¿Qué es bueno para los parásitos en los niños?

Cómo detectar y eliminar los parásitos intestinales en niños | OSPAT

¿Qué es bueno para los parásitos en los niños?

Anemia, apetito, bajo peso, crecimiento retrasado, alteraciones en el rendimiento escolar, cansancio.

Cuando los niños presentan algunos de estos síntomas, muchas veces se debe a que están afectados por parásitos intestinales que contrajeron al tomar agua contaminada, comer alimentos en mal estado o haber estado en contacto con animales o suelo infestado. Estos síntomas suelen confundirse con otras afecciones y de no tratarse a tiempo pueden ocasionar problemas serios de salud.

Si bien la mayoría de los parásitos afectan el sistema digestivo, también pueden hallarse en el corazón o hígado y en algunos casos pueden llegar hasta el cerebro.

Existen distintos tipos de parásitos. Los más frecuentes son las áscaris (lombrices), oxiuros, helmitiasis y la taenia solium (solitaria). Éstos suelen encontrarse en el intestino de la persona infectada. En zonas tropicales rurales se desarrolla la uncinariasis (parásito que penetra por pies y manos).

Los huevos de algunos parásitos como los oxiuros son resistentes fuera del cuerpo y sobreviven hasta dos semanas.

Los huevos se diseminan por el ambiente, especialmente en dormitorios (sábanas, ropa interior, alfombras) y baños (inodoro, toallas), por eso es frecuente el contagio dentro de una misma familia.

Otros parásitos se contagian a través del agua, ya que  se encuentran en lagos, ríos, fuentes o piletas.

Los animales domésticos infestados son también transmisores de parásitos. A través de las heces contaminan el suelo o la tierra de los parques, lugares donde los niños juegan y luego se llevan las manos a la boca.

También se registran casos en los que el contagio se produce a través del consumo de carne cruda o mal cocida de animales infestados (anisakis en el caso de los pescados o triquinosis en la carne de cerdo), o de otros alimentos en contacto con la tierra, como frutas y verduras.

Los parásitos intestinales afectan sobre todo a los niños, provocándoles disminución del desarrollo físico y mental, lo que puede potenciarse cuando se suma a un estado nutricional deficiente.

La Organización Mundial de la Salud los considera una de las principales causas de morbilidad, ligada a la pobreza y relacionada con inadecuada higiene personal, incorrecta manipulación de los alimentos crudos, falta de servicios sanitarios, falta de provisión de agua potable y contaminación fecal del ambiente.

El tratamiento de este tipo de parásitos suele ser sencillo. En la mayoría de los casos alcanza con una sola dosis de un medicamento prescrito por el médico. Las personas afectadas pueden hacer vida normal y no necesitan dietas especiales. Por lo general, los síntomas suelen desaparecer durante la primera semana de tratamiento.

Señales comunes en caso de contraer parásitos intestinales

  • Dolor en la zona abdominal. Malestar punzante o retortijones.
  • Cambio en el apetito. Los parásitos necesitan alimentarse y consumen la mayoría de los nutrientes.
  • Diarrea. Puede presentarse con sangre o lombrices en las heces. Cuando hay parásitos en las heces, significa que hay demasiados y necesitan ser liberados.
  • Tos seca. Algunos parásitos suelen alojarse en el esófago, fundamentalmente las larvas, lo que provoca tos.
  • Picazón. La picazón en la zona anal es un síntoma claro de la presencia de parásitos intestinales.
  • Fiebre
  • Vómitos

Cómo prevenir el contagio

  • Lavarse las manos principalmente después de ir al baño y antes de comer.
  • No comer carne ni verduras crudas o frutas sin lavar.
  • Hervir el agua para beber por lo menos un minuto, en especial si la tomarán lactantes y niños.
  • Intentar no tragar agua al nadar en piletas.
  • No caminar descalzo o con ojotas en suelos de tierra o arena húmedos.
  • Lavar la ropa, la ropa de cama y los juguetes con frecuencia. Tanto sábanas como toallones y ropa interior se recomiendan lavarlos en agua caliente (60º C) para eliminar los huevos.
  • Ducharse por la mañana.
  • Limpiar los ambientes con aspiradora para eliminar los huevos.
  • Llevar los animales domésticos al veterinario para que comprobar si tienen lombrices.

PENSAR SALUD

Download Nulled WordPress ThemesDownload WordPress ThemesDownload Nulled WordPress ThemesDownload Best WordPress Themes Free Downloaddownload udemy paid course for freedownload coolpad firmwareDownload WordPress Themesudemy course download free

parásitos | salud niños

Notas relacionadas

Источник: https://www.ospat.com.ar/blog/como-detectar-y-eliminar-los-parasitos-intestinales-en-ninos/

¿Qué es bueno para los parásitos en los niños?

¿Qué es bueno para los parásitos en los niños?

Indice

  • Los parásitos en niños
  • ¿Qué remedios hay para los parásitos en niños?

Los parásitos en niños

Los parásitos en niños suelen ser un tema de higiene que se puede corregir con la supervisión de su salud, pero a veces todavía son muy pequeños y hacen las cosas sin estar conscientes totalmente de los riesgos de tener las manos sucias y llevarlas a su boca.

En épocas antiguas, cuando la higiene no era tan valorada como en nuestros días, se podía ver que muchas personas tenían parásitos intestinales, pero con el avance de la sociedad se ha logrado disminuir en número de personas que enferman así.

De cualquier manera, los niños siguen siendo un blanco claro por tener parásitos ya que al ser tan pequeños no están al pendiente de no ensuciarse, se pueden llevar cosas sucias a la boca o no se lavan las manos cada vez que se necesita.

Muchas enfermedades se pueden contagiar por el tacto, por ello es que hace muchos años la gente se enfermaba tanto, ya que el hábito de lavarse las manos cada vez que estaban sucias no era bien visto, hasta que se descubrió que esto incrementa bastante el promedio de vida de una persona.

Por esta razón debes tener mucho cuidado con que tu hijo tenga una buena higiene para también tener buena salud, ya que al ser apenas un niño no conoce los peligros de estar jugando en la tierra o tocando cosas que no sabe que están sucias y lo pueden enfermar.

No se trata de que evites que tu hijo salga de la casa y viva dentro de una burbuja, porque en realidad estar en contacto con todo esto le ayuda a mejorar su sistema inmunológico, pero a veces hay que tener cierto cuidado y ayudarlos a estar limpios.

De cualquier forma es normal ver que los bebés se enferman o llegan a tener parásitos, por lo que lo primero que debes hacer es saber identificar los síntomas y llevarlo al doctor para que le dé un tratamiento.

En el caso de las lombrices, también llamadas oxiuros, se transmiten por la inhalación o ingesta de los quistes de protozoos, huevos o larvas de gusanos.

Esto puede ser porque tu hijo tocó algo que estaba contaminado y después se llevó las manos a la boca, incluso puede ser que tuvo contacto con otro niños con lombrices.

Consumir alimentos que fueron regados con agua fecal también es una manera de contagiarse, aunque es más común encontrarlos en zonas donde los niños suelen jugar como parques, guarderías o albercas.

¿Qué remedios hay para los parásitos en niños?

El ajo es un alimento conocido por ayudar a expulsar los parásitos que lleguen a entrar al cuerpo; se puede comer entero y fresco por las mañanas, aunque una manera rica de comerlo es en caldo.

La planta de hidrastis se suele tomar en infusión, debido a que elimina parásitos que llegan a comprometer tejidos en el cuerpo.

Hoy en día puedes encontrar tiendas naturales en muchas plazas comerciales en las que venden extracto de pomelo que te puede aportar propiedades antimicrobiales y antihongos.

Las semillas de calabaza sirven para limpiar el intestino, por lo que se recomienda que las mezcles con un jugo de alguna fruta y lo bebas después de ingerir algún laxante, para así lograr limpiar los intestinos de la mejor manera.

El mejor consejo para evitar que tu hijo tenga parásitos es que le ayudes a tomar el hábito de lavarse las manos después de jugar y siempre antes de comer, salir de casa, llegar a la casa o dormir.

También te recomendamos que tengas mucho cuidado con lo que comes, siempre desinfecta las frutas y verduras antes de consumirlas, así puedes evitar tener parásitos en la familia.

Oxiuros

Definición:

Los oxiuros son gusanos pequeños de color blanco que viven en los intestinos. Las infecciones por oxiuros son comunes en los niños pequeños y son fáciles de tratar.

Generalmente, los niños se infectan al tocar los huevos de los oxiuros inadvertidamente y llevarse luego los dedos a la boca. Los huevos son ingeridos y finalmente eclosionan en el intestino delgado.

Los oxiuros maduran en el colon.

Síntomas:

Dificultad para dormir debido al prurito que ocurre durante la noche. Prurito intenso alrededor del ano. Irritabilidad causada por el prurito y la interrupción del sueño.

Irritación e infección de la piel alrededor del ano debido al rascado constante. Irritación o molestia vaginal en niñas pequeñas (en caso de que un oxiuro adulto entre en la vagina en vez del ano).

Pérdida del apetito y de peso (poco común, pero puede ocurrir en infecciones severas).

Tratamiento:

Medicamentos antiparasitarios.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/cuidados-infantil/que-es-bueno-para-los-parasitos-en-los-ninos-8712

Tiene lombrices: qué hacer para eliminarlas

¿Qué es bueno para los parásitos en los niños?

Cuando el niño tiene el culito irritado y le pica continuamente, es probable que tenga lombrices. Se trata de unos molestos parásitos, que también se conocen como oxiuros.

Sepamos más sobre sus síntomas, sus causas y sus posibles tratamientos.​ Tener lombrices es tan antiguo como el ser humano, y no se puede decir que sea un trastorno que se haya logrado erradicar o reducir a unos casos esporádicos, como la difteria, por ejemplo. Por el contrario, los oxiuros siguen estando a la orden del día.

Qué son las lombrices

Las lombrices intestinales, también llamadas oxiuros, son unos pequeños gusanos de color blanco. Son unos parásitos que anidan en el intestino grueso y en el recto, en la zona anal, entre las nalgas o, en el caso de las niñas, entre los labios menores y mayores; más raramente, se encuentran en las heces del niño.

Una vez ingeridos, los huevos se abren en el interior del intestino y las lombrices alcanzan su madurez al cabo de 2-6 semanas. Las hembras tienen un color blanco y miden en torno a un centímetro.

Durante la noche, los oxiuros depositan los huevos en la zona de alrededor del ano. Con su movimiento, provocan un picor intenso. El pequeño se rasca, está muy inquieto, tiene el sueño agitado y se despierta varias veces durante la noche.

Cuáles son los tipos de lombrices en niños

Las lombrices que más afectan a los niños suelen ser los oxiuros y las áscaris. Sin embargo, existen otros parásitos intestinales, como la Giardia Lamblia, más pequeños, que pueden pasar inadvertidos por los padres al no provocar síntomas.

Conozamos en detalle los tipos de lombrices que pueden afectar a los niños y cuáles son sus síntomas.

Los áscaris

Los áscaris son poco frecuentes, pero sí son los parásitos más grandes que pueden afectar al organismo. Tienen más o menos el tamaño de un lápiz pequeño.

Sin embargo, a pesar de su tamaño, pasan inadvertidos por los padres. ¿Por qué? Porque no ocasionan síntomas relevantes. Por ejemplo, el niño no rechina los dientes.

La única forma de diagnosticarlos es cuando los padres los ven en las heces o en el vómito.

Los oxiuros

Son los parásitos que afectan de forma más frecuente a los niños. Son pequeños, más o menos miden un centímetro o menos de largo. Se transmiten al ingerir alimentos o tierra contaminada. También a través del polvo, la ropa interior o cualquier otra prenda u objeto que estén contaminado por los huevos del parásito.

Lo oxiuros sí que provocan síntomas, como picor del ano durante la noche. Y es que es cuando la hembra del parásito sale por las noches a poner los huevos en la parte exterior del ano.

Debido al picor, el pequeño duerma mal. En algunos casos, la presencia de este parásito también ocasiona dolor abdominal y falta de apetito.

La vulvovaginitis es otro síntoma muy común en las niñas, debida al rascado.

La lambliasis

Es una infectación causada por un parásito que se llama «Giardia lamblia». Es muy frecuente, ya que casi uno de cada 10 niños, entre los dos y los seis años, ha contraído este parásito. Su tamaño es microscópico y no se ve a simple vista.

Su contagio es muy frecuente entre los lactantes y preescolares, especialmente si asisten a guarderías. Su presencia puede no causar síntomas, pero si los causa suelen ser diarreas alternadas con fases de estreñimiento, gases, inapetencia, hinchazón abdominal y pérdida de peso.

Los quistes de Giardia

Son parásitos muy resistentes a la cloración del agua, pero no a la ebullición del agua, que debe ser de solo un minuto.

Este parásito produce diarrea muy acuosa, que desprende muy mal olor. En ocasiones, tambié provoca vómitos y dolor abdominal.

Las amebas

Estos parásitos son muy frecuentes en países subdesarrolados, debido a que sus aguas y alimentos suelen estar contaminadas. Sus síntomas más comunes son diarrea acuosa y frecuente, generalmente con moco y sangre. En otros casos, puede provocar otros síntomas menos graves, como diarrea, dolor en el abdomen, falta de apetito y, a veces, fiebre.

Los anisakis

Los anisakis son unos parásitos del pescado, presentes cuando éste se consume fresco o poco cocinado. Sus larvas producen anisakiasis, una enfermedad que se caracteriza por unas diarreas muy acentuadas y la aparicion de habones que provocan prurito después de su ingesta.

Por esta razón, se aconseja congelar el pescado antes de su consumo durante un mínimo de 48 horas. Otra opción es cocinar el pescado durante más de 20 minutos a una temperatura superior a 60º C.

Cómo saber si el niño tiene lombrices

– Los síntomas de infestación empiezan a presentarse, más o menos, un mes después del contacto. Éste es el tiempo que el parásito necesita para hacerse adulto y reproducirse. Picor, escozor y dermatitis en la zona del culito son los síntomas más comunesde la infestación.

– Estos síntomas se presentan, generalmente, durante la noche. Por eso, el insomnio con el consiguiente estado de irritabilidad y nerviosismo, es otro de los posibles síntomas.

– Como consecuencia de la infección parasitaria, el niño puede presentar un malestar general, que va desde el cansancio hasta la inapetencia a la hora de comer. También puede padecer fiebre. Además, pueden ser responsables de que el niño no pueda retener el pipí durante el sueño, puesto que el picor puede impedirle controlar la vejiga.

– Para estar seguros de que el niño ha contraído oxiuros, es necesario hablar con el pediatra. El médico, si lo considera necesario, para efectuar el diagnóstico, prescribirá el scotch test, un sencillo examen de laboratorio. Pero, antes de visitar al pediatra, ya podemos hacer una primera comprobación en casa.

– Cuando el niño se vaya a la cama o poco después de que se despierte, los papás podéis buscar las lombrices en el culito. Con una luz intensa, si el niño está infestado, podréis ver cómo las hembras salen del organismo para depositar sus huevos. Además, podéis observar las heces del pequeño. Si está infestado, sus caquitas contendrán filamentos blanquecinos.

Cómo se contagian las lombrices

El contagio se produce en ambientes de colectividad. Un niño que ya ha contraído la infestación toca un objeto y, sin darse cuenta, deja allí los microscópicos huevos que tenía bajo las uñas después de haberse rascado o de haber ido al baño. Cuando el otro niño toca el mismo objeto, recoge los huevos.

No obstante, la infestación sólo se produce si el niño se mete las manos (o el objeto) en la boca. Es decir, el contagio sólo se da si se ingieren los huevos. 

Cómo eliminar las lombrices

Para eliminar los oxiuros o lombrices, es suficiente con realizar un tratamiento sencillo y rápido.

Se trata de una única administración, por vía oral, de un fármaco antiparásito.

La ingestión de este fármaco debe repetirse al cabo de 10-20 días, para tener la seguridad de que no hayan nacido nuevas lombrices de huevos que se han abierto después de la primera administración.

Algunos médicos consideran que es útil tratar a todos los miembros de la familia para eliminar la infestación. Las personas que sufren mayor riesgo de contraer oxiuros son los que duermen en la misma habitación del niño.

Cómo evitar su contagio

Si ya las has localizado y estás intentando eliminarlas, es muy importante que tomes algunas precauciones para evitar el autocontagio.

– El niño deberá lavarse bien las manos después de ir al baño.

– Mantén siempre sus uñas muy cortas y limpiáselas con un cepillito, con el fin de eliminar los huevos que pueden encontrarse debajo de las mismas.

– Presta atención a que no se chupe el pulgar.

– No permitas que chupe objetos del suelo.

– Lava en la lavadora a 60-90ºC su ropa interior y la de uso común para toda la familia con un producto desinfectante.

– Por precaución, de noche, cuando el picor sea más intenso, ponle unos guantes para evitar que los huevos queden pegados en las uñas.

Remedios naturales contra parásitos

Aunque siempre que el niño o la niña sufra síntomas compatibles con la presencia de parásitos intestinales, como lombrices, es necesario que el pediatra realice un diagnóstico y prescriba un tratamiento, también existen ciertos “remedios caseros”.

A modo informativo, te explicamos cuáles son algunos de estos remedios naturales, que se han ido utilizando desde tiempos inmemoriales para combatir las lombrices en niños, dadas sus propiedades antiparasitarias.

En cualquier caso, siempre es el pediatra quien debe aconsejar el tratamiento más adecuado para los oxiuros, siendo estos remedios únicamente complementos del tratamiento indicado.

Menta y hierbabuena

Su acción antihelmíntica natural favorecería la eliminación de los parásitos. Se puede tomar poniendo unas hojas de menta en infusión en un vaso de leche hirviendo. Cuando la leche esté templada, se puede beber.

Ajo

Las propiedades antisépticas son de sobra conocidas. En este caso, el ajo se puede usar para aromatizar un aceite de oliva con unos ajos machacados. Se puede usar para condimentar los platos del niño.

Este aceite también se puede aromatizar con unas hojas de tomillo y de romero, que acentuarán la acción antiséptica.

Tomillo

El tomillo contiene timol, una sustancia de efecto antibacteriano, que puede eliminar hongos y parásitos. Asimismo, contribuye al bienestar del sistema digestivo.

Se prepara una infusión con un litro de agua y un par de cucharadas de hojas de tomillo y se va bebiendo.

Limón

El zumo de limón también tiene propiedades antifúngicas y ayuda a eliminar sustancias extrañas del organismo. Mezclado con zumo de zanahoria es excelente.

Artemisa

La infusión de artemisa, también conocida como hierba de San Juan, es estupenda para eliminar los parásitos intestinales por sus propiedades antiparasitarias.

Anís

La infusión de anís también tiene acción antihelmíntica, y puede servir para complementar el tratamiento contra los parásitos intestinales.

Árbol de té

El aceite esencia de árbol de té es un potente antiparasitario intestinal, y sirve para combatir diferentes tipos de parásitos. No obstante, como todos los aceites esenciales, no debe administrarse a niños.

(Te interesa: Enfermedades en niños)

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/enfermedades/enfermedades-infantiles/lombrices-4326

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: