¿Por qué los adolescentes buscan pertenecer a un grupo?

El grupo en la adolescencia

¿Por qué los adolescentes buscan pertenecer a un grupo?

El grupo en la adolescencia constituye uno de los principales contextos evolutivos para los jóvenes, influye en el desarrollo de competencias sociales, de la empatía, de la identidad y en la toma de decisiones (Shaffer y del Barrio Martínez, 2002; Hartup, 1996; Berndt, 1992; Brown, 1990).

A diferencia de otros contextos sociales como la familia o la escuela, el grupo de amigos es un contexto voluntario, en tanto el adolescente tiene el control en la elección de sus amistades (Ryan, 2000).

Las interacciones con los amigos suponen mayor tiempo en la adolescencia en comparación con etapas previas y  pueden influir en las características del adolescente a través de procesos como el intercambio de información (Berndt, 1999), el modelado (Bandura, 1986; Schunk y Zimmerman, 1996) y el refuerzo de normas y valores.

Las interacciones con los amigos suponen mayor tiempo en la adolescencia en comparación con etapas previas

La intimidad con los compañeros en el mismo momento vital, resulta un apoyo esencial para hacer frente a los retos con los que se encuentra el adolescente.

Esto porque ha llegado el momento en el que no se puede o  no se quiere contarlo todo a los padres, así que se buscan confidentes para un apoyo y un punto de vista más igualitario sobre el entorno y los acontecimientos.

La tendencia natural de los padres es la protección y promoción de la exploración.

Sin embargo ha llegado el momento de buscar opciones propias, experimentar, asumir riesgos y tomar decisiones de manera más independiente.

Por este choque de necesidades entre padres e hijo pueden aparecer conflictos y discusiones familiares, en muchos casos relacionados con las responsabilidades y la autonomía del adolescente.

¿De que depende la selección del grupo de amigo?

La atracción interpersonal y la selección del grupo de amigos se pueden ver influidas por la similaridad en las características personales.

También la seguridad y autoestima, el estilo de apego, el estilo parental y la calidad de las relaciones familiares juegan un papel muy significativo en la toma de decisiones, la asunción de ciertas compañías y la influencia que el adolescente permita que el entorno ejerza sobre él.

La selección del grupo de amigos en la adolescencia se puede ver influida por similaridad, autoestima, seguridad, estilo de apego, estilo parental y calidad de las relaciones familiares

Cuando la selección del grupo de amigos se basa en la búsqueda de características similares a las propias, la socialización tendrá como consecuencia un refuerzo de dichas características (positivas o negativas) más que un cambio de actitud (Ryan, 2000; Brown et al., 1993). 

También en algunos casos la selección o atracción hacia ciertas compañías se puede ver determinada por aspectos que el adolescente percibe como atractivos o deseables, optando por acercarse a grupos en los que considera se encuentran reflejadas determinadas características o actitudes con las que quiere identificarse.

La selección del grupo puede basarse en características similares o en aspectos que se perciben como atractivos y con los que se quiere identificar.

En cualquiera de los dos escenarios (similitud o deseo de identificarse con algo nuevo), el valor otorgado a ciertas características o valores personales determinará hasta qué punto el adolescente es más receptivo o reticente al cambio. 

Una creencia o actividad que constituye una parte importante de la identidad y tiene un valor personal elevado será mas resistente al cambio.

 Por el contrario, el cambio será más probable ante aspectos que se desean asumir como propios y que exigen la modificación de aspectospersonales de menor valor (Ryan, 2000).

De esta manera el grupo abre al adolescente 4 posibilidades (Ryan, 2000):

    1. Refuerzo: no existe presión para al cambio, las características y actitudes se ven reforzadas por el grupo.
    2. Status quo: no existe presión para el cambio, aunque el adolescente esté abierto al mismo. Se mantiene el status quo de los miembros del grupo y no se cuestionan las características y actitudes de nadie.
    3. Conflicto: el grupo ejerce presión hacia el cambio pero el adolescente se mantiene reticente ante el mismo. Esta situación puede  desembocar en conflictos interpersonales e intrapersonales.
    4. Cambio: existe presión para el cambio y el adolescente busca y se muestra dispuesto hacia el mismo. Esta situación desemboca en una evolución de las características personales de lo miembros del grupo hacia otras que se consideran más deseables (sean positivas o negativas).

Referencias

  • Bandura, A. (1986). Social foundations of thought and action: A social cognitive theory. Englewood Cliffs, NJ: Prentice Hall.
  • Berndt, T.J. (1999). Friends’ influence on students’ adjustment to school. Educational Psychologist, 34, 15-29.
  • Berndt, T.J. (1992). Friendships and friends’ influence in adolescence. Current Directions in Psychological Science, 1; 156-159.
  • Berndt, T.J. (1989). Obtaining support from friends during childhood and adolescence. En D. Belle (ed.), Children’s social networks and social support. John Wiley & Sons, NY.
  • Brown, B.B., Mounts, N., Lamborn, S.D. y Steinberg, L. (1993). Parenting practices and peer group affiliation in adolescence. Child Development, 64, 467-482.
  • Compas, B.E., Malcarne, V.L. y Fondacaro, R.M. (1988). Coping with stressful events in older children and young adolescents. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 56; 405-411.
  • Cowen, E.L., Wyman, P.A., Work, W.C. y Parker, G.R. (1990). The Rochester Child Resilience Project: Overview and summary of first-year findings. Development & Psychopathology, 2; 193-212.
  • Ebata, A.T. y Moos, R.H. (1991). Coping and adjustment in distressed and healthy adolescents. Journal of Applied Developmental Psychology, 17; 33-54.
  • Gottlieb, B.H. (1991). Social support in adolescence. En M.E. Colten y S. Gore (eds), Adolescent stress: Causes and consequences. Aldine de Gruyter, NY.
  • Hartup, W.W. (1996). The Company they keep: Friendships and developmental significance. Child Development, 67, 1-13.
  • Herman-Stahl, M.A. y Petersen, A.C. (1996). The protective role of coping and social resources for depressive symptoms among young adolescents. Journal of Youth and Adolescence, 25 (6), 733-753.
  • Herman-Stahl, M.A., Stemmler, M.K. y Petersen A.C. (1995). Approach and avoidant coping: Implications for adolescent mental health. Journal of Youth & Adolescence, 24; 649-665.
  • Johnson, J.H. (1986). Life events as stressors in childhood and adolescence. Sage, Newbury Park, CA.
  • Lazarus, R.S. y Folkman, S. (1984). Stress, Appraisal and Coping. Springer, NY.
  • Petersen, A.C. (1988). Adolescent development. Annual Review of Psychology, 39; 583-607.
  • Ryan, A.M. (2000). Peer groups as a context for the socialization of adolescents’ motivation, engagement and achievement in school. Educational Psychologist, 35 (2), 101-111.
  • Sandler, I.N., Tein, J.Y. y West, S.G. (1994). Coping, stress and psychological symptoms of children of divorce: A cross-sectional and longitudinal study. Child Develioment, 65; 1744-1763.
  • Sandler, I.N., Miller, P., Short, J. y Wolchij, S.A. (1989). Social support as protective factor for children in stress. En D. Belle (Ed.), Children’s social networks and social support. John Wiley & Sons, NY.
  • Schunk, D.H. y Zimmerman, B.J. (1996). Modeling and self-efficacy influences on children’s development and self-regulation. En J. Juvinen y K. Wentzel (eds.), Social motivation: Understanding children’s school adjustment (pp-154-180). Cambridge, UK: Cambridge University Press.
  • Seligman, M.E. (1990). Learned Optimism. Pocket Books, NY.
  • Shaffer, D. R., & del Barrio Martínez, C. (2002). Desarrollo social y de la personalidad. Madrid: Thomson.
  • Sheier, M.F. y Carver, C.S. (1985). Optimism, coping and health: Assessment and implications of generalized outcome expectancies. Health Psychology, 4; 219-247.
  • Werner, E.E. y Smith, R.S. (1992). Overcoming the Odds. Cornell University Press, Ithaca, NY.

 Psise: Servicio de Psicología Clínica del Desarrollo. Unidad de Observación y Diagnóstico Funcional.

Ver todos los Eventos

Источник: https://psisemadrid.org/el-grupo-de-amigos-en-la-adolescencia/

El grupo de pares en la adolescencia

¿Por qué los adolescentes buscan pertenecer a un grupo?

Como es natural, deseas tener personas a tu lado que compartan las cosas buenas de la vida. Por ello, el grupo de pares en la adolescencia puede aumentar en gran manera tu alegría de vivir si formas parte de el. Así es, la dicha de hacer algo se disfruta el doble si estás rodeado de quienes tienen las mismas metas que tú.

¿Qué es el grupo de pares en la adolescencia?

El grupo de pares en la adolescencia es un grupo de amigos que, por lo general, son similares en muchos aspectos.

A menudo, estos son contemporáneos con los mismos intereses, antecedentes, condición económica y cultura. Todo ello, en la mayoría de los casos, sin la vigilancia constante de los adultos.

  Sin embargo, en muchas ocasiones los grupos de pares traspasan las barreras o divisiones sociales, culturales, raciales o religiosas.

9 ventajas de pertenecer a el grupo de pares en la adolescencia

Los adolescentes que se sienten aceptados, e importantes en su grupo de amigos. Además, suelen desarrollar habilidades tales como:

  1. Mejores relaciones con sus familiares.
  2. Mayor rendimiento escolar.
  3. Más satisfacción con el uso del tiempo libre.
  4. Mayor confianza en sí mismos.
  5. Consolidan sus principios y valores.
  6. Forjan su identidad.
  7. Saben dar apoyo emocional.
  8. Suelen ser más tolerantes.
  9. Aprenden a escuchar siendo confidentes.

Por otro lado, cuando las cosas no van bien y se sienten tristes o deprimidos, tener buenos amigos les puede ser de gran alivio.

Influencia de los grupos de pares en los adolescentes

Generalmente, en los grupos de pares los jóvenes suelen imponer sus propias normas, criterios y reglas. Estas pueden ser muy diferentes a las de  los adultos. Sin embargo, esto no siempre es indicativo de rebeldía. Más bien, puede permitir que exploren la justicia, la equidad y busquen la manera de resolver ellos mismos los desacuerdos con sus compañeros.

Igualmente, los jóvenes aprenden a ser observadores de los gustos, habilidades y perspectivas de sus compañeros para lograr pertenecer a determinado grupo. Esta habilidad, forma la base sobre la que se construirán las relaciones de pareja en el futuro.

La importancia de los grupos de pares

Los grupos de pares aumentan su importancia durante la adolescencia, logrando tener mucha más autoridad y poder en ti que tus propios padres. Esto se debe a que la confianza que depositas en un igual, supera a la que le tienes a un familiar, aunque sea muy cercano.

Es que contar con buenos amigos, te permite recibir advertencia ante los peligros. Además, te libra de los abusos de otros compañeros y te animan cuando pasas por experiencias difíciles.

Lo que deben saber los padres

Por años, se ha pensado que la relación de los adolescentes con sus padres es muy diferente a la que tienen con sus iguales. Es cierto que a los jóvenes les gusta estar con los de su edad y descubrir su autonomía. Pero, esto no necesariamente significa que estas relaciones sean totalmente opuestas a las que mantienen con sus padres.

De hecho, se afirma que en la mayoría de los casos una buena relación con los padres representa también una buena relación con sus compañeros, por lo tanto, algunos adolescentes que no se la llevan bien con sus padres repiten el mismo patrón con sus iguales.

Los padres ejercen gran influencia en el desenvolvimiento social de sus hijos.

Muchas de las decisiones en cuanto a sus propias amistades, el lugar donde viven y el centro de estudios, repercutirán en sus hijos.

Además, pueden darles recomendaciones y mostrarles con el ejemplo cómo relacionarse con sus pares, resistir la presión de grupo o vencer la timidez.

En conclusión, tener un buen amigo en la niñez, significa que tienes a alguien con quien jugar. No obstante, durante la adolescencia, experimentas grandes desafíos.

Uno de ellos es que necesitas empezar a desprenderte paulatinamente de los lazos familiares.

Tales cambios puedes sobrellevarlos de forma más eficaz si tienes buenos amigos que siempre te apoyen.

Por otra parte, los jóvenes ocupan más del doble de tiempo interactuando con iguales que con sus padres. Así que padres, aprovechen cualquier momento que compartan con sus hijos para que influyan de manera positiva en ellos.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/el-grupo-de-pares-en-la-adolescencia/

La presión de grupo entre los niños

¿Por qué los adolescentes buscan pertenecer a un grupo?

  • Tamaño de texto más grande

«¡Ahora!» susurró Suki. «Ahora, mientras que el empleado no se da cuenta.»

Con el corazón latiendo rápidamente, Leah se apoyó en el mostrador de maquillaje donde no había ningún empleado(a) de la tienda y metió en su cartera dos barras para pintar los labios. Ella parecía aburrida e indiferente mientras caminaba detrás de sus amigas Suki y Jill hacia el exterior de la tienda, pero en realidad sentía pánico.

«No puedo creer que me hayas hecho hacer eso,» se lamentada Leah.

«Relájate,» le dijo Jill. «Todas las personas lo hacen alguna vez. Y nosotras no te obligamos a hacerlo.»

Leah no respondió, pero en su interior supo que nunca lo habría hecho sola. Simplemente sintió un alto grado de presión de grupo.

¿Quiénes son tus compañeros(as)?

Cuando eras un niño(a) pequeño(a), tus padres generalmente escogían a tus amigos(as) seleccionando el parque de juegos adecuado o organizando citas para jugar con ciertos niños(as) que ellos conocían y que les gustaban. Ahora que eres mayor, tú decides quiénes son tus amigos(as) y el grupo de personas que escoges para compartir tu tiempo.

Tus amigos(as) — tus compañeros(as) — son personas de tu edad o cercanas a tu edad que tienen intereses similares a los tuyos. Tú y tus amigos(as) toman docenas de decisiones cada día, y entre ustedes se influyen mutuamente con respecto a sus elecciones y comportamientos. Esto suele ser positivo— es naturaleza humana escuchar y aprender de otras personas dentro de tu misma edad.

A medida que te vuelves más importante, tus compañeros(as) comienzan a jugar un papel importante en tu vida.

Igualmente, a medida en que la escuela y otras actividades te mantengan ocupado, permanecerás más tiempo con tus amigos(as) y menos tiempo en casa con tus padres y hermanos(as).

Probablemente desarrollarás una gran amistad con alguno de tus compañeros(as), y puede que te sientas tan cercano a ellos como con un miembro de tu familia.

Además de amigos(as) íntimos, tus compañeros(as) incluyen otros niños(as) a quienes conoces y quienes también tienen tu edad— como los alumnos de la escuela, los niños(as) en la iglesia, equipos de deportes, o de la comunidad. Estos compañeros(as) también influyen en tu forma de vestir y de actuar, en las actividades en las que te involucras, y las actitudes que ellos(as) demuestran.

Es natural que las personas se identifiquen y se comparen con sus compañeros(as), en la medida en la que consideren cómo quisieran llegar a ser (o piensan que quisieran ser), o lo que quieren alcanzar. Las personas se deja influenciar por sus compañeros(as) porque quieren sentirse que forman parte de un grupo, ser admirados por sus amigos(as), hacer lo que otros hacen y tener lo que otros tienen.

La influencia de los compañeros(as) no siempre es negativa

Probablemente ya sepas que los años de la adolescencia pueden ser difíciles. Estás descubriendo quién eres, tus creencias, tus habilidades, responsabilidades y tu lugar en el mundo.

Es reconfortante poder hacer frente a esos retos con amigos(as) que comparten tus mismos intereses. Pero probablemente escucharás a los adultos — padres, profesores, consejeros, etc. — hablar sobre la presión de grupo más que de los beneficios de pertenecer a un grupo de amigos(as).

Puede que no oigas hablar mucho de ello, pero los compañeros(as) tienen una profunda y positiva influencia entre sí, jugando un papel importante, recíproco y mutuo en sus vidas:

  • Amistad. Entre los compañeros(as) puedes encontrar amistad, aceptación y compartir experiencias que pueden construir relaciones duraderas.
  • Ejemplos positivos. Los Compañeros(as) demuestran, los unos para con los otros ejemplos positivos a imitar. Tener compañeros(as) que están comprometidos a destacar en sus estudios o a conducir un auto deportivo de la mejor manera posible, pueden influenciarte a que tengas más deseos de fijarse metas. Los compañeros que son buenos o leales influyen a que tu desarrolles estas cualidades en ti mismo. ¡Incluso adolescentes que nunca has conocido pueden ser buenos ejemplos a imitar! Por ejemplo, ver a alguna persona tu edad competir en las olimpiadas, dar un concierto de piano o encabezar un proyecto comunitario puede inspirarte a seguir uno de tus propios sueños.
  • Opiniones y consejos. Tus amigos(as) te escuchan y te dan su opinión a medida que pruebas nuevas ideas, exploras creencias y hablas sobre problemas. Tus compañeros(as) pueden ayudarte a tomar decisiones; bien sea en referencia a cortarte el pelo, dejártelo crecer, teñírtelo o cómo manejar una discusión familiar. Puede que quieras confiar en tus amigos(as) para todo tipo de consejos— incluyendo decisiones con un riesgo potencial como si debes tener relaciones sexuales o probar drogas.
  • Socializar. Tu grupo de compañeros(as) te facilita oportunidades para aprender nuevas formas de establecer relaciones sociales. Conocer a variados y diferentes grupos de personas— como los compañeros(as) de clase — te brinda una oportunidad de cómo expandir tu círculo de amigos(as), construir relaciones y resolver diferencias. Tu puedes tener compañeros(as) con quiénes puedes estar o no estar de acuerdo, competir, formar un grupo, admirar o simplemente no querer ser como ellos.
  • Ánimo. Los compañeros(as) te dan ánimos para que te esfuerces en lograr que seas escogido como solista en el concierto, te ayudan a estudiar, te escuchan y te apoyan cuando estás enfadado o con problemas y se identifican contigo cuando ellos atraviesan dificultades similares.
  • Nuevas experiencias. Tus compañeros(as) puede que influyan para que seas parte de clubes, deportes o grupos religiosos. Tu mundo sería mucho menos interesante si no tuvieras amigos(as) que te motivaran para que probaras sushi por primera vez, para que escucharas un CD del que nunca habías oído hablar o quienes te ofrecieran apoyo moral cuando acudas a la prueba de selección para la obra de teatro de la escuela.
  • Buenos consejos. Los amigos(as) comparten entre sí buenos consejos. Tus amigos(as) no dudarán en dejarte saber su opinión cuando piensen que estás cometiendo un error haciendo algo arriesgado.

Cuando surge la presión

Algunas veces, los motivos de preocupación en tu vida también pueden venir por parte de tus compañeros(as). Ellos(as) pueden presionarte para que hagas algo que te hará sentir incomodo(a) como por ejemplo robar en las tiendas, consumir drogas o alcohol, conducir de forma peligrosa o tener relaciones sexuales antes de estar listo(a).

Este tipo de presión puede ser expresada abiertamente con frases como por ejemplo («Es solamente una cerveza y todos estamos tomando una») o más indirectamente— simplemente ofreciéndote cerveza en una fiesta.

La mayoría de la presión de grupo no es tan fácil de definir. Algunas veces un grupo puede emitir señales sin decir absolutamente nada — diciéndote cómo te tienes que vestir, lo que debes de decir, adoptar alguna actitud particular sobre la escuela u otros estudiantes, padres y maestros, para poder ganar sentirte aceptados.

La presión para ser parte de lo que los otros hacen puede ser muy poderosa y difícil de resistir. Una persona puede sentirse presionada o influenciada a hacer algo solamente porque las otras personas lo están haciendo o digan que lo están haciendo.

La presión de grupo puede afectar a una persona a que haga, bien sea algo que no tenga peligro o algo que tenga consecuencias más serias.

Ceder a la presión para vestirse de una forma determinada es una cosa— unirse a los hábitos de un grupo que bebe y fuma es otra cosa.

Las personas pueden sentir presión para ceder a las costumbres de otros, ser aceptados y evitar sentirse incómodos o extraños. Cuando las personas no están seguras de lo que tienen que hacer ante una situación, ellos naturalmente buscan en otras personas señales de lo que es aceptable o no.

Las personas que son mas fácilmente influenciables serán las primeras en ser influenciadas por otros. Luego otras personas podrán seguir su ejemplo también, siendo más fácil razonar esta conducta pensado — «Debe ser correcto ya que todo le mundo lo está haciendo.» Antes de que te des cuenta, muchas personas seguirán al grupo, quizás con costumbres que de otro modo no tendrían.

Responder a la presión de grupo es parte de la naturaleza humana — pero algunas personas son más propensas a ser influenciadas mientras que otras pueden resistir la presión y mantener firmemente su modo de pensar.

Las personas que tienen baja confianza en sí mismas son quienes tienden a seguir al grupo en lugar de liderar, pueden ser más propensas a buscar la aprobación de sus compañeros cediendo ante retos o sugerencias arriesgadas.

Las personas que no están seguras de sí mismas, nuevas en un grupo, o que no tienen experiencia con la presión de grupo, pueden ser más propensas a ser influenciadas.

Consumir drogas o alcohol incrementa las probabilidades de ceder ante la presión de grupo. El abuso de sustancias tóxicas deshabilita el buen juicio e interfiere con la habilidad de tomas buenas decisiones.

Puntos de presión

Casi todas las personas terminan enfrenando situaciones comprometidas por parte de un grupo en algún momento en sus vidas.

Independientemente de cuánto conozcas a tus amigos, tarde o temprano tendrás que tomar decisiones que pudieran ser difíciles o poco comunes.

Puede ser algo tan simple como resistir a la presión de gastar el dinero que tanto te costo ganar en el último sistema MP3 que «todo el mundo» tiene. O puede significar mantener una decisión firme que te hace ver diferente a los demás o poco popular en tu grupo.

Pero estas situaciones pueden ser oportunidades para darte cuenta de lo que es correcto para ti. No hay una fórmula mágica para enfrentarse a la presión de grupo, pero es cierto que hace falta valentía— fundamentalmente la tuya:

  • Escucha a tu instinto. Si te sientes incómodo, incluso si tus amigos(as) parecen aceptar lo que está sucediendo, tu manera de sentirte significa que hay algo en la situación que no es correcto para ti. Este tipo de toma de decisiones es parte del proceso de confiar en ti mismo y aprender sobre quién eres.
  • Planea posibles situaciones de presión de grupo. Si quieres ir a una fiesta pero crees que van a ofrecerte alcohol o drogas, piensa con anticipación cómo harás frente a este reto. Decídete antes de asistir — incluso puedes practicar — lo que dirás y harás. Aprende algunos trucos. Si estás sujetando una botella de agua o un refresco, por ejemplo, será menos probable que te ofrezcan una bebida que no deseas.
  • Crea una frase código para «salir de la situación» que puedas usar con tus padres sin necesidad de que tus compañeros se den cuenta. Puedes llamar a casa desde la fiesta donde sientes que estás siendo presionado a beber alcohol y, por ejemplo, decir «¿Pueden venir a recogerme? Tengo un terrible dolor de cabeza.»
  • Aprende a sentirte cómodo diciendo «no.» Con los buenos amigos(as) nunca deberías tener que explicarte o disculparte. Pero si sientes que necesitas una excusa para, por ejemplo, rechazar una bebida o un cigarrillo, piensa en algunas frases que puedas usar de forma informal. Siempre puedes decir, «No, gracias, tengo una prueba de Karate la próxima semana y estoy entrenando,» o «Ni hablar — mi tío murió de cirrosis y no pienso ni si quiera mirar el alcohol.»
  • Rodéate de personas que piensen del mismo modo que tú. Escoge amigos(as) que expresaran su opinión cuando te haga falta apoyo moral, y actúa con rapidez cuando seas tú el que tenga que hablar por ellos. Si estás escuchando una pequeña voz que te dice que una situación no es correcta para ti, lo más probable es que otros también la escuchen.
  • Simplemente tener a otra persona que te respalde al hacer frente a la presión de grupo hace mucho más fácil que dos personas resistan este tipo de influencia.
  • Culpa a tus padres: «¿Estás loco? Si mi mamá se da cuenta, me mata, y ella tiene espías en todos lados.»
  • Si una situación se torna peligrosa, no dudes en pedir ayuda de un adulto.

No siempre es fácil resistir el tipo de presión de grupo negativa, pero cuando lo haces, es fácil sentirse bien después.

Incluso puedes convertirte en una influencia positiva para tus compañeros(as) que se sienten igual que tu — generalmente todo lo que hace falta para cambiar este tipo de situaciones es que una persona haga frente a la situación o tome una acción diferente.

Tus amigos(as) pueden seguir tu ejemplo si tienes la valentía de hacer algo diferente o negarte a hacer lo mismo que el grupo. Considérate un líder con el poder de marcar la diferencia.

Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD

Fecha de revisión: julio de 2015

Источник: https://kidshealth.org/es/teens/peer-pressure-esp.html

¿Qué es el sentimiento de pertenencia al grupo?

¿Por qué los adolescentes buscan pertenecer a un grupo?

Todos los seres humanos saben, intuitivamente, lo que significa el sentimiento de pertenecer a un grupo, sentirse identificado con el resto de sus miembros, compartir experiencias, emociones y metas. La familia, el grupo de amigos o el equipo deportivo son ejemplos de los grupos a los que las personas suelen pertenecer.

Pero ¿qué es lo que hace que una persona se sienta tan vinculada a un grupo? ¿Qué grado de sentimiento de integración es normal y cuándo se convierte en un problema?¿Qué factores influyen?¿Cambian los sentimientos de pertenencia a un grupo a lo largo de su vida? Si sigues leyendo, sabrás la respuesta.

Fuente: Pixabay vait_mcright

Los antecedentes teóricos del sentido de pertenencia

El sentido de pertenencia es definido como «un sentimiento de arraigo e identificación de un individuo con un grupo o con un ambiente determinado».

Maslow (1954), psicólogo humanista que planteó la Teoría de la Pirámide de las Necesidades Humanas, colocaba la necesidad de pertenencia a un grupo como las segunda necesidad humana más importante, después de las necesidades fisiológicas.

Otros muchos autores coinciden en la importancia de este sentimiento para el desarrollo cognitivo, el comportamiento de la persona, su salud y su bienestar.

A raíz de este sentimiento se crea la vinculación con el grupo. Este último concepto hace referencia a la unión de la persona con el grupo y los miembros del grupo al que se siente vinculado.

Una persona sin vínculos, sin grupos a los que sentirse unido, desemboca en tristeza, soledad, ansiedad y depresión.

Cómo influye en la identidad del Yo

Conforme el individuo va creciendo, va ampliando los grupos a los que se siente unido. Así, cuando somos muy pequeños, el primer grupo al que pertenecemos es la familia.

Posteriormente, en la etapa de escolarización, los grupos de amigos, el sentimiento de unión a la escuela, a grupos deportivos o aficiones determinadas van construyendo la propia identidad del niño.

Según cómo nos vean los demás, el afecto que nos proporcionen, los mensajes que recibamos de ellos, harán que nos veamos de una determinada manera. Tendremos un lo que se llama autoconcepto de nosotros mismos.

Este sentimiento tiene una relevancia especial en los jóvenes, ya que es una etapa en la que se busca activamente una identidad con la que se sientan cómodos, queridos y valorados.

Fuente: Pixabay StockSnap

Factores positivos que aporta la vinculación a un grupo

  • Nos ayuda al crecimiento personal continuo, ya que se viven experiencias junto con otras personas a las que nos sentimos unidos.
  • Nos proporciona un ambiente de confianza y respeto, esto es fundamental para cualquier ser humano. Sentirse comprendido y querido es fundamental para la salud.
  • Nos hace mantener buen estado de ánimo, sentirnos reconocidos y valorados por los demás.
  • Nos da la oportunidad de participar en ritos, rutinas y actividades junto a otras personas: por ejemplo, acudir a partidos de fútbol o salir un viernes por la noche con el grupo de amigos.
  • Nos aporta apoyo y cuidado en momentos que pueden ser malos para nosotros.
  • Los grupos que siempre se ven o quedan en los mismos lugares, o por ejemplo la familia en el hogar, proporcionan sentimiento de seguridad física. Ya no son solamente las personas que se unen, sino el lugar donde lo hacen.

    Comidas familiares, clubs de juego o deportivos son entornos conocidos y seguros.

  • Nos sentimos unidos a otras personas emocionalmente, las queremos, es así de sencillo.
  • Compartir metas es, además, muy habitual en ciertos grupos, por ejemplo, de estudios, profesionales, deportivos o laborales.

Pero no todo son consecuencias positivas, hay aspectos de la vinculación con ciertos grupos que pueden llegar a ser perjudiciales, sobre todo cuando se trata de grupos que piden un alto grado de fidelidad de la persona. Poniendo un breve ejemplo, se entenderá a qué nos referimos.

Una secta religiosa, que realiza ciertos ritos y actividades destructivas, exige cantidades de dinero a sus miembros, castiga gravemente al miembro que se sale del cumplimiento de las normas, que suelen ser estrictas y a veces irracionales.

Este ejemplo no es lo habitual, pero así se puede comprender lo que tienen de negativo, en ocasiones, hasta los grupos más sanos.

Fuente: Pixabay rawpixel

Aspectos negativos de la vinculación a los grupos

Partimos de que el sentimiento de pertenencia no es el mismo en todas las personas y que cambia a lo largo del tiempo, conforme se va madurando, cambiando de estilo de vida, de trabajo y de lugar de residencia. A veces, por muchos factores, no se puede mantener la adhesión a un grupo, y entonces se causa un daño en la identidad de la persona, sobre todo si:

  • Se produce algún tipo de transgresión de un miembro del grupo hacia otros, ya sea de manera violenta o porque se rompe la confianza. La falta de fidelidad de algún miembro siempre es considerado negativamente por el grupo, la diferencia es la forma de resolver esta situación. Porque no todos los grupos son igual de flexibles.
  • Cuando todo el grupo es atacado desde fuera, perseguido o desprestigiado, puede hacer que los miembros comiencen a perder esa unión entre ellos por miedo a las consecuencias.

A esto se les llama crisis de identidad grupal, que también influye en la identidad de la persona. Esto puede ser negativo porque las personas solemos estar vinculadas en grupos que nos aportan en su mayor parte dando soporte, autoestima y apoyo emocional.

El sentido de pertenencia nos da una identidad desde que somos niños, que el primer grupo al que pertenecemos es nuestra familia, que conforme crecemos esos grupos van cambiando y van ayudándonos a crecer como personas, a socializarnos y a abrirnos al mundo, a tener una determinada identidad. La vinculación a un grupo nos da seguridad, nos hace sentir que pertenecemos a una comunidad, que no estamos solos. Por nuestro grupo, ya sea familia, amigos o empresa, hacemos cosas de manera desinteresada. Si todo va bien en nuestro grupo, nosotros nos sentiremos mejor.

RECUERDA: cada vez más expertos del mundo de la medicina y la psicología insisten en la importancia de cuidar de nuestra mente, tal y como propone el método Crear Salud.

Debemos ser conscientes de que para llevar una vida saludable también necesitamos nutrirnos adecuadamente y activarnos haciendo cosas que aporten a nuestro bienestar integral. Herramientas como la app Siente – que puedes descargarte aquí – pueden ser grandes aliadas en tu camino a una vida libre de estrés.

Su metodología es sencilla de usar, pues incluye el mindfulness y la psicología positiva para mejorar tu bienestar, reducir el estrés y, en consecuencia, ser más feliz.

Источник: https://crearsalud.org/que-es-el-sentimiento-de-pertenencia-al-grupo/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: