Maternidad y yoga

Cómo el yoga se convirtió en mi herramienta para acompañar la maternidad

Maternidad y yoga

Mi conexión con el yoga empezó a mis 20 años mientras trabajaba como Vestuarista de televisión, Profesión que ejercí y disfruté mucho.

Durante ese período, las clases de yoga se colaban de manera intermitente en mis días. Eran un bálsamo frente a un trabajo con tanta adrenalina y creatividad.

Deja un comentario y participa por un Mat de @MandukaYoga

Puedes dejar tu experiencia o preguntas abajo después de finalizar la lectura.
Sorteamos un Mat cada mes y tus palabras serán muy valiosas para la comunidad!

Pero luego del nacimiento de mi primer varón, Santino, atravesé una etapa de mucha desconexión y estrés. Seguía sintiendo dolor varios meses después del parto, por una gran episiotomía. Haciendo malabares con mi trabajo y sostenida por un gran marido, necesité volver a yoga.

Una gran Maestra apareció en el momento justo y me guió clase tras clase.

Me fui fortaleciendo física, emocional y mentalmente, equilibrándome, conectándome con mi energía vital, pudiendo soltar “patrones viejos” y eligiendo nuevos, tomando decisiones positivas para mí.

Volví a confiar en mi intuición, escuchando mi voz con mayor claridad, conectándome con mi fuerza femenina y creadora. El yoga me volvió a mí.

Leer también: Todo lo que debes saber sobre yoga durante el puerperio

La maternidad como posibilidad de comenzar de nuevo

Siempre intuí que cuando tuviera mi familia iba a realizar un cambio y armar un proyecto más genuino, más propio. No pasaron muchos meses y tuve la visión de que ése era el momento de cerrar un ciclo contenta y abrir uno nuevo.

También te puede interesar:

Así que con mucho amor dejé el canal de televisión y me enfoqué en prepararme. Me formé con mi Maestra en Yôga Antiguo Swásthya.

También te puede interesar: Yoga para embarazadas: Beneficios, posturas y cuidados

Nuevos desafíos

En la pérdida del segundo embarazo, el yoga me guió con sus herramientas para conectarme con mi instinto femenino y atravesarlo de forma natural.

Con alegría, mi segundo varón, Theo, llegó rápidamente, y la fuerza del embarazo me ayudó a hacer una certificación como Health Coach en el Institute for Integrative Nutrition incorporando una mirada más integral. El curso Vision de Meredith rom y the class by Taryn toomey fueron de gran movilización e inspiración.

Mi propia maestra

Estos últimos años han sido los más transformadores para mí. Mi formación y proceso como Maestra fueron y son atravesados por la Maternidad y la crianza de niños pequeños, “mis ninjas”.

Aprendo todos los días a ser más flexible, creativa ante los obstáculos y paciente, muy paciente. El ser emprendedora y manejar mis tiempos es, y sigue siendo, la mejor de las ventajas.

Los niños chiquitos se enferman, surgen contratiempos y poder tener mayor flexibilidad es clave.

Mis hijos tienen 5 y 1 1/2 años; quiero darles presencia y que también sientan y vean a una mamá que es feliz con lo que hace.

También te puede interesar: Estimular los sentidos en el salón de Yoga, ¿cómo lograrlo a través de la ambientación?

Mis hijos ven esto de una manera muy natural. Saben que su mamá es Maestra de yoga, pero cuando estoy con ellos soy su mamá y comparto su vida.

Creo que las herramientas del yoga se van transmitiendo muy sutilmente, en cómo me expreso, cómo los guío, enseñándoles a tranquilizarse respirando suave, con alguna reflexión que hacemos juntos. Me gusta que me vean bien, natural, presente, sin misticismos y real.

Los frutos

Con todo este hermoso caos mi visión se agudizó y mi proyecto empezó a tomar forma: ¡puede crear un espacio bello y suave para mujeres reales en la ciudad! Allí se brinden clases y proyectos que ayuden a restablecer la energía vital, fortalecerse, liberarse a través del movimiento, conectándose con lo intuitivo, recuperando la armonía y la voz propia, para que sea puente para la propia conexión y el autoconocimiento.

Mi consejo es que siempre hay tiempo para animarse a cambiar, a seguir formándose. La maternidad potencia no estanca.

Es muy importante estar contenta como mujer y el Yoga nos da ese espacio para escucharnos, vernos y, desde ahí, guiarnos, ayudarnos, y elegir mejor.

Nos da herramientas para atravesar períodos más intensos; nos ayuda a tener mayor perspectiva y ecuanimidad para saber que todo se va transformando, y fluyendo hacia donde tiene que ir.

Источник: https://www.relajemos.com/yoga-maternidad/

Hacer yoga durante el embarazo no siempre es recomendable

Maternidad y yoga

Tanto si recién te  inicias en esta práctica como si llevas años haciéndola, hacer yoga durante el embarazo conlleva beneficios como el de evitar molestias posturales, conectar íntimamente con el bebé y una mejor para preparación para el parto. Sin embargo, el yoga es una disciplina que basa muchas de sus asanas en el equilibrio. Algo que, como sabrás, durante el embarazo no está demasiado presente.

Qué clase de posturas elegir

Si acabas de conocer que estás embarazada, consulta de tu médico para saber si él desaconseja que lo hagas. Una vez que tengas la seguridad de poder sumarte a esta práctica sin riesgos, debes hacerlo según el grado de conocimiento que tengas sobre el yoga.

Durante los dos primeros trimestres evita las torsiones que requieran un esfuerzo físico de intensidad, aquellas que centran la presión en el abdomen.

El embarazo no es el mejor momento para iniciarte en las asanas acrobáticas, durante estos meses la intensidad con la que lo realizabas cederá paso a un yoga suave, más centrado en la relajación, respiración y concentración que en lo atlético.

Durante el último trimestres, los especialistas tampoco recomiendan posturas que impliquen estar tumbada en el suelo boca arriba durante un tiempo prolongado. Asanas como la del gato, el perro o la del guerrero puedes continuar haciéndolas siempre que no te resulten molestas. 

VER GALERÍA

Leer más: El futuro de las ecografías de bebé: Impresión 3D o tonos de llamadas con el latido

Las clases de yoga prenatal 

Es lo más recomendable si este es tu primer acercamiento a la actividad o quieres dejar de hacerlo en casa. Las asanas que se practican en estas clases están destinadas a ayudarte durante el parto y a favorecer la comunicación madre/hijo.

Las asanas que suelen predominar son aquellas que ayudan a la pelvis, por los cambios que experimenta durante los 9 meses de gestación, a moverse y descomprimir la tensión acumulada.

Para evitar o calmar los dolores de espalda se emplean las posturas que ayudan a abrir el pecho y fortalecen los músculos de las zonas dorsal y lumbar. Estirar los músculos del cuello es un ejercicio muy útil durante este momento porque ayuda a reducir la tensión.

Si bien es cierto que la respiración es uno de los pilares del yoga tradicional, en el prenatal cobra una importancia especial. Los movimientos de inspiración y espiración flexibilizan la columna y favorecen la zona pélvica con suaves balanceos que mecen al bebé mientras tu entrenas. El yoga prenatal puede incluir cantos, cuencos tibetanos y breves sesiones de meditación. 

Practicar yoga mejora tus defensas

El nivel de inmunoglobulina A aumenta considerablemente en las mujeres embarazadas apenas terminan la clase yoga. Estos resultados publicados en Complementary Therapies in Medicine reflejan que el cuerpo contiene una capacidad de respuesta inmunitaria mayor.

Es un dato muy útil porque justamente durante esta etapa son muy pocas las medicinas, hasta las naturales, que se pueden tomar.

Leer más: Esto es por lo que atraviesa tu cuerpo justo después de dar a luz

Evita estas asanas

El hot yoga o el que emplea el calor para su realización es preferible que no lo practiques durante el embarazo. 

Las torsiones profundas están contraindicadas, como ya hemos mencionado, porque pueden comprimir los vasos sanguíneos y aquellos nervios que conectan con el útero.Las torsiones de espalda tampoco están recomendadas, especialmente si tienes esta zona del cuerpo demasiado flexible. Si, además no lo haces de manera correcta, podrías generarte una diástasis abdominal. 

Seguro que serás la primera en descartar, por sentido común, aquellas posturas que requieran que estés boca abajo. La barriga, sin importar el estadío en el que estés, no debe soportar ningún peso.

Las posturas invertidas como la del pino presentan una dificultad extra sin estar embarazada. Si las realizas durante la gestación podrías tener graves problemas de circulación. 

Durante esta etapa el yoga sirve para mantener la flexibilidad en la mujer y aportar técnicas de relajación, que eviten la ansiedad y los nervios propios del momento. Evita, entonces, cualquier sobreesfuerzo físico.

Leer más: Consejos para practicar la natación durante el embarazo

Источник: https://www.hola.com/ninos/20191115153739/yoga-embarazo-recomendaciones-lb/

Yoga para embarazadas: beneficios, contraindicaciones y precauciones

Maternidad y yoga

Durante el embarazo, muchas mujeres se preguntan si es seguro continuar ejercitándose o incluso algunas se cuestionan si quizás deberían de intentar mantenerse activas o realizar ejercicios que les ayuden a llevarlo mejor, evitando así ciertas molestias y obteniendo beneficios para mamá y bebé.

El yoga es uno de los ejercicios más adecuados para realizar durante el embarazo. Por eso en esta ocasión te hablaremos de los beneficios, contraindicaciones y precauciones de practicar yoga cuando estés embarazada.

Existen varios motivos por los que el yoga es uno de los ejercicios que más se recomienda para las embarazadas, y es que además de ser una actividad física de bajo impacto, diversos estudios prueban que éste ofrece múltiples beneficios tanto para la madre como para el bebé.

Un estudio afirma que el yoga es el mejor ejercicio para el embarazo, ya que es más efectivo que caminar o realizar ejercicios de clases prenatales, y que puede ser realizado con seguridad en mujeres que padecen depresión.

De hecho, está comprobado que el yoga puede ayudar a reducir síntomas depresivos durante el embarazo, especialmente cuando se acompañan los ejercicios de posturas con meditación y relajación profunda, lo que lo hace ideal para quienes padezcan depresión o ansiedad.

Otro beneficio de practicar yoga durante el embarazo, es que ayuda a reducir el estrés y aumenta la función inmunológica, de acuerdo con un estudio en el que mujeres embarazadas lo practicaron de la semana 16 a la 36, asistiendo a clases de 70 minutos dos veces por semana.

Además, el yoga no sólo ayuda durante el embarazo, sino que además te prepara para el parto, ya que otro estudio comprobó que ayuda a reducir el dolor durante el parto e incluso podría ayudar a reducir la probabilidad de tener cesárea.

Otros beneficios del yoga durante el embarazo son:

  • Disminuye el dolor de espalda al mejorar la postura corporal.
  • Ayuda a dormir mejor, ya que es una actividad relajante que reduce la sensación de fatiga y el estrés.
  • Formas una conexión aún más fuerte con tu bebé, al hacer que te enfoques en tu respiración y de este modo te vuelves más consciente de tu cuerpo.

Contraindicaciones

Aunque el yoga sea uno de los mejores ejercicios para practicar durante el embarazo, como con cualquier actividad física, hay ciertas cosas que debes evitar para practicarlo de manera segura. Entre ellas se encuentran las siguientes:

  • Evitar los tipos de yoga que requieran mucho esfuerzo como ashtanga, especialmente si nunca has practicado yoga. Lo mejor para el embarazo es el hatha yoga o el yoga prenatal, que ofrece posturas seguras, adaptadas para el embarazo.
  • Evitar clases de yoga que se practiquen con altas temperaturas, como el Bikram yoga. En realidad, se debe evitar practicar cualquier tipo de actividad física si hace mucho calor o no se cuenta con ventilación adecuada.
  • Al hacer yoga, se deben evitar hacer ciertas posturas que compriman el vientre o que requieran mucho estiramiento de la zona abdominal, así como posturas que requieran que estés acostada sobre tu espalda. Las posturas invertidas tampoco son recomendables durante el embarazo.
  • Cada postura de yoga debe ser realizada con comodidad y sin forzar el cuerpo. Si no puedes hablar o te cuesta respirar bien mientras practicas una postura, te estás esforzando demasiado.

Hayas o no practicado yoga antes de tu embarazo, lo ideal es que acudas a una clase de yoga prenatal con un instructor certificado, ya que ellos están capacitados para saber cuáles posturas son seguras de practicar durante el embarazo. Además, durante la clase te enseñarán a respirar de manera correcta, lo que te ayudará a relajarte y enfocarte mejor, así como para mejorar tu respiración, que te será muy útil en el momento en que tengas las contracciones durante el parto.

Precauciones

Es importante mencionar que antes de iniciar cualquier rutina de ejercicios o actividad física durante el embarazo, debes tomar ciertas precauciones, y siempre consultarlo y hablarlo con tu médico, para que te asegure que no existe ningún riesgo para ti o para tu bebé.

De igual manera, debes interrumpir el ejercicio si presentas alguno de los siguientes síntomas: hemorragia vaginal, dificultas o esfuerzo para respirar antes de ejercitarte, dolor de cabeza, mareos, debilidad muscular, dolor o hinchazón en las pantorrillas, molestias en el pecho, dolor abdominal, contracciones, reducción del movimiento fetal, visión borrosa o pérdida de líquido por la vagina.

Fotos | iStock
En Bebés y más | ¿Por qué es tan bueno practicar yoga en el embarazo?, Ejercicio en el embarazo: yoga

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/yoga-para-embarazadas-beneficios-contraindicaciones-y-precauciones

Maternidad y yoga

Maternidad y yoga

estiramientos suaves: esto se realizará con suavidad sobre todas las áreas del cuerpo y abarcando todo el rango de movimiento.

posturas: se te animará a mover el cuerpo con suavidad con el fin de desarrollar fuerza, flexibilidad y equilibrio. Es posible que sea necesario la utilización de accesorios como cojines para facilitar el apoyo y mejorar la comodidad.

estiramientos y relajación: esto suele realizarse al final de cada clase para relajar los  músculos y restaurar tanto el ritmo cardíaco como el respiratorio en reposo.
 

¿Qué beneficios puede aportar el yoga si estoy embarazada?

El yoga en general y el yoga prenatal en particular, pueden ofrecer multitud de beneficios para la madre.

– Con la práctica regular aprendes a integrar el peso extra del embarazo, ya que mejor tu postura

– Aprendes a respirar mejor, algo de gran utilidad de cara a un futuro parto.

– Mejora el sueño

– Reduce el estrés

– Aumenta la fuerza, la flexibilidad y la resistencia

– Disminuye el dolor de la espalda baja

– Disminuye las náuseas

– Disminuye el síndrome del túnel carpiano

– Disminuye el dolor de cabeza

– Reduce el riesgo de parto prematuro

– Reduce el riesgo de restricción del crecimiento intrauterino
 

¿Qué contraindicaciones puede tener el yoga si estoy embarazada?

Antes de comenzar cualquier rutina de ejercicio en el embarazo (sobre todo si es una actividad que no has realizado antes) lo mejor es que consultes con tu médico si en tu caso pueden existir riesgos. A pesar de que el yoga puede ser uno de los mejores ejercicios a realizar durante el embarazo para practicarlo de forma segura hay que evitar ciertos comportamientos.

– Evitar ciertas posturas de yoga que comprimen el vientre o que necesiten de gran estiramiento de la zona abdominal. Las posturas se deben realizar desde la comodidad y sin forzar el cuerpo.

– Evitar las modalidades de yoga que requieren mucho esfuerzo, en especial si no lo has practicado nunca. Lo mejor durante el embarazo es un tipo de yoga adaptado a esta situación como el yoga prenatal, además en estas clases te enseñarán a respirar de manera correcta, cosa muy útil a la hora del parto.

– Evitar clases de yoga donde la temperatura es muy elevada. Las embarazadas no deben practicar ejercicio si hace mucho calor o no hay una ventilación correcta del lugar donde se practica.

Por otro lado, tendrás que interrumpir el ejercicio si presentas: reducción del movimiento fetal, visión borrosa, pérdida del líquido de la vagina, molestias en el pecho, dolor abdominal, hemorragia vaginal, dificultad a la hora de respirar, dolor de cabeza, mareos, debilidad muscular, etc.

¿Por qué hacer yoga postnatal?

El yoga postnatal es una muy buena alternativa para las mujeres a las que se les hace complicado separarse de su bebé para retomar su rutina. En estas clases se ejercita tanto al bebé como a la madre. La madre realizará multitud de posturas de yoga incorporando a los niños en estas (ya sea utilizándolos como peso o ubicándolos cerca de ellas).

Se estima que entre el 10 y el 15% de las madres tiene depresión posparto, pero el 70% sufren tristeza postparto pasajera. El yoga postnatal ayuda a recuperar el bienestar y la tranquiñodad para que la mujer pueda disfrutar de la maternidad completamente.

En estas clases también se suelen realizar masajes al bebé. El conjunto de los movimientos posturales como los masajes al bebé ayudan al sistema digestivo y nervioso del bebé, por eso se recomiendan para niños con cólicos.

¿Qué beneficios tiene el yoga postnatal?

El yoga postnatal tiene diversos beneficios, tanto para la madre como para el bebé. Los beneficios que tiene para la madre:

– Reanudas la actividad física

– Los ejercicios están adaptados tras el parto

– Ayuda a controlar las emociones y a recuperar la tranquilidad y la calma

– Evita la tristeza postparto

– Lucha contra el estrés

– Conoces a otras madres y puedes compartir con ellas cosas de la maternidad

– Previene el aislamiento

– Te ayuda a volver a adueñarte de tu cuerpo

– Calma los dolores que están relacionados con el parto y la lactancia

Beneficios que tiene el yoga posnatal para el bebé

– Estimula su curiosidad y fomenta la estimulación en general

– Mejora el desarrollo de su equilibrio y motricidad

– Se relaja gracias a la tranquilidad de las clases

– Mejora el sueño, la respiración y la digestión

– Fomenta el contacto con otros bebés y mejora las relaciones sociales

– Aumenta la confianza en sí mismo

¿Cómo es una clase de yoga postnatal?

Se puede asistir a clases de yoga pocos días después si has tenido un parto normal, sin complicaciones. Esto se puede adelantar incluso a la reeducación perineal.

El yoga posnatal con bebés está enfocado a las necesidades que pueda tener la madre sin que se le quite el contacto con su hijo.

Cada uno de los movimientos que se proponen estarán enfocados para fortalecer distintos puntos fundamentales al haber estado embarazada. Estos son:

ejercicios de respiración: estos facilitan que el útero suba y vuelva a su lugar.

abdominales: estos deben realizarse de manera muy suave. Los ejercicios protegen el perineo y estimulan la cintura abdominal, que ha estado soportando un gran impacto debido a la gestación.

– ejercicios de relajación: aunque están dirigidos a todo el cuerpo se centrarán en la nuca, la espalda y las piernas, las zonas que se pueden haberse visto más perjudicadas durante el embarazo. Estos además fomentan tu tranquilidad.

estiramientos: para ayudar a relajar los músculos

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/maternidad-y-yoga-11032

Celebrando la Maternidad con Yoga

Maternidad y yoga

Nacimiento no sólo es hacer bebes. Es hacer mamás. Ese es el sentir de Meghana Karta, madre de Tarini(que significa Diosa), una hemosa niña de un año de edad.

Aquí Meghana comenta con Shradha Sharma,su experiencia de ser madre recientemente.
 

Cuando ví los ojos de mi recién nacida, sentí que yo misma hubiera nacido de nuevo. Había inocencia, esperanza y  luz reflejada en ella. La maternidad es la más hermosa y satisfactoria etapa en la vida de una mujer y realmente la estoy disfrutando.

Un cambio repentino

Después del nacimiento de Tarini, todo cambió de repente. Fue un cambio de 360 grados. Ya no era sólo yo, había mucho más, mi vida se había expandido. La atención de las personas empezó a enfocarse a mi bebé la cuidaban y consentían.

El período de 40 días fue un poco difícil ya que durante ese tiempo, me sentía débil tanto física como emocionalmente y quería recibir el mismo amo y atención que mi bebé.

Durante esa fase, algunas mujeres no se sienten tan fuertes y se enojan por cosas pequeñas ya que sienten que ellas son las que sufren físicamente y no pueden aceptar este cambio en sus vidas.

Yoga te ayuda a recuperarte más rápido

Había tenido cesárea así que tenía dolor físico y yoga y meditación jugaron un rol muy importante al relajar mi mente y ayudarme a descansar.

Me sirvió de gran ayuda para manejar todos los sentimientos y pensamientos que tenía y también a desarrollar fortaleza interior para cuidarme y poder cuidar a mi bebé.  Los doctores generalmente sugieren evitar posiciones de yoga los primeros seis meses después del parto.

Así que empecé por meditación y pranayamas tan pronto como me resultó cómodo sentarme. Y aún acostada meditaba a ratos o practicaba yoga Nidra. También hacía Nadi shodhan pranayama y Mudra pranayama durante los seis meses. Todo esto me ayudó a recuperarme mejor y más rápido.

Después de casi seis meses, inicié unas poses suaves de yoga y gradualmente fui haciendo mi Padma Sadhana y las prácticas de Saludos al Sol.

Yoga te ayuda a equilibrar tu 'vieja' y tu 'nueva' vida

Ser madre es el inicio de una nueva vida con frecuencia oía mujeres quejándose diciendo que les era difícil tener tiempo para ellas mismas una vez que nacía el bebé, y que extrañaban su antigua vida
Y yo decía que aunque había muchos cambios, podía equilibrar todo. Y yoga ayuda en esto.

Ahora algunas personas preguntan, “¿Dónde esta el tiempo disponible para hacer yoga con todo esto?” Pero para mí practicar yoga después del parto ¡me daba tiempo para otras cosas! Ahora puedo trabajar, cuidar mi casa y a Tarini muy bien y también tener tiempo para hacer mis prácticas de yoga.

Calentamiento antes de empezar las posiciones de yoga son cuando estoy detrás de ella por toda la casa o jugando con ella sentándola en mis rodillas. Después se duerme, me dá tiempo para hacer los Saludos al Sol y Pdma Sadhana.  En ocasiones cuando no puedo hacerlos no me siento mal ni culpable.

Cada día es diferente pero lo hago tan constantemente como es posible.

Algo que no dejo de hacer es Sudarshan Kriya – sólo me toma 20 minutos y me doy el tiempo cuando Tarini duerme. Todas estas prácticas a lo largo del día me ayudan a refrescarme y darme energía. Se hace difícil tener una hora contínua para yoga cuando eres madre, así que hago estas prácticas conforme voy teniendo tiempo. Con yoga y meditación, puedo cuidar mi salud y mantenerme serena.

Díle adios a subir de peso después del parto con yoga

Es difícil para la mayoría de las mujeres después del embarazo lidiar con los efectos posteriores como subir de peso, músculos caídos, dolor en articulaciones, dolor de espalda, fatiga, desbalance hormonal, presión arterial alta, y debilidad debido a alguna deficiencia. Para mí tampoco fue fácil recuperar mi talla y perder todo ese peso extra que tenía alrededor de mi ombligo. Este sobrepeso también había empezado a afectar mis rodillas y piernas. Con la práctica constante de yoga ( Padma Sadhana y Surya Namaskar) seis meses después del parto, ¡ya había perdido peso!  También diría desde que empecé a practicar yoga con regularidad poco antes del embarazo, no tenía muchos problemas de salud, ni durante el embarazo ni después. Yoga y meditación hacen que mi vida sea más fácil a pesar de la cesárea.

Reviviendo tu propia niñez

Maternidad significa celebración y dicha y sólo puedes sentir esto cuando estas en el momento presente en un estado mental de serenidad y cuerpo saludable. Cuando haces yoga y meditación parte de tu vida diaria, te vuelves más sensible a tu cuerpo y a las necesidades de tu bebé.

Ahora soy mucho más capaz de entender lo que Tarini necesita, cuándo y cómo. Disfruto sus gestos, su sonrisa y las cosas divertidas que hace a veces.  Cada madre vive esta fase, pero la intensidad de disfrutar es más cuando meditas o haces algún tipo de yoga.

  Ya que eres más sensible para conectarte con la ternura e inocencia en ti misma y liberar tus años de niñez. Es como crecer cada día junto con tu bebé.

Источник: https://www.artofliving.org/mx-es/celebrando-la-maternidad-con-yoga

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: