¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

Contents
  1. ¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche?
  2. Durante el primer año, nada de alternativas vegetales
  3. El problema de no tener una composición establecida
  4. ¿Perjuicios a largo plazo?
  5. Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/ ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? ¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche? Hace no demasiados años la “leche” de soja se concebía como algo exótico, que casi nadie había probado nunca. Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez más personas empezaron a introducirla en su dieta y poco a poco fueron haciéndose habituales en los supermercados otras opciones, como las bebidas a base de avena, arroz o almendras. Más tarde, en junio de 2017, la justicia europea dictaminaba que no podrían calificarse como “leche”, por ser esta una denominación dirigida a los productos de origen animal. Sin embargo, esto no afectó de ningún modo a su consumo. Revés para las bebidas vegetales: la Unión Europea dice adiós a la leche de soja A día de hoy siguen siendo la alternativa predilecta a la leche de personas que no pueden tomarla, ya sea por algún tipo de alergia o intolerancia o por el mantenimiento de una dieta vegana. ¿Pero qué pasa con los niños y los bebés? ¿Pueden ellos consumirlas sin que esto suponga un riesgo para su salud? Esta es una pregunta con una contestación compleja, en la que intervienen muchos factores. Durante el primer año, nada de alternativas vegetales Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/ ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto comocalcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna. En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés. Es apartir de los 2 añoscuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias. Beneficios de la leche de almendras ¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche? Hace no demasiados años la “leche” de soja se concebía como algo exótico, que casi nadie había probado nunca. Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez más personas empezaron a introducirla en su dieta y poco a poco fueron haciéndose habituales en los supermercados otras opciones, como las bebidas a base de avena, arroz o almendras. Más tarde, en junio de 2017, la justicia europea dictaminaba que no podrían calificarse como “leche”, por ser esta una denominación dirigida a los productos de origen animal. Sin embargo, esto no afectó de ningún modo a su consumo. Revés para las bebidas vegetales: la Unión Europea dice adiós a la leche de soja A día de hoy siguen siendo la alternativa predilecta a la leche de personas que no pueden tomarla, ya sea por algún tipo de alergia o intolerancia o por el mantenimiento de una dieta vegana. ¿Pero qué pasa con los niños y los bebés? ¿Pueden ellos consumirlas sin que esto suponga un riesgo para su salud? Esta es una pregunta con una contestación compleja, en la que intervienen muchos factores. Durante el primer año, nada de alternativas vegetales La OMS y las asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia como alimentación exclusiva hasta los seis meses Tanto la Organización Mundial de la Salud como la mayoría de asociaciones de pediatría, incluidas la americana y la española, recomiendan la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad y complementaria hasta los dos años, o incluso después si el niño y la madre lo desean. Sin embargo, algunas mujeres no pueden amamantar a sus hijos, ya sea por problemas de salud o por decisión personal. En esos casos, como cuenta a Hipertextual la doctora Elena Blanco Iglesias, pediatra y autora del blog Dos Pediatras en Casa junto al doctor Gonzalo Oñoro, los bebés deben tomar las conocidas como leches de inicio o tipo 1: “Se trata de leches adaptadas a la madurez intestinal de los bebés, que tratan de ser lo más parecidas a la leche materna. Están fabricadas a base de modificaciones de leche de vaca o de oveja. Para ello, lo que hacen las empresas que se dedican su producción es, a través del proceso de fabricación, modificar esa leche de vaca o de oveja para que esté adaptada a lo que un niño menor de 6 meses es capaz de tomar. Finalmente se obtiene un producto cuyo perfil nutricional es lo más parecido posible a la leche materna”. Una vez pasados los seis primeros meses, llegaría el momento de seguir con la lactancia materna a demanda e ir introduciendo poco a poco otros alimentos, ya que solo la leche no sería suficiente para cubrir las nuevas necesidades nutricionales del niño. Para estos casos, a partir de los seis meses de edad, también existe un tipo de leche artificial, conocida como leche de continuación o tipo 2, que se adapta a esos nuevos requerimientos. Ahora bien, ¿se puede empezar ya a partir del sexto mes con la leche de soja o alguna otra bebida vegetal? “Las bebidas vegetales no son una opción como alternativa a la leche materna durante el primer año de vida ya que no están diseñadas para cubrir las necesidades nutricionales de los niños de estas edades”, explica la doctora Blanco. “En algunos casos muy concretos de intolerancia a proteínas de leche de vaca y siempre bajo indicación de su pediatra podrían ser una alternativa a partir del año de vida”. El menú escolar andaluz que discrimina a las niñas y se apoya en la ciencia para hacerlo Un caso aparte, como cuenta a este medio el pediatra y autor del blog Tú eliges lo que comes Carlos Casabona, es el de las leches de fórmula de soja para bebés menores de un año, que no deben confundirse con las bebidas de soja de venta en supermercados: «La leche de fórmula de soja para bebés, de venta en farmacias y recetada por el dietista-nutricionista o el pediatra, sería una opción en los casos en los que la familia no dé ni lactancia materna ni quiera dar fórmula basada en la leche de vaca como son la mayoría de leches de fórmula infantiles». El problema de no tener una composición establecida El mayor inconveniente de estas bebidas vegetales es que no están reguladas, al contrario que las leches de inicio y continuación. “La legislación actual establece unos límites de cómo deben ser las leches de inicio y de continuación. Sin embargo, esta legislación no existe para las bebidas vegetales, por lo que tienen perfiles nutricionales muy diferentes al compararlas tanto con las fórmulas artificiales como con las distintas bebidas vegetales disponibles en el mercado”, expone la pediatra. Además, añade que a menudo los padres piensan que todas las bebidas vegetales son iguales, sin tener en cuenta que su composición es muy diferente según de cuál se trate. Por ejemplo, las bebidas de almendras o arroz son ricas en hidratos de carbono, mientras que las de soja tienen un mayor contenido en proteínas si se comparan con la leche de vaca. Pero si hay algo que la mayoría de ellas tienen en común es el alto contenido en azúcar que suelen tener, en busca de una mejora de su sabor. Por eso, alimentar con ella a los niños puede suponer administrarles un exceso de esta sustancia. Esta es la razón por la que no deberías darle cereales a tu hijo para desayunar Otro factor importante a la hora de considerar si se debe dar estas bebidas a los niños es la necesidad de buscar fuentes de calcio. Muchos padres temen dar leche a los niños, por bulos como que provoca más mocos o la típica creencia de que no es bueno hacerlo, porque el ser humano es el único animal que sigue tomando leche después de la lactancia. Sin embargo, nada de eso es correcto y, además, no se debe olvidar que se trata de un alimento con un altísimo contenido en calcio, muy necesario tanto para niños como para adultos. Así, los padres que finalmente decidan dar bebidas vegetales a sus hijos deben tener en cuenta que se les priva de una de las principales fuentes de calcio que se les suele ofrecer (con medio litro al día tendría prácticamente cubierta la necesidad de este nutriente). Por eso, se debe recurrir a otras fuentes ricas en él, como las espinacas, el tofu, los frutos secos o las legumbres. En cuanto a la bebida vegetal que deberían elegir, las que mayor contenido de calcio tienen son las de soja y las de almendra. Por otro lado, como también añade en su canal de Mi dieta cojea el nutricionista Aitor Sánchez, para que se considere una opción adecuada, para cualquier edad, se debería elegir una opción que tenga al menos un 8% de materia prima (soja, arroz, almendra, etc). Si un niño mayor de un año no toma leche de origen animal debe recurrir a otras fuentes de calcio, como el tofu, las espinacas o los frutos secos Por otra parte, la Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición (ESPGHAN, por sus siglas en inglés) hace una recomendación algo diferente en sus recomendaciones sobre fórmulas infantiles, ya que asegura que, si bien no hay necesidad de ingesta rutinaria de bebidas vegetales entre el año y los 3 años de vida, sí que podría recomendarse como estrategia para incrementar el consumo de hierro, vitamina D y ácidos omega tres en comparación con la leche de vaca. Sin embargo, como señala la doctora Blanco, esta es una afirmación que debe “cogerse con pinzas”, ya que un niño que recibe una alimentación sana y variada y toma leche de vaca no necesitaría estos aportes extra de nutrientes, ya que los obtendría directamente en la dieta. ¿Perjuicios a largo plazo? Recientemente se publicaba en la revista Human Reproduction un estudio en el que, tras analizar los casos de 1. 553 mujeres estadounidenses, con edades comprendidas entre los 23 y los 35 años, se concluía que aquellas que fueron alimentadas siendo bebés con leche de soja tenían una mayor probabilidad de desarrollar dolores menstruales intensos durante su etapa adulta. Esto no se trasladaría a otras bebidas vegetales; ya que, según los autores del estudio, podría deberse a la presencia en la soja de un fitoestrógeno, llamado genisteína, que interferiría en el desarrollo del sistema reproductivo. ¿Pero pueden producirse otros efectos a largo plazo en niños que toman estas alternativas a la leche? Ante esta pregunta, la doctora de Dos Pediatras en Casa relata algunos casos concretos: “Conozco casos concretos en los que los padres han dado, por ejemplo, bebida de soja en grandes cantidades a sus hijos pensando que era muy sana y al final estaban realizando una dieta hiperproteica, que puede tener consecuencias a corto y largo plazo. Algo similar ocurría con padres que daban bebidas de arroz a sus hijos, a la vez que les proporcionaban una alimentación sin casi proteínas. En estos casos terminan cayendo en dietas hipoproteicas, también con consecuencias a corto y largo plazo. Al contrario, lo bueno que tiene la leche de vaca es que es un alimento equilibrado si se toma en cantidades moderadas, por lo que se evitan estos problemas”. Leche de almendra, soja, sin lactosa, entera… ¿cuál es la más sana? Por lo tanto, a partir de cierta edad y siguiendo las directrices adecuadas, los niños pueden tomar algunas bebidas vegetal en sustitución de la leche. Sin embargo, no se debe olvidar que durante su primer año tienen una serie de requerimientos nutricionales que estos productos no pueden aportar. Todo a su tiempo. Источник: https://hipertextual.com/2018/11/bebida-vegetal-ninos Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/ ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto comocalcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna. En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés. Es apartir de los 2 añoscuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias. Beneficios de la leche de almendras Beneficios de la leche de almendras – Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa. – En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten. – Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido. – Tiene unalto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal. – Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano. – Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico. – También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación. – Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.   Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular. – Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección. – Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas. – No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos. – Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos. En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera. Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.   Instrucciones para hacer leche de almendras casera  ¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche? Hace no demasiados años la “leche” de soja se concebía como algo exótico, que casi nadie había probado nunca. Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez más personas empezaron a introducirla en su dieta y poco a poco fueron haciéndose habituales en los supermercados otras opciones, como las bebidas a base de avena, arroz o almendras. Más tarde, en junio de 2017, la justicia europea dictaminaba que no podrían calificarse como “leche”, por ser esta una denominación dirigida a los productos de origen animal. Sin embargo, esto no afectó de ningún modo a su consumo. Revés para las bebidas vegetales: la Unión Europea dice adiós a la leche de soja A día de hoy siguen siendo la alternativa predilecta a la leche de personas que no pueden tomarla, ya sea por algún tipo de alergia o intolerancia o por el mantenimiento de una dieta vegana. ¿Pero qué pasa con los niños y los bebés? ¿Pueden ellos consumirlas sin que esto suponga un riesgo para su salud? Esta es una pregunta con una contestación compleja, en la que intervienen muchos factores. Durante el primer año, nada de alternativas vegetales La OMS y las asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia como alimentación exclusiva hasta los seis meses Tanto la Organización Mundial de la Salud como la mayoría de asociaciones de pediatría, incluidas la americana y la española, recomiendan la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad y complementaria hasta los dos años, o incluso después si el niño y la madre lo desean. Sin embargo, algunas mujeres no pueden amamantar a sus hijos, ya sea por problemas de salud o por decisión personal. En esos casos, como cuenta a Hipertextual la doctora Elena Blanco Iglesias, pediatra y autora del blog Dos Pediatras en Casa junto al doctor Gonzalo Oñoro, los bebés deben tomar las conocidas como leches de inicio o tipo 1: “Se trata de leches adaptadas a la madurez intestinal de los bebés, que tratan de ser lo más parecidas a la leche materna. Están fabricadas a base de modificaciones de leche de vaca o de oveja. Para ello, lo que hacen las empresas que se dedican su producción es, a través del proceso de fabricación, modificar esa leche de vaca o de oveja para que esté adaptada a lo que un niño menor de 6 meses es capaz de tomar. Finalmente se obtiene un producto cuyo perfil nutricional es lo más parecido posible a la leche materna”. Una vez pasados los seis primeros meses, llegaría el momento de seguir con la lactancia materna a demanda e ir introduciendo poco a poco otros alimentos, ya que solo la leche no sería suficiente para cubrir las nuevas necesidades nutricionales del niño. Para estos casos, a partir de los seis meses de edad, también existe un tipo de leche artificial, conocida como leche de continuación o tipo 2, que se adapta a esos nuevos requerimientos. Ahora bien, ¿se puede empezar ya a partir del sexto mes con la leche de soja o alguna otra bebida vegetal? “Las bebidas vegetales no son una opción como alternativa a la leche materna durante el primer año de vida ya que no están diseñadas para cubrir las necesidades nutricionales de los niños de estas edades”, explica la doctora Blanco. “En algunos casos muy concretos de intolerancia a proteínas de leche de vaca y siempre bajo indicación de su pediatra podrían ser una alternativa a partir del año de vida”. El menú escolar andaluz que discrimina a las niñas y se apoya en la ciencia para hacerlo Un caso aparte, como cuenta a este medio el pediatra y autor del blog Tú eliges lo que comes Carlos Casabona, es el de las leches de fórmula de soja para bebés menores de un año, que no deben confundirse con las bebidas de soja de venta en supermercados: «La leche de fórmula de soja para bebés, de venta en farmacias y recetada por el dietista-nutricionista o el pediatra, sería una opción en los casos en los que la familia no dé ni lactancia materna ni quiera dar fórmula basada en la leche de vaca como son la mayoría de leches de fórmula infantiles». El problema de no tener una composición establecida El mayor inconveniente de estas bebidas vegetales es que no están reguladas, al contrario que las leches de inicio y continuación. “La legislación actual establece unos límites de cómo deben ser las leches de inicio y de continuación. Sin embargo, esta legislación no existe para las bebidas vegetales, por lo que tienen perfiles nutricionales muy diferentes al compararlas tanto con las fórmulas artificiales como con las distintas bebidas vegetales disponibles en el mercado”, expone la pediatra. Además, añade que a menudo los padres piensan que todas las bebidas vegetales son iguales, sin tener en cuenta que su composición es muy diferente según de cuál se trate. Por ejemplo, las bebidas de almendras o arroz son ricas en hidratos de carbono, mientras que las de soja tienen un mayor contenido en proteínas si se comparan con la leche de vaca. Pero si hay algo que la mayoría de ellas tienen en común es el alto contenido en azúcar que suelen tener, en busca de una mejora de su sabor. Por eso, alimentar con ella a los niños puede suponer administrarles un exceso de esta sustancia. Esta es la razón por la que no deberías darle cereales a tu hijo para desayunar Otro factor importante a la hora de considerar si se debe dar estas bebidas a los niños es la necesidad de buscar fuentes de calcio. Muchos padres temen dar leche a los niños, por bulos como que provoca más mocos o la típica creencia de que no es bueno hacerlo, porque el ser humano es el único animal que sigue tomando leche después de la lactancia. Sin embargo, nada de eso es correcto y, además, no se debe olvidar que se trata de un alimento con un altísimo contenido en calcio, muy necesario tanto para niños como para adultos. Así, los padres que finalmente decidan dar bebidas vegetales a sus hijos deben tener en cuenta que se les priva de una de las principales fuentes de calcio que se les suele ofrecer (con medio litro al día tendría prácticamente cubierta la necesidad de este nutriente). Por eso, se debe recurrir a otras fuentes ricas en él, como las espinacas, el tofu, los frutos secos o las legumbres. En cuanto a la bebida vegetal que deberían elegir, las que mayor contenido de calcio tienen son las de soja y las de almendra. Por otro lado, como también añade en su canal de Mi dieta cojea el nutricionista Aitor Sánchez, para que se considere una opción adecuada, para cualquier edad, se debería elegir una opción que tenga al menos un 8% de materia prima (soja, arroz, almendra, etc). Si un niño mayor de un año no toma leche de origen animal debe recurrir a otras fuentes de calcio, como el tofu, las espinacas o los frutos secos Por otra parte, la Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición (ESPGHAN, por sus siglas en inglés) hace una recomendación algo diferente en sus recomendaciones sobre fórmulas infantiles, ya que asegura que, si bien no hay necesidad de ingesta rutinaria de bebidas vegetales entre el año y los 3 años de vida, sí que podría recomendarse como estrategia para incrementar el consumo de hierro, vitamina D y ácidos omega tres en comparación con la leche de vaca. Sin embargo, como señala la doctora Blanco, esta es una afirmación que debe “cogerse con pinzas”, ya que un niño que recibe una alimentación sana y variada y toma leche de vaca no necesitaría estos aportes extra de nutrientes, ya que los obtendría directamente en la dieta. ¿Perjuicios a largo plazo? Recientemente se publicaba en la revista Human Reproduction un estudio en el que, tras analizar los casos de 1. 553 mujeres estadounidenses, con edades comprendidas entre los 23 y los 35 años, se concluía que aquellas que fueron alimentadas siendo bebés con leche de soja tenían una mayor probabilidad de desarrollar dolores menstruales intensos durante su etapa adulta. Esto no se trasladaría a otras bebidas vegetales; ya que, según los autores del estudio, podría deberse a la presencia en la soja de un fitoestrógeno, llamado genisteína, que interferiría en el desarrollo del sistema reproductivo. ¿Pero pueden producirse otros efectos a largo plazo en niños que toman estas alternativas a la leche? Ante esta pregunta, la doctora de Dos Pediatras en Casa relata algunos casos concretos: “Conozco casos concretos en los que los padres han dado, por ejemplo, bebida de soja en grandes cantidades a sus hijos pensando que era muy sana y al final estaban realizando una dieta hiperproteica, que puede tener consecuencias a corto y largo plazo. Algo similar ocurría con padres que daban bebidas de arroz a sus hijos, a la vez que les proporcionaban una alimentación sin casi proteínas. En estos casos terminan cayendo en dietas hipoproteicas, también con consecuencias a corto y largo plazo. Al contrario, lo bueno que tiene la leche de vaca es que es un alimento equilibrado si se toma en cantidades moderadas, por lo que se evitan estos problemas”. Leche de almendra, soja, sin lactosa, entera… ¿cuál es la más sana? Por lo tanto, a partir de cierta edad y siguiendo las directrices adecuadas, los niños pueden tomar algunas bebidas vegetal en sustitución de la leche. Sin embargo, no se debe olvidar que durante su primer año tienen una serie de requerimientos nutricionales que estos productos no pueden aportar. Todo a su tiempo. Источник: https://hipertextual.com/2018/11/bebida-vegetal-ninos Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/ ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto comocalcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna. En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés. Es apartir de los 2 añoscuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias. Beneficios de la leche de almendras – Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa. – En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten. – Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido. – Tiene unalto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal. – Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano. – Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico. – También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación. – Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.   Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular. – Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección. – Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas. – No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos. – Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos. En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera. Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.   ¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche? Hace no demasiados años la “leche” de soja se concebía como algo exótico, que casi nadie había probado nunca. Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez más personas empezaron a introducirla en su dieta y poco a poco fueron haciéndose habituales en los supermercados otras opciones, como las bebidas a base de avena, arroz o almendras. Más tarde, en junio de 2017, la justicia europea dictaminaba que no podrían calificarse como “leche”, por ser esta una denominación dirigida a los productos de origen animal. Sin embargo, esto no afectó de ningún modo a su consumo. Revés para las bebidas vegetales: la Unión Europea dice adiós a la leche de soja A día de hoy siguen siendo la alternativa predilecta a la leche de personas que no pueden tomarla, ya sea por algún tipo de alergia o intolerancia o por el mantenimiento de una dieta vegana. ¿Pero qué pasa con los niños y los bebés? ¿Pueden ellos consumirlas sin que esto suponga un riesgo para su salud? Esta es una pregunta con una contestación compleja, en la que intervienen muchos factores. Durante el primer año, nada de alternativas vegetales La OMS y las asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia como alimentación exclusiva hasta los seis meses Tanto la Organización Mundial de la Salud como la mayoría de asociaciones de pediatría, incluidas la americana y la española, recomiendan la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad y complementaria hasta los dos años, o incluso después si el niño y la madre lo desean. Sin embargo, algunas mujeres no pueden amamantar a sus hijos, ya sea por problemas de salud o por decisión personal. En esos casos, como cuenta a Hipertextual la doctora Elena Blanco Iglesias, pediatra y autora del blog Dos Pediatras en Casa junto al doctor Gonzalo Oñoro, los bebés deben tomar las conocidas como leches de inicio o tipo 1: “Se trata de leches adaptadas a la madurez intestinal de los bebés, que tratan de ser lo más parecidas a la leche materna. Están fabricadas a base de modificaciones de leche de vaca o de oveja. Para ello, lo que hacen las empresas que se dedican su producción es, a través del proceso de fabricación, modificar esa leche de vaca o de oveja para que esté adaptada a lo que un niño menor de 6 meses es capaz de tomar. Finalmente se obtiene un producto cuyo perfil nutricional es lo más parecido posible a la leche materna”. Una vez pasados los seis primeros meses, llegaría el momento de seguir con la lactancia materna a demanda e ir introduciendo poco a poco otros alimentos, ya que solo la leche no sería suficiente para cubrir las nuevas necesidades nutricionales del niño. Para estos casos, a partir de los seis meses de edad, también existe un tipo de leche artificial, conocida como leche de continuación o tipo 2, que se adapta a esos nuevos requerimientos. Ahora bien, ¿se puede empezar ya a partir del sexto mes con la leche de soja o alguna otra bebida vegetal? “Las bebidas vegetales no son una opción como alternativa a la leche materna durante el primer año de vida ya que no están diseñadas para cubrir las necesidades nutricionales de los niños de estas edades”, explica la doctora Blanco. “En algunos casos muy concretos de intolerancia a proteínas de leche de vaca y siempre bajo indicación de su pediatra podrían ser una alternativa a partir del año de vida”. El menú escolar andaluz que discrimina a las niñas y se apoya en la ciencia para hacerlo Un caso aparte, como cuenta a este medio el pediatra y autor del blog Tú eliges lo que comes Carlos Casabona, es el de las leches de fórmula de soja para bebés menores de un año, que no deben confundirse con las bebidas de soja de venta en supermercados: «La leche de fórmula de soja para bebés, de venta en farmacias y recetada por el dietista-nutricionista o el pediatra, sería una opción en los casos en los que la familia no dé ni lactancia materna ni quiera dar fórmula basada en la leche de vaca como son la mayoría de leches de fórmula infantiles». El problema de no tener una composición establecida El mayor inconveniente de estas bebidas vegetales es que no están reguladas, al contrario que las leches de inicio y continuación. “La legislación actual establece unos límites de cómo deben ser las leches de inicio y de continuación. Sin embargo, esta legislación no existe para las bebidas vegetales, por lo que tienen perfiles nutricionales muy diferentes al compararlas tanto con las fórmulas artificiales como con las distintas bebidas vegetales disponibles en el mercado”, expone la pediatra. Además, añade que a menudo los padres piensan que todas las bebidas vegetales son iguales, sin tener en cuenta que su composición es muy diferente según de cuál se trate. Por ejemplo, las bebidas de almendras o arroz son ricas en hidratos de carbono, mientras que las de soja tienen un mayor contenido en proteínas si se comparan con la leche de vaca. Pero si hay algo que la mayoría de ellas tienen en común es el alto contenido en azúcar que suelen tener, en busca de una mejora de su sabor. Por eso, alimentar con ella a los niños puede suponer administrarles un exceso de esta sustancia. Esta es la razón por la que no deberías darle cereales a tu hijo para desayunar Otro factor importante a la hora de considerar si se debe dar estas bebidas a los niños es la necesidad de buscar fuentes de calcio. Muchos padres temen dar leche a los niños, por bulos como que provoca más mocos o la típica creencia de que no es bueno hacerlo, porque el ser humano es el único animal que sigue tomando leche después de la lactancia. Sin embargo, nada de eso es correcto y, además, no se debe olvidar que se trata de un alimento con un altísimo contenido en calcio, muy necesario tanto para niños como para adultos. Así, los padres que finalmente decidan dar bebidas vegetales a sus hijos deben tener en cuenta que se les priva de una de las principales fuentes de calcio que se les suele ofrecer (con medio litro al día tendría prácticamente cubierta la necesidad de este nutriente). Por eso, se debe recurrir a otras fuentes ricas en él, como las espinacas, el tofu, los frutos secos o las legumbres. En cuanto a la bebida vegetal que deberían elegir, las que mayor contenido de calcio tienen son las de soja y las de almendra. Por otro lado, como también añade en su canal de Mi dieta cojea el nutricionista Aitor Sánchez, para que se considere una opción adecuada, para cualquier edad, se debería elegir una opción que tenga al menos un 8% de materia prima (soja, arroz, almendra, etc). Si un niño mayor de un año no toma leche de origen animal debe recurrir a otras fuentes de calcio, como el tofu, las espinacas o los frutos secos Por otra parte, la Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición (ESPGHAN, por sus siglas en inglés) hace una recomendación algo diferente en sus recomendaciones sobre fórmulas infantiles, ya que asegura que, si bien no hay necesidad de ingesta rutinaria de bebidas vegetales entre el año y los 3 años de vida, sí que podría recomendarse como estrategia para incrementar el consumo de hierro, vitamina D y ácidos omega tres en comparación con la leche de vaca. Sin embargo, como señala la doctora Blanco, esta es una afirmación que debe “cogerse con pinzas”, ya que un niño que recibe una alimentación sana y variada y toma leche de vaca no necesitaría estos aportes extra de nutrientes, ya que los obtendría directamente en la dieta. ¿Perjuicios a largo plazo? Recientemente se publicaba en la revista Human Reproduction un estudio en el que, tras analizar los casos de 1. 553 mujeres estadounidenses, con edades comprendidas entre los 23 y los 35 años, se concluía que aquellas que fueron alimentadas siendo bebés con leche de soja tenían una mayor probabilidad de desarrollar dolores menstruales intensos durante su etapa adulta. Esto no se trasladaría a otras bebidas vegetales; ya que, según los autores del estudio, podría deberse a la presencia en la soja de un fitoestrógeno, llamado genisteína, que interferiría en el desarrollo del sistema reproductivo. ¿Pero pueden producirse otros efectos a largo plazo en niños que toman estas alternativas a la leche? Ante esta pregunta, la doctora de Dos Pediatras en Casa relata algunos casos concretos: “Conozco casos concretos en los que los padres han dado, por ejemplo, bebida de soja en grandes cantidades a sus hijos pensando que era muy sana y al final estaban realizando una dieta hiperproteica, que puede tener consecuencias a corto y largo plazo. Algo similar ocurría con padres que daban bebidas de arroz a sus hijos, a la vez que les proporcionaban una alimentación sin casi proteínas. En estos casos terminan cayendo en dietas hipoproteicas, también con consecuencias a corto y largo plazo. Al contrario, lo bueno que tiene la leche de vaca es que es un alimento equilibrado si se toma en cantidades moderadas, por lo que se evitan estos problemas”. Leche de almendra, soja, sin lactosa, entera… ¿cuál es la más sana? Por lo tanto, a partir de cierta edad y siguiendo las directrices adecuadas, los niños pueden tomar algunas bebidas vegetal en sustitución de la leche. Sin embargo, no se debe olvidar que durante su primer año tienen una serie de requerimientos nutricionales que estos productos no pueden aportar. Todo a su tiempo. Источник: https://hipertextual.com/2018/11/bebida-vegetal-ninos Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/ ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto comocalcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna. En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés. Es apartir de los 2 añoscuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias. Beneficios de la leche de almendras Beneficios de la leche de almendras – Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa. – En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten. – Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido. – Tiene unalto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal. – Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano. – Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico. – También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación. – Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.   Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular. – Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección. – Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas. – No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos. – Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos. En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera. Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.   Instrucciones para hacer leche de almendras casera  ¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche? Hace no demasiados años la “leche” de soja se concebía como algo exótico, que casi nadie había probado nunca. Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez más personas empezaron a introducirla en su dieta y poco a poco fueron haciéndose habituales en los supermercados otras opciones, como las bebidas a base de avena, arroz o almendras. Más tarde, en junio de 2017, la justicia europea dictaminaba que no podrían calificarse como “leche”, por ser esta una denominación dirigida a los productos de origen animal. Sin embargo, esto no afectó de ningún modo a su consumo. Revés para las bebidas vegetales: la Unión Europea dice adiós a la leche de soja A día de hoy siguen siendo la alternativa predilecta a la leche de personas que no pueden tomarla, ya sea por algún tipo de alergia o intolerancia o por el mantenimiento de una dieta vegana. ¿Pero qué pasa con los niños y los bebés? ¿Pueden ellos consumirlas sin que esto suponga un riesgo para su salud? Esta es una pregunta con una contestación compleja, en la que intervienen muchos factores. Durante el primer año, nada de alternativas vegetales La OMS y las asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia como alimentación exclusiva hasta los seis meses Tanto la Organización Mundial de la Salud como la mayoría de asociaciones de pediatría, incluidas la americana y la española, recomiendan la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad y complementaria hasta los dos años, o incluso después si el niño y la madre lo desean. Sin embargo, algunas mujeres no pueden amamantar a sus hijos, ya sea por problemas de salud o por decisión personal. En esos casos, como cuenta a Hipertextual la doctora Elena Blanco Iglesias, pediatra y autora del blog Dos Pediatras en Casa junto al doctor Gonzalo Oñoro, los bebés deben tomar las conocidas como leches de inicio o tipo 1: “Se trata de leches adaptadas a la madurez intestinal de los bebés, que tratan de ser lo más parecidas a la leche materna. Están fabricadas a base de modificaciones de leche de vaca o de oveja. Para ello, lo que hacen las empresas que se dedican su producción es, a través del proceso de fabricación, modificar esa leche de vaca o de oveja para que esté adaptada a lo que un niño menor de 6 meses es capaz de tomar. Finalmente se obtiene un producto cuyo perfil nutricional es lo más parecido posible a la leche materna”. Una vez pasados los seis primeros meses, llegaría el momento de seguir con la lactancia materna a demanda e ir introduciendo poco a poco otros alimentos, ya que solo la leche no sería suficiente para cubrir las nuevas necesidades nutricionales del niño. Para estos casos, a partir de los seis meses de edad, también existe un tipo de leche artificial, conocida como leche de continuación o tipo 2, que se adapta a esos nuevos requerimientos. Ahora bien, ¿se puede empezar ya a partir del sexto mes con la leche de soja o alguna otra bebida vegetal? “Las bebidas vegetales no son una opción como alternativa a la leche materna durante el primer año de vida ya que no están diseñadas para cubrir las necesidades nutricionales de los niños de estas edades”, explica la doctora Blanco. “En algunos casos muy concretos de intolerancia a proteínas de leche de vaca y siempre bajo indicación de su pediatra podrían ser una alternativa a partir del año de vida”. El menú escolar andaluz que discrimina a las niñas y se apoya en la ciencia para hacerlo Un caso aparte, como cuenta a este medio el pediatra y autor del blog Tú eliges lo que comes Carlos Casabona, es el de las leches de fórmula de soja para bebés menores de un año, que no deben confundirse con las bebidas de soja de venta en supermercados: «La leche de fórmula de soja para bebés, de venta en farmacias y recetada por el dietista-nutricionista o el pediatra, sería una opción en los casos en los que la familia no dé ni lactancia materna ni quiera dar fórmula basada en la leche de vaca como son la mayoría de leches de fórmula infantiles». El problema de no tener una composición establecida El mayor inconveniente de estas bebidas vegetales es que no están reguladas, al contrario que las leches de inicio y continuación. “La legislación actual establece unos límites de cómo deben ser las leches de inicio y de continuación. Sin embargo, esta legislación no existe para las bebidas vegetales, por lo que tienen perfiles nutricionales muy diferentes al compararlas tanto con las fórmulas artificiales como con las distintas bebidas vegetales disponibles en el mercado”, expone la pediatra. Además, añade que a menudo los padres piensan que todas las bebidas vegetales son iguales, sin tener en cuenta que su composición es muy diferente según de cuál se trate. Por ejemplo, las bebidas de almendras o arroz son ricas en hidratos de carbono, mientras que las de soja tienen un mayor contenido en proteínas si se comparan con la leche de vaca. Pero si hay algo que la mayoría de ellas tienen en común es el alto contenido en azúcar que suelen tener, en busca de una mejora de su sabor. Por eso, alimentar con ella a los niños puede suponer administrarles un exceso de esta sustancia. Esta es la razón por la que no deberías darle cereales a tu hijo para desayunar Otro factor importante a la hora de considerar si se debe dar estas bebidas a los niños es la necesidad de buscar fuentes de calcio. Muchos padres temen dar leche a los niños, por bulos como que provoca más mocos o la típica creencia de que no es bueno hacerlo, porque el ser humano es el único animal que sigue tomando leche después de la lactancia. Sin embargo, nada de eso es correcto y, además, no se debe olvidar que se trata de un alimento con un altísimo contenido en calcio, muy necesario tanto para niños como para adultos. Así, los padres que finalmente decidan dar bebidas vegetales a sus hijos deben tener en cuenta que se les priva de una de las principales fuentes de calcio que se les suele ofrecer (con medio litro al día tendría prácticamente cubierta la necesidad de este nutriente). Por eso, se debe recurrir a otras fuentes ricas en él, como las espinacas, el tofu, los frutos secos o las legumbres. En cuanto a la bebida vegetal que deberían elegir, las que mayor contenido de calcio tienen son las de soja y las de almendra. Por otro lado, como también añade en su canal de Mi dieta cojea el nutricionista Aitor Sánchez, para que se considere una opción adecuada, para cualquier edad, se debería elegir una opción que tenga al menos un 8% de materia prima (soja, arroz, almendra, etc). Si un niño mayor de un año no toma leche de origen animal debe recurrir a otras fuentes de calcio, como el tofu, las espinacas o los frutos secos Por otra parte, la Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición (ESPGHAN, por sus siglas en inglés) hace una recomendación algo diferente en sus recomendaciones sobre fórmulas infantiles, ya que asegura que, si bien no hay necesidad de ingesta rutinaria de bebidas vegetales entre el año y los 3 años de vida, sí que podría recomendarse como estrategia para incrementar el consumo de hierro, vitamina D y ácidos omega tres en comparación con la leche de vaca. Sin embargo, como señala la doctora Blanco, esta es una afirmación que debe “cogerse con pinzas”, ya que un niño que recibe una alimentación sana y variada y toma leche de vaca no necesitaría estos aportes extra de nutrientes, ya que los obtendría directamente en la dieta. ¿Perjuicios a largo plazo? Recientemente se publicaba en la revista Human Reproduction un estudio en el que, tras analizar los casos de 1. 553 mujeres estadounidenses, con edades comprendidas entre los 23 y los 35 años, se concluía que aquellas que fueron alimentadas siendo bebés con leche de soja tenían una mayor probabilidad de desarrollar dolores menstruales intensos durante su etapa adulta. Esto no se trasladaría a otras bebidas vegetales; ya que, según los autores del estudio, podría deberse a la presencia en la soja de un fitoestrógeno, llamado genisteína, que interferiría en el desarrollo del sistema reproductivo. ¿Pero pueden producirse otros efectos a largo plazo en niños que toman estas alternativas a la leche? Ante esta pregunta, la doctora de Dos Pediatras en Casa relata algunos casos concretos: “Conozco casos concretos en los que los padres han dado, por ejemplo, bebida de soja en grandes cantidades a sus hijos pensando que era muy sana y al final estaban realizando una dieta hiperproteica, que puede tener consecuencias a corto y largo plazo. Algo similar ocurría con padres que daban bebidas de arroz a sus hijos, a la vez que les proporcionaban una alimentación sin casi proteínas. En estos casos terminan cayendo en dietas hipoproteicas, también con consecuencias a corto y largo plazo. Al contrario, lo bueno que tiene la leche de vaca es que es un alimento equilibrado si se toma en cantidades moderadas, por lo que se evitan estos problemas”. Leche de almendra, soja, sin lactosa, entera… ¿cuál es la más sana? Por lo tanto, a partir de cierta edad y siguiendo las directrices adecuadas, los niños pueden tomar algunas bebidas vegetal en sustitución de la leche. Sin embargo, no se debe olvidar que durante su primer año tienen una serie de requerimientos nutricionales que estos productos no pueden aportar. Todo a su tiempo. Источник: https://hipertextual.com/2018/11/bebida-vegetal-ninos Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/ ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto comocalcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna. En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés. Es apartir de los 2 añoscuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias. Beneficios de la leche de almendras – Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa. – En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten. – Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido. – Tiene unalto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal. – Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano. – Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico. – También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación. – Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.   Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular. – Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección. – Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas. – No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos. – Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos. En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera. Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.   Instrucciones para hacer leche de almendras casera  Ingredientes:  – 250 gramos de almendras crudas, sin sal, ni aceites, ni nada. – Tres tazas de agua. La cantidad especificada para algo más de 1 litro de leche no tienen por qué ser definitiva, depende de la intensidad que queramos darle al sabor, si queremos una leche con más sabor a almendras, aumentaremos la cantidad de estas y disminuiremos la de agua. Eso sí, debes tener en cuenta que, si reduces los ml de agua, también se reducirá la cantidad final de leche de almendras. No es necesario que quites la piel a las almendras, no alterará el sabor. Lo que sí debes hacer es dejarlas en remojo con agua durante 4 horas o incluso toda la noche, de esta manera se potenciarán todas sus propiedades nutritivas. Pasado este el tiempo tira el agua y enjuaga las almendras varias veces con agua limpia. Después introduce las almendras limpias en una licuadora, vierte las tres tazas de agua y bátelo todo durante unos minutos. Si no tienes licuadora puedes utilizar una batidora normal, tardarás un poco más, pero el resultado será prácticamente el mismo. Debes batir hasta que no queden restos de almendras, sino una pasta. En este momento puedes agregar el aroma que más te guste para intensificar el sabor de la leche, y seguir batiendo. Este último paso es opcional, pero le dará un toque diferente. Puedes utilizar canela, vainilla, cardamomo… lo que quieras. Una vez que tengas la mezcla bien batida, es el momento de colarla para obtener la leche de almendras. Para ello, necesitarás un recipiente y un colador de tela o malla fina, pero si no dispones de ninguno de estos coladores, puedes utilizar una bolsa de algodón orgánico, un paño fino de algodón limpio o una gasa. En caso de utilizar el paño, la tela de algodón o la gasa, deberás colocarlo en un colador normal, y este sobre el recipiente. Simplemente tienes que poner el colador sobre el recipiente y verter en él la mezcla. El proceso de colar la leche te llevará unos minutos ya que la pasta que quedó de las almendras es bastante espesa. Para acelerar el proceso, coge una cuchara y mueve la mezcla poco a poco. No es recomendable fijar una cantidad de leche para un bebe de 4 meses. En este sentido, es preferible que la alimentación sea a demanda lo que significa que se debe dejar al propio bebé que consuma la cantidad de leche precisa para satisfacer sus necesidades. TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole. Источник: https://www.todopapas.com/bebe/alimentacion-bebe/puede-un-bebe-tomar-leche-de-almendras-9908
  6. ¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
  7. ¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
  8. ¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
  9. ¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
  10. ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé?
  11. ¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche?
  12. Durante el primer año, nada de alternativas vegetales
  13. Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/ ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto comocalcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna. En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés. Es apartir de los 2 añoscuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias. Beneficios de la leche de almendras ¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche? Hace no demasiados años la “leche” de soja se concebía como algo exótico, que casi nadie había probado nunca. Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez más personas empezaron a introducirla en su dieta y poco a poco fueron haciéndose habituales en los supermercados otras opciones, como las bebidas a base de avena, arroz o almendras. Más tarde, en junio de 2017, la justicia europea dictaminaba que no podrían calificarse como “leche”, por ser esta una denominación dirigida a los productos de origen animal. Sin embargo, esto no afectó de ningún modo a su consumo. Revés para las bebidas vegetales: la Unión Europea dice adiós a la leche de soja A día de hoy siguen siendo la alternativa predilecta a la leche de personas que no pueden tomarla, ya sea por algún tipo de alergia o intolerancia o por el mantenimiento de una dieta vegana. ¿Pero qué pasa con los niños y los bebés? ¿Pueden ellos consumirlas sin que esto suponga un riesgo para su salud? Esta es una pregunta con una contestación compleja, en la que intervienen muchos factores. Durante el primer año, nada de alternativas vegetales La OMS y las asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia como alimentación exclusiva hasta los seis meses Tanto la Organización Mundial de la Salud como la mayoría de asociaciones de pediatría, incluidas la americana y la española, recomiendan la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad y complementaria hasta los dos años, o incluso después si el niño y la madre lo desean. Sin embargo, algunas mujeres no pueden amamantar a sus hijos, ya sea por problemas de salud o por decisión personal. En esos casos, como cuenta a Hipertextual la doctora Elena Blanco Iglesias, pediatra y autora del blog Dos Pediatras en Casa junto al doctor Gonzalo Oñoro, los bebés deben tomar las conocidas como leches de inicio o tipo 1: “Se trata de leches adaptadas a la madurez intestinal de los bebés, que tratan de ser lo más parecidas a la leche materna. Están fabricadas a base de modificaciones de leche de vaca o de oveja. Para ello, lo que hacen las empresas que se dedican su producción es, a través del proceso de fabricación, modificar esa leche de vaca o de oveja para que esté adaptada a lo que un niño menor de 6 meses es capaz de tomar. Finalmente se obtiene un producto cuyo perfil nutricional es lo más parecido posible a la leche materna”. Una vez pasados los seis primeros meses, llegaría el momento de seguir con la lactancia materna a demanda e ir introduciendo poco a poco otros alimentos, ya que solo la leche no sería suficiente para cubrir las nuevas necesidades nutricionales del niño. Para estos casos, a partir de los seis meses de edad, también existe un tipo de leche artificial, conocida como leche de continuación o tipo 2, que se adapta a esos nuevos requerimientos. Ahora bien, ¿se puede empezar ya a partir del sexto mes con la leche de soja o alguna otra bebida vegetal? “Las bebidas vegetales no son una opción como alternativa a la leche materna durante el primer año de vida ya que no están diseñadas para cubrir las necesidades nutricionales de los niños de estas edades”, explica la doctora Blanco. “En algunos casos muy concretos de intolerancia a proteínas de leche de vaca y siempre bajo indicación de su pediatra podrían ser una alternativa a partir del año de vida”. El menú escolar andaluz que discrimina a las niñas y se apoya en la ciencia para hacerlo Un caso aparte, como cuenta a este medio el pediatra y autor del blog Tú eliges lo que comes Carlos Casabona, es el de las leches de fórmula de soja para bebés menores de un año, que no deben confundirse con las bebidas de soja de venta en supermercados: «La leche de fórmula de soja para bebés, de venta en farmacias y recetada por el dietista-nutricionista o el pediatra, sería una opción en los casos en los que la familia no dé ni lactancia materna ni quiera dar fórmula basada en la leche de vaca como son la mayoría de leches de fórmula infantiles». El problema de no tener una composición establecida El mayor inconveniente de estas bebidas vegetales es que no están reguladas, al contrario que las leches de inicio y continuación. “La legislación actual establece unos límites de cómo deben ser las leches de inicio y de continuación. Sin embargo, esta legislación no existe para las bebidas vegetales, por lo que tienen perfiles nutricionales muy diferentes al compararlas tanto con las fórmulas artificiales como con las distintas bebidas vegetales disponibles en el mercado”, expone la pediatra. Además, añade que a menudo los padres piensan que todas las bebidas vegetales son iguales, sin tener en cuenta que su composición es muy diferente según de cuál se trate. Por ejemplo, las bebidas de almendras o arroz son ricas en hidratos de carbono, mientras que las de soja tienen un mayor contenido en proteínas si se comparan con la leche de vaca. Pero si hay algo que la mayoría de ellas tienen en común es el alto contenido en azúcar que suelen tener, en busca de una mejora de su sabor. Por eso, alimentar con ella a los niños puede suponer administrarles un exceso de esta sustancia. Esta es la razón por la que no deberías darle cereales a tu hijo para desayunar Otro factor importante a la hora de considerar si se debe dar estas bebidas a los niños es la necesidad de buscar fuentes de calcio. Muchos padres temen dar leche a los niños, por bulos como que provoca más mocos o la típica creencia de que no es bueno hacerlo, porque el ser humano es el único animal que sigue tomando leche después de la lactancia. Sin embargo, nada de eso es correcto y, además, no se debe olvidar que se trata de un alimento con un altísimo contenido en calcio, muy necesario tanto para niños como para adultos. Así, los padres que finalmente decidan dar bebidas vegetales a sus hijos deben tener en cuenta que se les priva de una de las principales fuentes de calcio que se les suele ofrecer (con medio litro al día tendría prácticamente cubierta la necesidad de este nutriente). Por eso, se debe recurrir a otras fuentes ricas en él, como las espinacas, el tofu, los frutos secos o las legumbres. En cuanto a la bebida vegetal que deberían elegir, las que mayor contenido de calcio tienen son las de soja y las de almendra. Por otro lado, como también añade en su canal de Mi dieta cojea el nutricionista Aitor Sánchez, para que se considere una opción adecuada, para cualquier edad, se debería elegir una opción que tenga al menos un 8% de materia prima (soja, arroz, almendra, etc). Si un niño mayor de un año no toma leche de origen animal debe recurrir a otras fuentes de calcio, como el tofu, las espinacas o los frutos secos Por otra parte, la Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición (ESPGHAN, por sus siglas en inglés) hace una recomendación algo diferente en sus recomendaciones sobre fórmulas infantiles, ya que asegura que, si bien no hay necesidad de ingesta rutinaria de bebidas vegetales entre el año y los 3 años de vida, sí que podría recomendarse como estrategia para incrementar el consumo de hierro, vitamina D y ácidos omega tres en comparación con la leche de vaca. Sin embargo, como señala la doctora Blanco, esta es una afirmación que debe “cogerse con pinzas”, ya que un niño que recibe una alimentación sana y variada y toma leche de vaca no necesitaría estos aportes extra de nutrientes, ya que los obtendría directamente en la dieta. ¿Perjuicios a largo plazo? Recientemente se publicaba en la revista Human Reproduction un estudio en el que, tras analizar los casos de 1. 553 mujeres estadounidenses, con edades comprendidas entre los 23 y los 35 años, se concluía que aquellas que fueron alimentadas siendo bebés con leche de soja tenían una mayor probabilidad de desarrollar dolores menstruales intensos durante su etapa adulta. Esto no se trasladaría a otras bebidas vegetales; ya que, según los autores del estudio, podría deberse a la presencia en la soja de un fitoestrógeno, llamado genisteína, que interferiría en el desarrollo del sistema reproductivo. ¿Pero pueden producirse otros efectos a largo plazo en niños que toman estas alternativas a la leche? Ante esta pregunta, la doctora de Dos Pediatras en Casa relata algunos casos concretos: “Conozco casos concretos en los que los padres han dado, por ejemplo, bebida de soja en grandes cantidades a sus hijos pensando que era muy sana y al final estaban realizando una dieta hiperproteica, que puede tener consecuencias a corto y largo plazo. Algo similar ocurría con padres que daban bebidas de arroz a sus hijos, a la vez que les proporcionaban una alimentación sin casi proteínas. En estos casos terminan cayendo en dietas hipoproteicas, también con consecuencias a corto y largo plazo. Al contrario, lo bueno que tiene la leche de vaca es que es un alimento equilibrado si se toma en cantidades moderadas, por lo que se evitan estos problemas”. Leche de almendra, soja, sin lactosa, entera… ¿cuál es la más sana? Por lo tanto, a partir de cierta edad y siguiendo las directrices adecuadas, los niños pueden tomar algunas bebidas vegetal en sustitución de la leche. Sin embargo, no se debe olvidar que durante su primer año tienen una serie de requerimientos nutricionales que estos productos no pueden aportar. Todo a su tiempo. Источник: https://hipertextual.com/2018/11/bebida-vegetal-ninos Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/ ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto comocalcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna. En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés. Es apartir de los 2 añoscuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias. Beneficios de la leche de almendras Beneficios de la leche de almendras – Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa. – En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten. – Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido. – Tiene unalto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal. – Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano. – Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico. – También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación. – Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.   Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular. – Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección. – Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas. – No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos. – Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos. En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera. Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.   Instrucciones para hacer leche de almendras casera  ¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche? Hace no demasiados años la “leche” de soja se concebía como algo exótico, que casi nadie había probado nunca. Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez más personas empezaron a introducirla en su dieta y poco a poco fueron haciéndose habituales en los supermercados otras opciones, como las bebidas a base de avena, arroz o almendras. Más tarde, en junio de 2017, la justicia europea dictaminaba que no podrían calificarse como “leche”, por ser esta una denominación dirigida a los productos de origen animal. Sin embargo, esto no afectó de ningún modo a su consumo. Revés para las bebidas vegetales: la Unión Europea dice adiós a la leche de soja A día de hoy siguen siendo la alternativa predilecta a la leche de personas que no pueden tomarla, ya sea por algún tipo de alergia o intolerancia o por el mantenimiento de una dieta vegana. ¿Pero qué pasa con los niños y los bebés? ¿Pueden ellos consumirlas sin que esto suponga un riesgo para su salud? Esta es una pregunta con una contestación compleja, en la que intervienen muchos factores. Durante el primer año, nada de alternativas vegetales La OMS y las asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia como alimentación exclusiva hasta los seis meses Tanto la Organización Mundial de la Salud como la mayoría de asociaciones de pediatría, incluidas la americana y la española, recomiendan la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad y complementaria hasta los dos años, o incluso después si el niño y la madre lo desean. Sin embargo, algunas mujeres no pueden amamantar a sus hijos, ya sea por problemas de salud o por decisión personal. En esos casos, como cuenta a Hipertextual la doctora Elena Blanco Iglesias, pediatra y autora del blog Dos Pediatras en Casa junto al doctor Gonzalo Oñoro, los bebés deben tomar las conocidas como leches de inicio o tipo 1: “Se trata de leches adaptadas a la madurez intestinal de los bebés, que tratan de ser lo más parecidas a la leche materna. Están fabricadas a base de modificaciones de leche de vaca o de oveja. Para ello, lo que hacen las empresas que se dedican su producción es, a través del proceso de fabricación, modificar esa leche de vaca o de oveja para que esté adaptada a lo que un niño menor de 6 meses es capaz de tomar. Finalmente se obtiene un producto cuyo perfil nutricional es lo más parecido posible a la leche materna”. Una vez pasados los seis primeros meses, llegaría el momento de seguir con la lactancia materna a demanda e ir introduciendo poco a poco otros alimentos, ya que solo la leche no sería suficiente para cubrir las nuevas necesidades nutricionales del niño. Para estos casos, a partir de los seis meses de edad, también existe un tipo de leche artificial, conocida como leche de continuación o tipo 2, que se adapta a esos nuevos requerimientos. Ahora bien, ¿se puede empezar ya a partir del sexto mes con la leche de soja o alguna otra bebida vegetal? “Las bebidas vegetales no son una opción como alternativa a la leche materna durante el primer año de vida ya que no están diseñadas para cubrir las necesidades nutricionales de los niños de estas edades”, explica la doctora Blanco. “En algunos casos muy concretos de intolerancia a proteínas de leche de vaca y siempre bajo indicación de su pediatra podrían ser una alternativa a partir del año de vida”. El menú escolar andaluz que discrimina a las niñas y se apoya en la ciencia para hacerlo Un caso aparte, como cuenta a este medio el pediatra y autor del blog Tú eliges lo que comes Carlos Casabona, es el de las leches de fórmula de soja para bebés menores de un año, que no deben confundirse con las bebidas de soja de venta en supermercados: «La leche de fórmula de soja para bebés, de venta en farmacias y recetada por el dietista-nutricionista o el pediatra, sería una opción en los casos en los que la familia no dé ni lactancia materna ni quiera dar fórmula basada en la leche de vaca como son la mayoría de leches de fórmula infantiles». El problema de no tener una composición establecida El mayor inconveniente de estas bebidas vegetales es que no están reguladas, al contrario que las leches de inicio y continuación. “La legislación actual establece unos límites de cómo deben ser las leches de inicio y de continuación. Sin embargo, esta legislación no existe para las bebidas vegetales, por lo que tienen perfiles nutricionales muy diferentes al compararlas tanto con las fórmulas artificiales como con las distintas bebidas vegetales disponibles en el mercado”, expone la pediatra. Además, añade que a menudo los padres piensan que todas las bebidas vegetales son iguales, sin tener en cuenta que su composición es muy diferente según de cuál se trate. Por ejemplo, las bebidas de almendras o arroz son ricas en hidratos de carbono, mientras que las de soja tienen un mayor contenido en proteínas si se comparan con la leche de vaca. Pero si hay algo que la mayoría de ellas tienen en común es el alto contenido en azúcar que suelen tener, en busca de una mejora de su sabor. Por eso, alimentar con ella a los niños puede suponer administrarles un exceso de esta sustancia. Esta es la razón por la que no deberías darle cereales a tu hijo para desayunar Otro factor importante a la hora de considerar si se debe dar estas bebidas a los niños es la necesidad de buscar fuentes de calcio. Muchos padres temen dar leche a los niños, por bulos como que provoca más mocos o la típica creencia de que no es bueno hacerlo, porque el ser humano es el único animal que sigue tomando leche después de la lactancia. Sin embargo, nada de eso es correcto y, además, no se debe olvidar que se trata de un alimento con un altísimo contenido en calcio, muy necesario tanto para niños como para adultos. Así, los padres que finalmente decidan dar bebidas vegetales a sus hijos deben tener en cuenta que se les priva de una de las principales fuentes de calcio que se les suele ofrecer (con medio litro al día tendría prácticamente cubierta la necesidad de este nutriente). Por eso, se debe recurrir a otras fuentes ricas en él, como las espinacas, el tofu, los frutos secos o las legumbres. En cuanto a la bebida vegetal que deberían elegir, las que mayor contenido de calcio tienen son las de soja y las de almendra. Por otro lado, como también añade en su canal de Mi dieta cojea el nutricionista Aitor Sánchez, para que se considere una opción adecuada, para cualquier edad, se debería elegir una opción que tenga al menos un 8% de materia prima (soja, arroz, almendra, etc). Si un niño mayor de un año no toma leche de origen animal debe recurrir a otras fuentes de calcio, como el tofu, las espinacas o los frutos secos Por otra parte, la Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición (ESPGHAN, por sus siglas en inglés) hace una recomendación algo diferente en sus recomendaciones sobre fórmulas infantiles, ya que asegura que, si bien no hay necesidad de ingesta rutinaria de bebidas vegetales entre el año y los 3 años de vida, sí que podría recomendarse como estrategia para incrementar el consumo de hierro, vitamina D y ácidos omega tres en comparación con la leche de vaca. Sin embargo, como señala la doctora Blanco, esta es una afirmación que debe “cogerse con pinzas”, ya que un niño que recibe una alimentación sana y variada y toma leche de vaca no necesitaría estos aportes extra de nutrientes, ya que los obtendría directamente en la dieta. ¿Perjuicios a largo plazo? Recientemente se publicaba en la revista Human Reproduction un estudio en el que, tras analizar los casos de 1. 553 mujeres estadounidenses, con edades comprendidas entre los 23 y los 35 años, se concluía que aquellas que fueron alimentadas siendo bebés con leche de soja tenían una mayor probabilidad de desarrollar dolores menstruales intensos durante su etapa adulta. Esto no se trasladaría a otras bebidas vegetales; ya que, según los autores del estudio, podría deberse a la presencia en la soja de un fitoestrógeno, llamado genisteína, que interferiría en el desarrollo del sistema reproductivo. ¿Pero pueden producirse otros efectos a largo plazo en niños que toman estas alternativas a la leche? Ante esta pregunta, la doctora de Dos Pediatras en Casa relata algunos casos concretos: “Conozco casos concretos en los que los padres han dado, por ejemplo, bebida de soja en grandes cantidades a sus hijos pensando que era muy sana y al final estaban realizando una dieta hiperproteica, que puede tener consecuencias a corto y largo plazo. Algo similar ocurría con padres que daban bebidas de arroz a sus hijos, a la vez que les proporcionaban una alimentación sin casi proteínas. En estos casos terminan cayendo en dietas hipoproteicas, también con consecuencias a corto y largo plazo. Al contrario, lo bueno que tiene la leche de vaca es que es un alimento equilibrado si se toma en cantidades moderadas, por lo que se evitan estos problemas”. Leche de almendra, soja, sin lactosa, entera… ¿cuál es la más sana? Por lo tanto, a partir de cierta edad y siguiendo las directrices adecuadas, los niños pueden tomar algunas bebidas vegetal en sustitución de la leche. Sin embargo, no se debe olvidar que durante su primer año tienen una serie de requerimientos nutricionales que estos productos no pueden aportar. Todo a su tiempo. Источник: https://hipertextual.com/2018/11/bebida-vegetal-ninos Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/ ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto comocalcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna. En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés. Es apartir de los 2 añoscuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias. Beneficios de la leche de almendras – Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa. – En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten. – Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido. – Tiene unalto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal. – Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano. – Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico. – También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación. – Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.   Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular. – Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección. – Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas. – No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos. – Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos. En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera. Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.   ¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche? Hace no demasiados años la “leche” de soja se concebía como algo exótico, que casi nadie había probado nunca. Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez más personas empezaron a introducirla en su dieta y poco a poco fueron haciéndose habituales en los supermercados otras opciones, como las bebidas a base de avena, arroz o almendras. Más tarde, en junio de 2017, la justicia europea dictaminaba que no podrían calificarse como “leche”, por ser esta una denominación dirigida a los productos de origen animal. Sin embargo, esto no afectó de ningún modo a su consumo. Revés para las bebidas vegetales: la Unión Europea dice adiós a la leche de soja A día de hoy siguen siendo la alternativa predilecta a la leche de personas que no pueden tomarla, ya sea por algún tipo de alergia o intolerancia o por el mantenimiento de una dieta vegana. ¿Pero qué pasa con los niños y los bebés? ¿Pueden ellos consumirlas sin que esto suponga un riesgo para su salud? Esta es una pregunta con una contestación compleja, en la que intervienen muchos factores. Durante el primer año, nada de alternativas vegetales La OMS y las asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia como alimentación exclusiva hasta los seis meses Tanto la Organización Mundial de la Salud como la mayoría de asociaciones de pediatría, incluidas la americana y la española, recomiendan la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad y complementaria hasta los dos años, o incluso después si el niño y la madre lo desean. Sin embargo, algunas mujeres no pueden amamantar a sus hijos, ya sea por problemas de salud o por decisión personal. En esos casos, como cuenta a Hipertextual la doctora Elena Blanco Iglesias, pediatra y autora del blog Dos Pediatras en Casa junto al doctor Gonzalo Oñoro, los bebés deben tomar las conocidas como leches de inicio o tipo 1: “Se trata de leches adaptadas a la madurez intestinal de los bebés, que tratan de ser lo más parecidas a la leche materna. Están fabricadas a base de modificaciones de leche de vaca o de oveja. Para ello, lo que hacen las empresas que se dedican su producción es, a través del proceso de fabricación, modificar esa leche de vaca o de oveja para que esté adaptada a lo que un niño menor de 6 meses es capaz de tomar. Finalmente se obtiene un producto cuyo perfil nutricional es lo más parecido posible a la leche materna”. Una vez pasados los seis primeros meses, llegaría el momento de seguir con la lactancia materna a demanda e ir introduciendo poco a poco otros alimentos, ya que solo la leche no sería suficiente para cubrir las nuevas necesidades nutricionales del niño. Para estos casos, a partir de los seis meses de edad, también existe un tipo de leche artificial, conocida como leche de continuación o tipo 2, que se adapta a esos nuevos requerimientos. Ahora bien, ¿se puede empezar ya a partir del sexto mes con la leche de soja o alguna otra bebida vegetal? “Las bebidas vegetales no son una opción como alternativa a la leche materna durante el primer año de vida ya que no están diseñadas para cubrir las necesidades nutricionales de los niños de estas edades”, explica la doctora Blanco. “En algunos casos muy concretos de intolerancia a proteínas de leche de vaca y siempre bajo indicación de su pediatra podrían ser una alternativa a partir del año de vida”. El menú escolar andaluz que discrimina a las niñas y se apoya en la ciencia para hacerlo Un caso aparte, como cuenta a este medio el pediatra y autor del blog Tú eliges lo que comes Carlos Casabona, es el de las leches de fórmula de soja para bebés menores de un año, que no deben confundirse con las bebidas de soja de venta en supermercados: «La leche de fórmula de soja para bebés, de venta en farmacias y recetada por el dietista-nutricionista o el pediatra, sería una opción en los casos en los que la familia no dé ni lactancia materna ni quiera dar fórmula basada en la leche de vaca como son la mayoría de leches de fórmula infantiles». El problema de no tener una composición establecida El mayor inconveniente de estas bebidas vegetales es que no están reguladas, al contrario que las leches de inicio y continuación. “La legislación actual establece unos límites de cómo deben ser las leches de inicio y de continuación. Sin embargo, esta legislación no existe para las bebidas vegetales, por lo que tienen perfiles nutricionales muy diferentes al compararlas tanto con las fórmulas artificiales como con las distintas bebidas vegetales disponibles en el mercado”, expone la pediatra. Además, añade que a menudo los padres piensan que todas las bebidas vegetales son iguales, sin tener en cuenta que su composición es muy diferente según de cuál se trate. Por ejemplo, las bebidas de almendras o arroz son ricas en hidratos de carbono, mientras que las de soja tienen un mayor contenido en proteínas si se comparan con la leche de vaca. Pero si hay algo que la mayoría de ellas tienen en común es el alto contenido en azúcar que suelen tener, en busca de una mejora de su sabor. Por eso, alimentar con ella a los niños puede suponer administrarles un exceso de esta sustancia. Esta es la razón por la que no deberías darle cereales a tu hijo para desayunar Otro factor importante a la hora de considerar si se debe dar estas bebidas a los niños es la necesidad de buscar fuentes de calcio. Muchos padres temen dar leche a los niños, por bulos como que provoca más mocos o la típica creencia de que no es bueno hacerlo, porque el ser humano es el único animal que sigue tomando leche después de la lactancia. Sin embargo, nada de eso es correcto y, además, no se debe olvidar que se trata de un alimento con un altísimo contenido en calcio, muy necesario tanto para niños como para adultos. Así, los padres que finalmente decidan dar bebidas vegetales a sus hijos deben tener en cuenta que se les priva de una de las principales fuentes de calcio que se les suele ofrecer (con medio litro al día tendría prácticamente cubierta la necesidad de este nutriente). Por eso, se debe recurrir a otras fuentes ricas en él, como las espinacas, el tofu, los frutos secos o las legumbres. En cuanto a la bebida vegetal que deberían elegir, las que mayor contenido de calcio tienen son las de soja y las de almendra. Por otro lado, como también añade en su canal de Mi dieta cojea el nutricionista Aitor Sánchez, para que se considere una opción adecuada, para cualquier edad, se debería elegir una opción que tenga al menos un 8% de materia prima (soja, arroz, almendra, etc). Si un niño mayor de un año no toma leche de origen animal debe recurrir a otras fuentes de calcio, como el tofu, las espinacas o los frutos secos Por otra parte, la Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición (ESPGHAN, por sus siglas en inglés) hace una recomendación algo diferente en sus recomendaciones sobre fórmulas infantiles, ya que asegura que, si bien no hay necesidad de ingesta rutinaria de bebidas vegetales entre el año y los 3 años de vida, sí que podría recomendarse como estrategia para incrementar el consumo de hierro, vitamina D y ácidos omega tres en comparación con la leche de vaca. Sin embargo, como señala la doctora Blanco, esta es una afirmación que debe “cogerse con pinzas”, ya que un niño que recibe una alimentación sana y variada y toma leche de vaca no necesitaría estos aportes extra de nutrientes, ya que los obtendría directamente en la dieta. ¿Perjuicios a largo plazo? Recientemente se publicaba en la revista Human Reproduction un estudio en el que, tras analizar los casos de 1. 553 mujeres estadounidenses, con edades comprendidas entre los 23 y los 35 años, se concluía que aquellas que fueron alimentadas siendo bebés con leche de soja tenían una mayor probabilidad de desarrollar dolores menstruales intensos durante su etapa adulta. Esto no se trasladaría a otras bebidas vegetales; ya que, según los autores del estudio, podría deberse a la presencia en la soja de un fitoestrógeno, llamado genisteína, que interferiría en el desarrollo del sistema reproductivo. ¿Pero pueden producirse otros efectos a largo plazo en niños que toman estas alternativas a la leche? Ante esta pregunta, la doctora de Dos Pediatras en Casa relata algunos casos concretos: “Conozco casos concretos en los que los padres han dado, por ejemplo, bebida de soja en grandes cantidades a sus hijos pensando que era muy sana y al final estaban realizando una dieta hiperproteica, que puede tener consecuencias a corto y largo plazo. Algo similar ocurría con padres que daban bebidas de arroz a sus hijos, a la vez que les proporcionaban una alimentación sin casi proteínas. En estos casos terminan cayendo en dietas hipoproteicas, también con consecuencias a corto y largo plazo. Al contrario, lo bueno que tiene la leche de vaca es que es un alimento equilibrado si se toma en cantidades moderadas, por lo que se evitan estos problemas”. Leche de almendra, soja, sin lactosa, entera… ¿cuál es la más sana? Por lo tanto, a partir de cierta edad y siguiendo las directrices adecuadas, los niños pueden tomar algunas bebidas vegetal en sustitución de la leche. Sin embargo, no se debe olvidar que durante su primer año tienen una serie de requerimientos nutricionales que estos productos no pueden aportar. Todo a su tiempo. Источник: https://hipertextual.com/2018/11/bebida-vegetal-ninos Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/ ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto comocalcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna. En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés. Es apartir de los 2 añoscuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias. Beneficios de la leche de almendras Beneficios de la leche de almendras – Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa. – En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten. – Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido. – Tiene unalto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal. – Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano. – Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico. – También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación. – Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.   Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular. – Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección. – Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas. – No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos. – Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos. En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera. Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.   Instrucciones para hacer leche de almendras casera  ¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche? Hace no demasiados años la “leche” de soja se concebía como algo exótico, que casi nadie había probado nunca. Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez más personas empezaron a introducirla en su dieta y poco a poco fueron haciéndose habituales en los supermercados otras opciones, como las bebidas a base de avena, arroz o almendras. Más tarde, en junio de 2017, la justicia europea dictaminaba que no podrían calificarse como “leche”, por ser esta una denominación dirigida a los productos de origen animal. Sin embargo, esto no afectó de ningún modo a su consumo. Revés para las bebidas vegetales: la Unión Europea dice adiós a la leche de soja A día de hoy siguen siendo la alternativa predilecta a la leche de personas que no pueden tomarla, ya sea por algún tipo de alergia o intolerancia o por el mantenimiento de una dieta vegana. ¿Pero qué pasa con los niños y los bebés? ¿Pueden ellos consumirlas sin que esto suponga un riesgo para su salud? Esta es una pregunta con una contestación compleja, en la que intervienen muchos factores. Durante el primer año, nada de alternativas vegetales La OMS y las asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia como alimentación exclusiva hasta los seis meses Tanto la Organización Mundial de la Salud como la mayoría de asociaciones de pediatría, incluidas la americana y la española, recomiendan la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad y complementaria hasta los dos años, o incluso después si el niño y la madre lo desean. Sin embargo, algunas mujeres no pueden amamantar a sus hijos, ya sea por problemas de salud o por decisión personal. En esos casos, como cuenta a Hipertextual la doctora Elena Blanco Iglesias, pediatra y autora del blog Dos Pediatras en Casa junto al doctor Gonzalo Oñoro, los bebés deben tomar las conocidas como leches de inicio o tipo 1: “Se trata de leches adaptadas a la madurez intestinal de los bebés, que tratan de ser lo más parecidas a la leche materna. Están fabricadas a base de modificaciones de leche de vaca o de oveja. Para ello, lo que hacen las empresas que se dedican su producción es, a través del proceso de fabricación, modificar esa leche de vaca o de oveja para que esté adaptada a lo que un niño menor de 6 meses es capaz de tomar. Finalmente se obtiene un producto cuyo perfil nutricional es lo más parecido posible a la leche materna”. Una vez pasados los seis primeros meses, llegaría el momento de seguir con la lactancia materna a demanda e ir introduciendo poco a poco otros alimentos, ya que solo la leche no sería suficiente para cubrir las nuevas necesidades nutricionales del niño. Para estos casos, a partir de los seis meses de edad, también existe un tipo de leche artificial, conocida como leche de continuación o tipo 2, que se adapta a esos nuevos requerimientos. Ahora bien, ¿se puede empezar ya a partir del sexto mes con la leche de soja o alguna otra bebida vegetal? “Las bebidas vegetales no son una opción como alternativa a la leche materna durante el primer año de vida ya que no están diseñadas para cubrir las necesidades nutricionales de los niños de estas edades”, explica la doctora Blanco. “En algunos casos muy concretos de intolerancia a proteínas de leche de vaca y siempre bajo indicación de su pediatra podrían ser una alternativa a partir del año de vida”. El menú escolar andaluz que discrimina a las niñas y se apoya en la ciencia para hacerlo Un caso aparte, como cuenta a este medio el pediatra y autor del blog Tú eliges lo que comes Carlos Casabona, es el de las leches de fórmula de soja para bebés menores de un año, que no deben confundirse con las bebidas de soja de venta en supermercados: «La leche de fórmula de soja para bebés, de venta en farmacias y recetada por el dietista-nutricionista o el pediatra, sería una opción en los casos en los que la familia no dé ni lactancia materna ni quiera dar fórmula basada en la leche de vaca como son la mayoría de leches de fórmula infantiles». El problema de no tener una composición establecida El mayor inconveniente de estas bebidas vegetales es que no están reguladas, al contrario que las leches de inicio y continuación. “La legislación actual establece unos límites de cómo deben ser las leches de inicio y de continuación. Sin embargo, esta legislación no existe para las bebidas vegetales, por lo que tienen perfiles nutricionales muy diferentes al compararlas tanto con las fórmulas artificiales como con las distintas bebidas vegetales disponibles en el mercado”, expone la pediatra. Además, añade que a menudo los padres piensan que todas las bebidas vegetales son iguales, sin tener en cuenta que su composición es muy diferente según de cuál se trate. Por ejemplo, las bebidas de almendras o arroz son ricas en hidratos de carbono, mientras que las de soja tienen un mayor contenido en proteínas si se comparan con la leche de vaca. Pero si hay algo que la mayoría de ellas tienen en común es el alto contenido en azúcar que suelen tener, en busca de una mejora de su sabor. Por eso, alimentar con ella a los niños puede suponer administrarles un exceso de esta sustancia. Esta es la razón por la que no deberías darle cereales a tu hijo para desayunar Otro factor importante a la hora de considerar si se debe dar estas bebidas a los niños es la necesidad de buscar fuentes de calcio. Muchos padres temen dar leche a los niños, por bulos como que provoca más mocos o la típica creencia de que no es bueno hacerlo, porque el ser humano es el único animal que sigue tomando leche después de la lactancia. Sin embargo, nada de eso es correcto y, además, no se debe olvidar que se trata de un alimento con un altísimo contenido en calcio, muy necesario tanto para niños como para adultos. Así, los padres que finalmente decidan dar bebidas vegetales a sus hijos deben tener en cuenta que se les priva de una de las principales fuentes de calcio que se les suele ofrecer (con medio litro al día tendría prácticamente cubierta la necesidad de este nutriente). Por eso, se debe recurrir a otras fuentes ricas en él, como las espinacas, el tofu, los frutos secos o las legumbres. En cuanto a la bebida vegetal que deberían elegir, las que mayor contenido de calcio tienen son las de soja y las de almendra. Por otro lado, como también añade en su canal de Mi dieta cojea el nutricionista Aitor Sánchez, para que se considere una opción adecuada, para cualquier edad, se debería elegir una opción que tenga al menos un 8% de materia prima (soja, arroz, almendra, etc). Si un niño mayor de un año no toma leche de origen animal debe recurrir a otras fuentes de calcio, como el tofu, las espinacas o los frutos secos Por otra parte, la Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición (ESPGHAN, por sus siglas en inglés) hace una recomendación algo diferente en sus recomendaciones sobre fórmulas infantiles, ya que asegura que, si bien no hay necesidad de ingesta rutinaria de bebidas vegetales entre el año y los 3 años de vida, sí que podría recomendarse como estrategia para incrementar el consumo de hierro, vitamina D y ácidos omega tres en comparación con la leche de vaca. Sin embargo, como señala la doctora Blanco, esta es una afirmación que debe “cogerse con pinzas”, ya que un niño que recibe una alimentación sana y variada y toma leche de vaca no necesitaría estos aportes extra de nutrientes, ya que los obtendría directamente en la dieta. ¿Perjuicios a largo plazo? Recientemente se publicaba en la revista Human Reproduction un estudio en el que, tras analizar los casos de 1. 553 mujeres estadounidenses, con edades comprendidas entre los 23 y los 35 años, se concluía que aquellas que fueron alimentadas siendo bebés con leche de soja tenían una mayor probabilidad de desarrollar dolores menstruales intensos durante su etapa adulta. Esto no se trasladaría a otras bebidas vegetales; ya que, según los autores del estudio, podría deberse a la presencia en la soja de un fitoestrógeno, llamado genisteína, que interferiría en el desarrollo del sistema reproductivo. ¿Pero pueden producirse otros efectos a largo plazo en niños que toman estas alternativas a la leche? Ante esta pregunta, la doctora de Dos Pediatras en Casa relata algunos casos concretos: “Conozco casos concretos en los que los padres han dado, por ejemplo, bebida de soja en grandes cantidades a sus hijos pensando que era muy sana y al final estaban realizando una dieta hiperproteica, que puede tener consecuencias a corto y largo plazo. Algo similar ocurría con padres que daban bebidas de arroz a sus hijos, a la vez que les proporcionaban una alimentación sin casi proteínas. En estos casos terminan cayendo en dietas hipoproteicas, también con consecuencias a corto y largo plazo. Al contrario, lo bueno que tiene la leche de vaca es que es un alimento equilibrado si se toma en cantidades moderadas, por lo que se evitan estos problemas”. Leche de almendra, soja, sin lactosa, entera… ¿cuál es la más sana? Por lo tanto, a partir de cierta edad y siguiendo las directrices adecuadas, los niños pueden tomar algunas bebidas vegetal en sustitución de la leche. Sin embargo, no se debe olvidar que durante su primer año tienen una serie de requerimientos nutricionales que estos productos no pueden aportar. Todo a su tiempo. Источник: https://hipertextual.com/2018/11/bebida-vegetal-ninos Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/ ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto comocalcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna. En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés. Es apartir de los 2 añoscuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias. Beneficios de la leche de almendras – Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa. – En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten. – Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido. – Tiene unalto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal. – Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano. – Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico. – También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación. – Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.   Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular. – Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección. – Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas. – No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos. – Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos. En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera. Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.   Instrucciones para hacer leche de almendras casera  Ingredientes:  – 250 gramos de almendras crudas, sin sal, ni aceites, ni nada. – Tres tazas de agua. La cantidad especificada para algo más de 1 litro de leche no tienen por qué ser definitiva, depende de la intensidad que queramos darle al sabor, si queremos una leche con más sabor a almendras, aumentaremos la cantidad de estas y disminuiremos la de agua. Eso sí, debes tener en cuenta que, si reduces los ml de agua, también se reducirá la cantidad final de leche de almendras. No es necesario que quites la piel a las almendras, no alterará el sabor. Lo que sí debes hacer es dejarlas en remojo con agua durante 4 horas o incluso toda la noche, de esta manera se potenciarán todas sus propiedades nutritivas. Pasado este el tiempo tira el agua y enjuaga las almendras varias veces con agua limpia. Después introduce las almendras limpias en una licuadora, vierte las tres tazas de agua y bátelo todo durante unos minutos. Si no tienes licuadora puedes utilizar una batidora normal, tardarás un poco más, pero el resultado será prácticamente el mismo. Debes batir hasta que no queden restos de almendras, sino una pasta. En este momento puedes agregar el aroma que más te guste para intensificar el sabor de la leche, y seguir batiendo. Este último paso es opcional, pero le dará un toque diferente. Puedes utilizar canela, vainilla, cardamomo… lo que quieras. Una vez que tengas la mezcla bien batida, es el momento de colarla para obtener la leche de almendras. Para ello, necesitarás un recipiente y un colador de tela o malla fina, pero si no dispones de ninguno de estos coladores, puedes utilizar una bolsa de algodón orgánico, un paño fino de algodón limpio o una gasa. En caso de utilizar el paño, la tela de algodón o la gasa, deberás colocarlo en un colador normal, y este sobre el recipiente. Simplemente tienes que poner el colador sobre el recipiente y verter en él la mezcla. El proceso de colar la leche te llevará unos minutos ya que la pasta que quedó de las almendras es bastante espesa. Para acelerar el proceso, coge una cuchara y mueve la mezcla poco a poco. No es recomendable fijar una cantidad de leche para un bebe de 4 meses. En este sentido, es preferible que la alimentación sea a demanda lo que significa que se debe dejar al propio bebé que consuma la cantidad de leche precisa para satisfacer sus necesidades. TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole. Источник: https://www.todopapas.com/bebe/alimentacion-bebe/puede-un-bebe-tomar-leche-de-almendras-9908
  14. ¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
  15. ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé?
  16. ¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
  17. ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé?
  18. Beneficios de la leche de almendras
  19. ¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche?
  20. Durante el primer año, nada de alternativas vegetales
  21. El problema de no tener una composición establecida
  22. ¿Perjuicios a largo plazo?
  23. Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/ ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto comocalcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna. En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés. Es apartir de los 2 añoscuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias. Beneficios de la leche de almendras Beneficios de la leche de almendras – Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa. – En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten. – Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido. – Tiene unalto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal. – Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano. – Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico. – También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación. – Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.   Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular. – Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección. – Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas. – No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos. – Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos. En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera. Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.   Instrucciones para hacer leche de almendras casera  ¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche? Hace no demasiados años la “leche” de soja se concebía como algo exótico, que casi nadie había probado nunca. Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez más personas empezaron a introducirla en su dieta y poco a poco fueron haciéndose habituales en los supermercados otras opciones, como las bebidas a base de avena, arroz o almendras. Más tarde, en junio de 2017, la justicia europea dictaminaba que no podrían calificarse como “leche”, por ser esta una denominación dirigida a los productos de origen animal. Sin embargo, esto no afectó de ningún modo a su consumo. Revés para las bebidas vegetales: la Unión Europea dice adiós a la leche de soja A día de hoy siguen siendo la alternativa predilecta a la leche de personas que no pueden tomarla, ya sea por algún tipo de alergia o intolerancia o por el mantenimiento de una dieta vegana. ¿Pero qué pasa con los niños y los bebés? ¿Pueden ellos consumirlas sin que esto suponga un riesgo para su salud? Esta es una pregunta con una contestación compleja, en la que intervienen muchos factores. Durante el primer año, nada de alternativas vegetales La OMS y las asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia como alimentación exclusiva hasta los seis meses Tanto la Organización Mundial de la Salud como la mayoría de asociaciones de pediatría, incluidas la americana y la española, recomiendan la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad y complementaria hasta los dos años, o incluso después si el niño y la madre lo desean. Sin embargo, algunas mujeres no pueden amamantar a sus hijos, ya sea por problemas de salud o por decisión personal. En esos casos, como cuenta a Hipertextual la doctora Elena Blanco Iglesias, pediatra y autora del blog Dos Pediatras en Casa junto al doctor Gonzalo Oñoro, los bebés deben tomar las conocidas como leches de inicio o tipo 1: “Se trata de leches adaptadas a la madurez intestinal de los bebés, que tratan de ser lo más parecidas a la leche materna. Están fabricadas a base de modificaciones de leche de vaca o de oveja. Para ello, lo que hacen las empresas que se dedican su producción es, a través del proceso de fabricación, modificar esa leche de vaca o de oveja para que esté adaptada a lo que un niño menor de 6 meses es capaz de tomar. Finalmente se obtiene un producto cuyo perfil nutricional es lo más parecido posible a la leche materna”. Una vez pasados los seis primeros meses, llegaría el momento de seguir con la lactancia materna a demanda e ir introduciendo poco a poco otros alimentos, ya que solo la leche no sería suficiente para cubrir las nuevas necesidades nutricionales del niño. Para estos casos, a partir de los seis meses de edad, también existe un tipo de leche artificial, conocida como leche de continuación o tipo 2, que se adapta a esos nuevos requerimientos. Ahora bien, ¿se puede empezar ya a partir del sexto mes con la leche de soja o alguna otra bebida vegetal? “Las bebidas vegetales no son una opción como alternativa a la leche materna durante el primer año de vida ya que no están diseñadas para cubrir las necesidades nutricionales de los niños de estas edades”, explica la doctora Blanco. “En algunos casos muy concretos de intolerancia a proteínas de leche de vaca y siempre bajo indicación de su pediatra podrían ser una alternativa a partir del año de vida”. El menú escolar andaluz que discrimina a las niñas y se apoya en la ciencia para hacerlo Un caso aparte, como cuenta a este medio el pediatra y autor del blog Tú eliges lo que comes Carlos Casabona, es el de las leches de fórmula de soja para bebés menores de un año, que no deben confundirse con las bebidas de soja de venta en supermercados: «La leche de fórmula de soja para bebés, de venta en farmacias y recetada por el dietista-nutricionista o el pediatra, sería una opción en los casos en los que la familia no dé ni lactancia materna ni quiera dar fórmula basada en la leche de vaca como son la mayoría de leches de fórmula infantiles». El problema de no tener una composición establecida El mayor inconveniente de estas bebidas vegetales es que no están reguladas, al contrario que las leches de inicio y continuación. “La legislación actual establece unos límites de cómo deben ser las leches de inicio y de continuación. Sin embargo, esta legislación no existe para las bebidas vegetales, por lo que tienen perfiles nutricionales muy diferentes al compararlas tanto con las fórmulas artificiales como con las distintas bebidas vegetales disponibles en el mercado”, expone la pediatra. Además, añade que a menudo los padres piensan que todas las bebidas vegetales son iguales, sin tener en cuenta que su composición es muy diferente según de cuál se trate. Por ejemplo, las bebidas de almendras o arroz son ricas en hidratos de carbono, mientras que las de soja tienen un mayor contenido en proteínas si se comparan con la leche de vaca. Pero si hay algo que la mayoría de ellas tienen en común es el alto contenido en azúcar que suelen tener, en busca de una mejora de su sabor. Por eso, alimentar con ella a los niños puede suponer administrarles un exceso de esta sustancia. Esta es la razón por la que no deberías darle cereales a tu hijo para desayunar Otro factor importante a la hora de considerar si se debe dar estas bebidas a los niños es la necesidad de buscar fuentes de calcio. Muchos padres temen dar leche a los niños, por bulos como que provoca más mocos o la típica creencia de que no es bueno hacerlo, porque el ser humano es el único animal que sigue tomando leche después de la lactancia. Sin embargo, nada de eso es correcto y, además, no se debe olvidar que se trata de un alimento con un altísimo contenido en calcio, muy necesario tanto para niños como para adultos. Así, los padres que finalmente decidan dar bebidas vegetales a sus hijos deben tener en cuenta que se les priva de una de las principales fuentes de calcio que se les suele ofrecer (con medio litro al día tendría prácticamente cubierta la necesidad de este nutriente). Por eso, se debe recurrir a otras fuentes ricas en él, como las espinacas, el tofu, los frutos secos o las legumbres. En cuanto a la bebida vegetal que deberían elegir, las que mayor contenido de calcio tienen son las de soja y las de almendra. Por otro lado, como también añade en su canal de Mi dieta cojea el nutricionista Aitor Sánchez, para que se considere una opción adecuada, para cualquier edad, se debería elegir una opción que tenga al menos un 8% de materia prima (soja, arroz, almendra, etc). Si un niño mayor de un año no toma leche de origen animal debe recurrir a otras fuentes de calcio, como el tofu, las espinacas o los frutos secos Por otra parte, la Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición (ESPGHAN, por sus siglas en inglés) hace una recomendación algo diferente en sus recomendaciones sobre fórmulas infantiles, ya que asegura que, si bien no hay necesidad de ingesta rutinaria de bebidas vegetales entre el año y los 3 años de vida, sí que podría recomendarse como estrategia para incrementar el consumo de hierro, vitamina D y ácidos omega tres en comparación con la leche de vaca. Sin embargo, como señala la doctora Blanco, esta es una afirmación que debe “cogerse con pinzas”, ya que un niño que recibe una alimentación sana y variada y toma leche de vaca no necesitaría estos aportes extra de nutrientes, ya que los obtendría directamente en la dieta. ¿Perjuicios a largo plazo? Recientemente se publicaba en la revista Human Reproduction un estudio en el que, tras analizar los casos de 1. 553 mujeres estadounidenses, con edades comprendidas entre los 23 y los 35 años, se concluía que aquellas que fueron alimentadas siendo bebés con leche de soja tenían una mayor probabilidad de desarrollar dolores menstruales intensos durante su etapa adulta. Esto no se trasladaría a otras bebidas vegetales; ya que, según los autores del estudio, podría deberse a la presencia en la soja de un fitoestrógeno, llamado genisteína, que interferiría en el desarrollo del sistema reproductivo. ¿Pero pueden producirse otros efectos a largo plazo en niños que toman estas alternativas a la leche? Ante esta pregunta, la doctora de Dos Pediatras en Casa relata algunos casos concretos: “Conozco casos concretos en los que los padres han dado, por ejemplo, bebida de soja en grandes cantidades a sus hijos pensando que era muy sana y al final estaban realizando una dieta hiperproteica, que puede tener consecuencias a corto y largo plazo. Algo similar ocurría con padres que daban bebidas de arroz a sus hijos, a la vez que les proporcionaban una alimentación sin casi proteínas. En estos casos terminan cayendo en dietas hipoproteicas, también con consecuencias a corto y largo plazo. Al contrario, lo bueno que tiene la leche de vaca es que es un alimento equilibrado si se toma en cantidades moderadas, por lo que se evitan estos problemas”. Leche de almendra, soja, sin lactosa, entera… ¿cuál es la más sana? Por lo tanto, a partir de cierta edad y siguiendo las directrices adecuadas, los niños pueden tomar algunas bebidas vegetal en sustitución de la leche. Sin embargo, no se debe olvidar que durante su primer año tienen una serie de requerimientos nutricionales que estos productos no pueden aportar. Todo a su tiempo. Источник: https://hipertextual.com/2018/11/bebida-vegetal-ninos Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/ ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto comocalcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna. En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés. Es apartir de los 2 añoscuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias. Beneficios de la leche de almendras – Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa. – En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten. – Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido. – Tiene unalto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal. – Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano. – Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico. – También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación. – Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.   Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular. – Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección. – Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas. – No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos. – Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos. En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera. Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.   ¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche? Hace no demasiados años la “leche” de soja se concebía como algo exótico, que casi nadie había probado nunca. Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez más personas empezaron a introducirla en su dieta y poco a poco fueron haciéndose habituales en los supermercados otras opciones, como las bebidas a base de avena, arroz o almendras. Más tarde, en junio de 2017, la justicia europea dictaminaba que no podrían calificarse como “leche”, por ser esta una denominación dirigida a los productos de origen animal. Sin embargo, esto no afectó de ningún modo a su consumo. Revés para las bebidas vegetales: la Unión Europea dice adiós a la leche de soja A día de hoy siguen siendo la alternativa predilecta a la leche de personas que no pueden tomarla, ya sea por algún tipo de alergia o intolerancia o por el mantenimiento de una dieta vegana. ¿Pero qué pasa con los niños y los bebés? ¿Pueden ellos consumirlas sin que esto suponga un riesgo para su salud? Esta es una pregunta con una contestación compleja, en la que intervienen muchos factores. Durante el primer año, nada de alternativas vegetales La OMS y las asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia como alimentación exclusiva hasta los seis meses Tanto la Organización Mundial de la Salud como la mayoría de asociaciones de pediatría, incluidas la americana y la española, recomiendan la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad y complementaria hasta los dos años, o incluso después si el niño y la madre lo desean. Sin embargo, algunas mujeres no pueden amamantar a sus hijos, ya sea por problemas de salud o por decisión personal. En esos casos, como cuenta a Hipertextual la doctora Elena Blanco Iglesias, pediatra y autora del blog Dos Pediatras en Casa junto al doctor Gonzalo Oñoro, los bebés deben tomar las conocidas como leches de inicio o tipo 1: “Se trata de leches adaptadas a la madurez intestinal de los bebés, que tratan de ser lo más parecidas a la leche materna. Están fabricadas a base de modificaciones de leche de vaca o de oveja. Para ello, lo que hacen las empresas que se dedican su producción es, a través del proceso de fabricación, modificar esa leche de vaca o de oveja para que esté adaptada a lo que un niño menor de 6 meses es capaz de tomar. Finalmente se obtiene un producto cuyo perfil nutricional es lo más parecido posible a la leche materna”. Una vez pasados los seis primeros meses, llegaría el momento de seguir con la lactancia materna a demanda e ir introduciendo poco a poco otros alimentos, ya que solo la leche no sería suficiente para cubrir las nuevas necesidades nutricionales del niño. Para estos casos, a partir de los seis meses de edad, también existe un tipo de leche artificial, conocida como leche de continuación o tipo 2, que se adapta a esos nuevos requerimientos. Ahora bien, ¿se puede empezar ya a partir del sexto mes con la leche de soja o alguna otra bebida vegetal? “Las bebidas vegetales no son una opción como alternativa a la leche materna durante el primer año de vida ya que no están diseñadas para cubrir las necesidades nutricionales de los niños de estas edades”, explica la doctora Blanco. “En algunos casos muy concretos de intolerancia a proteínas de leche de vaca y siempre bajo indicación de su pediatra podrían ser una alternativa a partir del año de vida”. El menú escolar andaluz que discrimina a las niñas y se apoya en la ciencia para hacerlo Un caso aparte, como cuenta a este medio el pediatra y autor del blog Tú eliges lo que comes Carlos Casabona, es el de las leches de fórmula de soja para bebés menores de un año, que no deben confundirse con las bebidas de soja de venta en supermercados: «La leche de fórmula de soja para bebés, de venta en farmacias y recetada por el dietista-nutricionista o el pediatra, sería una opción en los casos en los que la familia no dé ni lactancia materna ni quiera dar fórmula basada en la leche de vaca como son la mayoría de leches de fórmula infantiles». El problema de no tener una composición establecida El mayor inconveniente de estas bebidas vegetales es que no están reguladas, al contrario que las leches de inicio y continuación. “La legislación actual establece unos límites de cómo deben ser las leches de inicio y de continuación. Sin embargo, esta legislación no existe para las bebidas vegetales, por lo que tienen perfiles nutricionales muy diferentes al compararlas tanto con las fórmulas artificiales como con las distintas bebidas vegetales disponibles en el mercado”, expone la pediatra. Además, añade que a menudo los padres piensan que todas las bebidas vegetales son iguales, sin tener en cuenta que su composición es muy diferente según de cuál se trate. Por ejemplo, las bebidas de almendras o arroz son ricas en hidratos de carbono, mientras que las de soja tienen un mayor contenido en proteínas si se comparan con la leche de vaca. Pero si hay algo que la mayoría de ellas tienen en común es el alto contenido en azúcar que suelen tener, en busca de una mejora de su sabor. Por eso, alimentar con ella a los niños puede suponer administrarles un exceso de esta sustancia. Esta es la razón por la que no deberías darle cereales a tu hijo para desayunar Otro factor importante a la hora de considerar si se debe dar estas bebidas a los niños es la necesidad de buscar fuentes de calcio. Muchos padres temen dar leche a los niños, por bulos como que provoca más mocos o la típica creencia de que no es bueno hacerlo, porque el ser humano es el único animal que sigue tomando leche después de la lactancia. Sin embargo, nada de eso es correcto y, además, no se debe olvidar que se trata de un alimento con un altísimo contenido en calcio, muy necesario tanto para niños como para adultos. Así, los padres que finalmente decidan dar bebidas vegetales a sus hijos deben tener en cuenta que se les priva de una de las principales fuentes de calcio que se les suele ofrecer (con medio litro al día tendría prácticamente cubierta la necesidad de este nutriente). Por eso, se debe recurrir a otras fuentes ricas en él, como las espinacas, el tofu, los frutos secos o las legumbres. En cuanto a la bebida vegetal que deberían elegir, las que mayor contenido de calcio tienen son las de soja y las de almendra. Por otro lado, como también añade en su canal de Mi dieta cojea el nutricionista Aitor Sánchez, para que se considere una opción adecuada, para cualquier edad, se debería elegir una opción que tenga al menos un 8% de materia prima (soja, arroz, almendra, etc). Si un niño mayor de un año no toma leche de origen animal debe recurrir a otras fuentes de calcio, como el tofu, las espinacas o los frutos secos Por otra parte, la Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición (ESPGHAN, por sus siglas en inglés) hace una recomendación algo diferente en sus recomendaciones sobre fórmulas infantiles, ya que asegura que, si bien no hay necesidad de ingesta rutinaria de bebidas vegetales entre el año y los 3 años de vida, sí que podría recomendarse como estrategia para incrementar el consumo de hierro, vitamina D y ácidos omega tres en comparación con la leche de vaca. Sin embargo, como señala la doctora Blanco, esta es una afirmación que debe “cogerse con pinzas”, ya que un niño que recibe una alimentación sana y variada y toma leche de vaca no necesitaría estos aportes extra de nutrientes, ya que los obtendría directamente en la dieta. ¿Perjuicios a largo plazo? Recientemente se publicaba en la revista Human Reproduction un estudio en el que, tras analizar los casos de 1. 553 mujeres estadounidenses, con edades comprendidas entre los 23 y los 35 años, se concluía que aquellas que fueron alimentadas siendo bebés con leche de soja tenían una mayor probabilidad de desarrollar dolores menstruales intensos durante su etapa adulta. Esto no se trasladaría a otras bebidas vegetales; ya que, según los autores del estudio, podría deberse a la presencia en la soja de un fitoestrógeno, llamado genisteína, que interferiría en el desarrollo del sistema reproductivo. ¿Pero pueden producirse otros efectos a largo plazo en niños que toman estas alternativas a la leche? Ante esta pregunta, la doctora de Dos Pediatras en Casa relata algunos casos concretos: “Conozco casos concretos en los que los padres han dado, por ejemplo, bebida de soja en grandes cantidades a sus hijos pensando que era muy sana y al final estaban realizando una dieta hiperproteica, que puede tener consecuencias a corto y largo plazo. Algo similar ocurría con padres que daban bebidas de arroz a sus hijos, a la vez que les proporcionaban una alimentación sin casi proteínas. En estos casos terminan cayendo en dietas hipoproteicas, también con consecuencias a corto y largo plazo. Al contrario, lo bueno que tiene la leche de vaca es que es un alimento equilibrado si se toma en cantidades moderadas, por lo que se evitan estos problemas”. Leche de almendra, soja, sin lactosa, entera… ¿cuál es la más sana? Por lo tanto, a partir de cierta edad y siguiendo las directrices adecuadas, los niños pueden tomar algunas bebidas vegetal en sustitución de la leche. Sin embargo, no se debe olvidar que durante su primer año tienen una serie de requerimientos nutricionales que estos productos no pueden aportar. Todo a su tiempo. Источник: https://hipertextual.com/2018/11/bebida-vegetal-ninos Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/ ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto comocalcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna. En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés. Es apartir de los 2 añoscuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias. Beneficios de la leche de almendras Beneficios de la leche de almendras – Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa. – En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten. – Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido. – Tiene unalto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal. – Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano. – Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico. – También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación. – Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.   Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular. – Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección. – Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas. – No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos. – Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos. En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera. Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.   Instrucciones para hacer leche de almendras casera  ¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche? Hace no demasiados años la “leche” de soja se concebía como algo exótico, que casi nadie había probado nunca. Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez más personas empezaron a introducirla en su dieta y poco a poco fueron haciéndose habituales en los supermercados otras opciones, como las bebidas a base de avena, arroz o almendras. Más tarde, en junio de 2017, la justicia europea dictaminaba que no podrían calificarse como “leche”, por ser esta una denominación dirigida a los productos de origen animal. Sin embargo, esto no afectó de ningún modo a su consumo. Revés para las bebidas vegetales: la Unión Europea dice adiós a la leche de soja A día de hoy siguen siendo la alternativa predilecta a la leche de personas que no pueden tomarla, ya sea por algún tipo de alergia o intolerancia o por el mantenimiento de una dieta vegana. ¿Pero qué pasa con los niños y los bebés? ¿Pueden ellos consumirlas sin que esto suponga un riesgo para su salud? Esta es una pregunta con una contestación compleja, en la que intervienen muchos factores. Durante el primer año, nada de alternativas vegetales La OMS y las asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia como alimentación exclusiva hasta los seis meses Tanto la Organización Mundial de la Salud como la mayoría de asociaciones de pediatría, incluidas la americana y la española, recomiendan la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad y complementaria hasta los dos años, o incluso después si el niño y la madre lo desean. Sin embargo, algunas mujeres no pueden amamantar a sus hijos, ya sea por problemas de salud o por decisión personal. En esos casos, como cuenta a Hipertextual la doctora Elena Blanco Iglesias, pediatra y autora del blog Dos Pediatras en Casa junto al doctor Gonzalo Oñoro, los bebés deben tomar las conocidas como leches de inicio o tipo 1: “Se trata de leches adaptadas a la madurez intestinal de los bebés, que tratan de ser lo más parecidas a la leche materna. Están fabricadas a base de modificaciones de leche de vaca o de oveja. Para ello, lo que hacen las empresas que se dedican su producción es, a través del proceso de fabricación, modificar esa leche de vaca o de oveja para que esté adaptada a lo que un niño menor de 6 meses es capaz de tomar. Finalmente se obtiene un producto cuyo perfil nutricional es lo más parecido posible a la leche materna”. Una vez pasados los seis primeros meses, llegaría el momento de seguir con la lactancia materna a demanda e ir introduciendo poco a poco otros alimentos, ya que solo la leche no sería suficiente para cubrir las nuevas necesidades nutricionales del niño. Para estos casos, a partir de los seis meses de edad, también existe un tipo de leche artificial, conocida como leche de continuación o tipo 2, que se adapta a esos nuevos requerimientos. Ahora bien, ¿se puede empezar ya a partir del sexto mes con la leche de soja o alguna otra bebida vegetal? “Las bebidas vegetales no son una opción como alternativa a la leche materna durante el primer año de vida ya que no están diseñadas para cubrir las necesidades nutricionales de los niños de estas edades”, explica la doctora Blanco. “En algunos casos muy concretos de intolerancia a proteínas de leche de vaca y siempre bajo indicación de su pediatra podrían ser una alternativa a partir del año de vida”. El menú escolar andaluz que discrimina a las niñas y se apoya en la ciencia para hacerlo Un caso aparte, como cuenta a este medio el pediatra y autor del blog Tú eliges lo que comes Carlos Casabona, es el de las leches de fórmula de soja para bebés menores de un año, que no deben confundirse con las bebidas de soja de venta en supermercados: «La leche de fórmula de soja para bebés, de venta en farmacias y recetada por el dietista-nutricionista o el pediatra, sería una opción en los casos en los que la familia no dé ni lactancia materna ni quiera dar fórmula basada en la leche de vaca como son la mayoría de leches de fórmula infantiles». El problema de no tener una composición establecida El mayor inconveniente de estas bebidas vegetales es que no están reguladas, al contrario que las leches de inicio y continuación. “La legislación actual establece unos límites de cómo deben ser las leches de inicio y de continuación. Sin embargo, esta legislación no existe para las bebidas vegetales, por lo que tienen perfiles nutricionales muy diferentes al compararlas tanto con las fórmulas artificiales como con las distintas bebidas vegetales disponibles en el mercado”, expone la pediatra. Además, añade que a menudo los padres piensan que todas las bebidas vegetales son iguales, sin tener en cuenta que su composición es muy diferente según de cuál se trate. Por ejemplo, las bebidas de almendras o arroz son ricas en hidratos de carbono, mientras que las de soja tienen un mayor contenido en proteínas si se comparan con la leche de vaca. Pero si hay algo que la mayoría de ellas tienen en común es el alto contenido en azúcar que suelen tener, en busca de una mejora de su sabor. Por eso, alimentar con ella a los niños puede suponer administrarles un exceso de esta sustancia. Esta es la razón por la que no deberías darle cereales a tu hijo para desayunar Otro factor importante a la hora de considerar si se debe dar estas bebidas a los niños es la necesidad de buscar fuentes de calcio. Muchos padres temen dar leche a los niños, por bulos como que provoca más mocos o la típica creencia de que no es bueno hacerlo, porque el ser humano es el único animal que sigue tomando leche después de la lactancia. Sin embargo, nada de eso es correcto y, además, no se debe olvidar que se trata de un alimento con un altísimo contenido en calcio, muy necesario tanto para niños como para adultos. Así, los padres que finalmente decidan dar bebidas vegetales a sus hijos deben tener en cuenta que se les priva de una de las principales fuentes de calcio que se les suele ofrecer (con medio litro al día tendría prácticamente cubierta la necesidad de este nutriente). Por eso, se debe recurrir a otras fuentes ricas en él, como las espinacas, el tofu, los frutos secos o las legumbres. En cuanto a la bebida vegetal que deberían elegir, las que mayor contenido de calcio tienen son las de soja y las de almendra. Por otro lado, como también añade en su canal de Mi dieta cojea el nutricionista Aitor Sánchez, para que se considere una opción adecuada, para cualquier edad, se debería elegir una opción que tenga al menos un 8% de materia prima (soja, arroz, almendra, etc). Si un niño mayor de un año no toma leche de origen animal debe recurrir a otras fuentes de calcio, como el tofu, las espinacas o los frutos secos Por otra parte, la Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición (ESPGHAN, por sus siglas en inglés) hace una recomendación algo diferente en sus recomendaciones sobre fórmulas infantiles, ya que asegura que, si bien no hay necesidad de ingesta rutinaria de bebidas vegetales entre el año y los 3 años de vida, sí que podría recomendarse como estrategia para incrementar el consumo de hierro, vitamina D y ácidos omega tres en comparación con la leche de vaca. Sin embargo, como señala la doctora Blanco, esta es una afirmación que debe “cogerse con pinzas”, ya que un niño que recibe una alimentación sana y variada y toma leche de vaca no necesitaría estos aportes extra de nutrientes, ya que los obtendría directamente en la dieta. ¿Perjuicios a largo plazo? Recientemente se publicaba en la revista Human Reproduction un estudio en el que, tras analizar los casos de 1. 553 mujeres estadounidenses, con edades comprendidas entre los 23 y los 35 años, se concluía que aquellas que fueron alimentadas siendo bebés con leche de soja tenían una mayor probabilidad de desarrollar dolores menstruales intensos durante su etapa adulta. Esto no se trasladaría a otras bebidas vegetales; ya que, según los autores del estudio, podría deberse a la presencia en la soja de un fitoestrógeno, llamado genisteína, que interferiría en el desarrollo del sistema reproductivo. ¿Pero pueden producirse otros efectos a largo plazo en niños que toman estas alternativas a la leche? Ante esta pregunta, la doctora de Dos Pediatras en Casa relata algunos casos concretos: “Conozco casos concretos en los que los padres han dado, por ejemplo, bebida de soja en grandes cantidades a sus hijos pensando que era muy sana y al final estaban realizando una dieta hiperproteica, que puede tener consecuencias a corto y largo plazo. Algo similar ocurría con padres que daban bebidas de arroz a sus hijos, a la vez que les proporcionaban una alimentación sin casi proteínas. En estos casos terminan cayendo en dietas hipoproteicas, también con consecuencias a corto y largo plazo. Al contrario, lo bueno que tiene la leche de vaca es que es un alimento equilibrado si se toma en cantidades moderadas, por lo que se evitan estos problemas”. Leche de almendra, soja, sin lactosa, entera… ¿cuál es la más sana? Por lo tanto, a partir de cierta edad y siguiendo las directrices adecuadas, los niños pueden tomar algunas bebidas vegetal en sustitución de la leche. Sin embargo, no se debe olvidar que durante su primer año tienen una serie de requerimientos nutricionales que estos productos no pueden aportar. Todo a su tiempo. Источник: https://hipertextual.com/2018/11/bebida-vegetal-ninos Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/ ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto comocalcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna. En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés. Es apartir de los 2 añoscuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias. Beneficios de la leche de almendras – Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa. – En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten. – Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido. – Tiene unalto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal. – Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano. – Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico. – También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación. – Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.   Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular. – Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección. – Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas. – No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos. – Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos. En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera. Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.   Instrucciones para hacer leche de almendras casera  Ingredientes:  – 250 gramos de almendras crudas, sin sal, ni aceites, ni nada. – Tres tazas de agua. La cantidad especificada para algo más de 1 litro de leche no tienen por qué ser definitiva, depende de la intensidad que queramos darle al sabor, si queremos una leche con más sabor a almendras, aumentaremos la cantidad de estas y disminuiremos la de agua. Eso sí, debes tener en cuenta que, si reduces los ml de agua, también se reducirá la cantidad final de leche de almendras. No es necesario que quites la piel a las almendras, no alterará el sabor. Lo que sí debes hacer es dejarlas en remojo con agua durante 4 horas o incluso toda la noche, de esta manera se potenciarán todas sus propiedades nutritivas. Pasado este el tiempo tira el agua y enjuaga las almendras varias veces con agua limpia. Después introduce las almendras limpias en una licuadora, vierte las tres tazas de agua y bátelo todo durante unos minutos. Si no tienes licuadora puedes utilizar una batidora normal, tardarás un poco más, pero el resultado será prácticamente el mismo. Debes batir hasta que no queden restos de almendras, sino una pasta. En este momento puedes agregar el aroma que más te guste para intensificar el sabor de la leche, y seguir batiendo. Este último paso es opcional, pero le dará un toque diferente. Puedes utilizar canela, vainilla, cardamomo… lo que quieras. Una vez que tengas la mezcla bien batida, es el momento de colarla para obtener la leche de almendras. Para ello, necesitarás un recipiente y un colador de tela o malla fina, pero si no dispones de ninguno de estos coladores, puedes utilizar una bolsa de algodón orgánico, un paño fino de algodón limpio o una gasa. En caso de utilizar el paño, la tela de algodón o la gasa, deberás colocarlo en un colador normal, y este sobre el recipiente. Simplemente tienes que poner el colador sobre el recipiente y verter en él la mezcla. El proceso de colar la leche te llevará unos minutos ya que la pasta que quedó de las almendras es bastante espesa. Para acelerar el proceso, coge una cuchara y mueve la mezcla poco a poco. No es recomendable fijar una cantidad de leche para un bebe de 4 meses. En este sentido, es preferible que la alimentación sea a demanda lo que significa que se debe dejar al propio bebé que consuma la cantidad de leche precisa para satisfacer sus necesidades. TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole. Источник: https://www.todopapas.com/bebe/alimentacion-bebe/puede-un-bebe-tomar-leche-de-almendras-9908
  24. ¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
  25. ¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
  26. ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé?
  27. ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé?
  28. Beneficios de la leche de almendras
  29. Beneficios de la leche de almendras
  30. Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé
  31. Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé
  32. Instrucciones para hacer leche de almendras casera 
  33. ¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche?
  34. Durante el primer año, nada de alternativas vegetales
  35. El problema de no tener una composición establecida
  36. ¿Perjuicios a largo plazo?
  37. Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/ ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto comocalcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna. En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés. Es apartir de los 2 añoscuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias. Beneficios de la leche de almendras – Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa. – En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten. – Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido. – Tiene unalto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal. – Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano. – Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico. – También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación. – Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.   Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular. – Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección. – Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas. – No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos. – Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos. En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera. Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.   ¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche? Hace no demasiados años la “leche” de soja se concebía como algo exótico, que casi nadie había probado nunca. Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez más personas empezaron a introducirla en su dieta y poco a poco fueron haciéndose habituales en los supermercados otras opciones, como las bebidas a base de avena, arroz o almendras. Más tarde, en junio de 2017, la justicia europea dictaminaba que no podrían calificarse como “leche”, por ser esta una denominación dirigida a los productos de origen animal. Sin embargo, esto no afectó de ningún modo a su consumo. Revés para las bebidas vegetales: la Unión Europea dice adiós a la leche de soja A día de hoy siguen siendo la alternativa predilecta a la leche de personas que no pueden tomarla, ya sea por algún tipo de alergia o intolerancia o por el mantenimiento de una dieta vegana. ¿Pero qué pasa con los niños y los bebés? ¿Pueden ellos consumirlas sin que esto suponga un riesgo para su salud? Esta es una pregunta con una contestación compleja, en la que intervienen muchos factores. Durante el primer año, nada de alternativas vegetales La OMS y las asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia como alimentación exclusiva hasta los seis meses Tanto la Organización Mundial de la Salud como la mayoría de asociaciones de pediatría, incluidas la americana y la española, recomiendan la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad y complementaria hasta los dos años, o incluso después si el niño y la madre lo desean. Sin embargo, algunas mujeres no pueden amamantar a sus hijos, ya sea por problemas de salud o por decisión personal. En esos casos, como cuenta a Hipertextual la doctora Elena Blanco Iglesias, pediatra y autora del blog Dos Pediatras en Casa junto al doctor Gonzalo Oñoro, los bebés deben tomar las conocidas como leches de inicio o tipo 1: “Se trata de leches adaptadas a la madurez intestinal de los bebés, que tratan de ser lo más parecidas a la leche materna. Están fabricadas a base de modificaciones de leche de vaca o de oveja. Para ello, lo que hacen las empresas que se dedican su producción es, a través del proceso de fabricación, modificar esa leche de vaca o de oveja para que esté adaptada a lo que un niño menor de 6 meses es capaz de tomar. Finalmente se obtiene un producto cuyo perfil nutricional es lo más parecido posible a la leche materna”. Una vez pasados los seis primeros meses, llegaría el momento de seguir con la lactancia materna a demanda e ir introduciendo poco a poco otros alimentos, ya que solo la leche no sería suficiente para cubrir las nuevas necesidades nutricionales del niño. Para estos casos, a partir de los seis meses de edad, también existe un tipo de leche artificial, conocida como leche de continuación o tipo 2, que se adapta a esos nuevos requerimientos. Ahora bien, ¿se puede empezar ya a partir del sexto mes con la leche de soja o alguna otra bebida vegetal? “Las bebidas vegetales no son una opción como alternativa a la leche materna durante el primer año de vida ya que no están diseñadas para cubrir las necesidades nutricionales de los niños de estas edades”, explica la doctora Blanco. “En algunos casos muy concretos de intolerancia a proteínas de leche de vaca y siempre bajo indicación de su pediatra podrían ser una alternativa a partir del año de vida”. El menú escolar andaluz que discrimina a las niñas y se apoya en la ciencia para hacerlo Un caso aparte, como cuenta a este medio el pediatra y autor del blog Tú eliges lo que comes Carlos Casabona, es el de las leches de fórmula de soja para bebés menores de un año, que no deben confundirse con las bebidas de soja de venta en supermercados: «La leche de fórmula de soja para bebés, de venta en farmacias y recetada por el dietista-nutricionista o el pediatra, sería una opción en los casos en los que la familia no dé ni lactancia materna ni quiera dar fórmula basada en la leche de vaca como son la mayoría de leches de fórmula infantiles». El problema de no tener una composición establecida El mayor inconveniente de estas bebidas vegetales es que no están reguladas, al contrario que las leches de inicio y continuación. “La legislación actual establece unos límites de cómo deben ser las leches de inicio y de continuación. Sin embargo, esta legislación no existe para las bebidas vegetales, por lo que tienen perfiles nutricionales muy diferentes al compararlas tanto con las fórmulas artificiales como con las distintas bebidas vegetales disponibles en el mercado”, expone la pediatra. Además, añade que a menudo los padres piensan que todas las bebidas vegetales son iguales, sin tener en cuenta que su composición es muy diferente según de cuál se trate. Por ejemplo, las bebidas de almendras o arroz son ricas en hidratos de carbono, mientras que las de soja tienen un mayor contenido en proteínas si se comparan con la leche de vaca. Pero si hay algo que la mayoría de ellas tienen en común es el alto contenido en azúcar que suelen tener, en busca de una mejora de su sabor. Por eso, alimentar con ella a los niños puede suponer administrarles un exceso de esta sustancia. Esta es la razón por la que no deberías darle cereales a tu hijo para desayunar Otro factor importante a la hora de considerar si se debe dar estas bebidas a los niños es la necesidad de buscar fuentes de calcio. Muchos padres temen dar leche a los niños, por bulos como que provoca más mocos o la típica creencia de que no es bueno hacerlo, porque el ser humano es el único animal que sigue tomando leche después de la lactancia. Sin embargo, nada de eso es correcto y, además, no se debe olvidar que se trata de un alimento con un altísimo contenido en calcio, muy necesario tanto para niños como para adultos. Así, los padres que finalmente decidan dar bebidas vegetales a sus hijos deben tener en cuenta que se les priva de una de las principales fuentes de calcio que se les suele ofrecer (con medio litro al día tendría prácticamente cubierta la necesidad de este nutriente). Por eso, se debe recurrir a otras fuentes ricas en él, como las espinacas, el tofu, los frutos secos o las legumbres. En cuanto a la bebida vegetal que deberían elegir, las que mayor contenido de calcio tienen son las de soja y las de almendra. Por otro lado, como también añade en su canal de Mi dieta cojea el nutricionista Aitor Sánchez, para que se considere una opción adecuada, para cualquier edad, se debería elegir una opción que tenga al menos un 8% de materia prima (soja, arroz, almendra, etc). Si un niño mayor de un año no toma leche de origen animal debe recurrir a otras fuentes de calcio, como el tofu, las espinacas o los frutos secos Por otra parte, la Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición (ESPGHAN, por sus siglas en inglés) hace una recomendación algo diferente en sus recomendaciones sobre fórmulas infantiles, ya que asegura que, si bien no hay necesidad de ingesta rutinaria de bebidas vegetales entre el año y los 3 años de vida, sí que podría recomendarse como estrategia para incrementar el consumo de hierro, vitamina D y ácidos omega tres en comparación con la leche de vaca. Sin embargo, como señala la doctora Blanco, esta es una afirmación que debe “cogerse con pinzas”, ya que un niño que recibe una alimentación sana y variada y toma leche de vaca no necesitaría estos aportes extra de nutrientes, ya que los obtendría directamente en la dieta. ¿Perjuicios a largo plazo? Recientemente se publicaba en la revista Human Reproduction un estudio en el que, tras analizar los casos de 1. 553 mujeres estadounidenses, con edades comprendidas entre los 23 y los 35 años, se concluía que aquellas que fueron alimentadas siendo bebés con leche de soja tenían una mayor probabilidad de desarrollar dolores menstruales intensos durante su etapa adulta. Esto no se trasladaría a otras bebidas vegetales; ya que, según los autores del estudio, podría deberse a la presencia en la soja de un fitoestrógeno, llamado genisteína, que interferiría en el desarrollo del sistema reproductivo. ¿Pero pueden producirse otros efectos a largo plazo en niños que toman estas alternativas a la leche? Ante esta pregunta, la doctora de Dos Pediatras en Casa relata algunos casos concretos: “Conozco casos concretos en los que los padres han dado, por ejemplo, bebida de soja en grandes cantidades a sus hijos pensando que era muy sana y al final estaban realizando una dieta hiperproteica, que puede tener consecuencias a corto y largo plazo. Algo similar ocurría con padres que daban bebidas de arroz a sus hijos, a la vez que les proporcionaban una alimentación sin casi proteínas. En estos casos terminan cayendo en dietas hipoproteicas, también con consecuencias a corto y largo plazo. Al contrario, lo bueno que tiene la leche de vaca es que es un alimento equilibrado si se toma en cantidades moderadas, por lo que se evitan estos problemas”. Leche de almendra, soja, sin lactosa, entera… ¿cuál es la más sana? Por lo tanto, a partir de cierta edad y siguiendo las directrices adecuadas, los niños pueden tomar algunas bebidas vegetal en sustitución de la leche. Sin embargo, no se debe olvidar que durante su primer año tienen una serie de requerimientos nutricionales que estos productos no pueden aportar. Todo a su tiempo. Источник: https://hipertextual.com/2018/11/bebida-vegetal-ninos Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/ ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto comocalcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna. En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés. Es apartir de los 2 añoscuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias. Beneficios de la leche de almendras Beneficios de la leche de almendras – Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa. – En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten. – Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido. – Tiene unalto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal. – Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano. – Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico. – También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación. – Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.   Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular. – Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección. – Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas. – No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos. – Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos. En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera. Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.   Instrucciones para hacer leche de almendras casera  ¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche? Hace no demasiados años la “leche” de soja se concebía como algo exótico, que casi nadie había probado nunca. Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez más personas empezaron a introducirla en su dieta y poco a poco fueron haciéndose habituales en los supermercados otras opciones, como las bebidas a base de avena, arroz o almendras. Más tarde, en junio de 2017, la justicia europea dictaminaba que no podrían calificarse como “leche”, por ser esta una denominación dirigida a los productos de origen animal. Sin embargo, esto no afectó de ningún modo a su consumo. Revés para las bebidas vegetales: la Unión Europea dice adiós a la leche de soja A día de hoy siguen siendo la alternativa predilecta a la leche de personas que no pueden tomarla, ya sea por algún tipo de alergia o intolerancia o por el mantenimiento de una dieta vegana. ¿Pero qué pasa con los niños y los bebés? ¿Pueden ellos consumirlas sin que esto suponga un riesgo para su salud? Esta es una pregunta con una contestación compleja, en la que intervienen muchos factores. Durante el primer año, nada de alternativas vegetales La OMS y las asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia como alimentación exclusiva hasta los seis meses Tanto la Organización Mundial de la Salud como la mayoría de asociaciones de pediatría, incluidas la americana y la española, recomiendan la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad y complementaria hasta los dos años, o incluso después si el niño y la madre lo desean. Sin embargo, algunas mujeres no pueden amamantar a sus hijos, ya sea por problemas de salud o por decisión personal. En esos casos, como cuenta a Hipertextual la doctora Elena Blanco Iglesias, pediatra y autora del blog Dos Pediatras en Casa junto al doctor Gonzalo Oñoro, los bebés deben tomar las conocidas como leches de inicio o tipo 1: “Se trata de leches adaptadas a la madurez intestinal de los bebés, que tratan de ser lo más parecidas a la leche materna. Están fabricadas a base de modificaciones de leche de vaca o de oveja. Para ello, lo que hacen las empresas que se dedican su producción es, a través del proceso de fabricación, modificar esa leche de vaca o de oveja para que esté adaptada a lo que un niño menor de 6 meses es capaz de tomar. Finalmente se obtiene un producto cuyo perfil nutricional es lo más parecido posible a la leche materna”. Una vez pasados los seis primeros meses, llegaría el momento de seguir con la lactancia materna a demanda e ir introduciendo poco a poco otros alimentos, ya que solo la leche no sería suficiente para cubrir las nuevas necesidades nutricionales del niño. Para estos casos, a partir de los seis meses de edad, también existe un tipo de leche artificial, conocida como leche de continuación o tipo 2, que se adapta a esos nuevos requerimientos. Ahora bien, ¿se puede empezar ya a partir del sexto mes con la leche de soja o alguna otra bebida vegetal? “Las bebidas vegetales no son una opción como alternativa a la leche materna durante el primer año de vida ya que no están diseñadas para cubrir las necesidades nutricionales de los niños de estas edades”, explica la doctora Blanco. “En algunos casos muy concretos de intolerancia a proteínas de leche de vaca y siempre bajo indicación de su pediatra podrían ser una alternativa a partir del año de vida”. El menú escolar andaluz que discrimina a las niñas y se apoya en la ciencia para hacerlo Un caso aparte, como cuenta a este medio el pediatra y autor del blog Tú eliges lo que comes Carlos Casabona, es el de las leches de fórmula de soja para bebés menores de un año, que no deben confundirse con las bebidas de soja de venta en supermercados: «La leche de fórmula de soja para bebés, de venta en farmacias y recetada por el dietista-nutricionista o el pediatra, sería una opción en los casos en los que la familia no dé ni lactancia materna ni quiera dar fórmula basada en la leche de vaca como son la mayoría de leches de fórmula infantiles». El problema de no tener una composición establecida El mayor inconveniente de estas bebidas vegetales es que no están reguladas, al contrario que las leches de inicio y continuación. “La legislación actual establece unos límites de cómo deben ser las leches de inicio y de continuación. Sin embargo, esta legislación no existe para las bebidas vegetales, por lo que tienen perfiles nutricionales muy diferentes al compararlas tanto con las fórmulas artificiales como con las distintas bebidas vegetales disponibles en el mercado”, expone la pediatra. Además, añade que a menudo los padres piensan que todas las bebidas vegetales son iguales, sin tener en cuenta que su composición es muy diferente según de cuál se trate. Por ejemplo, las bebidas de almendras o arroz son ricas en hidratos de carbono, mientras que las de soja tienen un mayor contenido en proteínas si se comparan con la leche de vaca. Pero si hay algo que la mayoría de ellas tienen en común es el alto contenido en azúcar que suelen tener, en busca de una mejora de su sabor. Por eso, alimentar con ella a los niños puede suponer administrarles un exceso de esta sustancia. Esta es la razón por la que no deberías darle cereales a tu hijo para desayunar Otro factor importante a la hora de considerar si se debe dar estas bebidas a los niños es la necesidad de buscar fuentes de calcio. Muchos padres temen dar leche a los niños, por bulos como que provoca más mocos o la típica creencia de que no es bueno hacerlo, porque el ser humano es el único animal que sigue tomando leche después de la lactancia. Sin embargo, nada de eso es correcto y, además, no se debe olvidar que se trata de un alimento con un altísimo contenido en calcio, muy necesario tanto para niños como para adultos. Así, los padres que finalmente decidan dar bebidas vegetales a sus hijos deben tener en cuenta que se les priva de una de las principales fuentes de calcio que se les suele ofrecer (con medio litro al día tendría prácticamente cubierta la necesidad de este nutriente). Por eso, se debe recurrir a otras fuentes ricas en él, como las espinacas, el tofu, los frutos secos o las legumbres. En cuanto a la bebida vegetal que deberían elegir, las que mayor contenido de calcio tienen son las de soja y las de almendra. Por otro lado, como también añade en su canal de Mi dieta cojea el nutricionista Aitor Sánchez, para que se considere una opción adecuada, para cualquier edad, se debería elegir una opción que tenga al menos un 8% de materia prima (soja, arroz, almendra, etc). Si un niño mayor de un año no toma leche de origen animal debe recurrir a otras fuentes de calcio, como el tofu, las espinacas o los frutos secos Por otra parte, la Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición (ESPGHAN, por sus siglas en inglés) hace una recomendación algo diferente en sus recomendaciones sobre fórmulas infantiles, ya que asegura que, si bien no hay necesidad de ingesta rutinaria de bebidas vegetales entre el año y los 3 años de vida, sí que podría recomendarse como estrategia para incrementar el consumo de hierro, vitamina D y ácidos omega tres en comparación con la leche de vaca. Sin embargo, como señala la doctora Blanco, esta es una afirmación que debe “cogerse con pinzas”, ya que un niño que recibe una alimentación sana y variada y toma leche de vaca no necesitaría estos aportes extra de nutrientes, ya que los obtendría directamente en la dieta. ¿Perjuicios a largo plazo? Recientemente se publicaba en la revista Human Reproduction un estudio en el que, tras analizar los casos de 1. 553 mujeres estadounidenses, con edades comprendidas entre los 23 y los 35 años, se concluía que aquellas que fueron alimentadas siendo bebés con leche de soja tenían una mayor probabilidad de desarrollar dolores menstruales intensos durante su etapa adulta. Esto no se trasladaría a otras bebidas vegetales; ya que, según los autores del estudio, podría deberse a la presencia en la soja de un fitoestrógeno, llamado genisteína, que interferiría en el desarrollo del sistema reproductivo. ¿Pero pueden producirse otros efectos a largo plazo en niños que toman estas alternativas a la leche? Ante esta pregunta, la doctora de Dos Pediatras en Casa relata algunos casos concretos: “Conozco casos concretos en los que los padres han dado, por ejemplo, bebida de soja en grandes cantidades a sus hijos pensando que era muy sana y al final estaban realizando una dieta hiperproteica, que puede tener consecuencias a corto y largo plazo. Algo similar ocurría con padres que daban bebidas de arroz a sus hijos, a la vez que les proporcionaban una alimentación sin casi proteínas. En estos casos terminan cayendo en dietas hipoproteicas, también con consecuencias a corto y largo plazo. Al contrario, lo bueno que tiene la leche de vaca es que es un alimento equilibrado si se toma en cantidades moderadas, por lo que se evitan estos problemas”. Leche de almendra, soja, sin lactosa, entera… ¿cuál es la más sana? Por lo tanto, a partir de cierta edad y siguiendo las directrices adecuadas, los niños pueden tomar algunas bebidas vegetal en sustitución de la leche. Sin embargo, no se debe olvidar que durante su primer año tienen una serie de requerimientos nutricionales que estos productos no pueden aportar. Todo a su tiempo. Источник: https://hipertextual.com/2018/11/bebida-vegetal-ninos Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/ ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto comocalcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna. En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés. Es apartir de los 2 añoscuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias. Beneficios de la leche de almendras – Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa. – En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten. – Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido. – Tiene unalto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal. – Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano. – Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico. – También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación. – Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.   Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular. – Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección. – Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas. – No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos. – Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos. En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera. Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.   Instrucciones para hacer leche de almendras casera  Ingredientes:  – 250 gramos de almendras crudas, sin sal, ni aceites, ni nada. – Tres tazas de agua. La cantidad especificada para algo más de 1 litro de leche no tienen por qué ser definitiva, depende de la intensidad que queramos darle al sabor, si queremos una leche con más sabor a almendras, aumentaremos la cantidad de estas y disminuiremos la de agua. Eso sí, debes tener en cuenta que, si reduces los ml de agua, también se reducirá la cantidad final de leche de almendras. No es necesario que quites la piel a las almendras, no alterará el sabor. Lo que sí debes hacer es dejarlas en remojo con agua durante 4 horas o incluso toda la noche, de esta manera se potenciarán todas sus propiedades nutritivas. Pasado este el tiempo tira el agua y enjuaga las almendras varias veces con agua limpia. Después introduce las almendras limpias en una licuadora, vierte las tres tazas de agua y bátelo todo durante unos minutos. Si no tienes licuadora puedes utilizar una batidora normal, tardarás un poco más, pero el resultado será prácticamente el mismo. Debes batir hasta que no queden restos de almendras, sino una pasta. En este momento puedes agregar el aroma que más te guste para intensificar el sabor de la leche, y seguir batiendo. Este último paso es opcional, pero le dará un toque diferente. Puedes utilizar canela, vainilla, cardamomo… lo que quieras. Una vez que tengas la mezcla bien batida, es el momento de colarla para obtener la leche de almendras. Para ello, necesitarás un recipiente y un colador de tela o malla fina, pero si no dispones de ninguno de estos coladores, puedes utilizar una bolsa de algodón orgánico, un paño fino de algodón limpio o una gasa. En caso de utilizar el paño, la tela de algodón o la gasa, deberás colocarlo en un colador normal, y este sobre el recipiente. Simplemente tienes que poner el colador sobre el recipiente y verter en él la mezcla. El proceso de colar la leche te llevará unos minutos ya que la pasta que quedó de las almendras es bastante espesa. Para acelerar el proceso, coge una cuchara y mueve la mezcla poco a poco. No es recomendable fijar una cantidad de leche para un bebe de 4 meses. En este sentido, es preferible que la alimentación sea a demanda lo que significa que se debe dejar al propio bebé que consuma la cantidad de leche precisa para satisfacer sus necesidades. TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole. Источник: https://www.todopapas.com/bebe/alimentacion-bebe/puede-un-bebe-tomar-leche-de-almendras-9908
  38. ¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
  39. ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé?
  40. Beneficios de la leche de almendras
  41. Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé
  42. ¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche?
  43. Durante el primer año, nada de alternativas vegetales
  44. El problema de no tener una composición establecida
  45. ¿Perjuicios a largo plazo?
  46. Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/ ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto comocalcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna. En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés. Es apartir de los 2 añoscuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias. Beneficios de la leche de almendras Beneficios de la leche de almendras – Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa. – En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten. – Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido. – Tiene unalto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal. – Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano. – Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico. – También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación. – Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.   Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular. – Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección. – Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas. – No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos. – Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos. En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera. Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.   Instrucciones para hacer leche de almendras casera  ¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche? Hace no demasiados años la “leche” de soja se concebía como algo exótico, que casi nadie había probado nunca. Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez más personas empezaron a introducirla en su dieta y poco a poco fueron haciéndose habituales en los supermercados otras opciones, como las bebidas a base de avena, arroz o almendras. Más tarde, en junio de 2017, la justicia europea dictaminaba que no podrían calificarse como “leche”, por ser esta una denominación dirigida a los productos de origen animal. Sin embargo, esto no afectó de ningún modo a su consumo. Revés para las bebidas vegetales: la Unión Europea dice adiós a la leche de soja A día de hoy siguen siendo la alternativa predilecta a la leche de personas que no pueden tomarla, ya sea por algún tipo de alergia o intolerancia o por el mantenimiento de una dieta vegana. ¿Pero qué pasa con los niños y los bebés? ¿Pueden ellos consumirlas sin que esto suponga un riesgo para su salud? Esta es una pregunta con una contestación compleja, en la que intervienen muchos factores. Durante el primer año, nada de alternativas vegetales La OMS y las asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia como alimentación exclusiva hasta los seis meses Tanto la Organización Mundial de la Salud como la mayoría de asociaciones de pediatría, incluidas la americana y la española, recomiendan la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad y complementaria hasta los dos años, o incluso después si el niño y la madre lo desean. Sin embargo, algunas mujeres no pueden amamantar a sus hijos, ya sea por problemas de salud o por decisión personal. En esos casos, como cuenta a Hipertextual la doctora Elena Blanco Iglesias, pediatra y autora del blog Dos Pediatras en Casa junto al doctor Gonzalo Oñoro, los bebés deben tomar las conocidas como leches de inicio o tipo 1: “Se trata de leches adaptadas a la madurez intestinal de los bebés, que tratan de ser lo más parecidas a la leche materna. Están fabricadas a base de modificaciones de leche de vaca o de oveja. Para ello, lo que hacen las empresas que se dedican su producción es, a través del proceso de fabricación, modificar esa leche de vaca o de oveja para que esté adaptada a lo que un niño menor de 6 meses es capaz de tomar. Finalmente se obtiene un producto cuyo perfil nutricional es lo más parecido posible a la leche materna”. Una vez pasados los seis primeros meses, llegaría el momento de seguir con la lactancia materna a demanda e ir introduciendo poco a poco otros alimentos, ya que solo la leche no sería suficiente para cubrir las nuevas necesidades nutricionales del niño. Para estos casos, a partir de los seis meses de edad, también existe un tipo de leche artificial, conocida como leche de continuación o tipo 2, que se adapta a esos nuevos requerimientos. Ahora bien, ¿se puede empezar ya a partir del sexto mes con la leche de soja o alguna otra bebida vegetal? “Las bebidas vegetales no son una opción como alternativa a la leche materna durante el primer año de vida ya que no están diseñadas para cubrir las necesidades nutricionales de los niños de estas edades”, explica la doctora Blanco. “En algunos casos muy concretos de intolerancia a proteínas de leche de vaca y siempre bajo indicación de su pediatra podrían ser una alternativa a partir del año de vida”. El menú escolar andaluz que discrimina a las niñas y se apoya en la ciencia para hacerlo Un caso aparte, como cuenta a este medio el pediatra y autor del blog Tú eliges lo que comes Carlos Casabona, es el de las leches de fórmula de soja para bebés menores de un año, que no deben confundirse con las bebidas de soja de venta en supermercados: «La leche de fórmula de soja para bebés, de venta en farmacias y recetada por el dietista-nutricionista o el pediatra, sería una opción en los casos en los que la familia no dé ni lactancia materna ni quiera dar fórmula basada en la leche de vaca como son la mayoría de leches de fórmula infantiles». El problema de no tener una composición establecida El mayor inconveniente de estas bebidas vegetales es que no están reguladas, al contrario que las leches de inicio y continuación. “La legislación actual establece unos límites de cómo deben ser las leches de inicio y de continuación. Sin embargo, esta legislación no existe para las bebidas vegetales, por lo que tienen perfiles nutricionales muy diferentes al compararlas tanto con las fórmulas artificiales como con las distintas bebidas vegetales disponibles en el mercado”, expone la pediatra. Además, añade que a menudo los padres piensan que todas las bebidas vegetales son iguales, sin tener en cuenta que su composición es muy diferente según de cuál se trate. Por ejemplo, las bebidas de almendras o arroz son ricas en hidratos de carbono, mientras que las de soja tienen un mayor contenido en proteínas si se comparan con la leche de vaca. Pero si hay algo que la mayoría de ellas tienen en común es el alto contenido en azúcar que suelen tener, en busca de una mejora de su sabor. Por eso, alimentar con ella a los niños puede suponer administrarles un exceso de esta sustancia. Esta es la razón por la que no deberías darle cereales a tu hijo para desayunar Otro factor importante a la hora de considerar si se debe dar estas bebidas a los niños es la necesidad de buscar fuentes de calcio. Muchos padres temen dar leche a los niños, por bulos como que provoca más mocos o la típica creencia de que no es bueno hacerlo, porque el ser humano es el único animal que sigue tomando leche después de la lactancia. Sin embargo, nada de eso es correcto y, además, no se debe olvidar que se trata de un alimento con un altísimo contenido en calcio, muy necesario tanto para niños como para adultos. Así, los padres que finalmente decidan dar bebidas vegetales a sus hijos deben tener en cuenta que se les priva de una de las principales fuentes de calcio que se les suele ofrecer (con medio litro al día tendría prácticamente cubierta la necesidad de este nutriente). Por eso, se debe recurrir a otras fuentes ricas en él, como las espinacas, el tofu, los frutos secos o las legumbres. En cuanto a la bebida vegetal que deberían elegir, las que mayor contenido de calcio tienen son las de soja y las de almendra. Por otro lado, como también añade en su canal de Mi dieta cojea el nutricionista Aitor Sánchez, para que se considere una opción adecuada, para cualquier edad, se debería elegir una opción que tenga al menos un 8% de materia prima (soja, arroz, almendra, etc). Si un niño mayor de un año no toma leche de origen animal debe recurrir a otras fuentes de calcio, como el tofu, las espinacas o los frutos secos Por otra parte, la Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición (ESPGHAN, por sus siglas en inglés) hace una recomendación algo diferente en sus recomendaciones sobre fórmulas infantiles, ya que asegura que, si bien no hay necesidad de ingesta rutinaria de bebidas vegetales entre el año y los 3 años de vida, sí que podría recomendarse como estrategia para incrementar el consumo de hierro, vitamina D y ácidos omega tres en comparación con la leche de vaca. Sin embargo, como señala la doctora Blanco, esta es una afirmación que debe “cogerse con pinzas”, ya que un niño que recibe una alimentación sana y variada y toma leche de vaca no necesitaría estos aportes extra de nutrientes, ya que los obtendría directamente en la dieta. ¿Perjuicios a largo plazo? Recientemente se publicaba en la revista Human Reproduction un estudio en el que, tras analizar los casos de 1. 553 mujeres estadounidenses, con edades comprendidas entre los 23 y los 35 años, se concluía que aquellas que fueron alimentadas siendo bebés con leche de soja tenían una mayor probabilidad de desarrollar dolores menstruales intensos durante su etapa adulta. Esto no se trasladaría a otras bebidas vegetales; ya que, según los autores del estudio, podría deberse a la presencia en la soja de un fitoestrógeno, llamado genisteína, que interferiría en el desarrollo del sistema reproductivo. ¿Pero pueden producirse otros efectos a largo plazo en niños que toman estas alternativas a la leche? Ante esta pregunta, la doctora de Dos Pediatras en Casa relata algunos casos concretos: “Conozco casos concretos en los que los padres han dado, por ejemplo, bebida de soja en grandes cantidades a sus hijos pensando que era muy sana y al final estaban realizando una dieta hiperproteica, que puede tener consecuencias a corto y largo plazo. Algo similar ocurría con padres que daban bebidas de arroz a sus hijos, a la vez que les proporcionaban una alimentación sin casi proteínas. En estos casos terminan cayendo en dietas hipoproteicas, también con consecuencias a corto y largo plazo. Al contrario, lo bueno que tiene la leche de vaca es que es un alimento equilibrado si se toma en cantidades moderadas, por lo que se evitan estos problemas”. Leche de almendra, soja, sin lactosa, entera… ¿cuál es la más sana? Por lo tanto, a partir de cierta edad y siguiendo las directrices adecuadas, los niños pueden tomar algunas bebidas vegetal en sustitución de la leche. Sin embargo, no se debe olvidar que durante su primer año tienen una serie de requerimientos nutricionales que estos productos no pueden aportar. Todo a su tiempo. Источник: https://hipertextual.com/2018/11/bebida-vegetal-ninos Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/ ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto comocalcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna. En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés. Es apartir de los 2 añoscuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias. Beneficios de la leche de almendras – Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa. – En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten. – Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido. – Tiene unalto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal. – Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano. – Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico. – También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación. – Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.   Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular. – Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección. – Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas. – No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos. – Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos. En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera. Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.   Instrucciones para hacer leche de almendras casera  Ingredientes:  – 250 gramos de almendras crudas, sin sal, ni aceites, ni nada. – Tres tazas de agua. La cantidad especificada para algo más de 1 litro de leche no tienen por qué ser definitiva, depende de la intensidad que queramos darle al sabor, si queremos una leche con más sabor a almendras, aumentaremos la cantidad de estas y disminuiremos la de agua. Eso sí, debes tener en cuenta que, si reduces los ml de agua, también se reducirá la cantidad final de leche de almendras. No es necesario que quites la piel a las almendras, no alterará el sabor. Lo que sí debes hacer es dejarlas en remojo con agua durante 4 horas o incluso toda la noche, de esta manera se potenciarán todas sus propiedades nutritivas. Pasado este el tiempo tira el agua y enjuaga las almendras varias veces con agua limpia. Después introduce las almendras limpias en una licuadora, vierte las tres tazas de agua y bátelo todo durante unos minutos. Si no tienes licuadora puedes utilizar una batidora normal, tardarás un poco más, pero el resultado será prácticamente el mismo. Debes batir hasta que no queden restos de almendras, sino una pasta. En este momento puedes agregar el aroma que más te guste para intensificar el sabor de la leche, y seguir batiendo. Este último paso es opcional, pero le dará un toque diferente. Puedes utilizar canela, vainilla, cardamomo… lo que quieras. Una vez que tengas la mezcla bien batida, es el momento de colarla para obtener la leche de almendras. Para ello, necesitarás un recipiente y un colador de tela o malla fina, pero si no dispones de ninguno de estos coladores, puedes utilizar una bolsa de algodón orgánico, un paño fino de algodón limpio o una gasa. En caso de utilizar el paño, la tela de algodón o la gasa, deberás colocarlo en un colador normal, y este sobre el recipiente. Simplemente tienes que poner el colador sobre el recipiente y verter en él la mezcla. El proceso de colar la leche te llevará unos minutos ya que la pasta que quedó de las almendras es bastante espesa. Para acelerar el proceso, coge una cuchara y mueve la mezcla poco a poco. No es recomendable fijar una cantidad de leche para un bebe de 4 meses. En este sentido, es preferible que la alimentación sea a demanda lo que significa que se debe dejar al propio bebé que consuma la cantidad de leche precisa para satisfacer sus necesidades. TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole. Источник: https://www.todopapas.com/bebe/alimentacion-bebe/puede-un-bebe-tomar-leche-de-almendras-9908
  47. ¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
  48. ¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
  49. ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé?
  50. ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé?
  51. Beneficios de la leche de almendras
  52. Beneficios de la leche de almendras
  53. Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé
  54. Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé
  55. Instrucciones para hacer leche de almendras casera 
  56. ¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche?
  57. Durante el primer año, nada de alternativas vegetales
  58. El problema de no tener una composición establecida
  59. ¿Perjuicios a largo plazo?
  60. Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/ ¿Puede un bebé tomar leche de almendras? Indice ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé? La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto comocalcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna. En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés. Es apartir de los 2 añoscuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias. Beneficios de la leche de almendras – Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa. – En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten. – Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido. – Tiene unalto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal. – Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano. – Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico. – También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación. – Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.   Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular. – Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección. – Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas. – No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos. – Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos. En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera. Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.   Instrucciones para hacer leche de almendras casera  Ingredientes:  – 250 gramos de almendras crudas, sin sal, ni aceites, ni nada. – Tres tazas de agua. La cantidad especificada para algo más de 1 litro de leche no tienen por qué ser definitiva, depende de la intensidad que queramos darle al sabor, si queremos una leche con más sabor a almendras, aumentaremos la cantidad de estas y disminuiremos la de agua. Eso sí, debes tener en cuenta que, si reduces los ml de agua, también se reducirá la cantidad final de leche de almendras. No es necesario que quites la piel a las almendras, no alterará el sabor. Lo que sí debes hacer es dejarlas en remojo con agua durante 4 horas o incluso toda la noche, de esta manera se potenciarán todas sus propiedades nutritivas. Pasado este el tiempo tira el agua y enjuaga las almendras varias veces con agua limpia. Después introduce las almendras limpias en una licuadora, vierte las tres tazas de agua y bátelo todo durante unos minutos. Si no tienes licuadora puedes utilizar una batidora normal, tardarás un poco más, pero el resultado será prácticamente el mismo. Debes batir hasta que no queden restos de almendras, sino una pasta. En este momento puedes agregar el aroma que más te guste para intensificar el sabor de la leche, y seguir batiendo. Este último paso es opcional, pero le dará un toque diferente. Puedes utilizar canela, vainilla, cardamomo… lo que quieras. Una vez que tengas la mezcla bien batida, es el momento de colarla para obtener la leche de almendras. Para ello, necesitarás un recipiente y un colador de tela o malla fina, pero si no dispones de ninguno de estos coladores, puedes utilizar una bolsa de algodón orgánico, un paño fino de algodón limpio o una gasa. En caso de utilizar el paño, la tela de algodón o la gasa, deberás colocarlo en un colador normal, y este sobre el recipiente. Simplemente tienes que poner el colador sobre el recipiente y verter en él la mezcla. El proceso de colar la leche te llevará unos minutos ya que la pasta que quedó de las almendras es bastante espesa. Para acelerar el proceso, coge una cuchara y mueve la mezcla poco a poco. No es recomendable fijar una cantidad de leche para un bebe de 4 meses. En este sentido, es preferible que la alimentación sea a demanda lo que significa que se debe dejar al propio bebé que consuma la cantidad de leche precisa para satisfacer sus necesidades. TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole. Источник: https://www.todopapas.com/bebe/alimentacion-bebe/puede-un-bebe-tomar-leche-de-almendras-9908
  61. ¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
  62. ¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé?
  63. Beneficios de la leche de almendras
  64. Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé
  65. Instrucciones para hacer leche de almendras casera 

¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

Hace no demasiados años la “leche” de soja se concebía como algo exótico, que casi nadie había probado nunca.

Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez más personas empezaron a introducirla en su dieta y poco a poco fueron haciéndose habituales en los supermercados otras opciones, como las bebidas a base de avena, arroz o almendras.

Más tarde, en junio de 2017, la justicia europea dictaminaba que no podrían calificarse como “leche”, por ser esta una denominación dirigida a los productos de origen animal. Sin embargo, esto no afectó de ningún modo a su consumo.

Revés para las bebidas vegetales: la Unión Europea dice adiós a la leche de soja

A día de hoy siguen siendo la alternativa predilecta a la leche de personas que no pueden tomarla, ya sea por algún tipo de alergia o intolerancia o por el mantenimiento de una dieta vegana.

¿Pero qué pasa con los niños y los bebés? ¿Pueden ellos consumirlas sin que esto suponga un riesgo para su salud? Esta es una pregunta con una contestación compleja, en la que intervienen muchos factores.

Durante el primer año, nada de alternativas vegetales

La OMS y las asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia como alimentación exclusiva hasta los seis meses

Tanto la Organización Mundial de la Salud como la mayoría de asociaciones de pediatría, incluidas la americana y la española, recomiendan la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad y complementaria hasta los dos años, o incluso después si el niño y la madre lo desean. Sin embargo, algunas mujeres no pueden amamantar a sus hijos, ya sea por problemas de salud o por decisión personal. En esos casos, como cuenta a Hipertextual la doctora Elena Blanco Iglesias, pediatra y autora del blog Dos Pediatras en Casa junto al doctor Gonzalo Oñoro, los bebés deben tomar las conocidas como leches de inicio o tipo 1:

“Se trata de leches adaptadas a la madurez intestinal de los bebés, que tratan de ser lo más parecidas a la leche materna. Están fabricadas a base de modificaciones de leche de vaca o de oveja.

Para ello, lo que hacen las empresas que se dedican su producción es, a través del proceso de fabricación, modificar esa leche de vaca o de oveja para que esté adaptada a lo que un niño menor de 6 meses es capaz de tomar.

Finalmente se obtiene un producto cuyo perfil nutricional es lo más parecido posible a la leche materna”.

Una vez pasados los seis primeros meses, llegaría el momento de seguir con la lactancia materna a demanda e ir introduciendo poco a poco otros alimentos, ya que solo la leche no sería suficiente para cubrir las nuevas necesidades nutricionales del niño.

Para estos casos, a partir de los seis meses de edad, también existe un tipo de leche artificial, conocida como leche de continuación o tipo 2, que se adapta a esos nuevos requerimientos.

Ahora bien, ¿se puede empezar ya a partir del sexto mes con la leche de soja o alguna otra bebida vegetal? “Las bebidas vegetales no son una opción como alternativa a la leche materna durante el primer año de vida ya que no están diseñadas para cubrir las necesidades nutricionales de los niños de estas edades”, explica la doctora Blanco. “En algunos casos muy concretos de intolerancia a proteínas de leche de vaca y siempre bajo indicación de su pediatra podrían ser una alternativa a partir del año de vida”.

El menú escolar andaluz que discrimina a las niñas y se apoya en la ciencia para hacerlo

Un caso aparte, como cuenta a este medio el pediatra y autor del blog Tú eliges lo que comes Carlos Casabona, es el de las leches de fórmula de soja para bebés menores de un año, que no deben confundirse con las bebidas de soja de venta en supermercados:

«La leche de fórmula de soja para bebés, de venta en farmacias y recetada por el dietista-nutricionista o el pediatra, sería una opción en los casos en los que la familia no dé ni lactancia materna ni quiera dar fórmula basada en la leche de vaca como son la mayoría de leches de fórmula infantiles».

El problema de no tener una composición establecida

El mayor inconveniente de estas bebidas vegetales es que no están reguladas, al contrario que las leches de inicio y continuación. “La legislación actual establece unos límites de cómo deben ser las leches de inicio y de continuación.

Sin embargo, esta legislación no existe para las bebidas vegetales, por lo que tienen perfiles nutricionales muy diferentes al compararlas tanto con las fórmulas artificiales como con las distintas bebidas vegetales disponibles en el mercado”, expone la pediatra.

Además, añade que a menudo los padres piensan que todas las bebidas vegetales son iguales, sin tener en cuenta que su composición es muy diferente según de cuál se trate. Por ejemplo, las bebidas de almendras o arroz son ricas en hidratos de carbono, mientras que las de soja tienen un mayor contenido en proteínas si se comparan con la leche de vaca.

Pero si hay algo que la mayoría de ellas tienen en común es el alto contenido en azúcar que suelen tener, en busca de una mejora de su sabor. Por eso, alimentar con ella a los niños puede suponer administrarles un exceso de esta sustancia.

Esta es la razón por la que no deberías darle cereales a tu hijo para desayunar

Otro factor importante a la hora de considerar si se debe dar estas bebidas a los niños es la necesidad de buscar fuentes de calcio.

Muchos padres temen dar leche a los niños, por bulos como que provoca más mocos o la típica creencia de que no es bueno hacerlo, porque el ser humano es el único animal que sigue tomando leche después de la lactancia.

Sin embargo, nada de eso es correcto y, además, no se debe olvidar que se trata de un alimento con un altísimo contenido en calcio, muy necesario tanto para niños como para adultos.

Así, los padres que finalmente decidan dar bebidas vegetales a sus hijos deben tener en cuenta que se les priva de una de las principales fuentes de calcio que se les suele ofrecer (con medio litro al día tendría prácticamente cubierta la necesidad de este nutriente).

Por eso, se debe recurrir a otras fuentes ricas en él, como las espinacas, el tofu, los frutos secos o las legumbres. En cuanto a la bebida vegetal que deberían elegir, las que mayor contenido de calcio tienen son las de soja y las de almendra. Por otro lado, como también añade en su canal de Mi dieta cojea el nutricionista Aitor Sánchez, para que se considere una opción adecuada, para cualquier edad, se debería elegir una opción que tenga al menos un 8% de materia prima (soja, arroz, almendra, etc).

Si un niño mayor de un año no toma leche de origen animal debe recurrir a otras fuentes de calcio, como el tofu, las espinacas o los frutos secos

Por otra parte, la Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición (ESPGHAN, por sus siglas en inglés) hace una recomendación algo diferente en sus recomendaciones sobre fórmulas infantiles, ya que asegura que, si bien no hay necesidad de ingesta rutinaria de bebidas vegetales entre el año y los 3 años de vida, sí que podría recomendarse como estrategia para incrementar el consumo de hierro, vitamina D y ácidos omega tres en comparación con la leche de vaca. Sin embargo, como señala la doctora Blanco, esta es una afirmación que debe “cogerse con pinzas”, ya que un niño que recibe una alimentación sana y variada y toma leche de vaca no necesitaría estos aportes extra de nutrientes, ya que los obtendría directamente en la dieta.

¿Perjuicios a largo plazo?

Recientemente se publicaba en la revista Human Reproduction un estudio en el que, tras analizar los casos de 1.

553 mujeres estadounidenses, con edades comprendidas entre los 23 y los 35 años, se concluía que aquellas que fueron alimentadas siendo bebés con leche de soja tenían una mayor probabilidad de desarrollar dolores menstruales intensos durante su etapa adulta.

Esto no se trasladaría a otras bebidas vegetales; ya que, según los autores del estudio, podría deberse a la presencia en la soja de un fitoestrógeno, llamado genisteína, que interferiría en el desarrollo del sistema reproductivo.

¿Pero pueden producirse otros efectos a largo plazo en niños que toman estas alternativas a la leche? Ante esta pregunta, la doctora de Dos Pediatras en Casa relata algunos casos concretos:

“Conozco casos concretos en los que los padres han dado, por ejemplo, bebida de soja en grandes cantidades a sus hijos pensando que era muy sana y al final estaban realizando una dieta hiperproteica, que puede tener consecuencias a corto y largo plazo.

Algo similar ocurría con padres que daban bebidas de arroz a sus hijos, a la vez que les proporcionaban una alimentación sin casi proteínas. En estos casos terminan cayendo en dietas hipoproteicas, también con consecuencias a corto y largo plazo.

Al contrario, lo bueno que tiene la leche de vaca es que es un alimento equilibrado si se toma en cantidades moderadas, por lo que se evitan estos problemas”.

Leche de almendra, soja, sin lactosa, entera… ¿cuál es la más sana?

Por lo tanto, a partir de cierta edad y siguiendo las directrices adecuadas, los niños pueden tomar algunas bebidas vegetal en sustitución de la leche. Sin embargo, no se debe olvidar que durante su primer año tienen una serie de requerimientos nutricionales que estos productos no pueden aportar. Todo a su tiempo.

Источник: https://hipertextual.com/2018/11/bebida-vegetal-ninos

Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

Indice

¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé?

¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

Hace no demasiados años la “leche” de soja se concebía como algo exótico, que casi nadie había probado nunca.

Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez más personas empezaron a introducirla en su dieta y poco a poco fueron haciéndose habituales en los supermercados otras opciones, como las bebidas a base de avena, arroz o almendras.

Más tarde, en junio de 2017, la justicia europea dictaminaba que no podrían calificarse como “leche”, por ser esta una denominación dirigida a los productos de origen animal. Sin embargo, esto no afectó de ningún modo a su consumo.

Revés para las bebidas vegetales: la Unión Europea dice adiós a la leche de soja

A día de hoy siguen siendo la alternativa predilecta a la leche de personas que no pueden tomarla, ya sea por algún tipo de alergia o intolerancia o por el mantenimiento de una dieta vegana.

¿Pero qué pasa con los niños y los bebés? ¿Pueden ellos consumirlas sin que esto suponga un riesgo para su salud? Esta es una pregunta con una contestación compleja, en la que intervienen muchos factores.

Durante el primer año, nada de alternativas vegetales

Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

Indice

¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

Indice

¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé?

La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto como calcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna.

En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés.

Es a partir de los 2 años cuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias.

Beneficios de la leche de almendras

¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

Hace no demasiados años la “leche” de soja se concebía como algo exótico, que casi nadie había probado nunca.

Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez más personas empezaron a introducirla en su dieta y poco a poco fueron haciéndose habituales en los supermercados otras opciones, como las bebidas a base de avena, arroz o almendras.

Más tarde, en junio de 2017, la justicia europea dictaminaba que no podrían calificarse como “leche”, por ser esta una denominación dirigida a los productos de origen animal. Sin embargo, esto no afectó de ningún modo a su consumo.

Revés para las bebidas vegetales: la Unión Europea dice adiós a la leche de soja

A día de hoy siguen siendo la alternativa predilecta a la leche de personas que no pueden tomarla, ya sea por algún tipo de alergia o intolerancia o por el mantenimiento de una dieta vegana.

¿Pero qué pasa con los niños y los bebés? ¿Pueden ellos consumirlas sin que esto suponga un riesgo para su salud? Esta es una pregunta con una contestación compleja, en la que intervienen muchos factores.

Durante el primer año, nada de alternativas vegetales

La OMS y las asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia como alimentación exclusiva hasta los seis meses

Tanto la Organización Mundial de la Salud como la mayoría de asociaciones de pediatría, incluidas la americana y la española, recomiendan la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad y complementaria hasta los dos años, o incluso después si el niño y la madre lo desean. Sin embargo, algunas mujeres no pueden amamantar a sus hijos, ya sea por problemas de salud o por decisión personal. En esos casos, como cuenta a Hipertextual la doctora Elena Blanco Iglesias, pediatra y autora del blog Dos Pediatras en Casa junto al doctor Gonzalo Oñoro, los bebés deben tomar las conocidas como leches de inicio o tipo 1:

“Se trata de leches adaptadas a la madurez intestinal de los bebés, que tratan de ser lo más parecidas a la leche materna. Están fabricadas a base de modificaciones de leche de vaca o de oveja.

Para ello, lo que hacen las empresas que se dedican su producción es, a través del proceso de fabricación, modificar esa leche de vaca o de oveja para que esté adaptada a lo que un niño menor de 6 meses es capaz de tomar.

Finalmente se obtiene un producto cuyo perfil nutricional es lo más parecido posible a la leche materna”.

Una vez pasados los seis primeros meses, llegaría el momento de seguir con la lactancia materna a demanda e ir introduciendo poco a poco otros alimentos, ya que solo la leche no sería suficiente para cubrir las nuevas necesidades nutricionales del niño.

Para estos casos, a partir de los seis meses de edad, también existe un tipo de leche artificial, conocida como leche de continuación o tipo 2, que se adapta a esos nuevos requerimientos.

Ahora bien, ¿se puede empezar ya a partir del sexto mes con la leche de soja o alguna otra bebida vegetal? “Las bebidas vegetales no son una opción como alternativa a la leche materna durante el primer año de vida ya que no están diseñadas para cubrir las necesidades nutricionales de los niños de estas edades”, explica la doctora Blanco. “En algunos casos muy concretos de intolerancia a proteínas de leche de vaca y siempre bajo indicación de su pediatra podrían ser una alternativa a partir del año de vida”.

El menú escolar andaluz que discrimina a las niñas y se apoya en la ciencia para hacerlo

Un caso aparte, como cuenta a este medio el pediatra y autor del blog Tú eliges lo que comes Carlos Casabona, es el de las leches de fórmula de soja para bebés menores de un año, que no deben confundirse con las bebidas de soja de venta en supermercados:

«La leche de fórmula de soja para bebés, de venta en farmacias y recetada por el dietista-nutricionista o el pediatra, sería una opción en los casos en los que la familia no dé ni lactancia materna ni quiera dar fórmula basada en la leche de vaca como son la mayoría de leches de fórmula infantiles».

El problema de no tener una composición establecida

El mayor inconveniente de estas bebidas vegetales es que no están reguladas, al contrario que las leches de inicio y continuación. “La legislación actual establece unos límites de cómo deben ser las leches de inicio y de continuación.

Sin embargo, esta legislación no existe para las bebidas vegetales, por lo que tienen perfiles nutricionales muy diferentes al compararlas tanto con las fórmulas artificiales como con las distintas bebidas vegetales disponibles en el mercado”, expone la pediatra.

Además, añade que a menudo los padres piensan que todas las bebidas vegetales son iguales, sin tener en cuenta que su composición es muy diferente según de cuál se trate. Por ejemplo, las bebidas de almendras o arroz son ricas en hidratos de carbono, mientras que las de soja tienen un mayor contenido en proteínas si se comparan con la leche de vaca.

Pero si hay algo que la mayoría de ellas tienen en común es el alto contenido en azúcar que suelen tener, en busca de una mejora de su sabor. Por eso, alimentar con ella a los niños puede suponer administrarles un exceso de esta sustancia.

Esta es la razón por la que no deberías darle cereales a tu hijo para desayunar

Otro factor importante a la hora de considerar si se debe dar estas bebidas a los niños es la necesidad de buscar fuentes de calcio.

Muchos padres temen dar leche a los niños, por bulos como que provoca más mocos o la típica creencia de que no es bueno hacerlo, porque el ser humano es el único animal que sigue tomando leche después de la lactancia.

Sin embargo, nada de eso es correcto y, además, no se debe olvidar que se trata de un alimento con un altísimo contenido en calcio, muy necesario tanto para niños como para adultos.

Así, los padres que finalmente decidan dar bebidas vegetales a sus hijos deben tener en cuenta que se les priva de una de las principales fuentes de calcio que se les suele ofrecer (con medio litro al día tendría prácticamente cubierta la necesidad de este nutriente).

Por eso, se debe recurrir a otras fuentes ricas en él, como las espinacas, el tofu, los frutos secos o las legumbres. En cuanto a la bebida vegetal que deberían elegir, las que mayor contenido de calcio tienen son las de soja y las de almendra. Por otro lado, como también añade en su canal de Mi dieta cojea el nutricionista Aitor Sánchez, para que se considere una opción adecuada, para cualquier edad, se debería elegir una opción que tenga al menos un 8% de materia prima (soja, arroz, almendra, etc).

Si un niño mayor de un año no toma leche de origen animal debe recurrir a otras fuentes de calcio, como el tofu, las espinacas o los frutos secos

Por otra parte, la Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición (ESPGHAN, por sus siglas en inglés) hace una recomendación algo diferente en sus recomendaciones sobre fórmulas infantiles, ya que asegura que, si bien no hay necesidad de ingesta rutinaria de bebidas vegetales entre el año y los 3 años de vida, sí que podría recomendarse como estrategia para incrementar el consumo de hierro, vitamina D y ácidos omega tres en comparación con la leche de vaca. Sin embargo, como señala la doctora Blanco, esta es una afirmación que debe “cogerse con pinzas”, ya que un niño que recibe una alimentación sana y variada y toma leche de vaca no necesitaría estos aportes extra de nutrientes, ya que los obtendría directamente en la dieta.

¿Perjuicios a largo plazo?

Recientemente se publicaba en la revista Human Reproduction un estudio en el que, tras analizar los casos de 1.

553 mujeres estadounidenses, con edades comprendidas entre los 23 y los 35 años, se concluía que aquellas que fueron alimentadas siendo bebés con leche de soja tenían una mayor probabilidad de desarrollar dolores menstruales intensos durante su etapa adulta.

Esto no se trasladaría a otras bebidas vegetales; ya que, según los autores del estudio, podría deberse a la presencia en la soja de un fitoestrógeno, llamado genisteína, que interferiría en el desarrollo del sistema reproductivo.

¿Pero pueden producirse otros efectos a largo plazo en niños que toman estas alternativas a la leche? Ante esta pregunta, la doctora de Dos Pediatras en Casa relata algunos casos concretos:

“Conozco casos concretos en los que los padres han dado, por ejemplo, bebida de soja en grandes cantidades a sus hijos pensando que era muy sana y al final estaban realizando una dieta hiperproteica, que puede tener consecuencias a corto y largo plazo.

Algo similar ocurría con padres que daban bebidas de arroz a sus hijos, a la vez que les proporcionaban una alimentación sin casi proteínas. En estos casos terminan cayendo en dietas hipoproteicas, también con consecuencias a corto y largo plazo.

Al contrario, lo bueno que tiene la leche de vaca es que es un alimento equilibrado si se toma en cantidades moderadas, por lo que se evitan estos problemas”.

Leche de almendra, soja, sin lactosa, entera… ¿cuál es la más sana?

Por lo tanto, a partir de cierta edad y siguiendo las directrices adecuadas, los niños pueden tomar algunas bebidas vegetal en sustitución de la leche. Sin embargo, no se debe olvidar que durante su primer año tienen una serie de requerimientos nutricionales que estos productos no pueden aportar. Todo a su tiempo.

Источник: https://hipertextual.com/2018/11/bebida-vegetal-ninos

Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

Indice

¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé?

¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé?

La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto como calcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna.

En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés.

Es a partir de los 2 años cuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias.

Beneficios de la leche de almendras

Beneficios de la leche de almendras

– Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa.

– En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten.

– Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido.

– Tiene un alto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal.

– Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano.

Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico.

– También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación.

– Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.
 

Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé

Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé

Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular.

– Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección.

– Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas.

– No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos.

– Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos.

En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera.

Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.
 

Instrucciones para hacer leche de almendras casera 

¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

Hace no demasiados años la “leche” de soja se concebía como algo exótico, que casi nadie había probado nunca.

Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez más personas empezaron a introducirla en su dieta y poco a poco fueron haciéndose habituales en los supermercados otras opciones, como las bebidas a base de avena, arroz o almendras.

Más tarde, en junio de 2017, la justicia europea dictaminaba que no podrían calificarse como “leche”, por ser esta una denominación dirigida a los productos de origen animal. Sin embargo, esto no afectó de ningún modo a su consumo.

Revés para las bebidas vegetales: la Unión Europea dice adiós a la leche de soja

A día de hoy siguen siendo la alternativa predilecta a la leche de personas que no pueden tomarla, ya sea por algún tipo de alergia o intolerancia o por el mantenimiento de una dieta vegana.

¿Pero qué pasa con los niños y los bebés? ¿Pueden ellos consumirlas sin que esto suponga un riesgo para su salud? Esta es una pregunta con una contestación compleja, en la que intervienen muchos factores.

Durante el primer año, nada de alternativas vegetales

La OMS y las asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia como alimentación exclusiva hasta los seis meses

Tanto la Organización Mundial de la Salud como la mayoría de asociaciones de pediatría, incluidas la americana y la española, recomiendan la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad y complementaria hasta los dos años, o incluso después si el niño y la madre lo desean. Sin embargo, algunas mujeres no pueden amamantar a sus hijos, ya sea por problemas de salud o por decisión personal. En esos casos, como cuenta a Hipertextual la doctora Elena Blanco Iglesias, pediatra y autora del blog Dos Pediatras en Casa junto al doctor Gonzalo Oñoro, los bebés deben tomar las conocidas como leches de inicio o tipo 1:

“Se trata de leches adaptadas a la madurez intestinal de los bebés, que tratan de ser lo más parecidas a la leche materna. Están fabricadas a base de modificaciones de leche de vaca o de oveja.

Para ello, lo que hacen las empresas que se dedican su producción es, a través del proceso de fabricación, modificar esa leche de vaca o de oveja para que esté adaptada a lo que un niño menor de 6 meses es capaz de tomar.

Finalmente se obtiene un producto cuyo perfil nutricional es lo más parecido posible a la leche materna”.

Una vez pasados los seis primeros meses, llegaría el momento de seguir con la lactancia materna a demanda e ir introduciendo poco a poco otros alimentos, ya que solo la leche no sería suficiente para cubrir las nuevas necesidades nutricionales del niño.

Para estos casos, a partir de los seis meses de edad, también existe un tipo de leche artificial, conocida como leche de continuación o tipo 2, que se adapta a esos nuevos requerimientos.

Ahora bien, ¿se puede empezar ya a partir del sexto mes con la leche de soja o alguna otra bebida vegetal? “Las bebidas vegetales no son una opción como alternativa a la leche materna durante el primer año de vida ya que no están diseñadas para cubrir las necesidades nutricionales de los niños de estas edades”, explica la doctora Blanco. “En algunos casos muy concretos de intolerancia a proteínas de leche de vaca y siempre bajo indicación de su pediatra podrían ser una alternativa a partir del año de vida”.

El menú escolar andaluz que discrimina a las niñas y se apoya en la ciencia para hacerlo

Un caso aparte, como cuenta a este medio el pediatra y autor del blog Tú eliges lo que comes Carlos Casabona, es el de las leches de fórmula de soja para bebés menores de un año, que no deben confundirse con las bebidas de soja de venta en supermercados:

«La leche de fórmula de soja para bebés, de venta en farmacias y recetada por el dietista-nutricionista o el pediatra, sería una opción en los casos en los que la familia no dé ni lactancia materna ni quiera dar fórmula basada en la leche de vaca como son la mayoría de leches de fórmula infantiles».

El problema de no tener una composición establecida

El mayor inconveniente de estas bebidas vegetales es que no están reguladas, al contrario que las leches de inicio y continuación. “La legislación actual establece unos límites de cómo deben ser las leches de inicio y de continuación.

Sin embargo, esta legislación no existe para las bebidas vegetales, por lo que tienen perfiles nutricionales muy diferentes al compararlas tanto con las fórmulas artificiales como con las distintas bebidas vegetales disponibles en el mercado”, expone la pediatra.

Además, añade que a menudo los padres piensan que todas las bebidas vegetales son iguales, sin tener en cuenta que su composición es muy diferente según de cuál se trate. Por ejemplo, las bebidas de almendras o arroz son ricas en hidratos de carbono, mientras que las de soja tienen un mayor contenido en proteínas si se comparan con la leche de vaca.

Pero si hay algo que la mayoría de ellas tienen en común es el alto contenido en azúcar que suelen tener, en busca de una mejora de su sabor. Por eso, alimentar con ella a los niños puede suponer administrarles un exceso de esta sustancia.

Esta es la razón por la que no deberías darle cereales a tu hijo para desayunar

Otro factor importante a la hora de considerar si se debe dar estas bebidas a los niños es la necesidad de buscar fuentes de calcio.

Muchos padres temen dar leche a los niños, por bulos como que provoca más mocos o la típica creencia de que no es bueno hacerlo, porque el ser humano es el único animal que sigue tomando leche después de la lactancia.

Sin embargo, nada de eso es correcto y, además, no se debe olvidar que se trata de un alimento con un altísimo contenido en calcio, muy necesario tanto para niños como para adultos.

Así, los padres que finalmente decidan dar bebidas vegetales a sus hijos deben tener en cuenta que se les priva de una de las principales fuentes de calcio que se les suele ofrecer (con medio litro al día tendría prácticamente cubierta la necesidad de este nutriente).

Por eso, se debe recurrir a otras fuentes ricas en él, como las espinacas, el tofu, los frutos secos o las legumbres. En cuanto a la bebida vegetal que deberían elegir, las que mayor contenido de calcio tienen son las de soja y las de almendra. Por otro lado, como también añade en su canal de Mi dieta cojea el nutricionista Aitor Sánchez, para que se considere una opción adecuada, para cualquier edad, se debería elegir una opción que tenga al menos un 8% de materia prima (soja, arroz, almendra, etc).

Si un niño mayor de un año no toma leche de origen animal debe recurrir a otras fuentes de calcio, como el tofu, las espinacas o los frutos secos

Por otra parte, la Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición (ESPGHAN, por sus siglas en inglés) hace una recomendación algo diferente en sus recomendaciones sobre fórmulas infantiles, ya que asegura que, si bien no hay necesidad de ingesta rutinaria de bebidas vegetales entre el año y los 3 años de vida, sí que podría recomendarse como estrategia para incrementar el consumo de hierro, vitamina D y ácidos omega tres en comparación con la leche de vaca. Sin embargo, como señala la doctora Blanco, esta es una afirmación que debe “cogerse con pinzas”, ya que un niño que recibe una alimentación sana y variada y toma leche de vaca no necesitaría estos aportes extra de nutrientes, ya que los obtendría directamente en la dieta.

¿Perjuicios a largo plazo?

Recientemente se publicaba en la revista Human Reproduction un estudio en el que, tras analizar los casos de 1.

553 mujeres estadounidenses, con edades comprendidas entre los 23 y los 35 años, se concluía que aquellas que fueron alimentadas siendo bebés con leche de soja tenían una mayor probabilidad de desarrollar dolores menstruales intensos durante su etapa adulta.

Esto no se trasladaría a otras bebidas vegetales; ya que, según los autores del estudio, podría deberse a la presencia en la soja de un fitoestrógeno, llamado genisteína, que interferiría en el desarrollo del sistema reproductivo.

¿Pero pueden producirse otros efectos a largo plazo en niños que toman estas alternativas a la leche? Ante esta pregunta, la doctora de Dos Pediatras en Casa relata algunos casos concretos:

“Conozco casos concretos en los que los padres han dado, por ejemplo, bebida de soja en grandes cantidades a sus hijos pensando que era muy sana y al final estaban realizando una dieta hiperproteica, que puede tener consecuencias a corto y largo plazo.

Algo similar ocurría con padres que daban bebidas de arroz a sus hijos, a la vez que les proporcionaban una alimentación sin casi proteínas. En estos casos terminan cayendo en dietas hipoproteicas, también con consecuencias a corto y largo plazo.

Al contrario, lo bueno que tiene la leche de vaca es que es un alimento equilibrado si se toma en cantidades moderadas, por lo que se evitan estos problemas”.

Leche de almendra, soja, sin lactosa, entera… ¿cuál es la más sana?

Por lo tanto, a partir de cierta edad y siguiendo las directrices adecuadas, los niños pueden tomar algunas bebidas vegetal en sustitución de la leche. Sin embargo, no se debe olvidar que durante su primer año tienen una serie de requerimientos nutricionales que estos productos no pueden aportar. Todo a su tiempo.

Источник: https://hipertextual.com/2018/11/bebida-vegetal-ninos

Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

Indice

¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé?

La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto como calcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna.

En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés.

Es a partir de los 2 años cuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias.

Beneficios de la leche de almendras

– Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa.

– En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten.

– Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido.

– Tiene un alto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal.

– Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano.

Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico.

– También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación.

– Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.
 

Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé

Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular.

– Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección.

– Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas.

– No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos.

– Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos.

En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera.

Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.
 

¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

Hace no demasiados años la “leche” de soja se concebía como algo exótico, que casi nadie había probado nunca.

Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez más personas empezaron a introducirla en su dieta y poco a poco fueron haciéndose habituales en los supermercados otras opciones, como las bebidas a base de avena, arroz o almendras.

Más tarde, en junio de 2017, la justicia europea dictaminaba que no podrían calificarse como “leche”, por ser esta una denominación dirigida a los productos de origen animal. Sin embargo, esto no afectó de ningún modo a su consumo.

Revés para las bebidas vegetales: la Unión Europea dice adiós a la leche de soja

A día de hoy siguen siendo la alternativa predilecta a la leche de personas que no pueden tomarla, ya sea por algún tipo de alergia o intolerancia o por el mantenimiento de una dieta vegana.

¿Pero qué pasa con los niños y los bebés? ¿Pueden ellos consumirlas sin que esto suponga un riesgo para su salud? Esta es una pregunta con una contestación compleja, en la que intervienen muchos factores.

Durante el primer año, nada de alternativas vegetales

La OMS y las asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia como alimentación exclusiva hasta los seis meses

Tanto la Organización Mundial de la Salud como la mayoría de asociaciones de pediatría, incluidas la americana y la española, recomiendan la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad y complementaria hasta los dos años, o incluso después si el niño y la madre lo desean. Sin embargo, algunas mujeres no pueden amamantar a sus hijos, ya sea por problemas de salud o por decisión personal. En esos casos, como cuenta a Hipertextual la doctora Elena Blanco Iglesias, pediatra y autora del blog Dos Pediatras en Casa junto al doctor Gonzalo Oñoro, los bebés deben tomar las conocidas como leches de inicio o tipo 1:

“Se trata de leches adaptadas a la madurez intestinal de los bebés, que tratan de ser lo más parecidas a la leche materna. Están fabricadas a base de modificaciones de leche de vaca o de oveja.

Para ello, lo que hacen las empresas que se dedican su producción es, a través del proceso de fabricación, modificar esa leche de vaca o de oveja para que esté adaptada a lo que un niño menor de 6 meses es capaz de tomar.

Finalmente se obtiene un producto cuyo perfil nutricional es lo más parecido posible a la leche materna”.

Una vez pasados los seis primeros meses, llegaría el momento de seguir con la lactancia materna a demanda e ir introduciendo poco a poco otros alimentos, ya que solo la leche no sería suficiente para cubrir las nuevas necesidades nutricionales del niño.

Para estos casos, a partir de los seis meses de edad, también existe un tipo de leche artificial, conocida como leche de continuación o tipo 2, que se adapta a esos nuevos requerimientos.

Ahora bien, ¿se puede empezar ya a partir del sexto mes con la leche de soja o alguna otra bebida vegetal? “Las bebidas vegetales no son una opción como alternativa a la leche materna durante el primer año de vida ya que no están diseñadas para cubrir las necesidades nutricionales de los niños de estas edades”, explica la doctora Blanco. “En algunos casos muy concretos de intolerancia a proteínas de leche de vaca y siempre bajo indicación de su pediatra podrían ser una alternativa a partir del año de vida”.

El menú escolar andaluz que discrimina a las niñas y se apoya en la ciencia para hacerlo

Un caso aparte, como cuenta a este medio el pediatra y autor del blog Tú eliges lo que comes Carlos Casabona, es el de las leches de fórmula de soja para bebés menores de un año, que no deben confundirse con las bebidas de soja de venta en supermercados:

«La leche de fórmula de soja para bebés, de venta en farmacias y recetada por el dietista-nutricionista o el pediatra, sería una opción en los casos en los que la familia no dé ni lactancia materna ni quiera dar fórmula basada en la leche de vaca como son la mayoría de leches de fórmula infantiles».

El problema de no tener una composición establecida

El mayor inconveniente de estas bebidas vegetales es que no están reguladas, al contrario que las leches de inicio y continuación. “La legislación actual establece unos límites de cómo deben ser las leches de inicio y de continuación.

Sin embargo, esta legislación no existe para las bebidas vegetales, por lo que tienen perfiles nutricionales muy diferentes al compararlas tanto con las fórmulas artificiales como con las distintas bebidas vegetales disponibles en el mercado”, expone la pediatra.

Además, añade que a menudo los padres piensan que todas las bebidas vegetales son iguales, sin tener en cuenta que su composición es muy diferente según de cuál se trate. Por ejemplo, las bebidas de almendras o arroz son ricas en hidratos de carbono, mientras que las de soja tienen un mayor contenido en proteínas si se comparan con la leche de vaca.

Pero si hay algo que la mayoría de ellas tienen en común es el alto contenido en azúcar que suelen tener, en busca de una mejora de su sabor. Por eso, alimentar con ella a los niños puede suponer administrarles un exceso de esta sustancia.

Esta es la razón por la que no deberías darle cereales a tu hijo para desayunar

Otro factor importante a la hora de considerar si se debe dar estas bebidas a los niños es la necesidad de buscar fuentes de calcio.

Muchos padres temen dar leche a los niños, por bulos como que provoca más mocos o la típica creencia de que no es bueno hacerlo, porque el ser humano es el único animal que sigue tomando leche después de la lactancia.

Sin embargo, nada de eso es correcto y, además, no se debe olvidar que se trata de un alimento con un altísimo contenido en calcio, muy necesario tanto para niños como para adultos.

Así, los padres que finalmente decidan dar bebidas vegetales a sus hijos deben tener en cuenta que se les priva de una de las principales fuentes de calcio que se les suele ofrecer (con medio litro al día tendría prácticamente cubierta la necesidad de este nutriente).

Por eso, se debe recurrir a otras fuentes ricas en él, como las espinacas, el tofu, los frutos secos o las legumbres. En cuanto a la bebida vegetal que deberían elegir, las que mayor contenido de calcio tienen son las de soja y las de almendra. Por otro lado, como también añade en su canal de Mi dieta cojea el nutricionista Aitor Sánchez, para que se considere una opción adecuada, para cualquier edad, se debería elegir una opción que tenga al menos un 8% de materia prima (soja, arroz, almendra, etc).

Si un niño mayor de un año no toma leche de origen animal debe recurrir a otras fuentes de calcio, como el tofu, las espinacas o los frutos secos

Por otra parte, la Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición (ESPGHAN, por sus siglas en inglés) hace una recomendación algo diferente en sus recomendaciones sobre fórmulas infantiles, ya que asegura que, si bien no hay necesidad de ingesta rutinaria de bebidas vegetales entre el año y los 3 años de vida, sí que podría recomendarse como estrategia para incrementar el consumo de hierro, vitamina D y ácidos omega tres en comparación con la leche de vaca. Sin embargo, como señala la doctora Blanco, esta es una afirmación que debe “cogerse con pinzas”, ya que un niño que recibe una alimentación sana y variada y toma leche de vaca no necesitaría estos aportes extra de nutrientes, ya que los obtendría directamente en la dieta.

¿Perjuicios a largo plazo?

Recientemente se publicaba en la revista Human Reproduction un estudio en el que, tras analizar los casos de 1.

553 mujeres estadounidenses, con edades comprendidas entre los 23 y los 35 años, se concluía que aquellas que fueron alimentadas siendo bebés con leche de soja tenían una mayor probabilidad de desarrollar dolores menstruales intensos durante su etapa adulta.

Esto no se trasladaría a otras bebidas vegetales; ya que, según los autores del estudio, podría deberse a la presencia en la soja de un fitoestrógeno, llamado genisteína, que interferiría en el desarrollo del sistema reproductivo.

¿Pero pueden producirse otros efectos a largo plazo en niños que toman estas alternativas a la leche? Ante esta pregunta, la doctora de Dos Pediatras en Casa relata algunos casos concretos:

“Conozco casos concretos en los que los padres han dado, por ejemplo, bebida de soja en grandes cantidades a sus hijos pensando que era muy sana y al final estaban realizando una dieta hiperproteica, que puede tener consecuencias a corto y largo plazo.

Algo similar ocurría con padres que daban bebidas de arroz a sus hijos, a la vez que les proporcionaban una alimentación sin casi proteínas. En estos casos terminan cayendo en dietas hipoproteicas, también con consecuencias a corto y largo plazo.

Al contrario, lo bueno que tiene la leche de vaca es que es un alimento equilibrado si se toma en cantidades moderadas, por lo que se evitan estos problemas”.

Leche de almendra, soja, sin lactosa, entera… ¿cuál es la más sana?

Por lo tanto, a partir de cierta edad y siguiendo las directrices adecuadas, los niños pueden tomar algunas bebidas vegetal en sustitución de la leche. Sin embargo, no se debe olvidar que durante su primer año tienen una serie de requerimientos nutricionales que estos productos no pueden aportar. Todo a su tiempo.

Источник: https://hipertextual.com/2018/11/bebida-vegetal-ninos

Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

Indice

¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé?

¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé?

La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto como calcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna.

En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés.

Es a partir de los 2 años cuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias.

Beneficios de la leche de almendras

Beneficios de la leche de almendras

– Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa.

– En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten.

– Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido.

– Tiene un alto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal.

– Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano.

Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico.

– También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación.

– Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.
 

Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé

Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé

Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular.

– Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección.

– Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas.

– No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos.

– Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos.

En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera.

Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.
 

Instrucciones para hacer leche de almendras casera 

¿Pueden tomar los niños bebidas vegetales en vez de leche?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

Hace no demasiados años la “leche” de soja se concebía como algo exótico, que casi nadie había probado nunca.

Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez más personas empezaron a introducirla en su dieta y poco a poco fueron haciéndose habituales en los supermercados otras opciones, como las bebidas a base de avena, arroz o almendras.

Más tarde, en junio de 2017, la justicia europea dictaminaba que no podrían calificarse como “leche”, por ser esta una denominación dirigida a los productos de origen animal. Sin embargo, esto no afectó de ningún modo a su consumo.

Revés para las bebidas vegetales: la Unión Europea dice adiós a la leche de soja

A día de hoy siguen siendo la alternativa predilecta a la leche de personas que no pueden tomarla, ya sea por algún tipo de alergia o intolerancia o por el mantenimiento de una dieta vegana.

¿Pero qué pasa con los niños y los bebés? ¿Pueden ellos consumirlas sin que esto suponga un riesgo para su salud? Esta es una pregunta con una contestación compleja, en la que intervienen muchos factores.

Durante el primer año, nada de alternativas vegetales

La OMS y las asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia como alimentación exclusiva hasta los seis meses

Tanto la Organización Mundial de la Salud como la mayoría de asociaciones de pediatría, incluidas la americana y la española, recomiendan la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad y complementaria hasta los dos años, o incluso después si el niño y la madre lo desean. Sin embargo, algunas mujeres no pueden amamantar a sus hijos, ya sea por problemas de salud o por decisión personal. En esos casos, como cuenta a Hipertextual la doctora Elena Blanco Iglesias, pediatra y autora del blog Dos Pediatras en Casa junto al doctor Gonzalo Oñoro, los bebés deben tomar las conocidas como leches de inicio o tipo 1:

“Se trata de leches adaptadas a la madurez intestinal de los bebés, que tratan de ser lo más parecidas a la leche materna. Están fabricadas a base de modificaciones de leche de vaca o de oveja.

Para ello, lo que hacen las empresas que se dedican su producción es, a través del proceso de fabricación, modificar esa leche de vaca o de oveja para que esté adaptada a lo que un niño menor de 6 meses es capaz de tomar.

Finalmente se obtiene un producto cuyo perfil nutricional es lo más parecido posible a la leche materna”.

Una vez pasados los seis primeros meses, llegaría el momento de seguir con la lactancia materna a demanda e ir introduciendo poco a poco otros alimentos, ya que solo la leche no sería suficiente para cubrir las nuevas necesidades nutricionales del niño.

Para estos casos, a partir de los seis meses de edad, también existe un tipo de leche artificial, conocida como leche de continuación o tipo 2, que se adapta a esos nuevos requerimientos.

Ahora bien, ¿se puede empezar ya a partir del sexto mes con la leche de soja o alguna otra bebida vegetal? “Las bebidas vegetales no son una opción como alternativa a la leche materna durante el primer año de vida ya que no están diseñadas para cubrir las necesidades nutricionales de los niños de estas edades”, explica la doctora Blanco. “En algunos casos muy concretos de intolerancia a proteínas de leche de vaca y siempre bajo indicación de su pediatra podrían ser una alternativa a partir del año de vida”.

El menú escolar andaluz que discrimina a las niñas y se apoya en la ciencia para hacerlo

Un caso aparte, como cuenta a este medio el pediatra y autor del blog Tú eliges lo que comes Carlos Casabona, es el de las leches de fórmula de soja para bebés menores de un año, que no deben confundirse con las bebidas de soja de venta en supermercados:

«La leche de fórmula de soja para bebés, de venta en farmacias y recetada por el dietista-nutricionista o el pediatra, sería una opción en los casos en los que la familia no dé ni lactancia materna ni quiera dar fórmula basada en la leche de vaca como son la mayoría de leches de fórmula infantiles».

El problema de no tener una composición establecida

El mayor inconveniente de estas bebidas vegetales es que no están reguladas, al contrario que las leches de inicio y continuación. “La legislación actual establece unos límites de cómo deben ser las leches de inicio y de continuación.

Sin embargo, esta legislación no existe para las bebidas vegetales, por lo que tienen perfiles nutricionales muy diferentes al compararlas tanto con las fórmulas artificiales como con las distintas bebidas vegetales disponibles en el mercado”, expone la pediatra.

Además, añade que a menudo los padres piensan que todas las bebidas vegetales son iguales, sin tener en cuenta que su composición es muy diferente según de cuál se trate. Por ejemplo, las bebidas de almendras o arroz son ricas en hidratos de carbono, mientras que las de soja tienen un mayor contenido en proteínas si se comparan con la leche de vaca.

Pero si hay algo que la mayoría de ellas tienen en común es el alto contenido en azúcar que suelen tener, en busca de una mejora de su sabor. Por eso, alimentar con ella a los niños puede suponer administrarles un exceso de esta sustancia.

Esta es la razón por la que no deberías darle cereales a tu hijo para desayunar

Otro factor importante a la hora de considerar si se debe dar estas bebidas a los niños es la necesidad de buscar fuentes de calcio.

Muchos padres temen dar leche a los niños, por bulos como que provoca más mocos o la típica creencia de que no es bueno hacerlo, porque el ser humano es el único animal que sigue tomando leche después de la lactancia.

Sin embargo, nada de eso es correcto y, además, no se debe olvidar que se trata de un alimento con un altísimo contenido en calcio, muy necesario tanto para niños como para adultos.

Así, los padres que finalmente decidan dar bebidas vegetales a sus hijos deben tener en cuenta que se les priva de una de las principales fuentes de calcio que se les suele ofrecer (con medio litro al día tendría prácticamente cubierta la necesidad de este nutriente).

Por eso, se debe recurrir a otras fuentes ricas en él, como las espinacas, el tofu, los frutos secos o las legumbres. En cuanto a la bebida vegetal que deberían elegir, las que mayor contenido de calcio tienen son las de soja y las de almendra. Por otro lado, como también añade en su canal de Mi dieta cojea el nutricionista Aitor Sánchez, para que se considere una opción adecuada, para cualquier edad, se debería elegir una opción que tenga al menos un 8% de materia prima (soja, arroz, almendra, etc).

Si un niño mayor de un año no toma leche de origen animal debe recurrir a otras fuentes de calcio, como el tofu, las espinacas o los frutos secos

Por otra parte, la Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición (ESPGHAN, por sus siglas en inglés) hace una recomendación algo diferente en sus recomendaciones sobre fórmulas infantiles, ya que asegura que, si bien no hay necesidad de ingesta rutinaria de bebidas vegetales entre el año y los 3 años de vida, sí que podría recomendarse como estrategia para incrementar el consumo de hierro, vitamina D y ácidos omega tres en comparación con la leche de vaca. Sin embargo, como señala la doctora Blanco, esta es una afirmación que debe “cogerse con pinzas”, ya que un niño que recibe una alimentación sana y variada y toma leche de vaca no necesitaría estos aportes extra de nutrientes, ya que los obtendría directamente en la dieta.

¿Perjuicios a largo plazo?

Recientemente se publicaba en la revista Human Reproduction un estudio en el que, tras analizar los casos de 1.

553 mujeres estadounidenses, con edades comprendidas entre los 23 y los 35 años, se concluía que aquellas que fueron alimentadas siendo bebés con leche de soja tenían una mayor probabilidad de desarrollar dolores menstruales intensos durante su etapa adulta.

Esto no se trasladaría a otras bebidas vegetales; ya que, según los autores del estudio, podría deberse a la presencia en la soja de un fitoestrógeno, llamado genisteína, que interferiría en el desarrollo del sistema reproductivo.

¿Pero pueden producirse otros efectos a largo plazo en niños que toman estas alternativas a la leche? Ante esta pregunta, la doctora de Dos Pediatras en Casa relata algunos casos concretos:

“Conozco casos concretos en los que los padres han dado, por ejemplo, bebida de soja en grandes cantidades a sus hijos pensando que era muy sana y al final estaban realizando una dieta hiperproteica, que puede tener consecuencias a corto y largo plazo.

Algo similar ocurría con padres que daban bebidas de arroz a sus hijos, a la vez que les proporcionaban una alimentación sin casi proteínas. En estos casos terminan cayendo en dietas hipoproteicas, también con consecuencias a corto y largo plazo.

Al contrario, lo bueno que tiene la leche de vaca es que es un alimento equilibrado si se toma en cantidades moderadas, por lo que se evitan estos problemas”.

Leche de almendra, soja, sin lactosa, entera… ¿cuál es la más sana?

Por lo tanto, a partir de cierta edad y siguiendo las directrices adecuadas, los niños pueden tomar algunas bebidas vegetal en sustitución de la leche. Sin embargo, no se debe olvidar que durante su primer año tienen una serie de requerimientos nutricionales que estos productos no pueden aportar. Todo a su tiempo.

Источник: https://hipertextual.com/2018/11/bebida-vegetal-ninos

Источник: https://desilusion.com/2019/11/19/esta-bien-dar-leche-de-almendras-para-bebes/

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

¿Puede un bebé tomar leche de almendras?
¿Puede un bebé tomar leche de almendras?

Indice

¿Cuándo es segura la leche de almendras para el bebé?

La leche de almendras aporta proteínas, grasas saludables y contiene una muy buena proporción de tres minerales básicos para la salud del esqueleto como calcio, magnesio y fósforo. Además, es rica en vitamina D, pero pese a esto los profesionales en pediatría no la recomiendan como sustitutivo de la leche materna.

En el caso de los bebés que no son amamantados o son destetados antes de cumplir el año de edad, se deben usar fórmulas de leche maternalizadas para bebés que son nutricionalmente completas, aunque en algunos casos de intolerancias o alergia a la proteína de la leche de vaca se pueden recomendar leches a base de soja especiales para bebés.

Es a partir de los 2 años cuando se puede introducir la leche de almendras en la dieta de un niño, debido también a que, al estar elaborada con frutos secos, estos no se pueden introducir antes de los 2 años en niños con predisposición a alergias.

Beneficios de la leche de almendras

– Es una bebida de fácil digestión, mucho más ligera y suave que la leche de vaca, por lo que es recomendable para niños intolerantes a la lactosa.

– En caso de ser celíaco, se puede utilizar esta leche como sustitutivo de la de vaca, debido a que no contiene gluten.

– Es rica en electrolitos como el potasio, por lo que se puede utilizar como opción en caso de diarreas y vómitos, ya que ayuda a recuperar este mineral perdido.

– Tiene un alto contenido en fibras que ayudan a la pared del intestino, especialmente al colon, mejorando el tránsito intestinal.

– Su índice de colesterol y grasas saturadas es muy bajo, y además aporta grasas de buena calidad que ayudan a mantener un corazón sano.

Aporta calcio, fundamental para el crecimiento de los huesos, aunque es importante elegir estas bebidas siempre enriquecidas con calcio. Además, contiene magnesio y ácido fólico.

– También aporta vitaminas B1 y B2 que ayudan al fortalecimiento de las uñas y el pelo, y que la piel tenga una mejor hidratación.

– Tiene un alto contenido de vitamina E, un antioxidante natural.
 

Contraindicaciones de la leche de almendras para el bebé

Por otro lado, no existe el alimento perfecto y la leche de almendras no es la excepción. Posee diversas contraindicaciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de empezar con su consumo regular.

– Uno de sus efectos negativos es que, consumida en exceso, puede afectar a la tiroides. Esto no significa que sea negativa para todo el mundo, tan solo deben tener cuidado aquellas personas que padezcan esta afección.

– Si bien es una bebida que contiene calcio, no es lo mismo que consumir las almendras enteras, por lo que es recomendable comprar las bebidas que estén enriquecidas.

– No pueden la pueden tomar quienes sean alérgicos a los frutos secos.

– Tiene un alto contenido en azúcares y carbohidratos.

En ocasiones, las leches producidas industrialmente pueden contener aditivos como conservantes o colorantes, que no son buenos para nosotros ni para los niños, por lo que es mejor si se hace de forma casera.

Elaborarla es un proceso muy sencillo y que no requiere de muchos ingredientes. Debes saber que esta leche no dura muchos días, así que es recomendable que se guarde en tarros o botellas de cristal con cierre hermético y se consuma antes de 3 días.
 

Instrucciones para hacer leche de almendras casera 

Ingredientes: 

– 250 gramos de almendras crudas, sin sal, ni aceites, ni nada.

– Tres tazas de agua.

La cantidad especificada para algo más de 1 litro de leche no tienen por qué ser definitiva, depende de la intensidad que queramos darle al sabor, si queremos una leche con más sabor a almendras, aumentaremos la cantidad de estas y disminuiremos la de agua. Eso sí, debes tener en cuenta que, si reduces los ml de agua, también se reducirá la cantidad final de leche de almendras.

No es necesario que quites la piel a las almendras, no alterará el sabor. Lo que sí debes hacer es dejarlas en remojo con agua durante 4 horas o incluso toda la noche, de esta manera se potenciarán todas sus propiedades nutritivas. Pasado este el tiempo tira el agua y enjuaga las almendras varias veces con agua limpia.

Después introduce las almendras limpias en una licuadora, vierte las tres tazas de agua y bátelo todo durante unos minutos. Si no tienes licuadora puedes utilizar una batidora normal, tardarás un poco más, pero el resultado será prácticamente el mismo.

Debes batir hasta que no queden restos de almendras, sino una pasta. En este momento puedes agregar el aroma que más te guste para intensificar el sabor de la leche, y seguir batiendo. Este último paso es opcional, pero le dará un toque diferente.

Puedes utilizar canela, vainilla, cardamomo… lo que quieras.

Una vez que tengas la mezcla bien batida, es el momento de colarla para obtener la leche de almendras.

Para ello, necesitarás un recipiente y un colador de tela o malla fina, pero si no dispones de ninguno de estos coladores, puedes utilizar una bolsa de algodón orgánico, un paño fino de algodón limpio o una gasa.

En caso de utilizar el paño, la tela de algodón o la gasa, deberás colocarlo en un colador normal, y este sobre el recipiente.

Simplemente tienes que poner el colador sobre el recipiente y verter en él la mezcla. El proceso de colar la leche te llevará unos minutos ya que la pasta que quedó de las almendras es bastante espesa. Para acelerar el proceso, coge una cuchara y mueve la mezcla poco a poco.

No es recomendable fijar una cantidad de leche para un bebe de 4 meses. En este sentido, es preferible que la alimentación sea a demanda lo que significa que se debe dejar al propio bebé que consuma la cantidad de leche precisa para satisfacer sus necesidades.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/alimentacion-bebe/puede-un-bebe-tomar-leche-de-almendras-9908

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: