Precauciones después de una histerectomía

Histerectomía : Consecuencias y recuperación

Precauciones después de una histerectomía

Los problemas de circulación son otra de las consecuencias de la histerectomía.

Tras una histerectomía la circulación sanguínea en las piernas se ve reducida, lo cual puede incrementar el riesgo de padecer una trombosis venosa, como en los casos de síndrome de la clase turista, que conocerás si viajas frecuentemente en avión.

Los ejercicios que eliminan este riesgo son los mismos que nos recomiendan hacer en los aviones para evitar ese síndrome, es decir:

  • No cruzar las piernas.
  • Hacer círculos con los pies, sin mover las piernas.
  • Mover las puntas de los pies hacia atrás y hacia delante un mínimo de diez veces cada hora.

Dificultad al respirar

Otra de las consecuencias de la histerectomía puede ser la dificultad para respirar. Debido a los efectos de la anestesia, te puede resultar difícil llenar o vaciar completamente los pulmones.

Para reducir estos síntomas y sentir un alivio mayor, se pueden practicar desde el primer momento respiraciones diafragmáticas muy lentas y cada vez más profundas, que podrás intensificar en duración e intensidad conforme te vayas recuperando.

Estreñimiento

El estreñimiento es una de las consecuencias de la histerectomía más comunes tras una histerectomía.

Es importante prestar una especial atención a la dieta que llevamos tras la intervención para asegurar unos niveles saludables de hierro, muy necesario en estos momentos, y para conseguir una consistencia blanda de las heces.

Y lo podemos conseguir asegurándonos de:

  • Comer diariamente alimentos no procesados y ricos en fibra, como frutas, verduras, cereales y arroz integrales.
  • Hidratarnos adecuadamente bebiendo una cantidad suficiente de líquidos y agua.
  • Bebiendo infusiones calientes en ayunas.
  • Moviéndonos regularmente para asegurar el libre movimiento de nuestros intestinos.
  • Tomándonos el tiempo necesario para ir al baño.
  • No retrasando el momento de defecar.

Al mismo tiempo, es conveniente adoptar la postura apropiada al sentarnos en el baño para facilitar así la salida de las heces sin forzar y nunca apretar.

Tal y como nos aconsejaba Laura en su post sobre estreñimiento y su impacto sobre el periné, la postura que debemos adoptar en el baño es una flexión de cadera mayor a 90º, elongando la columna e inclinando el tronco hacia delante, relajar el esfínter anal y permitir la salida de aire por la boca en el momento en que empujamos las heces.

Ese “empuje” no debe ser forzado en ningún momento y siempre con la glotis abierta, permitiendo que el aire salga por la boca. Para ello sólo tienes que hablar, cantar o soplar por una pajita, tal y como te explicamos en este post: Cómo mejorar el esteñimiento con la ayuda de una pajita o un globo

Sujetar la vagina en ese momento o cuando tengas ganas de toser con una pequeña toalla o simplemente con papel higiénico te puede aportar más seguridad.

Sequedad y molestias en la vulva y la vagina

Hemos dedicado un post completo y más detallado al tema del sexo tras la histerectomía donde explicamos los diferentes síntomas físicos y psíquicos que pueden aparecer en una mujer que ha pasado por una histerectomía.

En el corto plazo y cuando se han extraído los ovarios, los principales productores de estrógenos, es normal la aparición de sequedad y molestias tanto en la vulva como en la vagina.

La ausencia de estas hormonas, llamadas estrógenos, provoca una deficiencia en la lubricación y en la calidad de los tejidos de la vagina.

En este caso, es conveniente consultar con el ginecólogo si es aconsejable el uso de lubricantes o si existen riesgos para el uso de una terapia hormonal sustitutiva (THS) que reduzca estos síntomas

Barriga hinchada después de la histerectomía: gases y dolor abdominal

Una de las consecuencias de una histerectomía más frecuente y molesta está relacionada con la hinchazón abdominal que producen gases y dolor.

La barriga hinchada después de una histerectomía suele darse cuando la operación ha sido en la propia zona abdominal y tiende a aparecer un par de días después de la intervención.

Para aliviarlos y evitarlos es necesario:

  • Moverse y cambiar de posición regularmente.
  • Usar paños calientes sobre el abdomen, pero evitando la zona de la herida.
  • Beber infusiones calientes como el poleo, el té de menta o añadir especias como los cominos.
  • Reducir la ingesta de alimentos que provocan gases en el intestino, como algunas verduras y legumbres.

¿Cuándo desaparece la inflamación después de la histerectomía?

Aunque, como es obvio, dependerá de cada caso, la desaparición de la barriga hinchada después de la histerectomía suele mejorar en torno a los 45-60 días.

Consecuencias psicológicas de la histerectomía

El útero está ligado a emociones muy fuertes y arraigadas en la mujer.

Es el centro de nuestra feminidad.

La histerectomía provoca muchos cambios en el cuerpo de la mujer.

El impacto psicológico de esta intervención va a depender de las circunstancias anteriores de la mujer, del conocimiento que ésta tenía de las consecuencias de la histerectomía, de si estaba en edad fértil o ya en la menopausia, etc.

La interrupción irreversible de la fertilidad, la disminución de la calidad de las relaciones sexuales, la menopausia anticipada, etc. pueden generar sentimientos de shock, depresión, disminución de la autoestima, ansiedad, etc.

Pero, probablemente, las consecuencias de la histerectomía no afectarán de la misma manera a una mujer joven que quisiera tener hijos, que a una mujer que ya no quiere más hijos y que sufría hemorragias y dolores intensos.

Si tras esta intervención, el impacto psicológico ha sido grande, debes saber que en muchos centros realizan un abordaje multidisciplinar de las disfunciones sexuales y del suelo pélvico, tal y como Laura te cuenta en este post.

Recuperación y cuidados después de una histerectomía total, parcial o radical

En general, durante las seis primeras semanas, las principales recomendaciones tras una histerectomía total o del tipo que sea son:

  • Tumbarse, mejor que estar sentada, todo el tiempo que sea necesario.
  • Sentarse, mejor que estar de pie, reduciendo así la presión ejercida sobre la herida.
  • Dormir todas las horas y siempre que lo necesites.
  • Evitar largos periodos en los que permanezcas tumbada en la misma posición, sentada o de pie.
  • Procurar empezar a andar unos cinco minutos al día la primera semana. Podrás ir aumentando el tiempo cinco minutos a la semana.
  • Evitar levantar peso.
  • Evitar las caminatas largas.
  • No hacer abdominales.
  • Evitar ponerse tampones ni ningún otro dispositivo vaginal, al menos, las seis primeras semanas.
  • Sólo ducharse, no bañarse ni en piscina, ni en el mar, ni en bañera.
  • Evitar conducir el primer mes.
  • Practicar diariamente respiraciones diafragmáticas lentas y cada vez más profundas.

Consejos para recuperarse de una histerectomía de manera óptima

  • Respeta los tiempos que tu cuerpo necesite para cicatrizar y comenzar poco a poco a ejercitar tu suelo pélvico.
  • Para inmediatamente si sientes dolor, a partir de la semana quinta o incluso sexta. Sin prisa.
  • Escucha a tu cuerpo, respeta sus tiempos y adapta tu progresión a la mejoría que vayas experimentando poco a poco, sin forzarlo.
  • Ante cualquier duda, dolor o síntoma anormal, como fiebre, sangrado abundante o flujo con mal olor, consulta inmediatamente con tu médico ginecólogo.

Histerectomía y sexo

Si quieres profundizar en este tema, le hemos dedicado un post completo con información más en detalle: ¿Sexo después de una histerectomía? Sí, ¡Puede que incluso mejor!

Es muy importante no mantener relaciones sexuales hasta después del chequeo imprescindible después de la cirugía.

Es necesario haber sanado suficientemente para poder reanudar la actividad sexual normal, lo cual, suele tardar de 6 a 12 semanas.

Aunque después de unas seis-doce semanas de la intervención ya se puede comenzar a mantener relaciones sexuales, es muy frecuente la aparición de dolor o dispareunia, es decir, molestias durante las relaciones.

Ello es debido, entre otros factores, al posible acortamiento de la vagina dependiendo del tipo de histerectomía que se haya realizado, la posible retracción de la cicatriz o la falta de lubricación por la disminución o pérdida de estrógenos.

Por otra parte, es muy frecuente tras la histerectomía, una disminución significativa e incluso pérdida casi total de las sensaciones placenteras en la vagina y una disminución de la fuerza de las contracciones vaginales durante el orgasmo.

Como te recomendábamos más arriba, un equipo profesional multidisciplinar puede ayudarte mucho si te encuentras en este caso.

Después de una histerectomía, ¿cuándo se puede hacer ejercicio?

Uno de los mayores riesgos que sufre una mujer tras una intervención de histerectomía es la elevada posibilidad de sufrir e incluso volver a sufrir uno o más prolapsos.

Todos los consejos que lanzamos a las mujeres a las que se les ha diagnosticado un prolapso son también aplicables a aquellas mujeres que han pasado por una histerectomía.

No dejes de leer nuestro artículo: 10 reglas de oro para evitar que tu prolapso empeore.

Nuestra mejor recomendación siempre y en todos los casos es acudir a un profesional sanitario especializado en suelo pélvico para que te ayude en la recuperación y te recomiende los mejores ejercicios para tu caso concreto.

En nuestro directorio de profesionales puedes encontrar el más cercano a tu lugar de residencia.

Revisiones ginecológicas periódicas para controlar la correcta recuperación de la histerectomía

Si el útero se ha extirpado por completo, las citologías no tienen mucho sentido. Pero si la histerectomía ha sido parcial y se conserva el cuello del útero, las citologías y revisiones periódicas son necesarias para prevenir o detectar a tiempo el cáncer de cérvix.

En cualquier caso, las revisiones ginecológicas son siempre necesarias pues también se puede prevenir y tratar cualquier problema relacionado con las mamas, la vagina, los genitales externos, etc.

Si te ha parecido útil este post y crees que puede ayudar a más mujeres, compártelo en las redes sociales.

Para no perderte ninguno de nuestros artículos semanales, ¡suscríbete a nuestra newsletter!

Источник: https://www.ensuelofirme.com/histerectomia-consecuencias-recuperacion/

Histerectomía: consejos antes y después de la intervencion

Precauciones después de una histerectomía

¿Vas a someterte a una histerectomía? ¿Quieres proteger tu suelo pélvico, para evitar lesiones tras la intervención?

HISTERECTOMIA: CONSEJOS

Actualmente, la histerectomía es la 2º intervención quirúrgica más realizada en ginecología en las mujeres en etapa fértil (tras la cesárea).

La histerectomía consiste en la extirpación quirúrgica del útero (la cual puede ser completa o incompleta, con extirpación de ovarios, trompas de Falopio,…).

Aunque se realiza para tratar diversos problemas como fibromas, endometriosis, cáncer o prolapso uterino, como toda intervención puede tener efectos secundarios, incluyendo lesionar la integridad del suelo pélvico, generando problemas como dolor pélvico o incontinencia urinaria.

Via

Aunque hay distintos tipos de histerectomías (según la extirpación de unos órganos de forma parcial o total), también será diferente el resultado postoperatorio según el modo en que se realiza la cirugía: acceso abierto o por laparoscopia, a nivel abdominal, vaginal,…

Si, por ejemplo, la cirugía es abdominal, pueden quedar pequeñas secuelas de cicatrices en el abdomen, dolor abdominal,…

Y en este sentido, también puede verse afectado en mayor o menor medida el suelo pélvico (si es cirugía por vía vaginal o si es histerectomía total,…): pueden lesionarse tanto los músculos como nervios pélvicos,…

Además, aunque en la cirugía no haya una lesión, el hecho de extirpar unos órganos pélvicos (como es el caso del útero), van a provocar que cambie la disposición del resto de órganos que hay dentro (ano y vejiga), por lo que puede producirse un prolapso de estos órganos.

En este vídeo puedes ver como se practica una histerectomía a nivel abdominal:

QUE PUEDES HACER

Ya de por sí, realizar una histerectomía, sobre todo en la etapa fértil tiene un gran componente emocional, ya que se producirán cambios hormonales y se traduce en la imposibilidad poder concebir hijos,…

Por eso, si vas a someterte a una histerectomía, hay que tratar de que la intervención no tenga mayores consecuencias, ya que el hecho de tener a largo plazo un prolapso o incontinencia urinaria puede agravar aún más tu calidad de vida.

CONSEJOS ANTES Y DESPUES DE LA HISTERECTOMIA

1º ANTES DE LA INTERVENCION

Como con cualquier intervención, siempre es recomendable que prepares los músculos que pueden debilitarse, para así garantizar un mejor y más rápido postoperatorio.

Los músculos que puedes trabajar son:

Suelo pélvico:

Para asegurar un buen soporte que evite el descenso de otros órganos y un posible prolapso, realizar ejercicios perineales te ayudará a evitar problemas a largo plazo. Te recomiendo, por tanto:

-Aprende a realizar ejercicios de Kegel, es más sencillo de lo que crees. Para ello, tienes un artículo en el blog que te indica como y accesorios en la tienda con ejercicios para que sea fácil de hacer.

-Si no sabes cómo contraer los músculos del suelo pélvico, tienes un post que te ayudará a distinguirlos.

-No obstante, hay muchas mujeres que tienen dificultades para realizar estos ejercicios por varios motivos.

Uno de ellos es que no saben si están contrayendo correctamente la musculatura, muchas incluso no son capaces aún siendo guiadas por un profesional, para ello existen ayudas como Educator, que mediante biofeedback te guía para que sepas contraer adecuadamente.

-Otras mujeres, en cambio, encuentran que se pueden cansar de hacer el ejercicio porque necesitan motivación, ya que cuando tienen los músculos débiles no perciben mucho la musculatura,… Para ellas existe la posibilidad de ayudarse con un ejercitador kegel.

Glúteos:

Para asegurarte de que tienes equilibrada la estabilidad del suelo pélvico, siempre es conveniente fortalecer también la musculatura glútea.

Un ejercicio sencillo que puedes realizar son sentadillas, aunque es mejor que tengas en cuenta una serie de recomendaciones: trata de hacer el ejercicio con los pies separados a la altura de las caderas y no bajar al agacharte más abajo de la altura de las rodillas (quédate siempre más arriba).

Tonifica la columna y abdomen:

Para ellos, lo ideal es que trabajes abdominales profundos y erectores de columna. Dos maneras sencillas para realizarlo serían:

-Trabaja abdominales sin ejercer hiperpresión. Un ejercicio seguro es hacer la plancha de Pilates.

DESPUÉS DE LA INTERVENCIÓN

LAS PRIMERAS SEMANAS

Las primeros 4-8 semanas tras la histerectomía, seguramente necesitarás cuidados propios de una intervención quirúrgica.  Tu médico puede asesorarte para:

Alivio del dolor: Puedes usar medicación, aunque también cuentas con otras técnicas para el alivio del dolor pélvico. Los TENS o el uso de kinesiotape, entre otros, tienen la ventaja de que no tienes efectos secundarios con ellos.

Evita las infecciones:

Sigue las recomendaciones sobre el cuidado de la herida, Evita también realizar sobreesfuerzos que puedan abrir los puntos de sutura.

PASADO EL POSTOPERATORIO INMEDIATO

Retoma los ejercicios de fortalecimiento. Puedes hacer los ejercicios comentados anteriormente en cuanto estés recuperada del postoperatorio inmediato: recuerda que se trata de evitar lesiones pélvicas a largo plazo, por lo que es aconsejable que no los abandones.

-Además, si el motivo de que te hayas sometido a una histerectomía ha sido por cáncer, y has tenido que someterte a radioterapía pélvica, es importante evitar adherencias a nivel vaginal.

Para ello, muchos ginecólogos y oncólogos recomiendan usar dilatadores vaginales. Tienes más información sobre ello en el artículo sobre radioterapia pélvica.

-Si tienes cicatrices con adherencias en la zona de intervención: El masaje realizado con aceite que ayude a la cicatrización como el de rosa de mosqueta puede ayudarte a recuperar la elasticidad de la piel.

Para evitar que las cicatrices se engrosen o formen queloide: Actualmente lo más sencillo y eficaz para que se cicatrice correctamente la herida, es usar tiras de gel de silicona. Son muy sencillas de usar (reutilizables, permiten que la piel esté seca pero que transpire, favoreciendo la correcta cicatrización).

Si quieres más información, puedes leer las características de las Isimoderm scars, disponibles en nuestra tienda.

Además: No sólo tu médico te será de ayuda para la recuperación tras la histerectomía, ya que recuerda que puedes necesitar apoyo psicológico para superar el tipo de intervención, y un fisioterapeuta especializado puede ayudarte a recuperarte al máximo físicamente.

Mas información:

http://archive.ahrq.gov/patients-consumers/diagnosis-treatment/treatments/spanhyst/hster2.html

https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/patientinstructions/000275.htm

Источник: https://saludpelvica.com/histerectomia-consejos-antes-y-despues-de-la-intervencion/

Histerectomía

Precauciones después de una histerectomía

En este artículo voy a explicar todos los factores que se deben tener en cuenta cuando el médico te plantea una histerectomía.

¿Qué es la histerectomía?

La histerectomía consiste en la extirpación quirúrgica del útero.

Hoy en día se practica también sistemáticamente la extirpación de las trompas cuando se extirpa el útero ya que estas pierden su utilidad y se sabe que el cáncer de ovario se origina en ellas por lo que al extirparlas estamos haciendo prevención del mismo. Sin embargo, los ovarios deben preservarse en las mujeres jóvenes (menores de 60 años).

¿Qué tipos de histerectomía existen?

Son, básicamente, tres:

  1. Histerectomía subtotal (también llamada supracervical): se extirpa sólo la parte superior (cuerpo) del útero. El cuello uterino se deja en su lugar. En nuestra opinión se trata de una cirugía incompleta que solo se justifica cuando estamos tratando un prolapso genital por laparoscopia mediante la técnica de sacropexia ya que así evitamos colocar la malla directamente en contacto con la vagina abierta.
  2. Histerectomía total: se extirpa todo el útero y el cuello uterino. Consideramos que esta es la técnica de elección cuando se realiza esta operación.
  3. Histerectomía radical: se extirpa el útero en su totalidad, el tejido que se encuentra a ambos lados del cuello uterino, la parte superior de la vagina y los gánglios pélvicos. Esta tipo de histerectomía se realiza en casos de cáncer de cuello uterino.

¿Cuáles son las vías de abordaje?

Hay tres formas diferentes de llevar a cabo una histerectomía: por vía vaginal, por vía abdominal o por vía laparoscópica. El médico debe ayudar a decidir qué tipo de abordaje es el más adecuado es cada caso.

El procedimiento específico dependerá de la historia clínica y de la indicación de la cirugía. Sin embargo, se puede asegurar que la mejor vía de abordaje es la vaginal y que cuando esta no sea aplicable se debe optar por la vía laparoscópica.

Hoy en día, más del 95% de las histerectomías se pueden (¡y deben!) realizar por una de estas dos vías ambas consideradas mínimamente invasivas.

  1. Histerectomía abdominal: el cirujano hace una incisión quirúrgica de 12 a 15 cm en la parte inferior del abdomen. Esta incisión puede ser vertical (desde el ombligo al pubis) o transversal, justo por encima del nacimiento del vello púbico. Este tipo de histerectomía es la que se asocia con mayor tiempo de recuperación y mayor tasa de complicaciones.
  2. Histerectomía vaginal: el cirujano realiza un corte en la parte superior de la vagina, a través del cual realiza la intervención y extirpa el útero. La herida del fondo vaginal se cierra con puntos de sutura. Este tipo es el que se asocia con menos complicaciones y con tiempo de recuperación más corto. Sin embargo, tiene la desventaja de que no se puede explorar la cavidad abdominal.
  3. Histerectomía laparoscópica: un laparoscopio es un tubo estrecho, de 0,5 cm. o de 1 cm. de diámetro, dotado de una lente en uno de sus extremos y conectado, mediante fibra óptica, a una cámara de televisión y una fuente de luz en el otro. El cirujano hace generalmente 4 incisiones pequeñas (de 5 a 10 mm. de longitud) en el abdomen por las que introduce, a través de trócares, el laparoscopio y otros instrumentos quirúrgicos (LINK A FOTOS O VIDEOS) realizando toda la cirugía con visión perfecta del campo operatorio(LINK A FOTO O VIDEO). En algunos casos se puede utilizar un robot quirúrgico. Algunos médicos piensan que aporta mayor precisión quirúrgica pero todos los estudios realizados muestran que no hay ninguna diferencia en cuanto a resultados cuando se realiza una laparoscopia estandard o robótica.

Creemos que hoy en día no se justifica la denominada histerectomía vaginal asistida por laparoscopia. Esta técnica combina las dos anteriores y, a nuestro juicio, solo consigue perder las ventajas que aportan las dos técnicas por separado.

Sin embargo, sí se justifica totalmente las modificaciones recientes de la laparoscopia que consiguen una agresividad mucho menor en la operación.

Entre estas opciones ultra mínimamente invasivas destacamos la denominada laparoscopia de puerto único o la aún más reciente modificación de la técnica que permite colocar instrumentos de 3 milímetros sin utilizar trócares (LINK A FOTO O VIDEO), lo que permite un resultado estético perfecto.

Indicaciones de la histerectomía

Existen muchas razones por las cuales una mujer puede necesitar una histerectomía. El procedimiento se puede recomendar si la paciente presenta:

  • Cáncer del endometrio.
  • Cáncer de cuello uterino o una entidad precancerosa del cuello uterino llamada displasia cervical.
  • Cáncer ovárico.
  • Complicaciones durante el parto, como la hemorragia incontrolable.
  • Endometriosis severa que no responde al tratamiento médico.
  • Caída del útero hacia la vagina (prolapso uterino).
  • Miomas uterinos.
  • Adenomiosis.

Alternativas a la histerectomía

La histerectomía es una cirugía compleja que no está exenta de complicaciones. En función de la causa que la indique pueden existir alternativas a este procedimiento.

El ginecólogo puede informar a la paciente sobre otras técnicas menos invasivas que podrían sustituir a la histerectomía en función de cada caso.

Entre estos procedimientos menos invasivos se encuentran:

  • Embolización de las arterias uterinas.
  • High Intensity Focused Ultrasounds (HIFU)
  • Ablación endometrial

En algunos casos se puede intentar realizar tratamiento médico por vías alternativas como la colocación de un DIU liberador de hormonas (mirena).

Riesgos de la histerectomía

La histerectomía puede presentar las complicaciones comunes a cualquier otra cirugía:

  • Reacciones alérgicas a los medicamentos.
  • Problemas respiratorios relacionados con la anestesia o con la cirugía.

Aparición de coágulos de sangre dentro de las venas que en raras ocasiones pueden afectar a los pulmones.

  • Hemorragias.
  • Infecciones.

Los riesgos más específicos de la histerectomía son:

  • Lesión a la vejiga, los uréteres o el intestino.
  • Raramente dolor durante las relaciones sexuales después de la cirugía.

Recuperación posterior

Cuando se utiliza una técnica mínimamente invasiva (vaginal o laparoscópica) la recuperación completa tarda entre 2 y 4 semanas en la mayoría de pacientes.

Sin embargo, cuando se utiliza la vía abdominal el tiempo de recuperación es más largo y suele tardar entre 4 a 8 semanas.

Es posible que la paciente experimente cierto grado de cansancio o falta de apetito durante ese periodo.

Se recomienda ducharse en cuanto la paciente se recupera de la anestesia después de la cirugía y puede levantarse. Esto es posible en la mayoría de casos dentro de las primeras 12-24 horas tras la cirugía. Es aconsejable tomar alimentos variados, con porciones más pequeñas de lo normal tomando refrigerios saludables entre las comidas.

Es aconsejable incrementar la ingesta de frutas y verduras y beber dos litros de agua al día para evitar el estreñimiento. Es conveniente reiniciar la actividad física moderada (caminar) justo después de la cirugía. Caminar por la casa, o utilizar las escaleras es posible desde los primeros días del postoperatorio.

También se recomienda reiniciar las actividades cotidianas tan pronto como la paciente se sienta capaz de hacerlo. No hay problema en levantar pesos moderados (4-5 kg. máximo) pero no se debe levantar nada pesado ni hacer esfuerzos excesivos durante las primeras 3 semanas; la regla debería ser que si duele o molesta cuando se desarrolla cierta actividad, dicha actividad debe suspenderse.

Tampoco se deben hacer abdominales u otros deportes hasta que el médico haya examinado a la paciente. En algunos casos las pacientes pueden volver a trabajar a las dos semanas de la operación pero es posible que para ese momento la paciente sienta cansancio con con facilidad. En algunos casos también es posible conducir, con permiso médico, a los 4-5 días de la operación.

Debido a la sutura que cierra la herida del fondo vaginal no se debe poner nada en el interior de la vagina durante las primeras 4-6 semanas (siempre debe hacerse con permiso médico).

Esto incluye baños, duchas vaginales, el uso de tampones y, por supuesto, las relaciones sexuales. Estas no deberían comenzarse antes de ese tiempo y siempre después de que el cirujano haya confirmado que pueden reiniciarse.

En este sentido, si la vida sexual era satisfactoria antes de la cirugía, esta debería continuar igual después de la operación.

Si por el contrario, los síntomas que presentaba la paciente y que motivaron la cirugía interferían con las relaciones sexuales, la calidad de vida sexual con frecuencia mejora después de la cirugía.

En cuanto a los cuidados de las heridas, lo más conveniente es mantener estas al aire cuidando de que estén bien limpias y bien secas hasta que el médico retire las suturas que las cierran.

Cuándo llamar al médico

Es conveniente ponerse en contacto con el cirujano en los siguientes casos:

  1. La temperatura corporal es igual o superior a 38° C.
  2. La herida quirúrgica está sangrando, está roja y caliente al tacto o tiene una secreción espesa y lechosa de color amarillo o verde.
  3. El dolor persiste a pesar de tomar la pauta de analgésicos indicada.
  4. Hay dificultad para respirar.
  5. La paciente no puede beber ni comer.
  6. Se presentan náuseas o vómitos.
  7. La paciente no puede eliminar gases o realizar una deposición.
  8. Existe dificultad o dolor al orinar.
  9. Hay leucorrea (flujo vaginal) con mal olor o muy abundante.
  10. Hay sangrado vaginal tan abundante o mayor que el de una regla
  11. Existe hinchazón o enrojecimiento en una de las piernas.

Revisión postoperatoria

La primera revisión postoperatoria con el cirujano se realiza normalmente entre los 7 a 10 días después de la cirugía.

Durante la misma, el médico llevará a cabo una exploración ginecológica para determinar que tanto la sutura vaginal así como las incisiones del abdomen han cicatrizado bien y se puede proceder a la retirada de los puntos.

La siguiente revisión, normalmente la definitiva, siempre y cuando no se deba a un proceso maligno, es pasado un mes tras la cirugía.

Artículos interesantes en Cirugía Ginecológica

(24 votos, promedio: 4,17 sobre 5)
Cargando…

Источник: https://www.drfcarmona.com/histerectomia/

Precauciones después de una histerectomía

Precauciones después de una histerectomía

2- Vía abdominal: se realiza la incisión a través de la musculatura abdominal

3- Vía laparoscópica: se hacen pequeñas incisiones para introducir una videocámara y el material quirúrgico La elección de uno u otro método depende de la causa de la intervención y de otros condicionantes como el tamaño del útero o la necesidad de verificar el resto de los órganos pélvicos en busca de signos de enfermedad. En cuanto a las causas principales por las que es necesario practicar una histerectomía, encontramos:

a) Cáncer: en casos de cáncer de útero o de cuello uterino, la mejor opción suele ser una histerectomía para extirpar el tumor y posibles células tumorales que haya en la zona y que puedan lugar a metástasis.

b) Fibromas: los fibromas son tumores benignos que causan sangrado continuo, anemia, dolor pélvico, presión en la vejiga… en los casos en los que los fibromas son muy grandes, o no paran de crecer y salir nuevos, puede ser necesario recurrir a una histerectomía para acabar con el problema de una vez.

c) Endometriosis: la endometriosis es una enfermedad que provoca que el endometrio crezca fuera del útero, lo que causa mucho dolor, infertilidad y otras molestias. Cuando la mujer ya no quiere tener hijos, o cuando los medicamentos y la cirugía de conservación no funcionan, se puede recurrir a la histerectomía.

d) Sangrado vaginal anormal: si las menstruaciones son intensas y prolongadas, causando otros problemas como anemia, puede realizarse una histerectomía, especialmente si la mujer ya no quiere tener más hijos.

e) Prolapso uterino: el prolapso es el descendimiento del útero a la vagina cuando los tejidos y ligamentos que lo soportan se debilitan. Este problema puede causar incontinencia urinaria, presión pélvica y molestias intestinales. En algunos casos, el único tratamiento es la histerectomía.

f) Dolor pélvico crónico: la histerectomía es el último recurso para los casos de dolor pélvico crónico en los que la medicación no funciona.

g) Complicaciones en el parto: si tras un parto vaginal o cesárea hay alguna complicación con la placenta o el útero y no cesa el sangrado, puede ser necesario extirpar todo el útero para salvar la vida de la madre, aunque es algo muy poco habitual.

Esta intervención suele emplearse en situaciones de urgencia en las que la vida de la madre corre peligro: ruptura uterina sin posibilidad de reparación, hemorragias masivas tras el parto, acretismo placentario, sepsis, atonía uterina grave y desprendimiento prematuro de placenta que provoca sangrados abundantes e impide que el útero se contraiga.

Hay que tener en cuenta que la histerectomía es una intervención muy agresiva que elimina la capacidad de quedarse embarazada al extirpar el útero.

Además, generalmente comporta la llegada de una menopausia precoz, llamada menopausia quirúrgica, por lo que es un tratamiento que se reserva solo para casos muy necesarios en los que otros tratamientos o alternativas no son posible o no funcionan.

Riesgos de la histerectomía

Como todas las intervenciones quirúrgicas, la histerectomía comporta una serie de riesgos y complicaciones que se deben conocer antes de someterse a ella:

– Coágulos sanguíneos

– Infección

– Sangrado excesivo

– Reacciones adversas a la anestesia

– Daño a las vías urinarias, la vejiga, el recto o cualquiera de las estructuras anejas

– Menopausia quirúrgica

Precauciones y cuidados tras la histerectomía

Una vez acabada la intervención, la mujer debe pasar unas cuantas horas en la sala de recuperación, tiempo durante el cual se controlará el dolor, posibles síntomas de infección o de otras complicaciones. Si todo va bien, es importante levantarse y andar cuanto antes para evitar los coágulos sanguíneos.

En cuando a la alimentación, ésta debe consistir en una dieta normal siempre que no cause náuseas o vómitos a la paciente. Normalmente es necesario pasar al menos una noche en el hospital, que pueden ser hasta tres en los casos de incisión abdominal. Una vez te den el alta, debes salir siempre del hospital con un acompañante y no conducir en los primeros días.

Durante las dos primeras semanas no se deben realizar esfuerzos para evitar complicaciones. Pasado este tiempo, se puede volver a la vida habitual.  Es normal tener sangrado vaginal durante las dos primeras semanas. Este flujo será más rojo al principio, pero, gradualmente, debe tornarse marrón.

Si el sangrado continúa siendo muy abundante pasados unos días o no cesa dos semanas después, consulta con el médico. Usa compresas higiénicas para el sangrado, nunca tampones.

En cuanto a la cicatriz, es importante que la cuides siguiendo una serie de consejos:

. mantén la zona limpia y seca

. cambia todos los días el apósito y limpia la herida con una solución antiséptica

. evita que la herida esté húmeda. Tras el baño, sécala bien dando ligeros golpecitos con la toalla de algodón o con un secador (usándolo a baja temperatura y a cierta distancia de la herida)

. los puntos se quitarán una semana después Generalmente, la recuperación total no llega hasta seis semanas después. durante todo este tiempo es fundamental que te cuides y descanses mucho. Evita coger pesos, evita actividades extenuantes y sigue las recomendaciones de tu médico.

En cuanto a las relaciones sexuales, se aconseja evitar el coito al menos 30 días. Es importante que tengas en cuenta que, tras haberte sometido a una histerectomía, es posible que notes cambios en las relaciones sexuales, pero no en la intensidad o calidad de los orgasmos.

Algunas mujeres inclusive experimentan más placer sexual después de la histerectomía, especialmente aquellas que llevaban años sufriendo dolor pélvico.

Secuelas de la histerectomía

Tras una histerectomía, la vida de la mujer cambia en algunos aspectos. Para empezar, ya no tendrá la regla nunca más y tampoco podrá tener hijos.

Además, en las mujeres premenopáusicas, si se han extirpado también los ovarios, comenzará la menopausia quirúrgica, lo que puede implicar tratamientos hormonales para el control de los síntomas de la menopausia (sofocos, sequedad vaginal, problemas para dormir, etc.). Normalmente, además, este tipo de menopausia causa síntomas más frecuentes e intensos.

Si los ovarios continúan, es posible que la menopausia no llegue hasta la edad normal, es decir, que no se adelante.

Asimismo, aunque es posible que te sientas extraña al pensar que te falta una parte tan importante de tu cuerpo y que marca tanto el sexo como el útero, también es posible que te sientas aliviada al haber acabado con el problema que provocó la intervención.

Sequedad vaginal

Definición:

Tras el embarazo, los ajustes hormonales, además de desequilibrar tu termostato interior haciéndote sentir frío o calor, pueden favorecer la sequedad vaginal ya que la mucosa está irritada y necesita un tiempo para recobrar sus funciones. Este problema tiene su importancia en la medida en que de su recuperación depende también el retorno de las relaciones sexuales placenteras y sin dolor.

Síntomas:

Dolor durante las relaciones sexuales.

Tratamiento:

Para conservar la lubricación, el aseo íntimo debe hacerse con productos específicos, que no contengan jabones y sobre todo no utilizar antisépticos, pues destruyen las defensas naturales, dejando la puerta abierta a las infecciones como candidiasis o vaginosis. Por ello es importante asearse además después de cada relación sexual.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/fertilidad/salud-concebir/precauciones-despues-de-una-histerectomia-11086

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: