¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

Contents
  1. La leche de almendras y sus beneficios en el embarazo
  2. ¿Qué beneficios posee la leche de almendras?
  3. Lo que debes saber antes de consumir leche de almendras
  4. Ideas para tomar leche de almendras
  5. Leche de almendras, una alternativa saludable
  6. ¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche?
  7. Durante el primer año, nada de alternativas vegetales
  8. El problema de no tener una composición establecida
  9. ¿Perjuicios a largo plazo?
  10. ¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
  11. Beneficios de la leche de almendras
  12. Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé
  13. Instrucciones para hacer leche de almendras casera 
  14. ¿LA LECHE DE ALMENDRAS PROVOCA ESCORBUTO?
  15. Conclusión oficial de “la investigación”:
  16. Nuestra conclusión:
  17. Consumo de leche de almendras en niños: beneficios y desventajas
  18. ¿A partir de qué edad se puede consumir leche de almendras y por qué?
  19. Beneficios del consumo de leche de almendras en niños
  20. Reducción del riesgo de alergias
  21. Una opción para los niños alérgicos a las proteínas de la leche de vaca
  22. Aporte de minerales
  23. Contraindicaciones y desventajas del consumo de leche de almendras en niños
  24. La leche de almendras en niños es una opción para alérgicos
  25. 7 beneficios de la leche de almendras
  26. 1. Es nutritiva
  27. 2. Es baja en calorías
  28. 3. La leche de almendras sin azúcar no eleva el azúcar en la sangre
  29. 4. Es libre de lácteos
  30. 5. La leche de almendras enriquecida puede fortalecer tus huesos
  31. 6. Puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca
  32. 7. La leche de almendras enriquecida es rica en vitamina D

La leche de almendras y sus beneficios en el embarazo

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

Durante el período de gestación es muy común ingerir ciertos alimentos específicos. Algunos de ellos, como la leche de almendras, pueden ser beneficiosos para el desarrollo del feto y para la salud de la embarazada. Cuidar la alimentación durante esta etapa es algo primordial.

Existen algunos elementos totalmente prohibidos, como el alcohol, y otros recomendados para hacer frente al proceso gestacional. La leche de almendras es uno de ellos. Su sabor es parecido al de la leche normal, aunque su origen es vegetal y su aroma más ligero.

Puede encontrarse en cualquier establecimiento, y cada vez cuenta con más adeptos. Este líquido es una fuente de vitaminas y calcio. Estimula el crecimiento físico y cognitivo del feto, y puede incorporarse a nuestra rutina alimentaria sin problemas.

¿Qué beneficios posee la leche de almendras?

A pesar de que su aparición ha sido relativamente nueva, suele ser recomendada por médicos y especialistas. Cualquiera puede beneficiarse de su ingesta, pero es especialmente recomendado a mujeres embarazadas.

  1. Es una fuente de proteínas. La leche de almendras tiene proteínas en su composición. Estas son necesarias para la formación de tejidos y grasas saludables, que ayudarán al feto en el desarrollo de su sistema nervioso. De todos modos se tratan de proteínas de bajo valor biológico, carentes en aminoácidos esenciales.
  2. Controla la fatiga y el mareo. Durante el embarazo es habitual que la madre sufra mareos y vómitos. Esta sensación de malestar es perfectamente normal y puede ser aliviada con diversos remedios. Uno de ellos es la leche del almendras, ya que ayuda a controlar las náuseas.
  3. Alto contenido en vitaminas. Un vaso de leche de almendras aporta vitaminas del grupo B, ácido fólico, hierro y magnesio. Estos elementos ayudan a combatir la anemia que habitualmente aparece durante el cuarto o quinto mes de gestaciónEl hierro y el magnesio también ayudan a regular los estrógenos, responsables de mantener alto el nivel de energía y el buen estado de ánimo en las mujeres embarazadas. Además el ácido fólico resulta esencial para prevenir problemas de desarrollo en el feto, tal y como afirma un estudio publicado en la revista Annales D’Endocrinologie.
  4. Facilita la digestión. Es posible que durante esta etapa puedan surgir problemas estomacales. Una bebida muy recomendable para paliar los síntomas es este tipo de leche, ya que contribuye a mejorar el tránsito.
  5. El calcio, fundamental para el desarrollo de los huesos del bebé. La  bebida de almendras resulta una forma muy sencilla de consumir calcio. Este elemento es muy importante, pues según los especialistas estimula la fortaleza de los huesos del feto y de la madre. 

Lo que debes saber antes de consumir leche de almendras

Si bien es cierto que la leche de almendras es un gran alimento nutricional, no todas las personas deben consumirlo. Esto puede deberse a la alergia a los frutos secos, así que es necesario consultarlo con el médico.

Por otro lado, algunas investigaciones llevadas a cabo en Holanda por la Universidad de Utrecht han asegurado que existe una variable común entre la ingesta de frutos secos durante la gestación y el asma del bebé.

 Debido a la falta de pruebas contrastadas, muchos especialistas prefieren mantener su postura original.

Consideran que las almendras son un alimento fundamental en la dieta de una embarazada, y que su prohibición sería algo incorrecto.

Ideas para tomar leche de almendras

La leche de almendras puede consumirse de diversas maneras. Hay algunas embarazadas que prefieren tomarla en forma de batidos o zumos, mezclada con otros elementos que les resulten más atractivos. Esto no elimina ni reduce las aportaciones de la leche, así que no existe ningún problema en ingerirla de la forma que cada uno desee.

En primer lugar, se tiene la ingesta típica; es decir, beberse la leche sin más. Cabe destacar que esta puede, o bien prepararse en casa o adquirirse ya lista en el supermercado.

Se bebe como cualquier otro tipo de líquido, y puede añadirse perfectamente a la dieta familiar.

Su sabor es ligeramente dulce, por tanto, no será desagradable o chocante a la hora de combinarla con otros líquidos o alimentos.

En segundo lugar, están los batidos preparados. Esto quiere decir que se puede combinar la leche de almendras con frutas y otros ingredientes. Dependiendo de los gustos de cada quien, se añadirá un ingrediente u otro. Lo ideal es probar varias recetas hasta encontrar la que más nos agrada. 

Uno de los batidos con leche de almendras más populares es el famoso batido de bananas y leche de almendras, con azúcar o vainilla al gusto. También se le puede añadir un toque de canela.

Este batido se ha popularizado debido a su alto valor energético. Por otra parte, siempre se puede disfrutar de la leche de almendras en el desayuno.

 Al beberla junto con los cereales o las tostadas.

Leche de almendras, una alternativa saludable

La leche de almendras puede suponer una alternativa saludable a la leche de vaca. No obstante, y a pesar de sus propiedades, es fundamental leer su etiquetado nutricional antes de comprarla. Es preciso evitar aquellos productos que contienen azúcares añadidos, ya que este puede empeorar la calidad nutricional de la leche.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/beneficios-la-leche-almendras/

¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

Hace no demasiados años la “leche” de soja se concebía como algo exótico, que casi nadie había probado nunca.

Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez más personas empezaron a introducirla en su dieta y poco a poco fueron haciéndose habituales en los supermercados otras opciones, como las bebidas a base de avena, arroz o almendras.

Más tarde, en junio de 2017, la justicia europea dictaminaba que no podrían calificarse como “leche”, por ser esta una denominación dirigida a los productos de origen animal. Sin embargo, esto no afectó de ningún modo a su consumo.

Revés para las bebidas vegetales: la Unión Europea dice adiós a la leche de soja

A día de hoy siguen siendo la alternativa predilecta a la leche de personas que no pueden tomarla, ya sea por algún tipo de alergia o intolerancia o por el mantenimiento de una dieta vegana.

¿Pero qué pasa con los niños y los bebés? ¿Pueden ellos consumirlas sin que esto suponga un riesgo para su salud? Esta es una pregunta con una contestación compleja, en la que intervienen muchos factores.

Durante el primer año, nada de alternativas vegetales

La OMS y las asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia como alimentación exclusiva hasta los seis meses

Tanto la Organización Mundial de la Salud como la mayoría de asociaciones de pediatría, incluidas la americana y la española, recomiendan la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad y complementaria hasta los dos años, o incluso después si el niño y la madre lo desean. Sin embargo, algunas mujeres no pueden amamantar a sus hijos, ya sea por problemas de salud o por decisión personal. En esos casos, como cuenta a Hipertextual la doctora Elena Blanco Iglesias, pediatra y autora del blog Dos Pediatras en Casa junto al doctor Gonzalo Oñoro, los bebés deben tomar las conocidas como leches de inicio o tipo 1:

“Se trata de leches adaptadas a la madurez intestinal de los bebés, que tratan de ser lo más parecidas a la leche materna. Están fabricadas a base de modificaciones de leche de vaca o de oveja.

Para ello, lo que hacen las empresas que se dedican su producción es, a través del proceso de fabricación, modificar esa leche de vaca o de oveja para que esté adaptada a lo que un niño menor de 6 meses es capaz de tomar.

Finalmente se obtiene un producto cuyo perfil nutricional es lo más parecido posible a la leche materna”.

Una vez pasados los seis primeros meses, llegaría el momento de seguir con la lactancia materna a demanda e ir introduciendo poco a poco otros alimentos, ya que solo la leche no sería suficiente para cubrir las nuevas necesidades nutricionales del niño.

Para estos casos, a partir de los seis meses de edad, también existe un tipo de leche artificial, conocida como leche de continuación o tipo 2, que se adapta a esos nuevos requerimientos.

Ahora bien, ¿se puede empezar ya a partir del sexto mes con la leche de soja o alguna otra bebida vegetal? “Las bebidas vegetales no son una opción como alternativa a la leche materna durante el primer año de vida ya que no están diseñadas para cubrir las necesidades nutricionales de los niños de estas edades”, explica la doctora Blanco. “En algunos casos muy concretos de intolerancia a proteínas de leche de vaca y siempre bajo indicación de su pediatra podrían ser una alternativa a partir del año de vida”.

El menú escolar andaluz que discrimina a las niñas y se apoya en la ciencia para hacerlo

Un caso aparte, como cuenta a este medio el pediatra y autor del blog Tú eliges lo que comes Carlos Casabona, es el de las leches de fórmula de soja para bebés menores de un año, que no deben confundirse con las bebidas de soja de venta en supermercados:

«La leche de fórmula de soja para bebés, de venta en farmacias y recetada por el dietista-nutricionista o el pediatra, sería una opción en los casos en los que la familia no dé ni lactancia materna ni quiera dar fórmula basada en la leche de vaca como son la mayoría de leches de fórmula infantiles».

El problema de no tener una composición establecida

El mayor inconveniente de estas bebidas vegetales es que no están reguladas, al contrario que las leches de inicio y continuación. “La legislación actual establece unos límites de cómo deben ser las leches de inicio y de continuación.

Sin embargo, esta legislación no existe para las bebidas vegetales, por lo que tienen perfiles nutricionales muy diferentes al compararlas tanto con las fórmulas artificiales como con las distintas bebidas vegetales disponibles en el mercado”, expone la pediatra.

Además, añade que a menudo los padres piensan que todas las bebidas vegetales son iguales, sin tener en cuenta que su composición es muy diferente según de cuál se trate. Por ejemplo, las bebidas de almendras o arroz son ricas en hidratos de carbono, mientras que las de soja tienen un mayor contenido en proteínas si se comparan con la leche de vaca.

Pero si hay algo que la mayoría de ellas tienen en común es el alto contenido en azúcar que suelen tener, en busca de una mejora de su sabor. Por eso, alimentar con ella a los niños puede suponer administrarles un exceso de esta sustancia.

Esta es la razón por la que no deberías darle cereales a tu hijo para desayunar

Otro factor importante a la hora de considerar si se debe dar estas bebidas a los niños es la necesidad de buscar fuentes de calcio.

Muchos padres temen dar leche a los niños, por bulos como que provoca más mocos o la típica creencia de que no es bueno hacerlo, porque el ser humano es el único animal que sigue tomando leche después de la lactancia.

Sin embargo, nada de eso es correcto y, además, no se debe olvidar que se trata de un alimento con un altísimo contenido en calcio, muy necesario tanto para niños como para adultos.

Así, los padres que finalmente decidan dar bebidas vegetales a sus hijos deben tener en cuenta que se les priva de una de las principales fuentes de calcio que se les suele ofrecer (con medio litro al día tendría prácticamente cubierta la necesidad de este nutriente).

Por eso, se debe recurrir a otras fuentes ricas en él, como las espinacas, el tofu, los frutos secos o las legumbres. En cuanto a la bebida vegetal que deberían elegir, las que mayor contenido de calcio tienen son las de soja y las de almendra. Por otro lado, como también añade en su canal de Mi dieta cojea el nutricionista Aitor Sánchez, para que se considere una opción adecuada, para cualquier edad, se debería elegir una opción que tenga al menos un 8% de materia prima (soja, arroz, almendra, etc).

Si un niño mayor de un año no toma leche de origen animal debe recurrir a otras fuentes de calcio, como el tofu, las espinacas o los frutos secos

Por otra parte, la Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición (ESPGHAN, por sus siglas en inglés) hace una recomendación algo diferente en sus recomendaciones sobre fórmulas infantiles, ya que asegura que, si bien no hay necesidad de ingesta rutinaria de bebidas vegetales entre el año y los 3 años de vida, sí que podría recomendarse como estrategia para incrementar el consumo de hierro, vitamina D y ácidos omega tres en comparación con la leche de vaca. Sin embargo, como señala la doctora Blanco, esta es una afirmación que debe “cogerse con pinzas”, ya que un niño que recibe una alimentación sana y variada y toma leche de vaca no necesitaría estos aportes extra de nutrientes, ya que los obtendría directamente en la dieta.

¿Perjuicios a largo plazo?

Recientemente se publicaba en la revista Human Reproduction un estudio en el que, tras analizar los casos de 1.

553 mujeres estadounidenses, con edades comprendidas entre los 23 y los 35 años, se concluía que aquellas que fueron alimentadas siendo bebés con leche de soja tenían una mayor probabilidad de desarrollar dolores menstruales intensos durante su etapa adulta.

Esto no se trasladaría a otras bebidas vegetales; ya que, según los autores del estudio, podría deberse a la presencia en la soja de un fitoestrógeno, llamado genisteína, que interferiría en el desarrollo del sistema reproductivo.

¿Pero pueden producirse otros efectos a largo plazo en niños que toman estas alternativas a la leche? Ante esta pregunta, la doctora de Dos Pediatras en Casa relata algunos casos concretos:

“Conozco casos concretos en los que los padres han dado, por ejemplo, bebida de soja en grandes cantidades a sus hijos pensando que era muy sana y al final estaban realizando una dieta hiperproteica, que puede tener consecuencias a corto y largo plazo.

Algo similar ocurría con padres que daban bebidas de arroz a sus hijos, a la vez que les proporcionaban una alimentación sin casi proteínas. En estos casos terminan cayendo en dietas hipoproteicas, también con consecuencias a corto y largo plazo.

Al contrario, lo bueno que tiene la leche de vaca es que es un alimento equilibrado si se toma en cantidades moderadas, por lo que se evitan estos problemas”.

Leche de almendra, soja, sin lactosa, entera… ¿cuál es la más sana?

Por lo tanto, a partir de cierta edad y siguiendo las directrices adecuadas, los niños pueden tomar algunas bebidas vegetal en sustitución de la leche. Sin embargo, no se debe olvidar que durante su primer año tienen una serie de requerimientos nutricionales que estos productos no pueden aportar. Todo a su tiempo.

Источник: https://hipertextual.com/2018/11/bebida-vegetal-ninos

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto como calcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna.

En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés.

Es a partir de los 2 años cuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias.

Beneficios de la leche de almendras

– Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa.

– En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten.

– Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido.

– Tiene un alto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal.

– Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano.

Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico.

– También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación.

– Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.
 

Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé

Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular.

– Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección.

– Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas.

– No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos.

– Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos.

En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera.

Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.
 

Instrucciones para hacer leche de almendras casera 

Ingredientes: 

– 250 gramos de almendras crudas, sin sal, ni aceites, ni nada.

– Tres tazas de agua.

La cantidad especificada para algo más de 1 litro de leche no tienen por qué ser definitiva, depende de la intensidad que queramos darle al sabor, si queremos una leche con más sabor a almendras, aumentaremos la cantidad de estas y disminuiremos la de agua. Eso sí, debes tener en cuenta que, si reduces los ml de agua, también se reducirá la cantidad final de leche de almendras.

No es necesario que quites la piel a las almendras, no alterará el sabor. Lo que sí debes hacer es dejarlas en remojo con agua durante 4 horas o incluso toda la noche, de esta manera se potenciarán todas sus propiedades nutritivas. Pasado este el tiempo tira el agua y enjuaga las almendras varias veces con agua limpia.

Después introduce las almendras limpias en una licuadora, vierte las tres tazas de agua y bátelo todo durante unos minutos. Si no tienes licuadora puedes utilizar una batidora normal, tardarás un poco más, pero el resultado será prácticamente el mismo.

Debes batir hasta que no queden restos de almendras, sino una pasta. En este momento puedes agregar el aroma que más te guste para intensificar el sabor de la leche, y seguir batiendo. Este último paso es opcional, pero le dará un toque diferente.

Puedes utilizar canela, vainilla, cardamomo… lo que quieras.

Una vez que tengas la mezcla bien batida, es el momento de colarla para obtener la leche de almendras.

Para ello, necesitarás un recipiente y un colador de tela o malla fina, pero si no dispones de ninguno de estos coladores, puedes utilizar una bolsa de algodón orgánico, un paño fino de algodón limpio o una gasa.

En caso de utilizar el paño, la tela de algodón o la gasa, deberás colocarlo en un colador normal, y este sobre el recipiente.

Simplemente tienes que poner el colador sobre el recipiente y verter en él la mezcla. El proceso de colar la leche te llevará unos minutos ya que la pasta que quedó de las almendras es bastante espesa. Para acelerar el proceso, coge una cuchara y mueve la mezcla poco a poco.

No es recomendable fijar una cantidad de leche para un bebe de 4 meses. En este sentido, es preferible que la alimentación sea a demanda lo que significa que se debe dejar al propio bebé que consuma la cantidad de leche precisa para satisfacer sus necesidades.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/alimentacion-bebe/puede-un-bebe-tomar-leche-de-almendras-9908

¿LA LECHE DE ALMENDRAS PROVOCA ESCORBUTO?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

Es posible que estos días hayáis leído una serie de artículos publicados en los medios de comunicación más importantes de USA, UK, Italia, España y Francia en relación a un estudio con origen en el Hospital de la Fe de Valencia (España).

Esta “investigación científica“  indica que “un bebe alimentado sólo con leche de almendras contrajo escorbuto” con la siguiente conclusión final:

“Las leches vegetales no son un alimento completo y no pueden sustituir a la leche materna ni a la leche de fórmula*”.

A raíz de esto, se ha desatado una orgía de titulares febriles como “Alimentar a los bebés con leche de almendras provoca escorbuto” hasta otros como “Veganos casi matan un bebé en Valencia”.

Escriban “escorbuto leche de almendras” en Google y lean los titulares ustedes mismos.

Hace dos años que venimos avisando de diferentes ataques a las leches vegetales a nivel mundial pero este artículo “científico” publicado en la prestigiosa revista Pediatrics, y alarmante bombo amarillista con el que ha sido presentado a la opinión pública, merecen un artículo aparte.

Únicamente expondremos unos hechos, ustedes juzguen libremente después:

1-    La investigación científica. No ha sido fácil conseguirla porque no está accesible sin previo pago. Aquí tenéis el PDF con la investigación íntegra: Estudio completo Escorbuto por leche de almendras. Sobre ella basamos nuestro propio análisis del caso.

2-    Lactancia materna: Que la lactancia materna y sus beneficios para el bebé son insustituibles es un hecho incontestable, y por eso dar el pecho en público sin que a una le llamen la atención o multen es un derecho inalienable de toda madre.

ALBA LACTANCIA MATERNA via Compfight

Sin embargo, para ser más veraz “la investigación” no debería concluirse con un confuso “las leches vegetales no sustituyen a la lactancia materna o a la leche sintética de fórmula* ” porque lo que están haciendo es un juego de palabras que equipara peligrosamente la lactancia materna con la leche sintética de fórmula*.

Durante los primeros 6 meses ni las leches vegetales, ni la leche sintética de fórmula, pueden ni deben sustituir a la lactancia materna que la única leche que aporta todos los nutrientes que el bebé recién nacido necesita.

3-    Leche de fórmula*. Es cuanto menos curioso que en ningún momento de “la investigación” (ni de los innumerables artículos periodísticos) se mencione que la “leche sintética de fórmula”* es la principal causante de la alergia a las proteínas lácteas de vaca, una de las más comunes y severas alergias en bebes de todo el mundo.

*Leche sintética procesada a partir de proteínas lácteas de vaca que se da a los bebés principalmente cuando se abandona la lactancia materna, o a veces en paralelo a la misma.

De hecho, al bebé que contrajo escorbuto le surgió una “dermatitis” en la piel durante sus dos primeros meses y medio de vida mientras su mamá le daba “leche de fórmula procesada a partir de leche de vaca en ausencia de leche materna” que fue la razón por la que el médico familiar (ahora vilipendiado) aconsejó a la madre del bebe darle leche de almendras.

“La investigación” pasa de puntillas sobre este tema sin darle la menor relevancia pero resulta que precisamente la dermatitis, es uno de los síntomas cutáneos de la alergia a las proteínas lácteas junto a la urticaria, los eczemas, los edemas, etc…

4-  Alergia a las proteínas lácteas (no confundir con la intolerancia a la lactosa): Sorpresivamente desde la éticamente cuestionable Nestlé (imaginen lo grave que puede llegar a ser esta alergia en algunos casos), la fundación sin ánimo de lucro de UK “The children´s Allergy Foundation” hasta la propia revista Pediatrics de la “American Academy of Pediatrics”, afirman que ésta alergia también se vincula a severos trastornos digestivos (diarrea crónica, vómitos, dolores abdominales, etc) y respiratorios (asma, tos silbante, etc.)

Entre el 2% y el 3% de los bebés del mundo sufren esta alergia aunque cuando crecen sólo permanece crónica en el aproximadamente 20%.  Es decir, millones de personas en el planeta sufren esta alergia desde que son bebés.

5-    Diferencia entre leches vegetales industriales vs caseras (o naturales).  Los progenitores del bebé, siempre según “la investigación”, alimentaron a su bebe durante varios meses únicamente con leche de almendras industrial envasada de la marca Ecomil (junto a otros refinados como polvo instantáneo de almendras de la misma marca, entre otras).

Realmente, da igual que la marca sea Ecomil, Alpro, o Gerblé…

En lechevegetal.com venimos tiempo insistiendo en las abismales diferencias que existen entre las leches vegetales envasadas y las caseras. Podéis ver el video que grabamos al respecto en este artículo , o leer las conclusiones de este otro artículo sobre la apasionante y desconocida historia de las leches vegetales fruto de una investigación propia.

Sin embargo, multitud de periodistas nos afirman que “tomar sólo leches o bebidas vegetales ha generado escorbuto a un bebé” sin parar a diferenciar o explicar a sus lectores esta diferencia.

Los propios investigadores del estudio en sus conclusiones hablan de “Bebidas vegetales” con carácter genérico. Para que nos entendamos con claridad diáfana:

Las leches vegetales envasadas están ultra-pasteurizadas o esterilizadas por lo que nutricionalmente han eliminado la inmensa mayoría de los micro-organismos que convierten a las leches vegetales naturales en alimentos de alto valor nutritivo con un amplio abanico de vitaminas, nutrientes, grasas instauradas, aminoácidos, enzimas, etc y que sólo duran de 3 a 5 días en refrigerado a menos de 5º.

Es decir, eso que nos venden como “leche vegetal” en los supermercados y tiendas de cualquier país del planeta que duran 2 años en una estantería a temperatura ambiente, no es apenas sino agua con sabor a almendras.

En cualquier caso, fue un error de la familia alimentar al bebé sólo con leche de fórmula los dos primeros mes y medio, y con leche de almendras industrial los siguientes meses porque insistimos:

La lactancia materna es la única que cubre todas las necesidades del bebé y durante al menos los primeros 6 meses, si no se puede amamantar al bebé, les recomendamos que acudan a un banco oficial de leche materna, y no a leches de fórmula o a leches vegetales.

6-    Escorbuto: El escorbuto es una deficiencia alimentaria grave si no se trata a tiempo que consiste en una ausencia de vitamina c que conduce a graves problemas de salud. Los marineros antiguamente la sufrieron a destajo por la ausencia prolongada en largas travesías por el mar de frutas y hortalizas.

Y ahora, apliquemos sólo un poquito de sentido común:

Si en vez de sólo leche vegetal envasada, le hubiéramos dado al bebé zumo de naranja envasado, leche de vaca, o agua mineral, hubiera podido pasar exactamente lo mismo.

Robynlou Kavanagh via Compfight

7-    Mejoría del bebé “cuando le quitan la leche de almendras de su dieta”.

“La investigación” explica entonces que a los 6 meses la mamá intentó en vano dar al bebé purés de frutas y verduras porque este los rechazaba (se da a entender que por la negativa influencia que la leche de almendras ejercía aunque tampoco lo dejan claro).

Es entonces cuando la madre ve al bebé en un lamentable estado y acude al Hospital de la Fe de Valencia.

Tras las correspondientes pruebas se diagnostica escorbuto y los investigadores se hacen cargo del bebé. Le inyectan dosis de vitamina C, a la vez que le empiezan a administrar purés de frutas, verduras, cereales, carne… y atención, fundamental, la leche de fórmula.

El caso es que el bebé lógica y afortunadamente al comer verduras y frutas, junto a su dosis de vitamina C, mejora.

Conclusión oficial de “la investigación”:

“Las leches vegetales no son un alimento completo y no pueden sustituir a la leche materna ni a la leche sintética de fórmula*”.

Nuestra conclusión:

Que una investigación basada en un solo caso a nivel mundial haya tenido la repercusión mediática que ha tenido focalizándose en exclusiva en lo “incompletas que son las leches vegetales nutricionalmente hablando”  y lo “insustituible que es la leche sintética de fórmula”, es una investigación como mínimo sesgada e incompleta.

Es más, que ningún periodista reflexione sobre el hecho de que la “leche sintética de fórmula” es una de las principales causantes de alergia en millones de bebés y lo que es más importante, que nunca se debe sustituir la lactancia materna ni con leche de fórmula ni con leches vegetales durante los primeros 6 meses, nos parece a su vez de una falta de profesionalidad preocupante.

PWRDF via Compfight

Y para finalizar, a todas nuestras clientas y amigas, un “tip” histórico relevante:

Durante miles de años las “parteras” (mujeres con amplia experiencia que ayudaban a otras mujeres a dar a luz en casa), clamaban que “lo primero siempre la teta”, la insustituible lactancia materna.

Y en ausencia de lactancia materna propia recomendaban a las madres que otras mujeres conocidas como nodrizas o amas de leche amamantaran los primeros meses a sus bebés.

Esto hoy en día insistimos que puede suplirse con los bancos de leche materna.

Curiosamente estas mismas parteras que ayudaron a dar a luz a nuestros antepasados, especialmente en el mediterráneo  recomendaban a las madres durante el embarazo, y también tras dar a luz, que tanto ellas como sus bebés complementaran su alimentación con  leche fresca de almendras, de chufas, o de otras semillas.

Escuchen a la sabiduría ancestral y no a periodistas amarillistas y alarmistas.

Y recordad también que tras los primeros 6 meses de lactancia materna, al hacer las leches vegetales en casa para vuestros bebés podéis complementarlas añadiendo las frutas, hierbas y verduras que deseéis.

Balance y equilibrio son la clave de una vida sana, y vuestro instinto y sentido común vale más que las continuas distorsiones que la TV o algunos medios nos puedan contar en este mundo bombardeado cada segundo con información y desinformación avasalladora y estresante.

Qué no nos confundan, ni engañen.

Vivamos la vida con alegría, sentido común, y sobre todo, sin miedo.

Andoni Monforte DuartInventor de la Vegan Milker by ChufaMix

Fundador de Món Orxata

Источник: https://www.lechevegetal.com/la-leche-de-almendras-provoca-escorbuto/

Consumo de leche de almendras en niños: beneficios y desventajas

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

El uso de la leche de almendras en niños es una moda nueva en la dieta occidental debido a la capacidad que tiene para sustituir los lácteos. Se utiliza como producto líquido en aquellas personas que padecen intolerancia a la lactosa. De todos modos, no es apta para todo el mundo.

Has de saber que la leche es un buen alimento que no debe ser sustituido, al menos que exista un motivo médico. Las intolerancias a la lactosa han de ser correctamente diagnosticadas, de lo contrario se estaría suprimiendo un producto de la dieta capaz de aportar proteínas y grasas de alta calidad.

¿A partir de qué edad se puede consumir leche de almendras y por qué?

Es necesario tener en cuenta que la leche materna ha demostrado ser el mejor alimento para el niño hasta los 6 meses de edad de forma exclusiva y hasta los 2 años como complemento. Es importante que la introducción de los productos no maternos sea paulatina y que se respeten las indicaciones del pediatra.

Desde el punto de vista técnico se pueden introducir frutos secos a partir de los 6 meses de vida, aunque es recomendable que dicha ingesta se realice previo picado de los mismos para evitar atragantamientos. En este sentido, en el sexto mes ya se podría introducir la leche de almendras.

Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con el producto de leche de almendras que se utiliza. Muchos de ellos cuentan con azúcares añadidos en su composición, lo que reduce el valor nutricional.

Está claro que una ingesta regular de glúcidos simples condiciona de manera negativa la salud del niño. Así lo evidencia un estudio publicado en la revista Journal of Pediatric Gastroenteerology and Nutrition.

Las leches derivadas de frutos secos podrían introducirse en la dieta infantil luego del sexto mes de vida.

Para saber más: Beneficios de los frutos secos en el embarazo

Beneficios del consumo de leche de almendras en niños

A continuación vamos a indicarte cuáles son los beneficios del consumo de leche de almendras en niños.

Reducción del riesgo de alergias

La introducción temprana de almendras en la dieta consigue reducir el riesgo de desarrollar alergias a los frutos secos en etapas posteriores, lo que resulta positivo. Cabe destacar que dichos alimentos cuentan con grasas de alta calidad y con proteínas. Además, son capaces de aportar micro y fitonutrientes.

También te puede interesar: Frutas, verduras y hortalizas que contienen proteínas

Una opción para los niños alérgicos a las proteínas de la leche de vaca

En aquellos niños en los que no es posible introducir leche de vaca, debido a procesos alérgicos, la leche de almendras es una gran opción. Obviamente, la lactancia materna siempre ha de ser la prioridad.

No obstante, si existe algún tipo de factor limitante para la propia lactancia se pueden preparar biberones con esta clase de bebidas. Así se evitan procesos que incrementan las reacciones inflamatorias.

Aporte de minerales

Según lo dicho, los frutos secos se caracterizan por ofrecer un completo aporte de minerales, entre los que destaca el zinc.

Dicho micronutriente es esencial para garantizar el correcto funcionamiento del sistema inmune, según un estudio publicado en la revista Nutrients.

Este mineral influye en la diferenciación de las células que conforman las líneas de defensa del organismo.

El zinc es un elemento nutricional que se ha vinculado a la mejora de la eficiencia del sistema inmune en niños y adultos.

Contraindicaciones y desventajas del consumo de leche de almendras en niños

Ya te hemos hablado de que la leche materna es el mejor alimento para los bebés. En su defecto, la leche de vaca cuenta también con un aporte nutricional interesante. Sin embargo, la de almendras carece de proteínas y de lípidos de elevada calidad, por lo que es deficitaria desde el punto de vista de los macronutrientes.

Además, algunas versiones cuentan con elevadas cantidades de azúcares añadidos, lo que perjudica la salud metabólica del bebé. En este sentido, es crucial mirar los etiquetados para evitar ultraprocesados capaces de ejercer un efecto negativo.

Ten en cuenta que, en el mejor de los casos, la leche de almendras se conformará de una elevada cantidad de agua con restos del fruto seco, por lo que obtendremos un producto bastante insípido y no demasiado beneficioso. Más allá de la ventaja que se genera por la reducción del riesgo de desarrollar alergias, existen otros alimentos en la dieta con mayor calidad.

La leche de almendras en niños es una opción para alérgicos

Tal y como hemos explicado, el consumo de leche de almendras en niños tiene sentido para prevenir el desarrollo de alergias y para evitar el consumo de leche de vaca en sujetos que son intolerantes o que desarrollan patologías autoinmunes en presencia de sus proteínas.

Se puede introducir a partir de los 6 meses de vida, aunque la opción preferente será siempre la lactancia materna. Esta será capaz de aportar todos los nutrientes que el bebé necesita para desarrollarse de forma adecuada.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/consumo-leche-almendras-ninos/

7 beneficios de la leche de almendras

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

La leche de almendras se prepara mezclando las almendras con agua y luego colando la mezcla para eliminar los sólidos. También puedes prepararla agregando agua a la mantequilla de almendras.

Tiene un agradable sabor a nuez y una textura cremosa similar a la de la leche normal. Por esta razón, es una opción popular para las personas que siguen una dieta vegana y aquellos que son alérgicos o intolerantes a los lácteos.

Puedes conseguir leche de almendras en la mayoría de los supermercados, generalmente en la sección de alimentos saludables. También es muy fácil de preparar en casa.

La leche de almendras comercial viene en una variedad de marcas y sabores. La leche de almendras que no contiene azúcar añadido es más saludable.

La mayoría de las marcas también ofrecen leche enriquecida con vitaminas, minerales o proteínas. Si no consumes productos lácteos, puede ser beneficioso elegir productos enriquecidos con calcio.

En estudios controlados, se ha encontrado un vínculo entre las almendras enteras y una variedad de beneficios para la salud, pero muchos de estos podrían no aplicarse a la leche de almendras.

Esto se debe a que los fabricantes suelen hacer la leche con almendras blanqueadas (sin piel) y cuelan el líquido. Esto elimina la mayor parte de la fibra y gran parte de los antioxidantes de las almendras.

Además, la leche de almendras está diluida. Es una fuente de nutrientes mucho menos concentrada que las almendras enteras.

La concentración de nutrientes en la leche de almendras depende de cuántas almendras se usan para preparar la leche, la cantidad de agua agregada y si contiene o no vitaminas y minerales agregados.

Por ejemplo, muchas recetas en línea recomiendan preparar 2 tazas de leche de almendras con 1 taza (143 gramos [g]) de almendras, mientras que la leche de almendras comercial puede estar mucho más diluida.

Estos son los siete beneficios principales para la salud de beber leche de almendras.

1. Es nutritiva

Si bien la leche de almendras no es tan nutritiva como la leche de vaca, los productos enriquecidos se acercan bastante.

Frecuentemente contiene vitamina D, calcio y proteínas agregadas, lo que la hace más similar a la leche normal en cuanto a su contenido nutricional.

Sin embargo, la leche de almendras es naturalmente rica en varias vitaminas y minerales, especialmente en vitamina E.

Para comparar, la siguiente tabla muestra las cantidades de algunos nutrientes, vitaminas y minerales en una taza de leche de almendras comercial enriquecida y leche de vaca baja en grasa, junto con algunos valores diarios (VD).

El cuerpo no absorbe algunos minerales en la leche de almendras tan bien como los que están en la leche. En parte, esto se debe a que las almendras contienen ácido fítico, un antinutriente que reduce la absorción de hierro, zinc y magnesio.

Dado que la leche de almendras carece de muchos nutrientes, no es adecuada como sustituto para la leche de los bebés.

En conclusión: La leche de almendras es naturalmente rica en varias vitaminas y minerales, especialmente en vitamina E.

2. Es baja en calorías

Si bien las almendras contienen un 50% de grasa y un alto contenido de calorías, la leche de almendras comercial es una bebida baja en calorías.

Esto significa que puedes beber mucha leche de almendras sin aumentar de peso. También es rica en algunos nutrientes en relación con su contenido calórico.

Los productores de leche de almendras la diluyen con agua para que su contenido de grasa sea similar al de la leche baja en grasa, que es alrededor del 1% de grasa.

Una taza de leche de almendras contiene solo 39 calorías, la mitad de las calorías de una taza de leche descremada.

Sin embargo, no toda la leche de almendras es igual. La leche de almendras casera y ciertas marcas podrían contener una cantidad mucho mayor de calorías, dependiendo de la cantidad de almendras que contengan por taza.

Además, algunos productos contienen azúcar agregado, que se deben evitar para obtener los máximos beneficios para la salud.

En conclusión: La leche de almendras industrial puede contener menos calorías que un vaso de leche descremada. Sin embargo, es posible que esto no aplique a todas las marcas, así que asegúrate de revisar el contenido nutricional que aparece en las etiquetas.

3. La leche de almendras sin azúcar no eleva el azúcar en la sangre

Muchas leches de almendras en el mercado están cargadas con azúcar agregado.

La leche de almendras sin azúcar, por otro lado, es una bebida baja en carbohidratos, compuesta por menos del 2% de carbohidratos, o 3.43 g de carbohidratos en 1 taza.

En comparación, la leche de vaca baja en grasa contiene un 5% de carbohidratos, que suma en total 12 g en 1 taza.

La leche de almendras también es rica en grasas y proteínas en relación con su contenido de carbohidratos. Por esta razón, no provoca un aumento en los niveles de azúcar en la sangre, así que pueden tomarla personas con diabetes y aquellas que siguen una dieta baja en carbohidratos.

Sin embargo, asegúrate de leer la lista de ingredientes y seleccionar los productos más puros posible.

En conclusión: La leche de almendras es una bebida baja en carbohidratos, así que es una opción perfecta para las personas que siguen una dieta baja en carbohidratos y para quienes necesitan controlar sus niveles de azúcar en la sangre.

4. Es libre de lácteos

La leche de almendras no contiene leche de vaca ni otros productos animales, así que es una excelente opción para las personas que siguen una dieta vegana y personas intolerantes a la lactosa o alérgicos a la leche.

Muchas personas son intolerantes al azúcar de la leche (lactosa) y no pueden digerirlo por completo. La lactosa no digerida pasa al colon, donde las bacterias residentes las fermentan, generando gases excesivos, hinchazón, diarrea y malestar para las personas intolerantes.

Al ser libre de lácteos, la leche de almendras no contiene lactosa, convirtiéndola en un sustituto adecuado para la leche para las personas con intolerancia a la lactosa.

En conclusión: La leche de almendras es una imitación de la leche y no contiene ningún lácteo, convirtiéndola en una popular alternativa a la leche para los veganos y las personas con intolerancia a la lactosa o alergias a la leche.

5. La leche de almendras enriquecida puede fortalecer tus huesos

Los productos lácteos son la fuente dietética más rica en calcio. Por el contrario, las almendras son una fuente pobre de este nutriente.

Para hacer que la leche de almendras se parezca más a la leche real, los productores a menudo la enriquecen con calcio. Por ejemplo, una taza de leche de almendras comercial puede contener el 37% o más de tu necesidad diaria, dependiendo del tipo y la marca.

En comparación, el contenido de calcio en una taza de leche de vaca puede contener alrededor del 23% de tu necesidad diaria, dependiendo del tipo y la marca.

Como resultado, la leche de almendras enriquecida es una excelente fuente de calcio para las personas que no consumen productos lácteos, como los veganos y aquellas intolerantes a la lactosa o alérgicos a la leche.

El calcio es esencial para desarrollar y mantener los huesos sanos. Por esta razón, una ingesta adecuada de calcio reduce el riesgo de osteoporosis, una enfermedad asociada con huesos débiles y fracturas.

En conclusión: Los productores a menudo enriquecen la leche de almendras con calcio, lo que la convierte en una excelente fuente de nutrientes. El consumo regular de leche de almendras enriquecida puede reducir el riesgo de desarrollar osteoporosis en personas que no consumen productos lácteos.

6. Puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca

Los estudios de observación muestran que consumir nueces de forma regular está relacionado con un riesgo reducido de desarrollo de enfermedad cardíaca. En parte, esto se debe a que tienen un alto contenido de grasas saludables.

La leche de almendras tiene el 1% de su peso en aceite, del cual casi el 90% es insaturado.

Las investigaciones han relacionado el ácido oleico, que es el principal ácido graso del aceite de almendras, con cambios beneficiosos en los lípidos en la sangre.

Un estudio en adultos sanos mostró que comer 66 g de almendras o aceite de almendras todos los días durante 6 semanas redujo sus niveles de lipoproteína de baja densidad o colesterol “malo” en un 6% y de triglicéridos en un 14%. También aumentó su lipoproteína de alta densidad o colesterol “bueno” en un 6%.

Estos cambios beneficiosos en el perfil de lípidos en la sangre están asociados con un riesgo reducido de desarrollo de enfermedad cardíaca.

Si bien cerca del 50% de las calorías de la leche de almendras provienen de la grasa, generalmente es un producto bajo en grasa y probablemente no tenga un impacto significativo en tu perfil de lípidos en la sangre.

Los nutricionistas creen que la vitamina E, junto con los compuestos vegetales bioactivos, incluidos los polifenoles, son responsables de muchos de los beneficios para la salud de las almendras. Estos compuestos tienen propiedades antiinflamatorias y antioxidantes que son buenas para la salud del corazón.

En conclusión: La leche de almendras es rica en vitamina E y contiene grasas saludables. Beberla con regularidad puede ser beneficioso para tu corazón.

7. La leche de almendras enriquecida es rica en vitamina D

Muchas personas tienen niveles bajos o deficiencia de vitamina D, lo que aumenta el riesgo de huesos frágiles, fatiga y músculos débiles.

Hay pocas fuentes buenas de vitamina D en la dieta humana. Por esto, una estrategia común de salud pública es enriquecer ciertos alimentos con vitamina D. Esto se aplica especialmente a los productos lácteos.

Al igual que la leche normal, la leche de almendras suele contener vitamina D agregada. La cantidad de vitamina D varía con cada producto. Por ejemplo, 1 taza de leche de almendras puede contener 2.62 microgramos, que es el 13% de tu VD. Una taza de leche de vaca enriquecida con vitaminas contiene cantidades similares.

Esto hace que la leche de almendras enriquecida sea una fuente útil de vitamina D que puede prevenir la deficiencia si se consume con regularidad.

En conclusión: La leche de almendras a menudo está enriquecida con vitamina D, y consumirla con frecuencia puede ayudar a prevenir la deficiencia de esta vitamina.

Puedes conseguir leche de almendras fácilmente en los supermercados.

Sin embargo, también es muy fácil de preparar en casa. Solo necesitas una licuadora, un poco de agua y una taza de almendras. Puedes comprar licuadoras y almendras en línea.

Primero, quítales la piel. Puedes hacerlo sumergiendo las almendras en agua durante 8 a 12 horas o durante toda la noche. Remojarlas suaviza la piel y te permite pelar las almendras fácilmente cuando las enjuagas.

Luego, coloca las almendras en una licuadora con 4 tazas de agua y mezcla hasta lograr una consistencia suave. Por último, cuela la mezcla con una tela de quesero (estopilla) o una bolsa para leche de nueces para retirar los sólidos.

Estas son algunas recetas saludables:

  • leche de almendras básica
  • leche de almendras con vainilla
  • leche de almendras con fresas

En conclusión: La leche de almendras es una de las leches vegetales más populares y puedes comprarla en la mayoría de los supermercados. También es fácil de preparar en casa.

De la misma manera que usas la leche normal. La leche de almendras es increíblemente versátil. A continuación, te compartimos algunas ideas para usarla como sustituto de la leche:

  • Agrégala al cereal en lugar de la leche normal.
  • Agrégala a tu café o té.
  • Mézclala en batidos.
  • Prepara un arroz con leche o un helado sin lácteos.
  • Úsala en sopas, salsas y aderezos para ensaladas.
  • Úsala como sustituto de la leche en muchos alimentos horneados.

Las personas propensas a los cálculos renales no deben consumir leche de almendras en cantidades excesivas. Esto se debe a su contenido de oxalato de calcio, que generalmente es alto en la leche de almendras casera.

A algunas personas también les preocupa la carragenina, un espesante que algunos productores agregan a los productos comerciales de leche de almendras. Sin embargo, la mayoría de los científicos coinciden en que el tipo y la cantidad de carragenina que se utiliza en los productos alimenticios son seguros.

En conclusión: La leche de almendras es un excelente sustituto de la leche de vaca. Sin embargo, las personas propensas a los cálculos renales deben evitar beberla en grandes cantidades.

La leche de almendras es un producto muy versátil y un gran sustituto para la leche para veganos y personas alérgicas o intolerantes a los lácteos.

Puedes comprar diferentes marcas en línea.

Dado que es naturalmente rica en varios nutrientes importantes, la leche de almendras es una excelente adición a una dieta saludable.

Leer el artículo en inglés

Источник: https://www.medicalnewstoday.com/articles/es/beneficios-de-la-leche-de-almendra

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: