alimentos que requieran cocción deben ser hervidos en agua, sin exagerar el tiempo para mantener las propiedades nutritivas del alimento.

No es necesario incorporar azúcar, ni sal, ni miel.

4. Seguir la secuencia correcta para la incorporación de alimentos

Primero se debe empezar con las verduras. Dado que alrededor de los 6 meses el niño aún no tiene dientes, la preparación debe ser tipo papilla o puré. Se recomienda por ejemplo el puré de zanahorias, calabaza, patata, a lo que se le puede agregar aceite de oliva.

Alrededor de los 8 meses se introducen los cereales y legumbres como el puré de arroz, de lentejas o avena. Cuando los dientes empiezan a salir, se pueden dar trocitos de pan, de verduras y frutas cocidas, o aquellas con texturas suaves como el banano.

Alrededor de los 10 meses pueden introducirse las carnes blancas como el pavo, el pollo y la yema de huevo. Dado que la clara del huevo puede producir alergias, se recomienda introducirla después del año, así como el pescado y la proteína roja.

El consumo de pescado es muy importante fomentarlo desde etapas tempranas. Recordemos que el pescado sobre todo el azul, tiene un alto contenido de Omega 3, del tipo del ácido eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA).

Estas son grasas polinsaturadas que fomentan, entre otras, el desarrollo neurológico y visual, el sistema inmune y previenen los daños vasculares a lo largo de la vida.

Una vez el niño tiene sus 4 dientes centrales, las frutas ya pueden darse frescas, peladas y en trozos que el niño/a pueda sostener.

5. Introducir frutas y verduras durante los 1.000 dias

El periodo de los 1.000 dias es clave para lograr un estilo de vida saludable en la vida adulto.

¿Por qué crees que es tan difícil empezar a comer verduras y frutas en la vida adulta? Después de los 2 años de edad, los pequeños desarrollan cierto temor por comer alimentos nuevos, a esto se llama neofobia alimentaria y es un proceso normal del desarrollo humano.

Esta se produce como mecanismo de defensa frente a riesgos desconocidos (“comida desconocida”) y usualmente desaparece después de los 5 años, aunque a veces puede persistir hasta la edad adulta.

Los alimentos que el niño no haya probado en estas primeras etapas, será más difícil lograr que los acepte cuando sea adulto.

6. Recordar siempre: tu promueves la alimentación sana de tu hijo

Es importante que tu hijo/a te vea comer verduras junto con tu pareja, y que alrededor de ellas, pueda percibir un ambiente de tranquilidad y bienestar, recuerda que repetirá lo que ve hacer a sus padres.

En caso que las rechace, se recomienda no forzarlo a que las coma e intentar variar la presentación del plato, darlas en pequeñas cantidades y persistir en el intento varias veces.

 Es importante también evitar distractores durante la comida como la tele, para que  aprenda a valorar desde temprano el espacio de la comida como un espacio confortable y familiar. 

Recuerda dedicar tiempo para estimular el desarrollo psicomotor en esta etapa. Practica ejercicios con movimientos corporales, háblale, muéstrale diferentes colores y usa los juegos didácticos adecuados para su edad.

Источник: https://inatal.org/noticias/el-articulo-del-especialista/588-por-que-la-nutricion-en-los-primeros-1000-dias-del-bebe-es-clave-para-su-correcto-desarrollo-neurologico.html

Tratamiento de la obesidad infantil

Los primeros 1000 días del bebé influirán en el riesgo de padecer obesidad

La obesidad infantil es, realmente, la “epidemia” del siglo XXI. Las cifras de niños que padecen sobrepeso u obesidad se han disparado en los últimos años en los países desarrollados, incluido en España.

Esta enfermedad es muy grave ya que no solo causa diversos trastornos físicos, sino también psicológicos. Además, acorta la esperanza de vida de las personas que la padecen en la niñez y la etapa adulta.

Por eso, es importante atajarla cuanto antes

Indice

¿Cómo enfrentarse a la obesidad infantil?

La obesidad infantil ha ido en aumento en determinados países en los últimos años. Por eso son muchos los estudios, congresos y simposios que se hacen para intentar controlar este problema y mejorar la nutrición infantil de nuestros pequeños. Como la II Conferencia Internacional sobre Nutrición y Crecimiento celebrada recientemente en Barcelona.

En ella, la profesora Hania Szajewska, del Departamento de Pediatría de la Universidad Médica de Varsovia, habló sobre el efecto positivo de los probióticos para luchar contra la obesidad infantil.

Szajewska señaló que hay una relación directa entre la microbiota instestinal (las bacterias que residen dentro del cuerpo) y la obesidad.

Según sus estudios, hay una diferencia notable en la microbiota intestinal que se encuentra en los niños que sufren obesidad en relación con los niños sanos, por lo que es evidente que las bacterias impactan directamente en nuestro metabolismo.

Por ello, Szajewska propone la actuación sobre la microbiota intestinal mediante la administración de probióticos como una medida preventiva para luchar contra la epidemia de la obesidad intantil. De hecho, los estudios preliminares llevados a cabo demuestran que su administración está directamente relacionada con un control óptimo del peso.

Por supuesto, las claves para luchar contra la obesidad infantil son la dieta variada y equilibrada y el ejercicio físico regular. No obstante, todos estos avances ayudan a aquellos niños obesos a los que les cuesta volver a su peso normal.

Cuidados prenatales y desarrollo infantil

La alimentación materna durante la gestación es fundamental para asegurar el correcto crecimiento y desarrollo del niño y evitar ciertas enfermedades.

Así lo desveló el profesor Ferdinand Haschke, del Nestlé Nutrition Institute en Suiza y del Departamento de Pediatría de la Universidad de Viena.

Según Haschke, un 50% de las mujeres jóvenes de algunos países desarrollados y emergentes sufren sobrepeso u obesidad, lo que conlleva a que sus hijos tengan mayor riesgo de heredar la enfermedad.

Los recién nacidos con madres con sobrepeso u obesidad tienen mayor peso al nacer, ya que el ambiente intrauterino se convierte en sí mismo en un factor de riesgo para el bebé, debido fundamentalmente a una sobreexposición a la glucosa. Está demostrado que estos niños nacidos de una generación de madres con sobrepeso u obesidad tendrán una esperanza de vida menor.

Por el contrario, más del 10% de la población femenina mundial en edad fértil sufre desnutrición, un factor de riesgo muy importante para su descendencia, con terribles consecuencias fetales. En países de medio y bajo poder adquisitivo, entre el 30-40% de los niños son de talla baja para la edad, lo que dificulta su crecimiento durante los primeros dos años de vida.

Haschke confirma que ambas problemáticas tienen su origen en el periodo fetal, por lo que es posible una intervención previa o durante el embarazo para evitarlas.

Es vital apoyar los programas de reducción de peso, prevenir el incremento de peso durante el embarazo y controlar la diabetes gestacional para reducir el número de bebés con sobrepeso durante el periodo gestacional.

Para luchar contra la desnutrición materna, Haschke asegura que los suplementos de micronutrientes y de proteínas que aportan energía adicional, administrados a las madres, reducen en un 34% el riesgo de nacimientos de bebés pequeños para la edad gestacional.

Foto: freedigitalphotos.net

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/salud-infantil/tratamiento-de-la-obesidad-infantil-5964

Primeros 1000 días de vida, ¿por qué son tan importantes?

Los primeros 1000 días del bebé influirán en el riesgo de padecer obesidad

¿Qué son los primeros 1000 días de vida? ¿Quieres conocer a qué se debe su importancia y cómo trabajar durante ellos?

Primero de todo: ¿qué es eso de los primeros 1000 días de vida?

Los primeros 1000 días de vida son aquellos que incluyen los aproximadamente 270 días que dura una gestación normal, los 365 días del primer año más los otros 365 días del segungo. Es decir, son los primeros días de vida desde la concepción hasta que el niño cumple dos años.

¿Por qué son tan importantes estos primeros 1000 días?

En los primeros meses de vida (incluso desde el momento en el que el niño se concibe) el crecimiento, cambio y desarrollo es máximo, mucho mayor que en cualquier otra etapa. La alimentación que tomemos también va a determinar nuestros gustos y preferencias. Es por eso que lo que hagamos en estos primeros días de vida va a ser crítico y determinante en la vida del niño.

Pero no sólo influye en los primeros años de vida, sino que esta “programación” es un factor importante en la aparición de enfermedades no transmisibles a lo largo de toda la vida, en especial, la enfermedad cardiovascular, el síndrome metabólico y la intolerancia a los hidratos de carbono.

Por tanto, tenemos una maravillosa oportunidad sentar las bases para una vida saludable a nivel físico y emocional.

¿La explicación más plausible a todo esto? Que todos estos factores modifiquen la expresividad de algunos genes que programen qué va a ser de nosotros a lo largo de nuestra vida, y que incluso se puedan transmitir a otras generaciones (lo que se conoce como cambios epigenéticos).

¿En qué influye lo que hacemos durante el embarazo?

Tenemos estudios que demuestran la importancia de lo que comemos durante el embarazo.

Una alimentación materna poco saludable durante el embarazo, por ejemplo, determina un peor desarrollo pulmonar y un mayor riesgo de problemas respiratorios.

O el que la madre se alimente con una dieta mediterránea se asocia a un menor riesgo de desarrollo de alergia. ¡Fíjate la importancia de la alimentación!

¿Y qué pasa en esos dos primeros años de vida que es tan importante?

Igual que en el embarazo, lo que hacemos en estos primeros años de vida determina en gran parte qué va a pasar posteriormente.

Con respecto al tema de la alimentación, hay estudios que demuestran que en niños alimentados con leche de fórmula o destetados antes de los 4 meses, si introducimos la alimentación complementaria antes de esa edad, las tasas de obesidad a los 3 años eran mucho mayores. El qué damos al introducir la alimentación también parece influir en las posibilidades posteriores de que el niño desarrolle exceso de peso.

Si nos fijamos en el desarrollo neurológico, comienza desde el momento de la concepción en que se empiezan a formar y desarrollar las diferentes estructuras. En esta entrada de la neuropediatra Mª José Más verás la importancia de los 3 primeros años de vida y de todos los factores que influyen en él. Tenlos en cuenta.

Vale, ¿y qué podemos hacer nosotros en estos primeros 1000 días de vida?

  • Llevemos nosotros como padres una alimentación saludable. Ya hemos visto que la alimentación de la mamá en el embarazo determina qué va a pasar posteriormente. No comas por dos, limítate a comer saludable. Pero no sólo eso, el padre también tiene que ver aquí, dedemos ser su modelo a seguir. Si nos ven comer saludable, habrá más posibilidades de que ellos también lo hagan.
  • El embarazo es un buen momento para que ambos os plantéeis dejar de beber y fumar, si no lo habéis hecho antes. Ya sabes que, por mucho cuidado que lleves, el tabaco tiene consecuencias para tu hijo.
  • Ya sabes, el alimento ideal para el bebé es la lactancia materna. Recomendada de manera exclusiva hasta los 6 meses y complementada con la alimentación hasta los 2 años o hasta que la madre y el niño quieran. Si tienes dificultades, busca apoyo. Si no es posible, aliméntalo con leche de fórmula respetando su saciedad. Olvida la cantidad recomendada que pone el bote.
  • Evita el azúcar y la sal en los primeros años, que tu hijo sepa a lo que saben los alimentos. No lo acostumbres a sabores muy azucarados ni muy salados.
  • No corras con la introducción de la alimentación complementaria. En purés o en trocitos, como tú quieras, pero respetando su apetito, no lo fuerces.
  • Evita los procesados. Ofrécele mucha fruta y verdura. A veces son sabores diferentes y los rechazan de inicio. Continúa ofreciéndoselos, no se lo cambies por un lácteo azucarado que seguro se lo toma sin protestar «por que coma algo». Dale alimentos saludables, evitando las grasas saturadas y el exceso de proteínas. Leche de vaca antes del año no. Las leches de crecimiento no son necesarias.
  • Manteneos todos activos. Ya sabes que no es recomendable comer con tele ni pantallas para que se quede embobado y engulla mejor.
  • Ofrécele cariño y un vínculo seguro. Cómo tratemos al bebé desde el primer día influirá en su desarrollo. No llora para manipularte ni se va a acostumbrar a los brazos. Por desgracia, te lo aseguro.
  • Juega con tu hijo, estimúlale. Es lo mejor que puedes ofrecerle para un correcto desarrollo neurológico.

¿Cómo han sido o están siendo los primeros 1000 días de tu bebé? Espero tus comentarios. ¿Te parece útil? Igual también lo es para otras familias. ¿Lo compartes?

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

Copyright secured by Digiprove © 2019-2020All Rights Reserved

Original content here is published under these license terms: X 
License Type:Read Only
License Abstract:You may read the original content in the context in which it is published (at this web address). No other copying or use is permitted without written agreement from the author.

Sígueme en:¿El post te ha resultado útil? ¡Ayúdame y puntúalo!(Votos: 0 Promedio: 0)

Posts relacionados

Источник: https://pediatra2punto0.com/primeros-1000-dias-de-vida/

maternidad consciente en los 1000 primeros días del bebé

Los primeros 1000 días del bebé influirán en el riesgo de padecer obesidad

Una maternidad consciente en los 1000 primeros días nos ayudará a criar a nuestros hijos de manera más saludable en la etapa que más lo necesitan. En este periodo que va desde la concepción hasta los dos años y medio del bebé, existen muchos factores que pueden afectar de manera positiva o negativa al desarrollo de ese ser humano. 

Uno de los puntos mas importantes durante esta época, aunque no el único, es la nutrición.

Durante el embarazo, es la nutrición de la madre la que regula lo que le llega al feto, y después, serán los hábitos nutricionales de ese bebé y los que llevan a cabo la unidad familiar los que influirán en el desarrollo de esos 1000 primeros días.

Hay muchos libros y trabajos sobre maternidad y nutrición ya publicados y proyectos a nivel mundial que han visto resultados transformadores en zonas de alta desnutrición, que abarcan cifras nada desdeñables, el retraso en el crecimiento debido a estos factores afecta a más de 150 millones de niños en todo el mundo.

Pero me gustaría hilar mas fino y bajarlo al día a día de nuestra realidad.

Para una maternidad conscienteen los 1000 primeros días no solo es clave mantener una nutrición equilibrada, también ser conscientes para hacer un consumo responsable de lo que comemos, de lo que utilizamos y del uso que hacemos del entorno. Incluso antes de quedarnos embarazadas.

Preconcepción

Antes de quedarnos embarazadas deberíamos ya adoptar ciertos hábitos que influirán incluso en el éxito de un posible embarazo:

Tener una vida saludable incluyendo la actividad física.
No consumir alcohol y ni tabaco.Un control sobre la diabetes y la hipertensión.Una prevención y control sobre enfermedades infecciosas.Un buen sistema inmunitario.Un peso adecuado.

Hábitos de una dieta rica en frutas y verduras, proteínas, baja en azúcares y grasas saturadas.

Suplementos de ácido fólico y otros nutrientes que ayudaran a futuro desarrollo del bebé.

Embarazo

Compartís placenta pero olvídate desde el primer momento del tema de “comer por dos”, el incremento de energía durante el embarazo es solo de un 10% (unas 200 kcal al día), es como una rebanada de pan de cereales y una manzana, ¡solo!Cuida en especial estos nutrientes: hierro, yodo, calcio, zinc y magnesio. Vitaminas A, B6, B12, C, D, E y Omega 3.

Todo esto ayudará a que reduzcas el riesgo de anemia, partos prematuros, bajo peso del bebé, riesgo de aborto y preeclampsia. Además estarás ayudando al buen desarrollo de los huesos, la vista y el cerebro del bebé.

Evita tomar alimentos precocinados (suelen contener aromatizantes artificiales, colorantes y emulgentes muchos considerados disruptores endocrinos).

No “des de comer” a tu piel productos cosméticos con disruptores endocrinos. Muchos de ellos pueden a travesar la barrera de la placenta y llegar al hígado del feto.

Limita la ingesta de cafeína.

Elimina el alcohol y la nicotina.

Evita ser ser fumadora pasiva.

Lactancia

La lactancia materna es la mejor y primera opción para la nutrición del bebé si es posible, además se recomienda la lactancia exclusiva al menos hasta los 6 primeros meses de vida.

La composición de la leche materna evita ingestas de elementos no recomendados y además ayuda a desarrollar un buen sistema inmunitario y le protege de infecciones respiratorias y gastrointestinales, le confiere un desarrollo óptimo a nivel neuronal, y reduce el riesgo de obesidad o diabetes.

En este periodo también es importantísimo el vínculo que se construye entre la madre y el bebé. Te recomendamos fomentarlo con la crianza piel con piel.La dieta de la madre es importantísima para la calidad de la leche materna. Así que os recomiendo seguir con las indicaciones del periodo de embarazo.

Sigue evitando “dar de comer” a tu piel productos cosméticos con disruptores endocrinos. Muchos de ellos llegan a la leche materna.

Muy importante la higiene de manos y no chupar la madre los utensilios del bebé (chupetes, cucharas etc.).

De los 6 a los 24 meses

Lo ideal seria no introducir alimentos complementarios a la lactancia materna hasta las 17 semanas (5º mes) y tampoco debería ser más tarde de las 26 semanas (7 meses). La alimentación con cuchara es muy importante para el buen desarrollo de la edad. Mientras, se puede continuar con la lactancia materna el tiempo que la madre pueda y quiera hacerlo.

Alimentos recomendados:

Purés de verduras (lo más ecológicas posible) con carne o pescado.

Papillas de frutas y cereales caseras y papilla de cereales.

Los alimentos pobres en nutrientes que contienen un exceso de azúcar, grasa o sal deberían evitarse.

Consciencia para construir sociedades más saludables

Todos estos consejos para una maternidad consciente en los 1000 primeros días están avalados por muchos organismos y expertos de la salud internacional. Si criamos niños más saludables, nuestras sociedades serán más saludables.

Un tema crucial e importantísimo del que todos los padres del mundo deberíamos tener en cuenta, porque no solo nos encamina hacia una medicina más preventiva y menos costosa: es criar unos hijos que marcarán la historia de un mundo más justo y equilibrado.

Maternidad consciente siempre

Una alimentación saludable y unos hábitos de vida más conscientesno deberían acabar en los 1000 primeros días.

Yo te animo a que si lees este artículo te replantées hábitos que actualmente tienes tú o tu familia y trates de modificarlos, en esto somos muchas las madres que tenemos que mejorar, pero cuantas más seamos más fácil será que lo normal sea esto y no a lo que estamos acostumbrados.

Y nunca olvides la importancia de los 1000 primeros días que serán clave para el correcto desarrollo de tus hijos.

Me and Me: cosmética consciente

Me and Me se ha creado desde la consciencia y es más que una marca de cosmética para la maternidad. Su objetivo es mejorar de forma consciente el futuro de nuestros hijos, el presente de las madres y el mundo que dejaremos y que ellos seguirán construyendo.

¿Me acompañas?

Referencias

Источник: https://www.meandme.com/maternidad-consciente-los-1000-primeros-dias/

¿Qué es la diabetes gestacional?

Los primeros 1000 días del bebé influirán en el riesgo de padecer obesidad

La diabetes mellitus gestacional, comúnmente llamada diabetes gestacional, es una forma de diabetes inducida por el embarazo. No se conoce una causa específica de este tipo de enfermedad, pero se cree que las hormonas del embarazo podrían reducir la capacidad que tiene el cuerpo de utilizar y responder a la acción de la insulina.

En la diabetes gestacional (GMD) hay una alteración en los niveles de azúcar en la sangre.

Para diagnosticarla no basta con un examen, pues en el metabolismo de la glucosa influyen el peso corporal, factores dietéticos y étnicos, historia familiar, estrés, actividades glandulares del cuerpo, etcétera, por eso es recomendable consultar a un endocrinólogo o a un obstetra con experiencia para controlarla.

Si el problema se detecta pronto y se mantiene bajo control (llevar la dieta necesaria, hacer ejercicio y estar pendiente de los niveles de glucosa) los riesgos para el bebé son mínimos. La asesoría alimenticia ayuda a prevenir algunos de los problemas asociados con dicha diabetes.

Si el problema no se detecta a tiempo o no se controla correctamente es posible que el bebé nazca más grande, ya que subirá de peso al estar expuesto a un exceso de azúcar en la sangre, además existe la posibilidad de que haya problemas al nacer debido a que también aumenta el tamaño de la cabeza (macrosomía); asimismo, se incrementa el riesgo de anomalías congénitas.

De acuerdo a información de la OMS, alrededor del 10% de las futuras mamás desarrollan esta enfermedad, considerada una de las más comunes del embarazo.

¿Cómo saber si padeces diabetes gestacional?

Por desgracia, la diabetes gestacional usualmente no presenta ningún síntoma. Por esta razón, a casi todas las mujeres embarazadas se les realiza una prueba que se llama prueba de tolerancia a la glucosa entre las 24 y las 28 semanas.  

No obstante, las mujeres que tienen alto riesgo de padecer diabetes (con obesidad o predisposición hereditaria), los especialistas les recomiendan hacerse la prueba desde las primeras semanas de embarazo y repetirla entre las semanas 24 y 28, si el resultado sale negativo.

Si la prueba sale positiva, no quiere decir que tengas diabetes del embarazo, sino que hace falta una prueba más detallada (prueba de tolerancia a la glucosa, o GTT por sus siglas en inglés) para saberlo con seguridad.

[relacionado id=2476]

¿La diabetes gestacional afecta al bebé?

Como mencionamos, si la diabetes gestacional no es detectada y tratada adecuadamente puede tener consecuencias para el bebé.

Cuando la diabetes aparece, significa que hay una gran cantidad de azúcar circulando por la sangre de la madre y que le llega directamente al bebé. Esto obliga al páncreas del bebé a producir más insulina para procesar la glucosa. El exceso de azúcar e insulina en la sangre puede provocar que el bebé engorde mucho mientras aún está en el útero.

Por consiguiente, si un bebé es demasiado grande, será más difícil tener un parto vaginal, lo que orilla a tener una cesárea. 

¿Qué hacer si padeces diabetes gestacional?

Es claro que dependiendo de la gravedad de la enfermedad, depende el tratamiento que recomiendan los médicos.

Los consejos básicos para combatir este problema son:

  • Seguir una dieta balanceada y visitar a un nutriólogo que te brinde un plan de alimentación específico, de acuerdo a tu altura, peso y nivel de actividad.
  • Hacer ejercicio moderado que ayude a tu cuerpo a procesar la glucosa. Caminar o nadar 30 minutos al día es una opción perfecta.
  • Acudir a la insulina solo si tu médico te lo recomienda.
[relacionado id=29281]

Después del parto

Después de nacer, es factible que existan complicaciones para estabilizar la glucosa del bebé, ya que durante la gestación, se acostumbró a cantidades elevadas de azúcar, lo cual hace que el páncreas produzca insulina en exceso. Es posible que resulte problemático estabilizar su temperatura durante las primeras horas e incluso días.

Además, los bebés de mamás que padecieron diabetes gestacional, suelen tener problemas para regular sus niveles de glucosa en la sangre.

Esto es porque su páncreas sigue produciendo insulina en exceso, pero como ya no recibe el azúcar que adquiría de la madre, esta insulina excesiva consume de inmediato la glucosa del bebé, que ahora tiene un nivel normal. Esto se conoce como hipoglucemia (nivel bajo de azúcar en la sangre).

Si padeces diabetes gestacional, el equipo médico que te atienda durante el parto deberá revisar los niveles de azúcar en la sangre del bebé. Si son bajos, te recomendarán que lo amamantes lo antes posible, o bien, le proporcionarán un poco de fórmula o agua con glucosa. En casos muy severos de hipoglucemia, pueden administrarle glucosa por vía intravenosa.

Por su parte, la mayoría de las mujeres con diabetes del embarazo no siguen siendo diabéticas después del parto. Sin embargo, son más propensa a desarrollar diabetes gestacional en su próximo embarazo. 

Aprende a llevar una dieta sana desde el embarazo en nuestro Master bbmundo Talks “La alimentación en sus primeros 1000 días marcará su vida” el próximo 23 de septiembre.

 INSCRÍBETE AQUÍ 

Источник: https://www.bbmundo.com/embarazo/segundo-trimestre/que-es-la-diabetes-gestacional/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: