Plano B_ebé

Síndrome de cabeza plana (plagiocefalia posicional)

Plano B_ebé

  • Tamaño de texto más grande

Este síndrome suele ocurrir cuando un bebé duerme en la misma postura, con la cabeza girada hacia un lado, casi todo el tiempo durante sus primeros meses de vida. Esto provoca un área aplanada, sea en un lado de la cabeza o en la parte posterior de la misma. 

El síndrome de cabeza plana también se llama «plagiocefalia posicional». 

Causas del síndrome de cabeza plana 

La causa más habitual de que un bebé tenga la cabeza aplanada es la postura que adopta para dormir.

Puesto que los bebés pasan muchas horas descasando boca arriba, la cabeza a veces se les aplana por el lugar donde la apoyan.

Esto no solo ocurre cuando duermen, sino también en las sillas de seguridad para el coche, los porta-bebés, los cochecitos, los carritos, los columpios y los saltadores. 

Los bebés prematuros son más proclives a tener la cabeza aplanada. Sus cráneos son más blandos que los de los bebés a término. También pasan mucho tiempo acostados sobre la espalda sin que los muevan ni los lleven en brazos debido a sus necesidades médicas, mientras permanecen en la unidad de cuidados intensivos neonatales (neonato es lo mismo que recién nacido). 

Un bebé hasta puede empezar a desarrollar un síndrome de cabeza plana antes de nacer, si se ejerce presión sobre su cráneo por efecto de la pelvis de su madre o de un gemelo. De hecho, muchos bebés que nacen en partos múltiples tienen la cabeza aplanada en algunos puntos. 

El hecho de estar apretados dentro del vientre materno les puede provocar contracturas en los músculos del cuello, lo que dificulta que giren la cabeza. Esta afección en el cuello se llama tortícolis.

Puesto que a estos bebés les cuesta girar la cabeza, tienden a mantenerla en la misma postura cuando están acostados. Esto puedo provocar un aplanamiento de la cabeza.

Y, cuando se les aplana la cabeza, la tortícolis puede empeorar. 

Han de invertir mucha energía para girar la cabeza. Por eso, aquellos bebés con aplanamientos importantes en un lado de la cabeza tienden a permanecer de ese lado, y sus cuellos se vuelven rígidos por falta de uso. 

¿Cuáles son los signos y los síntomas del síndrome de cabeza plana?

El síndrome de cabeza plana suele ser fácil de detectar por parte de los padres. 

  • La parte posterior de la cabeza del bebé está aplanada por un lado. 
  • Suele haber menos pelo en esa parte de la cabeza. 
  • Si una persona mira la cabeza del bebé desde arriba, la oreja del lado aplanado se puede ver más adelantada que la otra. 

En los casos más graves, la cabeza puede sobresalir en el lado opuesto al del aplanamiento y la frente puede ser irregular. Si la causa es una tortícolis, el cuello, la mandíbula y la cara también pueden estar desniveladas. 

¿Cómo se diagnostica el síndrome de cabeza plana?

Los médicos suelen diagnosticar el síndrome de cabeza plana simplemente observando la cabeza del bebé. Para evaluar una tortícolis, el médico observará cómo mueve la cabeza y el cuello el bebé. No suele ser necesario ningún tipo de prueba. 

¿Cómo se trata el síndrome de cabeza plana?

Los cuidadores siempre deben colocar a los bebés sobre la espalda para dormir a fin de prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), incluso aunque el bebé tenga la cabeza aplanada. Evitar columpios, asientos para el automóvil, sillas inflables y otros dispositivos es lo más seguro para dormir y también ayuda a garantizar que los bebés puedan mover la cabeza libremente.

Por lo tanto, ¿qué pueden hacer los padres cuando el síndrome de cabeza plana se debe a la postura del bebé mientras duerme? Unas prácticas sencillas, como cambiar la postura del bebé para dormir, llevar en brazos al bebé y dejarle pasar mucho tiempo acostado boca abajo (sobre el abdomen) pueden ayudar a que remita este síndrome. Pruebe los siguientes consejos:

  • Haga que su hijo pase tiempo boca abajo. Haga que su hijo pase mucho tiempo acostado boca abajo (sobre el abdomen) bajo su supervisión cuando esté despierto durante el día. El tiempo que un bebé pasa boca abajo:
    • favorece una formación adecuada de la parte posterior de la cabeza
    • anima al bebé a aprender y a descubrir el mundo desde esa nueva perspectiva
    • ayuda a reforzar la musculatura del cuello y a aprender a levantarse apoyándose en los brazos. Todo esto ayuda a desarrollar los músculos necesarios para gatear y para sentarse.
  • Varíe la posición del bebé en la cuna. Considere cómo deja a su bebé en la cuna cuando lo acuesta. La mayoría de los padres diestros sostienen a sus bebés apoyando su peso en el brazo izquierdo y los dejan en la cuna con la cabeza apoyada en el lado izquierdo. En esta postura, se deben girar hacia la derecha para poder observar toda la habitación. Acueste a su bebé en la cuna de un modo que favorezca el giro activo de la cabeza hacia el lado que su bebé no tenga aplanado.
  • Lleve a su hijo en brazos más a menudo. Reduzca la cantidad de tiempo que pasa su hijo acostado sobre la espalda, así como el tiempo que pasa en posturas donde apoye la cabeza sobre superficies planas (como las sillitas de seguridad para el coche, los porta-bebés, los carritos, los cochecitos, los columpios y los saltadores). Por ejemplo, si su bebé se queda dormido en la silla de seguridad para el coche mientras viaja, saque al bebé de la silla cuando lleguen a casa, en vez de dejar que siga durmiendo allí. Lleve en brazos a su bebé a menudo, lo que eliminará la presión que se ejerce sobre su cabeza mientras está apoyado en una superficie.
  • Modifique la posición de la cabeza del bebé mientras duerme. Cambie la posición de la cabeza de su bebé (de izquierda a derecha, o viceversa) cuando descanse boca arriba. Aunque lo más probable es que el bebé se mueva durante la noche, coloque a su hijo de modo que la parte redondeada de la cabeza toque el colchón y la parte aplanada se oriente hacia arriba. No use almohadones en forma de cuña ni otros dispositivos para mantener al bebé en una postura determinada.

La mayoría de los bebés con síndrome de cabeza plana tiene algún tipo de tortícolis. Por eso, la fisioterapia y un programa de ejercicios para hacer en casa suelen formar parte del tratamiento.

Un fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios de estiramiento para que los haga con su bebé. La mayoría de los movimientos supondrán estirar el cuello de su hijo hacia el lado opuesto al aplanado.

Con el tiempo, los músculos del cuello se le alargarán y el cuello se le enderezará. Aunque se trata de ejercicios muy sencillos, se deben hacer correctamente.

Los médicos pueden recetar un casco para el síndrome de cabeza plana. El casco está diseñado para que le vaya suelto al bebé por el lado aplanado de la cabeza y apretado por el lado redondeado. Dentro del casco, la cabeza no puede crecer en la zona donde ya está redondeada. Por lo tanto, solo crece por donde está plana.

Los cascos hacen que la cabeza se redondee más deprisa de lo que lo haría si el bebé creciera a lo largo del tiempo. De todos modos, los bebés que llevan casco y los que no lo llevan acaban obteniendo, como promedio, los mismos resultados al cabo de un par de años. Hable con el médico de su hijo sobre si sería o no recomendable que su hijo llevara casco.

¿Qué más debería saber?

El síndrome de cabeza plana mejora con el paso del tiempo y con el crecimiento natural del bebé. A medida que los bebés van creciendo, empiezan a cambiar de posición mientras duermen por sí solos, de modo que sus cabezas no están en la misma posición durante toda la noche. 

A partir del momento en que los bebés se saben sentar solos, lo más probable es que el aplanamiento de sus cabezas no empeore. Por lo tanto, a lo largo de meses y años, y conforme les vaya creciendo el cráneo, mejorará el aplanamiento de su cabeza incluso en los casos más graves. 

El síndrome de cabeza plana no afecta al crecimiento cerebral de un bebé. Pero tener el cuello rígido o contracturado, como en las tortícolis, puede ralentizar el desarrollo motor de un bebé. La fisioterapia de la tortícolis debe incluir una evaluación de los avances del bebé en motricidad y ejercicios complementarios para tratar cualquier retraso que pueda ocurrir. 

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/positional-plagiocephaly-esp.html

Tratamiento para los pies planos en bebés y niños

Plano B_ebé

Desde el Colegio Oficial de Podólogos de Cataluña, y de mano de su presidente, Josep Manel Ogalla Rodríguez, nos detallan cómo son, de qué manera identificar y qué hacer ante la sospecha y el diagnóstico de que nuestro niño presenta pie plano.

¿Qué es el pie plano?

El pie plano implica la desaparición o la no formación del arco plantar del pie, de forma que este toma una forma totalmente lisa o plana con respecto al suelo.

El pie plano flexible es uno de los principales motivos de consulta en la práctica cotidiana del podólogo y supone una gran preocupación por parte de los padres, quienes comparten la creencia popular de que será motivo de dolor o discapacidad en el futuro de sus hijos.

¿A quién afecta?

Los pies planos constituyen una afección común y normal entre bebés y niños pequeños. Los pies de los recién nacidos se caracterizan por un mayor acúmulo de grasa y más elasticidad de los ligamentos, lo que en apariencia es un pie plano. Es cuando comienzan a caminar cuando se va ejercitando la musculatura plantar y se muestra el arco plantar.

La mayor parte de las veces, es un problema que se diagnostica con facilidad tras una exploración sencilla, y el tratamiento que supone se basa principalmente en una correcta explicación a los padres y una adecuada vigilancia del niño.

¿Qué causa el pie plano?

El pie plano se produce en la mayoría de los casos por presentar unas conexiones articulares laxas y porque la musculatura intrínseca del pie está poco tonificada y no soporta la bipedestación del niño, es decir cuando el bebé se pone de pie.

Conforme pasan los meses y su postura se hace más estable y dinámica, el arco del pie se va conformando en lo que se considera normal. Este periodo de tiempo va desde que el niño nace hasta que cumple 2 ó 3 años.

Así ocurre en la mayoría de los casos, pero es posible que algunas personas no lleguen nunca a tener bien formado el arco plantar. Es entonces cuando se habla pie plano idiopático o del adulto.

También puede suceder que, debido a algunas patologías como la diabetes o a una lesión, los músculos intrínsecos del pie y los ligamentos articulares pierdan su tono y su funcionalidad y se desarrolle pie plano en la edad adulta.

¿Cuáles son sus síntomas?

La patología de pie plano raramente provoca molestias o dolor en el niño o en el adulto. Este sería el síntoma más fácil de detectar, pero también se dan una serie de signos que los padres pueden observar y tomar como aviso para acudir al podólogo y que este realice una exploración que confirme o no la sospecha de pie plano.

Los signos a tener en cuenta son los siguientes:

  • Deambulación tardía. Es decir que el niño no comience a andar hasta más tarde de los catorce meses.
  • A los niños con pies planos no les gusta caminar, y suelen pedir a los padres que los lleven en brazos.
  • Al correr son poco hábiles y tienden a caerse con facilidad.
  • Deformación de los zapatos. Al poco de estrenarlos ya están torcidos por su parte posterior, o con la suela desgastada por un lateral del tacón, generalmente el externo.

¿Hay diferentes tipos de pie plano?

Las formas clínicas de este trastorno pueden ser variadas: pie plano flexible; pie plano valgo y pie plano de astrágalo vertical, que detallaremos a continuación.

Generalmente son casos banales, si bien algunos de ellas pueden requerir un tratamiento quirúrgico en el que se aplica una pequeña prótesis en la zona del arco interno con la que se consigue mantener la estructura ósea en su sitio.

¿Qué es el pie plano flexible?

El pie plano flexible es la desaparición del arco plantar cuando el pie entra en contacto con el suelo. A medida que el arco desaparece, el tobillo se inclina hacia adentro, y la almohadilla de grasa plantar tiende a exagerar esta deformidad (en lugar de arco hay una prominencia ósea).

Este tipo de pie plano es muy frecuente entre la población infantil, sobre todo en los primeros años de vida.

Por eso, puede ser difícil de diferenciar de la evolución de un pie normal, ya que en un gran porcentaje de niños existe aplanamiento del arco longitudinal sin que la movilidad del tobillo se resienta.

Lo típico es que el pie plano flexible se dé desde el comienzo de la marcha del niño y desaparezca en la época prepuberal: en torno a los 12-15 años en los niños y sobre los 10-13 años en las niñas.

Para identificar este problema, el rasgo característico es observar un aumento de la huella plantar al pisar en una superficie plana, lo que se apreciará en la exploración por parte de podólogo. Además, se acompaña habitualmente de valgo del retropié, que es cuando el talón mira y se dirige hacia fuera.

Esta desviación puede apreciarse porque los niños que la padecen deforman rápidamente los zapatos, torciéndolos por la parte posterior y desgastando el tacón más de un lado. Por ello, son niños que tiene tendencia a caminar poco o que al correr muestran una cierta torpeza y se suelen caer con facilidad.

El tratamiento de este tipo de pie plano flexible es sencillo: diseño de unos soportes plantares o plantillas a la medida del pie del niño, que se obtienen mediante un molde del pie, y realización de ejercicios de rehabilitación que potencien el tono muscular.

Algunos padres creen que el niño que sufre esta patología caminará mejor con una bota ortopédica, pero lo cierto es que este tipo de calzado limita el movimiento del tobillo y no deja que la musculatura y los ligamentos del pie se desarrollen correctamente, por lo que a no ser que sea indicado por el médico o el podólogo, no debe recurrirse a él.

¿Qué es el pie plano valgo?

Son los pies planos idiopáticos, que pueden continuar siéndolo en la vida adulta si no se realiza un diagnóstico precoz y se procede a un tratamiento personalizado.

Consiste en que la huella plantar persiste plana después de los 6-8 años de edad, al contrario que el pie plano flexible.

En esta patología suelen existir antecedentes familiares y puede ser ocasionalmente dolorosa; este dolor mejora con el uso de plantillas, que deben ser diseñadas a medida de los pies con un molde previo y deben cambiarse cada vez que el pie suba de talla.

Así mismo, es sumamente importante acompañar ese tratamiento ortopodológico con un tratamiento fisioterapéutico, realizado por un profesional.

El control y seguimiento del paciente debe ser minucioso, con el fin de que lleve una vida deportiva y social normal, como ocurre en la mayoría de los casos.

Para aquellos en los que la sintomatología dolorosa persista tras un periodo de uso de plantillas y tratamiento fisioterapéutico, se puede plantear el tratamiento quirúrgico.

¿Qué es el pie plano del astrágalo vertical congénito?

Se trata de una patología rara en la que el pie aparece desde el nacimiento con una clara deformidad en talo (calcáneo), valgo (desviación lateral del calcáneo) y abducto (desviación hacia la parte externa del antepié).

La deformidad suele ser rígida y se añade que en la zona interna del arco hay una cinfarominencia que hace que el arco esté invertido y sea convexo.

El tratamiento de esta patología debe comenzarse de forma urgente con yesos correctores, intentando hacer una reposición del astrágalo en el lugar adecuado. Sin embargo, con mucha frecuencia es un pie problemático que termina sufriendo diversos procedimientos quirúrgicos.

Источник: https://cinfasalud.cinfa.com/p/pies-planos/

Ejercicios para niños con pie plano y afectación neurológica

Plano B_ebé

Normalmente entendemos por «pie plano» el que tiene una disminución de la altura del arco longitudinal plantar, también llamado bóveda plantar.
De hecho, es un conjunto de trastornos de la alineación cuando el niño está de pie y apoya su peso sobre la bóveda plantar.

En esta situación, el talón se desvía hacia afuera, lo que llamamos «talo valgo», la zona del arco plantar en el mediopie toca el suelo dando una apariencia de pie «hundido» y la parte más anterior del pie se coloca en pronación, es decir, con mayor apoyo de la parte interna.

Tipos de pie plano

En el niño existen básicamente dos tipos de pie plano: el pie plano flexible y el pie plano rígido.

Pie plano flexible

El pie plano flexible se caracteriza por ser un pie con una estructura esquelética normal pero con mucha flexibilidad en sus articulaciones.

Por ello, cuando el niño se pone de pie y apoya su peso, el puente se hunde y el talón se desvía hacia afuera. Sin embargo, cuando lo hacemos poner de puntillas, vuelve a aparecer el puente y el talón se coloca corregido hacia adentro.

El término flexible se refiere a la movilidad de las articulaciones del pie y su capacidad para corregir estos trastornos de alineación. Éste es el tipo de pie más frecuente en el niño y se considera una situación de normalidad durante los primeros años de vida.

Pie plano rígido

El pie plano rígido se caracteriza porque existen uniones anómalas entre los huesos del pie. Ello provoca una deformidad con menor altura del arco longitudinal y una desviación en valgo del talón. Cuando el niño se pone de puntillas, la postura del pie no cambia debido a que la movilidad está bloqueada por la unión entre los huesos.

Existen dos tipos básicos de unión anómala, entre los huesos astrágalo y calcáneo o entre los huesos calcáneo y escafoides. La primera provoca un bloqueo mucho más rígido. Esta situación es definitiva y no cambia con la edad.

Niños con daño neurológico

En los casos de los niños que sufren daño neurológico, antes o durante la etapa de formación del arco longitudinal plantar, ademas de otros posibles síntomas puede producirse una debilidad y desequilibrio muscular de los músculos encargados de formar la bóveda plantar.

Como consecuencia, se retrasa la conformación de la bóveda plantar y se acentúa el apoyo del pie en plano.

Ejercicios

En estos casos, si el niño es capaz de realizar como mínimo una marcha asistida, tiene un buen nivel de comprensión y una fuerza muscular en miembros inferiores de al menos de 3+/4- en la escala MRC (Medical Research Council), recomendamos los siguientes ejercicios con los objetivos de:

  1. mejorar el apoyo del pie en bipedestación y durante la marcha
  2. y fortalecer los músculos implicados (tibial anterior, tibial posterior, triceps sural, músculos interoseos, flexor largo de los dedos y músculos propios del primer dedo)

Ejercicio 1

  • Extender la toalla en el piso
  • Colocar la punta de los pies al borde de la toalla
  • Recoger (arrugar) la toalla con los dedos de los pies
  • Repetir la acción 10 veces

Ejercicio 2

  • Colocar objetos pequeños redondeados en el suelo
  • Pedirle que recoja los objetos con los dedos de sus pies y ponerlos en su recipiente.
  • Repetir la acción 10 veces con cada pie

Ejercicio 3

  • Colocar pelota pequeña en el suelo
  • Poner la planta del pie sobre la pelota, moverla hacia adelante y atrás, procurando apoyar el borde externo del pie, y recorriendo toda la planta del pie, flexionando los dedos del pie
  • Repetir la acción 10 veces con cada pie

Ejercicio 4

  • Paciente de pie con talones juntos y manos apoyadas en la pared
  • Pedirle que se ponga de puntillas y mantenga la posición 5 segundos
  • Repetir la acción 10 veces

Ejercicio 5

  • Paciente de pie con pies juntos y talones separados y manos apoyadas en la pared
  • Pedirle que se ponga de puntillas y mantenga la posición 5 segundos
  • Repetir la acción 10 veces

Ejercicio 6

  • Paciente de pie con pies juntos y manos apoyadas en la pared
  • Pedirle que se ponga sobre los talones y mantenga la posición 5 segundos
  • Repetir la acción 10 veces

Ejercicio 7

  • Caminar de puntillas una distancia de 10 metros

Ejercicio 8

  • Caminar con los talones una distancia de 10 metros

Ejercicio 9

  • Caminar con un objeto entre los dedos del pie sin que le caiga una distancia de 10 metros

Источник: https://neurorhb.com/blog-dano-cerebral/ejercicios-para-ninos-con-pie-plano-y-afectacion-neurologica/

Niños con pies planos, pisadas que se pueden corregir

Plano B_ebé

La flexibilidad corporal propia de los niños hasta los seis años provoca la mayoría de los casos de pies planos en la infancia. Un gran porcentaje de este tipo de pie (pie plano flexible) se corrige con la edad. Pero hay otros casos que precisan cirugía.

“Todos los bebés, y niños menores de entre 3 y 4 años tienen un pie plano flexible, que tiende a desaparecer de forma espontánea con el paso del tiempo, y no precisa de la ayuda de ninguna medida correctora”, explica Iván Carabaño, jefe de Servicio de pediatría del Hospital Universitario Rey Juan Carlos-Hospital general de Villalba. ¿Hay alguna forma de prevenir que los niños tengan los pies planos? caminar de puntillas, andar por la playa y recoger objetos con los dedos del pie ayudan a lograr una forma adecuada en la planta del pie.

El término Pies planos resulta peyorativo y en ocasiones se prejuzga como torpes a los niños con esta particularidad anatómica.

Anatomía de un pie plano infantil

Un pie plano se diferencia de uno normal en que el arco que se forma en la planta del pie es más reducido, por lo que la pisada del niño se caracteriza por caer hacia el dedo gordo del pie.

Cuando el pie plano persiste con la edad y no se corrige, está producido por una deformidad ósea, “que provoca la unión de varios huesos en el tarso del pie (talón) por un tejido fibroso o bien óseo”, explica Antonio Alonso, médico del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Universitario Rey Juan Carlos. Estos casos precisan cirugía para lograr recuperar una pisada normal.

Ciertas enfermedades de carácter hereditario también provocan pies planos.

“Enfermedades como, el síndrome de Marfán o el síndrome de Ehler-Danlos, van acompañadas de tendones que no tienen la firmeza necesaria para sujetar la estructura del pie”, comenta el pediatra Iván Carabaño, que aclara que la obesidad es otro factor de riesgo para tener los pies planos, debido a que el exceso de peso corporal tiende a reducir el arco de la planta. En estos casos se utilizan plantillas de descarga en los zapatos para corregir la pisada.

Detectar y tratar los pies planos en el niño/a

Descubrir pronto que el niño apoya el pie de manera incorrecta al caminar ayuda a aplicar cuanto antes las medidas correctoras necesarias. Desde casa, los signos que ponen sobre aviso a los padres para consultar al pediatra son la limitación de la movilidad del pie (arriba, abajo a los lados) o si se produce dolor al practicar ejercicio físico.

El pediatra utiliza dos pruebas para detectar si el niño tiene los pies planos:

  • Test de Jack. Si al subir el dedo gordo del pie del paciente, aparece un talón con forma normal, se trata de un pie plano flexible, que no precisará de ninguna medida correctora.
  • Test de Heel Rise —Test de puntillas unilateral—. Si el niño/a se pone de puntillas y el talón se corrige (recto y hacia dentro), se trata de un pie plano flexible, que con el tiempo tenderá a corregirse de manera espontánea.

Los zapatos ortopédicos para niños con pies planos pasaron a la historia. “En casos de pies planos flexibles, que producen dolor, se puede probar con plantillas, que generalmente alivian las molestias y producen confort en la práctica deportiva.

También se puede recurrir a ellas si el niño desgasta mucho el calzado, pero en ambas situaciones conviene dejar claro a los padres, que nunca van a corregir el pie plano”, aclara el ortopeda y traumatólogo, Antonio Alonso, que hace las siguientes recomendaciones con respecto al calzado de un niño/a con pies planos:

  1. Zapato un centímetro mayor que el pie para que no apriete los dedos.
  2. Calzado flexible para facilitar la movilidad del pie.
  3. Suela elástica que permita la flexión del pie el caminar. Se puede comprobar que es así si la suela del zapato se puede doblar con las manos.
  4. Dibujo de la suela del zapato multidireccional para evitar que el niño/a resbale.
  5. Zapato sin tacón o si lo tiene, debe ser muy bajo.
  6. El calzado no debe tener plantillas correctoras.
  7. El contrafuerte del calzado (parte posterior) debe sujetar el pie y cubrir justo por encima del talón, pero no más arriba, para permitir la movilidad del tobillo. La parte posterior del pie, debe estar sujeta con algún ligero refuerzo, como una correa o goma.
  8. Los zapatos de los niños con pies planos deben estar confeccionados con materiales transpirables para evitar la sudoración excesiva y afecciones de la piel, como las infecciones provocadas por los hongos.
  9. Evitar en la medida de lo posible el uso de botas, que no permiten la correcta movilidad del tobillo.

Niños estigmatizados por tener los pies planos

El término Pies planos resulta peyorativo y en ocasiones se prejuzga como torpes a los niños con esta particularidad anatómica.

“Sin embargo, si bien es cierto que para ciertos deportes, como correr, puede ser una desventaja, para otros, como el ballet o la gimnasia rítmica puede ser ventajoso porque es necesaria la flexibilidad, algo que los niños con pies planos tienen”, comenta el pediatra, Iván Carabaño.

Puedes seguir De mamas & de papas en , o suscribirte aquí a la Newsletter.

Источник: https://elpais.com/elpais/2017/10/24/mamas_papas/1508830901_613172.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: