Maleta para el recién nacido

¿Qué llevar al hospital? La canastilla básica del recién nacido

Maleta para el recién nacido

Una de las cuestiones que más preocupa a los futuros papás es la canastilla básica del recién nacido, esa bolsa o pequeña maleta que deberíamos tener preparada para llevar al hospital cuando llegue el gran momento.

Y remarco lo de «pequeña» maleta, porque realmente no hace falta que hagamos un gran «equipaje» para preparar la llegada del bebé. En los hospitales públicos y algunos privados nos proporcionarán la mayor parte de cosas necesarias (pañales, toallitas…).

Pero suponiendo que lo queramos llevar preparado nosotros o que no vayamos a dar a luz en un hospital, ¿qué debería llevar el ajuar básico del recién nacido?

El ajuar del recién nacido para el hospital

  • Bodies de recién nacidos, de algodón, con abertura ancha en el cuello o abotonamiento lateral o frontal, para que sea más fácil vestir al bebé, una tarea que al principio nos parecerá de ingeniería, pero que pronto llevaremos a cabo como expertos. Debemos llevar varios, ya que es probable que se manchen a menudo por las heces líquidas.
  • Gorritos: la temperatura del bebé recién nacido no se regula fácilmente, y pierde mucho calor por la cabeza. Por ello es necesario que lleven gorrito de recién nacidos, de algodón.
  • Pijamas o peleles completos, que tapen de cuello a pies. Por el tema de la regulación de temperatura, son imprescindibles en las primeras horas, aunque si estamos en verano pronto podremos ponerle algo más ligero al bebé.
  • Calcetines para cuando no lleven peleles, proteger los pies, que también suelen enfriarse con facilidad.
  • Manoplas para evitar los arañazos en la cara (aunque es probable que tu bebé no se rasguñe).
  • Una mantita o arrullo para arropar al niño cuando salgamos a bañarlo o a pasear por el hospital, o para cuando nos vayamos a casa.

Toda esta ropa debemos llevarla previamente lavada en casa, con detergentes neutros y sin suavizante, para que la piel del bebé, tan delicada, no sufra.

  • Baberos o gasas por si el bebé regurgita.
  • Pañales de recién nacido, talla 0 (aunque puede haber mucha diferencia entre el tamaño de los distintos bebés). Hay algunas marcas de pañales de tela que también ofrecen pañales para recién nacidos, aunque hemos de valorar el tema de la limpieza si estamos en el hospital no va a ser fácil, por lo que podemos empezar a probarlos una vez en casa.
  • Toallitas húmedas para peles sensibles. Las necesitamos para limpiar las heces, especialmente el difícil meconio, las primeras heces del recién nacido, que se van expulsando en varias deposiciones durante las primeras 48 horas de vida del bebé.
  • Crema protectora para la zona del pañal, una de las que más sufren por la humedad y la propensión a irritaciones.
  • Aunque lo suelen proporcionar en el hospital, hacen falta gasas para el cuidado del ombligo y alcohol de 70 grados o clorhexidina, una sustancia antiséptica (es algo que necesitaremos también en casa).

Qué no llevar en la canastilla del bebé

Como veis, en este listado no hemos incluido chupetes (desaconsejados hasta que la lactancia materna esté establecida: la AEP señala que será a partir del mes cuando no conlleve riesgos, hasta los 12 meses), ni zapatitos (innecesarios mientras no caminen, para lo cual faltan bastantes meses)…

Tampoco hemos hablado de colonia, aunque si, a pesar de lo bien que huelen los recién nacidos (cuando no llevan «pastel»), no nos resistimos, no olvidemos ponerla sobre la ropa y no sobre la piel del bebé.

Respecto al gel de baño, se supone que en el hospital tienen el más adecuado para bebés. Recordad que, una vez en casa, en un recién nacido es aconsejable evitar cualquier sustancia sintética de alto poder espumoso, por lo que lavaremos al bebé con un jabón que tenga un pH de 4 a 4’5.

Si queremos utilizar nuestra propia toalla para el baño del bebé (aunque en el hospital tendrán las propias), que sea pequeña, de tejidos naturales y suave, también previamente lavada en casa.

Tampoco, por no ser elementos propiamente de canastilla y porque no todos los padres van a necesitar desplazamientos largos o en coche, hemos hablado de cochecito ni capazo o sistema de retención infantil para el vehículo, pero se tratan de elementos necesarios en los casos citados. ¡A ver si no va a haber manera de volver a casa, con las ganas que tendremos!

En definitiva, no se trata de una canastilla excesiva, llevamos lo básico y además, otra cuestión básica y más en los tiempos que corren, es ¿qué me pueden prestar o regalar? Porque en lugar de regalos que acaben olvidados en un cajón, podemos pedir a familiares y amigos que se encarguen de algunos de estos elementos para los primeros días de vida del bebé.

Fotos | safetypinheart y chicks57 en Flickr-CCEn Bebés y más | Cuidados del recién nacido: la canastilla del bebé para el hospital, ¿Qué debe tener la canastilla de un bebé que nace en invierno?, Regalo práctico: cesta con productos de higiene para el recién nacido

Источник: https://www.bebesymas.com/recien-nacido/que-llevar-al-hospital-la-canastilla-basica-del-recien-nacido

La lista para el hospital: ¿qué necesita tu canastilla de bebé?

Maleta para el recién nacido

Cuando se acerca el momento del parto, alrededor de los siete meses de embarazo, la futura mamá tiene que preparar la canastilla del bebé con todo lo que necesitará para la estancia en el hospital después del nacimiento del pequeño, tanto para el bebé como para ella.

Para ello, aunque todavía falten algunas semanas para la fecha del parto, es aconsejable que no esperes hasta el último momento para preparar la maleta del hospital, que ya el parto podría adelantarse y siempre es más prudente tenerlo todo listo.

Lista de los productos para la canastilla del bebé

Toma nota de esta lista con todo lo que necesitarás para la canastilla del bebé durante tu estancia en el hospital. 

(Te interesa: Primera puesta del recién nacido)

5-6 mudas completas

Lo ideal es preparar las mudas completas, es decir, toda la ropita que habrá qué poner al bebé para vestirle a diario, en bolsas separadas, para facilitar la tarea a las enfermeras y asegurarte de que le pondrán lo que tú quieres que lleve. 

Ten en cuenta que, cuando hablamos de «mudas completas» nos referimos al conjunto de: camiseta y ranita, o bien bodi, pelele o conjunto de jersey y pantalón, pijama, calcetines o patucos, gorrito y babero.

Camisetas de batista y de algodón. La batista es un tipo de tejido ligero de lino o algodón, muy suave y delicado, que se utiliza para confeccionar ropita de bebé y otras prendas delicadas, como pañuelos.

Tradicionalmente, las abuelas o las mamás se dedicaban a coser camisetas de batista para los recién nacidos. Este fino algodón, o lino, es un tejido natural, preferiblemente blanco o crema, ideal para la delicada piel del recién nacido.

De todos modos, las camisetas de algodón para recién nacido son perfectas también.

Ranitas. La ranita es una prenda de una pieza que deja las piernas al descubierto. Es una especie de braguita que se suele utilizar en combinación con una camiseta interior.

Las ranitas hacen las veces de braguitas y de cubrepañal, para proteger la ropita del bebé y para que el pañal no se vea directamente.

Las ranitas, al igual que los bodies, se suelen ensuciar con frecuencia en las primeras semanas del bebé, así que lo ideal es que tengas varias, para posibles imprevistos.

Bodies de algodón. El bodi es muy práctico, ya que cuenta con unos botones automáticos en la abertura inferior, que permiten abrir y cerrar la prenda fácilmente cuando hay que cambiar el pañal al bebé.

Durante las primeras semanas, es conveniente que te hagas con una buena reserva de bodies de algodón, puesto que es una prenda que se ensucia con facilidad durante el cambio de pañal, o bien con las caquitas más bien líquidas de los recién nacidos.

Sin embargo, es mejor que los compres sobre la marcha, para evitar que se le queden pequeños antes de estrenarlos.

 Jerseys y pantaloncitos. Son prendas imprescindibles para vestir al bebé, y aquí la oferta es infinita. Los hay confeccionados con hilo o perlé, de lana, de algodón, afelpados, de verano, de invierno, de entretiempo… ¡Disfrutarás eligiendo pantaloncitos y jerseys para tu bebé! Si es una niña, también puedes comprar vestiditos y conjuntos de dos piezas preciosos.

Pijamas. Los pijamitas de cuerpo entero, provistos o no de pies, son muy prácticos en invierno, ya que evitan que el bebé coja frío en la barriguita o la espalda.

En verano, el bebé se puede poner a dormir sin pijama, incluso solo con un bodi de tirantes o solo con el pañal, si el bochorno aprieta. En primavera y otoño, se le puede poner un pijama fino de algodón, y no es necesario que tenga pies.

En invierno, se puede optar por un pijama de felpa algó más grueso, pero dependerá de la temperatura del hogar y de si la calefacción está encendida.

Peleles. El pelele es una prenda ideal para vestir al bebé. Es una pieza de cuerpo entero que suele estar provista de aberturas en la espalda y en la parte inferior, para cambiar el pañal fácilmente. Muchos modelos de pelele también se pueden usar como pijamas. En cuanto a los tejidos, siguen la misma lógica que los pijamas.

Calcetines o patucos. Los patucos se solían utilizar más hace unos años, y era tradición que las abuelas o las tías los tejieran con lana o los hicieran de ganchillo. ¡No obstante, tejer y hacer crochet vuelve a estar de moda! Lo importante es elegir hilos suaves e hipoalergénicos, que no irriten la piel del bebé.

Baberos, para la lactancia. La puesta en marcha de la lactancia requiere un «rodaje», tanto para el bebé como para la mamá. Tanto si das el pecho a tu hijo como si le alimentas con biberón, el bebé echará una pequeña cantidad de leche cuando realice la toma.

El babero es imprescindible para que no se moje la ropita. Lo ideal es que cuente con una parte impermeable, para evitar que la humedad traspase el babero y acabe mojándole la ropita.

Cuando se pone al bebé a hacer el eructo, el pequeño puede regurgitar un poco de leche, así que lo mejor es tener el babero preparado en todo momento.

2 gorros de lana o de algodón. Su finalidad es proteger del frío la zona de la cabecita del bebé. Se siguen pidiendo en muchos hospitales, si bien su uso pertenece más bien al pasado.

Los protocolos hospitalarios de hace unos años consistían en lavar y vestir al bebé nada más nacer, para luego entregárselo a su madre. Para mantener el calor de su cuerpo, el bebé se vestía y se le ponía el gorrito.

Hoy en día, el bebé se suele poner encima de la madre al nacer, e incluso empieza a succionar el pecho en ese mismo momento. El calor de la mamá es suficiente, pero la tradición de ponerle un gorrito se sigue manteniendo. 

Recuerda que toda la ropita del bebé se debe lavar antes con un jabón neutro. Además, debes retirar las etiquetas y cualquier elemento que pueda irritar la piel del bebé o molestarle con el roce.

Pañales para recién nacido

En algunos hospitales, no es necesario llevar pañales para el recién nacido, puesto que el mismo hospital ya los proporciona.

Sin embargo, normalmente, los hospitales suelen pedir un paquete de pañales para recién nacido. Lo habitual para el hospital es llevar pañales desechables, de usar y tirar.

Pero ya en casa, si lo prefieres, debes saber que también existen los pañales de tela, con todas sus ventajas e inconvenientes.

(Te interesa: El cambio de pañal, paso a paso)

Para su aseo

  • Aceite o leche limpiadora
  • Jabón neutro
  • 2 esponjas suaves para bebé
  • Cremita para el cambio de pañal
  • 1 paquete de toallitas húmedas desechables
  • Colonia de bebés y peine o cepillo suave
  • Una botellita de alcohol de 70º, para curar el ombliguito, si te lo piden en el hospital
  • 1 palangana pequeña, si te la piden en el hospital

(Te interesa: El aseo del recién nacido)

Arrullo

Básicamente, un arrullo es un cuadrado grande de tela que sirve para envolver al recién nacido y «arrullarle». Su función es contener al bebé, hacer que se sienta protegido y calentito, acostumbrado como está al calor y el espacio reducido del interior del útero materno.

El arrullo puede ser fino o más grueso: un fular, una muselina, una toalla, una mantita… Todos ellos pueden hacer las veces de arrullo.

Lo mejor es que lleves uno o dos en la maleta del hospital, uno más finito y otro más grueso para la salida del hospital, por ejemplo, aunque también depende de la estación del año en la que nazca el bebé. 


(
Te interesa: 3 formas de envolver al bebé en un arrullo)

Una manta de lana en invierno y de algodón en las demás estaciones

Al igual que el arrullo, la manta sirve para envolver al bebé y hacer que se sienta protegido y contenido.

Además, le protege del frío cuando sale del hospital, sobre todo, si nace en otoño o en invierno.

Puedes elegir entre la amplia oferta de mantas de algodón o de lana, dependiendo de la temperatura interior y exterior. Lo importante es que el tejido con el que esté confeccionada no irrite la delicada piel del bebé.

Para el traslado del hospital a casa

  • Uncapazo portabebés o sillita de auto, para llevarle a casa cuando te den el alta (se puede traer el último día)
  • Una muda para cuando salga del hospital
  • Un saquito para bebés, para protegerle del frío al salir del hospital, o bien un arrullo o un fular, si hace buen tiempo.

Selección de productos para la canastilla del bebé

A continuación, te ofrecemos una selección de productos para añadir a la maleta del hospital.

¿Qué llevar al hospital para dar a luz?

Juana María Vázquez Lara, matrona y Coordinadora de la Unidad de Docentes de Matronas de Ceuta, te ofrece algunos consejos y pautas a seguir sobre qué llevar al hospital para el nacimiento del bebé. 

(Te interesa: Lista del hospital para la mamá)

La jornada de las cuatro integrantes del Grupo de Matronas del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid comienza temprano y, en muchas ocasiones, se prolonga durante 24 horas. En el transcurso del día, Teresa Osa, María Cantos, María Sánchez y Aurora Martínez van llegando a la planta de Partos del hospital y ocupando su lugar.

(Te interesa: La matrona, cada vez más valorada)

Unas a otras se explican lo que ha ocurrido hasta el momento y se ayudan en lo que pueden.

Hablando con ellas, descubrimos que son cuatro matronas muy diferentes entre sí, aunque todas comparten la misma ilusión por su trabajo, que reconocen es uno de los mejores que existen.

Y es que tanto la coordinadora del Grupo, Teresa, como las tres matronas que trabajan con ella, Aurora y las dos Marías, siguen emocionándose cada vez que asisten un parto y ayudan a traer al mundo a un bebé.

Por este motivo, y como hemos podido comprobar durante las 24 horas que hemos pasado con ellas, forman un equipo perfecto, en el que reina el compañerismo, la admiración de unas por otras y una excelente conexión, que se palpa en el ambiente.

(Te interesa: El papel de la matrona)

“Todas hablamos el mismo idioma en lo que respecta al trato a las mujeres y a la forma de dar un servicio de calidad”, afirma María Cantos.

Y, aunque sólo hemos podido conocer a estas cuatro matronas, Teresa Osa no quiere olvidarse del resto del equipo, formado por Mª Paz, Eva, Laura, Cecilia, Pepa,Ana, Agnieszka, Yolanda, Marta, Elena y Julita, “cuya implicación en el trabajo hace más fácil sacar adelante nuestro proyecto, que es ayudar a nacer”, concluye la coordinadora.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/parto/preparacion/lista-hospital-bebe

Maleta para el recién nacido

Maleta para el recién nacido

La maleta para el bebé que acaba de nacer es importante, sí.

Pero la maleta o bolsa para la mamá y el papá también lo es, pues su cuerpo también sufre una serie de cambios que nunca se habían experimentado (en caso de ser mamá primeriza) y el papá o el acompañante también necesitarán algunas cosas importantes. Por ello es por lo que es prácticamente necesario preparar dos maletas separadas y meter en cada una de ellas todo lo que todos vais a necesitar durante esos días.  

-Tres bodis o pijamas de manga y pantalón, ya que los bebés al nacer pierden calor muy rápidamente. Lo mejor es que lleven el broche en la parte delantera para no dañar la piel del recién nacido facilitando, además, el manejo del bebé al cambiarlo de muda.

– Doce pañales para recién nacido. Probablemente el hospital proporcione unos cuantos, por lo tanto, no es necesario llevar más.

– Toallitas húmedas.

– Un paño o muselina para evitar mancharse cuando se ayude al bebé a echar los gases.

– Cremas especiales para bebés para hidratar en caso de que la ropa le produzca rozaduras si tiene la piel muy sensible. Lo ideal es guardar en la maleta algún bote de prueba que nos hayan regalado.

– Gorros, guantes y calcetines. Es fundamental que el bebé tenga la cabeza tapada durante los primeros días de vida para no perder calor corporal.

– Ropa para salir del hospital. Es recomendable añadir a este conjunto un gorro y una manta.

– También es importante que, si se va a utilizar el coche para volver a casa con el bebé, esté preparado ya con un asiento homologado.

¿Qué precisa la mamá en el hospital para dar a luz?

– Documentación personal y tarjeta sanitaria.

– Documentos y analíticas del seguimiento del embarazo.

– Plan de parto (si se tiene). 

– Cinco mudas de ropa interior ya que a lo mejor se ensucian rápidamente, aunque lo más recomendable es comprar ropa interior desechable porque en el hospital no podremos lavarla y tendremos que almacenarla sucia hasta que nos vayamos.

– Compresas posparto preferiblemente de algodón.

– Dos sujetadores de lactancia, crema especial para los pezones sensibles o irritados y discos absorbentes.

– Calcetines, zapatillas cómodas y chanclas para la ducha.

– Dos camisones que faciliten dar el pecho al bebé amplios o con una abertura en la parte frontal.

– Una pequeña bata o manta para abrigarse durante el día si es invierno, y para taparse durante las visitas.

– Artículos de aseo personal habituales en botes pequeños.

– Ropa para la salida. Lo ideal es llevar ropa ancha y cómoda para no sentir molestias, pues se debe tener en cuenta que del hospital se suele salir con algunos dolores, y más aún si ha sido por cesárea. Además, la barriga ocupará mucho menos que unos días antes por lo que se debe ser precavida con la ropa o llevar algún cinturón para evitar que la ropa se caiga.

– Teléfono móvil y cargador.

Finalmente, el acompañante o padre de la criatura deberá llevar lo siguiente:

– Dos mudas de ropa.

– Calcetines y zapatillas de andar por casa.

– Artículos de aseo personal, que se pueden compartir con la mamá y evitar así llevar peso en exceso.

– Teléfono móvil y cargador.

– Cámara de fotos y cargador (si se desean conservar los primeros minutos de vida del pequeño).

¿Qué no se debe llevar al hospital?

En primer lugar, las mamás y los papás deben ser conscientes de que existen numerosos artículos que están desaconsejados y que no se recomienda en absoluto meter en la maleta del recién nacido, como es el caso de, por ejemplo, los chupetes.

Según la Asociación Española de Pediatría (AEP), los chupetes están desaconsejados hasta que la lactancia materna se establezca, y señala que será a partir del mes de nacido cuando no conlleve riesgos y hasta los 12 meses. Tampoco deberán llevar zapatos, pues son totalmente innecesarios mientras los niños no caminen ni colonia.

En este último caso, hay que tener en cuenta que debe ponerse sobre la ropa del bebé y no sobre su piel.

Además, en cuanto al gel de baño, utilizaremos el del hospital, pues este será el más adecuado para bebés.

Y, una vez ya en casa, en un recién nacido es aconsejable evitar cualquier sustancia sintética de alto poder espumoso por lo que se lavará al bebé con un jabón que tenga un pH de 4 a 4’5.

Y, finalmente, si se quiere utilizar una toalla propia para el baño del bebé, esta debe ser pequeña, de tejidos naturales, suave y, por supuesto, lavada previamente en casa.

En cualquier caso, algo que deben tener claro todos los papás y mamás es que no se puede llevar al hospital para dar a luz todo lo que uno desee. En el caso de que se necesite algo que no se tenga, hay que recordar siempre que te encuentras en un hospital y si se pide probablemente puedan dártelo.

Finalmente, si la estancia en el hospital se alarga debido a cualquier circunstancia, no debe de cundir el pánico en absoluto ya que lo único que se debe hacer es pedir a algún familiar que vaya a casa a por las cosas. Después, simplemente cuidar a nuestro bebé y esperar pacientemente hasta que todo esté en orden y puedan darte el alta médica.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/cuidados-bebe/maleta-para-el-recien-nacido-9486

La maleta hospital bebé perfecta: ¿Qué incorporar?

Maleta para el recién nacido

¿Estás preparando la maleta hospital bebé? ¿Quieres saber que incorporar? Hoy, vamos a explicarte todo aquello que necesitas para crear la maleta perfecta para cuando nazca tu pequeño. 

La maleta hospital bebé es algo de suma importancia para cualquier madre, así que no podemos olvidarnos de nada. Tenerla preparada previamente e incorporar todo lo que necesitarás te hará estar más tranquila en el momento de dar a luz. A continuación, te daremos algunos tips para elaborar la maleta para el hospital ideal.

¿Cuando se debe hacer la maleta del hospital?

En Minutus te recomendamos tenerla preparada desde los 6 meses. Es un buen momento de hacerla para anticiparnos a cualquier problema y tener tiempo a comprar cualquier cosa que necesitemos. Los médicos suelen darte una fecha aproximada. pero esto siempre puede variar; a veces hay complicaciones o los bebés vienen prematuros. 

¿Qué necesito incorporar en mi maleta hospital bebé?

Algunos hospitales proporcionan algunos de los artículos que te mencionaremos en este blog post. Sin embargo, ser previsiva nunca está de más y siempre será mejor tener un producto repetido que carecer de él. En momentos de alta tensión como la venida de un bebé hay que evitar tener cualquier tipo de estresor. 

Sábanas y mantas muselina para la maleta hospital bebé

El hospital te dará unas sábanas, sin embargo pronto comprobarás que éstas se ensucian con mucha facilidad. Por ello, es buena idea empacar unas por tu cuenta; así te aseguras de que tu pequeño no pase frío. Además, puedes llevar unas que sean más suaves para darle al recién nacido el máximo confort.

Además, al regresar del hospital necesitarás sábanas para el trayecto a casa, con lo cual será necesario que tengas unas de tu propiedad. Por otro lado, llevar mantas muselina también te será útil para que las enfermeras te enseñen cómo envolver a tu bebé correctamente. De esta manera, cuando llegues a casa ya sabrás como hacerlo.

Ropa para un bebé en el hospital

Durante su estancia en el hospital tu bebé será provisto con todo lo que necesite. Sin embargo también es recomendable llevar ropa para la primera puesta. Además, el primer outfit de tu pequeño mantendrá en tu memoria para siempre; incluso puede materializarse en fotos.

Por eso, haz que el recuerdo sea bonito; que tu hijo/a pueda ver el buen gusto que tenía su madre para vestirlo durante su infancia. Algunos elementos que puedes llevar: 

  • Gorros
  • Manoplas
  • Pijamas
  • Jerseys
  • Pantalones
  • Bodies
  • Polainas

Sin embargo, cuando llegue el momento de volver a casa, necesitará tener alguna ropita que ponerse. Necesitarás prendas de recién nacido; lo más recomendable es que sean suaves e hipoalergénicos. Deberás empacar también un conjunto de salida del hospital.

Gorritos, calcetines y manta de bebé

Un gorrito y unos calcetines serán muy útiles porque los hospitales suelen poner el aire acondicionado a un nivel muy bajo. El bebé podría pasar frío si no tiene esos artículos. Además, tu pequeño se verá extremadamente adorable con estas prendas. Todos sabemos lo mucho que importa a una madre que su consentido se vea adorable.

Por otro lado, llevar una manta de bebé también es una excelente idea. Durante sus primeros veces los recién nacidos tienen poco control físico y suelen escupir como reflejo. Por ello, es recomendable que tengas una de estas mantas; así evitaras ensuciarte constantemente y podrás ayudar a tu pequeñín sin ningún estrés. 

Almohada de lactancia para el hospital

Llevar una almohada de lactancia te facilitará darle pecho a tu bebé. Es importante que te encuentres cómoda haciéndolo, especialmente si eres una madre primeriza. Te recomendamos los cojines de lactancia que se amoldan a tu cuello; se parecen a los que utilizas para viajar y son bastante cómodos.

La lactancia es algo maravilloso y es uno de los mejores regalos que puedes hacerle a tu pequeño. Con esta almohada estarás mucho más cómoda porque se encarga de sostenerle la cabeza a tu pequeño. Recuerda que los recién nacidos tienen los músculos del cuello poco desarrollados y por eso les cuesta mantener la cabeza erguida. 

Deja un espacio extra 

El hospital no te dará todo lo que necesitas y por eso es importante que prepares tu propia maleta hospital bebé. Sin embargo, sí te dará muchos productos y artículos que pueden servirte luego y que querrás llevarte. Por ello, te sugerimos que dejes un hueco dentro de tu maleta para poder llevarlos a casa.

Lo más común es que te den pañales, mantas, productos de limpieza y varios artículos distintos que tu pequeño necesitará durante sus primeras semana. No obstante, pocas veces utilizarás todo esto mientras estás en el hospital. Por lo tanto, aprovecha y llévate todo lo que puedas. ¡Ahorrar nunca está de más!

Asiento para el coche

Además de la maleta el asiento del coche también es esencial, ya que sin él las enfermeras ni siquiera te permitirán abandonar el hospital. Es vital que sea el asiento del tamaño ideal porque de lo contrario tu pequeño no cabrá en el. Debe ajustarse perfectamente al neonato para pasar las medidas de seguridad.

Recuerda que el asiento deberá ser aprobado por el personal del hospital. Lo importante es que tenga acolchado suficiente para que puedas modificarlo al tamaño del recién nacido. Además, debe estar instalado en la parte trasera del coche y nunca en los asientos de delante ya que ahí el bebé corre un peligro mayor. 

¿Qué artículos debe llevar la madre  en la maleta del hospital?

Anteriormente te hemos mencionado los artículos principales que debe tener tu maleta hospital bebé. Sin embargo, tú como madre también necesitarás ciertos productos. Recuerda que estar cómoda es lo principal porque ¡la mejor madre es una que esté feliz y sana! 

Atuendo para dar a luz

El momento de dar a luz es extremadamente inesperado y estresante. Es imposible prever con exactitud cuándo ocurrirá y por eso te pillará vestida con cualquier tipo de ropa. Sin embargo el proceso de traer un bebé al mundo es delicado y por eso querrás estar lo más cómoda posible. 

La mayoría de hospitales te darán un traje, pero puede ser que prefieras utilizar tu propia ropa una vez finalizado el proceso. Por ello, es una buena idea que lleves ropa tuya que sepas que te hará sentir segura. Los trajes de los hospitales son sanitarios, pero no son lo más cómodo del mundo.

Ropa interior extra

Una mujer que acaba de dar a luz, necesitará cambiarse de ropa interior regularmente por razones de higiene. Tampoco es necesario que lleves un paquete completo, pero si puede serte de ayuda llevar un par extra. Recuerda que el cuerpo de cada mujer reacciona diferente y puedes necesitar cambiarte más de una vez.

En cuanto al tipo de braguitas que debes llevar contigo, la opción más acertada son la ropa interior postparto. La diferencia que existe entre este tipo de prenda y las bragas normales es que las primeras son desechables. Por ello, si se te manchan o ensucian no tienes que preocuparte.

Maleta hospital bebé: kit de recuperación

Este kit lo puedes customizar a tu gusto. Se trata de los artículos que crees que necesitarás o harán tu estancia en el hospital más cómoda. Algunos de los productos que puedes incluir son: colonia, cremas, toallitas, shampoo, crema para el pelo, etc. El objetivo es llevar cosas que te hagan sentir cómoda y bien contigo misma. 

Por otro lado, en este kit puedes incluir un outfit para tu regreso a casa. Las mujeres suelen optar por unos pantalones holgados y una blusa ancha. Esto se debe a que tu cuerpo aún está recuperándose durante las primeras semanas.

Crema corporal y Cacao de Labios

El ambiente de los hospitales suele ser muy seco, lo cual puede deshidratar rápidamente tu piel. Tener la piel seca es muy incómodo y puede provocar picor, por ello es una buena idea llevar crema corporal contigo. ¡Cuidarte nunca está de más!

Por otro lado, también es conveniente llevar un cacao para los labios. Durante el parto se hacen muchos ejercicios de respiración que como consecuencia resecan los labios. Por lo tanto, llevar un pequeño cacao puede ahorrarte una incomodidad futura.

Maleta hospital bebé: crema postparto

Tener marcas en la piel después de haber dado a luz es completamente normal y no puedes prevenirlo. Sin embargo, existen cremas que aceleran la recuperación de tu piel. Te recomendamos que lleves una al hospital para aplicarla sobre las zonas dañadas todos los días.

Esta crema será un artículo que tendrás que utilizar todos los días cuando vuelvas a casa después de tu estancia en el hospital. La dosis recomendada es ponerla sobre las marcas por las mañanas y las noches. ¡Si tienes disciplina, pronto estas cicatrices desaparecerán!

Diadema o coleta

Puede sonar un poco obvio, pero en el momento del parto tener una coleta es vital. El pelo puede estorbarte durante el proceso y hacerlo todo más agobiante. Si llevas coletas y diademas en tu maleta hospital bebé estarás cubierta y tendrás lo que necesitas para controlar tu melena.

No obstante, también después del parto te servirán estos artículos porque tener el pelo suelto puede llegar a ser incómodo. Durante tu estancia en el hospital, lo mejor es que estés lo más a gusto y segura posible. Si puedes ahorrarte esta incomodidad innecesaria, mejor. 

Almohadas

Puede sonarte extraño, pero llevar almohadas es una de las mejores ideas que te podemos dar. A pesar de que en el hospital te proveen algunas, casi nunca son suficientes. Entre más cojines tengas, más segura te sentirás en el momento de dar a luz. Además, cada mujer es diferente y cada cuerpo necesita una cantidad de soportes diferentes.

Por otro lado, si llevas tus propias almohadas, asegurate de que estén limpias y desinfectadas. De hecho, todo lo que lleves contigo el día del parto debe estarlo. Asimismo, te sugerimos que la funda de los cojines sean de un color que no sea blanco. Debes poder distinguirlas de las del hospital para que no hayan confusiones después.

Entretenimiento para las horas muertas

Dar a luz es un proceso complejo. Algunas madres tienen suerte y no sufren de muchas complicaciones. Sin embargo, también existe la posibilidad de que hayan contratiempos. Por ejemplo, no es lo mismo tener un bebé por cesárea que por la vía natural. Éste, y muchos más factores afectarán el tiempo de recuperación. 

Por ello, y para que el tiempo se te pase más rápido, te recomendamos llevar algún tipo de pasatiempos; un libro, una serie, una manualidad, etc. También puedes aprovechar para hacer una playlist especial para tu estancia en el hospital; te sugerimos música relajante y positiva.

¿Ya tienes preparada tu maleta hospital bebé?

Si estás en tus últimas semanas y el momento de dar a luz se acerca cada vez más, esperamos que leer este blog post te sea de ayuda. La maleta hospital bebé es para que te sientas segura y cómoda, sabiendo que estás preparada para el momento del parto.

Si tienes más dudas acerca del embarazo  o cualquier tema relacionado te recomendamos que leas nuestro blog. En él puedes encontrar toda la información necesaria para informarte de lo último sobre la maternidad. 

Источник: https://minutusshop.com/maleta-hospital-bebe/

Haz la maleta perfecta para ir al hospital

Maleta para el recién nacido

Tu maleta, la maleta de la mamá, debe ser cómoda, manejable y tendrás que tenerla preparada un poco antes de llegar a la semana 37 de embarazo, es decir, a término.

Luego puedes encontrarte incómoda para hacerla y con las prisas se puede olvidar algo que sea importante para esos días.

No obstante, hay ciertos puntos que debes llevar a cabo, para que las cosas primordiales no falten:

Documentación y pruebas médicas

Documentos personales (D.N.I, Cartilla de la Seguridad Social/tarjeta seguros si es sanidad privada, cartilla de la embarazada o las últimas pruebas analíticas.   

Camisón y zapatillas cómodas

  • En primer lugar, cuando ingresas de parto, en la mayoría de los centros te van a suministrar un camisón propio para dicho momento, con una abertura adecuada para el parto y para, posteriormente, realizar la lactancia materna, si lo deseas.

    Sin embargo, debes ir preparada con unas zapatillas cómodas, para que no tengas que estar con los zapatos o las botas, como ocurre en determinadas ocasiones, y el camisón. De esta manera, podrás deambular de manera agradable por la habitación o por el centro.

  • Una vez que hayas dado a luz y te encuentres en tu habitación, puedes cambiarte el camisón y ponerte alguno que hayas llevado tú. Debe ser cómodo: eres una paciente, a la que van a tener que explorar, tomar las constantes y tener vigilada.

    Por ese dicho motivo, no se recomienda el empleo de pijamas de dos piezas. Durante el puerperio es fácil que manches o te manchen el camisón con frecuencia, así que es mejor que metas varios en tu maleta.

Bata, imprescindible

Si no estás acostumbrada a su usarla, se te puede olvidar: hablamos de la bata.

Te va a resultar muy útil puesto que en los hospitales o clínicas no siempre la temperatura se puede regular a nuestro termostato corporal y, al ir sólo con un camisón, puedes encontrarte en ocasiones incómoda por el frío. También te sirve, en caso de visitas, para estar más vestida y no exclusivamente en ropa de cama.

Compresas de algodón

Por término general, las compresas que se deben emplear en este momento, te las facilita el centro hospitalario.

El material del que están realizadas es el algodón, para que no dañen los puntos del periné.

Como transpiran mucho mejor, no acumulan la humedad y disminuyen el riesgo de maceración de los puntos de la episiotomía, en caso de que te la hagan.;

Bolsa de aseo completa

En una bolsa de aseo es recomendable que lleves todos tus productos de higiene personal, puesto que en algunas clínicas, puede ser que te lo faciliten, pero lo más habitual es que no. No te olvides de:   

  • Gel de baño
  • Champú
  • Cremas hidratantes
  • Cepillo de dientes
  • Peine
  • Secador de pelo, en caso de que lo uses, es preciso que lo metas ya en esta maleta que estamos preparando
  • Cacao para los labios (lo necesitarás durante el periodo de dilatación)

Ropa de calle para salir del hospital

  • Aunque en el hospital no vas a precisar ropa de calle, tienes que valorar si deseas salir el día del alta hospitalaria con la misma ropa que ingresaste o no.
  • La ropa que llevabas puesta en el ingreso puede no encontrarse en condiciones, puesto que ese día puede que acudieses al servicio de urgencias por romper la bolsa, sangrado o expulsión de tapón mucoso… En caso de duda, no pasa nada por meter una ropa cómoda para salir del hospital con tu bebé.

     

  • Si tu idea es dar lactancia materna, en algunas ocasiones se precisa emplear algunos productos como son las pezoneras o cremas específicas para las grietas del pezón, discos de lactancia para absorber las pequeñas pérdidas de leche o un sacaleches.

  • No obstante no es algo que tengas que llevar preparado desde casa: si las enfermeras, la matrona de la lactancia o los obstetras que están a tu cargo, creen adecuado su uso, te lo indicarán y alguien de tu familia puede acudir a comprarlo rápidamente a la farmacia..

Artículos Relacionados Una vez que ya has hecho tu maleta del hospital, pasamos a valorar lo que te va ser necesario llevar para tu recién nacido. Algo más complicado, puesto que puede que no estés habituada a sus productos necesarios. No te preocupes, es muy sencillo. Toma nota de estos imprescindibles de la…

La dilatación es uno de los tres periodos en los que se divide el parto. Los otros dos son el expulsivo, cuando el bebé sale al exterior, y el alumbramiento, cuando se expulsa la placenta. Para los médicos la dilatación comienza cuando el cérvix o cuello del útero, que originalmente tiene…

“Cuello permeable uno o dos dedos…”, ¿sabes qué significan estas frases? Las matronas y los ginecólogos tienen su propio lenguaje, que utilizan habitualmente en el paritorio. Y cuando estés dilatando es muy probable que no tengas ganas de preguntar que han querido decir en su argot… El parto es un proceso fisiológico para el que nuestro cuerpo se prepara desde el principio del embarazo. No podemos conocer con antelación el día exacto en el que se iniciará el parto, aunque es normal ocurra a partir de la semana 37 de embarazo, momento en que nuestro bebé está…

Источник: https://www.natalben.com/parto/consejos-parto-maleta-madre

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: