Movimientos fetales en la semana 36

Semana de embarazo (SE) 36

Movimientos fetales en la semana 36

En la semana 36 del embarazo, el bebé mide unos 47 centímetros de pies a cabeza y pesa entre 2750 y 2900 gramos.

Si el bebé nace esta semana, aún se lo considera prematuro, pero en general no necesita cuidados posparto especiales. Todos los órganos internos funcionan y la respiración y el sistema inmunológico trabajan de forma autónoma.

La regulación de su equilibrio térmico se ha ido asegurando mediante reservas de grasa suficientemente abundantes.

Muchos bebés ya colocan la cabeza en la pelvis menor de la madre durante la SE 36. De esta manera, el bebé está en la posición inicial del parto y tiene muy poco espacio para moverse.

Aunque se estire, se gire un poco de vez en cuando de derecha a izquierda, pruebe a dar una patada hacia arriba o hunda la cabeza contra el suelo pélvico, la madre ahora notará una reducción considerable de sus movimientos.

Las mujeres que no estén seguras de si su bebé aún se mueve lo suficiente deberían hablarlo con la comadrona o con el médico.

La madre: dolores de encajamiento y posiblemente una respiración más fácil

A partir de la SE 36, la madre puede experimentar algún alivio.

En cuanto la cabeza del bebé desciende hasta la pelvis menor, la respiración y, en general, el comer se vuelven de nuevo más fáciles.

La madre puede notar que el bebé se ha colocado en la posición del parto porque sentarse en una silla dura le resulta incómodo o incluso doloroso, ya que la cabeza del bebé oprime el suelo pélvico.

El útero alcanza su tamaño máximo durante esta semana y el fondo uterino sigue ahora el arco costal superior. Con los dolores de encajamiento y la colocación del bebé en la pelvis menor, también cambia la posición del vientre, que desciende considerablemente durante la semana de embarazo 36, sobre todo en las primerizas.

Posiciones de cabeza y nalgas y sus consecuencias

Consejo:
Si el bebé nace esta semana, aún se lo considera prematuro.

También durante la SE 36, el médico o la comadrona querrán ver a la embarazada cada dos semanas y, en casos especiales, aún más a menudo. Además de las pruebas de orina y sangre, en cada visita se realiza un examen ginecológico completo y se comprueba la posición del bebé mediante las maniobras de Leopold, que consisten en palpaciones desde fuera.

La mayoría de bebés nacen de cabeza. Una vez que el bebé coloca la cabeza en la pelvis menor de la madre, se queda en esta posición hasta el nacimiento. No obstante, hay diferencias respecto a la posición de cabeza: lo ideal es que, en el momento de las primeras contracciones, la cara del bebé se encuentre en dirección a la espalda de su madre, es decir, con la nuca hacia delante.

En la posición llamada occipito-anterior, la parte más ancha de la cabeza se encuentra en la parte más ancha de la pelvis de la madre. Durante las contracciones, el bebé se desliza hacia abajo y, al alcanzar el suelo pélvico, gira la cabeza hacia el lado.

En la fase de salida, su cara pasa por el perineo de la madre, por lo que el riesgo de sufrir daños en el perineo es relativamente bajo.

La cosa se complica cuando el bebé desciende con la cara hacia delante. En la posición occipito-posterior, la postura del bebé está menos adaptada a la forma de la pelvis y del canal del parto.

Con un parto de este tipo, el saco amniótico suele romperse antes y el proceso del parto puede durar más o, a veces, incluso interrumpirse.

En esta posición, el hueso del cráneo del bebé está muy pegado a la columna vertebral de la madre, lo que puede provocar fuertes dolores de espalda.

Una manera de aliviar a la madre en la primera fase del parto es que esta se vaya poniendo de vez en cuando a cuatro patas para apartar al bebé de la columna. En la presentación de frente, el bebé coloca la cabeza muy hacia atrás en lugar de acercarla al pecho.

Esta posición también puede provocar dificultades. Con frecuencia, las comadronas y los médicos intentan girar al bebé hasta la posición occipito-anterior realizando maniobras especiales. Con estas dos posiciones, a veces es necesario usar ventosas o fórceps.

Si, en el momento del parto, el bebé no se ha colocado con la cabeza hacia abajo, se produce una presentación pélvica o de nalgas. Este problema afecta solamente al tres o cuatro por ciento de los bebés.

La mayoría de estos niños nacen mediante cesárea, pero los médicos ofrecen a las madres una alternativa a partir de la SE 36, lo que se conoce como «versión cefálica externa».

Con ella se intenta girar al bebé 90 grados mediante una suave presión externa hasta colocarlo en la presentación de cabeza.

Consejo:
La posición para el parto de muchos bebés ya está clara esta semana.

La versión cefálica externa no se puede llevar a cabo en mujeres que hayan dado a luz con cesárea previamente ni en embarazos múltiples, y funciona solo en la mitad de los casos.

A veces, cuando se intenta realizar la versión cefálica externa se provocan también las contracciones de dilatación, por lo que es importante que se efectúe en un hospital, ya que puede ser necesaria una cesárea de emergencia.

Cuando el bebé viene de nalgas, es posible hacer que el parto sea vaginal, siempre que lo asista una persona con experiencia.

No obstante, si se cumplen ciertos criterios, el médico recomendará casi siempre la cesárea, por seguridad para la madre y el bebé: con una posición de pie o rodilla, si el bebé viene de nalgas y es muy grande, prematuro o demasiado pequeño, o bien con una presentación de frente en la que la cabeza está muy hacia atrás, en caso de que la pelvis sea muy estrecha o con otros factores de riesgo de la madre. Con una presentación transversa, la cesárea es obligatoria.

¿Se puede influir en la posición de parto del bebé?

Muchos obstetras afirman que se puede influir en la posición de parto del bebé hasta cierto punto, incluso sin realizar la versión cefálica externa.

Algunas comadronas especializadas intentan, por ejemplo, girar al bebé hasta la posición idónea mediante procedimientos naturistas, como la acupuntura o la moxibustión (un tratamiento de la medicina china tradicional para aplicar calor en determinados puntos del cuerpo), y afirman que estos métodos tienen un porcentaje alto de éxito.

El estilo de vida de la madre también puede influir en la posición de parto del bebé. Una de estas suposiciones apunta que sentarse durante mucho tiempo podría fomentar una postura occipito-posterior.

Dado que la pelvis se inclina hacia atrás, la cabeza y la columna del bebé, que son las partes más pesadas de su cuerpo, también se ladean en la misma dirección.

A partir de la SE 36, las embarazadas deberían procurar colocar la rodilla siempre por debajo de las caderas cuando se sienten, elevando el trasero con un cojín, por ejemplo. Además, si la madre se mueve regularmente también ayuda al bebé a colocarse en la mejor posición para el parto.

Nuestras abuelas creían que fregar era un ejercicio estupendo para prepararse para el parto: cuando la madre se arrodilla a cuatro patas, el cogote del bebé se inclina automáticamente hacia el suelo, es decir, hacia el vientre de la madre. Adoptando la postura a cuatro patas regularmente (al menos una vez al día durante unos diez minutos), se consigue el mismo efecto más fácilmente.

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/embarazo/calendario-de-embarazo/semana-de-embarazo-se-36.html

Movimientos fetales en la semana 36

Movimientos fetales en la semana 36

Con 36 semanas el feto mide una media de 48 cm desde la coronilla hasta el talón. El espacio del útero se estrecha y el líquido amniótico se va reduciendo. El bebé está apretujado y ha adoptado ya una postura recogida, con los miembros doblados contra su cuerpo.

Indice

Disminución de los movimientos del bebé por falta de espacio

Debido a la falta de espacio la actividad fetal empieza a disminuir levemente a partir de la semana 34. El pequeño ya no puede estirarse con tanta libertad y, además, en esta fase aumentan los periodos de sueño fetal.

La mayoría de las gestantes, a estas alturas, ha aprendido los patrones de movimiento de su bebé y conocerá los cambios de frecuencia e intensidad. A partir de ahora comprobarán cómo van decreciendo los movimientos fetales de forma gradual, especialmente cuando el niño ha encajado la cabeza en la pelvis y la fecha del parto está próxima.

Gemelos

En el caso de los embarazos gemelares, los bebés que comparten útero suelen encontrar una postura y asentarse en ella mucho antes que los bebés que están solos. Lógicamente cuentan con menos espacio donde acomodarse, por lo que es común que haya menos movimiento que en un embarazo único ya a partir de la semana 32.

Movimientos fetales típicos de la semana 36

Durante este tiempo el tono muscular del feto está desarrollándose de manera increíble, lo que permitirá al pequeño realizar movimientos más complejos. Igualmente el desarrollo de los músculos flexores de las extremidades contribuirá a que el bebé pueda adoptar la conocida posición fetal al final del embarazo.

El número de células musculares aumenta hasta la semana 38 aproximadamente, y a partir de entonces éstas crecerán y se expandirán en respuesta al ejercicio, incrementando la masa y la fuerza. El movimiento dentro del útero por lo tanto es esencial, ya que ayudará al bebé en la coordinación de sus miembros y en el fortalecimiento de huesos y músculos.

Uno de los comportamientos típicos, descubierto con la observación mediante ultrasonidos, es el de chuparse el dedo. Con este gesto el feto practica el reflejo de amamantar. Así aprende a coordinar esta actividad con los movimientos respiratorios, lo que le permitirá alimentarse cuando nazca.

Otro de los movimientos característicos de esta etapa es el hipo. Ya desde hace mucho tiempo, el bebé hipa dentro de la barriga de su madre, pero ahora, debido al mayor contacto con la pared del útero, estos pequeños espasmos serán más evidentes.

El hipo, al igual que el del resto de personas, es una contracción corta y repentina del diafragma.

No se sabe qué hace a un feto hipar, pero lo que está claro es que estas hipadas intrauterinas, son frecuentes y seguidas y provocan que el feto estire sus extremidades al compás de éstas, lo que será perfectamente apreciable por su madre.

¿Cuándo buscar atención médica?

Aunque los patrones de comportamiento fetal varían a medida que el embarazo avanza, durante el último trimestre, un descenso significativo de los movimientos o la ausencia de ellos puede indicar que algo no marcha bien y es necesario actuar.

Si estás preocupada por la inactividad de tu bebé, deja aquello que estés haciendo. Tómate un zumo de fruta, o alimentos que contengan azúcar. Túmbate sobre el lado izquierdo y relájate. Concéntrate en los movimientos de tu bebé y cuéntalos. Deberías sentir al menos 4 o 5 en una hora o 10 en las dos horas siguientes. Si no sucede así, acude a tu profesional de medicina urgentemente.

Espasmo

Definición:

Contracción súbita e involuntaria de un músculo o un grupo muscular. Este puede situarse en cualquier región del organismo y producir alteraciones diferentes.

Síntomas:

Cuando se presenta un espasmo muscular, se siente muy tenso y algunas veces se describe como un nudo. El dolor puede ser intenso y debilitante.

Tratamiento:

Intentar estirar y masajear el músculo afectado.

En un principio, el calor ayuda a relajar el músculo, aunque la aplicación de hielo puede servir después de presentarse el espasmo inicial y cuando el dolor se haya reducido.

En caso de que persista el dolor en el músculo, se pueden utilizar medicamentos antinflamatorios y, en casos más graves, el médico puede prescribir medicamentos antiespasmódicos.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/semanas-embarazo/movimientos-fetales-en-la-semana-36-5950

Desarrollo del bebé en el noveno mes de embarazo: semanas 36 a la 40

Movimientos fetales en la semana 36

El desarrollo del bebé en el noveno mes de embarazo es muy acelerado, ya que se está preparando para salir. Se producirá el encajamiento y notarás que la presión en la vejiga es mucho más intensa en esta última etapa.

El parto se acerca pero, ¿cómo sabrás que ha comenzado? A continuación, te explicamos cómo se desarrolla el bebé en el noveno mes de embarazo, qué sentirás y cómo identificar las contracciones de parto.

Qué pasa a los 9 meses de embarazo: síntomas y cambios en la madre

En el noveno mes de embarazo, las molestias se acentúan debido al tamaño que está adquiriendo el feto en el estado tan avanzado de gestación. De esta forma, las patadas del bebé pueden ser mucho más intensas y es posible que, debido a su posición, te cueste  un poco más respirar que en los meses anteriores.

A los 9 meses de embarazo, sentirás hinchazón en los tobillos, piernas o muñecas, un cambio que se acentuará en la recta final.

La retención de líquidos será mucho más intensa, especialmente si vives en un clima caluroso.

Incluso, puede aparecer el síndrome del túnel carpiano debido a la hinchazón de los nervios de las extremidades de los brazos.

Los dolores de espalda y decadera también serán más intensos, al igual que los dolores en la pelvis, los calambres en las piernas y la sensación de cansancio. El ombligo también puede sobresalir como consecuencia del estiramiento de la piel del vientre.

Aumentarán las micciones por la presión que el bebé ejerce sobre la vejiga, así como el insomnio, que aparecerá en las últimas semanas de gestación.

Cómo se desarrolla el bebé en las semanas 36-40 de embarazo

Durante el noveno mes de embarazo es normal notar que el bebé se mueve menos que en los meses anteriores debido al poco espacio del que dispone, aunque sus limitados movimientos serán mucho más molestos. A lo largo de las semanas, adoptará la posición adecuada para nacer llegado el momento.

Semana 36 de embarazo

Durante esta semana, el feto comenzará a recibir tus anticuerpos a través de la placenta. En este momento, es habitual que el especialista solicite la realización de pruebas para descartar una posible infección en el canal del parto.

Semana 37 de embarazo

A partir de aquí se considera que el bebé ya está listo para salir en cualquier momento. Por ello, se empezará a realizar la monitorización fetal para obtener información sobre la oxigenación del feto.

Semana 38 de embarazo

El bebé ya estará en posición fetal, con la cabeza hacia abajo y los pies y los brazos doblados contra el tórax.

Se puede empezar a producir el borrado del cuello del útero, un proceso que sucede durante las últimas semanas de embarazo como preparación al parto, a través del cual el cuello uterino se ablanda y acorta debido a que el bebé bajará hacia la pelvis ejerciendo presión.

Semana 39 de embarazo

El tapón mucoso comenzará a desprenderse de forma total o parcial al dilatarse el cuello del útero. Si no es tu caso, no te preocupes, algunas mujeres no expulsan el tapón mucoso hasta el momento del parto.

Semana 40 de embarazo

El bebé estará ya completamente listo para salir al exterior. Sus pulmones ya están preparados para empezar a funcionar y tendrá dificultades para moverse debido a su tamaño.

Síntomas de parto

Días e, incluso, semanas antes de la fecha prevista, empezarás a notar los síntomas del parto. Pero, ¿qué sentirás exactamente en las semanas 36-40 de tu embarazo? ¿Cómo son las contracciones de parto?

  • La forma de tu barriga cambiará ahora que el bebé está colocado para salir. Esto es lo que se conoce comúnmente como ‘la tripa baja’.
  • Aparecerán las primeras contracciones, llamadas ‘contracciones deBraxton Hicks’. Son muy suaves e irregulares y favorecen el borramiento del cuello del útero, que está considerado como la primera parte del parto.
  • Se producirá la pérdida del tapón mucoso, que suele deberse a las contracciones que suceden horas o días antes del parto.
  • Rotura de la bolsa amniótica, que es el lugar en el que está sumergido el bebé y le permite sobrevivir. Una vez se rompe la bolsa, hay que acudir al hospital porque el parto ya ha comenzado.
  • Contracciones de parto. En un primer momento, las contracciones serán suaves y espaciadas, pero conforme pase el tiempo, se volverán mucho más intensas y serán más seguidas. Suelen duran entre 30 y 70 segundos y se producen varias en menos de 10 minutos. Eso sí, hasta que la dilatación no llegue a los 10 centímetros, no darás a luz.

Para saber más acerca de este momento tan esperado te invitamos a leer nuestro artículo Síntomas y etapas del parto

¿Te ha resultado útil este artículo? Descubre mucha más información y consejos sobre el embarazo, el parto y el crecimiento de tu bebé formando parte de nuestro Club Enfamamá. ¡Únete ahora y empieza a disfrutar de todos sus beneficios!

Advertencia importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

Bibliografía

  • Reproducción Asistida ORG. Revista especializada en reproducción asistida y embarazo
  • Clínica Millet. Guía del embarazo.
  • Organización Mundial de la Salud
  • Bruce M. Carlson. Embriología humana y biología del desarrollo.
  • Asociación “El embarazo es nuestro”.

Источник: https://www.enfamil.es/blogs/mi-embarazo/desarrollo-del-bebe-en-el-noveno-mes-de-embarazo

Semana 36 de embarazo: ¿Ya lo tienes todo listo?

Movimientos fetales en la semana 36

¿Ya lo tienes todo listo?

Te explicamos cómo evoluciona tu cuerpo a las 36 semanas de embarazo y cómo va creciendo tu bebé. Te ayudamos a despejar todas tus dudas.

El tamaño de tu bebé esta semana

​En la semana 36 de embarazo, tu bebé ya mide unos 46,2 centímetros de largo y su peso puede alcanzar los 2,8 kilos.

Se mueve algo menos, puesto que el espacio que le queda es verdaderamente poco.

Embarazada de 36 semanas

Si decidiese nacer en la semana 36 de embarazo, todos sus órganos podrían funcionar perfectamente fuera del vientre materno, y su salud no tendría por qué correr peligro.

Únicamente, sería un poco más pequeño que los demás. Sin embargo, no es lo ideal que nazca antes de término, es decir, antes de la semana 38 de embarazo, puesto que todavía existe el riesgo de que se produzcan algunas complicaciones.

Edad del feto: 34 semanas

El bebé en la ecografía: imágenes y vídeo, semana 36

¿Crees que tu bebé habrá cambiado mucho desde la semana pasada? ¡Claro que no! Pero seguro que te apetecerá ver cómo es un bebé en la semana 36, tanto en ecografía como en movimiento, en el siguiente vídeo, que te encantará.

Ecografía de 36 semanas

​¿Cuándo hay que ir a la clínica o al hospital? A las 36 semanas de embarazo, seguro que ya lo habrás hablado con tu ginecólogo, pero podría serte de utilidad «repasar» cuáles son las señales del parto: pérdida del tapón y rotura de las membranas (que provoca la pérdida de líquido amniótico, aunque no se produzcan necesariamente contracciones: el parto suele producirse dentro de las 24-48 horas siguientes), pérdidas de sangre o pequeñas pérdidas de mucosa (tapón mucoso), y contracciones (que aumentan progresivamente en intensidad y continuidad).

Si eres una mamá primeriza, debes saber que, aunque se desencadenen las típicas señales del parto, el nacimiento propiamente dicho no tiene por qué ser inminente. No es necesario que salgas corriendo precipitadamente.

Lo importante es mantener la calma, contactar con la persona que te va a acompañar en el parto, tener preparado todo lo necesario con tiempo y desplazarte hasta el lugar en el que va a nacer tu bebé con tranquilidad.

​¡Ya falta muy poco! Si ya estás en la semana 36 de embarazo, no olvides realizar los últimos exámenes ginecológicos, que deben ser efectuados un mes después de los anteriores: visita ginecológica, análisis completo de sangre y de orina, electrocardiograma y cardiotocografía (que registra al mismo tiempo el ritmo cardíaco, los movimientos fetales y las contracciones del útero).

Cuando prepares la maleta para el hospital en el que va a nacer tu hijo, no olvides incluir toda la documentación con los resultados de los últimos exámenes efectuados, las ecografías y el carnet del embarazo, con todo el seguimiento realizado durante la gestación.

Aunque faltan muy pocas semanas para que por fin puedas tener a tu hijo en brazos, no debes bajar la guardia en lo que respecta a tu seguridad y a la de tu futuro bebé cuando viajas en automóvil.

La DGT recomienda el uso de adaptadores para embarazadas que aseguran la correcta colocación del cinturón de seguridad, de manera que se corra el menor riesgo posible en caso de colisión con el vehículo estando embarazada.No olvides que el uso del cinturón de seguridad también es obligatorio durante el embarazo.

………

Por si aún hay gente que te pregunta qué te pueden regalar..

Se acerca el gran día y, seguramente, ya lo tienes prácticamente todo. Pero, si aún hay personas que no saben qué regalarte, te damos algunas sugerencias.

¡Regalos que aún te pueden hacer! 

¿Ya te ha programado las «correas»?..

Técnicamente, se llama monitorización fetal y se programa poco antes de la fecha de parto. ¿Sabes en qué consiste? Te informamos.

¡Descubre qué detecta la monitorización fetal! 

¡Recordatorio! Te ayudamos a repasar tu maleta para el hospital..

Para que no se te olvide nada, repasamos contigo la lista de las cosas que tienes que llevar en la maleta para ti. ¡Esto te interesa!

¡Descubre la lista del hospital para la mamá!

Por si te preguntas cuánto pesará al nacer..

Seguramente, en la tercera ecografía ya te habrán dicho el peso estimado que tendrá tu bebé al nacer. Pero no está de más que leas esto.

¡Descubre cuánto puede pesar tu bebé al nacer! 

……….

Y ahora, haz clic sobre la imagen y mira tu DIBU correspondiente a la semana 36 de embarazo. 

¡Te enganchará!

Crecimiento y desarrollo en la Semana 37 Crecimiento y desarrollo en la Semana 38 Crecimiento y desarrollo en la Semana 39

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/embarazo-semana-semana/semana-36-del-embarazo

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: