Qué esperar en tu primera semana tras el parto

Contents
  1. El posparto | Dexeus Mujer
  2. Señales de alerta
  3. Cambios corporales
  4. Nutrición y dieta
  5. Cambios emocionales
  6. Ejercicio y deporte
  7. Trabajo. Baja maternal
  8. La sexualidad
  9. Posparto: resuelve todas tus dudas sobre la cuarentena
  10. ¿Qué es el puerperio?
  11. A la madre 
  12. Al bebé recién nacido   
  13. Cómo se controla el sangrado en el posparto
  14. ¿Cómo tengo que cuidar el periné?
  15. ¿Para qué sirve el masaje de periné posparto?
  16. ¿Cuándo puedo volver a tener relaciones sexuales después del parto?
  17. ¿Cuándo puedo empezar a tomar anticonceptivos?
  18. ¿Cuándo me puedo bañar tras dar a luz?
  19. ¿Cuándo realizar la visita posparto a la matrona?
  20. ¿Son útiles los grupos posparto?
  21. ¿Cuál es el horario de visitas de los familiares?
  22. ¿Cuándo puedo volver a comer jamón?
  23. El puerperio o post-parto. Embarazo y parto. Institut Marquès
  24. La lactancia
  25. ¿Si doy el pecho puedo quedarme de nuevo embarazada?
  26. ¿Cuándo hay que llamar al médico durante el posparto?
  27. Depresión posparto
  28. El embarazo y el recién nacido
  29. Qué esperar físicamente en las primeras semanas
  30. Qué esperar emocionalmente en las primeras semanas
  31. El proceso de recuperación
  32. Anticoncepción
  33. Amamantamiento
  34. Senos inflamados
  35. Cuidado para la episiotomía
  36. Ejercicio físico
  37. Hemorroides y estreñimiento
  38. Relaciones sexuales
  39. Incontinencia
  40. Qué más puede hacer para ayudarse
  41. Cómo obtener ayuda de otros
  42. Cuándo llamar al médico
  43. Qué esperar en tu primera semana tras el parto
  44. Cambios en el cuerpo
  45. ¿Cansada y triste?
  46. ¿Amor instantáneo?
  47. Las temibles visitas
  48. Adaptación al nuevo miembro de la familia

El posparto | Dexeus Mujer

Qué esperar en tu primera semana tras el parto

Los 9 meses de embarazo quedan muy lejos en la vuelta a casa.

El parto ahora se recuerda como un momento de gran emoción que dejó una profunda huella.

Nuestro hijo ya está aquí, es el centro de todo y todo gira a su alrededor.

Se deben tener en cuenta algunos aspectos importantes sobre la vuelta progresiva a la normalidad.

Señales de alerta

Este periodo se caracteriza por la predisposición a cualquier infección (mastitis, cistitis, endometritis, etc.). Al esfuerzo del parto se sumarán la anemia y la bajada de hierro que ocurre a lo largo del embarazo.

Si aparece cualquiera de estos síntomas hay que ponerse en contacto con el equipo médico:

  • Fiebre superior 38º C.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor al orinar y/o quemazón.
  • Dolor en piernas.
  • Dolor torácico y tos.
  • Dolor en episiotomía, herida de la cesárea o hemorroides.

Cambios corporales

El útero, que pesa al final del embarazo casi 1 kilogramo, va a recuperar en 10 días su tamaño y peso habitual (70 gramos). Los loquios son las pérdidas que provienen de la cicatriz de la placenta y duran de 3 a 6 semanas.

Debido a la posibilidad de que ello suponga una vía de entrada de infecciones, se extremará la higiene diaria (ducha y bidet) y se evitarán los baños, las relaciones sexuales y el uso de tampones hasta que las pérdidas cesen.

Si no hay lactancia materna, la menstruación reaparecerá alrededor del mes del parto.

Durante la primera semana se perderán de 6 a 8 kilogramos. Las hemorroides, varices de las piernas y el dolor de espalda irán mejorando poco a poco.

Nutrición y dieta

La alimentación ha de seguir siendo lo más equilibrada que se pueda. Tras la primera menstruación se producirá una pérdida más acentuada de peso.

Si la madre no lacta, se puede empezar un régimen progresivo de adelgazamiento. Si la madre lacta, necesita unas 600 kcal extras diarias y las necesidades de vitaminas y minerales van a ser similares a las del embarazo.

Cambios emocionales

Los cambios hormonales y sobre todo el cambio psicológico hacen que las nuevas madres tengan un estado anímico variable e incluso decaído.

Las madres adoptivas también sufren la depresión del tercer día y las madres de prematuros cuando el bebé ya está en casa. La depresión del tercer día es la más frecuente, y el 80% de las mujeres la presentan. Si esa depresión se acentúa y empeora, puede sobrevenir la llamada depresión puerperal, que suele precisar tratamiento.

En algunas ocasiones el nivel de estrés es tan elevado que podría aparecer, en personas predispuestas, una psicosis puerperal.

Ejercicio y deporte

Antes de iniciar el fortalecimiento de los abdominales ha de haberse fortalecido la musculatura del suelo pélvico.

Iniciada precozmente, la rehabilitación en el posparto puede prevenir la aparición de trastornos más importantes en el suelo pélvico.

Esta recuperación consiste en que la mujer integre la musculatura del suelo pélvico dentro de su esquema corporal e intente percibir sus esfínteres y músculos perineales volviendo a adquirir, poco a poco, la tonicidad de sus músculos.

Cuando cesen los “loquios”, nadar o caminar ayudarán a mejorar la circulación muy pronto. Para volver a practicar la mayoría de deportes, se aconseja esperar a finalizar la lactancia y si no se lacta, esperar unos 3 meses para que el suelo pélvico y la espalda estén algo recuperados y fortalecidos.

No hay que tener nunca prisa para recuperar la figura; es normal que los primeros días la madre se sienta gorda, con senos hinchados y vientre blando y abultado. El cuerpo necesitará de 3 a 6 meses para estar de nuevo en forma.

Trabajo. Baja maternal

Es normal en este periodo no poder con todo el trabajo de una casa sola. Habrá que organizar previamente las cosas y contar con ayuda como mínimo el primer mes.

En el propio hospital el padre recibirá un informe del parto para tramitar la baja maternal.

La baja maternal hace referencia al período de descanso al que tienen derecho los trabajadores que van a ser padres. En España pueden disfrutar de 16 semanas de baja, ampliables en caso de parto múltiple a 2 semanas más por cada hijo a partir del segundo.

La madre es quien elige cómo distribuir ese período, antes o después del parto, pero como mínimo 6 de las 16 semanas de descanso las ha de disfrutar obligatoriamente ella después del parto. Las otras 10 pueden repartirse, si se desea, entre la madre y el padre de forma simultánea o consecutiva, sin olvidar que no son 10 semanas para cada uno sino 10 entre los dos.

Los períodos citados pueden disfrutarse en régimen de jornada completa, pero también a tiempo parcial, siempre que el empresario esté de acuerdo o el trabajador tenga derecho a ello porque así lo establece el convenio de su sector.

Después de la baja materna, en España, los trabajadores con niños pequeños gozan de algunas ventajas (reducción de jornada, excedencias…) que les ayudan a hacer compatibles la vida familiar y laboral.

La mayoría de estos derechos figuran en el Estatuto de los Trabajadores y sus sucesivas modificaciones como, por ejemplo, la Ley de Igualdad de marzo de 2007, pero también conviene consultar el convenio colectivo de la empresa o el sector laboral al que pertenece la empresa, porque a veces incluyen mejoras.

La sexualidad

Las dificultades al reanudar las relaciones sexuales son frecuentes pero transitorias. Hay que darse tiempo; el bebé tan sólo ha de ser un obstáculo en términos de disponibilidad horaria.

Puede existir mayor sequedad y dolor en el coito por falta hormonal durante la lactancia. Se le conoce con el nombre de “vulvitis de la nodriza”. Esta dispareunia o “dolor al coito” desaparece con el uso de cremas hormonales y por supuesto al dejar la lactancia.

Nuestra cultura occidental crea estereotipos, que llegan a hacer pensar que la sexualidad sólo tiene un ritmo durante toda la vida y una sola forma de satisfacción (genital) y que vamos a ser evaluados según estos criterios.

La vida tiene muchas dimensiones y la sexualidad se puede expresar y disfrutar de muchas maneras. Nunca se tendría que vivir la maternidad como una época que deba ser sexualmente inactiva.

Источник: https://www.dexeus.com/informacion-de-salud/enciclopedia-ginecologica/obstetricia/el-posparto

Posparto: resuelve todas tus dudas sobre la cuarentena

Qué esperar en tu primera semana tras el parto

Ya has dado a luz y tienes a tu bebé en brazos. Las emociones te embargan, pero también muchas dudas sobre el posparto: cómo controla el sangrado, cómo cuidar el periné, consejos de higiene… En esta guía puedes leer las preguntas más frecuentes del puerperio, contestadas por una experta matrona.

¿Qué es el puerperio?

El puerperio es lo mismo que el posparto, es decir, el tiempo en que tarda el cuerpo de la mujer en recuperar el estado previo al embarazo. Se considera que este periodo dura 6 semanas, o 40 días y por ello también se denomina cuarentena. Se divide en:

•    Puerperio inmediato: las primeras 24 horas posparto, aunque como las dos primeras se suelen pasar en el área de paritorios, también pueden considerarse estas últimas como puerperio inmediato.

•    Puerperio hospitalario: desde el segundo hasta el séptimo día, aunque también suele considerarse el tiempo que permaneces ingresada el hospital.

•    Puerperio tardío: hasta completar los 40 días de posparto.

Las dos primeras horas posparto requieren una vigilancia y cuidado especial por parte de la matrona. Lo más habitual es permanecer en la misma sala donde estuviste dilatando dentro del área de paritorios, aunque la zona de estancia varía según la infraestructura y los recursos del hospital. 

Durante este tiempo es importante controlar:

A la madre 

  • Constantes vitales como tensión arterial, pulso, temperatura.
  • Grado de involución uterina: el útero se contrae para sangrar menos y empezar a reducir su tamaño.
  • Sangrado vaginal o loquios.
  • Estado del periné.
  • Control de la analgesia epidural, si se ha utilizado.
  • Primera micción (orina).

Al bebé recién nacido   

  • Adaptación a la vida extrauterina: respiración, frecuencia cardiaca, color y tono muscular…
  • Si el niño hace primera micción y/o deposición.
  • Comprobar que el bebé mantenga la temperatura corporal.

Si deseas lactancia materna, en estas dos primeras horas tras el parto tu matrona te ayudará a iniciarla. Durante este tiempo, todavía no se puede comer ni beber.

A las dos horas, si todo está bien, se suelen retirar los sueros y el catéter epidural, y se realiza el traslado a la planta de maternidad.

Una vez en planta se prueba tolerancia a líquidos y, si sienta bien, se puede beber y comer una dieta normal. A las dos horas de estar en la habitación puedes levantarte de la cama: la primera vez, despacio y siempre acompañada, pues es frecuente marearse. Se debe ir a baño e intentar realizar micción espontánea. Es importante vaciar frecuentemente la vejiga para sangrar menos.

Cómo se controla el sangrado en el posparto

La placenta al desprenderse en el alumbramiento deja una herida dentro del útero, que produce el sangrado vaginal, o loquios, en el postparto.

Es como una regla larga que puede durar de 2 a 4 semanas que debe ir a menos progresivamente. Para que el sangrado sea menor, el útero se contrae.

Estas contracciones se llaman entuertos, y puede molestar como una regla. Si se requiere, se pueden tomar analgésicos y/o antiinflamatorios.

Es importante controlar el sangrado, más exhaustivamente en las dos primeras horas tras el parto, para evitar que se produzca una hemorragia vaginal importante.

Para valorar el sangrado, se realizan masajes circulares en el abdomen, que ayuda a contraer el útero, y una compresión sobre el mismo, para valorar el sangrado.

Es una maniobra que puede ser molesta, pero es importante comprobar que no queden coágulos dentro del útero, para que pueda contraerse de forma eficaz y el sangrado sea menor. Como el útero apoya sobre la vejiga, es clave vaciarla frecuentemente para sangrar menos.

La lactancia materna es una medida eficaz para disminuir el sangrado posparto y evitar las hemorragias, pues el bebé, al succionar, estimula la liberación de oxitocina, que actúa contrayendo el útero, lo que disminuirá el sangrado y a largo plazo disminuye la anemia posparto.

¿Cómo tengo que cuidar el periné?

Tras el parto, el periné  puede estar algo inflamado. Es efectivo aplicar hielo en la zona en las primeras horas postparto, lo que puede repetirse a lo largo de la estancia en el hospital e incluso en casa.

La manera de aplicarlo es metido en un envase de plástico para que no pierda agua, y envuelto en un paño para que no sea directamente a la piel y evitar quemaduras.

Se deja 10 minutos y se retira, para evitar efecto rebote al retirarlo por excesivo tiempo de aplicación.

Es importante mantener la zona limpia y seca, especialmente si tienes puntos en el periné, bien por un desgarro o una episiotomía.

Se recomienda lavar la zona con agua y jabón, aclarar bien y secar a toques (para no tirar de los nudos), en la ducha diaria y tras hacer deposición.

Es importante utilizar compresas tocológicas (las maternales, hechas del algodón) específicas para el postparto, porque al no llevar plástico transpiran mejor. Hay que cambiarlas muy frecuentemente.

¿Para qué sirve el masaje de periné posparto?

Tras el parto, los músculos del periné deben recuperarse con ejercicios de suelo pélvico (los ejercicios de Kégel), que les otorgará fuerza y capacidad de sostener las vísceras que mantiene el suelo pélvico (vejiga, útero y recto), y que favorecerán el placer en las relaciones sexuales.

Si se ha requerido sutura en el periné (episiotomía), el masaje es un complemento a lo anterior; es efectivo para recuperar la flexibilidad de la cicatriz y perder el miedo al dolor que pueda surgir al reiniciar la actividad sexual. Puede empezar a realizarse una vez que se hayan caído los puntos.

La técnica es parecida a la realizada durante el embarazo: con aceite específico para el periné se hidrata la zona externa e interna y se realiza un suave masaje, calentando la zona con el movimiento de los dedos, y aplicando una presión creciente en intensidad durante el masaje y a lo largo de los días. No debe ser doloroso.

Si lo fuera, consulta con tu matrona.

¿Cuándo puedo volver a tener relaciones sexuales después del parto?

Depende de cada mujer, del tipo de parto que haya tenido, del deseo sexual…

Se recomienda esperar para tener relaciones sexuales con penetración hasta que los loquios hayan finalizado, y si se ha suturado el periné, hasta que los puntos se hayan caído y la herida cicatrizado. Una vez cumplido esto, se pueden reiniciar cuando la mujer lo desee.

El estado hormonal del posparto puede producir sequedad vaginal, por ello se recomienda utilizar lubricantes en las primeras relaciones sexuales. Es importante saber que aunque no haya menstruación, sí puede haber ovulación, y por tanto, riesgo de quedar embarazada de nuevo.

Después del embarazo: índice de preguntas⇒⇒

¿Cuándo puedo empezar a tomar anticonceptivos?

Al reiniciar la actividad sexual es fundamental utilizar anticonceptivos desde la primera relación para evitar embarazos no deseados. Los anticonceptivos más recomendados en el puerperio son el preservativo y la píldora. El preservativo puede utilizarse desde la primera relación sexual.

La píldora puede tomarse a partir de las seis semanas postparto, una vez que el estado general y circulatorio se ha recuperado. Es importante acudir a la matrona para que tome la tensión arterial y valore la necesidad de pedir una analítica previa al inicio de anticonceptivos y determine posibles factores de riesgo o la necesidad de derivar a un ginecólogo.

Las mujeres que den lactancia materna deben pueden usar la minipíldora, una píldora que no lleva estrógenos y no interfiere con la lactancia. Si se da lactancia artificial, puede tomarse la píldora combinada (normal). Siempre debe solicitarse en la farmacia con receta médica.

Para valorar un anticonceptivo más a largo plazo, como el DIU, los implantes hormonales, la ligadura de trompas o la vasectomía, consulta con la matrona, que te orientará y te derivará al ginecólogo.

¿Cuándo me puedo bañar tras dar a luz?

La primera ducha tras el parto puede ser a las pocas horas: una vez que se haya pasado el efecto de la analgesia epidural, si la has utilizado, que te hayas levantado de la cama sin marearte y tras haber hecho micción espontánea. Se recomienda mantener la ducha diaria en el posparto para asegurar una correcta higiene.

Sin embargo, para bañarse en playas y piscinas hay que esperar hasta que haya finalizado el puerperio, y si tras las seis semanas postparto se sigue manchando, hasta que se deje de sangrar.

¿Cuándo realizar la visita posparto a la matrona?

Se recomienda realizar la primera visita a la matrona a los diez días de posparto. En esta visita, la especialista valora el grado contracción (involución) uterina, el periné, el estado de los puntos (si los hubiere). Te ayuda a realizar correctamente los ejercicios de Kégel y el masaje de periné.

Se valora también el estado del pecho y la lactancia materna, y si se opta por la lactancia artificial, las recomendaciones para ello. Puedes preguntarle por cuidados del recién nacido, alimentación, cólicos del lactante o cuestiones de crianza.

Se resuelven asimismo dudas sobre sexualidad y anticonceptivos, y en general acerca de cualquier inquietud en este periodo.

La siguiente visita se realiza al finalizar el puerperio, donde se vuelven a valorar los puntos anteriores y si todo está correcto, se da el alta del proceso.

¿Son útiles los grupos posparto?

Es una buena idea acudir a los grupos posparto, así como a la educación maternal en el embarazo. Suelen ser grupos creados por la matrona que te ha realizado el seguimiento de embarazo, y al que acuden mujeres que también han sido madres recientemente.

Cada día se trata un tema, como lactancia materna, suelo pélvico, anticoncepción, recuperación física posparto, cuidados estéticos, crianza, cuidados de recién nacido… y se dan respuesta a las preguntas que han surgido durante la semana.

Lo mejor de estos grupos es que son las propias mujeres las que se dan respuesta entre sí, de acuerdo a su propia experiencia, pero con el apoyo de una matrona experta en estos temas para aclarar dudas que las mujeres no puedan resolver. Es por tanto un espacio de apoyo en el que compartir dudas, experiencias, problemas y alegrías de la maternidad.

¿Cuál es el horario de visitas de los familiares?

Depende de cada hospital. Por ello, es interesante saberlo previamente para informar a familiares y amigos, y así poderte organizar mejor. Durante el parto y las dos primeras horas posparto puedes tener un único acompañante contigo. Las visitas podrán verte ya en la planta.

Pero no sólo hay que pensar en el horario de visitas, sino en las visitas que te apetece tener tras dar a luz. Piensa que el parto puede producirse de noche y no haber dormido, o estar cansada tras este esfuerzo físico y cambio psicológico.

Es importante descansar en las primeras horas, poder dormir para recuperarte mejor, establecer el vínculo con tu bebé y no olvidar, si la tienes, a tu pareja. Si vas a dar lactancia materna, esta es la prioridad. Se recomienda ofrecer el pecho a demanda y descansar cuando el bebé duerme.

En este momento es importante el apoyo de tu pareja y/o familiar cercano para ayudarte a gestionar las visitas.

¿Cuándo puedo volver a comer jamón?

Si en la primera analítica del embarazo el resultado para la toxoplasmosis fue negativo, es decir, que no has pasado nunca esa enfermedad, probablemente te recomendaron no tomar embutidos no cocinados, entre ellos el jamón.

El motivo es que el toxoplasma suele estar presente en los suelos, y por ello las verduras pueden contaminarse, y los animales comer alimentos contaminados y transmitirlo.

Este parásito puede transmitirse al feto a través de la placenta.

Las recomendaciones para evitarlo son:

•    No comer carne cruda y cocinar muy bien la carne. Tomar embutidos cocidos (jamos york, pavo cocido) o bien cocinados (en las lentejas y otros guisos).

•    Evitar los sólo curados.

•    Lavar muy bien frutas y verduras que se tomen crudas (ensaladas, gazpacho…)

•    Tras manipular tierra (jardinería, jugar con niños en el parque…) lavarse muy bien las manos.

•    Los gatos que tengan acceso al exterior pueden estar contaminados y transmitir la enfermedad por las heces. Hay que evitar cambiar el arenero, o utilizar guantes para limpiarlo, y lavarse las manos posteriormente.  

Finalizado el embarazo, no es necesario continuar con estas recomendaciones, pues el toxoplasma no pasa al bebé por contacto ni por la leche materna.

Источник: https://www.natalben.com/preguntas-despues-embarazo

El puerperio o post-parto. Embarazo y parto. Institut Marquès

Qué esperar en tu primera semana tras el parto

Los músculos de la pelvis y el abdomen volverán poco a poco a su tono normal, a veces dificultado por la sobredistensión y los desgarros musculares que se pueden producir durante el embarazo y parto.

Por ello debe realizar ejercicios de rehabilitación abdominales y pélvicos para prevenir prolapsos y hernias; pero no es adecuado iniciarlos demasiado pronto y siempre es mejor si tiene una cierta orientación,  que le pueden proporcionar en centros especializados.

También puede presentar en las primeras horas dificultad para la micción espontánea, debido a la disminución del tono de la vejiga en partos muy prolongados o instrumentados y a la anestesia peridural.

Es importante en las primeras horas obligarse a una micción frecuente pues un vaciamiento correcto de la vejiga permite una mejor involución uterina.

Más adelante puede presentar cierta incontinencia de orina, debe procurar realizar ejercicios de rehabilitación miccional (Ejercicios de Kegel) para prevenir las incontinencias prolongadas y que se pueden agravar con el tiempo.

Es habitual un cierto estreñimiento tras el parto, debido a los enemas, a la falta de ingesta, a la disminución de la actividad física, a la presencia de hemorroides…

Aproximadamente en dos semanas se normalizarán el tono y la motilidad de sus intestinos, intente seguir una dieta rica en frutas y fibra o incluso se puede ayudar de laxantes suaves que no se absorban a nivel intestinal. Para las hemorroides existen diferentes cremas que le mejorarán las molestias. Solicítelas a su médico.

La lactancia

La mejor opción para la lactancia de su bebé es la que usted decida. La lactancia artificial no es mala. La lactancia materna es un buena opción si usted está convencida, le ilusiona y va a poder dedicarle el tiempo necesario.

Si ha optado por la lactancia artificial o por cualquier motivo en su caso no está indicada la lactancia materna, se lo debe comunicar a su ginecólogo para que le recete la medicación adecuada para suprimir la “subida de la leche”.

Si quiere intentar una lactancia materna es bueno que se ponga al recién nacido  al pecho cuanto antes, la succión es un estímulo para la subida de la leche. Normalmente sucede entre el tercer y cuarto día postparto. ¡No desespere!. Se acompaña de un aumento del volumen de las mamas, de una cierta retención de líquidos y de un aumento normal de la temperatura, que no dura más de 24 horas.

La primera secreción del pecho es el calostro (los cinco primeros días posparto) con un alto contenido en inmunoglobulinas (“defensas”) que protegerán al recién nacido de las infecciones.

Debe seguir evitando fumar, las bebidas alcohólicas y cualquier medicamento que no le haya sido indicado por su médico; casi todos pasan a través de la leche materna.

En alguna ocasión durante la lactancia materna puede presentar:

  • Grietas en el pezón: Es aconsejable valorar la correcta posición del bebé cuando mama, porque si no poco le van a ayudar la cremas preventivas.
  • Ingurgitación (congestión) mamaria: Se produce cuando el pecho no se vacía por completo. Puede aliviarse aplicando calor local, analgésicos y con un sujetador ajustado.
  • Mastitis: Se trata de una inflamación de la mama, que se presenta enrojecida, caliente y dolorosa, en este caso avise a su ginecólogo, sin interrumpir la lactancia.

¿Si doy el pecho puedo quedarme de nuevo embarazada?

Durante la lactancia disminuye la fertilidad debido a la falta de la ovulación y muchas mujeres se encuentran amenorreicas (sin regla) pero no siempre está fuera de riesgo de volver a quedar embarazada, por tanto debe tomar  medidas y consultar con su ginecólogo respecto a cuál es el método más adecuado en su caso.

¿Cuándo hay que llamar al médico durante el posparto?

Situaciones en que es aconsejable ponerse en contacto con su médico durante el puerperio.

  • Fiebre de más de 38ºC.
  • Hemorragia importante.
  • Loquios malolientes.
  • Enrojecimiento, dolor exagerado en mamas o episiotomía.
  • Dolor o inflamación de una de las piernas.
  • Problemas para respirar.
  • Molestias urinarias.

Depresión posparto

Entre un  30-80% de puérperas pueden presentar depresión posparto. No suele ser grave.

Los signos y síntomas más frecuentes son: sentimiento de tristeza, llanto, cambios de humor, irritabilidad, confusión y olvidos, cefalea, indiferencia hacia el  niño, trastornos del sueño, fatiga y ansiedad.

Es una reacción general a una situación de estrés, relacionada también con la caída brusca de los niveles hormonales tras el parto que suele mejorar en pocos días. Es aconsejable que la mujer tenga el apoyo de la pareja, familiar y ayuda doméstica, que cuide su aspecto e intente salir de casa.

Es conveniente conocer este trastorno antes del parto y comentarlo con la pareja, para obtener la máxima ayuda en estos días tan importantes de su vida.

Institut Marquès colabora con un equipo de psicólogos especializados en la Atención al Posparto, que le orientará y aconsejará durante esta etapa.

Para informarte contacta con nosotros.

Источник: https://institutomarques.com/obstetricia/embarazo-y-parto/posparto/

El embarazo y el recién nacido

Qué esperar en tu primera semana tras el parto

(Recovering From Delivery)

Su bebé está finalmente aquí y usted está emocionada; sin embargo, también se siente agotada, incómoda, está en una montaña rusa emocional y preguntándose si sus pantalones le volverán a quedar alguna vez. Las clases para el parto le ayudaron a prepararse para dar a luz, ¡pero usted no estaba preparada para todo esto!

Qué esperar físicamente en las primeras semanas

Después de la llegada de su bebé, usted observará algunos cambios, tanto físicos como emocionales.

Físicamente, podría experimentar:

  • Dolor en los senos. Sus senos podrían estar dolorosamente inflamados durante varios días cuando le baja la leche, y sus pezones podrían estar adoloridos.
  • Estreñimiento. La primera evacuación posparto podría ser unos días después de dar a luz, y podría ser dolorosa debido a hemorroides sensibles, una episiotomía en cicatrización y músculos doloridos.
  • Episiotomía. Si su médico cortó su perineo (el área de piel entre la vagina y el ano), o si se desgarró durante el parto, los puntos podrían ocasionar dolor al sentarse o caminar durante unos días mientras cicatriza. También puede ser doloroso al toser o estornudar durante la cicatrización.
  • Hemorroides. Aunque son comunes, las hemorroides (vasos sanguíneos inflamados en el recto) son a menudo inesperadas.
  • Oleadas de calor y frío. El ajuste de su cuerpo a nuevos niveles de hormonas y de flujo sanguíneo puede causar estragos en su termostato interno.
  • Incontinencia urinaria o fecal. El estiramiento de sus músculos durante el parto puede ocasionar que inadvertidamente pierda orina al toser, reírse o esforzarse, o puede dificultar el control sobre sus evacuaciones, especialmente si tuvo un parto vaginal con un trabajo de parto largo.
  • Dolores posteriores al parto. Después de dar a luz, su útero continúa teniendo contracciones durante algunos días. Estas son más notorias cuando amamanta a su bebé o cuando usted recibe medicamentos para reducir el sangrado.
  • Secreción vaginal (loquios). La secreción vaginal, que inicialmente es más abundante que su periodo y a menudo contiene coágulos, gradualmente se vuelve blanca o amarilla y luego se detiene después de varias semanas.
  • Peso. Su peso después del parto será probablemente de 12 o 13 libras (el peso del bebé, la placenta y el líquido amniótico) menos que su peso justo antes de dar a luz, antes de que el peso por líquido acumulado comience a desaparecer durante la primera semana, conforme su cuerpo recupera el equilibrio.

Qué esperar emocionalmente en las primeras semanas

Emocionalmente, usted podría estar sintiendo:

  • Melancolía. Muchas primerizas madres experimentan irritabilidad, tristeza, llanto o ansiedad, comenzando en los siguientes días o semanas después del parto. Esta melancolía es muy común y puede estar relacionada con cambios físicos (incluyendo cambios hormonales, agotamiento y experiencias inesperadas durante el parto) y con la transición emocional conforme se ajusta a los papeles cambiantes y a su nuevo bebé. La melancolía generalmente desaparece en un periodo de una semana.
  • Depresión posparto (DPP). Este trastorno, más serio y de mayor duración que la melancolía, se presenta en 10% a 25% de las primerizas madres, y podría ocasionar cambios de humor, ansiedad, sentimientos de culpa y tristeza persistente. La DPP puede ser diagnosticada hasta un año después de dar a luz, y es más común en mujeres con antecedentes de depresión, múltiples factores de estrés y un historial familiar de depresión.

Además, cuando se trata de relaciones sexuales, es posible que usted y su pareja estén en páginas completamente diferentes.

Su pareja puede estar lista para reiniciar donde usted lo dejó antes de la llegada del bebé, mientras que usted podría no sentirse lo suficientemente cómoda (física o emocionalmente) y podría no desear más que una buena noche de sueño.

Los médicos a menudo les piden a las mujeres que esperen varias semanas antes de tener relaciones sexuales, para permitir la cicatrización.

El proceso de recuperación

Su cuerpo requirió meses para prepararse para dar a luz y recuperarse toma tiempo. Si se sometió a una cesárea, puede tardar aún más porque la cirugía requiere un tiempo mayor de recuperación. Si este proceso fue inesperado, también podría haber causado problemas emocionales.

El dolor es mayor los primeros días después de la cirugía y debe disminuir gradualmente. Su médico le indicará las precauciones que debe tomar después de la cirugía, y le dará instrucciones sobre cómo comenzar a hacer ejercicios suaves para acelerar la recuperación y ayudar a evitar el estreñimiento.

Cosas que debe saber:

  • Beba de 8 a 10 vasos de agua diariamente.
  • Espere tener secreción vaginal.
  • Evite las escaleras y cargar cosas pesadas hasta que su médico lo apruebe.
  • No conduzca hasta que su médico lo apruebe. Además, espere hasta que pueda realizar movimientos repentinos y utilizar un cinturón de seguridad adecuadamente sin molestias.
  • Si la incisión se ve enrojecida o se inflama, llame a su médico.

Anticoncepción

Usted puede quedar embarazada de nuevo antes de su primer periodo posparto.

A pesar de que esto es menos probable si está alimentando a su bebé exclusivamente mediante amamantamiento (día y noche, sin sólidos, sin biberones, al menos 8 veces al día y sin que pasen nunca más de 3 horas durante el día o 6 horas durante la noche sin una comida), si no ha tenido un periodo y si su bebé tiene menos de 6 meses de edad, aún es posible.

Si desea protegerse contra el embarazo, hable de sus opciones con su médico. Estas pueden incluir métodos de barrera (como los condones o los diafragmas), DIU, píldoras anticonceptivas, un parche, dispositivos implantables o inyecciones.

Amamantamiento

Usted necesita sueño, líquidos y nutrición adecuados, especialmente si está amamantando.

Una manera fácil de asegurarse de beber suficientes líquidos, es tomar un vaso de agua siempre que amamante a su bebé.

Al menos hasta que su suministro de leche esté bien establecido, intente evitar la cafeína, que causa pérdida de líquidos a través de la orina y a veces ocasiona que el bebé esté muy alerta e inquieto.

Si tiene cualquier problema para amamantar, informe a su médico, partera o especialista en lactancia.

El especialista en lactancia de su clínica u hospital puede aconsejarle acerca de cómo manejar cualquier problema al amamantar.

Alivie los conductos mamarios obstruidos masajeando los senos, amamantando con frecuencia, amamantando después de una ducha tibia y con la aplicación de compresas húmedas calientes a lo largo del día.

Si experimenta fiebre o escalofríos, o sus senos le duelen o se ven enrojecidos, podría tener una infección (mastitis) y requerir antibióticos. Llame a su médico si esto sucede. Continúe amamantando o extrayendo leche con bomba de ambos senos. Beba muchos líquidos.

Senos inflamados

Los senos inflamados mejorarán conforme se establezca su patrón de amamantamiento o, si no está amamantando, cuando su cuerpo deje de producir leche. Este cambio ocurre generalmente en un periodo de unos días.

Cuidado para la episiotomía

Continúe con baños de asiento (siéntese en solo unas pulgadas de agua que cubra las nalgas, hasta las caderas), utilizando agua fría los primeros días y agua tibia después. Apriete sus nalgas cuando se siente para evitar halar los puntos dolorosamente.

Use una botella con atomizador para lavar el área con agua después de ir al baño; séquese dando palmaditas, sin restregar. Después de una evacuación, límpiese de adelante hacia atrás para evitar una infección. Reduzca la inflamación con compresas de hielo o con almohadillas de hamamelis frías.

Hable con su médico acerca de tomar un fármaco antiinflamatorio, como ibuprofeno, para ayudarle a controlar el dolor y la inflamación.

Ejercicio físico

Reanúdelo tan pronto como su médico lo autorice para ayudar a restablecer su fuerza y su cuerpo antes del embarazo, aumentar su energía y su sensación de bienestar, y reducir el estreñimiento. Comience lentamente y auméntelo gradualmente. Caminar y nadar son excelentes opciones.

Hemorroides y estreñimiento

Alternar baños de asiento tibios y compresas de hielo puede ayudar con las hemorroides. También puede ayudar sentarse sobre un cojín inflable en forma de dona.

Pregunte a su médico acerca de un suavizante de heces. No use laxantes, supositorios ni enemas sin la aprobación de su médico. Aumente su ingesta de líquidos y de frutas y verduras ricos en fibra. Una vez que su médico lo haya autorizado, el ejercicio puede ser muy útil.

Relaciones sexuales

Su cuerpo necesita tiempo para recuperarse. Los médicos generalmente recomiendan esperar de 4 a 6 semanas antes de tener relaciones sexuales, para reducir el riesgo de infección, aumento en el sangrado o que el tejido en cicatrización se vuelva a abrir.

Comience lentamente, con besos, caricias y otras actividades íntimas. Probablemente note una reducción en la lubricación vaginal (esto se debe a las hormonas y generalmente es temporal), por lo que podría ser útil utilizar un lubricante con base de agua.

Intente encontrar las posiciones que provoquen menos presión en las zonas adoloridas y que sean más cómodas para usted. Informe a su pareja si siente dolor o si teme sentir dolor durante la actividad sexual.

Conversar al respecto puede ayudarlos a ambos a sentir menos ansiedad y a sentirse más seguros al reanudar su vida sexual.

Incontinencia

La incontinencia urinaria o fecal a menudo se resuelve gradualmente conforme su cuerpo vuelve a su estado normal previo al embarazo. Acelere el proceso con ejercicios de Kegel, que ayudan a fortalecer los músculos de la pelvis.

Para encontrar los músculos correctos, simule que está intentando detener la orina. Apriete esos músculos durante unos segundos, luego relájelos (su médico puede verificar para asegurarse de que los esté haciendo correctamente). Utilice un apósito femenino como protección.

Informe al médico acerca de cualquier incontinencia que experimente.

Qué más puede hacer para ayudarse

Usted obtendrá un mayor placer en su nuevo rol como mamá (y será mucho más fácil) si cuida tanto de sí misma como de su nuevo bebé. Por ejemplo:

  • Cuando su bebé duerma, tome una siesta. ¡Descanse un poco más!
  • Reserve tiempo todos los días para relajarse con un libro o escuchando música.
  • Dúchese o báñese todos los días.
  • Haga bastante ejercicio y obtenga aire fresco, ya sea con o sin su bebé, si cuenta con alguien que pueda cuidarlo.
  • Programe tiempo regularmente (aunque sean solo 15 minutos al día) para que usted y su pareja puedan estar solos y hablar.
  • Reserve tiempo todos los días para disfrutar a su bebé, y aliente a su pareja a hacer lo mismo también.
  • Reduzca sus estándares en cuanto a las labores domésticas y las comidas gourmet. Ya habrá tiempo para eso después. Si los visitantes la estresan, limite las visitas temporalmente.
  • Hable con otras primerizas madres (tal vez de su clase para el parto) y cree su propio grupo informal de apoyo.

Cómo obtener ayuda de otros

Recuerde, la Mujer Maravilla es ficción. Pida ayuda a su pareja, amigos y familiares. Anote cosas pequeñas y útiles que las personas pueden hacer, conforme se le ocurran. Cuando las personas se ofrezcan a ayudar, revise la lista. Por ejemplo:

  • Pida a sus amigos o familiares que le compren cosas en el mercado, que la visiten para quedarse con su bebé mientras usted da un paseo o toma un baño, o simplemente para que le ayuden. O pida a sus seres queridos que le dejen una comida.
  • Contrate a un adolescente de su vecindario (o un servicio de limpieza) para que limpie su casa ocasionalmente, si es posible.
  • Investigue la posibilidad de contratar a una doula, una compañera de apoyo capacitada profesionalmente para brindar atención posparto.

Cuándo llamar al médico

Debe llamar al médico acerca de su salud posparto si:

  • experimenta fiebre de 100.4ºF (38ºC) o más
  • satura más de un apósito femenino por hora, expulsa coágulos grandes o aumenta el sangrado
  • le hicieron una cesárea o episiotomía y la incisión se ve muy enrojecida o se inflama, o drena pus
  • tiene dolor, inflamación o molestias nuevas en las piernas
  • sus senos están calientes al tacto, enrojecidos o doloridos, o si hay agrietamiento o sangrado de los pezones o la areola (la zona con coloración oscura del seno)
  • su secreción vaginal comienza a tener mal olor
  • siente dolor al orinar o una necesidad repentina de orinar, o no puede controlar el acto de orinar
  • tiene cada vez más dolor en el área vaginal
  • experimenta tos o dolor en el pecho, náusea o vómito
  • se siente deprimida o experimenta alucinaciones, pensamientos suicidas o cualquier pensamiento sobre hacerle daño a su bebé

Si bien recuperarse del parto puede ser mucho para manejarlo, las cosas se volverán más fáciles. Antes de que se dé cuenta, será capaz de enfocarse completamente en disfrutar a su nuevo bebé.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: enero de 2012

Источник: https://www.rchsd.org/health-articles/recuperacin-del-parto/

Qué esperar en tu primera semana tras el parto

Qué esperar en tu primera semana tras el parto

Los primeros días del posparto son los más duros y difíciles, pero si estás preparada para lo que te toca pasar, seguro que lo afrontas mucho mejor.

Indice

Cambios en el cuerpo

Después de 9 meses de embarazo, tu cuerpo tiene que volver poco a poco a la normalidad.

El útero, que llegó a medir 33 cm frente a los 5 que mide normalmente y a pesar cerca de 1 kilo, cuando suele pesar 50 gramos, debe volver a su tamaño anterior. Esto se consigue mediante los entuertos, contracciones uterinas que duran unos 3 o 4 días y que consiguen que el útero involucione.

– Los restos de placenta se expulsan a través de los loquios, sangrados vaginales que duran unas 4 semanas, más abundantes al principio y que poco a poco van disminuyendo.

– En torno a los primeros 25 días de puerperio se produce la cicatrización espontánea del endometrio, tras lo cual su espesor crece discretamente.

El volumen del abdomen disminuye. Los primeros días parecerá que estás embarazada de 5 meses, pero en un par de semanas habrá desaparecido la tripa casi por completo.

– Tanto el cuello uterino, como la vagina, la vulva, el himen o el perineo suelen cicatrizar rápidamente. Sin embargo, el himen no cicatriza de forma perfecta, ya que pierde uniformidad y por eso son frecuentes las pérdidas de orina en los primeros días. No olvides hacer los ejercicios de kegel para fortalecer.

Tus órganos van volviendo poco a poco a su sitio.

– A las 48/72 horas se produce la subida de la leche, lo que puede causar dolor y una leve fiebre.

– Es probable que el pelo se te caiga a mechones ya que los niveles de estrógeno, que hicieron que tuviera el pelo más fuerte y bonito en el embarazo, disminuyen, haciendo que se te caiga mucho pelo en los meses posteriores al parto. Tranquila, no te quedarás calva.

¿Cansada y triste?

Seguro que te habías imaginado los primeros días con tu bebé feliz por tenerlo por fin en tus brazos, pero ahora que ha llegado el ansiado momento, estás cansada y con intervalos de humor, a ratos te sientes eufórica y otros, triste sin motivo aparente.

No te preocupes, es normal. La revolución hormonal de estos primeros días, unida al cansancio del parto, a las pocas horas de sueño, al establecimiento de la lactancia… pueden hacer que te eches a llorar cada dos por tres sin motivo.

Busca ayuda en tu pareja para el cuidado del bebé y así poder descansar lo más posible. En cuanto os adaptéis y pasen los días, te sentirás más feliz que triste.

¿Amor instantáneo?

Otra cosa que tienes que tener en cuenta en estos primeros días es que casi nadie nota ese amor incondicional y arrasador del que se habla en las películas.

Por supuesto, querrás a tu pequeño más que a nadie en el mundo y si algo le pasa o si te parece que está malo, te sentirás fatal. Pero ese amor increíble suele surgir a medida que os conozcáis el peque y tú.

Te sorprenderá lo fuerte que es cuando empieces a notarlo.

Las temibles visitas

Durante las primeras semanas todos querrán conocer al nuevo miembro de la familia y no pararás de recibir llamadas, mensajes y visitas. Pon un tope máximo al día de visitas y de visitantes. Organízalo para que las visitas sean en un horario adecuado y, si se quedan más de la cuenta, no dudes en decírselo.

Las visitas espaciadas y bien organizadas también pueden resultar provechosas para que hables con alguien diferente de tu bebé y tu pareja y cambies un poco.

Adaptación al nuevo miembro de la familia

Sobre todo, estos días tienen que servirte para recuperarte del parto y adaptarte a tu nueva familia. No debes preocuparte de nada más que de estar bien, de cuidar a tu peque, de disfrutar de él y de establecer una nueva rutina en torno a tu bebé.

No te preocupes de la casa, el trabajo o ninguna otra actividad. Ahora solo importáis vosotros dos (y el papá, claro).

Foto: Created by V.ivash – Freepik.com

Loquio

Definición:

Es la pérdida de sangre del útero que se produce en el puerperio a causa de la involución del útero tras haber dado a luz. Son pérdidas leves que no requieren gravedad.

Síntomas:

Sangrado leve

Tratamiento:

Ninguno, a no ser que haya una pérdida de sangre muy abundante, en cuyo caso se debe acudir a Urgencias para que el médico valore la causa.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/parto/que-esperar-en-tu-primera-semana-tras-el-parto--7249

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: