Miedo al parto

Por qué una mujer no debería ir a dar a luz con miedo

Miedo al parto

Recuerdo que el día que supe que iba a ser padre por primera vez recibí la noticia con alegría y me sentí confundido porque Miriam también estaba muy contenta, pero a la vez muy preocupada.

Me confesó que tenía mucho miedo al parto y que no sabía si iba a ser capaz de dar a luz.

Una amiga me dijo algo parecido una vez: «a mí que me duerman y me lo saquen, y que me despierten cuando ya haya acabado todo».

Ambas situaciones se produjeron por el miedo a que pudiera pasar algo malo, miedo que nace de historias que alguien ha contado de partos terribles, de historias con finales infelices e incluso de experiencias propias de dolor y sufrimiento que hacen pensar eso de «pues si esto me ha dolido, no quiero imaginar cómo será el parto». Es lícito tener miedo, es lógico que haya mujeres que lo tengan, pero puede ser contraproducente y ahora hablaremos de ello: por qué una mujer no debería ir a dar a luz con miedo.

Como he dicho es lícito que una mujer sienta miedo por el parto, igual que hay personas que tienen miedo a las agujas, a los perros, a las arañas o que no soportan ver la sangre. Es algo psicológico, es algo que supera nuestro raciocinio en muchas ocasiones y que puede llegar a superarse.

Ahora bien, ¿es racional el miedo que se tiene al parto, o es irracional? Un miedo racional es aquel que tiene razón de ser.

Si veo que mi hijo se acerca a una ventana abierta con la intención de asomarse sentiré rápidamente miedo, miedo de que se caiga, miedo de que le pase algo, y estaré hablando de un miedo racional.

Un miedo irracional es aquel que no tiene demasiado sentido, algo así como sentir miedo porque mi hijo se aleja dos metros de mí en una zona donde no hay peligro alrededor, o sentir miedo porque una pequeña araña se acerca hacia mí, cuando es imposible que me haga nada.

Comentado esto el miedo a dar a luz puede ser racional, si una mujer ha tenido un parto previo traumático, si ha visto partos terribles, si en las ecografías le están diciendo que podría haber algún problema o si le han contado historias para no dormir, o incluso racional si está dando a luz y ve que el parto se está dilatando demasiado en el tiempo, si los profesionales empiezan a correr y si empiezan a comentar cosas entre ellos, pero también puede ser irracional, si se autoconvence de que el parto va a salir mal y todo se va torcer cuando es un embarazo normal y no hay ningún dato que sugiera que vaya a haber algún problema.

Todo esto para explicar que hay dos maneras diferentes de sentir miedo, si es que el miedo puede clasificarse, que ese miedo será paralizante sea cual sea el orígen y que puede ser más fácil trabajar sobre las mujeres que tienen miedo irracional que sobre las otras, porque se les puede ayudar a hacer racional algo que no lo es.

Paralizante hasta el punto de hacer que un parto vaya mal

El problema es que el miedo, provenga de donde provenga, bloquea. Crea una preocupación, un darle vueltas al tema, un malestar continuo cuando se piensa en ello que acaba afectando a todo el cuerpo.

Por esta razón, cuando una mujer tiene que dar a luz lo último que tiene que sentir es miedo, porque entonces el parto podría ir mal (y ahora acabo de infundir el miedo a tener miedo durante el parto…

bien por mí).

Digamos que cuando sentimos miedo no podemos dejar que nuestro cuerpo haga otras cosas más corporales como dar a luz, como hemos comentado, como disfrutar de las relaciones sexuales, etc. No se puede porque son situaciones y momentos en los que la mente debe desconectarse para dejar fluir al cuerpo.

Uno no puede estar haciendo el amor con su pareja pensando que al día siguiente tiene no sé qué obligaciones y una mujer no puede ir a dar a luz pensando que algo puede ir mal, que el médico le ha mirado con cara de preocupación o que no va a ser capaz de parir, por poner algunos ejemplos.

No puede, porque para que un parto vaya bien el cuerpo de la mujer debe empezar a segregar algunas hormonas como la noradrenalina, responsable del reflejo de eyección fetal (y también responsable del reflejo de eyaculación y orgasmo) y la oxitocina, que es la directora del parto. Ambas hormonas pueden verse alteradas, o afectadas, si en el cuerpo hay una presencia elevada de adrenalina, que es la hormona que se activa cuando el cuerpo se pone a la defensiva, es decir, cuando se siente miedo.

Preparándose para el parto

Por eso cualquier mujer que sienta miedo, ya sea racional o irracional, hacia el momento de parir debe tratar de trabajar con esa sensación, ya sea sola, ya sea con ayuda (preferentemente con ayuda, para lograr mejores resultados), para mitigarla cuanto más mejor.

Debe hablar con alguien sobre ello, debe explicarlo, debe dar sus razones y debe recibir palabras de entendimiento, palabras sinceras, palabras que sirvan para reconducir esas sensaciones paralizantes y para hacer sentir a la mujer capaz de dar lo mejor de sí, capaz de parir, capaz de hacerlo. Esas palabras pueden venir de algún profesional, pueden venir de su madre o su abuela, o de su misma pareja. Palabras que no caigan en el paternalismo o la minimización del «tranquila, no pasa nada, todo irá bien», sino palabras que verdaderamente puedan dar poder y seguridad.

¿Y qué palabras son esas?

Pues ya os lo podéis imaginar, aquellas que provienen de personas que han tenido partos buenos, partos agradables o partos que fueron difíciles, pero que pudieran acabar bien. Palabras de mujeres que tuvieron malos partos, pero contaron con profesionales que les ayudaron. Palabras que dicen que cada parto es diferente, que se puede tener un primer mal parto pero un segundo buen parto.

Palabras de personas que expliquen cómo es en realidad un parto, qué sucede ahí, cómo va a ser todo, qué puede llegar a sentir, que expliquen por qué es importante no andar dando vueltas a las cosas en ese momento, que sugieran el acompañamiento de alguien que aporte la máxima confianza y seguridad, que puede ser la pareja o puede no serlo, que cuenten qué es eso a lo que muchos llaman «planeta parto», ese lugar que sólo una mujer que está de parto conoce, al que debe dejarse ir, sin tratar de evitarlo, para que todo el cuerpo se ponga en marcha a lo que es importante en ese momento y para que de ese modo bloquee los pensamientos, las dudas, las inquietudes las inseguridades y los miedos, antes de que sea todo ello lo que bloquee al cuerpo.

Si esto sucede, si una mujer es capaz de llegar al parto sintiéndose segura, conociendo las posibles eventualidades del parto, con información y con herramientas para ir avanzando sintiendo los diferentes cambios, pensando positivamente en ello (viendo las contracciones, por ejemplo, como oleadas de sensaciones que hacen que el bebé esté más cerca de conocernos) y haciendo lo que en cada momento necesita (cantando, jadeando, gritando, moviéndose o lo que haga falta), el parto irá mejor.

Si además los profesionales que la atienden están preparados para no molestar y actúan de un modo consciente y respetado, explicando lo que van a hacer, sabedores de sus deseos antes de que surjan las preguntas, si hablan en voz baja y si optan por no entorpecer y no actuar a menos que sea necesario, el parto irá mejor o, como mínimo, tendrá las condiciones óptimas para que así sea.

Foto | Big D2112 en FlickrEn Bebés y más | Miedo al parto, Tocofobia, miedo irracional al embarazo y al parto, 'Parir sin miedo', un libro recomendable

Источник: https://www.bebesymas.com/parto/por-que-una-mujer-no-deberia-ir-a-dar-a-luz-con-miedo

Cómo afrontar el miedo al parto:

Miedo al parto

«Desde la adolescencia tenía claro que quería adoptar, no quería ni me sentía capaz de parir. Pero trabajé en adopción internacional y me pareció tan duro que me dije a mí misma que debía pasar por un embarazo y un parto, aunque no quisiera.

Una de las primeras noches tras el positivo en el test de embarazo, me dio un ataque de ansiedad». Habla Inés Vivanco, madre reciente de dos bebés.

Como ella, muchas mujeres experimentan miedo al parto en algún momento de su embarazo, especialmente las primerizas.

«El postparto ha sido el peor momento físico de mi vida: es precioso crear una vida, pero dejé de ser yo»

Pilar Lobato es una matrona jubilada del sistema público que ejerció en Salamanca, Madrid, y Sevilla. Formó a cientos de mujeres en sus preparaciones al parto, que incluían siempre un enfoque feminista. «Diría que a todas las mujeres que han estado o están embarazadas les han temblado las carnes ante ese momento», explica.

«Tenemos miedo a no saber afrontar el dolor y a perder el control de nuestro parto, a no hacerlo bien. El miedo parte de un estigma social y sobre todo religioso: viene del 'parirás con dolor' que nos impusieron desde la primera manzana».

Según ella, se suman varios factores: «El dolor está condicionado por el desconocimiento y por el imaginario popular: en todas las películas los partos se representan como algo doloroso y traumático», continúa.

La sexóloga Sonia Encinas apunta varias razones para ese miedo: «La primera de ellas es la desconexión total con nuestros cuerpos, que tiene que ver con la instauración del sistema patriarcal: no conocemos cómo funciona nuestro ciclo, nuestra sexualidad y nuestro cuerpo; en segundo lugar, la religión, que nos ha condicionado con la premisa de 'parirás con dolor' como castigo a las mujeres. Y en tercer lugar el sistema médico: nos obligan a asumir un rol pasivo (no movernos, no gritar), todo es aséptico, no se tienen en cuenta nuestras emociones y podemos incluso vivir violencia obstétrica», explica Encinas.

En esto difiere Isabel Serrano, ginecóloga y obstetra que ha trabajado durante décadas en programas de planificación familiar y salud materno infantil del Ayuntamiento de Madrid. «Soy una gran defensora del sistema público, creo que se ha avanzado mucho en la atención humanizada al parto normal.

Aun así, todavía nos encontramos con una minoría de mujeres que tienen terror a parir, y ahí tenemos que trabajar. Porque miedos y dudas durante el embarazo los hemos tenido todas, forman parte del proceso y hay que naturalizarlos.

Lo que no es normal es sentir pavor, hasta el punto de renunciar a ser madres, aun queriendo serlo, por esos miedos», explica.

Todos estos factores han derivado en la construcción de un imaginario negativo en torno al embarazo, el parto y el posparto. Pero el miedo se puede superar. Las expertas coinciden en señalar el autoconocimiento, la información y el empoderamiento como claves fundamentales.

El conocimiento como primer paso

«Lo primero que nos ayuda a vencer el miedo es el conocimiento. Tenemos que entender de dónde viene el imaginario del parto como un castigo para poder deconstruirlo», señala Encinas. «A partir de ahí, hay muchas cosas que ayudan, como parir en movimiento, empoderar nuestra sexualidad, respetar nuestros ritmos y conocer las historias de parto de otras mujeres», continúa.

Pilar Lobato apunta en la misma dirección: «Lo básico es el conocimiento: saber qué va a pasar en un parto normal. También el empoderamiento: tomar conciencia de que por supuesto que puedes, que han parido millones y millones de mujeres y que tú vas a poder igual.

Y desestigmatizar el dolor: las mujeres que hemos tenido reglas dolorosas hemos pasado más dolor del que vas a pasar en el parto», asegura.

Lo mismo que la ginecóloga Serrano, que califica la preparación al parto de «fundamental», pero «tiene que ser integral: biológica, psicológica y social». 

El Plan de Parto y Nacimiento es un documento oficial, elaborado por el Ministerio de Sanidad, que ayuda a sentarse a pensar qué es lo que se quiere y qué no para el propio parto.

Se trata de un documento detallado donde cada mujer marca las opciones que prefiere: la persona que la va a acompañar, si en principio quiere o no ponerse epidural, qué posturas prefiere para parir… Aunque no es vinculante, la mayoría de hospitales se comprometen a cumplirlo si el parto se desarrolla de manera normal.

Tanto la matrona Pilar Lobato como la asociación El Parto es Nuestro recomiendan hacerlo y llevarlo al hospital como parte de ese proceso de información y conocimiento.

Inés Vivanco, la mujer que vivió un ataque de ansiedad tras saber que estaba embarazada, buscó ayuda en el activismo y acabó contactando con El Parto es Nuestro, una asociación que trabaja para empoderar a las mujeres en esta situación. «En la primera reunión flipé.

¿No tenía por qué parir en litotomía [tumbada con las piernas hacia arriba]? ¿No tenían por qué hacerme una episiotomía [corte en el periné]? ¿La epidural conllevaba riesgos? Seguí acudiendo a las reuniones mes tras mes, leí infinidad de relatos de parto , y de repente ya no quedaban más miedos por resolver», recuerda.

Desde El Parto es Nuestro organizan reuniones en sus grupos locales donde abordan este tipo de miedos. Axia L., portavoz de la asociación, resume las herramientas que les proporcionan a las mujeres: «Lo primero es informarse sobre el proceso fisiológico del parto.

Cuando lo conoces, sabes que está controlado por el sistema nerviosos parasimpático, que es el que gestiona los estados de calma, salud y bienestar. Al contrario, el miedo activa el sistema nervioso simpático y produces adrenalina, por lo que el parto se dificulta, se alarga y es más doloroso.

Pero hay que saber que dolor no es sinónimo de sufrimiento: hay muchas actividades del ser humano que son dolorosas y no sufres por ello, como el ejercicio físico o el sexo», asegura.

Lecturas que ayudan

También hay lecturas que pueden ayudar en todo este proceso. El libro Parir sin miedo, de la matrona Consuelo Ruiz, explica cada una de las fases del parto normal y cuenta casos de partos reales asistidos por ella.

Defiende el trabajo de las matronas en la atención de los partos y denuncia los mecanismos de miedo que anulan e infantilizan a la mujer, haciendo que pierda el control de su parto.

También hay otros, como Parto seguro, una guía completa , de las matronas Mariël Croon, Beatrijs Smulders; o Adiós cigüeña: el placer de parir , de Soledad Galán.

«A mí el miedo al parto me duró muy poco. Di con una matrona estupenda, hice un curso de fin de semana y me quedó todo muy claro. Ahora ya no me da miedo parir, me asusta más el posparto y la gestión de la familia», cuenta Clara Fernández, embarazada de ocho meses.

Sonia Encinas, la sexóloga consultada para este artículo, será madre por primera vez en unos días: «En los últimos años he hecho un trabajo personal de empoderamiento y de reconexión con mi cuerpo, así que tengo muchas ganas de vivir el parto. Lo enfrento sin miedo, con ilusión y con ganas».

Desde El Parto es Nuestro también animan a abordarlo desde una perspectiva positiva: «Tenemos que disfrutar al máximo de una experiencia que solo las mujeres podemos vivir y en contadas ocasiones de nuestra vida», concluyen

Источник: https://www.eldiario.es/nidos/enfrentar-miedo-parto_1_1495020.html

Miedo al parto: qué lo origina y qué se puede hacer para superarlo

Miedo al parto

Según los últimos datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) el diciembre del pasado año, el número de partos en España en 2018 alcanzó los 372.777, de los cuales un 26,23% (casi 98.000) fueron por cesárea.

A pesar de los grandes avances que se han producido en la medicina y la introducción de ‘aliviadores’ del dolor como la anestesia epidural, el miedo al parto sigue siendo una constante que perdura generación tras generación y afecta a un gran número de mujeres. Por supuesto, es completamente normal sentir inquietud, temor o nervios según se acerca el momento, pero un exceso de miedo también podría dificultar el parto o alargarlo.

¿Cuáles son las principales causas que provocan este temor?

– Miedo a lo desconocido, sobre todo en las primerizas.

– Miedo al dolor, generalmente ocurre si se han tenido experiencias negativas en partos anteriores.

– Miedo a complicaciones posteriores y secuelas físicas: una episiotomía, sufrir desgarros, hemorragias…

– Y miedo a que el bebé sufra alguna lesión durante el parto o a que éste nazca con alguna malformación congénita o enfermedad que no se ha detectado durante el embarazo.

Cuando este miedo roza lo patológico se transforma en lo que los especialistas llaman tocofobia, una fobia muy poco frecuente pero que como otros trastornos de ansiedad requiere tratamiento psicológico. Un estudio publicado en An International Journal of Obstetrics & Gynaecology puede afectar de manera negativa al alumbramiento aumentando su duración y la percepción de la intensidad del dolor.

¿Qué consejos podemos seguir para superar el miedo al parto?

Desde la asociación El Parto es Nuestro señalan que “la primera arma que puede tener una mujer para vencer el miedo es conocer a fondo el proceso de parto en toda su dimensión. No sólo desde el punto de vista fisiológico, sino también desde el punto de vista de “saber” realmente qué es lo que puede sucederle”.

Dicho esto, estas son algunas recomendaciones de los especialistas para mitigar o ayudar a controlar este temor:

Estar informada

Conocer todas las fases del embarazo y del parto pueden aportar un gran apoyo a la mujer. El asesoramiento del obstetra y de la matrona serán de vital importancia en este proceso.

Asistir a las clases de preparación al parto

Gracias a ellas podremos entender el parto como un proceso fisiológico natural y aprender, entre otras cosas, a respirar así como técnicas de relajación. Practicar ejercicios de mindfulness, yoga o pilates durante el embarazo pueden resultar también muy beneficiosos.

Buscar el acompañamiento

El padre juega un papel fundamental en el embarazo y el parto, con él se pueden y deben compartir temores y también las técnicas de respiración y relajación aprendidas para que nos ayude a llevarlas a cabo cuando llegue el momento del alumbramiento. También es posible recurrir a los servicios de una doula, mujeres que acompañan a las embarazadas que están a punto de dar a luz y ofrecen consejos, apoyo emocional y experiencia previa.

No comparar

Conocer las experiencias de otras mujeres que han pasado por lo mismo puede ser beneficioso siempre que la embarazada no se sature de historias de partos con problemas o desagradables. Hay que tener claro que cada parto es distinto y también es diferente el umbral de dolor de cada persona. Que otra mujer haya sufrido no quiere decir necesariamente que tenga que repetirse esa situación.

Que se respete el plan de parto

Cada vez es mayor la concienciación y preocupación de las embarazadas porque se respete su plan de parto (en el que muestran sus preferencias a las hora de dar a luz).

Aunque cada vez más los hospitales y profesionales médicos son conscientes de la importancia de desmedicalizar los nacimientos, la figura del padre o acompañante jugará un papel importante en este momento.

Si la parturienta no se encuentra en condiciones a causa del dolor de las contracciones, deben ser ellos lo que velen porque se respete en la medida de lo posible lo que se indicó en ese documento.

Conocer dónde se va a parir

Cada vez son más los hospitales que ofrecen a las futuras mamás la posibilidad de visitar el área obstétrica y la maternidad semanas antes del parto. De esta manera pueden conocer de primera mano los paritorios, la planta de hospitalización, la de pediatría… y familiarizarse con el entorno.

Confiar en el sistema médico

En nuestro país, el 90% de los partos se desarrolla sin ningún tipo de complicación. Conviene tener en cuenta que si surgiese, estaremos en un centro adecuado para solucionar en el momento cualquier eventualidad y rodeados de un equipo médico preparado.

Informarse sobre la epidural

Aunque en un principio no entre en los planes de parto nunca está de más informarse sobre el funcionamiento y los beneficios de la epidural por si finalmente la parturienta decide ponérsela.

Источник: https://www.20minutos.es/noticia/4172506/0/como-superar-el-miedo-al-parto/

Puedes superar el miedo al parto, ¿quieres saber cómo?

Miedo al parto

  • Sentir miedo hacia lo desconocido es una reacción normal en el ser humano y el parto es, generalmente, algo desconocido para todas las mujeres. Así que sentir cierto temor hacia el momento de dar a luz se puede considerar algo bastante razonable.
  • Generalmente sentimos miedo al parto en sí, al dolor, a la posibilidad de complicaciones. Nos resulta muy difícil visualizar el momento, no nos hacemos a la idea…
  • Gran parte de estos miedos se deben a nuestra carga cultural, en muchas ocasiones el parto se ha entendido como un momento de sufrimiento y ansiedad irremediable, en el que la mujer debe sufrir y ni ella si su pareja pueden hacer nada al respecto.
  • Las semanas finales de embarazo nuestro cuerpo ultima los preparativos y casi sin darnos cuenta el parto se pone en marcha.
  • Cuando haya llegado el momento tu cuerpo irá realizando todos los cambios que necesite para que todo progrese con normalidad.
  • El parto implica cierta cantidad de dolor, pero no tiene por qué implicar sufrimiento.
  • El parto no supone un dolor continuo e insoportable, sino contracciones que van y vienen y que nos dejan descansar y relajarnos entre una y otra.

Afrontar el parto con actitud positiva es fundamental, ten en cuenta que cuando arranca el parto vivir las contracciones de forma positiva nos hará vivir el parto con mas tranquilidad, cada contracción no es “otra contracción más” sino “una contracción menos” para conocer a nuestro bebé. Actualmente contamos con diferentes formas de aliviar las molestias de las contracciones, de forma que el parto se vive de manera más tranquila y nos permite disfrutar del momento siendo los protagonistas de todo el proceso.

Rotundamente sí. Los cursos de preparación al parto tratan simplemente de “enseñar las respiraciones” como todavía nos dicen algunas personas.

En los cursos de preparación al parto se ofrece información profesional sobre el embarazo, parto, postparto, lactancia y crianza. También se entrena a las parejas en técnicas de relajación o técnicas de alivio del dolor que serán muy útiles de cara al parto y también de cara al embarazo e incluso para tu vida en general.

Estar informados de forma profesional nos ayudará a entender el proceso eliminando las connotaciones subjetivas que nos ofrecen todas las experiencias personales de nuestras conocidas, amigas o familiares.

Soy muy nerviosa, ¿alguna técnica que me pueda ayudar?

Tanto si eres muy nerviosa como si no lo eres es importante realizar, siempre que no esté contraindicado, ejercicio durante el embarazo.

El ejercicio nos hace sentirnos bien, mejora nuestra autoestima y hace que nuestro organismo libere ciertas hormonas que nos provocan sensación de bienestar, además el tiempo que dedicamos al ejercicio nos hace olvidarnos de otras preocupaciones.

Una opción excelente durante el embarazo es el yoga prenatal, que combina el ejercicio con la relajación y las técnicas respiratorias que te ayudarán a controlar ese temor al parto y te ayudarán a vivir con más tranquilidad el embarazo. 

 Consejos y trucos para superar el miedo al parto

  • Visita el hospital en el que tienes previsto dar a luz. Hoy en día es muy frecuente que los hospitales ofrezcan a las parejas que esperan un bebé la posibilidad de realizar una visita guiada a sus instalaciones. En esas visitas conocerás de primera mano no solo las instalaciones con las que cuenta el hospital, también conocerás sus protocolos, su forma de trabajar, las posibilidades que os ofrece, al personal que te atenderá y os explicarán la forma de actuar el día del parto o en las posibles urgencias que se puedan presentar; por donde entrar, que llevar, documentación necesaria…etc
  • Aléjate de las personas que solo quieren contarte su experiencia y cuanto más horrible sea mejor. Procura dejar claro que no necesitas saber lo que le pasó a ella, su amiga o su prima, que tu vivirás la tuya y ya estás informándote con la matrona en los cursos y visitando el hospital.
  • Habla mucho con tu pareja, comparte tus miedos y temores, él te dará otro punto de vista y entre los dos podréis afrontar el momento con más calma.
  • Puedes realizar un plan de parto y comentarlo con la matrona y el ginecólogo. Esa posibilidad seguro que te aclara muchas dudas y te genera tranquilidad en el proceso y en los profesionales que te acompañarán. 

Artículos Relacionados Náuseas, vómitos, pérdida del apetito y un aumento de peso progresivo. Son claros síntomas del embarazo… pero no solo de la mujer. Un 10% de los hombres también los manifiestan. Es lo que se llama síndrome de Couvade. Y de este trastorno hemos hablado con Ángela Rodríguez psicóloga… Algunas embarazadas están convencidas de que su futuro bebé puede percibir sus pensamientos y su estado de ánimo durante la gestación, sienten que hay una conexión especial entre ambos. Esta sensación podría recibir ahora cierto respaldo científico gracias a un estudio de la Universidad de… Los padres también sufren un torrente de emociones y sentimientos durante el embarazo. Suelen estar en un segundo plano, dejando el protagonismo a la madre, quien lleva el peso físico y emocional de la gestación. Sin embargo, cada vez más tienen un papel activo (y muy positivo), intentando… Sentimientos encontrados, montaña rusa de emociones, ansiedad, cambios de humor, malestares físicos que afectan al ánimo… incluso sueño extraños o pesadillas. Son los cambios psicológicos en el embarazo. Pocas veces hablamos de ellos pero para la mujer embarazada es muy necesario…

Источник: https://www.natalben.com/parto-miedo-dolor-embarazada-como-evitar

7 consejos para superar el miedo al parto y disfrutar tu embarazo hasta el final

Miedo al parto

El día del parto llega pronto y, junto con él, la ilusión y la alegría. No obstante, el temor se hace presente, incluso la incertidumbre. Es por ello que debes seguir estos consejos para superar el miedo al parto, ya que te permiten prepararte para ese momento tan importante de tu vida y el futuro bebé.

Consejos para superar el miedo al parto

Al tomar en cuenta estas sugerencias, puedes superar las dudas, los temores y la ansiedad de no saber cómo va a suceder todo el proceso del parto.

1. Hablar y exteriorizar tus temores

Ante el miedo a parir, es bueno expresar tus sentimientos de temor y ansiedad. Sobre todo, hacerlo con una persona de confianza como tu pareja o un familiar allegado o la matrona. Ellos pueden comprender tu situación y brindarte toda la ayuda posible.

De todos modos, el temor a lo desconocido es normal, sobre todo en las primerizas. Sin embargo, ¿es este miedo tan intenso que te causa pavor e interfiere en tus actividades cotidianas hasta el punto de causarte tensión muscular, palpitaciones, sudor excesivo, diversas respuestas fisiológicas?

En caso de que esto sea así, es necesario consultarlo con tu médico; es posible que él te proporcione ayuda más específica con un especialista.

2. El conocimiento genera confianza

Los expertos recomiendan acudir con tu pareja a las instalaciones de maternidad donde va a nacer el bebé. Allí, puedes ver la sala de parto, la emergencia y la planta correspondiente a pediatría.

Asimismo, podrás informarte debidamente sobre lo que ocurre durante el parto, de manera que no tengas ideas preconcebidas o erróneas que te causen angustia. Además, puedes conocer al personal y ganar confianza; esto ocasiona que el temor disminuya.

3. Preparación física y mental

La preparación física es vital para dar a luz. Esto incluye ejercitar los músculos de las piernas y los glúteos.  Para tener una buena disposición mental, tienes que reconocer que toda mujer está capacitada de manera innata para el proceso de parto, pues este es un proceso natural que debes experimentar.

4. Cursos de preparación al parto

Prepararse con anticipación es uno de los principalesconsejos para superar el miedo al parto. Los cursos facilitan información útil para tener confianza en sí misma; sobre todo, aprendes a relajarte y a respirar correctamente durante el parto.

Estas clases te ofrecen diversas técnicas de relajación, las cuales ayudan a minimizar el estado de ansiedad. Por consiguiente, puedes controlar las emociones negativas, el miedo y el dolor.

5. El apoyo emocional y físico de tu pareja

El padre juega un papel fundamental en el embarazo. Es por ello que debe involucrarse en todo lo relacionado con el nacimiento del niño. Cuéntale cómo te sientes, pues compartir con él tus dudas y temores te ayuda a ver el asunto desde otra perspectiva.

“Ante el miedo a parir, es bueno expresar tus sentimientos de temor y ansiedad. Las personas de confianza pueden comprender tu situación y brindarte toda la ayuda posible”

6. Realizar un plan de parto

Puedes hacer planes anticipados con la matrona o el ginecólogo. En estos momentos, decidirás cómo deseas que se realice el parto, quién va a estar contigo en ese momento, entre otras cosas. Aunque el más indicado es tu pareja, en algunos casos puede ser otro el acompañante; ellos se encargan de que se cumplan tus requerimientos.

7. Compartir tu experiencia con otras madres

Compartir tus miedos, dudas e inquietudes con otras madres que están en tu misma situación hace que te sientas identificada. Saber que no eres la única mujer que pasa por esta etapa en la vida tranquiliza en gran medida tus nervios.

Interrogantes que surgen durante el embarazo

Desde el primer momento que sabes que estás embarazada, te surgen muchas inquietudes con relación al parto. Algunas de las preguntas más comunes son:

¿Puedo soportar los dolores de parto?

Sí, puedes, pues el dolor es una percepción subjetiva. Es decir, cada mujer tiene una noción del dolor diferente. Algunas pasan el momento del parto casi sin percibirlo y otras sienten mucho dolor.

Sin embargo, las técnicas que se ensayan durante el curso de parto suelen mitigar el malestar. En particular, puedes solicitar la anestesia epidural para eliminar el dolor.

¿Es muy dolorosa la episiotomía?

No duele, debido a que esta incisión se hace en el periné para evitar desgarres vaginales bajo anestesia local solo si es necesario. Se practica antes de la salida de la cabeza del bebé.

¿Se olvidan las respiraciones aprendidas para el parto?

Algunas mujeres las olvidan, pero siempre vas a tener un especialista o una matrona a tu lado que te presta todo el apoyo necesario. El objetivo de estas respiraciones estiba en que el bebé reciba oxígeno y esté relajado para salir.

Con estos consejos para superar el miedo al parto, sin duda, vas a estar lista para el nacimiento de tu futuro hijo. Se trata de un momento inolvidable y único, ¡disfrútalo como te lo mereces!

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/consejos-para-superar-el-miedo-al-parto/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: