Ovulación y cambios en el flujo

¿De qué se trata el Método del Moco Cervical? | Ciclos, Etapas y Gráfico

Ovulación y cambios en el flujo

El método del moco cervical te ayuda a predecir cuándo vas a ovular mediante el seguimiento de los cambios en el moco cervical (flujo vaginal) a lo largo del ciclo menstrual.

Las hormonas que controlan el ciclo menstrual también hacen que el cuello uterino produzca moco, la sustancia viscosa en el cuello uterino que sale de la vagina en forma de flujo. El moco cervical cambia de color, textura y cantidad durante el ciclo menstrual (especialmente cerca de la ovulación).

Para evitar el embarazo con el método del moco cervical, debes controlar el moco todos los días y anotar los resultados en una tabla. Los cambios en el moco te ayudan a saber cuándo vas a ovular y puedes quedar embarazada. Durante los días seguros puedes tener relaciones sexuales vaginales sin protección. En los días fértiles, no tengas sexo vaginal o utiliza otro método anticonceptivo.

El método del moco cervical también se denomina “método de la ovulación” o “método Billings”. Es mejor comenzar a usar este método con la ayuda de un experto, como un médico, un enfermero o un asesor de planificación familiar, ya que puede ser difícil de aprender por ti misma.

No te bases en el método del moco cervical como anticonceptivo hasta que hayas registrado el moco durante, al menos, 1 ciclo. El método del moco cervical es más eficaz cuando lo combinas con el método de la temperatura.

Otro tipo de método del moco cervical es el denominado método de los 2 días.

¿Cómo reviso el moco cervical?

Debes sentir y observar el moco (o flujo) todos los días y registrar lo que notes en una tabla especial. Puedes comenzar a hacer el seguimiento del moco el día después de que el periodo menstrual termine completamente.

Puedes revisar el moco cervical de 3 maneras:

  • Limpia la abertura de la vagina con papel higiénico o un pañuelo de papel (ANTES de orinar). Observa el color y siente la textura del moco.
  • Observa el color y la textura del flujo en la ropa interior.
  • Introduce los dedos limpios en la vagina y después observa el color y la textura del moco en los dedos.

La mejor manera de sentir la consistencia del moco es frotarlo y extenderlo entre el dedo pulgar y el índice. Todos los días, registra todo lo que notes acerca del moco en una tabla: los días del periodo menstrual, los días secos, los días húmedos, los días pegajosos, los días turbios y los días escurridizos.

Cuando comienzas a registrar el moco, es mejor evitar el sexo vaginal durante 1 ciclo completo (o utilizar condón). La relación sexual puede hacer que el cuerpo produzca más moco o un moco diferente, lo que puede ser confuso cuando estás comenzando.

¿Cómo debe ser la textura del moco cervical?

El moco cervical cambia a lo largo del mes, según en qué momento del ciclo menstrual te encuentres:

  • Durante el periodo menstrual, el flujo de sangre cubre el moco, de manera que no lo notas. Los días en los que tienes el periodo menstrual son días fértiles.
  • Después del periodo menstrual, normalmente tienes algunos días sin moco y sin flujo en la ropa interior. Estos se denominan “días secos”, y si tu ciclo es largo, pueden considerarse días infértiles.
  • El cuerpo produce más moco cuando un óvulo comienza a madurar, antes de que esté por ocurrir la ovulación. Este moco suele ser amarillo, blanco o turbio, y tiene una textura pegajosa o viscosa. Lo puedes notar en la abertura de la vagina.
  • En general, la mayor cantidad de moco aparece justo antes de la ovulación. Es claro y tiene una textura escurridiza, parecida a la clara de huevo cruda, y se puede esparcir entre los dedos. Estos son los “días escurridizos” y son tus días fértiles, cuando es más probable que quedes embarazada.
  • Después de unos 4 días escurridizos, de pronto puedes tener menos moco, y este se vuelve turbio y pegajoso nuevamente, seguido por algunos días secos más; estos también son días infértiles. Después comienza el periodo menstrual y se repite el ciclo.

¿Cuáles son los días infértiles para tener relaciones sexuales cuando se usa el método del moco cervical?

Los días infértiles y fértiles varían de una mujer a otra y dependen de la duración del ciclo menstrual.

En general, los días infértiles comienzan después de que desaparece el moco más escurridizo y el flujo vuelve a ser turbio y pegajoso, y los días secos que siguen son aun más infértiles. Si tienes un ciclo largo, los días secos después del periodo menstrual también pueden considerarse infértiles.

Los días fértiles comienzan 2 o 3 días antes de los primeros signos de moco escurridizo, y duran hasta unos 3 días después del máximo de moco escurridizo. Los días del periodo menstrual también son fértiles, en especial, si tienes un ciclo corto.

Durante los días infértiles puedes tener sexo vaginal sin protección. En los días fértiles, no tengas sexo vaginal o utiliza otro método anticonceptivo.

¿Qué puede provocar cambios en el moco cervical?

Algunas actividades o condiciones pueden alterar el moco cervical natural y hacer que este método sea menos eficaz y más difícil de usar.

Esto incluye lo siguiente:

Los métodos del moco cervical no son una buena elección para las mujeres cuyo cuerpo no produce mucho flujo. Habla con tu médico si utilizas este método para evitar el embarazo y tienes inquietudes acerca del moco.

¿En qué consiste el método de los 2 días?

El método de los 2 días es un tipo de método del moco cervical más simple. Funciona mejor si estás completamente segura de que puedes decir si tienes moco todos los días o no.

El método de los 2 días es fácil de usar. Debes hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Tengo moco cervical hoy?
  • ¿Tuve moco cervical ayer?

Si tu respuesta a AMBAS preguntas es no, puedes tener sexo vaginal. Si tu respuesta a CUALQUIERA de las dos preguntas es sí, evita tener sexo vaginal (o utiliza otro método anticonceptivo).

Es posible que las mujeres que utilizan este método tengan solo 12 días infértiles durante cada ciclo.

Источник: https://www.plannedparenthood.org/es/temas-de-salud/anticonceptivos/metodos-basados-en-la-observacion-de-la-fertilidad-fam/en-que-consiste-el-metodo-del-moco-cervical-de-observacion-de-la

Ovulación y cambios en el flujo

Ovulación y cambios en el flujo

Durante la ovulación se producen cambios importantes en el flujo vaginal que nos hacen sospechar que estamos ovulando, lo que significa que estamos en medio de los días fértiles, aquellos en los que debemos mantener relaciones sexuales sin protección para lograr un embarazo. Por eso, es importante que conozcamos estos cambios y entendamos cómo funciona nuestro ciclo si queremos lograr de la manera más rápida el embarazo.

Indice

¿Qué son los días fértiles?

Muchas mujeres que quieren tener un hijo no entienden bien cómo funciona el proceso de fecundación, y simplemente se lanzan a mantener relaciones sexuales sin protección de manera esporádica buscando conseguir el embarazo.

A veces lo consiguen pronto y otras tardan mucho, llegando a pensar que tienen algún problema de fertilidad. Pero puede que simplemente se deba a que no saben cuándo deben mantener relaciones sexuales con su pareja.

Y es que el embarazo solo se logra si hay espermatozoides vivos en las trompas de Falopio en el momento en el que el óvulo maduro llega a estas. Si no se encuentra con ningún espermatozoide en el plazo de 24 horas, muere.

Por lo tanto, es fundamental saber cuándo hay un óvulo dispuesto para ser fecundado. Y eso ocurre en los días fértiles.

Durante el ciclo menstrual se producen una serie de fases encaminadas a lograr un embarazo. Así, en torno a la mitad del ciclo, el óvulo es liberado del ovario y recorre su camino hacia el útero, donde morirá 24 horas después de producirse la ovulación si no es fecundado.

Es en ese momento cuando la mujer se halla en sus días más fértiles pero hay que tener en cuanto que los días fértiles no son solo esas 24 horas, sino los días previos y los inmediatamente posteriores ya que los espermatozoides viven entre 3 y 5 días, por lo que pueden esperar durante este tiempo al óvulo y fecundarlo.

En resumen, son 3 o 4 días que se sitúan a mitad del ciclo. Así, en un ciclo ovulatorio regular de 28 días, los días fértiles son del día 12 al 16 del mismo. No obstante, dure lo que dure el ciclo, los días de fertilidad se situarán a la mitad del mismo. Es decir, en un ciclo de 35 días, por ejemplo, los días fértiles irán del 15 al 19.

¿Cómo saber cuándo son los días fértiles?

Para calcular los días fértiles puedes recurrir a las calculadoras de días fértiles, útiles sobre todo en periodos regulares. En ellas introduces la fecha de tu última regla y cuánto dura tu periodo, y te calcula al momento qué días debes mantener relaciones para aumentar las posibilidades de concebir.

Si eres irregular, debes estar atenta a las señales que indican que se ha producido o se va a producir la ovulación, como el aumento de la temperatura basal.

Esta es la temperatura que tiene una persona en reposo tras haber dormido un mínimo de 5 horas y se ha confirmado que es más baja durante toda la primera parte del ciclo menstrual y aumenta una vez se produce la ovulación. Por lo que si anotas tu temperatura cada día durante varios ciclos podrás calcular en qué momento del mismo se produce la ovulación.

La temperatura puede aumentar entre 0,4 y 1 grados en los días de la ovulación. Ese pico de temperatura indica el final de la ovulación, por lo que los días fértiles son unos 3 días antes.

También durante la ovulación se producen una serie de síntomas, como tener el pecho más tenso y sensible, un aumento de la libido, dolor y calambres en el bajo vientre, especialmente en el lado del ovario que ovula, etc.

No obstante, como no todas las mujeres notan estos síntomas, siempre se puede recurrir a los test de ovulación que se pueden comprar en cualquier farmacia.

Estos test detectan el aumento de la hormona luteinizante (LH) que se produce en la ovulación ya que esta hormona es la encargada de liberar el óvulo del folículo.

Los test de ovulación detectan ese pico de LH, indicando que la ovulación se va a producir en los siguientes 3 días. Por lo tanto, debes mantener relaciones sin protección en esos días.

Los cambios del flujo como indicador de fertilidad

Otra forma de saber cuándo se produce la ovulación y, por lo tanto, los días fértiles, es observando nuestro flujo vaginal ya que este cambia enormemente a lo largo del ciclo menstrual. ¿Cómo? Siguiendo estas pautas:

– En los días previos a la menstruación y después de esta el flujo vaginal suele ser pegajoso, blanquecino claro y con una consistencia más pastosa. Puede ser muy escaso y es el flujo menos fértil ya que no favorece el paso de los espermatozoides hacia el interior del útero.

– Después, aparece un flujo vaginal cremoso, de color blanco nacarado o amarillo pálido, que también restringe el paso de los espermatozoides. Este flujo se da unos días después de la regla y dura unos 3 o 4 días.

– En los días previos a la ovulación el flujo se vuelve abundante, acuoso, de color transparente o blanquecino. Este flujo es el segundo mejor para lograr la concepción ya que sí facilita el avance de los espermatozoides hacia las trompas de Falopio.

Durante la ovulación se produce el cambio más significativo ya que el flujo se vuelve transparente, con una consistencia como de clara de huevo y muy abundante. Carece de olor y puede estirarse varios centímetros sin romperse.

Tanto con el flujo anterior como con este debes mantener relaciones sexuales sin protección ya que estás en los días fértiles, por lo que tienes más posibilidades de lograr un embarazo al haber un óvulo vivo esperando ser fecundado.

Calcular los días fértiles es muy sencillo si se tiene un ciclo menstrual regular. En el caso de mujeres irregulares tendrán que acudir a síntomas como la temperatura basal o la evaluación del flujo para conocer en qué días pueden concebir.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/fertilidad/ovulacion/ovulacion-y-cambios-en-el-flujo-9512

Tipos de flujo vaginal y cómo diferenciarlos durante su período menstrual

Ovulación y cambios en el flujo

Este artículo también está disponible en: English, português

*Traducción: Kenny Rafael Delgado Arismendi

¿Qué es exactamente la secreción vaginal? En pocas palabras, es un término que abarca cualquier fluido no menstrual que salga de la vagina, como la lubricación vaginal, el fluido de excitación, los espermatozoides del día anterior y el fluido cervical.

El fluido cervical (también conocido como mucosidad cervical) es uno de los principales componentes del flujo vaginal.

Producido por las células del cuello uterino, el fluido cervical cambia a lo largo del ciclo de seco a húmedo, de cremoso a aceitoso, de elástico a pegajoso.

El seguimiento de tu flujo cervical en Clue te dará una mejor indicación de qué cambios y eventos hormonales están ocurriendo en tu cuerpo en un momento dado.

La comprensión de tus propios patrones puede ayudarte a saber cuándo aumenta el estrógeno, cuándo se ha producido la ovulación y cuándo puedes no necesitar lubricante.

Conocer el flujo vaginal y el ciclo del flujo cervical también puede ayudarte a reconocer cuando algo puede estar mal, desde una infección hasta un problema hormonal.

Por qué tenemos flujo cervical

Para que se produzca un embarazo, se necesita un óvulo, un espermatozoide y un fluido cervical fértil. El fluido cervical permite que los espermatozoides entren en el útero y lleguen al óvulo en la ovulación.

El cuello del útero es el pasaje entre el tracto reproductivo inferior y superior. Tiene glándulas dentro y alrededor de ella que producen fluido. La consistencia, opacidad y volumen de este flujo cambia junto con sus hormonas reproductivas.

En diferentes momentos de tu ciclo, el flujo cervical cambia para dificultar o facilitar que los espermatozoides pasen del cuello del uterino al útero (1).

El fluido cervical también protege a los espermatozoides del ambiente ácido de la vagina, y contiene anticuerpos que ayudan a mantener fuera las bacterias y virus no saludables (2, 3).

Descarga Clue para hacerle seguimiento a tu flujo cervical

4.8

más de 2M+ calificaciones

Cómo encontrar y sentir el flujo cervical

Si deseas conocer el flujo cervical, intente buscar y sentir los cambios en la consistencia (pastoso, fluido), la cantidad y el color, junto con la sensación en la abertura vaginal (húmedo o seco).

Puedes usar tus dedos para sentir el fluido en la entrada de la vagina o directamente en el cuello del útero. Fíjate en el color y la consistencia. Sentir cosas como el grosor, la humedad, la viscosidad (como el jabón) y la elasticidad del fluido.

Otra forma es buscar líquido en el papel higiénico. El fluido cervical debería ser visible en el papel y tener un aspecto diferente al resto de la humedad vaginal. Algunas personas encuentran esto menos confuso que recoger el fluido con los dedos porque tocar la vulva/vagina directamente puede hacer más difícil descifrar el fluido cervical de la lubricación general.

Si quieres también puedes probar a sumergir los dedos cubiertos de flujo en un vaso de agua. El fluido cervical permanecerá pegado a sus dedos o se hundirá en el fondo del vaso en un pequeño grumo. La humedad vaginal, por otro lado, se disolverá en el agua.

Se necesitará un poco de ensayo y error para encontrar un método que funcione mejor para usted. Tenga en cuenta que es posible confundir el fluido de la eyaculación o el fluido de excitación con el fluido cervical, incluso el día después del sexo.

Cambios en la secreción vaginal: cronología del flujo cervical a través de su período

1. Comienzo de su período: la menstruación

El primer día del período, el primer día de su período, los niveles de estrógeno y progesterona son bajos. Dado que los niveles de estrógeno determinan la producción de fluido cervical, el cuello del útero no está produciendo mucho flujo en este momento (4). No puedes notarlo de todos modos, ya que tienes tu período.

2. Justo después de tu período: ausente, seco

En los días posteriores al período, el estrógeno se eleva (el estrógeno es producido por el folículo que crece en el ovario mientras se prepara para liberar un óvulo en la ovulación). La mayoría no notará ningún fluido cervical por un par de días, sin embargo, hasta que el estrógeno sea más alto.

3. Que provoca la ovulación: pegajosa, blanca, cremosa, resbaladiza…

A medida que los niveles de estrógeno aumentan, el cuello del útero produce más líquido. Al principio, puede ser espeso y pegajoso o pegajoso, y se vuelve más húmedo y cremoso, como una loción.

Puede tener un aspecto blanquecino y nublado, o incluso amarillento (sobre todo si está seco en la ropa interior) (4).

En un ciclo menstrual de 28 días, puedes notar este fluido por primera vez alrededor del día 9 o 10 (1,4).

4. Alrededor de la ovulación: huevo, húmedo, resbaladizo, claro, elástico

A medida que se acerca la ovulación, se produce mucho más flujo cervical. Es probable que la vagina empiece a sentirse mucho más húmeda y que el fluido se vuelva más resbaladizo a medida que aumenta su contenido de agua. En un par de días, el fluido se vuelve más elástico y claro.

Cuando el estrógeno alcanza su máximo nivel, 1-2 días antes de la ovulación, el fluido cervical a menudo se asemeja a una clara de huevo cruda que se puede estirar unos centímetros entre el pulgar y el dedo (4,5).

La cantidad de flujo vaginal en este momento es diferente para cada persona, pero puede ser hasta 10-20 veces más que en otros puntos del período (6).

El «pico» del fluido cervical es aproximadamente un 95% de agua en peso, y un 5% de sólidos (electrolitos, compuestos orgánicos y proteínas solubles) (7). Según Google, la gente tiende a llamar a este tipo de fluido cervical «flujo de ovulación».

*Nota que la presencia de fluido cervical fértil no puede confirmar la ovulación con seguridad. Las pruebas de ovulación y el seguimiento de la temperatura corporal basal son más fiables para confirmar la ovulación.

5. Fase lútea: pegajoso, seco

Tan pronto como la ovulación termina, el flujo vaginal cambia una vez más. Incluso antes de notar un cambio visual, el fluido cervical ya se habrá vuelto más fibroso y difícil de atravesar para los espermatozoides (1).

En el día o dos después de la ovulación (el comienzo de la fase lútea), la cantidad de líquido disminuye rápidamente. La progesterona, la hormona dominante en esta fase, actúa para inhibir la secreción de líquido de las células epiteliales del cuello uterino (1).

El fluido puede volverse pegajoso o viscoso, o simplemente seco y ausente (1,4).

Esto nos lleva de nuevo a la menstruación, y el período comienza de nuevo.

Cada cuerpo es único, estos cambios pueden mostrarse de forma diferente para ti, o puedes experimentarlos e interpretarlos de forma diferente.

Para húmedo o seco – por qué el fluido cervical cambia

Entonces, ¿por qué cambia tanto el fluido cervical? Cada cambio tiene su propia función. El fluido cervical crea una ventana fértil que dura hasta seis días, mucho más que las 12-24 horas en las que un óvulo puede ser fertilizado después de la ovulación.

Los espermatozoides que entran en la vagina antes de la ovulación pueden ser suspendidos en este fluido, permitiéndoles sobrevivir más tiempo en el ambiente vaginal, que de otra manera sería ácido (1). Los espermatozoides pueden empezar a nadar a través de una secreción cremosa desde el noveno día de un ciclo de 28 días (1).

Cuando se produce la ovulación, el fluido elástico de la clara de huevo se convierte en el tipo de fluido más fácil de atravesar para los espermatozoides (6). Pero nadar nunca es demasiado fácil, este fluido también actúa para filtrar el «mejor» esperma.

Los nadadores más lentos se quedan atrás, al igual que los espermatozoides con otras anormalidades de movilidad o estructurales (2,8).

Después de la ovulación, cuando la ventana de un posible embarazo se ha cerrado, el fluido cervical se convierte en una barrera que impide que el esperma entre en el tracto reproductivo superior.

La progesterona producida por el ovario en la fase lútea actúa de manera similar a la progestina en un anticonceptivo de sólo progesterona.

Hace que el fluido cervical sea escaso y denso en sólidos, con poca agua, lo que dificulta el paso de los espermatozoides por el cuello del útero (9).

Señales de flujo vaginal anormal

Los cambios en el patrón del fluido cervical pueden indicar un problema hormonal. Esto suele ir acompañado de cambios en la duración de su ciclo y período. El alta también puede ser anormal si tiene una infección. Los signos de secreción anormal incluyen cambios en:

Consistencia: inusualmente delgada, o gruesa y más texturizada/gruesa

Color: gris, verde, amarillo o marrón

Volumen: aumento significativo e inesperado

Olor: metálico, a pescado o solo diferente

Si sospecha que tiene una secreción anormal, aprenda qué hacer y por qué ocurre en .

Источник: https://helloclue.com/es/articulos/fluidos-vaginales-y-cervicales/tipos-de-secrecion-vaginal-y-como-diferenciarlas-durante-su-periodo-menstrual

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: