Palomas de la ciudad

Palomas, una plaga de las grandes ciudades

Palomas de la ciudad

Las urbes del mundo no dejan de sumar problemas a medida que aumenta el número de habitantes. Contaminación ambiental y sonora, tránsito descontrolado, acumulación de residuos… Y también palomas, una plaga de acuerdo a la consideración de muchos, pero, sobre todo, un tema a resolver tratando de no vulnerar los derechos de los animales.

Un alado motivo de preocupación

De símbolos de paz a ratas del aire, son muchas las apreciaciones que estos seres alados generan en las personas.

La tierna imagen del jubilado alimentando palomas en la plaza, o de niños divirtiéndose al correr tras ellas, ha chocado, en los últimos tiempos, al fastidio por la superpoblación de estas aves y los múltiples inconvenientes que generan. Y peor aún si ha caído alguna caca en tu ropa nueva.

Es así que la proliferación de empresas que junto a roedores e insectos prometen que te libres de las palomas, una plaga en franco aumento, es una realidad palpable. Y los métodos que proponen a veces no resultan efectivos o están bastante reñidos con la ética.

De todas formas hay que asumir que estas aves seguirán aumentando en número a medida que las ciudades continúen creciendo. Por tal motivo, el control de la población de palomas es un asunto que preocupa y ocupa a las autoridades de los grandes centros urbanos.

Las palomas, una plaga difícil de manejar en algunas grandes ciudades, plantean el desafío de que se pueda controlar su número sin emplear métodos reñidos con la ética.

¿Por qué las palomas generan inconvenientes en las ciudades?

Entre las causas que se esgrimen para tratar de controlar la superpoblación de estas aves, podemos señalar:

  • Son portadoras y pueden transmitir gran cantidad de enfermedades, sobre todo a niños o personas inmunodeprimidas.
  • Dañan la vegetación de jardines, plazas y parques.
  • Estropean y corroen fachadas de edificios, chapas de coches, etc., con sus heces. Ten en cuenta que cada uno de estos animalitos “produce” alrededor de 15 kilogramos de caca por año.
  • Anidan en edificaciones que forman parte del patrimonio arquitectónico. Y es que las construcciones antiguas son más propicias para estos fines, con sus numerosas ornamentaciones.
  • Provocan ruidos molestos con sus aleteos y sus arrullos.
  • Obturan ventilaciones.
  • Atascan desagües.
  • Rompen antenas.
  • Desactivan alarmas.

Unas aves que se adaptaron sin inconvenientes a convivir junto a los humanos

¿Pero te has preguntado por qué estas criaturas aladas han abandonado un ambiente más natural y salvaje y prefieren el cemento de las grandes urbes? El alimento es la clave desde que el mundo es mundo.

Y es que los animales son más inteligentes de los que las personas queremos admitir. La razón es muy simple: a estas aves les resulta más fácil conseguir comida en una gran ciudad. Pero no solo eso. También hallan sin dificultad refugio y buenos lugares para hacer sus nidos.

Además, todo indica que no han tenido problemas en adaptarse al ruido y al trajín de una metrópoli. Lo que equivale a decir que se acostumbraron a los humanos y a sus ciudades porque precisamente allí obtienen sin mayor dificultad todo lo que necesitan para vivir.

Las palomas, una plaga difícil de controlar

El otro tema a responder es por qué tantas personas han desarrollado encono contra estos seres, habiendo tantos cuestiones por las qué indignarse o preocuparse hoy en día.

El sociólogo Colin Jerolmack considera que la respuesta pasa una vez más porque el ser humano suele detestar todo aquello que escapa de su control. Y las palomas parecen estar ganando la batalla en este aspecto. No tienen predadores -si quitamos al hombre de esta lista- y se reproducen a un ritmo bastante desenfrenado.

No obstante, las grandes ciudades siguen tomando medidas para tratar de moderar el número creciente de estos animales: desde la prohibición de alimentarlos hasta la captura, pasando por el suministro de alimento con anticonceptivos. El tiempo dirá si humanos y palomas pueden lograr una convivencia armoniosa en este hermoso y vapuleado planeta.

Fuente de la imagen principal: José Carlos Cortizo Pérez

Alba Muñiz

Egresada de TEA (Taller – Escuela – Agencia) con el título de Técnica en Periodismo General. Alba Muñiz es una periodista argentina que se ha desempeñado durante 19 años como encargada de prensa, comunicación y organización de eventos de la institución educativa de la que egresó en 1990.

Como redactora ha colaborado en el diario Página/12 y en las revistas Humor y La Maga. En el ámbito digital, escribió en la revista Magna y desarrolló contenidos para sitios de México y España. En forma paralela, llevó y lleva adelante campañas de prensa para profesionales de la cultura y del espectáculo de su país.

Entre ellos: el músico Enrique Llopis, el humorista Carlos Garaycochea y el escritor Leonardo Klimann Cherñavsky.  

Источник: https://misanimales.com/palomas-una-plaga-ciudades/

Palomas, una plaga peligrosa que debemos tomar en serio

Palomas de la ciudad

03 marzo En Actualidad control de plagas por Sergal

Si vives en una ciudad o pueblo, seguro que hoy te cruzaste con palomas. Las palomas se han convertido parte del paisaje de todas las ciudades o pueblos más o menos grandes.

No existe plaza sin palomas, ni fuente en verano en la que no se remojen para evitar el calor.

Hoy es muy necesario, que cualquier ciudad o pueblo en España contrate los servicios de empresas como SERGAL para realizar un control de la población de las mismas.

Plaga de Palomas

Palomas, el origen de la plaga

Estas aves anidaban originalmente en los acantilados, este era su hábitat, es apartir de 1950 cuando las poblaciones de las palomas a nivel mundial empiezan a crecer y a instalarse en las ciudades, utilizando los edificios para anidar, los cuales se parecen a los acantilados originales en los que ellas anidaban.

Las ciudades que en esa época empezaban a ser cada vez más grandes, eran el refugio perfecto para estas aves, ya que en ellas carecían de depredadores, como halcones, águilas,… que controlaran la población. Además, los edificios les proporcionaban los mejores lugares para anidar.

Por lo tanto, las ciudades proporcionaban a las palomas refugio, lugares seguros para anidar… ¡y también comida fácil! las palomas cambiaron sus hábitos y pasaron de procurarse su alimento a ser casi un carroñero de ciudad, para las palomas es mucho más fácil encontrar comida en las ciudades que en plena naturaleza.

Las palomas se han acostumbrado perfectamente al ruido y a los humanos.

Consejos para ahuyentar las palomas

La mejor forma de evitar la presencia de aves es retirarles su fuente de alimento, sin embargo, en zonas urbanas esto es muy difícil de conseguir o prácticamente imposible.

Si las palomas están colonizando su edificio, existen una serie de medidas que puede probar:

  • Impedir el acceso a los nidos colocando distintos tipos de barreras.
  • Restringir el acceso a cualquier fuente de alimento.
  • Asegurar siempre que los contenedores de basura estén cerrados, tampoco dejar bolsas de basura a la intemperie.

¿Cuándo hablamos de plaga de palomas y qué peligros conlleva?

Se considera que la densidad de palomas es superior a lo deseado, cuando hay más de 400 palomas por kilómetro cuadrado, aunque esta cifra puede variar en función de las características de cada ciudad.

Plaga de palomas y sus peligros

Las plagas de estas aves suponen un riesgo para la salud humana importante. Sus desechos pueden provocar más de 40 enfermedades y son portadoras de más de 50 ectoparásitos externos que pueden transmitir tanto a las personas como a los animales: garrapatas, piojos, ácaros, chinches, sarnilla…

Estas aves utilizan el propio nido para depositar sus excrementos, y se calcula que cada una de ellas puede producir unos catorce kilos de materia fecal al año. Esto hace que se abran grietas y huecos en las estructuras. El excremento de las palomas provoca un deterioro en edificios, monumentos, calles, parques, plazas…

Debido a la acumulación de excrementos puede llegar a desarrollarse la salmonella. La inhalación de excrementos secos o plumas puede provocar la psitacosis e infecciones fúngicas (enrojecimiento, exfoliación, ampollas, descamación de la piel, picor…).

Otro lugar, a donde pueden llegar las enfermedades son las huertas, causando que los alimentos queden infectados por clamidia, hongos y bacterias, que luego, pueden transmitirse a los seres humanos cuando se consumen estos alimentos.

Infórmate con Sergal y controlaremos cualquier plaga

Ponte en contacto con Sergal

En SERGAL somos especialistas en el Control y la Gestión de plagas de palomas

Al hablar de plaga urbana de palomas, nos referimos a  las que pueden implicar la transferencia de enfermedades infecciosas para el hombre y en el daño o deterioro del hábitat y del bienestar urbano, cuando su existencia es continua en el tiempo y está por encima de los niveles considerados por el “umbral de tolerancia”, que es el límite a partir del cual la densidad de población que forma la plaga es tal que sus individuos pueden provocar problemas sanitarios o ambientales, molestias, o bien, pérdidas económicas.

Si tiene problemas con estas aves no dude en ponerse en contacto con SERGAL, de esta forma podremos informarle sobre nuestra gama completa de soluciones para tratar con éxito los problemas con aves.

Más Información en control de plagas Sergal, en Santiago de Compostela.

Источник: https://sergal.es/actualidad/plaga-palomas/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: