Mitos sobre si es niño o niña

El sexo del bebé: 12 mitos populares | Revista Ahora Mamá

Mitos sobre si es niño o niña

Frente a una mujer embarazada -y desde tiempos remotos- familiares, amigos, conocidos y extraños han querido vaticinar el sexo del bebé, y hasta se jugaban apuestas entre los que decían que era una nena y los que afirmaban que era varón.

En la actualidad, y gracias a los avances de la tecnología, es fácil saberlo.

De hecho, en una ecografía se puede distinguir claramente el sexo del niño mucho antes de que nazca (siempre y cuando el bebé esté en una posición que permita ver la zona genital mientras se realiza el estudio). También por medio de estudios genéticos en que analizan los cromosomas, es posible determinarlo sin margen de error.

Pero décadas atrás, cuando el sexo del bebé era una verdadera incógnita hasta el instante mismo del parto, los mitos y las supersticiones de tías y abuelas pretendían confirmar cuándo la criatura en cuestión era un varón y cuándo era una nena. A continuación, algunas de las pistas que -a su criterio- resultaban… ¡infalibles!

 1. La forma de la panza

Si al mirarla de atrás no se advierte que la mujer está embarazada, porque la forma de la panza es en punta hacia adelante, nuestras abuelas hubieran jurado que espera a un niño. En cambio, si la panza es más ancha y va también hacia los costados, no hubieran tenido duda: es nena.

2. Los movimientos del bebé

Según esta creencia, si el pequeño es muy movedizo, se trata de un varón; si es más tranquilita, es una nena.

3. La apariencia de la mujer

Si la futura mamá se ve más linda que nunca, sin duda es un niño. Pero si no se ve tan linda como antes del embarazo, está gestando una nena.

4. La forma del rostro materno

Según este mito, cuando la embarazada tiene la cara redonda y rellenita, espera una nena.

5. Antojos de dulces o de salados

Las abuelas aseguraban que si la mamá sentía deseo de comer algo salado o ácido, viene un varón. Si en cambio son de cosas dulces, entonces se trata de una nena.

6. El cutis de la futura madre

Si la piel del rostro luce mejor que nunca, el que viene es varón. Pero si cutis tiene acné o se llena de manchas, es una mujercita.

7. El humor de la mamá

Se decía que si la futura madre tenía cambios de humor muy repentinos, esperaba una nena.

8. El tamaño de los pechos

Según este mito, si el pecho derecho es más grande que el izquierdo, el bebé en cuestión es varón. A la inversa: si el izquierdo es más voluminoso que el derecho, la que viene es una niña. Entonces, ¿qué dirían si ambos pechos tienen el mismo tamaño?

9. Náuseas

De acuerdo a este arraigado mito, si la futura mamá tiene muchas náuseas, y sobre todo si la acompañan durante gran parte del día, no hay duda: espera una niña.

10. La prueba del péndulo

Se hacía colgar una aguja o una alianza de un hilo o de una cadena, y se la sostenía apoyando la mano sobre el abdomen de la futura mamá o sobre su mano. Si la cadena (o el hilo) comenzaba a moverse en línea recta, hacia un lado y hacia el otro, como un péndulo, era porque la mujer estaba gestando un niño. Si en cambio se movía dibujando un círculo, el bebé era una niña.

11. El test de la llave

Sin que la madre advirtiera que estaban testeando el sexo del bebé, le daban una llave para que la agarrara. Si la tomaba del lado redondito (de la manijita), era un varón. Si en cambio la agarraba del lado con ranuras (que abre la puerta), se trataba de una nena.

12. ¿A ver las manos?

Otra prueba que se le hacía a la futura madre sin que supiera de qué se trataba. Si al decirle “¿A ver las manos?” las mostraba con las palmas hacia arriba, el bebé era nena; si lo que mostraba era el dorso (palmas hacia abajo), esperaba un varón.

La pura verdad

Vale la pena aclarar que todos estos mitos, divertidos pero sin asidero científico alguno se mantuvieron durante años (y más de uno sigue vigente a la fecha…). La única certeza es que las probabilidades de que sea una niña o un varón son idénticas: 50 y 50. Para saberlo, solo hay dos caminos: una ecografía o un estudio genético… o esperar enterarte en la sala de partos.

Todos los derechos reservados a Ahora Mamá ® 2020

Источник: https://ahoramama.com.ar/el-sexo-del-bebe-12-mitos-populares/

¿Cómo saber si mi bebé es niño o niña? Mitos vs. ciencia

Mitos sobre si es niño o niña

Existen algunos signos que, según la sabiduría popular, pueden ayudarte a saber si tu bebé será niño o niña, antes de que nazca.

Los más difundidos son: la forma, dirección, tamaño y ubicación del vientre, si sufres de náuseas leves o constantes, si tu piel comienza a perder su brillo, si sufres de acné, si tienes “brillo de embarazada”, e, incluso, si el pulso de tu bebé está por encima de los 140 o no.

Si estás embarazada y estás leyendo esto lo más probable es que tu curiosidad y anticipación esté por las nubes. Esto es completamente normal y por eso, hoy trataremos de ver qué dice la ciencia al respecto de los anteriores “signos”. 

¿Acaso existe soporte científico para adivinar el sexo de tu bebé por la forma y dirección de tu vientre? ¿Qué tal sobre las náuseas que sientes? ¿Que tu bebé tenga el pulso alto, es garantía de tener una hermosa bebé? Estas y más preguntas trataremos de resolver a continuación, para que no te quede la más mínima duda al respecto.

“Si tu vientre es alto, es niña; si es bajo, es niño”

¿Qué dice la ciencia? Según la sabiduría popular, que tu vientre esté bajo es indicio de que vas a tener un niño debido a que los varones suelen pesar más al nacer.

No obstante, se ha descubierto que esto no es sostenido por la ciencia pues la posición de tu vientre (útero y sistema gástrico) depende de más factores, como la fortaleza de tus ligamentos, si sufres de indigestión por tu embarazo o la posición natural de tu útero.

Otro factor que contribuye a que lleves un vientre bajo, independiente del sexo de tu bebé, es si ya has dado a luz previamente, lo cual puede debilitar los ligamentos abdominales.

“Si tu pareja sube de peso, es niña; si no, es niño”

¿Qué dice la ciencia? Mientras que la ciencia ha ofrecido pruebas de que es factible que tu pareja suba de peso durante el embarazo, esto no está relacionado, directa o indirectamente, con que tu bebé tenga un género en particular. En su lugar algunas investigaciones señalan que, si tu pareja sube de peso está participando en un fenómeno de adaptabilidad que lo prepara para satisfacer las necesidades de protección, alimentación y atención del bebé, una vez que nazca.

“Si tienes acné y pierdes tu brillo, es niña”

¿Qué dice la ciencia? La presencia de acné está ligada directamente con la presencia de hormonas y tu propia genética.

No obstante, aunque algunos especialistas solo ven una remota conexión entre que tu bebé sea niña y cambios con tu piel, pensar que tienes una niña en tu vientre que “te roba tu belleza”, quizás no sea la mejor forma de adivinar el sexo de tu pequeño.

Paralelamente, que experimentes “brillo de embarazada” no es indicación de que estés esperando un niño, pues, curiosamente contradice el siguiente signo…

“Si el pulso de tu bebé es mayor a 140, es niña”

¿Qué dice la ciencia? Escuchar el pulso de tu bebé por primera vez, durante un chequeo, es, en definitiva, uno de los mejores momentos del embarazo. Quizás por eso es seleccionado como un factor predictivo del sexo de tu bebé. Desafortunadamente esto ha sido comprobado como falso por varias investigaciones.

¿Cómo saber si es niño o niña, según la ciencia?

Si te mueres de ganas de conocer si tendrás un niño o una niña, a continuación, examinaremos algunos de los métodos y pruebas que podrás realizarte en el hospital para saberlo. Claro, con previa autorización de tu especialista prenatal. Estas pruebas están 100% respaldadas por la ciencia y no te quedará ninguna duda de qué estás esperando. 

Prueba prenatal no-invasiva 

Esta prueba genética opcional se te ofrecerá alrededor de tu décima semana de embarazo, y tiene como principal finalidad encontrar signos de Síndrome de Down.

Esta prueba, también conocida como NIPT (siglas del inglés noninvasive prenatal testing), analiza el ADN de tu bebé a partir de una muestra de tu sangre con el fin de analizar sus cromosomas.

¿Sabes qué otra cosa está relacionada con los cromosomas? ¡El sexo del bebé! Así que coméntale a tu doctor si te gustaría o no saber el sexo del bebé, antes de que te de los resultados. 

Examen de translucencia nucal (Prueba NT)

En caso de que ya te hayas negado a la prueba genética, existe otro método no-invasivo que puedes intentar para saber el sexo de tu bebé antes de que nazca: el escaneo de translucencia nucal.

Este examen puede realizarse alrededor de la semana 12 y se trata de un ultrasonido minucioso que tiene como finalidad revisar el engrosamiento del pliegue de la nuca del feto.

¿Cómo puede decirte con certeza el sexo de tu bebé? En algunas ocasiones, el escáner podrá ser capaz de capturar una imagen del sexo de tu bebé de forma clara.

Ultrasonido

Si ya agotaste tus opciones anteriores, pero ahora quieres saber, el ultrasonido es la solución.

La única condición es que deberás de esperar hasta la mitad de tu embarazo (semanas 18 a 22) para saber con certeza si tendrás un niño o una niña.

Con un ultrasonido, durante estas semanas, podrás ver, en toda su belleza y ternura, cada detalle del cuerpecito de tu bebé, así como la respuesta a tu pregunta.

Источник: https://www.chicco.com.mx/Osservatorio-Chicco/Articulos/embarazo/como-saber-si-bebe-es-nino-o-nina.html

Mitos sobre si es niño o niña

Mitos sobre si es niño o niña

Existen muchas “pruebas” que sirven para averiguar el sexo del bebé, métodos caseros que se llevan practicando desde hace muchos años y, claro, acertaban ya que la tasa de probabilidad es del 50%. Pero todos estos test caseros no tienen ninguna base científica y aunque algunos sean muy llamativos, no van a decirnos de forma fiable si nuestro bebé será un niño o una niña.

Aquí te dejamos algunos ejemplos de los mitos más extendidos:

– Podemos conocer el sexo del bebé por la altura o la forma de la tripa: muchos creen que si el abdomen de la futura mamá está bajo, el bebé que está en camino será un niño, y si está alto, se tratará de una niña. O que si la forma de la tripa es puntiaguda será varón y si es más redondeada, niña. Esto es absolutamente falso. La forma y la altura de la tripa están determinadas por el tono muscular uterino y por la posición del bebé.

– El tipo de antojos: existe un mito muy extendido que dice que si tienes antojos de algo dulce, es porque vas a tener una niña. Si por el contrario es de algo salado, será que esperas un niño.

– Las náuseas: si tienes muchas náuseas, es niña; si tienes pocas o nada de náuseas, es un niño. 

– El aumento de tu apetito: si tienes mucha hambre, esperas un niño.

Este mito es verdad a medias ya que diversos estudios han comprobado que, generalmente, a partir del segundo trimestre es más habitual que el apetito aumente si se espera un niño ya que los niños suelen pesar más al nacer, y esto es por un aumento extra de calorías consumidas por la madre porque su cuerpo así lo reclama. No obstante, no siempre pasa esto.

– La forma de la cara: según este mito, si tu cara está más redondeada es que esperas una niña; si está alargada, un niño. También se dice que las niñas “roban” la belleza de su madre por lo que si estás más guapa, esperas un niño.

Aunque este mito también se interpreta de la manera contraria, depende de la persona que lo explique, puede decir que si estás más guapa es porque esperas una niña, debido a la carga hormonal, lo que puede afectar a la piel en positivo.

Aunque ninguno de los dos es cierto.

– La belleza: si estás muy guapa y con más brillo ebn el rostro, es niño; si tienes acné y la cara apagada, es niña porque las niñas te «roban la belleza».

– Si atas uno de tus cabellos al anillo de casada, y al sostenerlo en el aire, gira en círculos sobre el vientre, el bebé será una niña; si va de lado a lado, será un niño: este mito es uno de los más “espectaculares”, pero no hay ninguna teoría científica que demuestre que el movimiento del anillo guarde relación alguna con el sexo del bebé.

– El tamaño de los pechos: si tienes el pecho derecho más hinchado, es niño. Si por el contrario es el izquierdo, esperas una niña.

– El lugar donde se acumula el peso: cada mujer aumenta de peso de forma diferente durante el embarazo, pero se dice que cuando la madre gana peso en sus glúteos el bebé será un niño, y si lo gana en la cintura será una niña.

– Vello corporal: según estas creencias si has notado que tu pelo crece en zonas donde antes prácticamente no tenías es porque esperas un niño.

– La frecuencia cardíaca fetal: la frecuencia cardíaca fetal normal varía entre 110 y 160 latidos por minuto (lpm), aunque hay quienes creen que si la frecuencia es más rápida (normalmente, superior a 140 lpm), el bebé será una niña y que si es más lenta, será un niño.

Pero no ha habido estudios que demostraran de manera concluyente que la frecuencia cardíaca sea un indicador del sexo del bebé.

De todas formas, la frecuencia cardíaca de tu bebé probablemente variará de una visita prenatal a otra en función de la edad del feto y de su nivel de actividad en el momento de la visita.
 

¿Cuándo podemos saber realmente el sexo de nuestro bebé?

En la octava semana se puede realizar un análisis de sangre específico para saber el sexo del bebé buscando, en la sangre materna, la presencia o no de cromosomas masculinos (Y).

Otra prueba de la ciencia que puede determinar el sexo del bebé desde esta semana es un estudio de vellosidades coriónicas, que se puede realizar entre la semana 10 y la 12, y que consiste en hacer una biopsia introduciendo una aguja en la piel de la pared abdominal hasta llegar a la placenta para extraer una muestra de las vellosidades coriónicas, que son las prolongaciones vasculares del corión que intervienen en la formación de la placenta. Se suele emplear para detectar anomalías o enfermedades del feto como trisomías, no para saber el sexo ya que conlleva riesgos, y se hace solo bajo prescripción médica.

En la ecografía de la semana 12 ya es posible ver el sexo del bebé ya que es en esta etapa cuando se forma el tubérculo genital y se garantiza un mayor acierto para saber si es niña o niño, aunque es más fiable después de la semana 13. Por eso, la mayoría de las parejas obtiene la confirmación del sexo de su bebé en la ecografía de la semana 20.

Niña o niño es la duda que asalta a muchas parejas cuando desean tener un bebé. Existe una teoría que relaciona el momento de la concepción con el estado de la ovulación. La evidencia científica de esta relación es poca, pero dado que su práctica es totalmente inocua es una opción que siempre se puede probar.

Estudio de vellosidades coriónicas

Definición:

Esta prueba se realiza entre las semanas 10ª y 12ª de gestación. Esta técnica sustituye a la amniocentesis siempre que no sea necesario disponer específicamente de líquido amniótico. Permite diagnosticar anomalías como el síndrome de Down, pero no aporta información sobre algunos defectos del tubo neural a los que se asocian determinadas malformaciones como la espina bífida.

Síntomas:

Ninguno.

Tratamiento:

Se trata de una biopsia y consiste en introducir, bajo control ecográfico, una aguja en la piel de la pared abdominal hasta llegar a la placenta y extraer una muestra de las vellosidades coriónicas, que son las prolongaciones vasculares del corión (una membrana fetal externa) que intervienen en la formación de la placenta.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/tests-y-pruebas/mitos-sobre-si-es-nino-o-nina-10175

La salud general

Mitos sobre si es niño o niña

(Pregnancy Myths and Tales)

La tecnología y la medicina han transformado la experiencia del embarazo de la mujer moderna. mujer de hoy.

Las pruebas médicas prenatales pueden indicar el sexo de su hijo, la cantidad de líquido que hay en el útero, el peso prenatal de su bebé y muchos otros datos.

Aunque dependemos cada vez más de la información diagnóstica, el embarazo sigue inspirando una serie de mitos y leyendas propias, a veces descabelladas y a veces completamente extrañas.

Leyendas sobre el embarazo: ¿Realidades o mitos?

Hay padres que ni en sueños faltarían a una cita prenatal, pero que frecuentemente se preguntan si tal vez la tía abuela acierte al predecir el sexo del bebé. ¿Por qué los padres elegirían hacer caso a los amigos y familiares que dan consejos sobre el embarazo no fundados en la ciencia médica?

En muchos casos, es divertido e inofensivo escuchar predicciones sobre el sexo del bebé o cuánto pelo tendrá. Tal vez la vendedora de una tienda de ropa infantil le diga que usted tendrá una niña porque usted tiene las mejillas rollizas y sonrosadas típicas de las futuras madres de niñas; en este caso, nada se pierde con escuchar cuántas veces ella ha acertado en sus predicciones.

En algunos casos, sin embargo, puede resultar perjudicial hacer lo que recomiende un mito o leyenda respecto al embarazo. Estos son algunos casos en los que debería tener mucho cuidado:

  • si recomienda ir en contra del tratamiento recetado por su médico (por ejemplo, dejar de tomar las vitaminas prenatales)
  • si recomienda ingerir o inhalar algo no recetado por su médico (por ejemplo, hierbas o drogas)
  • si hace que usted tema mucho por la salud de su bebé (el estrés de la madre puede afectar negativamente al bebé)

Mitos comunes sobre el embarazo

Los mitos sobre el embarazo pueden variar de una generación a otra y de una región a otra. Tal vez los mitos que su abuela en Tejas asegura que son ciertos difieran de lo que cree su tío en Alaska. Los siguientes son algunos de los mitos más comunes sobre el embarazo:

Mito: Pararse de cabeza después de tener relaciones sexuales puede aumentar la probabilidad de quedar embarazada.

Realidad: Algunos expertos dicen que acostarse durante 20 ó 30 minutos después de tener relaciones sexuales puede aumentar la probabilidad de concebir porque de esta manera los espermatozoides se mantienen dentro de su cuerpo, pero no se ha demostrado que pararse de cabeza ayude a la concepción. (Además, ¡podría dañarse el cuello al intentarlo!)

Mito: La forma y altura del vientre pueden indicar el sexo de su bebé.
Realidad: La creencia popular que afirma que si el vientre de la futura mamá está bajo, es un niño, y si está alto, una niña, simplemente no es verdad.

La forma y altura del vientre están determinadas por el tono muscular y uterino y por la posición del bebé. Por esto, es posible que alguien crea que su bebé es un varón al ver que usted tiene el vientre bajo, cuando en realidad el bebé simplemente ha descendido hacia la pelvis porque se acerca el día del parto.

¿Cuál es la forma más exacta de determinar el sexo de su bebé? Hable con su médico sobre la posibilidad de realizar una ecografía.

Mito: La frecuencia cardíaca fetal puede indicar el sexo de su bebé.

Realidad: La frecuencia cardíaca fetal normal varía entre 110 y 160 latidos por minuto (lpm), aunque hay quienes creen que si la frecuencia es más rápida (normalmente, superior a 140 lpm), el bebé será una niña y que si es más lenta, será un niño.

Pero no ha habido estudios que demostraran de manera concluyente que la frecuencia cardíaca sea un indicador del sexo del bebé. De todas formas, la frecuencia cardíaca de su bebé probablemente variará de una visita prenatal a otra, en función de la edad del feto y su nivel de actividad en el momento de la visita.

Mito: La forma y lo regordete de la cara durante el embarazo pueden indicar el sexo de su bebé.

Realidad: Cada mujer aumenta de peso de forma diferente durante el embarazo, y todas experimentan distintas alteraciones de la piel.

Si le dicen que tendrá una niña a juzgar por su cara rolliza y sonrosada, es posible que tengan razón. ¡Pero es igualmente posible que se equivoquen!

En busca de la verdad

A lo largo de su embarazo, puede resultar divertido recopilar estas leyendas, y muchos libros de bebé incluyen secciones para anotar las predicciones.

Sin embargo, para obtener consejos médicos sobre el embarazo, debería consultar primero a su médico.

Por ejemplo, antes de confiar demasiado en el convencimiento de su madre de que el bebé es un niño, hable con su médico sobre la posibilidad de realizar una ecografía si quiere saber el sexo de su bebé.

Tenga en cuenta que el embarazo de cada mujer es diferente: su médico sabrá eso y le dará información específica según su situación médica.

Ésta es información de la que no dispondrán sus amigos, familiares y los desconocidos del centro comercial cuando le cuenten sus leyendas sobre el embarazo.

Así que disfrute de los cuentos, pero hable con su médico antes de hacer cualquier cosa que pudiera afectar la salud o el bienestar de su bebé.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: octubre de 2013

Note: All information on KidsHealth is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995 – 2021 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.

Источник: https://www.rchsd.org/health-articles/mitos-y-leyendas-sobre-el-embarazo/

¿Se Puede Saber Si Es Niño o Niña Por Los Síntomas Del Embarazo?

Mitos sobre si es niño o niña

¿Se puede saber si es niña o niño por los síntomas del embarazo? Existen muchas dudas relativos a esta cuestión, y la mayor parte de ellas son producto de mitos populares. Sin embargo, un estudio científico nos revela ciertas verdades.

Texto: Iranela Sánchez

Cada embarazo es completamente diferente entre sí, incluso en una misma mujer. Pero, lo que sí pueden afirmar algunas, es que el cuerpo reacciona de manera diferente según sea niño o niña lo que va a tener.

Uno de los síntomas más comunes y que primero aparece durante el embarazo sonlas náuseas.

 De hecho, se estima que cerca del 80% de las mujeres experimentan náuseas y vómitos durante la gestación, sobre todo en el primer trimestre.

De ellas el 70% presenta estos síntomas entre la cuarta y la séptima semana, el 60% antes de la semana 12 y solo el 10% de las embarazadas continúan con estos síntomas después de la semana 16.

Las náuseas aparecen, entre otros factores, debido al aumento de los niveles de la hormona gonadotropina coriónica humana, también conocida como la hormona del embarazo, la cual se ha demostrado actúa sobre el hipotálamo, una región cerebral que controla la sensación de las náuseas y los vómitos. Sin embargo,estudios recientes aseguran que las náuseas en el embarazo quizá son mucho más que síntomas del embarazo, podrían ser un indicador del sexo del bebé.

¿Cómo las náuseas en la gestación pueden predecir el sexo del bebé?

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Columbia, en Nueva York, recopiló información sobre la aparición de las náuseas en alrededor de 2 millones de gestantes, así como sobre el sexo de sus bebés. Al comparar ambos indicadores notaron que la aparición o no de las náuseas estaba estrechamente relacionada con el sexo del bebé. 

Según los resultados, las mujeres que experimentaron náuseas matutinas durante el embarazo tenían mayores probabilidades de tener una niña, mientras que las que tuvieron una gestación más tranquila y con menos náuseas dieron a luz a un niño.

Específicamente, el 56% de las mujeres que presentaron náuseas o hiperémesis gravídica, un trastorno que se caracteriza por la aparición de náuseas y vómitos de forma continua durante los primeros meses del embarazo, dieron a luz a una niña.

No obstante, los científicos explican que, aunque la aparición de las náuseas tiene un índice de aceptación bastante elevado para determinar el sexo del bebé, no debe considerarse un predictor infalible. Aún así, si se tienen en cuenta otros indicadores tempranos, las probabilidades de acertar con el sexo del bebé podrían ser mayores.

Otros indicadores que pueden revelarnos el sexo del bebé

  • Los cambios en la piel. Durante el embarazo, la piel de la mujer experimenta muchos cambios. Por lo general se vuelve más tersa, suave y luminosa debido a los cambios hormonales que están ocurriendo en el organismo. Sin embargo, cuando viene un niño en camino estos efectos se intensifican.

    Al contrario, cuando viene una niña aumentan las probabilidades de que salgan granos y manchas, lo cual se debe a que los niveles hormonales aumentan demasiado, lo cual puede afectar negativamente la piel de la futura mamá.

  1. Los antojos.

     Una creencia popular afirma que cuando una embarazada tiene antojos por alimentos dulces y frutas espera a una niña, mientras que si le apetecen más los alimentos salados y las carnes espera un niño.

    Hasta el momento la ciencia no ha confirmado este hecho, pero ha encontrado que uno de los factores que inciden en la aparición de los antojos son los cambios hormonales que tienen lugar en el organismo materno. Los cuales también se encuentran estrechamente relacionados con el sexo del bebé: las niñas suelen provocar mayores cambios a nivel hormonal que los niños.

  • Los cambios en el vello corporal. Los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo pueden afectar el crecimiento de tu vello corporal, sobre todo si viene en camino un niño. Lo que sucede es que durante la gestación de un niño los niveles de testosterona aumentan más que con un embarazo de una niña.

    La testosterona es una hormona eminentemente masculina, encargada de acentuar los rasgos más varoniles como la gravedad de la voz o el crecimiento del vello corporal.

  • Labios más gruesos si esperas niña.Según madres y abuelas, el cuerpo se hincha más cuando esperas una niña. El volumen de los labios y de la cara aumentan.

  • ¿Una barriga redonda? ¡Niña!; Muchos aciertan el sexo del bebé mirando la evolución de la barriga. Se supone que las barrigas redondas son de niña, mientras que las que terminan en punta, indican que se espera un niño. Sin embargo, sobre esto no hay ningún fundamento científico.

    De hecho, la forma de la barriga depende de la estructura corporal de la embarazada.

  • El color de tus pezones.Si notas que tus pezones se han vuelto más oscuros durante el embarazo, puede que sea porque estás esperando un niño. Si no cambian de color, una niña.
  • Las náuseas matutinas.

    Se dice que si tienes muchas náuseas durante el embarazo es porque esperas una niña y, si apenas tienes, un niño.

  • Aumento de peso de tu pareja. También hay creencias populares que piensan que el peso del esposo durante la gestación indica el sexo de tu bebé; si tu pareja aumenta mucho durante estos meses, esperas una niña.

    Si no aumenta ni un gramo, un niño.

  • El tamaño de los pechos. Si tienes el pecho derecho más hinchado, esperas un niño. Si por el contrario es el izquierdo el que está más grande, esperas una niña.
  • Pruebas caseras: sostén un objeto colgando de un hilo con tus manos.

    Si se mueve hacia delante y hacia atrás, estás embarazada de un varón. Si el movimiento es circular, es una niña. Otra prueba de este estilo consiste en coger una llave; si la agarras por el extremo más fino, esperas una nena; si la coges por la parte más ancha, es un nene. Y si la agarras por el medio esperas mellizos.

  • Humor cambiante.

    Dicen que si Dicen que si durante el embarazo has tenido un humor cambiante y temperamental tendrás una niña.

  • ¡Nadie sabe más que tú! Sin que nadie te presione, pregúntate qué es lo que esperas, se especula que las futuras madres aciertan ¡hasta 70% de las veces!

Así que ya lo sabes querida Super Mamá. Por más síntomas del embarazo que tengas, la última palabra acerca que si tendrás niño o niña recaerá sobre tu médico mediante una ecografía. Es mejor esperar hasta ese momento para hacer planes.

Ahora te invitamos a contarnos si sufriste de algunos síntomas propios del embarazo.

Источник: https://supermamaspanama.com/articulos/dulce-espera/se-puede-saber-si-es-nino-o-nina-por-los-sintomas-del-embarazo/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: