¿Puede mi bebé ser vegetariano?

¿Un bebé puede ser vegetariano? Todo lo que hay que saber

¿Puede mi bebé ser vegetariano?

La alimentación de los hijos es un tema muy controvertido que trae todo tipo de críticas y opiniones, los padres que ya optan por una alimentación sin proteínas de origen animal no tienen ningún problema y les enseñan a sus hijos a seguir sus mismos pasos pero otros padres en cambio deciden cambiar su alimentación cuando su bebé llega al mundo y es aquí cuando comienzan las dudas de como hacerlo y desde qué momento.

La alimentación vegetariana o vegana en su sentido más estricto ha existido siempre, muchas culturas han sobrevivido consumiendo solo alimentos de origen vegetal y en ningún caso esos niños han sufrido desnutrición o su desarrollo se ha visto mermado.

Los occidentales estamos acostumbrados a sobrevivir gracias a la carne que nos proporciona animales como la vaca, el conejo, el cerdo entre otros, pero seguir una dieta que incluya proteínas animales no garantiza que desarrollemos una buena y mejor salud.

En cuanto a los papás que quieren ofrecerle a sus pequeños solo alimentos vegetales entre los que se incluyen las verduras, frutas, cereales y legumbres debe considerarse como una opción igual de respetable, siempre consiguiendo que el bebé crezca sano y adecuadamente.

Lo ideal sería que los padres se informaran de la manera para alimentar a sus hijos sin ofrecerles alimentos de origen animal, aunque ya en un principio cuando los bebés pueden empezar a comer sólidos a los seis meses aproximadamente lo primero que prueban son las verduras y las frutas, una manera de corroborar que la alimentación vegetariana también es adecuada para el ser humano.

Descubre: Todo lo que debes saber sobre la vitamina B12 si eres vegano

La leche materna es indispensable para el desarrollo del bebé

Como bien hemos mencionado en varias ocasiones la leche materna es el mejor y más completo alimento para el recién nacido por lo menos hasta los seis meses pudiendo prolongarse hasta años si la madre así lo quiere.

Mantener el consumo de la leche materna en bebés tanto vegetarianos como no vegetarianos le aporta todo lo necesario para su desarrollo y óptimo crecimiento, incluso si ya se le han introducido otros alimentos la leche no dejará de ser su fuente principal de nutrientes.

Si has decidido que tu bebé crezca y se desarrolle con una dieta vegetariana libre de alimentos de origen animal consulta siempre al pediatra, o a un nutricionista para que te guíe y te aconseje, así no descuidarás ningún detalle de la alimentación de tu hijo.

¿Qué tienes que tener en cuenta?

Debemos tener en cuenta que la Asociación Médica Británica aconseja el seguimiento de una dieta vegetariana, como forma de proporcionar todos aquellos nutrientes esenciales y necesarios para el crecimiento infantil. Eso sí, para que esto efectivamente sea así, es importantísimo que cumpla los requisitos nutricionales del bebé, ya que necesita proteínas, calcio, vitaminas…

Como te hemos comentado, hasta al menos los 4 o 5 meses es fundamental que el bebé toma leche materna o adaptada. Luego ésta debe convertirse igualmente en la fuente más importante de su nutrición, de tal manera que en esta etapa una única toma sólida debe bastar.

No te pierdas: 3 compotas de frutas para bebés a partir de 4 meses

Así, es especialmente útil incluir verduras trituradas, frutas trituradas, harina de maíz, mijo o arroz infantil.

Luego, a partir de los 6 meses, una buena opción es probar a añadir legumbres trituradas (como las lentejas), con un poco de aceite de oliva virgen extra. Además, es importantísimo añadir una mayor variedad de verduras y frutas.

Con ello, a partir de los 7 meses es una opción interesante comenzar a introducir cereales que contengan gluten, como la avena o el trigo, ya sea en forma de papillas, purés y pan.

En cualquier caso, debemos vigilar que el bebé reciba cantidades suficientes de hierro, calcio, proteínas, vitamina B12 y vitamina D. ¿Y cómo conseguirlo? Muy sencillo, añadiendo los siguientes alimentos:

  • Hierro: lentejas, cereales, judías, hortalizas verdes, albaricoques y jugo de ciruelas.
  • Calcio: destaca especialmente la leche materna o la adaptada. Además, la leche de cabra, leches vegetales enriquecidas, el queso, el yogur, las hortalizas verdes, lentejas, judías, tofu, pasta de sésamo y almendras bien molidas.
  • Proteínas: destaca la leche materna durante los primeros meses. Luego puede completarse con lentejas, cereales integrales, judías, leche de cabra y frutos secos.
  • Vitamina D: la encontramos especialmente en algunos cereales de desayuno, en alimentos enriquecidos como la margarina, los huevos y los productos lácteos.
  • Vitamina B12: la encontramos en la leche materna o adaptada, y luego en huevos y productos lácteos. No obstante, los bebés veganos necesitan vitamina B12 a partir de alimentos enriquecidos con ella.

Este artículo se publica solo con fines informativos. No puede ni debe sustituir la consulta a un Pediatra. Le aconsejamos consultar a su Pediatra de confianza.

Источник: https://www.natursan.net/un-bebe-puede-ser-vegetariano/

¿Los bebés pueden ser vegetarianos o veganos?

¿Puede mi bebé ser vegetariano?

Es hora de desterrar mitos y miedos atávicos: los requerimientos nutricionales de un bebé vegetariano o vegano se pueden cubrir perfectamente.

No es algo que diga yo porque me haya dado un aire esta mañana, la Academia de Nutrición y Dietética (AND) se ha manifestado al respecto: «Las dietas vegetarianas bien planificadas son apropiadas para todas las etapas del ciclo vital, incluido el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez y la adolescencia, así como para los atletas».[1]

Sí, ya sé que la Academia de Nutrición y Dietética (AND) incluye la coletilla «dietas vegetarianas bien planificadas» y esto es algo que todo el mundo se esfuerza mucho en remarcar.

Por supuesto que la dieta de un bebé vegetariano o vegano tiene que estar bien planificada. Al igual que la de un niño que no es vegetariano o vegano.

Porque me da que esos niños que veo yo por las tardes en el parque comiendo panteras rosas con gusanitos de postre tampoco tienen su «dieta mediterránea» demasiado bien planificada.

Es importante distinguir una alimentación ovolactovegetariana de una alimentación vegana. La primera excluye carne y pescado pero incluye huevos y leche.

La segunda es más restrictiva porque además de carne y pescado, también descarta huevos y leche.

 Lo principal: una vez más, mantener la lactancia materna durante esta etapa como fuente principal de nutrientes es la mejor opción para evitar posibles carencias.

¿Hay algún tipo de dieta que no deba seguir un bebé?

La ADA apunta que otras modalidades de alimentación más restrictivas como la frugívora, crudívora o macrobiótica no son adecuadas para los bebés ya que pueden ser pobres nutricionalmente.

  • Proteínas: se pueden obtener a partir de fuentes vegetales como los cereales, las legumbres, los frutos secos o las semillas. La quinoa es un pseudocereal muy interesante y versátil (aunque caro). También puede ofrecerse a los bebés tofu, que se elabora coagulando la leche de soja, o seitán, preparado a partir de las proteínas de trigo. No olvidemos que los ovolactovegetarianos pueden obtener asimismo proteínas a partir del huevo o los lácteos.
  • Vitamina B12: la suplementación siempre es necesaria en bebés veganos y ovolactovegetarianos ya que esta vitamina solo se puede conseguir en cantidad suficiente a partir de alimentos de origen animal. Les recomiendo encarecidamente este post de la nutricionista Lucía Martínez con las preguntas más frecuentes sobre la vitamina B12. 
  • Vitamina D: los suplementos de vitamina D se emplean frecuentemente tanto en bebés vegetarianos como en no vegetarianos. Aunque esta vitamina se puede sintetizar también a partir del sol, la exposición directa no es aconsejable en edades tan tempranas. Más info sobre el drama de la vitamina D, aquí. 
  • Hierro: un truco para potenciar la absorción del hierro es acompañar los alimentos que lo contengan junto con otros que sean fuente de vitamina C. Aquí explico con detalle por qué la vitamina C ayuda a absorber el famoso hierro de las lentejas. Si el pediatra lo considera oportuno, pueden emplearse suplementos.

El consejo de la boticaria:

Consulta con un nutricionista. Si deseas que tu hijo siga una dieta vegetariana, mi consejo es que consultes con un nutricionista especializado ¡y actualizado! Las necesidades en esta etapa son diferentes a las de un adulto y siempre es conveniente contar con el asesoramiento de un profesional.

Pero como decíamos al principio, tampoco debes pensar que porque tu hijo no sea vegetariano, los menús salUdables se diseñan solos.

La dieta del nugget  (desayunar bollo, merendar batido con galletas y cenar un día nuggets y otro salchichas), está socialmente aceptada y no solo le sobran, sino que también le faltan muchos nutrientes. Menos miedos a los garbanzos y más a los nuggets. 

Si quieres profundizar en el tema de la crianza: ¡El moco radiactivo en versión Kindle hoy está a 1,70€ en Amazon! Si eres padre primerizo, estás embarazado, te interesa la alimentación del bebé o cualquier aspecto relacionado con la crianza del primer año de vida: vacunas, medicamentos, chupetes, cacas, mocos, gases y demás… durante el día de hoy puedes conseguirlo por 1,70€. Pincha aquí para conseguirlo.

Bibliografía:

[1] W.J. Craig y A.R. Mangels, «Position of the American Dietetic Association: Vegetarian Diets», Journal of the American Dietetic Association, 109 (7), 2009, pp. 1266-1282.

Источник: https://boticariagarcia.com/bebes-pueden-ser-vegetarianos-veganos

¿Puede mi bebé ser vegetariano?

¿Puede mi bebé ser vegetariano?

La Asociación Médica Británica defiende que una dieta vegetariana puede proporcionar todos los nutrientes necesarios para el crecimiento infantil, siempre que ésta cumpla con los requisitos nutricionales de un bebé, que son elevados. Necesitará más proteínas, calcio, y muchos otros nutrientes que en cualquier otro momento de su vida.?

Indice

Por ello, tendrá que acostumbrarse a consumir cereales, legumbres, frutos secos y semillas, productos lácteos y derivados de la soja, frutas, verduras, etc. Ser vegetariano está de moda pero, ¿es perjudicial para los bebés?
 

Desarrollo de la alimentación de un niño vegetariano

Si quieres que tu hijo sea vegetariano, desearás que se acostumbre a comer sólo ciertos tipos de alimentos como cereales, legumbres, frutos secos, productos lácteos y derivados de la soja, frutas y verduras, etc.

Y por el contrario, querrás que nunca coma aquellos que impliquen la muerte de un animal: carnes y pescados, principalmente. Los primeros meses no implican ninguna dificultad, ya que tu bebé tomará lo mismo que cualquier otro: leche materna.

El problema viene a la hora del destete, ya que sin una dieta equilibrada, tu hijo podría presentar deficiencias nutricionales y de crecimiento.

Bebés de 4-5 meses

La leche materna o adaptada es todavía la fuente más importante de nutrición. Los alimentos sólidos aún no son necesarios, puesto que la leche todavía cubre todas las necesidades del bebé. Tan sólo una toma sólida por día debe bastar para la mayoría de los bebés en esta etapa. Los primeros alimentos a incluir son: verduras trituradas (como patatas, zanahorias o espinacas), frutas trituradas (como manzana, plátano o pera) y arroz infantil, harina de maíz, sagú o mijo.

Bebés de 5-6 meses

La leche continúa siendo el alimento más importante en la dieta del bebé, pero poco a poco hay que ir introduciendo el número de tomas de alimentos sólidos, de una a dos y después tres veces al día. Prueba con lentejas trituradas con un poco de aceite vegetal y una mayor variedad de frutas y verduras. Todavía es demasiado pronto para introducir el trigo, la avena, la leche, los frutos secos o los huevos.

Bebés de 6-8 meses

La mayoría de los bebés estarán comiendo sólidos tres veces por día. A partir de los seis meses pueden empezar a introducir cereales con gluten, como el trigo y la avena en forma de pan y papillas. Prueba a introducir el tofú, las cremas finas de frutos secos y las judías en puré. Los productos lácteos (leche de vaca, yogur y queso) no deben ser introducidos antes de los seis meses debido al riesgo de intolerancia.

Bebés de 8-12 meses

Tu bebé será gradualmente más capaz de aceptar alimentos con grumos. Los alimentos de la mesa familiar pueden darse mientras no contengan sal. Se pueden introducir guisantes y judías bien cocidas y trituradas alrededor de los 8 a 12 meses. Son difíciles de digerir y por ello pueden causar problemas si se introducen anteriormente. Evita las galletas dulces y los bizcochos. Intenta introducir trozos de manzana pelada, de zanahoria cruda o mendrugos de pan. Cuando tu bebé sea capaz de masticar trozos de fruta, los sandwiches y las tostadas pueden convertirse en alimentos cotidianos. A la edad de 12 meses tu hijo debería disfrutar ya de tres comidas diarias. Muchas empresas fabrican alimentos infantiles aptos para vegetarianos, pero es rápido y sencillo preparar tu propia comida para tu bebé.

Nutrientes para una dieta equilibrada

Para compensar la falta de carne y pescado en su dieta, debemos asegurarnos de que dispone de los nutrientes necesarios para cubrir los requisitos mínimos:

– Hierro: Los bebés nacen con su propia reserva de hierro pero ésta se agota a los seis meses.

Aunque el hierro se absorbe con menor facilidad de fuentes no animales, existen muchas fuentes vegetales excelentes.

Algunos alimentos ricos en hierro apropiados para los bebés después de los seis meses son: zumo de ciruelas, albaricoques triturados, melaza, lentejas refinadas, cereales, judías bien desmenuzadas y hortalizas verdes.

– Calcio: La leche materna o adaptada contiene todo el calcio que tu bebé necesita inicialmente. Buenas fuentes de calcio para las últimas etapas del destete son la leche de vaca y la leche de soja enriquecida, el queso, las hortalizas verdes, el pan integral, las judías, las lentejas, las almendras molidas, la pasta de sésamo (tahín) y el tofú.

– Proteínas: Los niños necesitan más proteínas que los adultos, debido a su rápido crecimiento. Durante los primeros meses, con la leche materna es suficiente. Pero una vez se deja de tomar ésta, y ya que la carne no le podrá aportar las proteínas necesarias, el bebé deberá incluir en su dieta judías, lentejas, cereales, frutos secos y leche de vaca.

– Energía: Los bebés entre los 6 y los 12 meses necesitan de 700 a 1.000 calorías por día, de modo que necesitan fuentes concentradas de energía. Asegúrate de que tu hijo toma alimentos energéticos concentrados como lentejas con aceite vegetal, aguacate, queso o cremas finas de frutos secos. El azúcar no es una buena fuente de energía para los bebés.

– Vitamina B12: La vitamina B12 es producida por microorganismos y se encuentra principalmente en alimentos de origen animal. Los bebés muy pequeños obtendrán toda la vitamina B12 que necesitan de la leche materna o adaptada.

Posteriormente, los vegetarianos deberían obtener suficiente cantidad por los productos lácteos y los huevos.

Los bebés veganos (aquellos que se abstienen por completo del uso de alimentos de origen animal) necesitarán vitamina B12 procedente de alimentos enriquecidos como algunas leches de soja, extracto de levadura bajo en sal o hamburguesas vegetales.

– Vitamina D: La vitamina D se encuentra en los productos lácteos, los huevos y alimentos enriquecidos como la margarina y algunos cereales para desayuno, y puede ser sintetizada por la acción de la luz solar sobre la piel. Se encuentra exclusivamente en alimentos de origen animal de modo que los bebés veganos puede que necesiten un suplemento de vitamina D.

 

Beneficios para el bebé vegetariano

Las Sociedades Vegetarianas de Inglaterra y Estados Unidos consideran que una dieta vegetariana proporciona sólo provecho a nuestro organismo. Los mayores beneficios de una dieta vegetariana se encuentran en la gran cantidad de frutas y verduras que toman estos niños.

Al no tomar más que este tipo de alimentos, tienen bajos niveles de colesterol y niveles adecuados de proteínas, vitaminas, minerales y calcio. Además, están expuestos a una cantidad menor de carcinógenos y mutágenos puesto que no consumen carne.

Existe una significativa correlación entre el consumo frecuente y duradero de alimentos de origen animal altos en grasa y colesterol y la incidencia de enfermedades del corazón, ciertos tipos de cáncer, ataques apopléjicos y diabetes.

La dieta vegetariana, al evitar estos alimentos y proveer un mayor consumo de fitoquímicos y alimentos altos en fibra, protege de estas dolencias.   La mayoría de los vegetarianos no tienen problemas de sobrepeso, porque apenas ingieren grasas y colesterol.

Sin embargo, no debemos olvidar que el exceso de grasas también puede proceder de aceites vegetales, que deben consumirse de forma moderada. La carencia de fibra en la alimentación es otro de los problemas de las sociedades industrializadas, donde las dietas no suelen ser muy equilibradas.

La ausencia de fibra en las comidas produce estreñimiento, cáncer de colon, varicosis y problemas en el sistema circulatorio y cardiovascular. Los cereales, frutas con piel y verduras son muy ricos en fibra y, generalmente, los vegetarianos no suelen tener carencias de este elemento. Otro beneficio, éste en el plano económico, es que generalmente las frutas, vegetales, granos, legumbres y nueces cuestan menos que la carne y el pescado, con lo que la compra de una familia vegetariana suele ser bastante más barata que la de una familia que coma de todo.

Riesgos de una dieta vegetariana en bebés y niños

El uso de una dieta diferente puede acarrear complicaciones en la salud del bebé. Por eso, antes de dar a tu hijo una dieta vegetariana, es recomendable consultar con el pediatra y confirmar que el niño está sano y no presenta ninguna deficiencia nutricional.

El médico será quien mejor te aconseje qué alimentos necesita consumir para cubrir sus necesidades.

Algunas investigaciones sobre la salud y el desarrollo de los niños vegetarianos, alertan de que una dieta vegetariana muy estricta puede desarrollar deficiencia de hierro en la sangre, pudiendo provocar un retraso psicomotor.

La vitamina B12, conocida también como cobalamina, es esencial para la síntesis de la hemoglobina y la elaboración de células, así como para el buen estado del sistema nervioso. Es un producto propio del metabolismo del organismo y no es consumible desde vegetales, dado que no esta presente en ninguno de ellos.

Sí puede encontrarse en fuentes animales, dado que ya ha sido sintetizada, como el huevo, las carnes rojas, las vísceras… La dieta vegetariana estricta o vegana prohíbe incluso el consumo de huevo, por lo que los niños veganos necesitarán suplementos de esta vitamina para no desarrollar anemia, degeneración nerviosa o entumecimiento y hormigueo de extremidades.

Estos estudios concluyeran también que el exceso de fibra en este tipo de dieta puede disminuir el consumo de calorías, principalmente en los primeros años de vida del bebé y que la ausencia de vitamina D puede ocasionar raquitismo. No se quiere decir con eso que todos los niños vegetarianos acaben pasando por esa situación. Lo que se quiere prevenir es que la dieta sea aplicada sin ningún tipo de cuidado y de control.

TodoPapás ha desarrollado una calculadora de cantidad de leche para el bebé que arroja como resultado una recomendación de cuánta leche debería tomar un bebé según su edad. Se trata sólo de una recomendación ya que los últimos estudios científicos sugieren que los bebés se alimenten a demanda.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/alimentacion-bebe/puede-mi-bebe-ser-vegetariano-849

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: