¿Por qué mi hijo tiene los ojos rojos?

Mi hijo tiene el ojo rojo ¿y ahora qué?

¿Por qué mi hijo tiene los ojos rojos?

De pronto una mañana cualquiera tu hijo amanece con uno, o con ambos ojos rojos.

¿Y ahora qué?

El ojo rojo es un motivo de consulta habitual en el pediatra. Los padres, preocupados, piden cita pensando que puede ser una conjuntivitis y que precisa tratamiento porque saben lo contagiosas que son. Sin embargo, no todo ojo rojo es una conjuntivitis.

Causas de ojo rojo

La mayor parte de las ocasiones, no serán problemas graves ni urgentes, pero aun así conviene conocerlos sobre todo saber identificar qué nos debe hacer acudir al médico.

  • Conjuntivitis víricas: sin duda una de las causas más frecuentes en donde encontraremos además del ojo rojo, legaña clarita, transparente, lagrimeo, mucosidad nasal y en ocasiones, fiebre.
  • Conjuntivitis bacterianas: ojo rojo, legaña amarillenta, verdosa y párpado pegado. Recordad que en este post os hablaba de las diferencias entre ambas y su tratamiento.
  • Conjuntivitis alérgica: donde además del ojo rojo, tendremos lagrimeo, picor, suele ser bilateral, es decir de ambos ojos y en ocasiones asociado a estornudos y moqueo continuo.
  • Exposición solar: Sí, el exceso de sol ya sea en la playa, en la montaña o en la nieve puede producir ojo rojo y molestias oculares. De ahí la importancia de proteger la vista con gafas de sol (en niños también) cuando van a estar expuestos a largas horas de sol (paseo por la montaña, esquí, etc.)
  • Abuso de pantallas: Cada vez más adolescentes consultan por ojo rojo y molestias oculares y detrás de todo ello están largas horas “empantallados” sin descanso. Recordemos que se debe descansar cada 20-30 minutos, que debemos obligar a nuestros hijos a parar, apagar el dispositivo, salir al exterior, fijar la mirada a lo lejos y no pasar más de dos horas conectados.
  • Cuerpo extraño del que ya hablamos aquí donde además de ojo rojo tendremos lagrimeo continuo, imposibilidad de abrir el ojo y, sobre todo, dolor. Recordemos que en este caso debemos acudir al médico para valoración ante la posibilidad de lesión corneal.
  • Humo del tabaco: Cuidado con el humo y los niños. Además de irritación ocular puede tener consecuencias más importantes en la infancia, desde aumentar el riesgo de muerte súbita del lactante en niños que están en ambientes con humo durante sus primeros meses de vida, hasta aumentar el riesgo de broncoespasmo y asma.
  • Ojo seco, que en los niños es más raro. Lo vemos en verano cuando pasamos mucho tiempo en sitios cerrados con el aire acondicionado y en invierno con la calefacción encendida que reseca el ambiente, baja la humedad y nuestros ojos se resienten.
  • Hemorragia subconjuntival: Es cuando aparece una mancha roja, perfectamente delimitada, como si estuviese pintada con un rotulador. Puede ocurrir tras hacer un gran esfuerzo, tras unos días de tos intensa que provoca que se rompa algún vaso superficial del ojo o incluso en los recién nacidos tras el parto. La verdad es que es muy llamativo, pero no suele haber ni dolor, ni molestias y la mancha desaparecerá en unos días sin hacer nada.
  • Y mucho menos frecuentes nos encontramos lasuveítis: una inflamación de la capa intermedia del globo ocular que dependiendo de la localización pueden tener además dolor ocular, aparición de “moscas volantes” o visión borrosa. Las uveítis pueden provocar lesiones permanentes y pérdida de visión. En pediatría son poco frecuentes, afortunadamente y cuando las vemos, suelen estar asociadas a otras enfermedades como puede ser la Artritis Idiopática Juvenil o la toxoplasmosis.

Así que como veis, no todo ojo rojo “es del catarro” como habitualmente os comentamos. Cada niño ha de ser valorado de forma individual evaluando el resto de síntomas que presenta: dolor, lagrimeo, fiebre, legañas, enfermedades asociadas… Y en función e ello plantear un diagnóstico y/o derivación al oftalmólogo infantil ante la duda.

Recordemos que cuando nos encontremos con esta situación, debemos lavar el ojo (preferiblemente con suero fisiológico y gasas estériles con un correcto lavado de manos antes y después. Debemos intentar huir de remedios caseros como la manzanilla) y observar.

Si no desparece y además aparecen síntomas nuevos, acudiremos a nuestro médico para que lo valore y nos indique un tratamiento adecuado si es que lo necesita.

No debemos administrar gotas de antibióticas sin una valoración previa, pues lo único que podemos hacer es, muchas veces, crear resistencias ante esos antibióticos y no dar en la clave.

Hasta la próxima,

Post realizado en colaboración con Clínica Baviera.

Dra. Lucía Galán Bertrand. Pediatra y escritora. Autora de:

  • Los Cuentos de Lucía mi Pediatra (3ª edición)

¿Quieres explicarle a tu hijo la importancia de educar en la diversidad, en el respeto y la empatía? ¿Te gustaría saber explicarle por qué son importantes las vacunas, por qué tenemos fiebre, para qué sirven los mocos, cómo deben comer de una forma saludableo cómo cuidar su sueño y dormir mejor? Pues este es tu libro, con valiosos aprendizajes para papás, mamás y niños de 3 a 10 años. Puedes pedirlo AQUÍ. 

  • Lo mejor de nuestras vidas, 2016. 14ª edición. Planeta. A la venta AQUÍ. 
  • Eres una madre maravillosa, 2017. 6ª edición. A la venta AQUí.
  • El viaje de tu vida, 2018. ¡Ya a la venta! AQUÍ. 
  • Video curso online “Crianza de 0-4 años” de la Escuela Bitácoras.  Descárgatelo y podrás verme y escucharme cuando quieras AQUÍ. 
  • Próximos talleres y conferencias en España: AQUÍ.
  • ¿Te has quedado con ganas de más? Pues no pierdas la oportunidad de adquirir el E-book “Cuidando de tu bebé” volumen 1 y volumen 2: más de 80 páginas con todo aquello que nadie me contó pero que ahora todos me preguntáis en la consulta con vuestro bebé en brazos. Descárgatelo aquí 

Источник: https://www.luciamipediatra.com/mi-hijo-tiene-el-ojo-rojo/

19 Causas de los ojos rojos y cómo tratarlos

¿Por qué mi hijo tiene los ojos rojos?
Página principalCondiciones de los ojosIrritaciones del ojo | In English 

Los ojos rojos son un trastorno en el que la parte blanca del ojo (la esclera) ha tomado ese color.

El aspecto del ojo rojo puede variar en gran medida. Es posible ver líneas onduladas de color rosa o líneas rojas en la esclera, o toda la esclera puede presentarse rosa o rojo difuso.

Este trastorno puede tener lugar en uno o los dos ojos, y es posible asociarlo con diversos síntomas, como:

En algunos casos, los ojos rojos quizás no presenten síntomas, con excepción del enrojecimiento.

Los ojos rojos son muy comunes y tienen diversas causas; son síntoma de otros trastornos oculares que pueden ser desde benignos hasta graves.

¿Qué ocasiona los «ojos rojos»?

Los ojos rojos se deben a la dilatación de los vasos sanguíneos minúsculos ubicados entre la esclera y la conjuntiva transparente que recubre el ojo. Estos vasos sanguíneos (muchos de los cuales en general son invisibles) pueden hincharse debido a causas relacionadas con el medio ambiente o con el estilo de vida, así como por problemas oculares específicos.

En general, los ojos rojos son causados por alergia, fatiga ocular, uso exagerado de lentes de contacto o infecciones oculares comunes, tales como conjuntivitis. No obstante, el enrojecimiento ocular algunas veces puede ser signo de un trastorno o enfermedad más grave en los ojos; la uveítis o el glaucoma, por ejemplo.

Las causas medioambientales de los ojos rojos incluyen:

El enrojecimiento de ojos tiene lugar cuando los vasos sanguíneos de la superficie del ojo se expanden.

  • Alérgenos suspendidos en el aire (que ocasionan alergias oculares)
  • Contaminación aérea
  • Humo (el proveniente del fuego, el que respiran los fumadores pasivos, etc.)
  • Aire seco (en climas secos, cabinas de aviones, edificios de oficina, etc.)
  • Polvo
  • Vapores en el aire (gasolina, solventes, etc.)
  • Exposición a productos químicos (cloro de las piscinas, etc.)
  • Sobreexposición a la luz solar (sin lentes con protección a los rayos UV)

Entre los trastornos oculares normales que ocasionan enrojecimiento de ojos, se encuentran:

Entre los trastornos oculares graves que pueden ocasionar enrojecimiento de ojos, se encuentran:

Diversos factores relacionados con el estilo de vida pueden contribuir al riesgo de contraer el trastorno de ojos rojos.

Por ejemplo, fumar (cigarrillos o marihuana) con certeza puede ocasionar el enrojecimiento de los ojos, al igual que un consumo significativo de alcohol.

El uso continuo de dispositivos digitales y sueño insuficiente constituyen otras causas de ojos enrojecidos, también relacionadas con el estilo de vida.

Cómo eliminar los ojos irritados

Debido a que el ojo rojo tiene tantas causas (y algunas de ellas son graves y exigen atención inmediata), usted debe visitar a su profesional de la visión inmediatamente si presenta ojos rojos, en especial si el enrojecimiento aparece súbitamente, conjuntamente con una visión borrosa o con molestias en los ojos.

Asimismo, debe recurrir a su profesional de la visión antes de utilizar gotas oftalmológicas para quitar el enrojecimiento. Estas gotas pueden contener fármacos llamados vasoconstrictores que contraen los vasos sanguíneos.

La contracción de los vasos sanguíneos de la esclera hará que sus ojos se vean más blancos, pero si usa estas gotas con frecuencia durante un período de tiempo, tal vez comience a usarlas con más frecuencia para evitar que retorne el enrojecimiento.

Y probablemente experimente un enrojecimiento más severo, de interrumpir el uso de estas gotas.

La mejor forma, y la más segura, de librarse del enrojecimiento de los ojos es consultar con su profesional de la visión para determinar la causa de este trastorno y recibir opciones en cuanto a los tratamientos más eficaces.

Hasta que pueda visitar al profesional de la visión para que revise su problema de ojos, deje de usar los lentes de contacto (si es su caso) y recurra a las gafas. Lleve los lentes de contacto a la consulta médica, para que se pueda evaluar si estos están causando el enrojecimiento.

Si desea, puede humectar frecuentemente sus ojos con gotas oftalmólogas lubricantes sin conservantes, hasta que pueda ver al médico.

Page updated February 2021

Источник: https://www.allaboutvision.com/es/condiciones/ojos-enrojecidos.htm

¿Cómo afecta la conjuntivitis alérgica a los niños?

¿Por qué mi hijo tiene los ojos rojos?

La conjuntivitis alérgica es una inflamación de la conjuntiva, una de las capas externas del ojo, debida a los alérgenos ambientales inhalantes o, en ocasiones, a alimentos, medicamentos o picaduras de avispa o abejas.

Se trata de la enfermedad alérgica más frecuente en niños mayores o adolescentes y puede provocar síntomas en cualquier momento del año, aunque suele ser más habitual que se presente con los cambios de estación o de clima. La conjuntivitis se acompaña a menudo de rinitis, por una inflamación de la nariz, por lo que se suele denominar rinoconjuntivitis.

Según el estudio ISAAC la rinoconjuntivitis alérgica afecta al 7,9% en los niños de 6-7 años y al 15% de entre 13 y 14 años en España, una incidencia que está aumentando en los últimos años.

Causas de la conjuntivitis alérgica

La conjuntivitis no solo puede ser alérgica, sino que también puede ser vírica (la más común en la población escolar), bacteriana o irritativa, que aparece por contacto con un irritante como la arena o el cloro.

La conjuntivitis alérgica se produce, como en otras enfermedades alérgicas, por contacto del niño con un alérgeno o sustancia que le provoca una inflamación de la conjuntiva del ojo.

Síntomas de la conjuntivitis alérgica

Los síntomas de la conjuntivitis alérgica que pueden aparecer de forma más o menos molesta y con mayor o menor severidad, son el lagrimeo, picor o quemazón, enrojecimiento de los ojos, sensación de cuerpo extraño, sensibilidad a la luz o fotofobia o inflamación de los ojos.

Como consecuencia de todo ello, puede suceder que el niño se frote los ojos con el dedo o el puño, que parpadee de forma más frecuente o que guiñe los ojos. Es importante saber reconocer esta sintomatología propia de la conjuntivitis ya que, en ocasiones, es confundida con tics nerviosos, cuando lo más habitual es que sea debida a una alergia.

Cuando se combina con rinitis, aparecen además prurito nasal y estornudos, así como moqueo constante. La sintomatología puede llegar a ser muy molesta en algunos casos y afectar de manera notable a la calidad de vida de los niños que la sufren.

Cuando los síntomas aparecen tras haber tomado un alimento o medicamento o haber sufrido una picadura de avispa o abeja, suelen acompañarse de otros síntomas en vías respiratorias o en piel.

La sospecha de una conjuntivitis de causa alérgica vendrá determinada por la aparición y duración de los síntomas. Cuando aparecen de forma muy repetida, muy seguida, habrá una sospecha de alergia.

En ese caso será preciso que un pediatra alergólogo efectúe el diagnóstico, que se basará en el estudio de los síntomas y en pruebas en piel o de sangre, que son las que permiten demostrar una sensibilización alérgica que podría ser responsable de esos síntomas.

En ocasiones puede ser necesario realizar también una prueba de provocación que consiste en la aplicación de un colirio en el ojo con la sustancia que se está analizando para ver si presenta enrojecimiento, picor, hinchazón o lagrimeo. Esta prueba puede producir molestias pero después el ojo se recupera sin problemas.

Tratamiento y prevención de la conjuntivitis alérgica

El tratamiento de los síntomas debe ser inmediato para aliviar lo antes posible las molestias y mejorar la capacidad visual del niño.

En este caso se aplicará la medicación de rescate pautada por el pediatra alergólogo que consistirá en el uso de antihistamínicos, por vía oral o en colirio. También pueden emplearse antiinflamatorios y, en ciertas ocasiones, se puede indicar la administración de corticoides.

Por último, pueden ser aconsejables la aplicación de compresas frías para aliviar el picor, los lavados con suero fisiológico o el empleo de lágrimas artificiales.

En caso de que el pediatra alergólogo lo considere necesario se administrará también un tratamiento preventivo con el objetivo de reducir la intensidad y frecuencia de los síntomas. Por otro lado, deben seguirse una serie de medidas de prevención encaminadas, en primer lugar, a evitar el contacto del niño con las sustancias que le producen la sintomatología ocular. Entre ellas destacan:

  • Minimizar la presencia de alérgenos en el hogar como pueden ser los ácaros de polvo, los hongos o los animales domésticos, si se han identificado como causa de la conjuntivitis alérgica en el menor. En este sentido, se debería evitar el uso de moquetas o alfombras, reducir la humedad y la temperatura, ventilar durante el menor tiempo posible y procurar extremar la limpieza.
  • Consultar los calendarios de polinización: si la causa de la alergia son los pólenes se deberán consultar los índices de polinización y las temporadas en las que las plantas originarias polinizan para evitar, en la medida de lo posible, la permanencia o estancia en lugares donde abunden estas plantas.
  • Usar gafas de sol para evitar el contacto con posibles alérgenos o incluso reducir la fotofobia.
  • Reducir el uso de contaminantes ambientales como ambientadores, aerosoles, tabaco, etc.

Источник: https://www.seicap.es/es/-c%C3%B3mo-afecta-la-conjuntivitis-al%C3%A9rgica-a-los-ni%C3%B1os-_67251

“El niño tiene el ojo rojo, ¿es una conjuntivitis?”

¿Por qué mi hijo tiene los ojos rojos?

Esta es una pregunta muy frecuente y la respuesta más probable es que sí, pero no siempre. En ocasiones, el ojo rojo puede estar causado por otras razones de mayor o menor importancia. Lo que sí podemos decir es que si la parte blanca del ojo no está enrojecida y es muy poco probable que haya una conjuntivitis

Para ayudar a los padres en la tarea de encontrar información útil, fiable y basada en la evidencia científica, y a la vez, crear una comunidad donde profesionales y familias se enseñen los unos a los otros, nació la web Mamicenter (evolución del grupo de El médico de mi hij@). En él, profesionales de todos los campos relacionados con la salud infantil atienden a las dudas que nos pueden surgir en el día a día de forma gratuita.

¿Qué es una conjuntivitis?

La conjuntiva es una membrana transparente que cubre la parte blanca del ojo y la cara interna de ambos párpados. La inflamación de esta membrana es lo que se llama conjuntivitis

¿Por qué se produce?

La inflamación de la conjuntiva se puede producir por distintas causas. Las más frecuentes son las infecciones (bacterias y virus) y las alergias. También en ocasiones pueden ser provocadas por irritación: frotarse los ojos, el cloro de las piscinas,.. aunque a estas no siempre se las llama conjuntivitis. El término se suele reservar para las infecciosas y las alérgicas.

¿Qué síntomas produce?

Los síntomas van a depender en parte de la causa, y nos van a servir también para decidir el tratamiento. Las molestias que causa van a estar en relación con la inflamación que se produce en esta estructura.

El síntoma más precoz y que no suele faltar, es que el ojo está enrojecido.

La conjuntiva tiene pequeños vasos sanguíneos que con la inflamación se dilatan y hacen que aparecen de color rojo sobre la zona blanca del ojo.

Cuando el enrojecimiento es circular y alrededor del iris (la zona con color), la causa del ojo rojo puede ser más importante y debe ser valorado con prontitud por el médico.

Una de las funciones de la conjuntiva, al recubrir las dos superficies, es favorecer el deslizamiento entre los párpados y el globo ocular al parpadear. Cuando se inflama, la membrana se vuelve más gruesa y menos lisa; esto hace que se deslice peor y nos ocasiona molestias cuando parpadeamos o cuando movemos el ojo.

Imagen de Tanalai en English Wikipedia

Una de las funciones de la conjuntiva es fabricar parte de la lágrima.

Cuando hay una infección, reacciona igual que otros tejidos y para proteger al ojo aumenta la presencia de sustancias defensivas en la lágrima; esto hace que la lágrima deje de ser transparente, volviéndose más espesa, opaco y pegajosa; son esas legañas que se parecen tanto al moco de la nariz. Aparte de estos, puede haber otros síntomas como sensación de calor, picor o escozor.

¿Cómo se puede diferenciar la causa?

No siempre es fácil, pero se puede intentar por los síntomas. El ojo rojo lo veremos en todas ellas, siendo poco probable tener una infección si la conjuntiva no está enrojecida.

Las de causa alérgica ocasionan mucho lagrimeo y picor, con ausencia o muy escasa producción de legañas.

Las causadas por bacterias, al enrojecimiento del ojo suelen asociar una gran cantidad de legañas y molestias oculares.

Las causadas por virus pueden tener más o menos legaña, siendo frecuente que asocien fiebre, síntomas de anginas o faringitis y la presencia de ganglios inflamados en la zona. Esto se denomina fiebre faringoconjuntival, está causado por un virus y suele causar epidemias en centros escolares.

¿Cómo se tratan?

Depende de la causa. Solo se deben tratar con colirios o pomadas antibióticas las conjuntivitis causadas por bacterias. Al igual que con los antibióticos que se dan por otras vías el abuso de antibióticos oculares cuando no están indicados puede ocasionar resistencias a tratamientos posteriores.

Las conjuntivitis alérgicas pueden tratarse con colirios antihistamínicos y/o antiinflamatorios.

Las virales no necesitan tratamiento antibiótico; desaparecen solas en unos cuantos días. Tan solo pueden necesitar de unas gotas antiinflamatorias si son muy molestas.

¿Cuándo debo consultar al pediatra?

Ante la presencia de síntomas de conjuntivitis el niño debe ser valorado por el pediatra para que paute el tratamiento adecuado.

Sobre todo es importante consultar con rapidez si el enrojecimiento se extiende alrededor del ojo, el movimiento del globo ocular produce dolor o el niño se queja de pérdida de visión.

¿Se pueden prevenir?

La conjuntivitis infecciosa se contagia con mucha facilidad, siendo muy importante el lavado frecuente de manos, tanto del niño como de sus cuidadores.

Para terminar, y compensaros por las imágenes un poco desagradables del artículo, ya que hablamos de ojos, podéis disfrutar con estos verdes Ojos de Gata de Los Secretos, mucho más agradables

Puedes seguir De mamas & de papas en , o suscribirte aquí a la Newsletter.

Источник: https://elpais.com/elpais/2017/02/21/mamas_papas/1487676156_251895.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: