Náuseas en el segundo trimestre de embarazo

Contents
  1. Náuseas en el segundo trimestre de embarazo
  2. ¿Por qué se producen las náuseas en el embarazo?
  3. ¿Pueden las náuseas afectar al bebé?
  4. Consejos para aliviar las náuseas
  5. Cambios en su cuerpo durante el embarazo: Segundo trimestre
  6. Cambios en los senos
  7. Cambios en la piel
  8. Cambios corporales
  9. Consejos Para el Segundo Trimestre del Embarazo
  10. ¿Cuánto dura el segundo trimestre?
  11. Desarrollo de tu bebé durante el segundo trimestre
  12. ¿Qué ocurre durante el segundo trimestre?
  13. Síntomas del embarazo durante el segundo trimestre
  14. Preguntas frecuentes
  15. Consejos para este trimestre
  16. Preguntas frecuentes en el segundo trimestre de embarazo (I)
  17. ¿Es verdad eso que dicen que es el periodo del embarazo más agradable?
  18. ¿Y a nivel emocional, notaré algún cambio?
  19. Marearse y desmayarse, ¿es indicativo de que algo va mal?
  20. ¿Se pueden evitar los desmayos de alguna manera?
  21. ¿Por qué tengo tanta acidez de estómago?
  22. ¿Puede tratarse la acidez de estómago durante el embarazo?
  23. ¿Puede ser también normal que note las digestiones pesadas?
  24. Continuará..
  25. ¿Cómo son las molestias y dolores del segundo trimestre?
  26. Calambres nocturnos
  27. Hemorroides  
  28. Aerofagia  
  29. Pirosis o ardor de estómago
  30. Candidiasis
  31. Cistítis aguda
  32. Cólico nefrítico
  33. Útero incarcerado
  34. Degeneración leiomiomatosa
  35. Torsión de masas anexiales
  36. Apendicitis
  37. Cólico biliar o Colecistitis aguda
  38. Obstrucción intestinal
  39. Náuseas del embarazo de carácter grave (hiperémesis gravídica)
  40. Sobre las náuseas del embarazo de carácter grave
  41. Causas
  42. Factores de riesgo
  43. Efectos
  44. Cuándo llamar al médico
  45. Tratamiento
  46. Pronóstico

Náuseas en el segundo trimestre de embarazo

Náuseas en el segundo trimestre de embarazo

Las náuseas son un síntoma propio de los primeros meses de embarazo, pero rara vez se extienden más allá del cuarto mes. Si esto sucede, ¿indica que existe alguna complicación?

Indice

¿Por qué se producen las náuseas en el embarazo?

Las náuseas son muy comunes durante las primeras semanas de gestación, de hecho, para muchas mujeres son uno de los primeros síntomas de sospecha de embarazo.

Según diversos estudios, alrededor del 50% de las mujeres sufre náuseas y vómitos, el 25% sólo tiene náuseas y el otro 25% no se ve afectadas.

La causa de esta enfermedad no está muy clara, aunque la mayoría de expertos apunta a los cambios hormonales que provocan una mayor sensibilidad olfativa y alteraciones en el sistema digestivo.

En concreto, se piensa que las náuseas podrían estar causadas por el aumento de la hormona gonadotropina coriónica humana, la llamada hormona del embarazo, ya que empieza a aumentar en cuanto se produce la implantación hasta la semana 12, momento en que reduce un poco sus niveles, aunque estos continúan altos hasta después del parto.

Así, los niveles de hCG aumentan en las primeras semanas de embarazo pasando de 5 mUI/ml, nivel normal en mujeres no embarazadas, a concentraciones que oscilan entre los 10 y los 50 mIU/ml en la semana posterior a la concepción (cuando esta hormona ya reacciona a los test de embarazo).

Esta hormona ayuda a que el embrión se implante y no se desprenda del útero.

Pero una vez este primer peligro de aborto ha pasado, sus niveles comienzan a descender a partir de la semana 12 y, de la semana 19 a la 40, se mantienen estables en niveles mucho más altos que las mujeres no gestantes, pero más bajos que en las primeras semanas de embarazo.

Otras posibles causas de las náuseas son la mayor sensibilidad olfativa y gustativa, que hace que olores y sabores que antes nos gustaban, ahora nos resulten desagradables; una reacción psicológica de la angustia de la madre frente al embarazo; o los mareos que son comunes en estas primeras semanas.  

Estas náuseas –que pueden ser más o menos graves, llegando a causar hiperémesis gravídica- suelen desaparecer con la llegada del segundo trimestre de embarazo, en torno a la semana 12.

En torno al 60% de las mujeres que tienen náuseas deja de tenerlas en esta semana, otro 30% pasada la semana 16, y el resto las tienen todo el embarazo.

Sin embargo, para algunas desafortunadas, esta molestia continúa hasta el final del embarazo.

¿Pueden las náuseas afectar al bebé?

El hecho de que la mayoría de gestantes deje de tener náuseas en el segundo trimestre no significa que sea perjudicial para el bebé seguir teniéndolas ni indica que haya algún problema en el embarazo.

Simplemente, cada organismo reacciona de una manera completamente distinta a los cambios que provoca la gestación: algunas no tienen náuseas en ningún momento, otras siente unas ligeras náuseas las primeras semanas, otras se pasan días vomitando sin apenas poder comer y tienen que recurrir a la medicación para mejorar…

Por lo mismo, algunas gestantes continúan sufriendo esta molestia hasta el final del embarazo, con lo que deberán seguir las recomendaciones del obstetra para aliviar sus síntomas (beber mucho líquido, nada de comidas grasas y abundantes, hacer 5 comidas al día, tomar jengibre, mucha fibra en la dieta…). Y si las náuseas son graves, fármacos antieméticos o antimareo para combatirlas. Y tener mucha paciencia, intentando disfrutar a pesar de todo del embarazo. 

Sin embargo, si durante el primer trimestre no has tenido náuseas y estas comienzan después de la semana 13, son de carácter grave y van acompañadas de vómitos, debes consultarlo enseguida al obstetra, ya que puede ser un indicativo de algún otro problema de medicina: infección gastrointestinal, embarazo molar, preeclampsia, etc.
 

Consejos para aliviar las náuseas

– Haz 5 comidas al día, cada 2 o 3 horas, para que las subidas y bajadas de azúcar en sangre no aumenten las náuseas.

– Incluye mucha fibra en tu dieta, sobre todo si también tienes estreñimiento, trastorno que puede aumentar las náuseas.

– Bebe mucho líquido. Si te cuesta beber agua sola (algo normal cuando se tienen náuseas), puedes probar a echarle una rodajita de limón.

– Toma algo en la cama antes de levantarse de la misma como galletitas saladas (que suelen funcionar muy bien).

– Las comidas ricas en proteínas pueden ayudar a reducir las náuseas. Algunos alimentos se toleran mejor cuando se tienen náuseas, como las galletitas saladas, el jamón y el pavo cocido, los yogures, el pan integral, las aceitunas… prueba a ver qué te funciona.

– El jengibre es un gran aliado contra las náuseas. Puedes tomar en comprimidos o infusión.

– Algunas infusiones también ayudan a reducir las náuseas, como las de hojas de menta o de cáscaras de naranja.

– Si nada funciona, consulta a tu obstetra sobre la posibilidad de tomar antieméticos como cariban o primperan.

– Existen otros remedios que pueden ayudarte, como las pulseras de acupresión para evitar los mareos.

Los síntomas de embarazo son muy diferentes de una mujer a otra. Para algunas resultan muy evidentes desde casi el momento de la concepción y para otras el primer síntoma es la ausencia de la regla.

Preeclampsia

Definición:

Desarrollo de presión sanguínea alta y proteína en la orina después de la semana 20 del embarazo y puede estar asociada con la hinchazón de la cara y las manos.

Síntomas:

Pies, manos y cara hinchados repentinamente; dolor de cabeza persistente; dolor agudo en la parte superior del abdomen.

Tratamiento:

Reposo, dieta especial y tratamiento con fármacos hipotensores. A menudo la mujer debe ser hospitalizada y, en algunos casos, es preciso inducir el parto.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/nauseas-en-el-segundo-trimestre-de-embarazo-4401

Cambios en su cuerpo durante el embarazo: Segundo trimestre

Náuseas en el segundo trimestre de embarazo

La mayoría de las mujeres que no se sintieron bien en el primer trimestre del embarazo suelen empezar a sentirse mejor en el segundo.

Las náuseas y los vómitos de las náuseas matutinas deberían disminuir con el tiempo. Es posible que tenga más energía y menos cambios de humor a medida que sus hormonas se equilibran.

Este es un buen momento para abordar muchas tareas necesarias para recibir a su bebé.

Esté preparada para aumentar de peso más rápidamente durante este trimestre. Esto significa que es posible que deba comenzar a usar ropa de maternidad.

Cambios en los senos

Es posible que sus senos no estén tan sensibles como en el primer trimestre, pero seguirán creciendo. El agrandamiento de las glándulas mamarias y los depósitos de grasa provocan el crecimiento. Estos cambios la preparan para la lactancia.

Puede notar que la piel de los pezones y alrededor de ellos se oscurece. También puede tener pequeñas protuberancias alrededor de los pezones. Las protuberancias son glándulas que producen una sustancia aceitosa para evitar que los pezones se sequen. Un líquido amarillento, llamado calostro, puede comenzar a gotear de sus pezones.

Cambios en la piel

A medida que su cuerpo crece, algunas áreas de la piel pueden tensarse. Las fibras elásticas que se encuentran justo debajo de la piel pueden romperse. Esto provoca rayas de piel estirada llamadas estrías. Es probable que se produzcan estrías en el abdomen y los senos.

No todas las mujeres embarazadas tienen estrías, pero son comunes. Desafortunadamente, no hay forma de prevenirlas por completo. Trate de controlar su peso y no aumente más de lo recomendado por su médico.

Hay algunas lociones y aceites que afirman que previenen las estrías. Los efectos de estos productos no están probados. Sin embargo, mantener la piel bien hidratada puede ayudar a reducir la picazón que acompaña a las estrías.

Las marcas deben desaparecer y volverse menos notorias después del embarazo.

También son posibles otros cambios en la piel, aunque no todas las mujeres los padecen. Los cambios comunes en la piel incluyen:

  • Piel seca y con picazón, especialmente en el vientre
  • Aumento de la sensibilidad al sol. Esto significa que puede quemarse más fácilmente. Asegúrese de usar un protector solar fuerte cuando pase tiempo al aire libre.
  • Una línea oscura («línea negra») en la mitad del vientre, desde el ombligo hasta el vello púbico
  • Manchas de piel oscurecida en la cara (a veces denominada «máscara del embarazo»)

Muy a menudo, estos cambios pueden disminuir o desaparecer después del embarazo.

Cambios corporales

Su cuerpo está cambiando rápidamente para adaptarse al bebé en crecimiento. También puede experimentar estos cambios corporales.

  • Dolor de pierna. Es posible que tenga calambres en las piernas, especialmente cuando duerme. Pueden estar relacionados con la presión que ejerce su bebe sobre los nervios y los vasos sanguíneos que van a las piernas. Asegúrese de dormir de costado en lugar de boca arriba. Otra afección de la pierna, la coágulo de sangre en el interior de un vaso sanguíneo o del corazón.» rel=»tooltip»>trombosis venosa profunda (TVP), puede ser grave. La TVP es un coágulo de sangre que se forma en una vena y causa dolor e hinchazón en una pierna. Llame a su médico de inmediato si tiene alguno de estos síntomas.
  • Hinchazón. Los tobillos, las manos y la cara pueden hincharse durante el segundo trimestre. Esto sucede porque su cuerpo retiene más líquido para el bebé. También tiene una circulación sanguínea más lenta.
  • Dolor de espalda, pelvis y caderas. El trabajo de soportar el vientre en crecimiento ejerce presión sobre su espalda. Es posible que comience a sentir dolor en las caderas y la pelvis a medida que las hormonas del embarazo relajan los ligamentos que mantienen unidos a los huesos. Los huesos se desplazan para prepararse para el parto.
  • Dolor de estómago. Los músculos y ligamentos que sostienen el útero se estiran a medida que crece el útero. Estos pueden causar dolor leve o calambres.
  • Dientes flojos. Las hormonas del embarazo también afectan los ligamentos y huesos de la boca, por lo que los dientes pueden aflojarse. Sin embargo, vuelven a la normalidad después del embarazo. Contacte a su dentista si tiene sangrado o inflamación de las encías. Estos síntomas pueden ser signos de enfermedad periodontal. Esta afección se ha relacionado con el nacimiento prematuro (temprano) y el bajo peso al nacer. El segundo trimestre es el mejor momento para someterse a un trabajo dental.
  • Congestión nasal, hemorragias nasales y encías sangrantes. Estos son el resultado de un aumento del flujo sanguíneo hacia las membranas mucosas de la nariz y la boca.
  • Acidez. La acidez estomacal puede comenzar o empeorar durante el segundo trimestre. El útero en crecimiento presiona el estómago, lo que puede hacer que los alimentos y el ácido ingresen al esófago y provocar acidez.
  • Infecciones del tracto urinario (UTI, por sus siglas en inglés). Puede desarrollar una infección durante el segundo trimestre. Los cambios hormonales ralentizan el flujo de orina y la vejiga no se vacía por completo porque el útero agrandado ejerce presión sobre ella. Las infecciones urinarias no tratadas pueden provocar un trabajo de parto prematuro, así que informe a su médico si cree que tiene una. Los síntomas incluyen la necesidad de orinar con más frecuencia, una sensación de ardor al orinar o la presencia de sangre o un olor fuerte en la orina.
  • Contracciones de Braxton Hicks. También llamadas «trabajo de parto falso», las contracciones de Braxton Hicks son un endurecimiento de los músculos uterinos. Es una de las formas en que el útero se prepara para el trabajo de parto. Las contracciones de Braxton Hicks hacen que su abdomen se sienta muy tenso y duro y pueden provocar molestias. Son irregulares y deberían desaparecer en unos minutos. Llame a su médico si se vuelven regulares y dolorosas y no desaparecen cuando cambia de posición o camina. Podría ser un trabajo de parto prematuro.

Cerca de la mitad de su segundo trimestre, puede comenzar a sentir al bebé. Al principio, se siente como un aleteo en lo profundo del vientre. Su bebé se ha movido antes, pero era demasiado profundo para que usted lo sintiera.

Si ha estado embarazada antes, es posible que note los movimientos antes porque está familiarizado con cómo se sienten. Marque su calendario cuando sienta los movimientos por primera vez para que pueda informar a su médico.

Источник: https://es.familydoctor.org/cambios-en-su-cuerpo-durante-el-embarazo-segundo-trimestre/

Consejos Para el Segundo Trimestre del Embarazo

Náuseas en el segundo trimestre de embarazo

Para muchas futuras mamás, el segundo trimestre es la etapa más agradable y cómoda del embarazo. Durante esta fase, lo más probable es que hayan desaparecido las náuseas y la tripa todavía no sea lo suficientemente voluminosa como para estorbarte o causarte dolores.

Aun así, es posible que tengas algunas molestias, como mareos o dolores en el ligamento redondo. Con un poco de suerte, puedes compensar estas pequeñas molestias con el aumento de energía que seguramente experimentarás durante este trimestre. Entretanto, tu bebé sigue creciendo y desarrollándose poco a poco.

En este artículo, te explicamos todo lo que ocurre entre las semanas 14 y 27 del embarazo.

¿Cuánto dura el segundo trimestre?

El segundo trimestre transcurre entre las semanas 14 y la 27, es decir, dura un total de 14 semanas, o tres meses y medio aproximadamente.

NUESTRAS HERRAMIENTAS PARA EL EMBARAZO

Buscador de nombres para bebés

Desarrollo de tu bebé durante el segundo trimestre

En el segundo trimestre de embarazo, tu bebé continúa creciendo y desarrollando nuevas características.

Pasa de tener el tamaño de una nectarina al de una coliflor, y este estirón se hará evidente al resto del mundo a medida que tu tripa se vaya volviendo más prominente.

Cada semana de embarazo te trae algo nuevo y nosotros te explicamos algunos de los hitos más importantes de esta etapa:

Semana 14: tu bebé traga y succiona

Más o menos en la semana 14 de embarazo, tu bebé empieza a practicar los movimientos de succionar y tragar y es probable que en las próximas semanas empiece a chuparse el dedo.

Semana 16: ¡a moverse!

Entre la semana 16 y la 18, o poco después, es probable que empieces a notar un leve cosquilleo en la tripa cuando tu bebé se da la vuelta o se mueve en la bolsa amniótica. Si este es tu primer embarazo, es posible que tardes un poco más en notar los movimientos.

Seguramente a partir de la semana 19 empezarás a notar cómo las pataditas de tu bebé empiezan a ganar fuerza.

Tu bebé está creciendo, pero a estas alturas todavía tiene mucha libertad para moverse, algo que sin duda es bueno, ya que el espacio empezará a escasear cuando llegue el tercer trimestre.

Semana 17: tu bebé se cubre de una capa blanquecina

Las glándulas de la piel de tu bebé quizás ya estén produciendo una sustancia grasienta llamada vérnix caseosa. Esta sustancia recubrirá el cuerpo de tu bebé y actuará como una barrera impermeable que protege la piel.

Semana 22: tu bebé tiene cejas

Ahora ya se aprecian las pequeñas cejas de tu bebé, que por ahora son pequeños mechones de pelo sin color. Aunque los párpados de tu bebé permanecerán pegados unas semanas más, ahora ya empieza a mover los ojos debajo de los párpados.

Semana 23: ¡todo oídos!

Ahora que tiene las orejas completamente desarrolladas, tu bebé quizás reaccione y se mueva un poco cuando escuche tu voz o algún ruido fuerte. Este es el momento ideal para empezar a cantarle o ponerle algo de música. ¡Y no te olvides de hablarle y contarle tus andanzas!

Semana 27: una tímida sonrisa

Tu bebé podría sonreír por primera vez uno de estos días, ya que los bebés empiezan a practicar en el útero a partir de la semana 27. Lo más habitual es que empiecen a sonreír mientras duermen, a menudo en la fase REM del sueño.

¿Qué ocurre durante el segundo trimestre?

Tu bebé tiene mucho trabajo por delante, ¡pero tú también tienes bastante entre manos! Más o menos a la mitad del embarazo, sobre la semana 20, te harán una ecografía para comprobar que tu bebé está sano.

Si todavía no te las has hecho, pide cita con tu médico y recuerda que, si quieres, también puedes averiguar si va a ser niño o niña. Si has optado por saber el sexo de tu bebé, puedes organizar una fiesta para contárselo a tu familia y tus amigos.

También puedes pasar un rato entretenido haciendo nuestro test sobre el sexo de tu bebé.

Durante el segundo trimestre, tu tripa y tus pechos aumentarán considerablemente de tamaño. Quizás tengas que empezar a buscar ropa de premamá o pantalones y camisetas más cómodos a medida que tu cuerpo vaya cambiando.

También es habitual que necesites una talla más de sujetador. Si es tu caso, puedes hacértelo a medida para asegurarte de que sea cómodo y te sujete bien.

Si te duelen los pechos, habla con tu médico y sigue informándote sobre los síntomas del embarazo más habituales.

El segundo trimestre suele ser la etapa en la que más energía tienes del embarazo. Aprovéchala para continuar con tu rutina de ejercicio o empezar a hacer algo de deporte.

Es importante que primero hables con tu médico para saber qué actividades son más adecuadas en tu caso, pero caminar, nadar y hacer yoga suelen ser opciones de ejercicio saludables durante el embarazo.

También puedes aprovechar esta buena racha para preparar la habitación del bebé, ir a comprar los productos que vayas a necesitar y dejar la casa preparada.

Síntomas del embarazo durante el segundo trimestre

Los síntomas del embarazo habituales durante el segundo trimestre pueden incluir congestión nasal, mareos, calambres en las piernas, dolor de espalda y cambios en la piel. A continuación, te explicamos algunos de estos síntomas en detalle:

  • Mareos: tu cuerpo está sufriendo cambios en la circulación y es posible que te llegue menos sangre a la parte superior del cuerpo y la cabeza, lo cual puede manifestarse en forma de mareos. Si te sientes un poco aturdida o mareada, túmbate de lado si te es posible. Asegúrate de beber suficiente agua durante el día y trata de evitar los mareos moviéndote más despacio cuando cambies de postura o te pongas de pie. No obstante, si estás preocupada por tus síntomas, no dudes en ir al médico.
  • Dolor en el ligamento redondo: si sientes dolores o calambres en las ingles, es probable que se deban al ligamento redondo. A medida que tu útero crece, los ligamentos que lo sujetan en el abdomen se van estirando y esto puede resultar algo doloroso. Generalmente, el dolor del ligamento redondo no es motivo de preocupación, pero si el dolor es intenso o persiste, es mejor acudir al médico. El dolor en las ingles o en el abdomen durante el embarazo también puede ser un síntoma de problemas durante el embarazo.
  • Cambios en la piel: es probable que notes cambios en la piel durante el segundo trimestre. Durante el embarazo, tu cuerpo produce más melanina (el pigmento que le da color a la piel), así que quizás se te oscurezca un poco la piel de los pezones y te salgan manchas marrones en la cara, lo cual recibe el nombre de cloasma o «máscara del embarazo». También puede aparecerte la linea nigra, una línea oscura que va desde el ombligo hasta el pubis. Las manchas suelen ir desapareciendo poco a poco después del parto. A medida que el bebé va creciendo y tú vas aumentando de tamaño, es probable que sientas la piel seca y tengas picores o te salgan estrías. No hay ningún remedio demostrado para las estrías, pero la crema hidratante suele venir bien para aliviar los picores.

Aumento de peso y náuseas durante el segundo trimestre

Con un poco de suerte, a estas alturas las náuseas ya han desaparecido y has recuperado el apetito, pero no tienes que tomarte al pie de la letra lo de «comer por dos».

Lo cierto es que sólo necesitas unas 300 calorías adicionales al día (por ejemplo, un vaso de leche desnatada y medio bocadillo), así que es mejor centrarte en llevar una dieta equilibrada que os alimente tanto a tu bebé como a ti. Descubre otros consejos sobre una buena alimentación durante el embarazo.

Si te preocupa no estar engordando lo suficiente (o estar engordando demasiado), no dudes en hablar con tu médico. Si quieres descubrir más consejos sobre nutrición durante el embarazo, infórmate también sobre los alimentos no recomendados.

A medida que empiezas a engordar y la tripa se vuelve más prominente, la gente empezará a reparar en que estás embarazada… ¡Si no lo habían hecho todavía! Recuerda que engordar de forma gradual es algo importante durante el segundo y el tercer trimestre y, a medida que engordas, estás un día más cerca de conocer a tu bebé.

Preguntas frecuentes

¿Cómo debería sentarme durante el embarazo?

Siempre y cuando estés cómoda y estable, no es necesario que te sientes de ninguna forma en particular.

Si vas a pasar mucho tiempo sentada, como en el trabajo, utiliza una silla ajustable con refuerzo en la zona lumbar o colócate un cojín o una almohada en la espalda.

También puedes evitar que se te hinchen mucho las piernas utilizando un reposapiés o algún otro objeto para mantener los pies en alto.

¿Cómo debo tumbarme si estoy embarazada?

A medida que la tripa crece, quizá te cueste encontrar una postura cómoda para tumbarte a descansar. Dormir boca abajo puede ser incómodo, mientras que dormir boca arriba hace que todo el peso del bebé recaiga sobre los músculos de la espalda y la columna vertebral. Por eso, la mejor postura para dormir seguramente sea de lado con las rodillas flexionadas.

Consejos para este trimestre

  • Empieza a pensar en nombres e inspírate con nuestro Generador de nombres para bebés.
  • Habla con tu médico sobre hacer ejercicio de forma segura
  • Pide cita con tu médico para hacerte una revisión ahora que estás a mitad del embarazo y pide una ecografía, así como otras pruebas diagnósticas como la amniocentesis, en caso de que quieras hacértela. Si necesitas más información, sigue leyendo sobre la amniocentesis u otras pruebas diagnósticas.
  • Habla con tu médico de tus preferencias para el parto
  • Plantea tu baja de maternidad a tus superiores en el trabajo
  • Para recibir más información y actualizaciones de tu interés por correo electrónico, suscríbete a nuestro boletín:

Источник: https://www.dodot.es/embarazo/calendario-del-embarazo/segundo-trimestre-del-embarazo

Preguntas frecuentes en el segundo trimestre de embarazo (I)

Náuseas en el segundo trimestre de embarazo

Hace unas semanas iniciamos una serie de entradas con el objetivo de responder a las preguntas más frecuentes en el embarazo. Tras tres entradas hablando del primer trimestre hoy vamos a hablar de las que suelen hacerse durante el segundo trimestre.

¿Es verdad eso que dicen que es el periodo del embarazo más agradable?

Sí, es cierto. En el segundo trimestre la mujer parece recuperar la energía que le faltaba en el primero. Las náuseas y el cansancio empiezan a disminuir y la barriga todavía no es lo bastante grande como para «molestar».

Además el bebé aparece prácticamente completo en las ecografías y esos momentos se disfrutan más que al principio, cuando aún es muy pequeño y está en formación, y que al final, cuando es tan grande que tan sólo se pueden ver porciones de su cuerpo, a veces difíciles de distinguir.

Por esta razón se dice que el segundo trimestre es el que más se disfruta.

Como ya dijimos en entradas anteriores entradas, no todas las mujeres sufren los mismos síntomas ni la misma mujer tiene dos embarazos iguales. Aún así los cambios y síntomas más comunes en las embarazadas, durante el segundo trimestre de gestación, son los siguientes:

  • Aumento de la energía: la embarazada se encuentra con más fuerzas y vitalidad que durante el primer trimestre.
  • Menor necesidad de orinar con frecuencia: el útero empieza a dilatarse hacia el abdomen y ya no presiona tanto la vejiga.
  • Estreñimiento: los cambios hormonales siguen afectando a la motilidad intestinal.
  • Ardor, indigestión, flatulencias: el aumento de progesterona relaja el cardias (esfínter gastroesofágico) y es más habitual que el contenido del estómago vuelva al esófago, causando acidez.
  • Desmayos o mareos: en ocasiones pueden producirse mareos por la dilatación de los vasos sanguíneos, sobretodo si la mujer está mucho rato de pie.
  • Los pechos siguen creciendo.
  • Aumento del apetito.
  • Posible hinchazón de pies, tobillos, cara y manos.
  • Las encías pueden ablandarse y sangrar en ocasiones.
  • Al haber un mayor volumen de sangre tanto el corazón como los riñones actúan con más intensidad.
  • Quizás aparezcan varices y hemorroides.

¿Y a nivel emocional, notaré algún cambio?

Normalmente no hay muchos cambios a nivel emocional, más allá del sentimiento ya real de estar embarazada. Muchas mujeres no se hacen la primera ecografía hasta la semana 12. En ese momento escuchan el latir del corazón de su bebé y lo ven. Esto hace que desaparezca el típico «estoy embarazada porque lo sé, pero es como si aún no me lo creyera».

Marearse y desmayarse, ¿es indicativo de que algo va mal?

No necesariamente. Lo cierto es que los mareos y desmayos en este periodo son relativamente frecuentes.

Suelen aparecer cuando la mujer ha estado mucho tiempo de pie, almacenando sangre en la parte distal del cuerpo y provocando que el corazón bombee aún más rápido y fuerte.

En dichas condiciones, si el cuerpo sospecha que puede haber algún déficit para los órganos principales (cerebro y corazón), provoca el mareo y el desmayo. De ese modo, en posición tumbada, la sangre vuelve a irrigar las zonas donde más la necesitamos.

¿Se pueden evitar los desmayos de alguna manera?

La mejor manera de evitar los desmayos, teniendo en cuenta que suceden cuando la mujer pasa mucho tiempo de pie es, simplemente, evitar pasar mucho tiempo en esa posición.

Además, es recomendable cambiar de posición lentamente (levantarse del suelo, silla o cama poco a poco), para dar tiempo al cuerpo a adaptarse a la nueva postura, así como ir comiendo frecuentemente o bien llevar encima unas galletas, frutos secos o algo que llevarse a la boca para que el mareo no se agrave por la falta de ingesta alimenticia.

¿Por qué tengo tanta acidez de estómago?

Como ya hemos explicado más arriba los niveles altos de la hormona progesterona provocan una relajación en el esfínter gastroesofágico, encargado de evitar que el contenido gástrico vuelva hacia el esófago. Al producirse dicha relajación queda abierto el paso y, de igual modo que la comida baja, la comida, junto con los jugos gástricos, puede volver a subir, produciendo acidez o ardor de estómago.

¿Puede tratarse la acidez de estómago durante el embarazo?

Más que tratar, lo que puede hacerse es tratar de mitigar las molestias o bien prevenirlas un poco.

Se recomienda comer poco y de manera frecuente, ya que si se hacen comidas copiosas la dilatación excesiva del estómago hace que el reflujo sea más exagerado.

También es mejor dejar un tiempo de digestión antes de tumbarse, por el mismo motivo (así como no agacharse, no sentarse de manera que se comprima el estómago, etc.).

Con respecto a la comida, deben evitarse alimentos picantes, a menos que la mujer esté muy acostumbrada a ellos. Por la noche, si también sufre de acidez, hay que colocar almohadas para dormir con el tronco un poco elevado y disminuir el reflujo.

Como posible tratamiento, hay mujeres que toman leche, aunque a veces se acentúan las náuseas y hay quien toma remedios basados en hierbas, como el olmo, que calma las digestiones. En cualquier caso, si es muy molesto, se puede pedir al médico que recete algún antiácido.

¿Puede ser también normal que note las digestiones pesadas?

Pues sí, es normal notar indigestión por culpa de la misma hormona que afecta a la acidez. No sólo el cardias (esfínter gastroesofágico) se relaja, sino también el resto del sistema digestivo. La consecuencia es que la digestión es más lenta y por lo tanto la comida permanece más tiempo en el estómago, provocando sensación de pesadez o incluso ardor.

La única recomendación al respecto es comer poco pero frecuentemente, para evitar digestiones largas y molestas.

Continuará..

Dentro de unos días seguimos con más preguntas relacionadas con el segundo trimestre del embarazo.

Foto | GreensuitcaseEn Bebés y más | Molestias en el segundo trimestre de embarazo, Preguntas frecuentes en el primer trimestre de embarazo (I), (II) y (III), Embarazo mes a mes: cuarto mes, Embarazo mes a mes: quinto mes, Embarazo mes a mes: sexto mes

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/preguntas-frecuentes-en-el-segundo-trimestre-de-embarazo-i

¿Cómo son las molestias y dolores del segundo trimestre?

Náuseas en el segundo trimestre de embarazo

El segundo trimestre del embarazo suele ser el mejor para la gestante. Ya se ha asentado la gestación, probablemente las náuseas y vómitos han mejorado y tu tripa va creciendo lentamente. Aun así, el propio desarrollo normal del embarazo puede ocasional algunas molestias que recopilamos en esta página.

 Entre la semana 20 a 22, se empieza a sentir el movimiento del feto. El feto hace movimientos de flexión y extensión de las extremidades de su cuerpo y eso puede producir dolor en ciertas partes del abdomen. En mujeres delgadas, con poca grasa (panículo adiposo) en la pared abdominal se notarán más estos movimientos… [Leer más]

Calambres nocturnos

Son contracciones involuntarias y dolorosas que afectan sobre todo a las pantorrillas y a los músculos del peroné. Aparecen a partir de la segunda mitad del embarazo y con más frecuencia por la noche. Empiezan en la pantorrilla y se irradian hasta la planta y los dedos de los pies…  [Leer más]     

Hemorroides  

Su aparición o empeoramiento durante el embarazo está relacionado con el aumento de presión en las venas rectales, causado por la compresión del útero sobre el retorno venoso y la disminución del tono de la pared venosas debido al aumento de la progesterona. Las hemorroides, además se agravan por el estreñimiento característico de la gestación… [Leer más]     

Aerofagia  

Los gases son síntomas muy molestos y a veces muy dolorosos. Se deben a la compresión por parte del útero de las asas intestinales. El útero, además, al ir creciendo, desplaza el intestino hacia arriba y a los lados, lo que, acompañado  de la compresión que ejerce, favorece la aparición de gases… [Leer más]     

Pirosis o ardor de estómago

  Aparece a partir del segundo trimestre del embarazo y es una acidez a nivel del esófago (detrás del esternón) que a veces sube hasta la garganta. Esta acidez llega a producir molestia e incluso dolor en muchas embarazadas llegando a despertarlas por la noche. La pirosis se debe al reflujo de del alimentos del estómago hacia el esófago… [Leer más]   

Candidiasis

Es la aparición de hongos (lo más frecuentes son las «cándidas») en la vagina. Los hongos que con más frecuencia causan infección son la Candida albicans y por eso estas infecciones reciben el nombre de «candidiasis». Esta infección  se acompaña de flujo abundante y espeso como «yogurt cortado», picor, ardor y en muchas ocasiones dolor y sangrado… [Leer más]

Cistítis aguda

La infección urinaria es la complicación más frecuente del embarazo. El 2% de la embarazadas sufren cistitis o infección vesical. Se caracteriza por dolor por encima del pubis (suprapúbico), dolor al orinar (disuria) y aumento de la frecuencia en las micciones… [Leer más]

Cólico nefrítico

Se caracteriza por la aparición brusca de dolor en un lado del abdomen o de la región lumbar, que produce sensación de quemazón o pinchazos de forma intermitente porque aparece y desaparece espontáneamente. Se suele irradiar a los genitales y a la parte baja de la espalda… [Leer más] 

Útero incarcerado

Es una entidad poco frecuente en la que el útero se incarcera o queda ocluido en el orificio del hueso sacro durante el segundo trimestre de gestación cuando se encuentra flexionado hacia atrás (en retroversión), pasando de ser un órgano pélvico a ser abdominal… [Leer más]

Degeneración leiomiomatosa

Es la degeneración o necrosis de un mioma uterino ya existente. En el embarazo aumenta el tamaño de los miomas y se producen más infartos hemorrágicos dentro de ellos. Se presenta como un dolor abdominal difuso y a veces severo… [Leer más]

Torsión de masas anexiales

Se denomina «anejos» a los ovarios y las trompas. Estos anejos pueden sufrir torsiones y ser muy dolorosas. Generalmente son debidos a  la torsión de quistes en los ovarios… [Leer más]

Apendicitis

Los signos de apendicitis en una embarazada se ven disminuidos y la irritación peritoneal es menor. Si embargo, siempre aparece aumento de los glóbulos blancos en sangre (leucocitosis) y el llamado «Signo de Bryant» (el dolor no se desplaza a la izquierda cuando la paciente pasa de estar tumbada boca arriba a de lado)… [Leer más] 

Cólico biliar o Colecistitis aguda

La motilidad de la vesícula biliar está disminuida debido al aumento de la progesterona y a la compresión del útero por lo que son más frecuentes los cólicos biliares en las embarazadas. El dolor es de comienzo brusco en la región alta del abdomen (epigastrio) y se irradia hacia el lado derecho (hipocondrio derecho), a la espalda y a la escápula… [Leer más]

Obstrucción intestinal

Dolor abdominal crónico acompañado de náuseas, vómitos, distensión abdominal, falta de defecación y útero relajado en el momento del dolor. [Leer más]

Источник: https://www.natalben.com/dolor-en-el-embarazo/segundo-trimestre

Náuseas del embarazo de carácter grave (hiperémesis gravídica)

Náuseas en el segundo trimestre de embarazo

  • Tamaño de texto más grande

(Severe Morning Sickness (Hyperemesis Gravidarum))

Durante el primer trimestre del embarazo, muchas mujeres experimentan episodios de náuseas y vómitos, conocidos como «náuseas del embarazo» o «vómitos matutinos».

A pesar de la segunda expresión, las náuseas y los vómitos pueden ocurrir en cualquier momento del día o de la noche. Suelen iniciarse alrededor de la sexta semana de embarazo, alcanzan su máxima expresión en torno a la novena semana y desparecen entre las semanas 16 y 18. Aunque resulten molestas, las náuseas del embarazo se consideran una parte normal de un embarazo sano.

Pero lo que no es normal es cuando las náuseas del embarazo son tan frecuentes e intensas que la mujer vomita de forma persistente varias veces al día, pierde peso y se deshidrata o corre el riesgo de deshidratarse.

Cuando esta afección relacionada con el embarazo no se trata, puede interferir considerablemente en la salud de la mujer y en las posibilidades de que su bebé se desarrolle con normalidad.

Sobre las náuseas del embarazo de carácter grave

La forma de expresar médicamente las náuseas del embarazo de carácter grave es «hiperémesis gravídica» (que significa «vómitos excesivos durante el embarazo»). Suele seguir una secuencia temporal similar a las náuseas del embarazo, aunque suele iniciase antes, entre la cuarta y la quinta semana y durar más tiempo.

A pesar de que algunas mujeres con náuseas del embrazo de carácter grave se encuentran mejor cuando concluye la primera mitad del embarazo (en torno a la vigésima semana), algunas las siguen experimentando durante todo el embarazo. A menudo, los síntomas pierden intensidad conforme va avanzando la gestación.

En la mayoría de las ocasiones, la hiperémesis gravídica ocurre durante el primer embarazo de una mujer. Lamentablemente, las mujeres que presentan esta afección en un embarazo son más proclives a volverla a presentar en embarazos posteriores.

Causas

No se conoce la causa exacta de la hiperémesis gravídica. Las investigaciones sugieren que esta afección podría estar relacionada con los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo.

En concreto, una hormona denominada gonadotropina coriónica humana, o GCH, podría ser la culpable puesto que esta afección ocurre prioritariamente cuando las concentraciones de GCH son mayores en el cuerpo de la mujer.

La hiperémesis gravídica también podría ser hereditaria, ya que es más frecuente en las mujeres cuyas familiares cercanas (madres y hermanas) la han padecido.

Factores de riesgo

Hay ciertos factores que pueden aumentar las probabilidades de que una mujer presente hiperémesis gravídica durante el embarazo. Aparte de presentar antecedentes personales o familiares de esta afección, los siguientes factores pueden incrementar el riesgo de padecerla:

  • embarazo múltiple (gemelos o mellizos)
  • antecedentes de mareo por movimiento o cinetosis
  • dolores de cabeza tipo migraña acompañados de náuseas o vómitos

Efectos

Las náuseas y vómitos propios de esta afección son tan intensos que pueden tener efectos nocivos tanto sobre la madre como sobre el bebé.

La incapacidad de retener los alimentos tras la ingesta dificulta que una mujer satisfaga sus necesidades nutricionales. Consecuentemente, puede perder peso.

Y la pérdida de líquidos, acompañada de la pérdida de jugos gástricos durante los vómitos, también puede provocar deshidratación y desequilibrios electrolíticos.

Si una mujer con hiperémesis gravídica no recibe tratamiento, esta afección puede provocarle muchas complicaciones, incluyendo la insuficiencia de algunos órganos y el parto prematuro del bebé.

Cuándo llamar al médico

Es importante llamar al médico inmediatamente si una mujer embarazada presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • náuseas que persisten a lo largo de todo el día e imposibilitan la conducta de comer y/o beber
  • vómitos que ocurren tres o cuatro veces al día o incapacidad de retener cualquier alimento o bebida en el estómago
  • vómitos de color tirando a marrón o con sangre o vetas de sangre
  • pérdida de peso
  • desmayo, vértigo y/o pérdida del equilibrio
  • reducción de la cantidad de orina
  • aceleración de la frecuencia cardíaca
  • dolores de cabeza recurrentes
  • olor corporal desagradable o sabor frutado en la boca
  • fatiga extrema
  • confusión

Tratamiento

Aunque los tratamientos que se usan de forma habitual para tratar las náuseas del embarazo, como comer crackers o galletas saladas secas por la mañana o alimentarse siguiendo una dieta blanda, pueden recomendarse a las mujeres que padecen hiperémesis gravídica, es posible que no resulten eficaces debido a la gravedad de la afección.

El tratamiento médico puede incluir:

  • un breve período de ayuno por vía oral para que el sistema digestivo descanse
  • administración de líquidos por vía intravenosa (IV)
  • administración de suplementos vitamínicos y nutricionales

En caso necesario, la mujer puede también recibir medicación para frenar los vómitos, sea por vía oral o mediante un dispositivo IV. El médico puede recomendar ingerir alimentos como el jengibre y tomar suplementos de vitamina B6 para ayudar a aliviar las náuseas. Las siguientes medidas también pueden ayudar:

  • seguir una dieta blanda
  • hacer comidas poco copiosas y frecuentes
  • beber abundante líquido cuando no se tengan náuseas
  • evitar los alimentos especiados y grasos
  • consumir tentempiés de alto contenido proteico
  • evitar los estímulos sensoriales que actúan como desencadenantes de las náuseas

Asimismo, si una mujer se siente ansiosa o deprimida a consecuencia de esta afección, el hecho hablar con un terapeuta o asesor psicológico puede ayudarle a afrontar sus sentimientos.

Pronóstico

Con tratamiento, una mujer con hiperémesis gravídica puede sentirse mejor y recibir la nutrición que necesita para ayudarla y ayudar a su hijo a desarrollarse con normalidad. Y los cambios en el estilo de vida también pueden contribuir a minimizar las náuseas y vómitos y hacer del embarazo algo mucho más agradable.

Con el tiempo, los síntomas suelen mejorar y, por descontado, desaparecen completamente cuando se inicia el próximo y maravilloso viaje en la vida de la mujer: el hecho de ser madre. Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

Fecha de revisión: abril de 2014

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/hyperemesis-gravidarum-esp.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: