¿Qué es un granuloma umbilical?

¿Qué es un granuloma umbilical?

¿Qué es un granuloma umbilical?

Indice

El granuloma es una masa o bulto de color rosado que se queda en el ombligo del bebé una vez este se ha caído. Esta masa o bulto redondeado se puede observar mientras el ombligo está cicatrizando. Es una masa bien definida de superficie lisa y color rosado que en ocasiones puede estar cubierta por una especie de moco pegajoso, y en otras supurar un fluido amarillento.

No aparece en todos los bebés y su causa se desconoce, pero los expertos aseguran que esto tiene que ver con la forma en que el tejido se va curando y en cómo se separa el cordón umbilical del bebé, pero que, por supuesto, nada tiene que ver con la cura del cordón por parte del adulto. Pero cuando aparece hay que tratarlo. ¿Por qué? Principalmente porque el granuloma umbilical tiende a crecer convirtiéndose de manera irremediable en el punto de entrada de infecciones umbilicales. Y aunque existen diversas formas de tratarlo, en todo caso lo hará su pediatra.

Los granulomas más pequeños deberán ser tratados con la aplicación tópica de nitrato de plata, una sustancia que seca la lesión y que no causa daños al bebé, pues el granuloma no tiene nervios.

Sin embargo, los padres pueden notar que después de dos o tres aplicaciones de nitrato de plata este no se cura o tiene un color rojizo.

Si esto sucede lo más probable es que un trozo de tejido esté conectado a la vejiga (onfalocele) o al intestino (persistencia conducto onfalomesentérico), aunque ambos casos suelen ser bastante raros.

El onfalocele es un defecto congénito, una anomalía que aparece antes del nacimiento a medida que el feto se forma en el útero materno. Algunos de los órganos abdominales sobresalen a través de un orificio de los músculos en la zona del cordón umbilical.

Por su parte, el conducto onfalomesentérico es una estructura embrionaria que comunica al saco vitelino con el intestino medio y que generalmente desaparece entre la quinta y la novena semana de vida intrauterina.

Pero no debemos alarmarnos pues el porcentaje de que esto se produzca es mínimo.

En relación con el tratamiento probablemente lo más seguro y cómodo sea aplicar sal común de cocina.

Con las manos limpias se cubrirá el granuloma con una pizca de sal, se pondrá encima una gasa y se mantendrá durante veinte minutos aproximadamente. Tras esto la sal se retirará utilizando una gasa limpia húmeda.

Este procedimiento debe repetirse dos veces al día durante tres días y lo mejor es hacerlo mientras el bebé duerme.

Al cabo del segundo y el tercer día (al igual que con el nitrato de plata) el padre notará que el granuloma en el ombligo del bebé se ha reducido enormemente, que cambia de color y se va curando. Si no sucede eso, deberá volver a consultar al pediatra.

Infección en el ombligo. ¿Cómo sabemos si está infectado?

La infección en el ombligo del recién nacido es lo que conocemos como onfalitis.

La onfalitis o infección del ombligo en el recién nacido puede tener consecuencias muy graves dada la inmadurez de su sistema inmunitario.

Se produce con muy poca frecuencia, pero lo cierto es que esta infección es peligrosa por lo que es muy importante desinfectar bien el ombligo del bebé para evitar contraerla.

El primer signo de la onfalitis es que el ombligo huela mal. De hecho, si el cordón umbilical está anormalmente húmedo, presenta secreciones purulentas y turbias y además huele a “podrido” los padres deberán consultar de inmediato al pediatra.

Junto al mal olor, el enrojecimiento de la zona alrededor del ombligo, la supuración, que el bebé tenga fiebre mayor de 38ºC o que incluso llore cuando el adulto le pasa la mano por el ombligo también podrían ser síntomas indicadores de la onfalitis, por lo que también habrá que acudir al pediatra de inmediato.  

¿Qué hacer para evitar que el ombligo del bebé se infecte?

Para prevenir la infección de ombligo lo más importante es la higiene. Es fundamental lavarse siempre las manos antes y después de tocar el ombligo del bebé.

Después habrá que limpiar el ombligo con toques de toallita, algodón o bastoncillos limpios y humedecidos en alcohol. Esta limpieza se hará con firmeza, pues el área umbilical no tiene sensación por lo que el alcohol no quema.

Si el cordón ya se ha caído habrá que verter un poco de alcohol en la cavidad y retirarlo al cabo de dos o tres minutos.

Sin embargo, si el cordón umbilical aún está unido, se limpiará por debajo levantándolo y moviéndolo de lado a lado. No pasa nada si este se mancha con las heces, pero si ocurre lo único que se debe hacer es limpiar el área con mucha agua y después con alcohol. Con ello podrán evitarse muchas infecciones. 

Los expertos del Servicio de Neonatología del Hospital de León en su informe “Patología Umbilical Frecuente” recogen en relación a los cuidados del cordón umbilical que la necesidad del conducto vitelino y los vasos que quedan en el cordón umbilical rodeados de la gelatina de Warthon desaparece en la vida extrauterina, y que después de la ligadura queda un remanente adherido a la pared abdominal, que sufriendo un proceso de momificación o gangrena seca se desprende finalmente entre el día 5 y 15 de vida quedando una herida granulosa, cubierta por piel y peritoneo en el fondo, y finalmente la cicatriz en forma de saco que es lo que conocemos como ombligo.

Dentro de las primeras 48 horas de vida, el ombligo se coloniza con microorganismos del canal de parto y de las manos de los cuidadores en el 99% de los casos.

Por eso, tal y como afirman los investigadores de este estudio, “en nuestro medio se recomienda el aseo del cordón umbilical con alcohol 70% que envuelva el cordón evitando el contacto con el pañal”. Médicos y pediatras de todo el mundo consideran que el cuidado del pañal es fundamental a la hora de proteger el cordón umbilical.

Cuando lo hagas deberás utilizar toallitas húmedas (sobre todo cuando el pañal esté muy sucio) y aplicar un bálsamo o vaselina antes de poner el pañal para prevenir, además, la dermatitis del pañal.

Por último, para terminar de proteger adecuadamente el cordón umbilical y, por supuesto, a tu bebé, deberás cuidar el muñón del cordón umbilical (dura entre diez días y tres semanas después del parto) y limpiarlo con una gasa en cada cambio de pañal, limpiar el área del cordón umbilical a fondo para quitar cualquier residuo húmedo y, por último, asegurarse siempre de que el cordón quede en contacto con el aire o utilizar pañales con recorte umbilical.

Granuloma umbilical

Definición:

Es una reacción inflamatoria que produce una secreción mucoide o mucupurulenta del ombligo después de que éste se caiga.

Síntomas:

Puede verse un botón rojizo pálido o rosado en la profundidad del ombligo y presenta secreciones purulentas. También puede proyectarse fuera de la cavidad.

Tratamiento:

Cauterizar la herida con nitrato de plata durante varios días hasta que se seque.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/salud-bebe/que-es-un-granuloma-umbilical-9947

¿Tu hijo tiene un granuloma umbilical? ¿Qué hacemos?

¿Qué es un granuloma umbilical?

El otro día una compañera matrona preguntó en por un «tratamiento natural» que le habían comentado del granuloma umbilical. ¿Quieres saber qué es? Y, ¿cómo tratarlo? Vamos a ello.

¿Qué es el cordón umbilical?

El cordón umbilical es una estructura que proporciona flujo sanguíneo al bebé mientras está en la barriga de su madre durante el embarazo. Une al feto con la placenta. Si lo mirásemos por dentro, el cordón tiene dos arterias y una vena, que están recubiertas por una gelatina que se conoce como gelatina de Warthon.

Una vez que el bebé nace, el cordón ya no es necesario, por lo que se corta. Durante las primeras semanas de vida, el muñón de ese cordón umbilical se seca y se separa del abdomen del bebé, dando lugar al ombligo.

¿Cómo curar el cordón correctamente? Se han recomendado muchas soluciones distintas para curarlo a lo largo de los años, pero aquí tienes una entrada maravillosa de mis compañeros Gonzalo y Elena del blog Dos Pediatras en Casa, que te lo explican genial, vídeo incluído. Yo no lo voy a explicar mejor.

¿Qué anomalías podemos encontrar una vez que se cae el cordón?

Pues tenemos diferentes posibilidades:

  1. Hernia umbilical.
  2. Infecciones de la zona.
  3. Anomalías del uraco.
  4. Masas.

En esta entrada quiero hablarte de la masa más frecuente que puede ocurrir una vez que se cae el cordón: el granuloma umbilical.

¿Qué es un granuloma umbilical?

Es un tejido blandito y rosado-rojizo que aparece en la zona del ombligo al caer el cordón. Habitualmente está pedunculado y su tamaño varía entre 3 y 10 mm.

Su formación se debe a un exceso de tejido que persiste en la base del ombligo y se detecta una vez que el cordón se cae.

¿A qué se debe el granuloma umbilical?

La causa exacta se desconoce. Está relacionado con la forma de cicatrización y cómo se separa ese cordón. Aunque sí que es más probable que ocurra si ha habido inflamación del cordón umbilical, normalmente debido a una infección, lo que hace que se retrase su caída.

¿Cómo sabemos que es un granuloma umbilical y no otra cosa?

Pues viéndolo. No necesita ninguna radiografía ni ninguna prueba de comprobación. Si ves que tu hijo tiene una lesión que te sugiere esto, pide cita sin alarmarte con tu pediatra para que te lo confirme. Hay otras lesiones del ombligo que se pueden confundir y que alguien que sepa debe diferenciar.

Lo primero que podrías preguntarte es: ¿es realmente necesario tratar el granuloma umbilical?

Definitivamente sí. Es una zona en la que el ombligo no se está cerrado correctamente, con un tejido que puede ser puerta de entrada de diferentes infecciones.

¿Cómo tratamos el granuloma umbilical?

Tenemos varias formas de hacerlo. Sea cual sea, siempre os la debe indicar un profesional sanitario.

Durante mucho tiempo el tratamiento más usado ha sido el nitrato de plata (que aún se sigue usando). Son unas barritas que se aplican una o dos veces por semana durante varias semanas. Sin embargo, lo normal es que con una o dos aplicaciones esté el problema resuelto. Con el nitrato de plata siempre hay que llevar mucho cuidado, ya que puede hacer quemaduras o teñir la piel de alrededor.

Hay un estudio con 30 bebés sobre el uso de corticoides para solucionar el granuloma umbilical, pero otros autores afirman que no es lo recomendable debido a la posibilidad de efectos secundarios y que los estudios anteriores usan una muestra de tamaño muy pequeño. Sinceramente, creo que tenemos otras posibilidades de tratamiento mucho mejores. Para mí, desechado.

Ahora viene «lo natural», una técnica para solucionar el granuloma que llevamos usando ya una serie de años. La aplicación de sal común en la zona. Sal, sí, sal de la de mesa.

Es indolora, inocua y se puede hacer en casa si te la indican. Mano de santo, casi mágico. Aquí te dejo la explicación de cómo se hace por mis compañeros de El Gipi.

También te dejo unas imágenes de proceso y resultado posterior.

¿Y si nos fallan los tratamientos disponibles?

No es lo normal, pero podría ser. En casos en lo que no mejora con nitrato de plata, se podría ligar el muñón con un hilito en la consulta. No duele nada. Es importante antes de ligar nada, descartar que eso sea una hernia u otro tipo de masa, como un pólipo umbilical. Si la cosa sigue sin resolverse ligando, ahí si que la sospecha de que eso sea un pólipo es mucho más alta.

¿Cuál es tu experiencia con el cordón de tu hijo? Espero tus comentarios. ¿Te parece interesante? Pues comparte, seguro que será de utilidad también para otras familias

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

PD: Mil gracias a la madre del ombliguillo que sale en las imágenes por prestármelas para ilustraos.

Sígueme en:¿El post te ha resultado útil? ¡Ayúdame y puntúalo!(Votos: 4 Promedio: 3.3)

Posts relacionados

Источник: https://pediatra2punto0.com/granuloma-umbilical-que-hacemos/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: