Posparto en tiempos de coronavirus

Nacer en tiempos de coronavirus (II): cómo es el postparto en Estado de Alarma

Posparto en tiempos de coronavirus

Nacer en estado de alarma obliga a mantener ciertas restricciones por el bien de la salud pública, y del bienestar de las madres y de sus bebés.

Los sanitarios que atienden a las embarazadas en tiempos de coronavirus extreman los protocolos de actuación.

El objetivo, tal y como os contamos en esta otra entrada del blog, es preservar el bienestar de las familias en cuyo seno la vida sigue abriéndose en plena pandemia.

Se mantiene la lactancia, pero se limita el contacto con el bebé

Al no existir datos suficientes para realizar una recomendación en firme sobre el amamantamiento en el caso de mujeres infectadas por coronavirus, los especialistas recuerdan que la lactancia materna otorga muchos beneficios. Entre ellos, el potencial paso de anticuerpos madre-hijo frente al SARS-CoV-2.

Ante la evidencia actual se recomienda favorecer la lactancia materna desde el nacimiento. Siempre, claro está, que las condiciones medicas del recién nacido y su madre lo permitan.

De hecho, la OMS recomienda mantener el amamantamiento tanto en los casos de madres infectadas como en las probables, manteniendo medidas para la prevención de la infección que pudiera ser transmitida por gotas y por contacto.

Las madres lactantes infectadas deberán lavarse las manos antes de coger al bebé y amamantarlo con mascarilla para evitar su contagio. Y en los casos en los que así se requiera, se recomienda recurrir a la extracción de la leche para evitar la congestión mamaria. Dicha leche materna puede tomarla el lactante.

El resto del tiempo, se recomienda extremar las medidas de higiene y de distanciamiento. Las medidas de aislamiento que se recogen en los protocolos de Sanidad, limitan el contacto entre el bebé y la madre infectada, desaconsejando besar o dormir junto al recién nacido.

También se recomienda lavarse las manos y usar mascarilla cuando se entre en contacto con el pequeño. Aún así, los ginecólogos confiesan que las medidas se revisan cada día y se tiende a favorecer cada vez más el contacto entre madre e hijo, a medida que se tiene mayor conocimiento de la enfermedad.

La permanencia hospitalaria se reduce al mínimo posible

Tras el parto, si la madre está grave, continuará ingresada.

No obstante, el bebé podrá salir del hospital al cuidado de su papá, familiares o tutores en cuanto se garantice su buen estado de salud.

Si el estado de la mujer contagiada es leve, se procura reducir el tiempo de estancia hospitalaria y darle el alta lo antes posible.

Para los casos moderados, también prima el principio de salud pública en la toma de decisiones. En cualquier caso, la habitación no se comparte.

Y para el resto de madres no contagiadas, se están adelantando los partes de alta lo máximo posible.

El objetivo es que tanto las madres como sus bebés estén el menor tiempo posible en el hospital por el riesgo que puede suponerles el COVID-19.

Tanto si el recién nacido de una madre contagiada es sintomático como asintomático, se recomienda la separación de su cuna respecto a la cama de su madre e incluso su ingreso en una habitación individual con medidas de aislamiento de contacto. Además, los facultativos manejarán al pequeño con bata, mascarilla, guantes y protección ocular, según recomendaciones de cada centro.

El posparto en Estado de Alarma: confinamiento y no visitas

Quizás lo que más están echando en falta los nuevos padres es la ausencia de sus familiares en uno de los momentos más felices de su vida. Las visitas a la habitación están restringidas a un solo acompañante, y es necesario lavarse las manos y desinfectarse antes de visitar a la mamá y al bebé.

El confinamiento continúa una vez en casa. Nada de visitas. Y las medidas preventivas siguen siendo necesarias. Para evitar el contagio, cada detalle cuenta. Por ejemplo: se debe tener mucho cuidado con los teléfonos móviles, que llevamos siempre en la mano y no somos conscientes, pero pueden estar infectados.

Los nuevos abuelos conocen a los nietos nacidos en plena pandemia a través de las pantallas móviles. Las videollamadas son la herramienta de familiares y amigos para dar la enhorabuena.

De esta forma, se sobrelleva la soledad de los padres confinados en uno de los momentos más importantes de sus vidas. No obstante, todos son conscientes de que las medidas que se han tomado son necesarias.

Las entienden y respetan.

El seguimiento médico se reduce al mínimo imprescindible para evitar el contagio por coronavirus

Las siguientes revisiones de salud de las madres, así como las primeras consultas pediátricas y controles de salud de los bebés, también se ven alterados por la pandemia. Las menos necesarias pueden llegar a suspenderse o atenderse telefónicamente. En las presenciales, los triajes se refuerzan y los pediatras atienden con mascarilla y guantes.

Las consultas importantes, las más largas, se reducen al tiempo justo y necesario para tener el mínimo contacto. Los facultativos siguen comprobando el estado de salud del bebé y resuelven las dudas de sus padres. El personal sanitario prioriza, en todo caso, el bienestar de las familias.

Aprende a detectar cuándo una enfermedad empieza a ser grave, qué síntomas sirven de alerta en un bebé y cómo actuar cuando tu peque está enfermo/a con nuestro Seminario Online «¿Cuándo ir a urgencias?»

Los facultativos trabajan con especial ahínco e interés en las presentes circunstancias. Se dejan la piel en cada asistencia a las parturientas y nuevas madres, así como a los recién nacidos porque saben que, aún en esta situación, cada nuevo recién nacido supone una inyección de esperanza y una dosis doble de ilusión para todos. 

Revisado por:

  • Coronavirus y lactanciaEl tema de la epidemia por coronavirus a nivel mundial es algo que está causando mucha alarma social actualmente. Ya hablamos de la transmisión del virus en embarazadas y niños en este post donde, en resumen,…

Источник: https://www.criarconsentidocomun.com/nacer-en-tiempos-de-coronavirus-ii-postparto-estado-de-alarma/

Por qué es necesario limitar las visitas posparto

Posparto en tiempos de coronavirus

Puede resultar algo embarazoso, pero, si es lo que necesitas, debes aprender a poner límites en las visitas una vez que nazca tu hijo. Es cierto, lo has llevado dentro nueve meses, has sentido sus pataditas, sus movimientos…

pero cuando sale al mundo extrauterino todo es nuevo para los dos y es preciso contar con un periodo de adaptación para reconoceros y haceros el uno al otro. Es mucho más fácil lograrlo en un ambiente tranquilo, pero la situación no siempre se da.

Todos están deseando conocer al recién nacido y esas visitas pueden complicar los primeros momentos juntos.

Lee más: ¿Cómo es el posparto en tiempos de coronavirus?

Una revolución integral

La llegada del bebé pone todo patas arriba. Posiblemente nunca hayas sentido tanto amor como cuando veas a tu hijo por primera vez, pero hay muchas circunstancias que rodean a ese momento y necesitarás de cierta paz.

Además, puede que el cuerpo no acompañe: el parto puede haber sido duro, el organismo tiene que volver, poco a poco, al estado anterior del embarazo, se inicia la lactancia, tienes emociones ambivalentes…

Muchos cambios y novedades que hay que asumir en pocas horas. 

«Físicamente, el cuerpo de la mujer sigue transformándose, con todo lo que ello implica: ahora el peso no va en la tripa que involuciona, sino en los pechos que se agrandan. No son las vértebras lumbares las que duelen, sino las dorsales por cargar y alimentar al bebé.

El mal dormir ya no es por no encontrar la postura, sino por estar pendiente de lo que necesita el bebé a cada instante. Y el mal comer es por falta de tiempo», indica Ximena Carzolio, pediatra y directora de MySalus (www.mysalus.

es), que ofrece servicios a domicilio tras la vuelta a casa con el recién nacido.

Eso en lo que respecta a la madre, porque el bebé también se está haciendo a un nuevo medio donde hay ruidos, cambios de temperatura, tiene que reclamar para comer… Y la madre ha de ir conociéndolo y entendiéndolo.

También la relación con la pareja cambia, se modifica la organización familiar y en mitad de todo ello, «es muy frecuente que, a pesar de la alegría estar en casa con el bebé, afloren en la mujer sentimientos de miedo, ambivalencia o inseguridad, entre muchos otros», destaca la experta.

¿Cuál sería el tiempo mínimo sin visitas?

Hay mujeres que desean sentir la cercanía de la familia extensa o de los amigos en esas primeras horas; si es tu caso, adelante.

Pero para las que experimentan esa necesidad de tranquilidad, un buen margen para vivir el momento en soledad pueden ser las primeras 72 horas posparto.

«La alimentación del bebé y la recuperación física de la mamá tras el esfuerzo del parto son prioritarias a cualquier otra cosa. Las visitas pueden esperar unos días», recomienda Ximena Carzolio.

«El período de adaptación es un tema subjetivo y propio de cada familia. Por eso, el límite realmente efectivo será el que cada familia sea capaz de establecer y comunicar en función de sus necesidades.

Ya queda de parte del resto ser empáticos y ponernos a disposición para lo que necesiten sin juzgar«, explica.

Puede ser difícil hacer entender que os hace falta ese tiempo de adaptación; habrá allegados que se sientan incómodos, pero siempre está el recurso a comentar que el médico os lo ha aconsejado así.

Cómo organizar las visitas

A pesar de todo, algunas visitas serán inevitables, así que conviene saber cómo organizarlas para que interfieran lo menos posible en la relación madre-hijo-nueva familia. Estas son algunas normas a aplicar:

  • Programar solo una visita diaria.
  • La visita ha de ser de corta duranción, no más de 35-40 minutos.
  • La visita se producirá en un momento tranquilo, como cuando duerme el bebé o cuando la madre y él están más tranquilos, como a media mañana o a media tarde.
  • El bebé no se debe despertar para presentarlo, ni hay que saltarse sus tomas o el descanso de la madre para atender la visita.

Con respecto a los familiares muy cercanos, lo mejor es asignarles un rol o una tarea concreta, como ir a buscar al colegio al hermanito, ayudar con la compra o con la comida… «Tenemos comprobado que cuando a los familiares se les asigna una tarea concreta, las relaciones fluyen mucho mejor porque la sensación es de 'trabajo en equipo», revela la pediatra.

¿Cambian las circunstancias en tiempos de coronavirus?

La pandemia lo ha modificado todo, y ahora el momento del posparto suele ser más íntimo por las restricciones en las visitas. No obstante, hay algunas normas que son independientes al coronavirus y que deberían estar siempre presentes.

«En circunstancias normales recomendamos el lavado de manos al entrar de la calle y tras ir al baño, no besar al bebé en la cara ni manos y evitar las visitas de niños pequeños o cualquier tipo de visita en época de gripe», declara la responsable de MySalus.

En general, las visitas en los dos primeros meses de vida del bebé deberían estar muy contoladas, pues hasta esa fecha no recibe las primeras vacunas.

Los límites son ahora más estrictos: «En época de COVID las visitas deberían estar restringidas pura y exclusivamente a las personas que ayudan con alguna tarea concreta a la familia. Con uso de mascarilla obligatorio y lavado de manos recurrente».

Lee más: Cómo lograr una correcta recuperación posparto

Источник: https://www.hola.com/ninos/20201229181808/razones-limitar-visitas-posparto-recien-nacido-tg/

Embarazo, posparto y coronavirus

Posparto en tiempos de coronavirus

Estar embarazada y en pleno posparto en tiempos de coronavirus ha hecho que surjan muchas dudas. Hoy hemos invitado al blog a Sofía Fournier, ginecóloga, que nos aclara las principales dudas que podamos tener. Y además toma nota.

El post de Sofía Fournier

Lo cierto es que este es un post un poco complicado de escribir, no sólo por lo cambiante de la situación día a día, sino también por la implicación emocional y personal que siento al escribirlo.

No sé si todas me conocéis, soy Sofía Fournier, trimalamadre confinada, ginecóloga apasionada de mi trabajo y paciente recién recuperada de una infección por el archifamosísimo coronavirus.

De ahí una parte de la dificultad de escribir sobre este tema, como personal sanitario afectada por la enfermedad tengo carga emocional, sentimientos encontrados de cómo se está afrontando la crisis sanitaria y en muchas ocasiones sensación de que los médicos hemos estado un poco “abandonados a nuestra suerte” por parte de las autoridades sanitarias.

Pues bien, una vez hecha esta pequeña introducción, vamos con el tema que nos ocupa, ¿de acuerdo? Primero de todo quiero dejar clara una cosa, superimportante, lo que escribo hoy lo escribo hoy, es decir: las cosas cambian muy rápido en relación a la pandemia por coronavirus, tanto lo que sabemos como los protocolos de actuación. Con lo cual, podría haber parte de la información que os transmito a día de hoy que dentro de unas semanas haya cambiado. Agradezco la comprensión de todas al respecto.

Me ha parecido una buena forma de hablar del tema el plantearlo en forma de preguntas y respuestas, poniéndome en la piel de las embarazadas y las recién mamás e intentando dar contestación a las cuestiones más frecuentemente planteadas:

¿El coronavirus afecta más a las embarazadas?

Con los datos que tenemos actualmente publicados podemos afirmar que el virus SARS Cov-2 no parece tener más afectación en las mujeres embarazadas que en las mujeres jóvenes y sanas de su mismo rango de edad.

Es cierto que el embarazo es un estado de inmunosupresión relativa, lo que podría hacer que las gestantes fuesen más susceptibles a esta infección, pero por los casos reportados hasta la fecha sabemos que es una infección relativamente banal en las gestantes.

Las tasas de complicación y requerimiento de tratamiento hospitalario se sitúan en un 8%, muy similares a las de población de misma franja de edad.

¿Qué puedo hacer para prevenir la infección?

Basándonos en el supuesto riesgo ligeramente superior al de la población general de contraer la enfermedad, conviene que las embarazadas extremen las medidas de prevención propuestas por las autoridades sanitarias:

  • Lavado de manos profuso y frecuente.
  • Evitar aglomeraciones y transporte público.
  • Evitar el contacto con personas que presenten sintomatología respiratoria.
  • Toser y estornudar protegiéndose con el antebrazo.
  • Utilizar mascarilla en caso de presentar sintomatología respiratoria.
  • Mantener el confinamiento domiciliario mientras dure el estado de alarma.
  • Evitar acudir al servicio de Urgencias salvo que sea absolutamente necesario.

Mis visitas de control del embarazo al centro de salud o al hospital, ¿se van a anular?

Actualmente en todos los servicios de Obstetricia se está haciendo un esfuerzo espectacular para mantener aquellas visitas que conlleven ecografías o pruebas complementarias asociadas, si bien es cierto que pueden haber sufrido modificaciones en horarios y/o lugar en el que se van a realizar dichas pruebas. Por eso, es importante tener en cuenta:

  • Las analíticas de control de la gestación se deben realizar dentro de los plazos establecidos
  • Las ecografías de protocolo se mantienen, si bien es probable que se solicite a la embarazada que pase sin acompañante a la sala de exploración
  • Las vacunas que están indicadas en el embarazo se siguen administrando de forma normal
  • Las visitas rutinarias con matrona y/o especialista que no lleven pruebas asociadas es probable que se anulen y se organicen vía telefónica
  • Confirma bien fecha, hora y lugar de las visitas y las pruebas

¿Qué va a pasar con mis clases de preparación al parto?

Las clases presenciales y en grupo han quedado suspendidas, por lo que deberías informarte en tu centro de salud si ofrecen alguna opción on –line.

Lo importante es que te mantengas activa físicamente, es clave para tu salud y la del bebé, pues la práctica deportiva en el embarazo conlleva numerosos beneficios. Además, en esta época de confinamiento no sólo te ayudará a nivel físico, sino que también notarás beneficio a nivel emocional, podrás gestionar mejor el estrés y la ansiedad y te ayudará a conciliar mejor el sueño.

Si en tu centro no han podido montar un circuito de clases online, te aconsejo algunas opciones que me parece que están genial:

  • Mamifit.
  • Babybe Madrid.
  • Penguins Barcelona.

Si tengo un trabajo de los que se mantienen activos en estas fechas, ¿debo seguir yendo?

Dada la situación de excepcionalidad que estamos viviendo, lo más probable es que desde tu propia empresa encuentren una fórmula para o bien reubicarte, o bien darte la baja por riesgo laboral.

Si eres personal sanitario, y teniendo en cuenta las altas cifras de contagiados dentro de este sector, mi consejo es que comuniques el embarazo a tus superiores para poder coger la baja por riesgo.

Si formas parte de la población que está teletrabajando y te encuentras bien, no hay motivo para dejar de trabajar.

¿Qué debería hacer si sospecho que puedo estar infectada?

Si presentas síntomas compatibles (fiebre, tos seca, dolor muscular generalizado, dolor de cabeza, molestias gastrointestinales, pérdida del olfato y el gusto) debes ponerte en contacto con tu médico de cabecera de forma inmediata y debes comunicarlo a tu ginecólogo.

Si el cuadro es leve tu médico de cabecera te indicará las medidas a seguir para pasar la enfermedad en tu domicilio, con control telefónico periódico.

Es probable que las ecografías y/o analíticas que tenías programadas se demoren un mínimo de 15d, hasta la resolución de la sintomatología.

Si aparece dificultad respiratoria, fiebre alta persistente o empeoramiento importante del estado general deberías acudir a urgencias, siempre provista de mascarilla.

¿Cómo va a transcurrir el día del parto?

Si estás asintomática, no has estado en contacto con ningún caso positivo y tu pareja tampoco presenta ningún síntoma el parto transcurrirá de forma normal. Podrás estar acompañada todo el rato por tu pareja, podrás hacer piel con piel con tu bebé y le podrás dar el pecho desde el primer momento. Las únicas diferencias que vas a notar son:

  • Que no vas a poder recibir visitas en el hospital el tiempo que permanezcas ingresada.
  • Que te van a dar el alta de forma precoz (a las 24h tras un parto vaginal y a las 48h en caso de que sea cesárea).
  • Que es probable que el hospital en el que ibas a dar a luz haya tenido que derivar la actividad obstétrica a otro centro, por lo que debes informarte bien al respecto con tu ginecólogo.

Si eres paciente sospechosa de tener la enfermedad o bien tienes la enfermedad confirmada, el protocolo de asistencia al parto cambiará un poco:

  • En la gran mayoría de hospitales se acepta que la paciente esté acompañada por su pareja durante el parto, siempre y cuando su pareja no presente síntomas ni esté infectada.
  • En caso de acabar el parto en cesárea, no podrás estar acompañada en quirófano, por protocolo de seguridad de cara al personal que te va a atender.
  • La vía del parto no tiene porque verse afectada si tu cuadro clínico es leve y estás en condiciones de afrontar un parto. Si presentas síntomas graves, es probable que el equipo que te va a atender decida la conducta obstétrica a seguir teniendo en cuenta tu estado y las condiciones obstétricas que presentas (semanas de gestación, primer o segundo parto, cuello del útero favorable?….)
  • El contacto piel con piel con tu bebé es algo que decidirás en conjunto con el equipo médico una vez ellos te hayan explicado los posibles riesgos que supondría para el bebé y los claros beneficios que también le supone.

Una vez haya nacido mi bebé, ¿qué ocurrirá en el hospital?

Si eres paciente no- Covid podrás estar todo el rato acompañada de tu pareja y con tu bebé en la habitación, te darán el alta de forma precoz y durante dos semanas postparto es probable que te indiquen tratamiento con heparina en tu domicilio, por el posible riesgo tromboembólico que se le asocia al coronavirus. Esta una recomendación de la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia), asumiendo que hay un porcentaje de portadoras asintomáticas del virus y que no se pueden hacer tests a todas las que ingresan de parto para saberlo totalmente seguro. Y teniendo en cuenta esto, se considera que el beneficio de la heparina supera al posible riesgo de darla en caso de que fuese no portadora. Si se hacen tests al ingreso y son negativos, no hace falta darla.

Si presentas sintomatología compatible o tienes la infección confirmada, los neonatólogos te explicarán el protocolo a seguir con el bebé.

Es probable que en las primeras horas de vida le hagan pruebas para intentar determinar si presenta o no síntomas compatibles, y en función de tu estado puede ser necesario indicar un aislamiento del bebé.

Ahora bien, lo más probable es que se intente encontrar un equilibrio, y promover que el bebé quede a cargo de un cuidador sano de tu entorno en la misma habitación que tú.

Cuando tu estado clínico lo permita, te recomendarán el alta domiciliaria, debiendo mantener 14 días de cuarentena una vez estés ya asintomática. En tu caso, la heparina durante dos o seis semanas
posparto (dependiendo de si tienes algún factor de riesgo adicional) estará siempre indicada.

¿Puedo dar lactancia materna a mi bebé si estoy infectada por coronavirus o tengo sospechas de que podría estarlo?

De momento no hay ninguna evidencia científica que desaconseje la lactancia materna en mujeres Covid positivas, si bien es cierto que en ocasiones el estado físico de la paciente puede no permitir la lactancia. Presuponiendo que la paciente se encuentre en buen estado como para amamantar a su bebé, las recomendaciones son que lo haga, pues la lactancia materna tiene efectos muy beneficiosos para el recién nacido.

¿Y qué medidas debería tener en cuenta?

  • Lavado de manos antes de cada toma.
  • Utilización de mascarilla durante las tomas.
  • Colocación de la cuna del bebé a unos 2 metros de distancia aproximadamente.
  • Limpieza de todos los instrumentos que se puedan utilizar para amamantar al bebé después de cada toma (sacaleches, pezoneras, biberones…).

Si la sintomatología compatible con Covid19 aparece en una mujer que está lactando pero no en el postparto inmediato (bebé de 3 meses, por ejemplo), no tiene que suspender la lactancia, sólo ha de poner en marcha las medidas anteriormente citadas.

¿Qué controles seguiré en el postparto? Y mi bebé, ¿qué visitas de control debería mantener?

Las visitas de control con tu ginecólogo o matrona puede que queden aplazadas y que las mantengas de forma telefónica. Será una época dura, pues el postparto inmediato ya lo es, y confinada y sin tener opción a salir a la calle, sin recibir el apoyo de tus familiares y con el estrés que la situación conlleva puede convertirse en una verdadera odisea.

¿Mi consejo?

  1. Mantén un contacto estrecho con tu ginecólogo vía telefónica, atrévete a expresarle cómo te sientes, pues el riesgo de depresión postparto está ligeramente aumentado en esta situación que nos está tocando vivir.
  2. Dialoga y mucho con tu pareja, exprésale claramente tus necesidades, déjate cuidar y no intentes llegar a todo.
  3. ¡Bella niña, sal al balcón! Y si no tienes balcón o abre la ventana y que te de el solete, pero respira, respira aire fresco cada día un rato.
  4. Mira a tu bebé y enamórate cada día. Piensa que todo esto pasará, que tu bebé es feliz en tus brazos y no necesita nada más.

¿Y los controles pediátricos del bebé?

Pues se van a mantener, sobretodo el calendario vacunal de los bebés de menos de un año.

En la mayoría de centros de salud han habilitado una zona para atención de recién nacidos, evitando el contacto con niños más mayores.

  Algunas de las visitas es posible que las soluciones vía telefónica, pero no tengas miedo de ir al pediatra, de hecho con un recién nacido hay que ir a que lo vean de forma frecuente!

Y hasta aquí el post de hoy, con el que espero haberos aclarado muchas dudas.

¿Mi mensaje final?

De tranquilidad, prudencia y responsabilidad social colectiva: estamos ante una pandemia que por suerte no es especialmente agresiva con las embarazadas ni con los bebés, pero que está suponiendo un reto para nuestro sistema de salud.

Por eso es importante que estéis tranquilas, que sigáis las directrices de vuestra ginecóloga/o, que confiéis en el equipo que os va a atender y que entendáis que si ocurren algunos cambios en el protocolo de actuación es por el bien vuestro y de toda la comunidad.

Y vosotras Malasmadres, ¿cómo los estáis llevando? Si queréis podéis dejar vuestras dudas en comentarios.

Источник: https://clubdemalasmadres.com/embarazo-posparto-coronavirus/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: