¿Preparados para ser padres?

6 señales de que NO estás listo para ser padre

¿Preparados para ser padres?

Una de las metas que muchas personas, aunque no todas, tienen en su vida personal y/o sentimental, es la de ser padre.

Aunque la paternidad se trata de una experiencia increíble y bonita, lo cierto es que supone un cambio muy grande en la rutina diaria y en la forma de ver la vida.

Asumir responsabilidades y modificar prioridades son dos de las cosas que uno ha de aprender si su propósito es tener hijos y, además, ser un buen padre y referente para ellos.

La decisión de tener un bebé afecta todos los ámbitos de tu vida si decides criarlo por ti mismo, y lo mismo ocurre si sois tú y tu pareja quienes decidís criarlo juntos.

El tiempo de ocio e incluso de descanso, durante los primeros años de edad del niño, pasará a un segundo plano con todos los cuidados que este necesitará.

La vida en pareja tiene que tener un grado de madurez bastante conseguido para evitar que la presencia del bebé merme la relación y uno mismo ha de estar preparado y dispuesto al 100% de dar un total amor incondicional.

Para saber si una persona está realmente preparada para ser padre, hay una serie de señales que, aunque no son signos inequívocos, sí plantean la reflexión necesaria para dar respuesta a la pregunta: ¿Estás listo para tener hijos? A continuación, Bekia te muestra las señales que pueden indicar que no estás preparado para la paternidad.

Un bebé cambia totalmente la vida de una persona o de una pareja

Son muchas las personas que tienen la idea de usar su juventud para hacer cosas que, por temas de trabajo u otras responsabilidades, no podrán hacer a partir de cierta edad.

Este es un pensamiento muy recurrente en aquellos que todavía no están preparados para ser padres pues, si lo fueran, estarían renunciando a una idea que nunca podrían llevarla a cabo.

Desarrollada, esta idea consiste en pasar el período de los 20 a los 30 años viviendo experiencias y contando con las pocas responsabilidades que implica ser joven.

Si tienes pensado, por ejemplo, viajar de mochilero durante dos años por medio mundo, obviamente esta sería una idea bastante alocada si también quisieras tener hijos.

Es por esto que, si quieres dejar para más adelante la estabilidad y las responsabilidades propias de la vida adulta mientras que disfrutas de los años sin ataduras que te quedan, entonces no estás preparado para ser padre.

2. Prefieres enfocarte en otras cosas

Esto es bastante común en aquellas personas ambiciosas que buscan centrar todo su esfuerzo en un determinado ámbito de su vida, por ejemplo, el profesional.

Si eres alguien que da máxima prioridad a sus estudios o a su trabajo y gastas la mayor parte de tu tiempo en construir una carrera profesional a la altura de tus expectativas, entonces no tendrás tiempo que dedicar a un hijo.

Sea el motivo que sea por el cual enfoques todos tus esfuerzos en una o varias cosas, lo cierto es que has de tener en cuenta que, si todo tu tiempo y motivación gira alrededor de un solo tema, puede ser que no haya cabida para nada más. Tener un hijo implica renunciar a muchas cosas de la vida de uno mismo así que esta es también otra señal o reflexión que te ayudará a contestar a la pregunta de si estás preparado o no para ser padre.

3. Quieres disfrutar de la vida en pareja

Algo que ocurre muy frecuentemente cuando una pareja está afianzada y cuando ambos miembros son estables económicamente, es que automáticamente se da por sentado que el siguiente paso de esta pareja es convertirse en padres. Realmente, puede darse el caso, sí, pero también puede pasar que una pareja quiera dedicar el tiempo libre a cultivar su relación y hacer planes juntos sin tener que preocuparse de nada más.

Si tú tienes pareja y quieres vivir unos años tu relación porque te gusta y te sientes cómodo en el punto en el que estás, entonces es posible que no estés preparado o que, simplemente, no quieras ser padre.

Si buscas experiencias nuevas, viajar o estar simplemente con tu pareja sin tener responsabilidades más allá que las personales y las conjuntas, entonces todavía no estáis preparados para tener un bebé a vuestro cargo.

4. No te sientes lo suficientemente maduro

Ser padre es, quizá, una de las mayores responsabilidades a las que se puede enfrentar una persona en su vida.

Tener hijos no solo implica comprarles ropa y darles de comer, sino que, directamente, pasas a vivir por otra persona.

Has de encargarte de su educación, de inculcarles los valores correctos, de responder siempre por ellos, de cuidarles las 24h del día y un largo etcétera.

Si teniendo todo esto en cuesta, tú a ti mismo te ves como una persona que quizá no es del todo madura o que siente que todavía le quedan muchas cosas por aprender y vivir, entonces probablemente no estás preparado para ser padre. Hace falta tener las ideas y los principios muy claros, así como tener la mente muy bien amueblada cuando se quiere tener hijos.

Para estar preparado para criar a un hijo, tienes que tener claro que el camino no será de rosas

5. Ves a los niños como una carga

Otra de las señales, casi inequívoca, de que no estás preparado para ser padre es que veas a los niños como una carga o como un estorbo.

Si estás en contra de la idea de que un niño trae felicidad al hogar y piensas que el hecho de ser padre o madre solo implica un enorme gasto de dinero, de asumir responsabilidades excesivas y de hacerte perder parte de tu vida, entonces no estás para nada preparado para tener hijos.

Obviamente, los niños pequeños, al no ser personas capaces de decidir con responsabilidad por sí mismas, tienen que ser siempre dependientes de sus padres.

Si ves más cosas negativas en el hecho de ser padre que cosas positivas, quizá todavía no hayas alcanzado ese grado de madurez en el que eres capaz de diferenciar y separar los aspectos malos que una experiencia tan positiva como ser padre pueda traer.

6. Te dan miedo los grandes cambios

Un bebé cambia totalmente la vida de una persona o de una pareja. Muchas personas pueden rechazar la idea de convertirse en padres porque temen el momento en que sus vidas den un giro de 180 grados. Para estar preparado para criar a un hijo, tienes que tener claro que el camino no será de rosas y que muchos ámbitos de tu vida tendrán que cambiar para adaptarla a un nuevo miembro.

Un bebé pasará a formar parte de ti y ya no solo tendrás que pensar por ti mismo, sino que pasarás a pensar por dos, lo que supondrá un cambio muy grande a nivel personal. Si pensando esto, te entra una sensación incómoda de vértigo, entonces es más que probable que todavía no estés preparado para vivir la experiencia de ser padre.

Источник: https://www.bekiapadres.com/articulos/senales-no-listo-ser-padre/

Cómo saber si estamos preparados para ser padres — Mejor con Salud

¿Preparados para ser padres?

Tener un bebé es una de las decisiones más importantes que debemos tomar a lo largo de nuestra vida. Para descubrir si se trata del momento adecuado no basta con sentir que queremos un hijo. Es necesario investigar, saber si estamos preparados para ser padres o no.

Pero, ¿cuáles son las señales de que estamos listos para tener un bebé? En el artículo de hoy te contamos todo lo que debes saber antes de empezar a plantearte la posibilidad de traer un niño al mundo.

Profundicemos.

1. ¿Queremos un bebé por las razones correctas?

Traer un niño al mundo es una gran responsabilidad. Por lo tanto, una de las primeras preguntas que debéis haceros es “¿por qué queremos tener un niño?”.

En realidad, tan solo hay una razón válida que vaya a garantizaros el hecho de ser buenos padres: tener un bebé para compartir vuestro amor con otra persona.

Todas las demás razones para tener un hijo pueden causar gran cantidad de problemas. Estamos hablando de cosas como:

  • Uno de los dos quiere tener un hijo porque se siente solo. También cree que es la mejor manera de que alguien le haga compañía.
  • Creéis que es vuestra obligación tener un bebé. Ya sea por la cultura, por la presión social o, incluso, familiar, no es lo correcto.
  • Pensáis que tener un hijo va a solucionar vuestros problemas de pareja. También que va a evitar que los haya en el futuro.

Todas estas razones harán más complicado criar a vuestro futuro bebé, además de llenar vuestra vida de estrés y dificultar enormemente la relación de la pareja. Este es un punto importante para definir si estáis preparados para ser padres.

Te puede interesar: Cómo la relación de tus padres puede afectar tu vida amorosa

2. ¿Tenemos una buena relación?

Lo primero que debéis tener en cuenta es el tipo de relación que tenéis como pareja. Si  discutís constantemente, no dejáis de pelear y os cuesta mucho ser felices, tener un bebé tan solo os pondrá las cosas más difíciles.

Tener un hijo dentro de una relación llena de frustración e insatisfacción le causará daño tanto a los padres como al pequeño:

  • Os sentiréis agobiados debido a la carga extra de trabajo que supone tener que cuidar de un niño. Si antes ya peleabais de forma habitual, una vez que llegue el bebé a vuestras vidas lo más probable es que esto pase al siguiente nivel.
  • El niño crecerá en un ambiente poco saludable, contrario a lo que necesitaría. Los bebés necesitan un entorno tranquilo y agradable, en el que los problemas sean la excepción y no la regla.

Por el contrario, si vuestra relación de pareja está llena de amor, tener un hijo juntos sólo os hará fortalecer los vínculos. Este es uno de los pasos más importantes para saber si estáis preparados para ser padres

3. ¿Tenéis la suficiente estabilidad económica?

Otro de los factores que no mucha gente tiene en cuenta a la hora de tener un hijo y que, sin embargo, es uno de los más importantes, es el económico.

Aunque puede parecer que tener un bebé es una decisión que tiene que estar basada tan sólo en el amor y las emociones, la realidad es que, sin una buena estabilidad financiera tener un hijo puede convertirse rápidamente en un infierno.

Porque el problema no viene tan sólo de los primeros años: tened en cuenta que si tenéis un hijo, tendréis que cuidarle durante al menos 18 años.

Y teniendo en cuenta que cada vez se retrasa más la edad a la que estos se marchan de casa, lo más probable es que tengáis que hacerlo durante más tiempo.

Conoce: Ejercicios que mejorarán tu relación de pareja

Un bebé no es un juguete

Ambos tenéis que tener claro que un bebé no es un muñeco ni un juguete. Ser padres es una responsabilidad enorme, ya que la vida de otra persona pasará a ser vuestra mayor prioridad. 

Si no lo tenéis claro o los motivos no son los correctos, os estaréis equivocando. Un niño debe crecer en una familia llena de amor y respeto, de lo contrario, será muy infeliz. Sed coherentes con vosotros mismos y con la situación en la que os encontráis.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/saber-estamos-preparados-para-ser-padres/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: