Meses del Bebé. Tu bebé con 20 meses, Bebé 20 meses

20 meses del bebé: ¡la explosión!

Meses del Bebé. Tu bebé con 20 meses, Bebé 20 meses

Bueno, si me descuido, 20 meses y medio.

Pero es que llevo unas semanas con poquísimo tiempo y esta es una entrada que siempre tardo bastante en escribir porque me gusta hacerlo de manera pormenorizada, intentando dejarme las menos cosas en el tintero para que en futuro pueda volver atrás y recordar cómo era. A veces releo las entradas anteriores sobre el desarrollo de mi hijo, que llevo haciendo desde el principio del blog, y me parece increíble cómo hemos llegado hasta aquí. ¡Cómo babeo!

Siempre he bromeado con que a los 20 meses se suele producir una auténtica explosión en los bebés (o niños-bebés). Desde que me quedé embarazada he pensado que los 20 meses suponía traspasar una barrera psicológica, al menos para mi.

Con 20 meses un niño está ya más cerca de los dos años que de tener uno y se les nota en muchos aspectos, desde el físico hasta el intelectual.

Lo cierto es que, como me suele ocurrir con mis expectativas, cuando luego llega el momento compruebo que sí, que el cambio es significativo, pero que aún nos queda bastante para considerarle un niño-niño y no un niño-bebé.

Expectativas a parte, el mes de mayo ha sido realmente explosivo, como reza el título de la entrada.

Sí, sigue siendo un niño-bebé, pero ha cambiado mucho y muy rápido y ahora sí que me voy haciendo a la idea de cómo va a ser en tanto solo unos meses y soy consciente de que dentro de nada tendré un niño-niño contándome sus cosas y realizando una serie de actividades que nada tienen que ver con las de ahora.

Lo cuento con detalle:

Peso y talla de mi bebé de 20 meses

Intentar medirle sería como ponerle un body a un pulpo: imposible.

Crecer ha crecido porque ahora llega perfectamente a coger todo lo que hay encima de las encimeras de la cocina y porque ahora si tengo la puerta del frigorífico abierta tengo que tener cuidado al cerrarla porque le doy en la cabeza, cosa que el mes anterior no pasaba.

Ha superado los 11 kilos de peso, debe estar en torno a los 11.200 kg. Yo le noto algo más hecho, más niño, pero sigue estando delgadito, con todas sus costillitas y columna vertebral bien marcadas. Y su tripilla, eso sí. Rico, rico, y 100% comestible.

Dientes con 20 meses

Sin novedades más allá de que ahora no quiere ver el cepillo de dientes ni en pintura. Está todavía sin las muelas de los dos años y de momento no parece que vayan a hacer acto de presencia.

Comer

Se come lo que le pongas por delante, parece un adulto en miniatura.

Eso sí, cosas ricas porque la fruta este mes la ha mandado a hacer puñetas. Es una auténtica pena ya que siempre ha comido la fruta fenomenal, en puré, pero muy muy bien y, de la noche a la mañana, ha dicho que no la quiere.

La fruta en trozos nunca le ha gustado, no le gusta ni cogerla con la mano porque le da asco. Al principio pensé que se había cansado de mis purés caseros y probé con los comprados, coló la primera semana pero luego nada. De vez en cuando logro colarle alguno pero con escaso éxito.

La verdura tampoco le fascina, pero se la camuflo en el arroz o le pongo judías verdes con tomate dos veces por semana, que eso sí que se lo come muy bien.

Es estupendo que coma de todo y bien y que mastique tan bien. Poder salir con él y no tener que preocuparme de llevarme un potito de casa es un auténtico lujo.

Este mes ha descubierto comidas nuevas como las tortitas de maiz, de estas dietéticas, que le han encantado, o los palitos tipo grisini, que devora. Las aceitunas, en cambio, no le gustan y el chocolate tampoco le apasiona.

Como ya he comentado, sigue tomando leche de crecimiento con cereales como desayuno y después de la cena, así que la operación «retirada del biberón» de momento queda aplazada hasta nuevo aviso.

Dormir a los 20 meses

Sigue durmiendo con nosotros y lo que le queda. Está de un mimoso increíble, sobre todo conmigo y sobre todo por la noche. Me abraza, me aplasta, me acaricia el brazo, me tira del pelo… Quiere dormir encima de mi, tanto que algunas veces me empuja de tal forma que acabo poniendo un pie en el suelo para no caerme. ¡Lo que vamos a sudar este verano!

Parece que se está despertando menos veces durante la noche, al menos no ha tenido episodios tan fuertes de llanto y gritos. A veces se despierta, bebe agua, mira un poco alrededor, comprueba que todo está bien, que seguimos a su lado, y se tumba de nuevo a seguir durmiendo.

Eso sí, se está acostando muy tarde, raro es el día que se duerme antes de las 23h. Esto lo estoy notando muchísimo porque no tener el ratito de relax por las noches para hacer mis cosas es una pérdida que se nota bastante pero entiendo que es una fase y habrá que pasarla como hemos pasado las anteriores.

Lenguaje de mi bebé de 20 meses

Es una de las cosas que más han evolucionado en este último mes. De la noche a la mañana ha sobrepasado, con creces, las 50 palabras. No es que me haya puesto a contarlas pero estoy segura de que son más de 50 sin lugar a dudas.

Algunas son bastante curiosas porque corresponden a temas en los que hemos hecho muy poco hincapié y a él, sin embargo, le han llamado especialmente la atención. Por ejemplo, bicho, mariposa o foto. Por el contrario, palabras en las que incido un día y otro día y otro día no hay manera de escuchárselas (por ejemplo, pan o biberón).

Desde luego, en su caso la explosión del lenguaje está teniendo lugar ahora. Empezó de manera más relajada, añadiendo una o dos palabras a la semana y ahora mismo está en una fase en la que todos los días aprende alguna. Hoy mismo ha dicho pelota, niño y mano estando con M. en AT.

Eso sí, el uso que le da al lenguaje, aunque ha mejorado, sigue un pelín disfuncional en el sentido de que no las usa siempre sino sólo cuando le viene en gana.

Por ejemplo, desde hace unos días dice hola para saludar pero no siempre, sino cuando le parece oportuno.

Con la cantidad de palabras que ahora mismo conoce, podría expresarse bastante bien pero, por la razón que sea, aún está encontrándole el gustillo a esto de comunicarse.

También ha comenzado, aunque de forma más tímida, a formar algunas frases de dos palabras.

Al ya conocido que-e-zo se le han unido no-quero, no-puedo y mamá y otra palabra, por ejemplo, mamá caca o mamá agua.

Esto de que me llame también es nuevo, más aún si va seguido de otra palabra, porque parece enteramente que ha entendido que puede llamarme y luego pedirme algo.

Otra novedad es que a algunas palabras ya les pone un artículo delante, como os ojos o os pies.

En los últimos días también parece que se ha despertado su interés en contarnos cosas. Una de sus características más curiosas ha sido siempre el parloteo este que tiene, sin parar, pero más bien en plan soliloquio, es decir, sin interés comunicativo. Eso lo ha mantenido pero a veces descubrimos que sí que nos cuenta cosas.

Hace tan sólo unos días le tumbé en el cambiador y empezó a parlotear. De pronto entendí «a pueta» y aproveché para decirle, ¿qué pasa con la puerta cariño?. Entonces me contestó: «bla, bla, bla, a pueta, toc toc toc», mientras me hacía el gesto de tocar con las manos. Me quedé de piedra. Me estaba contando que en la puerta se llama con los nudillos y que hace toc toc.

Unos días después, estábamos cenando y empezó igual, a parlotear, mientras nos miraba. Entonces hizo el gesto de comer y dijo «pepé, pepé», que es el pollito Pepé, un cuento que le lee M. donde el pollito come cebada, trigo… Vamos, que parecía que nos estaba hablando del cuento.

Me comentaba M. esta semana que parte de la estrategia que tenemos que tener con el niño para que él descubra que esto de hablar es guay y que le ayuda a comunicarse es demostrarle que cuando dice que no respetamos su negativa.

A día de hoy el no es su frase favorita y me queda claro que en muchas ocasiones la utiliza porque no sabe afirmar, de modo que tiene que expresar lo que no quiere para intentar que entendamos lo que sí quiere. En la práctica, esto es un sinvivir, con un niño que por sistema se opone a todo.

Pero lo cierto es que cuando realmente me esfuerzo por prestarle toda mi atención y hacerle muchas preguntas, acabo descubriendo que entre todo lo que no quiere, hay algo que sí desea. Cierto es que no siempre puede ser lo que él quiera, pero estoy de acuerdo con M.

en que hay que darle un empujoncito y, de paso, intentar que aprenda también el significado del , que creo que le abriría muchas posibilidades.

Comprensión

A estas alturas creo que comprende todo lo que le digo, al menos lo que no se sale de lo normal. De hecho, comprende incluso cosas que sólo ha visto o le he dicho una vez hasta unos niveles que me sorprenden mucho.

Creo que tanto en la visita del neurólogo privado aquel al que fuimos como en la de hace unos días en el Niño Jesús no entendieron bien esta parte. Parece ser que dan por hecho que si el niño no obedece órdenes simples es porque no las comprende pero no es cierto.

No es que yo quiera defender al niño, creo que soy súper objetiva con él. Simplemente que el nene tiene un nivel de comprensión normal para su edad, incluso podría ser más elevado según M.

y si no responde a determinadas cosas es porque no le da la gana, no porque no las comprenda.

Las asociaciones de objetos y situaciones que hace, la memoria que tiene, la facilidad para comprender cómo se resuelven determinados problemas… son cosas que me tienen fascinada y muy contenta, para que engañarnos.

Obediencia

Este aspecto sigue más o menos como estábamos. El niño obedece cada vez más a las cosas que le pedimos siempre y cuando le parezcan bien. Si le digo «nene, súbete a la silla» se sube.

Si le digo que nos vamos a la calle, o que vamos a comer o que vamos a subirnos al coche, me entiende perfectamente y actúa como se espera de él.

Ahora, no le pidas que señale un objeto (aunque lo conozca de sobra) ni que te de algo si no quiere ni mucho menos que te traiga un objeto que está en otra habitación o que te conteste dónde está otra persona.

El motivo lo desconozco, pero así es.

Sin duda este es uno de los temas en los que más hay que seguir incidiendo pero reconozco que el comprobar que sí obedece a los temas que le interesan me relaja bastante porque, además, cada vez le interesan más cosas.

Ahora casi siempre te mira cuando le llamas por su nombre, incluso muchas veces viene en la calle si se ha alejado demasiado. Es verdad que no ha progresado demasiado en este aspecto pero sí ha avanzado algo.

Mala leche

Ahí sigue. Que con los padres que tiene, la verdad, no se podía esperar tampoco que fuera un niño conformista, para qué engañarnos. De vez en cuando nos deleita con sus chillidos-delfín y nos sigue poniendo muy complicado ir a sitios que requieren que se esté quieto y callado porque su paciencia sigue siendo igual a cero y necesita mucho estímulo para entretenerse.

Sin embargo, sí es cierto que cada vez gestiona mejor su mala leche y suele calmarse antes y por si solo, algo que hacía meses era impensable. Creo que poco a poco va siendo menos inflexible.

Psicomotricidad con 20 meses

Veo que cada vez camina mejor aunque sigue teniendo sus caídas.

Corre que se las pela y sube escalones y los baja estupendamente aunque no siempre los sube y los baja solo, depende del tamaño que tengan y lo lanzado que vaya. La novedad principal de este mes es que ahora se sube y se baja solo de cualquier silla.

Un auténtico problema para mi porque de la silla se sube a la mesa y ya me lo he encontrado varios días sentado en la mesa del salón, tan pancho. De la silla de paseo se sube y se baja solo y al coche también intenta subirse solo.

A veces no sabemos si tenemos un niño o un monito-cabra, es alucinante lo que le gusta subirse a los sitios, la última vez que fuimos a Ikea se nos subió encima de unos palés tan alto que luego las pasamos canutas para bajarle, un show.

Imitación

Le ha cogido el gustillo y ahora imita mucho y con facilidad.

Desde mayo es posible enseñarle cosas y que las aprenda, algo que hasta entonces era complicado. De hecho, cada dos por tres nos enseña cosas que no sabemos cómo las ha aprendido. A veces da la sensación de que está a lo suyo, sin prestar atención, pero se entera de muchísimo más de lo que creemos.

Un día me di cuenta de que me estaba llamando «mala«. Desde entonces lo ha dicho una cuantas veces, para regañarme.

Estuve varios días venga a darle vueltas a la cabeza a ver de dónde podía haber sacado esa palabra y además tan bien usada si en mi casa está desterrada… Hasta que se lo comenté a mi marido, quien no dudó: «se lo decimos a la perra». Ostras, ¡es verdad!.

A veces, cuando venimos de la calle y se ha comido algo que no debe, especialmente algún juguete de plástico o de madera del niño, siempre la regañamos diciéndola mala.

Creo que en alguna ocasión ya he comentado que no me gusta la palabra, pero a mi perra, por mucho que la quiera y que sepa que comprende muchas cosas, no me voy a poner a explicarle que, en realidad, ella no es mala, sino sus actos, de modo que lo simplifico con un mala, que a juzgar por como baja las orejas, entiende perfectamente… Pues eso, que no sólo lo entiende la perra, también lo ha entendido al niño. A partir de ahora, cuidadito con todo lo que decimos, mucho cuidadito.

Resumiendo.

Un gran mes, a pesar de los virus y achaques varios, ha sido un mes fantástico en lo que a progresos se refiere. Creo que lo que mejor puede resumir el mes es que si ahora tuviera que pedir ayuda para el niño, no la pediría.

Esto no quiere decir que me arrepienta de llevarle a AT o que no quiera hacerle una revisión completa en el Niño Jesús, para nada.

De hecho, estoy contenta de que así sea y creo que le ha ayudado muchísimo; gracias a ello ahora estamos como estamos.

Pero si en este momento tuviera que volver a empezar seguramente no pediría ayuda y me quedaría con la duda de esas peculiaridades que tiene que no me gustan y que no creo que sean normales.

Me parece que esto es un gran síntoma de que las cosas empiezan a ir mejor. Ojalá el mes que viene pueda seguir así de contenta.

Источник: https://mamacontracorriente.com/20-meses-del-bebe-%C2%A1la-explosion/

Meses del Bebé. Tu bebé con 20 meses, Bebé 20 meses

Meses del Bebé. Tu bebé con 20 meses, Bebé 20 meses

A esta edad, tu hijo probablemente podrá correr, aunque no como un experto atleta. Es posible que suba las escaleras, pero lo más probable es que necesite ayuda para bajarlas. También es capaz ya de dar patadas a una pelota, aunque la mayoría de los niños a los 20 meses no saben todavía saltar o lanzar una pelota con el brazo en alto.
 

El lenguaje del bebé

Desde los 18 meses está en la etapa de lenguaje telegráfico, lo que significa que empieza a decir más de dos palabras, pero aún no crea oraciones por lo que, a veces, sigue siendo difícil entenderle. Comienza a realizar combinaciones de palabras con significado, por ejemplo: “mamá leche”, omitiendo las preposiciones y los artículos. Empieza a tener concordancia en género y número.

Ya utiliza verbos, hace menos gestos y nombra más objetos. Aumenta su nivel de comprensión y aprende nuevas palabras casi a diario.

 

Desarrollo social de un bebé de dieciocho meses

Cuando tú o cualquier otra persona importante en su vida se va, tu hijo se puede alterar porque él depende de tu presencia.

Le ayudarán las transiciones fáciles dejándole saber de antemano que vas a salir o que regresarás «después de comer» o «antes de la merienda», etc. Luego, no tardes en irte. Dale un beso rápido y márchate.

Y nunca le mientas, si vas a tardar mucho en volver, no le digas que regresas en un momento, así perderá su confianza en ti.

A esta edad su comportamiento puede resultar más agresivo: muerde, empuja, pega, tira del pelo a los otros niños… Algunas veces lo hace para sentirse más importante, pero también para experimentar: «¿Qué es lo que pasa cuando pego a María?, ¿Pasará lo mismo si pego a Juan?». No reacciones en exceso al comportamiento de tu hijo. Si respondes pegándole tú, aprenderá que eso es algo aceptable. Háblale con calma, y déjale claro que no se debe hacer nunca, por muy intensos que sean sus sentimientos.

 

Los niños pequeños son curiosos por naturaleza acerca de todo, incluyendo sus genitales. Al igual que jugaron con los dedos de sus manos y de sus pies cuando eran más chiquitos, ahora les gusta explorar sus partes íntimas.

No es nada de lo que tengas que preocuparte, a menos que esté ocurriendo constantemente. Cuando tu hijo se toque los genitales en público, no le hagas mucho caso. Simplemente explícale que hay cosas que se hacen en la casa, en privado.

 

Juegos estimulantes para el bebé

Dale una escoba para que juegue a imaginarse que es un caballito y él un jinete. Los juegos de simulación son los preferidos a esta edad.

Enséñale que debe recoger los juguetes una vez acabado el juego. Compra un baúl grande en el que los pueda guardar y ayúdale tú. A la vez que aprende educación, desarrolla su motricidad al tener que agacharse y levantarse para recoger las cosas.

Juega a la pelota con él, chútasela y pásasela con las manos de forma que tenga que perseguirla para alcanzarla. Anímale a que te la pase él.

Construye una especie de túnel con cajas grandes. Verás cómo le divierte atravesarlo y encontrarte a ti al otro lado.

Todos los pediatras hablan de si un niño está en el percentil 50 o en el 70 pero, ¿realmente le entiendes cuando te dice en qué percentil se halla tu hijo? ¿Es preocupante que un niño esté por debajo de… (bebe 20 meses)

Para los niños es muy difícil olvidarse del biberón porque es su símbolo de tranquilidad, compañía y consuelo. Sin embargo, los especialistas aconsejan que los pequeños deben dejar de usar este instrumento… (bebé de 20 meses)

Desde pequeños, los niños acostumbran a llevar zapatos que protegen sus pies. ¿Pero a qué edad es adecuado calzarles sin perjudicar su salud? áNgel camp, director del instituto valenciano del pie, ofrece… (bebes de 20 meses)

Aunque hasta los 6 meses los bebés no empiezan a balbucear sus primeros sonidos, lo cierto es que desde que nacen se están comunicando contigo con la sonrisa, los gestos, el llanto… gradualmente, irá desarrollando… (mi bebe de 20 meses)

Transcurrido el primer año de vida el niño adquiere habilidades relacionadas con el movimiento y el equilibrio: ya se levanta, se atreve a dar sus primeros pasos y gracias a esa movilidad empieza a experimentar… (desarrollo bebe 20 meses)

La actividad acuática tiene múltiples beneficios para el bebé. Entre otras, fomenta sus habilidades, enriquece su psicomotricidad, ayuda a desarrollar su capacidad de reacción, etc. Los ejercicios en el… (20 meses bebe)

Ese momento cuando toda la familia se reúne alrededor de la mesa para compartir la comida y sus vivencias del día ayuda a reforzar el vínculo y la conexión entre padres, madres e hijos. Por ello, cuando… (comportamiento bebe 20 meses)

Comparados a otros animales, los humanos tardamos bastante en aprender a andar. O eso puede parecer; lo cierto es que empezamos a andar en el mismo punto de maduración, pero por causas evolutivas llegamos… (bebes 20 meses)

Cómo enseñar a comer a un niño

La dieta de los primeros años es clave para asentar las bases de una alimentación correcta en el futuro. Si no logras ahora que coma de todo y sin rechistar, en el futuro te será mucho más difícil (niño 20 meses)

Los bebés poseen desde el momento del nacimiento la habilidad para crear sonidos, aunque todavía no la controlan. Empiezan con el balbuceo, con el tiempo consiguen aprender a modular el tono y, finalmente,… (desarrollo de un bebe de 20 meses)

Los primeros cubiertos del bebé

Es posible que la transición a la comida sólida le cueste mucho a tu bebé ya que acostumbrado a mamar durante meses, las cucharas, tenedores, vasos, etc. Le parecen unos objetos extraños que puede llegar…

¿qué son? ¿Cuándo aparecen? ¿Por qué no salen directamente los permanentes? ¿cómo aliviar las molestias que producen en los bebés?

Es habitual sentir frustración, ansiedad, angustia y hasta enfado ante un bebé que llora sin cesar, grita, o no deja que le toquemos. Los bebés no pueden hablar y su manera de decirte me duele aquí, estoy…

La natación es uno de los deportes más completos y beneficiosos que existen para el organismo, tanto a nivel físico como mental, y, además, se puede practicar desde bebés, por lo que es una oportunidad…

Cuando nace el bebé su cuerpo no se encuentra totalmente desarrollado y algunos órganos, como sus ojos, no los pueden usar como lo hace un adulto, por ello es bueno que sepas a qué edad va a poder ver…

Pedir ayuda es el principal motivo por el que llora un recién nacido. Durante sus primeros meses de vida solo sabrá comunicarse a través del llanto. Una señal de alarma primitiva que tiene como consecuencia…

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/meses-del-bebe/bebe-20-meses

Cómo es mi bebé entre los 21 y los 24 meses

Meses del Bebé. Tu bebé con 20 meses, Bebé 20 meses

Se acerca el momento de su segundo cumpleaños, cuantas sensaciones juntas al echar la vista atrás, ¿verdad?. Por un lado orgullo, por ver todo lo que tu peque ha crecido y avanzado en este tiempo, y por otro melancolía al ver lo rápido que pasa el tiempo.

Tu hijo seguirá evolucionando rápidamente en estos próximos meses, por eso en este post vamos a contarte todo lo relacionado con su desarrollo, tanto social, como motriz y cognitivo, y además te desvelaremos cuales son los juegos y juguetes que más le gustan en esta etapa.

CÓMO ES EL BEBÉ ENTRE LOS 21 Y LOS 24 MESES

Los niños en estos meses no paran de explorar, su curiosidad cada vez es mayor y además comienzan a tener gustos muy precisos por las cosas: un vaso concreto, el yogur de un determinado sabor o llevar unos calcetines u otros.

Siempre que no sea algo que le ponga en peligro, es bueno respetar sus preferencias y dejarle tomar sus decisiones. Cuando esto no sea posible, es probable que se desencadene una rabieta; para evitarlo siempre puedes darle alternativas, dentro de las opciones que a ti te parezcan correctas.

Si por ejemplo quiere ponerse vaqueros, y tiene que ir al colegio en chándal, no va a ser posible que lleve vaqueros como él querría, pero siempre podemos prepararle tres opciones distintas de chándal y que sea el peque quien elija cual le gusta más de las tres.

De este modo le dejamos ser partícipe de las decisiones, pero siempre dándole opciones que a nosotros nos parezcan adecuadas.

Precisamente por su curiosidad y ganas de descubrir el mundo es muy importante recordar que hay que revisar las precauciones en casa, ya que como venimos hablando en anteriores posts, debemos cuidar mucho la seguridad de los bebés.

Al principio con quitar las cosas del suelo para que gateara era suficiente, pero ahora ha evolucionado a otro nivel y hay que tomar otra serie de precauciones.

Por ejemplo, es importante alejarle de las plantas y protegerlas para que no pueda tirárselas encima o para que no coja las hojas y se las lleve a la boca. Muchas de ellas, no solamente saben fatal, sino que son tóxicas.

Guarda las bebidas alcohólicas y los medicamentos en lugares donde no pueda alcanzarlos.

Y además, si tienes escaleras en casa, conserva las barreras de seguridad hasta que sea más mayor.

Tu peque ya corre, sube escaleras, se lava las manos, se cepilla los dientes contigo e incluso ya ha comenzado a vestirse, aunque esto siempre con tu ayuda o colaboración.

VISTA

Sus sentidos cada vez se agudizan más. La vista está más desarrollada aunque sigue necesitando tocar todo con las manos para completar su conocimiento.

  OÍDO

Su oído también se ha agudizado muchísimo y es capaz de escuchar sonidos bajos que antes no percibía y también saber de dónde proceden.

  TACTO

Reconoce además algunas texturas, y tiene mucha más precisión en sus manos a la hora de coger y utilizar objetos.

  CONTROL DE ESFÍNTERES

Fisiológicamente cada vez está más cerca el momento en el que tu hijo pueda controlar esfínteres, y deje atrás la época del pañal.

Es posible que en estos momentos las personas de tu entorno comiencen a presionarte con frases como “¿todavía lleva pañal?” o “va a cumplir dos años, es hora de que le quites el pañal” si tu hijo todavía no controla esfínteres.

Te daremos un consejo aunque sea complicado: no te dejes influenciar por ellos.

El proceso de dejar el pañal es totalmente madurativo, y no todos los niños lo experimentan en el mismo momento (al igual que no todos los niños caminan a la misma edad, por ejemplo), algunos están preparados con 18 meses, y otros con 40 meses.

Observa en primer lugar las señales que puedan alertarte de que comienza a sentirse interesado por este proceso, como pueden ser por ejemplo: que te pida sentarse en el baño, aunque sea con ropa; que te acompañe cuando tú vayas y muestre interés por el proceso, e incluso que juegue a llevar a sus muñecos al servicio.

El mejor momento para dejar el pañal, será cuando él te lo pida, así que si en algún momento lo quiere intentar, aunque tú no te sientas preparada, te recomendamos que no desaproveches la oportunidad. Es muy importante respetar su ritmo.

Su vocabulario continúa evolucionando y será capaz de aprender hasta 10 palabras nuevas cada día.

Para fomentar su aprendizaje no olvides leerle un cuento por la noche y cantar canciones juntos, así sus habilidades lingüísticas se desarrollarán más fluidamente.

Seguramente ya hace frases de hasta 4 palabras, sigue tus órdenes cuando son sencillas y repite todo lo que oye.

Si todavía no se expresa demasiado bien no te preocupes, pues cada niño tiene su ritmo.

¡Y cuidado con lo que nos oye decir aunque no sea a él! A veces podemos estar hablando a otros adultos y no darnos cuenta de que lo escuchan todo ¡Incluso desde otra habitación!

YO TAMBIÉN MAMÁ

Durante este mes tu peque continúa entusiasmado por hacer cosas de mayores y colaborar en las tareas de la casa. Querrá ayudarte a cocinar e incluso ¡a barrer! Si le divierte hacer algún tipo de tarea, aprovechar este interés para enseñarle pequeñas labores.

Puedes comprarle una escoba pequeña o dejarle que “doble los pañuelos” que luego tú vas a planchar, preparar alguna pequeña receta en la que podáis cocinar juntos…. Así, mientras se divierte, le enseñas el hábito de participar en las tareas del hogar.

MÍO Y SÓLO MÍO

Los niños por naturaleza son muy colaborativos, pero ese altruismo desaparece a la hora de compartir sus juguetes. Acaba de asumir el concepto de poseer objetos y la palabra “mío” será una de las protagonistas durante estos meses.

Para promover que comparta cosas es bueno preguntarle si puedes jugar con un juguete que esté utilizando en ese momento y explicarle que luego se lo vas a devolver. Si no te lo da, no lo fuerces, pero si lo hace podéis jugar a dar y recibir.

Si viene una visita o vais al parque y no quiere compartir, no le des a otro niño los juguetes de tu peque, ni le insistas para que los comparta o jueguen por turnos. Dale tiempo y comprende que es otra fase más de su aprendizaje.

A esta edad, comenzarás a observar que su imaginación y creatividad se desbordan. Inventa historias, le encanta disfrazarse, cuida a sus muñecos y deja volar su imaginación.

A través de ella y de los mundos y situaciones que inventa, alivia sus miedos, sus preocupaciones y resuelve conflictos emocionales.

Esto es debido a que en esta etapa es capaz de comprender las representaciones simbólicas. Aunque los objetos dejen de estar a la vista siguen existiendo y de la misma manera puede evocarlos en su memoria con su imaginación.

Por eso, es tan importante que pueda trabajarla a esta edad y es fundamental que la fomentes a través de los juegos siempre que puedas.

SU CEREBRO ESTÁ EN DESARROLLO

Ahora que los niños se expresan mucho mejor, y entienden todo lo que les decimos, es posible que nos parezca que pueden razonar con nosotros como los adultos, pero en realidad su cerebro todavía no está preparado para ello.

Es importante que puedas conocer el desarrollo de su cerebro en estas edades para que no te frustres si en ocasiones no “entiende” lo que intentas razonarle, pues la parte lógica del mismo no comenzará a desarrollarse hasta aproximadamente los 3 años. Es más, su cerebro no terminará de formarse del todo hasta pasados los 20 años.

Las experiencias que le ofrezcas durante estos primeros años de vida, serán primordiales para su desarrollo adulto, por tanto es muy importante que tenga posibilidad de interacción con la naturaleza, con otros niños y adultos, que pueda fomentar su creatividad gracias al juego y que disfrute de grandes momentos contigo y con la familia.

Intenta además reducir todo lo posible el uso de pantallas, y que cuando lo haga, sea con un fin educativo.

Источник: http://my.imaginarium.es/desarrollo-bebe/bebe-hasta-21-meses/

Bebé de 21 meses

Meses del Bebé. Tu bebé con 20 meses, Bebé 20 meses

  • Mi bebé y yo
  • Herramientas
  • Su Crecimiento
  • Bebé de 21 meses

¡Tu bebé ya tiene 21 meses! ¿Te das cuenta de cuánto ha crecido? ¡Hasta cuesta pillarle cuando sale corriendo!

Cuando se acerca a los dos años, el niño ya demuestra una capacidad para hablar considerable, teniendo en cuenta que cada niño sigue su propio ritmo.

¿Quieres saber más cosas sobre el desarrollo y el crecimiento de los bebés de 21 meses? ¡Así es tu niño entre el año y medio y los dos años!

Tu hijo ya es un niño de 21 meses. Pesa entre 11 y 12 kilos y mide entre 80 y 85 centímetros. Se acerca a los dos añitos a pasos agigantados y tú te preguntas cuándo ha pasado todo este tiempo y cómo es posible que se haya hecho tan mayor. ¿Cuáles son los progresos de tu hijo a esta edad?

Los cinco sentidos se están refinando cada vez más: su vista se perfecciona progresivamente, aunque por sí sola no es suficiente para conocer lo que le rodea.

Necesita «tocar las cosas con las manos», teniendo en cuenta también que su sensibilidad táctil se ha desarrollado notablemente, tanto que sabe reconocer las características de superficies y materiales distintos.

– Por lo que respecta al oído, es capaz de percibir incluso los sonidos más leves, así como intuir de dónde proceden.

En esta etapa el niño tiene una mejor coordinación:

– Camina deprisa e, incluso, corre.

– Es capaz de pasar las páginas de un libro y dibujar cosas sencillas.

– Aprende a tirar y a dar patadas a un balón e incluso se atreve a montar en triciclo.

Ahora, su imaginación va in crescendo, lo que significa que se entretendrá con el juego abstracto y creando un mundo de fantasía a través de sus juguetes, muñecos y peluches. También es capaz de concentrarse en aquello que le interesa.

Cada vez es más activo, sociable, hábil, independiente y… ¡cabezota! ¿Qué más sucede con su carácter?

Las rabietas empiezan a hacer acto de presencia y es habitual que te «monte un pollo» cuando no se sale con la suya.

Muchos expertos hablan de los “terribles dos” o de «adoslescencia» para referirse a las numerosas demostraciones de fuerza y carácter que empezará a hacer prácticamente a diario.

– Todo se debe a que, a esta edad, manifiesta sus sentimientos con facilidad y se muestra menos tímido y reservado.

– En esos momentos, debes tener paciencia, mantener la calma e ignorar los comportamientos inadecuados. Cuando se le pase la pataleta, será el momento de hablar con él, hacerle ver que su comportamiento no ha sido adecuado y que puede conseguir mejorarlo la próxima vez. ​

Y ahora, ¿te apetece volver a comprobar cómo está creciendo tu bebé? ¡Introduce sus datos en la tabla de crecimiento!

Calcula el percentíl de tu bebé

En cuanto a la alimentación, el niño de 21 meses sigue experimentando sabores y texturas nuevas. Una vez probados todos los alimentos, y después de coger confianza con la cuchara, el pequeño acelera su recorrido de integración a las costumbres familiares. ¿Qué más cosas tener en cuenta a la hora de comer?

– Ahora, se pueden preparar recetas un poco más complejas, que pueden formar parte del menú de toda la familia.

(Te interesa: Buscador de recetas para toda la familia)

Al prinicipio, solo se le propondrán estos platos para probar y se sustituirán poco a poco por lo purés de plato único si, después de probar los nuevos platos, demostrase que no le gustan.

– De forma progresiva, procediendo de esta manera, el pequeño llegará a diversificar sus comidas, hasta llegar al sistema clásico de primer y segundo plato.

– Te recordamos que nunca debes obligarle a probar los alimentos nuevos.

– Es mucho más eficaz dejar lo que quieras que pruebe en la mesa, comer vosotros también y dejar que sea el niño quien decida probar de forma espontánea.

El buen ejemplo sigue siendo tu mejor arma.​

……..

¡ATENCIÓN! Los alimentos congelados son cómodos, pero, ¿tienen el mismo valor nutricional que los alimentos frescos? Si la congelación es adecuada y se respetan los tiempos y las modalidades de conservación, los congelados son totalmente válidos.

El sueño de tu bebé de 21 meses

En términos generales, entre los 12 y los 24 meses, los niños necesitan dormir entre 10 y 13 horas diarias; que las duerma todas del tirón, durante la noche, o bien que las divida entre la noche y las siestas diurnas dependerá de las necesidades individuales de cada niño. ¡Hablemos de la siesta!

– En general, hasta los tres años, el niño siente la necesidad de hacer la siesta, y duerme una o dos horas por la tarde.

– Pasada esta edad, algunos pequeños renuncian inmediatamente y otros siguen necesitando dormir una siesta hasta los seis años.

– Sin embargo, aunque no duerma, una vez al día, es aconsejable que el niño permanezca en su cama o en un sitio cómodo, donde pueda tumbarse un rato y jugar de forma tranquila.

– Para lograr que el hábito del descanso forme parte de la rutina diaria del niño, es importante crear una atmósfera que lo facilite y que consiga que tanto su cuerpo como su mente descansen.

……..

¡RECUEDA! Los cuentos son un magnífico instrumento para ayudar al niño a relajarse y, por tanto, a conciliar el sueño plácidamente. A los 21 meses, esta costumbre diaria debería estar consolidada, pero, si aún no os habéis puesto, ¡es hora de empezar a compartir lecturas con el peque!

En el tema de la seguridad en casa, debemos saber cómo actuar. ¿Qué precauciones debemos tomar?

– Hasta que sea un poco mayorcito, renuncia a los objetos de decoración de los muebles que tanto te gustan, porque normalmente también son del agrado de tu hijo, que está deseando cogerlos para examinarlos, con el consiguiente riesgo de tirárselos encima o, en el mejor de los casos, romperlos.

Haz desaparecer de su alcance las cerillas, los encendedores, cigarrillos y ceniceros con colillas (la tentación de imitar a los fumadores podría causarle daños serios).

Guarda las bebidas alcohólicas bajo llave, puesto que son altamente tóxicas para los niños.

Procura que las plantas estén protegidas: podría tirárselas encima o, impulsado por su pasión herbívora, probar las hojas de algunas plantas que, lejos de ser apetitosas, pueden resultar extremadamente tóxicas.

– Por otro lado, instala protecciones en todas las superficies angulosas para que el niño no se haga daño si se golpea.

Si tienes escaleras en casa, instala barreras de seguridad tanto de subida como de bajada, pues son altamente peligrosas.

​……..

¡CONSEJO! A partir de esta edad, la esfera psicoemocional del niño cobra un mayor protagonismo. Además de cuidar su salud física, los papás debéis garantizarle un entorno estable desde el punto de vista emocional. 

Cómo estimular a tu bebé de 21 meses

A los 21 meses, el niño puede combinar multitud de actividades, como hacer trasvases, descubrir texturas o tener experiencias sensoriales con la audición de una sesión de lenguaje musical adaptado, como el que te proponemos aquí.

– Convierte estos momentos de juego en una experiencia sensorial completa. ¡El canal auditivo es uno de los mejores para estimular a tu bebé en esta etapa! ¿Lo aprovechamos?

Estos son los beneficios de estimular el oído del pequeño con música:

– La neurociencia avala que el aprendizaje con música favorece el desarrollo cerebral y optimíza los resultados académicos.

Cuando escuchamos música, la intensidad emocional se incrementa. Nuestro cerebro puede predecir, clasificar o anticipar las distintas opciones musicales que va escuchando.

– Del mismo modo, en el momento de entender un mensaje verbal, nuestro cerebro descifra la musicalidad del mismo, buscando coherencia entre la parte verbal y la entonación musical de dicho mensaje. Si el tono del habla no coincide con el significado del mensaje lingüístico, se genera inseguridad, desconfianza o, incluso, discusión, dependiendo del caso.

¿Escuchamos una sesión acompañada de juego libre?

Como ya sabes, los beneficios de la estimulación sensorial a través del lenguaje musical se obtienen con la repetición de las audiciones.

¿Cuál es el mejor momento para realizar esta sesión de lenguaje musical mientras el niño juega libremente? Mientras está experimentando con algún juguete, en el salón o en su sala de juegos. El ejercicio le acompañará como una banda sonora a una buena película.

– Para disfrutar de esta experiencia, es recomendable no poner el volumen muy alto; se trata de acompañar la actividad del niño, no de sustituirla.

– La luz en la habitación tiene que ser suficiente para que el bebé pueda desarrollar la actividad adecuadamente.

– Reproduce el audio que encontrarás al final de este artículo en tu dispositivo, a un volumen que te resulte agradable y que se oiga correctamente. ¡Recuerda que puedes conectar altavoces para disfrutar mejor de la gran calidad del sonido de los ejercicios y las grabaciones!

– Dale al play y deja que todo fluya. Los ejercicios musicales complementarán la actividad del niño.

– Simplemente, disfruta de sentir a tu peque, mientras le enseñas el lenguaje de la música desde el cariño, a lo largo de esta sesión de ejercicios de cinco minutos de duración aproximada. ¡Notarás cómo se relaja visiblemente!

¡Aprovecha estas sesiones para buscar vuestro instante íntimo y de desconexión! 

Este contenido musical ha sido creado y cedido en exclusiva a Mi Bebé y Yo por el Método ETFES de lenguaje musical para bebés

Your browser does not support the audio element.Descarga

¿Qué tal ha ido?

El entrenamiento musical ayuda a discriminar las consonantes y el tono mejor que cualquier refuerzo en la lectura. ¡La música es el mayor refuerzo para enriquecer el lenguaje o para facilitar el aprendizaje de más de una lengua!

Seguro que, mientras has realizado esta sesión, has podido ver cómo el pequeño intentaba seguir los ejercicios tarareando. Recuerda: la constancia es la clave. ¿Cuándo escuchamos la siguiente sesión de ejercicios?

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/como-crece-bebe/tu-bebe-tiene-21-meses

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: