Parto con bebé en posición posterior

La posición del bebé en el vientre materno en el momento del parto

Parto con bebé en posición posterior

Una de las preguntas que se hacen las embarazadas cuando se acerca el momento del parto es si su hijo estará bien colocado a la hora de nacer. De hecho, su posición se revisa en cada ecografía para ver si todo va bien, una cuestión muy importante al final de la gestación, porque la posición del bebé es determinante en el desarrollo del parto.

En la última ecografía el médico se fijará mucho en cómo está colocado el bebé, aunque también puede averiguarlo en el momento del parto a través de una exploración vaginal o las maniobras de Leopold. Así influye que el bebé venga de nalgas, con su columna apoyada en la madre, atravesado o de coronilla.

En el transcurso del embarazo, a medida que la cabeza del feto va creciendo, éste va girando en el interior del útero hasta encajar el cráneo en la pelvis. Suele suceder a partir del séptimo mes, manteniéndose hasta el día del nacimiento, sobre todo en las mamás primerizas.

En caso de haber tenido más hijos, el bebé puede cambiar de posición antes de nacer, si está bien colocado, descolocarse o al revés.

El motivo de que el feto pueda moverse hasta en último momento en madre no primerizas es la distensión de los músculos uterinos y abdominales producidos por partos anteriores. Por eso el bebé puede moverse durante las últimas semanas con facilidad.

La postura idónea del bebé para nacer es en posición longitudinal, la columna de madre e hijo se encuentran paralelas, apoyándola el niño en el abdomen materno, con la cabeza hacia abajo, y la coronilla encajada en la pelvis materna.

¿Por qué no se coloca bien el bebé?

En muchos casos nunca llega a saberse la razón por la cual un bebé no está en posición cefálica al final del embarazo, pero hay ciertos factores que pueden hacer más probable que nuestro bebé adopte otra posición:

  • En madres multíparas que ya han tenido varios hijos y cuyo útero suele estar más dilatado dándole más espacio al bebé para moverse.
  • Cuando hay demasiado líquido amniótico o demasiado poco.
  • En casos de placenta previa.
  • En embarazos múltiples.
  • Cuando el útero tiene una forma o crecimiento anormal, o presenta ciertas anormalidades como fibromas.
  • En madres con un historial de partos prematuros.

Cuando el bebé viene de nalgas

Cerca de un cuatro por ciento de los embarazos a término el bebé se presenta de nalgas, según la Federación de Asociaciones de Matronas de España. Cuando se descubre la cesárea programada suele ser la opción si el bebé no gira entre la última ecografía y el parto.

Aunque la cesárea no es necesaria siempre. El Protocolo Asistencial del parto de nalgas a término de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), opta por intentar un parto vaginal en el caso de un feto con crecimiento intrauterino fetal adecuado y un peso estimado inferior a 4 kg.

Para evitar la cesárea una ecografía en el momento del parto debe mostrar que la cabeza del bebé debe estar en flexión o indiferente, (en ningún caso el bebé puede estar mirando hacia arriba).

Debe estar en posición de nalgas puras (con las piernas hacia arriba, el culo encajado en el canal de parto) o de nalgas completas (ambos pies en el canal de parto).

Si viene atravesado o en posición posterior

Si el bebé estuviera atravesado, habría que recurrir al parto por cesárea. No es muy común que el bebé esté atravesado, pero sucede, cuando está tendido sobre su espalda y la cabeza la puede tener a la izquierda o a la derecha del abdomen de su madre. En ese caso, habría que recurrir al parto por cesárea.

También es poco frecuente la posición en diagonal o “de hombros”, pero ambas situaciones suelen padecerlas las mamás que han tenido más de tres hijos.

En el caso de que el bebé esté en posición posterior, es decir, su columna está apoyada en la de su madre y presentando una parte de la cabeza que no es la coronilla, el parto puede ser más lento y con más dificultad en el descenso, pero puede ser un parto vaginal.

Algunos ejercicios que ayudan a mover la posición fetal

Ningún estudio científico ha demostrado que ciertos ejercicios colaboren y ayuden a cambiar la posición del feto durante el embarazo y son los especialistas los que determinarán cuál es la mejor situación para ayudarle a nacer. Aún así, hay algunos medidas que parecen ayudar a que el bebé se de la vuelta:.

  • Nadar a braza con regularidad es un ejercicio excelente para que tu bebé pueda colocarse en posición cefálica puesto que ayuda a la relajación de la pelvis y los músculos del abdomen para que el bebé pueda girarse con mayor facilidad.
  • Controlar nuestra postura a lo largo del día. Para una posición óptima del bebé lo ideal es sentarse erguida con la espalda ligeramente inclinada hacia delante. También es mejor dormir de costado que boca arriba.
  • Ponerse de rodillas en el suelo y apoyar la cabeza sobre los antebrazos en el suelo, o hacer el pino con ayuda en la piscina.
  • Un ginecólogo puede realizar una versión cefálica externa cuando el bebé viene de nalgas, un procedimiento manual mediante el cual el médico intenta girar al bebé con un masaje sobre tu abdomen.

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Cinco grandes preocupaciones de las embarazadas en el tercer trimestre: ¿te sientes identificada?, Los últimos controles médicos antes del parto: en qué consisten y cuándo se realizan

Источник: https://www.bebesymas.com/parto/posicion-bebe-vientre-materno-momento-parto

Parto con bebé en posición posterior

Parto con bebé en posición posterior

Está claro es que durante el trabajo de parto y el parto en sí mismo el bebé va a tener que atravesar una serie de huesos y diferentes partes del cuerpo de su madre por lo que es importante que este se encuentre bien colocado y adopte una posición adecuada para que el trabajo de parto sea lo menos complicado posible y pueda llegar sin demasiada complicación a la abertura vaginal de su madre.

Índice

Posiciones del feto en el embarazo

Encontrar el camino más fácil para salir es importante y se puede lograr sin problema alguno gracias a ciertas posiciones del cuerpo del bebé. Hay distintos tipos de posiciones en las que el bebé se puede colocar antes de nacer y son:

– La posicióncefálica anterior es la posición en la que van a venir los bebés mayormente y también la óptima. Esta postura indica que su cabeza se encuentra hacia abajo, muy cerca de la pelvis.

– La posición cefálica posterior en la que se pueden encontrar en algunas ocasiones muchos bebés y que no es la idónea para el parto puesto que la más idónea es la postura cefálica anterior.

– La posiciónpodálica, es decir, que el bebé viene de nalgas, que no se ha dado la vuelta y sus pies son los que se encuentran en el canal de parto y no la cabeza.

– La posición transversal, que ocurre cuando el bebé se presenta de forma horizontal u oblicua por lo que no hay manera de que este atraviese el canal de parto, aunque es más común que esta se produzca en los nacimientos múltiples.

– Y, por último, la posición de frente que, aunque no es la más frecuente, también puede producirse. Suele ser el caso más excepcional. En dicha postura el bebé se coloca boca abajo, pero no flexiona el mentón. Su rostro está hacia abajo.

¿Cómo es más corto y fácil el parto?
 

Casi siempre es así cuando el bebé está cabeza abajo con la parte de atrás de la cabeza algo volteada hacia el vientre de su madre. Es la posición de la que hablábamos más arriba, es decir, la posición anterior, que es en la que se colocan la mayoría de los bebés al final del embarazo.

Esta resulta la más idónea porque es la posición en la que el bebé se ajusta perfectamente a la curva de la pelvis de la madre. Además, durante el parto el bebé curvará su espalda y apoyará su barbilla en su pecho.

De esta forma el parto debería progresar con mucha más facilidad. Sin embargo, no todos los partos y posturas son ideales.

De hecho, la posición posterior es otra de las posturas que podrían adoptar los bebés y que no es demasiado idónea para dar a luz, pero ¿por qué?

¿Qué consecuencias tiene la posición posterior?

Pues bien, lo cierto es que la gran mayoría de los bebés que se encuentran en esta posición nacen de manera natural. El problema es que para la madre este parto será mucho más complicado, sobre todo si la barbilla de este se proyecta hacia afuera en lugar de apoyada sobre su pecho.

Lo más habitual es que la futura mamá tenga dolor de espalda porque la cabeza del bebé esté presionando la columna vertebral de esta, que puedas romper aguas al comenzar el parto, que este sea lento y largo con episodios de contracciones que comienzan y paran y que sientas ganas de pujar antes de que el cuello uterino haya dilatado por completo.

Pero ¿por qué se encuentra así mi bebé?

Es posible que el bebé esté en esta posición por la forma de la pelvis. Muchas veces pasa que las mujeres (algunas, no todas) tienen una pelvis estrecha y ovalada o bien una pelvis ancha y en forma de corazón.

Cuando la pelvis de la futura mamá es oval o en forma de corazón lo más probable es que el bebé se vaya a acomodar en esta posición posterior, es decir, espalda contra espalda, en la parte más ancha de tu pelvis porque le va a resultar más sencillo descansar la cabeza.

Sin embargo, para que baje a tu pelvis en posición anterior puedes, por ejemplo, hacer muchas actividades de pie.

¿Qué más cosas puedo hacer para que mi bebé se coloque bien?

Cuando una mujer ve que su embarazo avanza y que su bebé no está bien colocado existen varios ejercicios y posiciones que uno puede probar para ayudarle a girar como podrían ser nadar a braza con regularidad, intentar controlar la postura que tenemos a lo largo del día e intentar sentarse erguida con la espalda ligeramente inclinada hacia delante, poner algo de música o luz sobre la tripita cerca de la pelvis para atraer así la atención del bebé y otros ejercicios como son ponerse de rodillas en el suelo y apoyar la cabeza sobre los antebrazos y, especialmente, estar tranquila y relajada.

¿Qué otras opciones existen si mi bebé sigue sin girarse?

Si vemos que la fecha probable de parto está cada vez más cerca y que el bebé sigue mal lo único que una puede hacer es acudir al ginecólogo a evaluar si podría ser adecuado un parto en determinada posición que no sea la posición cefálica anterior (la ideal) o hacer una cesárea para evitar riesgos innecesarios. Eso último se suele hacer normalmente cuando el bebé viene de nalgas.

No obstante, ante todo deberás tener paciencia y estar tranquila ya que lo más probable es que el bebé se gire a tiempo y, en caso de que finalmente no lo hiciera, todo el equipo médico que esté a tu lado durante el parto te ayudará enormemente y te guiará en todo el proceso para que tengas un parto maravilloso.

La fecha posible de parto se obtiene sumando 280 días (40 semanas) al primer día de la última regla de la mujer. Se trata de una fecha aproximada que más tarde el obstetra va ajustando conforme se va desarrollando la gestación.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/parto/parto-con-bebe-en-posicion-posterior-11215

El parto según la postura del bebé | Crecer feliz | Dexeus Mujer

Parto con bebé en posición posterior

Crecer feliz

Una duda que te asalta al final del embarazo es saber si el bebé que esperas está ya encajado en tu pelvis y si su postura es la adecuada para salir con cierta facilidad por vía vaginal. El feto se coloca en “posición de salida” generalmente en el séptimo mes, si se trata del primer embarazo, pero suele suceder más tarde, incluso poco antes del parto, si la mujer ya ha tenido hijos.

Empujando con la cabeza al nacer, la posición más habitual

La posición cefálica, en la que primero sale la cabeza, es la más común (95% de los partos) y la mejor para nacer.

En esta posición, con los brazos y las piernas recogidos sobre el cuerpo y el mentón pegado al pecho, el bebé “es como un huevo al que se le van dando pellizcos (ya que el útero se contrae por su parte superior), de modo que la zona más ahusada, la coronilla, es la que se acopla a la zona más estrecha del útero, el cérvix”, explica gráficamente el Dr. Alberto Rodríguez Melcón, jefe de Obstetricia Clínica del Hospital Universitario Dexeus de Barcelona.

No obstante, la posición cefálica puede ser anterior (occipito-púbica), en la que el feto “mira” hacia la columna vertebral de la madre, o posterior (occipito-sacra), en la que mira hacia el ombligo materno.

El parto vaginal es perfectamente viable en ambos casos, pero en el segundo será más lento, ya que el bebé, una vez dentro del canal, tiene que rotar sobre sí mismo para ir introduciendo la cabeza en la posición adecuada. Y eso le lleva su tiempo.

También aumentan un poco las probabilidades de romper aguas al principio del parto, de sufrir dolores de espalda con las contracciones y de tener que utilizar fórceps para extraer al niño.

Una postura del bebé poco frecuente

Otra posibilidad, aunque remota (menos del 1%), es que el bebé se coloque boca abajo, pero que no tenga la cabeza flexionada y con la barbilla pegada al pecho. Así, en vez de la coronilla mostrará primero la cara (si está totalmente deflexionado) o la frente (parcialmente deflexionado).

Bebé de nalgas ¿cómo será el parto?

En algunas ocasiones el bebé viene de nalgas. Puede estar sentado al estilo indio, con las piernas cruzadas sobre tu pelvis, de forma que los pies sean lo primero que introduce en el canal de parto. Esta posición se denomina presentación podálica completa.

También puede ocurrir que tenga las piernas hacia arriba y los pies delante de su rostro, de manera que encaja el culete. Es la presentación podálica incompleta, también llamada “nalgas puras”.

En ambos casos es casi seguro que el tocoginecólogo optará por la cesárea.

“La parte más voluminosa es su cabeza, que en el expulsivo puede quedarse atrapada en los huesos de la pelvis materna y dejar al bebé literalmente colgado en el aire, con medio cuerpo fuera, lo que conlleva un peligro serio”, dice el Dr. Bernat Serra, jefe del Servicio de Obstetricia del Hospital Universitario Dexeus.

Aún así, en estos casos se puede intentar un parto vaginal, siempre y cuando se reúnan tres requisitos: que la dilatación sea rápida y espontánea; que el feto, sobre todo su cabeza, sea pequeño en proporción a la pelvis materna, y que su cabeza esté flexionada, con el mentón pegado al pecho. Si fuese así, sí podrían salir primero los pies o las nalgas, luego los hombros y al final la cabeza.

“Las dos son situaciones excepcionales, posiblemente un obstetra no se encuentra más de cinco casos como éstos en toda su trayectoria profesional”, señala el doctor Alberto Rodríguez. Eso sí, en ambas será preciso hacer cesárea.

Las posiciones transversas

Es muy raro, pero el niño puede estar en horizontal, con su columna y la de la madre formando un ángulo de 90º. En este caso introducirá primero un hombro, o un brazo, o las rodillas… O no se encajará. “Hay que resolver el parto por cesárea, ya que es imposible que el feto baje así por el canal”, advierte el doctor Soria.

Un caso particular es que el pequeño esté en situación oblicua: ni en vertical (situación longitudinal) ni en horizontal (situación transversa). Su postura puede variar en cualquier momento, hacia la situación longitudinal (que podría permitir el parto vaginal) o hacia la situación transversa, que exigiría cesárea.

¿Cuándo se dará la vuelta el bebé?

Si es tu primer embarazo, o más normal es que el feto se coloque cabeza abajo antes y ya no se dé la vuelta.

Aunque en las madres primerizas el feto suele adoptar la posición en la que va a nacer hacia la semana 34-38, en el caso de las mujeres que ya han sido madre antes hay más probabilidades de que el niño se ponga de nalgas o en una postura transversa, o de que esté bien encajado y se salga, o de que se coloque en la posición cefálica cuando faltan pocos días para el parto.

¿Las razones? Tus músculos uterinos y abdominales están más distendidos tras los partos anteriores, de manera que permiten al feto moverse más fácilmente hasta el final.

Además, existen otros factores que lo propician: que tu pelvis sea muy estrecha (el feto puede no lograr un correcto encaje) o que tengas demasiado líquido amniótico, lo que le permitiría moverse y voltearse con más facilidad.

Distintas posibilidades

“En realidad el feto puede cambiar de situación o presentación en cualquier momento de la gestación, pero a partir de los 7 u 8 meses no suele haber cambios”, explica el doctor Bernat Serra, jefe del Servicio de Obstetricia del Hospital Dexeus de Barcelona. No obstante, un número no desdeñable de bebés que a los 7 meses están en presentación podálica, acaban girándose antes del final del embarazo.

“En la semana 34, un 12% de los fetos están de nalgas, porcentaje que se reduce al 4% llegado el momento del parto”, señala el Dr. Alberto Rodríguez. De ello se deduce que cerca del 8% de los bebés cambian de la postura de nalgas a la cefálica en los dos últimos meses de embarazo.

Bebé encajado desde la semana 36

En resumen: si es tu primer embarazo, seguramente el bebé estará encajado desde la semana 36; en cambio, si has dado a luz con anterioridad, puede que esto no suceda hasta la semana 40.

Sea cual sea la parte del cuerpo que tu hijo se empeñe en presentar primero el día en que decida salir al mundo, ten por seguro que a tu lado habrá un profesional dispuesto a que todo se desarrolle de la mejor forma posible para que nazca sano. Y eso, en definitiva, es lo que importa.

Источник: https://www.dexeus.com/quienes-somos/sala-de-prensa/ultimas-noticias/posicion-fetal-parto

La postura del feto indica cómo será tu parto

Parto con bebé en posición posterior

La postura del feto indica cómo será tu parto. Esta aseveración tan real nos indicará si efectivamente podrás tener a tu bebé por parto vaginal o si debes recurrir a una cesárea. El 85% de los bebés se coloca cabeza abajo en la llamada posición cefálica; esta es la más natural y la que facilita un parto vaginal.

No obstante, no todos los casos son iguales; muchas veces, el bebé tampoco se posiciona en posición cefálica en los meses estipulados. Por eso, abordaremos este tema para que conozcas todos los aspectos relacionados con este fenómeno, que puede definir tu tipo de parto.

Resulta muy importante que el bebé se posicione correctamente en la pelvis para que la mujer pueda tener un parto vaginal, o incluso una extracción por cesárea que resulte más sencilla. Cerca del séptimo mes de embarazo, el feto comienza a tomar la posición cefálica; en esta, ubica su cabeza cerca de la pelvis de la mamá.

Esta acción se da de forma automática. Según se estima, en las madres primerizas y en las mujeres que se encuentran en su segundo parto, el bebé puede cambiar de posición en el octavo mes; incluso puede hacerlo pocas semanas antes del parto.

Sin embargo, también existen otras posiciones en las que se puede ubicar tu bebé y que podrían complicar la labor. Algunas de ellas son:

La posición cefálica anterior

En esta postura, los bebés ponen su nuca en la parte delantera de la pelvis. De esta manera, se facilita el parto y se logra que se desarrolle en el menor tiempo posible.

La posición cefálica posterior

También se considera una postura bastante aceptada. No obstante, si los bebés bajan con la nuca en dirección a la columna de la madre, esto llevará a que la madre sienta dolores de espalda y fatiga y a que el alumbramiento se alargue.

Cuando los niños se encuentran en las posiciones cefálicas, se estima que casi con seguridad la madre tendrá un parto normal. Dependiendo de si el feto logra reacomodarse en la posición cefálica posterior, es posible que se recurra al uso de fórceps para poder concluir con la labor de parto.

Posturas que requerirán de una cesárea

Ahora bien, existen otras posiciones que, por el contrario, conllevarían a que se realice una cesárea para poder extraer al bebé. Estas son:

Posición de cara

Se presenta cuando la madre tiene algún problema en su útero; esto induce al niño a asomar la cara o la frente. Por ese motivo, el diámetro se eleva para que el niño pueda salir y la madre difícilmente podrá dilatar y pujar lo suficiente para lograr su expulsión.

Posición transversal

En una población del 0,2% de las embarazadas sus bebés se ubican en la posición transversal. Como su nombre lo indica, están acostados de forma horizontal sobre el canal de salida. Desde luego, si el bebé presenta esta condición, será imposible que la madre tenga un parto vaginal.

“Cerca del séptimo mes de embarazo, el feto comienza a tomar la posición cefálica; es decir, ubica su cabeza cerca de la pelvis de la mamá”

Posición podálica

Es conocida comúnmente como la posición de nalgas. El niño suele tomar esta postura cuando el cordón umbilical es corto, cuando el útero tiene alguna malformación o cuando la placenta se ubica sobre el cuello del útero.

Entonces, el niño parecerá estar sentado con las nalgas como primer elemento a salir, o incluso puede salir primero algunas de sus extremidades inferiores o ambas.

En un reducido número de casos las madres han logrado dar a luz por vía vaginal cuando sus niños tienen posición podálica. Generalmente, se da cuando se enfrentan a su segundo o tercer parto, ya que su pelvis ya cuenta con un diámetro considerable.

Cómo se puede cambiar la postura del bebé

Efectivamente, la postura en la que se ubica el bebé puede cambiarse para facilitar que suceda un parto natural. Antiguamente, las llamadas parteras o matronas realizaban masajes muy suaves para reubicar al niño.

Es posible que tu obstetra realice alguna acción similar durante el parto, o también que espere hasta último momento. Muchos niños en posición transversal, por ejemplo, se giran naturalmente para tomar la posición cefálica.

Como complemento, puedes considerar realizar estas acciones: tomar clases de natación, practicar yoga al menos 25 o 30 minutos al día y usar una pelota grande como las de playa para sentarte sobre ella y balancearte hacia adelante. Todas ellas contribuirán a que tu bebé adopte la posición adecuada para salir al mundo.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/la-postura-del-feto-indica-como-sera-tu-parto/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: