Mi bebé babea mucho

¿Por qué mi recién nacido saca mucha saliva?

Mi bebé babea mucho

A veces los papás queremos, por los nervios de tener un recién nacido, que este haga las cosas de la manera más natural y cómoda para nosotros, pero no consideramos que se encuentra en pleno desarrollo y no sabe utilizar o controlar la mayor parte de su cuerpo y sus funciones.

El recién nacido, en cuanto sale del vientre de la madre, dependerá enteramente de sus papás para poder sobrevivir en este nuevo mundo al que ha llegado, puesto que lo único que prácticamente sabe hacer al principio es ver, llorar y respirar. Claro que también sabe hacer pipí o sus deposiciones, , pero no las controla.

Al ser un recién nacido no va a tener la capacidad de poder controlar su sistema digestivo, por lo que también se le podrá dificultar la habilidad de tragar hasta la saliva que se le acumule en la boca.

¿Qué es la saliva?

Los humanos estamos produciendo saliva todo el tiempo, puesto que es una parte esencial para el proceso digestivo de nuestro cuerpo. Prácticamente, sin ella no podríamos alimentarnos y mantener nuestro cuerpo nutrido.

La saliva es una secreción mucoserosa, clara y un poco ácida. Las glándulas salivas son las encargadas de producirla. Al día se produce entre 1 y 1.5 litros de esta secreción.

Se encuentra formada por electrolitos, entre los cuales podemos encontrar sodio, potasio, calcio, magnesio, bicarbonato y fosfatos. Además, se pueden encontrar inmunoglobulinas, proteínas, enzimas y mucina.

Funciones de la saliva

La saliva, a pesar de ser algo asquerosa para muchas personas, es una parte esencial del ser humano. Incluso tiene varias funciones para mantener el cuerpo en balance a lo largo de su vida y desarrollo:

– Mantiene la salud de la boca y crea un balance adecuado

– El bicarbonato, los fosfatos y la urea controlan el nivel de pH de la boca

– Las proteínas y la mucina sirven para combatir los microorganismos

– Sirve para proteger

– Lubrica el tracto digestivo

– Participa en el sentido del gusto

– Crea el bolo alimenticio

– Contribuye al metabolismo de la placa dental

¿Cómo cuidar a mi bebé del exceso de saliva?

Tu bebé va a estar así durante sus primeros 6 meses de vida, puesto que se juntan 3 cosas en su desarrollo y todas son causantes de que este saque tanta saliva. La primera es que sus glándulas salivales se activan, la segunda es que no sabe tragar saliva y la tercera y última es que salen sus primeros dientes.

El exceso de baba podrá afectar a tu bebé de distintas formas. Claro que ninguna es nociva para su salud, pero de todos modos debes cuidarlo.

En primera, tu bebé tiene la piel muy sensible, por lo que se le va a irritar por el nivel de pH de la saliva. Además, no toda la saliva la saca, se traga cierta cantidad, lo que podría hacer un poco más agresiva su orina al aumentar el pH de la misma, causando rojez en el culito.

También es probable que tu pequeño tenga una congestión, puesto que su saliva puede caer en su pechito y junto con una corriente fría podría resfriarse.

Con estos consejos podrás ayudar a tu bebé con el exceso de saliva:

– Ponle un babero para evitar que se moje el pechito

– Límpiale el área alrededor de su boca con toallitas delicadas

– Si se moja la ropita, cámbiasela

– Cambia su pañal en cuanto notes que se hizo del baño para evitar que se irrite por el nivel de pH de su orina

Y, sobre todo, sé paciente y no te preocupes que en torno a los 12-18 meses aprenderá a tragar mejor y dejará de babear tanto.

Pero ¿qué pasa cuando el bebé tiene dermatitis peribucal (irritación por la saliva)?

La dermatitis perioral es la irritación se puede producir alrededor de la boca, por debajo de la barbilla e incluso en los ojos en los bebés debido al contacto con la saliva. La saliva causa un eccema de contacto irritativo debido a que, paradójicamente, tanto la saliva como el agua tienen propiedades secantes.

Entre los síntomas comunes de la dermatitis peribucal nos encontramos:

– protuberancias o sarpullido alrededor de la boca, de los pliegues de la nariz, etc. Estas protuberancias pueden estar llenas de líquido o pus

– sensación de ardor en la boca y de los pliegues nasolabiales.

Para diagnosticar esto es necesario que el médico examine al bebé. Puede requerir que se le haga un análisis de sangre al bebé para descartar que la causa de la erupción sea una infección bacteriana (también tiene que descartarse la rosácea y el acné).

Para que se le cure lo antes posible la dermatitis peribucal:

– utiliza una crema reparadora en el área afectada. Esto hará que la saliva no llegue a tocar la piel del bebé, aunque se babee, además favorece la regeneración natural y cura la piel irritada al estar protegida. Es importante que antes de usar cualquier medicamento consultes con su pediatra para evitar posibles efectos. La pomada calmante que usas para el pañal también puede valer.

– se debe evitar frotar la zona para la retirada de la saliva, en lugar de esto se debe quitar la saliva a toquecitos (con el fin de no irritar más la zona).

– limitar los baños de larga duración para que la zona no esté húmeda más que lo necesario.

– evita los cambios bruscos de temperatura.

– cuando son un poco más mayores explícales que cuando tengan la dermatitis peribucal es importante que no se chupen la piel alrededor de la boca ya que es contraproducente.

– no se deben utilizar toallitas húmedas para limpiarle la zona del sarpullido.

– no le ofrezcas alimentos ácidos, estos le pueden producir irritación. Emplea en la medida de lo posible el biberón, así evitarás el contacto de líquidos en la zona peribucal.

Los bebés suelen tener este problema sobre todo cuando le salen los dientes.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/cuidados-bebe/por-que-mi-recien-nacido-saca-mucha-saliva-8291

Mi Bebe Babea Mucho

Mi bebé babea mucho

Tu bebé tiene ya 2 meses, poco a poco va perdiendo el aspecto de recién nacido y de repente has notado que empieza a babear mucho.

Si tu bebé babea mucho es porque comienza una etapa muy característica en la que también se llevará todo a la boca, empezando por sus manitas.

Esta etapa irá a peor cuando llegue el momento de la dentición, que el babeo puede ser más abundante aún.

Este es un período que poco a poco irá evolucionando, junto con la aparición de cada uno de sus dientes (empieza alrededor de los 6 meses), que a los 12 meses estará más controlado porque ya saben tragar con normalidad y que, alrededor de los 18 meses, estará superado con la culminación de la dentición.

Como sabemos, la vida de nuestro pequeño se compone de diferentes etapas que irán completando su desarrollo y crecimiento. El exceso de salivación es simplemente una consecuencia de algunos estos procesos.

¿Por qué babea tanto mi bebé?

Hay quienes dicen que puede ser por acumular aire en la succión, porque el pequeño tiene comezón (picor) o porque empiezan a hacerle gracia las pompitas, burbujitas y las trompetitas y lo hace sin parar…

Existen varios mitos en torno a este tema pero el motivo principal es simplemente que los bebés producen más saliva de la que pueden tragar y es por esto que la expulsan de manera involuntaria, todavía no tragan como nosotros y no pueden gestionar ese exceso de babita.

Y puedes pensar ¿por qué no traga la saliva y si la leche? Muy sencillo, en realidad el bebé sí sabe tragar pero no con la frecuencia adecuada a no ser que se le introduzca alimento en la boca.

Es algo instintivo, para alimentarse realiza una actividad con los músculos de la boca, la succión seguido de la deglución de forma automática.

En el caso de la saliva, se produce sin que el pequeño se de cuenta y permanece en la boca hasta que sencillamente rebosa.

¿Y cuáles son las causas de tanta p roducción de saliva ? Podemos decir que las causas principales son la dentición y la alimentación complementaria.

Con respecto a la dentición, es verdad que con 10 semanas es difícil que haya aparecido algún diente pero sí que se le están formando en el interior de sus encías, tu bebé lo empieza a notar y le produce esa “rabieta” que hace que quiera morder todo, pasar la lengua constantemente… Todo esto produce mayor segregación de saliva, algo muy útil además porque contiene sustancias que le protegen de las infecciones y le alivian el dolor.

Por otro lado, cuando cumpla los 4 meses (fecha clave para empezar a introducir la alimentación complementaria) empezará a experimentar nuevos sabores que harán que se activen sus glándulas y babee más.

Cuando comience con los alimentos sólidos la salivación será imprescindible para procesar esos alimentos, para ablandarlos, lubricarlos y para que a nuestro bebé le resulte más fácil tragarlos.

Incluso se puede considerar como un paso clave para el desarrollo de sus habilidades para alimentarse.

Además, con esta edad también comienza una etapa de estimulación, descubre sus manitas y también se las lleva a la boca para explorar nuevas sensaciones, lo que también provoca que aumente la salivación.

No lo olvidemos, todo forma parte de su desarrollo madurativo, estos pasos son previos y fundamentales para otras futuras etapas de nuestro hijo.

¿Cuándo debo preocuparme si mi bebé babea mucho?

No debes preocuparte en ningún momento, debemos tener claro que el babeo de nuestro bebé es parte de su desarrollo y no es motivo de alarma.

Lo que sí puedes tener en cuenta son algunos consejos que te damos, como siempre, para el bienestar del pequeño, ya que tanto babeo suele repercutir en otras consecuencias si no tenemos cuidado, porque siempre estará mojado.

Lo mejor que puedes hacer es llevar siempre baberos para evitar la humedad en su ropita, cambiárselo a menudo y estar pendiente continuamente de limpiarle la carita para que no se le irrite la piel, evitando también eczemas o alergias. Entre los complementos de K'acha encontrarás baberos originalesque además de ser muy útiles para este fin, completarán un look perfecto, tu bebé estará siempre cómodo, seco y ¡muy guapo!

Si tu bebé usa chupete es importante que tenga agujeros por donde salir la saliva.

Solo en el caso de que observemos que le cuesta respirar o detectemos algún otro signo de enfermedad (fiebre, llagas, rojeces…), nos pondremos en contacto con nuestro pediatra para que nos confirme si hay infección y nos recomiende el tratamiento idóneo para subsanarlo.

Ante todo lo más importante siempre es la higiene del bebé , mantener a nuestro pequeño seco, tanto su carita y su cuello como su ropa, especialmente importante cuando hace frío para evitar que esté incómodo y también algún que otro resfriado.

Источник: https://www.kacha.es/es/blog/bebe-babea-mucho

Mi bebé se babea mucho, ¿qué hacer?

Mi bebé babea mucho

Mi bebé se babea mucho, ¿qué hacer? Se trata de una interrogante muy común en las madres primerizas, quienes se asustan cuando ven que su pequeño genera más saliva de la que ellas creen que debería.

El exceso de saliva o babeo es normal en los bebés, y esto se debe a que ellos no saben tragar aún. A partir de los dos meses de edad, el pequeño comienza a babear en exceso; igualmente lo hace cuando entra en el proceso de dentición.

Un bebé recién nacido no produce tanta saliva, pero al pasar los meses, comienza la etapa de chupar y morder todo. Es ahí cuando aumenta la producción de saliva. El bebé la produce sin darse cuenta; así, de manera natural, babea por esta causa, cosa que no ocurre con la leche.

Todo depende del sistema de deglución. Cuando se alimentan, los bebés hacen esfuerzo con los músculos de la bocapara succionar todo. En cambio, la saliva se produce sola y permanece ahí hasta que se rebosa.

Para este caso, el uso de babero es muy eficaz. Este no permite que el pecho del bebé se moje y lo mantiene caliente. Además, debemos estar atentos y mantener seca la boca del pequeño para evitar que se irrite.

Mi bebé se babea mucho, ¿cuándo debo preocuparme?

Cuando un bebé está resfriado, es normal que babee de manera excesiva. Si notamos que lo hace sin estar enfermo, es momento de visitar al pediatra.

Cuando el babeo se extiende por mucho tiempo, puede significar que el bebé tenga algún problema del sistema nervioso que no permita que la deglución se realice adecuadamente.

También si el pequeño come mal y babea mucho mientras lo hace, puede significar que le duele al tragar. La causa, generalmente, es alguna infección viral que le produce dolor o llagas dentro de la boca.

“Por lo general, la edad promedio en la que el niño deja de babear es hasta los 18 meses, aunque es muy variable”

Si tu hijo babea mucho, corre el riesgo de que se ahogue con frecuencia o tenga náuseas constantemente, así como también puede presentar dificultades respiratorias. En cualquiera de estos casos, lo mejor es mantener la calma y llevar al bebé al pediatra para descartar cualquier patología.

En última instancia, también es importante reconocer que el reflejo de deglución del bebé es inmaduro y tiende a alargarse por un tiempo.

¿Será solo por los dientes que mi bebé se babea mucho?

Claramente, una de las razones por las que un bebé babea de manera excesiva es por la erupción de los dientes. Aunque tardan en brotar, a partir del segundo mes de vida comienzan a moverse los núcleos dentarios bajo las encías.

La saliva contiene enzimas, que ayudan a combatir posibles infecciones. Es por ello que su producción aumentará desde que salga el primer diente. En esta etapa, seguramente el bebé pedirá un mordedor. Estos pequeños elementos dan alivio en las encías, pero producen mucha saliva.

Por otro lado, lo primero que descubre el niño son sus manos, y enseguida comienza a llevárselas a la boca. De este modo, explora nuevas sensaciones. Al jugar con sus manos en la boca, estimula la salivación y comienza a babear. 

Esta actividad es de provecho cuando el bebé comienza con la alimentación complementaria. Por ejemplo, agarrar sus alimentos y llevárselos a la boca poco a poco lo inicia en la dieta complementaria con sólidos por sí solo.

Cuando comienzan a morder sus dedos y juegan con su lengua, los bebés estimulan la salivación, la cual es necesaria para ablandar y tragar los alimentos.

Así, el bebé tiende a morder por la zona donde se asoman los dientes; esta parte suele estar hinchada y enrojecida. La salivación es bastante pronunciada y necesaria en ese momento, ya que mantiene hidratada la zona y evita infecciones.

La saliva y la alimentación

Los nuevos sabores y sensaciones que produce la introducción a los alimentos sólidos estimula las papilas gustativas y segregan más saliva de lo habitual. El papel de la saliva es actuar como un lubricante y ayudar a que los alimentos lleguen hasta el estómago.

Debes estar muy atenta si la salivación de tu pequeño va más allá de lo que se considera normal; por lo general, la edad promedio en la que el niño deja de babear es hasta los 18 meses, aunque es muy variable. Todo siempre va a depender de su proceso de maduración, la aceptación en la ingesta de comida sólida y la salida de los dientes.

No alarmarse es fundamental, así como tener a la mano un babero absorbente y un chupete es de mucha utilidad para ayudar al bebé en este periodo. Descubre y disfruta con calma cada etapa de crecimiento de tu bebé; recuerda en todo momento que, buenos y malas, ambas son únicas e irrepetibles.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/mi-bebe-se-babea-mucho-que-hacer/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: