Parto con dos vueltas de cordón

Parto con dos vueltas de cordón

Parto con dos vueltas de cordón

Tipo B: cuando el cordón no se puede desatar y termina con un verdadero nudo. Dependiendo de las vueltas que dé el cordón y de lo apretado que esté puede dar problemas o no. Muchas madres se preocupan por si su bebé se puede ahogar, pero lo normal es que los partos que vienen con vueltas de cordón se desarrollen con total normalidad.

¿La vuelta de cordón tiene síntomas?

El signo que más se presenta cuando hay vueltas de cordón es la disminución de la actividad fetal después de la semana 37. Además, si el nudo se produce durante el trabajo de parto, el monitor fetal va a detectar una frecuencia cardíaca anormal.

Durante el embarazo, las vueltas de cordón se diagnostican a través de una ecografía. En cualquiera de las ecografías que se realizan a lo largo del embarazo pueden ver si el bebé viene con vueltas de cordón.

Sin embargo, esas ecografías no tienen interés en cuanto a vueltas se refiere (al menos hasta que llega el momento del parto).

Las vueltas pueden permanecer inmóviles hasta el mismo día del parto o deshacerse en cualquier momento con el propio movimiento fetal.

¿Qué es lo que causa las vueltas de cordón?

Muchas veces las vueltas de cordón se forman debido a que el bebé se mueve demasiado, o que el cordón umbilical es muy largo. A medida de que el embarazo avanza, las probabilidades de que se dé una vuelta de cordón aumentan.

Además, hay que tener en cuenta que los gemelos monoamnióticos tienen mayor riesgo de que su cordón se enrede y el cordón de un gemelo se puede envolver en el cuello del otro (o en el de sí mismo).

Hay una serie de factores de riesgo que aumentan las probabilidades de tener vueltas de cordón:

– El cordón umbilical es demasiado largo

– El bebé es grande para su edad gestacional

– Embarazos múltiples

– Deficiencias nutricionales que afectan a la estructura y a la barrera protectora del cordón umbilical

– Hay demasiado líquido amniótico rodeando al bebé

– Posición del feto anormal durante el parto (posición de nalgas u hombros)
 

¿Cómo debo afrontar el parto con vueltas de cordón?

En función de la longitud del cordón umbilical pueden darse hasta cuatro vueltas del cordón, pero lo normal es una o dos vueltas. Con dos vueltas del cordón es muy complicado que la compresión sea tan grande como para interrumpir el flujo de sangre y oxígeno entre la madre y el feto.

La evolución de las vueltas del cordón y el grado de presión que estas ejercen sobre el cuello del bebé se irán observando en el transcurso del parto y serán determinantes a la hora de decidir si existe o no sufrimiento fetal.

Si no existe sufrimiento fetal, el parto puede desarrollarse con normalidad (vaginalmente). Una vez que el bebé ya esté fuera, el ginecólogo o matrona intentarán quitarlas tirando suavemente del cordón, si la vuelta lo permite. Normalmente no están muy apretadas y no hay problemas para quitarlas. En el caso de que esté muy apretada y no sea posible quitarla con suavidad  o que empiece a apretar en ese momento impidiendo que salga el resto del cuerpo del niño, se cortará el cordón, igual que si el bebé ya hubiera nacido. Es una práctica que se considera totalmente normal en obstetricia.

No obstante, si el cordón umbilical se desplaza y sale antes que el feto, se tratará de una urgencia obstétrica que precisará de cesárea. Piensa que esto es una complicación muy infrecuente y solo se da en un 0,2% de los casos.

¿Cuándo es especialmente peligrosa la vuelta de cordón?

Las vueltas del cordón pueden conllevar mayor peligro si:

– El cordón está apretado alrededor del cuello

– El cordón da más de una vuelta sobre el cuello del bebé

– El líquido amniótico bajo permite la compresión del cordón umbilical.
 

¿Qué complicaciones puede conllevar?

Mientras que muchos bebés nacen sin lesiones a pesar de tener vueltas de cordón, un circular de cordón puede causar daño grave al bebé. Las potenciales lesiones de un nacimiento con vuelta de cordón incluyen:

– Prolapso del cordón umbilical: es una complicación en la que el cordón umbilical se desliza dentro de la vagina, por delante del bebé.

– Vasa previa: se desarrolla cuando un vaso sanguíneo del cordón umbilical cruza el cuello del útero bajo el bebé y se desgarra.

– Encefalopatía hipóxica-isquémica (EHI)/ asfixia de nacimiento: es una lesión cerebral neonatal que se produce por la falta de oxígeno y por el flujo sanguíneo limitado al cerebro del bebé en el momento del nacimiento (o cerca de este).

La muerte celular y el posterior daño cerebral ocurren cuando el cerebro del bebé no recibe las cantidades de oxígenos adecuada.

La EHI puede causar discapacidades y lesiones (incluyendo parálisis cerebral, convulsiones, discapacidades intelectuales y de desarrollo y dificultades de aprendizaje).

Muerte fetal.

– Restricción de crecimiento intrauterio (RCIU): es una condición en la que el crecimiento intrauterino comprometido y anormal hace que el feto sea menor que el promedio. Los bebés RCIU tienen un mayor riesgo a la Encefalopatía hipóxica-isquémica.

Síndrome de aspiración de meconio: esta es una condición médica grave en la cual el feto inhala una mezcla de sus heces (meconio) y líquido amniótico cerca del momento del parto.

– Aumento en el índice de anomalías de frecuencia cardíaca fetal intraparto.

Anomalías del desarrollo neurológico.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/parto/parto-con-dos-vueltas-de-cordon-11253

Vueltas de cordón en el parto

Parto con dos vueltas de cordón

Durante nueve meses, el cordón umbilical ha sido el nexo de unión entre el feto y la placenta. A través de él tu bebé se ha alimentado, ha recibido el oxígeno necesario y se ha desprendido de sus desechos. Ahora toca salir al mundo y ese cordón tan necesario puede ocasionar problemas cuando está mal colocado.

Vueltas de cordón durante el embarazo

¿Por qué se producen las vueltas de cordón? 

La principal razón, y la más sencilla, es que tu hijo se mueve mucho dentro de ti, en una bolsa de líquido que, a menudo, es más grande que él.

Y no solo eso, sino que lo hace junto a un extraño cuerpo llamado cordón umbilical, que no controla y que puede llegar a medir 70 centímetros. No es de extrañar que su pequeño cuerpo se enrolle fácilmente con él y, en ocasiones, también se desenrolle.

No te preocupes, porque las vueltas de cordón se suelen diagnosticar con tiempo y el equipo que te atiende sabrá bien cómo actuar dado el caso.

Cómo se diagnostican las vueltas de cordón.

Durante el embarazo, se diagnosticará por ecografía. Aunque no en todo su recorrido, el cordón umbilical puede ser visualizado desde el primer momento.

En cualquiera de las ecografías que te realicen a lo largo del embarazo pueden observarse si existe alguna circular de cordón, es decir, si el cordón se ha enrollado alrededor del cuello del feto.

Sin embargo, esas ecografías no tienen interés en lo que a las vueltas se refiere, al menos hasta el momento del parto, ya que las circulares pueden permanecer inmóviles hasta el mismo día del parto, o deshacerse en cualquier momento con el propio movimiento fetal.

 ¿Se puede ahogar? 

Depende de las vueltas que dé y de lo apretado que esté el cordón, pero lo normal es que no haya ningún problema. De hecho, se estima que en un 20-25% de los partos, el niño viene con vueltas de cordón que se resuelven con normalidad. Puede haber complicaciones, pero en casos excepcionales.

Vueltas de cordón durante el parto

¿Cuántas vueltas?

En función de la longitud del cordón, el niño puede llegar a tener alrededor de su cuello una, dos, tres y hasta cuatro vueltas. Lo habitual es que sean una o dos y es muy difícil que la compresión sea tan grande como para interrumpir el flujo de sangre y oxígeno entre la madre y el feto.

Además, la arteria y la vena que contiene el cordón, se encuentran rodeadas por una sustancia que las protege e impide que se colapsen por una sola vuelta.

En cualquier caso, la evolución de las circulares y el grado de presión que ejerzan sobre el cuello del pequeño se irán observando en el transcurso del parto y determinarán las medidas a tomar en función de si hay o no sufrimiento fetal.

¿Será un parto vaginal? 

Si no hay sufrimiento del feto, el parto puede desarrollarse con normalidad. Una vez que la cabeza del bebé ya esté fuera, el ginecólogo o matrona intentarán quitarlas tirando suavemente del cordón, si la circular lo permite. Si no está muy apretada, no habrá problemas.

En caso de que ya esté muy apretada y no sea posible quitarla suavemente, o que empiece a apretarse en ese momento, impidiendo la salida del resto del cuerpo del niño, se cortará el cordón normalmente, igual que si tu bebé ya hubiera nacido. Esta práctica se considera totalmente normal en obstetricia.

¿Puede haber complicaciones? 

Aunque la mayoría de las veces el cordón umbilical no presenta grandes problemas, existen también otro tipo de casos que, aunque poco frecuentes, revisten más gravedad: los nudos y el prolapso de cordón.

  • Los nudos en el cordón umbilical puede llegar a hacer con los movimientos del feto dentro de la bolsa, cuanto ya es muy grande. Pueden resultar peligrosos si no se diagnostican a tiempo.
  • El prolapso del cordón es la expulsión del cordón antes que el feto, lo que impide la salida del bebé. A medida que el niño desciende por el canal del parto, presiona el cordón con lo que reduce, pudiendo llegar a interrumpir, el abastecimiento de sangre al feto. En este caso, la cesárea de urgencia es obligatoria. Mientras se lleva a cabo, la matrona empuja hacia arriba la cabeza del niño para que no presione el cordón. Las causas más comunes del prolapso de cordón son: la ruptura prematura de membranas, los partos múltiples, polihidramnios o exceso de líquido amniótico, cordón anormalmente largo o partos en los que el  bebé viene de nalgas. Ambos son cuadros excepcionales.

Asesoramiento: Dr. Rafael Botín Blanco, ginecólogo y director de la clínica San Francisco de Asís, de Madrid.

Vanesa Lleó

Источник: https://www.guiadelnino.com/parto/complicaciones-en-el-parto/vueltas-de-cordon-en-el-parto

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: