¡No consigo quedarme embarazada!

Contents
  1. ¡No consigo quedarme embarazada!
  2. ¿Por qué se puede tardar tanto en quedarse embarazada?
  3. Posibilidades de conseguir un embarazo en el primer año de intento
  4. Empieza la desesperación…
  5. Problemas de pareja
  6. Consejos
  7. Si te está costando quedarte embarazada, estos son los consejos que pueden ayudarte
  8. 2. La mejor forma de intentar quedarse embarazada
  9. 3. ¿Cuándo es momento de ir a un especialista?
  10. 4. La parte psicológica de lograr un embarazo
  11. 5. Síntomas de la infertilidad
  12. En las mujeres
  13. En los hombres
  14. 6. Causas de infertilidad en las mujeres
  15. Endometriosis
  16. Problemas de ovulación
  17. Mala calidad de los óvulos
  18. Síndrome de ovario poliquístico
  19. Bloqueo de las trompas de falopio
  20. 7. Causas de infertilidad en hombres
  21. Bloqueo de los tubos espermáticos
  22. Problemas de esperma
  23. Reacción alérgica al esperma
  24. 8. Distintas alternativas para quedarse embarazada
  25. Inseminación intrauterina
  26. Fertilización in vitro
  27. Inyección intracitoplásmica de esperma
  28. Donación de esperma
  29. Donación de óvulos
  30. No consigo quedarme embarazada, ¿qué hago?
  31. No consigo quedarme embarazada: el primer diagnóstico
  32. No consigo quedarme embarazada: las pruebas
  33. Problemas de fertilidad
  34. Comprende las razones y analiza cuáles son tus opciones
  35. ¿Qué factores pueden afectar a la fertilidad de la mujer?
  36. Anovulación
  37. Síndrome de ovario poliquístico (SOP)
  38. Fase luteínica corta
  39. Menopausia precoz
  40. 2. Problemas en las trompas de Falopio y el útero
  41. Infección por clamidia no tratada
  42. Miomas
  43. ¿Cuáles son las causas habituales de problemas de fertilidad en los hombres?
  44. Baja cantidad o calidad espermática
  45. Disfunción eréctil
  46. Otras causas
  47. Otros factores que pueden reducir la fertilidad
  48. Consumo de alcohol
  49. Tabaquismo
  50. Drogas
  51. Peso
  52. Medicamentos
  53. Lubricantes
  54. Edad
  55. Infertilidad de causa desconocida
  56. ¿Qué leer a continuación?
  57. ¿Por qué no me quedo embarazada? Qué hacer cuando el embarazo no llega
  58. Saber reconocer tu período fértil
  59. Cuántas veces tienes que hacer el amor para quedar embarazada
  60. La edad de la mujer y de su pareja
  61. Visita médica antes de buscar el embarazo
  62. ¿Y si aún así no me quedo embarazada?

¡No consigo quedarme embarazada!

¡No consigo quedarme embarazada!

Muchas veces, el embarazo tarda en llegar y la desesperación entra en la vida de la pareja. Incluso sin tener problemas de fertilidad, no siempre es fácil quedarse encinta, y cuanto más tiempo pasa, más difícil se hace seguir intentándolo.

A veces, incluso puede afectar a las relaciones personales o al trabajo, ya que tener un hijo acaba convirtiéndose en una obsesión.

Por eso conviene tomárselo con calma y descartar posibles problemas de infertilidad puesto que, si la salud acompaña, tarde o temprano lograréis tener vuestro ansiado bebé

Indice

¿Por qué se puede tardar tanto en quedarse embarazada?

La media de lo que se tarda en quedarse embarazada son 6 meses, aunque hay parejas que con uno o dos intentos lo logran, mientras que otros tardan mucho más. La frontera del año es el límite antes de plantearse qué problemas pueden existir para que no se consiga.

Lo primero será someterse a un estudio médico de fertilidad, tanto ella como él, para determinar si el problema es físico. Si así fuera, el especialista decidirá el tratamiento necesario para lograr el embarazo.

Las causas de la infertilidad son múltiples: trastornos del esperma, anomalías cromosómicas, problemas en la ovulación o alteraciones en el aparato reproductor… Para cada dificultad, la solución será distinta puesto que las opciones actuales son muchas: ovulación inducida, inseminación artificial, fecundación in vitro, etc.

Según las estadísticas de Instituto Nacional de Estadística del año 2001 (la última que se ha realizado sobre el tema) el 15% de las parejas son infértiles y solo del 1 al 2% son estériles. La infertilidad no es un problema exclusivo de la mujer, las estadísticas anotan un 40% de los casos por causa femenina, otro 40% por causa masculina, un 10% corresponde a trastornos en los dos miembros de la pareja y el último 10% es por causa desconocida. Las expectativas de conseguir un embarazo están en torno al 60% entre las parejas que se someten a tratamientos. Y cerca del 20% de personas diagnosticadas como infértiles lo logran de manera natural.

Pero no siempre se trata de un problema de fertilidad, muchas veces el estrés, los nervios, la edad (cuanto mayor se sea, más se tarda)… hacen que cueste lograrlo y que se tarde más de la cuenta. Por eso es imprescindible realizarse un examen médico antes de empezar a intentarlo, para descartar desde un primer momento problemas de fertilidad y ganar tiempo.

 

Posibilidades de conseguir un embarazo en el primer año de intento

En 3 meses        60% En 6 meses        75% En 9 meses        80% En 12 meses      90% Estos porcentajes se basan en un estudio del Dr. Collins de la Facultad de Ciencias de Ontario (Canadá).

Durante ese primer año, cuanto más tiempo se intente más posibilidades habrá.

Sin embargo, una vez que se supera ese periodo, si no se logra puede significar que existe algún problema y convendría acudir a un especialista.

Empieza la desesperación…

Y los meses van pasando, el periodo sigue llegando puntual a su cita y cada vez es más frustrante comprobar que aún no estás embarazada.

Desesperación, dudas, enfado… distintos sentimientos llenan tu mente desde ese momento. “No se puede generalizar –puntualiza Sonia Macías, psicóloga- cada persona es un mundo.

Depende del tiempo, de los tratamientos que ha utilizado y probado sin éxito, de las esperanzas que le hayan dado sus médicos… Lo normal, sobre todo si hablamos de casos en los que llevan mucho tiempo intentándolo, incluso con varios intentos fallidos de inseminación, los sentimientos son de desesperanza, reducción de la autoestima (por la idea de que no se es fértil o de que “no valgo como mujer porque no puedo tener hijos”), depresión o labilidad emocional”.

 

Problemas de pareja

Una de las principales dificultades que habrá que afrontar es el deterioro de la relación de pareja. La espera puede crear roces entre ambos. Y cuanto peor sea la relación, más estrés, más nervios, más discusiones y más difícil conseguir el embarazo. Es un círculo vicioso del que puede costar salir.

“Si no existe una buena comunicación -explica Sonia Macías- puede afectar negativamente a la pareja y que comiencen los reproches. Normalmente es la mujer la que busca más desesperadamente el llegar a ser madre, necesita ser comprendida y sentir que el otro miembro de la pareja también desea ese hijo.

La mujer no debe caer en el victimismo, ni en ni en pensar que a su pareja no le importa tanto simplemente porque él aún no está desesperado.

Tampoco debe compararse con otras parejas que sí lo hayan logrado, sino pensar que ésa es una prueba de que es posible que a ellos también les llegue antes o después”.

Consejos

– Para evitar que la espera rompa o dañe a la pareja, es necesario que, ante todo, haya mucha comunicación.

No hay que dejar de intentarlo ni dejarse vencer por la desesperación.

– Bajar el ritmo de trabajo, relajarse, hacer cambios para mejorar la calidad de vida,… todo lo que aporte tranquilidad y estabilidad ayudará a lograr el embarazo.

Dedicar un tiempo a tu pareja, charlando, paseando, compartiendo momentos románticos. No hay que centrar todos los ratos que paséis juntos en hablar del niño que aún no ha llegado o en cómo lograrlo.

Buscar ayuda profesional si hace falta. Un buen psicólogo puede ayudaros a afrontar los miedos y lograr de nuevo calma y equilibrio. “Si en todos los procesos que inician no logran esa serenidad, dice la psicóloga Macías, será bueno acudir a un profesional que les trate como pareja o cada uno acudir de forma individual”.

Valorar lo que se tiene. Este es un periodo de fortalecimiento de la pareja, ya que crisis significa crecimiento, lo que puede ser importante para dar al niño unos padres unidos y fuertes.

Un fin de semana de vacaciones en algún lugar romántico y tranquilo puede hacer desaparecer la tensión y el estrés. Ayudará a vuestra relación de pareja y, ¿quién sabe?, puede que volváis “embarazados”.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/fertilidad/psicologia-concebir/no-consigo-quedarme-embarazada-1046

Si te está costando quedarte embarazada, estos son los consejos que pueden ayudarte

¡No consigo quedarme embarazada!

Si hemos recibido la educación sexual adecuada durante la adolescencia, sabemos cómo evitar un embarazo no deseado: utilizando anticonceptivos ya sean de barrera física u hormonales. Lo que no todo el mundo tiene tan claro son algunas cosas sobre todo lo contrario, es decir, cómo es el proceso de quedarse embarazada.

No me refiero, obviamente, a los fundamentos básicos de la fecundación (eso sí que lo tiene todo el mundo bastante claro) sino cómo y cuándo ocurren esos fundamentos, por qué a veces requiere cierto tiempo antes de ocurrir con éxito y qué se puede hacer si pasado ese tiempo aun no hemos conseguido el embarazo deseado.

Lo primero es tranquilizarse, porque las probabilidades juegan a tu favor. El 85% de las parejas consiguen quedarse embarazadas sin necesitar recurrir a la ayuda de un médico.

Pero hay que tener un poco de paciencia. Es común pensar que, una vez abandonados los anticonceptivos, el embarazo ocurrirá en seguida. A veces es así, y otras veces no. Se calcula que de media son necesarios unos seis meses, pero eso varía enormemente según la edad, el estado físico y la frecuencia con que se tienen relaciones sexuales.

A partir de los 35, las cosas se complican: concebir puede llevar más tiempo y las probabilidades de no conseguirlo aumentan.

2. La mejor forma de intentar quedarse embarazada

Hay miles de mitos y leyendas sobre los mejores trucos para quedarse embarazada, desde tumbarse con las piernas hacia arriba hasta acupuntura. Algunos han demostrado tener cierto fundamento, y otros no.

Por ejemplo, levantar las piernas tras el coito durante un par de minutos para que la gravedad eche una mano no es desaconsejable, aunque tampoco es una garantía de éxito.

Pasados ese par de minutos, puedes adoptar una postura más cómoda.

Sin embargo, la mayoría de los científicos coinciden en que no hay una postura, ritual o momento del día que garantice un mayor éxito.

De hecho, el único truco que funciona es asegurarse de que los espermatozoides se encuentran con el óvulo entre 12 y 24 horas después de la ovulación. Esta ocurre aproximadamente unos 14 días antes del final del ciclo menstrual.

Detectar ese momento no siempre es sencillo. Normalmente se identifica por cambios en el flujo vaginal y por ciertas molestias en el vientre, pero no todas las mujeres saben identificar estos cambios que a veces son muy sutiles. Existen tests de ovulación que pueden ayudarte a identificar el momento en que tienes más probabilidades de quedarte embarazada.

3. ¿Cuándo es momento de ir a un especialista?

Si tienes menos de 35 años, date un año entero de margen antes de acudir a un especialista en fertilidad. Como decimos, quedarse embarazada normalmente lleva más tiempo de lo que esperamos, unos seis meses de media. Pero puede ser algo más. Si crees estar perfectamente sana, tómatelo con calma y date un año.

Si tienes más de 35 años y también estás sana con ciclos regulares y normales, acude a un médico si tras seis meses de intentarlo no lo has conseguido. En cambio, si tus ciclos son irregulares o crees que puede haber algún problema añadido, es buena idea acudir a un especialista si en tres meses no has conseguido un embarazo.

4. La parte psicológica de lograr un embarazo

Hacer pruebas de fertilidad no es agradable, pero puede servir para despejar la cabeza y tomarse todo el proceso de una forma más positiva

Intentar y no conseguir quedarse embarazada es una situación que puede generar mucho estrés, ansiedad y frustración, que pueden terminar convirtiendo lo que debería ser una experiencia feliz en un momento muy duro y desagradable.

Por eso, aunque se recomienda esperar el tiempo indicado antes de acudir a un especialista, no dudes en ir antes si tienes dudas o inquietudes que te pueda ayudar a resolver. Hacer pruebas de fertilidad no es agradable, pero puede servir para despejar la cabeza y tomarse todo el proceso de una forma más positiva.

Por otro lado, es importante que, en caso de vivirlo en pareja, ambos miembros compartan el proceso de forma sincera y honesta, hablando abiertamente de lo que cada uno espera y siente en cada momento para que las dificultades de concebir no se conviertan también en dificultades de convivencia o dentro de la relación.

5. Síntomas de la infertilidad

Aunque como decimos el 85% de las parejas consigue un embarazo con un poco de paciencia, en algunos casos uno o los dos de los miembros es poco fértil y por tanto hay una imposibilidad de lograr la fecundación sin ayuda. Estos son algunos síntomas que pueden hacer sospechar un problema de fertilidad.

En las mujeres

En las mujeres, cambios o problemas en la menstruación y ovulación pueden estar relacionados con un problema de fertilidad.

Estos pueden ser periodos anormales en los que la menstruación es más abundante o más escasa de lo habitual, periodos irregulares en los que los días varían mucho de un mes al siguiente, ausencia de menstruación de pronto durante varios meses o periodos muy dolorosos.

A veces se trata de un problema hormonal, y síntomas no relacionados pueden ayudar a identificar que ese problema existe: cambios en la piel, cambios en la libido y el deseo sexual, aparición de vello corporal y facial en sitios donde antes no lo había, subida de peso y caída del cabello, entre otros.

En los hombres

Al no tener algo similar a la menstruación que sirva como indicador, los síntomas de infertilidad en los hombres son más vagos y pueden pasar desapercibidos durante años hasta que el hombre intente tener un hijo.

Algunos de ellos, también relacionados con las hormonas, son cambios en la piel, el pelo y el deseo sexual, dolor o inflamación de los testículos, problemas con la erección y la eyaculación o tener los testículos demasiado pequeños y rígidos.

6. Causas de infertilidad en las mujeres

Existen distintas causas para la infertilidad, algunas de ellas son temporales y tratables, como el estrés o el sobrepeso y la obesidad. Otras son más complicadas y requieren distintos tratamientos para superarlas y conseguir un embarazo.

Endometriosis

La endometriosis causa que el tejido endometrial, la capa de vasos sanguíneos y mucosa que se expulsa cada mes con el periodo, crece fuera del útero y puede causar el bloqueo de las trompas de falopio así como problemas de ovulación.

El tratamiento puede incluir una operación quirúrgica para eliminar cualquier tejido que esté bloqueando las trompas así como técnicas de inseminación artificial y/o in vitro según la gravedad de cada caso.

Problemas de ovulación

Se trata normalmente de problemas hormonales que de alguna forma impiden o dificultan la normal maduración de los óvulos.

Para tratarla se utilizan medicamentos hormonales que estimulan la ovulación normal.

Mala calidad de los óvulos

En la mayoría de los casos ocurre a medida que avanza la edad: los óvulos están dañados o desarrollan anormalidades que impiden o dificultan la fecundación o la estabilización del embarazo.

En estos casos se suele recurrir a un óvulo donado.

Síndrome de ovario poliquístico

Debido a un desequilibrio hormonal se altera o interrumpe el ciclo normal de ovulación. Los ovarios, en vez de madurar y liberar un óvulo al mes, desarrollan pequeños quistes.

Se suele tratar recomendando cambios en el estilo de vida (perder peso si hay sobrepeso, dejar de fumar, reducir el alcohol, cambiar la dieta…) que afectan a la producción de hormonas y pueden reequilibrarlas. Se puede tratar también con medicamentos hormonales que ayuden a recuperar ese equilibrio.

Bloqueo de las trompas de falopio

A veces por distintas causas las trompas de falopio están dañadas o bloqueadas y esto impide que los espermatozoides y los óvulos se encuentren y por tanto se produzca la fecundación.

El tratamiento consiste en una intervención quirúrgica para eliminar cuando sea posible ese bloqueo. En casos graves, se puede recurrir a la fecundación in vitro para implantar posteriormente el embrión en el útero.

7. Causas de infertilidad en hombres

No es muy común, pero se calcula que el 3% de los hombres desarrollan una reacción alérgica contra su propio esperma

Bloqueo de los tubos espermáticos

Lesiones, infecciones como la clamidia o defectos de nacimiento pueden causar el bloqueo de los tubos que llevan los espermatozoides desde los testículos al pene.

En esos casos, se utiliza una cirugía para corregir o eliminar el bloqueo.

Problemas de esperma

Si el esperma tiene pocos espermatozoides o estos tienen problemas de movilidad, puede ser muy difícil conseguir una inseminación exitosa de forma natural.

Este problema se trata con medicamentos que pueden aumentar el recuento de espermatozoides, y si eso no funciona, es posible la fecundación in vitro o recurrir a una donación de esperma.

Reacción alérgica al esperma

No es muy común, pero se calcula que el 3% de los hombres desarrollan una reacción alérgica contra su propio esperma: su sistema inmunológico no lo reconoce como un fluido de su propio cuerpo y desarrolla anticuerpos para combatirlo y matar a los espermatozoides.

Se suele tratar con métodos de inseminación alternativa: intrauterina, in vitro…

8. Distintas alternativas para quedarse embarazada

Si pasado el tiempo recomendado por un especialista no ha sido posible conseguir un embarazo de forma natural, existen distintos procesos de reproducción asistida que se pueden poner en marcha. Será el médico el que aconseje el más apropiado según las prueba que realice a los dos miembros de la pareja.

Inseminación intrauterina

Se realiza una extracción de esperma y se introduce directamente en el útero en el momento óptimo de la ovulación. Se realiza en aquellos casos en los que la erección, la eyaculación o el movimiento de los espematozoides son problemáticos o tienen algún obstáculo.

También en los casos en que el hombre padezca alguna enfermedad de transmisión sexual, ya que el semen pasa por un proceso de lavado para eliminar los patógenos y así proteger a la madre y al bebé.

Fertilización in vitro

En este caso se extrae tanto el semen del hombre como los óvulos de la mujer y se juntan en el laboratorio para que se produzca la fertilización.

Esta técnica se utiliza cuando existe un bloqueo de las trompas de falopio, cuando existe algún problema de calidad del esperma o cuando se ha probado con la inseminación intrauterina sin éxito. También es la técnica más empleada en aquellos casos en los que no se ha podido determinar la causa exacta de la infertilidad.

Inyección intracitoplásmica de esperma

En este caso, se extrae un espermatozoide de una muestra de esperma y se inyecta directamente en el interior de un óvulo para que se produzca la fecundación y el embrión resultante se implanta en el ovario.

Está indicada para los casos en los que la movilidad de los espermatozoides es muy reducida, porque no tienen que llegar al óvulo ni penetrar sus capas exteriores.

Donación de esperma

Aquí se recurre al esperma de un donante anónimo para conseguir un embarazo. Se utiliza, además de en los casos de mujeres sin pareja o parejas compuestas por dos mujeres, en aquellos casos en los que el hombre no puede generar un esperma capaz de producir la fecundación.

Donación de óvulos

Igual que en el caso contrario, cuando los óvulos de la mujer no son capaces de producir una fecundación y el posterior embarazo, se puede recurrir a óvulos donados de forma anónima.

Imágenes | iStock
En Vitónica | El ejercicio en las embarazadas: beneficios, respuesta fetal y beneficios mecánicos

Источник: https://www.vitonica.com/wellness/si-te-esta-costando-quedarte-embarazada-estos-son-los-consejos-que-pueden-ayudarte

No consigo quedarme embarazada, ¿qué hago?

¡No consigo quedarme embarazada!

“Doctor, no consigo quedarme embarazada ¿qué hago?”. Esta es una de las preguntas más frecuentes que recibimos en nuestra clínica de fertilidad y, quizá, sea la cuestión que ahora mismo te está rondando por la cabeza. ¿Es así? Entonces sigue leyendo porque en el artículo te damos respuesta a tus preocupaciones.

No consigo quedarme embarazada: el primer diagnóstico

Antes de que empieces a obsesionarte con la frase “no consigo quedarme embarazada” déjanos que te demos un dato importante: las parejas reproductivamente sanas pueden tardar hasta un año en quedarse embarazadas de manera natural, un plazo que puede alargarse sin problemas hasta los dos años.

De todas formas, la recomendación general es que si llevas más de un año intentando quedarte embarazada sin éxito es que acudas al médico para obtener un diagnóstico. También es recomendable ir al médico si sospechas que hay algo que te está impidiendo el embarazo como, por ejemplo:

  • La presencia de reglas irregulares en el caso de la mujer.
  • La apariencia traslúcida en el líquido seminal de la pareja masculina.
  • Etc.

En estos casos lo mejor es acudir a un centro especializado para descartar posibles patologías que estén dificultando la concepción, clínicas de reproducción asistida con médicos especializados tanto en el hombre como en la mujer y que realicen las pruebas necesarias.

Acudir a estos centros no significa que tendrás que recurrir a técnicas de reproducción asistida para poder tener el bebé que deseas ya que algunas patologías se pueden resolver perfectamente con tratamientos médicos. Eso sí, recuerda que el tiempo es un factor muy importante en el ámbito de la fertilidad, sobre todo si la mujer tiene más de 35 años, de ahí la importancia de obtener un primer y buen diagnóstico.

No consigo quedarme embarazada: las pruebas

En la mayoría de los casos, cuando una pareja acude a un centro de reproducción asistida para averiguar por qué no se queda embarazada, no suele realizarse un estudio completo de esterilidad sino que se practican una serie de pruebas preliminares y, si estas salen bien, se suele esperar de 4 a 8 meses más antes de realizar nuevos estudios o de plantearse recurrir a alguna técnica de reproducción asistida. En el caso de mujeres mayores de 37 años ese periodo de tiempo de espera se acorta porque, como te decíamos antes, la edad de la futura gestante es un factor importante para el éxito del posible embarazo.

Es interesante que sepas que en la mayoría de casos en los que se presentan dificultades para concebir existe un desequilibrio hormonal y que existen varios factores que pueden contribuir a mejorar la salud hormonal y por lo tanto, acompañar de manera positiva a los posibles tratamientos que seguirás para concebir el hijo que deseas. Dentro de estos factores que puedes controlar desde hoy mismo destacan: la dieta, las drogas, la exposición a disruptores endocrinos, el estrés y el sedentarismo.

  • La dieta: recuerda mantener una dieta sana, variada y equilibrada, libre de grasas refinadas, de aditivos y de empaquetados plásticos.
  • Las drogas: reduce al máximo la exposición a productos tóxicos como el alcohol, el tabaco o cualquier otro tipo de droga.
  • Los disruptores endocrinos: intenta disminuir la exposición a los disruptores endocrinos, esas moléculas de origen químico que pueden afectar a nuestra capacidad reproductiva.
  • El estrés: disminuye los efectos del estrés negativo o distrés aprendiendo alguna técnica de meditación, relajación, quiropraxis, etc.
  • El sedentarismo: evita la inactividad y el exceso de sedentarismo. Practicar ejercicio moderado es uno de los factores más importantes para tener una vida sana y, también, para poder concebir a un futuro bebé tan saludable como tú.

Algo importante para terminar: decir “no consigo quedarme embarazada” no significa que “la culpa” sea de la mujer ya que la mitad de los casos de infertilidad tienen origen en la parte masculina de la pareja. Así que, ya sabes: si no consigues quedarte embarazada acude a una clínica de reproducción asistida y déjate aconsejar por los mejores profesionales en fertilidad.

Источник: https://www.institutocefer.com/blog/no-consigo-quedarme-embarazada-hago/

Problemas de fertilidad

¡No consigo quedarme embarazada!

La infertilidad afecta a una proporción considerable de la población: alrededor del 16 % de las parejas no pueden concebir tras un año de relaciones sexuales sin protección.1 En este artículo, analizamos una serie de aspectos que pueden producir problemas de fertilidad tanto en hombres como en mujeres:

  • · Aproximadamente un tercio de los casos de infertilidad están relacionados con la mujer, un 20 % con el hombre y casi la mitad implica a ambas partes o es por una causa desconocida.2
  • · En el caso de las mujeres, la infertilidad suele asociarse a trastornos hormonales o problemas en las trompas de Falopio o el útero.
  • · Si una mujer no ovula, la identificación temprana de este trastorno puede permitirle llevar a cabo las acciones clínicas adecuadas.
  • · En el caso de los hombres, la infertilidad suele asociarse a una baja cantidad espermática y a disfunción eréctil.
  • · Algunos aspectos del estilo de vida como el peso, el tabaquismo y el consumo de alcohol pueden reducir la fertilidad tanto en hombres como en mujeres.
  • · Si llevas más de un año intentando quedarte embarazada sin éxito y tienes menos de 35 años, deberías hablar con un médico para recibir un mayor asesoramiento. Si tienes más de 35 años, debes solicitar ayuda si llevas más de 6 meses intentándolo y, si tienes más de 40, debes hacerlo de inmediato.

Comprende las razones y analiza cuáles son tus opciones

Si deseas obtener más información sobre los factores que pueden causar problemas de fertilidad en la mujer, el hombre y la pareja en conjunto, te ofrecemos a continuación algunas de las afecciones o causas más habituales de la infertilidad. Esta lista no es exhaustiva y puede que debas consultar a tu médico para obtener una mayor asistencia en relación con tu caso concreto.

¿Qué factores pueden afectar a la fertilidad de la mujer?

Hay dos áreas comunes en las que pueden surgir complicaciones y dificultades para quedarse embarazada: problemas hormonales y problemas en las trompas de Falopio y el útero.

Anovulación

La ovulación la determinan las hormonas de la fertilidad. Por tanto, si por cualquier razón se alteran los niveles hormonales, la ovulación puede verse afectada. La anovulación se produce cuando el ovario de una mujer no logra producir, madurar o liberar un óvulo.

La mayoría de las mujeres experimentarán ciclos menstruales anovulatorios en algún momento durante su ciclo reproductivo. Esto ocurre con mayor frecuencia en mujeres que acaban de empezar sus periodos o en mujeres de edad avanzada que se aproximan a la menopausia; no obstante, los ciclos anovulatorios también pueden darse en mujeres sanas y con menstruaciones regulares.

Algunas mujeres sufren anovulación crónica, lo que puede ser un indicativo de un trastorno hormonal subyacente, como el síndrome de ovario poliquístico (SOP), que puede dificultar la concepción natural.3

Una señal que indica la presencia de posibles problemas de ovulación es tener periodos muy irregulares o no tenerlos.

La alteración hormonal que afecta a la ovulación puede deberse a numerosos factores. Entre ellos se incluyen los cambios drásticos de peso, el estrés, el ejercicio intenso y las enfermedades.

Si una mujer sana y con menstruaciones regulares está utilizando tests de ovulación, y detecta un ciclo anovulatorio ocasional, puedes tener la tranquilidad de que es normal y que no afectará a tu fertilidad.

Sin embargo, si no se logra detectar el aumento de la LH con los tests de ovulación («máxima fertilidad» en el test de ovulación Clearblue Digital) durante tres ciclos consecutivos, sería conveniente consultar a un médico.

Síndrome de ovario poliquístico (SOP)

El término «ovarios poliquísticos» se refiere a los ovarios que contienen numerosos quistes pequeños o folículos que contienen óvulos que no se han desarrollado de manera adecuada, normalmente debido a un desequilibrio hormonal.

Entre los síntomas pueden encontrarse periodos irregulares o inexistentes, el aumento de peso, el crecimiento excesivo de vello y problemas al intentar concebir.

Se estima que aproximadamente una de cada cinco mujeres del Reino Unido tiene ovarios poliquísticos.4

Fase luteínica corta

Si el número de días transcurrido entre la ovulación y el inicio del siguiente periodo es muy reducido (menos de 10), es posible que, aunque puedas quedarte embarazada, el óvulo fecundado se expulse antes de anidarse en el útero.

La duración de esta fase la puedes detectar si utilizas un test de ovulación o un monitor de fertilidad. Para conocer la duración de tu fase luteínica, cuenta el número de días entre el segundo día de máxima fertilidad y el día de inicio de tu periodo.

Si crees que es muy corta, habla con tu médico, ya que este trastorno puede tratarse.

Profesor Michael Thomas

El intervalo normal entre ciclos suele ser de 23 a 35 días. Los ciclos por encima o por debajo de este intervalo pueden asociarse a problemas de fertilidad.

A lo largo de la vida reproductiva de una mujer, la duración habitual del ciclo se incluye dentro de este espacio de tiempo. Si tus ciclos son generalmente inferiores a 23 días, debes consultar a tu médico.

El uso de un test de ovulación o de un monitor de fertilidad de uso doméstico te ayudará a predecir el momento de la ovulación.

Menopausia precoz

Al entrar en la menopausia, ya no es posible quedarse embarazada. Además, en la antesala de la menopausia (conocida como «perimenopausia»), puede ser muy difícil quedarse embarazada.

Si tu madre tuvo menopausia precoz, tendrás muchas más probabilidades de tenerla también. Trata de averiguar a qué edad tuvo tu madre la menopausia.

Si fue precoz, sería conveniente que hablases con un médico sobre tus futuros planes de embarazo.

2. Problemas en las trompas de Falopio y el útero

Las trompas de Falopio transportan el óvulo desde el ovario hasta el útero. Si las trompas de Falopio están bloqueadas, el esperma no puede alcanzar el óvulo. También puede ocurrir que un crecimiento en el interior del útero impida el anidamiento de un óvulo fecundado.

Infección por clamidia no tratada

La causa más común de la obstrucción de las trompas de Falopio es una infección por clamidia que no ha recibido tratamiento. La clamidia es una infección común que se transmite fácilmente al tener relaciones sexuales sin protección.

Algunas mujeres pueden ignorar por completo que hayan padecido alguna vez una infección por clamidia debido a la ausencia de síntomas. Si existe la posibilidad de que hayas contraído la clamidia, acude a tu médico para hacerte un test.

Miomas

Se trata de crecimientos anómalos del tejido muscular uterino que pueden obstruir las trompas de Falopio o impedir el anidamiento de un óvulo fecundado. Visita a tu médico para recibir un mayor asesoramiento.

¿Cuáles son las causas habituales de problemas de fertilidad en los hombres?

Hay tres principales problemas que pueden afectar a la fertilidad de un hombre: baja cantidad o calidad espermática, disfunción eréctil y otras causas menos frecuentes.

Baja cantidad o calidad espermática

Si la eyaculación del hombre no contiene la cantidad habitual de espermatozoides, las probabilidades de que un espermatozoide fecunde el óvulo son bajas. Si la calidad del esperma es baja, es posible que los espermatozoides no alcancen el óvulo y penetren en la membrana para fecundarlo.

La producción de esperma puede disminuir si la temperatura de los testículos no es baja. Tu pareja puede asegurarse de que la temperatura de sus testículos no suba demasiado llevando ropa interior holgada. La cantidad y la calidad del esperma se pueden medir mediante un test sencillo que puedes solicitar a tu médico.

Disfunción eréctil

Si el hombre tiene dificultades para conseguir o mantener una erección, por razones físicas o psicológicas, le resultará difícil tener relaciones sexuales. Le pueden ayudar con el problema. Visita a tu médico para obtener más información.

Otras causas

Otras causas mucho menos frecuentes de los problemas de fertilidad masculinos son la obstrucción de los conductos seminíferos que transportan el semen desde los testículos, causas genéticas, problemas hormonales u otras afecciones menos frecuentes. Tu médico puede determinar cuáles son estos problemas realizando tests.

Otros factores que pueden reducir la fertilidad

Existen otros problemas que pueden afectar tanto a la fertilidad del hombre como de la mujer.

Consumo de alcohol

La fertilidad de los hombres y las mujeres puede verse afectada por un consumo excesivo de alcohol. Reducir su consumo de alcohol puede ayudarte a quedarte embarazada.

Además, ingerir alcohol durante el embarazo puede afectar a la salud del feto, por lo que, si estás intentando quedarte embarazada, te recomendamos que interrumpas su consumo, ya que nunca puedes saber si se ha producido la concepción con éxito.

Tabaquismo

En comparación con los no fumadores, los hombres que fuman pueden tener menos espermatozoides y la cantidad de espermatozoides con anomalías puede ser mayor.

En las mujeres, fumar puede afectar a la fertilidad y provocar una menopausia precoz. También puede aumentar el riesgo de aborto natural y de parto prematuro.

Fumar perjudica gravemente la salud del feto, por lo que es mejor dejar de fumar antes de quedarse embarazada.

Tanto tú como tu pareja deberíais dejar de fumar si estáis intentando concebir.

Drogas

Actualmente se consumen numerosos tipos de drogas y no se ha estudiado muy a fondo cómo afectan a la fertilidad. Dado que muchas pueden tener efectos perjudiciales para el feto, deberías dejar de consumir drogas de cualquier tipo cuando intentes concebir.

Peso

Estar demasiado delgada o tener sobrepeso puede alterar el ciclo menstrual y reducir las probabilidades de concebir. Los hombres con sobrepeso pueden tener menos espermatozoides y de peor calidad. Visita a tu médico o profesional sanitario para conocer tu peso ideal y recibir consejos prácticos sobre cómo ganar o perder peso si es necesario.

Medicamentos

Si tú o tu pareja tomáis cualquier medicamento, deberéis consultar a vuestro médico para que os informe sobre si este puede reducir la fertilidad. Si reduce la fertilidad, puede que haya alternativas disponibles.

Lubricantes

La sequedad vaginal es más común de lo que podamos pensar. Un estudio realizado en 11 países con cerca de 6500 mujeres reveló que el 18 % de las mujeres de entre 18 y 34 años había señalado que sufría sequedad vaginal siempre o con frecuencia.

5 Este problema puede empeorar al intentar concebir, ya que se tiende a tener un mayor número de relaciones sexuales. Algunos de los lubricantes más comunes del mercado pueden ser perjudiciales para el esperma; por ello, el uso de estos productos puede reducir las probabilidades de quedarse embarazada.

Hay disponibles en el mercado lubricantes inocuos para el esperma.

Edad

Las mujeres nacen con un número determinado de óvulos para toda la vida, que se reduce gradualmente con la edad. Después de los 38 o los 40 años, la pérdida se acelera considerablemente y también disminuye la calidad de los óvulos.

Si tienes más de 35 años, sería conveniente que visitaras a tu médico después de llevar unos seis meses intentando quedarte embarazada. Si tienes más de 40, pide consejo a tu médico cuando empieces a intentarlo.

Se conoce menos sobre la fertilidad en hombres maduros, pero se cree que también desciende alrededor de los 40 años.

Infertilidad de causa desconocida

A veces, es posible que los resultados de todos los tests médicos sean normales y que, aun así, tras años de intentos, no consigas quedarte embarazada.

Esto puede resultar muy frustrante y estresante, ya que no hay nada que se pueda rectificar o tratar.

Se calcula que alrededor de un tercio de las parejas con infertilidad de causa desconocida consiguen concebir de manera natural en un plazo de tres años sin ninguna intervención.3

¿Qué leer a continuación?

Источник: https://es.clearblue.com/como-quedarse-embarazada/problemas-de-fertilidad

¿Por qué no me quedo embarazada? Qué hacer cuando el embarazo no llega

¡No consigo quedarme embarazada!

Hay muchas parejas que logran el embarazo a la primera, pero no es lo más habitual. Conseguir un embarazo no es tan fácil como parece, sobretodo si tenemos en cuenta que en cada relación hay un 25 por ciento de probabilidades de concebir.

Desde el momento en que una pareja decide tener hijos, lo normal es que pasen varios meses hasta conseguirlo. Pero mientras ese momento llega, es inevitable preguntarse ¿por qué no me quedo embarazada?. Hablaremos de las claves para lograr el embarazo, los motivos que pueden interferir y qué hacer ante el embarazo que no llega.

Saber reconocer tu período fértil

El principal motivo por el cual la mujer no logra el embarazo es por no saber reconocer sus días fértiles.

La concepción es un instante mágico en el que deben coincidir múltiples factores.

Las condiciones deben ser las adecuadas para se produzca la ovulación, el espermatozoide fertilice al óvulo maduro, éste comience a desarrollarse, anide en el útero y prospere el embarazo.

Para que esto se produzca se deben tener relaciones en el período fértil de la mujer, sino es imposible que se produzca el embarazo. Por tanto es primordial conocer los días fértiles para quedarse embarazada, es decir reconocer el período de ovulación.

La ovulación es el proceso de emisión del óvulo tras la formación de un folículo ovárico. Se produce en los días centrales del ciclo menstrual, que dependiendo de cada mujer, tiene una duración normal de 23 a 35 días. Si tomamos el primer día de la menstruación, en la mayoría de las mujeres la ovulación se produce entre el día 12 y el día 16 del ciclo femenino.

Si bien el proceso de ovulación dura dos o tres días, también es posible quedar embarazada si se tienen relaciones los días anteriores. El esperma permanece vivo dentro del cuerpo de la mujer entre 48 y 72 horas, por tanto si se han tenido relaciones dos o tres días antes de que se produzca la ovulación, el espermatozoide puede estar esperando al óvulo y fecundarlo.

Para que lleves un mejor control de tu ciclo puedes apuntar los días que ha comenzado tu regla y has tenido relaciones en esta tabla de ovulación.

También puedes recurrir a métodos naturales como el método sintotérmico de fertilidad, que consiste en tomar la temperatura basal de la mujer para reconocer el momento de la ovulación, o el método Billings a través de la observación de las secreciones vaginales.

Si no quieres estar pendiente de tomarte la temperatura ni observar el flujo vaginal, puedes utilizar un test de ovulación que detectará en la orina la mayor concentración de hormona luteinizante (LH) que se produce 24-36 horas antes de la ovulación.

Cuántas veces tienes que hacer el amor para quedar embarazada

Una de la preocupaciones más frecuentes de la pareja que desea concebir es la frecuencia en las relaciones sexuales. Se dice que hay que hacer el amor 104 veces para concebir un bebé, una media desde que se decide tenerlo hasta lograr el embarazo. Es una media de 6 meses con unas cuatro sesiones de sexo por semana.

Esas son muchas veces, así que hay que ponerse a practicar. ¿Con qué frecuencia? Es un mito creer que la abstinencia de más de siete días sirve para que los espermatozoides se acumulen y así aumentar las probabilidades de embarazo, sino por el contrario, baja su calidad. De hecho, tener relaciones sexuales a diario mejora la calidad del semen.

Por tanto, la frecuencia ideal para lograr el embarazo es mantener relaciones cada día o cada dos días. Según la Organización Mundial de la Salud, para elevar las posibilidades de tener un hijo, el tiempo óptimo de abstinencia es entre 2 y 7 días.

La edad de la mujer y de su pareja

El reloj biológico es otra de las principales causas por las que la llegada del embarazo puede retrasarse. A medida que la edad de la mujer avanza, las probabilidades de concebir disminuyen. También en el hombre, dado que la calidad del semen se deteriora con la edad.

Si una mujer a los 20 años tiene un 25% de probabilidades de conseguir el embarazo manteniendo relaciones sexuales en sus días fértiles, a los 30 años tiene un 15%, a partir de los 35 años es el doble de difícil, descienden las posibilidades a un 8% y a partir de los 38 años, la probabilidad es de un 3%.

El cuerpo de la mujer tiene su ritmo. Las mujeres nacemos con una cantidad establecida de ovocitos que va disminuyendo a lo largo de los años. En la pubertad tenemos unos 300.000 de los cuales vamos perdiendo aproximadamente mil por ciclo y hacia los 50 años los ovarios dejan de funcionar.

Según la SEF el 15% de las mujeres se queda estéril entre los 30 y 34 años, un 30% entre los 35 y los 39, y un 64% en el caso de las mujeres entre 40 a 44 años.

Visita médica antes de buscar el embarazo

Es muy importante realizar una visita ginecológica pre-concepcional antes de ponerse manos a la obra.

El médico evaluará la salud de la mujer y de su pareja, recetará un suplemento de ácido fólico, valorará antecedentes familiares, y seguramente explorará a la mujer y le realizará un análisis de sangre para descartar posibles problemas que puedan interferir en su fertilidad como infecciones, enfermedades, problemas en el útero, endometriosis, etc.

El estilo de vida de la madre también es fundamental para lograr la concepción y el buen desarrollo del embarazo.

Una buena salud general es esencial para lograrlo, por tanto los malos hábitos como el alcohol, el tabaco, la obesidad, y por supuesto las drogas, pueden interferir.

Asimismo, el estrés, el cansancio y la ansiedad pueden alterar los períodos de la mujer y dificultar el embarazo.

En cambio, mantener buenos hábitos como una alimentación sana, hacer ejercicio de forma regular, dejar de fumar, el alcohol y evitar las situaciones de estrés favorecen a que el estado mental y físico de la madre sea el más propicio para concebir. La situación emocional de la madre repercute en el momento de la concepción, así como en la formación del embrión y durante el resto del embarazo.

¿Y si aún así no me quedo embarazada?

Si a pesar de seguir todos los consejos que hemos mencionado y haber mantenido relaciones durante tus períodos fértiles durante más de un año sin éxito, es hora de consultar un especialista.

Puede que no haya ningún problema que impida la concepción y sólo sea cuestión de seguir intentándolo. Hay parejas sanas que recién lo consiguen después de dos años, por poner un ejemplo, y también es absolutamente normal.

Hay un 90% de probabilidades de quedarse embarazada en un año y un 95% en dos.

Pero si estáis angustiados ante la dificultad de quedar embarazados, o no hay tiempo para perder, más vale prevenir y acudir a un especialista.

Si se llegase a confirmar que hay problemas de fertilidad en la pareja, tendréis que poneros en manos de especialistas en reproducción asistida. Hoy en día hay tratamientos muy avanzados, desde medicamentos para estimular la ovulación hasta la reproducción in vitro.

Hay muchas esperanzas depositadas en la reproducción asistida, gracias a la cual millones de parejas en todo el mundo han conseguido cumplir su sueño de ser padres. Incluso, hay muchas que aún habiéndose sometido a tratamientos sin éxito han conseguido ser padres contra todo pronóstico.

Así que, si te preguntas por qué no quedas embarazada, sigue los consejos al pie de la letra y esperamos que pronto recibas la mejor de las noticias.

Fotos | iStockphoto y scatto felino En Bebés y más | Cosas a tener en cuenta antes de quedarse embarazada y Cómo planificar el embarazo

Источник: https://www.bebesymas.com/fertilidad/que-no-me-quedo-embarazada-que-hacer-embarazo-no-llega

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: