¿Por qué mi bebé se mueve mucho?

5 razones por las que el bebé no se mueve mucho dentro del vientre y cuándo preocuparse

¿Por qué mi bebé se mueve mucho?
Dmytro Zinkevych / Shutterstock

Para muchas mujeres, uno de los momentos más especiales del embarazo es la primera vez que sienten a su bebé moverse dentro del vientre. La mayoría de las mamás lo describen como un pez dentro del agua o como una mariposa revoloteando.

Sin duda, se trata de una sensación muy especial. No sólo en el aspecto físico (es casi como ver efectos especiales), también en el plano emocional. Es una confirmación más de la vida que se está formando dentro del cuerpo de la mujer y de que muy pronto tendrá a su bebé en brazos.

Natalia Deriabina/shutterstock

Aunque cada cuerpo es diferente, hay ciertas características que indican que el desarrollo del embarazo es el correcto. Entre esas manifestaciones se encuentran los movimientos del bebé dentro del vientre. Te decimos cuáles son las razones por las que algunos pequeños no se mueven mucho, cuándo es normal y cuándo es mejor acudir con el médico.

No te asustes

Como ya se mencionó, cada bebé se comporta ‘a su manera’ y tiene momentos en los que se mueve mucho y otros en los que permanece quieto. Estos son algunos de los factores normales que condicionan ese comportamiento.

#1 En qué etapa se encuentra

Durante el primer trimestre, es muy difícil que se perciban los movimientos del bebé, pues aún es muy pequeño. A partir de la semana 16 su actividad será más evidente y notoria.

#2 Reposo

Recuerda que los bebés también duermen dentro del vientre de mamá. La cantidad de horas de sueño está relacionada con la actividad de la madre. Si ella permanece mucho tiempo en reposo, el bebé también lo hará. Por el contrario, si recibe constantes estímulos, permanecerá despierto más tiempo.

Si hay momentos del día en que no percibes los movimientos de tu bebé, es probable que se encuentre durmiendo. Esto le permite relajar sus músculos y contribuye al adecuado desarrollo de los procesos neurológicos.

ChameleonsEye vía Shutterstock

#3 Placenta

En la mayoría de los embarazos, la placenta se implanta en dos puntos estratégicos: la parte superior del útero y la parte trasera o posterior. No obstante, en algunas mujeres se localiza en la parte anterior o delantera, es decir, está más cercana al ombligo.

Aunque esto no representa ningún riesgo para el bebé o la mamá, sí puede disminuir la intensidad con que se perciben los movimientos del pequeño. Conforme avanza el embarazo, la placenta se puede mover y permitir que aumente la sensibilidad.

#4 El día del parto está cerca

Además de la fecha en el calendario, hay algunas señales que indican que el momento de dar a luz está muy cerca. Uno de esos indicadores es que el bebé tiene menos movimientos, aunque más bruscos. Esto es porque llegó a su tamaño definitivo y dispone de menos espacio dentro del vientre.

Un poco de estimulación

En caso de que no percibas los movimientos de tu bebé, puedes aplicar un poco de estimulación para asegurarte de que todo está bien. Los expertos recomiendan dar un suave masaje en el vientre, poner música, hablarle al bebé o ingerir algún alimento frío o dulce.

Dmytro Zinkevych / Shutterstock

Señales de alerta

Hay algunos casos en que la falta de movimientos indican que algo no anda muy bien. Lo más común es que se perciban por lo menos cinco momentos de actividad, repartidos a lo largo del día.

Si después de aplicar un poco de estimulación el bebé no da señales de movimiento en máximo dos horas, puede deberse a alguna de estas razones. Si esto ocurre en más de dos o tres días, acude con el especialista para descartar cualquier complicación.

#1 Obesidad

En caso de que la futura madre tenga sobrepeso u obesidad, sentirá con menos frecuencia e intensidad los movimientos del bebé. Aunque el aumento de peso en el embarazo es normal, es importante cuidar la dieta que se sigue.

Esto no sólo por el incremento de algunos kilos, también para asegurarse de que la mujer está ingiriendo los nutrientes necesarios para su salud y la del bebé. El ejercicio moderado también ayuda a los movimientos del bebé.

Natalia Deriabina/shutterstock

#2 Hipotensión / Hipertensión

En algunas ocasiones, las mujeres se dan cuenta de que tienen problemas de presión alta o presión baja, porque hay una reducción en la frecuencia e intensidad de los movimientos del bebé. Si la mamá sufre hipotensión o hipertensión, puede haber una insuficiencia de oxígeno en el pequeño.

#3 Desprendimiento de la placenta

Este problema ocurre cuando la placenta se separa parcial o totalmente de la pared interna del útero, durante la gestación. A su vez, esto ocasiona una abrupta disminución en el suministro de oxígeno y nutrientes al bebé, el cual limita sus movimientos para ahorrar energía.

Syda Productions / Shutterstock

#4 Disminución líquido amniótico

El líquido amniótico es un saco que rodea al bebé durante la gestación y le proporciona protección, nutrientes y una temperatura constante dentro del útero. La disminución de este líquido puede acarrear complicaciones en el desarrollo del feto.

Las principales causas de la reducción del líquido amniótico son desgarres de membranas, problemas con la placenta, preeclampsia, enfermedades previas en la madre (diabetes, lupus, entre otras) y anomalías fetales.

#5 Problemas cardíacos en el bebé

La mayoría de las cardiopatías congénitas (malformaciones que afectan al corazón) se desarrollan durante el primer trimestre del embarazo. Una de las principales señales, es el poco movimiento del bebé en el segundo trimestre.

También te puede interesar:

Источник: https://www.vix.com/es/madres/206519/5-razones-por-las-que-el-bebe-no-se-mueve-mucho-dentro-del-vientre-y-cuando-preocuparse

¿Su niño tiene TDAH y se mueve mucho? ¡Déjelo porque está aprendiendo! – RCI | Español

¿Por qué mi bebé se mueve mucho?

Los niños con TDAH pueden prestar atención si realizan una actividad que les gusta, dicen los especialistas
Photo Credit: Nathan Denette/Canadian Press

Los niños con trastorno de déficit de atención con hiperactividad pueden moverse nerviosamente, golpear y girar en una silla mucho más que los niños que se desarrollan típicamente, ya que les ayuda a aprender material complejo, descubrieron psicólogos.

El TDAH a menudo se percibe como un problema de comportamiento porque puede dar lugar a síntomas como falta de atención, impulsividad e hiperactividad que pueden afectar la interacción social y el aprendizaje. Los científicos reconocen cada vez más el TDAH como un trastorno cerebral que afecta a cerca del cinco por ciento de la población en edad escolar.

Ahora, las pruebas cerebrales muestran que los niños con TDAH tienden a aprender menos cuando se sientan quietos en comparación con cuando se están moviendo.

Un equipo de sicólogos demostró que cuando los niños con TDAH se movían al máximo, aprendían mejor © amenclinicsphotos/Flickr cc

No es por falta de motivación, dice el Prof. Mark Rapport, un investigador de psicopatología infantil experto en TDAH en la Universidad Florida Central en Orlando.

La investigación

Rapport y sus colegas pusieron a prueba una observación hecha por muchos padres: que los niños con TDAH pueden prestar atención si realizan una actividad que les gusta.

Pusieron a 32 niños de entre 8 y 12 años con TDAH y 30 de sus compañeros que no se ven afectados por el trastorno a pasar a través de una batería de pruebas de memoria y otras pruebas. Los participantes vieron dos videos en días separados: una lección de introducción a las matemáticas sin realizar los cálculos, y una escena de Star Wars Episodio 1 – The Phantom Menace.

Durante la película Star Wars, los niños con TDAH no se movían más que otros niños, pero cuando se les pidió concentrarse en la lección de matemáticas, hubo una diferencia entre los dos grupos.

«Todos los niños y todas las personas en general, se movieron más cuando participaron en una tarea que involucra la memoria de trabajo. Los niños con TDAH se mueven aproximadamente el doble en las mismas condiciones», dijo Rapport.

La memoria de trabajo es una función ejecutiva en el área prefrontal del cerebro, lo que nos permite planificar objetivos a corto y largo plazo y organizar, analizar y resolver problemas.

Pruebas cerebrales muestran que los niños con TDAH tienden a aprender menos cuando se sientan quietos en comparación con cuando se están moviendo © Universidad de Harvard

Los hallazgos indican que gran parte de la falta de atención que muestran los niños con TDAH en el aula está relacionada con las capacidades de memoria de trabajo subdesarrolladas, dijeron los investigadores en el Journal of Abnormal Child Psychology.

«Estos niños se están quedando atrás en el desarrollo», dijo Rapport.

Por ejemplo, si pones a un niño de 10 años con TDAH en una clase con niños de 10 años que se desarrollan típicamente, Rapport dijo que es como un niño de 7½ años que está sentado tratando de competir. Esa es una de las razones por las que aquellos con TDAH tienden a tener tanta dificultad académicamente.

El equipo de Rapport demostró previamente que cuando los niños con TDAH se movían al máximo, aprendían mejor. En cambio, moverse demasiado interfiere con el funcionamiento cognitivo en niños que se desarrollan típicamente.

El área frontal del cerebro tiene varias actividades de onda lenta y onda rápida en términos de conectividad cerebral y funcionamiento, dijo Rapport.

Los niños con TDAH, «tienen más actividad de onda lenta que actividad de onda rápida, por lo que lo que tienen que hacer es moverse más para generar la excitación necesaria para la tarea».

Mark Rapport, un investigador de psicopatología infantil experto en TDAH en la Universidad Florida Central © 

Beneficios del movimiento

El último estudio de Rapport agrega una perspectiva científica a anécdotas de padres, maestros e investigadores sobre cómo los niños con TDAH pueden prestar atención. También respalda los beneficios del movimiento para las personas con el trastorno, dijo Jennifer Crosbie, psicóloga del departamento de psiquiatría del Sick Kids Hospital en Toronto.

Otras estrategias para niños con TDAH incluyen recordatorios frecuentes e instrucciones simples, dijo Crosbie.

“Es un poco como un castillo de naipes cognitivo. Puedes darles una instrucción y no hay problema, pueden hacerlo, prestan atención. Pero si les das demasiados, en realidad colapsa todo el sistema y terminan por no recordar nada».

La comprensión actual es que en el TDAH, los sistemas en el cerebro no se encienden constantemente. La medicación puede ayudar a suavizar esas funciones, haciendo que las personas presten atención a una tarea cuando sea necesario, dijo Crosbie.

Moverse ayuda a algunos niños con TDAH a eliminar el exceso de energía para concentrarse en la tarea, dijo.

Jennifer Crosbie, psicóloga del departamento de psiquiatría del Sick Kids Hospital en Toronto © CBC

Usar el cuerpo para ayudar a aprender

El hijo de Jane Arbor Emmet, de 10 años, tiene TDAH. Arbour dijo que siempre apoyó su necesidad de movimiento extra y de inquietud. Ella ve los beneficios en su capacidad para concentrarse.

«Creo que muchos niños, lamentablemente, son avergonzados o incluso castigados a veces, por intentar usar sus cuerpos para ayudarles a aprender con sus cerebros», dijo Arbor.

Los maestros también tienen estrategias para ayudar a los niños con TDAH, incluidos horarios visuales, pelotas de yoga fijas en una silla, salas de descanso apacibles con poca luz y Play-Doh.

Cualquiera de estas herramientas se puede utilizar durante una clase para adaptarse a las necesidades de un niño, dijo Robyn Posen, coordinador de educación especial de la Comisión Escolar del Distrito de Toronto.

Jane Arbor ve los beneficios de los movimientos fuertes que ayudan a concentrar a su hijo Emmet. © (Marcy Cuttler / CBC)

«Creo que es muy importante para nosotros reconocer cuando un niño se está espaciando y cundo está tranquilo, igual que cuando prestamos atención a un niño que se levanta y juega con el material de otro niño en el escritorio de otra persona», dijo Posen.

Crosbie dijo que los adultos con TDAH por lo general no tienen hiperactividad, pero todavía puede haber deficiencias en sus habilidades de memoria de trabajo.

Mirando hacia el futuro, los investigadores del Sick Kids de Toronto están probando si un videojuego ayuda a la memoria de trabajo y la función ejecutiva en aquellos con el trastorno.

CBC/Estadísticas Canadá

Источник: https://www.rcinet.ca/es/2017/10/11/su-nino-tiene-tdah-y-se-mueve-mucho-dejelo-porque-esta-aprendiendo/

¿Por qué mi bebé se mueve mucho?

¿Por qué mi bebé se mueve mucho?

Sentir los movimientos del feto dentro de ti suele ser uno de los momentos más emotivos del embarazo, un momento en el cual puedes crear una conexión especial entre tu bebé y tú, además de compartir la belleza del instante con tu pareja.

Estos movimientos suelen percibirse de manera imprevista, puesto que a pesar de que pensamos en cuándo va a suceder, siempre que llega es una dicha que queremos compartir con todos.

Los movimientos fetales aparecen en el primer trimestre del embarazo, alrededor de la semana 6 del mismo, pero estos logran ser percibidos por la madre entre las semanas 16 y 20.

Cada mujer percibe con distinta intensidad los movimientos fetales, por lo que hay algunas que no los percibirán hasta la semana 24 o más. Incluso puede ser que al principio no sientas estos movimientos, pero con el transcurso del embarazo se van a intensificar.

Cerca de la semana 36 del embarazo, tu cuerpo va a absorber el líquido amniótico, así va a disminuir la cantidad que rodeaba al feto y reducirá el espacio que tiene para moverse. Entonces vas a sentir cierta diferencia en su movimiento durante esta etapa, lo cual es totalmente normal.

Muchas madres que ya han experimentado un embarazo dicen que en sus siguientes embarazos suelen percibir con mayor facilidad y de manera anticipada los movimientos fetales, porque ya saben distinguirlos.

El grosor de la pared uterina también afecta la sensibilidad que se tiene hacia los movimientos fetales. También se sabe que las futuras madres que son más delgadas perciben con mayor facilidad estos movimientos que las que tiene un poco más de peso.

¿Es normal que mi bebé se mueva mucho?

Muchas mujeres embarazadas describen la sensación de los movimientos fetales como si sintieran que tienen un pez nadando dentro, una mariposa moviendo sus alas o como las palomitas de maíz explotando dentro de su tripa.

Al principio estos movimientos pueden ser percibidos como causa de otra cosa como hambre o gases, pero con el tiempo los puedes identificar mejor.

Conforme pasa el tiempo vas a poder sentir estos con mayor frecuencia, así es como los vas a identificar fácilmente. Cuando se está en un estado de tranquilidad es más fácil reconocer los movimientos fetales.

Algunas de las razones por las que puedes sentir un movimiento algo fuerte es que tu bebé tiene hipo o que ha percibido un ruido fuerte de manera imprevista.

¿Qué es el recuento de movimientos fetales?

El recuento de movimientos fetales, también conocido como recuento de patadas, es la cuenta que se lleva a cabo del número de veces y frecuencia de los movimientos que tiene el feto cada cierto tiempo.

El recuento de estos movimientos sirve para que tu médico y tú podáis llevar un control de salud del bebé. Esto lo debes realizar a partir de la semana 28. Debes saber que un bebé que se encuentra saludable se va a mover con frecuencia.

Para hacer un recuento de movimientos eficaz te recomendamos seguir los siguientes pasos:

– Hacer el conteo de movimientos cuando se sienta el primero del día del bebé.

– Repetir el conteo a la misma hora durante los demás días.

– Realizar el conteo con una posición de costado.

– En una hoja, escribir la hora en la que se sintió el primer movimiento, además de realizar marcas por cada movimiento que el bebé realice.

El médico te va a indicar la cantidad de movimientos que debes contar cada cierto tiempo. Cuando no llegues al objetivo debes de buscar atención médica inmediatamente por si ocurre algo con la salud de tu bebé.

Mi bebé ante se movía y ha dejado de hacerlo

Si lo sigues notando lo más seguro es que no sea nada grave, hay diversos motivos por los cuales un bebé que antes era muy activo no se mueva:

el bebé puede estar reposando: la falta de movimiento puede significar que el bebé está echándose una siesta o durmiendo tranquilamente. Recuerda que el bebé no tiene porque dormir a las mismas horas que tú.

estás en la etapa final del embarazo: en esta etapa los movimientos del bebé disminuyen. Esto es porque al bebé le falta espacio para tener libertad de movimiento.

Antes podía hacer movimientos más exagerados que notabas más, ahora está muy limitado, además aumentan los periodos de sueño fetal.

Hay que decir que, en esta etapa, aunque se sientan menos los movimientos se deben notar.

debido a la ubicación de la placenta: si nunca has llegado a sentir los movimientos del bebé puede que sea debido a donde se ha implantado la placenta. Si la placenta se implanta en la cara anterior del útero puede percibas los movimientos con tanta facilidad, pero con el tiempo se solucionará.

Si no notas a tu bebé moverse en bastante tiempo, es importante que acudas al médico. No debes ponerte nerviosa ya que esto puede ser el motivo por el que no sientas los movimientos.

¿Cómo hago para que mi bebé se mueva?

Si tu bebé se suele mover mucho y llevas tiempo sin sentirlo, no te preocupes hay una serie de trucos para intentar que el bebé se mueva. Ten en cuenta que esto no se suele producir instantáneamente y puede que tengas que esperar varias veces para que se haga efectiva la técnica:

– pon música cerca del abdomen, pero no lo hagas con mucho volumen ya que esto puede molestar al bebé.

– ilumina la barriga con una linterna para hacer que se mueva por la sensibilidad de la luz.

– tranquilízate, si estas nerviosa puede que no notes los movimientos del bebé, puede que se esté moviendo y tu no lo percibas.

– siéntate tranquilamente y da golpes con suavidad en tu barriga mientras le hablas o le cantas

– tómate una bebida azucarada y túmbate sobre el lado izquierdo, espera un rato, no te desesperes.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/semanas-embarazo/por-que-mi-bebe-se-mueve-mucho-8357

Movimientos del feto por la noche: cómo actuar

¿Por qué mi bebé se mueve mucho?

Mi bebé y yo

El hecho de que el feto se mueva más a menudo, sobre todo durante la noche, es normal y característico de los últimos meses del embarazo. Durante el tercer trimestre de embarazo, es fácil despertarse frecuentemente porque no se encuentra una postura cómoda para dormir.

Esto se debe, principalmente, a que el bebé no para de moverse en la barriga, incluso de noche, agitándose y dando pataditas. Pero también existen otras causas que alteran el sueño en el tercer trimestre de embarazo, como, por ejemplo, que la mamá necesita orinar más a menudo o por la angustia que le produce el miedo al parto.

¿Existe un remedio? Sí, la calidad del sueño de la futura mamá puede mejorar. Te lo contamos a continuación.

Consejos para que la embarazada descanse mejor cuando el feto se mueve por la noche

  • Además de practicar stretching y yoga, de día, la mamá se puede relajar poniéndose de rodillas sobre una superficie blanda (colchón, por ejemplo) con las rodillas ligeramente separadas, las puntas de los pies dirigidas hacia dentro y el busto flexionado hacia delante, apoyándose en unos cojines.
  • También se puede tumbar de lado, con la columna vertebral paralela al suelo, algunos cojines entre las rodillas y un pequeño cojín debajo de la barriga para sostenerla, girando la pelvis hasta que se sienta cómoda.
  • Si no le es posible acostarse, puede apoyar la cabeza y los brazos sobre un escritorio: separando las piernas y apoyando toda la planta de los pies en el suelo, para relajar el cuello y los hombros, aligerando, así, la tensión de la zona espinal y el dolor de espalda.
  • La mejor postura para dormir es de lado o bien semiprona, es decir, ligeramente inclinada boca abajo. En el segundo caso, hay que girar parcialmente el cuerpo hacia delante y poner la pierna que queda abajo más extendida y la pierna que está arriba, flexionada más de 90º, ayudándose de uno o más cojines.
  • Para finalizar, también es útil controlar que la habitación esté bien aireada, tomar un baño relajante, o bien masajear algunas partes del cuerpo o para hacer pediluvios antes de irse a dormir.
  • Por tanto, es fundamental modificar algunos estilos de vida, concediéndose algunos descansos durante el día, pero también evitar hacer comidas muy pesadas (sobre todo por la noche) y tomar bebidas estimulantes, como té o café, que habrá que sustituir por tisanas a base de camomila o de tila.

Otras causas que alteran el sueño de la embarazada

Durante el embarazo, existen multitud de factores, además de los movimientos del feto por la noche, que contribuyen a alterar el sueño de la futura mamá. Conozcamos los más comunes, trimestre a trimestre.

En el primer trimestre de embarazo

La progesterona es fundamental para la buena marcha del embarazo, pero altera el descanso nocturno.

  • Durante el día, provoca astenia, debilidad y una somnolencia tal que hace que la futura mamá tenga que dormir pequeñas siestas, de manera que llega a la noche sin el cansancio natural que hace conciliar el sueño.
  • Además, la progesterona provoca náuseas y vómitos, y la digestión ralentizada y dificultosa no ayuda a relajarse una vez en la cama.

Qué hacer

  1. Mantener un buen ritmo sueño-vigilia. Hay que adaptarse a la somnolencia diurna, descansando cuando se sienta la necesidad, pero sin descompensar el ritmo de sueño y vigilia.
  2. Apuesta por una cena ligera.

    Para atenuar los problemas digestivos, es importante consumir comidas ligeras y frecuentes, dando preferencia a las proteínas por la noche y respetando un intervalo de dos o tres horas entre la cena y el momento de irse a la cama.

  3. La postura antiácido.

    Para combatir el reflujo gastroesofágico, la posición semiincorporada puede funcionar, poniéndose un par de cojines debajo de la espalda.

En el segundo trimestre de embarazo

Las descompensaciones del principio ya han quedado atrás y los profundos cambios del último trimestre quedan lejos.

Sin embargo, el relativo bienestar físico no anula el impacto del estrés psicológico: ansiedad ante un examen médico, preocupación por el bienestar del bebé, las comprensibles dudas sobre la capacidad de afrontar las futuras responsabilidades. Son factores que alteran el sueño.

En el tercer trimestre de embarazo

Después de la “tregua” del segundo trimestre, los problemas nocturnos reaparecen.

  • La compresión del útero sobre el estómago empeora el reflujo, sobre todo, durante la noche, cuando la posición horizontal favorece el ascenso de la comida y los ácidos gástricos.
  • El aumento de volumen del útero y la compresión de la vejiga renuevan el inconveniente del pipí nocturno.
  • El sueño también se ve dificultado por la hinchazón, el hormigueo y los calambres en las extremidades.
  • A estos trastornos de la mamá, se añaden, como ya hemos dicho anteriormente, los movimientos del niño, que, de noche, suele agitarse y dar patadas.

Mi bebé se mueve mucho, ¿es normal?

¿Por qué mi bebé se mueve mucho?

Cada bebé es diferente, es por ello por lo que hay bebés que son más activos y que necesiten mucha actividad y bebés más tranquilos, que solo quieren estar acostados o sentados en su trona o carrito. Entonces, ¿es normal que mi bebé sea muy activo? Y, ¿qué hacer si mi bebé se mueve mucho?

A continuación, te explicamos todo lo que debes saber sobre los bebés que se mueven mucho y que son especialmente activos.

Muchas mamás y muchos papás se encuentran con que su bebé se mueve muchísimo, especialmente a partir de los cuatro meses, que es cuando muchos bebés comienzan a moverse y a gatear.

¿Es esto normal? Lo cierto es que sí. Cuando empiezan a tener cierta autonomía, los bebés se mueven más de lo que estamos acostumbrados, especialmente si son bebés nerviosos.

Algunos, incluso, querrán empezar a andar antes de tiempo.

Si tu bebé se mueve más que otros, por ejemplo, no debes preocuparte, ya que es completamente normal que lo haga. Déjalo seguir su ritmo natural para que su desarrollo sea el adecuado.

Por qué mi bebé no para de moverse

La capacidad del bebé para moverse aumenta a partir de los cuatro meses, momento en el que no parará quieto y en todo momento querrá seguir a sus papás, o al menos intentarlo. Al ejercer un mayor control sobre su cabeza, el bebé doblará el cuello y se apoyará en el suelo con las manos abiertas, lo que le ayudará a comenzar a arrastrarse y, posteriormente, a gatear. 

Asimismo, el bebé, a partir de esa edad, comienza a ser muy curioso, por lo que intentará moverse de forma continuada. Intentará alcanzar objetos nuevos y sentirá curiosidad por todo lo que le rodea. El hecho de querer alcanzarlo hará que se mueva mucho más, especialmente si el bebé es mucho más nervioso y activo de lo habitual.

¿Qué hacer si mi bebé se mueve mucho?

Lo cierto es que no es necesario hacer nada especial si tu bebé se mueve mucho porque, como hemos dicho, es completamente normal que lo haga a partir de cierta edad.

Lo que sí tendrás que hacer es asegurarte de que el bebé estará siempre protegido y que no corre ningún peligro alarmante como, por ejemplo, bajar o subir escaleras descubiertas o tocar enchufes sin proteger.

Elimina todos los peligros que encuentras en casa para que tu bebé esté completamente seguro a la hora de moverse por tu hogar.

Cómo proteger a mi bebé si se mueve mucho

A pesar de que pienses que tu hogar está protegido para cuando el bebé comience a moverse, es posible que aún hayas olvidado algunas medidas de protección, como las siguientes:

  • Vallas en casa: a pesar de que esto parezca obvio, muchos papás simplemente se limitan a cerrar las puertas de las habitaciones para evitar que el bebé entre y se haga daño. Pero nosotros no recomendamos solo esto, sino que también aconsejamos poner vallas antibebés, especialmente en casas que tengan escaleras para evitar que suban al piso de arriba.
  • Protecciones en los enchufes: meter los dedos en los enchufes es algo que suelen hacer a los bebés. Es por eso por lo que, cuando empiece a moverse, es fundamental poner protecciones y fundas en los enchufes para que no meta los dedos.
  • Retirar obstáculos: es posible que te encante ese jarrón que tienes en el medio del salón, pero una vez que tu bebé comience a estar en el suelo, tendrás que guardarlo porque a él le producirá mucha curiosidad y es posible que termine tirándolo y haciéndose daño.

Tengo un bebé muy activo, ¿qué hago?

Muchos padres no tienen demasiado claro si es bueno estimular esa actividad del bebé o controlarla, y lo cierto es que no hay nada de malo en estimular la actividad de un bebé muy activo.

Es cierto que si la situación llegar a ser extrema, lo más adecuado será visitar a un especialista para aprender a sobrellevarlo, ya que muchos niños hiperactivos pueden tener algunas consecuencias durante su etapa adulta.

Pero si simplemente es un niño curioso y activo, no habrá ningún problema.

¿Cómo afecta la leche en sus movimientos?

Hasta los seis meses, la leche materna juega un papel fundamental en el desarrollo del pequeño, ya que es el único alimento que debe estar incluido en su dieta. Eso sí, a partir de los 6 meses, y como parte de una dieta diversificada, la leche de continuación puede ser introducida por los padres y pasar a formar a parte de esta etapa tan importante de la vida del bebé.

Estas leches de continuación proporcionan minerales como el hierro, que contribuye al desarrollo cognitivo normal de los niños y al funcionamiento normal del sistema inmunitario, además de las vitaminas requeridas en la alimentación del pequeño como, por ejemplo, la vitamina C o la vitamina D, como es la leche Enfamil Premium Complete 2.

¿Te ha resultado útil este artículo? Descubre mucha más información y consejos sobre el embarazo, el parto y el crecimiento de tu bebé formando parte de nuestro Club Enfamamá. ¡Únete ahora y empieza a disfrutar de todos sus beneficios!

Advertencia importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

Источник: https://www.enfamil.es/blogs/desarrollo-de-mi-bebe/mi-bebe-se-mueve-mucho-es-normal

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: