Manos calientes en el embarazo

Manos calientes en el embarazo

Manos calientes en el embarazo

¿Te has notado las manos mucho más calientes de lo normal desde que estás embarazada? No te preocupes que es normal y no tiene por qué indicar ningún problema con el bebé.

Índice

Causas de las manos calientes en la gestación

Al quedarnos embarazadas todo nuestro cuerpo cambia y son muchos los síntomas curiosos que notamos: mayor salivación, sabor metálico de la boca, mayor frecuencia de ir al baño, aparición de manchas en la cara, suspiros… En definitiva, todas nosotras cambiamos y nuestro organismo se enfrenta a una auténtica revolución interna.

Uno de estos curiosos síntomas asociados al embarazo es sentir las manos calientes, mucho más de lo normal, casi como si tuviéramos fiebre. Sin embargo, el resto de nuestro cuerpo continúa con su temperatura habitual.

Pero si simplemente notamos las manos más calientes de lo normal, las causas de este fenómeno son:

– Aumento del volumen de sangre. Durante la gestación el volumen de sangre de la embarazada aumenta en un 50%, lo que puede hacer que tanto las palmas de las manos como de los pies estén rojos y más calientes.

– Eritema plantar: Enrojecimiento de las palmas, como si fuera una quemadura, que también se vuelven más calientes.

– Cambios hormonales: como de tantos otros síntomas, las hormonas andan detrás. El aumento de los niveles de estrógeno puede causar las manos rojas y calientes.

También es normal que sientas sofocos y que sudes más, aunque la temperatura ambiente no sea muy fuerte. Para no sentirte mal, vístete con ropa fresquita y transpirable.

Por lo demás, como no es un síntoma grave ni afecta a la salud de tu bebé, solo tendrás que esperar al parto para que todo vuelva a su ser y tus manos vuelvan a ser las de antes. 
 

¿Qué hacer si tengo las manos calientes?

Si notas las manos muy calientes y te molesta, lo mejor que puedes hacer es refrescarte naturalmente (ponte a la sombra, en una habitación fresca y bien ventilada…) y mantenerte bien hidratada. Los baños de agua tibia en lugar de agua caliente, las duchas frecuentes y usar contigo un abanico te ayudarán a paliar la sensación de calor.

También deberías abstenerte de las comidas y no realizar ejercicios físicos que te dejen extenuada y te hagan sudar, aumentando tu temperatura corporal.
 

¿Es normal tener también los pies calientes?

También puede presentarse el síndrome de pies calientes, causado también por el aumento del volumen sanguíneo y la retención de líquidos.

Para solucionar este problema, recuerda utilizar un calzado cómodo (a lo mejor debes comprarte una talla más si están muy hinchados) y sin tacón, y masajea los pies y las piernas cuando tengas la oportunidad de descansar un rato, así como ponerlas en alto al llegar a casa.
 

¿Puede ser síntoma de algo más serio?

Si además de calientes las plantas están rojas, puedes tener un eritema plantar, un enrojecimiento de las plantas debido al aumento de sangre en los tejidos de la piel. No es nada grave y desaparecerá cuando los vasos sanguíneos vuelvan a funcionar como solían tras el parto.

Si además de tener las manos calientes toda tu temperatura se eleva por encima de los 37,5 ºC, en lugar de un sofoco tendrías fiebre. Si la fiebre sube de 38º C se aconseja que consultes al médico.

Por  último, si este síntoma va acompañado de otros síntomas como erupción cutánea, hinchazón brusca de manos, mareos, etc. ve a urgencias ya que pueden ser señales de preeclampsia.

En ocasiones se asocia los sofocos como un síntoma de embarazo. Sin embargo pueden ser ocasionados por otros motivos por lo que siempre es aconsejable realizar un test de embarazo para salir de dudas.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/sintomas-embarazo/manos-calientes-en-el-embarazo-7642

Calor en el embarazo: claves para soportarlo

Manos calientes en el embarazo

Sofocos nocturnos y diurnos, sudoración y/o pesadez en las piernas son algunos de los síntomas relacionados con el calor durante el embarazo. Estos síntomas se intensifican en verano y están causados por un aumento de la temperatura corporal de la mujer en este periodo.

¿Por qué aumenta la temperatura corporal en el embarazo?

El aumento de la temperatura corporal en el embarazo es completamente normal y se debe a:

  • Un aumento de la tasa metabólica. El cuerpo de la mujer reconoce, de forma natural, que debe cuidar de dos personas y aumenta su actividad. Esto se traduce en una mayor temperatura corporal durante el embarazo.
  • Los cambios hormonales y el aumento de la temperatura basal. Medir la temperatura basal (la más baja que alcanza el cuerpo, normalmente en la fase de sueño) es uno de los métodos para calcular los días fértiles de la mujer, y su aumento se asocia la producción de progesterona. En las embarazadas la segregación de esta hormona es muy alta y, por ello, la temperatura basal también lo es.

¿Cuáles son y cuándo empiezan los síntomas del embarazo relacionados con el calor?

El aumento de la temperatura corporal es uno de los primeros cambios que produce el embarazo y las mujeres lo perciben ya desde el primer trimestre de la gestación. Los síntomas más comunes son:

  • Los sofocos del embarazo: se trata de una sensación de calor repentina que recorre el cuerpo y que no es posible controlar. Normalmente se localizan en cabeza, cuello y pecho y su duración e intensidad varían en cada mujer. Pueden manifestarse en cualquier momento del día, independientemente del calor ambiental, siendo los sofocos nocturnos especialmente molestos porque impiden conciliar el sueño a la embarazada. Una vez avanzada la gestación, debido al aumento de peso y a la disminución de la capacidad torácica, la sensación de ahogo es mayor, así como puede también serlo la intensidad de los sofocos.
  • El síndrome de los pies calientes: otro de los síntomas relacionados con los cambios de temperatura en el embarazo es el síndrome de los pies calientes,una molestia ligada a los sofocos y a los golpes de calor. Se manifiesta como una sensación de dolor y quemazón en planta y los dedos de los pies, y es debida a que los huesos metatarsianos están comprimidos por la retención de líquidos y los problemas de circulación.
  • Los golpes de calor: el calor en el embarazo puede convertirse en situación de riesgo cuando la temperatura de la mujer asciende o supera los 39ºC. Los síntomas son: piel enrojecida y seca, pulso acelerado, dolor de cabeza, mareos y vómitos. Ante su detección debe acudirse a urgencias lo antes posible.

Los sofocos, el síndrome de los pies calientes y los golpes de calor están relacionados con los cambios en el embarazo.

Los dos primeros son completamente normales y, aunque son incómodos para la madre, no tienen efectos secundarios en el feto.

Para evitar los golpes de calor es necesario controlar el calor en el embarazo, minimizando los cambios bruscos de temperatura. También se aconseja acudir al médico para detectar posibles enfermedades o infecciones cuando la temperatura de la mujer supera los 38ºC.

Cómo aliviar los sofocos y otros síntomas relacionados con el calor en el embarazo

  • Hidratación. La mejor forma de controlar el calor en el embarazo es mantener una correcta hidratación. La ingesta de líquidos (agua, zumos o infusiones) debe ser abundante durante toda la gestación.
  • Alimentación.

    Las frutas y verduras tienen una importante cantidad de agua y ayudarán a la hidratación. Disminuir el consumo de sal favorecerá la eliminación de líquidos, evitando así la retención de estos, que puede producir hinchazón en las piernas, cansancio y malestar.

  • Cuidado personal.

    Si cambias los baños de agua caliente por los de agua tibia, bajarás tu temperatura corporal de forma natural. Para evitar el sobrecalentamiento de tu cuerpo, huye de los ambientes calurosos y húmedos como las saunas y los jacuzzis.

    Mantener la piel hidratada y utilizar geles refrescantes aptos para embarazadas también te permitirá disminuir la sensación de calor.

  • Ropa. En este periodo la comodidad es básica. Utiliza ropa cómoda y de colores claro, y apuesta siempre por el uso de calzado transpirable.
  • Relajación.

    El descanso es prioritario para las embarazadas. Los masajes en piernas y pies, al final del día, disminuirán el cansancio y ayudarán a eliminar el síndrome de los pies calientes.

  • Mantener la casa fresca y ventilada y realizar ejercicio de baja intensidad también serán de gran ayuda para controlar la temperatura en el embarazo.

En el blog de CREA encontrarás información útil y artículos especializados sobre embarazo, reproducción asistida y fertilidad. Si tienes alguna pregunta, contacta con nosotros. Te atenderemos personalmente para resolver todas tus dudas.

Источник: https://creavalencia.com/blog/calor-en-el-embarazo-claves-para-soportarlo/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: