Parto con palas

Ellas opinan: un parto de pesadilla

Parto con palas

Cada experiencia de parto es única y diferente. No todas las Malasmadres tienen suerte y viven una mala experiencia cuando dan a luz. La historia de hoy es la historia de Raquel, Malamadre de Sophie que cumplió el pasado 26 de octubre un añito de vida.

Ella como nos cuenta hoy tuvo un parto muy violento en el que le dejaron el suelo pélvico destrozado, no podía andar porque se caía y no podía coger en brazos a su bebé.

Las secuelas han sido tan graves que aún no ha logrado reincorporarse a su trabajo ya que está en plena recuperación.

Como ella misma nos cuenta hoy “durante este año, leer las historias que han escrito otras Malasmadres me ha ayudado muchísimo, me ha dado mucha fuerza y he querido escribir la mía porque pienso que puede ayudar a otras mamás”.  ¡No te pierdas el post de hoy!

Escribo este relato casi un año después del nacimiento de mi buenahija el 26 de Octubre de 2016.

  Fue un ejemplo de de lo que no debería ocurrir pero que sucede día tras día en muchos hospitales y que, según el personal sanitario que me ha atendido en el último año, cada día hay más casos parecidos al mío.

 Los partos se intervienen y se instrumentalizan muchas veces sin ninguna necesidad, el parto es un proceso natural que debería ser más respetado excepto por supuesto en caso de emergencia.

La epidural se pone demasiado pronto y a veces mal y el parto se para, no te puedes mover de la cama y empujas mal de forma que el suelo pélvico queda destrozado. Se realizan cesáreas que no son necesarias o se inducen los partos para adelantarlos.

 También se utilizan los forceps, las ventosas, las episiotomías y las técnicas de Kristeller como si nada, a pesar de que muchas de ellas están prohibidas en países tan cercanos como Reino Unido y que están desaconsejadas totalmente por la OMS porque pueden suponer gravísimas consecuencias tanto para la buenamadre como para el bebé.

Un parto violentísimo

Yo tuve malísima suerte y ese día me llevé el premio gordo, un parto violentísimo.

Después de muchas horas empujando con el bebé muy encajado, llegó un medico que decidió que era el momento de sacarlo y sin darme ninguna información y en un sólo empujón con forceps y maniobra de Kristeller y una tremenda episiotomía me sacó a mi hija porque yo no dí a luz, a mi me sacaron a mi hija.

  En cuanto se me pasó el efecto de la epidural el dolor que tenía era insoportable y presagiaba lo que vendría después. Durante el primer mes no podía casi moverme debido al hematoma tanto interno como externo que me provocaron, y he tenido problemas para orinar y después para defecar lo que me produjo una fisura anal dolorosísima de la que aún no estoy curada.

Pero lo peor de todo es que los músculos del suelo pélvico quedaron totalmente destrozados, no podía estar de pie ni caminar porque me caía y me bajaba constantemente un dolor por la pierna que me ha impedido, todavía a día de hoy casi un año después, volver a mi puesto de trabajo porque aunque llevo ya 10 meses en Fisioterapia de Suelo Pélvico el proceso de recuperación es muy lento.

Por supuesto, psicológicamente las consecuencias han sido devastadoras y me han limitado totalmente. No poder moverme durante un mes y tener un recién nacido de tan sólo 2,880 kilos, al que no podía ni coger en brazos porque mi suelo pélvico no me lo permitía porque como he dicho antes me caía, mi cuerpo no soportaba mi peso pues mucho menos sujetando un bebe, ha sido durísimo.

Más que un parto fue una pesadilla

Lo recuerdo cada día y me pongo a llorar, me pregunto como puedo pasarme a mí cuando a mi alrededor todo el mundo parece tener un parto bueno, incluso una cesárea buena (yo solía pensar que ojalá me la hubieran practicado a mi).

A veces me echo la culpa porque no me informé bien del hospital, no hice un plan de parto y eso me duele aun más. Yo confié en los médicos que me atendieron y ahora se que no fue culpa mía, yo lo hice lo mejor posible con la información con la que disponía.

A día de hoy eso ha cambiado por supuesto aunque no creo que me sirva en mi próximo parto porque creo que no voy a ser capaz de tener más hijos.

No hay derecho, a mi no me ayudaron a dar a luz, a mi me provocaron una lesión. Por su culpa no he podido disfrutar de este primer año de maternidad que ha sido un infierno privando a mi hija de tener una madre que pudiera ocuparse de ella debidamente. Por supuesto durante este año mi casa y mi vida han sido un caos y la relación con el buenpadre dificilísima también.

Mi buenahija no sufrió ningún daño y sé que otras mujeres no pueden decir lo mismo y eso es mas terrible aun pero a veces las mamás quedamos olvidadas tanto por el sistema sanitario como por nuestra sociedad que sólo se preocupa del bebé cuando es importantísimo que la buenamadre está bien para ocuparse del buenhijo.

Estoy bastante recuperada, ha sido un año largo pero soy mucho más fuerte y voy a recuperar por fin mi vida.

Yo sólo quiero que esta carta sirva para ayudar a otras Malasmadres que como yo lo han pasado tan mal, que aunque es un proceso duro hay recuperación y para que poco a poco las cosas vayan cambiando y se hagan cada vez mejor, con partos más cuidados y respetados donde tanto la mamá como el bebé sean la prioridad.

Y vosotras Malasmadres, ¿tuvisteis una experiencia similar a la de Raquel? ¡Os esperamos en los comentarios!

Cuéntanos tu historia

Recuerda que si te apetece compartir tu historia como nuestra protagonista de hoy puedes hacerlo a través de esta sección de ‘Ellas opinan’. Si te animas a hacerlo escríbenos a hola@clubdemalasmadres.com, estaremos encantadas de compartir tu experiencia.

Источник: https://clubdemalasmadres.com/ellas-opinan-parto-pesadilla/

¿Qué es un parto instrumental?

Parto con palas

Estas dos ultimas semanas os he estado hablado de partos; de tipos de partos, para ser más concretos.

Los tipos de partos que pueden darse son dos (bueno, tres realmente): eutócicos (partos normales o naturales; que son aquellos en los que parimos nosotras empujando “sin” ayuda externa) y distócicos (entendiendo esta palabra como “anormalidad” para obstetricia) que pueden ser, a su vez, cesáreas o partos instrumentales.

Hoy quiero hablaros de estos últimos: de los partos instrumentales; explicar cuáles son los instrumentos que pueden usarse y los motivos y, además, hacerlo de la manera más aséptica posible. Sin decantarme por uno u otro. Curiosamente no es la primera vez que alguna de vosotras me ha hecho esa pregunta: ¿cuál preferirías tú?

Como ya os he comentado en más de una ocasión, la ciencia, afortunadamente, ha avanzado muchísimo. Y aunque a priori pueda pensarse que un parto instrumental (igual que una cesárea) es inocuo, nada más lejos de la realidad.

En España se realizan entre un 15-20% de partos instrumentales y, esperemos, que estas tasas continúen bajando si ello significa que hay un manejo mucho más fisiológico del trabajo de parto o, lo que es lo mismo, un mayor respeto por la fisiología del parto.

Vamos al lío.

Parto instrumental: tipos de instrumentos

Los instrumentos que a día de hoy se utilizan en los partos, más concretamente en el expulsivo (período que abarca el tiempo desde que se alcanza la dilatación completa hasta el nacimiento del bebé), son tres: los fórceps (instrumento más antiguo), las espátulas y la ventosa (el más utilizado a día de hoy):

  • Los Fórceps: es un instrumento quirúrgico que se compone de 2 palas articuladas (similar a una tijera) que se introducen en la vagina con el fin de sujetar la cabeza del bebé para poder tirar y/o rotar y extraer el bebé del cuerpo materno.
  • La ventosa: es una campana conectada a una extracción de vacío que se sujeta a la cabeza del bebé con el fin de tirar de ella. Permite la flexión de la cabecita para sacarla por el canal del parto.

Existe un tipo de ventosa en la que el vacío se produce de forma manual que se llama Kiwi.

  • Las palas: instrumento parecido a los fórceps, con forma de cuchara, pero que no se articulan entre sí.

Bien, y ahora viene la pregunta del millón: ¿de qué depende que se use uno u otro?

Podríamos dar dos –principales- razones: el uso de un instrumento u otro en un parto depende mucho de, por un lado, la habilidad de la persona que lo va a utilizar y, por otro, las condiciones que rodean al parto.

Por ejemplo, las espátulas no tienen como fin tirar de la cabeza del bebé, sino usar la pelvis y musculatura materna como punto de apoyo. Podría decirse que se usa para “abrir” un poco más el canal el parto.

Por otro lado, los fórceps son más efectivos que la ventosa a la hora de extraer la cabeza del bebé ya que permiten rotarla en caso de que la rotación no se haya producido por si misma. Otro punto a tener en cuenta en la altura a la que se encuentra la presentación (la cabecita) dentro de la pelvis materna.

Parto instrumental: ¿cuándo deben usarse?

Generalmente cuando el período expulsivo es muy prolongado, es decir, un “alivio de expulsivo” es una de las causas más comunes para tener que utilizar alguno de los instrumentos que os he nombrado. En la mayoría de los hospitales existen protocolos de actuación en los que marcan las horas “permitidas” en período de expulsivo.

Una vez alcanzado ese momento, el o la ginecóloga de guardia valora y decide qué debe hacerse. En este caso no necesariamente el bebé o la mamá lo está pasando mal.

También se usan para acortar el expulsivo en casos de patología materna o cualquier situación que contraindique los pujos maternos como las cardiopatías, la miopía magna, la patología de pulmón o el desprendimiento de retina, por poner ejemplos.

Cuando un bebé no se coloca bien en el canal del parto (pero está prácticamente asomando la cabeza), y el registro de la FCF indica que hay peligro para la vida del bebé, es cuando está realmente indicado intervenir con un instrumento obstétrico.

¿Tienen complicaciones para la madre o para el bebé los instrumentales?

Por enumerar algunos de los problemas que puede producir un parto instrumental para la madre: desgarros y rasguños de vagina y cuello uterino, hemotomas, fracturas del coxis, dolor crónico vulvar y perineal, desgarro a partir de la episiotomía (como desgarros del esfínter anal)…

Además, los problemas que podrían ocasionar para el bebé son: marcas de las palas, laceraciones, equímosis, erosiones, heridas, cefalohematomas, hematomas, hemorragias, parálisis facial…

Por otro lado, cada vez más se tiene en cuenta el posible dolor en los primeros días de vida que podrían sentir los bebés que nacen por este tipo de partos. Sentir dolor podría (podría) ser una explicación en bebés que lloran mucho y desconsoladamente desde las primeras horas de vida, además, hay que tener en cuenta que este podría influir negativamente en la lactancia materna, entre otros.

Acompaño bastantes partos instrumentales porque (recordad) hay un porcentaje nada desdeñable de ellos.

No puedo hacer que se os quiten los pensamientos que pueden veniros de repente a la cabeza, ojalá.

Os preocupáis.Os ponéis nerviosas.Os entran más miedos, muchas veces.Os entiendo y os acompaño.Acompañaros es mi papel en vuestro parto.Sea el parto que sea.

Así que sí. Os entiendo y os acompaño.

>> Matrona Wellness, tu matrona en Avilés 

Источник: https://matronawellness.com/2020/07/17/parto-instrumental/

El parto instrumental, forceps, espátulas o ventosas

Parto con palas

Un parto instrumental es, específicamente, aquel que se lleva a cabo con la utilización de fórceps, espátulas o ventosas.

Entre un 15 y un 20 % de los partos por vía vaginal de nuestro país son instrumentalizados.

Lo básico es la información, si les trasmitimos toda la información bien a los padres el motivo por el que indicamos la instrumentación, lo comprenderán  y se sentirán más serenos.

El parto instrumental con la utilización de ventosas

Hoy vamos a hablar de un post súper útil para que os sintáis tranquilos, el objetivo de este post es para rebajar un poco el miedo que se le tiene a este tipo de parto, explicaros bien en qué consiste este instrumento e intentar transmitir que cuando está bien indicado, un parto instrumentado es una muy buena solución para lograr el nacimiento de un bebé sano.

La ventosa apareció, en 1706 cuando James Yonge describió el primer intento de parto asistido por vacío con ventosa de vidrio.

Posteriormente, en 1954, Malmstrom introduce una copa de vacío metálica con los lados curvados hacia dentro y con un sistema de tracción con cadena. El instrumento está plenamente aceptado por la obstetricia moderna.

Hoy en día, la ventosa tradicional con campana metálica ha sido sustituida por una nueva con campana en silicona, un dispositivo innovador llamado “Kiwi Omnicup”.

¿Qué es la ventosa?

La ventosa obstétrica es una cazoleta que se pone en la cabeza al bebé y funciona como un aspirador. Hace el vacío para que se pueda tirar del bebé. El cuero cabelludo del pequeño puede tener un ligero abombamiento tras el uso de la ventosa, pero suele desaparecer a las 48 horas.

¿Qué es la ventosa kiwi?

Un tipo de ventosa más moderno, pequeña, desechable y portátil.

Este dispositivo se emplea en el 3% de los partos y solo puede recurrirse a ella en casos de sufrimiento fetal o si la mamá ya no puede seguir empujando.

Las principales ventajas de este dispositivo frente a otros es que es mucho más rápida, permite ayudar al bebé a salir en tan solo dos minutos en lugar de los 7 u 8 que se tardaba antes, y deja una marca menor en la nuca del bebé.

Las ventajas de la campana Kiwi

Reduce el tiempo de expulsión y  sufrimiento del neonato. Es mucho más rápido, puesto que la silicona permite que la adherencia sea más rápida y fácil. Es un instrumento con menos secuelas. Para la mamá también es mejor y menos traumática para los tejidos maternos, reduciendo el riesgo de desgarro.

¿Cuándo está indicado el parto instrumental?

Cuando Se requiere de ayuda por circunstancias maternas o fetales. Para decidir cuándo se necesita un parto instrumental, tienen que darse circunstancias  en las que tanto la madre y/o el bebé requieran de una actuación rápida como ayuda en la última fase del parto. Está indicado este tipo de partos cuando:

  • El periodo expulsivo es excesivamente extenso, cuando no se deba alargar esta fase de tanto esfuerzo por algún problema de salud en la madre ( problemas cardiacos, pulmonares, de retina, etc?).
  • Exista sufrimiento fetal, haya problemas en la posición de descenso del bebé, etc.

Complicaciones de los partos instrumentados

Aunque los partos instrumentados son bastante seguros. Pueden aparecer complicaciones. Si un obstetra decide utilizar instrumentación en un parto, será como en cualquier otra situación, porque ha sopesado los riesgos tanto de utilizarlos como de no hacerlo.

Complicaciones Maternas:

  • Desgarros y laceraciones de vagina, cuello y cuerpo uterino
  • Desgarros musculares y del esfínter anal.
  • Lesiones del pudendo.
  • Propagación de la episiotomía.
  • Lesines de órganos vecinos.
  • Hemotomas, fracturas del coxis.
  • Dolor crónico vulvar y perineal.

Complicaciones en el Recién Nacido:

Menores: Marcas de las palas, laceraciones, equímosis, erosiones.

Más severas: heridas, cefalohematomas, hematomas, hemorragias intracraneanas, fracturas de craneo, parálisis facial. Dolor en los primeros días de vida. Influyen negativamente en la lactancia materna y aumentan el riesgo de ingreso hospitalario por hiperbilirrubinemia.

¿Has visto ya nuestros cursos de preparación al parto? ¿Conoces nuestros talleres de masaje para bebés? En PequeSalus te ayudamos antes, durante y después del parto durante el puerperio o crianza de tu bebé.

Источник: https://www.pequesalus.com/el-parto-instrumental-forceps-espatulas-o-ventosas/

El parto instrumental

Parto con palas

Instrumentar un parto es hacer uso de elementos externos para sacar al bebé del canal del parto. Estos elementos tienen una forma y función diferente, según el caso. El más antiguo es el fórceps, pero actualmente también se utilizan las espátulas y la ventosa.

La palabra fórceps probablemente derive de las palabras formus, que significa caliente y de capere, que significa para tomar. Es decir, que la palabra fórceps proviene de un instrumento creado para agarrar cosas calientes.

Los primeros instrumentos usados en la práctica obstétrica se describen en el Ayuverda, 1500 a.C., que es el libro de ciencia de la cultura india, pero relacionados con la ayuda para sacar bebés sin vida.

La creación y desarrollo del fórceps se le atribuye a la familia Chamberlen. Peter Chamberlen inventó el fórceps, alrededor de 1598, pero el instrumento se mantuvo como un secreto familiar por cuatro generaciones. El Dr. Peter Chamberlen (1601-1683), fue un médico muy importante de su época y tuvo muchos hijos, tres de los cuales se dedicaron a la medicina.

El más influyente de ellos, Hugo Chamberlen (1630-?) por razones políticas tuvo que emigrar a Francia. 

En este sitio fue donde trató de venderle el  secreto  a  Francois  Mauriceau  (1637-1709),  por  10.000 liras, en 1673. Éste, antes de comprarlo, lo puso a prueba con una mujer que tenía malformaciones, que no había podido parir.

Luego de varias horas de esfuerzos inútiles, Hugo Chamberlen, reconoció su fracaso y no logró vender el secreto.



Varios años después se dirigió a Holanda y le vendió el secreto a Roger Roonhuysen, quien al poco tiempo lo ofreció al Colegio Médico-Farmacéutico de Amsterdam, que tenía el privilegio de licenciar a los médicos que ejercían en Holanda, a cada uno de los cuales, bajo juramento de mantener el secreto, les vendía el instrumento por una elevada suma de dinero.



Esta práctica continuó por muchos años, hasta que Visher and Van de Poll, compró los derechos y hace público el secreto, con la sorpresa de que el instrumento tenía sólo una rama. No se sabe si Chamberlen engaño a Roonhuysen, o el Colegio Médico-Farmaceútico estafó a los compradores.

En el año 1950, E. Thierry plantea la posibilidad de reemplazar el fórceps articulado por un instrumento no articulado como las espátulas; los puntos de apoyo de este instrumento eran los tejidos del canal del parto y no el cráneo fetal.

¿Qué es el fórceps?

Instrumento quirúrgico que se compone de 2 palas articuladas (como una tijera) que se introducen en la vagina con el fin de sujetar la cabeza fetal para poder traccionar y/o rotar y extraer el bebé del cuerpo materno.

El uso de un instrumento u otro en un parto, depende mucho de la habilidad de la persona que lo va a utilizar y de las condiciones que rodean al parto.

Cuando un bebé no se coloca bien en el canal del parto (pero está prácticamente asomando la cabeza), y el registro de la FCF indica que hay peligro para la vida del bebé, es cuando está realmente indicado intervenir con un instrumento obstétrico. Si la mujer tuviera libertad de movimientos, muy probablemente no sería necesaria esta intervención.

¿Qué es la ventosa?

Campana conectada a una extracción de vacío que se sujeta a la cabeza fetal con el fin de traccionar de ella y sacarla del canal del parto.

¿Qué son las espátulas?

Instrumento parecido a los fórceps, con forma de cuchara, pero que no se articulan entre sí. Las espátulas no tienen como fin traccionar de la cabeza, sino usar la pelvis y musculatura materna como punto de apoyo.

Complicaciones de los partos instrumentados

Complicaciones Maternas:

  • Desgarros y laceraciones de vagina, cuello y cuerpo uterino.
  • Desgarros musculares y del esfínter anal.
  • Lesiones del pudendo.
  • Propagación de la episiotomía.
  • Lesines de órganos vecinos.
  • Hemotomas, fracturas del coxis.
  • Dolor crónico vulvar y perineal.

Complicaciones en el Recién Nacido:

  • Menores: Marcas de las palas, laceraciones, equímosis, erosiones.
  • Más severas: heridas, cefalohematomas, hematomas, hemorragias intracraneanas, fracturas de craneo, parálisis facial. Dolor en los primeros días de vida. Influyen negativamente en la lactancia materna y aumentan el riesgo de ingreso hospitalario por hiperbilirrubinemia.

Ascensión Gómez. Matrona.

Источник: https://www.elpartoesnuestro.es/informacion/parto/el-parto-instrumental

Cuáles son los riesgos del uso de fórceps

Parto con palas

El uso de fórceps en el parto no está totalmente exento de riesgos y se enmarca en un contexto en que se sopesan  los  posibles problemas y las ventajas de su aplicación.

Ha de tenerse en cuenta, que se emplea en ocasiones en las que la situación que aconseja su uso tampoco es segura para la madre, el feto o ambos. En la madre aumenta el riesgo de tener lesiones del canal del parto (desgarros), mayor pérdida de sangre, lesiones urinarias o rectales e incontinencia, que suele mejorar a lo largo del posparto.

 En este caso es importante que realices ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico.

Es más frecuente que se realice episiotomía cuando se emplea el fórceps, bien por el propio uso del instrumento, bien por la urgencia que en algunos casos existe para la salida del feto.

Los masajes con aceite de rosa mosqueta o almendra cuando la herida ya se ha cerrado, ayudan a conseguir más elasticidad al tejido afectado por la cicatriz.

Esto es válido para las cicatrices de episiotomías y desgarros tanto en partos asistidos como espontáneos, y ayuda a minimizar el posible dolor al mantener relaciones sexuales coitales posteriormente.

El recién nacido puede presentar contusiones y hematomas que suelen desaparecer en pocos días, esto es lo más frecuente. El riesgo de presentar problemas más graves como hemorragias craneales, lesiones neurológicas, fracturas o parálisis facial -habitualmente transitoria- es bastante bajo.

Debido a la existencia de los riesgos del parto instrumental, su uso está restringido a determinados casos en los que es indispensable su uso. El hecho por el que se emplea en la actualidad es que sigue siendo útil para determinadas circunstancias del parto. Si se cumplen ciertas condiciones de uso y está bien indicado es un procedimiento bastante seguro.

Cómo evitar el uso de fórceps en el parto 

Algunos estudios han analizado diferentes elementos beneficiosos de cara a reducir el número de partos instrumentales:

  • Atención de todo el proceso de parto por una matrona.
  • Acompañamiento continuo durante todo el proceso de parto: la elección de la persona que te va a acompañar durante todo el proceso es de vital importancia para lograr el apoyo que necesitas.
  • Adopción de posturas verticales en la fase de expulsivo. Busca la postura en la que te encuentres más cómoda, que sea más favorable para tu caso y que permita lograr un buen grado de verticalidad. La matrona te ayudará en este proceso.
  • Considerar bien las posibilidades para minimizar el dolor. El uso de anestesia epidural en el parto incrementa en un 5 por ciento las posibilidades de tener una parto instrumental. Esto es debido a la propia acción de los fármacos utilizados sobre los músculos que tienen que intervenir en el parto, la limitación de la movilidad, así como sobre la dificultad para realizar los pujos. Infórmate antes del parto sobre las alternativas que se ofrecen en tu hospital para el manejo del dolor.

En caso a decidirte por la analgesia epidural:

  • No es recomendable aplicarla en una fase muy temprana del parto. Es mejor esperar a comprobar la evolución favorable de la dilatación y el mantenimiento de contracciones intensas y regulares.

    Por ello, la matrona que te asiste durante el parto puede aconsejarte retrasar su aplicación.

    Entre tanto, puede recomendarte otros métodos para el alivio del dolor, como el uso de agua caliente, deambulación, uso de pelotas de goma…

  • En caso de que suceda, comunica si tienes una limitación total de la movilidad de tus piernas y tus caderas.

    Ello puede requerir ajustar mejor la dosis para tener mayor sensibilidad y poder colaborar en la fase de expulsivo.

  • Dentro de las limitaciones que puede suponer el uso de epidural, intenta tener una posición más favorable en la fase final. Una postura totalmente horizontal dificulta este periodo.

De qué depende que se elija el fórceps u otro instrumento para el parto vaginal?

La elección está condicionada por una serie de factores:

  • Circunstancias clínicas, es decir, los detalles de cada caso concreto. Aunque hay indicaciones del parto asistido en las que puede ser apropiado más de un instrumento, en otras ocasiones alguno de ellos será preferible.
  • Formación y habilidad del profesional que te atiende en el manejo de algún instrumento específico, eligiendo el que pueda manejar con más seguridad.
  • Disponibilidad de diferentes instrumentos en el centro donde te atiendan.

Para las situaciones en las que  exista la posibilidad de utilizar más de un tipo de instrumento para resolver la complicación, la opción más recomendable es la ventosa, según los estudios y las recomendaciones del Ministerio de Sanidad para mejorar la calidad de la atención. Esto es debido a que frente a la aplicación del fórceps, y en circunstancias en que los dos son válidos y es posible su uso, se observan menores riesgos.

¿Es mejor una cesárea que un fórceps? ¿Puedo pedir una cesárea en caso de complicaciones? 

Cada una de las intervenciones obstétricas tiene unas indicaciones concretas, por lo que en sí misma, ninguna es mejor que otra. El médico especialista en ginecología y obstetricia es el profesional mejor preparado para determinar en qué momento es necesario aplicar algún instrumento que posibilite el parto vaginal o valorar la necesidad de cesárea.

Igualmente, es quien mejor puede informarte en tu caso individual sobre las opciones para resolver alguna complicación en el parto.

Según la legislación española, tienes derecho a ser informada sobre la finalidad, indicaciones, riesgos y consecuencias de las intervenciones así como a decidir entre las opciones disponibles para tu caso siendo necesario el consentimiento previo antes de cualquier actuación.

Las opciones quedan limitadas por el propio contexto clínico en que se toman, por la disponibilidad de ellas en el centro sanitario y por la buena praxis: toma de decisiones basada en la selección de las alternativas más apropiadas y seguras en las circunstancias concretas en que esté transcurriendo el parto. El profesional podría negarse a actuaciones que contravengan la buena praxis; por ejemplo, a realizar un procedimiento que se pueda justificar más arriesgado que otro.

En la elección de una cesárea, tiene que evaluarse muy esmeradamente su indicación, ya que se trata de una intervención quirúrgica mayor que tiene riesgos más serios que el parto vaginal. En ocasiones el feto está tan encajado en la pelvis, que la extracción vía abdominal sería mucho más complicada que la terminación mediante parto asistido.

Además, es importante conocer que la realización de cesárea no excluye la posibilidad de usar instrumentos que ayuden a la extracción de la cabeza del feto durante la cirugía. En ocasiones, puede ser necesario recurrir a alguno de los tres instrumentos ya mencionados, entre ellos, el fórceps.

Artículos Relacionados Entre el parto vaginal espontáneo y la cesárea -extracción fetal mediante cirugía vía abdominal- existe la posibilidad de utilizar instrumentos que permitan culminar el parto vaginal en caso de complicaciones: ventosa, espátulas y fórceps. Es lo que se denomina parto vaginal instrumental o… El parto instrumental es cuando en el parto y en concreto en el momento del expulsivo requiere de la utilización de un instrumento, ya sea fórceps, espátula o ventosa. Las indicaciones de estos instrumentos son: Generalmente cuando el periodo de expulsivo es muy prolongado. También se usan… Prohibida en países como Gran Bretaña, la maniobra de Kristeller no se puede usar en España tal y como se ideó, sino sólo para acortar la segunda fase del parto. Tradicionalmente esta maniobra consistía en presionar de modo enérgico con ambos puños o con el antebrazo sobre el fondo del… El cuello del útero se dilata unos 10 centímetros, gracias a las contracciones uterinas. Ya está todo listo para que el bebé nazca. Es entonces cuando empieza el segundo periodo del parto, el expulsivo. La coronilla del bebé ya se ve, puesto que la vulva está completamente abierta…

Источник: https://www.natalben.com/parto/cuales-son-los-riesgos-del-uso-de-forceps

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: