¿Por qué los bebés mueven mucho las piernas?

¿Por qué los bebés mueven mucho las piernas?

¿Por qué los bebés mueven mucho las piernas?

A los papás primerizos les sorprende todo lo relacionado con sus hijos, sobre todo si no han tenido contacto cercano con bebés. Por ejemplo, puede asustarles que su hijo no pare de mover las piernas cada vez que lo tumban boca arriba en la cuna, pero eso es algo natural e incluso bueno para su desarrollo, así que no te preocupes.

Indice

Los movimientos del bebé son totalmente normales

Los recién nacidos apenas si pueden moverse, pero ese estado de quietud total dura poco y, conforme avanzan las semanas, van mejorando su motricidad y pronto descubren que pueden patalear sin parar, algo que les encanta.

Por eso, es normal que, hacia los 2-3 meses, comiencen a mover sus piernas y sus brazos casi constantemente.

Tanto movimiento puede asustarte y hacerte pensar que le pasa algo, está incómodo o tiene dolor, pero lo normal es que se deba solamente a su desarrollo neurológico.

Los bebés nacen con una serie de reflejos primitivos automáticos que les ayudan a sobrevivir, pero estos reflejos van despareciendo a medida que tanto su sistema neuromuscular como neurológico maduran y son sustituidos por movimientos controlados, como los que realiza dando pataditas sin parar, sobre todo cuando lo tumbas boca arriba en la cuna, el carro o la mantita de juegos.

Este movimiento constante e incontrolado, como decíamos, comienza en torno a los 2 meses y medio y es un reflejo que se debe a la percepción de la gravedad.

Tu bebé ha estado durante 9 meses flotando en un medio líquido en el que no había arriba ni abajo y del que no se podía caer, pero ahora descubre que esta posibilidad existe, por lo que no para de mover sus brazos y piernas para hacer pruebas.

Hacia los 4 meses estos movimientos se vuelven más coordinados y le sirven para ejercitarse y ganar fuerza en los músculos inferiores, necesario para que, llegado el momento, puede sentarse, gatear, andar, etc. Por eso, es normal que los bebés de esta edad se pasen el día moviendo sus piernecitas. Debes dejarle libertad de movimientos ya que es esencial para que gane en fuerza y coordinación.

Hacia los 6 meses el pequeño ya es capaz de agarrarse los pies con las manos y llevárselos a la boca, algo que hará siempre que pueda ya que le divierte y le ayuda a explorar el mundo. Este avance denota que su coordinación ojo-mano ha aumentado considerablemente, así como su fuerza, por lo que pronto podrá voltearse solo y reptar por la casa. 

Por lo tanto, es normal que tu mueva incontrolablemente las piernas en los primeros meses de vida, estos movimientos se volverán controlados cuando su sistema nervioso y muscular madure.

Solo debes preocuparte si sus movimientos van acompañados de otros gestos o sonidos que puedan indicar dolor o incomodidad, como llanto, arquear la espalda, ponerse rojo, etc.

En esos casos, obsérvale bien para ver si tiene gases, le duele algo, tiene hambre, sueño, miedo…

No coartar los movimientos del bebé

Muchos pediatras advierten de que los bebés de hoy tienen un desarrollo psicomotor más lento ya que se pasan mucho tiempo en brazos, en las sillas de paseo o en las hamacas.

Aunque es estupendo cogerlo siempre que quieras o dejarlo algunos artos en estos objetos, debes procurar que tu bebé tenga espacio y libertad para moverse y ejercitar sus músculos.

Déjalo siempre que puedas sobre la manta de juegos o el gimnasio, o en una superficie en la que pueda jugar y moverse con total seguridad y tranquilidad. Déjale juguetes cerca para que intente alcanzarlos y ponlo tanto boca arriba como boca abajo, así podrá practicar y entrenarse.

Otros ejercicios y juegos que puedes hacer con tu bebé para ejercitar sus piernas son:

1- La bicicleta: tumbado boca arriba, dobla sus piernas alternativamente como si pedaleara, siempre son suavidad para no hacerle daño. Otra opción es encoger y estirar sus piernas hacia ti.

2- Coloca algo en sus pies para que intente darle pataditas, como tu cuerpo o un instrumento que suene al darle con las piernas.

3- Anímale a chapotear y jugar en su bañera. Si es posible, acude con él a clases de matronatación, así fortalecerá sus piernas con divertidos ejercicios acuáticos.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/cuidados-bebe/por-que-los-bebes-mueven-mucho-las-piernas-9804

Mi bebé se mueve mucho, ¿es normal?

¿Por qué los bebés mueven mucho las piernas?

Cada bebé es diferente, es por ello por lo que hay bebés que son más activos y que necesiten mucha actividad y bebés más tranquilos, que solo quieren estar acostados o sentados en su trona o carrito. Entonces, ¿es normal que mi bebé sea muy activo? Y, ¿qué hacer si mi bebé se mueve mucho?

A continuación, te explicamos todo lo que debes saber sobre los bebés que se mueven mucho y que son especialmente activos.

Muchas mamás y muchos papás se encuentran con que su bebé se mueve muchísimo, especialmente a partir de los cuatro meses, que es cuando muchos bebés comienzan a moverse y a gatear.

¿Es esto normal? Lo cierto es que sí. Cuando empiezan a tener cierta autonomía, los bebés se mueven más de lo que estamos acostumbrados, especialmente si son bebés nerviosos.

Algunos, incluso, querrán empezar a andar antes de tiempo.

Si tu bebé se mueve más que otros, por ejemplo, no debes preocuparte, ya que es completamente normal que lo haga. Déjalo seguir su ritmo natural para que su desarrollo sea el adecuado.

Por qué mi bebé no para de moverse

La capacidad del bebé para moverse aumenta a partir de los cuatro meses, momento en el que no parará quieto y en todo momento querrá seguir a sus papás, o al menos intentarlo. Al ejercer un mayor control sobre su cabeza, el bebé doblará el cuello y se apoyará en el suelo con las manos abiertas, lo que le ayudará a comenzar a arrastrarse y, posteriormente, a gatear. 

Asimismo, el bebé, a partir de esa edad, comienza a ser muy curioso, por lo que intentará moverse de forma continuada. Intentará alcanzar objetos nuevos y sentirá curiosidad por todo lo que le rodea. El hecho de querer alcanzarlo hará que se mueva mucho más, especialmente si el bebé es mucho más nervioso y activo de lo habitual.

¿Qué hacer si mi bebé se mueve mucho?

Lo cierto es que no es necesario hacer nada especial si tu bebé se mueve mucho porque, como hemos dicho, es completamente normal que lo haga a partir de cierta edad.

Lo que sí tendrás que hacer es asegurarte de que el bebé estará siempre protegido y que no corre ningún peligro alarmante como, por ejemplo, bajar o subir escaleras descubiertas o tocar enchufes sin proteger.

Elimina todos los peligros que encuentras en casa para que tu bebé esté completamente seguro a la hora de moverse por tu hogar.

Cómo proteger a mi bebé si se mueve mucho

A pesar de que pienses que tu hogar está protegido para cuando el bebé comience a moverse, es posible que aún hayas olvidado algunas medidas de protección, como las siguientes:

  • Vallas en casa: a pesar de que esto parezca obvio, muchos papás simplemente se limitan a cerrar las puertas de las habitaciones para evitar que el bebé entre y se haga daño. Pero nosotros no recomendamos solo esto, sino que también aconsejamos poner vallas antibebés, especialmente en casas que tengan escaleras para evitar que suban al piso de arriba.
  • Protecciones en los enchufes: meter los dedos en los enchufes es algo que suelen hacer a los bebés. Es por eso por lo que, cuando empiece a moverse, es fundamental poner protecciones y fundas en los enchufes para que no meta los dedos.
  • Retirar obstáculos: es posible que te encante ese jarrón que tienes en el medio del salón, pero una vez que tu bebé comience a estar en el suelo, tendrás que guardarlo porque a él le producirá mucha curiosidad y es posible que termine tirándolo y haciéndose daño.

Tengo un bebé muy activo, ¿qué hago?

Muchos padres no tienen demasiado claro si es bueno estimular esa actividad del bebé o controlarla, y lo cierto es que no hay nada de malo en estimular la actividad de un bebé muy activo.

Es cierto que si la situación llegar a ser extrema, lo más adecuado será visitar a un especialista para aprender a sobrellevarlo, ya que muchos niños hiperactivos pueden tener algunas consecuencias durante su etapa adulta.

Pero si simplemente es un niño curioso y activo, no habrá ningún problema.

¿Cómo afecta la leche en sus movimientos?

Hasta los seis meses, la leche materna juega un papel fundamental en el desarrollo del pequeño, ya que es el único alimento que debe estar incluido en su dieta. Eso sí, a partir de los 6 meses, y como parte de una dieta diversificada, la leche de continuación puede ser introducida por los padres y pasar a formar a parte de esta etapa tan importante de la vida del bebé.

Estas leches de continuación proporcionan minerales como el hierro, que contribuye al desarrollo cognitivo normal de los niños y al funcionamiento normal del sistema inmunitario, además de las vitaminas requeridas en la alimentación del pequeño como, por ejemplo, la vitamina C o la vitamina D, como es la leche Enfamil Premium Complete 2.

¿Te ha resultado útil este artículo? Descubre mucha más información y consejos sobre el embarazo, el parto y el crecimiento de tu bebé formando parte de nuestro Club Enfamamá. ¡Únete ahora y empieza a disfrutar de todos sus beneficios!

Advertencia importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

Источник: https://www.enfamil.es/blogs/desarrollo-de-mi-bebe/mi-bebe-se-mueve-mucho-es-normal

Síndrome de piernas inquietas: mi hijo se mueve mucho cuando duerme

¿Por qué los bebés mueven mucho las piernas?

Si tu hijo se mueve mucho en la cama y está inquieto durante gran parte de la noche es probable que sufra el síndrome de las piernas inquietas. Este trastorno, que por lo general es de tipología leve, afecta tan sólo al dos por ciento de los niños y es una patología que suele afectar más a los adultos.

Debemos de concienciar a nuestros pequeños de la importancia de adquirir hábitos saludables de sueño, ya que dormir es algo fundamental en nuestra vida diaria.

¿Qué es el síndrome de piernas inquietas?

Esta patología se suele producir en el inicio del sueño, principalmente debido a la dificultad del niño para dejar de moverse en su cama. Tu hijo no tendrá dolor como tal pero tendrá sensaciones extrañas y algunas molestias como cosquilleos u hormigueos, los cuáles aumentarán cuando el niño trate de estar quieto.

Es muy frecuente que los padres tiendan a equivocar esta sintomatología con dolores del crecimiento o con que simplemente el niño está inquieto y no quiere dormir. Hasta los dos años los expertos no pueden detectarla porque los pediatras utilizan métodos de diagnóstico subjetivos que precisan de una actitud proactiva por parte del niño.

¿Quieres una guía para educar a tu peque? ¿Tienes dudas de si lo estás haciendo bien? Puedo ayudarte a educar de la mejor manera posible a tu niño. ¿Te apuntas?

Pide ahora mismo tu código de invitación a TuEducadora -> LO QUIERO

Remedios para mejorar el SPI

Aunque aún se desconoce la causa exacta de esta enfermedad, te ofrecemos algunos de los remedios que los médicos aconsejan:

  • Suplementos de hierro: esta patología está relacionada con factores como la falta de hierro. En algunos casos, estos suplementos pueden aliviar los síntomas.
  • Medidas de prevención: realizar estiramientos suaves, intentar que el niño no se canse en exceso durante el día o inculcar hábitos saludables de sueño a tu hijo son algunas de las medidas que reducirían la sintomatología.
  • Terapias farmacológicas eficaces: algunos pediatras cuentan con estas terapias para tratar la enfermedad una vez ésta ha sido diagnosticada.
  • Aumentar el número de horas de sueño: ayuda reducir el hormigueo. Además, las siestas durante los primeros 5 años de vida son muy importantes y les ayudarán a nuestros hijos a estar más descansados y, a la vez, a desarrollar de manera óptima su potencial intelectual.

Otros trastornos del sueño en niños

El sueño es imprescindible y cobra especial importancia en los niños, pues están en pleno desarrollo psíquico y físico. Cuando dormimos se producen importante cambios metabólicos y hormonales que son clave para nuestro bienestar emocional, físico y mental.

Algunos trastornos, como el insomnio, suelen estar causados por hábitos erróneos. El insomnio es uno de los trastornos más comunes del sueño en los niños pero hay otros muchos:

  • Sonambulismo: se da entre las 3 y 4 primeras horas de sueño. El niño camina o realiza acciones de manera inconsciente mientras duerme. No acarrea ninguna complicación y suele ser hereditario y va desapareciendo con la edad. Ante este caso se debe conducir al pequeño a la cama sin despertarlo, pues cualquier movimiento brusco puede despertarle provocando un gran susto.
  • Pesadillas: suelen ocurrir a mitad de la noche y generan miedo y ansiedad en el niño. Suelen estar relacionadas con algo externo. Debes tranquilizar al niño, darle seguridad y hablar con él calmadamente sobre sus temores, sin forzarle a nada.
  • Terrores nocturnos: algo más grandes que las pesadillas. El niño se despierta gritando, fuertemente aterrorizado y totalmente aislado de la realidad. Se debe procurar que no se caigan ni se muevan. Llegan entorno a los 2 o 3 años y ceden cuando llega la adolescencia.
  • Bruxismo: este rechinar de los dientes es producido por la tensión que se acumula en la zona de la mandíbula. Desaparece con la edad, pero puede llegar a provocar daños dentales que haga que el niño tenga que llevar prótesis.
  • Somniloquia: hablar, llorar, reír o gritar en sueños. El niño no recuerda nada después. No supone ningún problema salvo para con quien comparte habitación.
  • Movimientos de automecimiento: destacan los cabezazos contra la almohada o el balanceo de todo el cuerpo. Empiezan entorno a los 9 meses pero desaparecen con la edad. Por lo general van a acompañados de sonidos guturales.
  • Ronquidos: entre el 7 y el 10% de los niños roncan. Generalmente, se debe a anginas o vegetaciones.

¿Siempre es un problema?

El tema del movimiento en la cama de los niños no siempre tiene por qué ser un problema o algo preocupante. Es más, es algo ciertamente común y tiene una explicación científica: sus mecanismos de sueño son aún inmaduros, de ahí que se muevan o se despierten más de la cuenta.

No es preocupante siempre que no notéis que vuestros niños están constantemente malhumorados, excesivamente cansados o que, simplemente, no rindan durante el día.

¿Por qué se mueven los bebés cuando duermen?

Todos los bebés cuando duermen suelen moverse, generalmente solo un poco. Es frecuente que cuando les despertamos nos los encontremos cruzados o en otra posición distinta a la habitual. Que se muevan demasiado, pataleen o, incluso realicen ruidos fuertes con la boca es algo menos común.

A continuación, te mostramos las principales razones por las que los bebés se mueven mientras duermen:

  • Gases y cólicos del lactante: hay bebés que a partir del mes primer mes comienzan a moverse mucho por esta razón. Los cólicos o cólicos del lactante provocan que a los bebés les duela la barriga por las noches. Al sentirse incómodos, tienen problemas para dormir sin moverse, están inquietos.
  • Siestas durante el día: un bebé de 8 a 12 mese necesita entre 13 y 14 horas de sueño diarias. Cuanto más pequeños sean, más horas de sueño requieren. Por lo general, requieren al menos dos siestas diarias. Si una siesta es demasiado larga puede perturbar su sueño durante la noche, lo que provocará que esté muy inquieto y dé muchas patadas.
  • Terrores nocturnos: lo bueno de los terrores nocturnos de los bebés es que no se suelen acordar de ellos una vez se despiertan. Al igual que en niños más mayores, esta especie de pesadillas en los bebés se dan entre las 2 y 3 primeras horas de sueño y tienden a dar patadas o moverse mucho
  • Rituales del sueño: incluso los bebés precisan una rutina antes de dormirse. Al igual que algunos adultos no pueden dormir sin antes leer, los bebés no podrán dormir tranquilamente si sienten gases, tienen hambre o tienen manchado el pañal. El hecho de que llore o de patadas puede denotar malestar por alguna de estas cuestiones. Por ello, siempre debemos de seguir una rutina con nuestros bebés antes de echarlos a dormir.
  • Cuna: procura que tu bebé duerma en un colchón lo suficientemente duro para que su espalda no se pueda hundir. Evitarás que se despierte, que se mueva y harás que su pequeña columna no se deforme. El hecho de que tu bebé no esté a gusto en su cuna puede ser el motivo de sus tediosos movimientos.
  • Luces y ruidos: evita que reciba ruidos mientras duerme, especialmente aquellos que sean más fuertes. Mantén los electrodomésticos y aparatos sonoros lo más alejados posible del bebé y evita tener luces directas encendidas que puedan interrumpir o perturbar su sueño.

¡Accede ahora mismo!

Источник: https://tueducadora.com/blog/descanso-en-ninos/sindrome-piernas-inquietas

Movimiento, coordinación y su bebé de 4 a 7 meses

¿Por qué los bebés mueven mucho las piernas?

En esta etapa, los bebés están aprendiendo a rodar sobre sí mismos cuando están acostados, a alargar los brazos para alcanzar lo que quieren y a sentarse.

Puede ayudar a su hijo proporcionándole un lugar seguro para moverse y provisto de muchos objetos interesantes que alcanzar.

¿Cómo se mueve mi bebé?

Los bebés de esta edad son capaces de sostener la cabeza y el pecho mientras están acostados boca abajo (sobre el abdomen). Empiezan a levantar más la cabeza y el pecho, estirando los brazos y usando los músculos del pecho y de la espalda.

Es posible que su hijo también empiece a mover las piernas y a balancearse apoyándose en el estómago. Así es como los bebés se preparan para darse la vuelta (o girar sobre sí mismos) mientras están acostados y acaban aprendiendo a gatear.

Durante esta etapa, lo más probable es que su bebé aprenda a darse la vuelta en ambos sentidos. Por lo tanto, asegúrese de no dejar nunca a su pequeño solo y sin supervisión.

Estos movimientos recién adquiridos podrían hacer que su hijo se cayera de una cama o sofá si no hay alguien que lo esté supervisando.

Incluso aunque su hijo no se haya dado nunca la vuelta (girando sobre sí mismo desde la postura de estar acostado), siempre hay una primera vez. A los bebés les gusta sorprender a sus padres con este tipo de cosas.

El incremento de la fuerza en los músculos de cuello y del tronco hace que los bebés puedan empezar a sentarse cuando los colocan en esa postura con sujeción o apoyo.

Su bebé aprenderá a inclinarse hacia delante estirando los brazos para usarlos como punto de apoyo.

Su bebé ganará fuerza y confianza en sí mismo para poderse quedar sentado durante un rato, pero seguirá necesitando algo de ayuda para ponerse en esta postura.

Sus piernas también se están poniendo más fuertes. Su bebé aprenderá a mantenerse de pie, soportando su propio peso, cuando lo coloquen en esa posición. Es importante no forzar a un bebé a ponerse de pie si no está preparado, pero alrededor de esta edad, a la mayoría de los bebés les gusta que los pongan de pie (¡y que los hagan rebotar!).

Alcanzar y agarrar

Los bebés usan las manos más y más y aprenden a alcanzar y a agarrar lo que quieren. Están aprendiendo a pasarse objetos de una mano a otra y a agarrar objetos utilizando el agarre tipo rastrillo, usando todos los dedos a la vez.

Ofrezca a su hijo muchos objetos con sonidos y texturas para que los agarre, los agite y los explore. Esté atento a los objetos pequeños porque los bebés se lo meten todo en la boca para explorarlo, o sea que retire del alcance de su hijo cualquier objeto que podría implicar un riesgo de atragantamiento y de asfixia por aspiración.

¿Cómo puedo incentivar los movimientos de mi bebé?

Establezca un lugar seguro para que su bebé juegue, donde tenga sus objetos preferidos a su alcance. Siga permitiendo que su bebé pase tiempo acostado boca abajo (sobre el abdomen).

Cuando esté en esa postura, anime a su bebé a levantar la cabeza y el pecho con respecto al suelo. Haga algunos sonidos, agite cosas en el aire o use un sonajero para que su hijo se fije, y luego eleve el objeto para que su hijo trate de subir el tronco.

Coloque su juguete favorito delante de su bebé y fuera de su alcance y anímelo a moverse hacia él.

Deje que su hijo practique la conducta de sentarse sosteniéndole la espalda con las manos o colocándole un almohadón en la espalda. En la postura de sentado, su bebé tendrá las manos libres para alcanzar, agarrar y explorar juguetes.

Desde una posición de sentado, ayude a su bebé a levantarse hasta adoptar la posición de estar de pie. Cuando lo haya colocado en la postura de estar de pie, deje que su bebé rebote o salte unas cuantas veces antes volverlo a bajar.

Estas tres posturas (estirado boca abajo, sentado y de pie) dejan que los bebés ejerciten sus músculos y dominen las habilidades que necesitan para alcanzar el siguiente hito evolutivo.

¿Cuándo debería llamar al médico?

El desarrollo consiste en perfeccionar una habilidad que se ha adquirido anteriormente. El tiempo que tarda cada bebé en desarrollar habilidades específicas puede variar considerablemente.

Informe al médico de su hijo si:

  • no se da la vuelta, o gira sobre sí mismo, mientras está acostado
  • no sostiene su propio peso con las piernas cuando lo ponen de pie
  • no se sienta con apoyo o sujeción
  • no alcanza objetos

El hecho de que un bebé no alcance hitos evolutivos particulares cuando debería no significa necesariamente que tenga un problema. Hable con el médico de su hijo si tiene preguntas o hay algo que le preocupa sobre los movimientos de su bebé.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Fecha de revisión: junio de 2019

Источник: https://kidshealth.org/Nemours/es/parents/move47m-esp.html?WT.ac=ctg

¿Sabes que tu bebé necesita dar patadas?

¿Por qué los bebés mueven mucho las piernas?

Los bebés se pasan el día dando pataditas al aire. En la cuna, en el cochecito de paseo o incluso cuando les cogemos en brazos, no paran de patalear. ¿Por qué lo hacen?

Las patadas, mucho más que un acto reflejo

Las pataditas de los bebés son, en una primera etapa, reflejos automáticos que su cerebro y su sistema neuromuscular utilizan para ejercitarse.

LAS PATADAS EJERCITAN LAS PIERNAS DEL BEBÉ Y LO PREPARAN PARA CAMINAR

Esta actividad permite, en las primeras semanas de vida, adquirir las habilidades necesarias para empezar a moverse y caminar más adelante.

Durante los primeros 6 meses del bebé, estos reflejos automáticos que tanto le divierten irán perfeccionándose poco a poco hasta terminar dando lugar a movimientos controlados. La antesala de sus primeros pasos.

La primera función de las patadas es adaptar al niño a la gravedad fuera del útero materno. Después, con la práctica llega la coordinación de movimientos tanto con las dos piernas, como con las piernas y los brazos simultáneamente.

Las sacudidas de las piernas fortalecen los músculos de las extremidades inferiores y la espalda del bebé. Patalear, levantar las piernas y comenzar a agarrarse los pies con sus manitas también desarrolla su coordinación óculo-manual. Finalmente, alrededor de los 6 meses, el bebé ya está preparado para el volteo y para reptar.

¡A practicar con juegos!

Hay muchos juegos y ejercicios que podemos hacer con el bebé de forma cotidiana para ayudarle a desarrollar sus piernas, el sentido de la lateralidad y la marcha. Por ejemplo: podemos ponerle boca arriba y encogerle con suavidad las piernas para animarle a que las estire con fuerza.

También, cuando le cambiamos de ropa o de pañal, podemos dejar que sus pies toquen nuestro estómago para animarle a mover las piernas, ejercer presión sobre nuestra tripa y tantear nuestro abdomen con la punta de sus pies.

LOS JUEGOS QUE LE HAGAN MOVER LAS PIERNAS AYUDAN AL BEBÉ A PREPARARSE PARA ERGUIRSE

Asimismo, calzarle con calcetines o patucos de alegres colores despertará su curiosidad y hará que intente alcanzarse los pies con las manos, para lo que tendrá que flexionar y estirar las piernas.

Aunque lo ponga todo perdido, la hora del baño también es perfecta para ejercitarle. Coloca una toalla amplia bajo su bañerita, y anímale a chapotear dentro del agua para que sus piernas hagan ejercicio y se fortalezcan.

Otra buena idea es colocar un piano infantil de tela a los pies de la cuna del pequeño, como el Piano Perrito Pataditas de Fisher-Price. De este modo, el bebé se lo pasa genial haciéndolo sonar a base de pataditas, mientras le permite ejercitar sus piernas y estimular sus sentidos con luces, sonidos y melodías.

En una primera etapa, la música y las suaves texturas ayudan a reforzar la motricidad gruesa del pequeño, ya que le animan a seguir dando pataditas y golpecitos al juguete musical.

Además, a medida que va creciendo, el piano puede ser utilizado para jugar boca abajo, o incluso sentado, para reforzar la musculatura de sus brazos, espalda y cuello.

Así, de forma divertida, el pequeño practicará a diario los ejercicios previos al gateo.

Y mientras se ejercita físicamente, su desarrollo sensorial y cognitivo también se ve beneficiado, ya que al activar las luces y la música el bebé se da cuenta de que sus acciones provocan que sucedan cosas divertidas y así descubre la relación causa-efecto mientras las canciones le enseñan los colores, las formas y los números.

Descansar también es importante

Cada bebé tiene su propio ritmo. De forma natural y sin necesidad de forzarlos, todos los niños comienzan a darse la vuelta, incorporarse, sentarse, reptar, gatear y finalmente dar sus primeros pasos.

Durante los primeros meses de vida del bebé, cualquier actividad resulta agotadora. Por eso, para favorecer su desarrollo, lo ideal es alternar los momentos de juego con los de necesario descanso.

Cuando el bebé haya descansado, esté despierto y no tenga hambre ni necesite que le cambiemos el pañal, es el momento idóneo para despertar su interés con divertidas actividades y juegos que harán que crezca sano y feliz.

Imágenes | iStock / Halfpoint / amoklv /Fisher-Price.

Источник: https://jugarconfisherprice.bebesymas.com/sabes-que-tu-bebe-necesita-dar-patadas/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: