Maternidad y miedos

Miedo a ser madre: por qué aparece y cómo superarlo

Maternidad y miedos

El miedo a ser madre es uno de los fenómenos psicológicos que pasa más desapercibido, a pesar de que es experimentado por muchas mujeres. No es algo a tomarse a la ligera, pues se corresponde con la maternidad, hecho que transforma el día a día de quien va a tener un bebé y que, por consiguiente, piensa en todo este proceso a través de una fuerte implicación emocional.

En este artículo veremos por qué puede aparecer el miedo a la maternidad y qué puede hacerse para superarla.

Miedo a la maternidad: posibles causas

El miedo a ser madre es relativamente frecuente en mujeres que valoran la posibilidad de quedarse embarazadas por primera vez o que ya lo están.

En este último caso, el impacto emocional que supone recibir la noticia del embarazo puede llevarlas a un grave sufrimiento incluso si ya tenían planeado quedar encintas.

La ambigüedad y la ambivalencia en los sentimientos es algo muy característico cuando el miedo a la maternidad está presente.

A continuación vernos algunas de las ideas clave más importantes para valorar cuáles pueden ser las causas de este temor, en cada caso.

1. ¿Es un embarazo deseado?

Algunas mujeres confunden el miedo a ser madres con el simple hecho de no desear ser madres.

Debido a los rastros que deja el machismo que ha imperado durante siglos en prácticamente todas las culturas, se tiende a pasar por alto la voluntad de las mujeres en lo que respecta a su propia capacidad para concebir, dando por supuesto que la maternidad es una fase de la vida por la que deberán pasar, cuando esto no es así en absoluto.

No querer tener hijos es, por supuesto, algo totalmente legítimo, y la presión social que pueda llevar a ver como un problema la negativa a tener un bebé no debería ser vista como un problema individual, sino como uno colectivo, comunitario.

2. El miedo a las complicaciones médicas

Muchas mujeres sienten miedo al pensar en el peligro que supone el parto.

Si bien afortunadamente en la mayoría de países desarrollados es posible dar a luz en unas condiciones de atención médica que aportan mucha seguridad, hay veces que no se puede contar con esta garantía (ya sea a causa del lugar en el que se vive o por otros condicionantes materiales). Por otro lado, también puede ocurrir que se sobreestime ese peligro.

Además, en muchos casos se percibe un miedo doble: a morir una misma, y a que muera el bebé.

3. El temor a no estar preparada

También es muy frecuente, dentro de los casos del miedo a ser madre, que se vea la maternidad como una tarea que requiere muchas habilidades y competencias a la vez, sin dejar tiempo a “entrenarse” en ellas sin exponer al recién nacido a riesgos o peligros. El nuevo rol de madre es visto como una transformación total que requiere adoptar unos hábitos totalmente distintos, algo que no es sencillo de realizar ni de planificar.

4. El miedo a transmitir problemas

Más allá de la posible incapacidad imaginada de ser madre, también hay quien teme crear una nueva vida, ya que asume que posiblemente tendrá una existencia desdichada por el hecho de haber nacido de quien ha nacido, heredando toda una serie de problemas.

¿Cómo superar el miedo a ser madre?

Tal y como hemos visto, el miedo a ser madre no se basa en la falta de voluntad de serlo, sino al temor de crear grandes problemas a partir de un embarazo, a pesar de que hay algo en la maternidad que resulte seductor o incluso a pesar de querer tener un bebé. Es decir, existe una dualidad: se desea tener un hijo o hija, pero hay una serie de obstáculos que pueden dañar a la mujer que lo sufre o al bebé que está por venir, o a ambos, y que resultan casi inherentes al proceso de convertirse en mamá.

Cada caso es único, y la intensidad de este temor puede variar mucho. Para aquellas mujeres que se sientan especialmente mal con esta angustia, es recomendable acudir a un profesional de la salud mental, pero para el resto, puede ser suficiente tratando de aplicar unos principios muy básicos y sencillos que veremos a continuación.

1. Informarse sobre la cobertura sanitaria

Es un primer paso muy básico que puede evitar muchas preocupaciones.

Ver el modo en el que los equipos médicos pueden atender a las necesidades y a los posibles problemas que surjan durante la maternidad es un alivio.

En muchas ocasiones, se prefiere no hacer esto para no tener que pensar en el embarazo (dado que produce ansiedad), pero si se sortea este primer obstáculo, buena parte del miedo se irá.

2. Valorar las condiciones materiales en la que se vive

Si existen motivos para pensar que la maternidad es materialmente inviable por falta de recursos, es recomendable postergar el embarazo, pero para ello es importante pedir terceras opiniones, porque el miedo a la maternidad puede sesgar mucho nuestro punto de vista.

3. Empezar a aprender a ser madre

Es cierto que cuidar de un bebé es una responsabilidad, pero no es una tarea reservada solo para una élite intelectual o física: con el debido proceso de aprendizaje, se puede desempeñar bien este rol materno o paterno.

El simple hecho de implicarse e ir aprendiendo durante los meses previos hace que nos sintamos más preparados y que el miedo a ser madre se vaya, a la vez que aumenta la autoestima.

Источник: https://psicologiaymente.com/clinica/miedo-a-ser-madre

5 Miedos Más Comunes Antes De Ser Madre Y Cómo Manejarlos

Maternidad y miedos

Existe mucha ambigüedad en los sentimientos que pueda tener la mujer ante la maternidad. Nadie nos da un manual específico de cómo ser madre.  Pero si podemos tener algunas causas probables de este tipo de miedo a la maternidad: 

Súper Mamá, algunas mujeres confunden el miedo a ser madres con el hecho de no desear tener hijos. La maternidad es una etapa de la vida que puedes decidir ser parte o no y esta bien. Todas tenemos derecho a elegir libremente si es un camino que queremos transitar. 

  1. Terror a cualquier complicación médica. 

Muchas mujeres sienten temor al pensar en el peligro que supone el parto. Afortunadamente, en muchos países desarrollados, es posible dar a luz en condiciones médicas óptimas. Lamentablemente, en algunos países np se tiene seguridad de esto. Cuando no se tienen garantías sobre las condiciones de salubridad,  genera mucho miedo e inseguridad. 

Por lo general, Súper Mamá, es normal que toda mujer sienta un miedo por partida doble: perder la vida propia, que muera el bebé o que mueran ambos. 

  1. El miedo a no estar preparada. 

También, este miedo está asociado a pensar que, como mujeres, no tenemos todas las habilidades y competencias a la vez. Para atender y prestar los debidos cuidados que deberá tener un hijo para el resto de la vida.  Además del pensamiento de que el tiempo de embarazo no será suficiente para entrenarse. 

Esto hace que, como mujer, veas el rol de madre como una gran transformación global que requiere adoptar unos hábitos totalmente distintos. Algo que no es sencillo de realizar ni planificar. 

  1. El temor a transmitir una carga de problemas. 

Hay mujeres que tienen condiciones físicas y de salud vulnerables con una carga genética difícil. Esto las lleva a pensar el hecho de no querer heredarle ningún tipo de complicación de salud a su bebé. Esto ¡aterra! 

En este caso puntual, si tu deseo es ser madre, lo mejor que puedes hacer es consultar cualquier complicación o antecedente de salud con tu médico especialista. Quien te explicará las opciones para poder ser madre. ¡La idea no es cerrarte a la primera, busca opciones!

  1. Temor a tener un bebé con necesidades diferentes. 

Existe un pensamiento de angustia sobre traer un bebé al mundo que necesite de cuidados diferentes. Por supuesto que es todo un reto. Sin embargo, Súper Mamá, existen muchos tratamientos y profesionales que podrán orientarte. 

¿Cómo superar el miedo a ser madre? 

Súper Mamá, como verás el miedo que puede sentir toda mujer a ser madre, es un hecho natural. Va más allá de desear tener un hijo. Hay una serie de obstáculos que pueden perjudicar este deseo.  

Cada caso es único. Los miedos que pueda sentir cada mujer tienden a variar con el tiempo. Si el miedo que sientes a ser madre se hace muy fuerte y te provoca angustia, es importante acudir a un profesional de la salud mental. Pero si tu miedo es, de alguna, manera llevadero puedes seguir estos principios básicos para mejorar este sentimiento de angustia: 

  • Prevé la cobertura de tu seguro de salud.

Súper Mamá, se trata de planificarte buscando un especialista que te oriente en cada paso. Desde el momento que te enteres del embarazo te ayude a controlar el desarrollo de tu bebé y tengas ya organizado el centro de salud donde darás a luz. 

  • Toma en cuenta tus condiciones de vivienda. 

Es importante tener unas condiciones mínimas donde el niño pueda desarrollarse plenamente. Un hogar que le dé seguridad, amor, protección y los mejores cuidados para crecer sano y feliz.  Si no estás en óptimas condiciones, es mejor postergar, por un tiempo, la decisión de tener un bebé.

  • ¡Empieza a aprender a ser madre!

Ciertamente cuidar a un bebé es una gran responsabilidad, pero no es una tarea imposible que requiera mayor esfuerzo intelectual. Todo lo que debes saber es un protocolo específico para los cuidados del recién nacido. Esta es una etapa que pasa rápidamente. 

Puedes leer libros sobre maternidad o inscribirte en algún curso. Al final, tu misma armaras el manual para criar a tu peque.

Súper Mamá, el miedo a ser madre no puede llegar al extremo de crear en ti ¡terror o pánico!Es importante que puedas platicar con los especialistas al respecto. Para que logres minimizar esta sensación y, progresivamente, puedas tomar una decisión acertada sobre lo que realmente quieres al respecto.  

Súper Mamá, ¿Has sentido miedo al pensar en ser madre? ¿Estás teniendo este miedo y ansiedad durante el embarazo? Coméntanos tu valiosa experiencia.                 ¡Te leemos! 

Источник: https://supermamaspanama.com/articulos/dulce-espera/5-miedos-mas-comunes-antes-de-ser-madre-y-como-manejarlos/

Quiero ser madre, pero tengo miedo

Maternidad y miedos

Los tiempos han cambiado tanto que han transformado incluso la concepción de la maternidad, dando paso a una buena cantidad de mitos y convirtiendo la gesta en un proceso intimidante para algunas mujeres. Incluso queriendo tener un hijo, se abstienen de ello porque lo complicado del reto les abruma.

Lo bueno es que actualmente eres tú y solo tú quien decides si quieres ser madre o no. Hablamos de una gran conquista porque hasta hace relativamente poco tiempo había mucha presión social frente al tema.

El problema es que ahora algunas mujeres se fueron al extremo opuesto. Para ellas, tener un hijo dejó de ser un hecho natural y pasó a convertirse en algo demasiado complejo, que es mejor evitar. No es así. Lo único realmente importante en todo esto es que cada mujer sea consecuente con su deseo.

“Tomar la decisión de tener un bebé es trascendental: significa decidir que desde ese momento tu corazón empezará también a caminar fuera de tu cuerpo”.

-Elizabeth Stone-

El miedo a la maternidad

Experimentar cierto temor frente a la maternidad es perfectamente normal. Se trata de una situación que implica cambios estructurales, tanto en el cuerpo, como en el proyecto de vida. También es una experiencia que supone la aceptación de una cuota de dolor físico y psicológico.

Ahora bien, a veces, también ese temor nace de otras fuentes distintas. Es posible que hayas escuchado historias que te impactaron mucho, especialmente de mujeres mayores.

Hasta no hace muchas décadas los partos se producían en condiciones muy difíciles.

No había una preparación adecuada por parte de las madres o no recibían una asistencia y atención muy completa por parte del personal médico.

Algunas mujeres también toman la decisión de dejar de ser madres porque no creen estar preparadas para ello. Sin embargo, nadie lo está en realidad. Una de las realidades de la vida es que nunca estamos suficientemente preparados para los que nos pasa. Ni para crecer ni para separarnos de las personas que amamos ni para envejecer, etc.

Así mismo, es posible que abandonen la idea de ser madres porque piensan que la vida es muy difícil, o sienten que le heredarán a su hijo sus ansiedades, depresiones, etc.

Quizás están viéndolo todo de una forma muy rígida y absolutista. No hay forma de que la vida no incluya sufrimientos, privaciones y errores. Aún así, también tiene maravillosos caminos a ser recorridos.

No dejar de ser madre por miedo

Sea cual sea la fuente de temor, lo más importante es que no vayas en contra de tus deseos más genuinos. Si de verdad quieres tener un hijo, el camino a seguir no es dejar de ser madre por miedo, sino hacer una introspección para analizar la situación y encontrar las posibles resistencias: materiales, sociales o personales.

¿De dónde nace tu miedo? ¿Es razonable o no? ¿De verdad quieres ser madre, o el temor nace precisamente de que no lo deseas y solo contemplas la posibilidad porque te sientes presionada por algo o alguien? La introspección es solo una de las acciones que puedes llevar a cabo. También puedes informarte sobre los servicios médicos a los que tienes acceso en caso de que decidas tener un hijo.

Es importante que sepas hasta dónde llega tu cobertura sanitaria, en qué tipo de centros serás atendida y qué profesionales tienes a tu disposición. También verificar si tu servicio de salud te ofrece cursos psicoprofilácticos y apoyo psicosocial durante el embarazo.

Clarificar el deseo

Es conveniente que a todo lo anterior sumes una evaluación concienzuda de tu situación. ¿Cuentas con el apoyo de tu pareja? ¿Cuentas con el apoyo de tu familia? Estos son factores a considerar antes de tomar la decisión. Ni te hará feliz ser madre para complacer a otros ni lo hará dejar de ser madre porque los demás no lo vean con buenos ojos.

Así mismo, valora tus condiciones socioeconómicas. No tienes que ser millonaria para traer un hijo al mundo, pero sí es necesario que puedas ofrecerle cierta estabilidad. También que dispongas de suficiente tiempo para dedicárselo a él.

Una vez lleves a cabo esas acciones básicas, probablemente te sentirás más segura frente a lo que realmente quieres hacer. Que un hijo sea deseado o no suele tener consecuencias más allá del momento. Ese deseo es lo que en muchas ocasiones marca lo más profundo de su ser. Si quieres ser mamá, lucha por serlo de la mejor manera que puedas. Todo lo demás vendrá por añadidura.

Источник: https://lamenteesmaravillosa.com/quiero-ser-madre-pero-tengo-miedo-s/

Es normal sentir miedo ante el embarazo y la maternidad: cinco consejos de experta para enfrentarlo

Maternidad y miedos

El miedo a ser madre es un sentimiento innato en muchas mujeres que, si se da en exceso, puede llegar interponerse entre la mujer y su objetivo de tener un bebé.

Así lo explica la psicóloga clínica María Barba: «Hay muchas mujeres que, por mucho que quieran tener un hijo terminan renunciando a la idea porquelo complicado del reto les abruma. Se trata de un proceso que puede ser intimidante y generar una ansiedad complicada de gestionar«.

¿Pero por qué surge este miedo y cómo se puede sobrellevar? Charlamos con la experta en maternidad para descubrir las causas y posibles soluciones de este miedo profundo y cada vez más común en nuestra sociedad:

Sentir miedo es parte de la realidad de ser madre

Es perfectamente natural sentir miedo ante la idea de convertirse en madre, aunque no sea la primera vez. «Es innato.

Los miedos en la maternidad se han escondido a lo largo de los años como consecuencia de la presión social y, en consecuencia, muchas mujeres sienten que están solas al reconocer este sentimiento.

Esta certeza se ha reprimido históricamente por miedo a mostrar cómo nos sentimos y no cumplir con lo que se 'espera' de nosotras… incluso por pánico a que los demás piensen que no vamos a ser buenas madres…», expone María.

«Por suerte, la sociedad está mucho más avanzada y cada vez somos más conscientes de nuestras emociones, que son las que son y hay que acompañarlas, darles la mano y aceptarlas tal y como llegan», continúa.

Nos explica que los mayores miedos son a lo desconocido: «Durante todo el proceso de la maternidad, desde la concepción, se modifican nuestros hábitos y conductas«.

Nos enfrentamos a nueva etapa que transforma nuestra vida por completo y ello requiere un gran impacto emocional.

«El problema no es el miedo, el problema es que éste se apodere de nosotras y nos bloquee o impida tomar nuestras decisiones«, garantiza.

Tocofobia y otros miedos

El miedo al embarazo y al parto se conoce como 'tocofobia'. «Es un temor irracional ante los cambios físicos, las secuelas de las lesiones tras dar a luz, el temor a la extrañeza de la lactancia o a la maternidad en sí«, nos cuenta.

«Algunas de las mujeres que experimentan tocofobia tienen dudas sobre su deseo de procreación y este miedo puede llegar a apoderarse de ellas.

Es cierto que el parto es una experiencia arriesgada y en ocasiones dolorosa, por eso hay que hacer frente a nuestros 'fantasmas' y controlar ese miedo para que no se vuelva patológico y genere una ansiedad incontrolable«, añade.

Otros de los miedos que incluyen el tema de la maternidad es el cambio de rutina, la inseguridad de no ser una buena madre, a lo desconocido…

Confía en ti

María Barba recoge que la confianza en una misma es clave durante todo este proceso. «Confía en tu instinto. Sabrás lo que hacer en todo momento. También debes dejarte guiar por tu ginecóloga o por la persona que más confianza te inspire. Y recuerda que todas las mujeres poseen el instinto maternal, sólo hay que sacarlo a la luz«.

Di adiós al mito de la madre perfecta

«Olvídate del sentimiento de culpa por no ser una súper mujer capaz de todo», expone. Y nos recuerda que todas somos maravillosas con nuestros defectos y virtudes. «No te metas más presión de la que ya tienes ni te pongas metas inalcanzables».

Investiga

Formarte te ayudará a conocer mejor el tema y a evitar así que algunas de tus dudas desaparezcan. «Acude al hospital y pregunta, habla con tu familia o amigas que hayan experimentado el proceso de la crianza, lee libros…»

Habla con tu pareja

Habla con tu pareja sobre tus miedos e inseguridades. «Poner en común cómo os sentís te ayudará a clarificar tus sentimientos y a estar más relajada».

Dedicas lo que decidas, estará bien

La maternidad requiere una fuerte implicación emocional y lo único importante es que cada mujer sea consecuente con lo que de verdad quiera. «No todo el mundo necesita ni quiere pasar por el proceso de la maternidad y esto es salgo perfectamente válido que todas las mujeres hemos de entender», recalca María.

En cualquier caso, recuerda que eres tú y sólo tú quien decide en última instancia si quieres ser madre o no: «Elijas lo que elijas estará bien, lo importante es que sea una decisión que salga del corazón. Y si sientes que ese miedo te invade, que seas capaz de reconocerlo y caminar junto a él para descubrir qué se esconde detrás de él».

Fotos | This is us, Tenemos que hablar de Kevin, Cruce de caminos

Источник: https://www.trendencias.com/familia-maternidad-y-ninos-1/normal-sentir-miedo-embarazo-maternidad-cinco-consejos-experta-para-enfrentarlo

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: