Madres solteras

Contents
  1. Ayudas para madres solteras y familias
  2. La “Guía de ayudas sociales a las familias”
  3. 1.  Ayudas de la Seguridad Social a las familias
  4. El Ingreso Mínimo Vital
  5. Prestación económica por nacimiento de hijo
  6. Prestaciones familiares por hijo a cargo o menor acogido a cargo
  7. Prestación por hijos o menores acogidos con discapacidad
  8. Prestación o subsidio por maternidad
  9. Prestación por riesgo durante el embarazo
  10. Prestaciones por muerte y supervivencia
  11. Bonificación de las cuotas para contratar a un cuidador familiar
  12. Reducción de jornada por lactancia
  13. Reducción de jornada por cuidado de menores
  14. Reducción de jornada por hijo enfermo de cáncer u otra enfermedad grave
  15. Permiso por fallecimiento, accidente, enfermedad y operación de un familiar
  16. Excedencia por cuidado de hijo
  17. Excedencia por cuidado de familiares
  18. 3.  Prestaciones del Servicio Público de Empleo SEPE (antiguo INEM)
  19. 4.  Deducciones que se solicitan a Hacienda
  20. Deducciones estatales
  21. Deducción para madres trabajadoras por hijos menores de 3 años
  22. Nuevas deducciones por las circunstancias familiares
  23. Deducciones autonómicas
  24. Fondo de Garantía del Pago de Alimentos
  25. 5.  Ayudas de las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos
  26. 6.  Ayudas del Ministerio de Educación, cultura e igualdad
  27. Ayudas a familias numerosas
  28. Ayudas para viviendas
  29. Enlaces a ONG´s y Asociaciones de ayuda para madres solteras y familias
  30. 8.  Enlaces de descarga de la Guía de ayudas en pdf
  31. Madres solteras a los 40 años: la tendencia que resume a la perfección nuestra crisis demográfica
  32. Nuestras bisabuelas eran madres a los 40
  33. Algunas respuestas
  34. Cómo afrontar ser madre soltera
  35. Montse: «El paso más difícil es dejar de pensar en ti, dejar de ser solo tú para pasar a ser mujer y madre»
  36. Noelia Corpas: “Solo quiero que mi niña tome este ejemplo de independencia, y que no se doblegue por nadie”
  37. Paula: «Ahora he aprendido que estar en pareja es bonito, pero no tenerlo también lo es»
  38. Ayudas para madres solteras en España, ¿qué debes tener en cuenta?
  39. Deducción por maternidad para madres trabajadoras
  40. Prestación por hijo a cargo
  41. Ayuda por nacimiento o adopción
  42. Prestación por maternidad
  43. Ayudas por el impago de pensiones alimenticias
  44. Ayudas Autonómicas
  45. Otras ayudas
  46. El necesario Seguro de Vida

Ayudas para madres solteras y familias

Madres solteras

Ayudas de la administración para las familias y madres solteras. Existen ayudas económicas directas y también deducciones, ayudas a la contratación, o permisos y excedencias, etc. Guía actualizada.

La “Guía de ayudas sociales a las familias”

Actualizado: 02/01/2021

La Administración dispone de un documento que contiene la recopilación de ayudas estatales para la familia.

Es la llamada “Guía de las ayudas sociales para las familias” (pdf)  donde vienen desarrolladas las ayudas que vamos a resumir a continuación.

La última edición es de hace un año, pero salvo la actualizción de algunas cantidades, sigue vigente, ya que el Ministerio de Derechos sociales no ha sacado una nueva edición.

Cargando…

Descargar la guía en pdf [1.86 MB]

 

1.  Ayudas de la Seguridad Social a las familias

Estas ayudas se solicitan ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) (INSS). Algunas consisten en ayudas económicas, otras en bonificaciones o derechos con los que conciliar la vida familiar y laboral.

El Ingreso Mínimo Vital

Esta es la gran apuesta del Gobierno para proteger a más de 800.000 personas y familias en situación de vulnerabilidad económica.

Para solicitar el Ingreso Mínimo Vital no hace falta tener cargas familiares, pero si se tienen, la ayuda económica es mayor.

Cuanto mayor es el número de miembros de la unidad de convivencia, mayor es la cantidad garantizada por el IMV, que por ejemplo va desde los 714,29 euros para el caso de un adulto y un menor, hasta un máximo de 1.033,85, para dos adultos y tres o más menores.

Toda la información está disponible en esta guía: Cómo solicitar el Ingreso Mínimo Vital en 2021.

Prestación económica por nacimiento de hijo

Es una ayuda para los casos de nacimiento o adopción múltiple tanto en familias numerosas, como en familias formadas por madres solteras y familias formadas con una madre con discapacidad. En caso de pedirla por parto múltiple existe un límite de ingresos para solicitarlo.

Prestaciones familiares por hijo a cargo o menor acogido a cargo

Esta prestación se podía solicitar por tener hijo o menores acogidos que sean menores de 18 años, cuando el solicitante no superaba determinados topes de ingresos. Esta ayuda ha sido absorbida y sustituida a partir de junio de 2020 por el Ingreso Mínimo Vital, que ofrece mejores prestaciones y durante mayor periodo de tiempo.

Prestación por hijos o menores acogidos con discapacidad

En este caso no existe un límite de rentas, sino que es necesario únicamente acreditar el grado de discapacidad, que tendrá que ser de al menos un 33%.

Prestación o subsidio por maternidad

Es una prestación que se recibe durante el descanso en el caso de parto, adopción o acogimiento de una trabajadora. Normalmente es de 16 semanas (2 más si el hijo tiene una discapacidad), y se recibe una prestación equivalente al 100% de la cotización del mes anterior a la maternidad.

Prestación por riesgo durante el embarazo

Cuando continuar en el puesto de trabajo puede ser negativo para la salud de la trabajadora embarazada, el feto o el bebe lactante, la empresa tiene que  intentar cambiar de puesto a la trabajadora.

Si el cambio no es posible o no se reduce el efecto negativo, entonces se suspenderá la relación laboral y se recibirá esta prestación, que será equivalente a la base de cotización que se tiene trabajando.

Prestaciones por muerte y supervivencia

Cuando el motivo de ser madre soltera es por la muerte del padre se pueden solicitar las prestaciones de viudedad o temporal de viudedad, dependiendo del caso.

Bonificación de las cuotas para contratar a un cuidador familiar

Cuando es necesario contratar a un cuidador familiar para poder conciliar la vida familiar y laboral, hay una bonificación de 45% de las cuotas dela Seguridad Social si la familia es numerosa y monoparental. Para poder tener esta bonificación la madre soltera tiene que trabajar por cuenta propia o ajena fuera de casa o estar incapacitada para trabajar.

Reducción de jornada por lactancia

Se puede pedir a la empresa un permiso de 1 hora al día para alimentar al hijo hasta que tenga 9 meses. Esta reducción de jornada se puede si no acumular y disfrutarla de  golpe, lo que suele equivaler a 15 días, o disfrutarse saliendo 30 minutos antes.  Durante este tiempo se recibirá el salario completo.

Reducción de jornada por cuidado de menores

Se puede pedir una reducción de entre 1/8 y ½ de la jornada hasta que el menor tenga 12 años. Esta reducción implica una reducción proporcional del salario, aunque se tendrá en cuenta el salario completo para la mayoría de las prestaciones del a Seguridad Social (jubilación, incapacidad permanente, maternidad…) y para calcular la indemnización por despido.

Reducción de jornada por hijo enfermo de cáncer u otra enfermedad grave

Durante la hospitalización y tratamiento de un hijo con cáncer u otra enfermedad grave que implique hospitalización y cuidado directo y continuo, se puede pedir una reducción de la jornada de trabajo de como mínimo la mitad de la jornada de trabajo, hasta que el hijo cumpla los 18 años.Esta reducción implica una reducción proporcional del salario, pero se puede recibir una prestación de la Seguridad Social para compensar la pérdida económica.

Permiso por fallecimiento, accidente, enfermedad y operación de un familiar

Se tiene derecho a 2 días de permiso (4 si hay que desplazarse)  en estos casos cuando el afectado sea un familiar de 2º grado (abuelo, nieto, padre, madre, hermanos, hijos…)

Excedencia por cuidado de hijo

Una madre puede pedir una excedencia para cuidar a su hijo (+ info), hasta que cumpla los 3 años, teniendo reservado su puesto de trabajo el primer año y si no teniendo asegurado un puesto de la misma categoría a partir de entonces. Durante este tiempo de excedencia la relación laboral está suspendida y no se recibe ningún salario ni prestación.

Excedencia por cuidado de familiares

Es similar a la anterior excedencia y se puede pedir durante 2 años para el cuidado de un familiar hasta 2º grado. Se puede utilizar esta excedencia cuando el hijo ha cumplido ya los 3 años.

3.  Prestaciones del Servicio Público de Empleo SEPE (antiguo INEM)

Además de las ayudas por desempleo generales,  si la trabajadora tiene cotizaciones por desempleo, por ser madre y tener cargas familiares se puede acceder a algunas ayudas específicas o se facilita el acceso a otras:

  • Ayuda familiar : es un subsidio de 451 euros al mes en 2021 para aquellas madres con hijos a cargo que han agotado la prestación por desempleo
  • Subsidio por insuficiencia de cotización: es un subsidio que se puede pedir cuando no se ha cotizado lo suficiente para poder pedir la prestación contributiva. En el caso de tener hijos a cargo es necesario cotizar solo 3 meses para poder pedirlo o en el caso de cotizar 6 meses el subsidio es mucho más largo.
  • Subsidio Extraordinario por Desempleo (SED). Ayuda extraordinaria de 431 euros al mes durante seis meses improrrogables, para trabajadores que hayan agotado las anteriores prestaciones.

Hay que tener en cuenta que a las madres solteras probablemente les exigirán al solicitar estas ayudas que aporten un convenio regulador donde se detalle, si las hay, las responsabilidades económicas asumidas por el padre.

4.  Deducciones que se solicitan a Hacienda

A efectos de Hacienda y del IRPF se considera que la madre y los hijos menores o mayores de edad incapacitados con los que convive forman una unidad familiar, y como tal se pueden aplicar una serie de deducciones

Deducciones estatales

Existen descuentos y reducciones en la base imposible cuando la unidad familiar es monoparental. La cuantía depende del número de hijos y de si alguno tiene una discapacidad

Deducción para madres trabajadoras por hijos menores de 3 años

Las madres trabajadoras por cuenta propia o ajena con un hijo menor de 3 años pueden recibir una deducción de hasta 1.200 euros por cada hijo menor de 3 años. Si es el hijo es adoptado o acogido será durante los 3 primeros años desde la inscripción en el Registro Civil o resolución judicial.

Nuevas deducciones por las circunstancias familiares

Están vigentes nuevas deducciones para trabajadoras por cuenta ajena o propia que dependen de las circunstancias familiares: descendientes o ascendientes con discapacidad, por ser familia numerosa

Deducciones autonómicas

Cada Comunidad Autónoma ha establecido sus propias deducciones de la cuota autonómica del IRPF

Fondo de Garantía del Pago de Alimentos

Cuando una madre soltera tiene que reconocido en una resolución judicial o un convenio judicial pensiones de alimentos por lo hijos menores o mayores con discapacidad, y el otro progenitor no las paga, este Fondo adelanta la pensión (en todo o en parte).

5.  Ayudas de las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos

Los servicios sociales de los Ayuntamientos y de las Comunidades Autónomas tienen diversas ayudas, que van desde la información y la orientación, a ayuda a domicilio o apoyo a la unidad familiar (atención personal, educativa, doméstica…), centros de día o el “respiro familiar”, comedores sociales. En este caso es necesario acudir a cada Comunidad Autónoma o Ayuntamiento para consultar las ayudas.

6.  Ayudas del Ministerio de Educación, cultura e igualdad

El Ministerio tiene una serie de Becas para estudios tanto para los gastos de matrícula, como para materiales, realización de cursos, incluso en el extranjero para aprender idiomas… Cada beca tiene una serie de requisitos y unos límites de rentas que vienen establecidos en las bases de cada convocatoria.

Para ver las ayudas que hay se puede consultar la web del Ministerio (+ info)

Ayudas a familias numerosas

Además de todas las ayudas mencionadas, si la unidad familiar de la madre soltera es considerada familia numerosa, se tienen además otra serie de beneficios: bonificación de las cuotas de la Seguridad Social cuando se contrate un cuidador, ampliación de los permisos, reducciones o excedencias, bonificaciones en los transportes y actividades culturales, beneficios en las ayudas al alquiler o compra de coches, etc. Estas ayudas están desglosadas en este documento: Guía de ayudas para las familias numerosas (pdf).

Cuando se es madre soltera se considera que se es familia numerosa cuando se tiene 3 o más hijos, 2 o más hijos si uno de ellos tiene una discapacidad, si se está separada o divorciada si se tienen 3 o más hijos que dependan económicamente aunque no convivan, o 2 o más hijos si se es viuda. Es necesario solicitar el título de familia numerosa ante la Comunidad Autónoma

Ayudas para viviendas

Existen diversas ayudas para la vivienda, sobre todo para la devolución de préstamos y ayudas para el alquiler. Pero estas ayudas dependen de los Planes del Estado vigentes en cada momento, y además cada Comunidad Autónoma y cada Ayuntamiento tiene sus propias ayudas, convocatorias de Viviendas de Protección Oficial.

Enlaces a ONG´s y Asociaciones de ayuda para madres solteras y familias

Al final de la Guía, hay una relación de las Administraciones, ONG´s y Asociaciones que puede ofrecer ayuda, asesoramiento y apoyo a madres solteras.

8.  Enlaces de descarga de la Guía de ayudas en pdf

ARCHIVO PDF: “Guía de ayudas sociales y servicios a las familias” (Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030. España

Las ayudas que se describen en esta guía son siempre las vigentes conforme a la legislación española y se aplican en otros países.

 

Expertos en prestaciones y Derecho laboral

Loentiendo es un portal de colaboradores independientes. Toda la información tiene un carácter meramente orientativo. Confírmela siempre en los Boletines Oficiales (legislación española), Servicios de información de las Administraciones Públicas o con su asesor legal.

Источник: https://loentiendo.com/ayudas-a-madres-solteras-familia/

Madres solteras a los 40 años: la tendencia que resume a la perfección nuestra crisis demográfica

Madres solteras

España registró en 2019 la cifra más baja de nacimientos en dos décadas. Otra desagradable foto nacional del llamado invierno demográfico. Con las cifras, el reparto (y el descargo) de culpas.

La situación no es tan dramática como podríamos pensar y el cerebro nos hace algunas trampas: hoy hay en nuestro país aproximadamente un millón y medio menos de mujeres en edad fértil que hace diez años, efecto de la pirámide poblacional. Por lógica, es inevitable que nazcan menos niños.

Pero sí, tenemos menos hijos, nosotros y nuestros vecinos. La regularidad de los datos de las estadísticas de natalidad en el último siglo en todo el mundo permiten hacer muchos análisis.

Si hay que quedarse con un artículo de todos los que circulan, he aquí la teoría del «pico de natalidad», o «peak child»: occidente, y a la larga Asia y África, está muy cerca de llegar al punto máximo de hijos por persona.

En los años '60 la media de hijos por mujer (sin distinguir por países) estaba en cinco. A finales de esta década la cifra se habría reducido a la mitad.

A partir de aquí empieza el juego correlaciones y causalidades: pese a tener estupendos empleos y políticas de conciliación, las finlandesas, al igual que las españolas, tampoco tienen hijos, pero sí lo hacen las mujeres de países árabes. ¿Se debe al nivel de educación? ¿A las facilidades para que las mujeres hagan carrera profesional? ¿Tendrá que ver con el nivel de penetración de la religión?

Estas son las interpretaciones más respaldadas y la comparación entre regiones de variada variedad sociocultural y distintos enfoques del fomento de la natalidad lo respaldan: aunque muchos afirmen que no se tienen hijos por la coyuntura económica y laboral de España, la evolución del retraso de la maternidad se ha mantenido estable mucho antes y después de la crisis. La que ha querido ser madre, lo ha sido, y sólo podemos afirmar sin dudas que el crack económico afectó a que las personas postergasen tener más de un niño.

Nuestras bisabuelas eran madres a los 40

También hay otro posible factor de influencia, que en parte va unido a lo anterior, y es la sociedad moderna. Antes tener hijos era un hecho más de la vida mientras que hoy se trata de una elección y esto es un cambio de pensamiento muy profundo.

El acceso al control de la natalidad también ha sido crucial para explicar el cambio de modelo, pero hay que tener cuidado con no demonizar el aborto: este sólo explica el retraso en la edad en la que las mujeres son madres, no la decisión de dejar de serlo en sí mismo o el tener menos hijos.

Tasas de fertilidad en mujeres de más de 40 años entre 1950 y 2017 en países de bajos índices de natalidad. Fuente: Late childbearing continues to increase in developed countries. Éva Beaujouan y Tomáš Sobotka, INED, 2019.

Ilustra esta tendencia una anécdota estadística muy interesante: España, al igual que otros muchos países desarrollados, tenía el mismo porcentaje de mujeres que eran madres a los 40 en los años '60 que ahora.

Y si saltamos al siguiente gráfico del trabajo de los investigadores Éva Beaujouan y Tomáš Sobotka para el INE francés, veremos qué ha pasado: en 1975 y del total de madres a los 40, el 80% de ellas lo era porque estaba yendo a por su tercer, cuarto, quinto hijo o más allá.

En 2018 la pirámide se invierte y el 80% de las españolas que son madres a los 40 está yendo a por su primer o segundo hijo.

Porcentaje de hijos tenidos por orden de nacimiento por mujeres que han cumplido los 40 años entre 1975 y 2015 en países de bajos índices de natalidad. Fuente: Late childbearing continues to increase in developed countries. Éva Beaujouan y Tomáš Sobotka, INED, 2019.

Según el Instituto de la Mujer, la tasa de nupcialidad se ha reducido desde 1976 a la mitad y la media de edad para dejar la soltería es de 34.5 años. Por otra parte, en 1960 el hogar medio español tenía 4.

03 personas y en 2017 estaba en 2.49.

Hay un importante factor de ancianos (y especialmente mujeres) que viven solos después de enviudar, pero el crecimiento de esta categoría no puede explicarse únicamente por ellos.

Otras cifras: hay 4 millones de hogares de parejas sin hijos, 6,3 millones de hogares de parejas con uno o más hijos y ya hay 1,8 millones de hogares monoparentales, en un 83% de los casos mujeres.

Los hogares monoparentales son el único modelo de familia que sube, un 15% en el último año, frente a todos los demás modelos, que bajan.

Y todo esto nos lleva a la siguiente pregunta: si voy a ser madre, ¿quién será el padre? ¿En el mundo de hoy debería haber uno?

Algunas respuestas

Un par de cifras para aproximarse a la dimensión del fenómeno: según el INE, el porcentaje de mujeres no casadas que tienen hijos ha pasado del 2% de 1975 a 28,4% en 2006 y al 45,9% de 2016.

El estado civil de soltería no es lo mismo que la soltería en sí, pero para eso aportaba otras cifras estimativas SModa: profesionales de unidades de reproducción asistida afirman que «las mujeres sin pareja ya suponen el 40% de nuestra actividad». En El Mundo, también técnicos del IVI afirman que se trata de «en su mayoría, mujeres que toman esta decisión cuando rondan los 40. Entre las profesiones, dominan las profesoras, las administrativas y las enfermeras».

La reflexión interna va así: cada vez más gente se divorcia y ya no existe la certidumbre sentimental, no sé si la persona con la que estoy ahora quiero que sea el padre o madre de mis hijos. Y, además, si tengo suerte y mi entorno me ayuda, es posible que no lo necesite.

Ya tengo una formación y una carrera profesional que no quiero dejar a medias porque sé que tener hijos es el principal causante de la brecha salarial de género. Además, cada día vivimos más años.

Solución: postergar la maternidad a los 40 cuando ya haya alcanzado una suficiente estabilidad económica y laboral.

Resultado: hijos que nacerán directamente sin figura paterna.

Igualmente interesante es ver qué dicen las mujeres sobre su decisión de no ser madres.

Como apuntábamos, y al indicar su valoración subjetiva, la justificación para no tener hijos más frecuentemente usada es «no quiero ser madre» en todos los grupos, y creciente a medida que avanza la edad de la encuestada.

Pero si más de un 35% de nuestras treintañeras dicen «no quiero ser madre», un 17% dicen que es por «ausencia de pareja«, la segunda categoría definida más frecuente a responder por qué pasan de la maternidad. Sólo un 9% de las treintañeras dicen no ser madres «por motivos económicos».

Fuente: INE 2018.

De ahí que parezca más importante esa incertidumbre afectiva que la económica a la hora de tener hijos, y una vía para intuir que habrá aún más cuarentañeras primerizas y solteras por elección propia el día de mañana.

Ojo, aunque centramos el análisis (lógicamente) en los deseos de las madres, también se puede analizar el de los padres, cosa que recoge el INE desde su última encuesta.

A día de hoy los porcentajes de deseo de tener hijos de los hombres españoles es un poco más bajo que el de las mujeres en todos los grupos de edad.

Claro que también habrá más hombres en el futuro que deseen ser padres y se encuentren con más dificultades para conseguir que mujeres acepten que ellos los sean, un punto que tal vez se convierta en fuente de tensiones de género.

Imagen: Paul Hanaoka/Unsplash

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.

Источник: https://magnet.xataka.com/preguntas-no-tan-frecuentes/madres-solteras-a-40-anos-tendencia-que-resume-a-perfeccion-nuestra-crisis-demografica

Cómo afrontar ser madre soltera

Madres solteras

Frente a las madres solteras por elección, otras mujeres tienen que asumir una maternidad completamente solas, como nunca pensaron que sucedería.

Ocurre cuando sus parejas dan un paso atrás, se limpian las manos ante sus responsabilidades como padres y ellas deben afrontar un embarazo, un parto y una crianza sin su apoyo.

Un proceso duro donde, en ocasiones, tienen que enfrentarse incluso al chantaje emocional de sus exparejas.

Según datos de Save The Children, en España, hay más de 1.750.000 hogares monoparentales, de ellos, un 82% están encabezados por mujeres, es decir, casi un millón y medio de hogares. Familias con un mayor riesgo de pobreza o exclusión social, no sólo por su situación económica, sino también por el empleo, la vivienda, la salud o la red de apoyo.

Tres madres solteras cuentan a Público, en primera persona, cómo afrontaron psicológicamente la marcha de sus parejas en un momento tan delicado, cómo es su día a día como madres y los apoyos con los que cuentan.

Montse: «El paso más difícil es dejar de pensar en ti, dejar de ser solo tú para pasar a ser mujer y madre»

«Él insistía más que yo en tener un hijo. Yo no veía que era el momento adecuado. Era maestra en un destino algo aislado y él estaba en su trabajo. Al final me quedé embarazada. La noticia parecía maravillosa pero notaba situaciones extrañas con él y sus padres, que no sabían la noticia porque él temía la reacción.

De hecho, a los tres meses, cuando lo supieron, su madre me dijo: «todavía estábamos a tiempo». A raíz de ahí, la relación fue a peor. Él negaba que su madre me dijera eso y empezó el caos. El 13 de mayo yo tenía ecografía y el viernes 10 él llegó al pueblo para estar conmigo el fin de de semana, pero cuando fui a recogerlo comprobé que venía sin maleta. Recuerdo que llovía.

Fuimos a mi coche a hablar. Me dijo: «Vengo a dejarte». Yo pregunté: «¿Y el niño?». Su respuesta fue: «Te dejo a ti y al niño». Estaba embarazada de 21 semanas. Salí del coche, di gritos en medio de la nada. Tras media hora él se fue. Me quedé en el coche, a media hora de la casa, con una carretera de montaña horrible con niebla.

No tenía a nadie a quien llamar en el pueblo, y un vecino fue el primero que me vio. Fue la primera persona que me dijo que habría una tercera persona».

«Durante un mes él volvió a llamarme todos los días para decirme que yo había cambiado con el embarazo y que le dejé de lado. En julio vino un fin de semana conmigo. Fue curioso porque coincidió con un festival de música donde él trabajaba y, por zona, le venía bien quedarse conmigo.

Otra amiga me habló de una tercera persona. Él, por entonces, me había bloqueado en las redes sociales pero no sabía que yo tenía . Ahí descubrí que, desde marzo, estaba con una persona. El 31 de julio ya le dije que 'hasta aquí'. Vino el momento del parto.

Dijo que vendría al día siguiente de mi ingreso pero no apareció. Le mandé una foto del bebé, le dije que estábamos bien, el hospital, la habitación… El día 7 lo inscribí sola con mis apellidos.

Antes le pregunté y me dijo que renunciaba a mi hijo y a todo lo que tuviese que ver con él. Hasta el día de hoy».

«A la mujer que se enfrente con esto le digo que vaya a una psicóloga. Si no fuera por ella, no estoy donde estoy»

«A la mujer que se enfrente con esto le digo que vaya a una psicóloga. Si no fuera por ella, no estoy donde estoy. Me hizo ver que no era culpable, no creer lo que él me decía. Era tener una persona de apoyo neutral.

Y también tener gente que te quiera. Una de las cosas que más me arrepiento es que no disfruté del embarazo. Yo no quería un hijo para estar sola.

Yo no lo imaginé de esta manera, pero cuando lo vi en brazos supe que tenía que tirar para adelante sí o sí».

«Para mí, madre soltera es la que lo tiene verdaderamente sola, sin apoyo y sin apellidos del padre. Otra de las cosas es cuando me dicen que casi estoy mejor así. Pues no, mientras tú te duchas le puedes dar a tu pareja el bebé. Yo meto al niño en la hamaca para vigilarlo desde la ducha o espero a que esté dormido.

Dedico 24 horas los 375 días al año, sin ayudas económicas. Es fácil seguir con la vida a base de dinero. Quienes no podemos, perdemos calidad de vida y seguimos hacia delante con mucha organización. Yo era una persona con un nivel de vida medio-alto y ahora tengo un nivel de vida medio-bajo y apenas tengo vida social.

Valoro a los padres que ejercen de padre, pero los de verdad. Es muy fácil poner un espermatozoide. Ser padre no es tener un hijo solo. Es tenerlo, vivir bajo el mismo techo y atender. He comprobado que la maternidad no es una cosa idílica como nos venden.

El paso más difícil es dejar de pensar en ti, dejar de ser solo tú para pasar a ser mujer y madre”.

Montse narra a 'Público' su experiencia como madre soltera

Noelia Corpas: “Solo quiero que mi niña tome este ejemplo de independencia, y que no se doblegue por nadie”

«Me quedé embarazada cuando llevábamos dos años juntos. Él tenía ganas de tener hijos. Todo iba bien hasta que empecé a notar cambios. La experiencia que tuve con una pareja anterior me ayudó a reaccionar antes.

Él cambió del día a la noche. Estaba más lejano, no se preocupaba tanto, y me di cuenta que estaba siendo infiel o tenía intención. Él solo se delató. Embarazada de tres meses, tomé la decisión de cortar la relación».

«La ruptura fue difícil porque él se oponía, me buscaba y la cosa se puso un poco fea. Yo insistí que no quería estar con él y me dijo que si no quería, él rechazaba toda responsabilidad con la niña. Decía que se comportaría como padre si estábamos como pareja.

Aquello fue una evidente señal. Pensé que tras el nacimiento, él recapacitaría. Un día que estaba muy agotada mentalmente y le dije que no había compromiso. Que si se quiere ser padre se hace, pero que yo no le pedía nada.

No hubo respuesta a ese planteamiento y seguí en solitario… hasta hoy».

«Las visitas a psicólogos me ayudaron a salir de la situación. Soy muy fuerte, pero me sobrepasó verme con un embarazo no planificado. Te ves sola, aparte de que te traicionen en pleno embarazo.

Tomé esa decisión por ella, por mostrarle el día de mañana que el mejor ejemplo es que ella se quiera, se respete, que no se aceptan determinadas situaciones por no estar sola o miedo.

Somos capaces de hacerlo y no hay necesidad de estar con alguien que no nos respeta, valora ni cuida, porque entonces él tampoco la iba a querer a ella. Hoy sé que fue la mejor decisión de mi vida».

«Estos años he salido hacia delante por mi familia, que me ha desbordado de cariño»

«Mi hermano me acompañó en el parto y estos años he salido hacia delante por mi familia, que me ha desbordado de cariño. Se habla del parto como algo muy normal pero es terriblemente complicado. Hay en juego dos vidas, es una situación muy extrema.

Mi posparto duró más de cuarenta días y me pilló con una mudanza familiar. El posparto es tremendo porque te encuentras sola, te tienes que enfrentar a una criatura y no sabes nada cuando eres primeriza. Yo le he dado pecho, y ves la necesidad de apoyo emocional y física que necesitas.

Y te preguntas por qué llora, y otras veces parece que no respira. Es un miedo terrible, es tan frágil… Desde entonces sigo trabajando en el negocio familiar, como autónoma, y entre todos me ayudan para que a la pequeña no le falte de nada. Es frustrante porque sacrificas un montón de cosas.

A ella no le falta nada, ni cariño ni atención, pero la que falta es a una porque yo, realmente, no tengo tiempo para mí».

«A veces pienso que podría haber continuado con la relación, igual que veo a 2000 parejas que no se entienden, donde ellas están sometidas. Pero con eso, al final, no tienes un crío sino dos…. él también. Hay mujeres que soportan cantidad de desprecios, desplantes, desinterés, y yo decidí no vivir eso porque lo vi venir.

He crecido en una familia con una madre feminista y tenía las cosas muy claras. No quería ser una persona infeliz, ni que me pisotearan. Quería que mi hija creciera viendo que su madre es completa y que a ella no le iba a faltar de nada.

Mi intención es que ella sea una persona fuerte y no se deje ningunear, porque no necesitamos un hombre en nuestra vida».

«El mensaje para mí es que somos más fuertes de lo que imaginamos. La veo feliz, sana, satisfecha, y estoy feliz, y me siento fuerte.

Te comes el mundo cuando algo tan pequeño depende de ti, te sale la fuerza de no sé dónde, aunque no descanses. Solo quiero que mi niña tome ese ejemplo de independencia, y que no se doblegue por nadie.

Que se quiera y respete, que para eso tomé esa decisión, para darle ese ejemplo».

Paula: «Ahora he aprendido que estar en pareja es bonito, pero no tenerlo también lo es»

«Nosotros vivíamos juntos y estábamos en una fase de enamoramiento. Me quedé embarazada y decidimos tener a la niña. Él lloraba de emoción y yo pensaba que era algo que nos iba a unir más, pero vinieron problemas en el embarazo.

Él hacía aún mucha vida nocturna fuera de casa, y yo le pedí algo más de implicación. Ahí empezaron las diferencias. A los cinco meses y medio él me dijo que ya no sabía qué sentía y de la vida que quería llevar.

Intenté empatizar y entender que no pasaba nada y aquí vinieron mis problemas hormonales. Quise mostrarme fuerte y no parecer una loca«.

«Me daba vergüenza explicar a mi familia lo que había pasado, porque me sentía como la oveja negra dado que todos son muy familiares. No quería mostrarme débil o que había fracasado. Él vivía aún en casa y venía conmigo a las revisiones. Rompí aguas a los ocho meses por estrés. Fue un parto muy largo. A causa del estrés tampoco tuve mucha leche».

«Yo no me podía creer mi futuro así, pero miraba la cara a la pequeña y me ayudaba mucho para seguir»

«En cuanto nació la niña decidimos buscar un piso cada uno. Yo no me podía creer mi futuro así, pero miraba la cara a la pequeña y me ayudaba mucho para seguir. Hasta entonces fui muy fuerte pero pasó el tiempo y no pedí ayuda a nadie. Fui al médico de cabecera, que me derivó al psiquiatra, pero no volví porque yo quería ir a mi ritmo.

La poca ayuda la rechacé porque no estaba preparada, porque yo tenía unas ideas claras de cómo seguir con la relación del padre de la niña. Él no la necesitaba ver cada día, quizás porque yo la tuve dentro. Yo traspasaba lo que sentía y creía que él lo tenía que sentir igual. Me costó entender que no era necesario.

Desde entonces, tener un minuto para mí fue complicado».

«Faltaba firmar la custodia. Él rechazó la custodia compartida. La patria potestad sí es de los dos. Aquel estrés me pasó factura y empezó la caída de mi cabello, confirmado por los médicos. Era un problema inmunitario, mi sistema inmunitario se autoboicoteaba. Tomé seis meses corticoides con sus consecuencias. Enseguida volví al trabajo.

Tuve que decidir sobre si ponerme pañuelo o peluca. Un hombre se puede quedar calvo, en nosotras es más raro. Elegir el turbante me ayudó. No tenía seguridad de que me fuera a crecer otra vez porque el nervio se podría haber cargado la raíz, pero ahora vuelve.

La niña sí me miraba diferente cuando ocurrió y, cuando me preguntaba, le decía que hay muchos tipos de belleza, no una sola, y que la mejor es ser valiente».

«Como mujer he aprendido que no estamos preparadas, incluso para mí que he ido bastante por libre y con pocos sueños románticos. Me he visto avergonzada por decirle a mi familia que me habían dejado y había fracasado en pareja. Ahora he aprendido que estar en pareja es bonito, pero no tenerlo también lo es.

A veces, incluso pienso que menos mal que no tengo la pareja porque no le tengo que dar explicaciones a nadie ni hacerle la cena. A mi hija le enseño que la belleza está en su cabeza, que tiene que ser grande por dentro, generosa, y quiero que aprenda a ver las posibilidades de todo.

Quiero que mi hija vea el lado bueno de las cosas».

Источник: https://www.publico.es/sociedad/afrontar-madre-soltera.html

Ayudas para madres solteras en España, ¿qué debes tener en cuenta?

Madres solteras

¿Eres madre soltera, separada o divorciada? ¿Conoces todas las prestaciones que tienes a tu disposición y cómo solicitarlas? En este artículo, te explicamos las ayudas económicas que puedes solicitar y los requisitos que debes cumplir.

Deducción por maternidad para madres trabajadoras

Las madres trabajadoras, ya sea por cuenta propia o ajena, que estén dadas de alta en la Seguridad Social o en la Mutualidad correspondiente y que tengan o adopten un hijo en territorio español, tienen derecho a una deducción por maternidad por cada hijo de hasta 3 años.

Se trata de una ayuda universal, en la que el único requisito es que estés trabajando, por tanto no te correspondería en caso de estar desempleada, en situación de excedencia o de incapacidad.

Si estás de baja o embarazada puedes solicitar la ayuda, siempre y cuando tengas un contrato de trabajo vigente.

Respecto al tiempo de cotización necesario para percibir la prestación, el requisito es haber cotizado a la Seguridad Social 15 días de cada mes, a jornada completa, o la mitad de la jornada a tiempo parcial. En el caso de las trabajadoras del sector agrario, se necesita haber cotizado al menos 10 jornadas al mes.

La cuantía máxima de la deducción por maternidad es de 1.200 euros anuales por niño, que podrás percibir en una cuota mensual de 100 euros por hijo si así lo indicas.

La deducción puede aplicarse en la declaración de la renta, aunque también puede solicitarse de forma anticipada, llamando al teléfono 901 200 345, de forma presencial en las oficinas de la Agencia Tributaria o presentando el impreso Modelo 140 de la Agencia Tributaria debidamente cumplimentado.

Prestación por hijo a cargo

Se trata de una ayuda económica gestionada por la Seguridad Social para personas  que tengan a su cargo a menores de 18 años o mayores de esa edad en caso de discapacidad igual o superior al 65%. Por tanto, están incluidos en esta ayuda los menores acogidos de forma permanente o de forma previa a la adopción definitiva.

Para acceder a esta ayuda, es indiferente si trabajas o estás desempleada, aunque  para beneficiarte de la prestación debes cumplir una serie de requisitos:

  • Residir en territorio español (se establece un tiempo máximo de residencia en el extranjero de 90 días al año o a causa de una enfermedad).
  • Tener hijos menores de 18 años a cargo o hijos mayores de 18 años afectados por una discapacidad igual o superior al 65%. Pueden ser hijos naturales, adoptivos o en régimen de acogimiento familiar permanente o preadoptivo, siempre y cuando residan en España.
  • No tener derecho a percibir otra ayuda de la misma naturaleza.
  • No tener rentas anuales superiores a 11.605,77 euros anuales por hijo menor de 18 años, siempre y cuando no tengan discapacidad. A partir del segundo hijo, la cuantía máxima se incrementa en un 15% por cada uno de ellos. Las familias numerosas no pueden superar los 17.467,40 con tres hijos a cargo (a partir del cuarto hijo, la cifra se incrementa en 2.829,24 euros por cada uno de ellos).
  • Los ingresos se sumarán en caso de convivir ambos progenitores.

La cuantía de la prestación por hijo a cargo depende de la edad de los hijos y de si poseen algún grado de discapacidad. Por ejemplo, en caso de hijos menores sin discapacidad, el importe de la ayuda es de 291 euros anuales por hijo.

Si se tiene a cargo un niño menor de 18 años con una discapacidad igual o superior al 33%, la ayuda asciende a 1.000 euros anuales. Si el hijo discapacitado es mayor de edad y tiene una discapacidad igual o superior al 65%, la cuantía es de 4.

426,80 euros anuales, mientras que para una discapacidad igual o superior al 75% la prestación anual es de 6.640,80 euros.

Para solicitar la ayuda por hijo a cargo se debe presentar la solicitud correspondiente en una oficina de la Seguridad Social, junto con la documentación requerida en cada caso.

Ayuda por nacimiento o adopción

Las familias monoparentales, las familias numerosas y las madres con discapacidad igual o superior al 65% tienen derecho también a percibir una ayuda por nacimiento o adopción, que se tramita en la Seguridad Social. Consiste en un pago único de 1.

000 euros por cada nacimiento o adopción posterior al 16 de noviembre de 2007, aunque la ayuda dependerá de tus ingresos, tanto si trabajas como si estás desempleada. Así, en caso de tener un hijo a cargo, no puedes superar unos ingresos anuales de 12.581,52 euros y de 14.

298,14 si tienes dos hijos.

La ayuda por nacimiento o adopción es compatible con otras ayudas y pensiones, como la prestación por parto o adopción múltiple, las ayudas por hijo a cargo, la pensión de orfandad, el subsidio especial por maternidad en caso de parto múltiple y otras ayudas. Puedes solicitar la prestación presentando la solicitud en una oficina de la Seguridad Social junto con la documentación necesaria.

ASEGURA EL BIENESTAR DE TU FAMILIA AHORA

Prestación por maternidad

Se trata de una ayuda para compensar la pérdida de ingresos de la madre trabajadora por cese de actividad laboral en caso de maternidad biológica, adopción, acogimiento y tutela.

Tienes derecho a percibir la prestación durante el periodo de baja maternal, tanto si trabajas por cuenta propia o ajena, y la cuantía a percibir será el 100% de la base reguladora que tengas establecida para la prestación por incapacidad temporal por contingencias comunes.

Para cobrar esta ayuda es necesario estar afiliada a la Seguridad Social y en alta o en situación asimilada y cumplir los requisitos de cotización, que dependen de la edad de la madre. Así, para madres menores de 21 años no se exige periodo mínimo de cotización.

Si tienes entre 21 y 26 años, necesitas tener cotizados 90 días en los 7 años inmediatamente anteriores al parto o al inicio del periodo de descanso o 180 días durante toda la vida laboral.

Para madres mayores de 26 años, se establece un mínimo de 180 días cotizados en los 7 años anteriores o bien 360 días de cotización durante toda la vida laboral.

En caso de que no cuentes con las cotizaciones suficientes, pero sí cumples con el resto de requisitos, puedes solicitar la ayuda por maternidad no contributiva, aunque solo se contempla para los casos de parto y no en caso de adopción o acogimiento.

La prestación tiene una duración de 42 días desde el parto y el importe a cobrar equivale al 100% del IPREM-Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (17,93 euros por día para 2018).

La ayuda se incrementa en 14 días más en caso de familia numerosa, monoparental, parto múltiple o discapacidad del hijo o la madre de al menos el 65%.

A las 16 semanas legalmente establecidas de baja maternal, la Seguridad Social añadirá dos semanas más de prestación en caso de parto, adopción o acogimiento múltiple. Además, se sumarán dos semanas más en caso de discapacidad del niño. También se podrá ampliar este periodo hasta un máximo de 13 semanas adicionales cuando el recién nacido ha de ser hospitalizado tras el parto.

También debes saber que tienes derecho a solicitar la prestación por maternidad si estás cobrando el paro. En este caso, se suspende de forma automática la prestación por desempleo y el Instituto Nacional de la Seguridad Social te abonará la prestación por maternidad. Durante el tiempo de baja no consumirás días de paro, que podrás reactivar una vez finaliza la baja.

Puedes solicitar la ayuda presentando el Modelo de Solicitud de Prestación por Maternidad-Paternidad en una oficina de la Seguridad Social.

ASEGURA TU TRANQUILIDAD AQUÍ

Ayudas por el impago de pensiones alimenticias

Quizá seas madre separada o divorciada y tu ex no te paga la manutención de los hijos. Si este es tu caso, debes saber que el Fondo de Garantía del pago de Alimentos garantiza el pago de las pensiones de alimentos que no se hayan satisfecho a menores de edad y mayores con discapacidad.

Para recibir esta ayuda, considerada como un anticipo de la pensión de alimentos, es necesario haber reclamado judicialmente el impago de la pensión, además de no tener ingresos por encima de los límites establecidos. Por ejemplo, con un hijo tus ingresos anuales no pueden superar los 9.582,20 euros, ni los 11.182,73 euros con dos hijos.

La duración de la prestación se concede por un periodo máximo de 18 meses y la cuantía del anticipo será de 100 euros mensuales como máximo. Debes saber también que esta ayuda es incompatible con el cobro de prestaciones que concedan otras administraciones públicas para el mismo fin.

Puedes solicitar la ayuda por el impago de pensiones alimenticias en las delegaciones de Economía y Hacienda, en la Dirección General de Costes de Personal y Pensiones Públicas de Madrid o en cualquier registro público.

Ayudas Autonómicas

Además de las prestaciones estatales y que puedes consultar en el SEPE-Servicio Público de Empleo Estatal, puedes acogerte a diferentes ayudas que ofrecen las comunidades autónomas, como las ayudas comedor escolar en Andalucía, una deducción de 303 euros sobre la cuota autonómica en Asturias, la tarjeta verde de transporte en Castilla la Mancha, el carnet monoparental en Cataluña, ayudas de emergencia en la Comunidad Valenciana o subvenciones para el alquiler en la Comunidad de Madrid. Consulta en tu comunidad autónoma las ayudas a las que puedes acceder según tu situación.

Otras ayudas

Si te encuentras en situación de desempleo, debes saber que puedes acceder a otro tipo de ayudas, como es el Programa Prepara. Se trata de una ayuda de carácter extraordinario de entre 400 y 450 euros al mes durante seis meses para personas que no trabajen y que hayan agotado el paro y los subsidios por desempleo.

Además de la ayuda económica, recibirás formación orientada a la inserción laboral. Para acogerse al Plan Prepara debes ser parada de larga duración, es decir que de los últimos 18 meses al menos 12 debes constar como demandante de empleo. Además, debes tener hijos a cargo menores de 26 años o mayores de esa edad si tienen discapacidad, o menores de 18 años acogidos.

Puedes tramitar la ayuda del programa Prepara en las oficinas del SEPE.

Por otra parte, si tienes hijos a cargo menores de 26 años o mayores si tienen discapacidad, o menores de 18 acogidos, y además estás desempleada, no tienes rentas superiores al 75% del salario mínimo interprofesional y has agotado todas las prestaciones por desempleo, puedes acogerte a la Ayuda Familiar para desempleados, una prestación de 430 euros al mes durante seis meses que también se solicita en el SEPE.

El necesario Seguro de Vida

Aunque no puede ser considerado como una ayuda, como madre soltera, o separada/divorciada con hijos a cargo, te conviene la contratación de un seguro de vida, como alternativa más económica de cubrir tu hipoteca y asegurar el futuro de tus hijos en caso de una posible eventualidad. En tu caso, la mejor opción es el IATI Vida Familiar e Hipotecas, la mejor cobertura en caso de fallecimiento o de invalidez absoluta y permanente, que puedes contratar desde 8,70 euros al mes.

De esta forma te aseguras que, pase lo que pase, aun faltando los ingresos que generas tú misma, los tuyos van a poder contar con una cuantía económica para seguir adelante: un seguro de vida adaptado a tu situación es la manera más fácil y económica de conseguir la tranquilidad y protección que tu familia necesita.

CALCULA TU SEGURO DE VIDA FAMILIAR

Источник: https://www.iatiseguros.com/blog/ayuda-madre-soltera/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: