¿Los tratamientos bucodentales pueden afectar al feto?

¿Los tratamientos bucodentales pueden afectar al feto?

¿Los tratamientos bucodentales pueden afectar al feto?

– Encías rojas, inflamadas o dolorosas

– Dolor en algún diente

– Encías flojas y sueltas

– Mal aliento persistente

– Pus entre los dientes y las encías

– Dientes sueltos o separados

– Cambios en la mordida La inflamación de las encías responde a varios factores. Por un lado, la acción de las hormonas durante la gestación provoca un aumento del volumen sanguíneo, es decir, llega más sangre a los tejidos, incluidas las encías.

Pero además, en esta etapa, la respuesta inflamatoria es más exagerada; esto sucede porque el organismo, en el embarazo, está más alerta a posibles infecciones. Este problema suele aparecer, normalmente, entre el tercer y el octavo mes de embarazo y desaparece durante el parto.

Debido a esto, es fundamental mantener hábitos saludables y una buena higiene bucodental. Otros problemas habituales de odontología en estos meses son:

– Caries: los ácidos de la boca descomponen el esmalte de un diente y, al aumentar el ácido de la saliva en el embarazo, los dientes son más propensos a sufrirlas. Además, las náuseas y el vómito con frecuencia también hacen que este ácido se intensifique.

Dientes flojos. Los niveles elevados de las hormonas producidas durante el embarazo pueden afectar a los tejidos y huesos que mantienen los dientes en su lugar.

Tumores del embarazo. Pequeños bultos que se forman en las encías inflamadas, por lo general entre los dientes. Son benignos, pero pueden causar sangrado.
 

¿Qué tratamientos se pueden llevar a cabo en el embarazo?

Tanto los empastes como los detartrajes para la gingivitis se pueden realizar sin problema.

Es posible que el dentista necesite hacerte una radiografía; no te preocupes, estas radiografías dentales usan una cantidad muy pequeña de radiación, por lo que no hay riesgo de que afecte al bebé, aún así, debes avisarle antes de realizarla para que proteja tu abdomen.

En cuanto a la anestesia tampoco es problema, ya que se usa anestesia local para asegurar la analgesia durante el tratamiento. De todos modos, el odontólogo usará fármacos anestésicos que no afectarán al bebé.

Por otro lado, existen algunos tratamientos que, de ser posible, sería conveniente posponerlos a después del parto. Entre estos se encuentra la utilización de los productos profesionales que actúan blanqueando los dientes. Tampoco se suelen poner las ortodoncias. 

Consejos de higiene bucal en el embarazo

Es muy importante dejar patente el beneficio que supone el control de las enfermedades orales en la mujer embarazada. Este hecho supondrá la disminución de las bacterias en la saliva de la mujer y, con ello, evitamos la transmisión de estos agentes bacteriológicos de la madre al recién nacido.

Es importante seguir, al menos, estas tres pautas para garantizar una salud bucodental óptima durante el embarazo:

– Minucioso cepillado dental con pasta fluorada, al menos dos veces al día.

– No olvidar la higiene entre los dientes con hilo de seda o cepillos interproximales.

– Cuidar una correcta alimentación, evitando el consumo excesivo de alimentos azucarados, fundamentalmente entre horas.

– Acudir al dentista en caso de cualquier duda o presentar complicaciones.
 

¿Y tras el parto?

Cuando el niño nace, la madre debe conocer que ciertos hábitos que implican la contaminación de la saliva de la madre al bebé deben ser evitados.

Costumbres como pasar la cuchara de la madre al niño, besar en la boca al bebé o incluso ”limpiar” el chupete con la propia saliva del adulto, genera el consiguiente intercambio de bacterias que son nocivas para el pequeño.

Como norma de higiene, aunque nuestro hijo no tenga dientes aún, es importante tener la costumbre de pasar una gasa por sus encías después de cada toma. Posteriormente, existen cepillos adaptados a cada etapa, que deben ser utilizados desde la salida del primer diente.

Los niños nacen sin caries y es responsabilidad de los progenitores conservar una buena salud oral desde el principio. La prevención es la forma más barata y sencilla de generar salud. Por ello, la Asociación Americana de Odontopediatría y la Sociedad Española de Odontopediatría recomiendan la visita al odontopediatra a partir de los 6 meses de vida.

Detartraje

Definición:

El detartraje y el alisado radicular son técnicas de limpieza especiales realizadas por un profesional de la odontología, bien sea un dentista general, un higienista dental o un periodoncista. Estos tipos de limpieza permiten eliminar la placa y el sarro de debajo de las encías, y ayudan a restablecer la salud de dientes y encías.

Síntomas:

Daño, manchas, inflamación en algún diente.

Tratamiento:

El detartraje y el alisado radicular eliminan la placa y el sarro presentes debajo de la línea de las encías.

Estos tipos de limpieza controlan el crecimiento de bacterias nocivas, y permiten a las encías volver a fijarse firmemente a los dientes.

Ya que en estos procedimientos se abarcan regiones más profundas que en una limpieza habitual, es posible que le duerman la boca. La limpieza podría requerir entre 1 y 4 visitas al dentista para completarse.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/los-tratamientos-bucodentales-pueden-afectar-al-feto-7311

Embarazo, ortodoncia y otros tratamientos dentales, ¿qué se debe tener en cuenta?

¿Los tratamientos bucodentales pueden afectar al feto?

El embarazo implica una serie de cambios para la mujer que pueden afectar a la cavidad bucal, aumentando las probabilidades de padecer caries y enfermedades periodontales. Es por eso, que los odontólogos recomiendan realizar una revisión completa de la boca en el momento en que se conoce el embarazo, de cara a valorar posibles tratamientos.

Igualmente, si la mujer está realizándose un tratamiento de ortodoncia en el momento en que se queda embarazada, es importante que lo comunique lo antes posible al especialista, con el fin de extremar los cuidados bucodentales.

Cada día es más frecuente que las mujeres adultas jóvenes se realicen un tratamiento de ortodoncia para mejorar su sonrisa y la salud de su boca. En algunos casos, el tratamiento ya iniciado puede coincidir con el momento en que la mujer se queda embarazada, y es probable que entonces surjan dudas sobre cómo proceder al respecto.

¿Hay algún riesgo de continuar con el tratamiento de ortodoncia durante el embarazo? ¿O es mejor posponerlo hasta dar a luz? Hemos hablado con el presidente de la Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO), el Doctor Juan Carlos Pérez Varela, y estas han sido sus recomendaciones:

«No existe ningún problema importante que contraindique el tratamiento de ortodoncia durante el embarazo, pero es necesario que se comunique al ortodoncista que se está esperando un bebé para que no realice ninguna radiografía dental desde el momento en que se sepa, o incluso desde el momento en que la mujer empiece a intentar quedarse embarazada»

«Y es que es importante que el especialista trate a las mujeres en edad fértil que están buscando un hijo como si ya estuvieran embarazadas, porque podrían estarlo y no saberlo aún».

El doctor Pérez Varela insiste en la importancia de extremar las medidas de higiene bucondentales durante el embarazo, pero máxime si la mujer lleva un tratamiento con brackets.

Durante el embarazo los cambios hormonales provocan una mayor gingivitis (inflamación de las encías) que puede verse agravado por factores irritantes. El elemento que habitualmente crea mayor gingivitis es la placa dental y los aparatos de ortodoncia aumentan las probabilidades de retener placa si no se realiza una correcta limpieza oral.

Si estás usando brackets, tu ortodoncista te informará sobre la mejor forma de proceder al cepillado dental diario.

Estoy embarazada y quiero hacerme un tratamiento de ortodoncia: mejor esperar

Pero puede ocurrir que la mujer esté pensando en realizarse un tratamiento de ortodoncia y antes de iniciarlo se quede embarazada. En ese caso, la SEDO recomienda esperar a dar a luz para comenzar con dicho tratamiento, ya que algunas de las pruebas que se necesitan realizar para llevarlo a cabo no son aconsejables durante la gestación.

«Si estás embarazada y estás pensando en comenzar un tratamiento de ortodoncia es más aconsejable esperar a que nazca el bebé para hacer el estudio previo necesario para un correcto diagnóstico y planificación del tratamiento» – explica el doctor Pérez Varela.

«Algunas de las pruebas, como los moldes de la boca, las fotografías de la cara y de los dientes o los registros de la mordida del paciente no implican ningún riesgo para la embarazada ni para el bebé»

«Pero para algunos tratamientos, por ejemplo en los casos de cirugías ortognáticas, puede ser imprescindible realizar pruebas complementarias, como radiografías, que no son tan aconsejables durante el embarazo«.

Sin embargo, el Doctor Pérez Varela insiste en que no hay que alarmarse en caso de que no hubiera más remedio que realizar radiografías dentales estando embarazada:

«Si hay que hacer un examen radiográfico para hacer un seguimiento de un tratamiento dental que comenzó antes del embarazo no hay que alarmarse ya que el haz de rayos radiográficos no va dirigido hacia el abdomen y la cantidad de radiación que se produce es pequeña, por lo que podrán realizarse radiografías dentales poniendo un delantal de plomo que cubra la barriga y proteja al bebé»

Otro tipo de tratamientos dentales

Durante el primer trimestre de embarazo los expertos aconsejan no realizarse ningún tratamiento dental a no ser que sea muy necesario y no pueda esperar a ser realizado durante el segundo trimestre, que es el más favorable para ello.

Estos casos urgentes serían, por ejemplo, extracciones que no puedan esperar, infecciones bucodentales grandes o caries susceptibles de provocar una infección periapical.

«En muchas ocasiones nos preguntan si las embarazadas pueden hacerse tratamientos dentales y siempre respondemos que la embarazada puede recibir el tratamiento dental que precise, pero durante el primer trimestre se suelen realizar sólo tratamientos de urgencia, ya que es durante el primer trimestre cuando se van a formar las estructuras principales, como el sistema nervioso central con el cerebro, el corazón y el sistema vascular» – explica Juan Carlos Pérez Varela

El segundo trimestre, en cambio, es el más idóneo para someterse a cualquier tratamiento dental aunque siempre hay que informar del embarazo al dentista para que tome las precauciones oportundas

«El segundo trimestre es el momento ideal para realizar cualquier tratamiento dental, ya que no hay problema en utilizar anestesia local. Aquí volvemos a ver la importancia de informar del embarazo, ya que el especialista usará fármacos anestésicos que no afecten al bebé» – comenta el Doctor Pérez Varela.

Y el tercer trimestre, al igual que el primero, vuelve a ser el menos recomendado para practicarse cualquier tratamiento dental. A los riesgos propios del uso de la anestesia, se suma el volumen de la tripa, que puede dificultar o incomodar a la madre para permanecer mucho tiempo en la misma posición, e incluso el estrés que a muchas personas les supone acudir al dentista.

Por tanto, en este trimestre se harán tan sólo los tratamientos urgentes que no puedan esperar a ser practicados tras dar a luz, y en ningún caso se utilizará el óxido nitroso (popularmente conocido como «gas de la risa») como sedante.

«En el último trimestre del embarazo puede resultar molesto permanecer sentada en el sillón del ortodoncista durante un período prolongado de tiempo, por ello recomendamos esperar a que nazca el bebé para iniciar tratamientos largos. Sin embargo, si estás haciéndote un tratamiento cuando te enteras de que estás embarazada no te preocupes, ya que el especialista tendrá cuidado de que la barriga no dificulte el retorno venoso de tus piernas» – concluye el doctor Pérez Varela.

La mayoría de estas recomendaciones también se aplicarían tras dar a luz, si la madre ha optado por lactancia materna.

Los expertos recuerdan que todo lo que pasa al torrente sanguíneo puede afectar de igual modo a la leche de la madre, por lo que cualquier tratamiento que implique anestesia o el uso de ciertos productos (como por ejemplo, los utilizados para el blanqueamiento dental), se aconseja postergarlos siempre que sea posible.

Источник: https://www.bebesymas.com/salud-de-la-madre/embarazo-ortodoncia-y-otros-tratamientos-dentales-que-se-debe-tener-en-cuenta

Embarazo y salud bucodental: una relación con mucho a tener en cuenta

¿Los tratamientos bucodentales pueden afectar al feto?

El embarazo es una etapa en la vida durante la cual los cambios son la única constante.

La mujer embarazada, en su gestación, experimenta una serie de cambios fisiológicos que afectan a múltiples sistemas, especialmente a nivel hormonal, con más cambios que en ningún otro periodo.

Por eso, es importante observar con gran atención al detalle la relación entre embarazo y salud bucodental.

Una de las áreas más afectadas durante el embarazo es la cavidad oral.

Aunque pueda parecer que hay otras mil cosas por las que preocuparse, una de las primeras cosas que deberían hacerse al conocer el embarazo es solicitar una revisión odontológica.

Ahí, los especialistas podrán valorar los hábitos de higiene, flúor, problemas bucales (por ejemplo, caries o gingivitis) y los tratamientos preventivos necesarios.

A pesar de la idea generalizada de que cada embarazo cuesta un diente, no hay evidencias de que a lo largo de la gestación se produzca pérdida de calcio como consecuencia de las demandas fetales. Contrariamente a las creencias populares, el feto no obtiene calcio de los dientes de la madre, sino a través de la dieta o de los huesos de la madre.

Durante esta etapa, la mujer embarazada tiene mayor apetencia por los alimentos dulces. El aumento del consumo de azúcares y la mala higiene oral pueden llevar a un aumento de la placa bacteriana, y estas bacterias se alimentan de los azúcares, produciendo ácidos que atacan el esmalte y, por tanto, generan un mayor riesgo de caries.

La higiene, pilar básico

Mantener unas buenas rutinas de higiene bucodental es siempre importante, pero durante el embarazo lo es todavía más, así como seguir una dieta equilibrada, alejando los excesos de alimentos dulces o de consistencia pegajosa, como chucherías, bollería o refrescos, entre otros.

El primer trimestre puede ser el más complejo. Las náuseas y vómitos que habitualmente se dan en esta primera fase provocan erosiones en el esmalte debido al ácido del estómago, lo que hace que sea más susceptible a las caries.

Además del uso de antieméticos, antiácidos (o ambos), se recomienda enjuagarse la boca con una cucharadita de bicarbonato en un vaso de agua: una solución para neutralizar los ácidos, evitando así el cepillado inmediatamente después de vomitar y optar siempre por un cepillo de cerdas suaves, para reducir el riesgo de daño en el esmalte. Otra buena medida puede ser recurrir a enjuagues con fluoruros, que pueden proteger dientes erosionados o sensibles.

Las encías, foco de atención

La salud bucodental no depende únicamente de los dientes: las encías también juegan un papel importante. Las variaciones hormonales son capaces de producir cambios en la reacción de los tejidos periodontales sin que existan cambios en la cantidad de placa bacteriana.

La gingivitus, una de las afecciones más comunes en las encías, es una inflamación y enrojecimiento que puede provocar dolor generalizado en la boca y mayor tendencia al sangrado.

Los problemas de encías suelen aparecer a partir del segundo mes de embarazo y disminuyen de manera significativa tras el parto: no es el embarazo en sí lo que causa gingivitis, sino que agrava cuadros inflamatorios preexistentes.

La peculiar relación entre embarazo y salud bucodental tiene muchas más aristas.

Durante el segundo trimestre puede aparecer el conocido como granuloma de embarazo: un crecimiento exofítico (bulto) en la zona anterior del maxilar, que puede cursar con dolor y sangra con facilidad aunque, al igual que la gingivitis, el granuloma cede espontáneamente y en ocasiones desaparece por completo tras el parto.

Tratamientos dentales en embarazadas

Los cambios que el cuerpo experimenta durante la gestación hacen que convenga extremar las precauciones ante cuadros clínicos de embarazadas.

Durante el primer trimestre solo se realizan tratamientos de urgencia, ya que en esa fase se está llevando a cabo la organogénesis, es decir, la formación de las estructuras principales del feto, como el sistema nervioso central o el sistema cardiovascular.

El segundo trimestre suele ser el momento ideal para realizar cualquier tratamiento dental al no existir ningún problema en utilizar anestesia local para asegurar la analgesia durante el tratamiento. Por supuesto, el odontólogo utilizará analgésicos que no puedan afectar al feto de ninguna manera.

El examen radiológico es importante para realizar el seguimiento de algunos tratamientos dentales. El haz de rayos no va dirigido hacia el abdomen, y la cantidad de radiación que se produce es pequeña, por lo que se pueden realizar radiografías siempre con un delantal de plomo que cubra el abdomen de la embarazada y proteja al feto.

En el último trimestre, el principal problema es la molestia que puede suponer a la embarazada estar sentada en el sillón dental durante un tiempo prolongado, por lo que se suele evitar la realización de tratamientos largos.

Toda mujer embarazada debe ser evaluada al principio del embarazo. Es imprescindible llevar a cabo una buena rutina de cepillado y de uso de hilo dental y se deben aumentar los cuidados preventivos orales. Cualquier tratamiento odontológico debe establecerse de tal manera que brinde la máxima protección tanto a la madre como al feto.

Artículo escrito por la doctora Najwa Boukhzer, dentista en Centros Odontológicos Romano.

Bibliografía:

  • Guillermo Machuca Portillo, Pedro Bullón Fernández. Tratamientos odontológicos en pacientes especiales, 3ª Edición.
  • SEPA – SEGO. Informe de salud bucal en la mujer embarazada.

Источник: https://www.dentistaenalicante.es/embarazo-y-salud-bucodental/

Embarazada y Dentista. Tratamientos indicados

¿Los tratamientos bucodentales pueden afectar al feto?

Todos sabemos que la revisión con el dentista, debería realizarse anualmente, para prevenir y detener a tiempo, cualquier patología que tengamos en la boca. Dicho esto, quisiera hacer una mención especial a la mujer embarazada.

Existen muchas leyendas urbanas sobre las pacientes embarazadas y muchos miedos por parte de ellas a la hora de acudir al dentista por que el feto no sufra ningún riesgo. Pues bien vamos a desmentir y a corroborar ciertas informaciones que se dicen.

Cuando una mujer planea quedar embarazada, es importante que visite al dentista previamente para una revisión general, ya que hay ciertos tratamientos que es mejor evitar llevar a cabo durante la gestación del bebé.

Se aconseja que acudan a una revisión en la clínica dental, al menos una vez, preferiblemente durante el segundo trimestre del embarazo. Se insiste en la buena higiene oral, para prevenir las caries y la gingivitis, que suele afectar a muchas mujeres embarazadas.

Los cambios que se generan a nivel de la encía durante el embarazo, suelen ser puramente hormonales y es un problema menor que se soluciona con una buena higiene o tratamiento periodontal, que realiza la higienista dental o el dentista, respectivamente.

ENFERMEDADES BUCODENTALES EN MUJERES EN GESTACIÓN Y LACTANCIA

Las principales alteraciones en la cavidad oral que se pueden dar en mujeres durante el período de lactancia y gestación son: gingivitis del embarazo, cambios en la saliva y un aumento de la cantidad de bacterias patógenas.

Gingivitis del embarazo

  • La respuesta inflamatoria a la placa bacteriana está incrementada en el embarazo, las mujeres embarazadas padecen un mayor sangrado e hiperplasia de las encías.
  • El tratamiento que se recomienda es una higiene oral en la consulta.

Cambios en la saliva

  • Disminución de la capacidad tampón.
  • Acidificación del pH.
  • Disminución del flujo salival 1º y 3º trimestre.
  • Aumento del flujo salival 2º trimestre.

Aumento de la cantidad de bacterias patógenas

  • Disminución neutrófilos, anticuerpos.
  • Aumento estrógenos y progesterona [Símbolo] dilatación de capilares, disminución de producción de colágeno.
  • Durante el embarazo se produce un aumento de ambas, provocando: dilatación de capilares gingivales, estimulación de células endoteliales, disminución de la producción de colágeno y provocando una disminución de la barrera epitelial que causa una respuesta intensificada a los efectos inflamatorios de la placa bacteriana.

Por estos motivos, es de gran importancia un minucioso cuidado y controles en las mujeres durante estos periodos.

Recomendaciones para la mujer embarazada

Los cambios que se generan a nivel de la encía durante el embarazo, suelen ser puramente hormonales y es un problema menor que se soluciona con una buena higiene o tratamiento periodontal, que realiza la higienista dental o el dentista, respectivamente.

Los síntomas más comunes son: inflamación y sangramiento de las encías al cepillar y en algunas ocasiones sangramiento al comer.

Durante los meses del embarazo es muy importante mantener los dientes y las encías lo más limpios posible y la mejor manera para prevenir la gingivitis o de tratarla cuando esta ya se ha instaurado en la boca de la mujer embarazada, sería:

  • Cepillarse los dientes después de cada comida o como mínimo 2 veces al día, haciendo especial hincapié en el cepillado que se realiza antes de ir a la cama.
  • Utilizar un cepillo de cerdas medias, al menos que su dentista le indique otro, por alguna razón especial.
  • Utilizar el hilo dental cada día.
  • Visitar a su dentista para que valore si hay acumulación de sarro (piedra) y que este pueda eliminarlo de la boca de la mujer embarazada.
  • Evitar alimento o bebidas azucaradas, tomar vitamina C que ayudará a fortalecer las encías y a reducir el sangramiento gingival.

Si durante esta revisión se determina que la paciente precisa tratamientos dentales que requieran de la aplicación de sustancias anestésicas para ser llevados a cabo, estos deben ser realizados de inmediato, porque aunque la paciente no presente dolor durante esta revisión, si no son tratados a tiempo, estas patologías se pueden convertir en motivo de urgencia dental cuando la mujer esté en plena gestación, afectando la tranquilidad del embarazo.

Si por el contrario la mujer embarazada no es tratada previamente, bien sea porque fue un embarazo inesperado o simplemente porque no acudió a la revisión anual antes de quedarse embarazada, se recomienda que los tratamientos se realicen durante el segundo trimestre de gestación, en especial aquellos tratamientos de urgencia que requieran el uso de sustancias anestésicas.

Debido a los cambios hormonales sufridos durante el embarazo, la mujer suele presentar inflamación y sangramiento de las encías.

Esto es una condición totalmente normal en la mujer embarazada.

Por ello es importante que la mujer mantenga una excelente higiene oral, para evitar los efectos irreversibles que puede generar esta condición, si no es atendida de la forma adecuada.

Para prevenir la aparición de caries y de enfermedad periodontal debes cuidar de tu boca, cepillándote los dientes al menos dos veces al día, pasarte el hilo dental para eliminar el resto de alimentos que se quedan entre los dientes. Deberás evitar los alimentos con alto contenido de azúcar y procurar mantener una dieta equilibrada.

Si tienes vómitos no olvides enjuagarte inmediatamente después de vomitar, así evitarás que los ácidos desmineralicen el esmalte de tus dientes y los desgasten, pero recuerda que deberás esperar mínimo media hora antes de cepillarte los dientes.

Aunque la mujer note inflamación de sus encías y por ende molestia al cepillarse, debe seguir cepillándose correctamente, ya que de lo contrario, se generará una acumulación de placa bacteriana que puede convertirse en sarro y desencadenar una enfermedad periodontal que afecte los tejidos de soporte de los dientes de forma irreversible.

Para las pacientes con la boca sana, es recomendable realizar una higiene previa al embarazo, para eliminar al máximo cualquier contenido de sarro o placa bacteriana alojada en las encías.

Para las pacientes con tendencia a la acumulación de cálculo dental o sarro y por ende con problemas de encías, bien sea gingivitis o periodontitis, se recomienda eliminar totalmente el contenido de sarro alojado sobre la superficie dental y el control de la enfermedad periodontal antes del embarazo, para que esta condición no se agrave cuando los cambios hormonales alteren la estabilidad de la encía.

Si el embarazo no ha sido planificado y la mujer presenta enfermedad periodontal activa y esta se agrava durante la gestación, el tratamiento deberá ser llevado a cabo sin falta en el segundo trimestre del embarazo. Estudios científicos han demostrado una relación entre el parto prematuro y la presencia de enfermedad periodontal activa.

Durante un tratamiento dental en una mujer embarazada, nuestro principal objetivo es asegurar la protección tanto de la madre como del feto, por eso no realizaremos ninguna intervención que los ponga en riesgo.

Por eso es importante saber seleccionar el momento ideal para realizar el tratamiento dental y planificarlo para evitar ciertas repercusiones y sobretodo tendremos que realizar tratamientos preventivos para evitar problemas durante el embarazo.

Tratamientos indicados durante el embarazo

Deberás acudir al dentista para realizarte revisiones antes y durante el embarazo, sobre todo no olvides avisar al dentista de que estás embarazada, aunque el tratamiento dental es seguro durante el embarazo en caso de alguna duda tu dentista habitual podrá contactar con tu ginecólogo. Puedes realizarte un tratamiento dental durante todo el embarazo, pero el periodo ideal es entre la 14 y 20 semana de embarazo.

Durante el embarazo las radiografías deben ser evitadas, en especial en los tres primeros meses de gestación. Sin embargo cuando son necesarias por alguna urgencia dental, se recomienda que sean usadas a partir del segundo trimestre del embarazo y realizarlas siempre utilizando un delantal de plomo para proteger al feto de la radiación.

Al igual que las radiografías, la toma de antibióticos y de analgésicos debe ser evitada, en especial en el primer trimestre del embarazo. Solo en caso de urgencias y bajo estricta supervisión del médico tratante, se recomendará el uso de mediación en la mujer embarazada.

Si se diagnostican problemas leves que no generaran situaciones de urgencia o daños irreversibles, entonces se recomienda esperar para realizar los tratamientos dentales necesarios tras el nacimiento del bebé.

Durante el primer trimestre podremos realizar tratamientos de emergencia, darte consejos sobre una adecuada higiene oral y podrás realizarte higienes dentales.

En el segundo trimestre podrás realizarte tratamientos de emergencia, hacerte radiografías de protección y es el momento ideal para realizarte los tratamientos que sean necesarios.

Durante el tercer trimestre podrás realizarte igualmente tratamientos de urgencia, radiografías de protección. Durante las últimas semanas de embarazo es aconsejable que evites realizarte tratamientos dentales ya que existe la posibilidad de que presentes un parto prematuro en el gabinete dental.

Otra de las cosas que debes ser consciente, es que debes evitar automedicarte durante el embarazo, ya que no sabes cómo pueden afectar al desarrollo del feto. No debes medicarte si no es estrictamente necesario, en el caso que necesites medicación deberás acudir a tu médico para que te de una pauta que sea eficaz y que no conlleve ningún riesgo ni para ti ni para el feto.

Tratamientos dentales y lactancia

Cuando la madre en proceso de lactancia requiere tratamiento dental, estos pueden ser realizados sin problemas, sin embargo se le recomienda informar a su dentista tratante, para que el decida si es necesario utilizar algún tipo de anestésico específico para el caso.

Por lo general lo único que se recomienda, es esperar un periodo de varias horas tras la aplicación de la sustancia anestésica, de este modo la anestesia podrá ser eliminada por completo del organismo antes de proceder a amamantar al bebé.

Los tratamientos dentales y el embarazo no son incompatibles, sin embargo deben ser tratados con las precauciones necesarias para evitar daños al embrión o al feto en gestación.

FÁRMACOS DURANTE EL EMBARAZO

Se debe tener en consideración la toma de los fármacos durante el embarazo. A continuación le explicamos algunos de los consejos.

Analgésicos y aines

  • Evitar el uso de AINEs durante el embarazo, incluida la aspirina, especialmente durante el 1º y 3º trimestre
  • Alternativa más segura Paracetamol (Acetominofen).

Anestésicos típicos y locales

  • Lidocaína es el AL más utilizado
  • Dosis máxima de 5mg/kg
  • Si se combina con vasoconstrictor aumenta a 7mg/kg.
  • Uso seguro durante el embarazo y el periodo de lactancia

Antibióticos

  • Prioridad a ATB no asociados a riesgos para la madre o el feto
  • Evaluar riesgos y beneficios.
  • Preferir los ATB que llevan tiempo en el mercado
  • Preferir monoterapias
  • Seleccionar el ATB que tenga tolerancia comprobada
  • Supervisar el tratamiento y ajustar la dosis según necesidad [Símbolo] mínima dosis, mínimo tiempo
  • Dar prioridad a la terapia oral, cuando sea posible
  • Considerar la permeabilidad de la placenta y el mecanismo de eliminación del ATB.

MEDICACIÓN EN PERIODO DE LACTANCIA

  • Inhibir la producción de leche: algunos medicamentos disminuyen la producción láctea, fundamentalmente por inhibición de la prolactina
  • Pasar a sangre de la madre: la biodisponibilidad es el porcentaje de una sustancia que alcanza la circulación sistémica tras su administración, absorción y posible primera metabolización hepática.
  • Pasar a leche de la madre: El índice Leche/Plasma es la relación de concentración de una sustancia en la leche respecto a la concentración en plasma. Cuanto menor es esta relación (

Источник: https://estudidentalbarcelona.com/embarazadas-y-dentista-que-tratamientos-estan-indicados/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: