Maternidad y ansiedad

Contents
  1. ≫ Ansiedad postparto: causas y síntomas
  2. ¿Qué es la ansiedad postparto?
  3. Síntomas de la Ansiedad Postparto
  4. Cómo gestionar la ansiedad postparto
  5. Afrontar la maternidad
  6. Ansiedad
  7. Tristeza
  8. Consejos para manejar estas emociones negativas:
  9. Ansiedad, depresión, psicosis: 1 de cada 5 mujeres tiene problemas en el embarazo y postparto
  10. Estigma y vergüenza
  11. «No eres mala madre»
  12. 9 síntomas que indican que sufres depresión y ansiedad postparto
  13. ¿Causas de la depresión y ansiedad?
  14. Síntomas de la depresión y ansiedad posparto
  15. Dificultad para dormir
  16. Llanto
  17.  El enojo
  18. Pérdida de interés en actividades que antes eran agradables
  19. Dificultad en la concentración
  20. Cansancio
  21. Miedo
  22. Inseguridad
  23. Cómo vivir la maternidad con menos ansiedad y más disfrute –
  24. ¿Te esfuerzas por ser la madre perfecta?
  25. ≫ Ansiedad postparto: causas y síntomas
  26. ¿Qué es la ansiedad postparto?
  27. Síntomas de la Ansiedad Postparto
  28. Cómo gestionar la ansiedad postparto
  29. Afrontar la maternidad
  30. Ansiedad
  31. Tristeza
  32. Consejos para manejar estas emociones negativas:
  33. Ansiedad, depresión, psicosis: 1 de cada 5 mujeres tiene problemas en el embarazo y postparto
  34. Estigma y vergüenza
  35. «No eres mala madre»
  36. 9 síntomas que indican que sufres depresión y ansiedad postparto
  37. ¿Causas de la depresión y ansiedad?
  38. Síntomas de la depresión y ansiedad posparto
  39. Dificultad para dormir
  40. Llanto
  41.  El enojo
  42. Pérdida de interés en actividades que antes eran agradables
  43. Dificultad en la concentración
  44. Cansancio
  45. Miedo
  46. Inseguridad
  47. Cómo vivir la maternidad con menos ansiedad y más disfrute –
  48. ¿Te esfuerzas por ser la madre perfecta?
  49. ≫ Ansiedad postparto: causas y síntomas
  50. ¿Qué es la ansiedad postparto?
  51. Síntomas de la Ansiedad Postparto
  52. Cómo gestionar la ansiedad postparto
  53. Afrontar la maternidad
  54. Ansiedad
  55. Tristeza
  56. Consejos para manejar estas emociones negativas:
  57. Ansiedad, depresión, psicosis: 1 de cada 5 mujeres tiene problemas en el embarazo y postparto
  58. Estigma y vergüenza
  59. «No eres mala madre»
  60. 9 síntomas que indican que sufres depresión y ansiedad postparto
  61. ¿Causas de la depresión y ansiedad?
  62. Síntomas de la depresión y ansiedad posparto
  63. Dificultad para dormir
  64. Llanto
  65.  El enojo
  66. Pérdida de interés en actividades que antes eran agradables
  67. Dificultad en la concentración
  68. Cansancio
  69. Miedo
  70. Inseguridad
  71. Cómo vivir la maternidad con menos ansiedad y más disfrute –
  72. Helena Ruiz Pino es especialista en comunicación familiar, coach y creadora de la metodología My Family Lab. Su misión es ayudarte con herramientas concretas y valiosas a recuperar la calma y el disfrute en la relación con tus hijos
  73. ¿Te esfuerzas por ser la madre perfecta?
  74. ≫ Ansiedad postparto: causas y síntomas
  75. ¿Qué es la ansiedad postparto?
  76. Síntomas de la Ansiedad Postparto
  77. Cómo gestionar la ansiedad postparto
  78. Afrontar la maternidad
  79. Ansiedad
  80. Tristeza
  81. Consejos para manejar estas emociones negativas:
  82. Ansiedad, depresión, psicosis: 1 de cada 5 mujeres tiene problemas en el embarazo y postparto
  83. Estigma y vergüenza
  84. «No eres mala madre»
  85. 9 síntomas que indican que sufres depresión y ansiedad postparto
  86. ¿Causas de la depresión y ansiedad?
  87. Síntomas de la depresión y ansiedad posparto
  88. Dificultad para dormir
  89. Llanto
  90.  El enojo
  91. Pérdida de interés en actividades que antes eran agradables
  92. Dificultad en la concentración
  93. Cansancio
  94. Miedo
  95. Inseguridad
  96. Cómo vivir la maternidad con menos ansiedad y más disfrute –
  97. Helena Ruiz Pino es especialista en comunicación familiar, coach y creadora de la metodología My Family Lab. Su misión es ayudarte con herramientas concretas y valiosas a recuperar la calma y el disfrute en la relación con tus hijos
  98. ¿Te esfuerzas por ser la madre perfecta?
  99. Источник: https://menteencalma.com/maternidad-sin-ansiedad/

≫ Ansiedad postparto: causas y síntomas

Maternidad y ansiedad
Maternidad y ansiedad

La ansiedad postparto es un trastorno que afecta en torno al 10% de las madres que acaban de dar a luz, pero son muchas las mujeres que temen expresar sus sentimientos por miedo a ser tachadas de egoístas.

Si crees que es tu caso y necesitas ayuda, no dudes en ponerte en contacto conmigo, trabajaremos juntas para conseguir que te sientas mejor.

La ansiedad postparto no es tan conocida  y común como la depresión postparto, por esta razón en el siguiente post te cuento todo lo que debes conocer para saber qué es la ansiedad postparto, cuales son las causas y sus síntomas.

¿Qué es la ansiedad postparto?

La ansiedad es un mecanismo de defensa que utiliza nuestro organismo para ponernos alerta ante situaciones desconocidas o peligrosas. Es normal sentirse ansiosos en algunos momentos en nuestra vida diaria, es especial si llevas un ritmo de vida muy estresante.

Sin embargo, cuando la preocupación y el miedo aparece en el día a día de forma intensa y excesiva, no se puede controlar y afecta a tu actividad diaria, es cuando posiblemente estés sufriendo un trastorno de ansiedad.

Muchas madres tras dar a luz experimentan una preocupación excesiva en relación con el bienestar y cuidado del bebé, es lo que se denomina ansiedad postparto.

La ansiedad postparto se distingue de la depresión postparto en principalmente en lo siguiente: mientras que la depresión está relacionada con sentimientos de tristeza o desánimo, la ansiedad consiste en una preocupación excesiva de que algo malo pueda pasarle al bebé, desarrollándose incluso conductas compulsivas.

Este trastorno suele ser más habitual en las mujeres que ya han experimentado anteriormente síntomas de ansiedad, las que sufren mucho estrés durante la recuperación o las que carecen de ayuda o apoyo.

Síntomas de la Ansiedad Postparto

La ansiedad postparto puede producir uno o varios síntomas físicos, mentales y emocionales. Estos son los principales síntomas que la madre puede experimentar:

  • Intranquilidad o inquietud: Sientes que no puedes estar tranquila y necesitas moverte constantemente para liberar el nerviosismo.
  • Cambios en los hábitos de alimentación: Suele ser un síntoma muy común y, dependiendo de la mujer, aumentará o disminuirá el apetito. Los problemas con el apetito harán que subas o bajes de peso de forma considerada.
  • Dificultad para dormir: Es normal que las madres experimenten problemas de sueño con la llegada del bebé, normalmente cada dos horas los pequeños de la casa requieren atención. Esto se transforma en un problema cuando en el momento en el que puedes dormir y descansar simplemente no lo haces.
  • Pensamientos negativos e intrusivos: Los pensamientos intrusivos son aquellas ideas o imágenes que llegan de forma espontánea y continua a la mente sin ser deseados.
  • Estos pensamientos en muchas ocasiones son agradables, pero en algunos casos pueden ser atemorizantes e inquietantes, e incluso llegar a ser obsesivos.
  • La madre tiende a pensar de forma repetitiva sobre las cosas terribles que le pueden llegar a ocurrir al bebé, e incluso tener pensamientos más extremos como: “qué le puede ocurrir mi a bebé si se cae por la ventana”, “mi bebé puede morir por tener una enfermedad” o “soy la peor madre del mundo”, acompañado de conductas obsesivas.
  • Miedo: Es posible que experimentes una sensación de miedo constante, tienes el presentimiento de que algo malo va a ocurrir y no puedes hacer nada para evitarlo.
  • En algunas ocasiones, la madre siente ese miedo, pero sabe perfectamente que no va a pasar nada.
  • Preocupación todo el tiempo: Es normal que la madre tenga ciertas preocupaciones como la salud del bebé, la maternidad o dudar acerca de si es buena madre o no. Cuando esta preocupación es excesiva y afecta a la actividad cotidiana de la madre es cuando se convierte en un problema.
  • Inseguridad: La inseguridad se define como la duda constante ante lo que hemos dicho o hecho, esto puede provocar una sensación de nerviosismo o malestar.
  • Algunas madres tienden a pensar que no están cuidando bien de su bebé, experimentando así una sensación de culpabilidad constante e, incluso, pensamientos negativos hacia su persona.
  • Cansancio: Este síntoma afecta sobre todo a aquellas mujeres que durante el cuidado del bebé no tienen o no reciben el apoyo que necesitan, y esto hace que se sientan muy cansadas, crean que son débiles o piensen que esa situación no va a acabar nunca.
  • El cansancio puede dificultar que la madre pueda realizar las actividades del día a día, llegando a afectar  a su cuidado y al de las personas que dependen de ella.
  • Dificultad para concentrarse: La llegada de un nuevo miembro a la familia puede ser muy estresante, además la madre tiene que aprender muchas cosas nuevas en poco tiempo, lo que puede provocar algunos despistes o hasta no ser capaz de tomar decisiones.
  • Síntomas físicos: Además de los síntomas mentales y emocionales que experimenta la madre después de tener al bebé, también puede experimentar algunos síntomas físicos como: mareos, nauseas, vómitos, dolor de estómago, sofocos, diarreas, tensión muscular, entre otros.

Es importante saber reconocer estos síntomas a tiempo para poder tratar la ansiedad postparto de la forma adecuada. Recuerda que desde mi consulta Psicología Nafría contamos con los medios adecuados para poder ayudarte.

Cómo gestionar la ansiedad postparto

A continuación, te sugiero algunas pautas para que te ayuden a reducir la ansiedad postparto:

  • Trata de relajarte, haz ejercicios de respiración o medita. Debes de tener en cuenta que la madre perfecta no existe, por lo que no es necesario que te exijas tanto.
  • Pide ayuda a tu pareja, familiares o amigos.
  • Expresa cómo te sientes, puede que este punto es el más importante de la lista.
  • Trata de evitar los pensamientos negativos e intrusivos. Por ejemplo, cada vez que aparezcan intenta distraerte con alguna actividad.
  • Trata de comer de forma saludable y descansa cuando el bebé este durmiendo.
  • Haz deporte o alguna actividad leve como salir a pasear, yoga o pilates.
  • Tus necesidades también son una prioridad.
  • Pide ayuda a un especialista. Recuerda que desde mi consulta Patricia Nafría podemos ayudarte en todo lo que necesites.

Si has reconocido alguno de los síntomas antes descritos y crees que estas sufriendo ansiedad postparto, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, la primera consulta es gratuita.

Источник: https://psicologianafria.com/ansiedad-postparto/

Afrontar la maternidad

Maternidad y ansiedad

El inicio de la maternidad es una etapa de ilusión y grandes expectativas que, sin embargo, lleva asociadas emociones que muchas veces hacen sentir a la mujer desbordada. Afrontar esta nueva situación vital lleva consigo a menudo inseguridad, miedo o desconocimiento.

Con tanto cambio, la maternidad trae consigo la pérdida de nuestras rutinas, de nuestras costumbres, el tiempo personal y de ocio se trastocan… Y aparecen nuevos requerimientos que necesitan que estemos más alerta y que aprendamos nuevos roles: saber cómo cuidar al bebé, intuir qué le sucede, por qué llora…

La relación de pareja también se puede resentir ya que casi todo se centra en los cuidados del bebé. Si a esto le unimos el cansancio y la falta de sueño, la combinación que se produce puede llevar a la mujer a estados de tristeza y ansiedad. Por eso es habitual que, tras el parto, las emociones positivas y negativas se mezclen.

Hay que saber manejar estas emociones para disfrutar al máximo de esta nueva experiencia y saber aportar el cuidado y el cariño necesarios tanto a nuestro bebé como a nuestra pareja y, por supuesto, a nosotras mismas.

Ansiedad

La ansiedad es un aumento de tu nivel de activación. ¿Por qué aparece durante la maternidad? Se nos viene encima el peso de la responsabilidad. De un día para otro tenemos a nuestro cargo a nuestro hijo, recién nacido e indefenso y que no puede decirnos por qué llora.

En ocasiones esta ansiedad puede desbordar a la madre y convertirse en un problema al que prestar atención. Estate muy atenta para detectar que no estás cayendo en la hipervigilancia del bebé:

  • Estás constantemente con pensamientos rumiativos. Das vueltas de forma obsesiva a alguna cuestión sin llegar a ninguna conclusión
  • Compruebas a cada momento que todo lo haces bien. Consultas foros y opiniones de otras madres ante cualquier pequeño cambio en tu pequeño

Cuando la ansiedad se desborda nos puede provocar el efecto contrario: en vez de mantenernos activas y alerta para afrontar problemas, actúa como un “saboteador” que no nos permite pensar con claridad y nos lleva a tomar decisiones equivocadas o a un exceso de control que nos termina por agotar y superar.

Tristeza

Todas las madres sienten cierta  tristeza o melancolía en algún momento. Aunque no está bien visto hablar de ello, ten presente que la maternidad no es un anuncio de televisión.

Hemos ganado muchísimo, pero también hemos perdidorutinas, seguridades, el control de nuestros horarios y nuestra capacidad de decidir lo que queremos hacer en cada momento.

Ahora lo único y más importante es el bebé.

Esto conlleva que se alterne el peso de la responsabilidad con otros en los que nos invade la melancolía y la tristeza. Sentirlo no significa que seamos malas madres o que no lo estemos viviendo como “se supone” que debemos vivirlo.

No tengas miedo a quejarte o a expresar tus diferentes emociones. Son parte de este momento tan único y especial de tu vida.

Todas las mujeres se han sentido inseguras o nerviosas ante la llegada de un nuevo hijo y eso es lo que nos indica que estamos en el camino y que queremos ser no la mejor madre, sino una buena madre para nuestro pequeño. Vas a ser una gran madre. ¡Adelante!

Consejos para manejar estas emociones negativas:

  • Trata de ganar tiempo para dormir y descansar cuando el niño esté dormido.
  • Pon límites a las visitas: necesitas tiempo para ti y para tu familia. No pasa nada por decir “no” y posponer la visita a un momento en el que te encuentres más descansada.
  • Dedica un tiempo para tu pareja, para charlar sobre cómo os sentís, los miedos, las inseguridades, e incluso para pediros perdón por algún momento en el que debido al cansancio no habéis sabido comunicaros.
  • No pasa nada por pedir ayuda. No existen las “súper-mamás”, no tienes por qué saberlo todo. Comenta con amigas, familiares o profesionales las dudas que tengas. Esto no quiere decir que seas peor madre, seguro que te sentirás comprendida y arropada.
  • Mírate al espejo, dedica un mínimo de tiempo para ti: cámbiate de ropa durante el día, sal a pasear con el bebé… Esto te obligará a arreglarte, salir y hablar con otras personas.
  • No olvides disfrutar del bebé, no solo ocuparte de él o cuidarle. A veces nos olvidamos del placer de que esté a nuestro lado debido al peso de la responsabilidad o del miedo a no saber cuidarle. Disfruta del contacto con él, abrázale, siéntele, bésale…

Si ves que no puedes gestionar tus emociones y te superan.

Si te sientes triste o ansiosa todo el tiempo, ¡atenta! Puedes estar teniendo una depresión postparto. Hasta el 13% de las madres españolas van a padecerla, según un reciente estudio realizado por el Hospital Universitario Vall d´Hebron (Barcelona). Si te pasa, no dudes en consultar con un profesional.

Fuente: Alicia Jiménez, psicóloga

Источник: https://centradaenti.es/afrontar-la-maternidad/

Ansiedad, depresión, psicosis: 1 de cada 5 mujeres tiene problemas en el embarazo y postparto

Maternidad y ansiedad

Una de cada cinco mujeres tendrá problemas de salud mental durante el embarazo y el postparto.

Sin embargo, solo una de cada cuatro se diagnostican, lo que significa que un 75% de las enfermedades mentales surgidas en este periodo pasan desapercibidas y sin tratamiento adecuado para las madres.

El estigma social y la falta de detección precoz son algunas de las claves que ayudan a entender estos números.

«Hay un estigma muy grande alrededor de las enfermedades mentales en general y en el periodo perinatal en particular.

Es un momento en el que se supone que la mujer tiene que estar muy feliz, tiene que ser el mejor momento de su vida y ellas mismas se sienten muy culpables si no es así”, dice Elena Serrano, psiquiatra perinatal y representante de la Sociedad Marcé Española para la Salud Mental Perinatal.

Para visibilizar el tema y aumentar la conciencia sobre los problemas de salud mental materna, se ha celebrado del 4 al 10 de mayo, la Semana Mundial de la Salud Mental Perinatal.

Treinta y nueve países y 155 organizaciones se han unido en una campaña para declarar el 6 de mayo como el Día Mundial de la Salud Mental Materna y sensibilizar al conjunto de la sociedad para este tema.

“Las mujeres que sufren algún tipo de problema mental en el periodo perinatal tienen que saber que es algo muy frecuente, que no les pasa solo a ellas y que hay salida. Hay profesionales que pueden ayudarlas”, dice Alfonso Gil, psiquiatra y docente del Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal.

La depresión postparto es el trastorno más frecuente. Pero hay otros, como la ansiedad, la depresión durante el embarazo, el trastorno obsesivo compulsivo o el trastorno bipolar, y el más grave de todos, y el que se da con menor frecuencia también, la psicosis postparto.

Los desencadenantes pueden ser variados.

“El embarazo es un cambio importante, a nivel fisiológico, psicológico y de modo de vida, con lo que conlleva un cierto grado de estrés; están los factores hormonales; el insomnio que es muy importante en el equilibrio mental y la componente psicológica”, destaca Serrano. 

Además de las consecuencias físicas y psicológicas para la madre, que se ve impedida de disfrutar de esta etapa de su vida, que vive con culpabilidad y una carga emocional difícil de soportar, de no tratarse, la enfermedad mental materna puede afectar directamente al feto y al recién nacido con impacto sobre su desarrollo físico, cognitivo y emocional.

Estigma y vergüenza

La estabilidad mental con la que una se enfrenta a un embarazo depende de las vivencias que haya tenido anteriormente.

«Si surge algún problema en el embarazo, o si se han tenido complicaciones en embarazos anteriores, que han llevado, incluso, a una pérdida perinatal, es normal que la mujer sienta miedo y mucha angustia en los primeros tres meses, por ejemplo», dice la psiquiatra. Sentimientos normales que, en el caso de persistir y ser difíciles de gestionar deberían hacer que la mujer pidiera ayuda profesional.

Pero la vergüenza y el estigma social hacen que las madres vivan estos sentimientos en soledad y no busquen ayuda especializada. Por eso, señalan los especialistas, sería importante que los profesionales de salud que más contacto tienen con la mujer en este periodo, estuviesen atentos y pudieran hacer un diagnóstico.

“Lo ideal es que se incluyera como una parte más de las pruebas de rutina que se hacen a la embarazada en atención primaria y con las matronas”, insiste Gil.

“Tal y como se hacen las pruebas de diabetes y demás enfermedades que pueden surgir con el embarazo, tendrían que hacerse lo mismo con la salud mental, con un cribado sencillo, de dos preguntas sobre su estado de ánimo.

Y a partir de ahí, según las respuestas, hacerle seguimiento y derivarla a los especialistas si hiciera falta”, añade.  

Se trata del test de Whooley, dos preguntas sencillas que ayudan a evaluar el estado anímico de las mujeres: si durante el último mes se han sentido bajas de ánimo, deprimidas o desesperanzadas; si han experimentado falta de interés o de placer en hacer las cosas. Las que contesten de forma positiva a una o a las dos preguntas necesitan un seguimiento más amplio para descartar posibles problemas de salud mental.

Gil llama la atención también para los casos en los que las mujeres ya padezcan algún tipo de trastorno, aunque sea leve, como la ansiedad: “El embarazo no es un factor protector, al revés. Puede desencadenar algún tipo de problema y, si han existido problemas de salud mental anteriormente lo más probable es que vuelvan”.

«No eres mala madre»

La familia y el entorno más cercano tiene también un papel determinante en la detección precoz. “Tienen que estar atentos porque, de normal, la mujer es muy reacia a pedir ayuda.

Por eso es tan importante desmitificar estos temas, que el conjunto de la sociedad sepa identificar las señales para que puedan pedir ayuda”, dice Serrano.

En general, el sentimiento de angustia, la preocupación constante con el embarazo y el insomnio son síntomas de que algo podría no ir bien a nivel de salud mental.

Cuando llegan a la consulta, la mayoría de las mujeres carga con un enorme sentimiento de culpabilidad y una etiqueta común rebotando en sus cabezas: “mala madre”. “La maternidad siempre se ha edulcorado.

Y las mujeres tienen que saber que no hay una sola manera de vivirla, hay muchas, todas diferentes y que no son malas madres porque no se sientan del todo felices en esa época, o porque desarrollen un problema de salud mental”, recalca Gil.

“No tiene nada que ver con su bebé, ni con que no lo quieran lo suficiente, pero muchas vienen con esa carga”, añade Serrano.

Por ello, la Sociedad Marcé Española para la Salud Mental Perinatal y el Instituto Europeo de Salud Perinatal han desarrollado, en paralelo a la campaña por la salud mental materna, otra iniciativa, con el nombre No Eres Mala Madre, contra el estigma y la culpabilización de las mujeres

Los especialistas insisten en la necesidad de normalizar una situación que es muy habitual – una de cada cinco mujeres la padecerán- y en la importancia de hacer ver a las madres que no están solas. “Es muy frecuente, es algo que no depende de su voluntad, ni de que hayan hecho algo mal y con ayuda profesional se puede tratar”.

En la situación actual de pandemia y con el aislamiento social obligatorio, los especialistas piden especial atención. Porque si ya es una situación que puede desencadenar cuadros de ansiedad en toda la población, un embarazo podría agudizar todos estos síntomas, al igual que el postparto.

Источник: https://www.elespanol.com/mujer/salud-bienestar/20200511/ansiedad-depresion-psicosis-mujeres-problemas-embarazo-postparto/488951352_0.html

9 síntomas que indican que sufres depresión y ansiedad postparto

Maternidad y ansiedad

Es muy alarmante el aumento de las mujeres que sufren de depresión y ansiedad. La depresión es especialmente femenina, ya que para un hombre depresivo hay dos mujeres con depresión. Las mujeres  que la sufren deben reconocer que tienen un problema para poder buscar ayuda.

Este tipo de enfermedades suelen ser más comunes de lo que se piensa. Los síntomas pueden presentarse de diferentes formas. Una persona no necesariamente puede tener todos los síntomas a la vez. El 10% de la población sufre de depresión en los distintos grados.

¿Causas de la depresión y ansiedad?

No hay causa que la determine, sino una combinación de factores que determinan este trastorno. Los investigadores resaltan puede significar un riesgo importante, si se sufre de depresión o ansiedad en el embarazo.

Es entendible por un lado, que la mujer se sienta vulnerable después de tener a un bebé. Esto puede deberse a distintos factores hormonales. Se tiene entendido que un 80% de las mujeres han experimentado cierta tristeza después de dar a luz. Al parecer esta es una reacción emocional, la cual puede permanecer por una semana.

Sin embargo, cuando ya los síntomas tienen al menos dos semanas, puede ser diagnosticada depresión de postparto. Esto tiene cura si se identifican los síntomas de manera temprana.

Comúnmente las madres se sienten mucho mejor al descansar un poco. En tal sentido, todo puede mejorar si la madre tiene ayuda para cuidar al bebé. Cuando la depresión y ansiedad se prolongan puede significar un riesgo tanto para ella como para el bebé. A veces este problema puede afectar la relación de la mujer con los demás.

Síntomas de la depresión y ansiedad posparto

Es importante saber la diferencia entre los cambios emocionales normales después del embarazo y las situaciones que no lo son. La sociedad hace que se torne difícil de admitir y enfrentar los sentimientos negativos que se crean en la maternidad. Por eso a muchas madres se les niega la posibilidad de que expresen sus sentimientos de rabia, enojo o frustración.

Puede ser muy difícil de entender para las personas en su entorno, poder distinguir cuando en realidad la parturienta requiere más apoyo. Para identificar las verdaderas razones de preocupación, es necesario observar los siguientes síntomas.

Dificultad para dormir

De tanto pensar en las cosas negativas, resultará difícil concebir el sueño. Sobre todo si el bebé se despierta durante la noche y la madre no tiene ninguna ayuda. Puede también que la madre le sucede lo contrario, que duerma mucho. Cualquiera de los dos extremos es malo, no es posible.

Llanto

Las madres pueden sentirse tristes periódicamente. Es entendible durante los primeros meses después de dar a luz. Pero si la mujer está llorando todo el día, varios días seguidos sin motivo alguno, se debe poner en contacto con un especialista.

 El enojo

Sentirse irritada, sin paciencia, fuera de control, es recurrente. En algunos casos el enojo puede ser una barrera para esconder el miedo y la vulnerabilidad que se tiene. Las mujeres después del embarazo sienten que nadie las comprende y esto conlleva al enojo.

Pérdida de interés en actividades que antes eran agradables

Es frecuente no querer hacer nada, a lo mejor por agotamiento, por estrés, tristeza. El desánimo puede resultar grave si no se trata desde temprano.

Dificultad en la concentración

Esto puede tener relación con la pérdida del interés en las cosas que antes parecía agradable. Tal vez con la nueva experiencia de tener a un hijo, de tanta cosas que debe aprender a veces la concentración no es muy buena. Olvido de algunas cosas, de palabras, ni siquiera son capaces de tomar una decisión.

 La depresión y ansiedad hacen que la mujer coma de manera exagerada sin detenerse, o disminuya su alimentación. Cada mujer es distinta, pero los trastornos alimenticios son recurrentes en esta etapa.

Cansancio

Las mujeres que no tienen un apoyo en sus necesidades y las del bebé se sienten agotadas, cansadas. Por lo general creen que la situación nunca acabará y se sienten débiles. En estos casos el cansancio es motivado por su problema emocional.

Miedo

Las mujeres pueden llegar a sentir que el miedo y la confusión se apoderan de ellas. El no saber lo que está pasando con todas las cosas nuevas a experimentar, provoca más ansiedad.

También sienten miedo de no ser capaces de ser una buena madre o creer que harán daño al niño. De igual manera, el temor surge por estar conscientes de tener un problema y no buscar ayuda. Este mismo sentimiento se relaciona con el temor a ser juzgada por los demás.

Inseguridad

Algunas mujeres piensan que no pueden cuidar de forma adecuada a su bebé. El sentimiento de culpa está latente, pensar que el niño estará mejor sin ella.

Al mismo tiempo puede pasar que experimenten sentimientos negativos hacia su persona. Por ejemplo, son frecuentes los casos de baja autoestima.

Источник: https://eresmama.com/9-sintomas-indican-sufres-depresion-ansiedad-postparto/

Cómo vivir la maternidad con menos ansiedad y más disfrute –

Maternidad y ansiedad

Sé que a muchas de mis clientas les gustaría tener herramientas específicas para poder resolver mejor los pequeños conflictos cotidianos que se presentan en casa cada día.

Por ello, le he pedido ayuda a Helena Ruiz Pino, una profesional experta en la materia que te va a encantar.

Helena nos ha preparado un fantástico artículo con importantes claves para vivir la maternidad con menos ansiedad y mejorar la relación con los pequeños de la casa. Déjame que te la presente:

¿Te esfuerzas por ser la madre perfecta?

¿Tienes la sensación de que hay días en los que consigues mantener la calma y eres todo paciencia? ¿Cómo es la relación con tus hijos esos días? Probablemente os sentís mucho más conectados y, como consecuencia, tus hijos estén mucho más dispuestos a colaborar contigo. Porque déjame decirte algo, un niño que no se sienta conectado contigo es un niño que casi con toda seguridad no va a estar dispuesto a colaborar.

Sin embargo, hay días en que no todo es tan “flower power» y te posee ese troll que todas llevamos dentro y a la mínima gritas a tus hijos, para después encima sentirte super culpable por ello.

Es viernes, llevas toda la semana con muchísimo trabajo y estrés, eso no te está dejando dormir demasiado bien, con lo que estás agotada y un poco irascible.  Para ti es imprescindible llegar puntual al trabajo hoy porque tienes una reunión con tu jefa.

Tus hijos que también están especialmente cansados después de llevar toda la semana en el cole, remolonean más de la cuenta  para desayunar y vestirse. Quieres permanecer calmada pero tu irritabilidad  y tus cuerdas vocales son más rápidas que tú.

 Y gritas: -¡ya está bien! ¡todos los días lo mismo! ¡siempre estáis igual! ¿es que nunca podéis hacer caso de lo que os digo? ¡Voy a llegar tarde por vuestra culpa! ¡Me tenéis harta!

Cuando consigues calmarte, te sientes tremendamente culpable por haber reaccionado así, y te machacas con un “no debería haber gritado así, soy lo peor, soy una madre horrible”

Muy a menudo, tanto en mis sesiones como en mis talleres, muchas madres me cuentan que viven su maternidad desde la ansiedad, y una de las frases que más me repiten es: Helena, no puedo más, tengo sensación de no llegar a nada, el trabajo, los niños, ¡estoy agotada y sobrepasada!. Me paso el día dando órdenes, gritando y amenazando a mis hijos y eso me hace sentir un sentimiento de culpa horrible.

Como puedes imaginar, este tipo de pensamientos, no hace sino alimentar esa sensación de vivir la maternidad desde la ansiedad.

¿Te sientes identificada con esto? Pues déjame decirte algo, las madres perfectas no existen ytus hijos no necesitan una madre perfecta, necesitan una madre consciente, y estoy convencida de que si estás leyendo este artículo es porque deseas detectar qué cosas puedes cambiar para sentirte orgullosa de ti misma como madre.

Te dejo aquí algunos tips que sé que te van a ayudar a soltar la carga de sentir que tienes que ser la madre perfecta con los hijos perfectos.

  1. Unas veces se gana, y otras se aprende: parece que vivimos en una cultura en la que no se tolera el error. Cada vez que te des cuenta de que te has equivocado, en lugar de machacarte, felicítate por haberte dado cuenta de ello, porque eso significa que estás saliendo del piloto automático.
  2. Hazte responsable de tus actos: La culpa es una de las emociones más destructivas que existen. En lugar de aferrarte a ella, asume tu parte de responsabilidad y pregúntate, ¿qué he aprendido de esto? ¿qué puedo hacer diferente la próxima vez?
  3. Repara si es necesario: Una manera de hacerte responsable de tus actos es pedir perdón si es necesario. La única manera de que tus hijos integren la importancia de pedir perdón, es ver que sus padres les piden perdón de corazón y con total normalidad.
  4. No pretendas ser como las demás: Afortunadamente cada persona es única y especial. Y tú no eres la excepción. Así que no te compares con otras madres, ellas tienen situaciones, retos y habilidades totalmente diferentes a las tuyas.
  5. Cambia tu foco: ¿Recuerdas cuando estabas embarazada y veías embarazadas por todas partes? Que curioso ¿no?. Esto es, porque donde ponemos nuestro foco poneos nuestra energía.  ¿Dónde está tu foco con respecto a tu maternidad? ¿En las cosas que haces mal o en las cosas que haces estupendamente bien? Si normalmente sólo te fijas en las cosas que haces mal, necesitas poner tu scanner de detectar las cosas que haces bien a máxima potencia. ¡A por ello! Ya verás como de repente te das cuenta de que hay millones de cosas que haces bien que antes te pasaban totalmente desapercibidas.
  6. Sé amable contigo misma: Muy a menudo somos nuestro peor verdugo. Estoy convencida de que si hablásemos a nuestras amigas como nos hablamos a nosotras mismas, nos quedaríamos sin amigas en un minuto. Así que cada vez que te digas, “lo he vuelto a hacer fatal, soy la peor madre del mundo”, cambia tu discurso y dite a tí misma, “que suerte que me he dado cuenta de que no lo he hecho como me hubiese gustado, porque eso me da la oportunidad de aprender y hacerlo mejor la próxima vez” Así que trata de ser comprensiva contigo, de darte amor y cariño. Quiérete, sonríete y abrázate, te lo mereces muchísimo.

Y sobretodo, acuérdate de hacer lo posible para volver a disfrutar de la relación con tus hijos, ¡merece muchísimo la pena! Y te aseguro que es totalmente posible. En estos años me he dado cuenta de que con estrategias y herramientas que sean aplicables en tu día a día, puedes conseguir recuperar la calma y el disfrute en la relación con tus hijos.

¡Un gran abrazo!

Helena

≫ Ansiedad postparto: causas y síntomas

Maternidad y ansiedad
Maternidad y ansiedad

La ansiedad postparto es un trastorno que afecta en torno al 10% de las madres que acaban de dar a luz, pero son muchas las mujeres que temen expresar sus sentimientos por miedo a ser tachadas de egoístas.

Si crees que es tu caso y necesitas ayuda, no dudes en ponerte en contacto conmigo, trabajaremos juntas para conseguir que te sientas mejor.

La ansiedad postparto no es tan conocida  y común como la depresión postparto, por esta razón en el siguiente post te cuento todo lo que debes conocer para saber qué es la ansiedad postparto, cuales son las causas y sus síntomas.

¿Qué es la ansiedad postparto?

La ansiedad es un mecanismo de defensa que utiliza nuestro organismo para ponernos alerta ante situaciones desconocidas o peligrosas. Es normal sentirse ansiosos en algunos momentos en nuestra vida diaria, es especial si llevas un ritmo de vida muy estresante.

Sin embargo, cuando la preocupación y el miedo aparece en el día a día de forma intensa y excesiva, no se puede controlar y afecta a tu actividad diaria, es cuando posiblemente estés sufriendo un trastorno de ansiedad.

Muchas madres tras dar a luz experimentan una preocupación excesiva en relación con el bienestar y cuidado del bebé, es lo que se denomina ansiedad postparto.

La ansiedad postparto se distingue de la depresión postparto en principalmente en lo siguiente: mientras que la depresión está relacionada con sentimientos de tristeza o desánimo, la ansiedad consiste en una preocupación excesiva de que algo malo pueda pasarle al bebé, desarrollándose incluso conductas compulsivas.

Este trastorno suele ser más habitual en las mujeres que ya han experimentado anteriormente síntomas de ansiedad, las que sufren mucho estrés durante la recuperación o las que carecen de ayuda o apoyo.

Síntomas de la Ansiedad Postparto

La ansiedad postparto puede producir uno o varios síntomas físicos, mentales y emocionales. Estos son los principales síntomas que la madre puede experimentar:

  • Intranquilidad o inquietud: Sientes que no puedes estar tranquila y necesitas moverte constantemente para liberar el nerviosismo.
  • Cambios en los hábitos de alimentación: Suele ser un síntoma muy común y, dependiendo de la mujer, aumentará o disminuirá el apetito. Los problemas con el apetito harán que subas o bajes de peso de forma considerada.
  • Dificultad para dormir: Es normal que las madres experimenten problemas de sueño con la llegada del bebé, normalmente cada dos horas los pequeños de la casa requieren atención. Esto se transforma en un problema cuando en el momento en el que puedes dormir y descansar simplemente no lo haces.
  • Pensamientos negativos e intrusivos: Los pensamientos intrusivos son aquellas ideas o imágenes que llegan de forma espontánea y continua a la mente sin ser deseados.
  • Estos pensamientos en muchas ocasiones son agradables, pero en algunos casos pueden ser atemorizantes e inquietantes, e incluso llegar a ser obsesivos.
  • La madre tiende a pensar de forma repetitiva sobre las cosas terribles que le pueden llegar a ocurrir al bebé, e incluso tener pensamientos más extremos como: “qué le puede ocurrir mi a bebé si se cae por la ventana”, “mi bebé puede morir por tener una enfermedad” o “soy la peor madre del mundo”, acompañado de conductas obsesivas.
  • Miedo: Es posible que experimentes una sensación de miedo constante, tienes el presentimiento de que algo malo va a ocurrir y no puedes hacer nada para evitarlo.
  • En algunas ocasiones, la madre siente ese miedo, pero sabe perfectamente que no va a pasar nada.
  • Preocupación todo el tiempo: Es normal que la madre tenga ciertas preocupaciones como la salud del bebé, la maternidad o dudar acerca de si es buena madre o no. Cuando esta preocupación es excesiva y afecta a la actividad cotidiana de la madre es cuando se convierte en un problema.
  • Inseguridad: La inseguridad se define como la duda constante ante lo que hemos dicho o hecho, esto puede provocar una sensación de nerviosismo o malestar.
  • Algunas madres tienden a pensar que no están cuidando bien de su bebé, experimentando así una sensación de culpabilidad constante e, incluso, pensamientos negativos hacia su persona.
  • Cansancio: Este síntoma afecta sobre todo a aquellas mujeres que durante el cuidado del bebé no tienen o no reciben el apoyo que necesitan, y esto hace que se sientan muy cansadas, crean que son débiles o piensen que esa situación no va a acabar nunca.
  • El cansancio puede dificultar que la madre pueda realizar las actividades del día a día, llegando a afectar  a su cuidado y al de las personas que dependen de ella.
  • Dificultad para concentrarse: La llegada de un nuevo miembro a la familia puede ser muy estresante, además la madre tiene que aprender muchas cosas nuevas en poco tiempo, lo que puede provocar algunos despistes o hasta no ser capaz de tomar decisiones.
  • Síntomas físicos: Además de los síntomas mentales y emocionales que experimenta la madre después de tener al bebé, también puede experimentar algunos síntomas físicos como: mareos, nauseas, vómitos, dolor de estómago, sofocos, diarreas, tensión muscular, entre otros.

Es importante saber reconocer estos síntomas a tiempo para poder tratar la ansiedad postparto de la forma adecuada. Recuerda que desde mi consulta Psicología Nafría contamos con los medios adecuados para poder ayudarte.

Cómo gestionar la ansiedad postparto

A continuación, te sugiero algunas pautas para que te ayuden a reducir la ansiedad postparto:

  • Trata de relajarte, haz ejercicios de respiración o medita. Debes de tener en cuenta que la madre perfecta no existe, por lo que no es necesario que te exijas tanto.
  • Pide ayuda a tu pareja, familiares o amigos.
  • Expresa cómo te sientes, puede que este punto es el más importante de la lista.
  • Trata de evitar los pensamientos negativos e intrusivos. Por ejemplo, cada vez que aparezcan intenta distraerte con alguna actividad.
  • Trata de comer de forma saludable y descansa cuando el bebé este durmiendo.
  • Haz deporte o alguna actividad leve como salir a pasear, yoga o pilates.
  • Tus necesidades también son una prioridad.
  • Pide ayuda a un especialista. Recuerda que desde mi consulta Patricia Nafría podemos ayudarte en todo lo que necesites.

Si has reconocido alguno de los síntomas antes descritos y crees que estas sufriendo ansiedad postparto, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, la primera consulta es gratuita.

Источник: https://psicologianafria.com/ansiedad-postparto/

Afrontar la maternidad

Maternidad y ansiedad

El inicio de la maternidad es una etapa de ilusión y grandes expectativas que, sin embargo, lleva asociadas emociones que muchas veces hacen sentir a la mujer desbordada. Afrontar esta nueva situación vital lleva consigo a menudo inseguridad, miedo o desconocimiento.

Con tanto cambio, la maternidad trae consigo la pérdida de nuestras rutinas, de nuestras costumbres, el tiempo personal y de ocio se trastocan… Y aparecen nuevos requerimientos que necesitan que estemos más alerta y que aprendamos nuevos roles: saber cómo cuidar al bebé, intuir qué le sucede, por qué llora…

La relación de pareja también se puede resentir ya que casi todo se centra en los cuidados del bebé. Si a esto le unimos el cansancio y la falta de sueño, la combinación que se produce puede llevar a la mujer a estados de tristeza y ansiedad. Por eso es habitual que, tras el parto, las emociones positivas y negativas se mezclen.

Hay que saber manejar estas emociones para disfrutar al máximo de esta nueva experiencia y saber aportar el cuidado y el cariño necesarios tanto a nuestro bebé como a nuestra pareja y, por supuesto, a nosotras mismas.

Ansiedad

La ansiedad es un aumento de tu nivel de activación. ¿Por qué aparece durante la maternidad? Se nos viene encima el peso de la responsabilidad. De un día para otro tenemos a nuestro cargo a nuestro hijo, recién nacido e indefenso y que no puede decirnos por qué llora.

En ocasiones esta ansiedad puede desbordar a la madre y convertirse en un problema al que prestar atención. Estate muy atenta para detectar que no estás cayendo en la hipervigilancia del bebé:

  • Estás constantemente con pensamientos rumiativos. Das vueltas de forma obsesiva a alguna cuestión sin llegar a ninguna conclusión
  • Compruebas a cada momento que todo lo haces bien. Consultas foros y opiniones de otras madres ante cualquier pequeño cambio en tu pequeño

Cuando la ansiedad se desborda nos puede provocar el efecto contrario: en vez de mantenernos activas y alerta para afrontar problemas, actúa como un “saboteador” que no nos permite pensar con claridad y nos lleva a tomar decisiones equivocadas o a un exceso de control que nos termina por agotar y superar.

Tristeza

Todas las madres sienten cierta  tristeza o melancolía en algún momento. Aunque no está bien visto hablar de ello, ten presente que la maternidad no es un anuncio de televisión.

Hemos ganado muchísimo, pero también hemos perdidorutinas, seguridades, el control de nuestros horarios y nuestra capacidad de decidir lo que queremos hacer en cada momento.

Ahora lo único y más importante es el bebé.

Esto conlleva que se alterne el peso de la responsabilidad con otros en los que nos invade la melancolía y la tristeza. Sentirlo no significa que seamos malas madres o que no lo estemos viviendo como “se supone” que debemos vivirlo.

No tengas miedo a quejarte o a expresar tus diferentes emociones. Son parte de este momento tan único y especial de tu vida.

Todas las mujeres se han sentido inseguras o nerviosas ante la llegada de un nuevo hijo y eso es lo que nos indica que estamos en el camino y que queremos ser no la mejor madre, sino una buena madre para nuestro pequeño. Vas a ser una gran madre. ¡Adelante!

Consejos para manejar estas emociones negativas:

  • Trata de ganar tiempo para dormir y descansar cuando el niño esté dormido.
  • Pon límites a las visitas: necesitas tiempo para ti y para tu familia. No pasa nada por decir “no” y posponer la visita a un momento en el que te encuentres más descansada.
  • Dedica un tiempo para tu pareja, para charlar sobre cómo os sentís, los miedos, las inseguridades, e incluso para pediros perdón por algún momento en el que debido al cansancio no habéis sabido comunicaros.
  • No pasa nada por pedir ayuda. No existen las “súper-mamás”, no tienes por qué saberlo todo. Comenta con amigas, familiares o profesionales las dudas que tengas. Esto no quiere decir que seas peor madre, seguro que te sentirás comprendida y arropada.
  • Mírate al espejo, dedica un mínimo de tiempo para ti: cámbiate de ropa durante el día, sal a pasear con el bebé… Esto te obligará a arreglarte, salir y hablar con otras personas.
  • No olvides disfrutar del bebé, no solo ocuparte de él o cuidarle. A veces nos olvidamos del placer de que esté a nuestro lado debido al peso de la responsabilidad o del miedo a no saber cuidarle. Disfruta del contacto con él, abrázale, siéntele, bésale…

Si ves que no puedes gestionar tus emociones y te superan.

Si te sientes triste o ansiosa todo el tiempo, ¡atenta! Puedes estar teniendo una depresión postparto. Hasta el 13% de las madres españolas van a padecerla, según un reciente estudio realizado por el Hospital Universitario Vall d´Hebron (Barcelona). Si te pasa, no dudes en consultar con un profesional.

Fuente: Alicia Jiménez, psicóloga

Источник: https://centradaenti.es/afrontar-la-maternidad/

Ansiedad, depresión, psicosis: 1 de cada 5 mujeres tiene problemas en el embarazo y postparto

Maternidad y ansiedad

Una de cada cinco mujeres tendrá problemas de salud mental durante el embarazo y el postparto.

Sin embargo, solo una de cada cuatro se diagnostican, lo que significa que un 75% de las enfermedades mentales surgidas en este periodo pasan desapercibidas y sin tratamiento adecuado para las madres.

El estigma social y la falta de detección precoz son algunas de las claves que ayudan a entender estos números.

«Hay un estigma muy grande alrededor de las enfermedades mentales en general y en el periodo perinatal en particular.

Es un momento en el que se supone que la mujer tiene que estar muy feliz, tiene que ser el mejor momento de su vida y ellas mismas se sienten muy culpables si no es así”, dice Elena Serrano, psiquiatra perinatal y representante de la Sociedad Marcé Española para la Salud Mental Perinatal.

Para visibilizar el tema y aumentar la conciencia sobre los problemas de salud mental materna, se ha celebrado del 4 al 10 de mayo, la Semana Mundial de la Salud Mental Perinatal.

Treinta y nueve países y 155 organizaciones se han unido en una campaña para declarar el 6 de mayo como el Día Mundial de la Salud Mental Materna y sensibilizar al conjunto de la sociedad para este tema.

“Las mujeres que sufren algún tipo de problema mental en el periodo perinatal tienen que saber que es algo muy frecuente, que no les pasa solo a ellas y que hay salida. Hay profesionales que pueden ayudarlas”, dice Alfonso Gil, psiquiatra y docente del Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal.

La depresión postparto es el trastorno más frecuente. Pero hay otros, como la ansiedad, la depresión durante el embarazo, el trastorno obsesivo compulsivo o el trastorno bipolar, y el más grave de todos, y el que se da con menor frecuencia también, la psicosis postparto.

Los desencadenantes pueden ser variados.

“El embarazo es un cambio importante, a nivel fisiológico, psicológico y de modo de vida, con lo que conlleva un cierto grado de estrés; están los factores hormonales; el insomnio que es muy importante en el equilibrio mental y la componente psicológica”, destaca Serrano. 

Además de las consecuencias físicas y psicológicas para la madre, que se ve impedida de disfrutar de esta etapa de su vida, que vive con culpabilidad y una carga emocional difícil de soportar, de no tratarse, la enfermedad mental materna puede afectar directamente al feto y al recién nacido con impacto sobre su desarrollo físico, cognitivo y emocional.

Estigma y vergüenza

La estabilidad mental con la que una se enfrenta a un embarazo depende de las vivencias que haya tenido anteriormente.

«Si surge algún problema en el embarazo, o si se han tenido complicaciones en embarazos anteriores, que han llevado, incluso, a una pérdida perinatal, es normal que la mujer sienta miedo y mucha angustia en los primeros tres meses, por ejemplo», dice la psiquiatra. Sentimientos normales que, en el caso de persistir y ser difíciles de gestionar deberían hacer que la mujer pidiera ayuda profesional.

Pero la vergüenza y el estigma social hacen que las madres vivan estos sentimientos en soledad y no busquen ayuda especializada. Por eso, señalan los especialistas, sería importante que los profesionales de salud que más contacto tienen con la mujer en este periodo, estuviesen atentos y pudieran hacer un diagnóstico.

“Lo ideal es que se incluyera como una parte más de las pruebas de rutina que se hacen a la embarazada en atención primaria y con las matronas”, insiste Gil.

“Tal y como se hacen las pruebas de diabetes y demás enfermedades que pueden surgir con el embarazo, tendrían que hacerse lo mismo con la salud mental, con un cribado sencillo, de dos preguntas sobre su estado de ánimo.

Y a partir de ahí, según las respuestas, hacerle seguimiento y derivarla a los especialistas si hiciera falta”, añade.  

Se trata del test de Whooley, dos preguntas sencillas que ayudan a evaluar el estado anímico de las mujeres: si durante el último mes se han sentido bajas de ánimo, deprimidas o desesperanzadas; si han experimentado falta de interés o de placer en hacer las cosas. Las que contesten de forma positiva a una o a las dos preguntas necesitan un seguimiento más amplio para descartar posibles problemas de salud mental.

Gil llama la atención también para los casos en los que las mujeres ya padezcan algún tipo de trastorno, aunque sea leve, como la ansiedad: “El embarazo no es un factor protector, al revés. Puede desencadenar algún tipo de problema y, si han existido problemas de salud mental anteriormente lo más probable es que vuelvan”.

«No eres mala madre»

La familia y el entorno más cercano tiene también un papel determinante en la detección precoz. “Tienen que estar atentos porque, de normal, la mujer es muy reacia a pedir ayuda.

Por eso es tan importante desmitificar estos temas, que el conjunto de la sociedad sepa identificar las señales para que puedan pedir ayuda”, dice Serrano.

En general, el sentimiento de angustia, la preocupación constante con el embarazo y el insomnio son síntomas de que algo podría no ir bien a nivel de salud mental.

Cuando llegan a la consulta, la mayoría de las mujeres carga con un enorme sentimiento de culpabilidad y una etiqueta común rebotando en sus cabezas: “mala madre”. “La maternidad siempre se ha edulcorado.

Y las mujeres tienen que saber que no hay una sola manera de vivirla, hay muchas, todas diferentes y que no son malas madres porque no se sientan del todo felices en esa época, o porque desarrollen un problema de salud mental”, recalca Gil.

“No tiene nada que ver con su bebé, ni con que no lo quieran lo suficiente, pero muchas vienen con esa carga”, añade Serrano.

Por ello, la Sociedad Marcé Española para la Salud Mental Perinatal y el Instituto Europeo de Salud Perinatal han desarrollado, en paralelo a la campaña por la salud mental materna, otra iniciativa, con el nombre No Eres Mala Madre, contra el estigma y la culpabilización de las mujeres

Los especialistas insisten en la necesidad de normalizar una situación que es muy habitual – una de cada cinco mujeres la padecerán- y en la importancia de hacer ver a las madres que no están solas. “Es muy frecuente, es algo que no depende de su voluntad, ni de que hayan hecho algo mal y con ayuda profesional se puede tratar”.

En la situación actual de pandemia y con el aislamiento social obligatorio, los especialistas piden especial atención. Porque si ya es una situación que puede desencadenar cuadros de ansiedad en toda la población, un embarazo podría agudizar todos estos síntomas, al igual que el postparto.

Источник: https://www.elespanol.com/mujer/salud-bienestar/20200511/ansiedad-depresion-psicosis-mujeres-problemas-embarazo-postparto/488951352_0.html

9 síntomas que indican que sufres depresión y ansiedad postparto

Maternidad y ansiedad

Es muy alarmante el aumento de las mujeres que sufren de depresión y ansiedad. La depresión es especialmente femenina, ya que para un hombre depresivo hay dos mujeres con depresión. Las mujeres  que la sufren deben reconocer que tienen un problema para poder buscar ayuda.

Este tipo de enfermedades suelen ser más comunes de lo que se piensa. Los síntomas pueden presentarse de diferentes formas. Una persona no necesariamente puede tener todos los síntomas a la vez. El 10% de la población sufre de depresión en los distintos grados.

¿Causas de la depresión y ansiedad?

No hay causa que la determine, sino una combinación de factores que determinan este trastorno. Los investigadores resaltan puede significar un riesgo importante, si se sufre de depresión o ansiedad en el embarazo.

Es entendible por un lado, que la mujer se sienta vulnerable después de tener a un bebé. Esto puede deberse a distintos factores hormonales. Se tiene entendido que un 80% de las mujeres han experimentado cierta tristeza después de dar a luz. Al parecer esta es una reacción emocional, la cual puede permanecer por una semana.

Sin embargo, cuando ya los síntomas tienen al menos dos semanas, puede ser diagnosticada depresión de postparto. Esto tiene cura si se identifican los síntomas de manera temprana.

Comúnmente las madres se sienten mucho mejor al descansar un poco. En tal sentido, todo puede mejorar si la madre tiene ayuda para cuidar al bebé. Cuando la depresión y ansiedad se prolongan puede significar un riesgo tanto para ella como para el bebé. A veces este problema puede afectar la relación de la mujer con los demás.

Síntomas de la depresión y ansiedad posparto

Es importante saber la diferencia entre los cambios emocionales normales después del embarazo y las situaciones que no lo son. La sociedad hace que se torne difícil de admitir y enfrentar los sentimientos negativos que se crean en la maternidad. Por eso a muchas madres se les niega la posibilidad de que expresen sus sentimientos de rabia, enojo o frustración.

Puede ser muy difícil de entender para las personas en su entorno, poder distinguir cuando en realidad la parturienta requiere más apoyo. Para identificar las verdaderas razones de preocupación, es necesario observar los siguientes síntomas.

Dificultad para dormir

De tanto pensar en las cosas negativas, resultará difícil concebir el sueño. Sobre todo si el bebé se despierta durante la noche y la madre no tiene ninguna ayuda. Puede también que la madre le sucede lo contrario, que duerma mucho. Cualquiera de los dos extremos es malo, no es posible.

Llanto

Las madres pueden sentirse tristes periódicamente. Es entendible durante los primeros meses después de dar a luz. Pero si la mujer está llorando todo el día, varios días seguidos sin motivo alguno, se debe poner en contacto con un especialista.

 El enojo

Sentirse irritada, sin paciencia, fuera de control, es recurrente. En algunos casos el enojo puede ser una barrera para esconder el miedo y la vulnerabilidad que se tiene. Las mujeres después del embarazo sienten que nadie las comprende y esto conlleva al enojo.

Pérdida de interés en actividades que antes eran agradables

Es frecuente no querer hacer nada, a lo mejor por agotamiento, por estrés, tristeza. El desánimo puede resultar grave si no se trata desde temprano.

Dificultad en la concentración

Esto puede tener relación con la pérdida del interés en las cosas que antes parecía agradable. Tal vez con la nueva experiencia de tener a un hijo, de tanta cosas que debe aprender a veces la concentración no es muy buena. Olvido de algunas cosas, de palabras, ni siquiera son capaces de tomar una decisión.

 La depresión y ansiedad hacen que la mujer coma de manera exagerada sin detenerse, o disminuya su alimentación. Cada mujer es distinta, pero los trastornos alimenticios son recurrentes en esta etapa.

Cansancio

Las mujeres que no tienen un apoyo en sus necesidades y las del bebé se sienten agotadas, cansadas. Por lo general creen que la situación nunca acabará y se sienten débiles. En estos casos el cansancio es motivado por su problema emocional.

Miedo

Las mujeres pueden llegar a sentir que el miedo y la confusión se apoderan de ellas. El no saber lo que está pasando con todas las cosas nuevas a experimentar, provoca más ansiedad.

También sienten miedo de no ser capaces de ser una buena madre o creer que harán daño al niño. De igual manera, el temor surge por estar conscientes de tener un problema y no buscar ayuda. Este mismo sentimiento se relaciona con el temor a ser juzgada por los demás.

Inseguridad

Algunas mujeres piensan que no pueden cuidar de forma adecuada a su bebé. El sentimiento de culpa está latente, pensar que el niño estará mejor sin ella.

Al mismo tiempo puede pasar que experimenten sentimientos negativos hacia su persona. Por ejemplo, son frecuentes los casos de baja autoestima.

Источник: https://eresmama.com/9-sintomas-indican-sufres-depresion-ansiedad-postparto/

Cómo vivir la maternidad con menos ansiedad y más disfrute –

Maternidad y ansiedad

Sé que a muchas de mis clientas les gustaría tener herramientas específicas para poder resolver mejor los pequeños conflictos cotidianos que se presentan en casa cada día.

Por ello, le he pedido ayuda a Helena Ruiz Pino, una profesional experta en la materia que te va a encantar.

Helena nos ha preparado un fantástico artículo con importantes claves para vivir la maternidad con menos ansiedad y mejorar la relación con los pequeños de la casa. Déjame que te la presente:

¿Te esfuerzas por ser la madre perfecta?

¿Tienes la sensación de que hay días en los que consigues mantener la calma y eres todo paciencia? ¿Cómo es la relación con tus hijos esos días? Probablemente os sentís mucho más conectados y, como consecuencia, tus hijos estén mucho más dispuestos a colaborar contigo. Porque déjame decirte algo, un niño que no se sienta conectado contigo es un niño que casi con toda seguridad no va a estar dispuesto a colaborar.

Sin embargo, hay días en que no todo es tan “flower power» y te posee ese troll que todas llevamos dentro y a la mínima gritas a tus hijos, para después encima sentirte super culpable por ello.

Es viernes, llevas toda la semana con muchísimo trabajo y estrés, eso no te está dejando dormir demasiado bien, con lo que estás agotada y un poco irascible.  Para ti es imprescindible llegar puntual al trabajo hoy porque tienes una reunión con tu jefa.

Tus hijos que también están especialmente cansados después de llevar toda la semana en el cole, remolonean más de la cuenta  para desayunar y vestirse. Quieres permanecer calmada pero tu irritabilidad  y tus cuerdas vocales son más rápidas que tú.

 Y gritas: -¡ya está bien! ¡todos los días lo mismo! ¡siempre estáis igual! ¿es que nunca podéis hacer caso de lo que os digo? ¡Voy a llegar tarde por vuestra culpa! ¡Me tenéis harta!

Cuando consigues calmarte, te sientes tremendamente culpable por haber reaccionado así, y te machacas con un “no debería haber gritado así, soy lo peor, soy una madre horrible”

Muy a menudo, tanto en mis sesiones como en mis talleres, muchas madres me cuentan que viven su maternidad desde la ansiedad, y una de las frases que más me repiten es: Helena, no puedo más, tengo sensación de no llegar a nada, el trabajo, los niños, ¡estoy agotada y sobrepasada!. Me paso el día dando órdenes, gritando y amenazando a mis hijos y eso me hace sentir un sentimiento de culpa horrible.

Como puedes imaginar, este tipo de pensamientos, no hace sino alimentar esa sensación de vivir la maternidad desde la ansiedad.

¿Te sientes identificada con esto? Pues déjame decirte algo, las madres perfectas no existen ytus hijos no necesitan una madre perfecta, necesitan una madre consciente, y estoy convencida de que si estás leyendo este artículo es porque deseas detectar qué cosas puedes cambiar para sentirte orgullosa de ti misma como madre.

Te dejo aquí algunos tips que sé que te van a ayudar a soltar la carga de sentir que tienes que ser la madre perfecta con los hijos perfectos.

  1. Unas veces se gana, y otras se aprende: parece que vivimos en una cultura en la que no se tolera el error. Cada vez que te des cuenta de que te has equivocado, en lugar de machacarte, felicítate por haberte dado cuenta de ello, porque eso significa que estás saliendo del piloto automático.
  2. Hazte responsable de tus actos: La culpa es una de las emociones más destructivas que existen. En lugar de aferrarte a ella, asume tu parte de responsabilidad y pregúntate, ¿qué he aprendido de esto? ¿qué puedo hacer diferente la próxima vez?
  3. Repara si es necesario: Una manera de hacerte responsable de tus actos es pedir perdón si es necesario. La única manera de que tus hijos integren la importancia de pedir perdón, es ver que sus padres les piden perdón de corazón y con total normalidad.
  4. No pretendas ser como las demás: Afortunadamente cada persona es única y especial. Y tú no eres la excepción. Así que no te compares con otras madres, ellas tienen situaciones, retos y habilidades totalmente diferentes a las tuyas.
  5. Cambia tu foco: ¿Recuerdas cuando estabas embarazada y veías embarazadas por todas partes? Que curioso ¿no?. Esto es, porque donde ponemos nuestro foco poneos nuestra energía.  ¿Dónde está tu foco con respecto a tu maternidad? ¿En las cosas que haces mal o en las cosas que haces estupendamente bien? Si normalmente sólo te fijas en las cosas que haces mal, necesitas poner tu scanner de detectar las cosas que haces bien a máxima potencia. ¡A por ello! Ya verás como de repente te das cuenta de que hay millones de cosas que haces bien que antes te pasaban totalmente desapercibidas.
  6. Sé amable contigo misma: Muy a menudo somos nuestro peor verdugo. Estoy convencida de que si hablásemos a nuestras amigas como nos hablamos a nosotras mismas, nos quedaríamos sin amigas en un minuto. Así que cada vez que te digas, “lo he vuelto a hacer fatal, soy la peor madre del mundo”, cambia tu discurso y dite a tí misma, “que suerte que me he dado cuenta de que no lo he hecho como me hubiese gustado, porque eso me da la oportunidad de aprender y hacerlo mejor la próxima vez” Así que trata de ser comprensiva contigo, de darte amor y cariño. Quiérete, sonríete y abrázate, te lo mereces muchísimo.

Y sobretodo, acuérdate de hacer lo posible para volver a disfrutar de la relación con tus hijos, ¡merece muchísimo la pena! Y te aseguro que es totalmente posible. En estos años me he dado cuenta de que con estrategias y herramientas que sean aplicables en tu día a día, puedes conseguir recuperar la calma y el disfrute en la relación con tus hijos.

¡Un gran abrazo!

Helena

≫ Ansiedad postparto: causas y síntomas

Maternidad y ansiedad
Maternidad y ansiedad

La ansiedad postparto es un trastorno que afecta en torno al 10% de las madres que acaban de dar a luz, pero son muchas las mujeres que temen expresar sus sentimientos por miedo a ser tachadas de egoístas.

Si crees que es tu caso y necesitas ayuda, no dudes en ponerte en contacto conmigo, trabajaremos juntas para conseguir que te sientas mejor.

La ansiedad postparto no es tan conocida  y común como la depresión postparto, por esta razón en el siguiente post te cuento todo lo que debes conocer para saber qué es la ansiedad postparto, cuales son las causas y sus síntomas.

¿Qué es la ansiedad postparto?

La ansiedad es un mecanismo de defensa que utiliza nuestro organismo para ponernos alerta ante situaciones desconocidas o peligrosas. Es normal sentirse ansiosos en algunos momentos en nuestra vida diaria, es especial si llevas un ritmo de vida muy estresante.

Sin embargo, cuando la preocupación y el miedo aparece en el día a día de forma intensa y excesiva, no se puede controlar y afecta a tu actividad diaria, es cuando posiblemente estés sufriendo un trastorno de ansiedad.

Muchas madres tras dar a luz experimentan una preocupación excesiva en relación con el bienestar y cuidado del bebé, es lo que se denomina ansiedad postparto.

La ansiedad postparto se distingue de la depresión postparto en principalmente en lo siguiente: mientras que la depresión está relacionada con sentimientos de tristeza o desánimo, la ansiedad consiste en una preocupación excesiva de que algo malo pueda pasarle al bebé, desarrollándose incluso conductas compulsivas.

Este trastorno suele ser más habitual en las mujeres que ya han experimentado anteriormente síntomas de ansiedad, las que sufren mucho estrés durante la recuperación o las que carecen de ayuda o apoyo.

Síntomas de la Ansiedad Postparto

La ansiedad postparto puede producir uno o varios síntomas físicos, mentales y emocionales. Estos son los principales síntomas que la madre puede experimentar:

  • Intranquilidad o inquietud: Sientes que no puedes estar tranquila y necesitas moverte constantemente para liberar el nerviosismo.
  • Cambios en los hábitos de alimentación: Suele ser un síntoma muy común y, dependiendo de la mujer, aumentará o disminuirá el apetito. Los problemas con el apetito harán que subas o bajes de peso de forma considerada.
  • Dificultad para dormir: Es normal que las madres experimenten problemas de sueño con la llegada del bebé, normalmente cada dos horas los pequeños de la casa requieren atención. Esto se transforma en un problema cuando en el momento en el que puedes dormir y descansar simplemente no lo haces.
  • Pensamientos negativos e intrusivos: Los pensamientos intrusivos son aquellas ideas o imágenes que llegan de forma espontánea y continua a la mente sin ser deseados.
  • Estos pensamientos en muchas ocasiones son agradables, pero en algunos casos pueden ser atemorizantes e inquietantes, e incluso llegar a ser obsesivos.
  • La madre tiende a pensar de forma repetitiva sobre las cosas terribles que le pueden llegar a ocurrir al bebé, e incluso tener pensamientos más extremos como: “qué le puede ocurrir mi a bebé si se cae por la ventana”, “mi bebé puede morir por tener una enfermedad” o “soy la peor madre del mundo”, acompañado de conductas obsesivas.
  • Miedo: Es posible que experimentes una sensación de miedo constante, tienes el presentimiento de que algo malo va a ocurrir y no puedes hacer nada para evitarlo.
  • En algunas ocasiones, la madre siente ese miedo, pero sabe perfectamente que no va a pasar nada.
  • Preocupación todo el tiempo: Es normal que la madre tenga ciertas preocupaciones como la salud del bebé, la maternidad o dudar acerca de si es buena madre o no. Cuando esta preocupación es excesiva y afecta a la actividad cotidiana de la madre es cuando se convierte en un problema.
  • Inseguridad: La inseguridad se define como la duda constante ante lo que hemos dicho o hecho, esto puede provocar una sensación de nerviosismo o malestar.
  • Algunas madres tienden a pensar que no están cuidando bien de su bebé, experimentando así una sensación de culpabilidad constante e, incluso, pensamientos negativos hacia su persona.
  • Cansancio: Este síntoma afecta sobre todo a aquellas mujeres que durante el cuidado del bebé no tienen o no reciben el apoyo que necesitan, y esto hace que se sientan muy cansadas, crean que son débiles o piensen que esa situación no va a acabar nunca.
  • El cansancio puede dificultar que la madre pueda realizar las actividades del día a día, llegando a afectar  a su cuidado y al de las personas que dependen de ella.
  • Dificultad para concentrarse: La llegada de un nuevo miembro a la familia puede ser muy estresante, además la madre tiene que aprender muchas cosas nuevas en poco tiempo, lo que puede provocar algunos despistes o hasta no ser capaz de tomar decisiones.
  • Síntomas físicos: Además de los síntomas mentales y emocionales que experimenta la madre después de tener al bebé, también puede experimentar algunos síntomas físicos como: mareos, nauseas, vómitos, dolor de estómago, sofocos, diarreas, tensión muscular, entre otros.

Es importante saber reconocer estos síntomas a tiempo para poder tratar la ansiedad postparto de la forma adecuada. Recuerda que desde mi consulta Psicología Nafría contamos con los medios adecuados para poder ayudarte.

Cómo gestionar la ansiedad postparto

A continuación, te sugiero algunas pautas para que te ayuden a reducir la ansiedad postparto:

  • Trata de relajarte, haz ejercicios de respiración o medita. Debes de tener en cuenta que la madre perfecta no existe, por lo que no es necesario que te exijas tanto.
  • Pide ayuda a tu pareja, familiares o amigos.
  • Expresa cómo te sientes, puede que este punto es el más importante de la lista.
  • Trata de evitar los pensamientos negativos e intrusivos. Por ejemplo, cada vez que aparezcan intenta distraerte con alguna actividad.
  • Trata de comer de forma saludable y descansa cuando el bebé este durmiendo.
  • Haz deporte o alguna actividad leve como salir a pasear, yoga o pilates.
  • Tus necesidades también son una prioridad.
  • Pide ayuda a un especialista. Recuerda que desde mi consulta Patricia Nafría podemos ayudarte en todo lo que necesites.

Si has reconocido alguno de los síntomas antes descritos y crees que estas sufriendo ansiedad postparto, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, la primera consulta es gratuita.

Источник: https://psicologianafria.com/ansiedad-postparto/

Afrontar la maternidad

Maternidad y ansiedad

El inicio de la maternidad es una etapa de ilusión y grandes expectativas que, sin embargo, lleva asociadas emociones que muchas veces hacen sentir a la mujer desbordada. Afrontar esta nueva situación vital lleva consigo a menudo inseguridad, miedo o desconocimiento.

Con tanto cambio, la maternidad trae consigo la pérdida de nuestras rutinas, de nuestras costumbres, el tiempo personal y de ocio se trastocan… Y aparecen nuevos requerimientos que necesitan que estemos más alerta y que aprendamos nuevos roles: saber cómo cuidar al bebé, intuir qué le sucede, por qué llora…

La relación de pareja también se puede resentir ya que casi todo se centra en los cuidados del bebé. Si a esto le unimos el cansancio y la falta de sueño, la combinación que se produce puede llevar a la mujer a estados de tristeza y ansiedad. Por eso es habitual que, tras el parto, las emociones positivas y negativas se mezclen.

Hay que saber manejar estas emociones para disfrutar al máximo de esta nueva experiencia y saber aportar el cuidado y el cariño necesarios tanto a nuestro bebé como a nuestra pareja y, por supuesto, a nosotras mismas.

Ansiedad

La ansiedad es un aumento de tu nivel de activación. ¿Por qué aparece durante la maternidad? Se nos viene encima el peso de la responsabilidad. De un día para otro tenemos a nuestro cargo a nuestro hijo, recién nacido e indefenso y que no puede decirnos por qué llora.

En ocasiones esta ansiedad puede desbordar a la madre y convertirse en un problema al que prestar atención. Estate muy atenta para detectar que no estás cayendo en la hipervigilancia del bebé:

  • Estás constantemente con pensamientos rumiativos. Das vueltas de forma obsesiva a alguna cuestión sin llegar a ninguna conclusión
  • Compruebas a cada momento que todo lo haces bien. Consultas foros y opiniones de otras madres ante cualquier pequeño cambio en tu pequeño

Cuando la ansiedad se desborda nos puede provocar el efecto contrario: en vez de mantenernos activas y alerta para afrontar problemas, actúa como un “saboteador” que no nos permite pensar con claridad y nos lleva a tomar decisiones equivocadas o a un exceso de control que nos termina por agotar y superar.

Tristeza

Todas las madres sienten cierta  tristeza o melancolía en algún momento. Aunque no está bien visto hablar de ello, ten presente que la maternidad no es un anuncio de televisión.

Hemos ganado muchísimo, pero también hemos perdidorutinas, seguridades, el control de nuestros horarios y nuestra capacidad de decidir lo que queremos hacer en cada momento.

Ahora lo único y más importante es el bebé.

Esto conlleva que se alterne el peso de la responsabilidad con otros en los que nos invade la melancolía y la tristeza. Sentirlo no significa que seamos malas madres o que no lo estemos viviendo como “se supone” que debemos vivirlo.

No tengas miedo a quejarte o a expresar tus diferentes emociones. Son parte de este momento tan único y especial de tu vida.

Todas las mujeres se han sentido inseguras o nerviosas ante la llegada de un nuevo hijo y eso es lo que nos indica que estamos en el camino y que queremos ser no la mejor madre, sino una buena madre para nuestro pequeño. Vas a ser una gran madre. ¡Adelante!

Consejos para manejar estas emociones negativas:

  • Trata de ganar tiempo para dormir y descansar cuando el niño esté dormido.
  • Pon límites a las visitas: necesitas tiempo para ti y para tu familia. No pasa nada por decir “no” y posponer la visita a un momento en el que te encuentres más descansada.
  • Dedica un tiempo para tu pareja, para charlar sobre cómo os sentís, los miedos, las inseguridades, e incluso para pediros perdón por algún momento en el que debido al cansancio no habéis sabido comunicaros.
  • No pasa nada por pedir ayuda. No existen las “súper-mamás”, no tienes por qué saberlo todo. Comenta con amigas, familiares o profesionales las dudas que tengas. Esto no quiere decir que seas peor madre, seguro que te sentirás comprendida y arropada.
  • Mírate al espejo, dedica un mínimo de tiempo para ti: cámbiate de ropa durante el día, sal a pasear con el bebé… Esto te obligará a arreglarte, salir y hablar con otras personas.
  • No olvides disfrutar del bebé, no solo ocuparte de él o cuidarle. A veces nos olvidamos del placer de que esté a nuestro lado debido al peso de la responsabilidad o del miedo a no saber cuidarle. Disfruta del contacto con él, abrázale, siéntele, bésale…

Si ves que no puedes gestionar tus emociones y te superan.

Si te sientes triste o ansiosa todo el tiempo, ¡atenta! Puedes estar teniendo una depresión postparto. Hasta el 13% de las madres españolas van a padecerla, según un reciente estudio realizado por el Hospital Universitario Vall d´Hebron (Barcelona). Si te pasa, no dudes en consultar con un profesional.

Fuente: Alicia Jiménez, psicóloga

Источник: https://centradaenti.es/afrontar-la-maternidad/

Ansiedad, depresión, psicosis: 1 de cada 5 mujeres tiene problemas en el embarazo y postparto

Maternidad y ansiedad

Una de cada cinco mujeres tendrá problemas de salud mental durante el embarazo y el postparto.

Sin embargo, solo una de cada cuatro se diagnostican, lo que significa que un 75% de las enfermedades mentales surgidas en este periodo pasan desapercibidas y sin tratamiento adecuado para las madres.

El estigma social y la falta de detección precoz son algunas de las claves que ayudan a entender estos números.

«Hay un estigma muy grande alrededor de las enfermedades mentales en general y en el periodo perinatal en particular.

Es un momento en el que se supone que la mujer tiene que estar muy feliz, tiene que ser el mejor momento de su vida y ellas mismas se sienten muy culpables si no es así”, dice Elena Serrano, psiquiatra perinatal y representante de la Sociedad Marcé Española para la Salud Mental Perinatal.

Para visibilizar el tema y aumentar la conciencia sobre los problemas de salud mental materna, se ha celebrado del 4 al 10 de mayo, la Semana Mundial de la Salud Mental Perinatal.

Treinta y nueve países y 155 organizaciones se han unido en una campaña para declarar el 6 de mayo como el Día Mundial de la Salud Mental Materna y sensibilizar al conjunto de la sociedad para este tema.

“Las mujeres que sufren algún tipo de problema mental en el periodo perinatal tienen que saber que es algo muy frecuente, que no les pasa solo a ellas y que hay salida. Hay profesionales que pueden ayudarlas”, dice Alfonso Gil, psiquiatra y docente del Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal.

La depresión postparto es el trastorno más frecuente. Pero hay otros, como la ansiedad, la depresión durante el embarazo, el trastorno obsesivo compulsivo o el trastorno bipolar, y el más grave de todos, y el que se da con menor frecuencia también, la psicosis postparto.

Los desencadenantes pueden ser variados.

“El embarazo es un cambio importante, a nivel fisiológico, psicológico y de modo de vida, con lo que conlleva un cierto grado de estrés; están los factores hormonales; el insomnio que es muy importante en el equilibrio mental y la componente psicológica”, destaca Serrano. 

Además de las consecuencias físicas y psicológicas para la madre, que se ve impedida de disfrutar de esta etapa de su vida, que vive con culpabilidad y una carga emocional difícil de soportar, de no tratarse, la enfermedad mental materna puede afectar directamente al feto y al recién nacido con impacto sobre su desarrollo físico, cognitivo y emocional.

Estigma y vergüenza

La estabilidad mental con la que una se enfrenta a un embarazo depende de las vivencias que haya tenido anteriormente.

«Si surge algún problema en el embarazo, o si se han tenido complicaciones en embarazos anteriores, que han llevado, incluso, a una pérdida perinatal, es normal que la mujer sienta miedo y mucha angustia en los primeros tres meses, por ejemplo», dice la psiquiatra. Sentimientos normales que, en el caso de persistir y ser difíciles de gestionar deberían hacer que la mujer pidiera ayuda profesional.

Pero la vergüenza y el estigma social hacen que las madres vivan estos sentimientos en soledad y no busquen ayuda especializada. Por eso, señalan los especialistas, sería importante que los profesionales de salud que más contacto tienen con la mujer en este periodo, estuviesen atentos y pudieran hacer un diagnóstico.

“Lo ideal es que se incluyera como una parte más de las pruebas de rutina que se hacen a la embarazada en atención primaria y con las matronas”, insiste Gil.

“Tal y como se hacen las pruebas de diabetes y demás enfermedades que pueden surgir con el embarazo, tendrían que hacerse lo mismo con la salud mental, con un cribado sencillo, de dos preguntas sobre su estado de ánimo.

Y a partir de ahí, según las respuestas, hacerle seguimiento y derivarla a los especialistas si hiciera falta”, añade.  

Se trata del test de Whooley, dos preguntas sencillas que ayudan a evaluar el estado anímico de las mujeres: si durante el último mes se han sentido bajas de ánimo, deprimidas o desesperanzadas; si han experimentado falta de interés o de placer en hacer las cosas. Las que contesten de forma positiva a una o a las dos preguntas necesitan un seguimiento más amplio para descartar posibles problemas de salud mental.

Gil llama la atención también para los casos en los que las mujeres ya padezcan algún tipo de trastorno, aunque sea leve, como la ansiedad: “El embarazo no es un factor protector, al revés. Puede desencadenar algún tipo de problema y, si han existido problemas de salud mental anteriormente lo más probable es que vuelvan”.

«No eres mala madre»

La familia y el entorno más cercano tiene también un papel determinante en la detección precoz. “Tienen que estar atentos porque, de normal, la mujer es muy reacia a pedir ayuda.

Por eso es tan importante desmitificar estos temas, que el conjunto de la sociedad sepa identificar las señales para que puedan pedir ayuda”, dice Serrano.

En general, el sentimiento de angustia, la preocupación constante con el embarazo y el insomnio son síntomas de que algo podría no ir bien a nivel de salud mental.

Cuando llegan a la consulta, la mayoría de las mujeres carga con un enorme sentimiento de culpabilidad y una etiqueta común rebotando en sus cabezas: “mala madre”. “La maternidad siempre se ha edulcorado.

Y las mujeres tienen que saber que no hay una sola manera de vivirla, hay muchas, todas diferentes y que no son malas madres porque no se sientan del todo felices en esa época, o porque desarrollen un problema de salud mental”, recalca Gil.

“No tiene nada que ver con su bebé, ni con que no lo quieran lo suficiente, pero muchas vienen con esa carga”, añade Serrano.

Por ello, la Sociedad Marcé Española para la Salud Mental Perinatal y el Instituto Europeo de Salud Perinatal han desarrollado, en paralelo a la campaña por la salud mental materna, otra iniciativa, con el nombre No Eres Mala Madre, contra el estigma y la culpabilización de las mujeres

Los especialistas insisten en la necesidad de normalizar una situación que es muy habitual – una de cada cinco mujeres la padecerán- y en la importancia de hacer ver a las madres que no están solas. “Es muy frecuente, es algo que no depende de su voluntad, ni de que hayan hecho algo mal y con ayuda profesional se puede tratar”.

En la situación actual de pandemia y con el aislamiento social obligatorio, los especialistas piden especial atención. Porque si ya es una situación que puede desencadenar cuadros de ansiedad en toda la población, un embarazo podría agudizar todos estos síntomas, al igual que el postparto.

Источник: https://www.elespanol.com/mujer/salud-bienestar/20200511/ansiedad-depresion-psicosis-mujeres-problemas-embarazo-postparto/488951352_0.html

9 síntomas que indican que sufres depresión y ansiedad postparto

Maternidad y ansiedad

Es muy alarmante el aumento de las mujeres que sufren de depresión y ansiedad. La depresión es especialmente femenina, ya que para un hombre depresivo hay dos mujeres con depresión. Las mujeres  que la sufren deben reconocer que tienen un problema para poder buscar ayuda.

Este tipo de enfermedades suelen ser más comunes de lo que se piensa. Los síntomas pueden presentarse de diferentes formas. Una persona no necesariamente puede tener todos los síntomas a la vez. El 10% de la población sufre de depresión en los distintos grados.

¿Causas de la depresión y ansiedad?

No hay causa que la determine, sino una combinación de factores que determinan este trastorno. Los investigadores resaltan puede significar un riesgo importante, si se sufre de depresión o ansiedad en el embarazo.

Es entendible por un lado, que la mujer se sienta vulnerable después de tener a un bebé. Esto puede deberse a distintos factores hormonales. Se tiene entendido que un 80% de las mujeres han experimentado cierta tristeza después de dar a luz. Al parecer esta es una reacción emocional, la cual puede permanecer por una semana.

Sin embargo, cuando ya los síntomas tienen al menos dos semanas, puede ser diagnosticada depresión de postparto. Esto tiene cura si se identifican los síntomas de manera temprana.

Comúnmente las madres se sienten mucho mejor al descansar un poco. En tal sentido, todo puede mejorar si la madre tiene ayuda para cuidar al bebé. Cuando la depresión y ansiedad se prolongan puede significar un riesgo tanto para ella como para el bebé. A veces este problema puede afectar la relación de la mujer con los demás.

Síntomas de la depresión y ansiedad posparto

Es importante saber la diferencia entre los cambios emocionales normales después del embarazo y las situaciones que no lo son. La sociedad hace que se torne difícil de admitir y enfrentar los sentimientos negativos que se crean en la maternidad. Por eso a muchas madres se les niega la posibilidad de que expresen sus sentimientos de rabia, enojo o frustración.

Puede ser muy difícil de entender para las personas en su entorno, poder distinguir cuando en realidad la parturienta requiere más apoyo. Para identificar las verdaderas razones de preocupación, es necesario observar los siguientes síntomas.

Dificultad para dormir

De tanto pensar en las cosas negativas, resultará difícil concebir el sueño. Sobre todo si el bebé se despierta durante la noche y la madre no tiene ninguna ayuda. Puede también que la madre le sucede lo contrario, que duerma mucho. Cualquiera de los dos extremos es malo, no es posible.

Llanto

Las madres pueden sentirse tristes periódicamente. Es entendible durante los primeros meses después de dar a luz. Pero si la mujer está llorando todo el día, varios días seguidos sin motivo alguno, se debe poner en contacto con un especialista.

 El enojo

Sentirse irritada, sin paciencia, fuera de control, es recurrente. En algunos casos el enojo puede ser una barrera para esconder el miedo y la vulnerabilidad que se tiene. Las mujeres después del embarazo sienten que nadie las comprende y esto conlleva al enojo.

Pérdida de interés en actividades que antes eran agradables

Es frecuente no querer hacer nada, a lo mejor por agotamiento, por estrés, tristeza. El desánimo puede resultar grave si no se trata desde temprano.

Dificultad en la concentración

Esto puede tener relación con la pérdida del interés en las cosas que antes parecía agradable. Tal vez con la nueva experiencia de tener a un hijo, de tanta cosas que debe aprender a veces la concentración no es muy buena. Olvido de algunas cosas, de palabras, ni siquiera son capaces de tomar una decisión.

 La depresión y ansiedad hacen que la mujer coma de manera exagerada sin detenerse, o disminuya su alimentación. Cada mujer es distinta, pero los trastornos alimenticios son recurrentes en esta etapa.

Cansancio

Las mujeres que no tienen un apoyo en sus necesidades y las del bebé se sienten agotadas, cansadas. Por lo general creen que la situación nunca acabará y se sienten débiles. En estos casos el cansancio es motivado por su problema emocional.

Miedo

Las mujeres pueden llegar a sentir que el miedo y la confusión se apoderan de ellas. El no saber lo que está pasando con todas las cosas nuevas a experimentar, provoca más ansiedad.

También sienten miedo de no ser capaces de ser una buena madre o creer que harán daño al niño. De igual manera, el temor surge por estar conscientes de tener un problema y no buscar ayuda. Este mismo sentimiento se relaciona con el temor a ser juzgada por los demás.

Inseguridad

Algunas mujeres piensan que no pueden cuidar de forma adecuada a su bebé. El sentimiento de culpa está latente, pensar que el niño estará mejor sin ella.

Al mismo tiempo puede pasar que experimenten sentimientos negativos hacia su persona. Por ejemplo, son frecuentes los casos de baja autoestima.

Источник: https://eresmama.com/9-sintomas-indican-sufres-depresion-ansiedad-postparto/

Cómo vivir la maternidad con menos ansiedad y más disfrute –

Maternidad y ansiedad

Sé que a muchas de mis clientas les gustaría tener herramientas específicas para poder resolver mejor los pequeños conflictos cotidianos que se presentan en casa cada día.

Por ello, le he pedido ayuda a Helena Ruiz Pino, una profesional experta en la materia que te va a encantar.

Helena nos ha preparado un fantástico artículo con importantes claves para vivir la maternidad con menos ansiedad y mejorar la relación con los pequeños de la casa. Déjame que te la presente:

Helena Ruiz Pino es especialista en comunicación familiar, coach y creadora de la metodología My Family Lab. Su misión es ayudarte con herramientas concretas y valiosas a recuperar la calma y el disfrute en la relación con tus hijos

Te dejo con ella…

¿Te esfuerzas por ser la madre perfecta?

¿Tienes la sensación de que hay días en los que consigues mantener la calma y eres todo paciencia? ¿Cómo es la relación con tus hijos esos días? Probablemente os sentís mucho más conectados y, como consecuencia, tus hijos estén mucho más dispuestos a colaborar contigo. Porque déjame decirte algo, un niño que no se sienta conectado contigo es un niño que casi con toda seguridad no va a estar dispuesto a colaborar.

Sin embargo, hay días en que no todo es tan “flower power» y te posee ese troll que todas llevamos dentro y a la mínima gritas a tus hijos, para después encima sentirte super culpable por ello.

Es viernes, llevas toda la semana con muchísimo trabajo y estrés, eso no te está dejando dormir demasiado bien, con lo que estás agotada y un poco irascible.  Para ti es imprescindible llegar puntual al trabajo hoy porque tienes una reunión con tu jefa.

Tus hijos que también están especialmente cansados después de llevar toda la semana en el cole, remolonean más de la cuenta  para desayunar y vestirse. Quieres permanecer calmada pero tu irritabilidad  y tus cuerdas vocales son más rápidas que tú.

 Y gritas: -¡ya está bien! ¡todos los días lo mismo! ¡siempre estáis igual! ¿es que nunca podéis hacer caso de lo que os digo? ¡Voy a llegar tarde por vuestra culpa! ¡Me tenéis harta!

Cuando consigues calmarte, te sientes tremendamente culpable por haber reaccionado así, y te machacas con un “no debería haber gritado así, soy lo peor, soy una madre horrible”

Muy a menudo, tanto en mis sesiones como en mis talleres, muchas madres me cuentan que viven su maternidad desde la ansiedad, y una de las frases que más me repiten es: Helena, no puedo más, tengo sensación de no llegar a nada, el trabajo, los niños, ¡estoy agotada y sobrepasada!. Me paso el día dando órdenes, gritando y amenazando a mis hijos y eso me hace sentir un sentimiento de culpa horrible.

Como puedes imaginar, este tipo de pensamientos, no hace sino alimentar esa sensación de vivir la maternidad desde la ansiedad.

¿Te sientes identificada con esto? Pues déjame decirte algo, las madres perfectas no existen ytus hijos no necesitan una madre perfecta, necesitan una madre consciente, y estoy convencida de que si estás leyendo este artículo es porque deseas detectar qué cosas puedes cambiar para sentirte orgullosa de ti misma como madre.

Te dejo aquí algunos tips que sé que te van a ayudar a soltar la carga de sentir que tienes que ser la madre perfecta con los hijos perfectos.

  1. Unas veces se gana, y otras se aprende: parece que vivimos en una cultura en la que no se tolera el error. Cada vez que te des cuenta de que te has equivocado, en lugar de machacarte, felicítate por haberte dado cuenta de ello, porque eso significa que estás saliendo del piloto automático.
  2. Hazte responsable de tus actos: La culpa es una de las emociones más destructivas que existen. En lugar de aferrarte a ella, asume tu parte de responsabilidad y pregúntate, ¿qué he aprendido de esto? ¿qué puedo hacer diferente la próxima vez?
  3. Repara si es necesario: Una manera de hacerte responsable de tus actos es pedir perdón si es necesario. La única manera de que tus hijos integren la importancia de pedir perdón, es ver que sus padres les piden perdón de corazón y con total normalidad.
  4. No pretendas ser como las demás: Afortunadamente cada persona es única y especial. Y tú no eres la excepción. Así que no te compares con otras madres, ellas tienen situaciones, retos y habilidades totalmente diferentes a las tuyas.
  5. Cambia tu foco: ¿Recuerdas cuando estabas embarazada y veías embarazadas por todas partes? Que curioso ¿no?. Esto es, porque donde ponemos nuestro foco poneos nuestra energía.  ¿Dónde está tu foco con respecto a tu maternidad? ¿En las cosas que haces mal o en las cosas que haces estupendamente bien? Si normalmente sólo te fijas en las cosas que haces mal, necesitas poner tu scanner de detectar las cosas que haces bien a máxima potencia. ¡A por ello! Ya verás como de repente te das cuenta de que hay millones de cosas que haces bien que antes te pasaban totalmente desapercibidas.
  6. Sé amable contigo misma: Muy a menudo somos nuestro peor verdugo. Estoy convencida de que si hablásemos a nuestras amigas como nos hablamos a nosotras mismas, nos quedaríamos sin amigas en un minuto. Así que cada vez que te digas, “lo he vuelto a hacer fatal, soy la peor madre del mundo”, cambia tu discurso y dite a tí misma, “que suerte que me he dado cuenta de que no lo he hecho como me hubiese gustado, porque eso me da la oportunidad de aprender y hacerlo mejor la próxima vez” Así que trata de ser comprensiva contigo, de darte amor y cariño. Quiérete, sonríete y abrázate, te lo mereces muchísimo.

Y sobretodo, acuérdate de hacer lo posible para volver a disfrutar de la relación con tus hijos, ¡merece muchísimo la pena! Y te aseguro que es totalmente posible. En estos años me he dado cuenta de que con estrategias y herramientas que sean aplicables en tu día a día, puedes conseguir recuperar la calma y el disfrute en la relación con tus hijos.

¡Un gran abrazo!

Helena

≫ Ansiedad postparto: causas y síntomas

Maternidad y ansiedad
Maternidad y ansiedad

La ansiedad postparto es un trastorno que afecta en torno al 10% de las madres que acaban de dar a luz, pero son muchas las mujeres que temen expresar sus sentimientos por miedo a ser tachadas de egoístas.

Si crees que es tu caso y necesitas ayuda, no dudes en ponerte en contacto conmigo, trabajaremos juntas para conseguir que te sientas mejor.

La ansiedad postparto no es tan conocida  y común como la depresión postparto, por esta razón en el siguiente post te cuento todo lo que debes conocer para saber qué es la ansiedad postparto, cuales son las causas y sus síntomas.

¿Qué es la ansiedad postparto?

La ansiedad es un mecanismo de defensa que utiliza nuestro organismo para ponernos alerta ante situaciones desconocidas o peligrosas. Es normal sentirse ansiosos en algunos momentos en nuestra vida diaria, es especial si llevas un ritmo de vida muy estresante.

Sin embargo, cuando la preocupación y el miedo aparece en el día a día de forma intensa y excesiva, no se puede controlar y afecta a tu actividad diaria, es cuando posiblemente estés sufriendo un trastorno de ansiedad.

Muchas madres tras dar a luz experimentan una preocupación excesiva en relación con el bienestar y cuidado del bebé, es lo que se denomina ansiedad postparto.

La ansiedad postparto se distingue de la depresión postparto en principalmente en lo siguiente: mientras que la depresión está relacionada con sentimientos de tristeza o desánimo, la ansiedad consiste en una preocupación excesiva de que algo malo pueda pasarle al bebé, desarrollándose incluso conductas compulsivas.

Este trastorno suele ser más habitual en las mujeres que ya han experimentado anteriormente síntomas de ansiedad, las que sufren mucho estrés durante la recuperación o las que carecen de ayuda o apoyo.

Síntomas de la Ansiedad Postparto

La ansiedad postparto puede producir uno o varios síntomas físicos, mentales y emocionales. Estos son los principales síntomas que la madre puede experimentar:

  • Intranquilidad o inquietud: Sientes que no puedes estar tranquila y necesitas moverte constantemente para liberar el nerviosismo.
  • Cambios en los hábitos de alimentación: Suele ser un síntoma muy común y, dependiendo de la mujer, aumentará o disminuirá el apetito. Los problemas con el apetito harán que subas o bajes de peso de forma considerada.
  • Dificultad para dormir: Es normal que las madres experimenten problemas de sueño con la llegada del bebé, normalmente cada dos horas los pequeños de la casa requieren atención. Esto se transforma en un problema cuando en el momento en el que puedes dormir y descansar simplemente no lo haces.
  • Pensamientos negativos e intrusivos: Los pensamientos intrusivos son aquellas ideas o imágenes que llegan de forma espontánea y continua a la mente sin ser deseados.
  • Estos pensamientos en muchas ocasiones son agradables, pero en algunos casos pueden ser atemorizantes e inquietantes, e incluso llegar a ser obsesivos.
  • La madre tiende a pensar de forma repetitiva sobre las cosas terribles que le pueden llegar a ocurrir al bebé, e incluso tener pensamientos más extremos como: “qué le puede ocurrir mi a bebé si se cae por la ventana”, “mi bebé puede morir por tener una enfermedad” o “soy la peor madre del mundo”, acompañado de conductas obsesivas.
  • Miedo: Es posible que experimentes una sensación de miedo constante, tienes el presentimiento de que algo malo va a ocurrir y no puedes hacer nada para evitarlo.
  • En algunas ocasiones, la madre siente ese miedo, pero sabe perfectamente que no va a pasar nada.
  • Preocupación todo el tiempo: Es normal que la madre tenga ciertas preocupaciones como la salud del bebé, la maternidad o dudar acerca de si es buena madre o no. Cuando esta preocupación es excesiva y afecta a la actividad cotidiana de la madre es cuando se convierte en un problema.
  • Inseguridad: La inseguridad se define como la duda constante ante lo que hemos dicho o hecho, esto puede provocar una sensación de nerviosismo o malestar.
  • Algunas madres tienden a pensar que no están cuidando bien de su bebé, experimentando así una sensación de culpabilidad constante e, incluso, pensamientos negativos hacia su persona.
  • Cansancio: Este síntoma afecta sobre todo a aquellas mujeres que durante el cuidado del bebé no tienen o no reciben el apoyo que necesitan, y esto hace que se sientan muy cansadas, crean que son débiles o piensen que esa situación no va a acabar nunca.
  • El cansancio puede dificultar que la madre pueda realizar las actividades del día a día, llegando a afectar  a su cuidado y al de las personas que dependen de ella.
  • Dificultad para concentrarse: La llegada de un nuevo miembro a la familia puede ser muy estresante, además la madre tiene que aprender muchas cosas nuevas en poco tiempo, lo que puede provocar algunos despistes o hasta no ser capaz de tomar decisiones.
  • Síntomas físicos: Además de los síntomas mentales y emocionales que experimenta la madre después de tener al bebé, también puede experimentar algunos síntomas físicos como: mareos, nauseas, vómitos, dolor de estómago, sofocos, diarreas, tensión muscular, entre otros.

Es importante saber reconocer estos síntomas a tiempo para poder tratar la ansiedad postparto de la forma adecuada. Recuerda que desde mi consulta Psicología Nafría contamos con los medios adecuados para poder ayudarte.

Cómo gestionar la ansiedad postparto

A continuación, te sugiero algunas pautas para que te ayuden a reducir la ansiedad postparto:

  • Trata de relajarte, haz ejercicios de respiración o medita. Debes de tener en cuenta que la madre perfecta no existe, por lo que no es necesario que te exijas tanto.
  • Pide ayuda a tu pareja, familiares o amigos.
  • Expresa cómo te sientes, puede que este punto es el más importante de la lista.
  • Trata de evitar los pensamientos negativos e intrusivos. Por ejemplo, cada vez que aparezcan intenta distraerte con alguna actividad.
  • Trata de comer de forma saludable y descansa cuando el bebé este durmiendo.
  • Haz deporte o alguna actividad leve como salir a pasear, yoga o pilates.
  • Tus necesidades también son una prioridad.
  • Pide ayuda a un especialista. Recuerda que desde mi consulta Patricia Nafría podemos ayudarte en todo lo que necesites.

Si has reconocido alguno de los síntomas antes descritos y crees que estas sufriendo ansiedad postparto, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, la primera consulta es gratuita.

Источник: https://psicologianafria.com/ansiedad-postparto/

Afrontar la maternidad

Maternidad y ansiedad

El inicio de la maternidad es una etapa de ilusión y grandes expectativas que, sin embargo, lleva asociadas emociones que muchas veces hacen sentir a la mujer desbordada. Afrontar esta nueva situación vital lleva consigo a menudo inseguridad, miedo o desconocimiento.

Con tanto cambio, la maternidad trae consigo la pérdida de nuestras rutinas, de nuestras costumbres, el tiempo personal y de ocio se trastocan… Y aparecen nuevos requerimientos que necesitan que estemos más alerta y que aprendamos nuevos roles: saber cómo cuidar al bebé, intuir qué le sucede, por qué llora…

La relación de pareja también se puede resentir ya que casi todo se centra en los cuidados del bebé. Si a esto le unimos el cansancio y la falta de sueño, la combinación que se produce puede llevar a la mujer a estados de tristeza y ansiedad. Por eso es habitual que, tras el parto, las emociones positivas y negativas se mezclen.

Hay que saber manejar estas emociones para disfrutar al máximo de esta nueva experiencia y saber aportar el cuidado y el cariño necesarios tanto a nuestro bebé como a nuestra pareja y, por supuesto, a nosotras mismas.

Ansiedad

La ansiedad es un aumento de tu nivel de activación. ¿Por qué aparece durante la maternidad? Se nos viene encima el peso de la responsabilidad. De un día para otro tenemos a nuestro cargo a nuestro hijo, recién nacido e indefenso y que no puede decirnos por qué llora.

En ocasiones esta ansiedad puede desbordar a la madre y convertirse en un problema al que prestar atención. Estate muy atenta para detectar que no estás cayendo en la hipervigilancia del bebé:

  • Estás constantemente con pensamientos rumiativos. Das vueltas de forma obsesiva a alguna cuestión sin llegar a ninguna conclusión
  • Compruebas a cada momento que todo lo haces bien. Consultas foros y opiniones de otras madres ante cualquier pequeño cambio en tu pequeño

Cuando la ansiedad se desborda nos puede provocar el efecto contrario: en vez de mantenernos activas y alerta para afrontar problemas, actúa como un “saboteador” que no nos permite pensar con claridad y nos lleva a tomar decisiones equivocadas o a un exceso de control que nos termina por agotar y superar.

Tristeza

Todas las madres sienten cierta  tristeza o melancolía en algún momento. Aunque no está bien visto hablar de ello, ten presente que la maternidad no es un anuncio de televisión.

Hemos ganado muchísimo, pero también hemos perdidorutinas, seguridades, el control de nuestros horarios y nuestra capacidad de decidir lo que queremos hacer en cada momento.

Ahora lo único y más importante es el bebé.

Esto conlleva que se alterne el peso de la responsabilidad con otros en los que nos invade la melancolía y la tristeza. Sentirlo no significa que seamos malas madres o que no lo estemos viviendo como “se supone” que debemos vivirlo.

No tengas miedo a quejarte o a expresar tus diferentes emociones. Son parte de este momento tan único y especial de tu vida.

Todas las mujeres se han sentido inseguras o nerviosas ante la llegada de un nuevo hijo y eso es lo que nos indica que estamos en el camino y que queremos ser no la mejor madre, sino una buena madre para nuestro pequeño. Vas a ser una gran madre. ¡Adelante!

Consejos para manejar estas emociones negativas:

  • Trata de ganar tiempo para dormir y descansar cuando el niño esté dormido.
  • Pon límites a las visitas: necesitas tiempo para ti y para tu familia. No pasa nada por decir “no” y posponer la visita a un momento en el que te encuentres más descansada.
  • Dedica un tiempo para tu pareja, para charlar sobre cómo os sentís, los miedos, las inseguridades, e incluso para pediros perdón por algún momento en el que debido al cansancio no habéis sabido comunicaros.
  • No pasa nada por pedir ayuda. No existen las “súper-mamás”, no tienes por qué saberlo todo. Comenta con amigas, familiares o profesionales las dudas que tengas. Esto no quiere decir que seas peor madre, seguro que te sentirás comprendida y arropada.
  • Mírate al espejo, dedica un mínimo de tiempo para ti: cámbiate de ropa durante el día, sal a pasear con el bebé… Esto te obligará a arreglarte, salir y hablar con otras personas.
  • No olvides disfrutar del bebé, no solo ocuparte de él o cuidarle. A veces nos olvidamos del placer de que esté a nuestro lado debido al peso de la responsabilidad o del miedo a no saber cuidarle. Disfruta del contacto con él, abrázale, siéntele, bésale…

Si ves que no puedes gestionar tus emociones y te superan.

Si te sientes triste o ansiosa todo el tiempo, ¡atenta! Puedes estar teniendo una depresión postparto. Hasta el 13% de las madres españolas van a padecerla, según un reciente estudio realizado por el Hospital Universitario Vall d´Hebron (Barcelona). Si te pasa, no dudes en consultar con un profesional.

Fuente: Alicia Jiménez, psicóloga

Источник: https://centradaenti.es/afrontar-la-maternidad/

Ansiedad, depresión, psicosis: 1 de cada 5 mujeres tiene problemas en el embarazo y postparto

Maternidad y ansiedad

Una de cada cinco mujeres tendrá problemas de salud mental durante el embarazo y el postparto.

Sin embargo, solo una de cada cuatro se diagnostican, lo que significa que un 75% de las enfermedades mentales surgidas en este periodo pasan desapercibidas y sin tratamiento adecuado para las madres.

El estigma social y la falta de detección precoz son algunas de las claves que ayudan a entender estos números.

«Hay un estigma muy grande alrededor de las enfermedades mentales en general y en el periodo perinatal en particular.

Es un momento en el que se supone que la mujer tiene que estar muy feliz, tiene que ser el mejor momento de su vida y ellas mismas se sienten muy culpables si no es así”, dice Elena Serrano, psiquiatra perinatal y representante de la Sociedad Marcé Española para la Salud Mental Perinatal.

Para visibilizar el tema y aumentar la conciencia sobre los problemas de salud mental materna, se ha celebrado del 4 al 10 de mayo, la Semana Mundial de la Salud Mental Perinatal.

Treinta y nueve países y 155 organizaciones se han unido en una campaña para declarar el 6 de mayo como el Día Mundial de la Salud Mental Materna y sensibilizar al conjunto de la sociedad para este tema.

“Las mujeres que sufren algún tipo de problema mental en el periodo perinatal tienen que saber que es algo muy frecuente, que no les pasa solo a ellas y que hay salida. Hay profesionales que pueden ayudarlas”, dice Alfonso Gil, psiquiatra y docente del Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal.

La depresión postparto es el trastorno más frecuente. Pero hay otros, como la ansiedad, la depresión durante el embarazo, el trastorno obsesivo compulsivo o el trastorno bipolar, y el más grave de todos, y el que se da con menor frecuencia también, la psicosis postparto.

Los desencadenantes pueden ser variados.

“El embarazo es un cambio importante, a nivel fisiológico, psicológico y de modo de vida, con lo que conlleva un cierto grado de estrés; están los factores hormonales; el insomnio que es muy importante en el equilibrio mental y la componente psicológica”, destaca Serrano. 

Además de las consecuencias físicas y psicológicas para la madre, que se ve impedida de disfrutar de esta etapa de su vida, que vive con culpabilidad y una carga emocional difícil de soportar, de no tratarse, la enfermedad mental materna puede afectar directamente al feto y al recién nacido con impacto sobre su desarrollo físico, cognitivo y emocional.

Estigma y vergüenza

La estabilidad mental con la que una se enfrenta a un embarazo depende de las vivencias que haya tenido anteriormente.

«Si surge algún problema en el embarazo, o si se han tenido complicaciones en embarazos anteriores, que han llevado, incluso, a una pérdida perinatal, es normal que la mujer sienta miedo y mucha angustia en los primeros tres meses, por ejemplo», dice la psiquiatra. Sentimientos normales que, en el caso de persistir y ser difíciles de gestionar deberían hacer que la mujer pidiera ayuda profesional.

Pero la vergüenza y el estigma social hacen que las madres vivan estos sentimientos en soledad y no busquen ayuda especializada. Por eso, señalan los especialistas, sería importante que los profesionales de salud que más contacto tienen con la mujer en este periodo, estuviesen atentos y pudieran hacer un diagnóstico.

“Lo ideal es que se incluyera como una parte más de las pruebas de rutina que se hacen a la embarazada en atención primaria y con las matronas”, insiste Gil.

“Tal y como se hacen las pruebas de diabetes y demás enfermedades que pueden surgir con el embarazo, tendrían que hacerse lo mismo con la salud mental, con un cribado sencillo, de dos preguntas sobre su estado de ánimo.

Y a partir de ahí, según las respuestas, hacerle seguimiento y derivarla a los especialistas si hiciera falta”, añade.  

Se trata del test de Whooley, dos preguntas sencillas que ayudan a evaluar el estado anímico de las mujeres: si durante el último mes se han sentido bajas de ánimo, deprimidas o desesperanzadas; si han experimentado falta de interés o de placer en hacer las cosas. Las que contesten de forma positiva a una o a las dos preguntas necesitan un seguimiento más amplio para descartar posibles problemas de salud mental.

Gil llama la atención también para los casos en los que las mujeres ya padezcan algún tipo de trastorno, aunque sea leve, como la ansiedad: “El embarazo no es un factor protector, al revés. Puede desencadenar algún tipo de problema y, si han existido problemas de salud mental anteriormente lo más probable es que vuelvan”.

«No eres mala madre»

La familia y el entorno más cercano tiene también un papel determinante en la detección precoz. “Tienen que estar atentos porque, de normal, la mujer es muy reacia a pedir ayuda.

Por eso es tan importante desmitificar estos temas, que el conjunto de la sociedad sepa identificar las señales para que puedan pedir ayuda”, dice Serrano.

En general, el sentimiento de angustia, la preocupación constante con el embarazo y el insomnio son síntomas de que algo podría no ir bien a nivel de salud mental.

Cuando llegan a la consulta, la mayoría de las mujeres carga con un enorme sentimiento de culpabilidad y una etiqueta común rebotando en sus cabezas: “mala madre”. “La maternidad siempre se ha edulcorado.

Y las mujeres tienen que saber que no hay una sola manera de vivirla, hay muchas, todas diferentes y que no son malas madres porque no se sientan del todo felices en esa época, o porque desarrollen un problema de salud mental”, recalca Gil.

“No tiene nada que ver con su bebé, ni con que no lo quieran lo suficiente, pero muchas vienen con esa carga”, añade Serrano.

Por ello, la Sociedad Marcé Española para la Salud Mental Perinatal y el Instituto Europeo de Salud Perinatal han desarrollado, en paralelo a la campaña por la salud mental materna, otra iniciativa, con el nombre No Eres Mala Madre, contra el estigma y la culpabilización de las mujeres

Los especialistas insisten en la necesidad de normalizar una situación que es muy habitual – una de cada cinco mujeres la padecerán- y en la importancia de hacer ver a las madres que no están solas. “Es muy frecuente, es algo que no depende de su voluntad, ni de que hayan hecho algo mal y con ayuda profesional se puede tratar”.

En la situación actual de pandemia y con el aislamiento social obligatorio, los especialistas piden especial atención. Porque si ya es una situación que puede desencadenar cuadros de ansiedad en toda la población, un embarazo podría agudizar todos estos síntomas, al igual que el postparto.

Источник: https://www.elespanol.com/mujer/salud-bienestar/20200511/ansiedad-depresion-psicosis-mujeres-problemas-embarazo-postparto/488951352_0.html

9 síntomas que indican que sufres depresión y ansiedad postparto

Maternidad y ansiedad

Es muy alarmante el aumento de las mujeres que sufren de depresión y ansiedad. La depresión es especialmente femenina, ya que para un hombre depresivo hay dos mujeres con depresión. Las mujeres  que la sufren deben reconocer que tienen un problema para poder buscar ayuda.

Este tipo de enfermedades suelen ser más comunes de lo que se piensa. Los síntomas pueden presentarse de diferentes formas. Una persona no necesariamente puede tener todos los síntomas a la vez. El 10% de la población sufre de depresión en los distintos grados.

¿Causas de la depresión y ansiedad?

No hay causa que la determine, sino una combinación de factores que determinan este trastorno. Los investigadores resaltan puede significar un riesgo importante, si se sufre de depresión o ansiedad en el embarazo.

Es entendible por un lado, que la mujer se sienta vulnerable después de tener a un bebé. Esto puede deberse a distintos factores hormonales. Se tiene entendido que un 80% de las mujeres han experimentado cierta tristeza después de dar a luz. Al parecer esta es una reacción emocional, la cual puede permanecer por una semana.

Sin embargo, cuando ya los síntomas tienen al menos dos semanas, puede ser diagnosticada depresión de postparto. Esto tiene cura si se identifican los síntomas de manera temprana.

Comúnmente las madres se sienten mucho mejor al descansar un poco. En tal sentido, todo puede mejorar si la madre tiene ayuda para cuidar al bebé. Cuando la depresión y ansiedad se prolongan puede significar un riesgo tanto para ella como para el bebé. A veces este problema puede afectar la relación de la mujer con los demás.

Síntomas de la depresión y ansiedad posparto

Es importante saber la diferencia entre los cambios emocionales normales después del embarazo y las situaciones que no lo son. La sociedad hace que se torne difícil de admitir y enfrentar los sentimientos negativos que se crean en la maternidad. Por eso a muchas madres se les niega la posibilidad de que expresen sus sentimientos de rabia, enojo o frustración.

Puede ser muy difícil de entender para las personas en su entorno, poder distinguir cuando en realidad la parturienta requiere más apoyo. Para identificar las verdaderas razones de preocupación, es necesario observar los siguientes síntomas.

Dificultad para dormir

De tanto pensar en las cosas negativas, resultará difícil concebir el sueño. Sobre todo si el bebé se despierta durante la noche y la madre no tiene ninguna ayuda. Puede también que la madre le sucede lo contrario, que duerma mucho. Cualquiera de los dos extremos es malo, no es posible.

Llanto

Las madres pueden sentirse tristes periódicamente. Es entendible durante los primeros meses después de dar a luz. Pero si la mujer está llorando todo el día, varios días seguidos sin motivo alguno, se debe poner en contacto con un especialista.

 El enojo

Sentirse irritada, sin paciencia, fuera de control, es recurrente. En algunos casos el enojo puede ser una barrera para esconder el miedo y la vulnerabilidad que se tiene. Las mujeres después del embarazo sienten que nadie las comprende y esto conlleva al enojo.

Pérdida de interés en actividades que antes eran agradables

Es frecuente no querer hacer nada, a lo mejor por agotamiento, por estrés, tristeza. El desánimo puede resultar grave si no se trata desde temprano.

Dificultad en la concentración

Esto puede tener relación con la pérdida del interés en las cosas que antes parecía agradable. Tal vez con la nueva experiencia de tener a un hijo, de tanta cosas que debe aprender a veces la concentración no es muy buena. Olvido de algunas cosas, de palabras, ni siquiera son capaces de tomar una decisión.

 La depresión y ansiedad hacen que la mujer coma de manera exagerada sin detenerse, o disminuya su alimentación. Cada mujer es distinta, pero los trastornos alimenticios son recurrentes en esta etapa.

Cansancio

Las mujeres que no tienen un apoyo en sus necesidades y las del bebé se sienten agotadas, cansadas. Por lo general creen que la situación nunca acabará y se sienten débiles. En estos casos el cansancio es motivado por su problema emocional.

Miedo

Las mujeres pueden llegar a sentir que el miedo y la confusión se apoderan de ellas. El no saber lo que está pasando con todas las cosas nuevas a experimentar, provoca más ansiedad.

También sienten miedo de no ser capaces de ser una buena madre o creer que harán daño al niño. De igual manera, el temor surge por estar conscientes de tener un problema y no buscar ayuda. Este mismo sentimiento se relaciona con el temor a ser juzgada por los demás.

Inseguridad

Algunas mujeres piensan que no pueden cuidar de forma adecuada a su bebé. El sentimiento de culpa está latente, pensar que el niño estará mejor sin ella.

Al mismo tiempo puede pasar que experimenten sentimientos negativos hacia su persona. Por ejemplo, son frecuentes los casos de baja autoestima.

Источник: https://eresmama.com/9-sintomas-indican-sufres-depresion-ansiedad-postparto/

Cómo vivir la maternidad con menos ansiedad y más disfrute –

Maternidad y ansiedad

Sé que a muchas de mis clientas les gustaría tener herramientas específicas para poder resolver mejor los pequeños conflictos cotidianos que se presentan en casa cada día.

Por ello, le he pedido ayuda a Helena Ruiz Pino, una profesional experta en la materia que te va a encantar.

Helena nos ha preparado un fantástico artículo con importantes claves para vivir la maternidad con menos ansiedad y mejorar la relación con los pequeños de la casa. Déjame que te la presente:

Helena Ruiz Pino es especialista en comunicación familiar, coach y creadora de la metodología My Family Lab. Su misión es ayudarte con herramientas concretas y valiosas a recuperar la calma y el disfrute en la relación con tus hijos

Te dejo con ella…

¿Te esfuerzas por ser la madre perfecta?

¿Tienes la sensación de que hay días en los que consigues mantener la calma y eres todo paciencia? ¿Cómo es la relación con tus hijos esos días? Probablemente os sentís mucho más conectados y, como consecuencia, tus hijos estén mucho más dispuestos a colaborar contigo. Porque déjame decirte algo, un niño que no se sienta conectado contigo es un niño que casi con toda seguridad no va a estar dispuesto a colaborar.

Sin embargo, hay días en que no todo es tan “flower power» y te posee ese troll que todas llevamos dentro y a la mínima gritas a tus hijos, para después encima sentirte super culpable por ello.

Es viernes, llevas toda la semana con muchísimo trabajo y estrés, eso no te está dejando dormir demasiado bien, con lo que estás agotada y un poco irascible.  Para ti es imprescindible llegar puntual al trabajo hoy porque tienes una reunión con tu jefa.

Tus hijos que también están especialmente cansados después de llevar toda la semana en el cole, remolonean más de la cuenta  para desayunar y vestirse. Quieres permanecer calmada pero tu irritabilidad  y tus cuerdas vocales son más rápidas que tú.

 Y gritas: -¡ya está bien! ¡todos los días lo mismo! ¡siempre estáis igual! ¿es que nunca podéis hacer caso de lo que os digo? ¡Voy a llegar tarde por vuestra culpa! ¡Me tenéis harta!

Cuando consigues calmarte, te sientes tremendamente culpable por haber reaccionado así, y te machacas con un “no debería haber gritado así, soy lo peor, soy una madre horrible”

Muy a menudo, tanto en mis sesiones como en mis talleres, muchas madres me cuentan que viven su maternidad desde la ansiedad, y una de las frases que más me repiten es: Helena, no puedo más, tengo sensación de no llegar a nada, el trabajo, los niños, ¡estoy agotada y sobrepasada!. Me paso el día dando órdenes, gritando y amenazando a mis hijos y eso me hace sentir un sentimiento de culpa horrible.

Como puedes imaginar, este tipo de pensamientos, no hace sino alimentar esa sensación de vivir la maternidad desde la ansiedad.

¿Te sientes identificada con esto? Pues déjame decirte algo, las madres perfectas no existen ytus hijos no necesitan una madre perfecta, necesitan una madre consciente, y estoy convencida de que si estás leyendo este artículo es porque deseas detectar qué cosas puedes cambiar para sentirte orgullosa de ti misma como madre.

Te dejo aquí algunos tips que sé que te van a ayudar a soltar la carga de sentir que tienes que ser la madre perfecta con los hijos perfectos.

  1. Unas veces se gana, y otras se aprende: parece que vivimos en una cultura en la que no se tolera el error. Cada vez que te des cuenta de que te has equivocado, en lugar de machacarte, felicítate por haberte dado cuenta de ello, porque eso significa que estás saliendo del piloto automático.
  2. Hazte responsable de tus actos: La culpa es una de las emociones más destructivas que existen. En lugar de aferrarte a ella, asume tu parte de responsabilidad y pregúntate, ¿qué he aprendido de esto? ¿qué puedo hacer diferente la próxima vez?
  3. Repara si es necesario: Una manera de hacerte responsable de tus actos es pedir perdón si es necesario. La única manera de que tus hijos integren la importancia de pedir perdón, es ver que sus padres les piden perdón de corazón y con total normalidad.
  4. No pretendas ser como las demás: Afortunadamente cada persona es única y especial. Y tú no eres la excepción. Así que no te compares con otras madres, ellas tienen situaciones, retos y habilidades totalmente diferentes a las tuyas.
  5. Cambia tu foco: ¿Recuerdas cuando estabas embarazada y veías embarazadas por todas partes? Que curioso ¿no?. Esto es, porque donde ponemos nuestro foco poneos nuestra energía.  ¿Dónde está tu foco con respecto a tu maternidad? ¿En las cosas que haces mal o en las cosas que haces estupendamente bien? Si normalmente sólo te fijas en las cosas que haces mal, necesitas poner tu scanner de detectar las cosas que haces bien a máxima potencia. ¡A por ello! Ya verás como de repente te das cuenta de que hay millones de cosas que haces bien que antes te pasaban totalmente desapercibidas.
  6. Sé amable contigo misma: Muy a menudo somos nuestro peor verdugo. Estoy convencida de que si hablásemos a nuestras amigas como nos hablamos a nosotras mismas, nos quedaríamos sin amigas en un minuto. Así que cada vez que te digas, “lo he vuelto a hacer fatal, soy la peor madre del mundo”, cambia tu discurso y dite a tí misma, “que suerte que me he dado cuenta de que no lo he hecho como me hubiese gustado, porque eso me da la oportunidad de aprender y hacerlo mejor la próxima vez” Así que trata de ser comprensiva contigo, de darte amor y cariño. Quiérete, sonríete y abrázate, te lo mereces muchísimo.

Y sobretodo, acuérdate de hacer lo posible para volver a disfrutar de la relación con tus hijos, ¡merece muchísimo la pena! Y te aseguro que es totalmente posible. En estos años me he dado cuenta de que con estrategias y herramientas que sean aplicables en tu día a día, puedes conseguir recuperar la calma y el disfrute en la relación con tus hijos.

¡Un gran abrazo!

Helena

Источник: https://menteencalma.com/maternidad-sin-ansiedad/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: