Preadolescencia y desarrollo cognitivo

Niño de diez a 12 años: todo sobre el desarrollo físico y cognitivo en esta etapa

Preadolescencia y desarrollo cognitivo

Llegamos al final de la primera década del vida del niño, uno de los acontecimientos más importantes en su desarrollo, pues justamente entre los diez y los 12 años comienza la pubertad, que es la última etapa de crecimiento en la que el niño vuelve a experimentar un crecimiento acelerado.

Durante estos dos años, nuestro hijo, que pronto dejará de ser un niño para convertirse en un adolescente, pasará por grandes cambios físicos y emocionales. Desde la continua exploración de su autonomía e independencia, hasta el inicio la maduración sexual, esta será una etapa en la que cambie por completo su vida.

En nuestro calendario sobre el desarrollo del bebé y niño, hoy repasamos las principales características de los niños entre diez y doce años y cómo se desarrollan en esta etapa de la vida.

Desarrollo físico del niño de diez a doce años

Como ya lo mencionamos cuando hablamos del desarrollo físico de los niños de ocho a diez años, a partir de estas edades comienzan a darse algunos cambios físicos, antes en las niñas que en los niños. Estos cambios, marcan el inicio de la pubertad, en la que un crecimiento acelerado se acompaña de importantes cambios madurativos que coinciden con el proceso de maduración sexual.

Está dentro de la normalidad que la pubertad se inicie entre los 8 y los 13 años en las niñas y entre los 9 y los 14 años en los niños.

Durante esta etapa, tiene lugar el famoso «estirón» puberal, que puede durar entre dos y cuatro años, y en el que ganarán el 25% de la talla que tendrán de adultos y el 40% del peso de adultos.

Los principales órganos del cuerpo, como el corazón, el riñón o el hígado doblan su tamaño.

En las niñas, los principales cambios físicos que comienzan en esta etapa son los siguientes:

  • Desarrollo mamario. Los pechos comienzan a inflamarse y la zona del pezón se endurece. Este es el primer cambio que se presenta en las niñas (entre los ocho y los 13 años) y anuncia el inicio de la pubertad.
  • Aparece vello en el pubis, que con el tiempo irá aumentando y haciéndose cada vez más oscuro y grueso. También aparece vello en las axilas y crece el pelo del resto del cuerpo.
  • Aumenta la sudoración, cambia el olor corporal y la piel y el pelo se vuelven más grasos, propiciando la aparición de acné.
  • El cuerpo comienza a cambiar, se redondea el abdomen, las nalgas y los muslos, y las caderas se ensanchan.
  • Aparece el flujo vaginal, que será la antesala de la primera regla.

La primera menstruación suele aparecer entre año y medio y tres años después de empezar con el aumento del pecho, es decir, en un rango de edad comprendido entre los nueve y los 16 años, según cada niña. Es normal que las primeras reglas sean irregulares, o incluso tener más de una al mes.

En el caso de los niños, los cambios físicos que inician con la pubertad son:

  • Cambios en los testículos. El escroto se oscurece, se modifica el aspecto de la piel y crecen de tamaño. Estos cambios suelen producirse entre los nueve y los 11 años.
  • Aumenta el tamaño del pene y comienza la producción de esperma. Aunque las erecciones espontáneas son normales en los niños desde su nacimiento, en esta etapa de la vida, por efecto de las hormonas, pueden presentarse de manera más recurrente.
  • Aparece el vello púbico, facial y axilar. También aumenta el vello en las piernas, brazos y resto del cuerpo.
  • Aumenta la sudoración, y el olor corporal también cambia. Esto es debido a que las glándulas de las axilas, ingles, palmas de las manos y plantas de los pies producen un sudor con más grasa, provocando cambios en su olor.
  • La piel se vuelve más grasa, siendo frecuente la aparición de acné facial, granos en la espalda y cabello graso.
  • La voz comienza a cambiar su timbre, y aunque al principio es normal que falle y parezca descontrolada, pronto adoptará un tono más profundo y grave. Esto se debe al crecimiento de la laringe y al alargamiento de las cuerdas vocales.

Es importante recordar que cada niño y adolescente es único y evoluciona según su propio ritmo, por lo que estos cambios pueden comenzar en cualquier momento dentro del rango de edades antes mencionado.

Alimentación y sueño del niño de diez a doce años

Tener una alimentación balanceada es clave durante esta etapa, ya que su cuerpo comenzará a producir grandes cambios, y una nutrición adecuada juega un papel esencial para la velocidad de crecimiento acelerada que sucede durante la pubertad.

Recordarles, enseñarles y mostrarles los beneficios de una sana alimentación es algo necesario entre los diez y doce años, para que continúen llevando hábitos alimenticios saludables durante un proceso tan importante como lo es el inicio de la adolescencia.

La Asociación Española de Pediatría recomienda que en esta etapa tomen tres o cuatro raciones de leche o lácteos diariamente, beber agua en lugar de otras bebidas azucaradas como refrescos o zumos, así como consumir abundantes frutas, verduras, y que el consumo de carne, pescado y huevo sea de tres a cuatro veces por semana.

En cuanto al sueño, es recomendable no cenar muy tarde ni muy pesado para no interferir en el sueño. En esta etapa, los niños deberían dormir entre nueve y 11 horas diarias.

Desarrollo cognitivo y emocional del niño de diez a doce años

Debido a los notorios cambios físicos que tienen lugar en esta etapa, se presentan también grandes cambios psicológicos y emocionales. Y con justa razón, pues los niños comienzan una etapa transformadora que puede resultarles confusa y aterradora.

Por primera vez, comienzan a ser más conscientes de su imagen ante el mundo y su autoimagen, pues al pasar por este proceso de cambios, pueden llegar a sentir que no se conocen y dan mucha importancia a lo que opinen otras personas sobre ellos.

En este punto, y durante los próximos años, es importante que como padres les apoyemos y no menospreciemos sus nuevas preocupaciones relacionadas con su imagen, pues aunque estas serán temporales, son muy importantes durante estos años.

También en esta etapa comenzará a definir quién es, y no solamente en cuanto a lo físico, sino en todo lo que lo identifica como persona o individuo. Es normal que comience a cambiar poco a poco de gustos o muestre interés por cosas que antes no llamaban su atención y comience a experimentar con su imagen en general, desde la ropa que viste hasta la música que escucha.

Sociabilidad del niño de diez a doce años

Al igual que los cambios físicos que comienzan en estas edades influyen en su desarrollo emocional, éstos también afectan y cambian su forma de socializar. Si durante sus primeros diez años de vida los padres éramos sus personas cercanas y de mayor confianza, esto pronto cambiará.

Y es que justamente por el hecho de estar viviendo todos esos cambios, que pueden ser confusos e intimidantes para ellos, los niños comienzan a acercarse y buscar más a sus amigos, debido a que son las personas que están viviendo lo mismo que ellos y comienzan a sentir necesidad de pertenencia a un grupo.

Si bien los padres aún son una figura importante y de referencia a la que siguen necesitando, gradualmente comienzan a pasar a un segundo plano, e incluso, podrían empezar a cuestionar o refutar muchas de las cosas que les dicen, dando mayor prioridad a la opinión y compañía de los amigos.

Otras etapas en el desarrollo del bebé y el niño

  • Bebé de un mes: todo sobre alimentación, sueño y desarrollo en el primer mes de vida
  • Bebé de dos meses: todo sobre alimentación, sueño y desarrollo en el segundo mes de vida
  • Bebé de tres meses: todo sobre alimentación, sueño y desarrollo en el tercer mes de vida
  • Bebé de cuatro meses: todo sobre alimentación, sueño y desarrollo en el cuarto mes de vida
  • Bebé de cinco meses: todo sobre alimentación, sueño y desarrollo en el quinto mes de vida
  • Bebé de seis meses: todo sobre alimentación, sueño y desarrollo en el sexto mes de vida
  • Bebé de siete meses: todo sobre alimentación, sueño y desarrollo en el séptimo mes de vida
  • Bebé de ocho meses: todo sobre alimentación, sueño y desarrollo en el octavo mes de vida
  • Bebé de nueve meses: todo sobre alimentación, sueño y desarrollo en el noveno mes de vida
  • Bebé de diez meses: todo sobre alimentación, sueño y desarrollo en el décimo mes de vida
  • Bebé de once meses: todo sobre alimentación, sueño y desarrollo en el undécimo mes de vida
  • Niño de un año: todo sobre alimentación, sueño, desarrollo y sociabilidad en esta etapa
  • Niño de tres años: todo sobre alimentación, sueño, desarrollo y sociabilidad en esta etapa
  • Niño de cuatro años: todo sobre alimentación, sueño, desarrollo y sociabilidad en esta etapa
  • Niño de cinco años: todo sobre alimentación, sueño, desarrollo y sociabilidad en esta etapa
  • Niño de seis a ocho años: todo sobre el desarrollo físico y cognitivo en esta etapa de la infancia
  • Niño de ocho a diez años: todo sobre el desarrollo físico y cognitivo en esta etapa de la infancia

Fotos | Pexels, iStock
En Bebés y más | Las amistades en la adolescencia: por qué son importantes y cómo debemos actuar los padres con los amigos de nuestros hijos, Las tres etapas de la adolescencia y qué esperar en cada una de ellas, Mi hijo adolescente ya no es un niño, pero me sigue necesitando incluso más

Источник: https://www.bebesymas.com/desarrollo/nino-diez-a-12-anos-todo-desarrollo-fisico-cognitivo-esta-etapa

Preadolescencia

Preadolescencia y desarrollo cognitivo

Las relaciones sociales aumentan y varían durante la preadolescencia

¿Qué es la preadolescencia?

La preadolescencia se suele considerar como la etapa del crecimiento en la que se pasa de la niñez a la adolescencia. La duración de esta fase del desarrollo humano se sitúa entre los 10 y los 13 años, aunque depende en gran medida del sexo; en las mujeres se suele dar entre los 10 y los 12 años y en los hombres entre los 12 y los 14.

Durante esta esta etapa, el niño experimenta importantes cambios físicos y psicológicos que a su vez transforman su biología y sus relaciones sociales. 

Cambios físicos

El cuerpo de un preadolescente ya no es el de un niño, pero tampoco experimenta los mismos cambios ni llega al nivel de desarrollo que el de un adolescente.

Normalmente, en estas edades, las niñas están físicamente más desarrolladas que los niños, por lo que es más normal apreciar cambios en las mujeres que en los hombres.

Este desarrollo responde a la necesidad de adquirir las características físicas y sexuales de una persona adulta, aunque los cambios sexuales más significativos se suelen apreciar con más intensidad durante la adolescencia. Las transformaciones biológicas durante la preadolescencia son las siguientes:

  • En las niñas, lo primero que se desarrolla es el pecho. Durante la preadolescencia los pechos no suelen crecer demasiado, pero sí de forma constante. El rasgo más significativo es la aparición del botón mamario, que es una primera y pequeña elevación del pezón y de la mama en general, aunque no se suele apreciar contorno entre las mamas. El vello púbico suele aparecer unos meses después del comienzo del desarrollo mamario.  
  • En los niños, lo primero que se puede apreciar es el crecimiento testicular. En general, aparece entre los 11 y los 12 años. En el caso de los hombres, la aparición del primer vello púbico también se produce unos meses después de los primeros signos de crecimiento testicular. Durante esta etapa también aparece el vello en las axilas.  
  • Los niños experimentan un incremento de su estatura y de su masa corporal. En el caso de las niñas, el crecimiento es más explosivo, suele comenzar entre los 9 y los 10 años y alcanza su pico máximo a los 12. Los niños también crecen a partir de los 9 años, pero en su caso el crecimiento es más gradual y su pico máximo se suele alcanzar a los 14 años.  
  • La preadolescencia es la etapa en la que aparece el acné.  
  • En el caso de las niñas, el final de esta fase de desarrollo es el momento en el que se manifiesta la primera menstruación.   

Cambios psicológicos y sociales

Además de las transformaciones físicas relacionadas con la actividad hormonal y el desarrollo natural, la preadolescencia es la etapa donde se produce el desarrollo intelectual que hace evolucionar al niño hacia un adolescente; debido a esto, es muy natural encontrarse contradicciones y comportamientos derivados del choque entre el infantilismo del niño y los inicios del pensamiento maduro del adolescente que evolucionarán posteriormente hacia el pensamiento adulto. Los cambios psicológicos y sociales más significativos son los siguientes:

  • La capacidad cognitiva y la percepción del tiempo varían. Durante la infancia, el niño es incapaz de percibir en la mayoría de las ocasiones las consecuencias que producirán sus actos en un futuro. En la preadolescencia comienza a preocuparse y a medir las posibles consecuencias de sus acciones. Esto representa uno de los primeros indicios del pensamiento maduro.  
  • Adquiere una identidad y una imagen sobre sí mismo. Comienza a querer autodefinirse dentro de su entorno, a obtener un rol propio, lo que provoca que empiece a preocuparse por crear y cultivar una imagen ante los demás a la vez que refuerza esa imagen sobre sí mismo. El desarrollo de esta imagen hace que el preadolescente sea más vulnerable ante las frustraciones que pueden producir el cumplimiento de las autoexpectativas (sobre su cuerpo, su higiene, sus hábitos, etcétera).  
  • Cambia la percepción y la forma de relacionarse con los demás. No sólo va a experimentar un deseo de mayor independencia y un desarraigo del núcleo familiar en pro de amistades y otros entornos (actividades deportivas, profesores, etcétera), sino que comenzará a ver el lado humano y más imperfecto de las figuras de autoridad, dejará de idolatrar a estas figuras y comenzará a cuestionarse sobre la autoridad de las mismas. Además, el cambio en las relaciones sociales del preadolescente provoca la necesidad de integrarse en grupos y círculos, lo que también acarrea una debilidad mayor ante la presión social a la hora de adquirir determinados hábitos perjudiciales, como el consumo de alcohol y drogas.  
  • Los cambios en el cuerpo también producen cambios en la mente. No sólo va a experimentar un desarrollo inicial de la sexualidad, sino que los cambios biológicos motivarán la aparición de miedos e inseguridades (muchas niñas experimentan miedo ante la primera menstruación.

Ver también:

Más comunicación con el adolescente para evitar los trastornos de conducta

¿Qué es un embarazo precoz?

¿Qué es la pubertad?

  • Google +
  • E-mail
  • Imprimir

Tarta de tres chocolates

Ver noticia destacada

El equipo de CuidatePlus evaluará su a; en el caso de que pueda ser contestada por nuestros especialistas, le ofreceremos una respuesta en un plazo máximo de 10 días. Si su consulta es urgente, le recomendamos que acuda a su médico.

El equipo de CuidatePlus se reserva el derecho de descartar aquellas as que no considere ajustadas estos objetivos.

Enviar a

Источник: https://cuidateplus.marca.com/familia/adolescencia/diccionario/preadolescencia.html

Hablemos de la preadolescencia: ¿cuáles son los principales cambios emocionales de esta etapa?

Preadolescencia y desarrollo cognitivo

La preadolescencia es una etapa que une la niñez con la adolescencia y marca el comienzo de la construcción de la identidad en nuestros hijos. Cada niño tiene su propia maduración, pero en términos generales, el período del que hablamos tiene lugar entre los 11 y 13 años.

Este es de considerable interés desde la perspectiva de la regulación emocional por varias razones. Por un lado, desde el punto de vista del desarrollo, esta fase se asocia con cambios biológicos y físicos significativos. Además, de una creciente necesidad de independencia, presiones académicas o laborales y relaciones sociales fluctuantes.

Estos desafíos, a menudo, van acompañados de una mayor labilidad emocional y de estrés.

¿Por qué sucede esto?

El propio desarrollo cerebral produce estos cambios y, por lo tanto, que los jóvenes no sean capaces de regular con éxito sus emociones, produciendo una mayor desregulación y probabilidad de padecer ansiedad o trastornos relacionados con el estrés.

¿Qué ocurre en el cerebro?

Las regiones cerebrales involucradas en la generación y regulación del afecto, incluyendo el sistema límbico y la corteza prefrontal, experimentan un desarrollo estructural y funcional prolongado.

También es un momento de creciente vulnerabilidad a las psicopatologías de internalización y externalización asociadas con una mala regulación de las emociones, que incluyen depresión, ansiedad y comportamiento antisocial.

Por lo tanto, es de particular interés comprender cómo se desarrolla la regulación de las emociones durante este tiempo y cómo esto se relaciona con el desarrollo cerebral.

¿Qué caracteriza la preadolescencia?

En primer lugar, por un período de mayor reactividad emocional, inestabilidad y toma de riesgos. Existe una mayor hipersensibilidad al rechazo, una gran influencia de los amigos y del entorno, así como una especie de negación hacia el grupo original, es decir, hacia los padres.

En una investigación realizada hace unos años por Larson y cols (2002) se observó cómo los preadolescentes se volvían más negativos al inicio, pero con el paso de los años y tras la llegada a la madurez disminuía el porcentaje de estas emociones desagradables.

Las recompensas son otro punto a destacar en esta etapa, los preadolescentes muestran un mayor énfasis por estas, especialmente a nivel social. En comparación con los adultos, los jóvenes no suelen percibir o valorar el riesgo de la recompensa por su impulsividad y necesidad de refuerzo a corto plazo.

Fuente: Canva

Otros aspectos comunes de esta etapa

Existen diversos cambios que a continuación describiremos:

1. Aumento de las relaciones sociales

Pasan a ser su nueva prioridad. Los jóvenes tratan de agradar a sus amigos, ya que son su grupo de referencia. Estos adoptan sus propios pensamientos, actitudes y gustos, además se alejan de sus padres.

2. Sentimientos de miedo y vergüenza

Existe un aumento del sentido de pudor y de la vergüenza,  incluso del propio cuerpo.

3. Necesidad de intimidad

Es una etapa donde necesitan mayor intimidad, así como pasar tiempo solos, aislados o con sus amigos.

4. Labilidad emocional

Se producen cambios de humor constantes, fluctuación entra alegría y tristeza.

5. Egocentrismo y preocupación por la opinión de los demás

En esta etapa, aunque la atención se centra en uno mismo, se comienzan a preocupar mucho por la opinión de los demás, fundamentalmente la de su grupo de iguales.

6. Ataque al grupo original

En la búsqueda de su identidad, se produce un «ataque» al adulto. Cualquier mensaje que provenga de «ese mundo» será descalificado. Necesitan buscar nuevos modelos: ídolos, héroes, personajes de referencia.

7. Cambios de actitud o ideología

Llegan a producirse cambios de actitud y de ideología tan extremos que a veces son difícilmente entendibles. Necesitan desprenderse de todo lo que les pueda señalar como un niño e identificarse con los adultos. Aparecen los tatuajes y los piercings, y se produce el abandono de las tradicionales actividades extraescolares.

8. Malos hábitos

Se inicia el consumo de alcohol, del tabaco y en ocasiones, otras drogas.

9. Descubrimiento de la sexualidad

Con los cambios hormonales y físicos, arranca el descubrimiento de la sexualidad. Comienza la idea de tener pareja, vivir el enamoramiento, las sensaciones e impulsos sexuales. Por todo ello, es normal tener fantasías relacionadas con la actividad sexual o practicar la masturbación.

Estos comportamientos no deben preocuparnos, puesto que son aspectos propios del desarrollo. Es importante aprender a gestionarlos, mantener la calma y tener una buena comunicación para no entrar en conflictos constantes.

Los preadolescentes, a pesar de todo y aunque pueda parecer lo contrario, quieren estar amparados por adultos referentes, es decir, los padres. Necesitarán unos progenitores presentes que les entiendan y una sociedad que sepa guiarlos. Por tanto, será labor de todos nosotros intentar entender qué ocurre en este inicio de etapa tan compleja.

Natalia Martín
PhD en psiquiatría y neuropsicóloga
Natalia Martín Psicología

ConsejosPsicologíaAdolescencia (13-17 años) Preadolescencia (11-12 años)

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/psicologia-infantil/preadolescencia/

Desarrollo cognitivo pubertad y adolescencia

Preadolescencia y desarrollo cognitivo

⌚ 5 Min de lectura | El niño durante todo su proceso de crecimiento se desarrolla buscando su propia identidad, estableciendo vínculos emocionales, expresando sus sentimientos y estableciendo relaciones emocionales de todo tipo.

Además de estos cambios, también experimenta un desarrollo cognitivo.

 La capacidad intelectual de los pequeños va madurando con el paso del tiempo, van aprendiendo cómo es el mundo y poco a poco, se van construyendo una imagen de sí mismos.

Como bien sabemos, el tránsito de la infancia a la adolescencia no es fácil y es aquí donde se producen muchos de los cambios más importantes que marcarán la personalidad del joven.

Este periodo es cada vez más complejo debido a las incesantes exigencias que marca la sociedad: más habilidades sociales, más destreza física e intelectual y una mayor adaptación a los cambios que hay que afrontar individualmente. Si durante toda la infancia, la educación que le han proporcionado familia y escuela no ha ido encaminada a fomentar estas habilidades, el adolescente puede tener problemas de adaptación considerables.

La personalidad del adolescente

  • Sus sentimientos son contradictorios.
  • Mantiene conflictos de dependencia-independencia.
  • Tiene necesidad de pertenecer a un grupo, pero por otro lado también demanda aislamiento y soledad para encontrar su propia identidad.
  • Búsqueda de su identidad sexual, moral y religiosa.
  • Búsqueda de su autonomía y de su propio yo.

Sus emociones

  • Dificultad para expresar sentimientos.
  • Presentan con frecuencia altibajos emocionales.
  • Necesidad de autoestima, reconocimiento y aceptación.
  • Inseguridad
  • Facilidad para que afloren sentimientos de soledad, vergüenza y culpabilidad.
  • Buscan relaciones de pareja.

Desarrollo cognitivo

Cuando el joven ha completado su desarrollo cognitivo se presentan las siguientes características:

  • El adolescente es capaz de elaborar un pensamiento abstracto y mantener una actitud crítica y reflexiva ante el mundo y las experiencias vividas. El pensamiento simbólico no es su fuerte y utiliza, como en etapas anteriores, la intuición o los pensamientos mágicos como cuando era niño.
  • Tiene una imaginación desbordante y tiende a la ensoñación. Sus pensamientos se centran en todo aquello que desea y no tiene.
  • La capacidad memorística está ligada a sus emociones, recuerda y aprende lo que le interesa y motiva.
  • Puede comprender conceptos muy abstractos artísticos, metafísicos o filosóficos.
  • La resolución de problemas cada vez está más desarrollada, utiliza la experiencia previa para buscar soluciones. Aunque a nivel escolar esta habilidad la utiliza a la perfección, a nivel emocional no es siempre capaz de resolver sus propios conflictos.

Entre los 11 y 13 años

El joven es aún más niño que adolescente, suele estar muy confundido y ávido de nuevas experiencias.

Los primeros impulsos sexuales comienzan a llegar a su cuerpo y ya se va acercando a grupos de amigos con los que se siente identificado, aunque de momento esas pandillas son pequeñas y suelen estar formadas por personas del mismo sexo. Su moralidad se basa en conceptos y principios poco flexibles y rotundos.

Cuando llegan los 14 y 15 años

El joven ya se encuentra inmerso en mitad de la adolescencia con la crisis que ello conlleva. Su intimidad, su aspecto y la sexualidad son tres de los aspectos que más le preocupan.

Vive con mucha intensidad el conflicto dependencia-independencia, es decir, es egocéntrico pero al mismo tiempo también necesita del grupo, en el cual cada vez se integra más imitando a los miembros y defendiéndolos, llegando incluso a adoptar las normas del grupo porque las considera más valiosas que las de los adultos. En esta edad suceden los primeros enamoramientos y es cuando se encuentra la identidad sexual de cada uno. Al contrario de la fase anterior, aquí el grupo ya está formado por chicos y chicas. En la esfera moral se van flexibilizando sus opiniones y sus normas morales son cada vez más laxas, incluso claramente permisivas con aquello que le interesa y que le sirve para justificar sus actos y satisfacer sus deseos.

Final de la adolescencia (entre 16 y 17 años)

Los rasgos de adulto empiezan a aflorar en su cuerpo y en sus pensamientos, ya actúa con más seguridad (aparente o real) y es capaz de tomar decisiones importantes. Su personalidad está prácticamente formada, lo que va a ser de adulto estará estrechamente ligado a lo que ha vivido en esta etapa.

A nivel de relaciones sociales es más selectivo y a la vez más extrovertido, necesita menos del grupo y puede involucrarse en relaciones de pareja, aunque éstas son generalmente inestables. En esta época se desliga de las opiniones y reglas morales del grupo forjándose y manifestando las suyas propias.

Es en esta última etapa, a un paso de la adulta, donde el adolescente es capaz de asumir la responsabilidad individual de sus actos.

¿Por qué los adolescentes sufren crisis existenciales?

Todos los jóvenes deben atravesar la crisis de la adolescencia con mayor o menor intensidad, que va acompañada de un sentimiento de vacío que intentan llenar con relaciones afectivas, amigos, ideas, diversión, aceptación social y religión.

En esta etapa hay que estar muy atento a los comportamientos de los adolescentes, ya que pueden llenar ese vacío con prácticas poco recomendables como buscar diversión junto con el consumo de drogas o alcohol, consumismo compulsivo, etc.

La crisis vital del adolescente forma parte de su desarrollo cognitivo y podríamos afirmar que es la primera gran crisis vital de la persona, es la crisis de la identidad del yo.

Es una etapa muy frágil a nivel mental en la que el adolescente vive una situación de gran riesgo para los trastornos psicológicos (sentimientos de angustia, tristeza, decepción y duda sobre sí mismo).

Es labor de los padres estar muy pendientes de los cambios que sufren sus hijos durante la pubertad, ya que ante el menor indicio de trastorno mental es muy importante acudir a un buen especialista.

El  Seguro de MAPFRE Salud además de contar con un amplio cuadro médico, incluye un Servicio de Orientación Psicológica Telefónico, a través del cual un cualificado equipo de psicólogos te orientarán de manera personalizada.

Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical

Источник: https://www.salud.mapfre.es/salud-familiar/ninos/crecimiento-y-desarrollo-nino/desarrollo-cognitivo-pubertad-y-adolescencia/

Niñez intermedia (9 a 11 años)

Preadolescencia y desarrollo cognitivo

Es probable que su hijo muestre ya claras señales de una creciente independencia de la familia y un mayor interés en los amigos.

Tener buenas amistades es muy importante para el desarrollo de su hijo; sin embargo, la presión de sus pares puede ser muy fuerte en esta etapa.

Los niños que se sienten bien consigo mismos son más capaces de resistir la presión negativa de los pares y toman mejores decisiones por sí mismos.

En esta etapa de su vida, es importante que los niños adquieran el sentido de la responsabilidad mientras van desarrollando su independencia. También podrían comenzar los cambios físicos de la pubertad, especialmente en las niñas. Otro cambio significativo para el cual los niños deben prepararse a esta edad es el comienzo de la escuela secundaria media (middle school).

Los siguientes son algunos aspectos del desarrollo en la niñez intermedia:

Cambios emocionales y sociales

Los niños a esta edad:

  • Establecen amistades y relaciones más fuertes y complejas con sus amigos o pares. A nivel emocional, es cada vez más importante tener amigos, especialmente los de su mismo sexo.
  • Sienten más la presión de sus pares.
  • Están más conscientes de su cuerpo a medida que se acerca la pubertad. A esta edad comienzan a surgir problemas con la imagen que tienen de su cuerpo y la alimentación.

Razonamiento y aprendizaje

Los niños a esta edad:

  • Enfrentan mayores retos académicos en la escuela.
  • Se vuelven más independientes de la familia.
  • Comienzan a entender más el punto de vista de los otros.
  • Aumentan su capacidad de atención.

Estas son algunas cosas que usted, como padre, puede hacer para ayudar a su hijo en esta etapa:

  • Dedíquele tiempo a su hijo. Hable con él de sus amigos, sus logros y los retos que deberá enfrentar.
  • Involúcrese en la escuela de su hijo. Asista a los eventos escolares; reúnase con sus maestros.
  • Motive a su hijo, tanto en la escuela como en la comunidad, a participar en actividades de grupo como algún deporte, o a que realice trabajo voluntario.
  • Ayúdelo a desarrollar su propio sentido de lo correcto y lo incorrecto.

    Hable con él acerca de las cosas peligrosas que sus amigos lo pueden presionar para que haga, como fumar o actividades físicas riesgosas.

  • Ayúdelo a desarrollar el sentido de la responsabilidad, asígnele tareas en la casa, como limpiar o cocinar. Hablen sobre el ahorro y enséñele a no malgastar el dinero.

  • Conozca a las familias de los amigos de su hijo.
  • Hable con su hijo sobre el respeto hacia los demás. Anímelo a ayudar a las personas necesitadas. Hable con él sobre qué hacer si alguien se comporta de manera descortés u ofensiva.
  • Ayude a su hijo a establecer sus propios objetivos.

    Anímelo a hablar de las habilidades y destrezas que le gustaría tener y de cómo adquirirlas.

  • Establezca reglas claras y respételas. Hable con su hijo de lo que espera de él (de su comportamiento) cuando no esté bajo la supervisión de adultos.

    Si usted explica la razón de las reglas, su hijo podrá saber qué hacer en la mayoría de los casos.

  • Utilice la disciplina para guiarlo y protegerlo, en lugar de usar castigos que lo hagan sentirse mal consigo mismo.
  • Cuando lo elogie, hágalo pensar en sus logros.

    Decirle “debes estar orgulloso de ti” en lugar de “estoy orgulloso de ti” puede animarlo a que tome buenas decisiones cuando no tenga a nadie que lo elogie.

  • Hable con su hijo sobre los cambios físicos y emocionales normales de la pubertad.
  • Anímelo a leer todos los días. Hable con él sobre sus tareas.
  • Sea afectuoso y honesto con su hijo, y hagan cosas en familia.

La seguridad de los hijos es lo primero

Al tener más independencia y menos supervisión de un adulto, los niños corren más riesgo de sufrir lesiones por caídas y otros accidentes. Estos son algunos consejos para ayudar a proteger a su hijo:

  • Proteja a su hijo cuando viaje en automóvil. La Administración Nacional de Seguridad Vial recomienda que el niño use la sillita de seguridad elevada en el automóvil hasta que alcance el tamaño adecuado para que le ajuste bien el cinturón de seguridad del vehículo. Recuerde que su hijo debe seguir viajando en el asiento de atrás hasta que cumpla los 12 años, ya que es lo más seguro para él. Los accidentes automovilísticos son la causa más común de muerte por lesión accidental entre los niños de esta edad.
  • Esté al tanto de dónde está su hijo y si habrá adultos presentes en ese lugar. Pónganse de acuerdo sobre cuándo lo debe llamar, dónde puede encontrarlo y a qué hora espera que regrese a su casa.
  • Asegúrese de que su hijo use un casco para andar en bicicleta, en patineta o en patines; al andar en motocicleta, trineo o un vehículo todoterreno; o para practicar deportes de contacto.
  • Muchos niños llegan a casa de la escuela antes de que sus padres vuelvan del trabajo. Es importante establecer reglas y planes claros que guíen a su hijo cuando esté solo en casa.

Cuerpos saludables

  • Ofrézcale a su hijo una variedad de frutas y verduras; limite los alimentos altos en grasas sólidas, azúcar agregada o sal, y prepare alimentos saludables para las comidas en familia.
  • No coloque televisores en la habitación de su hijo.

    Limite el tiempo que su hijo pasa frente a la pantalla, como cuando está frente a la computadora o juega videojuegos, a no más de 1 o 2 horas al día.

  • Anime a su hijo a que haga una hora diaria de actividad física que sea adecuada para su edad, que disfrute y que sea variada.

    Asegúrese de que su hijo haga por lo menos tres veces a la semana tres tipos de actividad: aeróbica, como correr; de fortalecimiento muscular, como escalar; y de fortalecimiento de los huesos, como saltar la cuerda.

  • Asegúrese que su hijo duerma la cantidad recomendada cada noche.

    Niños de 6 a 12 años: de 9 a 12 horas cada 24 horas.

Источник: https://www.cdc.gov/ncbddd/spanish/childdevelopment/positiveparenting/middle2.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: