Protege los ojos de tu bebé del sol

GAFAS DE SOL PARA NIÑOS: 3 cosas que no sabes y la importancia de su uso en bebes y niños

Protege los ojos de tu bebé del sol

Hoy en día todos tenemos bastante interiorizado que el sol es dañino para nuestra piel, y que los bebes y los niños son más susceptibles a sus efectos. Pero no ocurre lo mismo con el daño que el sol tiene sobre los ojos, y por ello prescindimos en muchas ocasiones del uso de gafas de sol para niños.

Sabemos que si no ponemos crema con alta protección a nuestros hijos se queman y existe el riesgo de tener cáncer de piel en el futuro, pero todavía muchas personas desconocen los efectos tan negativos que tiene la radiación UV sobre los ojos, como el desarrollo de cataratas, degeneración macular o fotoqueratitis. Además en el caso de los daños oculares los niños menores de 12 años también sin especialmente vulnerables a estos y necesitan una mayor protección.

En este Post vamos a hablar de algunas cosas que probablemente desconozcas relacionadas con el sol y porque las gafas de sol, si son homologadas, no sólo evitan que nos moleste el sol (luz visible) en los ojos, sino que también nos protegen del daño irreversible que tiene el sol (luz UV) en los ojos.

Este tema es especialmente importante para personas que nos gusta realizar deportes al aire libre, en la montaña, en la nieve e incluso en la playa. Veremos porque es aún más importante la correcta protección de lo ojos frente al sol en menores de 12 años, y las características que deben tener una buena gafas de sol deportivas, en especial para bebes y niños menores de 12 años.

La luz solar

La radiación solar tiene varios tipos de radiaciones:
La radiación ultravioleta (UV),
invisible al ojo humano y los más perjudiciales para la salud por lo que son de los que más hay que proteger los ojos. Ésta radiación se divide según su longitud de onda en tres grandes tipos: UV-A, UV-B y UV-C.

– Ultravioleta C (UV-C): A pesar de ser los más perjudiciales y dañinos para la salud no deben preocuparnos (al menos de momento) pues la capa de ozono se encarga de absorberlos y no llegan a la tierra. – Ultravioleta B (UV-B): Es la radiación UV con mayor energía y resulta muy dañina para el ojo al ser absorbida principalmente por córnea y cristalino.

– Ultravioleta A (UV-A): Aunque cuentan con menor energía que la radiación UV-B, estos son más penetrantes y en el ojo son capaces de alcanzar la retina y dañarla e incluso de producir cataratas. Se trata sin duda de la radiación solar más perjudicial para el ojo y de la que más conviene protegerlo.

Espectro de luz visible: son aquellos rayos de luz que el ojo humano es capaz de percibir. En este espectro, la luz azul que va de 400 a 500nm también es perjudicial para la retina.

Rayos Infrarrojos:

también invisibles para el ojo humano. Es la radiación que genera el calor que proviene del sol y en condiciones normales no afecta al ojo.

Los factores que más influyen en la intensidad de la radiación solar son:
Altitud: la intensidad del sol, es mayor, cuanto mayor es la altitud a la que nos encontramos.

Oblicuidad:

se refiere al ángulo de incidencia de los rayos solares sobre la tierra, y viene determinada tanto por la latitud, como por la estación del año en la que nos encontramos.

Latitud terrestre:

en una misma estación, en las latitudes más cercanas al ecuador la intensidad solar es mayor.

Superficie:

muchas superficies son capaces de reflejar las radiaciones solares aumentando su intensidad: La nieve refleja hasta un 85% de las radiaciones solares, mientras que la arena refleja un 20%.

En España, hay que prestar especial atención a la protección de los ojos frente al sol en Junio y Julio, y, sobre todo, de las 11 de la mañana a las 4 de la tarde, ya que es la temporada y las horas donde el sol se encuentra en la mejor posición para hacernos llegar sus rayos ultravioletas.

Como vemos debemos proteger los ojos siempre de los rayos UV (no visibles), en especial cuando practicamos deportes al aire libre, en los meses y horas más perjudiciales, en altura donde los rayos UV tienen mayor intensidad o cuando estamos en superficies como la nieve que reflejan las radiaciones hasta un 85%.

La importancia de proteger los ojos de los niños del sol

Un 90% de radiación UV (UVA+UVB) llega a nuestros ojos y de ahí se reparte por las diferentes estructuras oculares. La radiación UV tiene un efecto acumulativo en la piel y también en los ojos: sus efectos no se suelen percibir al instante, sino que las alteraciones se van acumulando a lo largo de la vida y afloran en la edad adulta.

Los niños necesitan mayor protección, por un lado, son más susceptibles a daños en la retina producidos por los rayos ultravioleta (UV) debido a que su cristalino es más transparente y filtra menos luz que el de los mayores, lo que permite que más UV puedan penetrar profundamente en sus ojos.

Por otro lado, el daño a los ojos de la radiación UV, al igual que en la piel, es irreversible acumulativo a lo largo de la vida, es decir, el peligro sigue creciendo a medida que vamos sumando horas de exposición al sol, por lo que es especialmente importante proteger los ojos de los niños.

3 COSAS QUE NO SABES SOBRE LAS GAFAS DE SOL

Dependiendo del color, es posible que se obtenga una mejor calidad en la visión con las gafas puestas, pero a efectos de protección de los ojos, el color de los cristales es indiferente. El color afecta a la cantidad de luz visible que llega al ojo, pero no a los rayos UV que son los verdaderamente dañinos.

2. Es peor poner a tu hijo una gafas no homologadas que no ponerle nada

La lente homologada protege contra la radiación visible y ultravioleta (UV), mientras que la no homologada no sólo no protege contra la radiación UV, sino que al eliminar parte de la luz visible hace que la pupila se dilate, permitiendo un mayor paso de la radiación UV hacia la retina.

3. En días nublados la protección de los ojos es igual de importante

A pesar de que el día esté nublado, es importante utilizar las gafas de sol homologadas, ya que las nubes dejan pasar más del 90% de la radiación ultravioleta. En estos casos lo mejor es utilizar gafas de sol de categoría 0-2 que protegen del 100% de los rayos UV pero dejan pasar más % de luz visible.

COMO ELEGUIR LAS GAFAS DE SOL PARA NIÑOS PERFECTAS 

Todas las lentes solares ópticas homologadas, sin excepción, deben cumplir estos requisitos:

– Transmisión de la luz: entre 3 y 100%
– Filtrado UV: mínimo 99% (etiquetado UV400)

-Marcado CE.

-Deben ir acompañadas de un folleto del fabricante que indique quién es el fabricante, la categoría de filtro solar, su uso recomendado, cómo cuidarlas, etc.…

Lo mejor es comprar marcas de prestigio, para asegurarnos de la calidad de la lente y la protección 100% (mejor que 99%) de los rayos UV.

2. Categoría y color de la Lente adecuada a su uso.

La categoría, determina la oscuridad de la lente (cuanto más alta más oscuras), y el tipo de filtro para la luz visible. Aunque no tiene relación con la protección (esto depende del filtro de la luz UV), es importante para la calidad de la visión la comodidad y el confort mientras practicamos deportes al aire libre.

Hay 5 categorías de 0 a 4 y determinan la intensidad del filtro de la luz visible, es decir cuanta cantidad de luminosidad son capaces de absorber y cuanta dejan transmitir al ojo:

La más versátil si sólo vas a comprar una gafa para tus hijos es la que lleva filtro 3.

Aunque si quieres unas exclusivas para la nieve, puedes optar por la de categoría 4, pero no significa que este más protegido con estas ( esto depende del filtro de luz UV), pero si tendrán más calidad de visión en días de mucho sol en la nieve, pero por el contrario menos calidad de visión en días nublados.
Las lentes fotocromáticas Son capaces de cambiar la intensidad del filtro en función de la luz que incida sobre el cristal, suelen ir de categoría 2 a 4 (lente Zebra de Julbo), 1-3 (lente Zebra Light de Julbo).

Las lentes polarizadas

La visión es mucho más nítida porque el contraste es mucho mejor y hay menor fatiga ocular. Son recomendables para la nieve y la playa, donde también se dan reflejos.

El color del cristal es otro punto a valorar. Por ejemplo, los amarillos aumentan nuestra percepción de la luminosidad, razón por la que deberíamos descartarlos en los deportes en la montaña. Los verdes polarizados son muy apropiados para el asfalto y, especialmente, para el ciclismo. Para el esquí y la alta montaña los idóneos son los marrones o grises.

3. Forma Envolvente.

Que resulten curvadas y se adapten a la forma de la cara será otro aspecto muy de agradecer en la montaña, en deportes acuáticos, en la escalada y similares, pues te protegerán de la luz periférica.

Decántate por el policarbonato en lugar del cristal, pues este material resulta más ligero y aguantará mejor las posibles caídas

Nosotros hemos elegido JULBO, por es una marca especifica de gafas de reconocido prestigio y alta calidad que con una amplia gama de gafas infantiles para hacer deporte al aire libre. Todas la gafas infantiles de Julbo tienen la Lente Spectrón de Policarbonato: – ligera pero con una buena resistencia a los golpes, es polivalente y se adapta bien a todos los deportes.

– Clase óptica 1 que garantiza una protección 100% contra los rayos UVA, B y C.

– Categoría 3 a la 4, que son las más indicadas para practicar deportes en la montaña y al aire libre.

– Además el diseño de las monturas y varillas es envolvente, para evitar que los rayos UV lleguen al ojo por los laterales.

En definitiva nos encantan porque cumplen todos los aspectos recomendados para una máxima protección del ojo de los más pequeños además de ser muy cómodas para disfrutar a tope del tiempo al aire libre.
Entra aquí y elige la gafa de sol perfecta para tu hijo:

Modelo JULBO LILY DE 4 A 6 AÑOSModelo JULBO ROKKIE DE 8-12 AÑOS

Te animamos a que elijas la gafa que mas se adapte al tamaño de la cara de tu hijo. Cada modelo tiene una edad recomendada, también puedes fijarte en la anchura de la lente y la anchura del puente. Una vez se las pruebes comprueba que se adaptan bien a su cara y sino puedes devolverlas o cambiarlas por otras sin ningún gasto adicional para ti.

¿Te ha parecido interesante? ¿Tienes gafas de sol deportivas para tus hijos? Nos encantaría leerte en los comentarios.

Источник: https://miniexplorers.es/gafas-sol-ninos-3-cosas-no-sabes-la-importancia-uso-bebes-ninos/

Protege los ojos de tu bebé del sol

Protege los ojos de tu bebé del sol

Lo cierto es que en general, somos conscientes de los efectos negativos que la radiación ultravioleta ejerce sobre la salud, si bien, según concluye el Estudio sobre la Salud Visual de los Europeos en 2010 (Transitions Optical), muy pocos conocen su impacto nocivo en los ojos. Así un 87% de la población no es consciente de que una sobre exposición a la radiación UV puede provocar daños en la vista o incluso llegar a causar enfermedades oculares como cataratas, conjuntivitis o glaucomas, entre otros.

Además según se desprende del informe, un 18% de los españoles confiesa no tomar ningún tipo de medida para proteger sus ojos de la radiación ultravioleta, algo sorprendente teniendo en cuenta que los españoles, tras los portugueses, somos los europeos que más horas pasamos en espacios exteriores, 31 horas a la semana.

La radiación solar está compuesta por ondas visibles e invisibles; mientras las primeras sólo resultan dañinas si nos exponemos muy intensamente a ellas, las segundas se componen de radiaciones infrarrojas y rayos ultravioletas (UVA), que son las más nocivas para el ojo.

Por eso, las gafas no deben ser consideradas como un complemento de moda, sino como un elemento preventivo que ayuda a conservar los ojos en buen estado.

Pero hay que advertir que el uso de gafas de sol que no cumplan con los requisitos de seguridad, puede provocar la dilatación excesiva de la pupila, al ser más oscuras que las correctas, y penetrar mayor cantidad de radiación ultravioleta.

Ante ello, es preferible salir sin ninguna puesta a arriesgarse con gafas no homologadas.

¿Cómo elegir las gafascorrectas?

1.- Las gafas de sol se deben comprar siempre en un establecimiento homologado, preferiblemente en una óptica, donde se asesorará sobre el mejor modelo que se adapte a según las necesidades. Hay que tener en cuenta que el uso de lentes de mala calidad pueden provocar mareos, visión doble, dolor de cabeza e, incluso, daños oculares.

2.- Deben llevar la marca CE (Conformidad Europea) como estándar mínimo de calidad que garantiza que han superado una serie de pruebas de laboratorio, como la capacidad de filtrar la luz visible y los rayos ultravioletas.

3.- Han de indicar el número de categoría de filtro:

– 4 es el que más protege y su uso es recomendable para los deportes de montaña y acuáticos.

– 3  es el más habitual y el indicado para la playa o la montaña.

– 2  se utiliza también para hacer deporte.

– 1  para días nublados.

– 0  se usa en condiciones de poca luz o en interiores en los que la claridad es molesta.

4.- También hay que tener en cuenta el color de la lente. El verde se recomienda para deportes náuticos y de invierno pues los rayos UVA inciden más sobre el mar y sobre la alta montaña (el índice de la radiación ultravioleta aumenta un 10% por cada mil metros de altura).

El marrón y naranja son idóneos para las prácticas al aire libre y para las personas operadas de cirugía refractiva y cataratas. El gris es el adecuado para la conducción.

Y el amarillo se recomienda para conducir al atardecer o con niebla y para personas con problemas de retina.

5.- No existe una edad determinada para usar gafas de sol. Sin embargo, las personas que tienen ojos claros con una sensibilidad especial a la luz deben empezar a usarlas cuanto antes. Sus ojos están más expuestos a los agentes adversos, debido a que el “diafragma de la cámara fotográfica” no cumple totalmente la función de freno a la entrada de luz y provoca esa molestia.

6.- Las personas mayores también deben utilizar gafas de sol pues sus ojos están más debilitados y, por lo tanto, más expuestos a la acción nociva de los rayos solares.

7.- Tenemos que abandonar la idea de que las gafas de sol son sólo para los adultos. Sólo el 2% de la población infantil usa gafas de sol para protegerse de los rayos UV, y un 23% afirma no emplear ningún tipo de medida para proteger los ojos de sus hijos. La visión de los niños debe protegerse tanto o más que la de los mayores, pues son una población de riesgo.

En los casos en los que el niño no quiera llevar gafas, se le puede poner un sombrero o una gorra provista de una amplia visera, pues nunca debe estar expuesto prolongadamente al sol con la cara descubierta.

Perfil del niño con mayor riesgo

El fototipo solar de piel clara y ojos claros está muy ligado a la protección dermatológica. Los niños con estas características son los de mayor riesgo.

Por ello, los cánceres de la piel del párpado son más frecuentes en las personas poco pigmentadas y sometidas a gran exposición solar como serían los australianos descendientes de europeos.

Así, a nivel ocular es de esperar una relación entre ojo claro y daño solar aunque determinadas lesiones, como los pterigiones, aparecen sobre todo en personas pigmentadas.

Es de reseñar que estas patologías son más frecuentes en países y zonas con mayor índice UV, entre los que se encuentra España, según datos de la OMS. Nuestro país se encuentra en un nivel 3 de índice de radiación solar que corresponde a un nivel moderado, por lo que es casi obligado llevar siempre gorro, gafas, prendas de protección y cremas solares especialmente en el caso de los niños.

Consecuencias de la radiación solar sin protección

Todos los niños son susceptibles de dañar sus ojos si no se protegen de la radiación solar y los daños a corto plazo pueden producir queratitis (quemaduras solares) que en los más pequeños se manifiestancon síntomas de dolor, fotofobia y enrojecimiento de los ojos. A largo plazo, el daño es más severo, y puede afectar a distintas partes del ojo: desde una quemadura hasta un efecto cancerígeno en la piel de los párpados que se manifestará con el tiempo.

Además, se pueden producir alteraciones agudas de la córnea, lesiones degenerativas como la degeneración esferoidea y el pterigión, y quemaduras de agudas en la retina, situación grave ya que daña la visión de forma severa y permanente. Igualmente se ha relacionado la radiación solar como factor de riesgo de la degeneración macular, con una prevalencia en nuestro país cada vez mayor.

TodoPapás ha desarrollado una calculadora para averiguarl el color de ojos de un bebé que arroja como resultado la probabilidad de tener uno u otro color en función del color de ojos de los padres.

Conjuntivitis

Definición:

Inflamación y secreción de la membrana ocular causada por una bacteria, un virus o una reacción alérgica.

Síntomas:

Enrojecimiento, incomodidad, dolor y picor.

Tratamiento:

Antibiótico o colirio antiinflamatorio y antihistamínico según la causa. Para aliviar el dolor enjuagar el ojo con suero fisiológico y no compartir toalla con el enfermo para no trasmitir la infección.

Quemaduras solares

Definición:

Son aquellas que se producen por una exposición prolongada al sol.

Tratamiento:

Si es poco intensa (un ligero enrojecimiento) quitar al niño del sol, ponerlo a la sombra o en una habitación fresca. Aplicar paños húmedos durante 15 minutos y repetir cada 2 horas. Administrar mucho líquido y aplicar cremas refrescantes (como el after-sun). Si la quemadura es intensa y aparecen ampollas, no pincharlas y acudir al médico.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/cuidados-bebe/protege-los-ojos-de-tu-bebe-del-sol-3294

Proteger los ojos de los niños del sol es importante. Gafas de sol infantiles para niños y bebés

Protege los ojos de tu bebé del sol

Ya sabes que soy una loca del sol. Siempre protejo mucho a mis hijos aunque son muy morenos y de ojos negros.

Y te diré que tan importante me parece la protección solar de piel de tus hijos como proteger del sol los ojos de los bebés y niños.

Proteger los ojos de los niños frente al sol es importante y necesitas encontrar unas buenas gafas de sol infantiles para ellos.

No, no valen las gafas de Hello Kitty que compraste en el mercadillo del paseo marítimo el año pasado porque eran muy monas.

Es importante usar gafas de calidad, con lentes solares especiales y polarizadas.

 Yo sólo hay determinadas marcas que considero de confianza en el tema de las gafas de sol infantiles. Me gusta especialmente cebe y es la que yo he elegido este verano para mis hijos.

Cuando un bebé nace te habrás fijado en que tiene los ojos delicados de un color claro como velado y que no deja ver el que será el color definitivo de sus ojos.

Ese velo va desapareciendo y los ojos de tu bebé van desarrollándose y tomando su futura tonalidad con el paso de los días y meses.

Esto le hace que los ojos de los niños sean mucho más delicados que los ojos de los adultos frente al sol.

El iris de un bebé y niño hasta que tiene unos 10 años es mucho más claro que el que tendrá de adulto y por tanto, deja pasar más luz a través de la retina.

Este paso extra de radiación solar Ultravioleta (UV) dañina puede llegar a ser hasta un 75% más que en los adultos así que está claro que los ojitos de tu bebé o niño necesitan que los protejamos desde el exterior.

Es decir, la protección solar es más importante cuanto menor es tu bebé o niño. 

Además, los bebés y niños pasan mucho tiempo al aire libre en verano y por tanto sus ojos están expuestos al sol muchas horas.

¿Qué daños puede causar el sol en los ojos de un bebé o niño?

Los daños del sol en los ojos infantiles son casi desconocidos puesto que no son tan evidentes como los daños en la piel.

Y lo que no vemos, pensamos que no existe pero sabemos que no es así. Como no vas a ver una quemadura en los ojos de tu bebé, es más fácil distraernos y no prestar demasiada atención a una zona tan delicada.

Los niños pueden dar signos de que el daño ocular está comenzando si notas que sus ojos se enrojecen, que se quejan de dolor en los ojos o que les molesta la luz. Lo bueno es que los pequeños daños habituales se suelen corregir con un buen descanso y el paso de los días.

Los problemas o daños que el sol puede causar en los ojos son:

  • A corto plazo, queratitis o quemaduras solares en la córnea.
  • A medio plazo deslumbramientos y borrosidad en la visión.
  • A largo plazo ocurre lo mismo que en la piel, que se acumula el daño solar.

    La consecuencia pueden ser problemas oculares como la degeneración macular (DMAE) o cataratas cuando tu hijo sea adulto.

¿Cómo puedo proteger los ojos de mi bebé o niño de la radiación solar? 

Existen gafas de sol para bebés de 6 meses, 8 meses o de un año y es importante elegir la gafa más adecuada en cada edad y usarlas siempre que salgas de casa con tu bebé en un día soleado.

En el caso de los niños, es muy importante usar gafas de sol infantiles para niños de 2 y 3 años en adelante.

Además de elegir la gafa correcta, puedes proteger los ojos de tus hijos con el uso de gorras, sombreros o sombrillas fabricadas en materiales con protección solar. Te recomiendo invertir en comprar prendas con factor de protección solar y así te aseguras que la radiación que las atraviesa sea mínima.

¿La lente que lleven las gafas de sol para niños pequeños tiene que ser especial?

La lente de las gafas de sol infantiles es la parte más importante de unas gafas de protección.

La mejor lente para protección solar debe ser:

  • evitar el paso de la luz solar. Dentro de la luz solar, existen unas radiaciones concretas, la luz azul o HEV (luz visible de alta energía) que es la que daña especialmente los ojos infantiles.
  • la lente, independientemente de que sea polarizada, debe evitar estas radiaciones azules.
  • materiales resistentes evitando los cristales frágiles que con caídas o golpes pudieran romperse y dañar los ojos. Los más habituales suelen ser el policarbonato
  • materiales resistentes a los rayados en medida de lo posible.
  • materiales ligeros y que no pesen porque si las gafas les resultan incómodas, se las quitarán.
  • el ínidice de protección de la lente debe ser de mínimo categoría 3 o superior.
  • diseños atractivos para que a tus hijos les gusten

¿Cómo elegir las mejores gafas de sol para bebés y niños?

  • que la lente sea todo lo anteriormente dicho.
  • materiales ligeros y que no pesen porque si las gafas les resultan incómodas, se las quitarán.
  • diseños atractivos para que a tus hijos les gusten.
  • Si las gafas vienen con funda para guardarlas correctamente o no.

¿Dónde comprar gafas de sol infantiles?

Está claro, te recomiendo los establecimientos sanitarios

¿Qué marca de gafas te recomiendo?

Este año en casa estamos probando las gafas de sol cebe. Y me han encantado. ¿Por qué?

  • las lentes con categoría 3 blue light, es decir, protegen los ojos infantiles de la radiación más nociva para ellos.
  • Me da garantía de que los ojos de mis hijos y mi bebé están correctamente protegidos.
  • Además de tener un tono azulado muy chulo, dejan ver los colores reales bastante bien para ser unas gafas de sol.
  • Las lentes de policarbonato son ligeras y aguantan muy bien caídas y golpes.
  • las monturas son muy bonitas y resistente.
  • Los diseños son muy deportivos y modernos.
  • las de bebé venían con una goma para sujetarla a la cabeza que luego se puede quitar con 2 simples «clicks» y me ha venido muy bien para que mi bebé las acepte bien.
  • las fundas rígidas y resistentes para aguantar el trote de la vida infantil vernaniega.

Mi hijo se quita todo el rato las gafas de sol, ¿Qué hago?

Existen gafas que tiene goma en las patillas para sujetarlas y dificultar que tu hijo se las quite.

Yo te recomiendo que si te parece una buena opción, compres unas gafas a las que le puedas quitar luego la goma.

Seguramente tu hijo se quita las gafas porque le molesta tener algo en la cara y además, si es un bebé, querrá verlas y jugar con ellas.

La goma te ayudará a que tu hijo tenga puestas las gafas unos minutos y se dé cuenta de que está mucho más cómodo con las gafas de sol.

Con los días seguramente le podrás quitar la goma puesto que él mismo te pedirá las gafas para poder ver con comodidad. Estas gafas de cebé de las que te hablaba tienen disponible esa goma que puedes poner y quitar.

Si tu hijo es mayor de dos años, te recomiendo que hables con él y le expliques todo lo que te he contado en este post.

¿Qué gafas de sol has comprado para tus hijos?

Источник: https://www.cestaland.com/blog/gafas-sol-infantiles-ninos-bebes-proteger-ojos/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: