¿Por qué se despierta mi bebé varias veces durante la noche?

¿Por qué mi bebé se despierta tanto?

¿Por qué se despierta mi bebé varias veces durante la noche?

El sueño infantil es un tema que genera controversia.

Cada caso podría ser diferente y podría requerir una evaluación detallada porque cada niño es un mundo, y un mundo también pueden ser las mil variantes que pueden estar afectando a su descanso.

No obstante, en términos generales, es importante y útil conocer cómo es el sueño de un bebé y, sobre todo, cómo cambia según crece, ya que no tiene nada que ver con lo que mayoritariamente creemos.

¿Cuáles son las fases del sueño en un bebé, y por qué se caracterizan?

Los bebés pueden tener, cada noche, entre 3 y 5 ciclos de sueño y, cada uno de ellos, se compone de diferentes fases. Así, las fases normales del sueño son:

Fase 1 y 2: está dormido pero todavía no está en un sueño profundo. En la fase 1 se produce la conocida “transición a dormir”. Es un periodo que suele durar entre 5 y 10 minutos, en el cual el bebé pierde la conciencia de todo lo que le rodea, pero se despierta fácilmente.

Es la que se produce tras los primeros momentos de dormirse, típico momento en que se intenta que el bebé pase de los brazos, donde algunos se quedan dormidos, a la cuna o la cama y, justo en ese momento, se despiertan. En la fase 1 todavía notan todos los cambios. La fase 2 es la primera etapa real del sueño, y dura entre 10 y 25 minutos.

En esta segunda etapa el cerebro se desconecta de la información sensorial externa y es cuando empieza el proceso de consolidación de memoria. Aquí se produce un desinterés de las cosas que rodean al bebé, de los ruidos y de las luces encendidas. Quizás sea este el mejor momento para dejarlo ir de los brazos, si el padre o madre quiere, en caso de que se haya dormido ahí.

Pero cuidado, que en esta fase también hay un sistema de vigilancia interno que mantiene el cuerpo preparado por si realmente hiciera falta despertarse, si se produce algún estímulo más fuerte.

Fase 3 y 4: sueño profundo y reparador. Son las fases que duran unos 20-30 minutos, en que es difícil que el bebé se despierte y donde nada le molesta, además de estar relajado. En esta fase se produce el crecimiento y en ella se restaura y repara el cuerpo.

Fase 5: está dormido pero el cerebro está activo, y es la que se denomina REM. Es en esta fase donde el cerebro se acelera y sueña, a pesar de que el cuerpo esté paralizado (a excepción de algunos espasmos intermitentes que pueden producirse).

En esta fase del sueño se recupera la mente, se elimina información no importante, se integran aprendizajes y se superan momentos angustiosos. Es una fase que se va alargando dentro de cada ciclo del sueño, según pasa la noche. En el último ciclo puede llegar a durar hasta 30 minutos.

Es una parte del sueño que, en los adultos, puede ocupar el 20% del sueño pero en los bebés puede suponer hasta el 50%.

Cuando llega a esta fase, que es la última del ciclo, el bebé o bien puede despertarse (hasta que consigue aprender a enlazarla con la primera fase del próximo ciclo sin ayuda externa) o bien, si ya ha aprendido, puede pasar a la siguiente fase sin problema.

Fases normales del sueño en un bebé

¿Qué hacer si un bebé sufre un “retroceso” en el sueño?

El sueño es, sin duda, una gran arquitectura que se va adquiriendo según crecemos. El sueño del bebé recién nacido tiene menos fases y se denomina bifásico (porque tiene solo 2 fases: sueño activo + sueño lento), ultradiano (no diferencia entre el día y la noche) y polisecuencial (porque se repite varias veces durante el día).

A partir de los dos meses de edad empiezan a surgir las denominadas subfases que hay en el sueño no rem. Es cuando empiezan a surgir las fases 3 y 4, las del sueño más profundo, y cuando los papás empiezan a ver que los bebés duermen durante más tiempo.

A los tres meses, más o menos, empiezan las fases 1 y 2, es decir, las del sueño ligero. Cuando empiezan a aparecer las fases que faltaban (la cabeza del bebé va madurando hasta adquirir un patrón de sueño de más mayor), todavía el bebé no sabe qué hacer con ellas ni cómo pasar de una a otra.

Tiene que pasar de una fase de sueño ligero a otra de sueño también ligero, lo que quiere decir que se hace prácticamente dándose cuenta de todo y, por lo tanto, puede despertarse en cualquier momento.

Esto puede significar muchos despertares durante la noche pero, a ciertas edades, es normal que ocurra. Esto puede sorprender porque, a veces, pasa en niños que dormían más horas del tirón y, de golpe, se despiertan más que antes.

Los pediatras aseguran que esto no significa que retroceda sino al contrario, está haciendo avances, lo que pasa es que todavía no sabe hacerlo del todo bien… poco a poco aprenderá.

Se considera que entre los cuatro y los siete meses el sueño pasa a ser polifásico (con diferentes fases), circadiano (empiezan a ser capaces de distinguir el día y la noche) e inestable (porque está viendo y aprendiendo cómo adaptarse a las nuevas fases). Según el bebé crece va aprendiendo solo, progresivamente, cómo pasar de una fase a otra, y por eso no demandan tanto. Mientras tanto demandarán tranquilidad y seguridad, ingredientes que necesitan para volver a entrar en el relax de su sueño.

Pero no hay que olvidar lo citado anteriormente, después de cada ciclo (el conjunto de las 5 fases), hay microdespertares. En esos microdespertares, aunque no nos acordemos, volvemos a reconocer qué nos pasa.

Si el niño ya sabía dormirse solo y se encuentra bien, sin nada que le moleste y está bien de salud, se dormirá de nuevo.

En cambio, si el niño está malito y le duele algo o tiene mocos, en esos microdespertares volverá a sentir esa incomodidad y, por lo tanto, no podrá volver a dormirse. Es en ese momento cuando pide que le ayuden.

Pero esto mismo ocurre cuando el niño o niña está intentando conseguir algún ítem en su desarrollo psicomotor, por ejemplo, como hablar o gatear.

También cuando hay algo que le altera, como la separación de su mamá porque tiene que volver a trabajar, la vuelta al cole, etc.

Estas inquietudes se trasladan a su noche y a la fase que corresponde, lo que hace que se convierta en una fase un poco más perturbada, con dichos microdespertares.

Resumen: arquitectura del sueño de un bebé

Para entender bien la estructura del sueño de un bebé, se puede resumir de la siguiente manera:

Duración de cada ciclo del sueño en un bebé: 45-50 minutos VS 90-120 minutos de un adulto.

Cantidad de despertares o microdespertares: entre ciclos y fases, unos 6-10 por noche.

4-6 ciclos de sueño cada noche.

50% del tiempo es sueño REM VS al 20% del adulto. Esto es muy importante y ocurre porque en el sueño REM es donde se integran y asimilan los aprendizajes y un bebé es una fuente continua de aprendizaje.

Original publicado en topdoctors.es

Источник: https://segoviaaldia.es/art/11318/por-que-mi-bebe-se-despierta-tanto

El bebé que se despierta por la noche tiene nombre: un niño normal

¿Por qué se despierta mi bebé varias veces durante la noche?

El bebé que se despierta varias veces por la noche suele recibir un nombre muy concreto en el campo de la medicina: es un niño normal. El ciclo del sueño en los más pequeños es en ocasiones una fuente de estrés, un proceso que en realidad, solo necesita dos ingredientes mágicos: tiempo y paciencia. La justa hasta que el cerebro del niño vaya madurando poco a poco.

Muchas mamás y papás suelen creer que a los bebés “hay que enseñarles a dormir”. Todos tenemos claro que nuestros hijos necesitan hábitos y rutinas donde sentirse seguros, donde poder predecir qué va a pasar en cada momento e ir construyendo asociaciones con las que comprender el mundo que le envuelve.

Ahora bien, en lo que se refiere al sueño, estamos ante un instinto biológico, una dimensión aún inmadura en los bebés y los niños pequeños que solo el tiempo, y un adecuado desarrollo, le irán permitiendo integrar poco a poco hasta conseguir un descanso ininterrumpido de entre siete y nueve horas seguidas.

Te ofrecemos toda la información en el siguiente artículo.

Cuando mi hijo no duerme por las noches

Si hay una dimensión que aún a día de hoy sigue siendo un misterio es el sueño.

Hay estudios que nos revelan que un feto de 32 semanas ya podría “soñar” mientras duerme en el vientre de su madre, pero si existe algo que la ciencia no nos puede explicar aún, es por qué hay niños que duermen toda la noche seguida y otros, son incapaces de conciliar un descanso de tres horas continuadas.

Hemos de tener en cuenta un detalle: no importa que un bebé tenga solo unas semanas de vida y que su experiencia con el mundo que lo rodea sea aún inapreciable.

En el cerebro de cada niño está instaurada la base de una personalidad propia y unas necesidades exclusivas de esa criatura que la diferenciarán de cualquier otra, y por ello, es necesario que seamos intuitivos y sensibles a esas necesidades.

La ansiedad y el miedo

Cuando tenemos un bebé que acostumbra a despertarse muchas veces por la noche, poco a poco se va creando una atmósfera de ansiedad y preocupación. Nos preguntamos si le pasará algo, si estará enfermo o “si hay algo que estamos haciendo mal”.

  • No lo hagas, nunca pienses que estás haciendo algo mal solo porque tu bebé se despierta por la noche. Es un proceso completamente normal.
  • Hemos de darnos cuenta de que la vida real no siempre coincide con la de los libros. No todas las fórmulas funcionan ni todos los niños son iguales. 
  • Es necesario entender que un bebé llega al mundo siendo completamente dependiente de nosotros. La noche, el cerrar la luz y dejarlos en soledad es para muchos niños una fuente terrible de ansiedad y miedo. Temen por su supervivencia, no saben si vas a volver, si se han quedado solos para siempre o si esa oscuridad va a ser eterna.

Casi toda la conducta del bebé es instintiva. No podemos convencerlo de que “no va a pasarle nada cuando lo dejemos en la cuna”. Lo único que un niño entiende es la seguridad del contacto físico, del amparo de la voz materna hablándole con cariño y de esos brazos que tanta seguridad le aportan.

Con el tiempo, este miedo como muchos otros de raíces puramente instintivas, se irán apagando poco a poco, mientras tanto, solo necesitamos altas dosis de paciencia y un gran cargamento de comprensión.

Cómo afrontar los despertares nocturnos de nuestros hijos

Según nos explican los neurólogos será más o menos sobre los 7 años cuando el cerebro de un niño esté completamente maduro. Todas sus redes neurales están rodeadas de mielina, con lo cual, su patrón eléctrico cambia hasta el punto de que sus ciclos de sueños serán más regulares, e incluso se reducen los terrores nocturnos, tan comunes en estas edades.

Sabemos también, que el hecho de saber que es sobre los 7 años cuando un niño empieza ya a ser regular en su descanso puede ser algo “traumático” para los papás y las mamás, no obstante, cabe decir también que el primer cambio ya se intuye a los 3 años y que por lo general, hay muchas diferencias de niño a niño.

¿Cuál es la mejor técnica para que un niño duerma por la noche?

Hasta no hace mucho estuvo muy de moda el clásico “método Estivill” el cual, hasta hace bien poco, defendía que era recomendable dejar al niño llorar en soledad por las noches en la cuna hasta que se calmara. Ahora el propio autor enfatiza todo lo contrario.

  • No es recomendable desatender el llanto de un niño, algo así ocasiona una fuente de estrés innecesaria en el cerebro del bebé que podría aliviarse simplemente con una caricia, una palabra una simple abrazo con el cual, demostrarle al niño “que todo va bien”.
  • Hemos de entender además que no existe una “fórmula mágica” para todos los niños. Cada madre debe descubrir cuál es el método más eficaz para su niño, algo que el tiempo, la casualidad o las simples rutinas nos irán descubriendo poco a poco.
  • No obstante, nunca está de más recordar que no hay que dejar que los niños lleguen muy cansados a la cuna o a la cama, que las siestas durante el día ayudan a conciliar un sueño profundo, y que los juguetes o colgantes luminosos que situamos sobre las cunas son estímulos que activan la atención de un niño. Por la noche no son recomendables.

Sé paciente, respeta los ritmos de tu hijo y entiende que no siempre es fácil adaptarse a ese mundo donde de pronto, se apaga la luz y el bebé es incapaz de entender qué ha ocurrido contigo y si volverás a estar con él. Los meses, los años y el amor le darán todas las respuestas a sus inseguridades.

Источник: https://eresmama.com/bebe-se-despierta-la-noche-nombre-nino-normal/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: