Maternidad y libido

TEMA 7

Maternidad y libido

Para entender el cambio tan grande que supone el parto en la vida sexual de una mujer, conviene tener en cuenta lo que ocurre durante la gestación.

La sexualidad durante el embarazo

Durante la gestación no existe peligro alguno por mantener una vida sexual activa, excepto en el caso de que la gestante sufra hemorragias o que haya roto la bolsa de las aguas.

El importante aumento de estrógenos y progesterona que se produce durante el embarazo hace que zonas erógenas como los genitales externos y los pechos estén mucho más irrigadas e inervadas y que su tamaño aumente, lo que conduce a un incremento importante de la sensibilidad. Por lo general, se produce un aumento de la libido (deseo sexual) y una mayor facilidad para alcanzar el orgasmo.

Cuando una mujer embarazada se excita, aumenta el volumen de sangre con oxígeno que llega a toda la pelvis. Ello se traduce en una “merienda” extra para el bebé intrauterino, al que también le llegarán buenas sensaciones transmitidas por sustancias químicas transmisoras de placer y endorfinas.

Tener una vida sexual activa durante el embarazo también ayuda a que el cérvix esté más maduro, blando y entreabierto para el parto.

Pero no sólo de hormonas vive la libido, y los expertos coinciden en que el cerebro es el máximo creador o destructor de deseo sexual.

Ello puede explicar que algunas mujeres sufran precisamente un descenso de libido durante el embarazo aunque físicamente todo esté preparado para lo contrario.

En general, aquellas mujeres que viven los cambios en su cuerpo con alegría, que se ven guapas y radiantes en el espejo, suelen tener también una vida sexual más activa durante su gestación. En cambio, aquellas mujeres que no se gustan embarazadas y se ven a si mismas como deformes no viven bien su sexualidad en el embarazo.

Las reacciones de los hombres también son diferentes: a algunos, tanta curva y redondez les dispara la libido. A otros, en cambio, el miedo a dañar a su mujer o al bebé les puede y notan un descenso en su deseo sexual.

Todo cambia cuando nace el bebé

Pero todo cambia en el posparto, cuando la libido baja hasta cotas insospechadas en la mayoría de mujeres. De hecho, ninguna hembra mamífera se pone en celo durante la lactancia; sus pretendientes lo perciben por el olor y ni se acercan.

Las únicas especies mamíferas que mantienen relaciones sexuales durante el periodo de lactancia son los humanos y los canguros.

En realidad, este descenso del interés sexual por parte de la hembra es una ventaja evolutiva, una reacción que la naturaleza ha desarrollado para preservar el interés de la madre por su cría recién nacida.

Causas hormonales

La causa más importante es hormonal. De tener cifras astronómicas de estrógenos y progesterona segregadas por la placenta, tras el alumbramiento nos quedamos a cero de esas hormonas. En cambio, segregamos prolactina, que es una hormona antagonista de las que hacen tener libido y ser fértil: estrógenos, progesterona y testosterona.

La mujer que amamanta, durante los primeros 6 meses está hormonalmente en una situación parecida a la menopausia. Por eso aparecen signos comunes a la misma, como sequedad vaginal y sofocos de calor.

Causas físicas y la influencia del parto

Al factor hormonal se suman otros, como el sueño y el cansancio que suelen tener todas las mujeres ―y también los hombres― que están criando a un bebé.

Cuesta mucho encontrar un momento para las relaciones sexuales, y cuando éste aparece es muy posible que el bebé lo interrumpa con su llanto.

El parto tiene una influencia muy grande en la sexualidad de una mujer. Dar a luz es un suceso muy impactante e intenso.

Después de haber tenido sensaciones tan fuertes e intensas en la vagina durante el nacimiento, después de haber sentido en muchos casos un dolor importante durante días o semanas en ella debido a una episiotomía, por ejemplo, es difícil cambiar el “chip” y empezar a pensar que ahora tenemos que sentir placer por esa misma vía.

A menudo, la episiotomía causa dispaurenia (relación sexual dolorosa) a largo plazo.

En estas situaciones, es mejor postponer las relaciones sexuales con penetración. Se puede practicar el sexo sin penetración de forma muy variada, y las caricias cobran especial importancia en esta etapa. Usar un lubricante o aceite vegetal para combatir la sequedad vaginal, tener paciencia, cariño y respeto es lo mejor.

Aquellas mujeres que han tenido un parto natural, poco intervenido y sin traumatismos vaginales posiblemente no tengan problema alguno para reiniciar relaciones sexuales, y también es posible que su libido no baje tanto.

En todo caso, aunque se siga dando el pecho, alrededor de los 6 meses la prolactina ya no alcanza valores tan altos como en el posparto inmediato, pues la producción de leche deja de ser un fenómeno endocrino (controlado por las hormonas) y se mantiene gracias a la succión y vaciado frecuente de los pechos. Los niveles basales de estrógenos, progesterona y testosterona vuelven a subir, y también la libido empieza a recuperarse.

¿Y la parte emocional?

Después del parto, la madre ha creado un vínculo intenso con el bebé, las endorfinas segregadas a raudales durante el parto han creado una especie de nube de amor en la cual sólo entran el recién nacido y la madre. Casi toda la energía sexual y afectiva de ésta se dirigen hacia el recién nacido en una relación perfecta de amor mutuo.

En el posparto, la mayoría de madres necesita el amor, afectividad y protección por parte de su pareja. Quieren abrazos y palabras de cariño, pero no les apetece practicar el sexo.

El padre puede malinterpretar la demanda de cariño con demanda de sexo, y sentirse mal al ser rechazado. La madre puede intentar solucionarlo evitando el contacto físico y no demandando más cariño.

El padre puede reaccionar pensando que la culpa es del bebé, pues desde que nació su mujer ya no es la misma, se ha vuelto distante y el bebé la tiene totalmente absorbida.

En estos casos, el posparto se convierte en una auténtica prueba de fuego para la pareja.

Para superarla, es crucial la comunicación. Él debe saber que existen unos factores físicos y emocionales importantes que hacen que su mujer no sienta deseo sexual, pero que le sigue amando y necesitando más que nunca.

Y ella debe saber que él quizás se siente solo y excluido de la nube de amor, quiere ayudar y no sabe cómo hacerlo.

El padre puede abrazar y dar cariño sin esperar sexo a cambio, y muy posiblemente ello conduzca a mejorar la relación, y por tanto a aumentar el deseo sexual de su mujer.

También es frecuente que las madres lactantes rechacen la estimulación de los pechos durante la relación sexual, es como si quisieran reservarlos sólo para su bebé.

Debido a la oxitocina que la madre segrega durante el orgasmo, algunas mujeres pueden tener un reflejo de eyección con salida de leche.

¿Es normal sentir placer sexual mientras se da el pecho?

Algunas mujeres experimentan placer mientras dan el pecho a sus hijos, lo que puede generarles un gran desconcierto e incluso sentimientos de culpa.

El tabú del incesto es muy fuerte, y cualquier sensación sexual directamente relacionada con los hijos se interpreta por lo general como algo que debe reprimirse.

Pero no hay que perder de vista que la lactancia, al igual que el embarazo, forma parte del ciclo sexual y reproductivo de las mujeres, y el baile hormonal que se produce cuando el bebé succiona el pezón de su madre bien puede desencadenar sensaciones de placer físico. No es de extrañar que así sea.

Al fin y al cabo, la naturaleza siempre se ha asegurado de que todas aquellas actividades que son imprescindibles para el mantenimiento de la vida (comer, reproducirnos, dormir) nos resulten sumamente placenteras.

La lactancia no es una excepción, y en condiciones normales amamantar es una experiencia muy agradable para ambos, madre e hijo. Algunas mujeres, además, pueden llegar a experimentar sensaciones más intensas e incluso excitación sexual. Saber que es algo perfectamente normal, aunque no demasiado frecuente, puede ayudar a que disfruten de esos momentos sin temor.

En la edad Media era peor…

En la edad media se consideraba impuro mantener relaciones sexuales con una madre lactante, puesto que se pensaba que el semen podía contaminar la leche. Por ello, los maridos de las clases pudientes pagaban una nodriza. De ese modo, podían tener acceso carnal a su mujer a las pocas semanas del parto y éstas tenían a menudo un hijo cada año durante toda su vida reproductiva.

Artículo redactado por Inma Marcos. Asesora de Lactancia de ALBA. Comadrona. IBCLC.
Revisado por Eulàlia Torras. Asesora de Lactancia de ALBA

↑ subir

Источник: https://albalactanciamaterna.org/lactancia/tema-7-lactancia-familia-y-sociedad/lactancia-materna-y-sexualidad/

¿Se pierden las ganas de sexo después de ser madre?

Maternidad y libido

La sexualidad es fuente de salud, placer, afecto, intimidad y creatividad, y está presente a lo largo de toda nuestra vida, aunque se manifieste de forma diferente según las etapas que atravesamos. Una de las más importantes en la vida de una mujer y su pareja es el nacimiento de un hijo, y en este periodo, como en los demás, la sexualidad tiene una expresión propia.

Son muchas las mujeres que, tras dar a luz, aseguran haber perdido el deseo sexual. Un estudio publicado en 2015 que se realizó en Australia con 1.

507 madres primerizas, a las que se hizo un seguimiento a los 3, 6 y 12 meses después del parto, arrojó que el 89% describía problemas de salud sexual en los primeros tres meses tras dar a luz y que el 51% continuaba con ellos a los 12 meses.

Factores que dificultan el coito

“La pérdida del deseo sexual se explica porque en el puerperio confluyen una serie de factores”, señala Francisca Molero, presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS).

“Por un lado, están los cambios fisiológicos: hay una disminución de las hormonas sexuales –estrógenos y testosterona- y una liberación de prolactina, causante de la producción de leche materna y antagonista de las hormonas sexuales para que toda la atención de la madre esté centrada en el cuidado del bebé. Por eso el cuerpo no responde”, explica la doctora Molero.

“Por otro lado, se dan también cambios hormonales, pero a nivel cerebral, que influyen en el estado emocional de la mujer –siente tristeza, ansiedad, pérdida de energía, inquietud…-, que de agravarse puede desembocar en la conocida como depresión posparto”.

A esto hay que añadir las posibles secuelas del parto que provocan un malestar físico en la mujer que dificulta el coito, como la episiotomía (incisión en el perineo para facilitar la salida de la cabeza del bebé), las hemorroides o los desgarros a nivel de vagina y/o vulva. Sin olvidar el temor al dolor durante las relaciones sexuales y a un nuevo embarazo, así como el cansancio -las primeras semanas después del nacimiento del niño son, por lo general, agotadoras-.

“El deseo erótico de la mujer va a depender también de la historia sexual previa”, apunta Molero.

“Cada vez es más frecuente encontrarse con parejas que han tenido problemas de esterilidad y presentan disfunciones sexuales.

Unas disfunciones que se iniciaron por el estrés de tener una actividad sexual programada con fines reproductivos y normalmente sin deseo, y que acaban manteniéndose y cronificándose después de la llegada del hijo”.

En la mayoría de los casos, la respuesta sexual se va recuperando progresivamente. Según la doctora, “a los tres meses del parto la capacidad orgásmica es igual o ligeramente superior a la que existía”.

Eso sí, “debido al clima hormonal, las mujeres que dan el pecho tienen peor respuesta sexual que las que no lo hacen”. En las lactantes, la recuperación de la libido no se producirá hasta unos seis meses después del parto.

Tras ese periodo, la prolactina ya no alcanzará valores tan altos como durante el puerperio y, por lo tanto, el nivel de estrógenos y testosterona regresará a su estado normal.

La comunicación, clave para retomar la actividad sexual

Aunque por lo general la actividad sexual se acabará recuperando paulatinamente, Molero ofrece una serie de pautas para reavivar el fuego. “En primer lugar, tanto el hombre como la mujer deben mostrar una actitud positiva de querer retomar los momentos de intimidad y los encuentros sexuales”.

En este punto, destaca que si el diálogo entre la pareja siempre es importante, lo es mucho más en una situación tan especial como la que sigue al parto.

“Cuanto mayor es la comunicación, con más plenitud se disfruta de la vida sexual”. Molero recomienda a la mujer compartir con su pareja lo que siente para que esta conozca qué está pasando por su cuerpo y su mente.

“El otro no es adivino y necesitará una guía para que la experiencia sexual sea placentera nuevamente”.

Una vez están las cosas claras, la sexóloga insta a ambos a hacer verdaderos esfuerzos por hallar espacios de pareja adulta, en los que vuelvan a encontrarse y reconocerse, ya sea dejando al bebé con otra persona de confianza para salir a dar un paseo o preparando al otro una cena romántica sorpresa. “Que se incorpore un nuevo miembro no significa que la pareja deje de serlo”.

Llegado el momento de expresar la sexualidad, esta no tiene por qué consistir solamente en el coito.

Son válidas las caricias, los besos, los masajes corporales, las palabras de amor y ternura entre ambos… Aquí Molero se muestra taxativa: “En una relación sexual interviene todo el cuerpo y cuando una pareja desea compartir sentimientos de intimidad, amor y sexo, lo puede hacer sin la obligatoriedad de la penetración. La sexualidad no es solo genitalidad”.

Источник: https://muysaludable.sanitas.es/salud/sexualidad/se-pierden-las-ganas-sexo-despues-madre/

Maternidad y libido

Maternidad y libido

La libido de la mujer aumenta a través de su estimulación sexual. La estimulación sexual puede desarrollarse a través de la vista, el tacto, el olfato o la estimulación directa de las distintas zonas erógenas del cuerpo.

Cuando aumenta la libido, la mujer percibe una serie de cambios en su cuerpo:

– Aumentan unos grados su temperatura corporal.

– Sube el flujo de sangre en la zona genial externa y vaginal.

– La lubricación de la vagina se vuelve más intensa, aunque hay mujeres que sufren sequedad vaginal.

– La respiración se vuelve más agitada.

– Sube el pulso.

– Los pezones aumentan su dureza. El orgasmo es la culminación del aumento de la libido. Cuando una mujer llega al orgasmo son comunes las contracciones en el suelo pélvico, en el músculo uterino y en todos los músculos del periné.

No todas las mujeres llegan a esta culminación del mismo modo. Se deben diferenciar los orgasmos vaginales de los orgasmos clitorianos.

También hay que destacar que un porcentaje de la población sufre anorgasmia (no son capaces de llegar al climax) y vaginismo, algo que puede afectar a su libido.

¿Por qué disminuye la libido?

La disminución de la libido femenina se exteriorizará a través de la disminución del deseo de mantener relaciones sexuales. Hay varias razones por las que esto puede ocurrir:

– Edad: la llegada de la menopausia supone una disminución en la producción de estrógenos y esto causa una disminución del deseo sexual.

– Parto: después del parto, las mujeres suelen sufrir una disminución de la libido. Por el contrario, la libido suele aumentar durante el embarazo, por lo que muchas mujeres suelen tener más ganas de tener sexo durante el embarazo.
 

¿Qué pasa con la libido en el embarazo?

El embarazo es una etapa caracterizada por los cambios físicos, psicológicos y emocionales. Estos no solo te pueden afectar a ti, también pueden afectar a tu relación de pareja y a tu vida sexual.

Normalmente en el embarazo ocurren dos cosas, la madre puede tener miedo a que mantener relaciones sexuales afecte al desarrollo del bebé, mientras que el padre puede tener miedo a hacerle daño.

Ambas aprensiones no tienen justificación, está demostrado que las relaciones sexuales en el embarazo no están relacionadas con un parto prematuro o la rotura temprana de las membranas (los grandes temores de las parejas).

En algunas mujeres en el primer trimestre puede reducirse el deseo sexual, sobre todo en las que tienen síntomas como pueden ser náuseas y vómitos. El hombre puede también modificar sus comportamientos sexuales. En algunos el deseo sexual aumenta y en otros disminuye. Algunos hombres pueden negarse a mantener relaciones sexuales por el miedo a dañar al bebé. En cambio, hay algunas parejas que perciben este periodo como el mejor, ya que aumenta la cantidad de hormonas que circulan en el organismo de la mujer y el flujo sanguíneo. A esto se le junta que los órganos sexuales y los pechos están más sensibles. En el segundo trimestre la pareja está más acostumbrada a la situación. Suele ser una etapa más equilibrada y, normalmente el interés sexual aumenta. En esta etapa la mujer puede sentirse menos atractiva debido a diferentes trastornos del embarazo (como varices, haber engordado, etc.) y esto puede hacer que no quiera mantener relaciones sexuales.

En los tres últimos meses del embarazo normalmente se pueden mantener relaciones sexuales sin riesgo para madre y bebé. A pesar de esto, la situación comienza a hacerse más incómoda, se tendrán dificultades para dormir debido al aumento del tamaño del feto, lo que puede hacer que la frecuencia de las relaciones sexuales disminuya.

Las relaciones sexuales durante el embarazo permiten a la pareja continuar con una cercanía afectiva. Además, da seguridad a la madre ya que sentirá que, a pesar del embarazo, sigue siendo atractiva y puede seguir con su rol de pareja-amante.

¿Se pierden las ganas después del parto?

Muchas mujeres experimentan una pérdida de deseo sexual después de haber dado a luz. Un estudio estima que el 89% de las madres primerizas tenía problemas de salud sexual los 3 primeros meses después de dar a luz y que el 51% continuaba con estos problemas después de 12 meses.

Esto ocurre porque hay una disminución de las hormonas sexuales y una liberación de prolactina (hormona encargada de la producción de leche materna y antagonista de las hormonas sexuales).

En esta etapa las madres suelen estar centradas en el bebé y en muchos casos se olvidan de su vida sexual.

Por otro lado, los cambios hormonales pueden influir en el estado emocional de la mujer y puede sentirse triste, con ansiedad, sin energía, etc. Esto puede ser síntoma de depresión posparto.

A todo esto hay que añadirle las posible secuelas del parto, que producen malestar físico en la mujer, algo que dificulta el coito. Los causantes de esto pueden ser la episiotomía, las hemorroides o los desgarros. No podemos olvidarnos de resaltar el miedo que se puede tener al dolor durante las relaciones sexuales o a un nuevo embarazo, así como el cansancio (las primeras semanas después del nacimiento del bebé suelen ser agotadoras).

En la mayoría de los casos el deseo sexual se va recuperando poco a poco. Se estima que a los tres meses del parto la capacidad orgásmica de la mujer es igual o ligeramente superior a la que existía antes.

En las mujeres lactantes se puede tardar un poco más en recuperar la libido, se estima que hasta los 6 meses, cuando los niveles de prolactina no son tan altos como durante el puerperio y, por lo tanto, los estrógenos y la testosterona regresan a sus niveles normales.

 

¿Cómo puedo aumentar mi libido de manera natural?

Hay una serie de métodos que puedes seguir si quieres que tu libido aumente:

Maneja la ansiedad: tener unos niveles altos de estrés hace que el deseo sexual disminuya.

Las mujeres con un horario de trabajo intenso, responsabilidades de cuidado u otros factores estresantes, pueden hacer que te sientas fatigada y por lo tanto no te apetezca mantener relaciones sexuales.

Existen varias cosas que puedes hacer para manejar la ansiedad y mejorar la salud mental, entre ellos:

            1. Mantén una buena rutina de sueño

            2. Ten tiempo libre para dedicar a algo que te gusta

            3. Haz ejercicio regularmente

            4. Trabaja para mejorar las relaciones

            5. Habla con un terapeuta
 

Mejora la calidad de tu relación de pareja: muchas personas pueden experimentar un periodo en el que hay menos deseo sexual y frecuencia de reacciones sexuales. Esto puede ocurrir si llevas mucho tiempo con tu pareja, o si una persona percibe que las cosas no van bien en sus relaciones íntimas. Para mejorar esto puedes:

            1. Planifica las noches de cita

            2. Realizad actividades juntos fuera de la habitación

            3. Tened una comunicación abierta

            4. Pasad tiempo de calidad juntos

– Enfócate en los preliminares: tener mejores experiencias sexuales puede incrementar el deseo de una persona de mantener relaciones sexuales, y por lo tanto elevar su libido.

Esto es especialmente importante si acabas de tener un bebé, ya que las relaciones sexuales con penetración pueden darte miedo (debido a la episiotomía) o pueden ser molestas o dolorosas.

Estos preliminares pueden mejorar las experiencias invirtiendo más tiempo en el contacto, los besos, los juguetes sexuales o el sexo oral.

– Duerme bien: si tienes un hijo pequeño esto puede parecerte tarea imposible. Intenta dormir bien ya que esto puede mejorar el estado de ánimo general y los niveles de energía de una persona.

– Mantén una dieta nutritiva: una dieta nutritiva y equilibrada puede beneficiar el deseo sexual estimulando la circulación y la salud cardíaca. Además, se deben eliminar alimentos específicos que pueden disminuir la libido.

 El síndrome metabólico y las enfermedades cardiovasculares pueden afectar el funcionamiento sexual físico. Además, también puede afectar a la libido el síndrome de ovario poliquístico.

Lo mejor es comer una dieta rica en vegetales, baja en azúcar y alta en proteínas magras, eso puede evitar los trastornos que afectan a la libido.

– Prueba remedios naturales: hay pocas investigaciones que demuestren la efectividad de los remedios naturales herbales aumenten la libido en la mujer, pero se cree que los remedios herbales que pueden funcionar son: maca, tribulus, ginkgo y el gingseng. Antes de utilizar cualquier medicina herbal, es necesario que lo consultes con tu médico, sobre todo si le estás dando el pecho a tu bebé.

– Haz ejercicio con regularidad: hacer ejercicio regularmente puede ayudar a la libido de muchas maneras.

– Mantén un peso saludable: algunos expertos relacionan el sobrepeso y la obesidad con el bajo deseo sexual, junto a otros factores relacionados con la reducción de la fertilidad.

– Deja de fumar:si no lo has dejado cuando has tenido a tu bebé, puede que esto te anime a hacerlo. Los cigarrillos pueden tener un impacto negativo en el sistema cardiovascular, y esto es importante para el buen funcionamiento sexual.

– Prueba la terapia sexual: el deseo sexual es algo complicado y tiene componentes psicológicos y físicos. La terapia es una estrategia muy efectiva a la hora de aumentar la libido. La asesoría individual puede ayudar a la percepción negativa sobre el sexo, la autoestima y las causas secundarias de la llibido baja (como la depresión o la ansiedad).

Sequedad vaginal

Definición:

Tras el embarazo, los ajustes hormonales, además de desequilibrar tu termostato interior haciéndote sentir frío o calor, pueden favorecer la sequedad vaginal ya que la mucosa está irritada y necesita un tiempo para recobrar sus funciones. Este problema tiene su importancia en la medida en que de su recuperación depende también el retorno de las relaciones sexuales placenteras y sin dolor.

Síntomas:

Dolor durante las relaciones sexuales.

Tratamiento:

Para conservar la lubricación, el aseo íntimo debe hacerse con productos específicos, que no contengan jabones y sobre todo no utilizar antisépticos, pues destruyen las defensas naturales, dejando la puerta abierta a las infecciones como candidiasis o vaginosis. Por ello es importante asearse además después de cada relación sexual.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/padres/psicologia-y-sexualidad/maternidad-y-libido-11385

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: