¿Puede una embarazada entrar a una sauna?

¿Estás embarazada y quieres ir al spa? Lee esto primero

¿Puede una embarazada entrar a una sauna?

¿Estás embarazada y quieres acudir al spa pero no sabes si es saludable? En este artículo te explico cuáles son los mejores tratamientos para mejorar tu salud y la del bebé, y qué tratamientos están contraindicados para las mujeres embarazadas.

A la primera pregunta de si puedes acudir al spa mientras estás embarazada, la respuesta es sí pero con matices. Lo más recomendable es consultar siempre a un médico para que te asesore, ya que cada embarazo es diferente y puede que en tu caso particular necesites de unos cuidados especiales.

Si se trata de un embarazo normal y el doctor da el visto bueno, no hay nada mejor que dedicarte un tiempo para cuidarte en el spa y tratar de calmar alguna de las molestias típicas del embarazo como:

  • Cansancio generalizado
  • Calambres
  • Pies y manos hinchadas
  • Dolor de espalda
  • Problemas para conciliar el sueño.

Un spa es un lugar perfecto para una persona embarazada porque cuenta con dos elementos indispensables para que te sientas como nueva: un ambiente de paz y tranquilidad y las manos experimentadas de un terapeuta.

Eso sí, es preciso saber cuáles son los mejores tratamientos que se adaptan a tus necesidades para que realmente sean efectivos y cuáles no deberías realizar nunca.

Estas son las recomendaciones generales:

¿Puede ir a la sauna una mujer embarazada?

No. Debes evitar siempre acudir a una sauna o realizar cualquier tratamiento que se produzca a altas temperaturas como las duchas calientes, baños de vapor o envolturas corporales.

¿Por qué? La razón es que durante el embarazo no se debe elevar la temperatura del cuerpo porque puede afectar a la salud del bebé y a su natural desarrollo, incluyendo problemas de tipo cerebral o de la espina dorsal.

Así que ten mucho cuidado y, por favor, no vayas a una sauna bajo ningún concepto.

¿Puede darse un masaje una embarazada?

Evidentemente sí, pero siempre que sea después del primer trimestre. No porque realmente no se pueda sino porque esos meses son muy delicados y si un terapeuta no tiene los conocimientos suficientes, puede que aplique más fuerza de la deseada e interfiera en la formación y crecimiento del bebé.

Una vez que ya hayan pasado los tres primeros meses, acudir a un spa para darse un masaje puede ser una experiencia relajante y maravillosa. Lo ideal es que elijas un tratamiento especializados como el masaje para futuras mamás o masaje prenatal.

Al contrario de lo que sucede con los masajes tradicionales en los que la persona se tumba en una camilla boca arriba o de espaldas para recibir el masaje, en el caso de los masajes para mujeres embarazadas éstas suelen tumbarse de lado en una camilla especial o preparada con cojines y almohadas.

Este tipo de masaje especializado sirve para para mejorar la circulación sanguínea de la mujer y del bebé, reducir la hinchazón de manos y pies, calmar el dolor de espalda y de cabeza e incluso mejorar la digestión.

Masajes Recomendados: Masaje Futuras Mamás | Masaje Especial para Embarazadas | Masaje Especial Joven Mamá

¿Puede hacerse un tratamiento facial una mujer en estado de embarazo?

Sí, a nivel general no existe ningún problema. Se recomienda evitar tratamientos agresivos como la microdermoabrasión o aquellos que contengan químicos irritantes.

A diferencia de esto, exfoliantes naturales a base aguacate o yogur pueden ayudar a hidratar en profundidad y calmar la piel.

Por lo que siempre pregunta por los productos que va a utilizar el terapeuta o esteticista e incluso pídeles que te muestren la etiqueta para ver la composición.

¿Y un tratamiento exfoliante?

Sí. Son buenos para mejorar la circulación y que la sangre fluya hacia todas las partes del cuerpo transportando oxígeno y nutrientes que permiten la creación de nuevas células.

Además, la estimulación de la piel con exfoliantes ayuda a producir más colágeno y elastina, lo que ayuda a mantener un aspecto joven, saludable e incluso a reducir las estrías (que también pueden manifestarse durante el embarazo).

En cualquier caso, sería bueno que tomaras algunas precauciones:

  • La piel suele volverse sensible cuando estás embarazada, así que utiliza mejor exfoliantes basados en azúcar y no en sal (que suelen ser más agresivos).
  • No utilices elementos que aumenten la temperatura del cuerpo como los aceites con perfumes fuertes.

Es conveniente, utilizar mejor los aceites esenciales como los de romero o estragón, ya que tiene un efecto desintoxicante y tienen un efecto más suave sobre la piel.

¿Puede hacerse una manicura y una pedicura una embarazada?

Sí, no hay ningún inconveniente. Por supuesto, no son tratamientos que mejoren la salud física pero ayudan a que la mujer embarazada se sienta bella en un momento en el existen tanto cambios en su cuerpo.

Como siempre, es preciso tener alguna que otra precaución como, por ejemplo, evitar los acrílicos porque contienen químicos que han demostrado ser tóxicos a largo plazo.

Tampoco son convenientes aquellas pinturas que tengan ftalato de dibutilo, tolueno y formaldehído, ya que son ingredientes tóxicos. Sí se pueden utilizar geles, siempre que la sala esté bien ventilada.

¿Puede depilarse una embarazada?

Con el cambio hormonal el vello del cuerpo de las embarazadas empieza a crecer de forma más rápida y, por eso, muchas se preguntan si es conveniente o no someterse a una depilación profesional. Afortunadamente la depilación con cera son soluciones que ayudan a mantener el pelo a raya y a no tener que rasurar con cuchilla las zonas deseadas cada dos por tres.

Es preferible que la depilación la realice un profesional como, por ejemplo, un esteticista, ya que te ayudará a que sea menos doloroso.

Normalmente el procedimiento suele ser que el día anterior a la depilación utilices un exfoliante corporal suave y luego una crema hidratante. Una vez en el establecimiento, si has seguido estas indicaciones, será más fácil eliminar el vello de raíz y con mayor suavidad.

Posteriormente te recomendarán algún producto calmante con aloe vera o aceite de coco para que eliminar la rojez de la piel y la inflamación.

Como en el caso de la manicura, la depilación no es una cuestión de salud sino de estética, pero como dijimos antes, sentirse guapa es fundamental para afrontar todos los retos que presenta el embarazo.

Lectura relacionada: Cómo disfrutar de un pequeño spa en casa

En conclusión

Espero que esta información te haya resultado útil y que te animes a visitar alguno de los muchos spas que están presentes en Spalopia. ¡Nos vemos pronto!

Fuentes: 

The Bump.com

Elbebe.com

Babycenter.com

Dónde encontrar spas para embarazadas

En Spalopia.com tienes una amplia variedad de spas que ofrecen tratamientos para mujeres embarazadas.

Источник: https://blog.spalopia.com/embarazada-spa/

¿Una sesión de sauna como parte de tu entrenamiento?

¿Puede una embarazada entrar a una sauna?
Indagamos en los mitos y verdades de los efectos beneficiosos de la sauna, particularmente para el deportista

Una costumbre muy extendida últimamente en los gimnasios consiste en pasar por la sauna unos minutos justo después de realizar una sesión de entrenamiento. El fenómeno wellness ha llenado de saunas muchos centros deportivos.

Para muchos, la práctica ha acabado convirtiéndose en un ritual. Razonan que quince minutos en la sauna son ideales para relajar cuerpo y mente.

En salud+deporte hemos indagado acerca de los beneficios o posibles inconvenientes de someter el cuerpo a las condiciones de una sauna, y específicamente en las ventajas y las cuestiones a tener en cuenta si se hace justo después de haber realizado ejercicio.

¿Cómo funciona una sauna?

Antes de nada, conviene tener unas nociones básicas de qué es una sauna, cómo funciona y cuáles son los beneficios que, en general, produce en el organismo. La sauna es un baño de vapor a alta temperatura. Como probablemente ya sabrás, en España suelen distinguirse dos tipos de sauna, aunque estrictamente el baño turco no lo sea:

  • La sauna seca, de la que los finlandeses son unos devotos. De hecho, el origen de la palabra está en el idioma suomi. En estos recintos las temperaturas oscilan entre 80 y 90ºC y la humedad suele ser inferior al 20%. Se trata de un recinto recubierto de madera, y que se calienta mediante leña, electricidad o, en una modalidad reciente, con el uso de infrarrojos.
  • El baño turco, con temperaturas entre 50 y 70ºC y una alta humedad relativa que puede llegar al 100%. Por eso, en un baño turco se suda mucho menos.

El efecto beneficioso de estos baños aumenta cuando se entra y se sale del recinto. Es el resultado del contraste entre el calor del interior y la temperatura ambiente o, incluso, el frío que algunos aplican.

¿Qué efectos produce?

Aunque en este artículo nos centraremos en la sauna seca, por ser más común en España, ambas modalidades producen un efecto parecido. Los cambios bruscos de temperatura en poco tiempo aumentan la frecuencia cardiaca y elevan la tensión arterial, que se sitúan en niveles similares a los del ejercicio físico.

Según este estudio, la presión y la frecuencia cardiaca aumentan hasta el equivalente a una carga de entre 60 y 100 watios. Además, se acelera la respiración, produciéndose una activación intensa de la sudoración. Esto provoca en última instancia el aumento del riego sanguíneo, lo que tiene algunos efectos beneficiosos:

  • Alivia el dolor y mejora la movilidad en pacientes con enfermedades reumáticas, según este estudio de la Universidad de Oulu (Finlandia). De la misma forma, el calor puede aliviar el dolor muscular en pacientes reumáticos.
  • Produce una relajación muscular y psíquica, con una reducción de los niveles de estrés si se realiza siguiendo las pautas recomendadas. Este efecto puede ayudar a conciliar el sueño.
  • Produce un efecto vasodilatador, lo que puede reducir el riesgo de hipertensión. Este estudio realizado en Finlandia durante más de 20 años sugiere que la sauna está asociada a un menor riesgo de mortalidad por causas cardiovasculares.
  • Facilita la eliminación de patógenos, lo que puede contribuir a combatir resfriados leves, como señala este trabajo.
  • Limpia y desobstruye las vías respiratorias.

Mitos de la sauna

Por el contrario, la sauna no ayuda a perder peso, puesto que este suele recuperarse con la rehidratación a las pocas horas de la sesión.

De la misma forma, tampoco parece que tenga un efecto relevante en la eliminación de toxinas mediante la excreción. Este estudio apuntaba al “potencial” de la sudoración para eliminar toxinas y abogaba por la realización de más y mejores trabajos sobre el tema.

Sin embargo, un reciente estudio publicado por Environment International y citado por National Geographic llegaba a la conclusión de que el efecto es mínimo. La función fisiológica del sudor es refrescar el cuerpo, y aunque pueda de paso arrastrar toxinas, las cantidades no son significativas.

En los términos en que lo expresaba la revista: “No llegarás nunca a sudar tanto para deshacerte ni siquiera del 1% de las toxinas que generó en tu cuerpo la comida de un solo día”.

La sauna también tiene contraindicaciones: entre otras, dados los efectos de la sauna sobre el sistema circulatorio, se debe evitar tomarla si se ha sufrido infarto de miocardio o si se sufren problemas venosos crónicos. También está contraindicada para hipotensos y debe consultarse al médico si se sufre de hipertensión. Tampoco es conveniente en mujeres embarazadas.

¿Sauna y deporte?

Aún no existen suficientes estudios concluyentes sobre los efectos beneficiosos de la sauna. Este estudio de revisión, realizado a partir de 40 estudios y 3855 participantes, concluyó que la sauna seca tiene el potencial de producir “muchos efectos beneficiosos para la salud”, especialmente para pacientes de enfermedades cardiovasculares y reumatológicas.

De la misma forma, los autores señalaban el potencial para la mejora del rendimiento atlético. Sin embargo, también advertían de que se necesitan más y mejores estudios para comprender los efectos fisiológicos, psicológicos y metabólicos de la sauna. También para definir los beneficios y riesgos, así como la frecuencia y duración óptimas.

Teniendo en cuenta estas limitaciones, existen estudios que parecen sugerir efectos beneficiosos de la sauna para el deportista.

  • Este trabajo de 2007 concluyó que las adaptaciones fisiológicas a la sauna pueden mejorar el rendimiento en resistencia. Así, tres semanas de sauna aplicada después de un entrenamiento intenso produjo en corredores de larga distancia una “mejora notable del rendimiento, probablemente por el incremento del volumen sanguíneo“.
  • Este otro concluyó que la penetración profunda del calor infrarrojo (tres o cuatro centímetros en el sistema neuromuscular) a temperaturas de entre 35 y 50ºC y condiciones de baja humedad (25-35%) parecía favorecer la recuperación después de un esfuerzo de alta intensidad.
  • Favorece el rendimiento aeróbico mediante mecanismos diversos. Por ejemplo, aumentando el riego sanguíneo (tal y como explica este estudio), mejorando la biogénesis mitocondrial, que se adapta para incrementar la producción de energía, y, en general, genera un mecanismo de adaptación metabólico que favorece la conservación del glucógeno muscular.
  • Limita la degradación de la proteína, aumentando la segregación de la hormona del crecimiento.

Consejos a tener en cuenta

Sin embargo, Carlos Moreno, nutricionista de Clínicas Beiman, advierte de que realizar una sesión de sauna inmediatamente antes o después de la práctica deportiva puede suponer un riesgo, especialmente si se hace antes.

La razón es que la sudoración implica la pérdida de electrolitos que son necesarios para disipar el calor que se genera durante el ejercicio físico.

“Al perderlos en la sauna vamos a tener más dificultad para evitar el sobrecalentamiento del cuerpo, y se va a producir antes la fatiga”, explica.

“Tomar sauna después de entrenar tampoco es del todo bueno”, añade, ya que durante el ejercicio ya se ha producido una sudoración importante. Entrar en la sauna supone someter al cuerpo a un proceso de deshidratación añadido al del ejercicio físico.

La pérdida de líquido (y sales minerales) puede oscilar entre el medio litro y el litro y medio, que se añade a la generada por el deporte.

De esta forma, si vas a la sauna después de un entrenamiento de alta intensidad sin haber rehidratado podrías llegar a sufrir los síntomas de una deshidratación, que te explicamos en detalle aquí.

Por eso, es fundamental que te hidrates bien y que evites el alcohol antes de entrar. Si te sientes mareado, sal inmediatamente de la sauna. Si eres novato, empieza con sesiones de cinco a diez minutos. En todo caso, pasar más de 20 minutos en la sauna no mejora sus potenciales efectos beneficiosos, y te expone a un mayor riesgo de deshidratación.

Источник: https://www.saludmasdeporte.com/deporte-y-sauna/

¿Puede una embarazada entrar a una sauna?

¿Puede una embarazada entrar a una sauna?

Cuando estás embarazada debes tener precaución y evitar entrar en saunas y baños termales a temperaturas de más de 37 ºC porque pueden provocarte una bajada de tensión y mareos muy peligrosos para tu estado. Existen otras técnicas de relajación beneficiosas para tu futuro bebé que impiden que haya riesgo para él. 

Índice

¿Puedo ir a un spa estando embarazada?

Estar embarazada a veces puede resultar un poco estresante, sobre todo para las madres primerizas, debido a los cambios hormonales.

Si has pensado visitar un spa para relajarte, debes tener en cuenta que hay que tener cautela a la hora de elegir el tratamiento si se refiere a estar expuesta a altas temperaturas. Estos métodos de relajación podrían provocar deshidratación, sobrecalentamiento y desmayos.

Es importante que informes siempre al personal del spa de que estás embarazada, por si alguno de los tratamientos estuviera desaconsejado. También debes tener en cuenta las actividades que sí están permitidas:

– nadar en las piscinas de agua templada (ni muy calientes, ni muy frías)

– recibir tratamientos de belleza en la piel

– darse masajes en las piernas o los pies

– usar sales o productos efervescentes Estos tratamientos no solo no son perjudiciales, sino que incluso pueden aliviar algunas molestias de esta etapa como hinchazón de pies, cansancio, dolor de espalda, calambres, dolor de articulaciones… Aquellas que puedes realizar, pero con cuidado:

– baños en la piscina de agua termal, pero no estés más de 10 minutos para evitar una vasodilatación que podría provocar problemas circulatorios y bajadas de tensión.

– no te acerques mucho a las burbujas del hidromasaje, puesto que el chorro del agua podría resultar muy fuerte y provocar la rotura de los capilares de las piernas. Y no lo acerques nunca a la tripa, ya que puede estimular las contracciones. Y aquellas que no debes realizar bajo ningún concepto:

– las saunas

– los baños de vapor

– la reflexología plantar, puesto que, al tocarse los puntos reflejos situados en la planta del pie, se podrían favorecer las contracciones uterinas o tocar sin querer zonas potencialmente peligrosas Lo mejor es que te decantes por tratamientos o spas destinados a embarazadas. Cada vez existen más y, además de garantizarte su seguridad, se acomodarán a las necesidades específicas de tu estado.

Asimismo, es mejor que vayas a partir del cuarto mes, ya que las primeras semanas son más peligrosas. Tampoco se aconseja en las últimas semanas, ya que puedes perder el tapón mucoso, lo que aumentaría el riesgo de una infección en el útero. Consulta antes a tu profesional de ginecología.

¿Por qué no puedo ir a la sauna embarazada?

– Las altas temperaturas pueden afectar al crecimiento del bebé porque al ocasionar una bajada en presión arterial, el feto recibe menos oxígeno y nutrientes de la madre.

– Igualmente, las temperaturas altas pueden desencadenar mareos muy peligrosos para las gestantes.

– La sudoración que origina la sauna hace que los vasos sanguíneos se dilaten desmedidamente y, por ello, el corazón de la madre aumenta su trabajo. Una de las consecuencias es el gran riesgo de aborto espontáneo.

– Aparte del riesgo de aborto, el bebé puede nacer con defectos congénitos. Además, la Asociación de Espina Bífida en Estados Unidos confirmó que la exposición a temperaturas elevadas aumenta la posibilidad de que el bebé nazca con espina bífida.

Por último, no olvides que existen otros medios de relajación adecuados y saludables para evitar el estrés, como el yoga, los masajes, escuchar música, pintar, leer o tai-chi. Lo primordial es la salud de tu bebé y disfrutar de tu embarazo de la mejor forma posible porque en un futuro lo agradecerás. 

Tapón mucoso

Definición:

El tapón mucoso es una sustancia especialmente espesa y de coloración marrón secretada por las glándulas existentes en el canal cervical que bloquea la entrada al útero por el cuello de éste. Sirve así de protección al feto frente a todos los gérmenes que colonizan la vagina, evitando la infección de las membranas amnióticas.

Síntomas:

No se trata de un síntoma de parto inminente, pero sirve para alertarnos de que el momento está ya cerca, tal vez unas horas o unos días como mucho. Muchas mujeres no se dan cuenta de que han perdido el tapón, pues lo confunden con el aumento de flujo característico de las últimas semanas. Suele ser más viscoso y, en ocasiones, va acompañado de algunas vetas de sangre.

Tratamiento:

Ninguno.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/puede-una-embarazada-entrar-a-una-sauna-7363

Mitos y verdades de la sauna – Beneficios de la sauna

¿Puede una embarazada entrar a una sauna?

Acabo de regresar de un viaje a Finlandia, un país donde hay 3 millones de saunas para tan solo 5,5 millones de habitantes. Para los finlandeses la sauna es un lugar de relajación, de purificación y de encuentro social.

Más de un acuerdo comercial se ha cerrado en una sauna y más de una amistad se ha forjado entre sudores y hojas de abedul. También es el sitio donde se celebraban los partos hasta bien entrado el siglo XX.

A diferencia del resto del mundo, en Finlandia la sauna no es prerrogativa de gimnasios y centros deportivos, sino algo asociado al hogar. En las zonas rurales, levantan una pequeña cabaña al lado de un lago, porque los finlandeses no entienden la sauna sin su posterior chapuzón en agua helada.

Los fineses han extendido su costumbre por todo el mundo, y probablemente en el centro deportivo en el que tú entrenas regularmente hay sauna (seca) y a veces incluso un baño de vapor, lo que también se llama «hamán» o «baño turco». Veamos cómo sacar el mayor partido a estas instalaciones.

Beneficios de la sauna

Independientemente del nivel de humedad, los efectos de la sauna y el baño de vapor son similares.

Al entrar en la sauna, el ritmo cardíaco aumenta (de 100 a 150 latidos por minuto) y los vasos sanguíneos se dilatan, lo que aumenta la circulación –de manera similar al ejercicio de intensidad baja a moderada– dependiendo de la duración del uso de la sauna. Sin embargo, la sauna no sustituye la actividad física, es un complemento perfecto, pero tomar sauna no es «hacer deporte».

Aliviar el dolor muscular y articular

El aumento de la circulación puede ayudar a reducir el dolor muscular, mejora el movimiento articular y alivia el dolor de la artritis.

Reducir los niveles de estrés

El calor en una sauna mejora la circulación lo que también lleva a la relajación y a producir una sensación de bienestar.

Mejorar la salud cardiovascular

La reducción del estrés que se da en la sauna significa un menor riesgo de afecciones cardiovasculares. Analizando datos de un estudio finlandés sobre enfermedades cardiacas, la doctora Rita F.

Redberg descubrió que los que tomaban una sauna de cuatro a siete veces por semana tenían 63 % menos probabilidades de experimentar un paro cardiaco y 50 % menos de morir de enfermedad cardiovascular que los que solo acudían una vez por semana.

Aumenta la longevidad

Según el estudio mencionado antes, los que toman saunas mueren con más edad. Aunque no se sabe a qué se debe esa longevidad (si es por el relax y la sensación de bienestar, o por el hecho de llevar una vida que permite más tiempo de ocio en la sauna, o por la camaradería que ahí surge), lo que está claro es que el tiempo que uno pasa en la sauna es tiempo bien empleado.

Limpia la piel profundamente

Uno de los grandes beneficios de la sauna es su efecto revitalizante y depurativo, ya que aumenta la irrigación sanguínea de la piel, abre los poros y facilita la eliminación de impurezas. Además, el calor favorece la producción de colágeno, la proteína que da a la piel su elasticidad y su firmeza.

Ayuda a conciliar el sueño

En Finlandia tienen una expresión para cuando sales de la sauna, saunanjälkeinen, significa literalmente «tras la sauna» y allí sirve de excusa para evitar hacer casi cualquier cosa.

La sensación de estar física y mentalmente limpio es tan maravillosa que quieres disfrutar de ella en paz, todo el tiempo que sea necesario.

Esa misma paz es la que te ayuda a conciliar el sueño, el 90 % de los fineses te asegurarán que duermen mucho mejor cuando se han dado una sauna.

Alivia el asma

La sauna suaviza algunos síntomas de esta y otras enfermedades respiratorias. El calor favorece la apertura de las vías respiratorias, los músculos de los bronquios se relajan por el aire caliente inhalado, reduciendo la flema y la sensación de ahogo.

Contraindicaciones

Solo los bebés y las personas con enfermedades graves o con heridas abiertas deben evitar la sauna. Pero si padeces alguna de estas dolencias, la sauna no es para ti, al menos de momento:

– Problemas de corazón como infarto de miocardio.

– Problemas venosos crónicos, insuficiencia venosa, síndrome postrombótico.

– Varices en fase aguda.

– Problemas de circulación cerebral, trombosis, estados tras haber sufrido infartos cerebrales.

– Tensión arterial muy baja.

– Hipertensión arterial de origen renal.

– Enfermedades inflamatorias agudas internas como hepatitis y nefritis.

– Glaucoma.

– Hipertiroidismo.

– Tumores.

– Enfermedades infecciosas como hongos.

Precauciones

En el caso de embarazo

Hasta hace muy poco, los médicos desaconsejaban la sauna a las mujeres en las primeras semanas de embarazo porque el aumento de la temperatura corporal podía poner en peligro el desarrollo del feto.

Sin embargo, un reciente estudio publicado en The British Journal of Sports Medicine sugiere que el riesgo de hipertermia materna es muy bajo.

El artículo concluye que las embarazadas pueden tomar saunas calientes de hasta 70°C; durante 20 minutos, independientemente de la etapa del embarazo, sin por ello alcanzar una temperatura central que exceda el umbral teratogénico (cuando hay riesgo para el bebé). Aun así, si estás embarazada, consulta antes con tu ginecólogo.

Evita el alcohol: El alcohol aumenta el riesgo de deshidratación, hipotensión, arritmia y paro cardiaco. Ni se te ocurra tomarte una cerveza antes de meterte en la sauna.

Limita el tiempo: No te excedas, nunca hay que pasar más de 20 minutos en la sauna. Durante las primeras veces, conviene no estar más de 5 o 10 minutos.

Cuidado con la deshidratación

El sudor puede hacer que pierdas más líquido del que repones, lo que te dejará deshidratada, por eso es muy importante beber agua, durante, antes y después de la sauna. Las personas con ciertas afecciones, como enfermedades renales, tienen un riesgo mayor de deshidratación.

Mitos de la sauna

El sudor elimina las toxinas ¡FALSO!

En la sauna se suda, pero no hay ninguna investigación científica que demuestre que la transpiración desintoxica el cuerpo. Sudar limpia las impurezas de la piel, pero las toxinas como el alcohol, el mercurio y el aluminio se eliminan en su mayoría a través de los riñones, el hígado y los intestinos.

La sauna ayuda a perder peso ¡FALSO!

Otro mito sobre el uso de la sauna es que favorece la pérdida de peso. Puedes llegar a pesar hasta medio kilo menos después de usar una sauna, pero esa disminución de peso se debe a la pérdida de líquidos, no de grasa. El balanza volverá a su sitio en cuanto bebas, algo, que por cierto, hay que hacer antes, durante y después de la sauna.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io

Источник: https://www.womenshealthmag.com/es/salud-bienestar/a27610969/beneficios-contraindicaciones-y-mitos-de-la-sauna/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: