Medicamentos durante la lactancia

Medicamentos y lactancia | Respuestas de Salud

Medicamentos durante la lactancia

Durante el período de lactancia el cuerpo de la madre es el encargado de crear los alimentos que el nuevo bebé necesita para vivir. Puede pasar que, durante estos meses, la madre necesite tomar medicamentos por situaciones varias. Estas situaciones pueden ir desde un resfriado hasta una infección, pasando por enfermedades crónicas que requieren medicación diaria.

¿Qué hacer si doy el pecho y necesito tomar medicamentos?

Algunas mujeres creen que es necesario suspender la lactancia cuando se toman medicamentos, pero no es así, porque cada medicamento tiene diferentes posibilidades de pasar a leche materna y de afectar al niño.

Cada caso hay que estudiarlo respondiendo algunas preguntas básicas:

¿Puede este medicamento pasar a la leche? ¿Puede afectar al niño? ¿Puede afectar la producción de leche? ¿Qué tan necesario es para la madre?

¿Qué es lo primero que hay que tener en cuenta?

Lo primero que hay que mirar es si un medicamento es capaz de pasar a la leche materna. Muchos medicamentos pasan en cantidades tan ínfimas que no nos preocupamos. Este es el caso de:

  • La insulina: pasa muy poquito a la leche, una madre diabética la necesita para vivir, y lo poco que pasa no es un problema, así que no se plantea suspender el uso de insulina durante la lactancia.
  • Paracetamol o ibuprofeno: pasa muy poquito, cantidades cientos de veces menores a las que se utilizan en un bebé con dolor o fiebre, y como además son medicamentos de elección en pediatría, no nos preocuparemos. No hará falta suspender la lactancia por culpa del uso puntual de paracetamol o ibuprofeno.

Si el medicamento pasa en cantidades mayores a la leche materna ya empezamos a preocuparnos. ¿Es esta cantidad capaz de afectar al niño? Dependerá de las cantidades, función y de la potencia del medicamento.

En el caso de la hormona levotiroxina, que aparece en la leche de mujeres con función tiroidea normal y se da en comprimidos a mujeres con hipotiroidismo, no nos preocuparemos tampoco.

Lo lógico es que una mujer con hipotiroidismo pueda dar de mamar a su bebé continuando el uso de la levotiroxina, ya que su leche tendrá un componente de levotiroxina similar al de una mujer sana.

Medicamentos a tener en cuenta durante la lactancia

Los medicamentos para el colesterol llamados estatinas, son capaces de pasar a la leche en concentraciones que dependen mucho del medicamento escogido (atorvastatina y simvastatina no pasan igual, por ejemplo). El bebé necesita el colesterol para su desarrollo, por lo que el consenso general hoy en día, es detener la medicación y concentrarse en dietas con bajo colesterol al menos durante los primeros meses del bebé.

Aunque son medicamentos que pasan en poca cantidad a la leche y no hay evidencia firme de daño en el bebé, como la salud de la madre no debería verse afectada por detener estos medicamentos un tiempo, por prudencia es la primera opción hasta que haya nueva evidencia al respecto.

Si la salud de la madre lo requiere, el médico podría dar algún medicamento diferente para detener la absorción del colesterol de la dieta, o quizás optar por mantener el uso de estatinas monitorizando al niño. Cada una de estas opciones será cuidadosamente considerada según las necesidades de cada caso particular. Por norma general, se suspenderá el uso de estatinas durante la lactancia.

Medicamentos para el reflujo durante la lactancia

Hay medicamentos que se consideran seguros, pero que tienen opciones mejores durante la lactancia. Es el caso, por ejemplo, de la ranitidina, medicamento de elección durante el embarazo para tratar la acidez y el reflujo gastro esofágico.

La ranitidina pasa en cantidades muy pequeñas a la leche materna, se utiliza en bebés cuando tienen reflujo, y no se han visto efectos adversos en los bebés de madres que tomaron ranitidina, por lo que se podría utilizar durante la lactancia.

Pero como se ha visto que una molécula similar llamada famotidina tiene los mismos efectos, pero pasa en cantidades aún menores a la leche materna, se prefiere utilizar ranitidina durante embarazo y famotidina durante la lactancia, sólo “por si acaso”.

Medicamentos para el cáncer durante la lactancia

También hay medicamentos que no podrán abandonarse durante la lactancia y requerirán otras estrategias de manejo. Por ejemplo, algunos medicamentos para tratar el cáncer son absolutamente incompatibles con la lactancia, y tratar el cáncer de la madre tiene prioridad sobre la lactancia natural, por lo que ni se abandonarán ni podrá darse el pecho mientras se utilicen.

Se puede utilizar leche de fórmula, o leche materna congelada previamente a la ronda de quimioterapia, dependiendo del medicamento, de las necesidades del niño y de la madre: los médicos ayudarán a definir la estrategia en cada caso.

Medicamentos que afectan a la producción de leche

Un caso aparte es el de los medicamentos que pueden afectar la producción de leche. Es el caso de la dexclorfeniramina, conocido en España como Polaramine®. Uno de sus riesgos al inicio de la lactancia es suprimir o disminuir la producción de leche materna, por lo que se preferirán otros antihistamínicos en las primeras semanas de lactancia.

Como veis, no hay una respuesta única para la pregunta “¿qué hago con los medicamentos mientras doy de mamar?”. Pero sí podemos dejarte una serie de consejos básicos, para asegurar una buena salud materna y una buena lactancia:

  • No te automediques. Comenta al farmacéutico que estás dando pecho a la hora de comprar un medicamento, si el médico no te lo ha recetado
  • No utilices suplementos herbales sin averiguar antes su riesgo, ya que por ser naturales no tienen por qué ser inocuos
  • Utiliza el medicamento que necesites durante el menor tiempo posible a la menor dosis que te funcione
  • Si tienes algún problema crónico que requiere medicación (alergia, dolor menstrual severo) habla con tu médico al inicio de la lactancia para escoger un tratamiento antes de que empieces con los primeros síntomas

Y si te queda alguna duda la web www.e-lactancia.org tiene información muy completa al respecto de los medicamentos y su relación con la lactancia.

Источник: https://www.ecoceutics.com/respuestas-de-salud/medicamentos-y-lactancia-que-puedo-tomar/

Lactancia materna: medicamentos prohibidos y permitidos

Medicamentos durante la lactancia

La mayoría de los medicamentos que se ingieren se transfieren hacia la leche materna, sin embargo, muchos de ellos pasan sólo en pequeñas cantidades, e inclusive cuando están presentes en la leche, pueden que no se absorban en el tracto gastrointestinal del bebé. Siempre que sea necesario tomar un medicamento durante la lactancia materna, la madre debe hablar con el médico para saber si ese medicamento es peligroso y si debe evitarlo o si es necesario suspender la lactancia materna durante el período del tratamiento.

En general, las madres que amamantan deben evitar el uso de medicamentos, sin embargo, si es realmente necesario, deben optar por los más seguros y por aquellos que ya hayan sido estudiados y que sean poco excretados en la leche materna, de manera que se disminuyan los riesgos para la salud del bebé. Los medicamentos que son de uso prolongado por la madre, por lo general, acarrean un mayor riesgo para el lactante, debido a los niveles que puede alcanzar en la leche materna.

Medicamentos que no se pueden tomar durante la lactancia

Los siguientes medicamentos no deben, bajo ninguna circunstancia, ser utilizados durante la lactancia materna. Sin embargo, en caso sea necesario realizar el tratamiento con alguno de ellos, debe interrumpirse la lactancia materna:

ZonisamidaFenindionaLisuridaIsotretinoínaSildenafilo
DoxepinaAndrogénicosTamoxifenoDietilpropiónAmiodarona
BromocriptinaEtinilestradiolClomifenoVerteporfinaLeuprolina
SelegilinaAnticonceptivos orales combinadosDietilestilbestrolDisulfiramEtretinato
BromuroMifepristonaEstradiolBorrajaFormol
AntipirinaMisoprostolLutropina AlfaCohosh azul
Sales de oroBromocriptinaAntineoplásicosConsuelda
LinezolidCabergolinaFluoruraciloKava
GanciclovirCiproteronaAcitretinaKombucha

Además de estos medicamentos, la mayoría de las soluciones de contraste para realizar imágenes de radiología también están contraindicados, o deben ser utilizados con cautela durante la lactancia materna.

Qué hacer cuando se toma un medicamento durante la lactancia

Antes de decidir utilizar un medicamento durante la lactancia materna, la mujer debe:

  • Evaluar en conjunto con el médico si es necesario tomar el medicamento, el cual evaluará los beneficios sobre los riesgos;
  • Preferir medicamentos estudiados que sean seguros en niños o que sean poco excretados en la leche materna;
  • Preferir medicamentos de aplicación local, cuando sea posible;
  • Definir bien los horarios de uso del medicamento, de manera a evitar los picos de concentración en la sangre y en la leche que coincidan con el horario de las tomas del bebé;
  • Optar, siempre que sea posible, por medicamentos que contengan tan solo una substancia activa, evitando aquellos que poseen muchos componentes, como por ejemplo los antigripales. Se debe preferir tratar los síntomas más evidentes con el paracetamol para aliviar el dolor o la fiebre, o la cetirizina para tratar los estornudos y la congestión nasal.
  • En caso que la madre use un medicamento debe mantenerse atenta y observar al bebé, esto para detectar posibles efectos secundarios como alteraciones en el patrón de alimentación, en los hábitos de sueño, agitación o trastornos gastrointestinales, por ejemplo;
  • Evitar medicamentos de acción prolongada, debido a que son más difíciles de eliminar por el organismo;
  • Extraer la leche materna con anticipación y congelarla para alimentar al bebé, en caso se deba interrumpir la lactancia materna. Conozca cómo almacenar la leche materna correctamente.

Cuáles son los medicamentos que pueden ser utilizados durante la lactancia

Los medicamentos listados a continuación son considerados potencialmente seguros para ser usados durante la lactancia materna, sin embargo, ninguno de ellos debe ser usado sin orientación médico.

El resto de los medicamentos que no se mencionan en la lista a continuación, sólo deben utilizarse si los beneficios son más que los riesgos. Inclusive en estos casos, deben utilizarse con precaución y bajo orientación médica. En muchos casos, se puede justificar la suspensión de la lactancia materna.

Medicamentos considerados potencialmente seguros en la lactancia

Son considerados seguros en la lactancia:

  • Vacunas: todas las vacunas a excepción de la vacuna contra el antrax, colera, fiebre amarilla, rabia y viruela;
  • Anticonvulsivos: ácido valproico, carbamazepina, fenitoína, fosfenitoína, gabapentina y sulfato de magnesio;
  • Antidepresivos: amitriptilina, amoxapina, citalopram, clomipramina, desipramina, escitalopram, fluoxetina, fluvoxamina, imipramina, nortriptilina, paroxetina, sertralina y trazodona;
  • Antipsicóticos: haloperidol, olanzapina, quetiapina, sulpirida y trifluoperazina;
  • Antimigrañosos: eletriptán y propranolol;
  • Hipnóticos y ansiolíticos: bromazepam, cloxazolam, lormetazepam, midazolam, nitrazepam, quazepam, zaleplón y zopiclone;
  • Analgésicos y antiinflamatorios: ácido flufenámico o mefenámico, apazona, azapropazona, celecoxib, ketoprofeno, ketorolaco, diclofenaco, dipirona, fenoprofeno, flurbiprofeno, ibuprofeno, paracetamol y piroxicam;
  • Opioides: alfentanilo, buprenorfina, butorfanol, dextropropoxifeno, fentanilo, meperidina, nalbufina, naltrexona, pentosán y propoxifeno;
  • Medicamentos para el tratamiento de la gota: alopurinol;
  • Anestésicos: bupivacaína, lidocaína, ropivacaína, lidocaína, éter, halotano, ketamina y propofol;
  • Relajantes musculares: baclofeno, piridostigmina y succinilcolina;
  • Antihistamínicos: cetirizina, desloratadina, difenhidramina, dimenhidrinato, fexofenadina, hidroxizina, levocabastina, loratadina, olopatadina, prometazina, terfenadina y triprolidina;
  • Antibióticos: pueden ser utilizadas todas las penicilinas y derivados de la penicilina (incluyendo la amoxicilina), exceptuando el cefamandol, cefditoren, cefmetazol, cefoperazona, cefotetan y meropenem. Además de esto, también pueden ser utilizados amikacina, gentamicina, kanamicina, sulfisoxazol, moxifloxacino, ofloxacino, azitromicina, claritromicina, eritromicina, roxitromicina, ácido clavulánico, clindamicina, clortetraciclina, espiramicina, furazolidona, lincomicina, metronidazol, minociclina, nitrofurantoína, novobiocina, oxitetraciclina, sulbactam, teicoplanina, tetraciclinas, trimetoprim y vancomicina;
  • Antifúngicos: fluconazol, griseofulvina y nistatina;
  • Antivirales: aciclovir, idoxuridina, interferón, lamivudina, oseltamivir y valaciclovir;
  • Antiamebianos, antigiardiasis y antileishmaniasis: metronidazol, tinidazol, antimoniato de meglumina y pentamidina;
  • Antimaláricos o antipalúdicos: arteméter, clindamicina, cloroquina, mefloquina, proguanil, quinina y tetraciclinas;
  • Antihelmínticos: albendazol, levamisol, niclosamida, pirvinio o pirantel, piperazina, oxamniquina y praziquantel;
  • Tuberculostáticos: etambutol, kanamicina, ofloxacino y rifampicina;
  • Medicamentos antileprosos: minociclina y rifampicina;
  • Antisépticos y desinfectantes: clorhexidina, etanol, peróxido de hidrogéno, glutaraldehído e hipoclorito de sodio;
  • Diuréticos: acetazolamida, clorotiazida, espironolactona, hidroclorotiazida y manitol;
  • Medicamentos para enfermedades cardiovasculares: adrenalina, dobutamina, dopamina, disopiramida, mexiletina, quinidina, propafenona, verapamilo, colesevelam, colestiramina, labetalol, mepindolol, propranolol, timolol, metildopa, nicardapina, nifedipina, nimodipina, nitrendipina, verapamilo, hidralazina, minoxidil, benazepril, captopril, enalapril, quinapril y digoxina;
  • Medicamentos para enfermedades de la sangre: ácido folínico, ácido fólico, quelato de hierro de aminoácidos, fumarato ferroso, gluconato ferroso, hidroxicobalamina, glicinato ferroso, sacarato de óxido ferroso, sulfato ferroso, dalteparina, dicumarol, fitomenadiona, heparina, lepirudin, pentoxifilina, warfarina y substitutos del plasma;
  • Antiasmáticos: acetonida de triamcinolona, adrenalina, albuterol, aminofilina, ipratrópio, budesonida, cromoglicato de sodio, dipropionato de beclometasona, fenoterol, flunisolida, isoetarina, isoproterenol, levalbuterol, nedocromilo, pirbuterol, propionato de fluticasona, salbutamol, salmeterol y terbutalina;
  • Antitusígenos, mucolíticos y expectorantes: acebrofilina, ambroxol, dextrometorfano, dornasa y guaifenesina;
  • Descongestionantes nasales: fenilpropanolamina;
  • Antiácidos / inhibidores de la producción de ácido: bicarbonato de sodio, carbonato de calcio, cimetidina, esomeprazol, famotidina, hidróxido de aluminio, hidróxido de magnesio, nizatidina, omeprazol, pantoprazol, ranitidina, sucralfato y trisilicato de magnesio;
  • Antieméticos / gastrocinéticos: alizaprida, cisaprida, dimenhidrinato, domperidona, metoclopramida, ondansetrón y prometazina;
  • Laxantes: agar, carboximetilcelulosa, goma esterculia, semilla de ispagula, metilcelulosa, mucílago de Plantago psyllium o zaragatona, bisacodilo, docusato sódico, aceite mineral, lactulosa, lactitol y sulfato de magnesio;
  • Antidiarreicos: Caolin-pectina, loperamida y racecadotril;
  • Corticosteroides: todos a excepción de dexametasona, flunisolida, fluticasona y triamcinolona;
  • Antidiabéticos e insulinas: glibenclamida, gliburida, metformina, miglitol e insulinas;
  • Medicamentos para la tiroides: levotiroxina, liotironina, propiltiuoracilo y tirotropina;
  • Anticonceptivos: Se debe preferir anticonceptivos que contengan solo progesterona;
  • Medicamentos para enfermedad de los huesos: pamidronato;
  • Medicamentos para aplicar en la piel y mucosas: benzoato de bencilo, deltametrina, azufre, permetrina, tiabendazol, ketoconazol, clotrimazol, fluconazol, itraconazol, miconazol, nistatina, tiosulfato de sodio, metronidazol, mupirocina, neomicina, bacitracina, permanganato de potasio, polimixina B, tetraciclinas, calamina, pimecrolimus, acetato de aluminio, ácido tricloroacético, peróxido de benzoilo, coaltar y ditranol;
  • Vitaminas y minerales: ácido fólico, flúor, fluoruro de sodio, gluconato de calcio, nicotinamida, sales de hierro ferroso, tretinoína, vitamina B1, B2, B5, B6, B7, B12, C, D, E, K y zinc;
  • Medicamentos para uso oftálmico: adrenalina, betaxolol, dipivefrina, fenilefrina, levocabastina y olopatadina;
  • Fitoterápicos: hierba de san juan o hipérico. No hay estudios en otros fitoterapéuticos que indiquen que son seguros durante la lactancia materna.

Conozca también cuáles son los tés permitidos y prohibidos durante la lactancia materna.

¿Tienes alguna duda? Haz click aquí para ser respondido.

Источник: https://www.tuasaude.com/es/medicamentos-y-lactancia-materna/

Medicamentos y lactancia: ¿cuáles son compatibles y cuáles no?

Medicamentos durante la lactancia

Cuando te encuentras mal y practicas la lactancia materna te preocupas sobre las consecuencias que puede tener el tomar determinados medicamentos. Las malformaciones solo pueden producirse durante el embarazo, cuando el cuerpo del bebé se está formando.

 Los efectos secundarios de los medicamentos en los niños y en los bebés suelen ser del mismo tipo que en los adultos. Puede haber variaciones en la intensidad o en la probabilidad del efecto; a veces el niño es más sensible, o su capacidad para eliminar el medicamento es menor.

Pero el peligro, en el niño y en el adulto, es del mismo tipo.

Para que un medicamento esté contraindicado durante la lactancia, debe cumplir una serie de requisitos:

  • Aparecer en la sangre de la madre: es decir, tiene que absorberse. Muchos antiácidos y algunos laxantes no se absorben. De las cremas y pomadas, en general, no se absorbe casi nada (excepto algunas que se usan precisamente para que se absorban, como los parches de nicotina). Lo mismo puede decirse de casi todas las gotas para los ojos o los oídos, o de los inhaladores. Si nos tenemos que poner una crema o pomada, por ejemplo de corticoides, lo importante es no tocar al bebé con la parte del cuerpo que se ha untado. El bebé podría absorber más medicamento a través de su propia piel que a través de la leche.
  • Tiene que pasar de la sangre a la leche. Casi todos los medicamentos pasan a la leche en mayor o menor medida, aunque hay excepciones, como la heparina y sus derivados (inyecciones anticoagulantes que a veces se aplican antes o después del parto, cuando existe riesgo de trombosis).
  • Producir un efecto perjudicial al bebé. La mayor parte de los medicamentos pasan a la leche en cantidades tan ridículas que no pueden tener ningún efecto. Y la mayoría, aunque pasasen en mayor cantidad, no serían perjudiciales.

10 grandes frases sobre lactancia materna

  • Lactancia, el cordón umbilical
  • La mejor opción para tu bebé
  • Beneficios de la lactancia materna

1/10

Algunos medicamentos son totalmente compatibles con la lactancia. Te ofrecemos una pequeña muestra. El que un medicamento no esté en esta lista no quiere decir necesariamente que sea peligroso.

  • Antibióticos. Cualquiera que se pueda administrar al bebé se puede dar también a la madre: amoxicilina, penicilina, cefalosporinas, eritromicina, antituberculosos… También el metronidazol y el tinidazol, aunque todavía muchos libros recomienden, erróneamente, suspender la lactancia durante 24 horas.
  • Gripe y resfriado. Para la fiebre o el dolor de cabeza, paracetamol o ibuprofeno. Si la tos es insoportable, codeína. Los antibióticos, antihistamínicos, mucolíticos y expectorantes no hacen nada en estos casos, y no vale la pena tomarlos nunca. Se puede ponerse la vacuna de la gripe.
  • Dolor. Paracetamol, ibuprofeno, diclofenaco, codeína…Alergia. Varios antihistamínicos (prometazina, loratadina, dexclorfeniramina, cetirizina…). Con algunos otros antihistamínicos se han observado casos de somnolencia en el bebé. En cualquier caso, para la rinitis (estornudos y moqueo), los inhaladores nasales de corticoides son mucho más efectivos y tienen menos efectos secundarios (tanto para el bebé como para la madre).
  • Asma. Vale cualquier inhalador (salbutamol, terbutalina, corticoides, ipratropio…).
  • Epilepsia. Carbamazepina, ácido valproico, fenitoína… El fenobarbital se puede usar, pero hay que estar atentos por si aparece somnolencia en el bebé.
  • Hipertensión. Propanolol (mejor que el atenolol), enalapril (mejor que el captopril)… Los diuréticos (tiazidas, furosemida) no hacen daño al bebé, pero se cree que en algunos casos podrían disminuir la secreción de leche, por lo que es importante estar muy atentos.
  • Depresión. Varios antidepresivos se pueden tomar sin problema: paroxetina, sertralina, imipramina, nortriptilina, dotiepina. No es recomendable la doxepina. La fluoxetina probablemente también se puede tomar, aunque sería mejor la paroxetina.
  • Úlcera. Omeprazol, ranitidina, famotidina… y antiácidos.
  • Diarrea. Tampoco precisa fármacos (excepto en algunos casos muy concretos en que se usan antibióticos, después de hacer un cultivo). Eso sí, necesitará beber abundantemente para compensar las pérdidas. Si la diarrea es seria, tome suero de rehidratación oral.
  • Hormonas. Puede tratarse, sin ningún temor, con insulina o con hormona tiroidea. También se pueden tomar corticoides. Incluso a dosis altas, como las que se usan para tratar ciertas enfermedades autoinmunes, la cantidad de corticoides que recibe el bebé con la leche es muy inferior a la que su propio cuerpo fabrica cada día.
  • Anticonceptivos. Se recomienda no tomar anticonceptivos con estrógenos, sobre todo durante los primeros seis meses, porque parece que en algunos casos podrían reducir la producción de leche. Pero no perjudican al bebé, ni aunque sea varón. Sí se pueden tomar anticonceptivos que lleven solo gestágenos.

La mayoría de las enfermedades se pueden tratar con varios medicamentos distintos. Dedicándole unos minutos, su médico podrá orientarle sobre cuál es el más adecuado.

Por desgracia, los prospectos suelen estar equivocados en lo referente a la lactancia.

En cientos de medicamentos, que sabemos con absoluta certeza que se pueden tomar sin problemas, aparecen advertencias inquietantes del tipo 'no está establecida su seguridad durante la lactancia'.

Hay muy pocos medicamentos que realmente estén contraindicados durante la lactancia, y básicamente son medicamentos usados para tratar el cáncer o el sida.

Nuestro médico debería darnos información fiable, existen libros especializados y bases de datos en Internet.

Si nos dicen que hay que destetar o que no pueden darnos nada mientras demos el pecho, debemos consultar al pediatra, que seguramente es el que más sabe sobre fármacos y lactancia.

Existe información de calidad sobre el tema en la web del Hospital Marina Alta de Denia (Alicante) y en la web de la Asociación Española de Pediatría.

Tienes que dárselo. Con la cantidad que pasa a la leche tu hijo no tiene ni para empezar. Y no, no se le juntará demasiada cantidad, es como si tu hijo, en vez de tomarse una pastilla, tomase 1,01 (o 1,0001) pastillas.

2. ¿Es mejor tomarlo antes o después de la toma?

En general, no tiene importancia. El medicamento no tiene ningún peligro, y no hay que darle más vueltas.
En algunos casos muy concretos para aquellos medicamentos que se pueden tomar, pero con grandes precauciones, puede que tu médico te aconseje un horario concreto.

El truco es intentar que el pico máximo del medicamento en la sangre (que es distinto en cada fármaco, muchas veces entre 30 minutos y dos horas después de tomar la pastilla, pero a veces más tarde), no coincida con una toma.

Cuando el tratamiento se toma sólo una vez al día, y además el niño duerme de un tirón (se dice que algunos lo hacen), lo mejor suele ser tomar la pastilla tras la última toma de la noche.

3. ¿Y si me salto una toma y le doy un biberón?

Si te han dicho que se puede, se puede. El bibe es peor.

4. ¿Y si tomo solo media pastilla?

Si no estás enferma, o no necesitas el tratamiento, no tomes nada. Pero si lo necesitas, el médico te habrá recetado la dosis adecuada. No se te ocurra tomar menos.

Dr. Carlos González  es pediatra.

Источник: https://www.serpadres.es/bebe/lactancia-alimentacion/articulo/medicamentos-medicacion-lactancia-materna

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: