¿Puede aparecer o aumentar la miopía durante el embarazo?

¿Puede aparecer o aumentar la miopía durante el embarazo?

¿Puede aparecer o aumentar la miopía durante el embarazo?

La mayor retención de líquidos o el aumento de estrógenos son los responsables de la aparición o el aumento de la miopía que experimentan algunas embarazadas. Sólo en algunos casos de mujeres con muchas dioptrías este cambio será permanente.

Indice

Cambios visuales en el embarazo

En una de cada diez mujeres embarazadas uno de los cambios que se producen en su cuerpo durante sus 9 meses de gestación tiene lugar en los ojos. Concretamente en su nivel de dioptrías. Los cambios pueden deberse a la acciónque produce la progesterona en el intercambio de líquidos que tienen lugar en la córnea.

La retención de líquidos o el aumento de estrógenos que tienen lugar durante el embarazo ocasionan cambios en el tamaño y curvatura de la córnea y el cristalino. Estos cambios hacen que aparezca una leve miopía o esta aumente entre media y una dioptría.

Pero no te preocupes. En la mayoría de casos, como con el resto de cambios que ocurren durante el embarazo, estas alteraciones no son permanentes.

Después del parto, sólo el 20% de las mujeres mantiene el aumento de dioptrías que experimentaron durante su embarazo. Y esto suele pasar en aquellas mujeres que ya tenían miopía elevada.

Y no todas las mujeres que experimentan un aumento de la miopía necesita cambiarse de gafas. La necesidad de cambiarse de gafas durante la gestación ronda al 14% de las embarazadas.

En general, los cambios son leves. Suponen un aumento de entre media y una dioptría, por lo que es frecuente que muchas mujeres ni siquiera se percaten. Suele aparecer tras el primer trimestre y se suele ir poco a poco entre las semanas 6 y 8 del posparto.

En la gran mayoría de los casos, y en aquellas mujeres que no tienen ningún tipo de defecto visual, este problema pasa prácticamente desapercibido.

Por eso, si eres miope y estás embarazada o prevés estarlo en poco tiempo, no es recomendable que te sometas a una intervención para eliminar la miopía. Es mejor que esperes un tiempo a que tus ojos hayan vuelto a la normalidad.

En este sentido, también puede ocurrir una intolerancia transitoria a las lentillas o lentes de contacto durante el embarazo, sobre todo porque a veces el embarazo trae consigo una menor secreción lacrimal, por lo que el ojo se encuentra más seco y tolera peor las lentillas.

No se recomiendan estos tratamientos con láser, no porque pueda dañar al bebé o a la madre, sino para evitar tener que realizar con posterioridad otra intervención. Como hemos dicho, las dioptrías y las características de los ojos pueden cambiar en esta etapa, por lo que el mejor momento para operarte es después de un año de haber dado a luz.

Especial cuidado para embarazadas con miopía elevada

La probabilidad de que este cambio en la miopía sea permanente aumenta con el mayor número de dioptrías que se tengan.

Las mujeres con miopía elevada (más de 6 dioptrías) son, además, más proclives a sufrir hemorragias maculares o un desprendimiento de retina (la superficie interior del ojo) en el parto o las semanas anteriores o posteriores a este (el periparto). Por eso, los controles de la vista periódicos son fundamentales en aquellas embarazadas con miopía alta.

Soy miope y estoy embarazada, ¿qué debo hacer?

La mayoría de las gestantes que padece miopía sólo sufren ligeras molestias o alteraciones reversibles durante el embarazo. Sin embargo, en el caso de las miopías muy acentuadas (por encima de las seis dioptrías), existe un mayor riesgo, sobre todo, en el momento del parto. Por esta razón es aconsejable:

– Someterse a un examen de exploración del fondo del ojo: es una prueba sencilla y no invasiva que consiste en dilatar las pupilas con unas gotas para buscar posibles cambios vasculares y de presión que permitan comprobar si existe alguna lesión o desgarro. Si la retina se encuentra en buen estado, no hay ningún problema para un parto vaginal. Si no fuera así, habría que sellar el desgarro con láser antes del parto o bien programar una cesárea para evitar el desprendimiento o hemorragia ocular.

– Intentar dormir y descansar lo suficiente: es importante que los ojos tomen un respiro.

– Utilizar gafas de sol adecuadas.

Evitar realizar actividades con iluminación reducida: aprovecha las horas de luz natural porque tus ojos lo agradecerán.

Poner atención a la conducción: especialmente, la nocturna.

¿Es mejor utilizar lentes de contacto o lentillas durante el embarazo?

Las lentes de contacto pueden causar molestias durante el embarazo. Debido a la retención de líquidos que se produce en los ojos, es probable que a la mujer le resulte molesto llevar lentillas. La única solución posible es dejar de utilizar las lentillas hasta que pase el parto para evitar las incomodidades.

¿Qué enfermedades oculares hay relacionadas con el embarazo?

Los cambios en la visión son más notables con estas enfermedades:

– Preeclampsia: sensibilidad a la luz, visión borrosa, visión de puntos centelleantes, etc. Se presenta en mujeres embarazadas con hipertensión arterial y proteína en la orina a partir de la semana 20 de gestación.

– Corionetinopatía serosa: es la percepción de una mancha central o de líneas torcidas al leer.

– Trastornos vasculares oclusivos: las obstrucciones de venas y arterias en la retina impiden el flujo de sangre por dichos casos, provocando pérdida de visión que se recupera después del parto.

Aparte de estas patologías, en el embarazo pueden aparecer otras alteraciones oculares relacionadas, como la molesta sequedad ocular debido a una disminución de la secreción lagrimal.

Tengo diabetes, ¿tengo que tomar alguna precaución?

Las mujeres que sufren diabetes tienen que estar controladas por un médico durante la gestación debido principalmente al riesgo de padecer retinopatía diabética.

Se calcula que 3 de cada 10 mujeres diabéticas desarrollarán esta patología ocupar. La retinopatía diabética son lesiones que aparecen en la retina de los pacientes diabéticos.

Pueden variar desde daños mínimos que no precisan de tratamiento a lesiones que requieran tratamiento quirúrgico.

Una de las primeras inquietudes que tiene la futura madre es saber «¿qué tiempo de embarazo tengo?». Para saberlo de manera orientativa puede contar las semanas que han pasado desde la última regla siendo el resultado las semanas de gestación. Cuando se visite al obstetra éste podrá dar una cifra exacta a través de la primera ecografía que se le realiza al feto.

Retinopatía

Definición:

Enfermedad de los capilares (vasos sanguíneos pequeños) de la retina del ojo.

Al iniciarse esta enfermedad, se agrandan los capilares de la retina y dejan escapar un poco de líquido en el centro de ella; debido a esto, se nubla la vista.

Alrededor del 80 por ciento de las personas que presentan este derrame ocular nunca tienen dificultades visuales de importancia y la enfermedad no avanza más allá de la primera etapa.

Síntomas:

Visión nublada, dolor, derrames en el ojo…

Tratamiento:

Depende de la causa que haya provocado esta patología.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/sintomas-embarazo/puede-aparecer-o-aumentar-la-miopia-durante-el-embarazo-6792

¿Sabes cuál es la principal diferencia entre miopía y astigmatismo?

¿Puede aparecer o aumentar la miopía durante el embarazo?

La miopía y el astigmatismo tienen en común que son defectos visuales producidos por errores de refracción. Esto ocurre porque la luz no se enfoca directamente sobre la retina, lo que provoca una visión borrosa y distorsionada .

Sin embargo, entre estos dos defectos refractivos existen diferencias, tanto en las causas que los producen como en los síntomas visuales que provocan.

La principal diferencia entre miopía y astigmatismo es que las personas miopes solamente presentan una mala visión de los objetos lejanos, mientras que de cerca ven bien; el astigmatismo, en cambio, produce visión borrosa a todas las distancias.

«} data-sheets-userformat={«2″:14883,»3″:[null,0],»4″:[null,2,16777215],»8»:{«1»:[{«1″:2,»2″:0,»5»:[null,2,0]},{«1″:0,»2″:0,»3»:3},{«1″:1,»2″:0,»4″:1}]},»12″:0,»14″:[null,2,4473924],»15″:»Consolas, Monaco, monospace»,»16″:8} score=1.25>

Otras diferencias entre miopía y astigmatismo

Además de la distancia en la que tienen lugar los problemas de visión, existen más diferencias entre estos dos problemas refractivos, que por otro lado son muy frecuentes y muchas veces aparecen de forma asociada. Es decir, es muy normal que las personas miopes sufran también de un cierto grado de astigmatismo. En ocasiones, el astigmatismo también coincide con otro defecto refractivo muy común: la hipermetropía.

Sin embargo, hay algunas distinciones concretas de ambos errores refractivos. Por ello, veamos más en detalle esas diferencias entre miopía y astigmatismo:

  • La miopía se produce porque la luz procedente de los objetos se forma delante de la retina en vez de directamente sobre la misma. En el astigmatismo, en cambio, lo que ocurre es que la luz no se enfoca en la retina de forma uniforme y en un solo lugar, sino que se forma más de un punto de enfoque.
  • La miopía se produce porque el ojo es más largo de lo normal  o porque la curvatura de la córnea es excesiva. La causa del astigmatismo es, en todos los casos, una curvatura irregular de la córnea.
  • La miopía aparece casi siempre en la infancia, tiende a crecer durante la etapa de desarrollo y se estabiliza en la adolescencia. El astigmatismo, sin embargo, puede aparecer a cualquier edad y es un defecto que se suele mantener estable

Dos efectos refractivos diferentes con un tratamiento y soluciones similares

A pesar de las diferencias entre miopía y astigmatismo apuntadas, no dejan de ser defectos refractivos (muchas veces asociados, tal y como hemos indicado), y esto provoca que sus tratamientos y soluciones sean similares.

El método tradicional para solucionar los problemas de miopía y astigmatismo son las gafas graduadas o las lentillas.

Tras determinar el número exacto de dioptrías de miopía y astigmatismo existentes, se fabrican unas lentes personalizadas teniendo en cuenta las necesidades del paciente.

De esta forma, cuando la luz pasa a través de las lentes, se corrige el defecto de refracción, produciéndose el desvío exacto para que la luz se enfoque sobre la retina. El resultado: una visión adecuada.

Pero para aquellos que deseen ver bien sin necesidad de ponerse gafas o lentillas existe la alternativa de la cirugía refractiva.

Normalmente, en una misma intervención, de carácter ambulatorio, rápida, indolora y casi siempre con láser, en menos de diez minutos de operación efectiva y con una recuperación casi siempre muy rápida, es posible corregirlos problemas de refracción.

Incluso si miopía y astigmatismo coinciden en el mismo paciente, ambos problemas pueden solucionarse mediante una única operación.

Por lo tanto, a pesar de las diferencias entre miopía y astigmatismo establecidas en este artículo, ambos errores refractivos acarrean problemas de visión para la persona en su día a día (sobre todo si se tienen varias dioptrías). Usar gafas y lentillas de manera permanente, o bien someterse a una cirugía refractiva, son las soluciones asociadas a estos problemas de la visión tan habituales en la población hoy en día. 

Fuentes:

MedlinePlus – Visión normal, miopía e hipermetropía

OK Diario – Diferencias entre miopía, astigmatismo e hipermetropía

«} data-sheets-userformat={«2″:6659,»3»:{«1″:0},»4″:[null,2,16777215],»12″:0,»14″:[null,2,4473924],»15″:»Consolas, Monaco, monospace»} score=1.25>

«} data-sheets-userformat={«2″:14851,»3″:[null,0],»4″:[null,2,16777215],»12″:0,»14″:[null,2,4473924],»15″:»Consolas, Monaco, monospace»,»16″:8} score=1.25>

Источник: https://www.clinicabaviera.com/blog/diferencia-entre-miopia-y-astigmatismo/

El embarazo puede provocar una leve miopía a una de cada cinco mujeres

¿Puede aparecer o aumentar la miopía durante el embarazo?

Durante el embarazo el cuerpo de la mujer sufre cambios físicos que son evidentes, sin embargo se pueden producir alteraciones con las que al comienzo de la gestación no se contaban como la pérdida de visión, un problema muy común pero muy leve y, generalmente, transitorio, como recuerda la doctora Carmen García-Franco, oftalmólogo del Hospital Puerta de Hierro de Madrid.

«En el embarazo se produce una sobrecarga en el cuerpo de la mujer que conlleva unos cambios hormonales, metabólicos y hemodinámicos, inherentes a la gestación que producen una serie de alteraciones, que con respecto a los defectos de la visión están relacionados con los cambios de refracción», explica a Europa Press.

Generalmente este cambio provoca una alteración hacia la miopización del ojo, que concretamente es producida porque los cambios en la gestación producen una retención de fluidos que «en el resto del cuerpo es visible, pero no lo es tanto en el ojo». El ojo tiene dos lentes -la cornea y el cristalino-, estas al retener líquidos aumentan de grosor y curvatura, y eso se traduce en que aumenta su potencia provocando la miopía.

Suele aparecer en el primer trimestre

No obstante, estos cambios son generalmente «transitorios y leves» en una gran mayoría de las mujeres, sobre todo en aquellas que no tienen dioptrías este problema pasa desapercibido. «La mayor de las veces no se dan cuenta, suele aparecer tras el primer trimestre y desaparece paulatinamente en el post parto entre las seis y ocho semana», explica.

Sin embargo, en algunas ocasiones, sobre todo en miopías elevadas los cambios son permaneces, esto no solo es debido al aumento de la retención de fluidos sino también al de estrógenos, que tienen un factor trófico de crecimiento que en algunos caso afecta a la madre y puede aumentar el tamaño del globo ocular que produce también cambios en la visión.

Afecta a un 20% de las embarazadas

Esta alteración puede afectar «hasta un 20 por ciento de las embarazadas con miopía elevada», que además son más proclives a sufrir un desprendimiento de retina durante el parto y el periparto, por lo que es fundamental realizarse controles visuales periódicos.

Aunque se produzca una disminución transitoria, se recomienda adoptar medidas de prevención; por ejemplo en el caso de las embarazadas que presentan disminución de su visión lejana deben tener cuidado con actividades como la conducción, especialmente durante la noche. Cuando la mujer ya usa lentes es aconsejable cambiar la corrección óptica durante la gestación; y evitar tanto la escasez de luz como los deslumbramientos.

La experta, quien es responsable de la sección de córnea y cirugía refractiva de la Clínica Oftalmológica Garcia-Franco y Treviño, destaca que la mentalidad de la mujer embarazada y el cuidado de la visión está aumentando, al igual que ocurre con el reto de la población, sobre todo en el área de la prevención.

Problemas con la diabetes

Cuando la mujer tiene un problema de base que afecta a la visión o que puede provocar un problema, como es el caso de la diabetes las medidas de prevención deben ser estrictas, puesto que las posibilidades de sufrir una retinopatía aumentan.

«Se necesita un control trimestralmente porque si aparecen daños vasculares en la retina no va a valer un complemento vitamínico», explica, recordando que uno de los empeoramientos de la retinopatía diabética es el embarazo. Concretamente, se estima que un 30 por ciento de las mujeres que son diabéticas antes del embarazo desarrollan una retinopatía durante el mismo.

Otra patología a tener en cuenta son los glaucomas juveniles, para los que debe existir un control durante todo el embarazo. En este caso concreto, la experta recuerda que durante el primer trimestre es conveniente valorar el riesgo-beneficio para la madre y el feto del uso de los tratamientos.

«Si se ve que se puede controlar bien la tensión y puede quitarse la gotas, quizá es conveniente siempre controlando mucho», señala la doctora García-Franco, quien destaca que «el embarazo en sí suele disminuir la presión intraocular durante los meses que se esta embarazada».

Para prevenir estas complicaciones, es fundamental que la embarazada desarrolle unos hábitos de vida saludables, es decir «vida sana, ejercicio moderado y alimentación equilibrada con suplementos vitamínicos recomendados», al mismo tiempo recomienda a aquellas que tienen alguna alteración en la vista el uso de lentes dinámicas, también denominadas fotocromáticas, para «proteger los ojos de los rayos ultravioletas».

Respecto a cuando acudir al especialista, «se recomienda ir siempre que se tenga una patología previa y ocular, y siempre que se tengan algún síntoma anómalo», es decir disminución de la visión, fatiga visual de forma rápida, disminución de la secreción lagrimal y sensación de sequedad, visión borrosa o doble, disminución de la visión lateral, dolores frecuentes de cabeza, visión de manchas en el campo visual y molestias a la luz.

En cuanto corrección óptica más adecuada, explica que «durante el embarazo disminuye la tolerancia a las lentes de contacto», por los cambios en la curvatura de la cornea, «por tanto muchas veces se prescinde de las lentillas». En estos casos, recomienda cambiarlas por gafas con lentes adecuadas, a poder ser lentes dinámicas.

  • Así afecta el tabaco al feto

comentariosforum2WhatsAppLinkedin

Источник: https://ecodiario.eleconomista.es/salud/noticias/5470467/01/14/El-embarazo-puede-provocar-una-leve-miopia-a-una-de-cada-cinco-mujeres.html

Embarazo y Miopía: por qué no es buen momento para operarte o hacerte gafas

¿Puede aparecer o aumentar la miopía durante el embarazo?

Según los expertos, si el número de dioptrías crece de forma significativa en esta etapa no es por estar esperando un bebé, sino por la edad de las mujeres que, en algunos casos, aún no tienen la graduación completamente estabilizada. La miopía es el defecto refractivo más frecuente en el mundo.

De hecho, comienza a hablarse de ella como la pandemia del siglo XXI, tal y como mencionamos en el post sobre la miopía y la generación Z. Pero los factores que la causan son una suma de razones genéticas y ambientales que no tienen vinculación alguna con el hecho de estar embarazada.

Además de esta afirmación, otro de los falsos mitos muy extendidos sobre embarazo y miopía es que el esfuerzo del parto puede provocar un desprendimiento de retina, especialmente en mujeres miopes. Los últimos estudios evidencian que tampoco existe ningún tipo de relación si se trata de una miopía leve.

Embarazo y miopía: ¿Cómo cambian tus ojos durante el embarazo?

Las alteraciones hormonales que se producen durante los meses de gestación, el aumento del volumen sanguíneo o de la retención de líquidos, entre otros, pueden causar cambios en la visión de una mujer embarazada. Normalmente, suelen ser temporales y se resuelven después del parto o al finalizar la lactancia materna. Estos cambios pueden clasificarse en tres categorías:

Cambios Fisiológicos

  1. Cambios en la Presión Intraocular: durante el segundo trimestre puede darse una disminución de la presión intraocular en ojos sanos. En mujeres con hipertensión ocular esta disminución puede ser mayor. Por lo general, estos cambios se solucionan meses después del parto.
  2. En la Córnea: la retención de líquidos afecta a la córnea, provocando una disminución en la sensibilidad y un aumento en el espesor y curvatura corneales. Suelen darse en la recta final del embarazo y provocan alteraciones temporales en la refracción. Por esta razón, está contraindicado someterse a cirugía o realizar cualquier corrección visual.

    Además, también se produce una alteración en ciertas células lagrimales que puede inducir el síndrome del ojo seco y provocar intolerancia a las lentes de contacto durante varias semanas después de dar a luz.

  3. Cambios en los Anexos Oculares: los anexos del ojo pueden verse afectados por el cloasma, un aumento de la pigmentación provocado por las hormonas y que afecta a las zonas situadas alrededor del ojo. Se conoce como la máscara del embarazo.

Enfermedades Oculares Relacionadas con el Embarazo

  1. Preeclampsia: sensibilidad a la luz, visión borrosa, visión de puntos centelleantes… Se presenta en mujeres embarazadas con hipertensión arterial y proteína en la orina a partir de la semana 20 de gestación.
  2. Corionetinopatía Serosa: es la percepción de una mancha central o de líneas torcidas al leer.
  3. Trastornos Vasculares Oclusivos: las obstrucciones de venas y arterias en la retina impiden el flujo de sangre por dichos vasos, provocando pérdida de visión, que se recupera después del parto.

Enfermedades Preexistentes

  1. Miopía: a partir de las 6 dioptrías comienza a hablarse de miopía magna, un tipo de miopía que puede llegar a provocar ceguera irreversible o desprendimiento de retina.

    Por eso, después del parto es importante revisarse la vista para comprobar que no se ha producido un aumento de dioptrías.

  2. Reniopatía Diabética: es un daño que se produce en los vasos sanguíneos del ojo provocado por la diabetes gestacional.

Soy miope y estoy embarazada ¿qué debo hacer?

La mayoría de las gestantes que padecen miopía sólo sufren ligeras molestias o alteraciones reversibles durante el embarazo. Sin embargo, en el caso de miopías muy acentuadas (por encima de las seis dioptrías), existe un mayor riesgo, sobre todo, en el momento del parto. Por esta razón es aconsejable:

  1. Someterse a un examen de exploración del fondo del ojo. Es una prueba sencilla y no invasiva que consiste en dilatar las pupilas con unas gotas para buscar posibles cambios vasculares y de presión que permitan comprobar si existe alguna lesión o desgarro. Si la retina se encuentra en buen estado, no hay ningún problema para un parto vaginal. Si no fuera así, habría que o bien sellar el desgarro con láser antes del parto o bien programar una cesárea para evitar un desprendimiento o hemorragia ocular.
  2. Intenta dormir y descansar lo suficiente, es importante que los ojos también se tomen un respiro.
  3. Utiliza gafas de sol adecuadas.
  4. Evita realizar actividades con iluminación reducida. Aprovecha las horas de luz natural porque tus ojos lo agradecerán.
  5. Pon atención en la conducción, especialmente, la nocturna.

Tal y como hemos comentado, la relación entre embarazo y miopía se traduce en alteraciones de la visión que suelen ser temporales.

Sin embargo, sí es importante que, ante cualquier síntoma ocular, una mujer embarazada revise su vista con un especialista después de dar a luz para comprobar que no se ha producido ningún cambio significativo en su visión.

En este sentido, es fundamental la cooperación entre obstetras, ginecólogos y oftalmólogos con el objetivo de prevenir enfermedades más graves y tener en cuenta que ni la cirugía refractiva ni la corrección de la graduación deben realizarse durante el embarazo o durante el primer año después del parto.

Embarazo y Miopía: por qué no es buen momento para operarte o hacerte gafas (5 – 35 voto/s)

Источник: https://www.doctorlens.es/embarazo-y-miopia/

Miopía y embarazo: ¿Aumentan las dioptrías durante la gestación?

¿Puede aparecer o aumentar la miopía durante el embarazo?

Existe una creencia que relaciona el embarazo con el aumento de la miopía u otros defectos visuales, como el astigmatismo, aunque no está comprobado científicamente que las dioptrías varíen.

El Dr. Ramón Gutiérrez, Director Médico de Clínica Oftalmológica Novovisión, nos explica en este artículo la relación entre miopía y embarazo así como una serie de consejos a seguir por las mujeres miopes o con algún defecto visual a la hora de afrontar la gestación.

Es cierto que durante el tiempo que una mujer está embarazada su ojo experimenta una serie de alteraciones que van a desaparecer gradualmente una vez que da a luz.

Es cierto que durante el tiempo que una mujer está embarazada su ojo experimenta una serie de alteraciones que van a desaparecer gradualmente una vez que da a luz. Por esta razón no es recomendable graduarse la vista ni operarse de ella durante la gestación.

El número de dioptrías puede aumentar durante el embarazo, pero no a causa de la gestación, sino de la propia edad de la mujer y de que no tenga la graduación aún estabilizada.

Los estudios que han comparado cómo evolucionó la miopía en mujeres embarazadas y no embarazadas con la misma edad y miopía, no ha mostrado diferencias. Es decir, durante el embarazo sí que puede aumentar la miopía en una mujer joven, pero aumentaría lo mismo en ese periodo si no estuviera embarazada.

La miopía es el defecto refractivo más frecuente entre la población de todo el mundo. Los factores que la causan son la combinación de factores genéticos y ambientales, que nada tienen que ver con el hecho de quedarse embarazada.

Otra falsa creencia es que con el esfuerzo del parto se puede dar lugar a un desprendimiento de retina en mujeres miopes. A día de hoy no existe ninguna relación ni base científica.

¿Cómo afecta el embarazo a la vista?

El cuerpo entero de la mujer sufre una gran revolución durante el embarazo. Las alteraciones hormonales pueden ser las causantes de provocar cambios en la visión, al igual que producen un aumento del volumen de la sangre o mayor predisposición a retener líquidos.

Todos estos cambios son temporales y desaparecen una vez que la mujer da a luz o al finalizar la lactancia materna en el caso que la mujer decida dar el pecho a su bebé.

Estos cambios que se producen en la vista podemos clasificarlos de la siguiente manera:

  • Cambios en la presión ocular. En el segundo trimestre de la gestación puede suceder una disminución de la presión intraocular en ojos sanos. Si la mujer padece hipertensión ocular esta disminución de presión puede ser mayor. Este cambio desaparece una vez que la mujer da a luz.
  • Córnea. La retención de líquidos afecta a todo el cuerpo de la mujer, y también a la córnea, provocando una disminución en la sensibilidad y aumentando el espesor y curvatura. Suele aparecer en la recta final del embarazo y es un problema temporal que desaparece después del parto.
  • Renitopatía diabética. Si es posible que una mujer diabética, con daño en su retina, pueda emporar durante el embarazo
  • El “síndrome del ojo seco” sí es frecuente que empeore en los últimos meses del embarazo y se recupere en las semanas posteriores al parto. Esta circunstancia es la responsable de que algunas embarazadas no toleren bien las lentillas durante su embarazo
  • Cambios en el cristalino, que pueden generar pequeños cambios en la graduación, y ser provisionales.
  • La piel de alrededor de los ojos puede verse alterada con un cambio de pigmentación. Es lo que se conoce por cloasma y nada tiene que ver con la visión.
  • En mujeres con otros problemas como enfermedad de Graves, tumores intracraneales o intraorbitarios, problemas vasculares, … deben tener un control exhaustivo de su enfermedad que si puede empeorar durante el embarazo.

Qué hacer si eres miope y estas embarazada

Normalmente la mujer que es miope ya lo es antes de quedarse embarazada y durante la gestación sólo sufre unas leves alteraciones. En el caso que exista una miopía muy acentuada por encima de seis dioptrías es recomendable seguir esta serie de consejos:

  • Realizarse una revisión oftalmológica para hacer un estudio del fondo del ojo. Se trata de una prueba no invasiva que consiste en dilatar las pupilas para poder observar los posibles cambios vasculares y de presión. Si la retina está en buen estado no existe ningún tipo de problema para un parto vaginal. En el caso de riesgo de desprendimiento o hemorragia es conveniente plantear la situación al ginecólogo con el fin de poder buscar una solución y programar una cesárea. Estos casos son muy puntuales y nada frecuentes en la mujer embarazada.

Otra pregunta frecuente es si “me puedo operar durante el embarazo”, la respuesta es que no es el momento ideal, es preferible esperar.

Resumiendo, podemos afirmar que las alteraciones que se producen en la vista durante el embarazo son temporales y desaparecen tras el parto y en la actualidad no existe ningún estudio que relacione la gestación con un aumento de dioptrías.

Siempre es conveniente hacer una consulta pregestacional antes de quedarse embarazada para poder evaluar junto al ginecólogo las patologías previas y poder hacer una serie de revisiones preventivas para poder afrontar el embarazo con mayor tranquilidad.

Источник: https://egom.es/blog/miopia-embarazo/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: