Puerperio después del parto

El puerperio o post-parto. Embarazo y parto. Institut Marquès

Puerperio después del parto

Los músculos de la pelvis y el abdomen volverán poco a poco a su tono normal, a veces dificultado por la sobredistensión y los desgarros musculares que se pueden producir durante el embarazo y parto.

Por ello debe realizar ejercicios de rehabilitación abdominales y pélvicos para prevenir prolapsos y hernias; pero no es adecuado iniciarlos demasiado pronto y siempre es mejor si tiene una cierta orientación,  que le pueden proporcionar en centros especializados.

También puede presentar en las primeras horas dificultad para la micción espontánea, debido a la disminución del tono de la vejiga en partos muy prolongados o instrumentados y a la anestesia peridural.

Es importante en las primeras horas obligarse a una micción frecuente pues un vaciamiento correcto de la vejiga permite una mejor involución uterina.

Más adelante puede presentar cierta incontinencia de orina, debe procurar realizar ejercicios de rehabilitación miccional (Ejercicios de Kegel) para prevenir las incontinencias prolongadas y que se pueden agravar con el tiempo.

Es habitual un cierto estreñimiento tras el parto, debido a los enemas, a la falta de ingesta, a la disminución de la actividad física, a la presencia de hemorroides…

Aproximadamente en dos semanas se normalizarán el tono y la motilidad de sus intestinos, intente seguir una dieta rica en frutas y fibra o incluso se puede ayudar de laxantes suaves que no se absorban a nivel intestinal. Para las hemorroides existen diferentes cremas que le mejorarán las molestias. Solicítelas a su médico.

La lactancia

La mejor opción para la lactancia de su bebé es la que usted decida. La lactancia artificial no es mala. La lactancia materna es un buena opción si usted está convencida, le ilusiona y va a poder dedicarle el tiempo necesario.

Si ha optado por la lactancia artificial o por cualquier motivo en su caso no está indicada la lactancia materna, se lo debe comunicar a su ginecólogo para que le recete la medicación adecuada para suprimir la “subida de la leche”.

Si quiere intentar una lactancia materna es bueno que se ponga al recién nacido  al pecho cuanto antes, la succión es un estímulo para la subida de la leche. Normalmente sucede entre el tercer y cuarto día postparto. ¡No desespere!. Se acompaña de un aumento del volumen de las mamas, de una cierta retención de líquidos y de un aumento normal de la temperatura, que no dura más de 24 horas.

La primera secreción del pecho es el calostro (los cinco primeros días posparto) con un alto contenido en inmunoglobulinas (“defensas”) que protegerán al recién nacido de las infecciones.

Debe seguir evitando fumar, las bebidas alcohólicas y cualquier medicamento que no le haya sido indicado por su médico; casi todos pasan a través de la leche materna.

En alguna ocasión durante la lactancia materna puede presentar:

  • Grietas en el pezón: Es aconsejable valorar la correcta posición del bebé cuando mama, porque si no poco le van a ayudar la cremas preventivas.
  • Ingurgitación (congestión) mamaria: Se produce cuando el pecho no se vacía por completo. Puede aliviarse aplicando calor local, analgésicos y con un sujetador ajustado.
  • Mastitis: Se trata de una inflamación de la mama, que se presenta enrojecida, caliente y dolorosa, en este caso avise a su ginecólogo, sin interrumpir la lactancia.

¿Si doy el pecho puedo quedarme de nuevo embarazada?

Durante la lactancia disminuye la fertilidad debido a la falta de la ovulación y muchas mujeres se encuentran amenorreicas (sin regla) pero no siempre está fuera de riesgo de volver a quedar embarazada, por tanto debe tomar  medidas y consultar con su ginecólogo respecto a cuál es el método más adecuado en su caso.

¿Cuándo hay que llamar al médico durante el posparto?

Situaciones en que es aconsejable ponerse en contacto con su médico durante el puerperio.

  • Fiebre de más de 38ºC.
  • Hemorragia importante.
  • Loquios malolientes.
  • Enrojecimiento, dolor exagerado en mamas o episiotomía.
  • Dolor o inflamación de una de las piernas.
  • Problemas para respirar.
  • Molestias urinarias.

Depresión posparto

Entre un  30-80% de puérperas pueden presentar depresión posparto. No suele ser grave.

Los signos y síntomas más frecuentes son: sentimiento de tristeza, llanto, cambios de humor, irritabilidad, confusión y olvidos, cefalea, indiferencia hacia el  niño, trastornos del sueño, fatiga y ansiedad.

Es una reacción general a una situación de estrés, relacionada también con la caída brusca de los niveles hormonales tras el parto que suele mejorar en pocos días. Es aconsejable que la mujer tenga el apoyo de la pareja, familiar y ayuda doméstica, que cuide su aspecto e intente salir de casa.

Es conveniente conocer este trastorno antes del parto y comentarlo con la pareja, para obtener la máxima ayuda en estos días tan importantes de su vida.

Institut Marquès colabora con un equipo de psicólogos especializados en la Atención al Posparto, que le orientará y aconsejará durante esta etapa.

Para informarte contacta con nosotros.

Источник: https://institutomarques.com/obstetricia/embarazo-y-parto/posparto/

Cuarentena o puerperio

Puerperio después del parto

El período de tiempo desde el nacimiento de la placenta hasta la recuperación completa del útero se llama cuarentena o puerperio y dura aproximadamente de 6 a 8 semanas. Los médicos y las comadronas distinguen entre puerperio temprano y tardío.

Los primero diez días después del nacimiento del bebé constituyen el puerperio temprano. Las madres primerizas precisan especialmente de reposo para recuperarse de los esfuerzos del parto. Además, este tiempo es esencial para conocer a tu bebé.

Para poder disfrutar tranquilamente de este tiempo con el recién nacido, las labores de la casa deben de pasar a un segundo plano.

Consejo: antes del parto, pregunta a tus familiares y amigos si te pueden ayudar durante los primeros días con las comidas, compras, etc.

Durante el puerperio tardío, las madres primerizas tampoco deben excederse y continuar con un poco de reposo. La cuarentena termina aproximadamente a las 8 semanas cuando el útero se ha recuperado completamente.

Qué ocurre durante la cuarentena

Durante la cuarentena se producen muchos cambios físicos. El útero va recuperando poco a poco su tamaño original y un peso de unos 70 gramos. Parece mentira, pero durante el embarazo el útero multiplica por 20 su tamaño original y llega a pesar unos 1 000 gramos. Las contracciones posteriores ayudan en la recuperación del útero.

El tejido muscular se va contrayendo especialmente con ayuda de la lactancia y la hormona que se libera durante la lactancia, la oxitocina. Después del parto, las primerizas notan a menudo una especie de tirantez en la zona abdominal. A partir del segundo hijo, las mujeres suelen sufrir dolores más agudos, porque el útero está ya muy dilatado y tarda más en contraerse.

Durante la cuarentena van también cicatrizando las heridas. Al desprenderse la placenta de la pared del útero justo después del parto, se forma una herida. La secreción de la herida, que sale por la vagina, se denomina loquios y dura hasta 6 semanas.

En la cuarentena también se tiene que reforzar el suelo pélvico y la musculatura abdominal con ejercicios que la comadrona enseña a la madre después del parto.

Sin embargo, los músculos abdominales no deben entrenarse hasta que la diástasis abdominal, es decir, los músculos rectos, esté cerrada y el suelo pélvico se pueda controlar de nuevo.

Asimismo, es preciso asegurarse de no cargar en exceso los músculos abdominales. Un ejemplo es incorporarse mal. Durante la cuarentena, cuando se está tumbado es preciso incorporarse siempre de lado. Los ejercicios en el puerperio son particularmente importantes, ya que un suelo pélvico demasiado dilatado puede conducir más tarde a la incontinencia.

Cuarentena después de una cesárea

Las mujeres que han dado a luz a través de una cesárea tienen que luchar contra los efectos secundarios del parto durante mucho más tiempo. Debido a la herida de la cesárea y a los dolores consiguientes, necesitan más tiempo para que su cuerpo se regenere. En este caso, se suele permanecer en el hospital de 3 a 7 días.

En cuanto lleguen a casa, las mujeres que hayan tenido una cesárea tienen que cuidarse especialmente y disfrutar del tiempo con el bebé. Como al principio no deben cargarlo en brazos ni cambiarle, dependen especialmente de la ayuda de su pareja, familiares o amigos.

Como al igual que en un parto natural, después de una cesárea empiezan las contracciones posteriores y los loquios, aunque no suelen ser tan intensos como después de un parto natural.

Después de una cesárea, las mujeres deben reposar unas 6 semanas y renunciar completamente a realizar esfuerzos físicos, como por ejemplo cargar peso o las tareas domésticas. Quien se excede demasiado pronto suele tener que lidiar con problemas a la hora de cicatrizar las heridas.

Si tienes la posibilidad, solicita a tu comadrona que te controle la recuperación del útero durante las semanas posteriores. También te puede dar consejos útiles sobre la lactancia, que naturalmente es posible también después de una cesárea.

Complicaciones en la cuarentena

Aunque la cuarentena suele transcurrir sin problemas, algunas veces pueden surgir complicaciones. La fiebre en combinación con una disminución en la secreción de la herida indica que se ha producido un bloqueo de los loquios. Además, durante el puerperio también se puede sufrir una mastitis dolorosa, que suele ir acompañada de fiebre.

Por otro lado, el riesgo de trombosis aumenta durante el puerperio, probablemente debida a la falta de ejercicio y a las varices del embarazo. Para poder evitar la trombosis, se recomienda realizar periódicamente ejercicios que favorezcan la circulación.

Otra complicación es la fiebre puerperal: este proceso infeccioso puede manifestarse, por ejemplo, a través de fiebre, dolores en la zona abdominal un retraso en la recuperación del útero.

La depresión posparto también es una complicación durante la cuarentena y va más allá de los pequeños cambios de humor.

Cuando surjan complicaciones es preciso consultar siempre al médico o a la comadrona.

Asistencia después del parto: ayuda de la comadrona durante la cuarentena

Resulta muy útil solicitar la ayuda de una comadrona para después del parto, especialmente en el caso de los padres primerizos. Esta puede visitar a la recién mamá durante los primeros diez días después del parto.

La comadrona controla la recuperación del útero, los locros y el proceso de curación de las posibles heridas. Asimismo, te puede ayudar con la lactancia y darte consejos sobre el cuidado del bebé y controlarle el ombligo.

La comadrona pesa al bebé durante los primeros días.

También es una buena persona de referencia para consultarle tus preocupaciones y miedos.

Gimnasia postparto: muy importante para la recuperación

Para que el útero se recupere completamente y el suelo pélvico y la musculatura abdominal recuperen su estado original, es importante realizar una gimnasia especial durante la cuarentena. Ya en el hospital te enseñan a hacer unos ejercicios sencillos. Las comadronas que te visitan en casa también siguen contigo unas rutinas.

Incluso aunque hayas sido muy deportista antes del embarazo: durante las 6 semanas después del parto tienes que evitar hacer ejercicio intenso y dejar que tu cuerpo repose.

Deportes, como por ejemplo el footing, no resultan favorecedores para la recuperación del suelo pélvico.

Con los cursos especiales de recuperación del parto debes empezar a partir de la semana 6 y haberlos terminado como muy tarde cuando tu bebé haya cumplido los 9 meses.

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/embarazo/nacimiento/cuarentena-o-puerperio.html

Todo lo que necesitas saber sobre el postparto

Puerperio después del parto

Tan importante como informarse sobre las fases del parto, conocer cómo se preparar el cuerpo de una embarazada para ese momento, o preparar el Kit imprescindible para llevar al hospital, es saber lo que viene una vez que se ha dado a luz, tanto para la madre, el padre o el bebé.

Por eso, Susana Cerdán, enfermera y matrona en diferentes centros hospitalarios, y creadora del Centro Maternalianos da respuesta a las preguntas más frecuentes que suelen surgir tras el parto.

¿Qué es el postparto?

El postparto o puerperio se define como el periodo de tiempo que va desde el final del parto hasta que se produce una regresión más o menos completa de los cambios que la mujer ha experimentado durante el embarazo.

¿Cuánto dura?

En general, se considera que el postparto dura 6 semanas, pero a veces se puede extender durante más tiempo. Este periodo, que se conoce de forma coloquial como la ‘cuarentena’.

¿Qué suele caracterizar a este periodo?

Hay que saber que el postparto es un tiempo muy esperado y, a la vez, lleno de cambios. La realidad que presenta es muchas veces diferente al concepto idealizado que se tiene de él, por lo que puede desconcertar y desbordar a la pareja, que debe encontrar sus nuevos roles como padres, así como habituarse a sus nuevas rutinas.

¿Cuáles son los cuidados generales durante el postparto?

La prioridad durante este periodo es la de cuidarte a ti misma y a tu bebé. Permítete tiempo para descansar cuando tu bebé descansa, come bien y bebe mucho agua (esto es especialmente importante si amamantas a tu bebé).

Además, hay varias situaciones o aspectos que debes tener en cuenta:

  • Los entuertos. Son contracciones uterinas dolorosas (algunas mujeres las describen como contracciones de parto) que se producen sobre todo los primeros días después de haber parido, y con mayor frecuencia en mujeres multíparas, es decir que han tenido un parto múltiple. Si te han recetado analgésicos para paliar este dolor, tómalos siguiendo la pauta que te han dado, ya que no van a interferir con la lactancia materna.
  • El sangrado vaginal o loquios. Cuando la placenta se desprende de la mucosa uterina, deja una herida abierta que tardará hasta 6 semanas en cicatrizar. Esta herida es la causante del sangrado vaginal postparto o loquios. Mientras duran, evita usar tampones, elige la ducha antes que el baño y abstente de mantener relaciones sexuales con penetración durante el tiempo que dure el sangrado. Si tienes fiebre superior a 38°, sangrado vaginal que va en aumento en lugar de disminuir, loquios malolientes o una hemorragia importarte, tienes que acudir a un profesional sanitario para que te realice una valoración.
  • El suelo pélvico. Es normal que tu suelo pélvico se quede debilitado tras el parto. Afortunadamente, cada vez son menos las mujeres con episiotomía (corte en el suelo pélvico en el momento del expulsivo), con lo que la recuperación del mismo tras el parto es mucho más sencilla y rápida. Las seis primeras semanas postparto el suelo pélvico no es evaluable, necesita ese tiempo para recuperarse antes de poder valorar el estado en el que ha quedado tras el embarazo y el parto. A partir de ahí, es importante comenzar a trabajarlo cuanto antes, sobre todo en aumentar su tono y su fuerza. Ejercicios sencillos como pequeños rebotes sobre la pelota de fitness mientras hacemos contracciones voluntarias de Kegel ayudan con estos dos aspectos. Tu matrona de dará cita para una primera valoración 6 u 8 semanas después del parto.
  • El babyblues o depresión postparto. El postparto inmediato tras dar a luz es un periodo de reajustes hormonales, que hacen que las mujeres durante unos días tengamos las emociones a flor de piel, muchas veces sin poder controlarlas. Solo son unos pocos días, pero si en lugar de desaparecer, evoluciona hacia un estado de irritabilidad, ansiedad o tristeza generalizada, depresión o sentimientos de incapacidad para cuidar a tu bebé, acude a tu matrona.

¿Cómo actuar tras un parto por cesárea?

Tras un parto por cesárea, hay que cuidar la zona de la herida, manteniéndola bien seca.  Una vez te hayan quitado las grapas, puedes utilizar esparadrapo quirúrgico de papel para facilitar la cicatrización y evitar queloides y granulomas, que son cicatrices y lesiones de pequeño tamaño.

Ten en cuenta que la recuperación tras una cesárea suele ser algo más dura físicamente. Para superarla, recuerda que es muy importante mantener una buena higiene postural, intentando siempre no levantar pesos mayores al peso de tu propio bebé.

¿Qué hay que tener en cuenta para la lactancia?

Si estás amamantando a tu bebé, recuerda que la lactancia materna es un proceso que requiere aprendizaje y paciencia. Exige por parte de la madre total dedicación durante los primeros 2 ó 3 meses de vida del bebé.

En la actualidad, la lactancia se recomienda a demanda, es decir, sin horarios ni restricciones.

Si tu bebé suelta el pecho tras la toma satisfecho y relajado, y está aumentando bien de peso, son las dos señales principales de que la lactancia se ha establecido de forma exitosa.

Si la pareja, o familia de la madre queremos ayudarle con la lactancia materna, nos dedicaremos a facilitarle todas las tareas cotidianas que requieren de su tiempo, para que ella se pueda dedicar en exclusiva a la crianza de su bebé.

¿Se puede practicar ejercicio tras el parto?

Por supuesto que es recomendable hacer ejercicio tras el parto. En principio, durante las 6-8 primeras semanas, será suficiente con pasear a diario una media hora.

Pasado este tiempo, puedes empezar con un programa específico de recuperación postparto que te ayude a trabajar la zona de suelo pélvico, la diástasis abdominal, la fuerza en la cintura escapular… con ejercicios respetuosos con el cuerpo, sin impacto e hipopresivos.

¿Y qué hay de las relaciones sexuales?

En realidad, no existe una fecha concreta para reanudar las relaciones sexuales tras el parto. Hay parejas comienzan nada más terminar el sangrado, otros esperan más meses… Lo importante es hablarlo y tomárselo con calma y humor.

Algunas hormonas sexuales se encuentran alteradas durante la lactancia, haciendo que la vagina no consiga su lubricación natural y que la libido esté algo más baja. Este es un motivo común para esperar a reanudarlas ya que le hecho de que la vagina se encuentre menos lubricada, es causa de molestias. En estos casos, siempre podemos usar algún gel lubricante apto para las relaciones.

Источник: https://cinfasalud.cinfa.com/p/postparto/

¿Qué es normal y qué no en el postparto?

Puerperio después del parto

Toda malamadre, ya sea primeriza o no, recuerda el puerperio (los cada vez más conocidos 40 días que siguen al parto). Y aunque haya leyendas de súper mujeres que dicen haber tenido un posparto sencillo y feliz, la verdad es que para la gran mayoría es una etapa feliz, pero muy dura y delicada.

La llegada de un/a buenhijo/a es, sin duda, algo muy bonito que hay que celebrar pero, también, reconozcámoslo, algo muy duro.

Los primeros meses, mientras que lloran, duermen, hacen caca y comen –porque no hacen otra cosa- nosotras luchamos por sobrevivir e intentar entender qué ha pasado con nuestro cuerpo y nuestra vida, en el caso de las primerizas.

Queriendo llegar a todo, durmiendo poco o nada y sin parar de sangrar… ¡Un paseo de rosas, oiga!

No quisiera yo desanimar a las embarazadas o futuras mamás, pero lo fundamental es tener toda la información posible antes de que llegue el gran momento, para así evitar posibles depresiones posparto. Afortunadamente, cada vez hay menos tabúes sobre el tema y expertos que nos pueden ayudar en esos momentos.

Y aquí es donde quería llegar, a nombrar que síntomas son normales y cuáles no.

El puerperio o posparto

“El puerperio o posparto es el periodo después del parto en el que el organismo recuperar la situación previa al embarazo;  comprende las  seis semanas siguientes al parto.” Qué gracia me hace leer esta definición  claramente escrita por un hombre o por una mujer que no ha pasado por esta etapa.

El organismo, y toda tú, tarda una media de un año (sí, estás leyendo bien, un año), en recuperar la situación previa al embarazo. Dependiendo de la edad, de si has entrenado durante el embarazo y de tu genética, este periodo pueda ser algo mas corto, pero no mucho más, que no te engañen las apariencias externas.

La recuperación debe ser completa, y es una realidad ya muy demostrada con evidencia científica.

Algo que muchas de mis clientas desconocen (y me sigue sorprendiendo), es que durante el puerperio (“la cuarentena”) va a tener pérdidas de sangre (loquios), que son las diferentes secreciones uterinas que debe expulsar.  Pueden durar unos 30-40 días, durante los cuales irán cambiando de aspecto. Sólo deberás alarmarte en caso de que presenten muy mal olor.

Otra falsa idea que me sorprende es que aunque se pierden entre 6 y 8 kilos durante el parto, la tripa no desaparece de golpe con el parto. El  cuerpo tarda tiempo en volver a su tamaño original y, además, el cuerpo tiene que expulsar el líquido que ha retenido en el embarazo.

Insisto en que la mayoría de las mujeres vuelven a su peso habitual entre 6 y 12 meses después de dar a luz. Esas imágenes de cuerpos perfectos recién salidos del hospital son confusos y alejados de la realidad.

Lo siento chicas, hay que ayudar con alimentación, ejercicios adaptados y descanso a recolocar todo en su sitio.

Hemorroides, caída de cabello… En fin, que tampoco quiero que os echéis a llorar (de verdad, que ¡¡merece la pena todo esto y mucho más!!)

Otros cambios durante el postparto

Debido al bajo tono de la vejiga en partos largos o instrumentados, y por efecto de la epidural, debes saber que también podemos presentar dificultades para la micción espontánea. Por tanto, tendrás que obligarte a una micción frecuente y vaciar correctamente la vejiga para ayudar a una mejor involución uterina.

Algo que siempre, y cuando digo siempre es que nos pasa a todas, es el miedo a esa primera vez sentadas en el servicio, el estreñimiento tras el parto es habitual. No te preocupes más de lo necesario y habla con tu médico para cualquier duda que puedas tener al respecto.

Si eres una Malamadre lactante, es muy probable que la menstruación no asome hasta que la finalices. ¡Por fin una buena noticia! Si se opta por lactancia artificial lo más normal es que regrese a los 30-40 días desde el parto. Importante: os recuerdo que no tener la regla no implica no poder quedarse embarazada… ¡Luego no quiero sorpresas! Y si las hay, que sean con conocimiento de causa.

Y por último, ojo con empezar a realizar deportes de impacto antes de estar recuperada, creo que ya conocéis los problemas que puede ocasionar tener un suelo pélvico dañado o no recuperado.

Cuándo acudir a un profesional durante el posparto

  • Fiebre de más de 38ºC.
  • Hemorragia importante.
  • La herida de la episiotomía o la de la cesárea se pone roja, se inflama o le supura pus.
  • Loquios malolientes.
  • Enrojecimiento, dolor exagerado en mamas o episiotomía.
  • Dolor torácico, náuseas o vómitos
  • Dolor o inflamación de una de las piernas.
  • Fuertes dolores de cabeza
  • Problemas para respirar.
  • Molestias urinarias.
  • Sospecha por tu parte, o la de tu entorno, de depresión posparto.

En estos casos, y en realidad, con cualquier duda, miedo o temor, acude a un profesional. Como he comentado anteriormente, hoy en día tenemos un amplio abanico de profesionales y herramientas que pueden ayudarnos a superar cualquier problema que podamos tener en esta etapa que considero tan importante.

Y no dudéis en preguntarme a mi cualquier duda, que tengo la enorme suerte de tener una buena red de profesionales a quien derivar.

Y vosotras Malasmadres, ¿tenéis alguna duda al respecto?, ¿cómo fue vuestro postparto?

Источник: https://clubdemalasmadres.com/que-es-normal-postparto/

El posparto | Dexeus Mujer

Puerperio después del parto

Los 9 meses de embarazo quedan muy lejos en la vuelta a casa.

El parto ahora se recuerda como un momento de gran emoción que dejó una profunda huella.

Nuestro hijo ya está aquí, es el centro de todo y todo gira a su alrededor.

Se deben tener en cuenta algunos aspectos importantes sobre la vuelta progresiva a la normalidad.

Señales de alerta

Este periodo se caracteriza por la predisposición a cualquier infección (mastitis, cistitis, endometritis, etc.). Al esfuerzo del parto se sumarán la anemia y la bajada de hierro que ocurre a lo largo del embarazo.

Si aparece cualquiera de estos síntomas hay que ponerse en contacto con el equipo médico:

  • Fiebre superior 38º C.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor al orinar y/o quemazón.
  • Dolor en piernas.
  • Dolor torácico y tos.
  • Dolor en episiotomía, herida de la cesárea o hemorroides.

Cambios corporales

El útero, que pesa al final del embarazo casi 1 kilogramo, va a recuperar en 10 días su tamaño y peso habitual (70 gramos). Los loquios son las pérdidas que provienen de la cicatriz de la placenta y duran de 3 a 6 semanas.

Debido a la posibilidad de que ello suponga una vía de entrada de infecciones, se extremará la higiene diaria (ducha y bidet) y se evitarán los baños, las relaciones sexuales y el uso de tampones hasta que las pérdidas cesen.

Si no hay lactancia materna, la menstruación reaparecerá alrededor del mes del parto.

Durante la primera semana se perderán de 6 a 8 kilogramos. Las hemorroides, varices de las piernas y el dolor de espalda irán mejorando poco a poco.

Nutrición y dieta

La alimentación ha de seguir siendo lo más equilibrada que se pueda. Tras la primera menstruación se producirá una pérdida más acentuada de peso.

Si la madre no lacta, se puede empezar un régimen progresivo de adelgazamiento. Si la madre lacta, necesita unas 600 kcal extras diarias y las necesidades de vitaminas y minerales van a ser similares a las del embarazo.

Cambios emocionales

Los cambios hormonales y sobre todo el cambio psicológico hacen que las nuevas madres tengan un estado anímico variable e incluso decaído.

Las madres adoptivas también sufren la depresión del tercer día y las madres de prematuros cuando el bebé ya está en casa. La depresión del tercer día es la más frecuente, y el 80% de las mujeres la presentan. Si esa depresión se acentúa y empeora, puede sobrevenir la llamada depresión puerperal, que suele precisar tratamiento.

En algunas ocasiones el nivel de estrés es tan elevado que podría aparecer, en personas predispuestas, una psicosis puerperal.

Ejercicio y deporte

Antes de iniciar el fortalecimiento de los abdominales ha de haberse fortalecido la musculatura del suelo pélvico.

Iniciada precozmente, la rehabilitación en el posparto puede prevenir la aparición de trastornos más importantes en el suelo pélvico.

Esta recuperación consiste en que la mujer integre la musculatura del suelo pélvico dentro de su esquema corporal e intente percibir sus esfínteres y músculos perineales volviendo a adquirir, poco a poco, la tonicidad de sus músculos.

Cuando cesen los “loquios”, nadar o caminar ayudarán a mejorar la circulación muy pronto. Para volver a practicar la mayoría de deportes, se aconseja esperar a finalizar la lactancia y si no se lacta, esperar unos 3 meses para que el suelo pélvico y la espalda estén algo recuperados y fortalecidos.

No hay que tener nunca prisa para recuperar la figura; es normal que los primeros días la madre se sienta gorda, con senos hinchados y vientre blando y abultado. El cuerpo necesitará de 3 a 6 meses para estar de nuevo en forma.

Trabajo. Baja maternal

Es normal en este periodo no poder con todo el trabajo de una casa sola. Habrá que organizar previamente las cosas y contar con ayuda como mínimo el primer mes.

En el propio hospital el padre recibirá un informe del parto para tramitar la baja maternal.

La baja maternal hace referencia al período de descanso al que tienen derecho los trabajadores que van a ser padres. En España pueden disfrutar de 16 semanas de baja, ampliables en caso de parto múltiple a 2 semanas más por cada hijo a partir del segundo.

La madre es quien elige cómo distribuir ese período, antes o después del parto, pero como mínimo 6 de las 16 semanas de descanso las ha de disfrutar obligatoriamente ella después del parto. Las otras 10 pueden repartirse, si se desea, entre la madre y el padre de forma simultánea o consecutiva, sin olvidar que no son 10 semanas para cada uno sino 10 entre los dos.

Los períodos citados pueden disfrutarse en régimen de jornada completa, pero también a tiempo parcial, siempre que el empresario esté de acuerdo o el trabajador tenga derecho a ello porque así lo establece el convenio de su sector.

Después de la baja materna, en España, los trabajadores con niños pequeños gozan de algunas ventajas (reducción de jornada, excedencias…) que les ayudan a hacer compatibles la vida familiar y laboral.

La mayoría de estos derechos figuran en el Estatuto de los Trabajadores y sus sucesivas modificaciones como, por ejemplo, la Ley de Igualdad de marzo de 2007, pero también conviene consultar el convenio colectivo de la empresa o el sector laboral al que pertenece la empresa, porque a veces incluyen mejoras.

La sexualidad

Las dificultades al reanudar las relaciones sexuales son frecuentes pero transitorias. Hay que darse tiempo; el bebé tan sólo ha de ser un obstáculo en términos de disponibilidad horaria.

Puede existir mayor sequedad y dolor en el coito por falta hormonal durante la lactancia. Se le conoce con el nombre de “vulvitis de la nodriza”. Esta dispareunia o “dolor al coito” desaparece con el uso de cremas hormonales y por supuesto al dejar la lactancia.

Nuestra cultura occidental crea estereotipos, que llegan a hacer pensar que la sexualidad sólo tiene un ritmo durante toda la vida y una sola forma de satisfacción (genital) y que vamos a ser evaluados según estos criterios.

La vida tiene muchas dimensiones y la sexualidad se puede expresar y disfrutar de muchas maneras. Nunca se tendría que vivir la maternidad como una época que deba ser sexualmente inactiva.

Источник: https://www.dexeus.com/informacion-de-salud/enciclopedia-ginecologica/obstetricia/el-posparto

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: