Mitos y verdades del posparto

Contents
  1. Mitos y verdades sobre la recuperación posparto
  2. La episiotomía afecta a la recuperación
  3. Un embarazo de riesgo también influye
  4. Tras el parto, se recupera el peso
  5. El ejercicio físico ayuda
  6. ¿La lactancia ayuda a perder peso?
  7. ¿El uso de faja es conveniente?
  8. Aprovechar el parto para realizar operaciones de estética
  9. Consejos para una mejor recuperación
  10. 13 mitos que no debes creer sobre la cuarentena y el postparto
  11. 2. La subida de la leche da fiebre
  12. 3. Nada de cremas en los pechos cuando se da de mamar
  13. 4. La leche materna es de mala calidad y por eso el bebé no gana peso
  14. 5. Hay que usar una faja tras el parto
  15. 6. Abstenerse de relaciones sexuales
  16. 7. Si das el pecho no te quedas embarazada
  17. 8. No hay que hacer ejercicio hasta superar la cuarentena
  18. 9. La madre no se puede bañar en un mes
  19. 10. No salir a la calle con sol en el postparto
  20. 11. Debes abrigarte de los pies a la cabeza
  21. 12. Lavarse y teñirse el pelo, ¡prohibido!
  22. 13. Tras la lactancia disminuye la talla del sujetador
  23. Mitos en torno al posparto
  24. Después de una cesárea se retrasa la lactancia
  25. Sin relaciones sexuales hasta después de la cuarentena
  26. Nada de ejercicio hasta meses después
  27. Faja ¿sí o no?
  28. Mitos y verdades del posparto
  29. Tras unacesáreahay que esperar más tiempo para poder empezar a dar el pecho
  30. La cerveza estimula la producción de leche
  31. Ponerse una faja tras dar a luz es bueno para la zona lumbar
  32. Tras el parto, la mujer no debe levantarse hasta pasadas 24 horas
  33. En las primeras horas la madre puede comer y beber
  34. No se pueden aplicar cremas en el pecho cuando se da de mamar
  35. La madre no se puede bañar en el transcurso de un mes
  36. Los entuertos duelen más en las multíparas
  37. La subida de la leche produce siempre fiebre y malestar en la mujer
  38. Es aconsejable empezar a ejercitar el periné nada más dar a luz
  39. Dando el pecho no te quedas embarazada
  40. Es importante expulsar los gases del posparto sin recurrir a los fármacos
  41. Si las mamas no tienen leche no es necesario dar el pecho al bebé
  42. La leche materna puede ser de mala calidad y afectar al crecimiento del bebé
  43. Curar con yodo a la mujer altera las pruebas del bebé
  44. La cicatriz molesta más a los tres días del parto

Mitos y verdades sobre la recuperación posparto

Mitos y verdades del posparto

Después de dar a luz, el siguiente paso al que se enfrentan las madres es la recuperación posparto, etapa en la que hay determinadas creencias como que la utilización de fajas es adecuada, que el ejercicio físico antes y durante el embarazo beneficia en la recuperación posterior o que debido a la cesárea, la leche tarda más en subir. A continuación, te explicamos qué hay de verdad y de mentira en estas y otras suposiciones.

La episiotomía afecta a la recuperación

Que la episiotomía influya en la recuperación posparto no se trata de un mito, ya que depende de diversas causas.

“La episiotomía es una práctica de cirugía menor en la que se cortan tejidos musculares muy importantes (del periné), que para su reparación, han de unirse mediante sutura”, explica Rosa Mª Plata Quintanilla, presidenta de la Asociación Española de Matronas (AEM).

Con respecto a si la episiotomía afecta o no a la recuperación posparto, Miguel Ángel Rodríguez Zambrano, jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario HM Puerta del Sur de Móstoles, en Madrid, señala que depende de varios factores como “la técnica de realización, la zona de la episiotomía, si es debida a un desgarro o es profiláctica, la manera de suturarla y sus cuidados posteriores, la utilización o no de antiinflamatorios, y las características de la paciente y su reposo”.

Un embarazo de riesgo también influye

La recuperación posparto después de un embarazo de riesgo “dependerá  del tipo de patología sufrida, de que los signos prevalezcan y por ello, haya que continuar con tratamientos y revisiones hasta alcanzar la normalidad (preeclampsia, diabetes, etc.)”, explica la presidenta de la AEM.

Además, en el embarazo pueden producirse patologías circunstanciales como “una placenta previa oclusiva  que ha requerido reposo, potenciales hemorragias, etc.

, que cuando finaliza el embarazo desaparece el riesgo (y los posibles efectos) y, por tanto, la recuperación no debería diferir de la de un embarazo y parto normal”, añade.

En este sentido, Rodríguez Zambrano indica que “no hay sólo un tipo de embarazo de riesgo, ya que existen muchas patologías diferentes que nos hacen catalogar una gestación como de riesgo, desde ninguna a una diabetes gestacional bien controlada, hasta la necesidad de permanecer en una unidad de cuidados intensivos por una preeclampsia grave”.

Tras el parto, se recupera el peso

En el embarazo se gana peso, pero tras el parto se pierdesin hacer nada excepcional, simplemente con la reincorporación a la vida normal, que incluye el seguimiento de una adecuada y correcta alimentación y una actividad ordinaria y, aquellas puérperas, que por causas excepcionales hubieran sufrido importante retención de líquidos  (denominados edemas), tardarán algo más en su completa recuperación”, explica Plata.

La realización de ejercicio físico favorece la recuperación posparto.

El ejercicio físico ayuda

La realización de la actividad física antes y durante el embarazo es saludable para la madre.

Rodríguez Zambrano indica que “es esencial mantener un buen estado físico durante la gestación, lo que incluye un correcto control del incremento de peso y para ello, es importante la realización de un ejercicio adecuado, especialmente cardiotónico”. La presienta de la AEM indica que con la práctica de actividad física, “la recuperación será rápida y buena”.

¿La lactancia ayuda a perder peso?

Plata dice que “no se puede afirmar de forma generalizada que la lactancia  ayude a perder peso porque no todas las lactancias son iguales en frecuencia, cantidad, tiempo etc.”, pero destaca como aspecto comprobado “que la producción de leche implica un consumo energético considerable, para el cual se ha ido preparando la madre”.

Por su parte, Rodríguez Zambrano explica que no solo la lactancia contribuye a la pérdida de peso, “sino también los cambios metabólicos tras la gestación y la actividad intensa que conlleva el cuidado de un recién nacido”.

En cuanto a que la leche tarde en subir con la práctica de una cesárea, Rodríguez Zambrano indica que estamos hablando de un mito.

Los cambios hormonales tras el parto y el estímulo del recién nacido con la succión estimulan igual, independientemente de la vía de terminación del parto.

Actualmente a las pacientes a las que realizamos cesárea se les realiza una tolerancia precoz a la alimentación, así como una deambulación precoz y se les estimula a que desde el primer momento pongan a su hijo al pecho”.

Tras el parto, independientemente de cómo haya sido, con frecuencia la madre produce calostro casi de manera inmediata: “Es una leche en menor cantidad y con una composición que le hace ser más digestiva y energética. Habitualmente en torno al cuarto día se produce la ‘subida de leche’ definitiva”, añade el especialista en Ginecología y Obstetricia.

¿El uso de faja es conveniente?

Con la utilización de una faja no se recupera la musculatura, se sustituye su efecto de manera parcial.

Rodríguez Zambrano no aconseja a sus pacientes “utilizar faja salvo en ocasiones puntuales si lo precisan, ya que a la larga, va a perjudicar a su propia musculatura”.

Plata también afirma “que ninguna faja tonifica y hace recuperar la tensión perdida del abdomen, ya que eso solo se logra con ejercicio adecuado”.

Aprovechar el parto para realizar operaciones de estética

Rodríguez Zambrano no recomienda una vez completados los cambios puerperales someterse a operaciones de estética, tanto en un parto normal como en una cesárea, ya que en este tipo de parto podría desencadenar complicaciones.

 Plata señala que tras una cesárea el cuerpo alcanza  elestado normal, que sería el momento idóneo de valorarlo en condiciones adecuadas, nunca antes de los seis meses y, ya sobre esta nueva circunstancia, la mujer podría evaluar objetivamente las correcciones deseadas”.

Consejos para una mejor recuperación

La matrona recomienda mantener “hábitos higiénicos, dietéticos y mentales saludables”.

Por su parte, el ginecólogo aconseja “tener un buen control de la gestación, realizando un incremento ponderal equilibrado y adecuado, con una correcta alimentación y con la práctica de un ejercicio físico acorde -donde debe existir un ejercicio de base cardiotónico-, y disfrutar de la gestación como algo natural”.

  • Google +
  • E-mail
  • Imprimir

Источник: https://cuidateplus.marca.com/reproduccion/parto/2018/10/01/mitos-verdades-recuperacion-posparto-167497.html

13 mitos que no debes creer sobre la cuarentena y el postparto

Mitos y verdades del posparto

El nombre en sí, 'cuarentena' es el primer mito. La mujer necesita un año al menos, y no cuarenta días, para asimilar su nuevo papel de madre y recuperarse tanto física como emocionalmente. Y a esto hay que añadir todas las dudas que surgen en torno a la lactancia o la higiene íntima.

Y a partir de ahí…¿quién ha dicho que hay que comer por dos durante la lactancia? ¿O que no te puedes bañar durante el primer mes? Te revelamos 13 mitos que circulan acerca del postparto y que no son ciertos.

Existe una leyenda acerca de las primeras horas tras una cesárea: no se recomendaría la lactancia debido a que los fármacos que se han empleado para la anestesia pueden ser perjudiciales para el recién nacido si se inicia la lactancia.

Esto es totalmente falso. La mayoría de las cesáreas se realizan o bien bajo la anestesia epidural o bajo raquianestesia, fármacos locales compatibles y seguros para el futuro bebé y no perjudican su salud.

Y aún en casos de anestesia general o sedación asociada a o no a la analgesia epidural, las dosis de fármacos excretados por la leche materna son muy bajas, por lo que apenas afectan al estado del bebé y habitualmente no se contraindica la lactancia.

Es más, se recomienda dar el pecho al recién nacido de inmediato, en cuanto los protocolos médicos lo permitan: en algunos hospitales aún separan a la madre y al hijo durante las primeras horas de vida. Porque esa separación sí puede dificultar el inicio de la lactancia.

Tampoco la cesárea altera la composición de la leche (otro mito sin fundamento) sino que puede que la técnica cueste un poco más que tras un parto natural (porque la madre se encuentra dolorida).

Pero los beneficios de comenzar la lactancia en cuanto nace el bebé, compensa: el útero recupera antes su tamaño y el bebé se siente reconfortado en el pecho materno.

Para evitar que el bebé toque la cicatriz con sus pies, se puede poner un cojín sobre el vientre para apoyarle.

2. La subida de la leche da fiebre

La subida de leche es el proceso fisiológico que experimentan las mamas tras el parto debido a la disminución brusca de los estrógenos y lactógeno placentario que se produce en el parto. Esta disminución hormonal conlleva un aumento de la hormona prolactina que estimula la producción de leche materna.

Se produce generalmente unos tres días después del parto, aunque anteriormente las mamas han estado produciendo calostro (la leche de los primero días) con valor nutritivo e inmunológico incalculable para el recién nacido.

Según El parto es nuestro esta actividad intensa de la glándula mamaria puede producir cierta inflamación y edema en la zona, lo que se traduce en sensación de tensión y plenitud en los pechos unido a calor, sensibilidad extrema, y en ocasiones dolor.

No todas las subidas de leche asocian aumento de la temperatura. Hay mujeres que experimentan una subida de leche más progresiva que no conlleva una ingurgitación mamaria tan importante, ni tampoco un aumento de la vascularización, por lo que no se produce ese aumento de temperatura.

Además, hay que terminar con otro mito: que la transición entre el calostro y la leche madura sea gradual y suave y no cause síntomas, no significa que la madre no tiene leche. Si el pequeñín mama bien, sube de peso sin problemas.

En casos de 'subidas de leche' muy molestas o dolorosas, se puede bajar la inflamación aplicando frío después de las tomas y calor húmedo justo antes en los pechos.

Pero lo que más rebaja la tensión es, según El parto es nuestro, realizar masaje de drenaje linfático: consiste en presionar con los dedos alrededor de la areola hacia el tórax de forma que se empuja el líquido edematoso hacia el interior de la mama y así se consigue ablandar la zona lo suficiente como para facilitar un buen agarre y una correcta succión del bebé.

3. Nada de cremas en los pechos cuando se da de mamar

Hay que cuidar las mamas durante el postparto y la lactancia para evitar la aparición de grietas, estrías, dolor o posibilidad de mastitis.

Una de las medidas básicas es mantener la piel hidratada y mantener seca la zona de la areola, para evitar la aparición de heridas y grietas. Por suerte hay multitud de cremas que pueden aplicarse en el pecho sin riesgo ni para la madre ni para el bebé.

Las cremas de lanolina se emplean muy frecuentemente para su aplicación en la areola y pezón por su capacidad para favorecer la cicatrización. Además pueden ser ingeridas por el bebé sin perjuicio alguno, por lo que no es necesario retirarlas antes de dar el pecho.

También son útiles las cremas antiestrías o específicas para el cuidado del pecho, que son inocuas.

Si se aconseja aplicarse las cremas después de alimentar al bebé es porque algunas pueden provocar un sabor desagradable a la leche y hacer que el pequeñín rechace el pecho. O que si hay mucha crema, sus labios resbalen y no logre agarrarse bien.

4. La leche materna es de mala calidad y por eso el bebé no gana peso

La composición de la leche va variando a lo largo de la toma: al principio sale más aguada y luego es más grasa. Si un bebé solo toma la leche del principio, pero no la del final, puede que la composición total de la toma no sea completa.

Pero ese problema está provocado por una mala técnica de lactancia: porque el bebé está mal colocado y no se agarra bien, porque la mamá le retira a los diez minutos para cambiarle al otro pecho y no le deja acabar…

5. Hay que usar una faja tras el parto

El objetivo del uso de la faja suele ser recuperar la figura más rápidamente. Pero lograr el objetivo depende de varios factores.

Los cambios normales tras el parto hace que el útero recupere su aspecto anterior al embarazo, lo que favorecerá la expulsión de líquidos retenidos, y el aumento progresivo del tono abdominal.

Y este fortalecimiento se logra con ejercicio físico, sobre todo con tablas de abdominales, algo que no se puede realizar hasta que el suelo pélvico no está bien fortalecido (a las seis u ocho semanas del parto). Así que nada de pretender recuperar la pared abdominal en la 'cuarentena'.

Eso sí, una faja con velcro (una banda que rodea la tripa) puede ayudar a que las mujeres se sientan más cómodas por tener su abdomen más sujeto.

Dos consejos:

  • Evitar las de tipo braga o pantalón, porque impiden la transpiración y dificultan la cicatrización de la episiotomía.
  • Tras un parto por cesárea hay que esperar a que la incisión haya cicatrizado por completo para ponerse faja.

6. Abstenerse de relaciones sexuales

En el postparto hay cambios que pueden dificultar las relaciones sexuales:

  • El sangrado (los loquios), que presentan un color y un olor especial, puede hacer que la mujer se sienta incómoda para mantener relaciones sexuales hasta que desaparece.
  • Los cambios hormonales (como la bajada de estrógenos que puede disminuir la lubricación vaginal) y físicos que se producen tras dar a luz pueden dar lugar a sensibilidad en la zona vaginal e incluso dolor durante las relaciones sexuales, sobre todo en caso de episiotomía.
  • También un descenso de la libido por los cambios de rol familiar (de pareja a familia de tres), el cansancio de los primeros días por el cuidado del recién nacido o la lactancia materna pueden.

Y, explicadas las razones, cabe decir que no hay periodo estipulado para reiniciar las relaciones sexuales tras el nacimiento del bebé, ya que depende de cada mujer y de cómo haya transcurrido el parto.

La mayoría de los ginecólogos recomiendan no mantener relaciones en la cuarentena para prevenir el riesgo de infecciones o lesiones, especialmente si ha habido puntos. Además de las molestias que pueda provocar.

Pero debes tener en cuenta también que se pueden mantener relaciones sexuales sin penetración, hasta que te sientas preparada. Puede ser más fácil que empecéis solo con caricias y te vayas acostumbrando poco a poco de nuevo al contacto sexual.

7. Si das el pecho no te quedas embarazada

Tradicionalmente la lactancia materna se ha empleado como un método anticonceptivo natural.

Esto es así porque la hormona prolactina (que aumenta durante la lactancia) inhibe el proceso de ovulación sobre el ovario. Esa es la razón por la que muchas mujeres durante la lactancia no tienen menstruación.

Para que funcione como anticonceptivo, la lactancia debe ser exclusiva y realizarse a demanda, sin realizar ningún tipo de parón nocturno. Aun así la efectividad es menor que otros métodos anticonceptivos.

¿Por qué razón no sirve? Porque la hormona prolactina no funciona siempre de la misma forma ni afecta a todas las madres por igual. Así que la mujer no sabe cuándo le va a volver la menstruación y como la ovulación se produce 14 días antes de la aparición del periodo, es posible quedarse embarazada si no se usa un método anticonceptivo.

8. No hay que hacer ejercicio hasta superar la cuarentena

En absoluto. De hecho se recomienda que la mujer comience a ejercitar su periné tan pronto como tenga fuerzas.

Así que si pasados los 15 días del parto te sientes bien, puedes retomar la actividad física. Eso sí, de manera tranquila: caminatas, estiramiento, yoga…

Y un consejo: mejor abstenerse de los deportes de alto impacto, porque pueden debilitar aún más el suelo pélvico.

9. La madre no se puede bañar en un mes

De igual forma que antiguamente se creía que ducharse durante las menstruaciones podría traer problemas de salud, se extendió la idea de que una mujer no debe de bañarse mientras manche en el postparto.

Está claro que esto es completamente falso. De hecho, la higiene es básica para evitar la infección de la cicatriz de la cesárea o de los puntos en el canal de parto si existieran. Las heridas deben de mantenerse limpias y secas. Por eso, se aconseja que la mujer se duche cuanto antes, incluso antes de recibir el alta del hospital.

Eso sí, ducharse. Porque es conveniente evitar los baños de inmersión, tanto en la bañera como en la piscina, durante al menos un mes, que es el tiempo que tardan en cicatrizar las heridas, ya que la humedad dificulta que se cierren.

10. No salir a la calle con sol en el postparto

No se trata de que no te asomes a la calle, sino que tengas cuidados básicos con tu piel respecto al sol; aplicarte protector solar (en verano y en invierno) ya que aún están presentes las hormonas que producen manchas en la cara.

Pero puedes (y debes, si te sientes con fuerzas) salir con tu bebé a pasear todos los días, desde que llegas del hospital. El paseo diario es un estímulo para tu recuperación y para el desarrollo del niño.

Tan solo unas precauciones: en verano, hay que sacar al bebé en las horas menos calurosas, ligero de ropa y con sombrilla para evitar golpes de calor. Y debes protegerte del sol con una gorra o sombrero y aplicarte una crema de protección solar alta media hora antes del paseo.

11. Debes abrigarte de los pies a la cabeza

Es otra de esas creencias de las abuelas que aseguraban que la mujer que terminaba de ser madre no podía recibir corrientes de aire.

Los investigadores no han encontrado nada que justifique esto, así que mejor abrígate solo lo que necesites. Piensa sino en las mujeres de Canadá y el frío que hace allí: no tienen problema alguno y siguen con su rutina habitual tras dar a luz, también fuera de casa.

Tampoco está probado que andar descalza haga daño o que las corrientes de aire disminuyan la producción de leche materna.

12. Lavarse y teñirse el pelo, ¡prohibido!

Se decía que lavarse el pelo era contraproducente durante el postparto inmediato porque la sangre podía revertirse y llegar a la cabeza. Además, podía cortar la leche e interrumpir el inicio de la lactancia materna.

Estas creencias no tienen base científica alguna. Igual que teñirse el pelo o pintarse las uñas: los productos químicos que llegan al torrente sanguíneo a través del cuero cabelludo (menos aún desde las extremidades) no son suficientes para causar daño a tu pequeño.

13. Tras la lactancia disminuye la talla del sujetador

Este mito se sustenta en que la mama femenina está formada por el tejido glandular propiamente dicho que es aquel que se encarga de la secreción de la leche y por tejido de sostén y de transporte de la leche producida (los conductos).

Durante la lactancia materna aumenta la cantidad de tejido glandular manteniéndose estables el tejido de sostén y el número de conductos. El tejido glandular aumenta además en volumen ya que acumula leche en su interior.

Pero tras la lactancia los conductos y las glándulas se colapsan de nuevo, manteniendo la estructura previa al embarazo. No se produce ninguna destrucción de tejido, por lo que no hay disminución de tamaño respecto al que se tenía antes.

Fotos | iStock

En Bebés y Más | La realidad de la falta de atención y cuidado a las madres en el postparto, en un post que se ha hecho viral, «Esto es el postparto», el movimiento puesto en marcha por una madre para dar visibilidad a los cuerpos después de dar a luz

Источник: https://www.bebesymas.com/postparto/13-mitos-que-no-debes-creer-cuarentena-postparto

Mitos en torno al posparto

Mitos y verdades del posparto

Después de dar a luz, casi siempre con la mejor intención, las madres recientes reciben todo tipo de consejos acerca de lo que pueden o no hacer, tanto con su bebé como con ellas mismas para recuperarse del parto. Algunos de los más habituales no tienen fundamento científico o están basados en creencias obsoletas.

Después de una cesárea se retrasa la lactancia

Esta recomendación ha quedado obsoleta. Hace años se hacía ante la duda de que los medicamentos empleados en la anestesia pudieran afectar al bebé a la hora de mamar.

No obstante, la mayoría de las cesáreas se practican con anestesia epidural o raquianestesia.

Estos procedimientos emplean fármacos que actúan solo a nivel local y, además, son seguros tanto para el bebé como para la madre.

Incluso en los pocos casos en los que se requiere anestesia general para llevar a cabo una cesárea, se ha comprobado que la cantidad de medicación que posteriormente se excreta en la leche materna es muy pequeña e insuficiente para dañar al pequeño.

Tampoco es cierto que la realización de una cesárea per se retrase la subida de la leche.

Actualmente, y dada la enorme lista de beneficios de la lactancia materna, la realización de una cesárea no es impedimento para tratar de implantarla desde el inicio del posparto.

Sin relaciones sexuales hasta después de la cuarentena

Aunque el útero y la zona genital tardan entre seis y ocho semanas en recuperar su tamaño y dejar de sangrar, lo cierto es que el plazo para retomar las relaciones íntimas puede ser mayor o menor en función del estado físico de la madre y de los deseos de ambos miembros de la pareja.

Es frecuente que, independientemente de que la recuperación física vaya bien, cualquiera de los integrantes de la pareja albergue dudas o tenga temores acerca de cuándo es el mejor momento, de si dolerá, de si puede producirse un nuevo embarazo demasiado pronto…

Estas cuestiones son completamente normales; los expertos recomiendan, no obstante, retomar las relaciones una vez cumplida la cuarentena para disminuir el riesgo de infección del útero (endometritis), ya que durante este tiempo se produce la regeneración o cicatrización del tejido que conforma la cavidad uterina, expresión de la cual son los loquios que se producen durante los 40 días postparto.

Nada de ejercicio hasta meses después

Uno de los grandes errores que aún persisten en torno al posparto es el de desaconsejar sistemáticamente el ejercicio físico después de dar a luz. Según los especialistas, esta recomendación debe variar en función de cómo haya sido el parto de cada mujer, cuál era su estado de forma anterior y de si después de tener el bebé ha experimentado alguna complicación.

También es cierto que en las primeras semanas algunas actividades pueden resultar demasiado intensas o perjudiciales para el suelo pélvico, en cuyo caso hay que adaptar el ejercicio a esta circunstancia, pero no dejar de hacerlo, máxime si antes de dar a luz la mujer practicaba deporte de manera más o menos habitual.

Lo cierto es que el ejercicio físico contribuye a que la recuperación después del parto sea más rápida y mejor para la madre. Además, mejora el estado de ánimo y contribuye a mejorar la autoestima y la salud general en un momento tan delicado.

Faja ¿sí o no?

Muchas mujeres se plantean usar fajas posparto para acelerar la recuperación de la silueta. Sin embargo, los especialistas sostienen que estas prendas no deben ser utilizadas inmediatamente después del parto para no entorpecer el trabajo de la musculatura abdominal.

Las matronas y obstetras son más partidarios de recuperar el tono muscular y el suelo pélvico con Pilates, ejercicios de Kegel y gimnasia hipopresiva.

Por su parte, estos especialistas también avisan de que las fajas con forma de braga o pantalón obstaculizan la transpiración y, por lo tanto, pueden perjudicar la cicatrización después de una episiotomía o una cesárea.

No obstante, algunas madres prefieren llevar alguna prenda de sujeción para aliviar la sensación de descolgamiento que sienten en la tripa después de dar a luz o para mitigar molestias lumbares. En esos casos, lo mejor es usar una faja tubular en ocasiones puntuales (que en realidad es una banda reforzada que se ajusta con velcro).

Dar a luz, sobre todo por primera vez, es una montaña rusa de sensaciones y cambios físicos y emocionales y es normal sentir miedos y dudas. Por este motivo, lo mejor es resolverlas recurriendo a especialistas (matronas, pediatras, ginecólogos…) para que recomienden lo que es mejor para la mamá y para el bebé.

Источник: https://muysaludable.sanitas.es/padres/embarazo/mitos-en-torno-al-posparto/

Mitos y verdades del posparto

Mitos y verdades del posparto

Tras nueve meses de espera, tu niño ya está contigo… ¿Y ahora qué? La mayoría de mujeres se preparan arduamente para el embarazo y el parto, pero una vez pasa esta etapa, comienza otra también llena de dudas: el posparto.

Indice

Muchas serán las cosas que hayas oído de lo que se debe hacer y lo que no durante este periodo, pero la gran mayoría probablemente no sean totalmente ciertas
 

Tras una cesárea hay que esperar más tiempo para poder empezar a dar el pecho

Falso: La lactancia tras una cesárea es igual que tras un parto vaginal. La medicación utilizada no altera la composición de la leche ya que es la misma que se emplea en la analgesia epidural.

Sí es cierto que se ve un poco retrasada en su inicio porque tras la intervención la madre debe estar unas horas en la sala de recuperación postanestésica, para vigilar que no surjan complicaciones, y el bebé no puede estar con ella.

Pero pasadas esas horas, se recomienda el inicio precoz de las tomas para favorecer la involución del útero y la creación del vínculo materno-filial. Es útil ponerse un cojín sobre el vientre para apoyar al niño y así evitar que roce la cicatriz con los pies.
 

La cerveza estimula la producción de leche

Falso: Lo aconsejable es que la parturienta beba dos litros de agua al día. En un primer momento, para paliar la deshidratación que se da tras el parto, y después, para fomentar la lactancia. Sin embargo, si se toma cerveza el alcohol pasará a la leche, donde alcanzará las mismas dosis que en la sangre.
 

Ponerse una faja tras dar a luz es bueno para la zona lumbar

Depende: Tras dar a luz, la piel y los músculos del abdomen se encuentran distendidos y pasará algún tiempo hasta que recuperen su forma habitual.

En los primeros días puede ser útil utilizar una faja abdominal con velcro a fin de reducir un poco el volumen y ayudar a que el útero esté bien contraído y vuelva a su tamaño original.

No se aconsejan las fajas tipo pantalón, porque no van a permitir la correcta cicatrización de la episiotomía. Si el parto ha sido por cesárea, se aconseja mantener la herida al aire, colocando un poco más alta la faja hasta que se retiren los puntos de sutura.

Para recuperar el tono muscular y la figura, lo más importante es realizar ejercicios abdominales en cuanto te veas capacitada para ello. En el caso de una cesárea conviene demorarlos hasta pasadas 6-8 semanas.

Tras el parto, la mujer no debe levantarse hasta pasadas 24 horas

Falso: Puede levantarse unas tres o seis horas después de dar a luz siempre que no haya ninguna contraindicación médica.
 

En las primeras horas la madre puede comer y beber

Verdadero: En un parto normal, tras tres o cuatro horas se ingiere líquido y luego se toma una dieta normal. En una cesárea, se debe permanecer más tiempo en ayunas.

No se pueden aplicar cremas en el pecho cuando se da de mamar

Falso: Actualmente, cualquier crema para el cuidado del pecho es inocua, con lo que no producirá ningún daño en el bebé. Lo que sí puede es modificar el sabor de la leche y que el lactante la rechace. También puede ocurrir que la boquita del niño resbale si se ha echado la crema antes de dar el pecho. Por eso se recomienda hacerlo después de cada toma.

Existen unas cremas que previenen la formación de grietas en el pezón, que se aplican en el mismo y en la areola, y que están fabricadas con productos naturales (lanolina) que no es preciso retirar antes de la toma.

Si a pesar de ello no te quedas tranquila, puedes aplicarte las cremas tras cada toma y lavar el pezón con agua y un jabón suave antes de la siguiente, eliminado cualquier resto de producto.
 

La madre no se puede bañar en el transcurso de un mes

Falso: La madre debe ducharse en cuanto sea posible, incluso pocas horas después del parto.

Sin embargo, es conveniente que evite los baños de inmersión, tanto en la bañera como en la piscina o en el mar, durante al menos un mes, que es el tiempo en que cicatrizan las heridas y que el útero vuelve a su tamaño normal. Un baño por inmersión antes de este tiempo puede dar lugar a una infección intrauterina.
 

Los entuertos duelen más en las multíparas

Verdadero: Las contracciones del útero tras el parto duelen más en las mujeres que ya han tenido otros hijos.

Duelen más porque los entuertos son contracciones para que el útero vuelva a su tamaño normal, y en las multíparas, como el útero ya se ha distendido más veces, le cuesta un poco más recuperarse.

En cambio es falso el mito de que duelen más si se cambia el sexo del hijo (si tenías una niña y ahora has tenido un niño).

La subida de la leche produce siempre fiebre y malestar en la mujer

Depende: La subida de la leche, que suele acontecer a las 48 horas del parto, suele acompañarse de una elevación de la temperatura materna, incluso hasta 38 ºC, pero esto se considera una fiebre “normal” que desaparece al día siguiente sin necesidad de tratamiento. Si la fiebre aparece más tarde y se acompaña de dolor en la mama y enrojecimiento, se debe consultar al médico por si se tratara de una mastitis. En la mayoría de los casos, la lactancia constituye uno de los momentos más gratificantes de la relación madre-hijo.

Es aconsejable empezar a ejercitar el periné nada más dar a luz

Depende: Lo ideal es practicar estos ejercicios antes del parto para evitar la episiotomía.

Tras dar a luz, hay que esperar a que los puntos se caigan para iniciar los ejercicios, siempre con el consentimiento previo del médico.

Es importante realizar los ejercicios aconsejados por la matrona para reforzar los músculos del suelo pélvico y prevenir los problemas de incontinencia urinaria.

Dando el pecho no te quedas embarazada

Falso: La hormona prolactina, que se segrega durante la lactancia, altera la ovulación, pero esto no ocurre siempre.

La mujer puede ovular mientras está dando el pecho sin que ella lo sepa y quedarse embarazada si no toma medidas anticonceptivas.

Se puede utilizar el preservativo, pero también existe un anticonceptivo oral  que no interfiere con la producción ni la composición de la leche y que puedes tomar para sentirte más protegida. ¡Consulta a tu ginecólogo y matrona!
 

Es importante expulsar los gases del posparto sin recurrir a los fármacos

Verdadero: Los gases, tanto durante el embarazo como en posparto, son muy frecuentes, sobre todo tras una cesárea, porque la actividad del intestino se puede paralizar por el efecto de la anestesia.

Es recomendable expulsarlos de forma natural, sin recurrir a fármacos.

Para ayudar a que se recupere la motilidad del intestino lo más importante es iniciar la deambulación de forma precoz, caminando un poco más cada día en función de cómo se encuentre la mujer.
 

Si las mamas no tienen leche no es necesario dar el pecho al bebé

Falso: La subida de leche suele aparecer en las primeras 48-72 horas. Sin embargo, cuanto antes se ponga al bebé al pecho más pronto aparecerá la leche ya que la succión del pezón aumenta la secreción de prolactina, hormona que facilita la producción.
 

La leche materna puede ser de mala calidad y afectar al crecimiento del bebé

Falso: La composición de la leche va variando a lo largo de la toma: al principio sale más aguada y luego es más grasa. Si un bebé sólo toma la leche del principio, pero no la del final, puede que la composición global de la toma no sea la correcta.

Pero eso no es un problema de la madre ni del pecho, sino que a veces se puede deber a una incorrecta técnica de lactancia, porque el bebé está mal colocado o porque se le retira antes de tiempo para cambiarle al otro pecho.

Si a pesar de la leche materna el recién nacido no gana el peso que debe, el pediatra puede aconsejar realizar lactancia mixta: es decir, complementar las tomas o alternarlas con biberones, pero eso debe ser siempre una indicación médica.
 

Curar con yodo a la mujer altera las pruebas del bebé

Falso: Lo que no se debe hacer es desinfectar a la mujer antes de dar a luz con yodo, ni el abdomen antes de realizar la cesárea ni el periné antes de la episiotomía, porque el yodo se absorbe por la piel y llega a través de la placenta y del cordón umbilical al feto y eso sí altera la pruebas metabólicas que se realizan a las 48 horas de nacer. Una vez nacido el niño, las heridas pueden ser curadas con yodo sin problemas.

La cicatriz molesta más a los tres días del parto

Verdadero: A las 72 horas del parto los tejidos suturados, ya sea de la cesárea o de la episiotomía, comienzan a cicatrizar y a tirar, lo que puede producir molestias. Día a día el dolor será menos intenso hasta que desaparezca por completo. Se pueden tomar los analgésicos habituales porque no se transmiten a la leche.
 

Cesárea

Definición:

Operación quirúrgica que se practica en la parte inferior del abdomen y en el segmento inferior del útero para extraer al bebé. Requiere anestesia total o epidural.

Síntomas:

Molestias y dolor en la zona.

Tratamiento:

Ninguno.

Heridas

Definición:

Una herida es una discontinuidad de un tejido (generalmente la piel), producida por la acción de distintos agentes mecánicos. Según la extensión y la profundidad será más o menos grave

Tratamiento:

Lo primero, con las manos bien limpias, es controlar la hemorragia. Para ello, se debe colocar un apósito limpio sobre la herida y presionar hasta que cese de sangrar. No se debe usar algodón (pues se puede quedar pegado).

Una vez que deja de sangrar, se lava la herida con agua y jabón o con agua oxigenada. Si la herida no es extensa, se deja al aire. Si los bordes de la herida están muy separdaos, deberá coserla un profesional.

A veces es suficiente con aplicar puntos de sutura caseros.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/parto/mitos-y-verdades-del-posparto-1197

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: