Parto con desgarros

Contents
  1. Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada
  2. ¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal?
  3. ¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta?
  4. ¿Es eficaz el uso de Epi-No?
  5. Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías?
  6. Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/ Desgarro vaginal durante el parto Desgarro vaginal durante el parto Desgarro vaginal durante el parto Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada Una de las posibles complicaciones del parto que más miedo genera es el traumatismo perineal, nombre que recibe el desgarro o la episiotomía producida en el momento del expulsivo. Aunque los nuevos protocolos están tratando de reeducar a los profesionales para que intervengan menos y dejen que el parto fluya sin prisas, no todo está en manos de los médicos y la mujer también puede hacer cosas para evitar este tipo de situaciones. Hemos hablado con Elena Valiente, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico en la clínica «Duque de Sevilla – Ginecología y Fisioterapia de la mujer», sobre lo que puede hacer la embarazada para evitar episiotomías y desgarros. En varias ocasiones hemos hablado del masaje perineal como uno de los principales recursos que podemos poner en práctica para evitar, en la medida de lo posible, que se produzcan desgarros durante el parto. El objetivo del masaje perineal es el estirar el perineo, ablandarlo y darle elasticidad para que en el momento del parto esté más preparado para abrirse. Además, el masaje sirve para conocer un poco las sensaciones que sucederán durante el parto y familiarizarse con ellas, ayudando así a relajar la zona en el momento cumbre del alumbramiento. «El masaje perineal ayuda a mejorar la vascularización de la zona vaginal. El peso que se soporta durante el embarazo, reduce la oxigenación de la vulva, de ahí su clásico aspecto azulado en la última etapa de la gestación. Esto es importante mejorarlo de cara al parto, para evitar complicaciones» – aconseja la fisioterapeuta. Elena es contundente con respecto a la eficacia del masaje perineal: «Está demostrado, que este tipo de masaje ayuda a reducir hasta en un 30 por ciento el riesgo de desgarro durante el parto, pero lógicamente el masaje no lo es todo» Y que, según nos explica la fisioterapeuta, el masaje perineal conforma tan sólo una parte de la preparación que debe llevar a cabo la mujer durante el embarazo, y que incluye entre otros aspectos: ¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal? Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/ Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son: Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos. Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos. Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal. Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada Una de las posibles complicaciones del parto que más miedo genera es el traumatismo perineal, nombre que recibe el desgarro o la episiotomía producida en el momento del expulsivo. Aunque los nuevos protocolos están tratando de reeducar a los profesionales para que intervengan menos y dejen que el parto fluya sin prisas, no todo está en manos de los médicos y la mujer también puede hacer cosas para evitar este tipo de situaciones. Hemos hablado con Elena Valiente, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico en la clínica «Duque de Sevilla – Ginecología y Fisioterapia de la mujer», sobre lo que puede hacer la embarazada para evitar episiotomías y desgarros. En varias ocasiones hemos hablado del masaje perineal como uno de los principales recursos que podemos poner en práctica para evitar, en la medida de lo posible, que se produzcan desgarros durante el parto. El objetivo del masaje perineal es el estirar el perineo, ablandarlo y darle elasticidad para que en el momento del parto esté más preparado para abrirse. Además, el masaje sirve para conocer un poco las sensaciones que sucederán durante el parto y familiarizarse con ellas, ayudando así a relajar la zona en el momento cumbre del alumbramiento. «El masaje perineal ayuda a mejorar la vascularización de la zona vaginal. El peso que se soporta durante el embarazo, reduce la oxigenación de la vulva, de ahí su clásico aspecto azulado en la última etapa de la gestación. Esto es importante mejorarlo de cara al parto, para evitar complicaciones» – aconseja la fisioterapeuta. Elena es contundente con respecto a la eficacia del masaje perineal: «Está demostrado, que este tipo de masaje ayuda a reducir hasta en un 30 por ciento el riesgo de desgarro durante el parto, pero lógicamente el masaje no lo es todo» Y que, según nos explica la fisioterapeuta, el masaje perineal conforma tan sólo una parte de la preparación que debe llevar a cabo la mujer durante el embarazo, y que incluye entre otros aspectos: ¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal? Así pues, y partiendo de la base de que el masaje perineal es sólo una ayuda más, Elena nos explica cómo y cuándo realizarlo para que sea más efectivo: «Mi recomendación es comenzar a realizarlos a partir de la semana 35, y no antes, porque me he encontrado alguna vez con mujeres que ha empezado a hacérselos mucho antes y cuando han llegado a la semana 36 se han cansado y lo han dejado. Y precisamente esta última etapa es la importante» «Con diez minutos al día es suficiente si se hace bien. Por eso, mi consejo es que no sea una misma quien se lo haga, sino que pida ayuda a la pareja. Porque una misma sólo va a poder masajearse con el pulgar, de manera que sólo trabajará la zona de entrada a la vagina. Mientras que la pareja puede alcanzar planos del suelo pélvico mucho más profundos» En su clínica, Elena explica a las parejas que deseen comenzar con los masajes cómo deben realizarlos, y aunque aprovechamos esta ocasión para recordar un post de Armando en donde nos explicaba la técnica del masaje perineal, es conveniente consultar siempre con un especialista en suelo pélvico para que nos guíe en su correcta ejecución. ¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta? Mucho se habla sobre el aceite de rosa de mosqueta como aliado para favorecer la elasticidad de la piel. Sin embargo, para los masajes perineales Elena no lo recomienda, y en su lugar apuesta por lubricantes similares al moco vaginal, como el gel Mucus de Cumlaude. «El masaje perineal resulta molesto, y el aceite de rosa de mosqueta se absorbe rápidamente, por lo que se tiende a hacer más fricción a la hora de masajear, y esto provoca mayor contracción de los músculos del perineo y, por tanto, mayores molestias» «Es mejor optar por geles lubricantes y una vez que hayamos terminado el masaje perineal, recurrir, si se quiere a un masaje suave con aceite de rosa de mosqueta o algún otro que pueda usarse para este fin» ¿Es eficaz el uso de Epi-No? Hace unos años salió al mercado un aparato llamado Epi-No que se presenta como un ejercitador del suelo pélvico para preparar el periné de cara al parto. Lo que hace este aparato es familiarizar a la mujer con la sensación y presión que sentirá en el periné en el momento del expulsivo, ayudándole a controlar los pujos. Sin embargo, desde la Asociación El Parto es Nuestro no lo recomiendan, como tampoco lo hace Elena. «Yo trabajo siempre en base a la evidencia científica, y me voy adaptando a los nuevos estudios. Por el momento, no hay evidencias de que el Epi-No reduzca el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto» «Por otro lado, vería lógico el uso del Epi-No si la mujer tiene claro que no querrá epidural en el parto, pero si no es el caso, este aparato no sirve de nada ya que la sensación de presión en el periné que se siente al usar el Epi-No, y que por tanto te sirve para saber dirigir los pujos, desaparece en el momento en que se administra la epidural» Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías? La fisioterapeuta insiste en que el hecho de llevar a cabo una correcta preparación durante el embarazo, combinada con masajes perineales, ayuda a reducir el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto, pero desgraciadamente no lo evitan. Y es que hay otros muchos factores que pueden interferir a la hora de que el parto acabe con desgarros o necesidad de episiotomía: «Si la mujer gana una gran cantidad de kilos, la recta final la afrontará de forma pesada y poco activa, y como consecuencia de ello llegará cansada y en baja forma al parto. Además, si decide ponerse epidural, se necesitará una mayor cantidad de anestesia (puesto que ésta va en función del peso), y a mayor dosis de anestesia más probabilidad de no controlar el pujo, de que el parto se alargue y se requiera ayuda instrumental» Además, Elena destaca la importancia que tiene el hecho de que si todo marcha bien, los profesionales dejen que el parto fluya sin prisas, y que la mujer pueda dilatar tranquila y con libertad de movimiento, haciendo uso si lo desea de pelotas y bañeras de dilatación. En resumen, si estás embarazada y te preocupa el momento del parto, recuerda que puedes hacer varias cosas para evitar que éste acabe con un traumatismo perineal. ¡Pregunta todas tus dudas a tu matrona o a una fisioterapeuta especializada en ginecología y suelo pélvico! Agradecimientos Elena Valiente Fotos iStock En Bebés y Más Realiza un masaje perineal para mejorar las condiciones del parto, La episiotomía eleva el riesgo de desgarro en el siguiente parto, Porcentajes de episiotomías en los países europeos, Curioso vídeo viral: un globo y una pelota de ping pong para explicar qué sucede en el parto Источник: https://www.bebesymas.com/parto/que-podemos-hacer-para-evitar-episiotomias-desgarros-parto-consejos-fisioterapeuta-especializada Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/ Desgarro vaginal durante el parto Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Tipos de desgarro vaginal durante el parto Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son: Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos. Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos. Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal. Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? Si bien no son infalibles, existen ciertas sugerencias aplicables para prevenir este tipo de lesiones. Te contamos cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto. ¡Toma nota! 1. Prepara tu cuerpo 1. Prepara tu cuerpo Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto. Por ejemplo, es importante incluir algún tipo de ejercicio en tu rutina diaria en el transcurso de la gestación. Entre otras cosas, el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez mejora la elasticidad de la piel. Además, favorece el flujo sanguíneo al perineo y la vagina. Por otra parte, te recomendamosmantener una buena nutrición e hidratación para cuidar la salud de tu piel y músculos. Incluye alimentos con omega-3, proteínas magras y una amplia gama de verduras para completar una dieta saludable. Asimismo, la vitamina E, la vitamina C y el zinc proporcionan a tu cuerpo la capacidad de estirarse y recuperarse después del parto. 2. Masaje perineal 2. Masaje perineal La preparación del perineo durante el embarazo reduce el riesgo de desgarro en las madres que tienen su primer parto vaginal. El masaje puede ayudar a una mujer a familiarizarse con su propio cuerpo y a tener mayor confianza en su capacidad para dar a luz al bebé. Si, por el contrario, no te sientes cómoda con la idea del masaje perineal, debes saber que no es un requisito indispensable. 3. La posición de nacimiento importa 3. La posición de nacimiento importa Sin ninguna duda,la posición en la que te encuentras cuando empujas tiene una gran influencia sobre las probabilidades de desgarro vaginal. Por ejemplo, si te sitúas acostada con las piernas hacia arriba o ejerces presión sobre el coxis y el perineo, reduces el tamaño del suelo pélvico y aumenta la probabilidad de que se rompa. “Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto” Asimismo, se considera que la mejor posición para dar a luz es aquella que eliges de manera instintiva y en la que te sientes más cómoda. Por ello, es necesario que te muevas libremente hasta encontrar una postura que te ayude a sobrellevar las contracciones. En todo caso, la posición menos estresante para el perineo es a cuatro patas, sobre manos y rodillas. 4. Ejercicios de suelo pélvico 4. Ejercicios de suelo pélvico Los ejercicios de suelo pélvico se utilizan para fortalecer los músculos de la pelvis. La idea es que después del nacimiento, los músculos vuelvan a su forma normal y que se tenga menos probabilidades de experimentar incontinencia. Aprender a relajar los músculos pélvicos también es importante, ya que maximiza el espacio para que el bebé descienda. Con unos pocos minutos diarios, puedes lograr grandes avances en este sentido. 5. Evita la episiotomía Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada Una de las posibles complicaciones del parto que más miedo genera es el traumatismo perineal, nombre que recibe el desgarro o la episiotomía producida en el momento del expulsivo. Aunque los nuevos protocolos están tratando de reeducar a los profesionales para que intervengan menos y dejen que el parto fluya sin prisas, no todo está en manos de los médicos y la mujer también puede hacer cosas para evitar este tipo de situaciones. Hemos hablado con Elena Valiente, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico en la clínica «Duque de Sevilla – Ginecología y Fisioterapia de la mujer», sobre lo que puede hacer la embarazada para evitar episiotomías y desgarros. En varias ocasiones hemos hablado del masaje perineal como uno de los principales recursos que podemos poner en práctica para evitar, en la medida de lo posible, que se produzcan desgarros durante el parto. El objetivo del masaje perineal es el estirar el perineo, ablandarlo y darle elasticidad para que en el momento del parto esté más preparado para abrirse. Además, el masaje sirve para conocer un poco las sensaciones que sucederán durante el parto y familiarizarse con ellas, ayudando así a relajar la zona en el momento cumbre del alumbramiento. «El masaje perineal ayuda a mejorar la vascularización de la zona vaginal. El peso que se soporta durante el embarazo, reduce la oxigenación de la vulva, de ahí su clásico aspecto azulado en la última etapa de la gestación. Esto es importante mejorarlo de cara al parto, para evitar complicaciones» – aconseja la fisioterapeuta. Elena es contundente con respecto a la eficacia del masaje perineal: «Está demostrado, que este tipo de masaje ayuda a reducir hasta en un 30 por ciento el riesgo de desgarro durante el parto, pero lógicamente el masaje no lo es todo» Y que, según nos explica la fisioterapeuta, el masaje perineal conforma tan sólo una parte de la preparación que debe llevar a cabo la mujer durante el embarazo, y que incluye entre otros aspectos: ¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal? Así pues, y partiendo de la base de que el masaje perineal es sólo una ayuda más, Elena nos explica cómo y cuándo realizarlo para que sea más efectivo: «Mi recomendación es comenzar a realizarlos a partir de la semana 35, y no antes, porque me he encontrado alguna vez con mujeres que ha empezado a hacérselos mucho antes y cuando han llegado a la semana 36 se han cansado y lo han dejado. Y precisamente esta última etapa es la importante» «Con diez minutos al día es suficiente si se hace bien. Por eso, mi consejo es que no sea una misma quien se lo haga, sino que pida ayuda a la pareja. Porque una misma sólo va a poder masajearse con el pulgar, de manera que sólo trabajará la zona de entrada a la vagina. Mientras que la pareja puede alcanzar planos del suelo pélvico mucho más profundos» En su clínica, Elena explica a las parejas que deseen comenzar con los masajes cómo deben realizarlos, y aunque aprovechamos esta ocasión para recordar un post de Armando en donde nos explicaba la técnica del masaje perineal, es conveniente consultar siempre con un especialista en suelo pélvico para que nos guíe en su correcta ejecución. ¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta? Mucho se habla sobre el aceite de rosa de mosqueta como aliado para favorecer la elasticidad de la piel. Sin embargo, para los masajes perineales Elena no lo recomienda, y en su lugar apuesta por lubricantes similares al moco vaginal, como el gel Mucus de Cumlaude. «El masaje perineal resulta molesto, y el aceite de rosa de mosqueta se absorbe rápidamente, por lo que se tiende a hacer más fricción a la hora de masajear, y esto provoca mayor contracción de los músculos del perineo y, por tanto, mayores molestias» «Es mejor optar por geles lubricantes y una vez que hayamos terminado el masaje perineal, recurrir, si se quiere a un masaje suave con aceite de rosa de mosqueta o algún otro que pueda usarse para este fin» ¿Es eficaz el uso de Epi-No? Hace unos años salió al mercado un aparato llamado Epi-No que se presenta como un ejercitador del suelo pélvico para preparar el periné de cara al parto. Lo que hace este aparato es familiarizar a la mujer con la sensación y presión que sentirá en el periné en el momento del expulsivo, ayudándole a controlar los pujos. Sin embargo, desde la Asociación El Parto es Nuestro no lo recomiendan, como tampoco lo hace Elena. «Yo trabajo siempre en base a la evidencia científica, y me voy adaptando a los nuevos estudios. Por el momento, no hay evidencias de que el Epi-No reduzca el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto» «Por otro lado, vería lógico el uso del Epi-No si la mujer tiene claro que no querrá epidural en el parto, pero si no es el caso, este aparato no sirve de nada ya que la sensación de presión en el periné que se siente al usar el Epi-No, y que por tanto te sirve para saber dirigir los pujos, desaparece en el momento en que se administra la epidural» Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías? La fisioterapeuta insiste en que el hecho de llevar a cabo una correcta preparación durante el embarazo, combinada con masajes perineales, ayuda a reducir el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto, pero desgraciadamente no lo evitan. Y es que hay otros muchos factores que pueden interferir a la hora de que el parto acabe con desgarros o necesidad de episiotomía: «Si la mujer gana una gran cantidad de kilos, la recta final la afrontará de forma pesada y poco activa, y como consecuencia de ello llegará cansada y en baja forma al parto. Además, si decide ponerse epidural, se necesitará una mayor cantidad de anestesia (puesto que ésta va en función del peso), y a mayor dosis de anestesia más probabilidad de no controlar el pujo, de que el parto se alargue y se requiera ayuda instrumental» Además, Elena destaca la importancia que tiene el hecho de que si todo marcha bien, los profesionales dejen que el parto fluya sin prisas, y que la mujer pueda dilatar tranquila y con libertad de movimiento, haciendo uso si lo desea de pelotas y bañeras de dilatación. En resumen, si estás embarazada y te preocupa el momento del parto, recuerda que puedes hacer varias cosas para evitar que éste acabe con un traumatismo perineal. ¡Pregunta todas tus dudas a tu matrona o a una fisioterapeuta especializada en ginecología y suelo pélvico! Agradecimientos Elena Valiente Fotos iStock En Bebés y Más Realiza un masaje perineal para mejorar las condiciones del parto, La episiotomía eleva el riesgo de desgarro en el siguiente parto, Porcentajes de episiotomías en los países europeos, Curioso vídeo viral: un globo y una pelota de ping pong para explicar qué sucede en el parto Источник: https://www.bebesymas.com/parto/que-podemos-hacer-para-evitar-episiotomias-desgarros-parto-consejos-fisioterapeuta-especializada Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/ Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son: Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos. Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos. Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal. Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? Si bien no son infalibles, existen ciertas sugerencias aplicables para prevenir este tipo de lesiones. Te contamos cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto. ¡Toma nota! 1. Prepara tu cuerpo Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto. Por ejemplo, es importante incluir algún tipo de ejercicio en tu rutina diaria en el transcurso de la gestación. Entre otras cosas, el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez mejora la elasticidad de la piel. Además, favorece el flujo sanguíneo al perineo y la vagina. Por otra parte, te recomendamosmantener una buena nutrición e hidratación para cuidar la salud de tu piel y músculos. Incluye alimentos con omega-3, proteínas magras y una amplia gama de verduras para completar una dieta saludable. Asimismo, la vitamina E, la vitamina C y el zinc proporcionan a tu cuerpo la capacidad de estirarse y recuperarse después del parto. 2. Masaje perineal La preparación del perineo durante el embarazo reduce el riesgo de desgarro en las madres que tienen su primer parto vaginal. El masaje puede ayudar a una mujer a familiarizarse con su propio cuerpo y a tener mayor confianza en su capacidad para dar a luz al bebé. Si, por el contrario, no te sientes cómoda con la idea del masaje perineal, debes saber que no es un requisito indispensable. 3. La posición de nacimiento importa Sin ninguna duda,la posición en la que te encuentras cuando empujas tiene una gran influencia sobre las probabilidades de desgarro vaginal. Por ejemplo, si te sitúas acostada con las piernas hacia arriba o ejerces presión sobre el coxis y el perineo, reduces el tamaño del suelo pélvico y aumenta la probabilidad de que se rompa. “Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto” Asimismo, se considera que la mejor posición para dar a luz es aquella que eliges de manera instintiva y en la que te sientes más cómoda. Por ello, es necesario que te muevas libremente hasta encontrar una postura que te ayude a sobrellevar las contracciones. En todo caso, la posición menos estresante para el perineo es a cuatro patas, sobre manos y rodillas. 4. Ejercicios de suelo pélvico Los ejercicios de suelo pélvico se utilizan para fortalecer los músculos de la pelvis. La idea es que después del nacimiento, los músculos vuelvan a su forma normal y que se tenga menos probabilidades de experimentar incontinencia. Aprender a relajar los músculos pélvicos también es importante, ya que maximiza el espacio para que el bebé descienda. Con unos pocos minutos diarios, puedes lograr grandes avances en este sentido. Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada Una de las posibles complicaciones del parto que más miedo genera es el traumatismo perineal, nombre que recibe el desgarro o la episiotomía producida en el momento del expulsivo. Aunque los nuevos protocolos están tratando de reeducar a los profesionales para que intervengan menos y dejen que el parto fluya sin prisas, no todo está en manos de los médicos y la mujer también puede hacer cosas para evitar este tipo de situaciones. Hemos hablado con Elena Valiente, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico en la clínica «Duque de Sevilla – Ginecología y Fisioterapia de la mujer», sobre lo que puede hacer la embarazada para evitar episiotomías y desgarros. En varias ocasiones hemos hablado del masaje perineal como uno de los principales recursos que podemos poner en práctica para evitar, en la medida de lo posible, que se produzcan desgarros durante el parto. El objetivo del masaje perineal es el estirar el perineo, ablandarlo y darle elasticidad para que en el momento del parto esté más preparado para abrirse. Además, el masaje sirve para conocer un poco las sensaciones que sucederán durante el parto y familiarizarse con ellas, ayudando así a relajar la zona en el momento cumbre del alumbramiento. «El masaje perineal ayuda a mejorar la vascularización de la zona vaginal. El peso que se soporta durante el embarazo, reduce la oxigenación de la vulva, de ahí su clásico aspecto azulado en la última etapa de la gestación. Esto es importante mejorarlo de cara al parto, para evitar complicaciones» – aconseja la fisioterapeuta. Elena es contundente con respecto a la eficacia del masaje perineal: «Está demostrado, que este tipo de masaje ayuda a reducir hasta en un 30 por ciento el riesgo de desgarro durante el parto, pero lógicamente el masaje no lo es todo» Y que, según nos explica la fisioterapeuta, el masaje perineal conforma tan sólo una parte de la preparación que debe llevar a cabo la mujer durante el embarazo, y que incluye entre otros aspectos: ¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal? Así pues, y partiendo de la base de que el masaje perineal es sólo una ayuda más, Elena nos explica cómo y cuándo realizarlo para que sea más efectivo: «Mi recomendación es comenzar a realizarlos a partir de la semana 35, y no antes, porque me he encontrado alguna vez con mujeres que ha empezado a hacérselos mucho antes y cuando han llegado a la semana 36 se han cansado y lo han dejado. Y precisamente esta última etapa es la importante» «Con diez minutos al día es suficiente si se hace bien. Por eso, mi consejo es que no sea una misma quien se lo haga, sino que pida ayuda a la pareja. Porque una misma sólo va a poder masajearse con el pulgar, de manera que sólo trabajará la zona de entrada a la vagina. Mientras que la pareja puede alcanzar planos del suelo pélvico mucho más profundos» En su clínica, Elena explica a las parejas que deseen comenzar con los masajes cómo deben realizarlos, y aunque aprovechamos esta ocasión para recordar un post de Armando en donde nos explicaba la técnica del masaje perineal, es conveniente consultar siempre con un especialista en suelo pélvico para que nos guíe en su correcta ejecución. ¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta? Mucho se habla sobre el aceite de rosa de mosqueta como aliado para favorecer la elasticidad de la piel. Sin embargo, para los masajes perineales Elena no lo recomienda, y en su lugar apuesta por lubricantes similares al moco vaginal, como el gel Mucus de Cumlaude. «El masaje perineal resulta molesto, y el aceite de rosa de mosqueta se absorbe rápidamente, por lo que se tiende a hacer más fricción a la hora de masajear, y esto provoca mayor contracción de los músculos del perineo y, por tanto, mayores molestias» «Es mejor optar por geles lubricantes y una vez que hayamos terminado el masaje perineal, recurrir, si se quiere a un masaje suave con aceite de rosa de mosqueta o algún otro que pueda usarse para este fin» ¿Es eficaz el uso de Epi-No? Hace unos años salió al mercado un aparato llamado Epi-No que se presenta como un ejercitador del suelo pélvico para preparar el periné de cara al parto. Lo que hace este aparato es familiarizar a la mujer con la sensación y presión que sentirá en el periné en el momento del expulsivo, ayudándole a controlar los pujos. Sin embargo, desde la Asociación El Parto es Nuestro no lo recomiendan, como tampoco lo hace Elena. «Yo trabajo siempre en base a la evidencia científica, y me voy adaptando a los nuevos estudios. Por el momento, no hay evidencias de que el Epi-No reduzca el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto» «Por otro lado, vería lógico el uso del Epi-No si la mujer tiene claro que no querrá epidural en el parto, pero si no es el caso, este aparato no sirve de nada ya que la sensación de presión en el periné que se siente al usar el Epi-No, y que por tanto te sirve para saber dirigir los pujos, desaparece en el momento en que se administra la epidural» Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías? La fisioterapeuta insiste en que el hecho de llevar a cabo una correcta preparación durante el embarazo, combinada con masajes perineales, ayuda a reducir el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto, pero desgraciadamente no lo evitan. Y es que hay otros muchos factores que pueden interferir a la hora de que el parto acabe con desgarros o necesidad de episiotomía: «Si la mujer gana una gran cantidad de kilos, la recta final la afrontará de forma pesada y poco activa, y como consecuencia de ello llegará cansada y en baja forma al parto. Además, si decide ponerse epidural, se necesitará una mayor cantidad de anestesia (puesto que ésta va en función del peso), y a mayor dosis de anestesia más probabilidad de no controlar el pujo, de que el parto se alargue y se requiera ayuda instrumental» Además, Elena destaca la importancia que tiene el hecho de que si todo marcha bien, los profesionales dejen que el parto fluya sin prisas, y que la mujer pueda dilatar tranquila y con libertad de movimiento, haciendo uso si lo desea de pelotas y bañeras de dilatación. En resumen, si estás embarazada y te preocupa el momento del parto, recuerda que puedes hacer varias cosas para evitar que éste acabe con un traumatismo perineal. ¡Pregunta todas tus dudas a tu matrona o a una fisioterapeuta especializada en ginecología y suelo pélvico! Agradecimientos Elena Valiente Fotos iStock En Bebés y Más Realiza un masaje perineal para mejorar las condiciones del parto, La episiotomía eleva el riesgo de desgarro en el siguiente parto, Porcentajes de episiotomías en los países europeos, Curioso vídeo viral: un globo y una pelota de ping pong para explicar qué sucede en el parto Источник: https://www.bebesymas.com/parto/que-podemos-hacer-para-evitar-episiotomias-desgarros-parto-consejos-fisioterapeuta-especializada Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/ Desgarro vaginal durante el parto Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Tipos de desgarro vaginal durante el parto Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son: Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos. Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos. Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal. Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? Si bien no son infalibles, existen ciertas sugerencias aplicables para prevenir este tipo de lesiones. Te contamos cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto. ¡Toma nota! 1. Prepara tu cuerpo 1. Prepara tu cuerpo Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto. Por ejemplo, es importante incluir algún tipo de ejercicio en tu rutina diaria en el transcurso de la gestación. Entre otras cosas, el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez mejora la elasticidad de la piel. Además, favorece el flujo sanguíneo al perineo y la vagina. Por otra parte, te recomendamosmantener una buena nutrición e hidratación para cuidar la salud de tu piel y músculos. Incluye alimentos con omega-3, proteínas magras y una amplia gama de verduras para completar una dieta saludable. Asimismo, la vitamina E, la vitamina C y el zinc proporcionan a tu cuerpo la capacidad de estirarse y recuperarse después del parto. 2. Masaje perineal 2. Masaje perineal La preparación del perineo durante el embarazo reduce el riesgo de desgarro en las madres que tienen su primer parto vaginal. El masaje puede ayudar a una mujer a familiarizarse con su propio cuerpo y a tener mayor confianza en su capacidad para dar a luz al bebé. Si, por el contrario, no te sientes cómoda con la idea del masaje perineal, debes saber que no es un requisito indispensable. 3. La posición de nacimiento importa 3. La posición de nacimiento importa Sin ninguna duda,la posición en la que te encuentras cuando empujas tiene una gran influencia sobre las probabilidades de desgarro vaginal. Por ejemplo, si te sitúas acostada con las piernas hacia arriba o ejerces presión sobre el coxis y el perineo, reduces el tamaño del suelo pélvico y aumenta la probabilidad de que se rompa. “Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto” Asimismo, se considera que la mejor posición para dar a luz es aquella que eliges de manera instintiva y en la que te sientes más cómoda. Por ello, es necesario que te muevas libremente hasta encontrar una postura que te ayude a sobrellevar las contracciones. En todo caso, la posición menos estresante para el perineo es a cuatro patas, sobre manos y rodillas. 4. Ejercicios de suelo pélvico 4. Ejercicios de suelo pélvico Los ejercicios de suelo pélvico se utilizan para fortalecer los músculos de la pelvis. La idea es que después del nacimiento, los músculos vuelvan a su forma normal y que se tenga menos probabilidades de experimentar incontinencia. Aprender a relajar los músculos pélvicos también es importante, ya que maximiza el espacio para que el bebé descienda. Con unos pocos minutos diarios, puedes lograr grandes avances en este sentido. 5. Evita la episiotomía Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada Una de las posibles complicaciones del parto que más miedo genera es el traumatismo perineal, nombre que recibe el desgarro o la episiotomía producida en el momento del expulsivo. Aunque los nuevos protocolos están tratando de reeducar a los profesionales para que intervengan menos y dejen que el parto fluya sin prisas, no todo está en manos de los médicos y la mujer también puede hacer cosas para evitar este tipo de situaciones. Hemos hablado con Elena Valiente, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico en la clínica «Duque de Sevilla – Ginecología y Fisioterapia de la mujer», sobre lo que puede hacer la embarazada para evitar episiotomías y desgarros. En varias ocasiones hemos hablado del masaje perineal como uno de los principales recursos que podemos poner en práctica para evitar, en la medida de lo posible, que se produzcan desgarros durante el parto. El objetivo del masaje perineal es el estirar el perineo, ablandarlo y darle elasticidad para que en el momento del parto esté más preparado para abrirse. Además, el masaje sirve para conocer un poco las sensaciones que sucederán durante el parto y familiarizarse con ellas, ayudando así a relajar la zona en el momento cumbre del alumbramiento. «El masaje perineal ayuda a mejorar la vascularización de la zona vaginal. El peso que se soporta durante el embarazo, reduce la oxigenación de la vulva, de ahí su clásico aspecto azulado en la última etapa de la gestación. Esto es importante mejorarlo de cara al parto, para evitar complicaciones» – aconseja la fisioterapeuta. Elena es contundente con respecto a la eficacia del masaje perineal: «Está demostrado, que este tipo de masaje ayuda a reducir hasta en un 30 por ciento el riesgo de desgarro durante el parto, pero lógicamente el masaje no lo es todo» Y que, según nos explica la fisioterapeuta, el masaje perineal conforma tan sólo una parte de la preparación que debe llevar a cabo la mujer durante el embarazo, y que incluye entre otros aspectos: ¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal? Así pues, y partiendo de la base de que el masaje perineal es sólo una ayuda más, Elena nos explica cómo y cuándo realizarlo para que sea más efectivo: «Mi recomendación es comenzar a realizarlos a partir de la semana 35, y no antes, porque me he encontrado alguna vez con mujeres que ha empezado a hacérselos mucho antes y cuando han llegado a la semana 36 se han cansado y lo han dejado. Y precisamente esta última etapa es la importante» «Con diez minutos al día es suficiente si se hace bien. Por eso, mi consejo es que no sea una misma quien se lo haga, sino que pida ayuda a la pareja. Porque una misma sólo va a poder masajearse con el pulgar, de manera que sólo trabajará la zona de entrada a la vagina. Mientras que la pareja puede alcanzar planos del suelo pélvico mucho más profundos» En su clínica, Elena explica a las parejas que deseen comenzar con los masajes cómo deben realizarlos, y aunque aprovechamos esta ocasión para recordar un post de Armando en donde nos explicaba la técnica del masaje perineal, es conveniente consultar siempre con un especialista en suelo pélvico para que nos guíe en su correcta ejecución. ¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta? Mucho se habla sobre el aceite de rosa de mosqueta como aliado para favorecer la elasticidad de la piel. Sin embargo, para los masajes perineales Elena no lo recomienda, y en su lugar apuesta por lubricantes similares al moco vaginal, como el gel Mucus de Cumlaude. «El masaje perineal resulta molesto, y el aceite de rosa de mosqueta se absorbe rápidamente, por lo que se tiende a hacer más fricción a la hora de masajear, y esto provoca mayor contracción de los músculos del perineo y, por tanto, mayores molestias» «Es mejor optar por geles lubricantes y una vez que hayamos terminado el masaje perineal, recurrir, si se quiere a un masaje suave con aceite de rosa de mosqueta o algún otro que pueda usarse para este fin» ¿Es eficaz el uso de Epi-No? Hace unos años salió al mercado un aparato llamado Epi-No que se presenta como un ejercitador del suelo pélvico para preparar el periné de cara al parto. Lo que hace este aparato es familiarizar a la mujer con la sensación y presión que sentirá en el periné en el momento del expulsivo, ayudándole a controlar los pujos. Sin embargo, desde la Asociación El Parto es Nuestro no lo recomiendan, como tampoco lo hace Elena. «Yo trabajo siempre en base a la evidencia científica, y me voy adaptando a los nuevos estudios. Por el momento, no hay evidencias de que el Epi-No reduzca el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto» «Por otro lado, vería lógico el uso del Epi-No si la mujer tiene claro que no querrá epidural en el parto, pero si no es el caso, este aparato no sirve de nada ya que la sensación de presión en el periné que se siente al usar el Epi-No, y que por tanto te sirve para saber dirigir los pujos, desaparece en el momento en que se administra la epidural» Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías? La fisioterapeuta insiste en que el hecho de llevar a cabo una correcta preparación durante el embarazo, combinada con masajes perineales, ayuda a reducir el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto, pero desgraciadamente no lo evitan. Y es que hay otros muchos factores que pueden interferir a la hora de que el parto acabe con desgarros o necesidad de episiotomía: «Si la mujer gana una gran cantidad de kilos, la recta final la afrontará de forma pesada y poco activa, y como consecuencia de ello llegará cansada y en baja forma al parto. Además, si decide ponerse epidural, se necesitará una mayor cantidad de anestesia (puesto que ésta va en función del peso), y a mayor dosis de anestesia más probabilidad de no controlar el pujo, de que el parto se alargue y se requiera ayuda instrumental» Además, Elena destaca la importancia que tiene el hecho de que si todo marcha bien, los profesionales dejen que el parto fluya sin prisas, y que la mujer pueda dilatar tranquila y con libertad de movimiento, haciendo uso si lo desea de pelotas y bañeras de dilatación. En resumen, si estás embarazada y te preocupa el momento del parto, recuerda que puedes hacer varias cosas para evitar que éste acabe con un traumatismo perineal. ¡Pregunta todas tus dudas a tu matrona o a una fisioterapeuta especializada en ginecología y suelo pélvico! Agradecimientos Elena Valiente Fotos iStock En Bebés y Más Realiza un masaje perineal para mejorar las condiciones del parto, La episiotomía eleva el riesgo de desgarro en el siguiente parto, Porcentajes de episiotomías en los países europeos, Curioso vídeo viral: un globo y una pelota de ping pong para explicar qué sucede en el parto Источник: https://www.bebesymas.com/parto/que-podemos-hacer-para-evitar-episiotomias-desgarros-parto-consejos-fisioterapeuta-especializada Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/ Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son: Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos. Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos. Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal. Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? Si bien no son infalibles, existen ciertas sugerencias aplicables para prevenir este tipo de lesiones. Te contamos cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto. ¡Toma nota! 1. Prepara tu cuerpo Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto. Por ejemplo, es importante incluir algún tipo de ejercicio en tu rutina diaria en el transcurso de la gestación. Entre otras cosas, el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez mejora la elasticidad de la piel. Además, favorece el flujo sanguíneo al perineo y la vagina. Por otra parte, te recomendamosmantener una buena nutrición e hidratación para cuidar la salud de tu piel y músculos. Incluye alimentos con omega-3, proteínas magras y una amplia gama de verduras para completar una dieta saludable. Asimismo, la vitamina E, la vitamina C y el zinc proporcionan a tu cuerpo la capacidad de estirarse y recuperarse después del parto. 2. Masaje perineal La preparación del perineo durante el embarazo reduce el riesgo de desgarro en las madres que tienen su primer parto vaginal. El masaje puede ayudar a una mujer a familiarizarse con su propio cuerpo y a tener mayor confianza en su capacidad para dar a luz al bebé. Si, por el contrario, no te sientes cómoda con la idea del masaje perineal, debes saber que no es un requisito indispensable. 3. La posición de nacimiento importa Sin ninguna duda,la posición en la que te encuentras cuando empujas tiene una gran influencia sobre las probabilidades de desgarro vaginal. Por ejemplo, si te sitúas acostada con las piernas hacia arriba o ejerces presión sobre el coxis y el perineo, reduces el tamaño del suelo pélvico y aumenta la probabilidad de que se rompa. “Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto” Asimismo, se considera que la mejor posición para dar a luz es aquella que eliges de manera instintiva y en la que te sientes más cómoda. Por ello, es necesario que te muevas libremente hasta encontrar una postura que te ayude a sobrellevar las contracciones. En todo caso, la posición menos estresante para el perineo es a cuatro patas, sobre manos y rodillas. 4. Ejercicios de suelo pélvico Los ejercicios de suelo pélvico se utilizan para fortalecer los músculos de la pelvis. La idea es que después del nacimiento, los músculos vuelvan a su forma normal y que se tenga menos probabilidades de experimentar incontinencia. Aprender a relajar los músculos pélvicos también es importante, ya que maximiza el espacio para que el bebé descienda. Con unos pocos minutos diarios, puedes lograr grandes avances en este sentido. 5. Evita la episiotomía Una episiotomía es un corte quirúrgico que se realiza en la piel y el músculo del área perineal para agrandar la apertura vaginal. Las episiotomías no protegen al perineo durante el nacimiento y, de hecho, aumentan las probabilidades de sufrir una lesión. Lo que ocurre es que, una vez que se lleva a cabo el corte, la cabeza del bebé hace que se rompa más profundamente el músculo. En última instancia, recuerda que el desgarro vaginal durante el parto es algo que, desgraciadamente, es habitual en un número elevado de mujeres. Lo mejor que puedes hacer para recuperarte y reducir el dolor es evitar actividades que requieran esfuerzo, tomar baños de agua tibia para calmar el dolor o aplicar almohadillas con hielo para aliviar la hinchazón. Te podría interesar… Источник: https://eresmama.com/desgarro-vaginal-durante-el-parto/
  7. Desgarro vaginal durante el parto
  8. Desgarro vaginal durante el parto
  9. Desgarro vaginal durante el parto
  10. Desgarro vaginal durante el parto
  11. Tipos de desgarro vaginal durante el parto
  12. Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada
  13. ¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal?
  14. Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/ Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son: Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos. Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos. Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal. Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada Una de las posibles complicaciones del parto que más miedo genera es el traumatismo perineal, nombre que recibe el desgarro o la episiotomía producida en el momento del expulsivo. Aunque los nuevos protocolos están tratando de reeducar a los profesionales para que intervengan menos y dejen que el parto fluya sin prisas, no todo está en manos de los médicos y la mujer también puede hacer cosas para evitar este tipo de situaciones. Hemos hablado con Elena Valiente, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico en la clínica «Duque de Sevilla – Ginecología y Fisioterapia de la mujer», sobre lo que puede hacer la embarazada para evitar episiotomías y desgarros. En varias ocasiones hemos hablado del masaje perineal como uno de los principales recursos que podemos poner en práctica para evitar, en la medida de lo posible, que se produzcan desgarros durante el parto. El objetivo del masaje perineal es el estirar el perineo, ablandarlo y darle elasticidad para que en el momento del parto esté más preparado para abrirse. Además, el masaje sirve para conocer un poco las sensaciones que sucederán durante el parto y familiarizarse con ellas, ayudando así a relajar la zona en el momento cumbre del alumbramiento. «El masaje perineal ayuda a mejorar la vascularización de la zona vaginal. El peso que se soporta durante el embarazo, reduce la oxigenación de la vulva, de ahí su clásico aspecto azulado en la última etapa de la gestación. Esto es importante mejorarlo de cara al parto, para evitar complicaciones» – aconseja la fisioterapeuta. Elena es contundente con respecto a la eficacia del masaje perineal: «Está demostrado, que este tipo de masaje ayuda a reducir hasta en un 30 por ciento el riesgo de desgarro durante el parto, pero lógicamente el masaje no lo es todo» Y que, según nos explica la fisioterapeuta, el masaje perineal conforma tan sólo una parte de la preparación que debe llevar a cabo la mujer durante el embarazo, y que incluye entre otros aspectos: ¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal? Así pues, y partiendo de la base de que el masaje perineal es sólo una ayuda más, Elena nos explica cómo y cuándo realizarlo para que sea más efectivo: «Mi recomendación es comenzar a realizarlos a partir de la semana 35, y no antes, porque me he encontrado alguna vez con mujeres que ha empezado a hacérselos mucho antes y cuando han llegado a la semana 36 se han cansado y lo han dejado. Y precisamente esta última etapa es la importante» «Con diez minutos al día es suficiente si se hace bien. Por eso, mi consejo es que no sea una misma quien se lo haga, sino que pida ayuda a la pareja. Porque una misma sólo va a poder masajearse con el pulgar, de manera que sólo trabajará la zona de entrada a la vagina. Mientras que la pareja puede alcanzar planos del suelo pélvico mucho más profundos» En su clínica, Elena explica a las parejas que deseen comenzar con los masajes cómo deben realizarlos, y aunque aprovechamos esta ocasión para recordar un post de Armando en donde nos explicaba la técnica del masaje perineal, es conveniente consultar siempre con un especialista en suelo pélvico para que nos guíe en su correcta ejecución. ¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta? Mucho se habla sobre el aceite de rosa de mosqueta como aliado para favorecer la elasticidad de la piel. Sin embargo, para los masajes perineales Elena no lo recomienda, y en su lugar apuesta por lubricantes similares al moco vaginal, como el gel Mucus de Cumlaude. «El masaje perineal resulta molesto, y el aceite de rosa de mosqueta se absorbe rápidamente, por lo que se tiende a hacer más fricción a la hora de masajear, y esto provoca mayor contracción de los músculos del perineo y, por tanto, mayores molestias» «Es mejor optar por geles lubricantes y una vez que hayamos terminado el masaje perineal, recurrir, si se quiere a un masaje suave con aceite de rosa de mosqueta o algún otro que pueda usarse para este fin» ¿Es eficaz el uso de Epi-No? Hace unos años salió al mercado un aparato llamado Epi-No que se presenta como un ejercitador del suelo pélvico para preparar el periné de cara al parto. Lo que hace este aparato es familiarizar a la mujer con la sensación y presión que sentirá en el periné en el momento del expulsivo, ayudándole a controlar los pujos. Sin embargo, desde la Asociación El Parto es Nuestro no lo recomiendan, como tampoco lo hace Elena. «Yo trabajo siempre en base a la evidencia científica, y me voy adaptando a los nuevos estudios. Por el momento, no hay evidencias de que el Epi-No reduzca el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto» «Por otro lado, vería lógico el uso del Epi-No si la mujer tiene claro que no querrá epidural en el parto, pero si no es el caso, este aparato no sirve de nada ya que la sensación de presión en el periné que se siente al usar el Epi-No, y que por tanto te sirve para saber dirigir los pujos, desaparece en el momento en que se administra la epidural» Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías? La fisioterapeuta insiste en que el hecho de llevar a cabo una correcta preparación durante el embarazo, combinada con masajes perineales, ayuda a reducir el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto, pero desgraciadamente no lo evitan. Y es que hay otros muchos factores que pueden interferir a la hora de que el parto acabe con desgarros o necesidad de episiotomía: «Si la mujer gana una gran cantidad de kilos, la recta final la afrontará de forma pesada y poco activa, y como consecuencia de ello llegará cansada y en baja forma al parto. Además, si decide ponerse epidural, se necesitará una mayor cantidad de anestesia (puesto que ésta va en función del peso), y a mayor dosis de anestesia más probabilidad de no controlar el pujo, de que el parto se alargue y se requiera ayuda instrumental» Además, Elena destaca la importancia que tiene el hecho de que si todo marcha bien, los profesionales dejen que el parto fluya sin prisas, y que la mujer pueda dilatar tranquila y con libertad de movimiento, haciendo uso si lo desea de pelotas y bañeras de dilatación. En resumen, si estás embarazada y te preocupa el momento del parto, recuerda que puedes hacer varias cosas para evitar que éste acabe con un traumatismo perineal. ¡Pregunta todas tus dudas a tu matrona o a una fisioterapeuta especializada en ginecología y suelo pélvico! Agradecimientos Elena Valiente Fotos iStock En Bebés y Más Realiza un masaje perineal para mejorar las condiciones del parto, La episiotomía eleva el riesgo de desgarro en el siguiente parto, Porcentajes de episiotomías en los países europeos, Curioso vídeo viral: un globo y una pelota de ping pong para explicar qué sucede en el parto Источник: https://www.bebesymas.com/parto/que-podemos-hacer-para-evitar-episiotomias-desgarros-parto-consejos-fisioterapeuta-especializada Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/ Desgarro vaginal durante el parto Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Tipos de desgarro vaginal durante el parto Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son: Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos. Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos. Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal. Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? Si bien no son infalibles, existen ciertas sugerencias aplicables para prevenir este tipo de lesiones. Te contamos cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto. ¡Toma nota! 1. Prepara tu cuerpo 1. Prepara tu cuerpo Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto. Por ejemplo, es importante incluir algún tipo de ejercicio en tu rutina diaria en el transcurso de la gestación. Entre otras cosas, el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez mejora la elasticidad de la piel. Además, favorece el flujo sanguíneo al perineo y la vagina. Por otra parte, te recomendamosmantener una buena nutrición e hidratación para cuidar la salud de tu piel y músculos. Incluye alimentos con omega-3, proteínas magras y una amplia gama de verduras para completar una dieta saludable. Asimismo, la vitamina E, la vitamina C y el zinc proporcionan a tu cuerpo la capacidad de estirarse y recuperarse después del parto. 2. Masaje perineal 2. Masaje perineal La preparación del perineo durante el embarazo reduce el riesgo de desgarro en las madres que tienen su primer parto vaginal. El masaje puede ayudar a una mujer a familiarizarse con su propio cuerpo y a tener mayor confianza en su capacidad para dar a luz al bebé. Si, por el contrario, no te sientes cómoda con la idea del masaje perineal, debes saber que no es un requisito indispensable. 3. La posición de nacimiento importa 3. La posición de nacimiento importa Sin ninguna duda,la posición en la que te encuentras cuando empujas tiene una gran influencia sobre las probabilidades de desgarro vaginal. Por ejemplo, si te sitúas acostada con las piernas hacia arriba o ejerces presión sobre el coxis y el perineo, reduces el tamaño del suelo pélvico y aumenta la probabilidad de que se rompa. “Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto” Asimismo, se considera que la mejor posición para dar a luz es aquella que eliges de manera instintiva y en la que te sientes más cómoda. Por ello, es necesario que te muevas libremente hasta encontrar una postura que te ayude a sobrellevar las contracciones. En todo caso, la posición menos estresante para el perineo es a cuatro patas, sobre manos y rodillas. 4. Ejercicios de suelo pélvico 4. Ejercicios de suelo pélvico Los ejercicios de suelo pélvico se utilizan para fortalecer los músculos de la pelvis. La idea es que después del nacimiento, los músculos vuelvan a su forma normal y que se tenga menos probabilidades de experimentar incontinencia. Aprender a relajar los músculos pélvicos también es importante, ya que maximiza el espacio para que el bebé descienda. Con unos pocos minutos diarios, puedes lograr grandes avances en este sentido. 5. Evita la episiotomía Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada Una de las posibles complicaciones del parto que más miedo genera es el traumatismo perineal, nombre que recibe el desgarro o la episiotomía producida en el momento del expulsivo. Aunque los nuevos protocolos están tratando de reeducar a los profesionales para que intervengan menos y dejen que el parto fluya sin prisas, no todo está en manos de los médicos y la mujer también puede hacer cosas para evitar este tipo de situaciones. Hemos hablado con Elena Valiente, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico en la clínica «Duque de Sevilla – Ginecología y Fisioterapia de la mujer», sobre lo que puede hacer la embarazada para evitar episiotomías y desgarros. En varias ocasiones hemos hablado del masaje perineal como uno de los principales recursos que podemos poner en práctica para evitar, en la medida de lo posible, que se produzcan desgarros durante el parto. El objetivo del masaje perineal es el estirar el perineo, ablandarlo y darle elasticidad para que en el momento del parto esté más preparado para abrirse. Además, el masaje sirve para conocer un poco las sensaciones que sucederán durante el parto y familiarizarse con ellas, ayudando así a relajar la zona en el momento cumbre del alumbramiento. «El masaje perineal ayuda a mejorar la vascularización de la zona vaginal. El peso que se soporta durante el embarazo, reduce la oxigenación de la vulva, de ahí su clásico aspecto azulado en la última etapa de la gestación. Esto es importante mejorarlo de cara al parto, para evitar complicaciones» – aconseja la fisioterapeuta. Elena es contundente con respecto a la eficacia del masaje perineal: «Está demostrado, que este tipo de masaje ayuda a reducir hasta en un 30 por ciento el riesgo de desgarro durante el parto, pero lógicamente el masaje no lo es todo» Y que, según nos explica la fisioterapeuta, el masaje perineal conforma tan sólo una parte de la preparación que debe llevar a cabo la mujer durante el embarazo, y que incluye entre otros aspectos: ¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal? Así pues, y partiendo de la base de que el masaje perineal es sólo una ayuda más, Elena nos explica cómo y cuándo realizarlo para que sea más efectivo: «Mi recomendación es comenzar a realizarlos a partir de la semana 35, y no antes, porque me he encontrado alguna vez con mujeres que ha empezado a hacérselos mucho antes y cuando han llegado a la semana 36 se han cansado y lo han dejado. Y precisamente esta última etapa es la importante» «Con diez minutos al día es suficiente si se hace bien. Por eso, mi consejo es que no sea una misma quien se lo haga, sino que pida ayuda a la pareja. Porque una misma sólo va a poder masajearse con el pulgar, de manera que sólo trabajará la zona de entrada a la vagina. Mientras que la pareja puede alcanzar planos del suelo pélvico mucho más profundos» En su clínica, Elena explica a las parejas que deseen comenzar con los masajes cómo deben realizarlos, y aunque aprovechamos esta ocasión para recordar un post de Armando en donde nos explicaba la técnica del masaje perineal, es conveniente consultar siempre con un especialista en suelo pélvico para que nos guíe en su correcta ejecución. ¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta? Mucho se habla sobre el aceite de rosa de mosqueta como aliado para favorecer la elasticidad de la piel. Sin embargo, para los masajes perineales Elena no lo recomienda, y en su lugar apuesta por lubricantes similares al moco vaginal, como el gel Mucus de Cumlaude. «El masaje perineal resulta molesto, y el aceite de rosa de mosqueta se absorbe rápidamente, por lo que se tiende a hacer más fricción a la hora de masajear, y esto provoca mayor contracción de los músculos del perineo y, por tanto, mayores molestias» «Es mejor optar por geles lubricantes y una vez que hayamos terminado el masaje perineal, recurrir, si se quiere a un masaje suave con aceite de rosa de mosqueta o algún otro que pueda usarse para este fin» ¿Es eficaz el uso de Epi-No? Hace unos años salió al mercado un aparato llamado Epi-No que se presenta como un ejercitador del suelo pélvico para preparar el periné de cara al parto. Lo que hace este aparato es familiarizar a la mujer con la sensación y presión que sentirá en el periné en el momento del expulsivo, ayudándole a controlar los pujos. Sin embargo, desde la Asociación El Parto es Nuestro no lo recomiendan, como tampoco lo hace Elena. «Yo trabajo siempre en base a la evidencia científica, y me voy adaptando a los nuevos estudios. Por el momento, no hay evidencias de que el Epi-No reduzca el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto» «Por otro lado, vería lógico el uso del Epi-No si la mujer tiene claro que no querrá epidural en el parto, pero si no es el caso, este aparato no sirve de nada ya que la sensación de presión en el periné que se siente al usar el Epi-No, y que por tanto te sirve para saber dirigir los pujos, desaparece en el momento en que se administra la epidural» Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías? La fisioterapeuta insiste en que el hecho de llevar a cabo una correcta preparación durante el embarazo, combinada con masajes perineales, ayuda a reducir el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto, pero desgraciadamente no lo evitan. Y es que hay otros muchos factores que pueden interferir a la hora de que el parto acabe con desgarros o necesidad de episiotomía: «Si la mujer gana una gran cantidad de kilos, la recta final la afrontará de forma pesada y poco activa, y como consecuencia de ello llegará cansada y en baja forma al parto. Además, si decide ponerse epidural, se necesitará una mayor cantidad de anestesia (puesto que ésta va en función del peso), y a mayor dosis de anestesia más probabilidad de no controlar el pujo, de que el parto se alargue y se requiera ayuda instrumental» Además, Elena destaca la importancia que tiene el hecho de que si todo marcha bien, los profesionales dejen que el parto fluya sin prisas, y que la mujer pueda dilatar tranquila y con libertad de movimiento, haciendo uso si lo desea de pelotas y bañeras de dilatación. En resumen, si estás embarazada y te preocupa el momento del parto, recuerda que puedes hacer varias cosas para evitar que éste acabe con un traumatismo perineal. ¡Pregunta todas tus dudas a tu matrona o a una fisioterapeuta especializada en ginecología y suelo pélvico! Agradecimientos Elena Valiente Fotos iStock En Bebés y Más Realiza un masaje perineal para mejorar las condiciones del parto, La episiotomía eleva el riesgo de desgarro en el siguiente parto, Porcentajes de episiotomías en los países europeos, Curioso vídeo viral: un globo y una pelota de ping pong para explicar qué sucede en el parto Источник: https://www.bebesymas.com/parto/que-podemos-hacer-para-evitar-episiotomias-desgarros-parto-consejos-fisioterapeuta-especializada Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/ Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son: Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos. Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos. Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal. Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? Si bien no son infalibles, existen ciertas sugerencias aplicables para prevenir este tipo de lesiones. Te contamos cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto. ¡Toma nota! 1. Prepara tu cuerpo Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto. Por ejemplo, es importante incluir algún tipo de ejercicio en tu rutina diaria en el transcurso de la gestación. Entre otras cosas, el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez mejora la elasticidad de la piel. Además, favorece el flujo sanguíneo al perineo y la vagina. Por otra parte, te recomendamosmantener una buena nutrición e hidratación para cuidar la salud de tu piel y músculos. Incluye alimentos con omega-3, proteínas magras y una amplia gama de verduras para completar una dieta saludable. Asimismo, la vitamina E, la vitamina C y el zinc proporcionan a tu cuerpo la capacidad de estirarse y recuperarse después del parto. 2. Masaje perineal La preparación del perineo durante el embarazo reduce el riesgo de desgarro en las madres que tienen su primer parto vaginal. El masaje puede ayudar a una mujer a familiarizarse con su propio cuerpo y a tener mayor confianza en su capacidad para dar a luz al bebé. Si, por el contrario, no te sientes cómoda con la idea del masaje perineal, debes saber que no es un requisito indispensable. 3. La posición de nacimiento importa Sin ninguna duda,la posición en la que te encuentras cuando empujas tiene una gran influencia sobre las probabilidades de desgarro vaginal. Por ejemplo, si te sitúas acostada con las piernas hacia arriba o ejerces presión sobre el coxis y el perineo, reduces el tamaño del suelo pélvico y aumenta la probabilidad de que se rompa. “Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto” Asimismo, se considera que la mejor posición para dar a luz es aquella que eliges de manera instintiva y en la que te sientes más cómoda. Por ello, es necesario que te muevas libremente hasta encontrar una postura que te ayude a sobrellevar las contracciones. En todo caso, la posición menos estresante para el perineo es a cuatro patas, sobre manos y rodillas. 4. Ejercicios de suelo pélvico Los ejercicios de suelo pélvico se utilizan para fortalecer los músculos de la pelvis. La idea es que después del nacimiento, los músculos vuelvan a su forma normal y que se tenga menos probabilidades de experimentar incontinencia. Aprender a relajar los músculos pélvicos también es importante, ya que maximiza el espacio para que el bebé descienda. Con unos pocos minutos diarios, puedes lograr grandes avances en este sentido. Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada Una de las posibles complicaciones del parto que más miedo genera es el traumatismo perineal, nombre que recibe el desgarro o la episiotomía producida en el momento del expulsivo. Aunque los nuevos protocolos están tratando de reeducar a los profesionales para que intervengan menos y dejen que el parto fluya sin prisas, no todo está en manos de los médicos y la mujer también puede hacer cosas para evitar este tipo de situaciones. Hemos hablado con Elena Valiente, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico en la clínica «Duque de Sevilla – Ginecología y Fisioterapia de la mujer», sobre lo que puede hacer la embarazada para evitar episiotomías y desgarros. En varias ocasiones hemos hablado del masaje perineal como uno de los principales recursos que podemos poner en práctica para evitar, en la medida de lo posible, que se produzcan desgarros durante el parto. El objetivo del masaje perineal es el estirar el perineo, ablandarlo y darle elasticidad para que en el momento del parto esté más preparado para abrirse. Además, el masaje sirve para conocer un poco las sensaciones que sucederán durante el parto y familiarizarse con ellas, ayudando así a relajar la zona en el momento cumbre del alumbramiento. «El masaje perineal ayuda a mejorar la vascularización de la zona vaginal. El peso que se soporta durante el embarazo, reduce la oxigenación de la vulva, de ahí su clásico aspecto azulado en la última etapa de la gestación. Esto es importante mejorarlo de cara al parto, para evitar complicaciones» – aconseja la fisioterapeuta. Elena es contundente con respecto a la eficacia del masaje perineal: «Está demostrado, que este tipo de masaje ayuda a reducir hasta en un 30 por ciento el riesgo de desgarro durante el parto, pero lógicamente el masaje no lo es todo» Y que, según nos explica la fisioterapeuta, el masaje perineal conforma tan sólo una parte de la preparación que debe llevar a cabo la mujer durante el embarazo, y que incluye entre otros aspectos: ¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal? Así pues, y partiendo de la base de que el masaje perineal es sólo una ayuda más, Elena nos explica cómo y cuándo realizarlo para que sea más efectivo: «Mi recomendación es comenzar a realizarlos a partir de la semana 35, y no antes, porque me he encontrado alguna vez con mujeres que ha empezado a hacérselos mucho antes y cuando han llegado a la semana 36 se han cansado y lo han dejado. Y precisamente esta última etapa es la importante» «Con diez minutos al día es suficiente si se hace bien. Por eso, mi consejo es que no sea una misma quien se lo haga, sino que pida ayuda a la pareja. Porque una misma sólo va a poder masajearse con el pulgar, de manera que sólo trabajará la zona de entrada a la vagina. Mientras que la pareja puede alcanzar planos del suelo pélvico mucho más profundos» En su clínica, Elena explica a las parejas que deseen comenzar con los masajes cómo deben realizarlos, y aunque aprovechamos esta ocasión para recordar un post de Armando en donde nos explicaba la técnica del masaje perineal, es conveniente consultar siempre con un especialista en suelo pélvico para que nos guíe en su correcta ejecución. ¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta? Mucho se habla sobre el aceite de rosa de mosqueta como aliado para favorecer la elasticidad de la piel. Sin embargo, para los masajes perineales Elena no lo recomienda, y en su lugar apuesta por lubricantes similares al moco vaginal, como el gel Mucus de Cumlaude. «El masaje perineal resulta molesto, y el aceite de rosa de mosqueta se absorbe rápidamente, por lo que se tiende a hacer más fricción a la hora de masajear, y esto provoca mayor contracción de los músculos del perineo y, por tanto, mayores molestias» «Es mejor optar por geles lubricantes y una vez que hayamos terminado el masaje perineal, recurrir, si se quiere a un masaje suave con aceite de rosa de mosqueta o algún otro que pueda usarse para este fin» ¿Es eficaz el uso de Epi-No? Hace unos años salió al mercado un aparato llamado Epi-No que se presenta como un ejercitador del suelo pélvico para preparar el periné de cara al parto. Lo que hace este aparato es familiarizar a la mujer con la sensación y presión que sentirá en el periné en el momento del expulsivo, ayudándole a controlar los pujos. Sin embargo, desde la Asociación El Parto es Nuestro no lo recomiendan, como tampoco lo hace Elena. «Yo trabajo siempre en base a la evidencia científica, y me voy adaptando a los nuevos estudios. Por el momento, no hay evidencias de que el Epi-No reduzca el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto» «Por otro lado, vería lógico el uso del Epi-No si la mujer tiene claro que no querrá epidural en el parto, pero si no es el caso, este aparato no sirve de nada ya que la sensación de presión en el periné que se siente al usar el Epi-No, y que por tanto te sirve para saber dirigir los pujos, desaparece en el momento en que se administra la epidural» Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías? La fisioterapeuta insiste en que el hecho de llevar a cabo una correcta preparación durante el embarazo, combinada con masajes perineales, ayuda a reducir el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto, pero desgraciadamente no lo evitan. Y es que hay otros muchos factores que pueden interferir a la hora de que el parto acabe con desgarros o necesidad de episiotomía: «Si la mujer gana una gran cantidad de kilos, la recta final la afrontará de forma pesada y poco activa, y como consecuencia de ello llegará cansada y en baja forma al parto. Además, si decide ponerse epidural, se necesitará una mayor cantidad de anestesia (puesto que ésta va en función del peso), y a mayor dosis de anestesia más probabilidad de no controlar el pujo, de que el parto se alargue y se requiera ayuda instrumental» Además, Elena destaca la importancia que tiene el hecho de que si todo marcha bien, los profesionales dejen que el parto fluya sin prisas, y que la mujer pueda dilatar tranquila y con libertad de movimiento, haciendo uso si lo desea de pelotas y bañeras de dilatación. En resumen, si estás embarazada y te preocupa el momento del parto, recuerda que puedes hacer varias cosas para evitar que éste acabe con un traumatismo perineal. ¡Pregunta todas tus dudas a tu matrona o a una fisioterapeuta especializada en ginecología y suelo pélvico! Agradecimientos Elena Valiente Fotos iStock En Bebés y Más Realiza un masaje perineal para mejorar las condiciones del parto, La episiotomía eleva el riesgo de desgarro en el siguiente parto, Porcentajes de episiotomías en los países europeos, Curioso vídeo viral: un globo y una pelota de ping pong para explicar qué sucede en el parto Источник: https://www.bebesymas.com/parto/que-podemos-hacer-para-evitar-episiotomias-desgarros-parto-consejos-fisioterapeuta-especializada Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/ Desgarro vaginal durante el parto Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Tipos de desgarro vaginal durante el parto Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son: Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos. Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos. Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal. Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? Si bien no son infalibles, existen ciertas sugerencias aplicables para prevenir este tipo de lesiones. Te contamos cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto. ¡Toma nota! 1. Prepara tu cuerpo 1. Prepara tu cuerpo Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto. Por ejemplo, es importante incluir algún tipo de ejercicio en tu rutina diaria en el transcurso de la gestación. Entre otras cosas, el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez mejora la elasticidad de la piel. Además, favorece el flujo sanguíneo al perineo y la vagina. Por otra parte, te recomendamosmantener una buena nutrición e hidratación para cuidar la salud de tu piel y músculos. Incluye alimentos con omega-3, proteínas magras y una amplia gama de verduras para completar una dieta saludable. Asimismo, la vitamina E, la vitamina C y el zinc proporcionan a tu cuerpo la capacidad de estirarse y recuperarse después del parto. 2. Masaje perineal 2. Masaje perineal La preparación del perineo durante el embarazo reduce el riesgo de desgarro en las madres que tienen su primer parto vaginal. El masaje puede ayudar a una mujer a familiarizarse con su propio cuerpo y a tener mayor confianza en su capacidad para dar a luz al bebé. Si, por el contrario, no te sientes cómoda con la idea del masaje perineal, debes saber que no es un requisito indispensable. 3. La posición de nacimiento importa 3. La posición de nacimiento importa Sin ninguna duda,la posición en la que te encuentras cuando empujas tiene una gran influencia sobre las probabilidades de desgarro vaginal. Por ejemplo, si te sitúas acostada con las piernas hacia arriba o ejerces presión sobre el coxis y el perineo, reduces el tamaño del suelo pélvico y aumenta la probabilidad de que se rompa. “Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto” Asimismo, se considera que la mejor posición para dar a luz es aquella que eliges de manera instintiva y en la que te sientes más cómoda. Por ello, es necesario que te muevas libremente hasta encontrar una postura que te ayude a sobrellevar las contracciones. En todo caso, la posición menos estresante para el perineo es a cuatro patas, sobre manos y rodillas. 4. Ejercicios de suelo pélvico 4. Ejercicios de suelo pélvico Los ejercicios de suelo pélvico se utilizan para fortalecer los músculos de la pelvis. La idea es que después del nacimiento, los músculos vuelvan a su forma normal y que se tenga menos probabilidades de experimentar incontinencia. Aprender a relajar los músculos pélvicos también es importante, ya que maximiza el espacio para que el bebé descienda. Con unos pocos minutos diarios, puedes lograr grandes avances en este sentido. 5. Evita la episiotomía Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada Una de las posibles complicaciones del parto que más miedo genera es el traumatismo perineal, nombre que recibe el desgarro o la episiotomía producida en el momento del expulsivo. Aunque los nuevos protocolos están tratando de reeducar a los profesionales para que intervengan menos y dejen que el parto fluya sin prisas, no todo está en manos de los médicos y la mujer también puede hacer cosas para evitar este tipo de situaciones. Hemos hablado con Elena Valiente, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico en la clínica «Duque de Sevilla – Ginecología y Fisioterapia de la mujer», sobre lo que puede hacer la embarazada para evitar episiotomías y desgarros. En varias ocasiones hemos hablado del masaje perineal como uno de los principales recursos que podemos poner en práctica para evitar, en la medida de lo posible, que se produzcan desgarros durante el parto. El objetivo del masaje perineal es el estirar el perineo, ablandarlo y darle elasticidad para que en el momento del parto esté más preparado para abrirse. Además, el masaje sirve para conocer un poco las sensaciones que sucederán durante el parto y familiarizarse con ellas, ayudando así a relajar la zona en el momento cumbre del alumbramiento. «El masaje perineal ayuda a mejorar la vascularización de la zona vaginal. El peso que se soporta durante el embarazo, reduce la oxigenación de la vulva, de ahí su clásico aspecto azulado en la última etapa de la gestación. Esto es importante mejorarlo de cara al parto, para evitar complicaciones» – aconseja la fisioterapeuta. Elena es contundente con respecto a la eficacia del masaje perineal: «Está demostrado, que este tipo de masaje ayuda a reducir hasta en un 30 por ciento el riesgo de desgarro durante el parto, pero lógicamente el masaje no lo es todo» Y que, según nos explica la fisioterapeuta, el masaje perineal conforma tan sólo una parte de la preparación que debe llevar a cabo la mujer durante el embarazo, y que incluye entre otros aspectos: ¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal? Así pues, y partiendo de la base de que el masaje perineal es sólo una ayuda más, Elena nos explica cómo y cuándo realizarlo para que sea más efectivo: «Mi recomendación es comenzar a realizarlos a partir de la semana 35, y no antes, porque me he encontrado alguna vez con mujeres que ha empezado a hacérselos mucho antes y cuando han llegado a la semana 36 se han cansado y lo han dejado. Y precisamente esta última etapa es la importante» «Con diez minutos al día es suficiente si se hace bien. Por eso, mi consejo es que no sea una misma quien se lo haga, sino que pida ayuda a la pareja. Porque una misma sólo va a poder masajearse con el pulgar, de manera que sólo trabajará la zona de entrada a la vagina. Mientras que la pareja puede alcanzar planos del suelo pélvico mucho más profundos» En su clínica, Elena explica a las parejas que deseen comenzar con los masajes cómo deben realizarlos, y aunque aprovechamos esta ocasión para recordar un post de Armando en donde nos explicaba la técnica del masaje perineal, es conveniente consultar siempre con un especialista en suelo pélvico para que nos guíe en su correcta ejecución. ¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta? Mucho se habla sobre el aceite de rosa de mosqueta como aliado para favorecer la elasticidad de la piel. Sin embargo, para los masajes perineales Elena no lo recomienda, y en su lugar apuesta por lubricantes similares al moco vaginal, como el gel Mucus de Cumlaude. «El masaje perineal resulta molesto, y el aceite de rosa de mosqueta se absorbe rápidamente, por lo que se tiende a hacer más fricción a la hora de masajear, y esto provoca mayor contracción de los músculos del perineo y, por tanto, mayores molestias» «Es mejor optar por geles lubricantes y una vez que hayamos terminado el masaje perineal, recurrir, si se quiere a un masaje suave con aceite de rosa de mosqueta o algún otro que pueda usarse para este fin» ¿Es eficaz el uso de Epi-No? Hace unos años salió al mercado un aparato llamado Epi-No que se presenta como un ejercitador del suelo pélvico para preparar el periné de cara al parto. Lo que hace este aparato es familiarizar a la mujer con la sensación y presión que sentirá en el periné en el momento del expulsivo, ayudándole a controlar los pujos. Sin embargo, desde la Asociación El Parto es Nuestro no lo recomiendan, como tampoco lo hace Elena. «Yo trabajo siempre en base a la evidencia científica, y me voy adaptando a los nuevos estudios. Por el momento, no hay evidencias de que el Epi-No reduzca el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto» «Por otro lado, vería lógico el uso del Epi-No si la mujer tiene claro que no querrá epidural en el parto, pero si no es el caso, este aparato no sirve de nada ya que la sensación de presión en el periné que se siente al usar el Epi-No, y que por tanto te sirve para saber dirigir los pujos, desaparece en el momento en que se administra la epidural» Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías? La fisioterapeuta insiste en que el hecho de llevar a cabo una correcta preparación durante el embarazo, combinada con masajes perineales, ayuda a reducir el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto, pero desgraciadamente no lo evitan. Y es que hay otros muchos factores que pueden interferir a la hora de que el parto acabe con desgarros o necesidad de episiotomía: «Si la mujer gana una gran cantidad de kilos, la recta final la afrontará de forma pesada y poco activa, y como consecuencia de ello llegará cansada y en baja forma al parto. Además, si decide ponerse epidural, se necesitará una mayor cantidad de anestesia (puesto que ésta va en función del peso), y a mayor dosis de anestesia más probabilidad de no controlar el pujo, de que el parto se alargue y se requiera ayuda instrumental» Además, Elena destaca la importancia que tiene el hecho de que si todo marcha bien, los profesionales dejen que el parto fluya sin prisas, y que la mujer pueda dilatar tranquila y con libertad de movimiento, haciendo uso si lo desea de pelotas y bañeras de dilatación. En resumen, si estás embarazada y te preocupa el momento del parto, recuerda que puedes hacer varias cosas para evitar que éste acabe con un traumatismo perineal. ¡Pregunta todas tus dudas a tu matrona o a una fisioterapeuta especializada en ginecología y suelo pélvico! Agradecimientos Elena Valiente Fotos iStock En Bebés y Más Realiza un masaje perineal para mejorar las condiciones del parto, La episiotomía eleva el riesgo de desgarro en el siguiente parto, Porcentajes de episiotomías en los países europeos, Curioso vídeo viral: un globo y una pelota de ping pong para explicar qué sucede en el parto Источник: https://www.bebesymas.com/parto/que-podemos-hacer-para-evitar-episiotomias-desgarros-parto-consejos-fisioterapeuta-especializada Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/ Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son: Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos. Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos. Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal. Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? Si bien no son infalibles, existen ciertas sugerencias aplicables para prevenir este tipo de lesiones. Te contamos cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto. ¡Toma nota! 1. Prepara tu cuerpo Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto. Por ejemplo, es importante incluir algún tipo de ejercicio en tu rutina diaria en el transcurso de la gestación. Entre otras cosas, el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez mejora la elasticidad de la piel. Además, favorece el flujo sanguíneo al perineo y la vagina. Por otra parte, te recomendamosmantener una buena nutrición e hidratación para cuidar la salud de tu piel y músculos. Incluye alimentos con omega-3, proteínas magras y una amplia gama de verduras para completar una dieta saludable. Asimismo, la vitamina E, la vitamina C y el zinc proporcionan a tu cuerpo la capacidad de estirarse y recuperarse después del parto. 2. Masaje perineal La preparación del perineo durante el embarazo reduce el riesgo de desgarro en las madres que tienen su primer parto vaginal. El masaje puede ayudar a una mujer a familiarizarse con su propio cuerpo y a tener mayor confianza en su capacidad para dar a luz al bebé. Si, por el contrario, no te sientes cómoda con la idea del masaje perineal, debes saber que no es un requisito indispensable. 3. La posición de nacimiento importa Sin ninguna duda,la posición en la que te encuentras cuando empujas tiene una gran influencia sobre las probabilidades de desgarro vaginal. Por ejemplo, si te sitúas acostada con las piernas hacia arriba o ejerces presión sobre el coxis y el perineo, reduces el tamaño del suelo pélvico y aumenta la probabilidad de que se rompa. “Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto” Asimismo, se considera que la mejor posición para dar a luz es aquella que eliges de manera instintiva y en la que te sientes más cómoda. Por ello, es necesario que te muevas libremente hasta encontrar una postura que te ayude a sobrellevar las contracciones. En todo caso, la posición menos estresante para el perineo es a cuatro patas, sobre manos y rodillas. 4. Ejercicios de suelo pélvico Los ejercicios de suelo pélvico se utilizan para fortalecer los músculos de la pelvis. La idea es que después del nacimiento, los músculos vuelvan a su forma normal y que se tenga menos probabilidades de experimentar incontinencia. Aprender a relajar los músculos pélvicos también es importante, ya que maximiza el espacio para que el bebé descienda. Con unos pocos minutos diarios, puedes lograr grandes avances en este sentido. 5. Evita la episiotomía Una episiotomía es un corte quirúrgico que se realiza en la piel y el músculo del área perineal para agrandar la apertura vaginal. Las episiotomías no protegen al perineo durante el nacimiento y, de hecho, aumentan las probabilidades de sufrir una lesión. Lo que ocurre es que, una vez que se lleva a cabo el corte, la cabeza del bebé hace que se rompa más profundamente el músculo. En última instancia, recuerda que el desgarro vaginal durante el parto es algo que, desgraciadamente, es habitual en un número elevado de mujeres. Lo mejor que puedes hacer para recuperarte y reducir el dolor es evitar actividades que requieran esfuerzo, tomar baños de agua tibia para calmar el dolor o aplicar almohadillas con hielo para aliviar la hinchazón. Te podría interesar… Источник: https://eresmama.com/desgarro-vaginal-durante-el-parto/
  15. Desgarro vaginal durante el parto
  16. Tipos de desgarro vaginal durante el parto
  17. Desgarro vaginal durante el parto
  18. Tipos de desgarro vaginal durante el parto
  19. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto?
  20. Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada
  21. ¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal?
  22. ¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta?
  23. ¿Es eficaz el uso de Epi-No?
  24. Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías?
  25. Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/ Desgarro vaginal durante el parto Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Tipos de desgarro vaginal durante el parto Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son: Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos. Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos. Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal. Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? Si bien no son infalibles, existen ciertas sugerencias aplicables para prevenir este tipo de lesiones. Te contamos cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto. ¡Toma nota! 1. Prepara tu cuerpo 1. Prepara tu cuerpo Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto. Por ejemplo, es importante incluir algún tipo de ejercicio en tu rutina diaria en el transcurso de la gestación. Entre otras cosas, el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez mejora la elasticidad de la piel. Además, favorece el flujo sanguíneo al perineo y la vagina. Por otra parte, te recomendamosmantener una buena nutrición e hidratación para cuidar la salud de tu piel y músculos. Incluye alimentos con omega-3, proteínas magras y una amplia gama de verduras para completar una dieta saludable. Asimismo, la vitamina E, la vitamina C y el zinc proporcionan a tu cuerpo la capacidad de estirarse y recuperarse después del parto. 2. Masaje perineal 2. Masaje perineal La preparación del perineo durante el embarazo reduce el riesgo de desgarro en las madres que tienen su primer parto vaginal. El masaje puede ayudar a una mujer a familiarizarse con su propio cuerpo y a tener mayor confianza en su capacidad para dar a luz al bebé. Si, por el contrario, no te sientes cómoda con la idea del masaje perineal, debes saber que no es un requisito indispensable. 3. La posición de nacimiento importa 3. La posición de nacimiento importa Sin ninguna duda,la posición en la que te encuentras cuando empujas tiene una gran influencia sobre las probabilidades de desgarro vaginal. Por ejemplo, si te sitúas acostada con las piernas hacia arriba o ejerces presión sobre el coxis y el perineo, reduces el tamaño del suelo pélvico y aumenta la probabilidad de que se rompa. “Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto” Asimismo, se considera que la mejor posición para dar a luz es aquella que eliges de manera instintiva y en la que te sientes más cómoda. Por ello, es necesario que te muevas libremente hasta encontrar una postura que te ayude a sobrellevar las contracciones. En todo caso, la posición menos estresante para el perineo es a cuatro patas, sobre manos y rodillas. 4. Ejercicios de suelo pélvico 4. Ejercicios de suelo pélvico Los ejercicios de suelo pélvico se utilizan para fortalecer los músculos de la pelvis. La idea es que después del nacimiento, los músculos vuelvan a su forma normal y que se tenga menos probabilidades de experimentar incontinencia. Aprender a relajar los músculos pélvicos también es importante, ya que maximiza el espacio para que el bebé descienda. Con unos pocos minutos diarios, puedes lograr grandes avances en este sentido. 5. Evita la episiotomía Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada Una de las posibles complicaciones del parto que más miedo genera es el traumatismo perineal, nombre que recibe el desgarro o la episiotomía producida en el momento del expulsivo. Aunque los nuevos protocolos están tratando de reeducar a los profesionales para que intervengan menos y dejen que el parto fluya sin prisas, no todo está en manos de los médicos y la mujer también puede hacer cosas para evitar este tipo de situaciones. Hemos hablado con Elena Valiente, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico en la clínica «Duque de Sevilla – Ginecología y Fisioterapia de la mujer», sobre lo que puede hacer la embarazada para evitar episiotomías y desgarros. En varias ocasiones hemos hablado del masaje perineal como uno de los principales recursos que podemos poner en práctica para evitar, en la medida de lo posible, que se produzcan desgarros durante el parto. El objetivo del masaje perineal es el estirar el perineo, ablandarlo y darle elasticidad para que en el momento del parto esté más preparado para abrirse. Además, el masaje sirve para conocer un poco las sensaciones que sucederán durante el parto y familiarizarse con ellas, ayudando así a relajar la zona en el momento cumbre del alumbramiento. «El masaje perineal ayuda a mejorar la vascularización de la zona vaginal. El peso que se soporta durante el embarazo, reduce la oxigenación de la vulva, de ahí su clásico aspecto azulado en la última etapa de la gestación. Esto es importante mejorarlo de cara al parto, para evitar complicaciones» – aconseja la fisioterapeuta. Elena es contundente con respecto a la eficacia del masaje perineal: «Está demostrado, que este tipo de masaje ayuda a reducir hasta en un 30 por ciento el riesgo de desgarro durante el parto, pero lógicamente el masaje no lo es todo» Y que, según nos explica la fisioterapeuta, el masaje perineal conforma tan sólo una parte de la preparación que debe llevar a cabo la mujer durante el embarazo, y que incluye entre otros aspectos: ¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal? Así pues, y partiendo de la base de que el masaje perineal es sólo una ayuda más, Elena nos explica cómo y cuándo realizarlo para que sea más efectivo: «Mi recomendación es comenzar a realizarlos a partir de la semana 35, y no antes, porque me he encontrado alguna vez con mujeres que ha empezado a hacérselos mucho antes y cuando han llegado a la semana 36 se han cansado y lo han dejado. Y precisamente esta última etapa es la importante» «Con diez minutos al día es suficiente si se hace bien. Por eso, mi consejo es que no sea una misma quien se lo haga, sino que pida ayuda a la pareja. Porque una misma sólo va a poder masajearse con el pulgar, de manera que sólo trabajará la zona de entrada a la vagina. Mientras que la pareja puede alcanzar planos del suelo pélvico mucho más profundos» En su clínica, Elena explica a las parejas que deseen comenzar con los masajes cómo deben realizarlos, y aunque aprovechamos esta ocasión para recordar un post de Armando en donde nos explicaba la técnica del masaje perineal, es conveniente consultar siempre con un especialista en suelo pélvico para que nos guíe en su correcta ejecución. ¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta? Mucho se habla sobre el aceite de rosa de mosqueta como aliado para favorecer la elasticidad de la piel. Sin embargo, para los masajes perineales Elena no lo recomienda, y en su lugar apuesta por lubricantes similares al moco vaginal, como el gel Mucus de Cumlaude. «El masaje perineal resulta molesto, y el aceite de rosa de mosqueta se absorbe rápidamente, por lo que se tiende a hacer más fricción a la hora de masajear, y esto provoca mayor contracción de los músculos del perineo y, por tanto, mayores molestias» «Es mejor optar por geles lubricantes y una vez que hayamos terminado el masaje perineal, recurrir, si se quiere a un masaje suave con aceite de rosa de mosqueta o algún otro que pueda usarse para este fin» ¿Es eficaz el uso de Epi-No? Hace unos años salió al mercado un aparato llamado Epi-No que se presenta como un ejercitador del suelo pélvico para preparar el periné de cara al parto. Lo que hace este aparato es familiarizar a la mujer con la sensación y presión que sentirá en el periné en el momento del expulsivo, ayudándole a controlar los pujos. Sin embargo, desde la Asociación El Parto es Nuestro no lo recomiendan, como tampoco lo hace Elena. «Yo trabajo siempre en base a la evidencia científica, y me voy adaptando a los nuevos estudios. Por el momento, no hay evidencias de que el Epi-No reduzca el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto» «Por otro lado, vería lógico el uso del Epi-No si la mujer tiene claro que no querrá epidural en el parto, pero si no es el caso, este aparato no sirve de nada ya que la sensación de presión en el periné que se siente al usar el Epi-No, y que por tanto te sirve para saber dirigir los pujos, desaparece en el momento en que se administra la epidural» Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías? La fisioterapeuta insiste en que el hecho de llevar a cabo una correcta preparación durante el embarazo, combinada con masajes perineales, ayuda a reducir el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto, pero desgraciadamente no lo evitan. Y es que hay otros muchos factores que pueden interferir a la hora de que el parto acabe con desgarros o necesidad de episiotomía: «Si la mujer gana una gran cantidad de kilos, la recta final la afrontará de forma pesada y poco activa, y como consecuencia de ello llegará cansada y en baja forma al parto. Además, si decide ponerse epidural, se necesitará una mayor cantidad de anestesia (puesto que ésta va en función del peso), y a mayor dosis de anestesia más probabilidad de no controlar el pujo, de que el parto se alargue y se requiera ayuda instrumental» Además, Elena destaca la importancia que tiene el hecho de que si todo marcha bien, los profesionales dejen que el parto fluya sin prisas, y que la mujer pueda dilatar tranquila y con libertad de movimiento, haciendo uso si lo desea de pelotas y bañeras de dilatación. En resumen, si estás embarazada y te preocupa el momento del parto, recuerda que puedes hacer varias cosas para evitar que éste acabe con un traumatismo perineal. ¡Pregunta todas tus dudas a tu matrona o a una fisioterapeuta especializada en ginecología y suelo pélvico! Agradecimientos Elena Valiente Fotos iStock En Bebés y Más Realiza un masaje perineal para mejorar las condiciones del parto, La episiotomía eleva el riesgo de desgarro en el siguiente parto, Porcentajes de episiotomías en los países europeos, Curioso vídeo viral: un globo y una pelota de ping pong para explicar qué sucede en el parto Источник: https://www.bebesymas.com/parto/que-podemos-hacer-para-evitar-episiotomias-desgarros-parto-consejos-fisioterapeuta-especializada Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/ Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son: Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos. Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos. Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal. Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? Si bien no son infalibles, existen ciertas sugerencias aplicables para prevenir este tipo de lesiones. Te contamos cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto. ¡Toma nota! 1. Prepara tu cuerpo Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto. Por ejemplo, es importante incluir algún tipo de ejercicio en tu rutina diaria en el transcurso de la gestación. Entre otras cosas, el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez mejora la elasticidad de la piel. Además, favorece el flujo sanguíneo al perineo y la vagina. Por otra parte, te recomendamosmantener una buena nutrición e hidratación para cuidar la salud de tu piel y músculos. Incluye alimentos con omega-3, proteínas magras y una amplia gama de verduras para completar una dieta saludable. Asimismo, la vitamina E, la vitamina C y el zinc proporcionan a tu cuerpo la capacidad de estirarse y recuperarse después del parto. 2. Masaje perineal La preparación del perineo durante el embarazo reduce el riesgo de desgarro en las madres que tienen su primer parto vaginal. El masaje puede ayudar a una mujer a familiarizarse con su propio cuerpo y a tener mayor confianza en su capacidad para dar a luz al bebé. Si, por el contrario, no te sientes cómoda con la idea del masaje perineal, debes saber que no es un requisito indispensable. 3. La posición de nacimiento importa Sin ninguna duda,la posición en la que te encuentras cuando empujas tiene una gran influencia sobre las probabilidades de desgarro vaginal. Por ejemplo, si te sitúas acostada con las piernas hacia arriba o ejerces presión sobre el coxis y el perineo, reduces el tamaño del suelo pélvico y aumenta la probabilidad de que se rompa. “Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto” Asimismo, se considera que la mejor posición para dar a luz es aquella que eliges de manera instintiva y en la que te sientes más cómoda. Por ello, es necesario que te muevas libremente hasta encontrar una postura que te ayude a sobrellevar las contracciones. En todo caso, la posición menos estresante para el perineo es a cuatro patas, sobre manos y rodillas. 4. Ejercicios de suelo pélvico Los ejercicios de suelo pélvico se utilizan para fortalecer los músculos de la pelvis. La idea es que después del nacimiento, los músculos vuelvan a su forma normal y que se tenga menos probabilidades de experimentar incontinencia. Aprender a relajar los músculos pélvicos también es importante, ya que maximiza el espacio para que el bebé descienda. Con unos pocos minutos diarios, puedes lograr grandes avances en este sentido. Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada Una de las posibles complicaciones del parto que más miedo genera es el traumatismo perineal, nombre que recibe el desgarro o la episiotomía producida en el momento del expulsivo. Aunque los nuevos protocolos están tratando de reeducar a los profesionales para que intervengan menos y dejen que el parto fluya sin prisas, no todo está en manos de los médicos y la mujer también puede hacer cosas para evitar este tipo de situaciones. Hemos hablado con Elena Valiente, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico en la clínica «Duque de Sevilla – Ginecología y Fisioterapia de la mujer», sobre lo que puede hacer la embarazada para evitar episiotomías y desgarros. En varias ocasiones hemos hablado del masaje perineal como uno de los principales recursos que podemos poner en práctica para evitar, en la medida de lo posible, que se produzcan desgarros durante el parto. El objetivo del masaje perineal es el estirar el perineo, ablandarlo y darle elasticidad para que en el momento del parto esté más preparado para abrirse. Además, el masaje sirve para conocer un poco las sensaciones que sucederán durante el parto y familiarizarse con ellas, ayudando así a relajar la zona en el momento cumbre del alumbramiento. «El masaje perineal ayuda a mejorar la vascularización de la zona vaginal. El peso que se soporta durante el embarazo, reduce la oxigenación de la vulva, de ahí su clásico aspecto azulado en la última etapa de la gestación. Esto es importante mejorarlo de cara al parto, para evitar complicaciones» – aconseja la fisioterapeuta. Elena es contundente con respecto a la eficacia del masaje perineal: «Está demostrado, que este tipo de masaje ayuda a reducir hasta en un 30 por ciento el riesgo de desgarro durante el parto, pero lógicamente el masaje no lo es todo» Y que, según nos explica la fisioterapeuta, el masaje perineal conforma tan sólo una parte de la preparación que debe llevar a cabo la mujer durante el embarazo, y que incluye entre otros aspectos: ¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal? Así pues, y partiendo de la base de que el masaje perineal es sólo una ayuda más, Elena nos explica cómo y cuándo realizarlo para que sea más efectivo: «Mi recomendación es comenzar a realizarlos a partir de la semana 35, y no antes, porque me he encontrado alguna vez con mujeres que ha empezado a hacérselos mucho antes y cuando han llegado a la semana 36 se han cansado y lo han dejado. Y precisamente esta última etapa es la importante» «Con diez minutos al día es suficiente si se hace bien. Por eso, mi consejo es que no sea una misma quien se lo haga, sino que pida ayuda a la pareja. Porque una misma sólo va a poder masajearse con el pulgar, de manera que sólo trabajará la zona de entrada a la vagina. Mientras que la pareja puede alcanzar planos del suelo pélvico mucho más profundos» En su clínica, Elena explica a las parejas que deseen comenzar con los masajes cómo deben realizarlos, y aunque aprovechamos esta ocasión para recordar un post de Armando en donde nos explicaba la técnica del masaje perineal, es conveniente consultar siempre con un especialista en suelo pélvico para que nos guíe en su correcta ejecución. ¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta? Mucho se habla sobre el aceite de rosa de mosqueta como aliado para favorecer la elasticidad de la piel. Sin embargo, para los masajes perineales Elena no lo recomienda, y en su lugar apuesta por lubricantes similares al moco vaginal, como el gel Mucus de Cumlaude. «El masaje perineal resulta molesto, y el aceite de rosa de mosqueta se absorbe rápidamente, por lo que se tiende a hacer más fricción a la hora de masajear, y esto provoca mayor contracción de los músculos del perineo y, por tanto, mayores molestias» «Es mejor optar por geles lubricantes y una vez que hayamos terminado el masaje perineal, recurrir, si se quiere a un masaje suave con aceite de rosa de mosqueta o algún otro que pueda usarse para este fin» ¿Es eficaz el uso de Epi-No? Hace unos años salió al mercado un aparato llamado Epi-No que se presenta como un ejercitador del suelo pélvico para preparar el periné de cara al parto. Lo que hace este aparato es familiarizar a la mujer con la sensación y presión que sentirá en el periné en el momento del expulsivo, ayudándole a controlar los pujos. Sin embargo, desde la Asociación El Parto es Nuestro no lo recomiendan, como tampoco lo hace Elena. «Yo trabajo siempre en base a la evidencia científica, y me voy adaptando a los nuevos estudios. Por el momento, no hay evidencias de que el Epi-No reduzca el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto» «Por otro lado, vería lógico el uso del Epi-No si la mujer tiene claro que no querrá epidural en el parto, pero si no es el caso, este aparato no sirve de nada ya que la sensación de presión en el periné que se siente al usar el Epi-No, y que por tanto te sirve para saber dirigir los pujos, desaparece en el momento en que se administra la epidural» Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías? La fisioterapeuta insiste en que el hecho de llevar a cabo una correcta preparación durante el embarazo, combinada con masajes perineales, ayuda a reducir el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto, pero desgraciadamente no lo evitan. Y es que hay otros muchos factores que pueden interferir a la hora de que el parto acabe con desgarros o necesidad de episiotomía: «Si la mujer gana una gran cantidad de kilos, la recta final la afrontará de forma pesada y poco activa, y como consecuencia de ello llegará cansada y en baja forma al parto. Además, si decide ponerse epidural, se necesitará una mayor cantidad de anestesia (puesto que ésta va en función del peso), y a mayor dosis de anestesia más probabilidad de no controlar el pujo, de que el parto se alargue y se requiera ayuda instrumental» Además, Elena destaca la importancia que tiene el hecho de que si todo marcha bien, los profesionales dejen que el parto fluya sin prisas, y que la mujer pueda dilatar tranquila y con libertad de movimiento, haciendo uso si lo desea de pelotas y bañeras de dilatación. En resumen, si estás embarazada y te preocupa el momento del parto, recuerda que puedes hacer varias cosas para evitar que éste acabe con un traumatismo perineal. ¡Pregunta todas tus dudas a tu matrona o a una fisioterapeuta especializada en ginecología y suelo pélvico! Agradecimientos Elena Valiente Fotos iStock En Bebés y Más Realiza un masaje perineal para mejorar las condiciones del parto, La episiotomía eleva el riesgo de desgarro en el siguiente parto, Porcentajes de episiotomías en los países europeos, Curioso vídeo viral: un globo y una pelota de ping pong para explicar qué sucede en el parto Источник: https://www.bebesymas.com/parto/que-podemos-hacer-para-evitar-episiotomias-desgarros-parto-consejos-fisioterapeuta-especializada Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/ Desgarro vaginal durante el parto Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Tipos de desgarro vaginal durante el parto Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son: Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos. Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos. Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal. Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? Si bien no son infalibles, existen ciertas sugerencias aplicables para prevenir este tipo de lesiones. Te contamos cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto. ¡Toma nota! 1. Prepara tu cuerpo 1. Prepara tu cuerpo Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto. Por ejemplo, es importante incluir algún tipo de ejercicio en tu rutina diaria en el transcurso de la gestación. Entre otras cosas, el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez mejora la elasticidad de la piel. Además, favorece el flujo sanguíneo al perineo y la vagina. Por otra parte, te recomendamosmantener una buena nutrición e hidratación para cuidar la salud de tu piel y músculos. Incluye alimentos con omega-3, proteínas magras y una amplia gama de verduras para completar una dieta saludable. Asimismo, la vitamina E, la vitamina C y el zinc proporcionan a tu cuerpo la capacidad de estirarse y recuperarse después del parto. 2. Masaje perineal 2. Masaje perineal La preparación del perineo durante el embarazo reduce el riesgo de desgarro en las madres que tienen su primer parto vaginal. El masaje puede ayudar a una mujer a familiarizarse con su propio cuerpo y a tener mayor confianza en su capacidad para dar a luz al bebé. Si, por el contrario, no te sientes cómoda con la idea del masaje perineal, debes saber que no es un requisito indispensable. 3. La posición de nacimiento importa 3. La posición de nacimiento importa Sin ninguna duda,la posición en la que te encuentras cuando empujas tiene una gran influencia sobre las probabilidades de desgarro vaginal. Por ejemplo, si te sitúas acostada con las piernas hacia arriba o ejerces presión sobre el coxis y el perineo, reduces el tamaño del suelo pélvico y aumenta la probabilidad de que se rompa. “Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto” Asimismo, se considera que la mejor posición para dar a luz es aquella que eliges de manera instintiva y en la que te sientes más cómoda. Por ello, es necesario que te muevas libremente hasta encontrar una postura que te ayude a sobrellevar las contracciones. En todo caso, la posición menos estresante para el perineo es a cuatro patas, sobre manos y rodillas. 4. Ejercicios de suelo pélvico 4. Ejercicios de suelo pélvico Los ejercicios de suelo pélvico se utilizan para fortalecer los músculos de la pelvis. La idea es que después del nacimiento, los músculos vuelvan a su forma normal y que se tenga menos probabilidades de experimentar incontinencia. Aprender a relajar los músculos pélvicos también es importante, ya que maximiza el espacio para que el bebé descienda. Con unos pocos minutos diarios, puedes lograr grandes avances en este sentido. 5. Evita la episiotomía Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada Una de las posibles complicaciones del parto que más miedo genera es el traumatismo perineal, nombre que recibe el desgarro o la episiotomía producida en el momento del expulsivo. Aunque los nuevos protocolos están tratando de reeducar a los profesionales para que intervengan menos y dejen que el parto fluya sin prisas, no todo está en manos de los médicos y la mujer también puede hacer cosas para evitar este tipo de situaciones. Hemos hablado con Elena Valiente, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico en la clínica «Duque de Sevilla – Ginecología y Fisioterapia de la mujer», sobre lo que puede hacer la embarazada para evitar episiotomías y desgarros. En varias ocasiones hemos hablado del masaje perineal como uno de los principales recursos que podemos poner en práctica para evitar, en la medida de lo posible, que se produzcan desgarros durante el parto. El objetivo del masaje perineal es el estirar el perineo, ablandarlo y darle elasticidad para que en el momento del parto esté más preparado para abrirse. Además, el masaje sirve para conocer un poco las sensaciones que sucederán durante el parto y familiarizarse con ellas, ayudando así a relajar la zona en el momento cumbre del alumbramiento. «El masaje perineal ayuda a mejorar la vascularización de la zona vaginal. El peso que se soporta durante el embarazo, reduce la oxigenación de la vulva, de ahí su clásico aspecto azulado en la última etapa de la gestación. Esto es importante mejorarlo de cara al parto, para evitar complicaciones» – aconseja la fisioterapeuta. Elena es contundente con respecto a la eficacia del masaje perineal: «Está demostrado, que este tipo de masaje ayuda a reducir hasta en un 30 por ciento el riesgo de desgarro durante el parto, pero lógicamente el masaje no lo es todo» Y que, según nos explica la fisioterapeuta, el masaje perineal conforma tan sólo una parte de la preparación que debe llevar a cabo la mujer durante el embarazo, y que incluye entre otros aspectos: ¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal? Así pues, y partiendo de la base de que el masaje perineal es sólo una ayuda más, Elena nos explica cómo y cuándo realizarlo para que sea más efectivo: «Mi recomendación es comenzar a realizarlos a partir de la semana 35, y no antes, porque me he encontrado alguna vez con mujeres que ha empezado a hacérselos mucho antes y cuando han llegado a la semana 36 se han cansado y lo han dejado. Y precisamente esta última etapa es la importante» «Con diez minutos al día es suficiente si se hace bien. Por eso, mi consejo es que no sea una misma quien se lo haga, sino que pida ayuda a la pareja. Porque una misma sólo va a poder masajearse con el pulgar, de manera que sólo trabajará la zona de entrada a la vagina. Mientras que la pareja puede alcanzar planos del suelo pélvico mucho más profundos» En su clínica, Elena explica a las parejas que deseen comenzar con los masajes cómo deben realizarlos, y aunque aprovechamos esta ocasión para recordar un post de Armando en donde nos explicaba la técnica del masaje perineal, es conveniente consultar siempre con un especialista en suelo pélvico para que nos guíe en su correcta ejecución. ¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta? Mucho se habla sobre el aceite de rosa de mosqueta como aliado para favorecer la elasticidad de la piel. Sin embargo, para los masajes perineales Elena no lo recomienda, y en su lugar apuesta por lubricantes similares al moco vaginal, como el gel Mucus de Cumlaude. «El masaje perineal resulta molesto, y el aceite de rosa de mosqueta se absorbe rápidamente, por lo que se tiende a hacer más fricción a la hora de masajear, y esto provoca mayor contracción de los músculos del perineo y, por tanto, mayores molestias» «Es mejor optar por geles lubricantes y una vez que hayamos terminado el masaje perineal, recurrir, si se quiere a un masaje suave con aceite de rosa de mosqueta o algún otro que pueda usarse para este fin» ¿Es eficaz el uso de Epi-No? Hace unos años salió al mercado un aparato llamado Epi-No que se presenta como un ejercitador del suelo pélvico para preparar el periné de cara al parto. Lo que hace este aparato es familiarizar a la mujer con la sensación y presión que sentirá en el periné en el momento del expulsivo, ayudándole a controlar los pujos. Sin embargo, desde la Asociación El Parto es Nuestro no lo recomiendan, como tampoco lo hace Elena. «Yo trabajo siempre en base a la evidencia científica, y me voy adaptando a los nuevos estudios. Por el momento, no hay evidencias de que el Epi-No reduzca el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto» «Por otro lado, vería lógico el uso del Epi-No si la mujer tiene claro que no querrá epidural en el parto, pero si no es el caso, este aparato no sirve de nada ya que la sensación de presión en el periné que se siente al usar el Epi-No, y que por tanto te sirve para saber dirigir los pujos, desaparece en el momento en que se administra la epidural» Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías? La fisioterapeuta insiste en que el hecho de llevar a cabo una correcta preparación durante el embarazo, combinada con masajes perineales, ayuda a reducir el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto, pero desgraciadamente no lo evitan. Y es que hay otros muchos factores que pueden interferir a la hora de que el parto acabe con desgarros o necesidad de episiotomía: «Si la mujer gana una gran cantidad de kilos, la recta final la afrontará de forma pesada y poco activa, y como consecuencia de ello llegará cansada y en baja forma al parto. Además, si decide ponerse epidural, se necesitará una mayor cantidad de anestesia (puesto que ésta va en función del peso), y a mayor dosis de anestesia más probabilidad de no controlar el pujo, de que el parto se alargue y se requiera ayuda instrumental» Además, Elena destaca la importancia que tiene el hecho de que si todo marcha bien, los profesionales dejen que el parto fluya sin prisas, y que la mujer pueda dilatar tranquila y con libertad de movimiento, haciendo uso si lo desea de pelotas y bañeras de dilatación. En resumen, si estás embarazada y te preocupa el momento del parto, recuerda que puedes hacer varias cosas para evitar que éste acabe con un traumatismo perineal. ¡Pregunta todas tus dudas a tu matrona o a una fisioterapeuta especializada en ginecología y suelo pélvico! Agradecimientos Elena Valiente Fotos iStock En Bebés y Más Realiza un masaje perineal para mejorar las condiciones del parto, La episiotomía eleva el riesgo de desgarro en el siguiente parto, Porcentajes de episiotomías en los países europeos, Curioso vídeo viral: un globo y una pelota de ping pong para explicar qué sucede en el parto Источник: https://www.bebesymas.com/parto/que-podemos-hacer-para-evitar-episiotomias-desgarros-parto-consejos-fisioterapeuta-especializada Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/ Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son: Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos. Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos. Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal. Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? Si bien no son infalibles, existen ciertas sugerencias aplicables para prevenir este tipo de lesiones. Te contamos cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto. ¡Toma nota! 1. Prepara tu cuerpo Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto. Por ejemplo, es importante incluir algún tipo de ejercicio en tu rutina diaria en el transcurso de la gestación. Entre otras cosas, el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez mejora la elasticidad de la piel. Además, favorece el flujo sanguíneo al perineo y la vagina. Por otra parte, te recomendamosmantener una buena nutrición e hidratación para cuidar la salud de tu piel y músculos. Incluye alimentos con omega-3, proteínas magras y una amplia gama de verduras para completar una dieta saludable. Asimismo, la vitamina E, la vitamina C y el zinc proporcionan a tu cuerpo la capacidad de estirarse y recuperarse después del parto. 2. Masaje perineal La preparación del perineo durante el embarazo reduce el riesgo de desgarro en las madres que tienen su primer parto vaginal. El masaje puede ayudar a una mujer a familiarizarse con su propio cuerpo y a tener mayor confianza en su capacidad para dar a luz al bebé. Si, por el contrario, no te sientes cómoda con la idea del masaje perineal, debes saber que no es un requisito indispensable. 3. La posición de nacimiento importa Sin ninguna duda,la posición en la que te encuentras cuando empujas tiene una gran influencia sobre las probabilidades de desgarro vaginal. Por ejemplo, si te sitúas acostada con las piernas hacia arriba o ejerces presión sobre el coxis y el perineo, reduces el tamaño del suelo pélvico y aumenta la probabilidad de que se rompa. “Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto” Asimismo, se considera que la mejor posición para dar a luz es aquella que eliges de manera instintiva y en la que te sientes más cómoda. Por ello, es necesario que te muevas libremente hasta encontrar una postura que te ayude a sobrellevar las contracciones. En todo caso, la posición menos estresante para el perineo es a cuatro patas, sobre manos y rodillas. 4. Ejercicios de suelo pélvico Los ejercicios de suelo pélvico se utilizan para fortalecer los músculos de la pelvis. La idea es que después del nacimiento, los músculos vuelvan a su forma normal y que se tenga menos probabilidades de experimentar incontinencia. Aprender a relajar los músculos pélvicos también es importante, ya que maximiza el espacio para que el bebé descienda. Con unos pocos minutos diarios, puedes lograr grandes avances en este sentido. 5. Evita la episiotomía Una episiotomía es un corte quirúrgico que se realiza en la piel y el músculo del área perineal para agrandar la apertura vaginal. Las episiotomías no protegen al perineo durante el nacimiento y, de hecho, aumentan las probabilidades de sufrir una lesión. Lo que ocurre es que, una vez que se lleva a cabo el corte, la cabeza del bebé hace que se rompa más profundamente el músculo. En última instancia, recuerda que el desgarro vaginal durante el parto es algo que, desgraciadamente, es habitual en un número elevado de mujeres. Lo mejor que puedes hacer para recuperarte y reducir el dolor es evitar actividades que requieran esfuerzo, tomar baños de agua tibia para calmar el dolor o aplicar almohadillas con hielo para aliviar la hinchazón. Te podría interesar… Источник: https://eresmama.com/desgarro-vaginal-durante-el-parto/
  26. Desgarro vaginal durante el parto
  27. Desgarro vaginal durante el parto
  28. Tipos de desgarro vaginal durante el parto
  29. Tipos de desgarro vaginal durante el parto
  30. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto?
  31. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto?
  32. 1. Prepara tu cuerpo
  33. 1. Prepara tu cuerpo
  34. 2. Masaje perineal
  35. 2. Masaje perineal
  36. 3. La posición de nacimiento importa
  37. 3. La posición de nacimiento importa
  38. 4. Ejercicios de suelo pélvico
  39. 4. Ejercicios de suelo pélvico
  40. 5. Evita la episiotomía
  41. Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada
  42. ¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal?
  43. ¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta?
  44. ¿Es eficaz el uso de Epi-No?
  45. Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías?
  46. Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/ Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son: Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos. Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos. Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal. Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? Si bien no son infalibles, existen ciertas sugerencias aplicables para prevenir este tipo de lesiones. Te contamos cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto. ¡Toma nota! 1. Prepara tu cuerpo Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto. Por ejemplo, es importante incluir algún tipo de ejercicio en tu rutina diaria en el transcurso de la gestación. Entre otras cosas, el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez mejora la elasticidad de la piel. Además, favorece el flujo sanguíneo al perineo y la vagina. Por otra parte, te recomendamosmantener una buena nutrición e hidratación para cuidar la salud de tu piel y músculos. Incluye alimentos con omega-3, proteínas magras y una amplia gama de verduras para completar una dieta saludable. Asimismo, la vitamina E, la vitamina C y el zinc proporcionan a tu cuerpo la capacidad de estirarse y recuperarse después del parto. 2. Masaje perineal La preparación del perineo durante el embarazo reduce el riesgo de desgarro en las madres que tienen su primer parto vaginal. El masaje puede ayudar a una mujer a familiarizarse con su propio cuerpo y a tener mayor confianza en su capacidad para dar a luz al bebé. Si, por el contrario, no te sientes cómoda con la idea del masaje perineal, debes saber que no es un requisito indispensable. 3. La posición de nacimiento importa Sin ninguna duda,la posición en la que te encuentras cuando empujas tiene una gran influencia sobre las probabilidades de desgarro vaginal. Por ejemplo, si te sitúas acostada con las piernas hacia arriba o ejerces presión sobre el coxis y el perineo, reduces el tamaño del suelo pélvico y aumenta la probabilidad de que se rompa. “Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto” Asimismo, se considera que la mejor posición para dar a luz es aquella que eliges de manera instintiva y en la que te sientes más cómoda. Por ello, es necesario que te muevas libremente hasta encontrar una postura que te ayude a sobrellevar las contracciones. En todo caso, la posición menos estresante para el perineo es a cuatro patas, sobre manos y rodillas. 4. Ejercicios de suelo pélvico Los ejercicios de suelo pélvico se utilizan para fortalecer los músculos de la pelvis. La idea es que después del nacimiento, los músculos vuelvan a su forma normal y que se tenga menos probabilidades de experimentar incontinencia. Aprender a relajar los músculos pélvicos también es importante, ya que maximiza el espacio para que el bebé descienda. Con unos pocos minutos diarios, puedes lograr grandes avances en este sentido. Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada Una de las posibles complicaciones del parto que más miedo genera es el traumatismo perineal, nombre que recibe el desgarro o la episiotomía producida en el momento del expulsivo. Aunque los nuevos protocolos están tratando de reeducar a los profesionales para que intervengan menos y dejen que el parto fluya sin prisas, no todo está en manos de los médicos y la mujer también puede hacer cosas para evitar este tipo de situaciones. Hemos hablado con Elena Valiente, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico en la clínica «Duque de Sevilla – Ginecología y Fisioterapia de la mujer», sobre lo que puede hacer la embarazada para evitar episiotomías y desgarros. En varias ocasiones hemos hablado del masaje perineal como uno de los principales recursos que podemos poner en práctica para evitar, en la medida de lo posible, que se produzcan desgarros durante el parto. El objetivo del masaje perineal es el estirar el perineo, ablandarlo y darle elasticidad para que en el momento del parto esté más preparado para abrirse. Además, el masaje sirve para conocer un poco las sensaciones que sucederán durante el parto y familiarizarse con ellas, ayudando así a relajar la zona en el momento cumbre del alumbramiento. «El masaje perineal ayuda a mejorar la vascularización de la zona vaginal. El peso que se soporta durante el embarazo, reduce la oxigenación de la vulva, de ahí su clásico aspecto azulado en la última etapa de la gestación. Esto es importante mejorarlo de cara al parto, para evitar complicaciones» – aconseja la fisioterapeuta. Elena es contundente con respecto a la eficacia del masaje perineal: «Está demostrado, que este tipo de masaje ayuda a reducir hasta en un 30 por ciento el riesgo de desgarro durante el parto, pero lógicamente el masaje no lo es todo» Y que, según nos explica la fisioterapeuta, el masaje perineal conforma tan sólo una parte de la preparación que debe llevar a cabo la mujer durante el embarazo, y que incluye entre otros aspectos: ¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal? Así pues, y partiendo de la base de que el masaje perineal es sólo una ayuda más, Elena nos explica cómo y cuándo realizarlo para que sea más efectivo: «Mi recomendación es comenzar a realizarlos a partir de la semana 35, y no antes, porque me he encontrado alguna vez con mujeres que ha empezado a hacérselos mucho antes y cuando han llegado a la semana 36 se han cansado y lo han dejado. Y precisamente esta última etapa es la importante» «Con diez minutos al día es suficiente si se hace bien. Por eso, mi consejo es que no sea una misma quien se lo haga, sino que pida ayuda a la pareja. Porque una misma sólo va a poder masajearse con el pulgar, de manera que sólo trabajará la zona de entrada a la vagina. Mientras que la pareja puede alcanzar planos del suelo pélvico mucho más profundos» En su clínica, Elena explica a las parejas que deseen comenzar con los masajes cómo deben realizarlos, y aunque aprovechamos esta ocasión para recordar un post de Armando en donde nos explicaba la técnica del masaje perineal, es conveniente consultar siempre con un especialista en suelo pélvico para que nos guíe en su correcta ejecución. ¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta? Mucho se habla sobre el aceite de rosa de mosqueta como aliado para favorecer la elasticidad de la piel. Sin embargo, para los masajes perineales Elena no lo recomienda, y en su lugar apuesta por lubricantes similares al moco vaginal, como el gel Mucus de Cumlaude. «El masaje perineal resulta molesto, y el aceite de rosa de mosqueta se absorbe rápidamente, por lo que se tiende a hacer más fricción a la hora de masajear, y esto provoca mayor contracción de los músculos del perineo y, por tanto, mayores molestias» «Es mejor optar por geles lubricantes y una vez que hayamos terminado el masaje perineal, recurrir, si se quiere a un masaje suave con aceite de rosa de mosqueta o algún otro que pueda usarse para este fin» ¿Es eficaz el uso de Epi-No? Hace unos años salió al mercado un aparato llamado Epi-No que se presenta como un ejercitador del suelo pélvico para preparar el periné de cara al parto. Lo que hace este aparato es familiarizar a la mujer con la sensación y presión que sentirá en el periné en el momento del expulsivo, ayudándole a controlar los pujos. Sin embargo, desde la Asociación El Parto es Nuestro no lo recomiendan, como tampoco lo hace Elena. «Yo trabajo siempre en base a la evidencia científica, y me voy adaptando a los nuevos estudios. Por el momento, no hay evidencias de que el Epi-No reduzca el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto» «Por otro lado, vería lógico el uso del Epi-No si la mujer tiene claro que no querrá epidural en el parto, pero si no es el caso, este aparato no sirve de nada ya que la sensación de presión en el periné que se siente al usar el Epi-No, y que por tanto te sirve para saber dirigir los pujos, desaparece en el momento en que se administra la epidural» Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías? La fisioterapeuta insiste en que el hecho de llevar a cabo una correcta preparación durante el embarazo, combinada con masajes perineales, ayuda a reducir el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto, pero desgraciadamente no lo evitan. Y es que hay otros muchos factores que pueden interferir a la hora de que el parto acabe con desgarros o necesidad de episiotomía: «Si la mujer gana una gran cantidad de kilos, la recta final la afrontará de forma pesada y poco activa, y como consecuencia de ello llegará cansada y en baja forma al parto. Además, si decide ponerse epidural, se necesitará una mayor cantidad de anestesia (puesto que ésta va en función del peso), y a mayor dosis de anestesia más probabilidad de no controlar el pujo, de que el parto se alargue y se requiera ayuda instrumental» Además, Elena destaca la importancia que tiene el hecho de que si todo marcha bien, los profesionales dejen que el parto fluya sin prisas, y que la mujer pueda dilatar tranquila y con libertad de movimiento, haciendo uso si lo desea de pelotas y bañeras de dilatación. En resumen, si estás embarazada y te preocupa el momento del parto, recuerda que puedes hacer varias cosas para evitar que éste acabe con un traumatismo perineal. ¡Pregunta todas tus dudas a tu matrona o a una fisioterapeuta especializada en ginecología y suelo pélvico! Agradecimientos Elena Valiente Fotos iStock En Bebés y Más Realiza un masaje perineal para mejorar las condiciones del parto, La episiotomía eleva el riesgo de desgarro en el siguiente parto, Porcentajes de episiotomías en los países europeos, Curioso vídeo viral: un globo y una pelota de ping pong para explicar qué sucede en el parto Источник: https://www.bebesymas.com/parto/que-podemos-hacer-para-evitar-episiotomias-desgarros-parto-consejos-fisioterapeuta-especializada Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/ Desgarro vaginal durante el parto Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Tipos de desgarro vaginal durante el parto Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son: Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos. Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos. Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal. Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? Si bien no son infalibles, existen ciertas sugerencias aplicables para prevenir este tipo de lesiones. Te contamos cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto. ¡Toma nota! 1. Prepara tu cuerpo 1. Prepara tu cuerpo Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto. Por ejemplo, es importante incluir algún tipo de ejercicio en tu rutina diaria en el transcurso de la gestación. Entre otras cosas, el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez mejora la elasticidad de la piel. Además, favorece el flujo sanguíneo al perineo y la vagina. Por otra parte, te recomendamosmantener una buena nutrición e hidratación para cuidar la salud de tu piel y músculos. Incluye alimentos con omega-3, proteínas magras y una amplia gama de verduras para completar una dieta saludable. Asimismo, la vitamina E, la vitamina C y el zinc proporcionan a tu cuerpo la capacidad de estirarse y recuperarse después del parto. 2. Masaje perineal 2. Masaje perineal La preparación del perineo durante el embarazo reduce el riesgo de desgarro en las madres que tienen su primer parto vaginal. El masaje puede ayudar a una mujer a familiarizarse con su propio cuerpo y a tener mayor confianza en su capacidad para dar a luz al bebé. Si, por el contrario, no te sientes cómoda con la idea del masaje perineal, debes saber que no es un requisito indispensable. 3. La posición de nacimiento importa 3. La posición de nacimiento importa Sin ninguna duda,la posición en la que te encuentras cuando empujas tiene una gran influencia sobre las probabilidades de desgarro vaginal. Por ejemplo, si te sitúas acostada con las piernas hacia arriba o ejerces presión sobre el coxis y el perineo, reduces el tamaño del suelo pélvico y aumenta la probabilidad de que se rompa. “Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto” Asimismo, se considera que la mejor posición para dar a luz es aquella que eliges de manera instintiva y en la que te sientes más cómoda. Por ello, es necesario que te muevas libremente hasta encontrar una postura que te ayude a sobrellevar las contracciones. En todo caso, la posición menos estresante para el perineo es a cuatro patas, sobre manos y rodillas. 4. Ejercicios de suelo pélvico 4. Ejercicios de suelo pélvico Los ejercicios de suelo pélvico se utilizan para fortalecer los músculos de la pelvis. La idea es que después del nacimiento, los músculos vuelvan a su forma normal y que se tenga menos probabilidades de experimentar incontinencia. Aprender a relajar los músculos pélvicos también es importante, ya que maximiza el espacio para que el bebé descienda. Con unos pocos minutos diarios, puedes lograr grandes avances en este sentido. 5. Evita la episiotomía Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada Una de las posibles complicaciones del parto que más miedo genera es el traumatismo perineal, nombre que recibe el desgarro o la episiotomía producida en el momento del expulsivo. Aunque los nuevos protocolos están tratando de reeducar a los profesionales para que intervengan menos y dejen que el parto fluya sin prisas, no todo está en manos de los médicos y la mujer también puede hacer cosas para evitar este tipo de situaciones. Hemos hablado con Elena Valiente, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico en la clínica «Duque de Sevilla – Ginecología y Fisioterapia de la mujer», sobre lo que puede hacer la embarazada para evitar episiotomías y desgarros. En varias ocasiones hemos hablado del masaje perineal como uno de los principales recursos que podemos poner en práctica para evitar, en la medida de lo posible, que se produzcan desgarros durante el parto. El objetivo del masaje perineal es el estirar el perineo, ablandarlo y darle elasticidad para que en el momento del parto esté más preparado para abrirse. Además, el masaje sirve para conocer un poco las sensaciones que sucederán durante el parto y familiarizarse con ellas, ayudando así a relajar la zona en el momento cumbre del alumbramiento. «El masaje perineal ayuda a mejorar la vascularización de la zona vaginal. El peso que se soporta durante el embarazo, reduce la oxigenación de la vulva, de ahí su clásico aspecto azulado en la última etapa de la gestación. Esto es importante mejorarlo de cara al parto, para evitar complicaciones» – aconseja la fisioterapeuta. Elena es contundente con respecto a la eficacia del masaje perineal: «Está demostrado, que este tipo de masaje ayuda a reducir hasta en un 30 por ciento el riesgo de desgarro durante el parto, pero lógicamente el masaje no lo es todo» Y que, según nos explica la fisioterapeuta, el masaje perineal conforma tan sólo una parte de la preparación que debe llevar a cabo la mujer durante el embarazo, y que incluye entre otros aspectos: ¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal? Así pues, y partiendo de la base de que el masaje perineal es sólo una ayuda más, Elena nos explica cómo y cuándo realizarlo para que sea más efectivo: «Mi recomendación es comenzar a realizarlos a partir de la semana 35, y no antes, porque me he encontrado alguna vez con mujeres que ha empezado a hacérselos mucho antes y cuando han llegado a la semana 36 se han cansado y lo han dejado. Y precisamente esta última etapa es la importante» «Con diez minutos al día es suficiente si se hace bien. Por eso, mi consejo es que no sea una misma quien se lo haga, sino que pida ayuda a la pareja. Porque una misma sólo va a poder masajearse con el pulgar, de manera que sólo trabajará la zona de entrada a la vagina. Mientras que la pareja puede alcanzar planos del suelo pélvico mucho más profundos» En su clínica, Elena explica a las parejas que deseen comenzar con los masajes cómo deben realizarlos, y aunque aprovechamos esta ocasión para recordar un post de Armando en donde nos explicaba la técnica del masaje perineal, es conveniente consultar siempre con un especialista en suelo pélvico para que nos guíe en su correcta ejecución. ¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta? Mucho se habla sobre el aceite de rosa de mosqueta como aliado para favorecer la elasticidad de la piel. Sin embargo, para los masajes perineales Elena no lo recomienda, y en su lugar apuesta por lubricantes similares al moco vaginal, como el gel Mucus de Cumlaude. «El masaje perineal resulta molesto, y el aceite de rosa de mosqueta se absorbe rápidamente, por lo que se tiende a hacer más fricción a la hora de masajear, y esto provoca mayor contracción de los músculos del perineo y, por tanto, mayores molestias» «Es mejor optar por geles lubricantes y una vez que hayamos terminado el masaje perineal, recurrir, si se quiere a un masaje suave con aceite de rosa de mosqueta o algún otro que pueda usarse para este fin» ¿Es eficaz el uso de Epi-No? Hace unos años salió al mercado un aparato llamado Epi-No que se presenta como un ejercitador del suelo pélvico para preparar el periné de cara al parto. Lo que hace este aparato es familiarizar a la mujer con la sensación y presión que sentirá en el periné en el momento del expulsivo, ayudándole a controlar los pujos. Sin embargo, desde la Asociación El Parto es Nuestro no lo recomiendan, como tampoco lo hace Elena. «Yo trabajo siempre en base a la evidencia científica, y me voy adaptando a los nuevos estudios. Por el momento, no hay evidencias de que el Epi-No reduzca el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto» «Por otro lado, vería lógico el uso del Epi-No si la mujer tiene claro que no querrá epidural en el parto, pero si no es el caso, este aparato no sirve de nada ya que la sensación de presión en el periné que se siente al usar el Epi-No, y que por tanto te sirve para saber dirigir los pujos, desaparece en el momento en que se administra la epidural» Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías? La fisioterapeuta insiste en que el hecho de llevar a cabo una correcta preparación durante el embarazo, combinada con masajes perineales, ayuda a reducir el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto, pero desgraciadamente no lo evitan. Y es que hay otros muchos factores que pueden interferir a la hora de que el parto acabe con desgarros o necesidad de episiotomía: «Si la mujer gana una gran cantidad de kilos, la recta final la afrontará de forma pesada y poco activa, y como consecuencia de ello llegará cansada y en baja forma al parto. Además, si decide ponerse epidural, se necesitará una mayor cantidad de anestesia (puesto que ésta va en función del peso), y a mayor dosis de anestesia más probabilidad de no controlar el pujo, de que el parto se alargue y se requiera ayuda instrumental» Además, Elena destaca la importancia que tiene el hecho de que si todo marcha bien, los profesionales dejen que el parto fluya sin prisas, y que la mujer pueda dilatar tranquila y con libertad de movimiento, haciendo uso si lo desea de pelotas y bañeras de dilatación. En resumen, si estás embarazada y te preocupa el momento del parto, recuerda que puedes hacer varias cosas para evitar que éste acabe con un traumatismo perineal. ¡Pregunta todas tus dudas a tu matrona o a una fisioterapeuta especializada en ginecología y suelo pélvico! Agradecimientos Elena Valiente Fotos iStock En Bebés y Más Realiza un masaje perineal para mejorar las condiciones del parto, La episiotomía eleva el riesgo de desgarro en el siguiente parto, Porcentajes de episiotomías en los países europeos, Curioso vídeo viral: un globo y una pelota de ping pong para explicar qué sucede en el parto Источник: https://www.bebesymas.com/parto/que-podemos-hacer-para-evitar-episiotomias-desgarros-parto-consejos-fisioterapeuta-especializada Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/ Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son: Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos. Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos. Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal. Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? Si bien no son infalibles, existen ciertas sugerencias aplicables para prevenir este tipo de lesiones. Te contamos cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto. ¡Toma nota! 1. Prepara tu cuerpo Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto. Por ejemplo, es importante incluir algún tipo de ejercicio en tu rutina diaria en el transcurso de la gestación. Entre otras cosas, el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez mejora la elasticidad de la piel. Además, favorece el flujo sanguíneo al perineo y la vagina. Por otra parte, te recomendamosmantener una buena nutrición e hidratación para cuidar la salud de tu piel y músculos. Incluye alimentos con omega-3, proteínas magras y una amplia gama de verduras para completar una dieta saludable. Asimismo, la vitamina E, la vitamina C y el zinc proporcionan a tu cuerpo la capacidad de estirarse y recuperarse después del parto. 2. Masaje perineal La preparación del perineo durante el embarazo reduce el riesgo de desgarro en las madres que tienen su primer parto vaginal. El masaje puede ayudar a una mujer a familiarizarse con su propio cuerpo y a tener mayor confianza en su capacidad para dar a luz al bebé. Si, por el contrario, no te sientes cómoda con la idea del masaje perineal, debes saber que no es un requisito indispensable. 3. La posición de nacimiento importa Sin ninguna duda,la posición en la que te encuentras cuando empujas tiene una gran influencia sobre las probabilidades de desgarro vaginal. Por ejemplo, si te sitúas acostada con las piernas hacia arriba o ejerces presión sobre el coxis y el perineo, reduces el tamaño del suelo pélvico y aumenta la probabilidad de que se rompa. “Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto” Asimismo, se considera que la mejor posición para dar a luz es aquella que eliges de manera instintiva y en la que te sientes más cómoda. Por ello, es necesario que te muevas libremente hasta encontrar una postura que te ayude a sobrellevar las contracciones. En todo caso, la posición menos estresante para el perineo es a cuatro patas, sobre manos y rodillas. 4. Ejercicios de suelo pélvico Los ejercicios de suelo pélvico se utilizan para fortalecer los músculos de la pelvis. La idea es que después del nacimiento, los músculos vuelvan a su forma normal y que se tenga menos probabilidades de experimentar incontinencia. Aprender a relajar los músculos pélvicos también es importante, ya que maximiza el espacio para que el bebé descienda. Con unos pocos minutos diarios, puedes lograr grandes avances en este sentido. 5. Evita la episiotomía Una episiotomía es un corte quirúrgico que se realiza en la piel y el músculo del área perineal para agrandar la apertura vaginal. Las episiotomías no protegen al perineo durante el nacimiento y, de hecho, aumentan las probabilidades de sufrir una lesión. Lo que ocurre es que, una vez que se lleva a cabo el corte, la cabeza del bebé hace que se rompa más profundamente el músculo. En última instancia, recuerda que el desgarro vaginal durante el parto es algo que, desgraciadamente, es habitual en un número elevado de mujeres. Lo mejor que puedes hacer para recuperarte y reducir el dolor es evitar actividades que requieran esfuerzo, tomar baños de agua tibia para calmar el dolor o aplicar almohadillas con hielo para aliviar la hinchazón. Te podría interesar… Источник: https://eresmama.com/desgarro-vaginal-durante-el-parto/
  47. Desgarro vaginal durante el parto
  48. Tipos de desgarro vaginal durante el parto
  49. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto?
  50. 1. Prepara tu cuerpo
  51. 2. Masaje perineal
  52. 3. La posición de nacimiento importa
  53. 4. Ejercicios de suelo pélvico
  54. Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada
  55. ¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal?
  56. ¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta?
  57. ¿Es eficaz el uso de Epi-No?
  58. Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías?
  59. Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/ Desgarro vaginal durante el parto Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Tipos de desgarro vaginal durante el parto Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son: Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos. Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos. Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal. Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? Si bien no son infalibles, existen ciertas sugerencias aplicables para prevenir este tipo de lesiones. Te contamos cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto. ¡Toma nota! 1. Prepara tu cuerpo 1. Prepara tu cuerpo Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto. Por ejemplo, es importante incluir algún tipo de ejercicio en tu rutina diaria en el transcurso de la gestación. Entre otras cosas, el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez mejora la elasticidad de la piel. Además, favorece el flujo sanguíneo al perineo y la vagina. Por otra parte, te recomendamosmantener una buena nutrición e hidratación para cuidar la salud de tu piel y músculos. Incluye alimentos con omega-3, proteínas magras y una amplia gama de verduras para completar una dieta saludable. Asimismo, la vitamina E, la vitamina C y el zinc proporcionan a tu cuerpo la capacidad de estirarse y recuperarse después del parto. 2. Masaje perineal 2. Masaje perineal La preparación del perineo durante el embarazo reduce el riesgo de desgarro en las madres que tienen su primer parto vaginal. El masaje puede ayudar a una mujer a familiarizarse con su propio cuerpo y a tener mayor confianza en su capacidad para dar a luz al bebé. Si, por el contrario, no te sientes cómoda con la idea del masaje perineal, debes saber que no es un requisito indispensable. 3. La posición de nacimiento importa 3. La posición de nacimiento importa Sin ninguna duda,la posición en la que te encuentras cuando empujas tiene una gran influencia sobre las probabilidades de desgarro vaginal. Por ejemplo, si te sitúas acostada con las piernas hacia arriba o ejerces presión sobre el coxis y el perineo, reduces el tamaño del suelo pélvico y aumenta la probabilidad de que se rompa. “Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto” Asimismo, se considera que la mejor posición para dar a luz es aquella que eliges de manera instintiva y en la que te sientes más cómoda. Por ello, es necesario que te muevas libremente hasta encontrar una postura que te ayude a sobrellevar las contracciones. En todo caso, la posición menos estresante para el perineo es a cuatro patas, sobre manos y rodillas. 4. Ejercicios de suelo pélvico 4. Ejercicios de suelo pélvico Los ejercicios de suelo pélvico se utilizan para fortalecer los músculos de la pelvis. La idea es que después del nacimiento, los músculos vuelvan a su forma normal y que se tenga menos probabilidades de experimentar incontinencia. Aprender a relajar los músculos pélvicos también es importante, ya que maximiza el espacio para que el bebé descienda. Con unos pocos minutos diarios, puedes lograr grandes avances en este sentido. 5. Evita la episiotomía Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada Una de las posibles complicaciones del parto que más miedo genera es el traumatismo perineal, nombre que recibe el desgarro o la episiotomía producida en el momento del expulsivo. Aunque los nuevos protocolos están tratando de reeducar a los profesionales para que intervengan menos y dejen que el parto fluya sin prisas, no todo está en manos de los médicos y la mujer también puede hacer cosas para evitar este tipo de situaciones. Hemos hablado con Elena Valiente, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico en la clínica «Duque de Sevilla – Ginecología y Fisioterapia de la mujer», sobre lo que puede hacer la embarazada para evitar episiotomías y desgarros. En varias ocasiones hemos hablado del masaje perineal como uno de los principales recursos que podemos poner en práctica para evitar, en la medida de lo posible, que se produzcan desgarros durante el parto. El objetivo del masaje perineal es el estirar el perineo, ablandarlo y darle elasticidad para que en el momento del parto esté más preparado para abrirse. Además, el masaje sirve para conocer un poco las sensaciones que sucederán durante el parto y familiarizarse con ellas, ayudando así a relajar la zona en el momento cumbre del alumbramiento. «El masaje perineal ayuda a mejorar la vascularización de la zona vaginal. El peso que se soporta durante el embarazo, reduce la oxigenación de la vulva, de ahí su clásico aspecto azulado en la última etapa de la gestación. Esto es importante mejorarlo de cara al parto, para evitar complicaciones» – aconseja la fisioterapeuta. Elena es contundente con respecto a la eficacia del masaje perineal: «Está demostrado, que este tipo de masaje ayuda a reducir hasta en un 30 por ciento el riesgo de desgarro durante el parto, pero lógicamente el masaje no lo es todo» Y que, según nos explica la fisioterapeuta, el masaje perineal conforma tan sólo una parte de la preparación que debe llevar a cabo la mujer durante el embarazo, y que incluye entre otros aspectos: ¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal? Así pues, y partiendo de la base de que el masaje perineal es sólo una ayuda más, Elena nos explica cómo y cuándo realizarlo para que sea más efectivo: «Mi recomendación es comenzar a realizarlos a partir de la semana 35, y no antes, porque me he encontrado alguna vez con mujeres que ha empezado a hacérselos mucho antes y cuando han llegado a la semana 36 se han cansado y lo han dejado. Y precisamente esta última etapa es la importante» «Con diez minutos al día es suficiente si se hace bien. Por eso, mi consejo es que no sea una misma quien se lo haga, sino que pida ayuda a la pareja. Porque una misma sólo va a poder masajearse con el pulgar, de manera que sólo trabajará la zona de entrada a la vagina. Mientras que la pareja puede alcanzar planos del suelo pélvico mucho más profundos» En su clínica, Elena explica a las parejas que deseen comenzar con los masajes cómo deben realizarlos, y aunque aprovechamos esta ocasión para recordar un post de Armando en donde nos explicaba la técnica del masaje perineal, es conveniente consultar siempre con un especialista en suelo pélvico para que nos guíe en su correcta ejecución. ¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta? Mucho se habla sobre el aceite de rosa de mosqueta como aliado para favorecer la elasticidad de la piel. Sin embargo, para los masajes perineales Elena no lo recomienda, y en su lugar apuesta por lubricantes similares al moco vaginal, como el gel Mucus de Cumlaude. «El masaje perineal resulta molesto, y el aceite de rosa de mosqueta se absorbe rápidamente, por lo que se tiende a hacer más fricción a la hora de masajear, y esto provoca mayor contracción de los músculos del perineo y, por tanto, mayores molestias» «Es mejor optar por geles lubricantes y una vez que hayamos terminado el masaje perineal, recurrir, si se quiere a un masaje suave con aceite de rosa de mosqueta o algún otro que pueda usarse para este fin» ¿Es eficaz el uso de Epi-No? Hace unos años salió al mercado un aparato llamado Epi-No que se presenta como un ejercitador del suelo pélvico para preparar el periné de cara al parto. Lo que hace este aparato es familiarizar a la mujer con la sensación y presión que sentirá en el periné en el momento del expulsivo, ayudándole a controlar los pujos. Sin embargo, desde la Asociación El Parto es Nuestro no lo recomiendan, como tampoco lo hace Elena. «Yo trabajo siempre en base a la evidencia científica, y me voy adaptando a los nuevos estudios. Por el momento, no hay evidencias de que el Epi-No reduzca el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto» «Por otro lado, vería lógico el uso del Epi-No si la mujer tiene claro que no querrá epidural en el parto, pero si no es el caso, este aparato no sirve de nada ya que la sensación de presión en el periné que se siente al usar el Epi-No, y que por tanto te sirve para saber dirigir los pujos, desaparece en el momento en que se administra la epidural» Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías? La fisioterapeuta insiste en que el hecho de llevar a cabo una correcta preparación durante el embarazo, combinada con masajes perineales, ayuda a reducir el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto, pero desgraciadamente no lo evitan. Y es que hay otros muchos factores que pueden interferir a la hora de que el parto acabe con desgarros o necesidad de episiotomía: «Si la mujer gana una gran cantidad de kilos, la recta final la afrontará de forma pesada y poco activa, y como consecuencia de ello llegará cansada y en baja forma al parto. Además, si decide ponerse epidural, se necesitará una mayor cantidad de anestesia (puesto que ésta va en función del peso), y a mayor dosis de anestesia más probabilidad de no controlar el pujo, de que el parto se alargue y se requiera ayuda instrumental» Además, Elena destaca la importancia que tiene el hecho de que si todo marcha bien, los profesionales dejen que el parto fluya sin prisas, y que la mujer pueda dilatar tranquila y con libertad de movimiento, haciendo uso si lo desea de pelotas y bañeras de dilatación. En resumen, si estás embarazada y te preocupa el momento del parto, recuerda que puedes hacer varias cosas para evitar que éste acabe con un traumatismo perineal. ¡Pregunta todas tus dudas a tu matrona o a una fisioterapeuta especializada en ginecología y suelo pélvico! Agradecimientos Elena Valiente Fotos iStock En Bebés y Más Realiza un masaje perineal para mejorar las condiciones del parto, La episiotomía eleva el riesgo de desgarro en el siguiente parto, Porcentajes de episiotomías en los países europeos, Curioso vídeo viral: un globo y una pelota de ping pong para explicar qué sucede en el parto Источник: https://www.bebesymas.com/parto/que-podemos-hacer-para-evitar-episiotomias-desgarros-parto-consejos-fisioterapeuta-especializada Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/ Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son: Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos. Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos. Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal. Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? Si bien no son infalibles, existen ciertas sugerencias aplicables para prevenir este tipo de lesiones. Te contamos cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto. ¡Toma nota! 1. Prepara tu cuerpo Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto. Por ejemplo, es importante incluir algún tipo de ejercicio en tu rutina diaria en el transcurso de la gestación. Entre otras cosas, el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez mejora la elasticidad de la piel. Además, favorece el flujo sanguíneo al perineo y la vagina. Por otra parte, te recomendamosmantener una buena nutrición e hidratación para cuidar la salud de tu piel y músculos. Incluye alimentos con omega-3, proteínas magras y una amplia gama de verduras para completar una dieta saludable. Asimismo, la vitamina E, la vitamina C y el zinc proporcionan a tu cuerpo la capacidad de estirarse y recuperarse después del parto. 2. Masaje perineal La preparación del perineo durante el embarazo reduce el riesgo de desgarro en las madres que tienen su primer parto vaginal. El masaje puede ayudar a una mujer a familiarizarse con su propio cuerpo y a tener mayor confianza en su capacidad para dar a luz al bebé. Si, por el contrario, no te sientes cómoda con la idea del masaje perineal, debes saber que no es un requisito indispensable. 3. La posición de nacimiento importa Sin ninguna duda,la posición en la que te encuentras cuando empujas tiene una gran influencia sobre las probabilidades de desgarro vaginal. Por ejemplo, si te sitúas acostada con las piernas hacia arriba o ejerces presión sobre el coxis y el perineo, reduces el tamaño del suelo pélvico y aumenta la probabilidad de que se rompa. “Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto” Asimismo, se considera que la mejor posición para dar a luz es aquella que eliges de manera instintiva y en la que te sientes más cómoda. Por ello, es necesario que te muevas libremente hasta encontrar una postura que te ayude a sobrellevar las contracciones. En todo caso, la posición menos estresante para el perineo es a cuatro patas, sobre manos y rodillas. 4. Ejercicios de suelo pélvico Los ejercicios de suelo pélvico se utilizan para fortalecer los músculos de la pelvis. La idea es que después del nacimiento, los músculos vuelvan a su forma normal y que se tenga menos probabilidades de experimentar incontinencia. Aprender a relajar los músculos pélvicos también es importante, ya que maximiza el espacio para que el bebé descienda. Con unos pocos minutos diarios, puedes lograr grandes avances en este sentido. 5. Evita la episiotomía Una episiotomía es un corte quirúrgico que se realiza en la piel y el músculo del área perineal para agrandar la apertura vaginal. Las episiotomías no protegen al perineo durante el nacimiento y, de hecho, aumentan las probabilidades de sufrir una lesión. Lo que ocurre es que, una vez que se lleva a cabo el corte, la cabeza del bebé hace que se rompa más profundamente el músculo. En última instancia, recuerda que el desgarro vaginal durante el parto es algo que, desgraciadamente, es habitual en un número elevado de mujeres. Lo mejor que puedes hacer para recuperarte y reducir el dolor es evitar actividades que requieran esfuerzo, tomar baños de agua tibia para calmar el dolor o aplicar almohadillas con hielo para aliviar la hinchazón. Te podría interesar… Источник: https://eresmama.com/desgarro-vaginal-durante-el-parto/
  60. Desgarro vaginal durante el parto
  61. Desgarro vaginal durante el parto
  62. Tipos de desgarro vaginal durante el parto
  63. Tipos de desgarro vaginal durante el parto
  64. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto?
  65. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto?
  66. 1. Prepara tu cuerpo
  67. 1. Prepara tu cuerpo
  68. 2. Masaje perineal
  69. 2. Masaje perineal
  70. 3. La posición de nacimiento importa
  71. 3. La posición de nacimiento importa
  72. 4. Ejercicios de suelo pélvico
  73. 4. Ejercicios de suelo pélvico
  74. 5. Evita la episiotomía
  75. Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada
  76. ¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal?
  77. ¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta?
  78. ¿Es eficaz el uso de Epi-No?
  79. Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías?
  80. Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/ Desgarro vaginal durante el parto Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico. Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro. El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas,las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada. Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen. Tipos de desgarro vaginal durante el parto Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son: Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos. Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos. Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal. Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto? Si bien no son infalibles, existen ciertas sugerencias aplicables para prevenir este tipo de lesiones. Te contamos cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto. ¡Toma nota! 1. Prepara tu cuerpo Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto. Por ejemplo, es importante incluir algún tipo de ejercicio en tu rutina diaria en el transcurso de la gestación. Entre otras cosas, el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez mejora la elasticidad de la piel. Además, favorece el flujo sanguíneo al perineo y la vagina. Por otra parte, te recomendamosmantener una buena nutrición e hidratación para cuidar la salud de tu piel y músculos. Incluye alimentos con omega-3, proteínas magras y una amplia gama de verduras para completar una dieta saludable. Asimismo, la vitamina E, la vitamina C y el zinc proporcionan a tu cuerpo la capacidad de estirarse y recuperarse después del parto. 2. Masaje perineal La preparación del perineo durante el embarazo reduce el riesgo de desgarro en las madres que tienen su primer parto vaginal. El masaje puede ayudar a una mujer a familiarizarse con su propio cuerpo y a tener mayor confianza en su capacidad para dar a luz al bebé. Si, por el contrario, no te sientes cómoda con la idea del masaje perineal, debes saber que no es un requisito indispensable. 3. La posición de nacimiento importa Sin ninguna duda,la posición en la que te encuentras cuando empujas tiene una gran influencia sobre las probabilidades de desgarro vaginal. Por ejemplo, si te sitúas acostada con las piernas hacia arriba o ejerces presión sobre el coxis y el perineo, reduces el tamaño del suelo pélvico y aumenta la probabilidad de que se rompa. “Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto” Asimismo, se considera que la mejor posición para dar a luz es aquella que eliges de manera instintiva y en la que te sientes más cómoda. Por ello, es necesario que te muevas libremente hasta encontrar una postura que te ayude a sobrellevar las contracciones. En todo caso, la posición menos estresante para el perineo es a cuatro patas, sobre manos y rodillas. 4. Ejercicios de suelo pélvico Los ejercicios de suelo pélvico se utilizan para fortalecer los músculos de la pelvis. La idea es que después del nacimiento, los músculos vuelvan a su forma normal y que se tenga menos probabilidades de experimentar incontinencia. Aprender a relajar los músculos pélvicos también es importante, ya que maximiza el espacio para que el bebé descienda. Con unos pocos minutos diarios, puedes lograr grandes avances en este sentido. 5. Evita la episiotomía Una episiotomía es un corte quirúrgico que se realiza en la piel y el músculo del área perineal para agrandar la apertura vaginal. Las episiotomías no protegen al perineo durante el nacimiento y, de hecho, aumentan las probabilidades de sufrir una lesión. Lo que ocurre es que, una vez que se lleva a cabo el corte, la cabeza del bebé hace que se rompa más profundamente el músculo. En última instancia, recuerda que el desgarro vaginal durante el parto es algo que, desgraciadamente, es habitual en un número elevado de mujeres. Lo mejor que puedes hacer para recuperarte y reducir el dolor es evitar actividades que requieran esfuerzo, tomar baños de agua tibia para calmar el dolor o aplicar almohadillas con hielo para aliviar la hinchazón. Te podría interesar… Источник: https://eresmama.com/desgarro-vaginal-durante-el-parto/
  81. Desgarro vaginal durante el parto
  82. Tipos de desgarro vaginal durante el parto
  83. ¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto?
  84. 1. Prepara tu cuerpo
  85. 2. Masaje perineal
  86. 3. La posición de nacimiento importa
  87. 4. Ejercicios de suelo pélvico
  88. 5. Evita la episiotomía

Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada

Parto con desgarros
Parto con desgarros

Una de las posibles complicaciones del parto que más miedo genera es el traumatismo perineal, nombre que recibe el desgarro o la episiotomía producida en el momento del expulsivo.

Aunque los nuevos protocolos están tratando de reeducar a los profesionales para que intervengan menos y dejen que el parto fluya sin prisas, no todo está en manos de los médicos y la mujer también puede hacer cosas para evitar este tipo de situaciones.

Hemos hablado con Elena Valiente, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico en la clínica «Duque de Sevilla – Ginecología y Fisioterapia de la mujer», sobre lo que puede hacer la embarazada para evitar episiotomías y desgarros.

En varias ocasiones hemos hablado del masaje perineal como uno de los principales recursos que podemos poner en práctica para evitar, en la medida de lo posible, que se produzcan desgarros durante el parto.

El objetivo del masaje perineal es el estirar el perineo, ablandarlo y darle elasticidad para que en el momento del parto esté más preparado para abrirse. Además, el masaje sirve para conocer un poco las sensaciones que sucederán durante el parto y familiarizarse con ellas, ayudando así a relajar la zona en el momento cumbre del alumbramiento.

«El masaje perineal ayuda a mejorar la vascularización de la zona vaginal. El peso que se soporta durante el embarazo, reduce la oxigenación de la vulva, de ahí su clásico aspecto azulado en la última etapa de la gestación. Esto es importante mejorarlo de cara al parto, para evitar complicaciones» – aconseja la fisioterapeuta.

Elena es contundente con respecto a la eficacia del masaje perineal: «Está demostrado, que este tipo de masaje ayuda a reducir hasta en un 30 por ciento el riesgo de desgarro durante el parto, pero lógicamente el masaje no lo es todo»

Y que, según nos explica la fisioterapeuta, el masaje perineal conforma tan sólo una parte de la preparación que debe llevar a cabo la mujer durante el embarazo, y que incluye entre otros aspectos:

¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal?

Así pues, y partiendo de la base de que el masaje perineal es sólo una ayuda más, Elena nos explica cómo y cuándo realizarlo para que sea más efectivo:

«Mi recomendación es comenzar a realizarlos a partir de la semana 35, y no antes, porque me he encontrado alguna vez con mujeres que ha empezado a hacérselos mucho antes y cuando han llegado a la semana 36 se han cansado y lo han dejado. Y precisamente esta última etapa es la importante»

«Con diez minutos al día es suficiente si se hace bien. Por eso, mi consejo es que no sea una misma quien se lo haga, sino que pida ayuda a la pareja. Porque una misma sólo va a poder masajearse con el pulgar, de manera que sólo trabajará la zona de entrada a la vagina. Mientras que la pareja puede alcanzar planos del suelo pélvico mucho más profundos»

En su clínica, Elena explica a las parejas que deseen comenzar con los masajes cómo deben realizarlos, y aunque aprovechamos esta ocasión para recordar un post de Armando en donde nos explicaba la técnica del masaje perineal, es conveniente consultar siempre con un especialista en suelo pélvico para que nos guíe en su correcta ejecución.

¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta?

Mucho se habla sobre el aceite de rosa de mosqueta como aliado para favorecer la elasticidad de la piel. Sin embargo, para los masajes perineales Elena no lo recomienda, y en su lugar apuesta por lubricantes similares al moco vaginal, como el gel Mucus de Cumlaude.

«El masaje perineal resulta molesto, y el aceite de rosa de mosqueta se absorbe rápidamente, por lo que se tiende a hacer más fricción a la hora de masajear, y esto provoca mayor contracción de los músculos del perineo y, por tanto, mayores molestias»

«Es mejor optar por geles lubricantes y una vez que hayamos terminado el masaje perineal, recurrir, si se quiere a un masaje suave con aceite de rosa de mosqueta o algún otro que pueda usarse para este fin»

¿Es eficaz el uso de Epi-No?

Hace unos años salió al mercado un aparato llamado Epi-No que se presenta como un ejercitador del suelo pélvico para preparar el periné de cara al parto. Lo que hace este aparato es familiarizar a la mujer con la sensación y presión que sentirá en el periné en el momento del expulsivo, ayudándole a controlar los pujos.

Sin embargo, desde la Asociación El Parto es Nuestro no lo recomiendan, como tampoco lo hace Elena.

«Yo trabajo siempre en base a la evidencia científica, y me voy adaptando a los nuevos estudios. Por el momento, no hay evidencias de que el Epi-No reduzca el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto»

«Por otro lado, vería lógico el uso del Epi-No si la mujer tiene claro que no querrá epidural en el parto, pero si no es el caso, este aparato no sirve de nada ya que la sensación de presión en el periné que se siente al usar el Epi-No, y que por tanto te sirve para saber dirigir los pujos, desaparece en el momento en que se administra la epidural»

Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías?

La fisioterapeuta insiste en que el hecho de llevar a cabo una correcta preparación durante el embarazo, combinada con masajes perineales, ayuda a reducir el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto, pero desgraciadamente no lo evitan.

Y es que hay otros muchos factores que pueden interferir a la hora de que el parto acabe con desgarros o necesidad de episiotomía:

«Si la mujer gana una gran cantidad de kilos, la recta final la afrontará de forma pesada y poco activa, y como consecuencia de ello llegará cansada y en baja forma al parto.

Además, si decide ponerse epidural, se necesitará una mayor cantidad de anestesia (puesto que ésta va en función del peso), y a mayor dosis de anestesia más probabilidad de no controlar el pujo, de que el parto se alargue y se requiera ayuda instrumental»

Además, Elena destaca la importancia que tiene el hecho de que si todo marcha bien, los profesionales dejen que el parto fluya sin prisas, y que la mujer pueda dilatar tranquila y con libertad de movimiento, haciendo uso si lo desea de pelotas y bañeras de dilatación.

En resumen, si estás embarazada y te preocupa el momento del parto, recuerda que puedes hacer varias cosas para evitar que éste acabe con un traumatismo perineal. ¡Pregunta todas tus dudas a tu matrona o a una fisioterapeuta especializada en ginecología y suelo pélvico!

Agradecimientos Elena Valiente

Fotos iStock

En Bebés y Más Realiza un masaje perineal para mejorar las condiciones del parto, La episiotomía eleva el riesgo de desgarro en el siguiente parto, Porcentajes de episiotomías en los países europeos, Curioso vídeo viral: un globo y una pelota de ping pong para explicar qué sucede en el parto

Источник: https://www.bebesymas.com/parto/que-podemos-hacer-para-evitar-episiotomias-desgarros-parto-consejos-fisioterapeuta-especializada

Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/

Desgarro vaginal durante el parto

Parto con desgarros
Parto con desgarros

Desgarro vaginal durante el parto

Parto con desgarros

Desgarro vaginal durante el parto

Parto con desgarros

Desgarro vaginal durante el parto

Parto con desgarros

Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico.

Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro.

El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas, las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada.

Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen.

Tipos de desgarro vaginal durante el parto

Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada

Parto con desgarros
Parto con desgarros

Una de las posibles complicaciones del parto que más miedo genera es el traumatismo perineal, nombre que recibe el desgarro o la episiotomía producida en el momento del expulsivo.

Aunque los nuevos protocolos están tratando de reeducar a los profesionales para que intervengan menos y dejen que el parto fluya sin prisas, no todo está en manos de los médicos y la mujer también puede hacer cosas para evitar este tipo de situaciones.

Hemos hablado con Elena Valiente, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico en la clínica «Duque de Sevilla – Ginecología y Fisioterapia de la mujer», sobre lo que puede hacer la embarazada para evitar episiotomías y desgarros.

En varias ocasiones hemos hablado del masaje perineal como uno de los principales recursos que podemos poner en práctica para evitar, en la medida de lo posible, que se produzcan desgarros durante el parto.

El objetivo del masaje perineal es el estirar el perineo, ablandarlo y darle elasticidad para que en el momento del parto esté más preparado para abrirse. Además, el masaje sirve para conocer un poco las sensaciones que sucederán durante el parto y familiarizarse con ellas, ayudando así a relajar la zona en el momento cumbre del alumbramiento.

«El masaje perineal ayuda a mejorar la vascularización de la zona vaginal. El peso que se soporta durante el embarazo, reduce la oxigenación de la vulva, de ahí su clásico aspecto azulado en la última etapa de la gestación. Esto es importante mejorarlo de cara al parto, para evitar complicaciones» – aconseja la fisioterapeuta.

Elena es contundente con respecto a la eficacia del masaje perineal: «Está demostrado, que este tipo de masaje ayuda a reducir hasta en un 30 por ciento el riesgo de desgarro durante el parto, pero lógicamente el masaje no lo es todo»

Y que, según nos explica la fisioterapeuta, el masaje perineal conforma tan sólo una parte de la preparación que debe llevar a cabo la mujer durante el embarazo, y que incluye entre otros aspectos:

¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal?

Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/

Desgarro vaginal durante el parto

Parto con desgarros
Parto con desgarros

Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico.

Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro.

El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas, las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada.

Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen.

Tipos de desgarro vaginal durante el parto

Desgarro vaginal durante el parto

Parto con desgarros

Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico.

Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro.

El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas, las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada.

Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen.

Tipos de desgarro vaginal durante el parto

Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son:

  • Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos.
  • Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos.
  • Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal.
  • Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano.

¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto?

Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada

Parto con desgarros
Parto con desgarros

Una de las posibles complicaciones del parto que más miedo genera es el traumatismo perineal, nombre que recibe el desgarro o la episiotomía producida en el momento del expulsivo.

Aunque los nuevos protocolos están tratando de reeducar a los profesionales para que intervengan menos y dejen que el parto fluya sin prisas, no todo está en manos de los médicos y la mujer también puede hacer cosas para evitar este tipo de situaciones.

Hemos hablado con Elena Valiente, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico en la clínica «Duque de Sevilla – Ginecología y Fisioterapia de la mujer», sobre lo que puede hacer la embarazada para evitar episiotomías y desgarros.

En varias ocasiones hemos hablado del masaje perineal como uno de los principales recursos que podemos poner en práctica para evitar, en la medida de lo posible, que se produzcan desgarros durante el parto.

El objetivo del masaje perineal es el estirar el perineo, ablandarlo y darle elasticidad para que en el momento del parto esté más preparado para abrirse. Además, el masaje sirve para conocer un poco las sensaciones que sucederán durante el parto y familiarizarse con ellas, ayudando así a relajar la zona en el momento cumbre del alumbramiento.

«El masaje perineal ayuda a mejorar la vascularización de la zona vaginal. El peso que se soporta durante el embarazo, reduce la oxigenación de la vulva, de ahí su clásico aspecto azulado en la última etapa de la gestación. Esto es importante mejorarlo de cara al parto, para evitar complicaciones» – aconseja la fisioterapeuta.

Elena es contundente con respecto a la eficacia del masaje perineal: «Está demostrado, que este tipo de masaje ayuda a reducir hasta en un 30 por ciento el riesgo de desgarro durante el parto, pero lógicamente el masaje no lo es todo»

Y que, según nos explica la fisioterapeuta, el masaje perineal conforma tan sólo una parte de la preparación que debe llevar a cabo la mujer durante el embarazo, y que incluye entre otros aspectos:

¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal?

Así pues, y partiendo de la base de que el masaje perineal es sólo una ayuda más, Elena nos explica cómo y cuándo realizarlo para que sea más efectivo:

«Mi recomendación es comenzar a realizarlos a partir de la semana 35, y no antes, porque me he encontrado alguna vez con mujeres que ha empezado a hacérselos mucho antes y cuando han llegado a la semana 36 se han cansado y lo han dejado. Y precisamente esta última etapa es la importante»

«Con diez minutos al día es suficiente si se hace bien. Por eso, mi consejo es que no sea una misma quien se lo haga, sino que pida ayuda a la pareja. Porque una misma sólo va a poder masajearse con el pulgar, de manera que sólo trabajará la zona de entrada a la vagina. Mientras que la pareja puede alcanzar planos del suelo pélvico mucho más profundos»

En su clínica, Elena explica a las parejas que deseen comenzar con los masajes cómo deben realizarlos, y aunque aprovechamos esta ocasión para recordar un post de Armando en donde nos explicaba la técnica del masaje perineal, es conveniente consultar siempre con un especialista en suelo pélvico para que nos guíe en su correcta ejecución.

¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta?

Mucho se habla sobre el aceite de rosa de mosqueta como aliado para favorecer la elasticidad de la piel. Sin embargo, para los masajes perineales Elena no lo recomienda, y en su lugar apuesta por lubricantes similares al moco vaginal, como el gel Mucus de Cumlaude.

«El masaje perineal resulta molesto, y el aceite de rosa de mosqueta se absorbe rápidamente, por lo que se tiende a hacer más fricción a la hora de masajear, y esto provoca mayor contracción de los músculos del perineo y, por tanto, mayores molestias»

«Es mejor optar por geles lubricantes y una vez que hayamos terminado el masaje perineal, recurrir, si se quiere a un masaje suave con aceite de rosa de mosqueta o algún otro que pueda usarse para este fin»

¿Es eficaz el uso de Epi-No?

Hace unos años salió al mercado un aparato llamado Epi-No que se presenta como un ejercitador del suelo pélvico para preparar el periné de cara al parto. Lo que hace este aparato es familiarizar a la mujer con la sensación y presión que sentirá en el periné en el momento del expulsivo, ayudándole a controlar los pujos.

Sin embargo, desde la Asociación El Parto es Nuestro no lo recomiendan, como tampoco lo hace Elena.

«Yo trabajo siempre en base a la evidencia científica, y me voy adaptando a los nuevos estudios. Por el momento, no hay evidencias de que el Epi-No reduzca el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto»

«Por otro lado, vería lógico el uso del Epi-No si la mujer tiene claro que no querrá epidural en el parto, pero si no es el caso, este aparato no sirve de nada ya que la sensación de presión en el periné que se siente al usar el Epi-No, y que por tanto te sirve para saber dirigir los pujos, desaparece en el momento en que se administra la epidural»

Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías?

La fisioterapeuta insiste en que el hecho de llevar a cabo una correcta preparación durante el embarazo, combinada con masajes perineales, ayuda a reducir el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto, pero desgraciadamente no lo evitan.

Y es que hay otros muchos factores que pueden interferir a la hora de que el parto acabe con desgarros o necesidad de episiotomía:

«Si la mujer gana una gran cantidad de kilos, la recta final la afrontará de forma pesada y poco activa, y como consecuencia de ello llegará cansada y en baja forma al parto.

Además, si decide ponerse epidural, se necesitará una mayor cantidad de anestesia (puesto que ésta va en función del peso), y a mayor dosis de anestesia más probabilidad de no controlar el pujo, de que el parto se alargue y se requiera ayuda instrumental»

Además, Elena destaca la importancia que tiene el hecho de que si todo marcha bien, los profesionales dejen que el parto fluya sin prisas, y que la mujer pueda dilatar tranquila y con libertad de movimiento, haciendo uso si lo desea de pelotas y bañeras de dilatación.

En resumen, si estás embarazada y te preocupa el momento del parto, recuerda que puedes hacer varias cosas para evitar que éste acabe con un traumatismo perineal. ¡Pregunta todas tus dudas a tu matrona o a una fisioterapeuta especializada en ginecología y suelo pélvico!

Agradecimientos Elena Valiente

Fotos iStock

En Bebés y Más Realiza un masaje perineal para mejorar las condiciones del parto, La episiotomía eleva el riesgo de desgarro en el siguiente parto, Porcentajes de episiotomías en los países europeos, Curioso vídeo viral: un globo y una pelota de ping pong para explicar qué sucede en el parto

Источник: https://www.bebesymas.com/parto/que-podemos-hacer-para-evitar-episiotomias-desgarros-parto-consejos-fisioterapeuta-especializada

Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/

Desgarro vaginal durante el parto

Parto con desgarros
Parto con desgarros

Desgarro vaginal durante el parto

Parto con desgarros

Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico.

Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro.

El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas, las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada.

Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen.

Tipos de desgarro vaginal durante el parto

Tipos de desgarro vaginal durante el parto

Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son:

  • Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos.
  • Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos.
  • Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal.
  • Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano.

¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto?

¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto?

Si bien no son infalibles, existen ciertas sugerencias aplicables para prevenir este tipo de lesiones. Te contamos cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto. ¡Toma nota!

1. Prepara tu cuerpo

1. Prepara tu cuerpo

Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto. Por ejemplo, es importante incluir algún tipo de ejercicio en tu rutina diaria en el transcurso de la gestación.

Entre otras cosas, el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez mejora la elasticidad de la piel. Además, favorece el flujo sanguíneo al perineo y la vagina.

Por otra parte, te recomendamos mantener una buena nutrición e hidratación para cuidar la salud de tu piel y músculos. Incluye alimentos con omega-3, proteínas magras y una amplia gama de verduras para completar una dieta saludable.

Asimismo, la vitamina E, la vitamina C y el zinc proporcionan a tu cuerpo la capacidad de estirarse y recuperarse después del parto.

2. Masaje perineal

2. Masaje perineal

La preparación del perineo durante el embarazo reduce el riesgo de desgarro en las madres que tienen su primer parto vaginal. El masaje puede ayudar a una mujer a familiarizarse con su propio cuerpo y a tener mayor confianza en su capacidad para dar a luz al bebé.

Si, por el contrario, no te sientes cómoda con la idea del masaje perineal, debes saber que no es un requisito indispensable.

3. La posición de nacimiento importa

3. La posición de nacimiento importa

Sin ninguna duda, la posición en la que te encuentras cuando empujas tiene una gran influencia sobre las probabilidades de desgarro vaginal. Por ejemplo, si te sitúas acostada con las piernas hacia arriba o ejerces presión sobre el coxis y el perineo, reduces el tamaño del suelo pélvico y aumenta la probabilidad de que se rompa.

“Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto”

Asimismo, se considera que la mejor posición para dar a luz es aquella que eliges de manera instintiva y en la que te sientes más cómoda. Por ello, es necesario que te muevas libremente hasta encontrar una postura que te ayude a sobrellevar las contracciones. En todo caso, la posición menos estresante para el perineo es a cuatro patas, sobre manos y rodillas.

4. Ejercicios de suelo pélvico

4. Ejercicios de suelo pélvico

Los ejercicios de suelo pélvico se utilizan para fortalecer los músculos de la pelvis. La idea es que después del nacimiento, los músculos vuelvan a su forma normal y que se tenga menos probabilidades de experimentar incontinencia.

Aprender a relajar los músculos pélvicos también es importante, ya que maximiza el espacio para que el bebé descienda. Con unos pocos minutos diarios, puedes lograr grandes avances en este sentido.

5. Evita la episiotomía

Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada

Parto con desgarros
Parto con desgarros

Una de las posibles complicaciones del parto que más miedo genera es el traumatismo perineal, nombre que recibe el desgarro o la episiotomía producida en el momento del expulsivo.

Aunque los nuevos protocolos están tratando de reeducar a los profesionales para que intervengan menos y dejen que el parto fluya sin prisas, no todo está en manos de los médicos y la mujer también puede hacer cosas para evitar este tipo de situaciones.

Hemos hablado con Elena Valiente, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico en la clínica «Duque de Sevilla – Ginecología y Fisioterapia de la mujer», sobre lo que puede hacer la embarazada para evitar episiotomías y desgarros.

En varias ocasiones hemos hablado del masaje perineal como uno de los principales recursos que podemos poner en práctica para evitar, en la medida de lo posible, que se produzcan desgarros durante el parto.

El objetivo del masaje perineal es el estirar el perineo, ablandarlo y darle elasticidad para que en el momento del parto esté más preparado para abrirse. Además, el masaje sirve para conocer un poco las sensaciones que sucederán durante el parto y familiarizarse con ellas, ayudando así a relajar la zona en el momento cumbre del alumbramiento.

«El masaje perineal ayuda a mejorar la vascularización de la zona vaginal. El peso que se soporta durante el embarazo, reduce la oxigenación de la vulva, de ahí su clásico aspecto azulado en la última etapa de la gestación. Esto es importante mejorarlo de cara al parto, para evitar complicaciones» – aconseja la fisioterapeuta.

Elena es contundente con respecto a la eficacia del masaje perineal: «Está demostrado, que este tipo de masaje ayuda a reducir hasta en un 30 por ciento el riesgo de desgarro durante el parto, pero lógicamente el masaje no lo es todo»

Y que, según nos explica la fisioterapeuta, el masaje perineal conforma tan sólo una parte de la preparación que debe llevar a cabo la mujer durante el embarazo, y que incluye entre otros aspectos:

¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal?

Así pues, y partiendo de la base de que el masaje perineal es sólo una ayuda más, Elena nos explica cómo y cuándo realizarlo para que sea más efectivo:

«Mi recomendación es comenzar a realizarlos a partir de la semana 35, y no antes, porque me he encontrado alguna vez con mujeres que ha empezado a hacérselos mucho antes y cuando han llegado a la semana 36 se han cansado y lo han dejado. Y precisamente esta última etapa es la importante»

«Con diez minutos al día es suficiente si se hace bien. Por eso, mi consejo es que no sea una misma quien se lo haga, sino que pida ayuda a la pareja. Porque una misma sólo va a poder masajearse con el pulgar, de manera que sólo trabajará la zona de entrada a la vagina. Mientras que la pareja puede alcanzar planos del suelo pélvico mucho más profundos»

En su clínica, Elena explica a las parejas que deseen comenzar con los masajes cómo deben realizarlos, y aunque aprovechamos esta ocasión para recordar un post de Armando en donde nos explicaba la técnica del masaje perineal, es conveniente consultar siempre con un especialista en suelo pélvico para que nos guíe en su correcta ejecución.

¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta?

Mucho se habla sobre el aceite de rosa de mosqueta como aliado para favorecer la elasticidad de la piel. Sin embargo, para los masajes perineales Elena no lo recomienda, y en su lugar apuesta por lubricantes similares al moco vaginal, como el gel Mucus de Cumlaude.

«El masaje perineal resulta molesto, y el aceite de rosa de mosqueta se absorbe rápidamente, por lo que se tiende a hacer más fricción a la hora de masajear, y esto provoca mayor contracción de los músculos del perineo y, por tanto, mayores molestias»

«Es mejor optar por geles lubricantes y una vez que hayamos terminado el masaje perineal, recurrir, si se quiere a un masaje suave con aceite de rosa de mosqueta o algún otro que pueda usarse para este fin»

¿Es eficaz el uso de Epi-No?

Hace unos años salió al mercado un aparato llamado Epi-No que se presenta como un ejercitador del suelo pélvico para preparar el periné de cara al parto. Lo que hace este aparato es familiarizar a la mujer con la sensación y presión que sentirá en el periné en el momento del expulsivo, ayudándole a controlar los pujos.

Sin embargo, desde la Asociación El Parto es Nuestro no lo recomiendan, como tampoco lo hace Elena.

«Yo trabajo siempre en base a la evidencia científica, y me voy adaptando a los nuevos estudios. Por el momento, no hay evidencias de que el Epi-No reduzca el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto»

«Por otro lado, vería lógico el uso del Epi-No si la mujer tiene claro que no querrá epidural en el parto, pero si no es el caso, este aparato no sirve de nada ya que la sensación de presión en el periné que se siente al usar el Epi-No, y que por tanto te sirve para saber dirigir los pujos, desaparece en el momento en que se administra la epidural»

Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías?

La fisioterapeuta insiste en que el hecho de llevar a cabo una correcta preparación durante el embarazo, combinada con masajes perineales, ayuda a reducir el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto, pero desgraciadamente no lo evitan.

Y es que hay otros muchos factores que pueden interferir a la hora de que el parto acabe con desgarros o necesidad de episiotomía:

«Si la mujer gana una gran cantidad de kilos, la recta final la afrontará de forma pesada y poco activa, y como consecuencia de ello llegará cansada y en baja forma al parto.

Además, si decide ponerse epidural, se necesitará una mayor cantidad de anestesia (puesto que ésta va en función del peso), y a mayor dosis de anestesia más probabilidad de no controlar el pujo, de que el parto se alargue y se requiera ayuda instrumental»

Además, Elena destaca la importancia que tiene el hecho de que si todo marcha bien, los profesionales dejen que el parto fluya sin prisas, y que la mujer pueda dilatar tranquila y con libertad de movimiento, haciendo uso si lo desea de pelotas y bañeras de dilatación.

En resumen, si estás embarazada y te preocupa el momento del parto, recuerda que puedes hacer varias cosas para evitar que éste acabe con un traumatismo perineal. ¡Pregunta todas tus dudas a tu matrona o a una fisioterapeuta especializada en ginecología y suelo pélvico!

Agradecimientos Elena Valiente

Fotos iStock

En Bebés y Más Realiza un masaje perineal para mejorar las condiciones del parto, La episiotomía eleva el riesgo de desgarro en el siguiente parto, Porcentajes de episiotomías en los países europeos, Curioso vídeo viral: un globo y una pelota de ping pong para explicar qué sucede en el parto

Источник: https://www.bebesymas.com/parto/que-podemos-hacer-para-evitar-episiotomias-desgarros-parto-consejos-fisioterapeuta-especializada

Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/

Desgarro vaginal durante el parto

Parto con desgarros
Parto con desgarros

Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico.

Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro.

El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas, las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada.

Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen.

Tipos de desgarro vaginal durante el parto

Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son:

  • Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos.
  • Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos.
  • Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal.
  • Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano.

¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto?

Si bien no son infalibles, existen ciertas sugerencias aplicables para prevenir este tipo de lesiones. Te contamos cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto. ¡Toma nota!

1. Prepara tu cuerpo

Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto. Por ejemplo, es importante incluir algún tipo de ejercicio en tu rutina diaria en el transcurso de la gestación.

Entre otras cosas, el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez mejora la elasticidad de la piel. Además, favorece el flujo sanguíneo al perineo y la vagina.

Por otra parte, te recomendamos mantener una buena nutrición e hidratación para cuidar la salud de tu piel y músculos. Incluye alimentos con omega-3, proteínas magras y una amplia gama de verduras para completar una dieta saludable.

Asimismo, la vitamina E, la vitamina C y el zinc proporcionan a tu cuerpo la capacidad de estirarse y recuperarse después del parto.

2. Masaje perineal

La preparación del perineo durante el embarazo reduce el riesgo de desgarro en las madres que tienen su primer parto vaginal. El masaje puede ayudar a una mujer a familiarizarse con su propio cuerpo y a tener mayor confianza en su capacidad para dar a luz al bebé.

Si, por el contrario, no te sientes cómoda con la idea del masaje perineal, debes saber que no es un requisito indispensable.

3. La posición de nacimiento importa

Sin ninguna duda, la posición en la que te encuentras cuando empujas tiene una gran influencia sobre las probabilidades de desgarro vaginal. Por ejemplo, si te sitúas acostada con las piernas hacia arriba o ejerces presión sobre el coxis y el perineo, reduces el tamaño del suelo pélvico y aumenta la probabilidad de que se rompa.

“Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto”

Asimismo, se considera que la mejor posición para dar a luz es aquella que eliges de manera instintiva y en la que te sientes más cómoda. Por ello, es necesario que te muevas libremente hasta encontrar una postura que te ayude a sobrellevar las contracciones. En todo caso, la posición menos estresante para el perineo es a cuatro patas, sobre manos y rodillas.

4. Ejercicios de suelo pélvico

Los ejercicios de suelo pélvico se utilizan para fortalecer los músculos de la pelvis. La idea es que después del nacimiento, los músculos vuelvan a su forma normal y que se tenga menos probabilidades de experimentar incontinencia.

Aprender a relajar los músculos pélvicos también es importante, ya que maximiza el espacio para que el bebé descienda. Con unos pocos minutos diarios, puedes lograr grandes avances en este sentido.

Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada

Parto con desgarros
Parto con desgarros

Una de las posibles complicaciones del parto que más miedo genera es el traumatismo perineal, nombre que recibe el desgarro o la episiotomía producida en el momento del expulsivo.

Aunque los nuevos protocolos están tratando de reeducar a los profesionales para que intervengan menos y dejen que el parto fluya sin prisas, no todo está en manos de los médicos y la mujer también puede hacer cosas para evitar este tipo de situaciones.

Hemos hablado con Elena Valiente, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico en la clínica «Duque de Sevilla – Ginecología y Fisioterapia de la mujer», sobre lo que puede hacer la embarazada para evitar episiotomías y desgarros.

En varias ocasiones hemos hablado del masaje perineal como uno de los principales recursos que podemos poner en práctica para evitar, en la medida de lo posible, que se produzcan desgarros durante el parto.

El objetivo del masaje perineal es el estirar el perineo, ablandarlo y darle elasticidad para que en el momento del parto esté más preparado para abrirse. Además, el masaje sirve para conocer un poco las sensaciones que sucederán durante el parto y familiarizarse con ellas, ayudando así a relajar la zona en el momento cumbre del alumbramiento.

«El masaje perineal ayuda a mejorar la vascularización de la zona vaginal. El peso que se soporta durante el embarazo, reduce la oxigenación de la vulva, de ahí su clásico aspecto azulado en la última etapa de la gestación. Esto es importante mejorarlo de cara al parto, para evitar complicaciones» – aconseja la fisioterapeuta.

Elena es contundente con respecto a la eficacia del masaje perineal: «Está demostrado, que este tipo de masaje ayuda a reducir hasta en un 30 por ciento el riesgo de desgarro durante el parto, pero lógicamente el masaje no lo es todo»

Y que, según nos explica la fisioterapeuta, el masaje perineal conforma tan sólo una parte de la preparación que debe llevar a cabo la mujer durante el embarazo, y que incluye entre otros aspectos:

¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal?

Así pues, y partiendo de la base de que el masaje perineal es sólo una ayuda más, Elena nos explica cómo y cuándo realizarlo para que sea más efectivo:

«Mi recomendación es comenzar a realizarlos a partir de la semana 35, y no antes, porque me he encontrado alguna vez con mujeres que ha empezado a hacérselos mucho antes y cuando han llegado a la semana 36 se han cansado y lo han dejado. Y precisamente esta última etapa es la importante»

«Con diez minutos al día es suficiente si se hace bien. Por eso, mi consejo es que no sea una misma quien se lo haga, sino que pida ayuda a la pareja. Porque una misma sólo va a poder masajearse con el pulgar, de manera que sólo trabajará la zona de entrada a la vagina. Mientras que la pareja puede alcanzar planos del suelo pélvico mucho más profundos»

En su clínica, Elena explica a las parejas que deseen comenzar con los masajes cómo deben realizarlos, y aunque aprovechamos esta ocasión para recordar un post de Armando en donde nos explicaba la técnica del masaje perineal, es conveniente consultar siempre con un especialista en suelo pélvico para que nos guíe en su correcta ejecución.

¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta?

Mucho se habla sobre el aceite de rosa de mosqueta como aliado para favorecer la elasticidad de la piel. Sin embargo, para los masajes perineales Elena no lo recomienda, y en su lugar apuesta por lubricantes similares al moco vaginal, como el gel Mucus de Cumlaude.

«El masaje perineal resulta molesto, y el aceite de rosa de mosqueta se absorbe rápidamente, por lo que se tiende a hacer más fricción a la hora de masajear, y esto provoca mayor contracción de los músculos del perineo y, por tanto, mayores molestias»

«Es mejor optar por geles lubricantes y una vez que hayamos terminado el masaje perineal, recurrir, si se quiere a un masaje suave con aceite de rosa de mosqueta o algún otro que pueda usarse para este fin»

¿Es eficaz el uso de Epi-No?

Hace unos años salió al mercado un aparato llamado Epi-No que se presenta como un ejercitador del suelo pélvico para preparar el periné de cara al parto. Lo que hace este aparato es familiarizar a la mujer con la sensación y presión que sentirá en el periné en el momento del expulsivo, ayudándole a controlar los pujos.

Sin embargo, desde la Asociación El Parto es Nuestro no lo recomiendan, como tampoco lo hace Elena.

«Yo trabajo siempre en base a la evidencia científica, y me voy adaptando a los nuevos estudios. Por el momento, no hay evidencias de que el Epi-No reduzca el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto»

«Por otro lado, vería lógico el uso del Epi-No si la mujer tiene claro que no querrá epidural en el parto, pero si no es el caso, este aparato no sirve de nada ya que la sensación de presión en el periné que se siente al usar el Epi-No, y que por tanto te sirve para saber dirigir los pujos, desaparece en el momento en que se administra la epidural»

Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías?

La fisioterapeuta insiste en que el hecho de llevar a cabo una correcta preparación durante el embarazo, combinada con masajes perineales, ayuda a reducir el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto, pero desgraciadamente no lo evitan.

Y es que hay otros muchos factores que pueden interferir a la hora de que el parto acabe con desgarros o necesidad de episiotomía:

«Si la mujer gana una gran cantidad de kilos, la recta final la afrontará de forma pesada y poco activa, y como consecuencia de ello llegará cansada y en baja forma al parto.

Además, si decide ponerse epidural, se necesitará una mayor cantidad de anestesia (puesto que ésta va en función del peso), y a mayor dosis de anestesia más probabilidad de no controlar el pujo, de que el parto se alargue y se requiera ayuda instrumental»

Además, Elena destaca la importancia que tiene el hecho de que si todo marcha bien, los profesionales dejen que el parto fluya sin prisas, y que la mujer pueda dilatar tranquila y con libertad de movimiento, haciendo uso si lo desea de pelotas y bañeras de dilatación.

En resumen, si estás embarazada y te preocupa el momento del parto, recuerda que puedes hacer varias cosas para evitar que éste acabe con un traumatismo perineal. ¡Pregunta todas tus dudas a tu matrona o a una fisioterapeuta especializada en ginecología y suelo pélvico!

Agradecimientos Elena Valiente

Fotos iStock

En Bebés y Más Realiza un masaje perineal para mejorar las condiciones del parto, La episiotomía eleva el riesgo de desgarro en el siguiente parto, Porcentajes de episiotomías en los países europeos, Curioso vídeo viral: un globo y una pelota de ping pong para explicar qué sucede en el parto

Источник: https://www.bebesymas.com/parto/que-podemos-hacer-para-evitar-episiotomias-desgarros-parto-consejos-fisioterapeuta-especializada

Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/

Desgarro vaginal durante el parto

Parto con desgarros
Parto con desgarros

Desgarro vaginal durante el parto

Parto con desgarros

Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico.

Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro.

El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas, las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada.

Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen.

Tipos de desgarro vaginal durante el parto

Tipos de desgarro vaginal durante el parto

Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son:

  • Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos.
  • Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos.
  • Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal.
  • Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano.

¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto?

¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto?

Si bien no son infalibles, existen ciertas sugerencias aplicables para prevenir este tipo de lesiones. Te contamos cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto. ¡Toma nota!

1. Prepara tu cuerpo

1. Prepara tu cuerpo

Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto. Por ejemplo, es importante incluir algún tipo de ejercicio en tu rutina diaria en el transcurso de la gestación.

Entre otras cosas, el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez mejora la elasticidad de la piel. Además, favorece el flujo sanguíneo al perineo y la vagina.

Por otra parte, te recomendamos mantener una buena nutrición e hidratación para cuidar la salud de tu piel y músculos. Incluye alimentos con omega-3, proteínas magras y una amplia gama de verduras para completar una dieta saludable.

Asimismo, la vitamina E, la vitamina C y el zinc proporcionan a tu cuerpo la capacidad de estirarse y recuperarse después del parto.

2. Masaje perineal

2. Masaje perineal

La preparación del perineo durante el embarazo reduce el riesgo de desgarro en las madres que tienen su primer parto vaginal. El masaje puede ayudar a una mujer a familiarizarse con su propio cuerpo y a tener mayor confianza en su capacidad para dar a luz al bebé.

Si, por el contrario, no te sientes cómoda con la idea del masaje perineal, debes saber que no es un requisito indispensable.

3. La posición de nacimiento importa

3. La posición de nacimiento importa

Sin ninguna duda, la posición en la que te encuentras cuando empujas tiene una gran influencia sobre las probabilidades de desgarro vaginal. Por ejemplo, si te sitúas acostada con las piernas hacia arriba o ejerces presión sobre el coxis y el perineo, reduces el tamaño del suelo pélvico y aumenta la probabilidad de que se rompa.

“Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto”

Asimismo, se considera que la mejor posición para dar a luz es aquella que eliges de manera instintiva y en la que te sientes más cómoda. Por ello, es necesario que te muevas libremente hasta encontrar una postura que te ayude a sobrellevar las contracciones. En todo caso, la posición menos estresante para el perineo es a cuatro patas, sobre manos y rodillas.

4. Ejercicios de suelo pélvico

4. Ejercicios de suelo pélvico

Los ejercicios de suelo pélvico se utilizan para fortalecer los músculos de la pelvis. La idea es que después del nacimiento, los músculos vuelvan a su forma normal y que se tenga menos probabilidades de experimentar incontinencia.

Aprender a relajar los músculos pélvicos también es importante, ya que maximiza el espacio para que el bebé descienda. Con unos pocos minutos diarios, puedes lograr grandes avances en este sentido.

5. Evita la episiotomía

Qué podemos hacer para evitar episiotomías y desgarros en el parto: los consejos de una fisioterapeuta especializada

Parto con desgarros
Parto con desgarros

Una de las posibles complicaciones del parto que más miedo genera es el traumatismo perineal, nombre que recibe el desgarro o la episiotomía producida en el momento del expulsivo.

Aunque los nuevos protocolos están tratando de reeducar a los profesionales para que intervengan menos y dejen que el parto fluya sin prisas, no todo está en manos de los médicos y la mujer también puede hacer cosas para evitar este tipo de situaciones.

Hemos hablado con Elena Valiente, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico en la clínica «Duque de Sevilla – Ginecología y Fisioterapia de la mujer», sobre lo que puede hacer la embarazada para evitar episiotomías y desgarros.

En varias ocasiones hemos hablado del masaje perineal como uno de los principales recursos que podemos poner en práctica para evitar, en la medida de lo posible, que se produzcan desgarros durante el parto.

El objetivo del masaje perineal es el estirar el perineo, ablandarlo y darle elasticidad para que en el momento del parto esté más preparado para abrirse. Además, el masaje sirve para conocer un poco las sensaciones que sucederán durante el parto y familiarizarse con ellas, ayudando así a relajar la zona en el momento cumbre del alumbramiento.

«El masaje perineal ayuda a mejorar la vascularización de la zona vaginal. El peso que se soporta durante el embarazo, reduce la oxigenación de la vulva, de ahí su clásico aspecto azulado en la última etapa de la gestación. Esto es importante mejorarlo de cara al parto, para evitar complicaciones» – aconseja la fisioterapeuta.

Elena es contundente con respecto a la eficacia del masaje perineal: «Está demostrado, que este tipo de masaje ayuda a reducir hasta en un 30 por ciento el riesgo de desgarro durante el parto, pero lógicamente el masaje no lo es todo»

Y que, según nos explica la fisioterapeuta, el masaje perineal conforma tan sólo una parte de la preparación que debe llevar a cabo la mujer durante el embarazo, y que incluye entre otros aspectos:

¿Cuándo y cómo realizar el masaje perineal?

Así pues, y partiendo de la base de que el masaje perineal es sólo una ayuda más, Elena nos explica cómo y cuándo realizarlo para que sea más efectivo:

«Mi recomendación es comenzar a realizarlos a partir de la semana 35, y no antes, porque me he encontrado alguna vez con mujeres que ha empezado a hacérselos mucho antes y cuando han llegado a la semana 36 se han cansado y lo han dejado. Y precisamente esta última etapa es la importante»

«Con diez minutos al día es suficiente si se hace bien. Por eso, mi consejo es que no sea una misma quien se lo haga, sino que pida ayuda a la pareja. Porque una misma sólo va a poder masajearse con el pulgar, de manera que sólo trabajará la zona de entrada a la vagina. Mientras que la pareja puede alcanzar planos del suelo pélvico mucho más profundos»

En su clínica, Elena explica a las parejas que deseen comenzar con los masajes cómo deben realizarlos, y aunque aprovechamos esta ocasión para recordar un post de Armando en donde nos explicaba la técnica del masaje perineal, es conveniente consultar siempre con un especialista en suelo pélvico para que nos guíe en su correcta ejecución.

¿Es eficaz el aceite de rosa de mosqueta?

Mucho se habla sobre el aceite de rosa de mosqueta como aliado para favorecer la elasticidad de la piel. Sin embargo, para los masajes perineales Elena no lo recomienda, y en su lugar apuesta por lubricantes similares al moco vaginal, como el gel Mucus de Cumlaude.

«El masaje perineal resulta molesto, y el aceite de rosa de mosqueta se absorbe rápidamente, por lo que se tiende a hacer más fricción a la hora de masajear, y esto provoca mayor contracción de los músculos del perineo y, por tanto, mayores molestias»

«Es mejor optar por geles lubricantes y una vez que hayamos terminado el masaje perineal, recurrir, si se quiere a un masaje suave con aceite de rosa de mosqueta o algún otro que pueda usarse para este fin»

¿Es eficaz el uso de Epi-No?

Hace unos años salió al mercado un aparato llamado Epi-No que se presenta como un ejercitador del suelo pélvico para preparar el periné de cara al parto. Lo que hace este aparato es familiarizar a la mujer con la sensación y presión que sentirá en el periné en el momento del expulsivo, ayudándole a controlar los pujos.

Sin embargo, desde la Asociación El Parto es Nuestro no lo recomiendan, como tampoco lo hace Elena.

«Yo trabajo siempre en base a la evidencia científica, y me voy adaptando a los nuevos estudios. Por el momento, no hay evidencias de que el Epi-No reduzca el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto»

«Por otro lado, vería lógico el uso del Epi-No si la mujer tiene claro que no querrá epidural en el parto, pero si no es el caso, este aparato no sirve de nada ya que la sensación de presión en el periné que se siente al usar el Epi-No, y que por tanto te sirve para saber dirigir los pujos, desaparece en el momento en que se administra la epidural»

Llegado el momento del parto, ¿qué se puede hacer para evitar desgarros y episiotomías?

La fisioterapeuta insiste en que el hecho de llevar a cabo una correcta preparación durante el embarazo, combinada con masajes perineales, ayuda a reducir el riesgo de episiotomías y desgarros en el parto, pero desgraciadamente no lo evitan.

Y es que hay otros muchos factores que pueden interferir a la hora de que el parto acabe con desgarros o necesidad de episiotomía:

«Si la mujer gana una gran cantidad de kilos, la recta final la afrontará de forma pesada y poco activa, y como consecuencia de ello llegará cansada y en baja forma al parto.

Además, si decide ponerse epidural, se necesitará una mayor cantidad de anestesia (puesto que ésta va en función del peso), y a mayor dosis de anestesia más probabilidad de no controlar el pujo, de que el parto se alargue y se requiera ayuda instrumental»

Además, Elena destaca la importancia que tiene el hecho de que si todo marcha bien, los profesionales dejen que el parto fluya sin prisas, y que la mujer pueda dilatar tranquila y con libertad de movimiento, haciendo uso si lo desea de pelotas y bañeras de dilatación.

En resumen, si estás embarazada y te preocupa el momento del parto, recuerda que puedes hacer varias cosas para evitar que éste acabe con un traumatismo perineal. ¡Pregunta todas tus dudas a tu matrona o a una fisioterapeuta especializada en ginecología y suelo pélvico!

Agradecimientos Elena Valiente

Fotos iStock

En Bebés y Más Realiza un masaje perineal para mejorar las condiciones del parto, La episiotomía eleva el riesgo de desgarro en el siguiente parto, Porcentajes de episiotomías en los países europeos, Curioso vídeo viral: un globo y una pelota de ping pong para explicar qué sucede en el parto

Источник: https://www.bebesymas.com/parto/que-podemos-hacer-para-evitar-episiotomias-desgarros-parto-consejos-fisioterapeuta-especializada

Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-episiotomia-o-desgarro/

Desgarro vaginal durante el parto

Parto con desgarros
Parto con desgarros

Casi todas las mujeres perciben una sensación dolorosa durante y después del parto, aunque estas no requieren ningún tratamiento médico.

Sin embargo, aunque la vagina se estira durante el trabajo de parto,la presión del bebé que se mueve a través de la pelvis puede tensar la piel y los músculos subyacentes hasta que se produzca un desgarro vaginal. En este caso, será necesario reparar el desgarro.

El desgarro vaginal es muy común durante el parto. Las mujeres con mayor riesgo de sufrirlos son las madres primerizas, las mamás que tienen hijos con mucho peso al nacer o aquellas que tuvieron una entrega prolongada.

Dependiendo de la gravedad de la rotura, pueden recibir puntos de sutura o recetas de cremas. A continuación, vamos a descubrir qué tipos de desgarros vaginales existen.

Tipos de desgarro vaginal durante el parto

Hay varios tipos de desgarro vaginal. Te contamos cuáles son:

  • Desgarro de primer grado: Se produce una pequeña rasgadura en el perineo, que afecta solo a la piel. Normalmente no requiere de puntos.
  • Desgarro de segundo grado: Lesión adicional en el perineo, a través de la piel y los músculos del suelo pélvico. Se necesitan algunos puntos.
  • Desgarro de tercer grado: Afecta aún más a los músculos del suelo pélvico que se extienden hacia el esfínter anal.
  • Desgarro de cuarto grado: Se produce cuando el desgarro se extiende completamente desde la vagina hasta el recto, de modo que se rompe todo el perineo. Requiere sutura en un quirófano.

¿Cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto?

Si bien no son infalibles, existen ciertas sugerencias aplicables para prevenir este tipo de lesiones. Te contamos cómo puedes evitar el desgarro vaginal durante el parto. ¡Toma nota!

1. Prepara tu cuerpo

Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto. Por ejemplo, es importante incluir algún tipo de ejercicio en tu rutina diaria en el transcurso de la gestación.

Entre otras cosas, el ejercicio mejora la circulación, lo que a su vez mejora la elasticidad de la piel. Además, favorece el flujo sanguíneo al perineo y la vagina.

Por otra parte, te recomendamos mantener una buena nutrición e hidratación para cuidar la salud de tu piel y músculos. Incluye alimentos con omega-3, proteínas magras y una amplia gama de verduras para completar una dieta saludable.

Asimismo, la vitamina E, la vitamina C y el zinc proporcionan a tu cuerpo la capacidad de estirarse y recuperarse después del parto.

2. Masaje perineal

La preparación del perineo durante el embarazo reduce el riesgo de desgarro en las madres que tienen su primer parto vaginal. El masaje puede ayudar a una mujer a familiarizarse con su propio cuerpo y a tener mayor confianza en su capacidad para dar a luz al bebé.

Si, por el contrario, no te sientes cómoda con la idea del masaje perineal, debes saber que no es un requisito indispensable.

3. La posición de nacimiento importa

Sin ninguna duda, la posición en la que te encuentras cuando empujas tiene una gran influencia sobre las probabilidades de desgarro vaginal. Por ejemplo, si te sitúas acostada con las piernas hacia arriba o ejerces presión sobre el coxis y el perineo, reduces el tamaño del suelo pélvico y aumenta la probabilidad de que se rompa.

“Durante los nueve meses que dura el embarazo, es necesario preparar el cuerpo para el trabajo del parto”

Asimismo, se considera que la mejor posición para dar a luz es aquella que eliges de manera instintiva y en la que te sientes más cómoda. Por ello, es necesario que te muevas libremente hasta encontrar una postura que te ayude a sobrellevar las contracciones. En todo caso, la posición menos estresante para el perineo es a cuatro patas, sobre manos y rodillas.

4. Ejercicios de suelo pélvico

Los ejercicios de suelo pélvico se utilizan para fortalecer los músculos de la pelvis. La idea es que después del nacimiento, los músculos vuelvan a su forma normal y que se tenga menos probabilidades de experimentar incontinencia.

Aprender a relajar los músculos pélvicos también es importante, ya que maximiza el espacio para que el bebé descienda. Con unos pocos minutos diarios, puedes lograr grandes avances en este sentido.

5. Evita la episiotomía

Una episiotomía es un corte quirúrgico que se realiza en la piel y el músculo del área perineal para agrandar la apertura vaginal. Las episiotomías no protegen al perineo durante el nacimiento y, de hecho, aumentan las probabilidades de sufrir una lesión.

Lo que ocurre es que, una vez que se lleva a cabo el corte, la cabeza del bebé hace que se rompa más profundamente el músculo.

En última instancia, recuerda que el desgarro vaginal durante el parto es algo que, desgraciadamente, es habitual en un número elevado de mujeres. Lo mejor que puedes hacer para recuperarte y reducir el dolor es evitar actividades que requieran esfuerzo, tomar baños de agua tibia para calmar el dolor o aplicar almohadillas con hielo para aliviar la hinchazón.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/desgarro-vaginal-durante-el-parto/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: