Nombres que significan éxito

Contents
  1. 50 Nombres muy originales para tu bebé y su significado
  2. Para niña
  3. Para niño
  4. Unisex
  5. Publicaciones relacionadas
  6. 16 nombres de bebé que traen éxito y FELICIDAD, ¿lleva tu bebé uno de estos nombres?
  7. Un nombre, algo más que una identidad
  8. Nombres bonitos y poderosos para tu bebé
  9. Nombres para nenas
  10. Nombres para nenes
  11. Elegir el nombre correcto
  12. Si estás en plena búsqueda de nombres para tu hijo ten en cuenta estos consejos:
  13. Dime su nombre y te diré cómo le va a ir en la vida
  14. Unos sugieren éxito académico y otros, delincuencia
  15. Las mujeres con nombres más masculinos son más exitosas
  16. Los nombres resonantes aportan energía
  17. Los anticuados pueden marcar la adolescencia
  18. 15 estudios científicos que demuestran que el nombre que le pones a
  19. Si tienes un nombre fácil de pronunciar, te tratarán mejor
  20. Si tienes un nombre corriente, es más probable que te contraten
  21. Los nombres infrecuentes se asocian a la delincuencia juvenil
  22. Si tienes un nombre que suene a blanco, es más probable que te contraten
  23. Si tienes un apellido cercano al principio del alfabeto, puedes entrar en una escuela mejor
  24. Si tu apellido está más cerca del final del alfabeto, tienes más probabilidades de ser un consumidor compulsivo
  25. Usar la inicial de tu segundo nombre hace creer a la gente que eres más inteligente y competente
  26. Tienes más probabilidades de trabajar en una empresa con tus mismas iniciales
  27. Si tienes un nombre que suene noble, tienes más probabilidades de trabajar en un puesto de alto nivel
  28. Si eres un niño con nombre de niña, tienes más probabilidades de que te expulsen de la escuela
  29. Si eres una mujer con un nombre de género neutro, tienes más probabilidades de éxito en determinadas áreas
  30. Los hombres con nombres más cortos son los más abundantes en puestos directivos
  31. Las mujeres de poder tienen más tendencia a usar sus nombres completos
  32. Es más probable que te cases con alguien con un nombre parecido al tuyo
  33. Si tus colegas comparten tus iniciales, es más probable que trabajéis bien juntos
  34. Estos son los nombres que deberías poner a tu hijo si quieres que sea un genio
  35. El top 5 de nombres de genios
  36. La suerte del primogénito

50 Nombres muy originales para tu bebé y su significado

Nombres que significan éxito

Si estáis esperando un bebé, uno de los temas más importantes que tenéis que decidir es su nombre.

El nombre de una persona no va a determinar su personalidad, pero sin duda sí va a influir en muchos aspectos de su vida.

Es nuestra seña de identidad, lo primero que nos define y nos da personalidad por lo que hay que pensárserlo muy bien.

Para muchas familias, sobre todo en los últimos tiempos, que su hijo sea único y especial es fundamental; y eso empieza, entre otras cosas, con el nombre que le dan.

Si sois de los que desean que vuestro hijo llame la atención por la originalidad de su nombre y además queréis saber el significado del mismo, echad un vistazo a estos 50 nombres de niño y niña porque puede que encontréis muchas ideas.

Para niña

  1. Abril: Un nombre de origen latino que viene de, derivado del verbo: abrir, apertura. Es sinónimo de frescura, vigor, lozanía, juventud y, por supuesto, es el nombre del mes de la primavera.
  2. Alaia: Nombre vasco cuyo origen está en una hermosa edificación románica del siglo XIII. Significa ‘alegría’.
  3. Alana: Este nombre de origen celta tiene su origen en el gentilicio del pueblo Alano, un pueblo nómada originario de Escitia. Significa ‘despertar’.
  4. Amira: La forma femenina del nombre árabe Amir significa ‘princesa o jefa’.
  5. Belisa: Un nombre inventado por Lope de Vega en una de sus obras como anagrama de Isabel. Su origen literario no queda ahí, ya que también se llama Belisa la protagonista de una de las principales obras de Federico García Lorca. Significa esbelta.
  6. Binta: Nombre femenino del África Occidental que significa ‘acompañada de Dios’.
  7. Carisa: Nombre de origen griego que proviene de la palabra karis: ‘amable, tierna’.
  8. Eire: El nombre que designaba a la antigua Irlanda es de origen gaélico y proviene de la Diosa patrona de la isla.

    Era la Diosa/ Madre de la fertilidad, la poesía, la música, las cualidades creativas, la herrería, las manualidades, la metalurgia, el pastoreo, y la agricultura.

  9. Gaia: Un nombre griego de la considerada Diosa de la Tierra. De su propio ser trajo a Urano y con él fue madre de los cíclopes y los titanes.

  10. Idara: Este nombre de origen latino significa ‘mujer prevenida y bien organizada’.
  11. Iraia: Nombre vasco equivalente de Iraida, que procede del griego Herais, derivado a su vez de Hera; nombre de la diosa del matrimonio, de la primavera y protectora de las esposas.
  12. Keila/ Kayla: Aunque en persa significa ‘bella’; este nombre es de origen hebreo ya aparece por primera vez en la Biblia como el pueblo fortificado de los cananeos.
  13. Leia: Un nombre muy galáctico que se ha hecho popular gracias a la Princesa protagonista de la famosísima saga Star Wars.

    Es una variante del nombre hebreo Lea o Lía y, sorprendentemente, significa ‘fatigada o delicada’.

  14. Moana: Seguimos con otro nombre que se ha hecho mundialmente conocido gracias a una película; esta vez la última de Disney. Se trata de un nombre propio en lengua maorí que significa ‘océano’.

  15. Moira: Traducción de origen irlandés de María. Significa ‘amada de Dios’.
  16. Nabila: Un nombre muy común en el mundo árabe que significa ‘noble y honorable’.
  17. Nahia: Nombre que en euskera significa ‘deseo’. Se trata de un nombre muy común en País Vasco pero no tanto fuera de sus fronteras.
  18. Naroa: Otro nombre vasco muy popular en Navarra que en euskera equivale al adjetivo ‘abundante’.
  19. Olena: De origen eslavo, es una variante del nombre griego Helena que significa ‘luz’ o ‘antorcha’.
  20. Saioa: Nombre euskera que proviene de una montaña navarra situada entre Baztán y Kintoa.
  21. Salma: Un nombre árabe que significa ‘paz o calma’. Es muy probable que derive del verbo «sãlima, cuyo significado es ‘estar a salvo, seguro’.
  22. Tiare: De origen hindú, este nombre significa ‘flor’.
  23. Velma: Este nombre de origen anglosajón significa ‘protectora’.
  24. Yara: Uno de los pocos nombres que se mantienen de origen tupí (en la Amazonia). Se refiere a ‘señora’, entendida como de posición considerada, honesta y noble.

Para niño

  1.  Adam: Este nombre hebreo es la versión inglesa de Adán, según la Biblia el primer hombre sobre la Tierra. Significa ‘primer hombre’ o ‘hecho de la Tierra’.
  2. Aidan: De origen celta, es el hombre de un santo irlandés y significa ‘fuego’.
  3. Aimar: Nombre medieval documentado en Navarra en los siglos XIII-XIV. Es muy popular en Euskadi y significa ‘casa fuerte’.
  4. Alan: Un nombre germano que designaba a los alanos, un pueblo nómada originario de Escitia. Significa ‘armonía’.
  5. Aldo: Un nombre muy popular en Italia, pero de origen germánico. Significa ‘antiguo’.
  6. Basil: Un nombre de origen griego que designó al padre de la iglesia en Grecia. significa ‘rey o real’.
  7. Cedric: Este nombre galés significa ‘jefe de la batalla’.
  8. Ciro: Un nombre de origen persa que los autores antiguos relacionaban con la palabra ‘sol’.
  9. Dante: Un nombre muy medieval popularizado por el célebre poeta florentino Dante Alighieri. Significa ‘hombre de carácter firme’.
  10. Darko: Nombre serbio que proviene de la palabra ‘dar’, por lo que significa ‘regalo’.
  11. Didier: Un nombre francés que significa ‘el deseado’.
  12. Eric: Este nombre nórdico ha designado a varios reyes escandinavos y significa ‘gobernante eterno’ o ‘siempre poderoso’.
  13. Flavio: Un nombre romano que se le ponía a los nacidos con el pelo rubio ya que viene de la palabra flavus, cuyo significado es ‘amarillo, dorado’.
  14. Izan: Un nombre con dos posibles orígenes: Uno es la adaptación al español del nombre inglés Ethan, cuyo significado es ‘de larga vida’; y otra es el verbo vasco izan, cuyo significado es ‘ser’.
  15. Jacob: Este nombre bíblico es una forma abreviada del hebreo Ya’qub’el formado por ‘sostener’ y ‘Dios’, por lo que se le podría atribuir un significado simbólico de ‘Dios ha sostenido’.
  16. Karel: La forma holandesa de Carlos también significa ‘hombre libre’ y es de procedencia germana.
  17. Lander: Un nombre vasco que equivale a Leandro en castellano. Significa ‘peregrino’.
  18. Lautaro: Nombre araucano que proviene de Chile- Argentina. Fue el caudillo héroe de la independencia chilena y significa ‘traro veloz’ (el traro es un pájaro de la zona).
  19. Mael: Un nombre celta cuyo significado es príncipe.
  20. Naím: De origen libanés, este nombre significa ‘calma, paraíso o felicidad’.
  21. Ohian: Este nombre euskera significa ‘bosque’ según la Real Academia de la Lengua Vasca.
  22. Tiago: La forma portuguesa de Diego es, a su vez, una variante de Santiago. Es de origen bíblico y significa ‘Dios nos recompensará’.
  23. Udai: De origen hindú, da nombre a la ciudad india de Udaipur y significa ‘amanecer’.
  24. Yael/Jael: Un nombre de origen hebreo que quiere decir ‘cabra de monte’.
  25. Zahir: Del árabe zahara proviene este nombre que significa ‘florecer’.

Unisex

  1. Zoe: Un nombre griego que podéis usar tanto para niño como para niña y que quiere decir ‘vida’.

ConsejosActualidadNombres de bebés

Publicaciones relacionadas

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/actualidad/nombres-originales-bebe-significado/

16 nombres de bebé que traen éxito y FELICIDAD, ¿lleva tu bebé uno de estos nombres?

Nombres que significan éxito

¡El secreto de elegir el nombre más PODEROSO para tu bebé!

“¿Y cuál será su nombre?” Es una de las primeras preguntas que nos hacen cuando vamos a ser padres. Sin dudas, elegir el nombre para nuestro bebé es uno de los actos de amor más profundos, pues marcará a fuego la identidad de nuestro hijo toda su vida.

Tradicionales, exóticos, religiosos, épicos, raros o simplemente comunes. Hay nombres para cada gusto y los padres tenemos una responsabilidad enorme al elegir el adecuado para nuestro hijo, pues aunque no parezca, lo cierto es que ese nombre imprimirá identidad y carácter al niño desde el mismo momento de su nacimiento.

Sea el nombre que sea el que eliges para tu bebé, lo haces con una mirada puesta en su futuro. Te lo imaginas llamándolo por su nombre, o escuchando nombrarlo cuando lo llaman a recibir su diploma, y hasta fantaseas con el diminutivo que usarás para llamarlo cariñosamente.

Y no podemos negar que, aunque a veces haya desacuerdo entre los padres acerca de qué nombre será el primero y cuál el segundo, lo cierto es que la elección del nombre de un hijo es uno de los momentos más lindos que tiene una pareja cuando espera la llegada de su retoño.

Un nombre, algo más que una identidad

Para muchos padres elegir el nombre de su hijo de acuerdo al significado del mismo es un paso necesario para tomar la decisión. Y no es para menos, pues al parecer, el significado del nombre de una persona puede influir en su futuro.

De acuerdo al profesor de psicología Nicholas Christenfeld, de la Universidad de California, y según una de sus publicaciones en la revista científica “Names: A Journal of Onomastics”, el nombre que los padres eligen para sus hijos puede influir en su vida.

Su profesión, su carácter, sus elecciones de vida y hasta sus relaciones amorosas, pueden estar influenciados por el nombre que la persona tiene.

En muchos países de Latinoamérica es muy común el nombre “Dolores” para las mujeres, así como “Soledad”. Siempre me pregunté por qué un padre querría un nombre así para su hija. Aunque fonéticamente suenan bonitos, lo cierto es que el significado no lo es.

Por ello, es fundamental que además de bonito y agradable el nombre sea pensado para ese niño o niña en particular con todo tu amor. Hay nombres que, aunque suenen bonito, no tienen un significado muy afortunado; como es el caso del nombre masculino Boris, que significa “pelea”, o el nombre femenino Marta, que significa “afligida”.

También está el caso del nombre femenino Cecilia, cuyo significado es “pequeña ciega” o el nombre masculino “Marcos” cuya una de sus acepciones es “amargo”.

Nombres bonitos y poderosos para tu bebé

Si buscas un nombre original, con una impronta positiva para la vida de tu bebé, y cuyo significado sea favorable para su vida, presta atención a esta lista de nombres, que no sólo son bonitos sino que además su significado te sorprenderá.

Nombres para nenas

  • Adara: flor de azhar
  • Catalina: inmaculada
  • Clara: luminosa
  • Fadila: digna y virtuosa
  • Indira: belleza y esplendor
  • Nabila: noble y honorable
  • Thais: rayo de luz
  • Zaira: iluminada y brillante

Nombres para nenes

  • Amador: el que ama bien
  • Calisto: el mejor, el más bello
  • Damián: domador
  • David: el predilecto
  • Fabián: cumplidor
  • Gael: bello y generoso
  • Salvador: el que salva
  • Teo: Dios

Elegir el nombre correcto

Nunca sabremos si le va a gustar, aunque elijamos el nombre con el corazón. Sin embargo, podemos tomarnos este asunto muy en serio y pensar bien en todos los nombres posibles para nuestro bebé en función de lo que soñamos para su vida.

Por ejemplo, debes pensar en cómo combina con su apellido, si tendrá además un segundo y tercer nombre, y si hay alguien más en la familia con el mismo nombre.

Es importante ésto último, ya que por muchos años y en muchas culturas alrededor del mundo, fue y sigue siendo muy común elegir el mismo nombre que el padre, madre, abuelo o tío lejano.

Sin embargo, si quieres que tu bebé tenga una personalidad e historia de vida únicas, tal vez deberían analizar en pareja esa idea. Mi esposo se llama Guillermo, igual que su padre, y para no confundirlo, cuando nació lo llamaron cariñosamente “Coco”. Un nombre tan bello, que se ahoga en un sobrenombre algo gracioso.

Si estás en plena búsqueda de nombres para tu hijo ten en cuenta estos consejos:

No te apresures: busca con tranquilidad y ve anotando todos los nombres bonitos que surgen. Luego, con tiempo irás haciendo una nueva selección y así irás recortando los que más te vayan gustando.

Investiga: Céntrate en el significado, en la etimología del nombre y en cómo sonaría cuando llames a tu hijo.

Hazlo con tu pareja: Lo ideal sería que ambos estén totalmente de acuerdo en la elección del nombre.
Sé original: Aunque hayas amado mucho a tu abuelo, no es buena idea ponerle su nombre, pues tú quieres que tu hijo sea único y original ¿verdad?

Si es compuesto, piénsalo bien: Los nombres compuestos son muy bonitos “Juan Martín”, “María Clara”. Sin embargo, piensa que si eliges un nombre compuesto podrán llamar a tu bebé por el primer nombre o por la combinación de ambos.

Sea cual sea el nombre que elijas, hazlo con amor y pensando en el futuro de tu hijo. Y a tí ¿qué nombre te gusta más para tu bebé?

Toma un momento para compartir …

¡El secreto de elegir el nombre más PODEROSO para tu bebé!

“¿Y cuál será su nombre?” Es una de las primeras preguntas que nos hacen cuando vamos a ser padres. Sin dudas, elegir el nombre para nuestro bebé es uno de los actos de amor más profundos, pues marcará a fuego la identidad de nuestro hijo toda su vida.

Tradicionales, exóticos, religiosos, épicos, raros o simplemente comunes. Hay nombres para cada gusto y los padres tenemos una responsabilidad enorme al elegir el adecuado para nuestro hijo, pues aunque no parezca, lo cierto es que ese nombre imprimirá identidad y carácter al niño desde el mismo momento de su nacimiento.

Sea el nombre que sea el que eliges para tu bebé, lo haces con una mirada puesta en su futuro. Te lo imaginas llamándolo por su nombre, o escuchando nombrarlo cuando lo llaman a recibir su diploma, y hasta fantaseas con el diminutivo que usarás para llamarlo cariñosamente.

Y no podemos negar que, aunque a veces haya desacuerdo entre los padres acerca de qué nombre será el primero y cuál el segundo, lo cierto es que la elección del nombre de un hijo es uno de los momentos más lindos que tiene una pareja cuando espera la llegada de su retoño.

Dime su nombre y te diré cómo le va a ir en la vida

Nombres que significan éxito

Que suene bien, que nos traiga recuerdos de un viaje, que coincida con la onomástica del día, que rinda homenaje a un antepasado…

Muchos son los factores que se tienen o se han tenido en cuenta históricamente a la hora de elegir un nombre para un hijo, una decisión a la que damos mil vueltas: el apelativo le acompañará toda la vida.

Más aún, puede que incluso contribuya a configurar su forma de ser.

La personalidad de una niña que nazca hoy, aseguran los psicólogos, se forjará de forma distinta dependiendo de si se llama Lucía (el más común en esta década, según el INE), Nicolasa (con un aire pasado de moda) o Shakira (exótico, fuera del santoral e infrecuente: solo 57 registros desde 2010). Lo mismo que si a un niño le ponemos Daniel, Salustiano o Dylan. Como mínimo, todos somos un poco conscientes de que la percepción que susciten, o al menos la primera impresión, cambiará.

El asunto inspiró incluso una película, la comedia francesa El nombre (2012): durante una cena, uno de los invitados anuncia a sus familiares y amigos que el bebé que espera se llamará Adolphe.

Los comensales desaprueban enérgicamente que vaya a llevar el nombre de Hitler. “Mira —grita su cuñado, agitando la ecografía—, ¡ya levanta el brazo, hace el saludo nazi!”.

A lo que el futuro padre responde: “No creerás que Adolphe se convertirá en Adolf porque se llame Adolphe…”.

Los 1.776 niños nacidos en esta década inscritos como Kevin tampoco se convertirán automáticamente en actores de éxito. Pero el nombre será uno de los muchos factores que ayuden a moldear su carácter.

“Claro que puede afectar a la personalidad”, dice el psicólogo Sergio García Soriano, portavoz del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid. “Los nombres son la piel de las cosas. Es con lo primero que nos encontramos.

En la relación social, el nombre envuelve a quien lo posee, y dependiendo del tipo de nombre que tenga va a generar una serie de expectativas y albergar determinadas connotaciones que van a definir parte de lo que los demás esperan de esa persona”.

Junto con nuestra apariencia física y nuestros modales, el nombre es nuestra tarjeta de visita. “Si la apariencia es el escaparate, el nombre podría ser el precio del producto, que te está dirigiendo hacia un lugar u otro”, añade este experto.

Unos sugieren éxito académico y otros, delincuencia

Según diferentes estudios, los nombres sencillos influyen más positivamente en la personalidad.

Allá por 1954, y tras comparar los perfiles psicológicos de 104 chicos con nombres convencionales y otros 104 con nombres peculiares, los psicólogos Albert Ellis y Robert M.

Beechley concluyeron que en estos últimos había una “significativa mayor tendencia” a padecer una “severa perturbación emocional” que en aquellos con nombres corrientes.

Seis años antes, en 1948, dos investigadores de la Universidad de Harvard (EE UU) hallaron que los varones con nombres inusuales o excéntricos eran más propensos a mostrar rasgos neuróticos que aquellos con nombres comunes.

Ese mismo año, los psicólogos Houston y Sumner, de la Universidad de Howard (EE UU), llegaron a la misma conclusión en su análisis con mujeres. En 1977, la psicóloga Susan D. Nelson encontró que existen estereotipos en cuanto a nombres que sugieren éxito académico o todo lo contrario.

Dichos estereotipos son conocidos por los portadores de los nombres, lo que de algún modo podría condicionarles para cumplir lo que se espera de ellos, había sugerido en 1976 su colega S. Gray Garwood.

Estudios más recientes, publicados entre 2008 y 2011, también dicen “sí” a los nombres comunes y ponen pegas a los raros.

Los individuos que tienen nombres familiares y fáciles de pronunciar causan mejor impresión, alcanzan puestos más altos en las empresas (esos Bill Gates, Steve Jobs…) y son contratados antes, aseguran tres investigaciones. Otra advierte de que los nombres excéntricos están asociados con la delincuencia juvenil.

“Con el nombre, a un niño puedes darle protagonismo o exclusión. Un nombre complicado genera poca integración”, justifica el psicólogo García Soriano, que explica así la mejor aceptación de los nombres comunes. “Permiten que uno no se tropiece con ellos, que los pueda pronunciar fácilmente.

Por ejemplo, una abuela llamará más a menudo a un nieto con un nombre sencillo que a uno con un nombre que le cueste pronunciar, lo que hará que el primero tenga con ella un vínculo afectivo mayor».

Lo mismo sucede en cualquier otro ámbito: cada vez que me trabo a la hora de pronunciar un nombre complicado se genera un conflicto, y, sin darme cuenta, lo relegaré”.

Las mujeres con nombres más masculinos son más exitosas

Para José Elías Fernández, director del gabinete psicológico Centro Joselías, un nombre complicado “puede propiciar una personalidad conflictiva. El niño va a estar siempre nervioso, intentando aclarar su nombre, y le va a generar continuamente conflictos”. En cambio, los nombres sencillos “te generan familiaridad.

Si vas a contratar a alguien y se llama José, te resulta conocido y familiar y te da confianza; un nombre extraño, menos oído, te provoca cierta desconfianza a priori.

Todos tenemos unos parámetros mentales según los cuales cuando algo se asemeja a lo que nos parece conocido, nos permite funcionar mejor; cuando algo nos parece diferente, nos ponemos en guardia”.

Los prejuicios que persisten en la sociedad, causantes de desigualdades, también repercuten en la impresión que causan los nombres.

Eso podría explicar las conclusiones de varios estudios, que afirman que los niños varones con nombres que suenan femeninos tienen problemas de integración y sacan peores notas en el colegio, las niñas con nombres de sonoridad masculina (Leslie, Jan o Cameron) tienen una carrera más exitosa en el ámbito laboral y las personas con nombres que sugieren que sus portadores son de raza blanca tienen más probabilidades de ser contratadas.

Sobre la concordancia de nombre y sexo, el psicólogo Sergio García Soriano piensa que “tiene sentido, ya que en el desarrollo infantil estamos permanentemente reforzando que somos niños o niñas, y eso genera un conflicto y cierta reticencia a su alrededor”. Por otra parte, nos recuerda que “a lo largo de la historia, muchas escritoras tuvieron que ponerse seudónimos masculinos para poder publicar. Eso ayudaba a que su trabajo tuviese una difusión mayor”.

Los nombres resonantes aportan energía

Si un nombre complicado puede determinar una personalidad complicada, ¿un nombre resonante (Ramón, Iván, Valeria) derivará en un carácter fuerte? “Se podría dar”, opina García Soriano.

“La etimología de nuestro nombre nos impregna de ciertas características. El sonido presta alguna característica a la personalidad de quien lo tiene”.

José Elías Fernández es de la misma opinión: “La sonoridad del nombre, su rotundidad, conlleva una vibración que aporta una energía que acompaña toda la vida”.

Los personajes populares han sido siempre fuente de inspiración para padres mitómanos o indecisos: en los 70, Noelia pasó de estar en el puesto 2.

238 del ranking de nombres a entrar en el top 50, sin duda gracias a la canción de Nino Bravo de 1972; la irrupción de Shakira en la presente década y mucho más rotundamente la de Iker —nada menos que en el puesto 16 esta década— obedece claramente a la admiración de los progenitores por estrellas de la música o el deporte.

José Elías Fernández alerta de las posibles consecuencias: “Si tu padre te pone Rafael por Nadal y no sabes ni coger una raqueta, eso puede provocar que te sientas fracasado, porque no consigues estar a la altura de lo que esperaba tu padre”.

Los anticuados pueden marcar la adolescencia

Frente a los nombres convencionales y los inusuales están aquellos que un día fueron corrientes pero ya no lo son. Nos referimos a aquellos que traen reminiscencias de tiempos pretéritos (como Santiaga o Fructuoso).

Este tipo de nombres, dicen los expertos, en el mundo moderno, pueden acentuar la timidez de la persona. Automáticamente ponen el foco en su portador, aunque él o ella no lo deseen. En la adolescencia, cuando los chicos y chicas presumen de estar a la última —en música, en tecnología…

—, un nombre de estas características les deja fuera de onda, aunque solo sea en un primer momento.

“Va a generar una suerte de prejuicios a su alrededor”, indica García Soriano. “El oyente le atribuye connotaciones que no le corresponden”. Si el niño lleva mal ese nombre antiguo, y es muy sensible, “es la gota que colma el vaso.

Llama la atención frente a los demás, tiñe las relaciones personales de burla y eso es negativo si la persona que porta el nombre no tiene las habilidades personales para revertir eso.

Va a generar que tenga que relacionarse negativamente con su nombre”, añade este psicólogo.

Estos nombres anclados al pasado pueden tener su origen en el deseo de recordar a un familiar que también se llamaba así. Es lo que García Soriano denomina el efecto vertrílocuo, poco beneficioso.

“Esperamos que con el tiempo se parezca a esas personas que añoramos —dice—, le estamos dando unas expectativas que son irrealizables y le estamos poniendo una exigencia que va a suscitar en el otro una serie de cargas afectivas que pueden generar frustración”.

Sin duda, el nombre es el primer regalo que le hacemos a nuestro hijo. Razones para elegirlo bien no faltan.

Puedes seguir Buenavida en , , Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Источник: https://elpais.com/elpais/2017/08/14/buenavida/1502691665_741452.html

15 estudios científicos que demuestran que el nombre que le pones a

Nombres que significan éxito

¿Qué es un nombre? Potencialmente, el futuro de tu hijo.

Numerosas investigaciones muestran hasta qué punto puede llegar a afectar el nombre al éxito en la vida, desde la propensión a encontrar empleo hasta los hábitos de consumo.

Así que no resulta muy sorprendente que entre los padres se vaya instalando lo que se conoce como «remordimiento del nombre»: una de cada cinco madres afirman que se arrepienten del nombre que eligieron para sus hijos, según información publicada por The Guardian.

De hecho, a los padres les preocupa tanto darle el nombre equivocado a sus criaturas que algunos están dispuestos a pagar miles de dólares para que «expertos en poner nombres» les hagan el trabajo.

Para ayudarte a evitar que te conviertas en otra estadística (y ahorrarte algo de dinero) hemos dado un repaso a los estudios que relacionan nombres con varios factores de éxito, y hemos extraído algunas de las conclusiones que más te pueden ayudar.

Si tienes un nombre fácil de pronunciar, te tratarán mejor

En un estudio de la Universidad de Nueva York, los investigadores muestran que la gente con nombres más sencillos de pronunciar tiene, más a menudo, puestos de más nivel en sus trabajos.

Uno de los psicólogos, Adam Alter, explica a Wired: «Cuando podemos asimilar una información con facilidad, cuando la entendemos mejor, nos gusta más.» En otro estudio, Alter también halló que las empresas con nombres más sencillos y con logos más emotivos mostraban un mejor rendimiento en el mercado.

Si tienes un nombre corriente, es más probable que te contraten

En un estudio de la Marquette University, los investigadores aportaban pruebas que apuntan a que los nombres considerados menos excepcionales son los preferidos. La gente con nombres corrientes tiene más propensión a que la contraten, y aquellos con nombres infrecuentes tienen menos posibilidades.

Eso significa que los James, Mary, John del mundo están de suerte, así como los españoles que se llamen María, Cristina, Javier, David, etc.

Los nombres infrecuentes se asocian a la delincuencia juvenil

Un estudio publicado en 2009 por la Shippensburg University planteaba que existe una fuerte correlación entre la popularidad del nombre de pila de una persona y la conducta delictiva juvenil. Los investigadores probaban que, independientemente de la raza, las personas jóvenes con nombres poco aceptados eran más propensas a la actividad delictiva.

Evidentemente, las pruebas no apuntan a que los nombres infrecuentes provoquen ese comportamiento, sino que establecen una relación entre ambos elementos. Y los investigadores tienen algunas teorías sobre sus hallazgos.

«Los adolescentes con nombres poco aceptados pueden ser más propensos a la delincuencia porque reciben un trato distinto por quienes les rodean, lo cual les dificultad entablar relaciones,» escribían en una nota de la revista editora. «Los jóvenes con nombres impopulares también pueden actuar de ese modo […] porque no les gusta cómo se llaman.»

Si tienes un nombre que suene a blanco, es más probable que te contraten

Según un estudio que cita The Atlantic, los nombres que suenan a raza blanca, como Emily Walsh y Greg Baker, tienen casi un 50% más de respuesta positiva en procesos de selección que los candidatos con nombres que suenen a raza negra, como Lakisha Washington y Jamal Jones. Los investigadores establecen que tener un nombre «blanco» equivale a ocho años de experiencia laboral.

Si tienes un apellido cercano al principio del alfabeto, puedes entrar en una escuela mejor

En un estudio publicado por la Economics of Education Review, los investigadores exploraban la relación entre la posición en el alfabeto de los apellidos de más de 90.000 estudiantes checos y sus probabilidades de ser admitidos en escuelas competitivas.

Hallaron que incluso aunque los estudiantes con apellidos más «bajos» en el alfabeto tendían a obtener mejores calificaciones de media, entre los estudiantes que solicitaban el ingreso en universidades y estaban en los límites entre ser admitidos o no, aquellos con nombres más cercanos al inicio del alfabeto tenían más probabilidades de ser admitidos.

Si tu apellido está más cerca del final del alfabeto, tienes más probabilidades de ser un consumidor compulsivo

Según un estudio, las personas con apellidos como Yardley o Zabar pueden ser más receptivas a estrategias promocionales como ofertas por tiempo limitado.

Los autores plantean la hipótesis de que pasar la infancia al final de la lista puede hacerte más propenso a lanzarte a las ofertas antes de perder la ocasión.

Usar la inicial de tu segundo nombre hace creer a la gente que eres más inteligente y competente

Según un estudio publicado por el European Journal of Social Psychology, utilizar una inicial intermedia incrementa la percepción de la gente sobre tu capacidad intelectual y tu rendimiento.

En un experimento, se pidió a los estudiantes que calificasen un ensayo con uno de cuatro tipos de nombres de autores. Los mejores calificados no solo fueron los autores con una inicial intermedia, sino que el que más iniciales contenía, David F.P.R. Clark, fue el mejor valorado.

Tienes más probabilidades de trabajar en una empresa con tus mismas iniciales

Dado que nos identificamos con nuestros nombres, preferimos las cosas que se les parecen.

En un estudio de la Universidad de Gante, los investigadores hallaron que la gente tiene más probabilidades de trabajar para empresas cuyas iniciales coinciden con las suyas. Por ejemplo, Brian Ingborg podría trabajar para Business Insider.

Cuanto más infrecuentes las iniciales, más probabilidades tiene la gente de trabajar para empresas con iniciales similares a las suyas.

Si tienes un nombre que suene noble, tienes más probabilidades de trabajar en un puesto de alto nivel

En un estudio europeo, los investigadores cruzaron nombres alemanes con puestos dentro de empresas. Los que tenían apellidos como Kaiser («emperador»), o König («rey») estaban en puestos de mayor responsabilidad que los que tenían apellidos con significado de ocupaciones más corrientes, como Koch («cocinero») o Bauer («granjero»).

Esto puede deberse al razonamiento asociativo, una teoría psicológica que describe una forma de pensar en la que las personas unen de manera automática emociones y conocimientos previos con palabras o frases similares.

Si eres un niño con nombre de niña, tienes más probabilidades de que te expulsen de la escuela

En un estudio de 2005, el profesor de Economía de la Universidad de Florida David Figlio investigó un gran distrito escolar de Florida desde 1996 hasta 2000, y halló que los niños con nombres habitualmente asignados a niñas mostraban un peor comportamiento en la escuela intermedia y eran más propensos a tener conflictos con sus compañeros.

También demostró que sus problemas de comportamiento tenían una relación con mayores problemas disciplinarios y calificaciones más bajas en sus exámenes. 

Si eres una mujer con un nombre de género neutro, tienes más probabilidades de éxito en determinadas áreas

Según The Atlantic, en áreas eminentemente masculinas como las ingenierías y el derecho las mujeres con nombres de género neutro tienen más probabilidades de éxito. Un estudio demostró que las mujeres con «nombres masculinos» como Leslie, Jan o Cameron tenían mayor propensión al éxito en derecho

Los hombres con nombres más cortos son los más abundantes en puestos directivos

En 2011, LinkedIn analizó más de 100 millones de perfiles de usuarios para averiguar qué nombres guardaban más relación con los puestos de dirección general.

Los más habituales entre los hombres eran cortos, a menudo de una sola sílaba, como Bob, Jack y Bruce.

Un especialista en nombres tiene la conjetura de que los hombres en posiciones de poder emplean apócopes para transmitir cercanía y apertura.

Las mujeres de poder tienen más tendencia a usar sus nombres completos

En el mismo estudio, los investigadores de LinkedIn hallaron que los nombres más corrientes de directoras generales incluían Deborah, Cynthia y Carolyn. A diferencia de los hombres, según el informe, las mujeres tienden a utilizar sus nombres completos para transmitir profesionalidad y empaque.

Es más probable que te cases con alguien con un nombre parecido al tuyo

Según investigaciones de la West Point and Columbia University, debido a algo que se conoce como «egoísmo implícito» la gente tiende a sentirse atraída por otras personas que se les parecen «debido a que las similitudes con otras personas activan asociaciones positivas y automáticas sobre uno mismo.»

Esto explica por qué los investigadores hallaron que «la gente es desproporcionadamente más propensa a casarse con personas cuyos nombres de pila o apellidos se parecen a los suyos propios.»

Si tus colegas comparten tus iniciales, es más probable que trabajéis bien juntos

Simplemente compartir la primera letra de tu nombre con los de otras personas es suficiente para influir en lo bien que te entiendas con ellas.

Investigadores de la Wisconsin School of Business hallaron que los miembros de grupos que compartían las mismas iniciales trabajan mejor juntos que los que no, lo cual conllevaba mejor rendimiento, eficacia colectiva, adaptación al conflicto y precisión.

Maggie Zhang y Jenna Goudreau colaboraron en una versión previa de este artículo.

Источник: https://www.businessinsider.es/15-estudios-cientificos-que-demuestran-que-nombre-que-pones-tus-hijos-marca-historia-exito-fracaso-195276

Estos son los nombres que deberías poner a tu hijo si quieres que sea un genio

Nombres que significan éxito

No hace demasiados años, parte del destino de los niños que nacían estaba estrechamente ligado al calendario.

Si una niña era alumbrada el Día de la Merced la llamaría casi seguro Mercedes y, en caso de ser bautizada –que era lo habitual–, le seguiría el nombre de su madrina y el de la iglesia donde recibió el sacramento.

Hoy en día, cuando la religión ha dejado de ser una obligación –bajo amenaza de terribles castigos divinos y mundanos– y muchos padres esperan a que sus hijos crezcan para decidir si quieren ser bautizados, el nombre se ha desvinculado del calendario y se ha ligado a la moda, a “lo que se lleva es llamarse Pepe Bowie” –el pasado año, por ejemplo, los nombres más populares fueron Sofía y Santiago, y este año la tendencia, según algunos medios, apunta hacia las Lucías, Marías, los Pablos y los Mateos–.

Los padres en ciernes suelen hacer listas quilométricas con posibles nombres para su futuro hijo y, sin proponérselo, a cada apelativo le otorgan una personalidad e incluso un rostro: Sofía es inteligente, con determinación y un poco rebelde, o bien Mario, que es un donjuán. Creamos una imagen de acuerdo a otras personas que hemos conocido, o bien ciudades o conceptos que significan algo profundo para nosotros (Libertad, Luna, etc.).

Y muchas veces nos fijamos en aquellos personajes memorables –escritores, pintores, científicos, etc.

– que consideramos genios y, de alguna manera, pensamos que llamando a nuestro hijo como ellos puede asumir alguna de las cualidades de nuestros ídolos.

Tal vez esta idea te parezca una chorrada pero, ¿no ocurre lo mismo cuando un padre le pone su mismo nombre a un hijo? ¿No se espera de ese niño que siga los pasos de su progenitor?

Aunque esta creencia tiene más de psicológico que de puramente científico, un nuevo estudio desarrollado por MooseRoots, una web de genealogía, concluye que hay relación entre el nombre de una persona y su tendencia a la genialidad.

Para ello, sus creadores compilaron los nombres de 14.

750 filósofos, escritores, matemáticos, científicos, inventores, artistas, premios Nobeles y compositores de todas las nacionalidades, y aseguran que las personas que se llaman María y Juan tienen un coeficiente intelectual más alto, al igual que muchos grandes virtuosos.

Los padres quieren que sus bebés triunfen en un futuro y por ello deberían ponerles el nombre de un personaje memorable

Por una parte, es lógico que encontremos una gran mayoría de intelectuales y personajes históricos apodados de esta manera, ya que ambos nombres son bastante comunes, tanto en solitario como compuestos (Eva María, María Jesús, Juan José, Juan Pedro, etc.); harina de otro costal es asegurar que nombrando a tu retoño Juan vaya a acabar siendo diplomático o descubriendo una vacuna contra el cáncer.

Según expone MooseRoots, ya que todos los padres quieren que sus bebés sean exitosos en un futuro (el primer paso para que fracase es generar esta expectativa, el peso que la acompaña), “preparar a tu hijo para la grandeza dándole el nombre de un varón que ha destacado sobre los demás”. Han leído bien –“hombre”–, porque la mujer siempre ha estado infrarrepresentada en la historia.

El top 5 de nombres de genios

Este es el número de mentes más brillantes de la historia agrupadas por coincidencia en sus nombres:

1. Juan o John (Lennon): 352 genios

Procede del hebreo Yohanan o Yehohanan y significa literalmente «Yavé es bueno», «Yavé es misericordioso». Es uno de los cinco nombres de varón más populares en España –el primero es Antonio– y en países anglosajones es todavía más popular, incluso en apellidos (Johnson significa 'hijo de John').

2. Roberto (Frost): 220 genios.

De origen germánico, significa 'el resplandor de la fama o el brillo ilustre'. Su diminutivo inglés es Robin, del que deriva Robinson.

3. William/Guillermo (Shakespeare): 201 genios

Es un nombre mucho más frecuente en países anglosajones –en Estados Unidos nacieron 16.687 Williams en 2014–. Significa 'protección, voluntad, yelmo' y su origen es también germánico.

4. Carlos o Charles (Dickens): 148 genios

Tiene un origen germánico y significa 'hombre libre' o también 'audaz y fuerte'. Representa a la persona dotada de inteligencia y es uno de esos nombres que nunca pasan de moda.

5. David (Hume): 132 genios

Fue el nombre más popular de la década de los 90 en España y será tendencia en 2016. En hebreo significa 'amado' y se lo relaciona con el segundo rey de Israel, que venció al gigante Goliat.

La suerte del primogénito

Si además eres padre o madre primeriza y esperas tener descendencia, debes saber que, según un estudio realizado por el equipo de Petter Kristensen en la Universidad de Oslo, los niños que nacen primero tienen un coeficiente intelectual superior a sus hermanos menores. Basándose en registros militares de 240.000 reclutas noruegos, los investigadores observaron que los mayores tenían una ventaja de 2,3 puntos de CI respecto a sus hermanos más cercanos en edad y que esta diferencia aumentaba en relación al tercer y el cuarto hijo.

Los hijos mayores, al no tener que compartir la atención de sus padres en los primeros meses de vida, desarrollan más la inteligencia, según el estudio

Mientras, algunos investigadores argumentan que esta mayor inteligencia ya se forja en el útero, el equipo de Kristensen señala razones sociales, de estatus dentro de la familia y recursos (de afecto, tiempo, conocimientos) que son focalizados totalmente en ese primer bebé, mientras que sus siguientes hermanos deberán compartirlos.

Si tras leer este artículo aun estás convencido de llamar a tu hijo José (Ortega y Gasset) o María (Zambrano), porque respetas y adoras al eminente personaje, o porque tu vástago fue concebido mientras leías un libro de Ramón María (Valle-Inclán), lo que sí está garantizado es que tu futura descendencia tendrá, como mínimo, unos padres que le inculquen la pasión por la cultura.

Источник: https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2016-01-15/estos-son-los-nombres-que-deberias-poner-a-tu-hijo-si-quieres-que-sea-un-genio_1135588/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: